Archives des articles tagués Direito

Son pocos los artistas que se atreven a incursionar en el arte erótico. En el caso de Verónica Cestau (Montevideo, 1972), el interés por esta forma de expresión se fue decantando luego de variados trabajos que cimentaron su carrera de artista plástica y del conocimiento del dibujo del cuerpo humano. Dio sus primeros pasos en el taller de Edgardo Ribeiro y continuó un camino que la conduciría a perfeccionar el estudio con experiencias que surgieron desde la publicidad y trabajos en estudios de animación. Desde esta base, pudo armonizar el dibujo al natural, la forma de sintetizar las luces y las sombras y las proporciones; sumado al trabajo con cómics que le aportó la síntesis de la estructura del cuerpo humano. A estos ingredientes le incorporó un taller de fotografía y su experiencia en retrato con modelo vivo para finalmente presentar una serie de retratos en una serie llamada Convivencia, en la que se presenta como una excelente retratista con motivo erótico. Se trata de trabajos que primero son registros fotográficos y luego se transforman en documentos de los cambios en las percepciones del sexo y de lo erótico en nuestros tiempos. Para Cestau el mundo está cambiando muy rápido y ella se prefigura como una testigo atenta realizando una reinterpretación del erotismo con cierta perspectiva de género, transformando el objeto sexual en un sujeto de derecho al erotismo.

Escrito por Gabriela Gómez

Fotos por Mario Cattivelli

¿Te considerás una pintora retratista?

Básicamente me considero una retratista con aspiraciones varias. Me encanta el retrato porque creo que me interesa la gente, las personas, conocerme a mí a través de las personas que retrato. Ver en qué me puedo reflejar y ver qué es lo que hay de mí en esas personas y, además, descubrirme. Hay un interés por el retrato del cuerpo humano en general, que es demasiado complejo. Me he dedicado a hacer una especie de zoom sobre las caras pero me interesa el retrato en toda su concepción. Porque si nos ponemos a hilar fino, un retrato puede ser un pie.

¿Cómo fueron tus inicios en esta disciplina?

Yo empecé a trabajar profesionalmente alrededor de 2003 en la galería MVD, de Fito Sayago, y en el candombe encontré una forma de expresión que tomaba esta manifestación artística como excusa, como tema y medio de expresión, y como una forma de empezar a trabajar en galerías.

¿Vivías de este trabajo?

Viví un tiempo de eso hasta que necesité un poco de cable a tierra, porque había meses que se vendía muy bien y otros no, lo que le pasa a la mayoría de los artistas. Ahí empecé a dar clases y fue el equilibrio perfecto entre la estabilidad económica que me aportaba la docencia y trabajar profesionalmente con la pintura.

También trabajaste en publicidad…

Sí, trabajé muchos años en publicidad, en los años en que ibas y te presentabas con una carpeta con tus pinturas o dibujos a los directores de arte y te prestaban atención. Me acuerdo de que entré en Corporación Thompson cuando recién se empezaba a trabajar con programas de computación en las agencias y yo entré y aprendí en la misma agencia, ayudada por mis compañeros. Fui aprendiendo el oficio del diseño.

¿Tu formación plástica viene desde la publicidad?

No. Antes de eso, a los quince años, empecé a ir al taller de pintura de Edgardo Ribeiro, discípulo de Torres García. Era una escuela bastante disciplinada. Empecé porque tenía una amiga en el barrio que iba a un taller que quedaba muy cerca de mi casa y, cuando me di cuenta de que se trataba de un discípulo de Torres García, me anoté. Estuvo muy bueno porque me sumó mucho ese taller. Yo dibujaba bien aunque no me destacaba especialmente, por eso siempre les digo a mis alumnos que creo mucho en el trabajo.

Haber estudiado en el taller de Ribeiro, ¿te influyó en la técnica o en el uso de colores?

En realidad, ellos manejaban una paleta muy baja, con mucho ocre, mucho rojo de hierro, una paleta muy restringida. Fue una escuela buenísima, que yo valoro mucho, con mucho dibujo, mucha observación del natural que también me forjó como dibujante. Te diría que esa base del dibujo de observación del natural más la animación fueron los dos pilares, a pesar de ser dos cosas absolutamente diferentes. Pero se combinaron y resultaron en algo que a mí me resulta muy útil.

¿En qué aspecto te aportaron estas dos técnicas?

Por ejemplo, el dibujo de observación al natural me ayudó a sintetizar las luces y las sombras; las formas, las proporciones, una paleta armónica, porque al ser restringida se provocaba casi sin querer la armonía, porque todo está relacionado. Esto de parte del taller. Y como traduje todo eso al dibujo fue un ejercicio que al hacerlo tanto tiempo y tantas veces, como que el ojo se va educando. Es como un entrenamiento. La parte de animación me aportó en cuanto a la síntesis de la estructura del cuerpo humano, tanto de la cabeza como del cuerpo en general. Los diferentes puntos de vista posibles, las figuras geométricas que componen el cuerpo, cómo hacemos para traducir esa forma tan compleja que es un cuerpo, una mano, una cabeza. Esto es lo que trato de enseñarle a mis alumnos; porque la gente que viene a mi taller, no toda, pero la mayoría, quiere trabajar el retrato y la figura y yo trato de enseñarle esas dos cosas que aprendí y tratar así de acortarles el camino.

¿Siempre tuviste facilidad para dibujar o se desarrolló con la práctica?

Tengo una hermana melliza con quien, cuando estábamos aburridas, dibujábamos, construíamos cosas, hacíamos títeres, en una época en que había muy poco para hacer y teníamos que pensar. Dibujábamos y creábamos muchísimo. Pero la inquietud por la pintura creo que empezó porque teníamos una tía que nos regalaba muchos libros de arte. Al principio fue algo como extraño, porque en general te regalan libros de aventuras y ella siguió la tradición de una tía suya, que también le regaló este tipo de libros. Me acuerdo de quedar fascinada con un libro de Miguel Ángel y no poder creer que un ser humano fuera capaz de pintar eso. A partir de ahí pude conectar esa parte lúdica con el hábito por dibujar. Y ahí empezás a ver que podés crear cosas que antes no existían mezclando los colores con cosas abstractas, generar imágenes y encontrar un placer que no es igual a nada. Al principio tenía muchos sueños de vivir de eso cuando era más chica, y me di cuenta más tarde e que no era así, que era muy difícil, que es un camino bastante complicado; y además tomé conciencia de que ser pintor implica también un compromiso. No solo de pintar sino el hecho de tener algo que decir, muchas cosas que en ese momento creo que me faltaban.

Después entré en la publicidad, un lugar donde pude volcar algunos conocimientos que tenía del dibujo y también a ganarme la vida. También trabajé en un estudio de animación, haciendo dibujos animados. Ahora es más común, pero en aquel momento éramos muy precarios. Yo trabajaba con un dibujante de cómics; después se fueron sumando dos dibujantes más y aprendí mucho con este compañero que trabajó para la DC Comics, quien era muy talentoso y, para mí, los mejores dibujantes son los de comics. En aquel momento le pedíamos consejos a Walter Tournier, que era y es lo máximo que había por acá en materia de animación, un referente, sabía mucho y nos ayudó, porque en ese momento había muy poca información o libros acerca de animación. Después volví a la publicidad, y en un momento dije: ahora o nunca. Me tiré al agua, renuncié y me dediqué de pleno a mi vocación. Antes de renunciar yo había escuchado que Fito Sayago había abierto esta galería y que estaba convocando a artistas emergentes, que recién empezaban, la mayoría jóvenes, y dije: voy a probar. Le llevé una carpeta con unas pinturas y me abrieron las puertas. Fue hermoso y un sueño hecho realidad, en una galería divina.

Ese momento es muy importante para un artista, poder mostrar trabajos que se han hecho en la intimidad…

Sí. Porque es un momento en que exponés y te exponés.

Tus primeros cuadros tenían como motivo el candombe. ¿De dónde tomabas los modelos para pintar?

Los modelos vienen de fotografías, cuando he tenido oportunidad he hablado con las personas, y en otros casos son fotos “robadas”, pero al ser un espectáculo público no tenía problema. Se trata de trabajar con fotos en movimiento, y eso me dio un bagaje superinteresante para trabajar. Pero es una etapa que está bastante agotada, y luego empecé a hacer cosas mirando más para adentro, tratando de conectarme más con mi vida, con mis experiencias, mis preguntas y cuestionamientos. En paralelo, seguí estudiando fotografía y empecé a hacer un taller de relato con el fotógrafo Pablo Larrosa, en el que teníamos que armar una serie de fotografías que tuvieran que ver con un relato, con contar algo.

¿Cómo surgió la idea de lo que más tarde sería la serie de cuadros Convivencia?

Paralelamente, yo trabajaba con dos modelos: Virginia y Esteban, porque también formo parte de un taller que se llama ‘La clínica’, donde con otros colegas dibujamos modelo vivo, y ellos dos son modelos de allí. Son actores y bailarines de tango. Querían tener un registro a través de la pintura y yo también necesitaba un tema, así que resolvimos hacer esta serie de fotografías, y surgió esta serie que se llama Convivencia, que es el diario vivo de una pareja con sus luces y sus sombras, encuentros y desencuentros, la rutina, el quererse, el pelearse. Después, vino otra serie que tiene que ver con el erotismo y es como que una es hija de la otra, que está relacionada con los procesos de vida de uno mismo y los cuestionamientos propios con respecto a la convivencia en pareja. Creo que este tema se nos presenta a las personas como un estado de felicidad y no necesariamente es así. Entonces son cuestionamientos que yo me estaba haciendo y me hago a mí misma. Y también se fue dando el tema del erotismo porque Diana Saravia está por abrir una galería de arte erótico y yo, sin hablar con ella, me puse a ver cómo abordaría el tema si tuviera que presentarle algo. Entonces empecé a hacer alguna cosa y me di cuenta de mis propias limitaciones, tabúes y la propia concepción de lo erótico de lo que no se habla directamente, ni siquiera contigo misma.

¿Y qué fue lo que te estimuló?

Fue por el lado de la fotografía. Empecé a ver fotos de porno vintage y me pareció que lo vintage hacía que la imagen conservara algo de frescura, había como algo más de realidad. Entonces dije: “Voy a hacer una reinterpretación de esto y con cierta perspectiva de género, también. En vez de un objeto sexual, un sujeto de derecho al erotismo, un sujeto de derecho al placer”. A partir de ahí encontré algunas imágenes como disparadores y surgió esta serie que en algunos casos es bastante explícita. En la discusión acerca de si es mejor lo sugestivo que lo explícito esto último también tiene un porqué y un significado, un sentido. Si tengo que contar algo específico no tengo por qué no ser explícita. Es algo que hago con honestidad, y porque además me disparó determinada serie de cosas. Uno está mucho tiempo frente a un caballete, sola trabajando y la cabeza siempre está trabajando también, y creo que una de las cosas ricas que tiene la pintura es que vos reflexionás previamente, pero en el momento de pintar surgen otros cuestionamientos. Me gustó empezar a ver cómo estaba funcionando el tema de la sexualidad en la sociedad en este momento. Y sin duda estamos viviendo un momento histórico, donde las personas tienen más oportunidades de ser ellas mismas; la sexualidad se está cuestionando en cuanto a la monogamia, empieza a no estar mal visto tener relaciones con personas del mismo sexo, es un momento riquísimo para recoger esto que está pasando y contarlo a través de la pintura, y también ver qué me pasa a mí con eso, más allá de lo que le provoque al espectador. Entonces surgió el tema de las nuevas masculinidades que también está relacionado con lo que las nuevas construcciones masculinas aportarían: el hecho de que un hombre pueda expresar sus emociones puede hacerlo menos violento.

¿Cuál fue la reacción del público en la exposición de estos cuadros?

Fue genial, porque la gente se sacaba fotos al lado de los cuadros y se siente muy bien, porque es algo que es muy auténtico y se siente que estás conectada con el trabajo. Estos cuestionamientos son míos, pero el mundo está cambiando muy rápido y está bueno ser un testigo atento, tratar de aprender. Y en esto de estar cada vez más conectada con los cuadros, empezás a trabajar y te haces otras preguntas: “¿Por qué trabajo los cuerpos de esta manera? ¿Por qué elegí estos cuerpos y estas edades?”

Yo estaba preocupada por hacer un trabajo en el que la mujer estuviera empoderada, que hubiera placer y uno de los objetivos de mis cuadros era plasmar el placer, el goce como algo natural. Ese era el primer objetivo, pero después surgieron otros. Ahora estoy tratando de procesar todo. Es que el sexo es transversal a todo y tiene que ver con cómo vivimos nuestra relación con el cuerpo, con los demás.

¿Qué ventajas tiene trabajar con modelos y fotografías?

Me parece que en mi trabajo, cuando lo hago con modelos, hay una sinergia entre fotografía y pintura, si bien yo no pongo la fotografía en el cuadro. Es una interpretación. Y tiene varios pasos: primero editás la fotografía y después la editás nuevamente a través de la pintura y le cambiás elementos, como la paleta de colores, por ejemplo. Es recoger todo lo bueno de la fotografía e incorporar lo bueno de la pintura. Disfruto mucho de todas las etapas de elaboración y cada vez estoy más enamorada de mi trabajo, me ha enriquecido muchísimo.

 

[Fuente: http://www.revistadossier.com.uy]

¿Eres un/a estudiante o egresado/a de derecho de una universidad amazónica o andina? ¿Tienes vocación por la defensa de derechos de pueblos indígenas? Esta noticia es para ti.

Del 12 de setiembre al 30 de octubre se realizará la segunda edición de la “Escuela Jurídica Popular. Aportando a las nuevas generaciones de defensoras y defensores de derechos de los pueblos indígenas y de los bosques”.

Habrá una plaza para 15 personas que recibirán beca completa. Habrán dos semanas presenciales en la Universidad Nacional Intercultural de Quillambamba –una en septiembre y otra a fines de octubre–.

La Escuela es organizada por el doctorado de Sociología del Estado, del Derecho y la Justicia de la Universidad de Coímbra, la Universidad Nacional Intercultural de Quillabamba, el Instituto de Defensa Legal y Forest Peoples Programme.

Escuela jurídica popular: Aportando a las nuevas generaciones de defensoras y defensores de derechos de pueblos indígenas y de los bosques

La escuela será en modalidad semipresencial entre el 12 de septiembre y el 30 de octubre de 2022. Los requisitos para postular son los siguientes:

  1. Hoja de vida (máximo 2 páginas).
  2. Carta de recomendación de una organización de defensa de derechos indígenas amazónicos o andinos de reconocida trayectoria (ver modelo de carta de recomendación).
  3. Documento que acredite la condición de estudiante o egresado/a reciente de una universidad peruana del área amazónica o andina (excepcionalmente, se admitirán personas de otras universidades).
  4. Ensayo de una página sobre un tema relacionado a derechos de los pueblos indígenas.

Para más información visitar el sitio web:

Las bases se encuentran aquí:

El plazo para postular es el 5 de agosto de 2022. El contacto para información y remisión de documentos: cesar@idl.org.pe o al WhatsApp 997532197.

[Fuente: http://www.servindi.org]

La jornada tindrà lloc el 24 de maig analitzarà la situació del català en l’àmbit jurídic

La inauguració de la trobada, a les 9:30 hores, serà a càrrec de Ferran Suay, director del Servei de Llengües i Política Lingüística de la Universitat de València; Verònica Cantó, presidenta de l’Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL) ; Rubén Trenzano, director general de Política Lingüística i Gestió del Multilingüisme; Javier Palao, degà de la Facultat de Dret de la Universitat de València; i Vicenta Tasa, professora de Dret Constitucional de la Universitat de València, codirectora de la Càtedra de Drets Lingüístics i membre de l’Acadèmia Valenciana de la Llengua.

A les 10 hores, la presidenta de l’Acadèmia Valenciana de la Llengua, Verònica Cantó, abordarà junt a Teresa Cabré, presidenta de l’Institut d’Estudis Catalans, la transcendència de les institucions normatives en el marc de la terminologia jurídica.

A continuació, Vicenta Tasa, codirectora de la Càtedra de Drets, impartirà una ponència titulada “La necessitat d’un ús normal i general de la llengua en l’àmbit jurídic. Reptes i mancances”.

A les 12 hores, Francisco Javier Palao, professor d’Història del Dret de la Universitat de València i degà de la Facultat de Dret de la Universitat de València, oferirà la conferència “La formació dels juristes”.

