Archives des articles tagués Direitos

A mobilización, celebrada en Oviedo, pide o recoñecemento da lingua porque « amplía dereitos e liberdades ».

Manifestación pola oficialidade do asturiano e o galego-asturiano

Manifestación pola oficialidade do asturiano e o galego-asturiano

Unha multitudinaria manifestación percorreu este sábado o centro de Oviedo para esixir a oficialidade das linguas asturiano e galego-asturiano. A mobilización partiu da Estación do Norte, en Oviedo, e terminou na Praza da Catedral, onde leron un manifesto.

A convocatoria correu a cargo da Xunta pola Defensa da Llingua, cuxos responsables insisten en que a oficialidade soamente significa recoñecer legalmente o dereito que ten calquera persoa para usar libremente a lingua propia nun territorio. Así, consideran que esa oficialidade supón un avance democrático porque « amplía dereitos e liberdades cidadáns ».

Consideran que actualmente os falantes do asturiano e do galego asturiano non teñen recoñecido legalmente o seu dereito para expresarse nesas linguas. « Por que teñen menos dereitos que os falantes de linguas doutras comunidades? », preguntáronse, reivindicando o mesmo trato institucional e mesmo réxime de protección que teñen as demais linguas do Estado.

O Estatuto de Autonomía de Asturias, aprobado en 1981, xa contempla a protección do asturiano (‘ bable’) no seu artigo 4 e di que se promoverá a súa difusión nos medios de comunicación e o seu ensino, respectando as variantes locais. No ano 1998, con Sergio Marqués (PP) como presidente de Asturias, aprobouse a lei de uso e promoción do  bable/asturiano, que actualmente regula a protección do idioma.

A actual normativa, con todo, non é suficiente para os participantes na manifestación deste sábado, que esixen que o asturiano e o galego asturiano sexan oficiais e gocen da mesma protección e desenvolvemento que outros idiomas do país, como o catalán ou o galego. O contrario é unha discriminación, alegan.

 

gènere fluidPrimera documentació: 15/02/2020

Tipus sintagmació
Contextos Com a molt, admet que se l’etiqueti dins del gènere fluid, que significa que rebutja ser definida com a dona o com a home. [La Vanguardia, 15/02/2020]
La meitat dels casos atesos durant el 2020 van ser homes cis (45 %), seguits de dones cis (23 %), dones trans (16 %), homes trans (12 %), persones no binàries (3 %) i de gènere fluid (1 %). [Avui, 18/02/2021]
Observacions Una persona de gènere fluid no s’identifica amb una única identitat de gènere, sinó que al llarg de la seva vida pot anar canviant entre diverses identitats o fins i tot pot considerar que no en té cap. Cal fer èmfasi en el fet que el gènere fluid no està relacionat amb el sexe (és a dir, amb els trets fisiològics i biològics) ni amb l’orientació sexual, sinó amb la identitat de gènere (entesa com la construcció social de les diferències sexuals): les persones s’identifiquen amb els rols que socialment s’atribueixen a homes i dones, independentment del seu sexe biològic. Tanmateix, la realitat va més enllà d’aquest binarisme i, de fet, existeixen moltes altres categories no binàries, al costat del gènere fluid: agènere, bigènere, trigènere, pangènere, queer… El Diccionari LGBT (lèsbic, gai, bisexual, trans) de Marta Breu, editat pel Termcat, dona compte d’aquesta realitat i recull diversos centenars de termes sobre l’orientació sexual, la identitat sexual i de gènere, la sexualitat i la relació del col·lectiu LGBT amb la societat (activisme, drets i família, oci, etc.).

 

 

[Font: neolosfera.wordpress.com]

Escrito por José Luis Muñoz

Hay películas que trascienden lo estrictamente cinematográfico porque se sitúan en otro plano, en el de la necesidad, y podrían, y deberían, ser proyectadas en una clase de ética en el caso de que esa materia concite algún interés en la sociedad actual; Maixabel de Icíar Bollaín (la Estrella de El sur que, de mayor, fue una excelente directora de cine) es una de ellas.

El cine español ha abordado con diversa fortuna el tema de ETA, desde el punto de vista de los terroristas (la excelente Días contados en la que Imanol Uribe tuneó la novela homónima de Juan Madrid sin que este se enojara, sino todo lo contrario; Yoyes, de Helena Taberna); el de las víctimas (Todos estamos invitados, la mediocre despedida del cine de Manuel Gutiérrez AragónLejos del mar, también de Imanol Uribe pero muy lejos de lo que fue Días contados); o las más que discutibles películas de humor de Borja Cobeaga Fe de etarras y Negociador. ETA centró el excelente, e incomprendido, trabajo de Julio Medem La pelota vasca, la producción internacional de Gillo Pontecorvo sobre la acción más sonada de la banda, el asesinato de Carrero Blanco, en Operación Ogro; y la serie de éxito surgida a raíz de la novela de Fernando Aramburu Patria.

El comando Burruntza asesinó a Juan María Jáuregui, gobernador civil de Guipúzcoa, el 29 de julio de 2000 en Tolosa, cuando tomaba un café sin escolta en un céntrico bar. Con ese vil atentado arranca la película de Icíar Bollaín que, enseguida, da un salto en el tiempo y se sitúa en los años de encierro en la cárcel de Nanclares de Oca de dos de sus asesinos, Luis María Carrasco (Urko Olazábal) y Ibón Etxezarreta (Luis Tosar), que se desmarcan de la banda dentro del proceso de reinserción conocido como la vía Nanclares, por el nombre de le prisión en que se les concentró, y en el proyecto de Maixabel Lasa (Blanca Portillo), viuda de Jáuregui, al frente de la Oficina de Atención a las Víctimas del Terrorismo del Gobierno Vasco. Cuando los dos terroristas encarcelados le piden una entrevista personal para pedirle perdón, Maixabel duda pero finalmente acepta porque cree que ese tipo de contactos son positivos para el fin de la violencia: “Todos tenemos derecho a una segunda oportunidad”.

El film, que se estrena ahora y ha sido presentado en el festival de San Sebastián con notable éxito, surge de una entrevista personal que tuvieron Maixabel Lasa e Icíar Bollaín en Tolosa, en el lugar en donde ETA arrebató la vida a su marido. La directora de Te doy mis ojos dirige con sobriedad, y a veces con excesiva frialdad, este largometraje que gira en torno al proceso de la pérdida y la redención al que se le puede achacar que no tenga más impulso dramático y tenga un tono más de documental que de película de ficción. Icíar Bollaín recoge de forma fidedigna las dos entrevistas que los antiguos miembros de ETA, los victimarios, tuvieron con su víctima en dos largas secuencias a cámara fija. Los asesinos desconocían quién era Juan María Jáuregui, salvo que era un objetivo fácil por ir a todas partes sin escolta, pero ignoraban su pasado como militante del Partido Comunista y de ETA y que, como gobernador de Guipúzcoa, fuera pieza clave en desentrañar los asesinatos de los etarras Lasa y Zabala y meter en prisión al general de la Guardia Civil Enrique Rodríguez Galindo. “Juan Mari no sabía quién lo iba a matar antes, si ETA o Galindo” dice en un momento de la película Maixabel Lasa.

Blanca Portillo hace una excelente interpretación de Maixabel Lasa (extraordinaria esa secuencia en la que no coge ese teléfono que suena de forma insistente porque presiente que le va a comunicar el asesinato de su marido) pero no puedo decir lo mismo de Luis Tosar, que aparece en muchas escenas con el pie forzado, más convincente como el terrorista implacable de la primera secuencia que como el arrepentido del resto de la película. Lo mejor del film es ese paseo que Ibón Etxezarreta hace por las localizaciones de todos sus atentados en uno de sus permisos penitenciarios, con el ruido de las explosiones y los disparos que causaron tantos muertos como sonido de fondo, y la frase que cruza con Maixabel al final de su encuentro al hilo de la de ella “Prefiero ser la viuda de Juan Mari que ser tu madre”, a la que responde : “Hubiera preferido ser Juan Mari que su asesino”.

ETA dejó de existir, aunque a algunos les hubiera gustado que siguiese o no se han enterado de su disolución, pero su rastro de dolor sigue generando películas y novelas.

 

[Fuente: http://www.culturamas.es]

De diglòssia, com de quasi tot, n’hi ha d’alta i de baixa intensitat, essent aquesta darrera el pa nostre de cada dia tant a la vida quotidiana com a les xarxes socials.

Escrit per Gerard Furest i Dalmau

Professor de Llengua Catalana a Secundària

 

L’any 1927, l’escriptor austríac Stefan Zweig va escriure una d’aquelles obres divulgatives que li són tan pròpies i que, sense ser la de més qualitat (aquest lloc caldria reservar-lo amb tota probabilitat al memorialisme de El món d’ahir), sí que n’és una de les més populars. L’obra en qüestió es titula Moments estel·lars de la humanitat, i l’autor hi tria catorze moments que, al seu parer, van marcar el devenir de l’ésser humà. Com que, a imitació del de Zweig, d’escrits que recopilen episodis inflexius de la història del país ja se n’han escrit a gavadals, us proposo de fer un repàs a quatre moments de la nostra soferta vida política que corprenen per la seva excelsitud diglòssica.

Són exemples que certifiquen que els partits treballen bé -amb argumentaris interns i tot- la Formació de l’Esperit Sectari, però que en canvi negligeixen la conscienciació sociolingüística de què sovint (i aquí excloem el PP valencià) fan gala els seus programes electorals. Traginen, en els casos que ens ocupen, una forta càrrega simbòlica, perquè de diglòssia, com de quasi tot, n’hi ha d’alta i de baixa intensitat, essent aquesta darrera el pa nostre de cada dia tant a la vida quotidiana com a les xarxes socials.

Estalviem-nos però els excursos i entrem en matèria.

1) Desembre del 2006Ernest Maragall, actual alcaldable fallit d’ERC a la ciutat de Barcelona i aleshores conseller d’Educació de la branca -en teoria- més catalanista del PSC, compareix al Parlament. Amb aquell visionarisme genialoide tan maragallià, que consisteix a prioritzar sempre i en tot cas l’ocurrència a l’oportunitat, anuncia a ses senyories parlamentàries la bona nova: cal fer una tercera hora setmanal de castellà a les escoles de primària. El motiu? Com veureu, d’allò més científic: l’honorable ha assistit a una exposició que han fet vuit nens olotins a Barcelona -on us pensàveu, si no?- i ha quedat espaordit del nivell de castellà que han gastat. Siguem equànimes i deixem-lo justificar-se amb veu pròpia: “Diumenge passat vaig constatar les dificultats d’uns nens d’Olot per fer una presentació pública en castellà en un concurs internacional del Museu de la Ciència. Aquesta llei és per al bé del català i Catalunya”.

No arrufeu el front, si és que n’heu tingut la temptació. Qui pot dubtar per un sol moment que, en una situació de bilingüisme depredador, fer més hores en la llengua dominant és en benefici de la llengua subordinada? A qui li pot passar pel cap de qüestionar que vuit nanos i llur accent heterodox són representatius de la sapiència del castellà en tota una comarca? I encara més: qui pot ser tan agosarat de posar en entredit (vade retro, filibusters parlamentaris!) que aquest fet anecdòtic, que revela la persistència de focus gals per civilitzar, ha de comportar un canvi en el sistema educatiu del país? Les desenes de milers d’alumnes -i milions de ciutadans- que amb prou feines saben enxampurrar un “bon dia” ja són tota una altra història. La minúcia que els incompetents alumnes d’Olot es classifiquin en cinquena posició estatal i primera de les comarques gironines al concurs, també. I ara ja ho sabeu: qui tercera hora proposa, país empeny.

2) Maig del 2021: Després de dur a terme una temporada futbolísticament brillant i de derrotar l’UCAM Murcia en el tercer partit del play off d’ascens, la U.D. Eivissa aconsegueix deixar enrere el pou sense fons que ha estat sempre la Segona Divisió B i posa un peu a la categoria de plata del futbol estatal. Com és natural, l’eufòria, tan necessària en temps de depressió pandèmica, es desborda a la major de les Pitiüses. Encara no quaranta-vuit hores després, el club esportiu fa una celebració pública al seu estadi i, per a solemnitzar l’acte, hi convida la primera insitució del país, na Francina Armengol. La presidenta, entre aplaudiments dels jugadors i del públic, s’encamina al faristol i comença el seu discurs en català. No passen ni cinc segons que una vociferació fendeix l’aire encalmat, primaveral: “En español!” La màxima representant dels illencs roman uns instants en estat de xoc per la brutalitat de la interrupció, fins al punt de demanar a la concurrència “un momentito” per a refer-se amb un parell de sospirs. Això sí, dòcil davant l’amabilitat vandàlica, i oblidant la representativitat del seu càrrec, passa a fer la resta del seu discurs en bon castellà. Encara avui no són fàcils de calcular les afectacions en el prestigi de la llengua d’aquesta renúncia al·legòrica, catalitzada per uns automatismes necrolingüístics que la pressió de l’entorn malda perquè adquirim des del bressol. Sí que sabem, però, que és una maçada -una més- a la línia de flotació de l’inconscient col·lectiu dels catalanoparlants.

No sempre és fàcil fer tabula rasa del propi passat, i no és en absolut sobrer recordar que la senyora Armengol va tenir una etapa juvenil d’allò més abrandada al Bloc d’Estudiants Independentistes (BEI). Tot i ser d’Inca, municipi de mida mitjana però de sociologia complexa, la seva família geneològica i política sempre ha estat de la branca més mallorquinista del PSOE. D’aquella facció que, en temps de Francesc Antich, sentenciava que “hem de ser més PSIB i menys PSOE”. Aital condició no ha impedit que, després de la legislatura catastròfica de Bauzá, la seva sigui una de les pitjors pel que fa a l’incompliment del marc legal d’autogovern i a la violació massiva dels drets civils, especialment en un àmbit tan sensible com el de la Sanitat. La resposta de la presidenta al menyspreu constant al català (no ho oblidem: la seva llengua familiar i pròpia de les illes) ha estat crear, després de la insistència collonera de Més per Mallorca, una Oficina de Drets Lingüístics. L’Oficina no té, però, una funció sancionadora, sinó una funció recordatòria i recomanadora. Que, si busqueu la definició d’ambdós adjectius al DIEC, significa nul·la. I això és tot (el que han fet en matèria de llengua) fins ara, amics!

3) Juliol del 2021: La consellera d’Acció Exterior Victòria Alsina acaba el curs polític organitzant una trobada amb el cos consular establert a Barcelona. Poques hores després, els mitjans de comunicació i les xarxes reprodueixen fragments, sempre en castellà, de la seva al·locució. La revolada, en aquest país afecte a tota mena de linguomàquies, està servida. Algú del seu partit, creat per a representar l’independentisme més octubrista, surt a la palestra i dona a entendre tant l’artificialitat de la polèmica com les bondats del trilingüisme. L’obús argumental que, suposadament, ho ha de desmuntar tot: l’honorable també ha emprat el català i l’anglès. Cronòmetre (és a dir, ciència) en mà, el minutatge de l’speech és el següent: 6 minuts i 30 segons en castellà, 1 minut i 18 segons en anglès, 40 segons en català i -atenció al pintoresquisme folklòric- 2 segons en francès.

Vistes les xifres, la descompensació és prou evident, i només poden respondre a dues explicacions. La primera, de caire simbòlic, seria que els usos lingüístics susdits responen a la representació mental -a la importància- que l’emissor concedeix a cada llengua. La segona, de caire més infraestructural, seria que el govern de la Generalitat, que ha pressupostat per enguany 42.179 milions d’euros, no pot disposar de traductors ni d’orelleres per a un acte d’aquestes característiques.

