Archives des articles tagués Filoloxía

Escrito por XESÚS ALONSO MONTERO

Acaba de publicar unhas memorias quen, hoxe por hoxe, en Galicia, encarna, como ninguén, a condición de filólogo: Darío Villanueva. É o filólogo que ten achegado a este saber, tan amplo, páxinas moi relevantes nos eidos da historia e crítica literarias, no da Teoría da Literatura, no do comparatismo, no da xenética textual e no da semiótica. Por se fose pouco, ten estado tan atento á lingüística que, sendo aínda estudante, sorprendeu á profesora Carmen Bobes cunha cita de Saussure sobre a semioloxía («ciencia que estuda os signos na vida social»).

Publicáronse estas memorias, pola Universidade de Santiago, co título hesiódico Dos traballos e os días, e co subtítulo Filoloxías. Confeso que eu preferiría o de Memorias filológicas. Pero esquezo este reparo cando vexo na cuberta do volume, como ornato moi significativo, o nome dunha rúa de Compostela que desemboca na vella Universidade: Tránsito dos Gramáticos.

Na primeira parte do libro, o memorialista debrúzase sobre aqueles nomes cos que está en débeda intelectual ou cos que tivo unha proveitosa relación profesional: Moreno Báez, Carmen Bobes, Lázaro Carreter, Umberto Eco, Francisco Ayala, Zamora Vicente, George Steiner… Nesta parte aparecen nomes moi importantes do humanismo e do galeguismo, dous nomeadamente: Domingo García-Sabell e Ramón Piñeiro. De García-Sabell, a quen admira moito, lembra con precisión Villanueva o impacto intelectual que fixo nel unha conferencia súa de 1968 sobre o pintor suízo Paul Klee.

A terceira parte deste volume acolle o currículo, inxente, de Villanueva (80 páxinas), onde, asombrando moito a cantidade de libros e traballos publicados, non asombra menos o tempo dedicado á dirección de institucións importantes (reitor da USC, director da RAE…) e á coordinación de revistas e outras publicacións. Foi no 2018 cando, na Moncloa, asinou, como director da Real Academia Española, un acordo histórico para a proxección cultural -e económica- do idioma español: estaban presentes Pedro Sánchez, presidente do Goberno de España, e Xi Jimping, presidente da República Popular (e capitalista) de China.

 

[Fonte: http://www.lavozdegalicia.es]

Autoretrat a Drawing Board, Bruno Schulz, 1919

Escrit per Bruno Schulz

L’essència de la realitat és el sentit. Per a nosaltres, el que no té sentit no és real. Cada fragment de la realitat viu en la mesura que participa d’un sentit universal. Les cosmogonies antigues ho expressaven amb la sentència «al principi hi havia la Paraula». L’innominat no existeix per a nosaltres. Anomenar alguna cosa significa incloure-la en un sentit universal. La paraula aïllada, peça de mosaic, és un producte recent, resultat de la tècnica. La paraula primitiva era deliri que girava al voltant del sentit de la llum, era un gran tot universal. Avui dia, en la seva accepció corrent, la paraula és tan sols un fragment, un rudiment d’una mitologia remota, omnímoda i integral. Per això conté la tendència a regenerar-se, a rebrotar, a completar-se per tornar al seu sentit total. La vida de la paraula rau en el fet que tendeix a milers de combinacions, com els trossos del cos esquarterat de la serp llegendària que es busquen els uns als altres en les tenebres.

Aquest organisme complex i tanmateix integral es va trencar en vocables separats, en síl·labes, en la parla quotidiana; sota aquesta nova forma, aplicat a les necessitats pràctiques, ha esdevingut un instrument de comunicació. La vida i el desenvolupament de la paraula han estat empesos cap a un camí utilitari, i s’han vist sotmesos a les normes de la vida pràctica. Però quan els requeriments de la pràctica relaxen els seus rigors, quan la paraula, alliberada d’aquesta coerció, s’abandona a si mateixa i torna a les seves pròpies lleis, pateix una regressió: retroba les seves connexions antigues i tendeix a completar-se; i aquesta tendència de la paraula a tornar al seu cau, l’enyorança del retorn als orígens, a la pàtria verbal, l’anomenem poesia.