Desprès, Josep Cruanyes, advocat i membre de la Societat Catalana d’Estudis Jurídics, i Antoni Llabrés, professor de Dret Penal de la Universitat de les Illes Balears, debatran en torn al títol “Terminologia jurídica, la construcció del corpus necessari”. Aquesta taula redona serà moderada per Rosa Agost, professora de Traducció i Interpretació de la Universitat Jaume I i membre de la Secció de Terminologia i Assessorament Lingüístic de l’AVL).

En la sessió de la vesprada, hi haurà un panell d’experts en el que es discutirà sobre la realitat de la llengua al món del Dret. Moderarà la sessió Brauli Montoya, professor de Filologia Catalana de la Universitat d’Alacant i president de la Secció de Foment de l’Ús del Valencià de l’AVL.  Hi participaran Àngel Ilario, magistrat en el Jutjat Contenciós Administratiu de València; Margalida Victòria Crespí, jutgessa del Jutjat de 1ª Instància nº 24 de Palma de Mallorca; Jesús Muñoz, degà de l’Il·lustre Col·legi d’Advocats de Sueca; i Rogeli Montoliu, degà de l’Il·lustre Col·legi d’Advocats de Vic, i president de la Comissió de Llengua del Consell d’Il·lustres Col·legis d’Advocats de Catalunya.

La cloenda de la jornada serà a càrrec de Carles Padilla, vicerector d’Internacionalització i Multilingüisme de la Universitat de València; Rafael Castelló, professor de Sociologia de la Universitat de València i codirector de la Càtedra de Drets Lingüístics; i Artur Ahuir, president de la Secció de Terminologia i Assessorament Lingüístic de l’AVL.

Aquesta jornada ha sigut organitzada per la Càtedra de Drets Lingüístics de la Universitat de Valencia i la Conselleria d’Educació, Cultura i Esport, i l’Acadèmia Valenciana de la Llengua, en col·laboració la Facultat de Dret. Es certificarà l’assistència dels i les inscrites que acrediten la seua presència.

 

Cartell oficial de la jornada ‘Llengua i Dret: els reptes de la terminologia jurídica’. Font: Universitat de València

[Font: http://www.racocatala.cat]

A vinda de imigrantes tem sido percebida nos diferentes espaços do município de Araucária [Paraná]. Essas pessoas enfrentam dificuldades diariamente, como a distância de sua família, amigos, cultura e principalmente da língua nativa. Na educação a sua chegada também trouxe desafios. No ano de 2020 havia 62 crianças/estudantes imigrantes na rede pública municipal de ensino; em 2021 esse número chegou a 115.

Buscando mapear e acompanhar a realidade educacional, a Secretaria Municipal de Educação fez um novo levantamento em 2022 junto às unidades educacionais. Como resultado foram identificadas, até a presente data, 137 crianças/estudantes, sendo 42 nos Centros Municipais de Educação Infantil e 95 no Ensino Fundamental, o que demonstra uma ampliação gradativa nas matrículas.

Na maioria das vezes essas famílias não têm condições de oferecer o auxílio adequado na realização das atividades escolares, já que elas ainda não dominam aspectos importantes da língua portuguesa, como a escrita, a leitura e o entendimento, faltam recursos financeiros e tecnológicos, culminando com a incompreensão sobre os conteúdos apresentados.

Dessa forma, a Secretaria de Educação do Município de Araucária, embasada pela Lei de Migração nº 13445/2017 e pela Resolução CNE nº 1/2020 sobre o direito de matrícula de crianças e adolescentes migrantes, tem buscado oferecer subsídios para minimizar as dificuldades. Iniciou, assim, o atendimento caso a caso nas unidades educacionais, priorizando as chegadas recentes de crianças/estudantes ao Brasil. Em um primeiro momento, é realizada a mediação entre professores, equipe pedagógica e família/responsável da criança/estudante imigrante, com possibilidade de tradução nesse diálogo, quando necessário.

A partir dessa conversa inicial, alguns encaminhamentos são apontados, entre eles: realização de dinâmicas em sala de aula para facilitar o acolhimento e inclusão da criança/imigrante com seus colegas de turma e entre estudantes imigrantes de uma mesma escola; elaboração de materiais didáticos bilíngues para estudantes já alfabetizados em sua língua materna; e orientações e encaminhamentos à família sobre seus direitos e deveres. Esse trabalho de integração auxilia na aproximação da escola com a família dos estudantes e faz com que estes se sintam acolhidos, favorecendo o processo de ensino e aprendizagem.

Para informações sobre o atendimento aos imigrantes, entrar em contato com atendimento.imigrantes@ educacao.araucaria.pr.gov.br ou pelo telefone 3614-7406.

Departamento de Ensino Fundamental

opopularpr.com.br

http://www.miguelimigrante.blogspot.com

El 30 de abril se cumplirá un nuevo aniversario del fallecimiento de Ernesto Sabato, y es buen momento para repasar alguno de sus memorables conceptos respecto a Israel y el pueblo judío.

“Invariablemente estuve del lado del pueblo judío en forma activa”. Así le contestaba en una carta a Israel Eldar, que le había recriminado su no presencia para recibir el Premio Jerusalén. Y continua Sabato: “He vivido desde adolescente entre judíos, con casé con una muchacha judía y he permanecido a su lado durante más de medio siglo. He llorado con ella cuando ocurrieron los horrores del nazismo. Aparecen en mi novela ‘Sobre Héroes y Tumbas’ conmovedores personajes judíos. ¿Qué más quieren de mí? (1)”

Cabe recordar que los profetas de Israel raramente adivinaban el futuro, más bien reprochaban la corrupción y mostraban el camino de la ética. Salvando los tiempos y la distancia, fue una especie de profeta laico de nuestro tiempo. Predicó la justicia en todos los ámbitos y también luchó contra el y el nazismo.

Al respecto, recuerda las incoherencias del pensamiento antijudío: “El antisemita dirá sucesivamente -y aun simultáneamente- que el judío es banquero y bolchevique, avaro y dispendioso, limitado en su gueto y metido en todas partes. Es claro que en esas condiciones el judío no tiene escapatoria: cualquier cosa que diga, haga o piense caerá en la jurisdicción del antisemitismo”. Luego profundiza sobre las consecuencias de este sentimiento: “Bastaron unos cuantos gritos bien seleccionados por los teóricos de Hitler para movilizar a millones de ciudadanos en el país más instruido del mundo”.

Contra casi toda la opinión pública, en 1960, apoyó el derecho de Israel a juzgar al nazi Adolf Eichmann. Lo hizo en su valiente artículo “Soberanía para carniceros” que le valió varias amenazas de muerte. La propia Golda Meir reprodujo frases de este artículo ante las Naciones Unidas. Señalaba Sabato allí: “¿Cómo no admirar a un grupo de valientes que arriesgando su vida durante años han buscado por todo el mundo a esos criminales y han tenido todavía la honradez de llevarlos para ser juzgados por los tribunales justicieros, en lugar de dejarse arrastrar por un impulso vindicatorio y ultimarlos ahí mismo?” En la actualidad es aceptado internacionalmente que los crímenes de lesa humanidad no prescriben y hasta pueden ser juzgados en otro territorio al que ocurrieron las masacres. Sabato, en su artículo, anticipa esta postura varias décadas antes que fuera aceptada.

Según comenta Álvaro Abós, el posterior proceso de Jerusalén contra Eichmann fue un antecedente en el que se basaron, entre otros, el juicio que abrió Alfonsín contra las Juntas Militares; los promovidos en España contra Augusto Pinochet; el accionar del juez Baltasar Garzón por los horrores franquistas, y la Corte Penal Internacional contra Milosevic, etc.

Bailar sobre las cenizas

Sabato comparte con Jorge Luis Borges el hecho de haber sido admiradores de la y de la sefardí en particular. Maravillado frente a la reacción de este “misterioso pueblo (judío) de volver a reír y bailar sobre las cenizas del último pogromo”, comentaba: “Ese pueblo que ha sufrido los peores horrores y que ha dado la humanidad entera uno de los conjuntos más asombrosos de genios a la ciencia, en el pensamiento filosófico, en las artes y en la religión”. Y agregaba: “El destino enigmático y sobrenatural del pueblo judío es la causa de mi fascinación por él”. Refiriéndose al pintor Marc Chagall dice que “¡nos muestra a través de su el destino trascendente de su pueblo! Como curiosidad, cabe señalar que los estudiosos de la cábala encuentran en el apellido del personaje Vidal Olmo el famoso “árbol de la vida”. A lo que hay que agregar varios personajes judíos en sus novelas.

En otra conferencia confirmaba el derecho del pueblo judío a tener un Estado: “Hay que partir de una base irreversible: el pueblo judío tiene derecho definitivo a tener su Estado de Israel. Este es un hecho indiscutible. (…) El pueblo judío tiene ese derecho: lo ha ganado con sangre, sudor y lágrimas”, y agregaba respecto a la vida en las colonias colectivas: “La experiencia del kibutz es el experimento más trascendental que ha emprendido la humanidad”. También defendió con vehemencia, en los últimos años, el derecho de los palestinos a tener su propio Estado nacional.

Sabato fue un defensor de la creación del Estado de Israel, que le otorgó, en 1989, su máximo galardón, el Premio Jerusalén. Señalaba en un reportaje en 1969: “Cuando llegamos a Jerusalén era de noche y a Matilde (su esposa) se le empezaron a caer lágrimas y yo mismo, confieso, tenía la garganta anudada”. Y una anécdota que quedó para el recuerdo colorido de ese viaje: “Hay tres Sabatos en la guía telefónica de Jerusalén: ¿será que mi fascinación por el pueblo judío es ancestral? Paseando con Matilde por la Ciudad Vieja, entré en un comercio a comprar baratijas: el dueño –vaya casualidad- se llamaba Sabato”.

En una conferencia se preguntaba retóricamente: “¿Es mucho pedirle a la esperanza humana que escuche la utopía de Teodoro Herzl, aquel generoso y noble poeta de la política?”

En síntesis, el pensamiento ético y la lucha contra los prejuicios fue la razón de su vida. Sabato fue una de las diez personas justas, que señala la parábola bíblica, capaces de redimir a toda una sociedad.

(1) Todas las citas provienen de Mario E. Cohen (editor) “La temática judía en la obra de Sabato”, Sefárdica 8, reedición 2011, CIDICSEF, Buenos Aires

* Presidente del Centro de Investigación y Difusión de la Cultura Sefardí, CIDICSEF

[Fuente: http://www.diariojudio.com]

En mayo de 1960, un comando israelí captura secretamente en Buenos Aires al criminal de guerra nazi, Adolf Eichmann, trasladándolo a Israel para ser juzgado. El 17 de junio, Ernesto Sabato publica su artículo “Soberanía para carniceros” en el diario El Mundo, en el que se pregunta cómo y por qué entró a nuestro país tamaño genocida, mientras reivindica el derecho a enjuiciarlo por sus crímenes.

                             Cronología de la captura del criminal de guerra austríaco-alemán Adolf Eichmann en Argentina en 1960 – AFP / AFP

Escrito por Mario Eduardo Cohen

En mayo de 1960, un comando israelí captura secretamente en Buenos Aires al criminal de guerra nazi, Adolf Eichmann, trasladándolo a Israel para ser juzgado. Eichmann había sido el responsable de la Oficina de Asuntos Judíos de la Cancillería del Reich y coordinó la deportación para el exterminio por lo menos de 1.500.000 personas.

Fugitivo, en la posguerra, con identidad ficticia y pasaporte de la Cruz Roja, consigue refugiarse en la Argentina en 1950. Hacia mayo de 1960 la legislación argentina –que todavía no había incorporado los modernos conceptos de crímenes de lesa humanidad- consideraba prescriptos los hechos de la Segunda Guerra Mundial, por lo que rechazaba los pedidos de extradición de distintos criminales nazis.

Hoy sabemos que al gobierno de Israel le llevó tres años encontrar al criminal nazi y actuó de este modo, dado que si pedía la extradición sería rechazada.

En junio, el gobierno democrático argentino —presidido por Arturo Frondizi— reacciona enviando un ultimátum a Israel, exigiendo la devolución del prisionero (incluso lleva el asunto a las Naciones Unidas). En el mismo sentido la mayoría de la prensa se escandaliza por lo que llaman “violación de la soberanía” por la forma en que se lo sacó del país. Braman por ello, los nacionalistas, antisemitas y filonazis. Entonces Ernesto Sabato —en un muy valioso alegato— responde magistralmente con su artículo “Soberanía para carniceros” (Diario “El Mundo”, 17 de junio de 1960). Aquí se pregunta cómo y por qué entró a nuestro país tamaño genocida, mientras reivindica el derecho a ser juzgado por sus crímenes.

Leemos allí: ”… Comprendo que esto significa una violación de la soberanía. Y así lo hace notar nuestro gobierno con energía. Lástima que esa energía no se haya demostrado para localizar a estos criminales que se albergan burguesamente en nuestro territorio, para ver cómo entraron, con qué documentos y con el apoyo de quién…”.

Luego sostiene: “… aquí está en juego otra soberanía, y es la del ser humano, el supremo derecho de justicia cuando hay de por medio una masacre y la tortura de un pueblo…”. Ya entonces Sabato se adelanta varias décadas al moderno concepto de justicia universal para los crímenes de lesa humanidad.

Y continúa el texto: “… el monstruo que organizó y dirigió esta operación satánica pudo refugiarse en nuestro país como tantos otros de pareja monstruosidad…”.

La valiente nota de Sabato —que le valió amenazas de muerte por grupos nazis argentinos— tuvo enorme repercusión internacional; y fue citada reiteradamente por tratadistas del derecho, diplomáticos, legisladores.

Un mes y medio después de publicada dicha nota, Argentina acepta la disculpa israelí, reanudándose las relaciones entre ambos países. En un histórico juicio en Jerusalén, el fallo determina la culpabilidad de Eichmann, que es ejecutado en 1962.

Siguiendo la parábola bíblica del Génesis, podríamos decir que Sabato fue uno de los diez hombres justos capaces de salvar a una sociedad.

 

Mario Eduardo Cohen es presidente del Centro de Investigación y Difusión de la Cultura Sefardí (CIDICSEF).

 

[Fuente: http://www.clarin.com]

La situation historique et géographique de la Lituanie, située entre la Pologne et la Lettonie, a entretenu les relations conflictuelles du pays balte avec la Russie. Pourtant marquée par l’influence de Moscou, la Lituanie s’est toujours battue pour son indépendance. Au XIXe siècle, une ingénieuse manœuvre a ainsi permis au pays de ne pas sombrer dans la russophonie : la contrebande de livres. 

ActuaLitté

                                                                                    [capture d’écran : knygnešio kelias]

Publié par Clémence Leboucher

Petit retour en arrière : en 1795, lors du troisième partage de la Pologne, la Lituanie, dont le territoire est le même qu’aujourd’hui, est annexée à l’Empire russe. Après plusieurs siècles d’histoire commune avec la Pologne, l’union de Pologne-Lituanie aboutissant en 1569, la Lituanie ne semble donc pas connaître, à cette époque, de réelle indépendance.

Un manque flagrant au XIXe siècle : à Vilnius, capitale de la Lituanie, plusieurs mouvements contestataires se développent face à l’influence croissante de l’Empire russe. Les professeurs sont destitués, l’université fermée en 1832. En 1864, après une nouvelle insurrection, la répression russe s’intensifie : l’utilisation de l’alphabet latin pour la langue lituanienne est progressivement interdite, et remplacée par le cyrillique, notamment dans les écoles.

Le tsar Alexandre II installe alors Mikhail Nikolaevich Muravyov en tant que gouverneur général, avec une instruction : produire une Lituanie « sans rien de lituanien ». De quoi mettre largement en péril l’histoire, la langue et les zones lituanophones – l’interdiction durant jusqu’en 1904. Mais face à ce péril, les Lituaniens redoublent de génie. Un trafic un peu particulier se met finalement en place : la contrebande de livres.

« Être partout et toujours lituanien« 

La période de 1864 à 1904, marquée d’interdictions, est en effet reconnue comme les « quarante années de ténèbres ». La presse lituanienne est interdite : l’usage oral du lituanien est proscrit. Pour entrer en résistance, un objectif : importer clandestinement et massivement des livres et périodiques imprimés en Prusse, jusqu’en territoire lituanien. Naissent alors les knygnešiai, les porteurs de livres (singulier : Knygnešys, de knyga : livre et nešti : transporter). À leurs risques et périls : la déportation en Sibérie n’est jamais loin…

Jonas Stepšis a relaté cette histoire dans un article publié en 2004, My Father was a Smuggler (Mon père était un contrebandier). Son oncle et son père, tous deux Lituaniens, traversaient alors illégalement le fleuve Šešupe, qui était à l’époque la frontière entre la Prusse orientale et la Lituanie.