Fem un xic de política-ficció i d’anàlisi comparativa: us imagineu el ministre d’Afers Exteriors filipí afirmant que el Japó reprimeix els filipins i el seu patrimoni lingüístico-cultural de manera insofrible mentre s’adreça als ambaixadors en japonès, és a dir, amagant el tagal, marcant-lo com un idioma d’estar per casa? Tindria cap pàtina de credibilitat, un discurs que es vehiculés així? Doncs justament això és el que va fer la representant del govern català a l’exterior.

La senyora Alsina no és -heus aquí el drama- un bolet aïllat. De fet, què es pot esperar en matèria de promoció lingüística d’un govern i d’uns partits “independentistes” que dupliquen submisament al castellà les seves intervencions públiques en territori nacional i col·laboren amb els mitjans estatals en la seva croada per amagar el plurilingüisme real i constitutiu de l’estat espanyol? Aquesta contradicció flagrant intenta ser tapada pels clams d’uns polítics que denuncien que el govern espanyol impedeix l’oficialitat i l’ús normal -i normal vol dir no necessàriament bilingüe o trilingüe- del català a les institucions europees. Çò és, a les quimbambes. Que, com bé sabeu, és on es juga el futur de la llengua, i on aneu a comprar cada dia el pa.

4) Març del 2011: El fet de no respectar l’ordre estrictament cronològic dels esdeveniments pot ser vist com una mostra de desordre, però també com un recurs inestimable que propulsi el text cap al clímax. Comprovareu que, en el cas que ens ocupa, es tracta més aviat d’això darrer, perquè una cosa és un moment -per estel·lar que sigui- i una altra és un aquelarre amb totes les de la llei.

Situem-nos: som en una convenció que ha organitzat el PP del País Valencià -per als seus líders, Comunidazzz (allargat així, com els ofidis) o, simplement, Levante-. L’objectiu, presentar en públic les principals candidatures del partit per a les eleccions municipals del 2011. Tot transcorre amb normalitat -és a dir, en castellà- fins que l’alcalde de Vila-real, tan joliu ell, es posa davant del micròfon per a adreçar-se als seus correligionaris. “Deixeu-me que parle un poquet del meu poble, de Vila-real”, té temps de dir abans que un imperatiu “habla en castellano!” l’interrompi. L’alcalde Rubert, ràpid de reflexos, respon a l’andanada amb una teatralitat de xòuman que no deixa de recordar la de l’advocat expert en picaresca Saul Goodman, personatge cabdal de la mítica sèrie Breaking bad. Hablo en castellano. Como queráis, perfecto!”, diu amb llefiscositat abans d’assenyalar els concurrents amb el dit índex -”ahí la has dao, chaval”, ens sembla la traducció més aproximada del gest- i de fer-se mereixedor d’una ovació tancada.

Ja escarmentada, l’alcaldessa de Torrent, Maria José Català, s’excusa de bestreta per si en algun moment se li escapa res en valencià, perquè “el valenciano es mi lengua materna y tengo este defecto”. Atureu-vos en el nom, perquè les paraules són l’espill de l’inconscient: defecte. Un defecte que, es pot deduir, li deuen haver llegat uns irresponsables progenitors per via oral, potser cromosòmica i tot. Un defecte que, no en tingueu cap dubte, ella mateixa, com a bona conservadora valenciana, s’encarregarà d’extirpar si mai Déu la beneeix amb els fruits de la maternitat.

L’obligació d’un escriptor és no doblegar-se en l’àrdua lluita per a posar paraules a les imatges i conceptes, per enrevessats que aquests siguin. Tot i això, algunes vegades cal acceptar la derrota i reconèixer el poder reproductor de l’audiovisual. Si mireu aquest vídeo entendreu per què:

És incontestable que una cerca exhaustiva sobre la qüestió que hem tractat donaria per a una monografia voluminosa. Ens reservem, per tant, el dret d’escriure-la algun dia. Mentrestant, dels tastets tragicòmics que hem cuinat per a vosaltres se’n poden extreure dues conclusions inductives: la primera, que els qui haurien de ser l’avantguarda en la recuperació de la llengua catalana no només no ho són, sinó que a més són el reflex emmirallador de l’autoestima corcada de la comunitat lingüística; la segona, que el bipedisme no és necessàriament sinònim de consciència o d’intel·ligència situacional.

[Font: http://www.nuvol.com]

 

 

 

Escrito por Daniel Tomasini

Gladys Afamado es la artista y es la mujer. La artista es la mujer y la mujer es la artista. Esta tautología se resuelve por medio de su incansable gesto creativo. A los noventa años, Afamado sigue creando, investigando lenguajes, reelaborando ideas del pasado con nueva tecnología. Esta exposición del Museo Nacional de Artes Visuales es una retrospectiva que muestra solo una parte de su producción.

Captura de pantalla 2016-06-23 a la(s) 13.01.24

María Eugenia Grau, su curadora, ha organizado la muestra en bloques que responden a una etapa de la vida artística de Afamado: los grabados, las “máquinas”, las cajas, los criptolitos, los libros. No obstante, es posible detectar la gran presencia del lenguaje del grabado y del collage en esta trayectoria. El grabado investigado en los lejanos días del Club de Grabado, donde el dibujo alcanza sus más mordaces vertientes con sus “máquinas”, las cajas de ensamblaje (un concepto de collage en el espacio), las imágenes antiguas con su puesta a punto a partir de la estética moderna, sus criptolitos (pinturas en piedra), sus recuerdos, sus fotografías, sus hilos, sus encajes. Todo ello se refiere siempre a lo humano, visto con su mirada de artista-mujer y desde su fina sensibilidad.

Todo este repertorio contiene citas ineludibles, infalibles, descarnadas desde la artista como tal y como mujer a través del velo de la forma artística. Gladys Afamado se cita a sí misma, se implica y se compromete en una mirada retrospectiva que es introspectiva y que encuentra, en cierta etapa, un correlato crítico hacia el contexto de terror que generó la dictadura que asoló a Uruguay por más de una década. Su genio creativo se dispara en sutiles y potentes diatribas plásticas, en clave irónica con sus “máquinas”, que aluden a la represión de aquella época. Su talento de fina escritora y poetisa se filtra en su obra plástica. Esta inclinación literaria genera obras de una gran sutileza de expresión, mediante el inteligente uso de la metáfora plástica y –en otros casos– con el necesario aditamento de textos y de citas. Debemos detenernos en sus etapas, a efectos de comprender sus procesos creativos.

Afamado integró el Club de Grabado desde 1959. Su técnica de grabado en linóleo ha alcanzado la maestría técnica y como propuesta estética. Con estas obras ha recogido premios y reconocimiento nacional e internacional. Su dibujo está consolidado como lenguaje propio y, en su caso, propositivo. El tema de la mujer, de lo femenino o del género –como quiera llamarse– ocupa prácticamente toda su obra. Una mirada femenina y a menudo infantil se posa delicadamente en sus soportes cuando comienza a generar el fenómeno plástico que dará origen a la obra de arte. Afamado se integró a la producción del Club de Grabado hacia 1964 e intervino en múltiples actividades de este. La ruptura democrática, que trajo aparejada la abolición de los derechos civiles, la encontró en una fase crítica que se canalizó, entre otras cosas, en su serie de “máquinas”, sumamente ingeniosas y sobre todo elocuentes de un momento crítico para el país. Con su técnica de grabado en linóleo, la artista inventó su ‘máquina para decir no’, su ‘máquina para hacer llover’, su ‘máquina para aguantar’, su ‘máquina para pensar con la televisión encendida’, su ‘máquina inflable para hacer cigarrillos de alcohol’, su ‘máquina para envolver prohibiciones’. Como hemos dicho, su referencia a la mujer es la constante en la obra de Afamado, sin perjuicio de que también aparecen, en mucho menor medida, imágenes masculinas. Su opción estética incluye referencias a obras maestras universales, como la ‘Maja desnuda’, de Goya (que revisita con sutil ironía), hasta estudios realizados a lápiz en sus primeras épocas y hoy digitalizados por la artista.

El rostro femenino, en diversas fases expresivas, es también una constante en la obra de Afamado, quien desde la modernidad y considerando el –por así decirlo– terminante lenguaje que le ofrece el grabado monocromo –en el sentido del contraste que permiten las tintas– incluye vestimentas femeninas de otras épocas, con cierto aire romántico, y esta nostalgia se propone como una forma de lirismo plástico altamente sugerente. No olvidemos que la artista es también una gran poetisa, que necesariamente abreva en muchas fuentes literarias y poéticas del pasado. Esta mirada retrospectiva es traída al presente continuamente, haciendo de este modo que el pasado se vuelva presente. Como en el arte nada es imposible, Afamado recorre sus memorias, desde la niñez, donde encontraba formas que su imaginación reconstruía en formas plásticas, y reagrupa los contenidos. Estos contenidos están presentes en toda su obra, y su lenguaje plástico, que a menudo surge del grabado o bien de los collages, tanto en el plano como en el espacio, conduce al mismo concepto artístico de contraste y de fragmentación autorreunificante, y –¿por qué no?– esperanzador. Es de hacer notar que Afamado cuenta con gran experiencia en la fabricación de papel artesanal. Este conocimiento le permite indagar las resistencias y las posibilidades del material no solo en sus grabados sino en sus gofrados, es decir, en sus papeles con volumen. Encontramos en su obra cierta reminiscencia de los pintores de íconos, sobre todo por el protagonismo de sus figuras, por su composición y por su conformación como imagen.

El lenguaje del grabado exige, del mismo modo que a los artistas medievales, gran sentido de lo esencial. Pero, además, se deduce cierto trasfondo místico al considerar estas figuras como íconos, cuyo significado va más allá del signo. Por lo tanto, cuando Afamado representa una mujer, es por medio de su concepto técnico-estético que representa a la mujer. Cuando representa a una mujer dolorida, nos presenta sobre todo el dolor. Su capacidad artística –de la que esta muestra de sesenta piezas recoge cincuenta años de experiencia– delata asimismo su capacidad de manejo y de concentración del lenguaje que, sin eludir el detalle, lo representa con los medios más económicos y eficaces, y, por lo tanto, en el máximo sentido de la expresión. Esta capacidad de síntesis se observa en la maestría de su trazo, sobre el que se erige toda su obra. Cuando pinta sus piedras también encuentra –a veces con la sugerencia del propio soporte– un trazo exquisito y perfectamente adecuado a la expresión que busca, a una autoexpresión que constituye una verdadera cita sin fin.

Captura de pantalla 2016-06-23 a la(s) 13.01.40
Captura de pantalla 2016-06-23 a la(s) 13.01.18

[Fuente: http://www.revistadossier.com.uy]

Nélida Piñón © Milenio

Escrito por Xosé Manuel Sarille

A diplomacia cultural é un instrumento dos Estados para influír no estranxeiro a través da cultura, tratando tamén de estender roles, modelos e formas de vida propias, coa intención ideal de que sexan imitadas. A diplomacia cultural forma parte das relacións exteriores; os seus axentes no estranxeiro, profesores, membros de delegacións e institutos, reciben frecuentemente directrices desde as embaixadas correspondentes.

Considérase que a diplomacia cultural nace coa fundación da Alianza Francesa en 1883, nun momento de preponderancia parisiense no mundo. O Estado francés valora que a Alianza é na actualidade a principal rede cultural do mundo, con 1.040 instalacións en 136 países dos cinco continentes. Medio millón de persoas convértense cada ano en alumnas do centro para aprender lingua francesa e seis millóns participan en actividades culturais. Eses datos son certos, mais na propia presunción agóchase a melancolía de cando a lingua francesa era coiné planetaria.

O British Council é de 1934, o Goethe Institut de 1951, a Japan Fundation de 1972, o Instituto Cervantes de 1992 e o Instituto Camôes de 2012. Todos se parecen ao molde. Falamos sempre de Occidente. Aquí non entran os proxectos doutros países con sólidos fundamentos e intelixencia, como Irán ou a China.

Os instrumentos da diplomacia cultural son brandos, destinados tamén a sumar poder, pero distantes dos procedementos económicos e militares. O poder brando, que teorizou Joseph Nye en 1990, abrangue máis ámbitos que o da diplomacia cultural.

O Estado Vaticano considérase un poder brando; fai uso da economía, do diñeiro, mais non directamente das armas, nin dos exércitos, e a súa panca preponderante é a espiritual. Joseph Stalin preguntáballe en 1935 ao ministro francés Pierre Laval, xa coa bota de Hitler pisando, que con cantas divisións contaba o papa. Unha anécdota sarcástica, mais aínda que o pontífice de Roma non conte actualmente con divisións, manda nas almas e nas conciencias de centos de millóns de persoas e entra, por tanto, nos balances das correlacións de forzas. Poder brando, e lento, con outros tempos, e prazos.

Un exemplo de lene diplomacia cultural pode observarse en Lisboa, no barrio do Arco do Cego. Hai alí un plácido xardín que se chama tamén O Arco do Cego, e mesmo enfronte dunha das súas entradas sitúase a embaixada da Arxentina, a trinta metros. Alguén, sen dúbida portugués, discorreu de cobautizalo, por así dicir, como xardín Jorge Luís Borges. No centro da perspectiva de entrada chantaron un piar conmemorativo, en cuxa parte posterior o cego arxentino relata en versos o pouco que conseguiu averiguar sobre a orixe portuguesa dos seus antecesores. “Nada ou bem pouco sei dos meus maiores / Portugueses, os Borges: vaga gente / Mantendo em minha carne, obscuramente, / Seus hábitos, rigores e temores…”

Un espazo público embelecido aínda máis por ese xogo simbólico que reforza a amizade entre os dous países.

Pero poucos fenómenos de diplomacia cultural superan o premio Nobel, que Borges nunca logrou. Esa ausencia do xenio porteño ten provocado grandes especulacións sobre as causas. Dise que por ter apoiado a ditadura militar no seu país, chegando a loar os asasinatos dos gorilas.

A falta de concreción informativa sobre os mecanismos e intencións que se pretenden con cada designación é propia dos premios Nobel, pero sobra dicir que as hai, igual que os factores alleos á propia arte literaria son decisivos na selección das obras canónicas. Suecia inflúe a través dos premios, tanto que os Nobel son antes artefactos políticos. A Borges non llo deron pola mesma razón que o recibiu Pablo Neruda, poeta chileno antifascista, no inicio do ditadura pinochetista.

Dise e seguramente sexa verdade, que José Saramago, único Nobel de literatura en lingua portuguesa, acadouno grazas á mediación do presidente da República portuguesa, Jorge Sampaio, un estadista situado na ala esquerda do Partido Socialista Portugués, e que así un membro do Partido Comunista Portugués puido conseguir tal galardón. Pero tamén se afirma que o rei de España tivo un papel na operación, igual que na concesión a Camilo José Cela.

A designación de Vicente Aleixandre en 1977 favoreceu as posición favorábeis ás liberdades e os dereitos políticos en España. Aleixandre era o poeta do exilio interior. Abondaba co clamor mundial contra as últimas penas de morte asinadas por Francisco Franco e o enorme desexo internacional de rematar con tal pesadelo.

Tim Parks preguntouse como podían facer os profesores suecos para comparar un poeta de Indonesia, quizás só traducido ao inglés, con un romancista das Camaroes, que ao mellor apenas conseguiu unha tradución ao francés, e outro que compón en africáner e está só vertido ao holandés e o alemán. Trátase sen dúbida dun premio que designa creadores do espazo xeográfico hexemónico. Ás veces con fogo case real. Concederllo a Alexander Soljenítsin foi un desafío á Unión Soviética e facelo hai uns anos á grande bielorrusa Svetlana Alexijevich, outro novo, agora a Rusia.

