Paranaländer escribe sobre la vida y obra de Stanislaw Jerzy Lec, escritor, poeta y aforista polaco, procedente de una familia judía de Viena.

Escrito por Paranländer

“tenía el coraje del bufón del rey y la melancolía del rabino”

Leszek Kolakowski

En total 1500 pensamientos contiene el volumen «Nuevos pensamientos despeinados» del polaco Stanislaw Jerzy Lec. Entre Bloy (“Exégesis de lugares comunes”) y Porchia. Umberto Eco escribió: «Si tuviera que ir a esta famosa isla desierta y solo pudiera llevarme un libro, para leer y releer, elegiría Lec».

Lec nació el 6 de marzo de 1909 en Lvov (ciudad que entonces pertenecía al Imperio austro-húngaro, hoy es parte de Ucrania). El verdadero nombre de su familia adinerada de barones judíos vieneses era Tusch-Letz. Estudió literatura polaca y derecho en Lvov y Viena, donde conoció a Kraus. Comenzó a colaborar (1929) en la revista de izquierdas Tryby, prohibida por las autoridades en 1931.

En 1933 apareció su primera colección de poemas. A partir de 1937 escribió en la revista satírica de Varsovia Szpilki. Sus breves sátiras y epigramas fueron recopilados en el volumen: «La caminata del cínico» (1946). La guerra lo tomó en Lvov: en 1941, fue internado en el campo de concentración alemán de Tarnopol, de donde escapó en 1943, uniéndose a los partisanos comunistas.

Fue redactor de prensa clandestina. En 1945 reanudó Szpilki. De 1946 a 1949 residió en Viena como agregado de prensa de la Misión de Polonia. Luego emigró a Israel. Regresó a Polonia en 1952. Sus colecciones de poemas interrumpen, de vez en cuando, la indiferencia de la crítica y del público. La publicación de «Mil y una bagatelas» (1959), una colección de breves epigramas, comentarios amargos o divertidos sobre la realidad, causó cierta sensación. El final de su vida estuvo marcado por la colección de aforismos que lo hicieron famoso en todo el mundo: «Pensamientos despeinados». El título vino de una frase de Heine: «schon gekammte, frisierte Gedanken» (pensamientos peinados son mejores). La primera edición (1957) fue ampliada con «Nuevos pensamientos despeinados» (1964). Murió en Varsovia el 7 de mayo de 1966.

«Puedes hablar durante mucho tiempo con los eunucos», dijo una dama del harén.

Solo los muertos pueden resucitar. Para los vivos es más difícil.

La estupidez es la madre del crimen. Pero los padres suelen ser genios.

Durante la reconstrucción del crimen, el cadáver no reconoció a su asesino.

Anoche soñé con la realidad. ¡Qué alivio cuando me desperté!

Prefiero la inscripción «Prohibida la entrada» a «Sin salida».

Los pensamientos, como las pulgas, saltan de humano a humano. Pero no los pican a todos.

¡Sabemos que hay muchas formas de dividir a las personas! Por ej., en humanos e inhumanos.

¿No te repitas a ti mismo? ¡Shhhh! ¡La felicidad podía escucharte!

Tienes que multiplicar los pensamientos para que no haya suficientes guardianes para vigilarlos.

¿Hermosa mentira? ¡Atención! Esto ya es creación.

Me preguntas, oh hermosa dama, cuánto tardan mis pensamientos en eclosionar. Seis mil años, querida.

En la frase «Es alguien que piensa», ¿hay algún cumplido oculto para la humanidad?

Incluso en su silencio hubo errores de ortografía.

No cuentes tus sueños. ¿Porque si los freudianos llegaran algún día al poder?

Incluso los masoquistas terminan confesándolo todo bajo tortura. Por gratitud.

A los que tienen buena memoria les resulta más fácil olvidar muchas cosas.

La letra de la ley debe formar parte del alfabeto.

En el infierno, el diablo es un personaje positivo.

El beso de Judas cierra la boca a los poetas.

Debemos sacrificar todo por el hombre. Solo que no otros hombres.

Para convertirse en malabarista, no se deben conocer las leyes de la física.

Al principio estaba la Palabra, al final la Verborrea.

Cuando el chisme envejece, da lugar a mitos.

Es muy poco saludable vivir. Cuando vivimos, morimos.

A veces la palabra se multiplica por medio del tartamudeo.

La musa habita en nosotros, donde más se le cante, en la cabeza, garganta, piernas, etc.

El censor es el cocreador del lenguaje.

¿Habrá un Pavlov que alguna vez descubra la existencia de reflejos rebeldes condicionados?

Las musas seducidas abortan.

Las marcas dejadas por la mordaza se pueden ver en la lengua.

Las flores del amor no se marchitan; las que se colocan en su tumba siempre están frescas.

Dime con quién te acuestas, te diré con quién sueñas.

Podemos cerrar los ojos a la realidad pero no a los recuerdos.

El entusiasmo que muere debe dejar cenizas que se puedan poner en la cara para no ser reconocido.

Lástima que para ir al paraíso, ¡tienes que hacerlo en un coche fúnebre!

¿Sufrir de corazón y no ser poeta lírico? Esto no rima con nada.

¡Qué calvario! Por todos lados, nada más que mujeres desnudas, vestidas hasta el cuello.

¡Aprenda a apreciar las palabras! Cada uno de ellas puede ser el último para ti.

La vida no es para todos.

Hubiera preferido que David matara a Goliat con un arpa.

Stanislaw Jerzy Lec

 

 

[Fuente: http://www..eltrueno.com.py]