Durante un evento promovido por la organización Slow Food, se reunieron más de 70 representantes de pueblos indígenas en México. El encuentro buscó preservar la biodiversidad alimentaria y los métodos de cultivo tradicionales en respuesta a la incursión de los alimentos industrializados.

Escrito por José Díaz

Este lunes terminó en la ciudad mexicana de Tlaola (Puebla) el primer encuentro internacional de pueblos indígenas destinado a la revitalización de los alimentos tradicionales. El evento, impulsado por la organización Slow Food, tuvo como objetivo compartir experiencias e impulsar proyectos a favor de la seguridad alimentaria tradicional en los pueblos originarios.

Los dos ejes principales de esta reunión fueron la biodiversidad alimentaria y la cultura indígena. Asimismo, se buscó impulsar el protagonismo de las mujeres indígenas en los proyectos de autonomía y consumo de productos tradicionales, los que se espera reemplacen a los alimentos industrializados que en los últimos años han penetrado en la dieta de los pueblos indígenas.

“Por una ola que nos ha caído de alimentos industrializados estamos desplazando, olvidando, dejando de comer o producir aquellos alimentos tradicionales que nos ofrece la naturaleza, vinculados a una bioculturalidad a una región, a un territorio y a una cultura”, declaró Alfonso Rocha Robles, consejero de Slow Food para México y Centroamérica.

El objetivo del evento es inculcar la biodiversidad alimentaria y evitar la homogenización de las dietas, propuestas por las trasnacionales y compañías distribuidoras de productos industrializados.

Proyecto en marcha

Slow Food es una organización nacida en Italia y que tiene como objetivo crear salvaguardas para las tradiciones gastronómicas regionales, así como los conocimientos sobre sus métodos de cultivo. Entre sus metas específicas, en relación a los pueblos indígenas, se encuentra el evitar la estandarización de la gastronomía propuesta la industria alimentaria global, para lo cual iniciaron un trabajo de incidencia al interior de las comunidades.

“Lo importante es lograr que sea un cambio desde el interior de la comunidad, desde ahí debemos empezar a desarrollarnos, porque muchas veces queremos hacer cosas allá afuera, ver el cambio desde afuera y nosotros no cambiamos. Para iniciar un desarrollo tenemos que empezar a cambiar desde nuestras casas, desde nuestras familias y desde nuestra comunidad”, comentó María Lucia Cruz de la Rosa, fundadora de la Red de Organizaciones de Mujeres Indígenas de Tlaola durante el evento.

En el encuentro que tuvo lugar entre el 21 y 24 de febrero participaron más de 70 representantes de pueblos indígenas. Ellos provinieron de países como Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, México, Cuba, Perú y los Estados Unidos.

[Fuente: http://www.servindi.org]