Archives des articles tagués Amos Oz
Partons ensemble à la découverte d’Eshkol Nevo ! Petit fils de l’ancien premier ministre israélien Levi Eshkol, cet écrivain représente la nouvelle génération littéraire israélienne, celle qui succède à Amos Oz, Avraham B. Yehoshua, David Grossman… Découvrons deux romans de ce fervent ambassadeur de la fascinante littérature israélienne, traduit aujourd’hui en 72 langues.
 Jours de miel
Quand le riche Américain Jeremiah Mendelstrum décide de faire un legs à la Ville des Justes, en Galilée, afin que la municipalité y édifie un bain rituel à la mémoire de son épouse décédée, il ne sait pas encore que ce don va tout changer pour Anton et Katia, nouveaux immigrants russes dans un quartier excentré de la ville. Ni que les vies de la séduisante professeure de clarinette, Yona, et de Naïm, un jeune Arabe israélien chargé des travaux, seront bouleversées par ce chantier. Ni que leurs chemins croiseront celui de deux anciens kibboutzniks, Ayélet et Moché, venus dans la Ville des Justes après leur retour à la religion mais dévorés par une passion jamais éteinte. Tous se cherchent, se fuient, se retrouvent – parfois – pour mieux se perdre. Car les personnages de ce truculent roman sont tous en quête de l’autre moitié de leur âme. Un magnifique roman ou se mêlent espionnage militaire, miracles, ornithologie, musique et religion, pour le plus grand plaisir du lecteur.
 
Le Cours du jeu est bouleversé
En 1998, quatre amis trentenaires suivent la Coupe du Monde de football à la télévision. Regarder ces matches ensemble, Youval, Amihaï, Ofir et Churchill l’ont toujours fait, depuis leur adolescence à Haïfa. Du coup, pendant la finale, l’idée surgit d’en faire un jeu, en utilisant ce rendez-vous rituel comme un point de mire, et de noter sur des bouts de papier les désirs et les ambitions qu’ils aimeraient avoir satisfaits quatre ans plus tard, lors de la Coupe du Monde suivante…
 
Rien ne se passera comme prévu. Churchill, le plus ambitieux des quatre, se trouve au centre d’un scandale qui met en péril sa carrière de juriste, tandis qu’Ofir, le jeune loup de la publicité, se transforme en chantre de la médecine alternative après un séjour en Inde. Amihaï est engagé presque malgré lui dans un combat humanitaire après la mort brutale de sa femme, alors que Youval, solitaire et indécis, se fera le chroniqueur de ces années où les choix de vie sont décisifs.
 
Avec un sens certain du tragi-comique et une grande justesse de ton, Eshkol Nevo écrit non seulement sur la société israélienne d’aujourd’hui, mais aussi sur la fragilité de nos existences et la beauté de l’amitié.

 

Commandes : www.bibooks.co.il ou 0584020056
 
[Source : http://www.lphinfo.com]

La literatura té sexe? Podem parlar d’una literatura femenina, o exclusivament femenina?  Hi ha diferències entre la literatura escrita per homes o per dones? Interrogants que molt sovint ens plantegem i que són de difícil resposta.

Escrit per Marta Castillón

Un fet indiscutible i evident és que la poesia, al llarg de la  història, pràcticament sempre ha girat a l’entorn del masculí hegemònic. Malgrat això, les dones han lluitat per no tenir un paper secundari i han parlat amb una veu pròpia reflectint la realitat des de la seva pròpia perspectiva. I en la història de la poesia hebrea moderna aquest fet no és una excepció i des de Rakhel Bluvstein a les poetesses més contemporànies, com Agui Mixol o Tal Nitzan, totes han cercat tenir un lloc i una veu poètica pròpia, definida i personal.

Rakhel Bluvstein (Viatka, 1890 – Tel Aviv, 1931) – amb el Renaixement de la literatura moderna hebrea («Etkhia»), que s’inicia cap a finals del segle XIX i culmina amb la figura de Eliezer Ben Iehuda, qui desacralitza i transforma l’hebreu en una eina de plena comunicació, destaca la figura de la poeta Rakhel Bluvstein.

Coneguda simplement com Rakhel, la poeta, simbolitza el prototipus de khaluts (pionera) influïda per les idees sionistes d’AD Gordon («la religió del treball»), la salvació del poble jueu només vindria gràcies al seu esforç.

La seva lírica intimista és un mirall de les seves experiències vitals que van des del cant al renaixement d’Erets Israel, passant per la seva connexió amb el llac del Quineret (mar de Galilea) als sentiments de solitud i malenconia en sentir la mort molt propera a causa de la tuberculosi que va contraure. Una poesia molt personal que recull les seves vivències i que s’aproxima bastant el que després esdevindrà la poesia de l’experiència. Una poesia, d’altra banda, que sembla acostar-se a l’avantguardisme artístic i literari que tot just començava a néixer a l’Europa de la primera meitat del segle XX, tot experimentant amb el vers trencat i deixant que un sol mot formi un vers, jugant amb els signes de puntuació o fent el·lipsis gramaticals.

Tot i tenir una part de la seva obra escrita en rus, el gruix més important de la seva lírica és en hebreu. Es conserven un total de cent quaranta-quatre poemes escrits entre el 1920 i el 1931, després de fer alià. Aquests poemes estan distribuïts ens els següents poemaris: Safiah (Espigues deixades, 1927), Minegued (Des de lluny, 1930), Nebó (1932, publicat pòstumament).

Estèril

Si tingués un fill meu! Nen petitó.

Rínxols negres i espavilat.

Li agafaria la maneta i passejaríem lentament

pels caminois del parc.

Nen.

Petitó.

 

Uri, li diria, Uri meu!