Structure administrative de la Lituanie entre 1867 et 1914, dans l’Empire russe / Wikipédia

Une traversée difficile, puisque dans leurs ballots se trouve une marchandise lourde, difficilement transportable et sensible à l’eau. Le trafic de livres tint alors un rôle éminemment politique : la conservation de la langue lituanienne face à la force et l’influence de la russophonie. « Ils risquaient leur vie, l’incarcération ou le bannissement dans les étendues gelées de la Sibérie pour rien de plus que la littérature en langue lituanienne – livres, revues, journaux – qui serait secrètement diffusée à leurs compatriotes », écrit Jonas Stepšis sur Draugas News.

La doctrine de l’évêque Motiejus Valancius, « Soyez toujours et partout lituaniens » (« Visada ir visur buk lietuvis ») a donc largement influencé le combat et la lutte menés par les porteurs de livres. Il a d’ailleurs organisé et financé l’impression des livres et des périodiques à l’étranger, de même que leur distribution illégale en Lituanie.

« Le travail de restauration de l’indépendance de la Lituanie a commencé, non pas en 1918, mais plutôt à l’époque des porteurs de livres. Ces guerriers ont été les premiers à commencer à préparer le terrain pour l’indépendance, les premiers à propager l’idée qu’il était impératif de secouer le joug de l’oppression russe », a plus tard déclaré le père Julijonas Kasperavicius.

Statue représentant un contrebandier de livres à Kaunas, Lituanie (Pofka, CC BY-SA 4.0) 

Ukraine, Lituanie : la résistance face à la Russie

Si la Lituanie a gagné son indépendance en 1918, et a vu cette même indépendance se risquer aux évolutions diplomatiques et militaires du XXe siècle, cette manière insolite de combattre une influence étrangère semble avoir de larges échos aujourd’hui.

L’Ukraine, agressée et envahie depuis fin février 2022, voit ses traditions, son histoire et sa langue contestées et réprimées par les forces russes. Au-delà des crimes de guerre, les forces russes tentent de réduire les ukrainiens à des « sous-hommes », en témoigne l’écrivain ukrainien Ostap Ukrayinets. « L’idéologie russe est basée sur le fait que les Ukrainiens ne forment qu’un seul peuple avec les Russes, et nier cela signifie affronter la Russie. Ceux qui s’en rendent coupables seront punis ».

Face à la menace russe, parler la langue ukrainienne devient aujourd’hui un enjeu national. L’usage de l’ukrainien comme langue officielle est obligatoire par le droit constitutionnel ; mais les enjeux linguistiques ont largement éclaté lors de l’attaque russe. Dans un article du journal Le Monde, Olga, Ukrainienne habitant à Paris, témoigne : « La langue est une question très polémique et très importante. » Elle avouera d’ailleurs que « quand ma grand-mère parlait ukrainien, j’avais honte, je me disais que c’était une langue de la campagne. »

« C’est comme si la guerre avait tout changé. L’ukrainien est devenu le symbole de l’héritage, des survivants, de la force et de la résistance. » explique également Scott Richards au Guardian. La doctrine russe de « l’étranger proche », définie peu après la dislocation de l’URSS en 1991, semble donc malheureusement encore inspirer les troupes. Selon cette doctrine, tous les États frontaliers de la Fédération russe font partie de sa « sphère d’intérêt vital ».

Si l’on n’a pas encore vu, pour le moment, l’ombre d’un knygnešiai en Ukraine, l’histoire des contrebandiers lituaniens a largement traversé les époques, et reste un symbole de la lutte contre l’oppression russe. Une statue en l’honneur du porteur de livre inconnu (Nežinomas Knygnešys) a d’ailleurs été érigée à Kaunas, ville du centre-sud de la Lituanie.

Un film, knygnešio kelias, créé par un collectif lituanien, permet également de découvrir, ou redécouvrir cette longue histoire.

[Source : http://www.actualitte.com]

Arte diffusera le 8 avril 2022 à 00 h 00, dans le cadre d’« Invitation au voyage » (Stadt Land Kunst), « L’histoire juive du Portugal » (Die Geschichte der Juden in Portugal). Une histoire qui remonte à l’Antiquité romaine, connait des périodes d’essor – contributions à l’économie, aux mathématiques, à l’astronomie – et de persécutions surtout par l’Inquisition et qui culminent avec l’expulsion en 1497 et les conversions forcées. Des « nouveaux chrétiens » demeurent secrètement fidèles au judaïsme. La vie juive renaît officiellement au XIXe siècle au Portugal, et se développe surtout depuis l’après Deuxième Guerre mondiale.

Publié par Véronique Chemla

La présence de Juifs dans la province romaine de Lusitanie, qui regroupe la quasi-totalité de l’actuel Portugal et une partie du Léon et de l’Estrémadure espagnols, remonte à l’Antiquité romaine. Soit plus de deux mille ans. Cependant, la présente juive peut être documentée seulement depuis 482 de l’ère commune.

À la chute de l’empire romain, les Juifs sont persécutés par les Wisigoths, puis par les rois chrétiens, et ensuite par les Maures qui envahissent la péninsule ibérique en 711 et imposent aux juifs et chrétiens le statut de la dhimmitude.

Dès le VIIIe siècle, la lutte militaire des royaumes chrétiens pour reconquérir (Reconquista) les territoires sous domination islamique débute.

Le roi Alphonse 1er du Portugal confie à Yahia Ben Yahi III la fonction de collecteur d’impôt et le nomme le premier grand rabbin du Portugal. Les Juifs contribuent à l’essor de l’économie, des villes, du droit commercial.

Dans la cour du roi du Portugal, des Juifs contribuent aux grandes découvertes territoriales de la Renaissance. Citons deux illustres représentants de l’école de cartographie de Majorque : Abraham Cresques (vers 1325-1387), maître des cartes du monarque d’Aragon et auteur vraisemblable de l’Atlas catalan et Mecia de Villadestes du début du XVe siècle. Dans son voyage vers l’Inde, Vasco de Gama emporte avec lui des documents d’Abraham Zacuto (1452-– c. 1515), astronome, mathématicien, rabbin et historien espagnol auprès du roi Jean II du Portugal. Christophe Colombe lui aussi utilisera les découvertes de Zacuto. Sur la Lune, le cratère Zagut a été baptisé pour lui rendre hommage.

En raison de l’action de l’Inquisition, les Juifs du royaume des rois espagnols très catholiques sont expulsés du royaume d’Espagne, et une partie  – environ 100 000 Juifs – se réfugie au Portugal.

Sous l’influence des rois espagnols et de chrétiens portugais, le roi Manuel 1er du Portugal laisse en 1497 le choix aux Juifs entre la conversion ou quitter le pays sans leurs enfants. Les persécutions antisémites ont redoublé avec l’Inquisition.

Des dizaines de milliers de Juifs portugais fuient vers Amsterdam, Salonique, Constantinople (Istanbul), la France, le Maroc, le Brésil, Curaçao et les Antilles. Parmi les descendants de ces Juifs exilés : le philosophe Baruch Spinoza, l’économiste David Ricardo, le l’ancien chef du gouvernement français Pierre Mendes France, la poétesse américaine Emma Lazarus…

Ceux qui se convertissent sont appelés les « nouveaux chrétiens », et nombre d’entre eux pratiquent le judaïsme en secret, comme à Belmonte où la communauté, isolée, a pratiqué l’endogamie.

L’abolition de l’Inquisition en 1822 incite des Juifs sépharades aisés d’origine portugaise (Ruah, Bensaúde, Anahory, Abecassis, Buzzaglo) à s’installer au Portugal.

En 1904, est inaugurée à Lisbonne la première synagogue construite depuis le XVe siècle.

Durant la Deuxième Guerre mondiale, le régime d’António de Oliveira Salazar maintient sa neutralité. Consul portugais à Paris, Aristides de Sousa Mendes, a accordé des visas aux Juifs persécutés par les Nazis. Il a été distingué par le titre de Juste parmi les Nations par Yad Vashem. Ambassadeur portugais à Budapest (Hongrie), Carlos Sampaio Garrido et le chargé d’affaires Carlos de Liz-Texeira Branquinho, sous la direction de Salazar, ont aidé environ 1000 Juifs hongrois en 1944. En 2010, Sampaio Garrido a été reconnu Juste parmi les Nations.

En 1987, Mário Soares, alors président du Portugal, a pour la première fois dans l’histoire du Portugal, demandé pardon aux communautés juives d’origine portugaise pour la responsabilité du Portugal dans l’Inquisition et pour toutes les persécutions contre les Juifs.

En 2022, il y a plusieurs sites du patrimoine juive au Portugal, dont cinq synagogues, à Lisbonne (Sha’aré Tikvá – Orthodoxe/ Ohel Yaakov – Conservative), Porto (Mekor Haim), Ponta Delgada dans les îles Açores (Porta do Céu – Shaar ha-Shamain) et Belmonte (Bet Eliahu). Des articles alimentaires cacher, dont du vin, sont produits au Portugal.

Le nombre de Juifs vivant au Portugal est difficile à évaluer. Il est évalué à environ 8000 âmes en 2006.

Selon une étude de l’American Journal of Human Genetics en 2008, 19,8% de la population portugaise a, à des degrés divers, un ancêtre juif. Ce qui révèle que le nombre de Juifs convertis au christianisme aux XVe et XVIe siècles est plus important que le croyaient les historiens.

Le 11 avril 2013, le Portugal a adopté une loi du retour accordant aux descendants de Juifs sépharades expulsés par l’Inquisition de réclamer la citoyenneté portugaise en prouvant qu’ils « appartiennent à une communauté sépharade d’origine portugaise ayant des liens avec le Portugal ». La loi est entrée en vigueur en mars 2015.

« L’histoire juive du Portugal »

Arte diffusera le 8 avril 2022 à 00 h 00, dans le cadre d’« Invitation au voyage » (Stadt Land Kunst), « L’histoire juive du Portugal » (Die Geschichte der Juden in Portugal).

« Des rites enfouis, des prières restées secrètes : au Portugal ressurgit un passé juif longtemps dissimulé ».

« À l’époque médiévale, la communauté juive était bien intégrée dans cet État catholique. »

« Mais à partir du XVe siècle, l’Inquisition persécute tout pratiquant du judaïsme pendant plus de trois-cents ans. »

« Aujourd’hui, de nombreux Portugais se découvrent des origines juives, et renouent avec les traditions de leurs ancêtres. »

« L’histoire juive du Portugal »

France, 2022, 15 min

Sur Arte le 8 avril 2022 à 00 h 00

Visuels :

L’histoire juive du Portugal

© Elephant Doc

 

Les citations viennent d’Arte.

[Source : http://www.veroniquechemla.info]

 

 

 

Les préjugés dont souffrent les langues dites régionales sont souvent les mêmes que ceux dont a pâti le français du temps où il était jugé inférieur au latin.

Écrit par Michel Feltin-Palas

Mettons tout de suite les choses au point : je ne suis pas devenu mégalo. Et si je m’inspire pour le titre de cette chronique de la Défense et illustration de la langue française de Joachim du Bellay, je ne me prends pas pour autant pour le grand poète. Simplement, il me semble que les arguments qu’il utilisait pour le français s’appliquent tout à fait aux autres langues de France.

Reprenons. Avant le XVIe siècle, la plupart des lettrés l’affirment haut et clair : on ne peut écrire de grandes œuvres qu’en latin. Le français ? Pouah ! Un parler misérable tout juste bon à évoquer la vie quotidienne. Un idiome vulgaire, qui suffit peut-être pour dire « passe-moi le sel » et conduire les chèvres à l’enclos, mais qui ne saura jamais évoquer les tourments de l’âme, narrer les exploits des héros et moins encore célébrer Dieu le Père, le Fils, le Saint-Esprit, les apôtres et tous les Saints.
Et que répond en 1549 le grand Joachim auxdits lettrés ? Qu’ils se trompent sur toute la ligne ! Certes, reconnaît-il, le français est encore une langue en devenir et ne possède pas toute la richesse des langues antiques, mais qu’à cela ne tienne : il suffit d’enrichir son lexique en créant des mots composés ; en recourant aux racines anciennes ; en inventant des abréviations ; en puisant dans les « vieux mots » ; en empruntant aux autres langues… Lui et ses amis de La Pléiade en sont persuadés : le français possède toutes les qualités pour rivaliser avec le latin et le grec. Et ils le prouvent en multipliant les chefs-d’œuvre.
La finesse de mon raisonnement étant à la subtilité ce que la tartiflette est au régime minceur, vous avez compris où je veux en venir : les langues dites régionales font aujourd’hui l’objet du même mépris que celui qu’a subi le français jusqu’à la Renaissance. Mépris né d’ailleurs du même mal : une absence quasi-totale de culture linguistique, y compris chez les prétendues « élites ». D’où l’utilité des succincts rappels que voici.
· Au XIIe et au XIIIe siècles, ce sont des troubadours comme Jaufré Rudel, Bernat de Ventadour, Bertran de Born ou Raimbaut d’Orange qui dominent l’Europe littéraire. Et bien sûr, ces poètes s’expriment en langue d’oc, et non en français. Les autres cours du Vieux Continent – y compris celle du roi de France – subissent leur influence et cherchent à les imiter.
· Plus au nord, à la même époque, le normand, le champenois et surtout le picard dominent la littérature en langue d’oïl. « Dialecte employé dans la littérature, le droit, l’économie et la diplomatie, le picard n’est pas une simple variation géographique et régionale, mais une des formes du français fondamentale dans les actes publics écrits », soulignent par exemple Joëlle Ducos et Olivier Soutet (1).
· Le ministère de l’Éducation nationale refuse que l’on désigne le normand comme une « langue » et exige que l’on emploie à son propos le vocable « parler » (je n’invente rien). Ce qui n’empêche pas nos officiels de s’enorgueillir en évoquant la forte influence qu’aurait exercée le « français » sur le vocabulaire anglais, d’army à car en passant par history. Or, Guillaume le Conquérant oblige, c’est bien le normand – et non le dialecte qui allait devenir le français – qui a légué à nos voisins d’outre-Manche environ la moitié de leur lexique.
· Il existe en gascon un temps qui n’existe pas en français : le « futur du passé ». Dans la phrase : « il savait que la nuit tomberait bientôt », le français recourt en effet à un conditionnel, « tomberait ». Le gascon, lui, possède un temps spécifique pour cette situation.
· Le francique mosellan (ou platt) est considéré comme la langue la plus proche de celle que parlait Clovis, comme le souligne la linguiste Henriette Walter dans son ouvrage Aventures et mésaventures des langues de France.
· Les deux langues autochtones de Mayotte, le shimaore et le kibushi, sont écrites depuis au moins cinq siècles (avec une graphie arabe).
· La quasi-totalité des langues d’Europe sont issues du même rameau : l’indo-européen, lequel s’est ensuite peu à peu différencié pour donner naissance aux langues slaves, germaniques, celtes, latines, etc. Le basque, pour sa part, a pour particularité d’être plus ancien encore (il s’agit d’une langue pré-indo-européenne) et de ne pouvoir être rattaché à aucune de ces familles linguistiques. À ce titre, il fascine la plupart des scientifiques.
On pourrait continuer longtemps encore cette énumération (2), mais on aura compris l’essentiel : d’un point de vue linguistique, il n’y a pas de langue supérieure aux autres. Contrairement à une idée reçue, toutes, sans exception, peuvent absolument tout exprimer : la colère, la peur, la joie, la terreur, l’amour, la haine, le désir, la beauté, la tendresse, la cupidité, les pensées les plus subtiles comme les plus triviales. Toutes, sans exception, sont des créations culturelles de l’humanité. Toutes, sans exception, méritent d’être défendues et respectées et pas seulement celles qui, par les hasards de l’Histoire et souvent le simple jeu du rapport de force, sont devenues langues officielles d’un État.
Terminons par une question volontairement mal intentionnée : combien d’heures sont consacrées à enseigner ces notions au collège et au lycée ?
(1) Joëlle Ducos et Olivier Soutet, L’ancien et le moyen français, Que sais-je ? (PUF), p. 25.
(2) Je prie les locuteurs des langues de France que je n’ai pas citées ici faute de place et/ou de connaissances de ne pas m’en vouloir. Les informations qui précèdent ont bien entendu simple valeur d’illustration.

