Archives des articles tagués Canis et circensis

Topaz, rescatado en Tobago en 2020, fue adoptado en Massachusetts por un amante de los perros que ya ha alojado a otros dos perros de la isla. Los terriers jamaicanos son muy parecidos. Foto: Elspeth Duncan

 

Advertencia: Este artículo contiene imágenes perturbadoras de animales callejeros antes de ser rehabilitados y realojados.

El 13 de marzo, los periodistas llenaron el aeropuerto internacional de Sangster, en Montego Bay, para ver cómo 144 pasajeros embarcaban en un vuelo chárter especial [1] con destino a Canadá. Los viajeros, que no necesitaban pasaportes ni visados, eran terriers pardos jamaicanos —perros callejeros mestizos— camino de una nueva vida. El refugio de animales Montego Bay Animal Haven (MBAH) [2], junto con la organización canadiense Save Our Scruff [3], promovieron el realojo de los perros.

Aunque la mayoría de los internautas [4] parecían agradecer [5] las reconfortantes noticias sobre el viaje de los perros, también hubo memes [6] en redes sociales y comentarios mordaces que comparaban [7] la sencilla reubicación de los animales con las innumerables dificultades que muchos jamaicanos encuentran cuando solicitan un visado.

No obstante, lo más importante es que las adopciones en el extranjero han centrado la atención sobre el calvario que sufren los animales callejeros. Tammy Browne, fundadora de MABH, cree que las leyes jamaicanas coloniales sobre crueldad animal necesitan una urgente actualización [8]. Recientemente tuiteó sobre uno de esos tristes casos:

¡A salvo! Gracias a los ángeles animalistas de Kingston, necesitamos poner al día las leyes sobre crueldad animal de Jamaica.

MBAH se ha quedado sin espacio, y no puede absorber el número de animales callejeros que necesitan cuidados a causa del abandono (voluntario o involuntario), sobre todo de los perros. Como el refugio no hace eutanasia a los animales, sino que intenta darlos en adopción, ha tenido que buscar otras alternativas, y por eso ha puesto la vista en el extranjero.

Ha resultado ser una tarea hercúlea, pero con el apoyo de un dedicado grupo de voluntarios, varias empresas locales y los veterinarios del Gobierno han conseguido llevar a cabo el proyecto [12].

En una entrada en Facebook [13], MBAH señaló que era “alentador ver la respuesta de la comunidad empresarial, y de jamaicanos de todas las extracciones sociales, a la primera ‘gran migración’ de perros” del país:

Este grupo de viajeros no está compuesto por perros de raza especialmente criados. Nada más lejos. Todos vienen de situaciones desesperadas en las calles de nuestro país. Son los heridos, los maltratados, los traumatizados, los hambrientos, los abandonados, los olvidados… los cubiertos de sarna y comidos por los gusanos. (…) Curamos sus heridas físicas y emocionales, y les dedicamos el tiempo suficiente para enseñarles a confiar de nuevo en los humanos.

Les damos dignidad. Terriers reales caribeños, no mestizos.

Les encontramos hogares definitivos.

¡Y brillan!

Estamos muy orgullosos de ellos, y esperamos que esta experiencia haya abierto los ojos y cambiado la mentalidad de todos esos jamaicanos acostumbrados a tratar a los perros con crueldad en lugar de amabilidad, que los ven solo como algo que ladra cuando se acerca un extraño.

.

Muri, el primer rescatado de Tobago que fue realojado en el extranjero por la ONG Venus: Doggess of Love. Foto: Elspeth Duncan

Aunque este es probablemente el mayor cargamento de perros rescatados que ha salido de la región, no es la primera vez que se han realojado mestizos caribeños en el extranjero. Elspeth Duncan, fundadora de la ONG tobaguense Venus: Doggess of Love [14] lleva desde 2016 reubicando perros rescatados en hogares de otros países. Su primer cachorro en viajar al extranjero fue Muri [15], un terrier de Tobago que encontró su hogar definitivo en Massachusetts (Estados Unidos). Duncan calcula que desde entonces ha ayudado al menos a 30 perros y un par de gatos a encontrar su hogar definitivo con familias que viven fuera del país, desde Estados Unidos a Europa.

En una entrevista telefónica con Global Voices, Duncan dijo que los amantes de los animales del hemisferio norte consideran que estos perros son inteligentes, cariñosos y fuertes, fáciles de adaptar a nuevos climas y formas de vida. Hace poco, una organización canadiense de rescate de animales se puso en contacto con la ONG de Duncan y ofreció espacio para 40 perros, pero las actuales restricciones por el COVID-19 [16] de Trinidad y Tobago hacían difícil y costoso sacar a los perros del país.

El costo de enviar a un solo perro al extranjero, incluido el precio del vuelo, la jaula y las vacunas, oscila entre los 5000 y los 10 000 dólares trinitenses (de 735 a 1500 dólares estadounidenses), dependiendo del destino y del proceso requerido. Los gastos del viaje desde Jamaica, en el norte del archipiélago caribeño, serían menos costosos.

Duncan ha encontrado actitudes hacia los animales similares a los que describe MABH. En Tobago —dice—, los llamados “perros pardos” son tan comunes que se tiende a ignorarlos, y en esa cultura, las mascotas se perciben como algo no más importante que los animales de trabajo. “Los perros sirven para mantener alejados a los desconocidos”, explica, “los gatos deben cazar ratas para que se considere que vale la pena tenerlos. Los animales no se suelen ver como compañía”.

Antes y después de Bonnie, una “terrier de Tobago” que acogió Elspeth Duncan después de ser testigo de su angustia por el robo de sus cachorros en la calle. Bonnie vive hoy en Nueva Inglaterra, donde ha ganado premios de agilidad, y recientemente ha terminado un exhaustivo curso de entrenamiento canino. Fotos: Duncan

 

Este es un aspecto esencial al cambiar la actitud predominante hacia los perros mestizos y callejeros en el Caribe. Duncan considera fascinante que cada vez que habla de alguna adopción en el extranjero en la página de Venus: Doggess of Love [14] en Facebook, muchas personas expresan amor y admiración por los mismos perros que probablemente no habrían advertido, de habérselos cruzado en la calle.

“A menudo pienso”, nos dice, “que lo que la gente ve en esas fotos es más que la vida maravillosa [17] que tienen ahora esos animales. Es la conexión de almas que tienen con sus humanos. A menos que veamos a los animales como almas gemelas, como hacen sus adoptadores, nuestra cultura animal no va a cambiar”.