Suau i clar, és aquest nom tan breu.

Fragment lluminós.

El meu nen bru.

“Uri”, li diria!

Lea i Rakhel

Lea Goldberg (Prússia 1911- Jerusalem 1970) – en el període d’entreguerres la poesia comença a deixar de banda les actituds romàntiques dels pioners per reflectir una realitat més dura i crua. En aquests anys hi ha un grup de poetes molt diversos però que tenen uns denominadors comuns com la recerca de noves formes estilístiques i el treball virtuós amb l’hebreu.

Lea Goldberg, poeta i traductora, és la poeta més reconeguda d’aquesta etapa poètica coneguda com a «poesia modernista» («modernista», en el sentit de modern). La seva lírica ja deixa de banda els temes i motius jueus clàssics per esdevenir més intimista i plasmar les qüestions existencials que l’angoixaven. Va escriure sobre el pas del temps, l’amor, la mort, la naturalesa, la creació artística, etc.

Un volum destacable de la seva obra literària l’ocupa la narrativa infantil i la novel·la. Quant a poesia, va escriure prop de 16 poemaris, entre els quals destaquen Tabaot Aixan (Anells de fum, 1935), Barak baboquer (La llum del matí, 1955), Im halaila haze (Amb aquesta nit, 1964) o At telkhi basadé (Caminaràs en els camps, 1989. Edició pòstuma).

No és el mar el que està entre nosaltres,

no és l’abisme el que està entre nosaltres,

no és el temps el que està entre nosaltres

som nosaltres els qui estem entre nosaltres.

Dàlia Ravikovitx (Ramat Gan 1936 -Tel Aviv 2005) – amb  la poetessa i escriptora Dàlia Ravikovitx ens situen en l’escenari de la nova lírica israeliana que va començar a ocupar el seu espai en la segona meitat de la dècada del cinquanta.

Molt probablement Dàlia Ravikovitx va ser l’única dona que va destacar entre els poetes homes de la seva generació i va imprimir en la seva obra un segell molt personal: uns versos plens de confessions autobiogràfiques (es va casar a només 18 anys i al cap de tres mesos es divorciava; la seva vida sentimental fou molt agitada) i fortament connectats amb la infantesa (el seu pare va morir quan era ben petita a causa d’un accident de cotxe).

Ravikovitx ja no escrivia sobre la història nacional d’Israel sinó sobre l’individu, sobretot sobre l’amor i les passions que desperta.

El primer llibre de poemes de Ravikovitx va ser Ahavat hatapuakh (Amor a la poma), li van seguir Khoref caixé (Un hivern dur) i  Hasefer haxlixí (El tercer llibre). En tots ells va utilitzar un hebreu refinat i amb constants referències a la Bíblia, que no li va treure claredat a la seva producció. Va escriure un total de 10 reculls de poesia i també va escriure prosa i literatura infantil, així mateix també va destacar com a traductora a l’hebreu (fou ella qui va traduir a l’hebreu els llibres de Mary Poppins).

Els seus poemes transmeten un ventall de sentiments que van des de l’amor, a la soledat, la por, la fragilitat, l’enyor… Per això ha estat definida com “la poetessa de l’amor i del dolor”.

Molts dels seus poemes han estat musicats i han esdevingut cançons veritablement populars a Israel.

El 2005 Dàlia Ravikovitx fou trobada morta a casa seva.

La seva poesia ha estat traduïda a més de 23 llengües.

Leah Goldberg – 1946

 

Volar significa que els plecs de l’aire

et porten, com l’amor.

Algú vola, algú aterra

 i és aleshores quan esdevé la sorpresa:

hi ha qui vola amb el vent a favor

i tanmateix es perd, bruscament, prematurament.

 

 

 

 

Zelda (Iekaterinoslav 1914 – 1984 Jerusalem) – Zelda Mixkovski va néixer a Iekaterinoslav, Imperi Rus, actualment Ucraïna, el 1914, coneguda simplement com a Zelda, va abandonar la Unió Soviètica amb només onze anys per fer alià a Israel. Va ser mestra d’escola i tingué com a alumne Amos Oz, qui la recorda en una de les seves novel·les més conegudes, Una història d’amor i de foscor.

En vida va publicar sis volums de poesia. La majoria de les seves poesies foren publicades primer en revistes i suplements culturals i més tardanament editades en llibres: Pnai (Temps lliure, 1967), Ha Carmel hainiré (El carmel invisible, 1971), Al tirkhak (No t’allunyis, 1974), Ha lo har ha lo eix (Però si una muntanya, però si un foc, 1977), Ha xoni ha marhiv (La meravellosa diferència, 1981) i Xe nivdelú mikol merkhak (Més enllà de qualsevol distància, 1984). El 1985 s’edità la seva obra completa: Xirei Zelda (Poesies de Zelda).

En l’obra poètica de Zelda s’hi veu clarament reflectida l’educació religiosa que va rebre –néta i besnéta de rabins, va ser educada en un entorn familiar hassídic-, però al mateix temps es respira l’obertura que la va caracteritzar.

La poesia de Zelda, difícilment classificable, fluctua entre dos ponts literaris i culturals: els textos sagrats i la literatura russa. Tota la seva vida va respectar els preceptes religiosos.

Enceneu espelmes

beveu vi,

El xabat recull lentament

el sol ponent.

El xabat arriba lent

duent a la seva mà la rosa del firmament.

Iona Wallach (Quiriat Ono 1944- Tel Aviv 1985) – Iona Wallach ha estat una de les poetesses més controvertides i revolucionàries amb què compta la història de la literatura israeliana contemporània. Amb el seu esperit blasfem, lluità amb les paraules contra les convencions i les repressions de l’època que li va tocar viure. Els seus versos van ser un cop de puny a la cara més conservadora de la societat israeliana i a tot allò que havia estat institucionalitzat per ella.