 

[Source : http://www.lexpress.fr]

 

 

 

Para esta campaña contan coa presenza de xente anónima que narra a utilidade do coñecemento do latín ou do grego no seu día a día.

Maite Ferreiro na presentación da Mostra do Teatro Clásico en Lugo.

A Sección Galega da Sociedade Española de Estudos Clásicos inicia este martes 8 de marzo a Mostra de Teatro Clásico de Lugo, que se celebra dende o ano 2001 na cidade da muralla. Desta volta as representacións teatrais virán da man da reivindicación, pois na primeira xornada lerase un manifesto a favor do mundo clásico, co que se dará inicio a unha serie de mobilizacións polas redes sociais, coas que se pretende chegar a toda a sociedade, para facer ver a omnipresenza do latín, do grego e da cultura clásica en xeral.

“O nome da campaña, SOS Clásicas, deixa en evidencia a situación na que se atopa actualmente a ensinanza das mal chamadas linguas mortas na educación secundaria”, explican dende a sociedade.

Cada vez son máis os centros escolares nos que se prescinde destas materias por seren consideradas “pouco útiles”, algo que, aos ollos destes apaixonados profesores e profesoras é un grave erro, pois acaba por derivar no descoñecemento do mundo que nos rodea”, denuncian.

O coñecemento clásico está presente no dereito, na bioloxía, na medicina, na arte e en tódolos eidos da vida, algo que se verá a través de varios vídeos e outros contidos que se irán expoñendo a través das redes sociais durante as vindeiras semanas.

Para a campaña contan coa presenza de xente anónima que narra a utilidade do coñecemento do latín ou do grego no seu día a día e na súa profesión. Tamén se suman a esta varias personalidades do mundo da cultura que queren poñer o seu gran de area nesta reivindicación.

Xornalistas, avogados, escritores, biólogos, médicos ou músicos narran en primeira persoa como os mitos, a etimoloxía ou os latinismos forman parte do seu día a día e serían moito máis complicados de entender se non tivesen cursado aqueles materias hoxe consideradas “pouco útiles”.

A demanda de fondo, por parte do profesorado, é a de conseguir a revalorización e o respecto que o mundo clásico merece. E queren lembrarnos que, nestes tempos de incertidume que nos tocaron, o que nos mantén vivo o corpo seguramente sexa a ciencia, pero as humanidades son as que nos manteñen viva a alma.

PRESENTACIÓN

A concelleira de Cultura, Turismo e Promoción da Lingua, Maite Ferreiro, presentou a XXII edición da Mostra de Teatro Clásico, que este ano aumenta a súa programación ata chegar ás 12 obras que encherán o Auditorio Municipal Gustavo Freire de cultura de calidade durante o mes de marzo.

“Quixemos facer unha programación extensa, de calidade e para todos os públicos”, explicou Maite Ferreiro, que engadiu: “continuamos a concentrar a mostra no mes de marzo, facilitando a afluencia do público e a difusión da programación de Teatro Clásico”.

[Fonte: http://www.lugoxornal.gal]

Coñecemos a este profesional do dereito, con despacho profesional nunha parroquia de Outeiro de Rei, que di ser feliz “espallando coñecemento e colaborando na alfabetización en dereitos da poboación” dende a docencia, e “traballando a prol dos dereitos de determinados colectivos”, dende o exercicio da avogacía.

 

Por X.M.F.

Miguel Vieito Villar criouse e “aprendeu a maior parte do que é como persoa e como profesional” –confesa–, no Lugar do Ferradal, na Parroquia de Bértoa, no Concello de Carballo. Na actualidade vive e ten o seu despacho profesional no Lugar da Reboreda de Abaixo, na Parroquia de Francos, no Concello de Outeiro de Rei.

Estudou na Universidade de Santiago de Compostela, onde se licenciou no ano 2009 e rematou os estudos de posgraduado no 2012. Ten tamén estudado e investigado noutras universidades, coma a Universidade Pública de Navarra ou a Universidade de Coimbra, en Portugal.

Partindo da súa paixón polo dereito, di estar moi orgulloso de medrar e de exercer nun entorno rural, afirmando ademais non entender a súa vida persoal e profesional sen o galego.

Falamos con el.

Cónstanos que empezaches a traballar como investigador e tirábache a docencia universitaria. Cando e por que viraches cara o exercicio da avogacía?

Moi certo!

A miña vocación era a docencia universitaria: quería ser profesor e aínda hoxe sigo colaborando en actividades docentes sempre que me é posíbel. Encántame espallar coñecemento e colaborar na alfabetización en dereitos da poboación. Compartir o que sei con quen confíe en min para ese labor.

“ENCÁNTAME ESPALLAR COÑECEMENTO E COLABORAR NA ALFABETIZACIÓN EN DEREITOS DA POBOACIÓN”

Empecei na avogacía como un paso máis no traballo a prol dos dereitos de determinados colectivos, e como unha forma de aproximarme ao Dereito desde un punto de vista diferente. Na avogacía atopo ese plus de utilidade práctica real que, en ocasións, se bota en falta na investigación universitaria.

Que especialidades levas no teu despacho profesional?

Traballo fundamentalmente en tres áreas: dereito e saúde, levando neglixencias e erros médicos, danos en saúde e negación de servizos, entre outros temas; dereito e discriminacións por razón de idade, de lingua, de orientación ou identidade sexual… e tamén dereito e relacións familiares, intervindo en mediación, herdanzas, separacións ou divorcios; así como xestión patrimonial (catastro, rexistro da propiedade, lindeiros…).

Cales das referidas che supoñen máis carga de traballo actualmente?

No momento actual diría que o dereito á saúde e as herdanzas.

Os preitos patrimoniais por herdanzas e por lindes, seguen tan presentes como antes na sociedade galega?

Pois teño que responder que si, a verdade. A xestión das herdanzas é especialmente complexa e cada vez o está sendo máis. Tamén cómpre considerar que o uso do rexistro da propiedade e as actualizacións no catastro non son moi habituais no país. Isto fai que a fixación de lindeiros e a actualización das titularidades sexa case un problema endémico do noso entorno.

Ademais, existe moito interese nos chamados “pactos sucesorios” (mellora ou apartamento) e nos desherdamentos.

Cos novos tempos e as novas xeracións, mudou algo a maneira de afrontalos e solucionalos?

Diría que son fundamentalmente os cambios legais os que acaban por afectar ao modo no que nos achegamos ás herdanzas. Por exemplo cos pactos sucesorios nos que, por mor da súa vantaxe fiscal, xeran maior actividade.

Tamén medios técnicos como as referencias por satélite ou GPS condicionan un chisco o entorno. Quizais hoxe os marcos non sexan tan relevantes como adoitaban selo.

Que importancia che merecen a psicoloxía co cliente e a busca de solucións amigables na solución de conflitos?

Creo que a mellor solución a un problema non está sempre na sala dun tribunal. Son un firme defensor da mediación e da busca de acordos entre as partes. É por isto que son mediador, e tamén mediador familiar.

As persoas non queren preitear por preitear, senón que buscan o mellor modo de ver satisfeitas as súas inquedanzas. En ocasións, o afondar nos motivos dunha persoa para entrar ou permanecer no conflito é a mellor forma de o evitar.

“AS PERSOAS NON QUEREN PREITEAR POR PREITEAR, SENÓN QUE BUSCAN O MELLOR MODO DE VER SATISFEITAS AS SÚAS INQUEDANZAS”

Partindo do que dis, “que as persoas non queren preitear por preitear”, trabúcome logo se penso que semella que se está a ‘xudicializar’ a vida social?

A función de mediación é unha das moitas que podemos facer xs avogadxs.

Creo que, como colectivo profesional, a nosa orientación é (debe ser) a busca da mellor vía para promover os dereitos das persoas a quen representamos, e iso non sempre implica un proceso xudicial. Se o preito non é viábel, ou implica un custo moi elevado, non debemos aconsellalo, e debemos apoiar á/ao nosx cliente na busca de solucións alternativas.

Diría que ningunha persoa prefire ir a un xulgado se pode evitalo. Fáltanos na avogacía algo de costume de intentar tecer redes e tender pontes.

O exercicio da avogacía, ao igual que outros oficios, tamén ten que adaptarse aos cambios da sociedade e ás novas tecnoloxías. Como está sendo este proceso no teu caso? Novos dereitos que defender e novas ferramentas para facelos valer?

Quizais o maior dos impactos sexan os trámites electrónicos: en moitas administracións xa resulta case imposíbel, como avogado, operar en papel. E teño que dicir que malia sendo moi cómodo… eu estraño moito o trámite en portelo. O trámite unicamente electrónico coloca problemas para aquelas persoas que non teñen acceso sinxelo á rede, ou que non saben como usar apropiadamente os dispositivos electrónicos.

Ademais o mundo dixital está facendo crecer novas formas de discriminación e violencia, por desgraza.

“O TRÁMITE UNICAMENTE ELECTRÓNICO COLOCA PROBLEMAS PARA AQUELAS PERSOAS QUE NON TEÑEN ACCESO SINXELO Á REDE, OU QUE NON SABEN COMO USAR APROPIADAMENTE OS DISPOSITIVOS ELECTRÓNICOS”

Cónstanos que usas o galego como lingua de comunicación e de exercicio profesional. Como se leva isto, que lonxe de parecer o natural resulta ata ‘exótico’?

O galego é unha parte moi importante do que eu son, como persoa e como profesional. Non entendo a miña vida en ningún deses ámbitos sen a lingua da miña avoa, sen a lingua na que namorei por primeira vez, ou lonxe da lingua que me axudou a ter os meus fitos profesionais máis importantes. Porén, non podo dicir que no eido xurídico o galego sexa o habitual. Non o é, por desgraza.

Sinto moita mágoa disto e, no que eu podo, contribúo para vencer estereotipos e ideas preconcibidas contra dxs profesionais que usamos o galego como lingua vehicular.  En ocasións é sinxelo realizar o labor de asesoría en galego, e noutras é máis complexo (seguen a existir obstáculos para un uso normalizado e libre da lingua). Agora ben, eu non son do tipo de persoa que baixa os brazos. Ante as barreiras, só queda intentar derrubalas.

“NON ENTENDO A MIÑA VIDA EN NINGÚN DESES ÁMBITOS SEN A LINGUA DA MIÑA AVOA, SEN A LINGUA NA QUE NAMOREI POR PRIMEIRA VEZ, OU LONXE DA LINGUA QUE ME AXUDOU A TER OS MEUS FITOS PROFESIONAIS MÁIS IMPORTANTES”

Vanse vencendo eses prexuízos dos clientes de que falando en castelán e nun rexistro culto inintelixible para eles poidades parecer ‘mellores avogados’?

Eu creo nunha avogacía achegada ás persoas, honesta e útil. Creo nunha avogacía de calidade feita, tamén, desde o entorno rural. Xs mellorxs avogadxs non son só xs que están na capital, por moito que un certo prexuízo nos poida levar a pensar iso.

Creo que o único modo de vencer esas ideas é sendo cada vez mellores no noso traballo, e ofrecendo a quen confía en nós valor engadido e accesibilidade.

Algunha anécdota con clientes por este tema?

O uso o galego en ocasións crea medo. Hai clientxs que poden pensar que o seu preito terá menos posibilidades se é levado en galego, ou que terán menos capacidade de reacción en galego. Isto non é certo.

Onde adoitan xerarse escenas un chisco máis cómicas é no uso da linguaxe técnica, ou na confusión de termos. Pero teño que dicir que non se dá só nxs clientxs… recordo unha “hernia fiscal” nunha sentenza de danos sanitarios (no canto de “hernia discal”); e mesmo organismos públicos ou administracións que non coñecen os termos técnicos da súa propia materia de traballo.

“HAI CLIENTXS QUE PODEN PENSAR QUE O SEU PREITO TERÁ MENOS POSIBILIDADES SE É LEVADO EN GALEGO, OU QUE TERÁN MENOS CAPACIDADE DE REACCIÓN EN GALEGO. ISTO NON É CERTO”

[Fotos: M.V. – fonte: http://www.lugoxornal.gal]

Leo Bassi representando a obra ‘Yo, Mussolini’ © Luis Otero Zarazo

 

Escrito por Ana G. Liste

Actor, cómico, pallaso e bufón. Leo Bassi volve a Galicia para falar abertamente do fascismo en Yo, Mussolini. Estará no auditorio Gustavo Freire de Lugo o xoves 27 de xaneiro, na Casa da Cultura de Salceda de Caselas o venres 28 e no teatro Pastor Díaz de Viveiro o sábado 29. Non lle importa que o traduzan ao galego porque pensa que o pode ler sen problema ao controlar o portugués, sobre todo o do Brasil, onde actúa con frecuencia e onde –di– atopa moitos galegos: ″É que hai galegos en todas partes″–. Está de volta cunha obra na que máis que actor, é activista.

Xa leva un tempo meténdose na pel do ditador fascista Benito Mussolini, como o leva?

É unha aventura cada vez que me poño o traxe militar. Un xastre militar fíxomo en Italia. Reproduciume fielmente o uniforme de Mussolini, que para un italiano é unha imaxe que temos marcada na cabeza. Cada noite, no camerino, cando mo poño son outra persoa. O traxe ten moita influencia. É toda unha parte da historia de Italia que volve, que non rematou. O fascismo está de volta en Italia, vése nos campos de fútbol: os rapaces alzan os brazos e berran: ′Duce, Duce′. Volve a problemática de enfrontarse co fascismo. Cada noite no escenario teño isto moi presente. Non o estou a facer como un actor que interpreta un papel. Isto é como unha loita persoal, unha misión para mostrar ao público que é o fascismo. Mussolini creou o fascismo, inventou ata a palabra. E eu póñome diante do público para contarlles o que é.

O cómico Leo Bassi caracterizado como Mussolini © Compañía Leo Bassi

Cre que neste recente auxe da extrema dereita hai demasiados axentes a branqueala para que sexa máis difícil de identificar?

Este é un dos argumentos esenciais porque, incriblemente, cando comecei o espectáculo sobre Mussolini pensaba que máis ou menos dominaba a historia; pero ao adentrarme na historia de Mussolini decateime de que xa fora branqueada. Se un comeza de verdade a estudar o que pasou, ve que é moi diferente do que se estuda en Italia sobre os vinte anos do fascismo. Cal é a diferencia? Cando chegou o primeiro fascismo, nos anos vinte en Alemaña, todos os poderes o apoiaron. Iso é o que non se di. Igual que ocorreu en España na Guerra Civil. Ao final, comecei a pensar que Mussolini ou Hitler eran só marionetas dos verdadeiros poderes que estaban detrás. E que ten sido moi cómodo para eses poderes transformar a estes personaxes en verdugos, como se foran unha aberración, cando realmente eran só marionetas como sucede hoxe. Por un lado está o que se ve e o que se di, e os intereses de verdade fican por atrás. Por iso, neste espectáculo intento axudar o público non só a ver o personaxe histórico de Mussolini, senón a prepararse para entender o que está a pasar hoxe en día.

Pensa que con esta obra as xeracións máis novas poden entender os riscos da extrema dereita e o fascismo?

O espectáculo non é para un público intelectual. Eu son un artista de rúa. Pasei moitos anos da miña vida actuando nos circos e nas prazas, coñezo ben o público popular. O mesmo público que pode ser vítima das mentiras da extrema dereita. Unha das cousas que me dan a medida do impacto que podo ter sobre o público é cando saio do teatro e hai xente agardando por min para facerme preguntas. Por iso sei que unha das cuestións que máis impacta á rapazada é a amizade entre Walt Disney e Mussolini. Son cousas que non se contan moito, pero eles coñecíanse moito. Mussolini deulle un premio a Walt Disney por ser un artista popular e non para as elites. Agora Disney nos toca a todos e é sinónimo da familia, das cousas boas, non dá unha imaxe de fascismo. Pero cando conto no espectáculo como ambos compartían unha mesma visión da sociedade, abro unha problemática que a rapazada non coñecía. Imaxina que o Disney + da televisión pode ser un elemento de fascismo a nivel cultural hoxe. Emprego argumentos que lle falan á xente de hoxe e me parece un éxito se consigo mover mentes. Unha das grandes preguntas de sempre é se a arte consegue cambiar as cousas, eu o que podo dicir é que o estou intentando. Non estou facendo un espectáculo de ocio nin de monólogos, estou intentando abrir preguntas na cabeza da xente e alertar dos problemas.