Como señaló un tuitero jamaicano, reconociendo la gran población de perros callejeros de Jamaica y los numerosos casos de maltrato animal:

De la pobreza a la riqueza.
—————-
Los perros pardos jamaicanos sufren la mayor parte del tiempo, pero siguen siendo leales y fáciles de entrenar, y tienen un gran potencial, como sus parientes. Todo lo que necesitan es amor sin juicio ni prejuicio. (Aquí también hay un mensaje paralelo sobre la gente).

Mientras tanto, algunos perros jamaicanos se han instalado en sus nuevos hogares y ahora tienen sus propias páginas en Instagram [19]. En la región, podría estar aumentando el atractivo de los perros rescatados. Ya hay varios jamaicanos [20] cuyas adoradas mascotas son animalitos rescatados locales, como una diseñadora de moda [21] y una popular DJ de radio [22].

No obstante, el panorama local sigue tenso. Por ejemplo, en noviembre de 2020 hubo un caso muy sonado de un niño que resultó gravemente herido [23] en un ataque de perros. Aunque los perros en cuestión pertenecían [24] presuntamente a un vecino del chico, el ataque se produjo en un espacio público, y posiblemente ha afectado a la percepción que se tiene de los perros callejeros.

Más o menos al mismo tiempo, el Parlamento jamaicano aprobó la Ley de (responsabilidad por ataque de) perros [25], con la que el ministerio de Justicia aprovecha para recordar a los jamaicanos que deben mantener a sus perros controlados.

En la región, continúan los esfuerzos por educar a la gente sobre los derechos animales y los mutuos beneficios de tenerlos como mascotas.

Por ejemplo, la animalista Christine Francois [26], de Trinidad y Tobago, lanzó recientemente los Tall Tails podcast [27], centrados en los derechos animales y en los beneficios de la compañía de mascotas, y Elspeth Duncan realizó un premiado corto, Venus and Magnet [28], que cuenta la historia de una amistad entre distintas especies. Para ella, no es más que otra manifestación del lema de Venus: Doggess of Love [29]: El amor cambia vidas.

Artículo publicado en Global Voices en Españolhttps://es.globalvoices.org

URL del artículo: https://es.globalvoices.org/2021/04/04/jamaica-envia-cargamento-de-perros-rescatados-a-canada-mientras-los-animalistas-esperan-cambio-de-actitud-en-la-region/

URLs en este posteo:

[1] embarcaban en un vuelo chárter especial: https://twitter.com/Tropixsofficial/status/1370825266600218628?ref_src=twsrc%5Etfw%7Ctwcamp%5Etweetembed%7Ctwterm%5E1370825266600218628%7Ctwgr%5E%7Ctwcon%5Es1_&ref_url=https%3A%2F%2Fglobalvoices.org%2F%3Fp%3D731854preview_id%3D731854preview_nonce%3D31990b4049_thumbnail_id%3D-1preview%3Dtrue

[2] Montego Bay Animal Haven (MBAH): https://www.montegobayanimalhaven.com/

[3] Save Our Scruff: https://www.saveourscruff.org/

[4] mayoría de los internautas: https://www.youtube.com/watch?v=YMx2dtb-370

[5] agradecer: https://twitter.com/Ttm876/status/1371186658918416386?ref_src=twsrc%5Etfw%7Ctwcamp%5Etweetembed%7Ctwterm%5E1371186658918416386%7Ctwgr%5E%7Ctwcon%5Es1_&ref_url=https%3A%2F%2Fglobalvoices.org%2F%3Fp%3D731854preview_id%3D731854preview_nonce%3D5bd65f98a2_thumbnail_id%3D731982preview%3Dtrue

[6] memes: https://twitter.com/Dasudo1/status/1371872898114277385?ref_src=twsrc%5Etfw%7Ctwcamp%5Etweetembed%7Ctwterm%5E1371872898114277385%7Ctwgr%5E%7Ctwcon%5Es1_c10&ref_url=https%3A%2F%2Fglobalvoices.org%2F%3Fp%3D731854preview_id%3D731854preview_nonce%3D31990b4049_thumbnail_id%3D-1preview%3Dtrue

[7] comparaban: https://twitter.com/jamaicastar/status/1372598340802727937?ref_src=twsrc%5Etfw%7Ctwcamp%5Etweetembed%7Ctwterm%5E1372598340802727937%7Ctwgr%5E%7Ctwcon%5Es1_&ref_url=https%3A%2F%2Fglobalvoices.org%2F%3Fp%3D731854preview_id%3D731854preview_nonce%3D5bd65f98a2_thumbnail_id%3D731982preview%3Dtrue

[8] necesitan una urgente actualización: https://www.change.org/p/jamaican-government-update-animal-cruelty-laws-in-jamaica?use_react=false

[9] @AndrewHolnessJM: https://twitter.com/AndrewHolnessJM?ref_src=twsrc%5Etfw

[10] pic.twitter.com/vXbywXie28: https://t.co/vXbywXie28

[11] March 18, 2021: https://twitter.com/Tammy_Browne/status/1372636609322041346?ref_src=twsrc%5Etfw

[12] han conseguido llevar a cabo el proyecto: https://www.jamaicaobserver.com/observer-west/thanks-for-saving-the-dogs-144-strays-from-mobay-get-homes-in-canada-organiser-thanks-those-who-helped_217215?profile=1431

[13] entrada en Facebook: https://www.facebook.com/MontegoBayAnimalHaven/posts/10165097528735066

[14] Venus: Doggess of Love: https://www.facebook.com/VenusDoggessOfLove

[15] Muri: https://www.facebook.com/1607583969458582/videos/1774402792776698

[16] restricciones por el COVID-19: https://es.globalvoices.org/2021/03/09/trinidad-y-tobago-podria-su-proceso-de-exencion-de-viaje-por-covid-19-estar-comprometiendo-los-derechos-de-los-ciudadanos/

[17] vida maravillosa: https://twitter.com/Tropixsofficial/status/1371090228690182149

[18] March 15, 2021: https://twitter.com/judithdenton4/status/1371568289076412426?ref_src=twsrc%5Etfw

[19] páginas en Instagram: https://www.instagram.com/whisper_the_jamaican_rescue/