La poesia són curtcircuits de sentit que es produeixen entre les paraules, és la regeneració impetuosa de mites ancestrals.

Quan fem servir paraules corrents, oblidem que són fragments d’històries antigues i eternes, i que construïm les nostres cases amb fragments d’escultures i d’estàtues dels déus, com bàrbars. Les nostres definicions i conceptes més sobris són descendents llunyans dels mites i històries antigues. No hi ha ni una sola engruna de les nostres idees que no provingui de la mitologia, una mitologia que ha estat transformada, mutilada, remodelada. La primera i principal funció de l’esperit és la creació de faules, d’històries. La força que guia el coneixement humà és la convicció que al final de les seves investigacions, descobrirà el sentit últim del món, sentit que cerca en les altures de les seves construccions artificials. Però els elements que fa servir ja han estat utilitzats abans, provenen d’històries oblidades i desmuntades. La poesia re-coneix aquests sentits extraviats, torna les paraules al seu lloc, les uneix segons els seus significats antics. En mans del poeta podríem dir que la paraula reviu el seu sentit essencial, floreix i es desenvolupa espontàniament segons unes lleis pròpies, recupera la seva integritat. Per això tota poesia és un acte de mitologització, tendeix a recrear els mites del món. La mitologització del món encara no ha acabat. El procés tan sols ha estat frenat pel desenvolupament de la ciència, ha estat empès cap a una via secundària on viu sense comprendre el seu significat veritable. Però la ciència, també, no és més que la construcció de mites sobre el món, perquè el mite resideix en els seus fonaments i nosaltres no podem sortir del mite. La poesia arriba al significat del món per deducció, anticipant, per mitjà de grans dreceres i aproximacions agosarades. La ciència tendeix cap al mateix fi inductivament, metòdicament, tenint en compte tot el material de l’experiència. En el fons, poesia i ciència tenen el mateix objectiu.

L’esperit humà és incansable glossant la vida amb l’ajut dels mites, en el procés de donar sentit a la realitat. La paraula, abandonada a si mateixa, gravita cap al sentit.

El sentit és l’element que condueix la humanitat en el procés cap a la realitat. És una dada absoluta que no es pot derivar d’altres dades. No es pot saber per què hi ha coses que ens sembla que tenen sentit. El procés de donar sentit al món està estrictament relacionat amb la paraula. La parla és l’òrgan metafísic de l’home. Tanmateix, amb el pas del temps, la paraula es fa rígida, s’encarcara, deixa de vehicular nous sentits. El poeta torna a les paraules el seu paper conductor a través de nous curtcircuits que sorgeixen de les seves tensions. Els símbols matemàtics són una ampliació de la paraula en una nova dimensió. La imatge també és descendent de la paraula original, paraula que encara no era un signe, sinó un mite, una història, un sentit.

Generalment considerem que la paraula és una ombra de la realitat, el seu reflex. Seria més just afirmar el contrari: la realitat és l’ombra de la paraula. La filosofia és realment filologia, l’exploració profunda i creativa de la paraula. 

Bruno Schulz.
Publicat a la revista Studio (Varsòvia) l’any 1936

 

[Traduït per David Cusco – publicat originalment a la revista El Funàmbul – reproduït dins http://www.mozaika.es]

O cantante e compositor de Minesota cumpre hoxe 80 anos

O músico Bob Dylan (nacido Robert Allen Zimmerman en Duluth, Minesota, o 24 de maio de 1941), nunha imaxe tomada durante a xira que realizou en 1975 por Estados Unidos «The Rolling Thunder Revue».

Escrito por FRANCISCO CASTRO

Cando a Academia Sueca decidiu darlle o Nobel de Literatura a Bob Dylan, non estaba cedendo a unha excentricidade, senón que estaba recoñecendo un poeta. Quen se achegue pola magnífica edición que no 2017 fixo o selo Malpaso baixo do título, clarísimo, Letras completas 1962-2012, e se deteña a ler, só a ler, esas letras entenderá que estamos diante dun bardo á altura dun Walt Whitman. Pensarán que esaxero. Pois non. Para nada. De vivir Borges, que adoraba a Whitman, daríame a razón. Porque poucos coma Dylan construíron poemas para reflectir unha época (aínda que o seu traballo é tan longo no tempo que el reflicte séculos) construíndo versos que cheiran a realidade e que nos dan iso que nos ten que dar a poesía: unha certa orientación sobre que é o que hai dentro da alma humana.

