Dos amigos abrieron el primer restaurante israelí de Dubái, con vistas al icónico hotel Burj Al Arab.

restaurante kosher dubai

Elroi Worcman y Avichai Kadosh, de 25 años, son dos amigos que inauguraron “Mul Hayam”, el primer restaurante israelí y kosher de Dubái, con vistas al icónico hotel de lujo Burj Al Arab.

El restaurante está frente al mar, como sugiere su nombre hebreo, y ubicado en un pequeño puerto pesquero a lo largo de la pintoresca costa de Dubái.

Worcman, de Beersheba, llegó por primera vez a Dubái en noviembre en uno de los primeros vuelos directos, en Flydubai. Mientras estaba en cuarentena de 24 horas esperando los resultados de su prueba de PCR, sintonizó las noticias y escuchó las amenazas a los israelíes que estaban de vacaciones en la ciudad del Golfo a raíz de los Acuerdos de Abraham.

“Si me hubieras dicho en ese entonces que abriría un restaurante kosher y cambiaría mi vida para estar aquí en Dubái, no te habría creído”, dijo Worcman, en su primera visita a un país árabe. “Entonces me preguntaba qué estaba haciendo, así que es una gran transformación. Incluso ahora, se siente como un sueño”.

Para Kadosh, el cambio fue igualmente surrealista. Desde su casa en Kiryat Arba, cerca de Hebrón, la mudanza hubiera parecido absurda hace tan solo unos meses, e incluso ahora sus amigos y familiares encuentran difícil comprender su vida actual.

Como judío ortodoxo, visitó Dubái en diciembre con su familia y, al igual que Worcman, sintió que faltaba comida kosher asequible y de buena calidad. Algunas pequeñas operaciones de catering ahora se llevan a cabo en la ciudad, y hay un restaurante kosher en el hotel Armani, pero sigue siendo caro y de bajo nivel.

Entonces, con una combinación de suerte y descaro israelí, los dos lograron lo que docenas habían estado tratando de hacer incluso antes de llegar.

“Cuando fuimos a la casa de Jabad y les dijimos que los necesitábamos para supervisar porque estábamos abriendo un restaurante israelí, dijeron que quizás éramos la persona número 100 o más en venir y decirles eso”, sonrió Kadosh.

La diferencia fue que fueron los primeros en encontrar socios locales para ayudarlos a comenzar y estaban listos para lanzarse.

Los dos israelíes ven el restaurante como un faro de esperanza para unir a la gente. El chef, que es paquistaní, reza el viernes antes de regresar para cocinar cenas de Shabat. Uno de sus amigos más solidarios es un palestino, y ahora que tienen socios comerciales emiratíes, la esperanza es tener más árabes trabajando con ellos también.

Worcman y Kadosh usan su kipá abiertamente en las calles, y hasta ahora no han tenido más que una cálida bienvenida de todos aquellos que descubrieron que son israelíes, según publicó Jerusalem Post.

 

[Fuente: http://www.agenciaajn.com]