[20] jamaicanos: https://twitter.com/DKAstrology/status/1371123216652075009

[21] diseñadora de moda: https://twitter.com/britz876/status/1372646684082200582?ref_src=twsrc%5Etfw%7Ctwcamp%5Etweetembed%7Ctwterm%5E1372646684082200582%7Ctwgr%5E%7Ctwcon%5Es1_&ref_url=https%3A%2F%2Fglobalvoices.org%2F%3Fp%3D731854preview_id%3D731854preview_nonce%3D5bd65f98a2_thumbnail_id%3D731982preview%3Dtrue

[22] popular DJ de radio: https://twitter.com/Sparkiebaby/status/1372996591456546820?ref_src=twsrc%5Etfw%7Ctwcamp%5Etweetembed%7Ctwterm%5E1372996591456546820%7Ctwgr%5E%7Ctwcon%5Es1_c10&ref_url=https%3A%2F%2Fglobalvoices.org%2F%3Fp%3D731854preview_id%3D731854preview_nonce%3D31990b4049_thumbnail_id%3D-1preview%3Dtrue

[23] gravemente herido: https://www.loopjamaica.com/content/boy-mauled-dogs-last-year-meets-education-minister

[24] pertenecían: http://www.loopjamaica.com/content/five-year-old-boy-mauled-st-ann-dog-attack

[25] Ley de (responsabilidad por ataque de) perros: https://moj.gov.jm/laws/dogs-act-2020

[26] Christine Francois: https://christine-56118.medium.com/success-is-four-legged-bd8d1ee7afed

[27] Tall Tails podcast: https://podcasts.apple.com/tt/podcast/tall-tails-ep-1-animal-rescue-868-with-venus-doggess-of-love/id1541980201?i=1000501024816

[28] Venus and Magnet: https://ttfilmfestival.com/film/venus-and-magnet

[29] lema de Venus: Doggess of Love: https://www.facebook.com/VenusDoggessOfLove/about

 

 

un très mauvais temps ; un temps de merde ; temps pourri ; mauvais temps ; mauvais climat

Origine et définition

« de chien » est un qualificatif désignant un excès, comme dans « une humeur de chien », « un mal de chien » ou « une vie de chien », par exemple.

Il part de l’idée que le chien est une sale bête, un animal méchant et méprisable.
Certains musulmans se servaient et se servent toujours de l’injure « chien de chrétien » (ou « chien de roumi », autrefois) pour désigner un occidental ; Voltaire, entre autres, la cite au XVIIIe siècle.
En Palestine, au Ier siècle, l’expression « chien de païen » était couramment utilisée, paraît-il.
Et dans l’Évangile selon Matthieu, il est écrit que Jésus a dit : « Ne donnez pas les choses saintes aux chiens » et « Il n’est pas juste de prendre le pain des enfants et de le jeter aux chiens ».
Autant dire que selon les endroits et les périodes, le joyeux aboyeur et tartineur de trottoirs n’était et n’est pas vraiment bien considéré.

Sans que ce soit une certitude, il est possible que les expressions avec « de chien » viennent d’une inversion de celles avec « chien de » ou « chienne de ».
On dit aussi en effet « chienne de vie » ou « chien de pays », par exemple. Mme de Sévigné, Molière ou Voltaire, encore, utilisaient souvent ces expressions.

Et les autres formes où cette pauvre bête est mal traitée abondent : « prendre quelqu’un pour un chien », « se faire traiter comme un chien », « être chien avec quelqu’un »…

Vu la haute considération portée au meilleur ami de l’homme dans ces locutions, on peut se dire que les conditions météorologiques qui permettent de dire « il fait un temps à ne pas laisser un chien dehors » doivent vraiment être plus qu’exécrables.

Compléments

À part désigner l’animal domestique, le ‘chien’ peut encore avoir d’autres significations. Ainsi, on peut écrire : ce n’est pas parce qu’une femme a du chien qu’on doit en déduire que c’est une chienne.

Exemples

Temps de Chien (2001), narré par un chien, a reçu de prestigieux prix.
M. Lawrence, quel temps de chien.
Il fait un temps de chien.
Ne sors pas, il fait un temps de chien.
La jeune actrice fait actuellement un carton dans la pièce Un temps de chien, aux côtés de Valérie Lemercier.

Comment dit-on ailleurs ?

Langue

Expression équivalente Traduction littérale
Allemand ein Hundewetter un temps de chien
Allemand ein Scheißwetter un temps de merde
Bulgare кучешко време un temps de chien
Espagnol (Argentine) parado arrêté
Espagnol (Argentine) un tiempo de perros un temps de chiens
Espagnol (Chili) en pana en côtelé ¿?
Espagnol (Espagne) hace un tiempo de perros il fait un temps de chiens
Hébreu

מזג אוויר גרוע (mèzèg avir garoua nora)

mauvais temps
Italien tempo da cani tiemps de chiens
Italien un tempo da lupi un temps de loups
Néerlandais weer waar de honden geen brood van lusten

il fait un temps duquel les chiens n’aiment pas le pain

Néerlandais weer temps
Néerlandais pokkenweer temps de variole
Néerlandais noodweer un temps de détresse
Néerlandais hondenweer temps de chien
Néerlandais beestenweer temps d’animaux
Polonais pogoda pod psem un temps sous le chien
Portugais (Brésil) um dia de cão un jour de chien
Portugais (Portugal) porcaria de um tempo putain de temps
Portugais (Portugal) tempo de cão temps de chien
Roumain vreme de cîine temps de chien
Roumain vreme s? nu sco?i/dai câinele afar? un temps ne pas sortir/chasser le chien dehors
Russe Холод собачий . (Kholod sobachiy .) Dog’s cold
Serbe pasje vreme un temps de chien
Slovaque psie pocasie temps de chien
Suédois hundväder temps de chien
Ajouter une traduction

Si vous souhaitez savoir comment on dit « temps de chien » en anglais, en espagnol, en portugais, en italien ou en allemandcliquez ici.

Ci-dessus vous trouverez des propositions de traduction soumises par notre communauté d’utilisateurs et non vérifiées par notre équipe. En étant enregistré, vous pourrez également en ajouter vous-même. En cas d’erreur, signalez-les nous dans le formulaire de contact.

[Source : www.expressio.fr]

Una de las voces más originales de la filosofía francesa contemporánea, Alizart dedicó su último libro, Perros, a deconstruir la imagen de los canes.

Alizart participó de La Noche de la Filosofía.