A wikipédia destaca que Tolstoy, Ibsen, Zola e Mark Twain foron rexeitados entre 1901 e 1912, en favor de autores moi pouco lidos hoxe. E que James Joyce nunca venceu.

Un caso especial é o de Angel Guimerá, escritor en catalán, seleccionado en vinte e tres ocasións. A percepción mundial de Cataluña resultaría relativamente distinta no proceso político destes anos pasados se Guimerá fose premio Nobel. Nunca venceu por causa das controversias que xeraba o significado político do xesto. A presión do Estado español tornou imposíbel o trunfo. Os suecos querían facer un recoñecemento das linguas non oficiais, partillando a honra entre el e o provenzal Fréderic Mistral, que foi finalmente Nóbel, pero tendo de parceiro finalmente a José Echegaray. Valle-Inclán nin o cheirou, dedicado como estaba a parlar de Isabel II, a avoa de Alfonso XIII, o rei do momento. Pero combateu a impostura como mellor sabía, e tirou de sarcasmo para mofarse: “En Bombay dicen que hay/ Terrible peste bubónica / Y aquí Urrecha hace una crónica/ de un drama de Echegaray. / Mejor están en Bombay’.

Jair Bolsonaro quere aniquilar a democracia no Brasil. Nos próximos meses pode consumarse a negación da intelixencia e o trunfo da brutalidade se este individuo interrompe o proceso electoral, algo perfectamente posíbel. Brasil é un xigante bordeando o abismo, cun criminal disposto a desafiar a civilidade. Brasil é un país sen ningún premio Nobel de literatura. Sorprende tal carencia, polo seu peso cultural, abraiante no mundo. Creo que en Estocolmo fallan en outubro. Oxalá fose para Nélida Piñon, por razóns artísticas sobradas.

Versos de Jorge Luís Borges no xardín Arco do Cego, en Lisboa. Ao fondo a embaixada da República Arxentina

 

[Fonte: http://www.praza.gal]

 

Acaba de ser publicado El segundo sexo en el Río de la Plata (Marea, 2021), compilado por Mabel Bellucci y Mariana Smaldone. El libro aborda diferentes dimensiones del pensamiento de Simone Beauvoir y la recepción de su obra en la Argentina y en el Uruguay. A continuación, se anticipa el artículo presentado por la historiadora Graciela Sapriza durante la Jornada Académica en Homenaje a Simone de Beauvoir por los setenta años de la publicación de El segundo sexo, organizada por la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Universidad la República.

Escrito por Graciela Sapriza 

Este artículo revisa las lecturas de El Segundo Sexo de Simone de Beauvoir y su impacto emancipador en jóvenes uruguayas -aún adolescentes- transformadas luego en activistas o revolucionarias. Creo que ellas; las militantes de las izquierdas de los sesenta fueron las protagonistas e impulsoras de la “retomada feminista” durante la transición de la dictadura a la democracia en el país (1985).

Estas lecturas tuvieron como escenario la “revuelta juvenil” del mayo francés, entendiendo este “mayo” como un referente mucho más amplio que el protagonizado por los estudiantes parisinos. En Occidente creció una importante oposición a las guerras imperialistas que se expandió en los campus universitarios y en los festivales de música a los que se sumaron el inconformismo del movimiento hippie y las manifestaciones pacifistas en Estados Unidos.

Las propuestas de transformación radical de los modos de producción se veían como inseparables de la emancipación de los cuerpos y de los placeres.  Esa conquista no pudo hacerse sin una transformación profunda de la sociedad, sumada a la aparición de la píldora anticonceptiva (1960) separando sexualidad y reproducción. Algunos analistas incluso definen el periodo como el de una “revolución sexual”.

Sin embargo, para muchas jóvenes, la experiencia de la “revuelta juvenil” fue frustrante.  La militancia no se tradujo en una mayor igualdad entre varones y mujeres. Esa desilusión motivó el cuestionamiento de las bases patriarcales de la cultura occidental como lo hizo Sulamith Firestone, en su Dialéctica del Sexo, y Kate Millett en Política Sexual. Ambos textos publicados en 1970. Estas reflexiones académicas propiciarán el surgimiento de la llamada “segunda ola” feminista que no tuvo eco en América Latina y el Caribe, presionada por otras urgencias en los años sesenta.

Los dos hechos marcantes en cambio fueron el impacto de la Revolución cubana (1959) y la transformación de la Iglesia católica a partir del Concilio Vaticano II (1962) y su adaptación al medio latinoamericano a través de la II Conferencia del Episcopado Latinoamericano celebrado en Medellín, Colombia, en 1968.

Algunos testimonios corroboran esta apreciación, Sonia Mosquera, militante del Movimiento de Liberación Nacional – Tupamaros (MLN-T) que sufrió 12 años de prisión, recreó sus inicios como activista:[1] “Yo empecé a militar en el año 67 o 68, en el movimiento estudiantil. Se trataba de una época donde había muchos estímulos exteriores que convocaban a una acción militante, que no solamente se daba en Uruguay sino a nivel de Latinoamérica, y que de pronto empezó como una marca muy importante la Revolución cubana”. En Sonia se sumó la formación católica, “Y, como que los valores cristianos creo que tuvieron que ver –mucho que ver-”. Ana María Araujo –también militante del MLN, que sufrió un prolongado exilio-, coincidió en que, “Los curas guerrilleros, Camilo Torres, todo un movimiento importantísimo teórico, en Brasil, sobre lo que después va a constituir la Teología de la Liberación. Esas fueron como mis primeras vivencias subjetivas de una futura militancia política”.

Señalamientos que se reiteran en muchas conversaciones mantenidas con actuales integrantes de distintos colectivos feministas y anteriores militantes izquierdistas, en la búsqueda de sus opiniones sobre el “desembarco” de El segundo sexo en sus vidas. Se iniciaban en la vida en un contexto efervescente y revolucionario.

Esta fue una época de profundos cambios, no solo en términos de movilización y polarización, sino cambios socioculturales, que impactaron directamente en los mandatos de género (de Giorgi, A.L.2018[2])

En Uruguay, un conjunto importante de mujeres ingresó a los distintos movimientos de izquierda, algunas en la guerrilla urbana, otras militaron en el Partido Comunista o en partidos políticos que pronto fueron ilegalizados en el marco de la vigencia de las “Medidas prontas de seguridad”. Para las mujeres jóvenes de clase media “la política estaba en la calle” -como expresó Lilian Celiberti en nuestra conversación-  y sobre todo en las movilizaciones estudiantiles que comenzaron en 1967 y 1968, reflejo del incremento de la matrícula femenina en la enseñanza media y superior. Muchas de ellas solo se dieron cuenta más tarde que ser « compañeras » de lucha no significaba la igualdad con los varones, aun cuando usaran armas. Se vieron tensionadas entre reconocerse como “subalternas” y verse como “otras” a través de la lectura del “Segundo Sexo”; y manifestar su compromiso con las luchas sociales y políticas presionándolas a postergar esas (consideradas por los dirigentes varones) “reivindicaciones menores” en pos de la promesa de la revolución con mayúsculas.

La biblioteca de una joven militante

Marta Valentini dice que su compromiso político, “vino por la vía de las lecturas, más allá de (otras) influencias”. Detallar cuáles fueron las preferidas por estas jóvenes devela una nutrida biblioteca. Una extensa lista que va desde los teóricos revolucionarios: Karl Marx, Federico Engels, Antonio Gramsci y Frantz Fanon, a los autores del “boom latinoamericano”, los del “realismo mágico”:  Julio Cortázar, Gabriel García Márquez, Alejo Carpentier, Mario Vargas Llosa. También los uruguayos Mario Benedetti, Juan Carlos Onetti, el joven Eduardo Galeano. Abundan poesías, obras de teatro, películas, canciones y otras producciones tales como el semanario Marcha citado en primer lugar. La biblioteca incluye autores universales: Fiodor Dostoievski, León Tolstoi, Herman Hesse, Romain Rolland, André Malraux y pocas menciones a Simone de Beauvoir y el Segundo Sexo. A los 16 años, Lilian Celiberti ingresó al Instituto Normal (Magisterio). ¡En esa época leyó a Jean-Paul Sartre y Albert Camus –y todos los escritores existencialistas-, ¡pero no a Simone de Beauvoir! Recién en 1980, en la cárcel de Punta de Rieles, cuando llegó una donación de dos mil libros gracias a la misión de la Cruz Roja, leyó a la autora francesa y quizá allí comenzó a ser feminista. Aunque contaba con el antecedente de sus tres años exiliada en la Italia efervescentemente feminista de los 70, la de las enormes manifestaciones de mujeres que conquistó las leyes del divorcio y la del aborto en el país sede del Vaticano.

Ivonne Trías, escritora, periodista y editora, recordó que una compañera de calabozo en el cuartel donde se encontraban prisioneras tenía ese libro y era el año 1972. Ella era una ávida lectora y conseguía textos en la biblioteca de la Casa de la Cultura de su barrio.

Asocio a Teresa con las dos activistas mencionadas anteriormente por su militancia anarquista (reitero que consulté pura y exclusivamente a feministas activas en la transición a la democracia). Ella parece ser la excepción, leyó el Segundo Sexo a los 19 y siente que le cambió la vida. El libro fue un regalo de una compañera de su padre que trabajaba en el diario El Día. Ese ejemplar que aún conserva fue editado por Psique en traducción de Pablo Palant en 1954 en Buenos Aires. Fue tal su impacto que inspiró el giro que dio su vida. Rompió con su novio y no se casó, se afilió a una agrupación trotskista, comenzó a participar en manifestaciones y ocupaciones de centros de estudio. Esas actividades la llevaron a ser una de las primeras jóvenes prisioneras políticas antes del golpe de Estado recluida en la Escuela de Enfermería “Carlos Nery”, donde sufrieron una represión hasta entonces desconocida en el país.

Estas mujeres jóvenes estaban apostando a un cambio, primero en la práctica, poniendo el cuerpo, aún sin poder ordenar tanto disgusto y desasosiego. Y todas pensaban que estaban en pie de igualdad con sus compañeros varones y “solo ya bastante vieja” Marta se dio cuenta de que “estaba equivocada”. Sin embargo, aún detrás del “mito de la igualdad”, incluso respaldándose en él para impulsarse, también sin cuestionarlo, se procesaban profundas transformaciones como lo expresa claramente Lilian Celiberti (2018),  “la militancia política, especialmente la que se da en las organizaciones armadas, fue para esa generación un modo de apropiación de “su tiempo” y produce una afirmación subjetiva radicalmente distinta de la de generaciones anteriores”.[3] La ruptura con los modelos tradicionales de mujer que se dio en esos años (para jóvenes de clase media al menos) resulta evidente.

El desencuentro entre los militantes varones y las mujeres, la verticalidad de las organizaciones armadas, todo se sumó para no dejar espacio para mayores cuestionamientos. Las discusiones se terminaban cuando se esgrimía el concepto de la “contradicción principal”, “me acuerdo de la frase que se nos repetía sistemáticamente… priorizar: la contradicción principal… la lucha por la liberación de la mujer vendrá después” ,relata Araujo, autora de “Tupamaras. Mujeres de Uruguay”, publicado en francés y ácidamente criticado por sus compañeros exiliados en 1977. El texto nunca fue traducido al español.

Los militantes políticos de izquierda vivieron la toma de conciencia feminista como algo “altamente peligroso”, dice la autora, y que “a las compañeras latinoamericanas que estábamos en ese momento en París nos costó enjuiciamiento por parte de la izquierda latinoamericana, y evidentemente, la imagen de las feministas en los años 75-76-77, éramos como las brujas de la película” (destacados míos).

El proceso que permitió la recuperación (parcial) de la democracia iniciado en 1980 (por el Plebiscito en el que triunfó el NO a la constitución propuesta por los dictadores) coincide con la aparición de grupos de mujeres inicialmente agrupadas en torno a la satisfacción de las necesidades básicas y a la defensa de los DDHH. Grupos que ambientaron el resurgimiento del feminismo en formato social y/o político partidario. La transición a la democracia (1984-85) puso a luz un nuevo movimiento feminista.

A lo largo del texto cité fragmentos de conversaciones que mantuve con mujeres a las que busqué expresamente por reunir las dos condiciones, haber pertenecido a organizaciones de izquierda y ser iniciadoras de grupos de mujeres que se volcaron a concientizar amas de casa, otras a denunciar la violencia de género, algunas centradas en los derechos sexuales y reproductivos o la comunicación feminista. Las consulté para orientar mis interrogantes acerca de cuanto contribuyó el terrorismo de Estado y la represión a toda forma de participación política en brindar un escenario propicio para el desarrollo de esta “segunda retomada” del feminismo. Y cuánto influyeron las lecturas adolescentes al inicio de sus prácticas revolucionarias y si estas se mantuvieron en reserva para aflorar en conciencia feminista después de esos largos años de experiencias dolorosas de prisiones, exilios y pérdidas.

Me interesó cerrar el artículo con la mención a esas reuniones -aparentemente lejanas de la “recepción” de El segundo sexo, aunque próximas, si consideramos su legado- porque induce a revisar las posiciones de las mujeres de izquierda radical frente a la subordinación de género, antes, durante y después de la dictadura cívico militar (1973-1985). Permite visualizar los cambios en concepciones y prácticas que produjo la represión, tomando en cuenta las vivencias de la cárcel y las resistencias cotidianas del “insilio” y luego la dura lucha que trajo aparejada el intento de conjugar feminismo y militancia de izquierda para someterla a la cruda luz (o visión) de los anhelos y las desilusiones que trajo aparejadas.

Notas:

[1] En este encuentro dieron testimonio cinco activistas de diferentes opciones políticas, diferentes experiencias: Marta Valentini y Antonia Yáñez del Partido Comunista del Uruguay (PCU), Sonia Mosquera del MLN-T, que sufrieron la cárcel por largos años, Ana María Araujo, exiliada en Francia, se desafilió del MLN, y Lilian Celiberti, militante de la ROE y luego del Partido por la Victoria del Pueblo (PVP), pasó dos veces por la prisión, vivió tres años exiliada en Italia y, a su regreso, secuestro y nuevamente prisión.

[2] De Giorgi, A.L. (2018) Adiós Susanita. Trayectorias emancipadoras y relatos de las jóvenes del 68 uruguayo. Ponencia. Encuentro a 50 años del 68. Miradas e interpretaciones desde el sur. FHUCE. Montevideo.

[3] Celiberti, L. Disputas en los sentidos de la memoria. Cuerpo, sexualidad y derechos en la militancia de izquierda de los 70. Ponencia/ Fazendo Genero 2018 Florianópolis (inédito).

Graciela Sapriza es historiadora feminista. Directora del Centro Interdisciplinario de Estudios Uruguayos (CEIU). Se ha especializado en historia social e historia de la mujer, trabaja sobre memoria del pasado reciente (1973-1985).

 

[Fuente: http://www.sinpermiso.info]

La literatura no es un programa político, sino un testimonio que refleja la perspectiva de una época. Quemar libros nunca será un gesto de reconciliación

‘Tintín en América’

Un consejo de escuelas católicas de la provincia de Ontario ha enviado a la hoguera cinco mil libros y cómics que supuestamente propagaban “estereotipos negativos sobre los aborígenes”. Entre los títulos seleccionados se encuentran obras de Tintín, Astérix, Lucky Luke y Disney. “Es un gesto de reconciliación con las Primeras Naciones, y un gesto de apertura hacia las otras comunidades presentes en la escuela y en nuestra sociedad”, ha declarado Lyne Cossette, portavoz del Consejo Escolar Católico Providence. La noticia puede interpretarse como un triunfo de la oleada de estupidez que barre el planeta bajo la bandera de la corrección política. Una nueva inquisición prospera disfrazada de adalid del progreso y la integración. Imagino que el siguiente paso será arrojar al fuego a Homero, Dante, Cervantes y Shakespeare, pues todos ellos incurren en el mismo pecado. Se olvida que la literatura no es un programa político, siempre atento a complacer a los posibles votantes, sino un testimonio que refleja la perspectiva de una época.