Pode o humor ser a mellor maneira de facer memoria?

Pola miña parte, si. Levo dedicada toda a miña vida a esta idea. Hai uns anos puxéronme unha bomba nun teatro en Madrid, queimaron a igrexa Patódica que tiña tamén en Madrid, teño recibido malleiras pola rúa… Parece que molesta o que estou facendo e queren eliminarme, asustarme, calarme… Dalgunha maneira, isto pode servir para medir o impacto que podo ter. Se o que digo non tivese consecuencias, se o humor non tivese poder, non me terían posto unha bomba. E por que? Porque o humor é popular. Se consegues pór nun chiste unha visión política, comunícase moi ben. O chiste é unha maneira de sintetizar unha idea profunda política que consegue facer rir. O fascismo gaña cando a xente lle ten medo, gaña porque asusta e pola idea de que é mellor estar con eles –porque son violentos– que contra eles. E se alguén chega e lle quita a parte do medo e comeza a rirse de todo iso… Os fascistas saben que é un problema, por iso ao longo da miña vida tiven moitos episodios de violencia. Aínda que esta violencia o único que fixo foi confirmarme que estaba no bo camiño, que molestaba a quen quería molestar.

Con todo isto, segue pensando que hoxe existe a liberdade de expresión?

Se non hai problemas de liberdade de expresión, ao mellor, é porque o que estás a dicir non é importante. A liberdade de expresión non é unha palabra, hai que utilizala: dicir cousas que molestan, con argumentos. Se queres denunciar algo, tes que facelo. A liberdade de expresión non existe se estamos todos de acordo e ninguén di nada. Aí alguén pode dicir ′non hai censura′, claro, non hai censura porque ninguén se atreve a molestar. Hoxe, como antes, se molestas de verdade vas atopar poderes e non vai ser doado. Incluso nos lugares onde hai liberdade de expresión, hai problemas. Por exemplo, aparte das cuestións políticas, eu tiven moitos problemas neste sentido con empresas. Ti non podes facer un chiste coa Ford ou con McDonalds, denúnciante porque ensucias a marca ou para defender o seu copyright. En televisión elimináronme chistes porque empregaba nomes de marcas, isto tamén é censura.

Agora que falamos moito da ′cultura da cancelación′, vostede se ten sentido ′cancelado′ nalgunha ocasión?

Si, si. Cando un grupo de cómicos nos atopamos nun bar a conversa vai sempre sobre ′xa non se poden facer chistes de tal cousa′. E eu, aos meus colegas intento transmitirlles un concepto que me facilita un pouco o momento de escoller un chiste ou non. Como home de circo, meu avó tiña moi claro que podía mofarse do poder, de calquera poder; pero non da xente fráxil, non dos pobres. Se ti te mofas da parte fráxil, dos máis débiles ou das persoas que foron vítimas, pois non. Pero se o chiste é contra quen ten o poder e os que controlan as situacións, para min está totalmente autorizado. Non vou seguir ningún conformismo, farei os chistes que me gustan e que fagan rir ao público. Mais hai chistes racistas e sexistas que eu non faría. As mulleres teñen sido vítimas desde hai milenios, eu non vou facer chistes contra mulleres. Hai tanto poder contra o que facer chistes… Por exemplo, eu non teño problema en facer chistes contra a igrexa católica porque mantén o poder e síntome no meu dereito de facelo. Igual que sinto o dereito de poñerme un traxe de Mussolini e mofarme da extrema dereita, porque eles manexan o poder.

É unha boa máxima a seguir.

É a miña tradición familiar. É o que me dixeron o meu pai e o meu avó. Eles non tiñan moito problema para saber por onde levar os chistes ou a mofa. Estaba claro para eles porque eran xente do pobo. Erguíanse ás cinco da mañá para levantar a carpa e colocar todas as cadeiras, cambiábanse o traxe e subían ao escenario como pallasos a facer rir. Despois desmontaban todo, collían a furgoneta e outra vez. Son xente que tiña unha ética e unha misión, que era ser portavoces do público, dicir o que os pobres saben pero que non se atreven a dicir. Eu crecín con isto.

Que hoxe a xente escolla seguir acudindo aos seus espectáculos como vía de escape debe ser un orgullo.

Si, claro. Pero é que hai unha cousa moi clara no mundo do circo, que é que os mellores pallasos son os máis vellos. Un pallaso é un cúmulo de experiencias vividas. Sinto que agora estou no meu mellor momento, son máis divertido, máis cómico, máis sabio e máis intenso. Creo que estou moito mellor agora que hai trinta anos. Lembro que o meu pai, cando eu tiña corenta anos, me dicía que era demasiado novo para ser cómico. Xa tiña unha carreira en Italia, pero el me dicía isto… É algo que fun entendendo co tempo. Agora cando saio ao escenario síntome ao máximo dos meus coñecementos e da miña creatividade. Sei cousas que hai trinta anos que non sabía. Volvo a esa sabedoría do circo dos meus pais e os meus avós, a miña familia está nas pistas de 1840 e isto supón unha herdanza enorme.

Unha escena da representación ‘Yo, Mussolini’, que volve a Galicia © Luis Otero Zarazo

[Fonte: http://www.praza.gal]

Divuit entitats catalanes i andorranes posen en marxa Compendium.cat per fomentar l’ús de la llengua en la Justícia

La consellera de Justícia, Lourdes Ciuró, durant la signatura de l’acord, aquest dilluns al Palau de Pedralbes de Barcelona / Gencat

Un total de divuit entitats i institucions catalanes i andorranes han signat aquest dilluns al Palau de Pedralbes de Barcelona un conveni per fomentar l’ús del català a la justícia a través de la creació d’un portal de recursos de llenguatge jurídic català. El portal, que rep el nom de Compendium.cat, estarà obert als professionals de tots els àmbits i al públic general.

El portal té com a objectiu fomentar l’ús i la qualitat del llenguatge jurídic català i visibilitzar molts dels recursos que actualment estan dispersos en diferents webs institucionals.

El Compendium.cat parteix d’un catàleg de recursos elaborat en el marc de la tesi doctoral Llenguatge jurídic català: estat de la qüestió i propostes de futur (2019), elaborada per la lingüista Anna Arnall Duch, impulsora del projecte. El portal tindrà un motor de cerca que permetrà cercar i trobar informació en més de 300 recursos lingüístics, entre els quals hi ha manuals de redacció jurídica, apunts lingüístics sobre terminologia jurídica, diccionaris jurídics i manuals didàctics. També inclourà formularis judicials de diverses jurisdiccions, formularis notarials, formularis registrals i altres models de documents, i preveu anar augmentant el nombre d’aquest tipus de recurs.

L’eina s’adreça majoritàriament a tres grans públics: els professionals del dret (advocats, notaris, procuradors, jutges, graduats socials, etc.), els professionals de la llengua (correctors, traductors, redactors, intèrprets) i el personal de les administracions públiques i privades que hagin de redactar documents.

Durant l’acte de signatura de l’acord, la presidenta del Consell de l’Advocacia Catalana, Maria Eugènia Gay, ha destacat que cal “normalitzar d’una vegada l’ús del català a la justícia perquè és una anomalia que arrosseguem des de fa anys” i ha afegit que acords com aquest “han de contribuir a garantir el dret de qualsevol ciutadà a ser atès en la llengua que li és pròpia”. La consellera de Justícia, Lourdes Ciuró, ha remarcat que cal “crear un entorn en català a l’àmbit jurídic que funcioni, que sigui efectiu i garanteixi realment el dret lingüístic de les persones”.

El Compendium.cat és un projecte obert al qual és previst que s’hi adhereixin altres institucions rellevants en l’àmbit jurídic, lingüístic i acadèmic i sensibles amb l’impuls del català en l’àmbit del dret. El projecte comença aquest any, durant el qual es posarà l’eina a disposició del públic. Es preveu que l’any 2022 es digitalitzin tots els recursos; i el 2023 s’indexin els estudis en matèria de lingüística històrica de textos jurídics. Ell 2024 s’han de crear nous recursos en funció de les mancances que s’hagin detectat.

Segons dades del Departament de Justícia, el nombre de total de sentències redactades en català el 2020 a tots els jutjats de Catalunya va ser de 14.455, una xifra que representa un 7,44% del total de sentències fetes durant aquest període.

 

[Font: http://www.diaridelallengua.cat]

En Espagne, un séminaire, intitulé L’Héritage médiéval, a été organisé par María Jesús Fuente et tenu à l’Institut d’historiographie Julio Caro Baroja de l’Université Carlos III de Madrid, où elle y est professeur d’histoire médiévale. De celui-ci est né un manifeste qui réunit 70 universitaires espagnols, spécialisés dans l’histoire médiévale. Ils y défendent tout ce qu’a apporté ce siècle à l’avancement de l’humanité jusqu’à aujourd’hui.

Le Repas de noce de Pieter Brueghel l’Ancien ; michelgrolet.com/ Unsplash

Publié par Marion Clousier

Au début du mois, National Geographic était revenu sur les stéréotypes de ce siècle associé à la mauvaise hygiène, l’insalubrité, aux maladies ainsi qu’à une bêtise endémique à la société — la saga Les Visiteurs en est l’allégorie ironique parfaite.

À son tour, le journal espagnol El País cherche à glorifier cette époque, définitivement mal connue. Pour cela, il s’appuie sur le manifeste, signé par près de 70 universitaires, soulignant les bénéfices d’un siècle qui s’est étendu sur près de 1 000 ans et qui a vu naître de grandes avancées dans le domaine du droit et de la politique. Pour Isabel Del Val, professeur à l’Université de Valladolid, c’est précisément la longévité de cette période qui a contribué à la diffusion de tous ces stéréotypes sur le Moyen Âge. 

La méprise sur l’idée du Moyen Âge 

Comme il y est écrit dans le manifeste, le terme « médiéval » renvoie à « tout ce qui touche au retard, à l’ignorance, au manque de culture, aux habitudes malsaines, à la barbarie, à la cruauté, au fanatisme, à l’horreur, à la pauvreté, à la monstruosité, à la violence… »

Pourtant, se borner à cette vision de l’époque serait totalement restrictif. Certes, nos diktats actuels nous imposent un mode d’hygiène — et plus largement de vie — beaucoup plus sain, à nos yeux. Mais cela n’empêche pas que d’un autre point de vue, prendre une à deux douches par jour n’est pas réellement écologique. Alors que diront les futures générations à notre propos ? 

Voilà ce que tend à démontrer ce manifeste. L’époque médiévale a été un siècle de grandes découvertes qui nous permettent de comprendre notre monde d’aujourd’hui. Il insiste sur l’apport linguistique, scientifique, culinaire, géographique et plus largement, culturel qu’elle nous a offert. 

Pour María Jesús Fuente, lauréate du Prix d’essai Leonor, « le Moyen Âge est une période de lumière. » Elle souligne que certains auteurs de la Renaissance, tels que Voltaire, ont participé à diffuser cette mauvaise réputation de la période. 

L’un des plus grands experts du Cid, Alberto Montaner, confirme cette impression. Il explique qu’en réalité, ces personnes cultivées, dites « éclairées », considéraient ce siècle comme « l’âge du féodalisme politiquement, et de l’obscurantisme intellectuellement », ce qui a diffusé tous ces préjugés. En somme, le Moyen Âge est aujourd’hui résumé à « une époque remplie de donjons, de chasses aux sorcières et d’hérétiques brûlés sur le bûcher ». Une image bien fantaisiste qu’il serait définitivement temps d’abolir. 

La pandémie, vecteur nuisible 

La pandémie semble avoir renforcé l’idée d’un obscurantisme médiéval, ce qui met en rogne ces spécialistes — tout à fait compréhensible, non ? 

Le manifeste s’exclame sur l’utilisation abusive du terme médiéval, qui a été utilisé pour décrire de nombreux problèmes. De même, selon eux, il a été employé, à tort et à travers, dans des expressions telles que « ne soyez pas médiéval et ne soutenez pas la science et la médecine » ou encore « une gauche médiévale qui se considère comme sophistiquée ». Des dénigrations bien méprisantes face à tout ce qu’a apporté le Moyen Âge à notre monde contemporain.

Apports du Moyen Âge… oubliés ? 

Le professeur d’histoire médiévale à l’Université de Córdoba affirme qu’il a vu la création et la diffusion de l’espagnol castillan, qui est « une langue médiévale », mais aussi « la division du temps, la méthode de comptage des dates basée sur la naissance de Jésus-Christ, la division administrative actuelle de l’Espagne en régions […] ». D’autres répondants y ajoutent : « Les universités, les pratiques agricoles respectueuses de l’environnement, la présence de minorités dans les domaines du droit et de la médecine, et l’algèbre, développée par le monde islamique. »

Remedios Morán Martín, expert en histoire du droit à l’UNED, souligne l’importance des lois, création médiévale : « Pendant le Haut et le Bas Moyen Âge, les espaces des différents royaumes et comtés étaient beaucoup plus consolidés, et il était possible d’agir plus efficacement du point de vue de la création de nouvelles institutions pour permettre le pouvoir royal. Parmi ces institutions en Espagne, il y a eu la naissance des Cortes, un organe parlementaire qui s’est réuni à Léon en 1188 et a été un pionnier mondial. »

Et plus largement, il a facilité notre quotidien à travers de nombreux objets tels que « la fourchette, les billets en papier, les verres, les horloges mécaniques, les livres, les presses à imprimer et l’eau de rose sont tous issus de cette période ». En dehors de la création, puis de la diffusion de ces inventions, « les siècles médiévaux ont été de grands créateurs de structures – sociales, territoriales, politiques et éducatives – qui sont une invitation à réfléchir sur le chemin parcouru entre hier et aujourd’hui ». 

Époque plus respectueuse des femmes  

Une réflexion toujours autant d’actualité lorsque l’on considère que « les droits des femmes du XIe siècle aux XVe ou XVIe siècles comprenaient le droit de gérer la propriété d’une manière inédite en Europe. Les femmes de cette époque avaient plus de possibilités de gérer des propriétés que les femmes du début du 20e siècle », selon Ana Echevarría Arsuaga, de l’université UNED. Alors même qu’aujourd’hui, plusieurs jeunes femmes souhaitent voir développer des transports en commun uniquement réservés pour elles, afin d’éviter toutes formes d’agressions. 

[Source : El País – reproduit sur http://www.actualitte.com]

 

 

 

 

 

 

 

Impulsen també un manifest per acabar amb el supremacisme del castellà

Presentació de la nova campanya d\'Enllaçats per la Llengua a València, el 23 d\'abril del 2021

Presentació de la nova campanya d »Enllaçats per la Llengua a València, el 23 d’abril del 2021.

Enllaçats per la Llengua ha presentat aquest divendres 23 d’abril, amb motiu de la Diada de Sant Jordi, la seua nova campanya #BateguemAmbElValencià per « fer bategar els nostres cors amb la nostra llengua ». Aquesta plataforma està representada al País Valencià per les entitats l’STEPV, Escola Valenciana, Acció Cultural del País Valencià, Decidim i el Tempir.

Les entitats han presentat també un manifest que destaca com creix la « minorització de la llengua i avança el procés intencionat de substitució a què es veu sotmesa, i ho fa de manera especialment greu en les generacions més jóvens ». Enllaçats per la Llengua també afirma que els territoris de parla catalana « tenim el dret a desenvolupar la llengua i la cultura pròpies de forma normal, plena i lliure, que tenim el dret que estiga garantida la nostra existència i el dret a disposar de les eines que facen una cosa i l’altre possible ».

El text ataca l’Estat espanyol per haver instaurat el principi de desigualtat legal entre ciutadans en matèria lingüística, afavorint el coneixement de la llengua castellana a tota la ciutadania de l’Estat, en detriment als territoris que formen part dels Països Catalans, als qui se’ls hi ha impedit que puguen establir l’obligatorietat del coneixement de l’idioma propi.

Els seus impulsors expressen, així mateix, la seua voluntat de treballar per reivindicar la unitat, el reconeixement i l’oficialitat de la llengua catalana en tot del seu domini lingüístic, i promoure, en conseqüència, que les relacions entre les diferents institucions del territori que la tenen com a llengua pròpia s’hi vehiculen, i que hi haja una plena reciprocitat dels mitjans de comunicació en català. Volen lluitar per aconseguir el reconeixement ple dels drets lingüístics dels catalanoparlants, resumits en el dret irrenunciable a poder viure plenament en català, i en conseqüència, combatre les polítiques discriminatòries envers el català que condicionen les eleccions lingüístiques dels parlants i que en molts casos acaben derivant en l’autoodi.