Alizart participó de La Noche de la Filosofía

Escrito por Silvina Friera

Los perros reinarán sobre la tierra. La profecía de un escritor estadounidense de ciencia ficción le permite a Mark Alizart trazar un itinerario inédito del perro como pensador. No es fácil derribar los clichés anquilosados en frases como “vida de perros”, “tiempo de perros” o “morir como perro”. El filósofo francés podría haber escrito un tratado fúnebre sobre la pérdida de Martin Luther, un basset hound que fue a buscar a las montañas que rodean Aurillac. El poco tiempo que vivió con él marcó un giro definitivo en su vida. “Me abrió las puertas de esa naturaleza que como un pobre materialista yo le oponía al Espíritu, pero también ese Espíritu que como un pobre intelectual no comprendía como Deseo”, escribe al final de Perros, una pequeña e inclasificable maravilla filosófica publicada por la editorial La Cebra en traducción de Manuela Valdivia. Presentó el libro en Buenos Aires la semana pasada, unos días antes de participar en La Noche de la Filosofía. El mismo sello argentino lanzará dos títulos más del filósofo francés: Criptocomunismo, que salió en Francia este año, y luego Informática celeste, de 2017.

Alizart –que viene de la ola de calor europea- tiembla cuando recibe a Página/12 en un hotel cercano a Plaza San Martín. Los más de treinta grados de diferencia entre París y Buenos Aires se sienten en el cuerpo. No hay abrigo ni gorro que amortigüe las bajas temperaturas. Una de las voces más originales de la filosofía francesa contemporánea –aunque nació en Londres, en 1975- fue encargado de la programación cultural en el Centre Pompidou (2001-2006) y director adjunto del Palais de Tokyo (2006-2011). “Donald Trump es el primer presidente de la historia de Estados Unidos que no tiene un perro. A todos sus adversarios políticos los llama ‘perros’”, recuerda el filósofo francés, invitado por la Embajada de Francia y el Centro Franco Argentino.

–La escritura del libro fue un recorrido muy personal. Yo no quise escribir un libro de filosofía sobre los perros, quise entender primero mi propio dolor por la muerte de Luther. Y empecé a ver de dónde son y de dónde vienen los perros. Dentro del mundo de la investigación y las teorías evolutivas, encontré que tenemos una relación tan particular con los perros porque es un vínculo muy antiguo; es la primera relación que un Homo sapiens entabló con un animal. Como es algo que ocurrió hace unos 35.000 mil años coincide con el período en que el Homo sapiens se transforma en un ser creador. Sin el perro, el Homo sapiens no se habría convertido en lo que es. Las primeras pinturas en las cuevas datan del momento en que se encuentran los primeros huesos de perros. Por eso la idea es afirmar que el hombre no desciende tanto del simio como del perro, especialmente en su dimensión espiritual.

–Un hallazgo del libro es “la alegría de los perros”. ¿De dónde viene esa alegría?

–Al principio era un libro sobre la tristeza. El primer comienzo arrancaba con una visita al cementerio de perros, en Asnières-sur-Seine, al noroeste de París, cargado de emoción; pero a medida que avanzaba descubrí lo que los perros habían hecho por nosotros. Entonces la melancolía fue reemplazada por un sentimiento más positivo y entendí que no solo estaba triste porque había perdido a mi perro, sino porque el perro representa la alegría. Ahí me di cuenta de que el verdadero tema del libro era la alegría y no el duelo.

–¿Por qué los perros son comunistas? ¿Podrías ampliar esa hipótesis del libro?

–El libro es una suerte de defensa de los perros en todos los aspectos, especialmente en el político. Se dice que el perro es policía; que el mundo es su amo y que es sometido por el hombre. Hay perros que acompañaron históricamente movimientos sociales de izquierda, como el perro del cuadro de Gustave Courbet, que observa cómo es sepultada la Comuna de París. El perro está asociado a movimientos revolucionarios como Kanellos, el perro de las revueltas griegas, al que se llamó “Riot dog”, el perro de los disturbios. Los perros aman la sociedad. Un día vi un documental sobre los perros de la calle en Chile en el que un especialista explicaba que cuando los perros están libres y juntos toman sus decisiones en grupo por la mayoría de estornudos; votan estornudando. Entonces forman una comunidad democrática. No es que a los perros les gusta tener un amo, lo que les gusta es estar con alguien. La comunidad de los perros y de los hombres forman un comunismo interespecies.

–Muchas veces la filosofía desprecia ciertos temas, como el de intentar hacer filosofía con los animales. ¿Fue un desafío especial desde el punto de vista filosófico escribir “Perros”?

–Sí, fue un desafío escribir el libro porque busqué devolverle al perro su dignidad. Pude aprovechar el trabajo de mis predecesores sobre la filosofía del animal. Antes de los años 70, no había nada. Gracias al trabajo filosófico de (Gilles) Deleuze y de (Jacques) Derrida podemos hacer un trabajo filosófico serio sobre los animales. Pero dentro de esta filosofía sigue habiendo una especie de denigramiento del perro. Deleuze fue el primero en decir que “el perro era la vergüenza del reino animal”. Por eso me pregunté por qué la filosofía, incluso la más avanzada, tiene dificultades para abordar el tema; un desafío que interrogaba a los filósofos, pero también a la filosofía misma. El problema está en que Derrida no logró ir lo suficientemente lejos en la deconstrucción de estos tótems, de estas categorías filosóficas. Deleuze considera que el perro es un ser sometido; esta es una proyección antropocéntrica, incluso falocéntrica, como si para tener dignidad en tanto sujeto hubiera que ser necesariamente rebelde e insumiso. Deleuze plantea que hay que concentrarse en los animales porque hay que deconstruir la centralidad del hombre. Pero para eso solo se ocupa de los animales salvajes. ¿Pero qué ocurre cuando un animal no quiere permanecer en estado salvaje y viene a ver a los hombres? ¿Es un traidor a la condición de animal salvaje? ¿O es nuestra proyección de que el buen animal es un salvaje? Quizá no es más que una proyección antropocéntrica y habría que recorrer el camino en sentido contrario, que es lo que el perro nos invita a hacer. No hay perros salvajes: si uno deja libre a un perro, siempre va a volver. ¿Cómo analizamos ese deseo del perro? La filósofa francesa Élisabeth de Fontenay dice que los animales son como los locos: no están totalmente ni en la naturaleza ni en la cultura. Creo que ese es el lugar del perro. De la misma manera que hay una rehabilitación de la condición del loco en la obra de Michel Foucault, se podría hacer el mismo trabajo sobre el perro. No soy el único que lo dice. En su Manifiesto de las especies de compañía, la filósofa norteamericana Donna Haraway advierte que la teoría de la coevolución del hombre y del perro nos obliga a volver a abordar el reparto entre la naturaleza y cultura, tierra y cielo, amo y esclavo que hemos heredado del platonismo y del monoteísmo. No me sorprende que esto venga de una filósofa feminista que intenta deconstruir la imagen del perro.