Dylan aprendeulle aos roqueiros, aos músicos populares en xeral, que a letra é importante, que non abonda con rimar. Iso faino calquera. A letra é importante porque a música non é só para bailar (Charlie Watts, o batería dos Stones non estaría de acordo comigo: el di, modesto ou repugnante, que só é o rapaz que toca o tambor no grupo para que a xente baile). A música, dende Dylan en diante, ten que conmover, ten que remexer, ten que furar esternos, ten que volverte tolo ou axudarte a ser máis ti. Ou menos. Sen Dylan non hai cantautores. Sen el, a palabra nos discos é baleiro puro.

The Beatles, por exemplo, era un grupo que facía boa música pero letras moi parvas ata que Dylan aparece nas súas vidas. Quen colleu a testemuña foi, como non, John Lennon. Logo xa foron os outros tres. A lenda di que Dylan os iniciou na marihuana. Pode ser. En todo caso, non ten importancia. O que interesa para a historia é que un día o escoitaron e xa nada puido ser igual. Aínda que a influencia vai e vén de Liverpool a Minesota e dá a volta. Bob Dylan contou que ía conducindo o seu coche por unha desas estradas infinitas e rectas dos Estados Unidos cando escoitou na radio I wanna hold your hand e quedou pampo con toda aquela forza rebotándolle dun lado a outro do cerebro. Ese día, comentou, entendeu que si, que The Times They Are A-Changin’. E nese cambio, el tiña moito que dicir. De feito, segue dicindo aos seus 80 anos.

Diciamos: os Beatles. Atópanse con Dylan un 28 de agosto de 1964. O mundo está sacudido pola beatlemanía, pero aos Fab Four lles falta algo. Faltáballes Dylan. Foi, como non, en Nova York. Os catro de Liverpool viñan de actuar en Queens.

Houbo porros, seica, xa o dixemos. Pero sobre todo o nacemento dunha amizade (en especial con Harrison, con quen compartiría o soño de The Traveling Wilburys) e a comprensión de que o rock tiña que aproveitar o seu poder para dicir algo importante.

Así pois, con Dylan, o rock vólvese adulto. Vólvese arte. Xa non é só ritmo, rapazas histéricas e o tupé de Elvis. Hai que currarse as letras. Os compositores pasan a ser escritores.

Lennon cambia

Logo desa primeira xuntanza, Lennon xa non escribe igual máis nunca. O primeiro que fai logo desa xuntanza é You’ve got to hide your love away. Ata no xeito de cantar, case que coa boca pechada, imita a Dylan. A letra é a primeira seria. Logo xa virán Revolution ou Come together (despois, en 1970, Lennon cantará I don’t believe in Zimmerman, que é como de verdade se apelida Dylan, pero non hai que terllo moi en conta. Daquela, Johnny estaba enfadado co mundo todo).

Dende Dylan escoitamos a música. Non só a ouvimos. Quedamos abraiados logo dunha frase. Ás veces atopamos secuencias de palabras que nos demostran que o rock’n’roll non é só un pasatempo. Por culpa de Dylan o rock necesita comentarios de texto, análises semióticas e moita filoloxía. Bob Dylan, grazas a todos os deuses, ten a culpa de case que todo.

 

 

[Imaxe: EFE – fonte: http://www.lavozdegalicia.es]

 

 

Foto

El llibre-entrevista que teniu a les mans, Joan Brossa o el pedestal són les sabates, es va publicar l’any 1971. Aleshores Brossa era poc conegut i el valoraven únicament els amics d’un cercle íntim entre les quals hi havia Joan Miró, Antoni Tàpies, Joan Ponç, Modest Cuixart, Arnau Puig, Pere Portabella, Carles Santos, Anna Ricci, Josep Centelles… Jordi Coca va conèixer Brossa l’any 1967 i dos anys més tard, el 1969 (ara fa mig segle), va començar a treballar en aquest volum que ha esdevingut una referència ineludible per posar en valor la singular i complexa personalitat de Brossa.