Per a Iona Wallach, Tel Aviv era el món, el seu món (no va viatjar mai fora d’Israel i era monolingüe). Freqüentava cafès i tertúlies literàries amb altres poetes avantguardistes com Iacov Xabtai, Roni Someck, Meir Wieseltier, entre d’altres, coneguts com els poetes del cercle de Tel Aviv i que conformen una nova generació de poetes sorgida després de la creació de l’Estat d’Israel, anomenada “la Generació de l’Estat” o “la Nova Onada”. Aquesta nova generació de poetes deixa de banda poetitzar l’èpica del somni sionista, del retorn dels jueus a Erets Israel, per poetitzar el seu jo més íntim i la quotidianitat.  Beuen de la cultura pop, del cinema, del rock, de l’art modern, especialment del nord-americà… per tal de crear una poesia en hebreu radicalment nova, intel·lectualtrencadora i amb una gran èxit de públic lector.

Iona Wallach es declarava obertament bisexual. Per a ella la bisexualitat tenia per objectiu l’assoliment d’una sexualitat plena i total i una forma de desdibuixar les diferències entre els sexes (“la dona home i l’home dona”). En aquest sentit és capaç d’alternar en els seus poemes les formes masculines i femenines, indistintament, per tal de referir-se a ella mateixa.

De Wallach s’han publicat els següents poemaris. Devarim (Coses,1966), Xnei ganim (Dos jardins, 1969), Xira (Poesia, 1976) , Or pere (Llum salvatge, 1983), Tsurot (Formes, 1985), Mofa (Espectacle, 1985), Ratsiti ioter (Jo en volia més), Xirim akharonim (Últims poemes, 2007) i L’inconscient s’obre com un ventall, antologia poètica publicada pòstumament el 1992.

va cap a la botiga de queviures

va cap a la farmàcia

pensa què pot robar

què val la pena agafar

Dr en moral

Dr en filosofia

sap el que és dolent

què és prohibit

què és permès

Tal Nitzan – nascuda a Haifa, de pares d’origen argentí, és, a més de poeta, editora i una de les traductores més prestigioses de literatura hispana a l’hebreu, amb més de 80 obres traduïdes. Va estudiar literatura hispanoamericana a la Universitat Hebrea de Jerusalem.

La poesia de Tal Nitzan bascula entre l’expressió d’un món quotidià i íntim a la crítica més àcida d’un sistema de vida aparentment còmode, però insatisfactori.

En aquest sentit, un gruix important de la seva obra poètica és el reflex nítid del seu compromís a favor de la pau, del rol de la dona o de la denúncia de les desigualtats socials, sempre amb un objectiu: que els seus versos siguin capaços d’obrir espais mentals i emocionals que generin dubtes, crítica i, fins i tot, rebel·lia.

A banda d’una novel·la i narrativa infantil, ha publicat sis poemaris: Domèstica (2002), Una tarda ordinària (2006), Café Soleil Bleu (2007), La primera en oblidar (2009), El mateix núvol dues vegades (2012) i Al pati intern (bilingüe, hebreu-anglès), publicat el 2015.

Quan la nit es clou sobre un coll que mai no fou besat

no hi ha remei: en cada ofec

de cada gola només hi ha una cura,

mira, simplement, aquest és el punt.

De Rakhel, la poeta, considerada la primera poeta jueva de l’època moderna, passant per Tal Nitzan, una de les més contemporànies, i sense oblidar altres noms rellevants en la poesia hebrea escrita per dones com Xulamit Hareven, Tirtza Atar, Nurit Zarji, Agui Mixol, Lea Aini, Gabriela Avigur, Diti Ronen, entre d’altres, totes elles han construït una part significativa de la història de la literatura israeliana moderna en hebreu.

* Nota de l’autora: els versos que es reprodueixen han estat traduïts de l’hebreu al català per la pròpia autora: Marta Castillon i Andreu.

[Font: http://www.mozaika.es]

Voilà plus de deux ans qu’Amos Oz, l’écrivain israélien, est décédé : défenseur fervent de la paix avec les Palestiniens, il avait saisi avec génie les figures et les lieux de la jeune nation. À 79 ans, annonçait sa fille Fania Oz-Salzberger, il était emporté dans sa finalement brève bataille contre le cancer. Mais derrière l’intellectuel respecté et l’auteur prolifique — avec une douzaine de romans — se cachait un père violent, explique Galia Oz, son autre fille.

ActuaLitté

Écrit par Clément Solym

« Nous avons connu un père différent. Un homme chaleureux, aimant et attentif, qui prenait soin de sa famille », ont immédiatement réagi la veuve, Nili Oz, et Fania. « Les affirmations de Galia sont en totale contradiction avec les puissants souvenirs de notre vie partagée. »

Cette réaction provient d’un nouveau livre que signe Galia : dans cette autobiographie, elle détaille les abus dont elle accuse son père. « C’était quelque chose d’autre, déguisé en amour », explique-t-elle dans un texte qui ébranle l’image de l’écrivain en Israël. Éternel favori, mais malheureux, pour le prix Nobel de littérature, il demeure l’un des plus grands écrivains du pays – et admiré en conséquence.

Une enfance de sévices

Et le portrait qu’en brosse sa fille va largement à l’encontre de cette vision. « Durant mon enfance, mon père m’a battue, violentée et humiliée. Les méthodes étaient créatives : il me traînait à travers la maison, me jetait dehors, sur le perron. Il me qualifiait de vicieuse », écrit-elle.