Para los griegos, el mundo se dividía en “civilizados” y “bárbaros”. Por supuesto, la civilización solo comprendía los territorios de la Hélade. Todo lo que se situaba más allá pertenecía al mundo oscuro y primitivo de los pueblos salvajes. En la Ilíada, se presuponía la superioridad de los que hoy llamamos griegos y que por entonces solo eran un conjunto de ciudades o poleis, a veces simples campamentos con una organización muy elemental. Su derecho a conquistar y someter al resto de los pueblos se consideraba un principio indiscutible. En la Grecia arcaica, los valores se acuñaban en el campo de batalla. La guerra se exaltaba como la actividad más noble que cabía imaginar, y la piedad, lejos de concebirse como una virtud, se juzgaba como un gesto de debilidad. Cuando algún guerrero suplicaba por su vida en el cerco de Troya, la compasión se despachaba como una reacción vergonzosa. La areté (virtud, excelencia) ordenaba atravesar con la espalda o la lanza al enemigo derrotado. Paul Valéry se escandalizaba con esas conductas, sin comprender que la ética posee una historia y, en aquella etapa, aún no habían irrumpido valores como la libertad, la paz y la solidaridad. La Ilíada no es inmoral. Simplemente, expresa la moralidad de otro tiempo.

Si nos desplazamos hasta el siglo XII, descubrimos que la imaginación de Dante aventuró unos castigos inhumanos para conductas que hoy nos parecen legítimas. En el séptimo círculo del Infierno de su Comedia, los sodomitas deambulan por un desierto que soporta una lluvia de fuego. Eso sí, sus endecasílabos no son tan feroces con ellos como con los suicidas, los blasfemos o Mahoma, al que sitúan en el octavo círculo, horriblemente mutilado. ¿Es la Comedia, declarada ‘Divina’ por Boccaccio y la posteridad, un alegato contra el Islam y la diversidad sexual? ¿Debería arder, como los álbumes de Tintín, Astérix y Lucky Luke? Si utilizamos los razonamientos que han condenado a las llamas a los personajes de Hergé y Gosciny, no será posible absolver al poeta florentino. El caso de Cervantes es similar. En La gitanilla, escribe: “Parece que los gitanos y gitanas solamente nacieron en el mundo para ser ladrones: nacen de padres ladrones, críanse con ladrones, estudian para ladrones y, finalmente, salen con ser ladrones corrientes y molientes a todo ruedo; y la gana del hurtar y el hurtar son en ellos como accidentes inseparables, que no se quitan sino con la muerte”. En Los baños de Argel, Cervantes no se muestra más amable con los judíos, a los que acusa de “mezquinos”. En El amante liberal, añade que son “codiciosos” y, en la segunda parte del Quijote, Sancho Panza esgrime como mérito ser “enemigo mortal” de los judíos. Dante y Cervantes comparten los prejuicios de su tiempo y los vierten en su escritura. Sería absurdo exigirles que razonaran como intelectuales educados en la resaca del Mayo del 68, dispuestos a batir el cobre por un mundo más igualitario e inclusivo.

William Shakespeare no escatimó desdén al judío Shylock, el usurero de El mercader de Venecia. Shylock presta a Bassano, un noble empobrecido, tres mil ducados para seducir a la rica heredera Porcia, imponiendo como condición la entrega de una libra de su propia carne, si no devuelve el dinero en la fecha acordada. Al igual que Cervantes, es probable que Shakespeare no llegara a mantener ningún contacto con los judíos, pues fueron expulsados de Inglaterra el 18 de julio de 1290 y Oliver Cromwell no autorizó su regreso hasta 1656, cuarenta años después de la muerte del dramaturgo. El mercader de Venecia solo se hace eco de una hostilidad generalizada hacia un pueblo al que se responsabilizaba de un deicidio. El antisemitismo era un sentimiento tristemente generalizado en la Europa cristiana hasta que la Shoah obligó a recapacitar y cambiar de perspectiva.

En La fierecilla domada, Shakespeare incurre en otro prejuicio de su época: el machismo. La indómita Catalina Minola será sometida por Petruchio, que aplacara su furia con una mezcla de ingenio y brutalidad. Blanca, hermana pequeña de Catalina, encarna en cambio las virtudes que se exigen a las mujeres: dulzura, sumisión, paciencia infinita. Shakespeare, considerado por Harold Bloom el autor más completo de todos los tiempos, acumula cargos gravísimos, si enjuiciamos sus obras con la mentalidad de nuestros días. Sus obras no se librarían de las hogueras donde hoy se chamuscan personajes tan entrañables como el capitán Haddock, Silvestre Tornasol y Obélix. Por cierto, los amantes de los animales, entre los que me incluyo, tal vez deberíamos alzar la voz por Jolly Jumper, Milú o Ran Tan Plan, que comparten hoguera con sus amigos humanos.

Desde niño, leo con fervor las aventuras de Tintín, Astérix y Lucky Luke. Ese hábito, que conservo, no me ha convertido en simpatizante del Ku Klux Klan. Conviene aclarar que el reportero del mechón pelirrojo no es racista. De hecho, se indigna cuando en Estados Unidos las compañías petroleras se apoderan del territorio de los Pies Negros para explotar sus yacimientos. No se enfada menos cuando descubre los abusos que cometen los occidentales en Shanghái contra la población local. Cuando un blanco golpea a un chino, sale en su defensa. En Perú, se comportará de igual modo protegiendo a Zorrino, un niño quechua al que maltrataban unos adultos. Es cierto que en el Congo no parecerá incómodo con el colonialismo, pero no olvidemos que en esas fechas Hergé era un joven de veintitrés años bajo la influencia del padre Wallez, un sacerdote ultraconservador que simpatizaba con Mussolini. Más adelante, se arrepentiría de haber enviado a Tintín a la colonia belga, pero no está de más recordar que en esos años casi nadie cuestionaba el derecho de Europa a poseer territorios en otros continentes.

Astérix y Lucky Luke no incurrirán en esos pecados de juventud. Astérix siempre apoyará a los pueblos que luchan contra la dominación romana y Lucky Luke mantendrá un trato amistoso con los pieles rojas, los chinos y los negros. Tintín, Astérix y Lucky Luke no merecen arder en una pira para borrar agravios cuya responsabilidad corresponde al poder político y a los prejuicios ideológicos y sociales. Sus aventuras no son ofensivas para los pueblos esclavizados y explotados por los blancos. Quemarlas es un acto de odio y majadería que solo contribuye a exacerbar los conflictos y malentendidos.

¿Está el arte al margen de la moral? Pienso que no. Las películas de Leni Riefenstahl o El nacimiento de una nación, de David W. Griffith, siempre estarán contaminadas por su exaltación del racismo y la violencia. No expresan la moral de su tiempo, sino el odio y la intransigencia de los sectores opuestos a las libertades democráticas y los derechos humanos. En cambio, la Ilíada no es la obra de una minoría que se resiste a los cambios, sino de un pueblo que está configurando su identidad en un período donde la guerra aún se consideraba un recurso legítimo. Pese a sus rasgos de crueldad, también hay momentos de grandeza y compasión. Aquiles se apiada Príamo y le permite recuperar el cadáver de su hijo Héctor, al que ha matado en el campo de batalla, para honrarlo con las ceremonias fúnebres que corresponden a un guerrero.

Podríamos decir lo mismo de Dante, Cervantes y Shakespeare. Participan de los prejuicios de su época, pero sus obras albergan belleza, compasión y ternura. Quemar libros nunca será un gesto de reconciliación. No sé si en esta ocasión procede aplicar la reflexión de Heine, según el cual las hogueras que reducen los libros a cenizas siempre acaban haciendo lo mismo con los seres humanos, pero no creo que salga nada humano ni digno de arrojar al fuego a Tintín. Yo he sentido que ardía una parte de mi vida y he recordado al capitán de los bomberos de Fahrenheit 451, la terrorífica distopía de Ray Bradbury, afirmando: “No aflijamos a los hombres con recuerdos. Que olviden. Quememos, quemémoslo todo. El fuego es brillante y limpio. […] No les des materias resbaladizas, como filosofía o psicología, que engendran hombres melancólicos. El que pueda instalar en su casa una pared de TV, y hoy está al alcance de cualquiera, es más feliz que aquel que pretende medir el universo o reducirlo a una ecuación”.

[Fuente: http://www.elcultural.com]

Critica que se denegara o embarque a varios pasaxeiros por amosar probas de antíxenos nesta lingua.

O deputado de Galicia en Común-Unidas Podemos pola Coruña, Antón Gómez-Reino, nunha rolda de prensa, durante a reunión da Deputación Permanente no Congreso dos Deputados, a 25 de agosto de 2021, en Madrid (España).. Jesús Hellín - Europa Press

O deputado de Galicia en Común-Unidas Podemos pola Coruña, Antón Gómez-Reino, nunha rolda de prensa, durante a reunión da Deputación Permanente no Congreso dos Deputados, a 25 de agosto de 2021, en Madrid (España).

O secretario xeral de Podemos Galicia e deputado no Congreso, Antón Gómez Reino, rexistrou unha iniciativa na que denuncia a « discriminación lingüística » por parte das autoridades de Reino Unido para a admisión de pasaxeiros con test de antíxenos en galego.Diso informou nun comunicado remitido aos medios, no que sinala que, nos últimos días, varios viaxeiros a este país fixeron público que o persoal de distintas aeroliñas rexeitou o seu certificado de antíxenos por estar emitido en galego e non lles permitiu viaxar.

« É unha absoluta vulneración do dereito lingüístico dos galegos, sorpréndenos que algúns países non acepten que existen linguas cooficiais e que non se teña en consideración nunha proba covid para poder viaxar a outro país », sinalou Gómez Reino.

Así as cousas, na iniciativa pregunta ao Ministerio de Exteriores se é coñecedor de que se negue o embarque ás persoas que presentan as probas en galego, así como se ten previsto tomar algunha medida respecto diso.

[Imaxe: Jesús Hellín – Europa Press – fonte: http://www.galiciaconfidencial.com]

Pourquoi raccrocher sa mitre, quand on est évêque, connu pour des positions politiques plus nationalistes que scabreuses, farouchement opposé tant à l’avortement, qu’à l’euthanasie ou des propos homophobes… sinon par amour ? Ah, l’amour… L’aventure commença pour Xavier Novell à Barcelone, quand il fut nommé à 41 ans évêque — devenant le plus jeune de toute l’Espagne. 

ActuaLitté
Publié par Nicolas Gary

Silvia Caballol est originaire de Catalogne : psychologue diplômée de la clinique de l’université autonome de Barcelone, elle a réalisé un troisième cycle en psychologie de la santé. Et par la suite, elle ajoute des cours de sexologie, des techniques anti-stress, ainsi qu’une formation au yoga. Elle se dit aussi passionnée par les religions catholique et musulmane.

En outre, Silvia Caballol écrit : romancière, orientée vers le satanisme, les fictions érotiques, à tendance sado-maso, indiquent les résumés de ses œuvres. Amusant : l’évêque Xavier Novell était un partisan de l’exorcisme plutôt acharné. Un premier point commun — ou comme dirait l’autre, Satan l’habite. À moins qu’il ne le dise plus tard.

L’auteure se présente comme curieuse de tout, compris, semble-t-il d’inverser les rôles et de découvrir sous la soutane épiscopale ce qui peut bien se tramer.

Dieu foi Dieu : quatre

Voici quelques semaines, dans la torpeur de l’été espagnol, Xavier Novel a officialisé sa démission. Stupre. Non : stupeur. Au départ, n’étaient évoquées que « des raisons strictement personnelles », mais au fil des jours, les médias ont mis le doigt sur la responsable de cette défection. Comme qui dirait, on leur a assurément mis la puce à l’oreille (ah, merci M’sieur Duneton)…

En effet, un tel départ – rare – met d’ordinaire des mois à être acté par le pape, seul habilité, et certains avaient remarqué que la carrière de l’évêque fut brutalement freinée après l’élection de François 1er. Or, non seulement le souverain pontife lui accorda le droit de quitter ses fonctions en quelques semaines à peine, mais plus encore, le Vatican refusait de formuler le moindre commentaire.

Or, loin d’imaginer que cette Ève tentatrice aurait détourné l’homme d’Église de sa profession de foi, c’est en réalité Xavier qui, sous le charme de l’écrivaine, a préféré la chair à l’esprit fut-il ardent ou saint. « Dans chaque église, il y a toujours quelque chose qui cloche », disait Prévert, assez fort pour couvrir le tocsin.

Ne pas confondre Femme folle à la messe et femme molle à la fesse

Rabelais mis à part – à qui l’on doit ce délicieux calembour –, nombre des confrères épiscopaux (mais sans douleur) ont rapidement estimé que le corps du malheureux était, de toute évidence, possédé par le démon. Qu’un exorcisme s’imposait pour soustraire cette âme aux griffes de Satan, selon les préconisation de Brassens. « La question n’est pas celle du célibat, mais plutôt une infestation », assurait même l’un d’eux. L’infestation désigne, en termes techniques, une possession diabolique d’ampleur.

Contrairement à la possession, elle permet à Satan de s’emparer de l’esprit et d’en contrôler la volonté. L’âme, en revanche, demeure pure, contrairement à la possession diabolique, où, là, c’est le bazar.

Pourtant, l’intéressé semble plutôt très bien vivre la situation cette cohabitation : Dieu soit loué, meublé ou non…

En Espagne, la nouvelle a choqué, découvrant coup sur coup la démission de son ministère et l’amante en quelques semaines. D’autant que Silvia Caballol est divorcée, avec deux enfants de son premier mariage.

Chose plus amusante encore, les déclarations de ce même évêque, qui en 2011 jurait que dans l’hypothèse où il tomberait amoureux et rencontrait une femme dont il serait fortement attiré, « je pense que ce qu’il y aurait à faire, et ce que je ferai, serait de ne plus jamais la revoir ». Autre époque, autres mœurs, l’ex-évêque reconnaît « être amoureux, et je veux faire les choses bien ».

Pour ma pomme

Dans son dernier livre, Caballol, elle, emmène ses lecteurs dans « le monde des prisons, de la psychopathie, des sectes, du sadisme, de la folie, de la luxure. Et progressivement, à mesure que l’histoire avance, vers l’irréalité de l’immortalité, et la lutte grossière entre le bien et le mal, Dieu et Satan, les anges et les démons ». Une genèse d’un autre genre.

Désormais, afin de cultiver son jardin luxuriant, l’ancien religieux, âgé de 51 ans, a indiqué qu’il tenterait de décrocher un emploi d’ingénieur agronome en Catalogne, pour demeurer auprès de son autrice… Il avait, avant de faire vœu de célibat, obtenu un diplôme en génie agricole — résurgence du jardin d’Éden, à n’en point douter.