–¿Intentás emular a Foucault, rehabilitando la condición del perro?

–Sí, tengo esa pretensión, pero con más modestia. Hay que deconstruir las categorías del etnocentrismo, del macho blanco para, como dice Deleuze, alcanzar la experiencia de un devenir animal. Pero hay que ir a fondo. Deleuze tenía un gato, Foucault tenía un gato y Derrida tenía un gato. Me dan ganas de decirles: ¿por qué no adoptan un perro? (risas).

–Evidentemente no tenés gatos…

–No… Se entiende por qué los gatos están asociados a los pensadores y por qué tienen una imagen más positiva que el perro. El gato no es un animal doméstico, el gato es un animal salvaje que nos tolera (risas). Y es más fácil proyectar una imagen positiva en el gato por sus valores de libertad, independencia e insumisión, que nos valoriza como especie humana. La libertad no es tener un collar alrededor del cuello. Entonces es más fácil amar a los gatos que darle un lugar positivo al perro.

–Daría la impresión de que el libro “Perros” como propuesta filosófica continuará, que no es algo cerrado. ¿Es así?

–Sí. La continuación de Perros es un libro sobre los ángeles. Los perros son ángeles guardianes que nos protegen. En las representaciones mitológicas el perro muchas veces tiene alas. La esfinge no es un león, como se suele decir. La esfinge es una perra. La perra alada es la figura prototípica más antigua del ángel. Después de haber escrito Perros, todos los días descubro algo nuevo sobre el perro; es un tema inagotable. Cuando uno los mira de cerca, suelen tener un rol importante. El arte contemporáneo participa de los movimientos de reafirmación, pone el foco en las categorías invisibilizadas o racializadas y toma lo que es rechazado por la sociedad. Los artistas contemporáneos descubrieron que había un desafío en incluir al perro en sus reflexiones. Me interesa General idea, un grupo conocido de artistas canadienses que trabaja mucho sobre la representación de los homosexuales y los enfermos de Sida, cuando se dieron cuenta de que los trataban como perros. Como artistas y como homosexuales. Entonces se representaron a ellos mismos como perros, dando vuelta este insulto y retomando viejas tradiciones filosóficas como la de Diógenes, que se metamorfosea en perro. Si nos tratan como perros, entonces convirtámonos en perros. La figura del perro retorna a nuestra cultura. Me parece que estamos en un momento particular: el momento perro.

[Foto: Jorge Larrosa – fuente: http://www.pagina12.com.ar]

Escrito por Evelyn Galiazo

Adoptar un perro puede ser una experiencia transformadora. Aunque son parte de nuestra vida cotidiana y de nuestro horizonte de sentido, solo la intimidad con los perros nos revela su auténtica extrañeza, que es también la nuestra. Como la literatura, todos los animales abren mundos. Pero el que revelan los perros, según Mark Alizart, es el mismísimo mundo humano.

Los hombres comparten con los perros nada más y nada menos que su origen. (Tal vez en este caso, y por cuestiones prácticas, podamos dispensar al autor de referirse a la humanidad en lenguaje inclusivo). Los perros aparecieron cuando nos convertimos en hombres. O, a la inversa, los hombres aparecieron cuando algunos perros dejaron de ser lobos salvajes. Y lo que desencadenó ambas cosas fue la relación entre ellas, porque ni el hombre preexistió al perro ni el perro al hombre. Nunca fueron dos esencias separadas y distintas sino que en ese vínculo, del que ambas especies surgieron, los términos no se pueden distinguir. Más que común, su origen es mutuo.

Alizart sostiene, con estilo ensayístico, que descendemos de los monos tanto como de los perros. Los primeros perros datan relativamente de la misma época que el homo sapiens. Ciertos cánidos se separaron de las manadas de lobos y se acercaron a las poblaciones humanas en busca de sobras. Al dar pruebas de su utilidad para vigilar y defender el territorio, comenzaron a ser alimentados y por lo tanto, domesticados. Pero, al delegar la protección en la custodia perruna, los hombres conocieron el ocio: eso sin lo cual no es posible la cultura ni la filosofía, y que —según la doxa— nos distingue de los demás homínidos.

Para entregarse a la búsqueda del saber como fin en sí mismo el hombre tuvo que separarse de los demás animales y de su propia animalidad. A mismo tiempo fue desarrollando por el perro sentimientos que impactaron en su cerebro de forma irreversible. Y lo mismo pasó con la mente del perro. Ambos se modificaron recíprocamente hasta la simbiosis; ambos fueron domesticados. Avanzado el proceso, fue el hombre quien terminó cuidando del perro. Como si el perro lo hubiera domesticado “para que la naturaleza se trascienda y lo proteja de vuelta”. Ese encuentro transformador en el que se enfrentan, se reflejan, se oponen y constituyen se da en el plano —o en la membrana— de la sexualidad y del concepto.

Alizart dialoga con fuentes científicas y filosóficas, revisa etimologías y juega con mitos de diversa índole para deconstruir algunos lugares comunes acerca de los perros, como, por ejemplo, el que sostiene que son felices porque son estúpidos o que su ladrido es, como afirma Deleuze, la vergüenza del reino animal. En realidad es la vergüenza de nuestros deseos reprimidos lo que cargan, y en ella el secreto de la verdadera sabiduría, aquella que entiende que lo decisivo no es la inteligencia sino el deseo y la posibilidad de reconciliarse con la propia parte oscura. En sintonía con el último Foucault, para quien “el bios philosophikós como vida recta es la animalidad del ser humano aceptada como un desafío, practicada como un ejercicio y arrojada a la cara de los otros como un escándalo”, Alizart cree que la felicidad se desprende de esa filosofía cínica. Es feliz el que puede gozar de la vida sin necesitar nada y celebrarla, como un perro, a pesar del sufrimiento, de la violencia y de las peores vicisitudes. El autor confiesa haber adquirido esta certeza luego de la muerte de un gran compañero. La felicidad que transmite la lectura de Perros es homenaje y testimonio de ese amigo perdido.