« Il n’a jamais perdu son sang-froid, et ce ne fut pas une gifle occasionnelle, mais plutôt des violences en séries, comme une routine. Mon crime était de n’être que celle que j’étais. Et sa punition était alors sans fin. Il devait être assuré que j’étais brisée. »

Dans la presse, un proche de Galia, Yehuda Atlas, également écrivain, assure avoir été informé de ces histoires. « C’était difficile, pour nous, les gens de gauche : Amoz Oz était notre chevalier blanc, mais de toute évidence, même la Lune a une face cachée. » (via Haaretz)

La famille tente désormais d’endiguer le flot de colère et tempère : voilà sept ans que Galia n’a pas pris contact avec sa famille, voire a coupé les ponts avec les siens. Et, de même, Amos Oz aurait tenté, jusqu’à son dernier souffle, de reprendre contact avec elle, pour comprendre ses récriminations.

L’incompréhension mutuelle

« La douleur de Galia est probablement réelle et déchirante, mais nous avons un souvenir totalement différent. Vraiment différent », répondent mère et fille. « Même s’il ne s’est pas reconnu dans ces accusations, son père a vraiment essayé et espéré, jusqu’à la fin, pouvoir parler avec elle et la comprendre, même sur ces choses qui lui paraissaient, comme à nous, entièrement contraires à la réalité. »

L’ouvrage, sous le nom de Quelque chose grimé en amour, a été publié ce 21 février en hébreu. Galia y jure pour sa part que jusqu’au jour de sa mort, l’écrivain n’a pas cessé de la brimer et de l’humilier. Elle-même autrice de livres pour enfants, plusieurs fois récompensée, elle est la deuxième fille de l’écrivain.

Elle évoque également le secret qui planait dans la maison de son enfance, et tout ce qu’elle a dû affronter, pour parvenir à raconter librement ce qu’elle avait tant de temps renfermé.

[Photo : Fronteiras do Pensamento, CC BY SA 2.0 ; Galia Oz, lecture sur Youtube – source : http://www.actualitte.com]

Dror Mishani es uno de los escritores israelíes más reconocidos de la actualidad. También trabaja como traductor, editor y profesor universitario de Literatura. Se ha especializado en literatura policiaca como demuestran sus tres primeras novelas. En la cuarta, “Tres”, mezcla la novela romántica y de terror con la policiaca dando como resultado un thriller literario de alto voltaje.

Dror Mishani

Dror Mishani

Por JAVIER VELASCO OLIAGA

Su escritura es tan refinada y precisa que ha llamado la atención en diversos países europeos donde ha conseguido diferentes premios. Su nueva novela va a ser adaptada a la televisión por los productores de la serie “Homeland”; no todo van a ser series turcas. En la entrevista, Dror Mishani nos cuenta sus motivaciones para escribir su novela y nos desvela que su escritor español favorito es Enrique Vila-Matas, por el que siente admiración.

« Tres » es su cuarta novela. ¿Cuáles son las principales diferencias entre su nuevo thriller y la serie del inspector Abraham Abraham?

Hay muchas. Por primera vez, mi principal protagonista es una mujer; de hecho tres, y no un hombre. Por primera vez no contaba la historia de un crimen desde el punto de vista del investigador, sino de las víctimas. Y por primera vez no estaba tratando de entender un crimen que ya había ocurrido, sino de prevenir uno que estaba a punto de ocurrir.

¿Definiría su novela como un thriller psicológico?

No lo sé. Mientras escribía, me la definí a mí mismo como una novela policíaca en la que no se sabe si ocurrirá un crimen o no. Luego, como novela de detectives en la que no estás seguro de que el detective vaya a aparecer alguna vez. Sobre todo, espero que mis lectores lo definan como un libro que les haya gustado leer.

¿Ha tenido influencias literarias de maestros como Patricia Highsmith o Simenon?

La escritura de ficción criminal está siendo constante y abiertamente influenciada por diferentes escritores. Escribimos en un género con una tradición tan larga y gloriosa que es una pena no reconocerlo y pedir prestado a los maestros. Así que sí, Highsmith, Simenon, ¡pero muchos otros también!

Traductor, editor y escritor. ¿Con cuál de estas facetas se identifica más?

Escribir es con lo que más disfruto. Traduciendo sueño con hacer más algún día.

Su novela ha sido traducida a muchos idiomas. En varios países europeos está teniendo mucho éxito y reconocimiento. ¿Está satisfecho con la internacionalización de su literatura?

¡Si!

Aunque la trama se desarrolla en Tel Aviv, lo que cuenta es muy universal. ¿Está buscando deliberadamente esa universalización de su escritura?

No, pero escribo sobre seres humanos y, a pesar de las diferencias nacionales, no son tan diferentes entre sí después de todo.

En España conocemos a escritores israelíes como David Grossman, Amoz Oz, Etgar Keret o Nir Baram. ¿Cómo es la situación literaria en Israel después de la Covid-19?

Podría ser mejor. Nuestras librerías estuvieron cerradas durante mucho tiempo y la gente se está acostumbrando a ver demasiado Netflix. Pero todavía salen libros y algunos de ellos son maravillosos. Y sé que para mí, y también para otros, estos tiempos extraños han demostrado, si se necesitaban pruebas, que nada puede curarte o satisfacerte mejor que unas horas bastante solitarias con un libro.

¿Qué otros escritores, especialmente del género negro, destacaría?

Tantos. Últimamente leo intensamente escritores de novela policiaca, política y metafísica, como el italiano Leonardo Sciascia y el suizo Freidrich Durrenmmatt. Me encantan las historias de detectives o crímenes de escritores que también están escribiendo otro tipo de novelas y experimentando con el género: de Capek a Borges a Muñoz Molina (¡Plenilunio!). A Piglia. Pero también los grandes maestros detectives, puros y simples: Simenon, Sjowall y Wahloo, Mankell, Camilleri, Vázquez Montalbán o Fred Vargas.