Rappelons également qu’il s’était aussi fait remarquer, voilà quelques années pour une scandaleuse affaire de traitement de thérapie de réorientation sexuelle, afin de ramener des gays vers le chemin hétéro. L’idée que l’homosexualité soit une maladie qui devrait être guérie a encore de tristes soutiens dans l’église, malgré les déclarations fermes du pape sur le sujet.

via El IndependentieReligion Digital

[Photo : Jomarc Cala/ Unsplash – source : http://www.actualitte.com]

Nina Simone (1933-2003) était une pianiste, chanteuse, compositrice et arrangeuse musicale ainsi qu’une militante américaine pour les droits civiques aux États-Unis. Son registre incluait le jazz, le blues, la soul, le R&B, le folk, le gospel. Arte diffusera le 4 septembre 2021 « Nina Simone – Live at Montreux 1976 » de Jean Bovon.  

Publié par Véronique Chemla

Ella Fitzgerald, Sarah Vaughan et Billie Holiday, Nina Simone (1933-2003) composent le carré d’as des meilleures chanteuses de jazz.
Certains ont découvert Nina Simone, interprète émouvante de « Ne me quitte pas  », chanson de Jacques Brel.

Nina Simone (1933-2003) est née dans une famille pauvre méthodiste.
Elle aspire à devenir la « première concertiste classique noire en Amérique ».
En 1950, elle sort major de sa promotion du lycée Allen, pensionnat pour enfants noirs surdoués.
Durant l’été 1950, à la Juilliard School, sous la férule de Carl Friedberg, elle prépare l’audition d’entrée au Curtis Institute of Music de Philadelphie. Mais elle essuie un échec qu’elle attribue au racisme. Ce que nie cet Institut.
Tout en suivant les cours de Vladimir Sokhaloff, elle gagne sa vie en travaillant auprès d’un photographe, puis comme pianiste d’une professeure de chant et au Midtown Bar & Grill à Atlantic City.
En 1954, pour dissimuler à ses parents son métier de chanteuse dans un cabaret, elle choisit comme nom d’artiste, Nina Simone – Simone par admiration pour Simone Signoret.
Elle se constitue un public admiratif.
En 1955, elle fait la connaissance de Tex Axelrod qui l’invite à interpréter I Loves You, Porgy, chanson de l’opéra Porgy and Bess de George Gershwin.
Pour le label King Records, Nina Simone enregistre un premier disque.
En 1957, le label Bethlehem Records lui fait enregistrer I Love You, Porgy. Un succès.
https://youtu.be/v1TKfqSdEtQ

L’année suivante sort son premier album, Little Girl Blue qui comprend notamment My Baby Just Cares for Me (littéralement « Mon bébé ne s’occupe que de moi »), une chanson d’amour de jazz blues du compositeur Walter Donaldson et du parolier Gus Kahn, pour la comédie musicale américaine de Broadway Whoopee! (1928), suivi du film musical Whoopee! de Thornton Freeland (1930) avec Eddie Cantor. En 1987, une publicité du parfum No 5 de Chanel, réalisée par Ridley Scott avec Carole Bouquet, reprend ce titre qui se hisse aux premières places des classements musicaux mondiaux. Comme Nina Simone a vendu à Bethlehem Records ses droits sur cet album pour 3 000 $, elle ne bénéficie pas de ce succès financier.

https://youtu.be/6YxkqDYr-gI
Le registre de Nina Simone inclut le jazz, le blues, la soul, le R&B, le folk et le gospel.
De son mariage en 1961 avec Andrew Stroud, policier devenu son manager, nait sa fille, Lisa Celeste Stroud en 1962.
Dans les années 1960, Nina Simone milite pour les droits civiques des Noirs américains, et affine sa conscience politique en discutant sur Marx ou Lénine.
Le 12 avril 1963, Martin Luther King est arrêté à Birmingham (Alabama) ; Nina Simone donne un récital au Carnegie Hall. En juin, elle offre les recettes d’un autre à la National Association for the Advancement of Colored People (NAACP), et en août participe, dans le stade d’une université noire, au premier concert multiracial de cet état.

Téléspectatrice, elle assiste à la télévision à la marche sur Washington pour l’emploi et la liberté, culminant par le discours de Martin Luther King « I have a dream ».

En 1964, son passage de Colpix à Philips s’accompagne d’un tournant dans ses chansons : d’une thématique afro-américaine (Brown Baby) à une revendication pour l’égalité raciale aux États-Unis (Mississippi Goddam, Old Jim Crow, Strange Fruit, Four Women).
Elle prononce un discours politique lors de la Marche de Selma à Montgomery en 1965.
Nina Simone soutient une démarche de changement politique par la violence.
Elle rend hommage à Martin Luther King assassiné dans sa chanson Why? (The King Of Love Is Dead). 
https://youtu.be/JkPjEKCTKME
La décennie 1970 est marquée par son divorce, ses démêlés avec le fisc et son exil à La Barbade et, sur les conseils de Miriam Makeba, au Libéria, en Suisse, aux Pays-Bas et en France (1981-1983).
Sa vie est perturbée par se problèmes psychiatriques (troubles bipolaires).
En 1992, Nina Simone publie son autobiographie, I Put a Spell on You, dont s’inspire Frank Lords pour son documentaire Nina Simone : la légende.
Sept ans plus tard, Nina Simone est distinguée par le Music Award à Dublin, et, en 2000 par le Diamond Award for Excellence in Music de l’Association de la musique afro-américaine de Philadelphie.
À Paris, l’allée Nina Simone est située sur la place de l’Île-de-Sein, dans le XIVe arrondissement.
Documentaires et biopics

En 2014, Jeff Lieberman réalise « The Amazing Nina Simone » (122 minutes). « Années 60 : grâce à un style unique et des pamphlets musicaux comme « Mississippi Goddam », Nina Simone devient une vedette aux États-Unis pour sa vision sans concession de la libération noire. Aujourd’hui, 11 ans après sa mort, Nina est plus populaire que jamais. Avec de nouvelles perspectives sur sa carrière avortée de pianiste classique, sa reconnaissance mondiale grâce au jazz, du Sud ségrégationniste aux droits civiques et à son exil en France, le film saisit l’héritage d’une artiste singulière. »

https://youtu.be/6aevK36nBQ8

En 2015, Liz Barbus réalise le documentaire What Happened, Miss Simone? (Netflix, 1 h 42 minutes)présenté en ouverture du Festival du film de Sundance 2015.
« L’histoire de la chanteuse de légende Nina Simone, mêlant des enregistrements jamais diffusés à de rares images d’archives, le tout bercé par ses plus grands succès ». « Nommé aux Oscars, ce portrait d’une icône controversée a remporté l’Emmy du meilleur documentaire ».
Parallèlement, est sorti Nina Revisited.. A Tribute To Nina Simone, album de reprises des plus grands titres de Nina Simone.
https://youtu.be/MtnmncV74uM
En 2016, sort Nina, biopic réalisé par Cynthia Mort avec Zoe Saldana, David Oyelowo et Kevin Mambo. Zoe Saldana « avait fait l’objet de vives critiques en raison de ses origines sud-américaines et de son teint trop clair. Pour les besoins du film, Zoe Saldana avait d’ailleurs dû passer par la case maquillage pour faire foncer sa peau et avait porté une prothèse lui épaississant l’arête du nez. »

En 2020, « l’actrice de 42 ans a affirmé qu’elle regrettait d’avoir accepté le rôle qui aurait dû revenir, selon elle, à une actrice afro-américaine. «Je n’aurais jamais dû jouer Nina», confesse Zoe Saldana dans une vidéo relayée par le Huffpost. « J’aurais dû faire tout ce qui était en mon pouvoir, avec les leviers que j’avais il y a dix ans, pour confier le rôle à une femme noire pour qu’elle puisse incarner le rôle d’une femme noire exceptionnelle », poursuit l’actrice très émue ».

« Je pensais à l’époque que j’avais la permission parce que j’étais une femme noire. Je le suis. Mais il s’agissait de Nina Simone. Nina a eu un parcours et une vie qui doivent être honorés dans le moindre détail. Sa voix, ses opinions, sa vision, sa musique et son art, tout était unique. Elle était si honnête, elle méritait mieux », déplore Zoe Saldana, qui finit par s’excuser dans un sanglot ».

« Je vais vous dire ce que la liberté signifie pour moi : ne pas avoir peur. J’entends par là ne vraiment pas avoir peur», se défendait Zoe Saldana lors de la sortie du film, citant ainsi Nina Simone. »

« Cependant, l’entourage de la chanteuse décédée en 2003 lui avait sèchement répondu sur Twitter, la priant de ne plus jamais parler de «Nina» pour le restant de ses jours ».
https://youtu.be/VG9jU_7no1k
Judaïsme, Juifs et Israël

« En 1962, Nina Simone a intégré à son répertoire la chanson folklorique israélienne Eretz Zavat Chalav U’Dvash (« Le pays où coulent le lait et le miel », en hébreu) – cette expression revient à 21 reprises dans la Torah. En 1963, elle l’a interprétée avec une autre chanson israélienne intitulée « Vaynikehu » selon le programme, au Carnegie Hall, en habillant ces sons anciens de son style », un « mélange exquis de joie et de nostalgie ». Nina Simone a su capturer « à la fois la nostalgie de quelqu’un en exil et le souvenir lointain du bonheur d’être chez soi », en Terre d’Israël (Eretz Israël). Nina Simone a séjourné en Israël durant plusieurs semaines. « Elle a trouvé la paix avec des musiciens là-bas, et à la plage », a affirmé le documentariste Jeff Lieberman.

« Il est probable que Nina Simone ait appris cette chanson de Shlomo Carlebach [rabbin, compositeur, interprète, Nda], qu’elle a rencontré dans les années 1950, alors qu’ils débutaient tous deux dans leur carrière. »
« Soul Doctor – Journey of a Rockstar Rabbi » est une comédie musicale (musical) de Broadway évoquant la vie du rabbin Shlomo Carlebach et son amitié avec Nina Simone – celle-ci l’a familiarisé avec la soul et le gospel -, avec des musiques et paroles de Shlomo Carlebach et David Schechter,  dans une mise en scène de Daniel Wise. Elle a été créée en 2013.
https://youtu.be/YBAAkJyEhlA

Sur son album Pastel Blues (1965), Nina Simone a aussi repris la chanson « Strange Fruit » (« fruit étrange »), tirée d’un poème écrit et publié en 1937 par Abel Meeropol (1903-1986). Auteur-compositeur et librettiste américain juif célèbre sous son nom d’artiste Lewis Allan, Abel Meeropol a composé la musique de cette chanson fustigeant les lynchages de Noirs américains, dans le Sud des États-Unis. Cette chanson est interprétée par Laura Duncan en protest song sur les scènes de New York, notamment au Madison Square Garden, à la fin des années 1930. Billie Holiday l’a chantée pour la première fois en 1939, au Café Society de New York et l’a popularisée.

Le « strange fruit » est le corps d’un Noir pendu à un arbre :
« Southern trees bear a strange fruit
Blood on the leaves and blood at the root
Black bodies swingin’ in the Southern breeze
Strange fruit hangin’ from the poplar trees ».
https://youtu.be/4iGjr_PwIQ8
En mars 2015, Ester Rada, chanteuse israélienne d’origine éthiopienne, a rendu hommage à Nina Simone, dans un EP, I Wish, composé de 4 titres, dont Four Women.
https://youtu.be/mWTmBmuAsIE
En avril 2015, Yael Naim a interprété « Plain Gold Ring de Nina Simone, au festival de Bourges, pour l’hommage qui lui était consacré. C’était un honneur de pouvoir interpréter un de ses titres. Cette femme dégageait une force incroyable et c’est ce que j’admire : elle a su transformer sa rage en un chant puissant et émouvant ». (L’express, 25 mai 2015)
« Nina Simone – Live at Montreux 1976 »

Arte diffusera le 4 septembre 2021 « Nina Simone – Live at Montreux 1976 » de Jean Bovon.

« Un légendaire concert enregistré à Montreux en 1976 au cours duquel la diva de la soul donne toute sa démesure ».

« Sur les cinq concerts que Nina Simone, disparue en 2003, donna au festival de jazz de Montreux, celui enregistré le 3 juillet 1976 est le plus mémorable et le seul dont il subsiste une vidéo ».

« Sanglée dans une petite robe élégante, la reine de la soul et du blues apparaît, tendue et altière, puis se laisse dérider par une facétie du public, avant de s’installer au piano ».
« Déclarant qu’elle souhaite « commencer par le commencement », elle démarre par un morceau de son premier album, « Little Girl Blue », lancé par une superbe introduction classique ».
« Ce préambule rappelle que Nina Simone a travaillé d’arrache-pied à ses débuts pour devenir concertiste, un rêve brisé par la ségrégation et ses origines sociales, dont elle gardera une plaie ouverte à jamais ».
« Le public est saisi par sa voix magnifique et déchirante, sa virtuosité au piano et sa présence chaleureuse ».
« Toujours sur le fil, Nina Simone se raconte avec émotion, entre les morceaux « Backlash Blues », « Be My Husband », « Feelings », etc., qu’elle interprète seule au piano ou accompagnée d’un batteur ».

« Pour finir, elle fait venir sur scène un percussionniste sénégalais et livre une danse africaine libératrice. Une prestation mémorable. »

« Nina Simone – Live at Montreux 1976 » de Jean Bovon 

Suisse, Royaume-Uni, 1976, 73 min
Production : Montreux Sounds SA
Sur Arte le 4 septembre 2021 à 00 h 10 et 30 septembre 2021 à 5 h
Disponible sur arte.tv du 27/08/2021 au 31/12/2021
Visuels :
Nina Simone en  » Live in Montreux » 1976: Seule au piano, ou accompagnée de son batteur
© Courtesy of Mercury Studios
Les citations sur les émissions proviennent d’Arte.

