Donata Suárez camina
sobre la arena sus pasos
son un cuenco de rocío
cantan solo para ella,
las endechas de los mirlos.
Donata Suárez camina.

Donata Suárez camina.
Mil escobas de pichana
van barriendo las espinas,
soles sueltan a sus pasos
las encendidas jarillas.
Donata Suárez camina.

Donata Suárez camina.
Dejan de rumiar sus sueños
Si es que la miran los chivos,
erguidos en sus dos patas
ya soplan el caramillo.
Donata Suárez camina.

Yo la espero, aquí callado
rogando a Dios que me mire.
Siento susurrar al aire
los pliegues de su vestido
solo me queda en el alma
su perfume de membrillo.

Donata Suárez camina.
Brinca por dejar sus cauces
y la vi pasar el río
como no puede seguirla,
corre a llorar su destino.
Donata Suárez camina.

Donata Suárez camina.
El yuchán tiñe sus flores,
remedando sus mejillas
es una diosa pagana
hasta cuando va de misa.
Donata Suárez camina.

Donata Suárez camina.
Sombra y luz le van dejando
los álamos del camino,
de a ratos trepa a los cerros
el relincho de un padrillo.
Donata Suárez camina.

Letra: Carlos Herrera

Música: Juan Falú