En « Tres » conocemos al protagonista Guil Hamtzani, un depredador sexual, que seduce a tres mujeres de diferentes formas. ¿Hasta qué punto Internet está cambiando las relaciones personales?

¡No lo sé! Estoy casado desde 2008 y mi última cita fue probablemente antes de que se inventara el iphone…

“Las relaciones tóxicas siempre fueron normales, pero ahora se toleran menos”

¿Las relaciones tóxicas entre personas se están volviendo demasiado normales?

Creo que siempre lo fueron. En todo caso, creo que la gente en la actualidad las tolera menos, y para alguno de nosotros, lamentablemente no para todos, es más fácil dejarlo hoy que hace unas décadas.

Las dos primeras partes de la novela describen la vida cotidiana y tienen un tono costumbrista. En el tercero, la novela cambia de registro y se convierte en una novela policíaca. ¿Cómo ideaste la novela para dar ese cambio?

Así es como se me ocurrió. La idea básica era: una novela en tres partes con tres protagonistas femeninas que se encuentran con el mismo hombre y tres procesos de lectura diferentes. La primera parte la lees como un romance, la segunda como una historia de terror (anticipando lo que le va a pasar a Emilia) y la tercera como un investigación policial.

¿Qué importancia tienen los diálogos en su novela? Ya que utiliza diferentes formas: SMS, Skype…

¡Es verdad! Me encanta escribir diálogos pero también todo tipo de correspondencias. Insertar textos escritos dentro de mi propio texto. Las escenas que más disfruto escribiendo son las escenas de la sala de investigación y no tenía muchas en este libro…

Quiero que todos mis libros versen sobre un solo « tema »: el paso del tiempo

¿Cómo planeó esa voz narrativa omnisciente?

Las dos primeras partes fueron fáciles de escribir: fueron contadas con una narrativa omnisciente pero muy cercana a la conciencia de mis protagonistas, Orna y Emilia, desde dentro de sus mentes. La tercera parte fue más difícil porque escribir de la misma manera habría revelado demasiado. Así que hice muchos experimentos, probé esto y aquello, y finalmente encontré una nueva voz narrativa (para mí): un narrador omnisciente (¿pero quién es él? ¿Yo? ¿Literatura?) Qué le dice esa voz a Orna y Emilia, casi como si lo estuvieras escuchando.

De las tres protagonistas femeninas, Orna, Emilia y Ella. ¿Cuál es su favorita?

Las tres están cambiando todo el tiempo. Por esa búsqueda fuera de su patria, me quedo con Emilia, porque también me identifico con su búsqueda religiosa.

En la novela trata temas muy actuales como los divorcios, la soledad, el cuidado de los ancianos… ¿Encontraremos cada vez más casos de estos?

Soledad, seguro. En cuanto a otras cosas sobre las que quiero escribir en el futuro, no tengo ni idea en este momento. Sé que el nuevo libro que escribí (después de TRES) trata de diferentes cuestiones. Y de hecho, quiero que todos mis libros versen sobre un solo « tema »: el paso del tiempo. No, eso no es verdad. Quiero que también sean libros sobre otros libros…

Hay dos temas muy israelíes en su novela, que toca casi de pasada. El primero es el tema de la guerra contra las naciones vecinas. ¿Teme la sociedad israelí una posible conflagración de guerra?

No estoy seguro de que los israelíes tengan un miedo constante a la guerra. Temen el desempleo, la pobreza, la soledad, la enfermedad y la violencia. Como en todas partes. Creo que es el Estado, no el pueblo, el que impulsa ese miedo constante a la guerra, por sus propias razones.

El segundo es el tema de la diáspora en el que Ella está trabajando en su supuesta tesis doctoral sobre el gueto de Lodz. ¿Cómo sigue afectando todo lo relacionado con el Holocausto en su país?

De forma cambiante. Algunas de ellas las agradezco mucho: el hecho de que nos negamos a olvidar a los muertos. Que insistimos en recordarlos, sus vidas y las vidas que pudieron haber tenido. Esto es, de hecho, exactamente lo que Ella está haciendo en la tercera parte de mi novela, no solo en su falso doctorado, sino su investigación. No estoy de acuerdo con otras formas en que usamos este trauma nacional (y por supuesto es un trauma nacional), para justificar cada acto de violencia como autodefensa de otro desastre futuro.

¿Qué conoce de España y qué escritores españoles son sus favoritos?

¡Ah! ¡La pregunta más importante! Y por fin, una oportunidad para rendir homenaje público a mi autor favorito de los últimos años: ¡Enrique Vila-Matas! Muchas gracias señor Vila-Matas, por Dublinesca, por Mac y su contratiempo, por Historia abreviada de la literatura portátil y en especial por Bartleby y compañía, libro al que dedicaré un curso completo el próximo año en la Universidad de Tel Aviv, y una de las más bellas y apasionadas que conozco sobre la literatura, el amor, las ganas de escribir y las oportunidades perdidas.

 

[ Foto: Yanay Yechiel – fuente: http://www.todoliteratura.es]

La dictadura comunista de Checoslovaquia le retiró la nacionalidad por su exilio y en los últimos años se han dado gestos de acercamiento con el escritor, que lleva 23 años sin volver a su país natal

El escritor checo residente en París Milan Kundera ha ganado el premio literario Franz Kafka 2020, tal y como informa EFE. Este galardón se le otorga en reconocimiento a toda su trayectoria, anunció la sociedad que entrega el galardón.  «Su obra representa no solo una contribución extraordinaria a la cultura checa (…) sino que ha tenido un eco en la cultura europea y mundial, después de haberse vertido en mas de 40 idiomas», estimó el jurado sobre el escritor de 91 años.