[Source : http://www.veroniquechemla.info]

 

What Happened Miss Simone?, un portrait rilkien

Écrit par Nina Verneret

«What happened Miss Simone?», documentaire réalisé par Liz Garbus et produit par Netflix est sorti le 26 juin sur la plateforme de vidéos à la demande. Ce film arrive aussi comme un contrepoint au biopic controversé Nina de Cynthia Mort que sa fille Lisa Simone Kelly avait rejeté en raison de son scénario improbable (la supposée liaison de Nina Simone avec son manager Clifton Henderson) et le choix de l’actrice portoricaine Zoe Saldana, dont le teint fut assombri et le visage affublé d’une prothèse nasale. Le film avait même fait l’objet d’un boycott sur Internet en protestation contre l’atteinte portée à la communauté afro-américaine. On ne touche pas si facilement à l’image de la « sainte patronne de la rébellion », selon une expression de son guitariste de toujours, Al Schackman.
Le film s’ouvre sur un live à Montreux en 1976, rendant hommage à la présence scénique de Nina Simone. C’était une interprète et musicienne exceptionnelle qui avait aussi la capacité de fournir autre chose que ce que l’on appellerait banalement un message politique, mais bien plutôt une adresse personnelle à l’auditoire.
L’exercice périlleux du documentaire consiste à relater une vie sans bafouer les thématiques principales, tout en essayant de ne pas faire un enfant monstrueux dans le dos du personnage que l’on essaie de dépeindre. Mais surtout, et c’est ce qui constitue peut-être l’ultime geste artistique, à faire émerger une poétique rendant justice à la vie qui se cache derrière le portrait. Ebaucher le portrait de Nina Simone en une heure et demie, c’était faire le pari de dompter dans quelques traits biographiques l’histoire d’une insoumission. 
« What happened Miss Simone ? » a une structure des plus basiques, narrant le fil d’une vie et ses phases successives : la petite Eunice Waymon de Caroline du Nord qui dans la ville de Tryon rêvait d’être une pianiste classique ; la protégée de « Miss Mazzy » qui lui apprendra le piano et placera tous ses espoirs en elle ; l’école de musique Julliard School où elle perfectionnera sa pratique de la musique, et l’échec du Curtis Institute à cause de sa couleur de peau (aucun doute n’est émis sur cette thèse dans le documentaire, au contraire de Madame Nina Simone, La  légende, en 1992). Et puis, la voix vient accompagner le piano, non pas par passion, mais pas nécessité matérielle, pour pouvoir continuer à se produire et ainsi survivre dans les pianos bars du New Jersey. Cette voix si particulière qui sera un aperçu de son âme. Son premier mari, Andrew Stroud, flic de profession et manager en puissance, introduira dans le couple violence physique et hyper-productivité. Mais il y a un contexte inoubliable pour celle qui questionne droit dans les yeux le rôle des artistes : « Comment être une artiste sans refléter son époque ? » L’affaire du meurtre des enfants dans une église de Birmingham, en 1963, provoque la prise de conscience politique de Simone, notamment avec la chanson Mississipi GoddamDésormais, la scène de concert devient une scène politique, avec l’ambition de toucher les gens mais aussi de redonner une dignité au peuple afro-américain qui, faute d’avoir hérité d’une histoire officielle, peut se rallier à l’identité du « black power »,  ce qu’atteste Ain’t Got No… I’ve Got Life. Il y a son départ pour la Libye, son retour à Montreux avec la magnifique composition Stars de Janis Ian au sujet de l’industrie musicale. Il y a la disgrâce de Paris et le désenchantement politique où elle assume ces mots : « Il n’y a pas de droits civiques, ça ne sert plus à rien de chanter des chansons. Il n’y a plus de mouvement, tout le monde a disparu. 
Mais la déchirure d’une vie marquée par l’engagement et l’utopie du changement propre aux années 70 ne s’arrête pas à une série de distinctions qui se déroulent comme le rideau final du documentaire. Et ce n’est peut-être pas admissible pour son pays d’origine, auquel elle a consacré son art, d’admettre que Nina Simone mourut dans le sud de la France à Carry-le-Rouet dans les bouches du Rhône, loin de sa patrie, des « United Snakes of America » comme elle le disait. Sont passés sous silence les dilemmes juridiques et financiers, et les royalties qui lui ont été confisqués depuis ses débuts (le million de dollars du succès de My baby just cares for me qu’elle ne touchera pas, ayant vendu ses droits pour 3000 dollars). Enfin, la bipolarité et la déchéance physique des dernières années ainsi que le discours bienséant sur la prise d’antidépresseurs participent à l’élaboration d’un portrait douloureux. On est amer à la fin du visionnage, car la puissance des archives et la vérité qui en émane rendent les commentaires et le montage, propres à l’exercice du documentaire, superficiels. 
Ces libertés prises quant à la construction d’un portrait « psychologique » nous présentent le récit d’une triste destinée dans laquelle il faut pourtant puiser une actualité dont les événements de Charleston sont les insupportables échos. Le film n’a pas caché les démons qui ont décidé du destin de Nina Simone, sans pour autant essayer de comprendre ses réels et extérieurs détracteurs. 
Quant à l’élément poétique, il n’est pas présent dans la réalisation du documentaire, peut-être parce que la morale a tranché à sa place, en oubliant quelque chose de ce que disait Rilke concernant le processus créatif : « Ne m’enlevez pas mes démons, vous emporteriez aussi mes anges. »
 
[Photo: Netflix – source : http://www.causeur.fr]

Avancem un fragment de la nova novel·la de Carles Casajuana, ‘Últimes notícies del Chaco’ (Proa), una exploració de les relacions diplomàtiques en l’àmbit civil.

Carles Casajuana

“Mentre esclata la disputa d’unes terres a la selva del Paraguai, a l’advocada d’una multinacional se li complica la vida”. Aquesta és la premissa de la novel·la Últimes notícies del Chaco (Proa), la darrera obra de Carles Casajuana. La protagonista de la novel·la és la Laura Codina, una advocada de cinquanta-set anys que enceta una nova trajectòria professional en una multinacional. Aquest nou camí l’obliga a negociar amb diverses oenagés per resoldre un conflicte que enfronta els interessos de l’empresa i la comunitat indígena dels corintios. Amb aquesta història, Casajuana indaga la difícil convivència entre la noció de progrés i la preservació d’espais naturals i cultures. Avui us n’avancem un fragment.

Vilamajor va anar al gra sense prolegòmens, parlant torrencialment, com tenia per costum. La seva veu era greu, forta, i la remor del carrer no era cap obstacle per sentir-lo. ¿Tenia un minut? Li trucava perquè hi havia una oenagé que li estava tocant els collons i volia que s’ocupés de neutralitzar-la. Era una oenagé anglesa i havia pensat en ella perquè sabia que de jove havia treballat en un bufet de Londres i coneixia bé el món anglosaxó. L’oenagé s’anomenava Alive i havia muntat una campanya contra ell i contra Agrotran, per un plet que tenien al Paraguai. Alive els acusava d’estar intentant robar unes terres a uns aborígens. Era l’acusació més absurda que li havien fet mai. En primer lloc, entre Agrotran i la finca en qüestió no hi havia cap relació directa. Aquelles terres eren d’una empresa argentina, Monteagudo. Agrotran era únicament propietària d’un paquet d’accions de Monteagudo, res més. En segon lloc, Monteagudo no podia robar aquelles terres a ningú perquè n’era la propietària legítima, amb un títol de propietat impecable, estès pel govern del Paraguai feia més de cinquanta anys. Els que estaven intentant robar les terres eren aquells indis, que hi vivien com si fossin seves. Els directius de Monteagudo ho havien tolerat, estúpidament, i ara ho pagava ell. Perquè això era el més irritant de l’assumpte: Alive i dues o tres organitzacions satèl·lits l’estaven acusant a ell personalment de voler-se quedar aquelles terres. Com si n’estigués fent fora els aborígens per construir-s’hi una torre amb jardí i piscina, vaja. Estaven inundant les xarxes d’articles contra ell. Segur que hi havia alguna manera de parar-los els peus, ¿oi? Les oenagés no podien anar difamant la gent sense solta ni volta. Era intolerable. ¿Se’n podia ocupar, sisplau? La Mònica Varela, la directora de Comunicacions de l’empresa, li enviaria informació amb tots els ets i uts. Moltes gràcies.

I va penjar. Es notava que era un home acostumat a ser escoltat, no a escoltar, i que li agradava fer-ho sentir als col·laboradors. A ella no li va fer gaire bon efecte. A més, aquell afer li sonava a pel·lícula del Far West. Ignorava que Agrotran tingués interessos al Paraguai i no s’hauria imaginat mai que això els pogués crear problemes amb uns indígenes. ¿Encara quedaven indígenes, al món? Volia dir com a comunitats separades, esclar, perquè d’indígenes ja s’imaginava que n’hi havia a tot Amèrica.

(…)

A l’aeroport, va tafanejar per les botigues buscant alguna coseta per a la Núria i el Miquel. A part dels previsibles peluixos, no era fàcil trobar res per a nens. Va acabar comprant-los dos cotxes en miniatura i unes xocolatines i va seure a esperar. Per fer temps —el vol sortia amb quaranta-cinc minuts de retard— va obrir dos dels enllaços del correu de la Mònica Varela. Va entendre de seguida el motiu d’aquell interès tan viu de Martí Vilamajor. Tots dos eren de notícies il·lustrades amb una foto d’ell. Els titulars eren de caire molt personal: «Alive acusa el president d’Agrotran d’apropiació indeguda de territoris indígenes», deia un. I l’altre: «Agrotran i Vilamajor, acusats d’ocupar terres dels indígenes del Paraguai». En una de les fotos es veia Vilamajor amb una samarreta esportiva, tot somrient, a la coberta d’un iot. Era lògic que estigués empipat.

Va llegir les dues notícies amb atenció; deien que les terres en litigi pertanyien des de temps immemorials a una de les poques comunitats indígenes no contactades que quedaven al món, els coroinos, i que Monteagudo —filial d’Agrotran— hi havia començat a obrir un camí, a tallar arbres, a construir barracons per als treballadors i a preparar les terres per conrear-les. Citaven directius d’oenagés que ho consideraven una invasió intolerable de l’espai vital d’aquella tribu i que asseguraven que, al Paraguai, els ecologistes i els defensors dels drets dels indígenes es mobilitzarien per evitar-ho. Tractaven Monteagudo com un simple braç executor d’Agrotran i responsabilitzaven Martí Vilamajor personalment dels danys que Monteagudo estava causant als coroinos i al medi ambient del lloc on vivien, un regió anomenada Chaco. Hi havia mapes de la zona, però ella no estava gaire familiaritzada amb la geografia de l’Amèrica del Sud i no aconseguia situar-la: ¿es trobava prop de l’Argentina? ¿O més aviat cap al Brasil?

Va obrir dos enllaços més i va veure que, paraula més paraula menys, deien el mateix. També esmentaven Martí Vilamajor, però no contenien fotografies seves. Va tornar a telefonar a la Mònica Varela, sense èxit, i va decidir que quan arribés a casa ja s’ho miraria amb més calma. No li agradava llegir textos llargs al mòbil. Creia recordar que l’Organització de les Nacions Unides havia aprovat un conveni internacional sobre els drets de les poblacions indígenes. Hauria de consultar-lo. Podia ser un punt de referència útil.

 

[ Foto: Margarita Massanet – font: http://www.nuvol.com]

A Mesa pola Normalización Lingüística lamenta esta elección de palabras para a campaña publicitaria após unha denuncia chegada a través da Liña do Galego. Algunhas usuarias xa criticaron que os carteis circulan por toda a Galiza.
Imaxe da publicidade nun autocar de Lugo. (Foto: A Mesa)

A Mesa pola Normalización Lingüística vén de facer pública a través das súas redes sociais unha suposta nova aldraxe ao idioma da terra que tería chegado a través da Liña do Galego.

A través dunha mensaxe clara pero concisa, a organización na defensa da lingua galega sinala: « Terríbel a imaxe que nos envían da publicidade dun autobús en Lugo ». No cartel que vai no autocar pode lerse « A festa do pulpo do Carballiño » a modo de promoción deste evento gastronómico de sobra coñecido na Galiza.

Como resposta á súa crítica A Mesa atopou comentarios que aluden a que a imaxe está estendida por « Boiro » e outras localidades costeiras. Seguramente xa chegara a todo o país.

Malia que non se explica con exactitude quen son os responsábeis desta acción promocional do evento do Carballiño, a imaxe deixa ver unha marca de cervexa o que podería significar que os carteis están inseridos nunha acción moito máis ampla na que se fala de diferentes festas que non camiñan « soas ».

En todo caso, a crítica xurde polo emprego da palabra « pulpo » en castelán nun nome en galego. A comunidade de usuarias de Twitter mesmo fai brincadeiras con que non se elixise « festa do polvo do Carballiño » por se levaba a confusións « eróticas » as e os turistas.

« Se vulneran os teus dereitos lingüísticos por facer uso da lingua galega, ponte en contacto coa Mesa pola Normalización Lingüística », remata pedindo a organización, que hoxe tivo unha mañá especialmente activa nas redes.

De feito, tamén aludiu á suposta « discriminación lingüística por facer un test na nosa lingua », pois houbo persoas que se atoparon con problemas porque non lles validaron as probas da Covid-19, e lamentou que a Xunta só envíe a información do consentimento para vacinar á mocidade en castelán.

 

[Foto: A Mesa – fonte: http://www.nosdiario.gal]

“Me interesa que otras personas que viven en el extranjero sepan que el pasaporte no binario es una posibilidad real que se puede implementar hoy », explicó Cy, que recibirá este jueves ambos documentos. 

Cy milita en la agrupación Todes con DNI,

Cy milita en la agrupación Todes con DNI

Cy, de 37 años, se convertirá este jueves en la primera persona de nacionalidad argentina en recibir su DNI y pasaporte no binarios en el exterior, una batalla que en lo personal viene librando hace más de tres años desde Berlín y cuya resolución positiva se precipitó ahora con el decreto presidencial que agregó “X” como tercera opción registral de género a las tradicionales M y F.

“La embajada de nuestro país en Alemania, con sede en la ciudad de Berlín, entregará mañana un DNI no binario a una persona de nacionalidad argentina, y de esta manera se convertirá en el primer documento de estas características otorgado en una representación nacional en el exterior”, informó la Cancillería a través de un comunicado.

« Me parece increíble porque no hay muchos Estados en el mundo que estén dando documentación no binaria”.

CY

Con el acompañamiento de la organización Abogadxs por los Derechos Sexuales (Abosex), Cy ya había conseguido el año pasado que el registro civil de su provincia -Misiones- fuera aún más allá y le emitiera una nueva acta de nacimiento con el casillero de género vacío, siendo esta indefinición una opción alternativa que viene reclamando el colectivo “Todes con DNI” tras la publicación del decreto 476/2021, para un mejor cumplimiento de la Ley de Identidad de Género (26743) de 2012.

“Para mí lo más importante es el pasaporte, porque es lo que me permite acceder a todo, y me parece increíble porque no hay muchos Estados en el mundo que estén dando documentación no binaria”, dijo Cy a Télam desde Alemania, donde vive y trabaja.

“Mi paso siguiente es ver qué países los reconocen para saber dónde puedo moverme”, agregó.

No obstante, Cy aseguró que el decreto 476/2021 le generó “opiniones encontradas” porque, por un lado, “es un avance en relación a lo que había”; pero, por otro, “no todas las personas que no nos identificamos con H o M, necesariamente somos una X”.

“Yo milito en Todes con DNI, desde donde venimos proponiendo otras alternativas al Renaper porque la ley habla de identidad de género autopercibido, no de una X, y yo hubiera preferido que mis documentos tengan un campo vacío, como mi partida de nacimiento; es decir, que el género sea un campo opcional abierto”.

“Pero Alberto Fernández dijo que era un primer paso y yo espero que haya más avances en relación a esto”, dijo.

Por otro lado, Cy afirmó que da a conocer su caso porque “me interesa que otras personas que viven en el extranjero sepan que el pasaporte no binario es una posibilidad real que se puede implementar hoy”.

Cy teme que “haya consulados o embajadas que digan que todavía no es posible porque el decreto es muy reciente” a quienes quieran iniciar el trámite de rectificación del pasaporte en el extranjero, siendo que “hoy es posible”.

“A mí me llevó 3 años y 8 meses que se respete nuestra ley de identidad de género que tiene 9 años. En lo personal, considero que es la mejor del mundo; por eso me gustaría que en adelante las personas residentes en el exterior tengan acceso de una manera más rápida a este derecho porque te cambia la vida cuando tenés un DNI que tiene tu nombre y género”, agregó.

Cy y su acta de nacimiento.

Cy y su pasaporte

En julio del año pasado Cy ya había hecho historia al obtener una nueva partida de nacimiento no binaria, pero ese reconocimiento legal no le había permitido hasta ahora obtener su DNI y pasaporte del Renaper, donde se había estancado el trámite, por lo cual el último año lo pasó sin documentos, con todos los inconvenientes que eso genera.

“Fue horrible porque sin documentación en el exterior no podes hacer nada, casi ni moverme”, contó.

La falta de un pasaporte que reflejara su verdadero nombre e identidad de género autopercibida le impidió todo ese tiempo “hacer lo más básico de lo básico”, como “tener una cuenta de banco a mi nombre, firmar un contrato de alquiler o de trabajo, pagar los servicios y hasta vacunarme contra el coronavirus”, sin que se violara su derecho a la identidad.

“Ahora la situación cambió con este decreto que incorpora la ‘X’ como tercera opción. Apenas se publicó, fui a la embajada, donde me dijeron que mi documentación iba a salir y ya mañana me la entregan”, contó.

