Julio es el mes elegido para celebrar los 70 años de historia de la segunda bienal más antigua del mundo. Bajo el lema « Faz escuro mas eu canto » (en portugués original), la bienal se realizará hasta el 5 de diciembre de 2021 en el Pabellón Matarazzo.

Escrito por Mercedes Ezquiaga

La Bienal de San Pablo celebra este mes 70 años de historia -desde su fundación en 1951- con una serie de actividades, podcast y documentales on line, mientras se prepara para la principal exposición en el tradicional Parque Ibirapuera, a partir del 4 de septiembre, con la obra de 90 artistas de todo el mundo, incluido el argentino León Ferrari (1920-2013), en una edición que lleva por lema « Aunque está oscuro, todavía canto ».

El encuentro cultural bianual que debió ser trasladado del 2020 -su fecha original- al año actual estrena, por primera vez en su historia, un nuevo modelo que despliega la bienal no solo en el pabellón Matarazzo del Parque Ibirapuera -un espacio de 30.000 metros cuadrados, diseñado por Oscar Niemeyer– sino también se extiende a más de 20 museos e instituciones culturales de toda la ciudad, como alegoría de un mundo que precisa abrirse a la multiplicidad de relaciones e intercambios.

Es así que la 34 edición de la Bienal ha estado en marcha desde febrero de 2020 con un programa satélite, extendido a diversos espacios como la Pinacoteca de San Pablo, el Museo de Arte Moderno, el Instituto Moreira Salles o el Museo Afro de Brasil, pero alcanzará su punto culminante a partir del 4 de septiembre de 2021, con la apertura de la gran exposición grupal.

Julio es el mes elegido para celebrar los 70 años de historia de la segunda bienal más antigua del mundo (la 1ª Bienal de San Pablo se realizó en 1951), con el lanzamiento en su web y en redes sociales de podcasts, documentales y publicaciones que enhebran memorias y recuerdos de las 33 ediciones anteriores, en las que participaron 140 países, 11.500 artistas, más de 70.000 obras de arte y 8,5 millones de visitantes.

« El concepto de la 34ª Bienal está fuertemente influenciado por el filósofo Edouard Glissant, quien sostiene que el conocimiento y la identidad surgen de la relación, no del aislamiento. Al exponer las estructuras occidentales que provocan este ‘aislamiento’ a través de regímenes autoritarios y una historia de violencia contra el ‘otro’ percibido, la obra de León Ferrari es emblemática del pensamiento de Glissant y del marco más amplio de la bienal », dijo a Télam el italiano Jacopo Visconti Crivelli, curador de la actual bienal.

« Su obra recoge los discursos de quienes constituyeron el pensamiento occidental imperante sacándolos de contexto para confrontarlos », añadió el curador, en alusión a este gran artista argentino, ganador del León de Oro en la Bienal de Venecia (2007) por su emblemática pieza « La Civilización Occidental y Cristiana » (1965), quien fuera un permanente defensor de los derechos humanos.

Bajo el lema « Faz escuro mas eu canto » (en portugués original), la bienal se realizará hasta el 5 de diciembre de 2021 en el Pabellón Matarazzo y ya anunciaron que, a partir de ahora, las exposiciones se celebrarán en años impares, por lo que la 35 edición de la Bienal de San Pablo tendrá lugar en 2023, y bianualmente a partir de entonces.

Se mostró entusiasta el presidente de la Fundación Bienal de San Pablo, José Olympio da Veiga Pereira, respecto a la afluencia de público en el encuentro presencial, ya que « para la inauguración se espera que la totalidad de la población adulta del Estado de São Paulo haya recibido la primera dosis de la vacuna », según dijo a Télam.

– Télam: La próxima edición de la bienal se centrará en la idea de que es necesario abandonar los puntos de vista monolíticos para abrirse a la multiplicidad de relaciones en constante evolución. ¿Qué importancia tiene hoy en día escapar del algoritmo y aceptar opiniones diversas dada la situación actual del mundo?