Después de exiliarse en Francia en 1975 para escapar de la dictadura comunista en la entonces Checoslovaquia, Kundera ha seguido manteniendo una relación difícil con República Checa incluso tras la llegada de la democracia, hasta el punto de escribir en francés y negarse a revisar las traducciones al checo de sus obras.

Kundera, al recibir de los organizadores la noticia del premio, mostró su alegría y dijo sentirse «honrado, en especial porque se trata del premio Kafka, el premio de un colega escritor».

La dictadura comunista le retiró la nacionalidad por su exilio y el escritor obtuvo la francesa. En 2019, Kundera aceptó la nacionalidad checa que le ofreció el actual primer ministro, Andrej Babis, como desagravio al trato que le dio el anterior régimen. En los últimos años se han producido gestos de reconciliación entre Kundera -el escritor checo más popular después de Kafka- y su país natal, al que no ha regresado en 23 años.

El escritor, que decidió este año donar su biblioteca y archivo a su ciudad natal, Brno, dijo además sentir por Kafka «una cercanía por encima de otros». El premio Kafka, que se concede desde 2001, homenajea a autores contemporáneos cuya obra tiene una calidad literaria «excepcional» y trasciende fronteras, al igual que las obras del autor de «El Proceso», recuerdan los organizadores.

Kundera se dio a conocer con la sátira del comunismo estalinista que retrató en La broma, lo que le valió el reconocimiento en su país, pero con la reinstauración de un Gobierno fiel a la URSS se le vetó como escritor y se vio obligado a exiliarse. Otras de sus obras conocidos son El libro de la risa y el olvido, La inmortalidad y, sobre todo, La insoportable levedad del ser, que ha sido su novela más vendida y traducida.

A partir de 1994 Kundera adoptó el francés como lengua literaria.

Las ediciones anteriores de este premio han recaído en escritores de la talla del estadounidense Philip Roth, el israelí Amos Oz, el japonés Haruki Murakami, la canadiense Margaret Atwood, el italiano Claudio Magris o el austríaco Peter Handke.

El premio Franz Kafka consiste en una estatuilla de bronce que representa al autor checo realizada por el escultor Jaroslav Róna y un premio en metálico de 10.000 dólares (unos 8.863 euros).

 

[Fuente: http://www.lavozdegalicia.es]

« Des voix au-delà de la censure » (Zensierte Stimmen ; Censored Voices) est un documentaire partial réalisé par Mor Loushy. « Censurés cinquante ans plus tôt en Israël, les témoignages de jeunes soldats de la guerre des Six-Jours, dont le futur écrivain Amos Oz, questionnent douloureusement la victoire. Un bouleversant voyage dans le temps ».

Publié par Véronique Chemla 

« En juin 1967, tout juste démobilisés de cette guerre éclair dont tout le pays célèbre l’issue dans l’euphorie, deux jeunes membres des kibboutzim déstabilisés par ce qu’ils ont vécu, le professeur de littérature Amos Oz et l’historien Avraham Shapira, décident d’interroger leurs camarades sur leur expérience du front, et enregistrent, soir après soir, quelque deux cents heures de récits ».

Certains disent leur fierté d’avoir écrasé les armées arabes et conquis Jérusalem, Gaza, le Sinaï et la Cisjordanie, comme leur soulagement d’avoir sauvé Israël de l’anéantissement promis par Nasser ». 

« Mais loin de la vision héroïque célébrée par la nation, ces jeunes gens sincères, qui racontent à leurs frères d’armes ce dont ils n’ont pu parler à personne, expriment aussi leur mal-être, parfois leur traumatisme. Ils confient leur effroi devant les exactions dont ils ont été témoins, leurs doutes sur la légitimité de l’occupation, leur désarroi d’avoir participé à l’évacuation des civils palestiniens chassés de leurs terres ». 

« L’armée israélienne autorise la publication d’une large part de ces témoignages, mais censure les plus critiques. Le livre qu’en tirent Oz et Shapira, The Seventh Day, devient un best-seller, puis sombre dans l’oubli. Près de cinquante ans plus tard, une jeune documentariste, Mor Loushy, confronte les anciens soldats à leurs douloureux récits d’hier ».

Tête-à-tête

Le « dispositif est simple, et d’emblée intensément émouvant : assis devant le magnétophone, les jeunes gens d’hier, devenus vieux, écoutent en silence leur propre voix, à cinquante ans de distance. Chacun, à l’issue du film, conclura sobrement le récit de quelques mots sur sa position actuelle quant à la guerre. Mor Loushy croise ces tête-à-tête entre passé et présent avec des archives saisissantes, dont beaucoup ramenées par d’autres soldats au fil de la bataille, mais aussi des images officielles de l’armée, des reportages et des films de propagande. Un bouleversant voyage dans le temps, qui résonne puissamment aujourd’hui ».

Or, aucune censure officielle n’a visé ces témoignages.

Selon quels critères la réalisatrice a-t-elle sélectionné les interviews de soldats interrogés sur leurs émotions, et non sur leurs actes ? Les soldats interviewés ne sont pas représentatifs de l’armée israélienne.

Ce film est une énième œuvre qui occulte la guerre défensive menée par Israël en juin 1967 contre des pays arabes voulant l’annihiler.

Arte rediffusa en hommage à Amos Oz, sur son site Internet, jusqu’au 9 janvier 2019, « Des voix au-delà de la censure » par Mor Loushy.