 

Mark Alizart, Perros, traducción de Manuela Valdivia, La Cebra, 2019, 96 págs.

 

 

[Fuente: http://www.revistaotraparte.com]

Escrito por Rodrigo Ayala Cárdenas

¿Amas a los gatos?

¿Eres de los que suelen dormir todas las noches con ellos o pasar largas horas en cama disfrutando de su compañía mientras ves películas?

¿Los prefieres en lugar de los perros por su carácter místico, un tanto huraño, pero cariñoso, y por su vida independiente?

Si tus respuestas han sido sí, seguramente sabes que: estos felinos pasan dos tercios del día durmiendo, que las bolas de pelo que expulsan por sus gargantas se llaman tricobezoares, que se encargan de su propio aseo, que su lengua no es capaz de percibir los sabores dulces o que comienzan a soñar a partir de su primera semana de vida. Es muy probable que ya hayas leído innumerables veces « El gato negro » de Edgar Allan Poe, todos los libros de Murakami por incluir a menudo a estos felinos. Además, seguro tienes por lo menos una decena de camisetas con imágenes de ellos.

Sin embargo hay algo que quizá no sepas y es precisamente la respuesta a la pregunta que titula este texto. Dicen que “la curiosidad mató al gato”, pero contigo no pasará lo mismo, al contrario: amarás más el misterio que se esconde detrás de esas pupilas verticales.

En la Edad Media, la mayor parte de la población carecía de una instrucción adecuada que le permitiera pensar más allá de resolver sus necesidades básicas diarias. Mujeres, hombres e incluso menores cosechaban, salían de caza y comerciaban para ganarse el sustento diario. Su mundo se reducía a saciar su hambre, confeccionar sus vestimentas, llevar leña a sus hogares para calentar las largas noches de invierno y poco más. Cuestiones científicas, filosóficas y religiosas no formaban parte de sus patrones mentales. El conocimiento estaba en manos –y en la mente– de unos cuantos que sabían leer, por lo regular, gente allegada a la Iglesia y de casa acomodada que decidían la vida de todos los campesinos y personas pertenecientes a la clase trabajadora.

Ante la falta de educación y cultura de la mayoría de la población, de alguna manera la Iglesia tenía que hacer llegar los mensajes de adoctrinamiento a sus fieles seguidores. La distribución de panfletos era impensable, pues nadie podría entender los textos allí impresos. Como una imagen tiene un carácter mucho más inmediato y a veces más impactante, la Iglesia decidió que por medio del arte se podría dar a conocer el mensaje moral que deseaba inculcar en los feligreses.

Casi todo el arte medieval cumple esta misión educativa por imposición a los artistas, quienes renunciaron a llevar a cabo una obra personal en pos de servir a la Iglesia en su campaña. La representación de animales con rostros humanos (especialmente de gatos) caminando sobre dos patas, aferrando objetos o tocando instrumentos musicales no es producto de la casualidad o el capricho de crear un arte fantástico. Por medio de estos dibujos o pinturas se deseaban representar los vicios, pecados y virtudes propios de los humanos en los animales, para dar una lección moral.

En la Biblia se habla de la pureza física y espiritual de los primeros seres humanos (Adán y Eva) antes de caer bajo la tentación del fruto prohibido y cometer el primer pecado original. En cuanto la pareja que vivía en el Edén pierde su carácter de pureza, es expulsada y rebajada a la condición de naturaleza caída, inferior o corrompida, casi tan salvaje como una pareja animal. Entonces había que representarlo de esa manera para que se diera cuenta de las consecuencias de transgredir los sagrados preceptos. El arte medieval quería dar a conocer este mensaje a sus súbditos: peca y te convertirás en una especie primitiva, de carácter salvaje y pensamientos irracionales como los de una bestia. Dicho mensaje se plasmó, como ya lo hemos visto, en gatos bípedos que llevan a cabo acciones destinadas solo a los humanos.

María Dolores–Carmen Morales Muñiz, experta en arte de la Edad Media, dice: «No obstante, hay que decir también que, por la forma de trabajar el artista medieval —doctrina del imitatio—, buena parte del arte animal de esta época no era necesariamente simbólico. En otras palabras, la plasmación del animal podía, responder, a veces, a criterios estrictamente decorativos. En bastantes ocasiones el animal era copiado sin más de tradiciones grecorromanas y paganas sin el menor atisbo de convertirlo en símbolo de nada (…) San Bernardo, en concreto, defendía el anticonismo animal y no consideraba a estos especialmente útiles como símbolos religiosos».

Humanos y animales: una relación extraña en la Edad Media

En la Edad Media se llevaban a cabo juicios públicos contra animales cuando estos cometían “faltas” judiciales. Por ejemplo, en 1457, en Savigny, Francia, una cerda y sus lechones fueron acusados y enjuiciados después de atacar y asesinar a un niño de 5 años, según un grupo de testigos. Los animales fueron llevados a juicio en el que la cerda fue condenada a ser colgada de las patas traseras, mientras sus lechones resultaron exonerados. En aquella época, se creía en un estricto orden jerárquico en el que estaba Dios en la parte más alta, los humanos en segundo término y los animales hasta el fondo.

Estos últimos eran tratados como seres inferiores que debían responder por sus actos como se haría con un hombre. Su concepción del orden divino era tan estricta que era necesario restaurarlo mediante el castigo oportuno. Por ello era que las pinturas donde los animales aparecían con rostros humanos eran la representación perfecta para advertir que toda falta equivaldría a “convertirse” en un ser inferior y abandonado por Dios.

Tu animal predilecto siempre ha sido objeto de veneración y polémica por su manera de ser tan enigmática e incomprendida la mayor parte de las veces. Por ello comprendemos a los que deciden convertirse en amantes de los gatos y deciden llevar un tatuaje de estos animales para recordar su infinito amor por ellos.

[Fuente: http://www.culturacolectiva.com]

En septiembre próximo se cumplirá el centenario del nacimiento del uruguayo Mario Benedetti

Escrito por Daniel Gigena

El próximo 14 de septiembre se cumplirán cien años del poeta, narrador y periodista montevideano Mario Benedetti , « ciudadano ilustre » de la ciudad de Buenos Aires, donde vivió algunos años durante su juventud y, en la agitada década de 1970, como exiliado político. Benedetti es un autor muy reconocido en la Argentina. Sus poemas, cuentos y novelas formaron parte de la « educación sentimental » de muchos lectores, su novela La tregua (1960) fue llevada al cine por Sergio Renán en 1974 y artistas como Nacha Guevara y Alberto Favero musicalizaron sus poesías.