– Jacopo Crivelli Visconti: Sin duda, la 34ª Bienal responde muy directamente a los tiempos que vivimos, no solo en Brasil sino en todo el mundo. A medida que lo político y lo social se cierran progresivamente a cualquier forma de diálogo o intercambio, surgen más divisiones. Por eso es importante que no pretendamos que el otro sea igual que nosotros, sino que reconozcamos las diferencias de cada uno y ampliemos nuestra perspectiva y comprensión del mundo. Las bienales están especialmente bien situadas para abordar esta cuestión, ya que se encuentran entre los pocos eventos de arte y cultura contemporáneos que son capaces de reunir a un público auténticamente diversificado, lo que es particularmente cierto en el caso de la Bienal de San Pablo, que es bastante importante para el panorama cultural de la ciudad, no solo para el público artístico internacional.

– T: ¿Qué importancia tuvo la equidad de género en la selección de artistas?

– JCV: Uno de los objetivos principales de la 34ª Bienal es mostrar cómo se pueden establecer relaciones, especialmente con aquellos que son diferentes a ti. De hecho, en este contexto, la equidad de género y la representación de artistas que se identifican en una amplia variedad de esferas sociales y representaciones minoritarias es extremadamente importante. Así, hay una distribución equilibrada entre mujeres y hombres, mientras que alrededor del 4% de los artistas se identifican como no binarios. Esta edición de la Bienal también cuenta con la mayor representación de artistas indígenas, e incluye representación de todos los continentes.

– T: ¿Qué retos han obligado a replantear la bienal como consecuencia de la pandemia, además del cambio de fecha?

– José Olympio da Veiga Pereira: Además del cambio de fecha de la exposición colectiva, también se han tenido que implementar medidas de seguridad relacionadas con la pandemia, como ya es habitual en las instituciones a nivel internacional, como la exigencia de llevar mascarillas, controles de temperatura, intensificación de la limpieza, todo lo cual habrá que tener en cuenta para la bienal y su buen funcionamiento. Agradecemos haber podido probar nuestros protocolos y posibles retos durante la exposición colectiva presencial « Vento », que tuvo lugar en el Pabellón de la Bienal a finales del año pasado y que demostró que es posible conciliar una exposición presencial con los cuidados sanitarios.

– T: ¿Cuáles son las expectativas en cuanto a la afluencia de visitantes extranjeros a la bienal, teniendo en cuenta las medidas sanitarias y la limitación general del turismo en el mundo?

– JOVP: No podemos predecir las cifras exactas dado el ritmo y la regularidad con que cambia la situación y se adaptan las medidas sanitarias en estos momentos, pero naturalmente esperamos una proporción de público local (en relación con el público internacional) aún mayor que la habitual este año. Para la inauguración de la bienal, se espera que la totalidad de la población adulta del Estado de São Paulo haya recibido la primera dosis de la vacuna, por lo que es un factor que nos deja más tranquilos y nos hace esperar una afluencia significativa del público local. Sin embargo, durante la exposición, seguiremos desarrollando nuestro programa digital, asegurándonos de que el público que nos acompaña desde lejos pueda seguir acompañando la 34ª Bienal hasta su fin.

– T: ¿Cree que el concepto de la bienal tal y como lo conocemos ha caducado?

– JOVP: Creemos firmemente que el concepto de la Bienal de São Paulo sigue siendo válido. Al incluir para esta edición otras 20 instituciones de la ciudad, pretendemos ampliar el alcance de nuestros programas a un público más diverso, y también crear algo de forma verdaderamente colaborativa, demostrando que instituciones diferentes e independientes pueden reunirse en torno a un objetivo común y trabajar juntas. Esto, creo, es un ejercicio muy importante en los tiempos que vivimos.

[Fuente: http://www.telam.com.ar]