« Des voix au-delà de la censure » par Mor Loushy

2015

Sur Arte les 6 juin à 23 h 40 et 26 juin 2017 à 2 h 30 

Visuels :
Israelische Soldaten und Gefangene, 1967
© Uri Mimon
Israelische Soldaten, 1967
© Dan Arazi
Israelische Soldaten, Jerusalem 1967
© Unknown
Israelische Soldaten und ägyptische Gefangene, Sinai 1967
© Israel Film Service

Les citations sur le documentaire sont d’Arte. Cet article a été publié le 6 juin 2017, puis le 6 janvier 2019.

[Source : http://www.veroniquechemla.info]

Escrito por Claudio Ferrufino-Coqueugniot

Día del trabajo. Eso es, 10 horas a destajo. 13, 14, 16. Los años pasan, me aconsejan. ¿Qué años? Se vive y se muere. Nunca fue feriado acá, y los mártires, en Chicago, nadie sabe dónde están.
Estos días fui pensando textos, artículos, notas. Al llegar, primero hacer algo de comer. El departamento es iluminado y solo. Luego, modorra; luego, cansancio y sueño. Así perece la literatura imaginada, se va difuminando, no se recuerdan palabras, el argumento se desmantela y quedamos tirados sobre la cama hasta que un ruido, no alguien, nos despierta.
Converso con Irina. Pasé por Poltava, sería la tarde. Supe que en esos campos extendidos, la tierra negra, combatían para siempre suecos y rusos, y ucranianos con Mazepa. Me escurrí del bus que me devolvía a Kiev, donde nació Zuzanna Ginczanka, detrás de quien ando hoy que nieva y la pandemia camina con larga hoz segadora. Se acercó a un chofer del trabajo; se llevó a Luis Sepúlveda. La muerte no distingue entre letrados y no letrados, aunque permite al Dante caminar por el embudo sin tocarlo. Hasta que…
Converso, escribo. Le digo que quiero de la mano pasear por el parque con la estatua de Gogol, que le escribiré a mi madre, donde esté, cuando visite la casa de Nikolai Vasilievich. Habré encontrado las almas muertas que leí a mis 11 años y tú, mamá, a tus 46.
Árboles del Parque Gorky. Un período de tiempo tan breve y tan intenso. El laberinto de espejos. El té en un día que enfriaba. La rueda Chicago sobre Jarkov.
El baño de tina se evapora como café abandonado. Deseo meterme en él, ahogarme, salir helado y cubrirme de las mortajas sobre mi cama. Vida simple, encender el video, caminar por las villas señoriales que describe Turgueniev y que muestra Nikita Mikhalkov. ¿De dónde esta nostalgia por la mies ruso-ucrania? En un sueño de mis padres habrá crecido, en Netochka Nekrasov, Editorial Tor, Buenos Aires. El pasillo de casa tenía esos ladrillos transparentes. La biblioteca negra estaba allí. El piso era de mosaicos hechos con trozos de mármol. Lo sé porque fui obrero marmolero, atenazado por la miseria del amor y presto para el castigo. Primero con el combo, a partir las rocas a mano cruda, de ampolla y sangre; luego a despedazar las sobras que no iban para mesones, con martillos o cinceles. Armar el cuadro de metal, vaciar el preparado para el mosaico, poner los trozos rotos y multicolores de piedra, secar, pulir. Esos mosaicos tenía el pasillo de casa, donde leí Netochka y también el Zaratustra de Nietzche.
Dos cuarenta y dos. No he oído de mis hijas. Ligia escribe a ratos y de a poco desde el mundo de las suyas. Khalil Gibrán lo dijo claro acerca de los vástagos y las pertenencias. A algunos les cuesta aprender. A todos les cuesta morir.
(–mas arraigar en las palabras tan gozosamentey enamorarse de las palabras tan fácilmente–basta tan sólo tomarlas en la mano y mirarlas bajo la luz como un borgoña), escribía Zuzanna Ginczanka (en Gramatyka), quizá desde su Rivne (Rovno), el mismo de la madre de Amos Oz, ciudad judía al norte de Lvov, camino de Pinsk y el aciago Pripyat.
Confundo el lago Peipus con el lago Ilmen. La dulce cintura de Milana recuerda que el Ilmen toca sus caderas, mientras que el Peipus hundió la amenaza teutona en el siglo XIII; en vano porque volvieron el 41, sangrientos como coyotes. Se llevaron poetas, niños y mujeres. Las cloacas del este se llenaron de voces y el silencio de las tumbas espesó el bosque hasta hacerlo impenetrable. El odio insultó las paredes de Zamosc. Qué hablar, pensar, decir. Amanece con tonos púrpuras y azules. El agua sacia la sed pero no humedece. La garganta seca, se seca, ya no recita ni musita. Los labios no besan ni profieren dulces vicios al oído. Trabajo, horas y horas como oruga de tanque sobre nuestra espalda crujiente. La historia aquella de Siberiada, el filme, con el hombre construyendo con troncos el camino hacia un no se sabe dónde. Ni el cómo, ni los besos que prometiste, los huesos que querías que yo royera de tu cuerpo. Envejecemos; cojeo el tobillo roto, pero mi mente es más que mi cuerpo y domina el dolor.
No tengo tiempo. La mayoría lo consumo en labor. Río cuando me hablan los proletarios de la política, lleno su estómago de pobres. Buen alimento, los pobres. Treinta años de músculo no me enseñaron ni a sostener el lapicero bien. ¿De qué lapicero hablo? ¿De mis dos dedos?
Agua que hervía agua que enfrió. Entre contestar cartas eslavas y cuatrocientos años de música provenzal. Zymborska nace en Ginczanka. Sobre esos cielos no vuela Superman sino los judíos verdes de Chagall, cabras con rostro humano y novias alargadas a la manera de Modigliani y tristes como en Kusturica. No puse velo de novia encima del rostro de las que amé. Me recriminan por eso, supongo. Tanto pelear por independencias y resultamos un trozo de greda seca, ni siquiera adobe. 
Nunca doblé rodilla pero el destino apalea hasta el extremo de que un día no me sostendrán más. Todavía no llega pero acecha. Tiendo sábanas rojas para el cuerpo de Halloween de Irina. Telarañas alrededor de los ojos. Desvarío o soy consciente. Nadie lo sabe nadie me ve. No es culpa del virus; la peste nada que ver tiene con mi soledad.