En ocasión del 11º aniversario de la muerte del autor de Próximo prójimo Letras de emergencia , que se conmemoró el pasado 17 de mayo, la Fundación Mario Benedetti, presidida por la escritora Hortensia Campanella, organizó un homenaje audiovisual al escritor. Debido a la pandemia de coronavirus, se encontró un modo ideal de honrar la memoria del escritor: leyendo su obra. Con la cooperación de José Miguel Onaindia, gestor cultural argentino residente en Uruguay, se invitó a un gran elenco de artistas hispanoamericanos como las argentinas Cristina Banegas y Andrea Bonelli, las chilenas Delfina Guzmán y Mariel Bravo (abuela y nieta), y los uruguayos Alfonso Tort y César Troncoso, entre otros, a leer cuentos de Benedetti.

En la página web de la Fundación Mario Benedetti están disponibles varias videolecturas . « La respuesta de los convocados ha sido emocionante -dice Campanella-. Inmediata, unánime, y queremos expresar nuestra gratitud a los participantes ». Cada tres o cuatro días se irán sumando nuevas videolecturas, moduladas por la voces de la actriz Isabel Ordaz y el exbailarín y director del Ballet del Sodre Igor Yebra, ambos españoles; los actores uruguayos Jenny Galván, Rogelio Gracia y Mané Pérez, y el actor argentino Juan Gil Navarro , que leerá « Todos los días son domingo ». El proyecto de la Fundación seguirá abierto durante 2020. 

Para Onaindia, la literatura de Benedetti atraviesa tiempo y territorios. « Es un escritor leído y admirado en todo el mundo y una figura fundamental de la cultura iberoamericana. Sus textos inspiraron obras audiovisuales y escénicas, su poesía fue convertida en canción. Llegar con sus cuentos en la voz de destacados artistas nos pareció el mejor modo de acompañarnos en estos tiempos de obligatorio retiro ». Crítica social, melancolía y poesía de la vida cotidiana son algunos de los atributos de la escritura benedittiana. 

Entre los relatos elegidos figuran « La noche de los feos », « El otro yo », « Los pocillos », « Corazonada », « El sexo de los ángeles » y el minicuento « El hombre que aprendió a ladrar », leído por Guzmán (actriz elegida por Raoul Ruiz y Claudio di Girólamo, entre otros cineastas), donde un hombre enamorado de su mascota se perfecciona en el idioma canino. « Lo cierto es que fueron años de arduo y pragmático aprendizaje, con lapsos de desalineamiento en los que estuvo a punto de desistir. Pero al fin triunfó la perseverancia y Raimundo aprendió a ladrar. No a imitar ladridos, como suelen hacer algunos chistosos o que se creen tales, sino verdaderamente a ladrar. ¿Qué lo había impulsado a ese adiestramiento? Ante sus amigos se autoflagelaba con humor: ‘La verdad es que ladro por no llorar’. Sin embargo, la razón más valedera era su amor casi franciscano hacia sus hermanos perros. Amor es comunicación ».

[Foto: AFP – fuente: http://www.lanacion.com.ar]

Escrito por Eduardo Affonso

Duda está ficando cega. Sobre o olhinho direito começa a baixar uma névoa.

Descobri quando passou a ter medo de andar por lugares onde sempre transitava lepidamente. O que os lugares tinham em comum era o piso escuro.

Ela não tem medo do escuro. Tem medo, possivelmente, do abismo que vê – ou pressente – diante de si.

Damos uma volta na garagem para evitar o piso de ardósia, diante do qual ela trava.  Ao descer pela escada de incêndio, esperamos que vença a hesitação diante do primeiro degrau de cada lance.

Tião foi o primeiro a se adaptar à nova rotina. Ele enxerga perfeitamente, mas intui o que a Duda não vê, e faz o caminho que ela faria. Ele seria um bom cão guia.

Tião vê o que os outros não veem.

Ele assiste à televisão. Acompanha, atento, a disparada do leão no encalço da gazela. Segue, ziguezagueando com a cabeça, a tentativa desesperada de fuga. Posso quase intuir que torça pelo caçador, nunca pela caça, porque relaxa quando a presa é finalmente abatida.

Tião vê filmes de terror comigo. Duda e Chico apenas se aninham no sofá, ao meu lado – seja o lado direito, o lado esquerdo ou, no mais das vezes, o lado de cima mesmo. Não dão à tevê mais atenção do que ao fogão ou à geladeira. Tião percebe que a tela é um portal para outra dimensão, onde acontecem coisas não tão gostosas quanto no forno ou na gaveta das frutas, mas muito mais excitantes.

Ele se assusta quando o assassino salta das sombras. Se contrai nas facadas. Às vezes somos pegos, ambos, de surpresa, e sempre rio dos sustos que ele leva.  Por vezes, late, para afugentar alguém, para alertar do perigo.

Chico dorme. Durante o filme, durante o documentário sobre vida selvagem, durante o que for. Ainda não entendeu – talvez jamais entenda – que há caminhos por onde Duda prefira não ir. Que aquelas manchas se movimentando no retângulo que tem diante de si sejam um drama de vida e morte.

Chico não é Tião, que não é Duda. São três personalidades distintas. Com níveis distintos de percepção, com diferentes capacidades de compreensão.

Tião é carente, pede colo, lambe lambe lambe. Duda é não pede nada: exige. Seu relógio biológico sabe a hora exata do passeio, e qualquer atraso a deixa intratável.  Chico aguarda. Aceita carinho, mas não o procura. Ao contrário do Tião e da Duda, que sonham placidamente, Chico tem pesadelos. Talvez pressinta vazios sob seus pés, como a Duda; talvez seja ele a presa numa caçada onírica, ou a vítima do psicopata. Vá entender o inconsciente de um cachorro…

Cada um tem seu pote de comida, proporcional ao tamanho. Mas a ração do pote ao lado parece sempre mais gostosa – ainda que seja a mesma.  Houve um tempo em que Chico comia ração de adulto e Duda, a de filhote. Quem teve irmão caçula (eu tive quatro!) sabe que a comida do filhote é sempre mais gostosa, e Chico pegou gosto pelo pote pequeno da Duda, onde mal cabe seu focinho. Depois foi a vez da Duda migrar para a ração de adultos, e ser do Tião a de filhote. E havia que o proteger para que os mais velhos não lhe tomassem a comida.