Por su parte, Emiliano Litardo -de Abosex- afirmó que el pasaporte no binario de Cy implica “reparar su situación migratoria en Berlín” pero también “cumplir un deseo suyo de tener en sus documentos oficiales una identidad que le represente”; y si bien “la X no era justo lo que elle quería”, la medida igualmente “permite efectivizar un derecho concreto”.

El abogado que redactó la letra de la Ley de Identidad de Género planteó que en la nueva documentación no binaria “hay una apoyatura jurídica y política importante” en esta norma de 2012. “No obstante, me parece que restringe otras manifestaciones de identidad de género por fuera de la X”.

“Pero, para el caso concreto de Cy, refuerza el aspecto autodeclaratorio de la identidad de género a través de la ley, y por eso es celebratorio”, dijo.

A su turno, el jefe de gabinete de la Cancillería, Guillermo Justo Chaves, calificó el acto de mañana, en Berlín, como “histórico”.

“Es nuestra obligación como gobierno que esta instancia de ampliación de derechos sea un paso más, firme y concreto, en un camino largo que busca cumplir con dos valores que nos atraviesan profundamente: el amor y la igualdad, y que eso lo viva cada compatriota, sin importar dónde se encuentre”, dijo.

En su comunicado, la Cancillería explicó que el pasaporte de emergencia le será entregado también mañana, en función de la “situación de extrema vulnerabilidad” que supone la “indocumentación” para quien, como Cy, se “encuentran en el exterior sin otra ciudadanía”.

“Posteriormente, teniendo un DNI vigente, se procederá a iniciar, en la sección consular de la Embajada, el trámite necesario para la emisión de un pasaporte ordinario que le iguale en derechos con el resto de la ciudadanía argentina”, dijeron.

El acto de entrega se producirá el jueves a las 11 (hora local) en la sede del Consulado argentino en Berlín, y contará también con la presencia la extitular de la Dirección de la Mujer y Asuntos de Género de la Cancillería y encargada de negocios ad interim de la Embajada argentina en Berlín, Ana Sarrabayrouse; y del jefe de la sección consular, Martín Castro.

[Fuente: http://www.telam.com.ar]
La Cour suprême américaine vue à travers un drapeau arc-en-ciel

La Cour suprême américaine vue à travers un drapeau arc-en-ciel lors d’une manifestation en décembre 2017. Brendan Smialowski/AFP

Écrit par Anthony Castet

Maître de Conférences civilisation nord-américaine, Université de Tours

 

La Cour suprême américaine a récemment rendu un arrêt de portée limitée dans l’affaire Fulton v. City of Philadelphia, réaffirmant que la moindre défaillance en matière de neutralité de l’État (au niveau fédéral et fédéré) et d’application générale de toute loi ou réglementation est susceptible de représenter une entrave substantielle à la liberté religieuse, ce qui relève d’une enfreinte à la libre clause de libre exercice des cultes du Ier Amendement.

À l’unanimité des neuf juges, la Cour reconnaît que la ville de Philadelphie a failli à son obligation d’impartialité en mettant un terme au contrat qui la liait à une agence de placement familial catholique (Catholic Social Services, CSS), laquelle, au nom de ses croyances religieuses, refuse l’agrément des couples adoptifs de même sexe unis par les liens du mariage.

Ce jugement, qui fait suite à l’arrêt rendu dans l’affaire Masterpiece Cakeshop (2018), quand la Cour avait donné raison à un pâtissier qui avait refusé, pour des raisons religieuses, de confectionner un gâteau de mariage pour un couple d’hommes, conforte un peu plus le principe de liberté religieuse tel que l’entend la Cour suprême.

Un procès d’intention contre Catholic Social Services ?

CSS et plusieurs de ses familles d’accueil ont attaqué en justice la ville de Philadelphie pour hostilité caractérisée à l’égard de convictions religieuses solidement ancrées, en lien avec une conception traditionnelle du mariage comme le « lien sacré entre un homme et une femme ».

Le président de la Cour suprême, John Roberts, auteur de l’opinion majoritaire, s’appuie notamment sur des éléments contextuels probants qui montrent que la ville n’avait aucune intention d’engager une approche conciliatrice pour permettre à CSS de poursuivre sa participation aux procédures d’agrément. Or l’histoire montre que l’Église catholique a fait preuve d’un engagement sans faille pour servir les intérêts de la communauté philadelphienne et de ses orphelins depuis 1798 ; et cela, dans le respect le plus strict de ses principes religieux.

À l’origine de cette affaire, il y a un représentant de l’archidiocèse de Philadelphie, qui aurait affirmé en 2018 que CSS ne peut pas expertiser les demandes éventuelles de couples mariés de même sexe, dans la mesure où la délivrance d’un agrément constituerait une marque d’approbation du mariage des couples de même sexe. Selon la Cour, c’est sur la base de simples conjectures – relayées dans la presse – que la ville de Philadelphie a alors décidé d’ouvrir une enquête dont les conclusions font nettement apparaître une volonté de nuire aux convictions religieuses ancestrales de cette agence privée. En effet, lors de l’audition de CSS, un membre de la commission des ressources humaines de la ville déclare aux représentants de cette agence que « les choses ont changé depuis 100 ans » et qu’« il serait formidable de suivre les enseignements du pape François, la voix de l’Église catholique ».

Or, la liberté de conscience couvre un spectre très large de croyances placées sous les auspices du Ier Amendement, sans qu’il soit nécessaire de juger de leur cohérence et de leur acceptabilité (Thomas v. Review Bd. Of Ind. Employment Security Div., 1981). D’après Roberts, ce jugement réprobateur exprimé lors de l’audition de CSS suffit à démontrer que la commission a outrepassé ses prérogatives, en disqualifiant de manière hostile les croyances de CSS, ce qui constitue une violation du principe de neutralité – qui est au cœur de la conception états-unienne de la séparation des Églises et de l’État – ainsi que du libre exercice de la religion garanti par le Ier Amendement (Church of Lukumi Babalu Aye v. Hialeah, 1993).

Roberts juge cohérent l’ensemble des conditions d’agrément fixées par cette agence, y compris les dispositions exceptionnelles à l’encontre des couples homosexuels ou hétérosexuels en concubinage, qui sont également exclus du dispositif. En revanche, les personnes homosexuelles célibataires restent éligibles. Dans ces conditions, les accusations de « discrimination fondée sur l’orientation sexuelle » sont pour le moins ténues, voire infondées, puisqu’aucune famille homoparentale n’a déposé la moindre demande d’agrément auprès de CSS. En outre, l’obligation d’égalité de traitement, issue du XIVe Amendement, est respectée dans la mesure où plus d’une vingtaine d’agences s’engagent à délivrer des agréments aux couples de même sexe et que, d’après Roberts, CSS promet, le cas échéant, de transférer à ces agences de telles demandes qu’elle recevrait.

Ainsi, pour la Cour, il ne fait aucun doute que la ville de Philadelphie a fait montre d’une attitude discriminante à l’égard de la liberté religieuse, en refusant tout compromis, alors que la réglementation en vigueur le permettait. Pire, elle impose un dilemme cornélien, en enjoignant à CSS d’agréer les couples de même sexe, sous peine de radiation définitive. En vertu du Religious Freedom Restoration Act (1993), cette affaire relève donc d’un examen strict de constitutionnalité. De surcroît, la procédure d’agrément des familles d’accueil de CSS n’a pas vocation à servir l’intérêt général au sens strict du terme.

La Cour divisée sur la pertinence de la jurisprudence de l’affaire Employment Division v. Smith (1990)

Dans cette affaire, la Cour avait conclu que des lois neutres d’application générale ne pouvaient constituer une violation de la clause de libre exercice du Ier Amendement. L’État de l’Oregon était en droit de proscrire l’utilisation du peyotl (un psychotrope puissant) dans le cadre de rituels religieux, et de refuser l’allocation chômage à toute personne ayant été licenciée pour avoir enfreint cette règle.

D’après les représentants de la ville de Philadelphie, CSS ne serait pas en mesure d’objecter une exemption religieuse puisque l’agence aurait manqué à ses obligations contractuelles qui proscrivent la discrimination sur la base de l’orientation sexuelle, principe figurant également dans l’arrêté relatif aux pratiques professionnelles équitables (Fair Practices Ordinance), promulgué par la ville de Philadelphie.

Si l’on suit la logique des accusés, s’appuyant sur la jurisprudence rendue dans Smith, CSS devait se conformer à ses obligations sans se prévaloir de la clause de libre exercice du Ier Amendement, étant donné que ces clauses s’appliquent de manière générale et neutre. Toutefois, Roberts s’emploie à démontrer que la ville de Philadelphie a commis une erreur d’exécution dans la mesure où l’interdiction de la discrimination ne relève pas d’une application générale, car les termes du contrat en vigueur prévoient des exceptions à la règle :

« Rejet de la demande : le prestataire ne doit pas rejeter un enfant ou une famille, y compris, sans toutefois s’y limiter, les parents d’accueil ou adoptifs potentiels, pour des services, en raison de leur orientation sexuelle, à moins qu’une dérogation ne soit accordée par le Commissaire ou son représentant, à sa seule discrétion. »

En d’autres termes, il revenait à la ville de Philadelphie d’établir un intérêt impérieux qui justifierait son traitement exceptionnel vis-à-vis de CSS. Or, « maximiser le nombre de parents adoptifs » et « protéger la ville contre toute responsabilité juridique » ne sont pas des motifs suffisamment crédibles aux yeux de la Cour, en l’absence d’éléments factuels précis et solides. En revanche, d’après Roberts, « garantir une égalité de traitement des familles d’accueil et des enfants qui leur sont confiés » est effectivement une nécessité absolue, vu que « notre société a fini par reconnaître que les personnes homosexuelles et les couples de même sexe ne peuvent être traités comme des parias sociaux ou comme des êtres inférieurs en dignité et en valeur. » (Masterpiece Cakeshop, 2018).

Toutefois, rien ne saurait justifier le traitement défavorable auquel CSS a été soumis, puisque, dans l’état actuel des choses, cette agence n’a commis aucun impair incompatible avec cette obligation d’égalité de traitement. Si des dérogations sont possibles vis-à-vis d’autres agences d’adoption, dans une perspective laïque, alors CSS était en droit d’exiger un traitement similaire. Ainsi, il n’est nul besoin d’arbitrer le présent litige du point de vue de la jurisprudence rendue dans Smith, selon les juges.

De manière habile et stratégique, Roberts, en tant qu’institutionnaliste, soutenu par les juges progressistes, consolide la jurisprudence actuelle, pour le moins hostile à la liberté religieuse. En revanche, trois autres des neuf juges de la Cour suprême, les conservateurs Alito, Thomas et Gorsuch, se positionnent favorablement face aux arguments avancés par la ville de Philadelphie, de sorte qu’un cheminement reste possible pour infirmer le jugement dans Smith afin de mieux sanctuariser les croyances et pratiques religieuses qui se heurteraient à l’application générale d’une loi, ce qui ouvrirait la voie à une politique d’exemptions religieuses. Dans son opinion convergente de 77 pages, Alito met en évidence la principale défaillance technique du jugement rendu dans Fulton pour mieux justifier un revirement de la jurisprudence actuelle :

« La ville n’a pas hésité à faire pression sur CSS pour qu’elle cède, et si la ville veut contourner la décision d’aujourd’hui, elle peut simplement éliminer le pouvoir d’exemption jamais utilisé. Si elle fait cela, alors, voilà, la décision d’aujourd’hui disparaîtra – et les parties reviendront au point de départ. La ville prétendra qu’elle est protégée par Smith ; CSS soutiendra que Smith devrait être annulé ; les tribunaux inférieurs, liés par Smith, rejetteront cet argument ; et CSS déposera une nouvelle requête devant cette Cour pour contester Smith. »

L’égalité des Américain·e·s LGBTQ+ sur le plan fédéral : l’impasse

Bien que la légitimité des lois anti-discrimination, fondées notamment sur l’orientation sexuelle, soit renforcée, cette affaire devrait interpeller le mouvement LGBTQ+ sur les limites actuelles de la judiciarisation de la liberté religieuse afin de la rendre intégralement compatible avec l’égalité des personnes LGBTQ+.

Un changement de paradigme s’impose. Le mouvement pourrait prôner, au contraire, une approche délibérative bilatérale, afin d’atteindre une résolution coopérative, au lieu de s’attaquer frontalement aux croyances religieuses des fidèles par opérateur juridique interposé – une démarche qui reste profondément contre-productive. En effet, elle conforte les prétentions des chrétiens conservateurs qui se disent « persécutés dans leur foi » et alimente une forte réaction négative, sur le plan politique, dans les États conservateurs, notamment depuis le jugement rendu dans Bostock (2020) et la défaite de Donald Trump. Une centaine de projets de loi discriminatoires contre les Américain·e·s transgenres ont été déposés, interdisant à ces personnes tout accès aux transitions médicales ainsi qu’à certaines compétitions sportives.

Au Congrès, dans l’optique d’adopter l’Equality Act – qui prévoit justement d’amender le titre VII de la loi sur les droits civiques de 1964 afin de garantir que soient protégées l’orientation sexuelle et l’identité de genre contre la discrimination dans les domaines y compris l’accès au crédit bancaire, à l’éducation et à la fonction de juré –, l’absence d’une majorité de 60 sénateurs démocrates (ils sont aujourd’hui 48 contre 50 républicains et 2 indépendants), qui seule permettrait de neutraliser la flibuste, est une aubaine pour Mitch McConnell, actuel chef de la minorité, et le Parti républicain. Ceux-ci se livrent à une guerre sans merci contre le genre en tant que concept social et politique de la construction des sexes.

Les discussions sont au point mort et la polarisation actuelle ne permet pas à Joe Biden d’avancer plus sereinement sur son programme de réformes. Dans ce contexte morose, une rencontre avec les leaders du mouvement LGBTQ+ a été organisée à la Maison Blanche pour réaffirmer l’engagement total du gouvernement Biden vis-à-vis de l’égalité LGBTQ+, bien qu’aucune stratégie d’influence visant à convaincre certains sénateurs républicains, ni même un calendrier d’adoption de la loi n’aient fuité.

Enfin, les propos tenus par l’un des membres de la commission RH de la ville de Philadelphie sont sujets à caution. En effet, les multiples déclarations encourageantes du pape François, qui s’est déclaré favorable aux unions civiles pour les couples de même sexe (Francesco, 2020), ne doivent pas occulter les efforts qui restent à faire sur le plan doctrinal et hiérarchique pour permettre aux catholiques LGBTQ+, en dissonance cognitive, d’être mieux intégrés, tant que « Dieu ne pourra en aucun cas bénir le péché. » Le Vatican s’est effectivement inquiété d’un projet de loi du gouvernement italien qui s’apprêtait à condamner la discrimination fondée sur l’orientation sexuelle et l’identité de genre ainsi que les crimes homophobes. Reste à savoir à quel moment opportun les déclarations du pape François seront suivies par des actes forts de la part du Vatican.

Il appartient donc aux Églises d’entreprendre les démarches nécessaires pour participer à l’effort d’inclusion dans la lutte contre les discriminations, selon un calendrier qu’elles jugeront approprié. Sur le plan doctrinal, plusieurs exemples d’Églises attestent que seul le recours à la démocratie participative, dans le respect mutuel de positions contradictoires, permettra, à terme, de désarmer la politisation, parfois haineuse, de la foi afin que des lieux de culte soient en mesure de contribuer au plein épanouissement des fidèles LGBTQ+. Comme l’écrit la chercheuse Serene Jones :

« Il nous faut comprendre que Dieu est assez grand pour admettre d’innombrables formes de culte et de louange tout en explorant les spécificités de nos propres traditions religieuses. Mais aucune religion ne détient le monopole de la vérité et dans un monde pluraliste, personne ne devrait agir en ce sens. »

 

[Source : http://www.theconversation.com]

Escritores y espectadores respaldaron en las redes sociales a la escritora luego de que la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas (Aciera) emitiera un comunicado con una dura crítica por « el contenido y el mensaje que busca transmitir la obra ».