El llibre va ser aleshores el primer intent de mostrar-nos l’artista en tota la seva dimensió de poeta, dramaturg i creador de poesia visual i d’objectes poètics. Joan Brossa o el pedestal són les sabates, que avui conserva intactes la frescor i l’interès del primer dia, també és una breu antologia brossiana. Es va reeditar l’any 1992 amb un altre títol perquè s’hi incorporaven dues entrevistes noves que ara també recollim: una del 1982 i l’altra del 1992.

Biografia de l’autor

Jordi Coca (Barcelona, 1947), novelista, dramaturgo, poeta, cuentista y ensayista, realizó estudios de arte dramático al tiempo que iniciaba la carrera de filología catalana, que abandonó para dedicarse profesionalmente al ámbito teatral y a la escritura. A lo largo de su prolífica carrera literaria, que se inició con Un d’aquells estius (Els lluïsos), en 1971, ha recibido diversos e importantes premios, como el Josep Pla (por La japonesa, 1992); el Sant Jordi (Sota la pols, 1999), el Joanot Martorell (por Cara d’àngel, 2003), el Premio Nacional de la Crítica, el Ciutat de Palma y el Ramon Muntaner de Literatura Juvenil. Recientemente obtuvo el Premi Carlemany 2007 con i. Además de las novelas citadas, cabe destacar, entre otras, Mal de lluna:

Títol: Joan Brossa o el pedestal són les sabates
Autor: Jordi Coca
Editorial: Ensiola editorial
Pàgines: 212
ISBN: 978-8494860744

[Font: http://www.racocatala.cat]

 

Trátase dunha especialización do ámbito das Humanidades que se ofertará unicamente nesta institución académica da rede de universidades públicas do Estado español. Na presentación desta formación aclarouse que a Facultade de Filoloxía e Tradución ten previsto pór a disposición das e dos estudantes 50 prazas a partir do vindeiro curso.
Alumnas na universidade olívica nunha imaxe de arquivo. (Foto: UVigo)

Alumnas na universidade olívica nunha imaxe de arquivo

Universidade de Vigo (Uvigo) anunciou hoxe a inminente estrea dun novo título dentro do paquete de propostas da área das Humanidades. A partir do próximo curso a Facultade de Filoloxía e Tradución incorporará á súa oferta un grao en Filoloxía Aplicada Galega e Española.

Ademais de pola importancia de seguir buscando novas posibilidades de formación para a mocidade, este título destaca pola particularidade de que vai ser único no sistema universitario do Estado español.

“Filoloxía Aplicada Galega e Española designa un grao que, asentado na tradición, mira cara o provir co fin de que o alumnado adquira as competencias filolóxicas necesarias para poder aplicalas de xeito práctico na procura de solucións aos problemas socioculturais actuais co emprego das máis modernas ferramentas da tecnoloxía dixital”, aclarou o decano da facultade, José Montero Reguera.

Sobre o decorrer desta titulación até chegar a saír á luz, comentou que houbo un proceso de traballo de dous anos e medio “complexo e difícil”, pero destacou o bo papel da comisión redactora.

No lanzamento haberá 50 prazas dispoñíbeis á espera de como evoluciona a demanda. O grao será multilingüe, con dous ciclos que se prolongarán por catro anos e un protagonismo idéntico para galego e español, e disporá de prácticas profesionais externas á institución académica.

“O novo grao conxunga, por unha banda, a tradición, a modernidade e a realidade social onde entendemos a Filoloxía como a colaboración entre varias disciplinas e subdisciplinas centradas sempre na palabra e nos seus textos, e, tamén, dunha maneira xenérica na que texto sería calquera comunicación en que se empregue a lingua, neste caso o galego e o español”, remarcou o decano.

Idiomas e modernidade

De feito, anunciou que non van quedar nese bilingüismo, posto que tamén haberá outros dous idiomas integrados. As e os estudantes poderán escoller entre alemán, francés, inglés e portugués.

“Trátase dun grao moderno, único, internacional que pode abrir moitísimas portas, vellas e tradicionais, pero tamén modernas e de futuro, que permite coñecer con profundidade as linguas propias e desenvolverse con pericia en non menos de outras dúas”, salientou.