El manifest advoca per garantir que tots els ciutadans dels Països Catalans coneguen i puguen usar la llengua que identifica la societat on viuen i, d’aquesta manera, « garantir el seu dret a formar-ne part en igualtat de condicions independentment del seu origen i de la seua llengua inicial ». Això implica defensar polítiques lingüístiques basades en l’equitat que permeten aconseguir la normalització del coneixement i de l’ús social de l’idioma en tots els àmbits comunicatius (administracions públiques, centres educatius, mitjans de comunicació, món econòmic i laboral, oci i entreteniment…).

Enllaçats per la Llengua crida a defensar també que als centres educatius garantisquen l’ús del català com a llengua vehicular i que els infants i els jóvens siguen competents en català « i puguen gaudir de les mateixes oportunitats, siga quina siga la seua llengua inicial i amb independència de la seua situació socioeconòmica ». Aposten per un model d’escola immersiva, dotada dels recursos adequats per compensar l’actual situació sociolingüística. Una mesura que hauria d’afavorir la promoció del català com a llengua per defecte en l’àmbit del lleure dels jóvens.

Finalment, s’emplacen a promoure normatives que asseguren la igualtat de drets lingüístics de les comunitats catalanoparlants respecte de les comunitats de parlants de les llengües oficials dels Estats en què estan dividits els Països Catalans.

 

Postales sobre el racismo desde el Perú (2017-2019)

Lo bueno, lo malo y lo cholo Postales sobre el racismo desde el Perú (2017-2019)

Escrito por Marco Avilés

No hay problema que nos defina mejor en América Latina que el racismo. Desde los insultos que sazonan el día a día de nuestras calles hasta los diseños urbanos que segregan los barrios en nuestras ciudades, las viejas divisiones coloniales conviven con formas modernas de gobernar y de tratarnos basadas en la superioridad de «lo blanco». Somos casi tan expertos en leernos la piel, el cabello y los apellidos como en negarlo de inmediato. La vida cotidiana está hecha de esa contradicción.

I. Una policía que controla el tráfico de la avenida Javier Prado, en San Isidro, un barrio adinerado de Lima, se para delante de una camioneta a punto de voltear a la izquierda en la misma esquina en que un cartel lo prohíbe. La policía le indica con la mano a la conductora que siga de largo, pero la conductora no le hace caso y acelera hacia la agente. La policía retrocede por el golpe pero se mantiene en el lugar, con una rara convicción que parece reunir experiencia y amor propio. La conductora vuelve a acelerar y su camioneta empuja otra vez a la autoridad. El juego de fuerza, camioneta de lujo empujando a policía chola, se repite una, dos, tres, cuatro, cinco, seis veces… y ahora hay gritos que se pierden en esa noche en que miles de personas intentan regresar a su casa después del trabajo. Pasan conductores al lado, peatones, ciclistas y nadie se detiene. Nadie se exalta salvo alguien que registra la escena desde su coche.

II. Los ingenieros de apellido Colque Huamancuri y Bresciani Camogliano envían sus hojas de vida a una empresa para competir por el mismo puesto. ¿A quién llaman los reclutadores para la entrevista de trabajo? Un equipo de investigadores de la Universidad del Pacífico realizó este experimento para medir la influencia del racismo en el proceso de contratación de personal en empresas privadas. La investigación se llama «Discriminación laboral en Lima: el rol de la belleza, la raza y el sexo» y para realizarla crearon unas 5.000 hojas de vida ficticias y las enviaron a compañías que buscaban empleados. Los postulantes de apellidos de origen europeo y tez blanca que postulaban a puestos profesionales recibieron 120% más de respuestas positivas que los postulantes de tez marrón y apellidos indígenas. Es decir, cuando las compañías buscan profesionales, prefieren con mayor frecuencia a las personas blancas que a las cholas.

¿Qué ocurre cuando una persona blanca y una chola compiten para un puesto de obrero? Según el informe, ambos candidatos reciben similar atención. ¿Cómo se entiende esto? La investigación no revela nada que los peruanos y peruanas no sepamos por experiencia propia. En su libro Profesionales afroperuan@s en Lima: un drama anunciado, la antropóloga Liuba Kogan entrevista a un reclutador que confiesa cuán específicos suelen ser sus clientes cuando buscan cubrir puestos de alta gerencia: «En otra empresa también de un grupo importante económico, el gerente de admisión me dijo ‘por favor, también estamos en una empresa privada y ya tú sabes’, me dijo. Acá tienen que estar mujeres del grupo, específicamente que no quiero ninguna brownie»1.La peruana es una economía pujante que se levanta sobre estas arenas movedizas.

III. Un antiguo comentarista deportivo local describió al futbolista afroecuatoriano Felipe Caicedo comparándolo con un «cocodrilo». Caicedo se enteró del insulto y dijo que sus abogados podrían enjuiciar al comentarista por racista. El cómico Jorge Benavides, célebre en el Perú por ejercer el blackface y el brownface, anunció que preparaba un programa dedicado al caso Caicedo. Para animar la espera del programa, colgó una foto de la imitación. En ella, Caicedo era representado por un hombre bañado en pintura negra cuyos labios postizos eran tan grandes y rojos como salchichas.

Los diarios rebotaron la noticia y también el malestar que la imagen produjo en parte del público. El «humor» de Benavides suele ser tan tóxico que en lugar de hacer reír, enfada. El Ministerio de Cultura dijo en un comunicado: «En el mes de la cultura afroperuana, lamentamos que se sigan representando a las y los afroperuanos a través de imágenes que refuerzan estereotipos y prejuicios raciales». Cuando llegó el día señalado, la secuencia anunciada no salió en el programa. Ni Benavides ni el canal de televisión informaron la razón, y actuaron como si nada hubiese ocurrido. El incidente se diluyó dejando la misma sensación vaga y extraña que deja el tabú en las conversaciones familiares.

IV. El famoso cocinero Gastón Acurio pasea por la Feria del Libro cuando un grupo de niñas de escuela lo detiene para pedirle una foto. Las chicas sonríen y se tapan los ojos con los dedos de una mano haciendo una v. Cuando Acurio postea la imagen en Facebook, se desencadena una lluvia ácida de insultos contra las niñas: «Pirañitas», «Lacras», «Futuras madres adolescentes». La violencia crece como una bola de nieve. «¿Por qué no traen a otras niñas más decentes?», se pregunta alguien. «Seguro no tienen dinero para comprar libros». ¿Qué leen esos comentaristas en la imagen? ¿Qué los lleva a pensar que las chicas son pobres? Las niñas no son blancas. Son cholas, indígenas, mestizas, de piel marrón. Un dato significativo que, para cierta mentalidad, parece haber cruzado las fronteras del orden social. Las niñas marrones no están en su barriada peligrosa, ni en el cerro denunciando que les falta agua, ni están clamando por ayuda ante cámaras tras un desastre natural. Están en la Feria del Libro, ese templo exclusivo del ocio y del ascenso, abrazando al cocinero estrella.

V. Esta mañana fui a la radio, me acerqué a la caseta del vigilante y entonces se produjo el siguiente diálogo:
—¿A dónde va?
—A Ampliación de Noticias.
—¿DNI?
Alcancé mi documento por la ranura de la ventanilla. El vigilante leyó y tomó nota.
—¿A quién está trayendo?
—A nadie.

El hombre asumía que quizá yo era parte de la comitiva de un dignatario o asesor de prensa de alguna persona importante, y que había llegado temprano para esperar a mi jefe. Quien ha ido alguna vez a la radio o a la tele sabe que las cosas son más o menos así: los entrevistados importantes son precedidos por edecanes, guardaespaldas, secretarios. Como nadie me precedía, quizá yo debía ser el empleado. Era lógico.

—¿Entonces adónde dijo que va?
—A Ampliación de Noticias.
—Para qué, ¿ah?
—Para una entrevista. Yo soy el entrevistado.

El hombre arrugó la frente, extrañado, y preguntó como si dudara de todo lo que le había dicho:
—¿Y sobre qué va a ser la entrevista?
—Sobre racismo —le dije mirándolo de cholo a cholo.

En un país lleno de problemas graves, el intercambio resulta tan insignificante que parece más bien una muestra de susceptibilidad de mi parte. Pero la insignificancia acumulada ya no es tan insignificante. Y quizá de eso se tratan estas notas.

VI. La mujer que me maquilló antes de la entrevista en la tele observó la tapa de mi libro (No soy tu cholo) con curiosidad. Tenía unos veintipocos años, el cabello negro brillante y los ojos adornados con lápiz plateado.
—¿De qué trata? —preguntó.
—Sobre racismo y por qué ya no tengo vergüenza de reconocerme cholo.
—Ahhh.
La mujer se quedó en silencio, bajó los brazos y sonrió para sí misma.
—¿Te han discriminado?
—Uyyy. Todo el tiempo.

Vivía en Villa María del Triunfo, distrito de inmigrantes del sur de los Andes, y todos los días tomaba el tren para llegar a su trabajo en San Isidro, el corazón de la Lima empresarial. Hacía poco, una mujer que ella definió como «blanca» le dijo «No me toques, chola». Un clásico. Se quedó en silencio un rato más y tras tomar una bocanada de aire me contó que lo que la enfadaba en realidad era lo que le ocurría a su hermanita de 12 años. Cada vez que van al mercado del barrio una vendedora le dice a la niña: «Negra. Negra fea». No la detienen las llamadas de atención. «Negra. Negra fea», insiste la vendedora.

¿Sabía ella que la violencia racial es un delito?, pensé. Técnicamente, la hermana mayor podría traer a la policía y enfrentar a la agresora. Quizá, si grabase la agresión, la evidencia podría servir para que la autoridad detuviera a la mujer racista. Pero sonaba a ciencia ficción. La mujer terminó de echarme polvo blanco en el rostro y, en tanto tardaban en llamarme desde el set, nos quedamos charlando un ratito más sobre ese zumbido común («negra, negra fea», «cholo, cholo de mierda», «chuncho, chuncho salvaje») que acompaña el día a día de millones de personas.

VII. El director del Fondo Editorial del Congreso, Ricardo Vásquez Kunze, propone que el Estado deje de ofrecer sus servicios en lenguas originarias y que lo haga solo en castellano, pues de otra manera se pone en riesgo la unidad del país. «Si todos saben y hablan castellano la integración fluye con mayor facilidad que si incentivamos que los servicios públicos se brinden en las lenguas originarias de cada colectividad. Por el contrario, no existirá ningún incentivo para aprender el castellano –nuestra lengua integradora nacional– si los shipibos, los aymaras o los asháninkas se acostumbran a recibir los servicios del Estado peruano en su propio idioma».

«Se acostumbran», dice, desde la comodidad de su puesto burocrático, en Lima. El Perú tiene 47 lenguas, 47 acervos culturales, 47 fuentes de riqueza. ¿En qué mentalidad tener más puede ser peor que tener menos? El otro día acompañé a un amigo mexicano al hospital de un pueblo de Maine, Estados Unidos. Él habla mixteco, una lengua originaria de Oaxaca. Cuando entró a la sala de emergencia, las enfermeras averiguaron cuál era su lengua y se contactaron con un intérprete vía online. Ese hospital de pueblo estaba capacitado para brindar servicios en unas 200 lenguas. No importa si hablas español, francés, mixteco o abenaki: igual te van a atender. Ese pequeño detalle se llama equidad. Todos merecemos los mismos derechos sin importar origen, idioma, religión, sexo. ¿Por qué no podemos aspirar a lo mismo en el Perú?

Lo que dice Vásquez Kunze solo importa en tanto es funcionario público, y en tanto sus imaginaciones podrían llegar a ser políticas públicas. Por suerte, su manifiesto nazi nace desfasado la misma semana en que la crítica internacional celebra Wiñaypacha, la película en aymara del director Óscar Catacora, y el mismo día en que, por una linda coincidencia, el cantante Liberato Kani me comparte un tema suyo en quechua y español.

VIII. Las encuestadoras Apoyo y Datum publican sus resultados sobre los intelectuales con más poder en el Perú. Tres hombres blancos de más de 70 años encabezan las listas. Mario Vargas Llosa, Hernando de Soto, Julio Cotler. No hay mujeres. No hay indígenas. No hay personas afroperuanas. La librería Crisol prepara una conferencia sobre literatura con cinco panelistas, el espacio suficiente para imaginar una diversidad de voces y experiencias y géneros. Pero los cinco invitados son blancos y varones. No hay mujeres. No hay indígenas. No hay afroperuanas.

El diario El Comercio celebra los diez años de su suplemento económico, «Día 1», y les pide comentarios a cuatro caballeros blancos del zodiaco empresarial más uno de origen asiático, como esfuerzo por diversificar. No hay mujeres. No hay indígenas. No hay afroperuanas.

IX. Un estudiante de la Universidad de Lima, una de las más caras del país, entra a clases y comprueba, como si hubiese despertado en una película de horror, que muchos de sus compañeros son cholos. «Mucha gente confundió la uni2 con la de Lima», escribe en Facebook. «Mi salón parece un museo lleno de huacos». Enseguida sus compañeros celebran la broma en la misma frecuencia.

En el juego neoliberal de las fantasías, la educación pública es entendida como parte del infierno de las clases bajas. La universidad privada, por el contrario, no es universidad sino un tipo de club: el centro de reunión al que acudes para confirmar tu identidad de clase. Y en este juego de las apariencias, educarse, aprender, entender no es necesariamente parte del modelo de negocio.

X. Un periodista de América Televisión recorre las calles con la difícil tarea de auscultar a las inmigrantes venezolanas que encuentra en su camino. «Si algo hay que agradecerle a Nicolás Maduro», dice ante cámaras, al presentar su reportaje, y a continuación se agacha para medirle el trasero a una inmigrante venezolana. «111 [centímetros], muchachos», añade. «Gracias, Nicolás».

Esta semana la Thomson Reuters Foundation explicó con estadísticas que Lima es la quinta ciudad en el mundo más peligrosa para ser mujer. Como para ilustrar el porqué, el conductor de un programa de Radio Planeta aconsejó a su audiencia de caballeros qué hacer cuando una chica no nos hace caso: «Si la flaquita no quiere», explicó, «la pepeas y listo». Es decir, le pones una pastilla en el trago y procedes a violarla.

XI. Gladys Tejeda creció corriendo para no llegar tarde a clases, en los Andes peruanos, y ahora es uno de los seres humanos más resistentes del planeta. Es chola, maestra de profesión y su dieta de ganadora incluye maca, máchica y chuño.

De niña corría un kilómetro y medio para ir a la escuela, en Junín, como tantos niños de las montañas que los peruanos de ciudad ven, vemos, desde las ventanillas de los carros cuando atravesamos ese país «lejano» de donde venimos los cholos. La fortaleza de Gladys no es solo física. Cuando eres pobre, la vida te entrena sin tu permiso. La paradoja es peligrosa. Las desventajas pueden destruir tu talento o cultivarlo.

Gladys ganó su primera competencia a los 11 años y le entregó el premio (50 soles) a su mamá. 20 años más tarde, esa misma niña ha ganado la maratón de México por segunda vez y ahora le dedica el triunfo al Perú, ese país rarísimo donde los cholos todavía somos vistos con sospecha o desdén, y que a pesar de ello, o quizá por eso, produce incansablemente cholos y cholas universales (de Garcilaso a Vallejo, a Yma Súmac, a Tejeda). La paradoja es que muchas veces se van. Y Gladys también lo ha pensado.

XII. El entrenador de la selección peruana de atletismo de montaña, José Luis Chauca, ofrece una entrevista en vivo, cuando una mujer que no está en el cuadro comienza a gritarle como si Chauca fuese el sirviente que se ha distraído de regreso de un mandado:—¡José Luis, ven acá!

El entrenador intenta ignorarla, pero la mujer insiste.—Ya, un ratito —le dice Chauca.

No es suficiente.—¡¡¡Ven acáa!!! —grita la mujer.

La reportera, confundida, interviene:—Ya viene, ya viene —dice por decir algo. Pero tampoco es suficiente.
—¡Ya! ¡¡¡José Luissss!!!Es el momento en que uno teme que lo peor (si es que hay algo peor) ocurrirá: que la mujer entrará en escena y agarrará a golpes al entrenador.
—Vaya, vaya —le dice la reportera.