[Foto del autor – fuente: plumaslatinoamericanas.blogspot.com]

Aun en los países que se creían más libres del odio a los judíos, los ataques y las agresiones aparecen de distintas maneras.

Nueva York. Un hombre llega a una sinagoga en Brooklyn, después de que un atacante hiriera a cinco personas en la casa del rabino después de la celebración de Januca, en diciembre. / AFP

Escrito por Silvia Plager

El título de mi nota desea graficar con un lugar común otro lugar común que cae como un balde de sangre sobre la castigada comunidad judía. Una avalancha de atentados recientes ponen en peligro el frágil equilibrio que creíamos haber logrado después de la Shoa. El huevo de la serpiente antisemita no ha sido destruido y late, vivito y coleando en países que creíamos menos expuestos a agresiones antisemitas. Pero la caridad bien entendida comienza por casa y, primero, me referiré a la mía.

Mis padres se naturalizaron como argentinos apenas llegaron de Europa y me convencieron, desde pequeña, de que era una afortunada por haber nacido aquí. Pero el impune atentado contra la AMIA es la piedra en el zapato que no me permite caminar por mi patria como solía hacerlo antes. No acentuaré mi malestar extendiéndome sobre los pilotes que deben resguardar a instituciones comunitarias, escuelas, sinagogas sino a los pilotes internos que cada judío por elección o por religión debe soportar porque derribarlos sería no reconocernos en situación de riesgo y después terminaríamos oyendo que quisieron “cuidarnos”, nos negamos y así nos fue. Pero nuestra historia trágica nos engrosó el cuero y los golpes que no matan intentamos soportarlos. Para muestra bastan los grupos judeofóbicos que pretenden convencer al mundo de que odiar al Estado de Israel y a los judíos no es antisemitismo. Un tal Santiago Cúneo, odiador serial, en los pocos caracteres que permite un tweet, escribió: “Nuestros hijos crecen en el ateísmo mediático impulsado por los ortodoxos sionistas que asesinan palestinos”. Como es moneda corriente que en las redes sociales la apología a la violencia no resulte penalizada, personajes de mala entraña logran descargar sus cloacas mentales sin que el INADI reaccione como debería.

Y ya que estamos en tema, voy al pedido del doctor Mariano Caucino, exembajador argentino en Israel, que solicitó la acción del INADI ante los dichos del diputado Leopoldo Moreau, quien calificó la investigación sobre la muerte del fiscal Nisman como “un invento del Estado de Israel, la derecha norteamericana, los fondos buitres y sus socios locales”.

Cuando el río suena agua trae y una noticia trae a otra: los abogados Yamil Santoro y José Magioncalda denunciaron penalmente a la ministra de Seguridad Sabrina Frederic por incumplimiento en los deberes de funcionario público y negociaciones incompatibles con la función pública. La denuncia es motivada por la promesa de la ministra Frederic de revisar las pericias realizadas por la gendarmería cuya conclusión fue que al fiscal Nisman lo asesinaron. Y justo al periodista inglés Justin Webster se le ocurre lanzar la serie: “El fiscal, la presidenta y el espía”, sobre el caso Nisman​. ¿Habrá pensado que darle un título menos obvio confundiría a los “argies”? Y apenas se revuelve el avispero aparece el periodista Pablo Duggan que, tal vez para promocionar su libro y aunque el británico sostenga que el final abierto le permite al público sacar sus propias conclusiones, afirma que la serie demuestra que “lo de Nisman fue un suicido más grande que una casa”.

Ya que pinté un poco mi aldea pintaré el mundo con una enumeración que les resultará caótica: en los Estados Unidos hubo cuatro atentados antisemitas. El que encabeza la lista tuvo como víctimas a dos niños de 6 y 7 años. El más reciente fue en una sinagoga donde se celebraba Januca, con el resultado de cinco heridos graves. Como es difícil ocultar una ametralladora, hacha, navaja, cuchillo, sirven para cumplir con el mandato de “matar a un judío donde lo vieres”. La profanación de tumbas son un “leit motiv” antijudío que se repite; las últimas, durante el mes de diciembre, fueron perpetradas en Eslovaquia, Namestovo y en París.

En la capital francesa el raid antisemita me exigiría un libro, así que me remito al ataque salvaje contra un joven israelí por hablar en hebreo, su idioma. En Londres, el chivo expiatorio fue un rabino al que golpearon mientras gritaban “matemos a todos los judíos”. Ya sabemos que si se organizan torneos aquí o en el extranjero con organizaciones deportivas judías locales o israelíes, terminan mal o no comienzan.

Para cerrar mi artículo recurro al extraordinario escritor israelí Amos Oz a quien de estar vivo le pediría disculpas por acortar, por cuestión de espacio, su definición: “…ser judío significa casi siempre mantener una relación con el presente judío; sea temor o seguridad, sea orgullo por los logros de los judíos, o vergüenza por sus actos, o un fuerte deseo de desviarlos de su rumbo, o una necesidad espiritual de unirse a su camino. Y por último: ser judío significa sentir que en un lugar donde se persigue a un judío por el hecho de serlo, se refieren a ti”.

[Fuente: http://www.clarin.com]