Tião chegou por último, sabe seu lugar na hierarquia, e cede sempre. Duda foi a segunda a chegar, mas isso não a impediu de ser a alfa da matilha. É ela, a menor dos três, quem fica sempre com a melhor parte. Chico, macho desconstruído, não se importa.

Com a mesma comida em todos os potes, Duda ora prefere o pote vermelho do Tião, ora o enorme pote amarelo do Chico. Ambos se afastam quando ela vem farejar o cardápio. Brigam, os dois machos, pelas bolinhas de borracha, pelo canto no sofá, mas vão procurar outra coisa, outro lugar, se ela resolver que é hora de sofá, que é hora de bolinha.

Chico tem pelo mais comprido, e precisa ser escovado quase que diariamente, ou a casa vira uma nuvem de pelo. Duda tem pelo mais curto e não aprecia muito o processo. Tião, o de pelo curtíssimo, e que não precisa ser escovado, entra assim mesmo na fila, e aguarda impaciente sua vez de ganhar aquilo que ele deve achar ser uma forma superior de carinho. Escovo-o, sem que saia um fio, para que fique feliz. E ele fica.

Foi ele o primeiro a entender a logística da limpeza das patas ao voltar do passeio. O primeiro a levantar voluntariamente a patinha dianteira quando me vê pegar a esponja. Duda o seguiu, a contragosto. Chico ainda prefere que eu lhe levante cada uma das patas pesadas. 

Com dois meses de quarentena, Tião já ergue as patinhas – inclusive as traseiras! – sempre na mesma ordem. Duda ainda prefere levantar as patas traseiras apenas para o xixi (cercada por machos, nunca fez xixi agachada).  Chico… bem, o grandão deve achar que essa coisa de pandemia e limpeza de patas vá passar logo, e não vale a pena incorporar o procedimento à sua rotina.

Quem não convive com cachorros jamais vai entender por que os chamamos de filhos. Por que conversamos com eles. Por que nos curvamos a algumas das suas vontades – o lado da cama, a posse do sofá, a hora exata do passeio.  

Quem não convive com cachorros há de pensar que projetamos neles nossa personalidade. Se for assim, devo ter transtorno dissociativo de identidade, porque convivo com três criaturas absolutamente únicas, que só têm em comum uma história de abandono.

Talvez não estivessem mais vivos se meu caminho não se tivesse cruzado com o deles – na Cidade de Deus, no Catete, em Jacarepaguá. Eu certamente seria menos feliz, e um pouco mais morto, se o caminho deles não se tivesse cruzado com o meu.

[Fuente: http://www.eduardoaffonso.com]

Le décret de confinement imposé en Italie n’autorise pas la population à sortir de chez elle, sauf nécessités très spécifiques. Une des exceptions consiste à aller promener son animal de compagnie. Voilà qui renforce l’idée que le chien est le meilleur ami de l’homme, constate la presse italienne.

Une femme se promène à Rome avec son chien et des gants de protection, en Italie, le 16 mars 2020.

Écrit par Beniamino Morante

Est-il autorisé de sortir se promener dans une Italie en quarantaine, oui ou non ? Voilà plusieurs jours – depuis la parution le 11 mars du dernier décret qui impose le confinement à tout le pays – que la question fait débat. Les Italiens s’interrogent, mais les réponses officielles fournies par l’exécutif transalpin ne permettent pas forcément de mettre fin au débat. Ainsi peut-on lire sur le site officiel du gouvernement :

On peut sortir de son domicile seulement pour aller travailler, pour motif de santé ou pour nécessité liée à une activité sportive ou physique… les promenades ne sont admises que si strictement nécessaires pour réaliser un déplacement justifié par un de ces motifs.”

Les Italiens ne peuvent donc pas faire une “promenade” au sens propre, mais “l’activité physique” est considérée nécessaire, donc justifiée. Dans cette subtilité, beaucoup ne s’y retrouvent pas, mais ceux qui ont un chien n’ont pas à se poser cette question.

En effet, le gouvernement écrit noir sur blanc que l’on peut “sortir avec son animal de compagnie pour répondre aux besoins physiologiques de celui-ci”. Les propriétaires de toutou n’ont donc pas à se soucier des contrôles des forces de l’ordre qui surveillent les sorties. Voilà qui donne une importance toute nouvelle aux animaux de compagnie dans la société italienne.

La promenade du chien, ce rendez-vous incontournable

“Être seul comme un chien [expression italienne], c’est un problème, mais être seul avec un chien ça peut être la solution, ironise dans un billet d’humeur le quotidien milanais Corriere della Sera, qui poursuit :

Une révolution existentielle est en cours dans le pays. La promenade quotidienne du quadrupède, vécue comme une corvée par toutes les familles italiennes, est devenue un rendez-vous incontournable. Ainsi, tous veulent postuler au rôle d’accompagnateur, même ceux qui n’ont pas de chien. Voilà que ton voisin – qui ne te saluait plus car il soupçonnait ton animal de compagnie d’avoir ‘éclaboussé’ son paillasson –, te dit bonjour avec un grand sourire et propose ses services de ‘dog-sitter’.”

En ces temps d’épidémie, le chien mérite donc bien son surnom de meilleur ami de l’homme. Mais malheureusement, certains se servent aussi de sa présence pour violer les règles. Sortir avec son animal de compagnie n’autorise pas les longues promenades, comme le rappelle le journal romain Il Messaggero, qui indique qu’à Bergame, dans le nord de l’Italie, (la zone la plus touchée par l’épidémie de Covid-19“un homme a été arrêté par la police alors qu’il se promenait avec son chien à 30 kilomètres de chez lui”.

Valable pour les chiens vivants uniquement

Voilà peut-être pourquoi, pour éviter toute fourberie, le maire de Mamoiada, en Sardaigne, a cru nécessaire de fournir aux riverains une précision singulière, comme le rapporte le quotidien milanais Il Giornale :

Il est possible de se promener avec son chien, mais il faut nécessairement que celui-ci soit vivant.”

[Photo : REUTERS/ Yara Nardi – source : http://www.courrierinternational.com]