Chauca sale del cuadro corriendo. La cámara registra la amonestación que le suelta la mujer que hace un rato gritaba:
—Oye, si yo te llamo, tú vienes. Anda a buscar la mochila de Karina.

La reportera mira la escena a la distancia y se dirige a la cámara:
—Es la señora Letts y lo ha gritado al pobre José Luis. Se lo llevaron.

La «señora Letts» es Marita Letts, funcionaria de la Federación de Atletismo, y a quien maratonistas como Gladys Tejeda han denunciado en público por su violencia y abierto racismo. El abuso feudal como clima laboral en el Perú contemporáneo. La relación patrón-siervo que sigue vigente.

XIII. En enero de 2016, un vigilante de supermercados Wong se acercó a una clienta que salía de la tienda sin pagar unos productos. La mujer lo negó y le empezó a gritar, llena de cólera: «¿De qué cerro te has bajado, serrano? ¿Qué me puede importar a mí un vulgar portero, un portero de Wong?, por eso te quedarás como portero toda tu vida»3. El vigilante permaneció inmóvil, como en shock. La hija de la agresora se puso a llorar en la vereda.

La clienta había trazado con sabiduría la frontera mental que separa al Perú: quienes se piensan «blancos» están a un lado y son intocables; los cholos están del otro lado, en distintas formas de subordinación. Según la gramática de las castas, el vigilante marrón no tiene derecho alguno a dirigirle la palabra a la clienta «blanca». La furia de esta mujer no es irracional. Responde a su educación de casta superior.

Resulta simbólico que el incidente ocurriese en Wong, un supermercado que a través de su publicidad alienta esa ficción. La mayoría de sus anuncios parecen frescos de la vida cotidiana en algún país de fantasía, donde la gente solo es blanca y donde los cholos, mestizos, negros y más hemos sido eliminados durante alguna guerra étnica que desconocemos o vía Photoshop. En las publicidades de Wong, papá y mamá son blancos; mi hermanito recién nacido es blanco; el abuelo y la abuela son blancos; incluso mis muñecas son blancas. Hace unos días, Wong publicó un aviso que saludaba a la familia peruana para celebrar las fiestas patrias. Como era lógico, todos en la imagen eran blancos. Muchas personas se quejaron en las redes sociales usando palabras como: «racista», «discriminación», «Escandinavia». Lo complicado es que Wong conoce bien a sus clientes reales, que para nada se parecen a los modelos de la publicidad. En junio de 2017, el supermercado lanzó una campaña sobre la amabilidad de sus trabajadores y publicó en Facebook fotos de las personas que compran en sus tiendas. Si los modelos de las publicidades de Wong son repetitivamente blancos, sus clientes son cholos y cholas de todos los colores. ¿Cómo se explica esta contradicción? ¿Los principales consumidores de la publicidad racista son las mismas personas racializadas?

Los publicistas explican con un realismo brutal que la piel blanca es aspiracional en nuestro país, y no dicen nada nuevo. La utopía del blanqueamiento, como definió a este juego el sociólogo Gonzalo Portocarrero, es una institución colonial que floreció durante la República. La idea de que, bajo diferentes estrategias (incluido el matrimonio), una persona negra o indígena puede volverse blanca y así, parte de la elite o casta superior. «Hay que mejorar la raza», decía una tía cuando los chicos de la familia salíamos de fiesta. Lo cual no exculpa en nada que Wong sea una empresa guiada por principios nazis.

XIV. Una manera de medir la extraña prosperidad de Lima podría ser calculando la cantidad de dinero que sus habitantes invertimos o desperdiciamos en enrejar nuestra ciudad. Los limeños somos arañas expertas en cubrir con hierro forjado nuestras propiedades: enrejamos nuestros buzones de electricidad, nuestras puertas, nuestras casas, nuestras calles, nuestros barrios. Algunos alcaldes han comenzado a enrejar árboles, quién sabe si para protegerlos de los ladrones o para que no se escapen de la ciudad.

Lima es una ciudad de barrotes y de tranqueras, de murallas y de fronteras endiabladas que nos separan o que, para ser honestos, solo resaltan nuestra división4. Esto no es normal. O es normal a la limeña5. En lugar de enfrentar de manera colectiva las profundas heridas de una larga posguerra que ya dura casi dos décadas, preferimos pelear de manera individual contra un problema cuya solución aparenta estar al alcance: la inseguridad. ¿Somos tan «ricos» o tan «ladrones» que queremos robarnos unos a otros? Se salva el que se enreja primero. El Estado también sigue este mandamiento. El Palacio de Gobierno y el Congreso lucen gruesos barrotes pintados de negro. Lo extraño es que los ladrones trabajan dentro.

Las rejas de Lima llamaron la atención de un reportero de guerra acostumbrado a escenarios hostiles como Damasco o Bagdad. «He vuelto a un país donde la clase media para arriba vive detrás de rejas y alambre de púas electrificadas», dijo el periodista Jon Lee Anderson con una mezcla de pena y espanto, en 20156. La Lima que él recordaba, la de los años 70, era una ciudad donde se podía caminar sin necesidad de mostrar el DNI al vigilante de cada cuadra, en cada reja. ¿Qué nos pasó? ¿En qué momento la ciudad que pudimos ser se convirtió en la ciudad que somos ahora?

Las rejas son señales de desconfianza, de miedo, de odio. Son la materialización arquitectónica de lo que pensamos y sentimos y padecemos: racismo, clasismo y una mentalidad tribal o de casta que nos convence de que un conjunto de aldeas separadas pueden llamarse ciudad. En Lima, enrejamos y amurallamos todos: los ricos del distrito de La Molina levantan una muralla para separarse de los pobres del distrito de Ate. Levantan rejas las nuevas clases medias de La Perla para separarse de sus vecinos de clase baja de Ciudad del Pescador. Levantan rejas los pobres, que, en su pobreza, saben distinguir al que tiene menos del que tiene aún menos, como ocurre en la calle Tacaymano, donde viví, en San Juan de Lurigancho. Las rejas que encarcelan el barrio de mi infancia son el principal cambio urbanístico ocurrido en dos décadas. El parque del barrio no tiene más árboles, pero sí rejas.

En su crónica para el podcast Radio Ambulante7, el escritor Juan Manuel Robles cuenta la historia de un joven suizo que se mudó a Lima, a inicios de la década de 1970, cuando la ciudad era más o menos transitable, y decidió hacer lo que solo un loco haría: un mapa de calles. El suizo se llama Oliver Perrotet y solo compartiré este fragmento de su historia:

[Dice el presentador:] Solo faltaba imprimirla [la guía de calles], y para esto [Perrotet] necesitaba dinero. Salió a las calles de nuevo, ahora a tocar puertas de empresas. Les ofrecía anuncios publicitarios en el mapa. Y ahí, pues, el hecho de ser extranjero lo ayudó bastante.

[Dice Perrotet:] Como gringo no tenía realmente restricciones: «Pase señor», ¿no? Aunque tenía yo barba y pelo largo. Pero quizás tal vez por eso, ¿no? Era un personaje un poco fuera de lo común, ¿no?, y que infundía respeto.

Ser gringo, blanco, era una llave que le abría puertas en una sociedad que considera que lo blanco es «serio», «importante», «formal». En esos años 70, Lima era una ciudad más pequeña, con menos cholos, con menos barriadas, con menos rejas, pero su espíritu era obviamente racista.

Los años pasaron. El país se volvió un caos. El adolescente Juan Manuel Robles, que había pasado su infancia en Bolivia, regresó a Lima a inicios de los años 90, en plena época del terrorismo y Fujimori y Montesinos. Los adultos leían los diarios y decían que la economía mejoraba. Eran años de privatización y de liberalización. Los diarios informaban que las combis asesinas (ese símbolo de la descomposición neoliberal del transporte público) comenzaban a matar a tantas personas como Sendero Luminoso y el Ejército juntos. Esta nueva violencia parecía menos importante acaso porque no tenía ideología. Eso creíamos. El caos urbano ayuda a distraer a los ciudadanos mientras las autoridades roban.

Dice el presentador: «Juan Manuel volvió a vivir a la casa de una tía, en un barrio llamado Corpac, de clase media, en el distrito de San Isidro. Y para él, Lima era una ciudad de límites: ‘No cruces esta avenida’, ‘No pares en esa esquina’, ‘No entres a ese barrio’». Son el tipo de indicaciones que te da la gente que te quiere, y lo hacen para protegerte. Total, Lima estaba saliendo de años de violencia. Pero, al hacerlo, creaban una cárcel casi involuntaria…Juan Manuel: «Y en la mente de un niño es… es realmente poderoso ese límite, ¿no? Es un límite que te paraliza, como dices: ‘¡No!’».

Escuché esta historia mientras conducía, en Maine, entre bosques y lagunas: un paraíso sin mucha gente o un purgatorio sin transporte público. Y extrañé algo que casi ya no extrañaba de Lima. Extrañé ese futuro maravilloso que pudimos construir y que no construimos.

¿Será que esa Lima está oculta en algún lado, en algún mapa perdido, acaso en aquel plano de calles que trazó Perrotet en los años 70? ¿Cómo podemos buscar y recuperar esa ciudad? ¿Será que para lograrlo tenemos que comenzar a desmontar todas las rejas que nos hemos echado encima?

XV. Conoces a una chica linda y educada pero se apellida Quispe. ¿Qué haces? Respuesta: todo lo que quieras, pero jamás la llevas a tu casa. Y menos se la presentas a tus padres. La página de Facebook mas naki pa’ tu kentucky publicó un meme que de inmediato generó una abierta batalla campal en la red, entre quienes calificaban la imagen de racista y entre quienes la defendían8.En medio del caos en que suelen derivar las discusiones en Facebook, los comentarios del post eran una delicia para la interpretación.

Un comentarista llamado Sebastian Barth decía: «Había un comentario de un broder apellidado Siucho o algo así… El broder era todo un marroncito y se creía blanquito… qué pendejo».

René Dominguez añadía, por su parte: «Trata de quedar bien pero se avergüenza de su apellido, típico de serranos».

Luis Salgado: «Yo sé que quizás en un momento tenga jefes quispes, mamani, condori, choquehuanca, yupanqui, pero es lo que es, luego yo seré su patrón». Y así. Chicos muy jóvenes explicando con claridad lo que científicos sociales tardan tesis enteras en describir.

Pero no hay que ir a las redes sociales para corroborar el racismo en nuestros países. Basta ver la televisión o los gabinetes de ministros o recordar anécdotas escolares o los chistes familiares. Si algo describe el racismo en el Perú, es esa mentalidad piramidal que todos tratamos de escalar como podemos para llegar a esa puntita de privilegio donde habitan los «blancos», la casta superior, modelo de éxito y belleza. Lo blanco no es una piel sino una forma de ser en la sociedad: una manera de pensar y de pensar a los demás desde el poder tentador y la dulce hegemonía. En cada sociedad, lo blanco adquiere indicadores específicos: apellidos determinados, fenotipos ligados a los grupos hegemónicos, a sus historias y a sus negociaciones y sus mestizajes, distanciamiento social de grupos minorizados. Es por eso que el Domínguez del comentario que cité arriba puede «serranear» a Amancio (apellido andino). Y Salgado puede imaginarse patrón de «Yupanqui» (apellido indígena). Domínguez y Salgado no tienen la piel clara, pero actúan como blancos; al menos hasta que llega un comentarista que se apellida Barth y que tiene piel clara (al menos en el videojuego de Facebook) y, por tanto, la autoridad cromática para recordarle a Castro que su nombre es «cagón» y «pa concha» su apellido «es Castro» (un apellido común en comparación con Barth). Nadie insulta «racialmente» a Barth. Este es el privilegio del «blanco». El «blanco» es inmune, el no color, un agente libre de «impureza racial». Los sucios son los otros, los «marroncitos», los «negritos». Aprendemos esta gramática en la casa, el barrio, la escuela, sin ser tan conscientes de que la aprendemos. Por eso Barth sabe que está arriba de Castro, y Castro lo acepta callado pero sabe que, al menos, está arriba de Choquehuanca, y, claro, de Quispe.

Intentamos levantar países sobre esta inestabilidad.

XVI. «¿Qué te gusta de ser blanco?», le preguntó el facilitador de un taller sobre antirracismo a un auditorio mayoritariamente blanco en Maine. Luego hizo lo mismo con quienes se identificaban como negros, asiáticos y latinos.

Las personas levantaban la mano y comentaban en voz alta, mientras el facilitador tomaba notas en un papelógrafo. Las personas blancas respondieron:

—Me gusta ser parte de la cultura mayoritaria.—No noto mi blancura.—No estoy especialmente preocupado por mi seguridad.
—Soy escuchado.—Mis hijos no son señalados.
—Beneficios financieros.
—Estoy representado en la publicidad.
—No tengo que pensar sobre ser blanco.
—Los estándares reflejan mi imagen.

A la misma pregunta, las personas que se identificaban como negras respondieron:
—Mi estilo.
—Mi comunidad.
—La cultura del abrazo.
—Mis raíces africanas.
—Mis curvas.
—La música.

Las personas de origen asiático, a su turno, reconocieron sus idiomas, su espiritualidad. Las personas latinas destacaron la lealtad, el colectivismo, la cultura del almuerzo, la salsa, la diversidad. Y así.

El instructor compartió las respuestas para que todos pudiéramos verlas. Entonces se generó una ronda de comentarios. Quedaba claro que los blancos estaban orgullosos o, por lo menos, cómodos con su poder. Muchos en este grupo preguntaron por qué las personas blancas no habían destacado valores o características culturales. ¿Por qué las personas blancas no estaban orgullosas de su comida o de eso que una persona de la India llamó «espiritualidad»?

«Yo soy irlandés», dijo un participante. «Quiero decir de origen irlandés. Pero cuando me preguntan en situaciones oficiales, nunca lo recuerdo. Digo que soy blanco».

Una mujer blanca con el cabello negro dijo que ella, en su niñez en Nueva York, había sido catalogada como irlandesa negra. Pero de eso había pasado medio siglo. Ahora aceptaba que la definieran como blanca nomás. El instructor habló de sus raíces alemanas y de cómo estas se habían diluido en un sistema que clasifica y agrupa a las personas por el color de la piel.

El concepto «blanco», en EE.UU., impide que las personas que se piensan blancas exploren y reconozcan su propia diversidad. El concepto blanco las aplana de una manera similar a como ideas tales como negro o marrón lo hacen con otros grupos, pero con una diferencia crucial: el sistema «blanquea» al blanco para que este se concentre en su poder. Para que administre la pirámide ejerciendo presión hacia abajo. La aplanadora te concede poder a cambio de que olvides de dónde vienes, o de que lo recuerdes vagamente, como un asunto que definía a tus abuelos pero no a ti.

Pasé dos días en este taller sobre racismo, a fines de 2017, y no podía dejar de pensar en el Perú. En un momento de la conversación, cuando las personas blancas lucían muy conmovidas al analizar cómo operaba en ellas el racismo, comenté para el grupo que EE.UU. era un país racista igual que el mío. Pero había una diferencia notable. «Ustedes están discutiendo sobre esto», les dije. «En el Perú, un diálogo así es imposible en este momento». Ciencia ficción. La gente me miró con cara de no creerme: «¿De verdad allá no hablan de esto? ¿Entonces de qué hablan cuando hablan de racismo en América Latina?».

Hay varias maneras de enfocar el racismo, al menos dentro de la discusión pública y mainstream de los medios de comunicación. La más popular es aquella que entiende que el racismo es una especie de enfermedad que ataca a unos individuos y no a otros. Como cuando el señor grita «negro de mierda» en la calle. Y todos nos indignamos ante el video compartido en redes sociales y encendemos la hoguera para quemar al maldito. Luego quizá alguna institución del Estado emite un comunicado que condena la violencia y, en el mejor de los casos, un congresista recordará que hay una ley que castiga este tipo de hechos.

El racismo más difícil de exponer y de discutir es el estructural porque es, en apariencia, invisible, aunque está en la esencia misma de nuestro sistema. El racismo les da forma a nuestra economía, a la política, a la literatura, a la moda, al sexo, al amor. El racismo te dice con quién casarte y con quién no. A quién respetar y a quién no. El capitalismo es racista y el racismo es capitalista, y nuestras instituciones dentro de este sistema nos modulan según nuestra piel, nuestro origen, nuestra historia, nuestro género. Esta dimensión del racismo es más compleja de desentrañar porque exige que te mires en el espejo, que asumas responsabilidad y también una actitud abierta para aprender. Aprender para actuar.