La escritora cuestionó el intento de censura de una tira de ficción.

La escritora cuestionó el intento de censura de una tira de ficción.

Tras la difusión de un comunicado de la Alianza Cristiana de las Iglesias Evangélicas de la República Argentina (Aciera), que cuestionó a los creadores de la serie “El Reino”, la escritora Claudia Piñeiro recibió el apoyo de colegas y personalidades de la cultura ante lo que consideraron un intento de censura.

El Consejo Directivo Nacional de Aciera señaló a la guionista y creadora de la serie junto al director Marcelo Piñeyro, adjudicándoles un « comportamiento fascista » y acusándolos de tener « un encono » contra la « cultura evangélica de la Argentina » derivada de su « militancia feminista durante el debate de la ley del aborto ».

La prestigiosa escritora respondió de manera contundente a través de su cuenta de Twitter con dos frases: « La censura es censura, la quieras disfrazar de lo que la quieras disfrazar » y « Ahora censurar una ficción ya parece medieval ».

Para frenar el hostigamiento que comenzó a recibir en la red social, la autora de « Catedrales » decidió volver privada su cuenta, mientras recibía el apoyo de colegas y de muchos espectadores de la tira.

Muy preocupante el comunicado medieval de Aciera, que pretende definir qué sería la pureza artística y la `contaminación´ ideológica para atacar a Claudia Piñeiro como guionista de ‘El Reino’. Toda la solidaridad con ella”, sostuvo el escritor Guillermo Martínez desde su cuenta en Twitter.

Por su parte, el novelista y guionista Marcelo Figueras opinó que “nadie que haya visto ‘El Reino’ entiende que el pastor que encarna Peretti es la medida de todos los pastores; al contrario, queda claro que se trata de uno muy particular, en el seno de una ficción que ni siquiera pretende ser estrictamente realista. Antes que la reivindicación de su gente, el comunicado de ACIERA suena a ataque puntual a una mujer, Claudia Piñeiro, de conocida militancia en favor de la Interrupción Voluntaria del Embarazo”.

La escritora y poeta Marina Mariasch advirtió sobre una suerte de doble estándar a la hora de evaluar cómo la ficción retrata a las religiones: “Me pregunto si pasa o pasó algo así cada vez que sale una ficción sobre judíos (como “poco ortodoxa”), católicos. ¿Hay temas que no se pueden tocar en la ficción? pfff”.

El Reino, la nueva tira argentina estrenada en Netflix.

El Reino, la nueva tira argentina estrenada en Netflix.

La Unión Argentina de Escritoras y Escritores escribió en la misma red: « Repudiamos de modo contundente el ataque recibido por nuestra colega y compañera Claudia Piñeiro por su trabajo como guionista de la serie ‘El Reino’. No es necesario aclarar que se trata de una obra de ficción que debe gozar de plena libertad para desarrollarse. Consideramos un hecho grave que se pretenda confundir al público y manipularlo para hacerle creer que un hecho ficticio tiene algún correlato con la realidad”.

Y añadió: “Vivimos un tiempo atravesado por una reacción conservadora que pretende cercenar derechos, silenciar a quienes piensan distinto y atacar la creación artística, confundiendo deliberadamente la realidad con la ficción”.

Por su parte, Mercedes Morán, otra de las protagonistas de la serie, escribió: Toda mi solidaridad, mi agradecimiento y mi amor a @claudiapineiro ante los ataques que está sufriendo”.

La historia

« El Reino » cuenta la historia de un pastor encarnado por Diego Peretti que integra una fórmula como candidato a vicepresidente y la manera en que su vida y la de su entorno familiar se ven sacudidos a partir del atentado contra el candidato a presidente de la república.

Ante la posibilidad de llegar a ocupar el cargo electivo máximo en el país, el pastor Emilio Vázquez Pena, intentará descubrir las causas del crimen y a su instigador, mientras el ojo público escudriña entre sus secretos y los de la lucrativa iglesia dirigida por la familia.

Antes del estreno de la serie, durante una entrevista con Télam, Piñeiro consideró que en la ficción de la serie los mundos de la política y la religión « comparten una agenda de conservadurismo, de no aceptación de determinados derechos de las personas estar en contra de la ESI, del aborto o de la ley del matrimonio igualitario ».

« Entonces -continuó-, como comparten esa agenda de restricción de derechos personales, estos políticos dicen ‘aunemos esfuerzos y hagamos esto que nos interesa a los dos’. Después el político saca otros beneficios, que son sumar cantidad de votos, y esta iglesia suma los suyos, que tendrán que ver con prebendas económicas y otro tipo de cosas ».

 

 

[Fuente: http://www.telam.com.ar]

 

 

 

O aventureiro, natural da localidade ourensá de Amiudal, viviu 12 anos na selva

Alfonso Graña -con pipa- fíxose esta foto co que podería ser o seu fillo -ao fondo, con camiseta-.

Escrito por CARLOS PORTOLÉS / B. P.

A historia comeza nunha pequena aldea da provincia de Ourense. Amiudal, pertencente ao concello de Avión, non chega aos douscentos habitantes. Un paseo polas súas pequenas rúas non presenta indicio algún de que se está pisando o lugar de nacemento dun rei. Un que exhaló os seus últimos suspiros fai case noventa anos, entre as plantas silvestres e os ríos remuiñados do Amazonas. Por nome, Alfonso Graña. Alto e desgarbado. Un mozo analfabeto de pobo que lucía unhas lentes que lle conferían un falso aire de poeta vangardista. Entre galiñas e labranzas criouse un soñador, un explorador nato. Como todo aspirante a descubrir o mundo, Alfonso abandonou con prontitude as catro paredes que contiveron a súa nenez.

Foi un dos moitos da súa xeración errante que se embarcou rumbo ás Américas. Primeiro posou pés en Brasil, para máis adiante cruzar a fronteira cara a Perú. Chegou á cidade de Iquitos coa idea facerse un oco na industria cauchera. Pero unha profunda crise do sector frustrou as súas expectativas mercantís. Con pouco que gañar, e aínda menos que perder, Graña penetrouse nas fauces gorxeantes do Amazonas acompañado dun amigo e compatriota seu. Esperando atopar ouro en pebida, acabou cruzando temerariamente o territorio dos huambisas, tribo indíxena pertencente á vila de os xíbaros.

Reinado improbable

A pesar de que hai versións diverxentes da historia, a máis verosímil e aceptada é a presentada polo escritor Maximino Fernández Sendín no seu libro Alfonso I da Amazonia. Sendín expón que, naquel primeiro encontro entre Alfonso e as tribos amazónicas, houbo un enfrontamento no que o compañeiro de Graña foi asasinado.

Con todo, a vida do de Amiudal foi perdoada, pois, segundo cóntase, a filla do xefe da tribo se encariñou del e quixo desposalo en matrimonio. As oportunas nupcias que foron a salvación do galego, tamén foron o seu vehículo cara á aristocracia indíxena.

Falecido o monarca dos nativos, foi Alfonso, como marido da súa filla, o que herdou a destacada posición de gobernante. Así foi como, coa inestimable mediación do azar, un raparigo ourensán converteuse, de facto, en líder da milenaria tribo dos huambisas. Viviu entre elas ata a súa morte en 1934. Foi pioneiro en establecer unha ruta comercial desde as profundidades da xungla ata Iquitos a través do río Marañón. Con balsas construídas por el mesmo, remontaba as augas ata a urbe cargado de burros con mercancías selváticas e vendíaas obtendo pingüe beneficio. Tamén foi douto (e autodidacta) na extracción de sal. Aproveitando o caudal dun río salino próximo, construíu unha rudimentaria pero eficiente planta desalinizadora capaz de extraer ata 50 quilogramos ao día, o que multiplicaba por cinco a capacidade de produción dos indíxenas.

Co tempo, Graña acabou sendo respectado non só polos huambisas, senón tamén por varias tribos lindeiras como os aguarunas, o que lle permitiu mediar en varios conflitos e minimizar o número de enfrontamentos armados na zona.

A súa influencia estendíase por un vasto territorio cunha superficie equivalente a (en palabras do soado Víctor da Serna) «Andalucía, Estremadura e Castela a Nova, xuntas». A súa autoridade foi recoñecida por varios organismos internacionais, e cando algunha empresa estranxeira quería facer misións de recoñecemento naquel extremo do Amazonas, negociaba directamente con Alfonso o seu paso por aquelas terras.

Unha vida de moitas vidas. O raparigo de pobo, o astuto comerciante e o xusto monarca conviviron baixo un só rostro, por nome Alfonso Graña.

Cesáreo Mosquera, escudeiro e escribente

Cesáreo Mosquera foi a miúdo descrito como un personaxe excéntrico e peculiar. Outro emigrante galego en terras peruanas. Rexentaba a soada librería Amigos do País, que durante anos foi un lugar de encontro para os estranxeiros que habitaban a cidade de Iquitos. Coñeceu a Alfonso nunha das súas moitas misións comerciais. Desde que os seus camiños se cruzaron, Mosquera interesouse fondamente polas peripecias vernianas do seu compatriota, e dado que Graña chegou a América sendo analfabeto, ofreceuse a deixar por escrito a súa historia. Grazas a esta meticulosa labor de escriba, existen documentos e transcricións que permiten reconstruír con aceptable precisión a peripecia do aventureiro de Amiudal.

A sombra do explorador, 90 anos despois

O asuco da canoa de Alfonso Graña segue reverberando nas bravas augas do río Marañón. Décadas despois da súa morte, o seu recordo sobrevoa os verdosos horizontes do Amazonas. Envolvidos nun halo de misterio, os maiores contan historias remotas dun galego que un día foi rei da selva. Os huambisas e os aguarunas, as dúas tribos coas que Graña trabou sincera amizade, seguen habitando a zona oriental da Amazonia peruana. Levan anos elevando a voz contra a explotación e a deforestación das súas terras, e nos últimos tempos foron tristemente notorios polos continuos enfrontamentos na zona, a conta das protestas derivadas do conflito. Hai apenas unha década, outro galego de maleta fácil foi agraciado co cariño e o respecto dos pobos orixinarios. Chámase Antonio Abreu, e a principios deste século realizou ata sete viaxes ao Perú para tratar de atopar aos descendentes perdidos de Alfonso Graña.

Nas súas numerosas expedicións, puido descubrir unha cultura que lle abriu os ollos e a mente a unha forma de vivir en perigo de extinción. Desde entón, fixo súa a causa da defensa da contorna natural e dos dereitos dos pobos indíxenas. O seu fillo, quen lle acompañou na última travesía amazónica, conta con emoción como o seu pai se gañou o afecto de todos cantos se cruzaron no seu camiño durante as súas apaixonantes viaxes e aventuras. Desde a súa infancia, xogando cos seus amigos entre as matogueiras do parque Castrelos de Vigo, Antonio xa soñaba con camiñar algún día as verdes sendas do Amazonas. Nove décadas despois da morte de Graña, hai dúas pisadas galegas no corazón da selva.

 

[Fonte: http://www.lavozdegalicia.es]

O ilustrador Pablo Prado sempre tivo claro que o seu era contar historias a través da imaxe. Nas librarías pódense atopar varias novelas gráficas coas súas bandas deseñadas: O derradeiro libro de Emma Olsen, con guión adaptado da novela de Berta Dávila; Os berros da motocicleta, con guión de Kiko Da Silva; O último festi, con Fernando Llor ou Nerea e o príncipe da sorte, con Miguel Rojo. En ilustración ten Versos de amor, con Manel Monteagudo. Actualmente reside en Madrid, aínda que esta entrevista levouse a cabo entre maletas e présas para voltar uns días á Ponteareas que o viu medrar.    

Coa paixón na banda deseñada, Pablo Prado está a ultimar novos proxectos da man de grandes das letras.

Coa paixón na banda deseñada, Pablo Prado está a ultimar novos proxectos da man de grandes das letras.

 

Escrito por A. Mera

En que proxectos estás a traballar na actualidade?
Estou de novo a traballar con Fernando Llor, guionista vigués e un dos grandes da banda deseñada. Trátase dunha historia ambientada nos 60, entre Madrid e a Galiza, protagonizada por un grupo de rapaces que teñen un cinema clandestino onde proxectan filmes prohibidos pola ditadura. Algo pasa e teñen que escapar… e chegan á Galiza, onde a historia continúa.

Como é ilustrar para grandes como Berta Dávila ou Kiko Da Silva?
É un luxo. A min imponme moito a escritura, non me sinto tan cómodo escribindo como si me sinto coa ilustración ou co debuxo. Por iso, como lector e fan dos seus traballos, é incríbel poder traballar con autoras consagradas como Berta Dávila ou autores como Kiko Da Silva.

Mais tamén te adentraches no mundo do videoclip.  
Foi moi bonito traballar no videoclip Semillas para Tremenda Jauría, e sobre todo crealo coas compañeiras de Illa Bufarda e con Cristian F. Caruncho. Ademais de compartirmos proxectos, partillamos amizade. Foi un pracer ver como esa amizade redundou nun traballo moi significativo para todas nós como foi este videoclip.

Dereitos e liberdades sempre están na túa obra. Nunha das túas últimas viñetas denunciabas a LGTBIfobia. 
Colaboro desde hai anos realizando viñetas con medios locais e comarcais, que tamén se editan no norte de Portugal, e tento reflectir nelas cuestións que van acontecendo pola nosa zona, a maioría das veces con crítica social e política.

Hai pouco que se formou en Ponteareas unha asociación en defensa dos dereitos das persoas LGTBI+ e realizaron un mural coa bandeira do Orgullo. Aos poucos días o mural foi vandalizado, precisamente dous días antes de que Vox puxera por primeira vez un posto informativo na nosa vila.

Desfixeron o mural pintándolle por riba a bandeira de España e escribindo consignas antivacinas. Iso si, ás poucas horas a veciñanza restaurouno. Deume moita rabia ese ataque e quixen denunciar e amosar solidariedade cunha viñeta criticando a LGTBIfobia.

Como valora a situación da ilustración galega? Somos unha potencia?  
Hai moitísimo talento e cada vez vai a máis. Aparecen moitos proxectos moi ilusionantes como o Garaxe Hermético de Kiko Da Silva, que está facendo historia da literatura galega, pois en moi pouco tempo conseguiu que xente moza logre publicar en editoriais de gran relevancia. Comeza a espertar ademais un crecente interese que antes non existía tanto pola banda deseñada como pola ilustración.

Estanse abrindo portas para a ilustración galega que durante moitos anos estiveron fechadas, e iso é moi esperanzador.

Por outra banda, está a situación de precariedade absoluta e xeneralizada en todo tipo de traballo cultural, especialmente na ilustración e na banda deseñada. Fai falla bastante apoio institucional á creación cultural en galego á promoción do que aquí se fai para que a xente se anime a seguir consumindo cultura en galego e gozando do potencial que ten a nosa terra, que é moi rico. Para comprobar que somos unha potencia só chega con reparar en nomes moi importantes a nivel internacional como Emma Ríos, David Rubín, Miguel Anxo Prado, Xulia Vicente, Miriam Iglesias, Zaida Novoa, Aldara Álvarez, Cristian F. Caruncho, Fonso Barreiro…

 

[Fonte: http://www.nosdiario.gal]