 

 

[Fuente: http://www.nuso.org]

Un estudi conclou que només el 17’1 % de les classes s’imparteixen en català

Edifici de la Facultat de Dret de la UIB, a Palma

Edifici de la Facultat de Dret de la UIB, a Palma

En el context d’emergència lingüística que hi ha en l’àmbit jurídic arreu dels Països Catalans, la Plataforma per la Llengua ha fet un estudi per avaluar la presència del català als estudis de Dret de les Illes Balears.

Els resultats de l’estudi són preocupants i corroboren la hipòtesi inicial de l’entitat, és a dir, que hi ha una relació directa entre la baixa presència del català en l’àmbit jurídic i l’aprenentatge acadèmic, que és altament castellanitzat. La impossibilitat de poder cursar els estudis universitaris en català comporta que els futurs professionals no estiguin avesats a utilitzar aquesta llengua i, a més, dificulta la creació d’un llenguatge jurídic i d’especialització en català.

L’estudi de la Plataforma per la Llengua, que classifica les dades per grups impartits a Mallorca, Menorca i Eivissa, analitza quantes assignatures del grau de Dret i del màster d’accés a l’advocacia s’ofereixen en català segons els plans docents de la Universitat.

Els resultats conclouen que només el 17,1 % de les assignatures de Dret es poden cursar en català. En el cas del màster d’accés a l’advocacia, que és obligatori per poder exercir la professió, no s’ofereix cap assignatura en català. Això podria explicar el fet que, en els últims dos anys, cap estudiant hagi demanat de fer en català l’examen final d’aquest màster, malgrat tenir-ne la possibilitat i malgrat que el català és la llengua habitual del 47,1% dels residents a les Illes Balears.

Pel que fa a les dades específiques de cada illa, hi trobam que al campus universitari de Palma s’ofereix el percentatge més elevat de classes en català, un 22 % de les hores docents. D’altra banda, al campus de Menorca només es poden cursar el 17,9 % de les hores en català, mentre que al campus universitari d’Eivissa, sorprenentment, no s’hi imparteix cap assignatura en la llengua pròpia del territori. De manera global, els estudiants catalanoparlants de la UIB no poden fer tota la carrera de Dret íntegrament en llengua catalana a cap dels seus campus. A més, els resultats de l’estudi indiquen que la presència del català en el transcurs de la carrera va disminuint progressivament, ja que si bé al segon curs l’oferta acadèmica és del 30 %, al quart curs descendeix fins al 5 % i desapareix totalment al màster d’accés a l’advocacia.

De fet, les dades sobre el baix ús del català es corroboren a l’enquesta d’usos lingüístics de la UIB-2019. A l’enquesta, els docents dels departaments de dret públic i dret privat reconeixen que utilitzen exclusivament el català en menys d’un 20 % de les seves assignatures i que imparteixen les classes només en castellà en un 70 % dels casos. Amb tot, aquests departaments estan entre els que utilitzen menys català i més castellà de tota la universitat.

Malgrat que la Llei de normalització lingüística de les Illes Balears i el Reglament d’usos lingüístics de la mateixa universitat preveuen que el català sigui la llengua vehicular en l’àmbit del coneixement i que, com a llengua oficial de la universitat, cal fomentar-ne l’ús, les dades de l’estudi elaborat per la Plataforma per la Llengua mostren un clar incompliment de la normativa en el grau de Dret. Segons l’entitat, hi ha una correlació directa entre la presència residual del català a les hores lectives i la castellanització de l’àmbit jurídic. Tot i que no existeixen dades oficials sobre l’ús del català en l’àmbit jurídic balear perquè l’administració no les fa públiques, el darrer informe del Comitè d’experts que avalua el compliment de la Carta Europea de les Llengües Regionals o Minoritàries conclou que rarament s’utilitza el català als tribunals de justícia de les Illes, així com a la documentació registral, mercantil i notarial.

Des de la Plataforma per la Llengua es denuncia aquesta situació i anuncien una roda de contactes amb els responsables per tal d’alertar-los i exigir la implementació d’unes propostes de millora, així com d’un protocol d’usos lingüístics que permeti revertir la situació i garantir els drets lingüístics dels estudiants. L’entitat proposa, per exemple, que al Campus de Palma s’ofereixin grups de català tant el matí com l’horabaixa, que es creï una assignatura troncal de català jurídic i que es reverteixi l’exclusió total del català tant a la facultat d’Eivissa com a les assignatures del màster d’accés a l’advocacia.

Amb tot, l’estudi de la Plataforma per la Llengua, que també s’ha dut a terme al  País Valencià i a Catalunya, vol alertar de l’ús residual del català a les facultats de Dret i persegueix la fita que els catalanoparlants (i la resta d’estudiants de les universitats del domini lingüístic) tenguin garantit el dret a estudiar i professionalitzar-se plenament en català. Un dret que, en les democràcies d’altres països d’Europa, tenen garantit comunitats lingüístiques de mides similars a la catalana.

[Foto: UIB – font: http://www.racocatala.cat]

Paranaländer escribe sobre la vida y obra de Stanislaw Jerzy Lec, escritor, poeta y aforista polaco, procedente de una familia judía de Viena.

Escrito por Paranländer

“tenía el coraje del bufón del rey y la melancolía del rabino”

Leszek Kolakowski

En total 1500 pensamientos contiene el volumen «Nuevos pensamientos despeinados» del polaco Stanislaw Jerzy Lec. Entre Bloy (“Exégesis de lugares comunes”) y Porchia. Umberto Eco escribió: «Si tuviera que ir a esta famosa isla desierta y solo pudiera llevarme un libro, para leer y releer, elegiría Lec».

Lec nació el 6 de marzo de 1909 en Lvov (ciudad que entonces pertenecía al Imperio austro-húngaro, hoy es parte de Ucrania). El verdadero nombre de su familia adinerada de barones judíos vieneses era Tusch-Letz. Estudió literatura polaca y derecho en Lvov y Viena, donde conoció a Kraus. Comenzó a colaborar (1929) en la revista de izquierdas Tryby, prohibida por las autoridades en 1931.

En 1933 apareció su primera colección de poemas. A partir de 1937 escribió en la revista satírica de Varsovia Szpilki. Sus breves sátiras y epigramas fueron recopilados en el volumen: «La caminata del cínico» (1946). La guerra lo tomó en Lvov: en 1941, fue internado en el campo de concentración alemán de Tarnopol, de donde escapó en 1943, uniéndose a los partisanos comunistas.

Fue redactor de prensa clandestina. En 1945 reanudó Szpilki. De 1946 a 1949 residió en Viena como agregado de prensa de la Misión de Polonia. Luego emigró a Israel. Regresó a Polonia en 1952. Sus colecciones de poemas interrumpen, de vez en cuando, la indiferencia de la crítica y del público. La publicación de «Mil y una bagatelas» (1959), una colección de breves epigramas, comentarios amargos o divertidos sobre la realidad, causó cierta sensación. El final de su vida estuvo marcado por la colección de aforismos que lo hicieron famoso en todo el mundo: «Pensamientos despeinados». El título vino de una frase de Heine: «schon gekammte, frisierte Gedanken» (pensamientos peinados son mejores). La primera edición (1957) fue ampliada con «Nuevos pensamientos despeinados» (1964). Murió en Varsovia el 7 de mayo de 1966.

«Puedes hablar durante mucho tiempo con los eunucos», dijo una dama del harén.

Solo los muertos pueden resucitar. Para los vivos es más difícil.

La estupidez es la madre del crimen. Pero los padres suelen ser genios.

Durante la reconstrucción del crimen, el cadáver no reconoció a su asesino.

Anoche soñé con la realidad. ¡Qué alivio cuando me desperté!

Prefiero la inscripción «Prohibida la entrada» a «Sin salida».

Los pensamientos, como las pulgas, saltan de humano a humano. Pero no los pican a todos.

¡Sabemos que hay muchas formas de dividir a las personas! Por ej., en humanos e inhumanos.

¿No te repitas a ti mismo? ¡Shhhh! ¡La felicidad podía escucharte!

Tienes que multiplicar los pensamientos para que no haya suficientes guardianes para vigilarlos.

¿Hermosa mentira? ¡Atención! Esto ya es creación.

Me preguntas, oh hermosa dama, cuánto tardan mis pensamientos en eclosionar. Seis mil años, querida.

En la frase «Es alguien que piensa», ¿hay algún cumplido oculto para la humanidad?

Incluso en su silencio hubo errores de ortografía.

No cuentes tus sueños. ¿Porque si los freudianos llegaran algún día al poder?

Incluso los masoquistas terminan confesándolo todo bajo tortura. Por gratitud.

A los que tienen buena memoria les resulta más fácil olvidar muchas cosas.

La letra de la ley debe formar parte del alfabeto.

En el infierno, el diablo es un personaje positivo.

El beso de Judas cierra la boca a los poetas.

Debemos sacrificar todo por el hombre. Solo que no otros hombres.

Para convertirse en malabarista, no se deben conocer las leyes de la física.

Al principio estaba la Palabra, al final la Verborrea.

Cuando el chisme envejece, da lugar a mitos.

Es muy poco saludable vivir. Cuando vivimos, morimos.

A veces la palabra se multiplica por medio del tartamudeo.

La musa habita en nosotros, donde más se le cante, en la cabeza, garganta, piernas, etc.

El censor es el cocreador del lenguaje.

¿Habrá un Pavlov que alguna vez descubra la existencia de reflejos rebeldes condicionados?

Las musas seducidas abortan.

Las marcas dejadas por la mordaza se pueden ver en la lengua.

Las flores del amor no se marchitan; las que se colocan en su tumba siempre están frescas.

Dime con quién te acuestas, te diré con quién sueñas.

Podemos cerrar los ojos a la realidad pero no a los recuerdos.

El entusiasmo que muere debe dejar cenizas que se puedan poner en la cara para no ser reconocido.

Lástima que para ir al paraíso, ¡tienes que hacerlo en un coche fúnebre!

¿Sufrir de corazón y no ser poeta lírico? Esto no rima con nada.

¡Qué calvario! Por todos lados, nada más que mujeres desnudas, vestidas hasta el cuello.

¡Aprenda a apreciar las palabras! Cada uno de ellas puede ser el último para ti.

La vida no es para todos.

Hubiera preferido que David matara a Goliat con un arpa.

Stanislaw Jerzy Lec

 

 

[Fuente: http://www..eltrueno.com.py]

Escrito por Mustafá Barguti

Los planes de Israel para vacunar a su población contra el Covid-19 avanzan rápidamente. Israel ha vacunado a una mayor proporción de su población que cualquier otro país, y su campaña está siendo elogiada como ejemplo de un programa de vacunación eficaz. Pero hay un lado más oscuro de esta historia de éxito: unos cinco millones de palestinos bajo su control están siendo marginados.

Si bien Israel tiene un plan para vacunar a todos sus ciudadanos en los próximos meses, está dejando que los palestinos que viven en Cisjordania y la Franja de Gaza se las arreglen por sí solos.

Gaza y Cisjordania están sufriendo un grave brote de coronavirus. Ha habido más de 165.900 infecciones y 1.756 muertes en los dos territorios. Se registran más de 1.800 casos nuevos al día. La tasa de infección en las dos áreas es del 30 por ciento entre los que se hacen la prueba, en comparación con el 7,4 por ciento en Israel.

Israel lucha por reducir una nueva ola de infecciones, está en camino de vacunar al 25 por ciento de su población a fines de enero y a todos los israelíes para fines de marzo.

Esto incluye a unos 600.000 colonos que, según el derecho internacional, viven ilegalmente en Cisjordania, pero poseen pasaportes israelíes. Recibirán la vacuna en los próximos días, mientras que unos tres millones de palestinos que viven en la misma zona no la recibirán. Israel también ha ordenado que se proporcionen vacunas a los guardias de las prisiones, pero no a los miles de prisioneros palestinos.

Por supuesto, los árabes que viven en Israel propiamente dicho y tienen la ciudadanía israelí están siendo vacunados. Pero Israel también se comprometió en los acuerdos de Oslo a trabajar con los palestinos para combatir las epidemias, por lo que tiene la obligación moral de suministrar vacunas en Cisjordania y Gaza.

En cambio, hasta ahora ha rechazado una solicitud de la Organización Mundial de la Salud y la Autoridad Palestina, el organismo autónomo en Cisjordania, de proporcionar hasta 10.000 dosis de vacunas para los trabajadores palestinos de primera línea. Sabiendo que Israel no compartirá su suministro de vacunas a corto plazo, los palestinos tienen que confiar en la buena voluntad de las organizaciones y empresas extranjeras. Pero un programa de vacunación para Cisjordania y Gaza será mucho más lento que el rápido despliegue que están obteniendo los israelíes.

Covax, una coalición de organizaciones internacionales de salud, se ha comprometido a vacunar a los palestinos en los dos territorios, pero no se espera que las vacunas lleguen antes de finales de febrero y se administrarán a solo el 3 por ciento de sua habitantes en abril, con un despliegue adicional durante todo el año.

El Ministerio de Sanidad de la Autoridad Palestina también ha negociado recibir más de dos millones de dosis de las vacunas Oxford-AstraZeneca y Sputnik V de Rusia, pero tampoco se espera que lleguen pronto.

Israel ha dicho que los palestinos en Cisjordania y Gaza son responsables de su propia atención médica. Insiste en que la Autoridad Palestina está a cargo de Cisjordania y que, con el redespliegue de las tropas israelíes de Gaza en 2005, Gaza también es autónoma.

Pero la realidad es que Israel y su ejército todavía tienen esencialmente el control de Cisjordania y Gaza. La Autoridad Palestina no controla las fronteras, los puestos fronterizos ni el espacio aéreo. De hecho, la Autoridad Palestina está presente en solo el 38 por ciento de Cisjordania, territorio que está fragmentado por el muro, los puestos de control y los asentamientos israelíes. El sesenta por ciento de Cisjordania, conocida como Área C, está fuera del alcance de la Autoridad. En Gaza, los puestos fronterizos, las fronteras, el mar y el espacio aéreo están bajo control israelí (aparte de una parte de la frontera sur de Gaza que está controlada por Egipto).

Como se señala en los Convenios de Ginebra, una potencia ocupante, que Israel, a pesar de su negativa, sigue siendo, “tiene el deber de garantizar y mantener, con la cooperación de las autoridades nacionales y locales, los establecimientos y servicios médicos y hospitalarios, la salud pública e higiene en el territorio ocupado, con especial referencia a la adopción y aplicación de las medidas profilácticas y preventivas necesarias para combatir la propagación de enfermedades contagiosas y epidemias”.

El control económico y geográfico que Israel ejerce sobre el territorio de la Autoridad Palestina ha dado lugar a grandes discrepancias e inequidades. En 2018, el gasto promedio en atención médica para un palestino en los territorios palestinos fue de solo 344 dólares, en comparación con los 3.324 para un israelí.

El riesgo de que el sistema de salud colapse aumenta a diario en Cisjordania y aún más en la densamente poblada Gaza, donde viven unos dos millones de palestinos, la mayoría en la pobreza. Hasta hace poco, las camas de hospital estaban siendo utilizadas casi a plena capacidad. Si bien los hospitales de Gaza han recibido suministros de oxígeno muy necesarios, todavía sufren escasez de medicamentos y equipos desechables necesarios para tratar a los pacientes con Covid-19.

La decisión del gobierno israelí de hacer que la vacuna esté disponible solo para los ciudadanos israelíes no es solo una injusticia moral, es contraproducente. La inmunidad colectiva no se logrará para los israelíes sin vacunar a los palestinos. Hay más de 130.000 palestinos trabajando en Israel y los asentamientos, y cientos de miles de israelíes viajan entre asentamientos israelíes o participan en actividades militares en los territorios palestinos ocupados.

Al recibir nuestros títulos, otros médicos y yo hicimos un juramento de no discriminar a nadie. La medicina y la atención médica no deben tratar a algunos pacientes como menos dignos de tratamiento que a otros. Este enfoque viola los valores y la integridad de la profesión médica y perjudica a todos, incluidos los israelíes.

Mustafá Barguti  es médico, forma parte del Comité de Salud palestino que se ocupa del Covid-19. Ex ministro de la Autoridad Palestina y miembro de su Consejo legislativo.

Fuente: https://www.nytimes.com/2021/01/12/opinion/israel-palestinians-vaccine-covid.html

Traducción: Enrique García

[Reproducido en http://www.sinpermiso.info]