[Imaxe: UVigo – fonte: http://www.nosdiario.ga]

El ‘Diccionario histórico de la lengua española’ ha sido uno de los proyectos más apasionantes y accidentados de la cultura hispánica. Ahora cobra un impulso definitivo gracias a la informática

Fichero general de la Real Academia Española, con más de 10 millones de papeletas léxicas y lexicográficas.LUIS SEVILLANO

Escrito por JAVIER RODRÍGUEZ MARCOS

Como en un cuento de Borges, en un luminoso edificio de la calle de Serrano de Madrid hay un grupo de 11 personas empeñadas en una tarea pendiente desde hace un siglo: culminar el Diccionario histórico de la lengua española. Ese edificio es la sede del Centro de Estudios de la Real Academia Española y esas 11 personas, coordinadas por Mar Campos y con Pilar Salas como jefa de redacción, son un equipo de informáticos y lexicógrafos consagrados a registrar la definición y evolución de absolutamente todas las palabras —vivas y muertas— de una lengua con 1.000 años de antigüedad y más de 500 millones de hablantes en todo el planeta. “Histórico” no significa “antiguo” sino “total”, subrayan Campos y Salas mientras navegan por la web del diccionario, concebido desde el principio como nativo digital y accesible gratuitamente desde la página de la RAE. “Total” quiere decir que recogerá los términos más remotos y los recién nacidos, incluso aquellos que designan realidades que nunca llegaron a existir. Como los coronabonos que hace un año planeaba emitir la Unión Europea para compensar los estragos de la crisis del coronavirus.

La casualidad ha querido que el campo semántico de la covid se encuentre entre las novedades publicadas esta semana en el Diccionario histórico. Cuando se declaró la pandemia, el equipo de la RAE llevaba meses rastreando palabras relacionadas con las enfermedades en general y con las respiratorias en particular. Ni que decir tiene que el último año ha supuesto un curso intensivo sobre composición, derivación y parasíntesis. Dan fe los 88 términos recogidos en relación con un virus documentado por primera vez en español en una Guía de enfermedades de los cerdos publicada en 1980: de coronillavirus coronaplauso, pasando por covidivorcio coronoia (que se ha usado para designar tanto la negación de la dolencia como la preocupación excesiva por contraerla).

Estos 88 términos forman parte de las 715 últimas incorporaciones, presentadas esta semana, a un repertorio que cuenta ya con 6.325 entradas (artículos en la jerga filológica). El “ya” puede parecer hiperbólico si se piensa que el diccionario de uso registra 93.000 y que el histórico triplicará esa cifra dado que tendrá que incorporar una multitud de variantes y el léxico en desuso. La hipérbole no lo es tal si se tienen en cuenta las prestaciones de un diccionario así y, en el caso del español, su accidentada trayectoria. Las primeras tienen algo de ciencia ficción; la segunda, mucho de épica y drama.

Quienes entren en la página del Diccionario histórico comprobarán que de cada palabra se registran la etimología y todas sus acepciones, se resume su biografía desde que se documentó y se argumentan su evolución y uso con multitud de ejemplos. Un caso: trompa —cuya historia se relata en un texto que ocuparía cinco páginas de periódico— cuenta con 75 acepciones principales, la primera de las cuales se ilustra mediante 375 ejemplos localizados entre 1240 y 2020. A esto hay que añadir una relación de locuciones que van desde estar trompa (borracho) hasta andar con la trompa como chancho de monte (enfadado). La web permite además consultar todos los ejemplos citados con su referencia bibliográfica. O ver solo los más destacados o el más antiguo y el más moderno. Igualmente, con un simple clic, se accede a la familia de cada palabra, que se despliega como una red de nodos que permiten comprender de un vistazo que la lengua no es una línea recta sino una constelación. Y que, además, se mueve. En el futuro bastaría con ajustar los criterios para tener al instante un diccionario de anglicismos o uno del español del siglo XVIII. La información ya estará disponible.

El Diccionario histórico recibe actualmente 10.000 visitas al mes. Con la versión recién estrenada la RAE espera que esa cifra dé el salto al millón. Sus cálculos se basan en los dos millones mensuales que reciben el Diccionario panhispánico de dudas y el Diccionario panhispánico del español jurídico. El Diccionario de la lengua española juega en otra liga: en el último año alcanzó los 1.000 millones de consultas.

De ‘coronoia’ a ‘covidivorcio’, en un año han registrado 88 términos relacionados con el coronavirus

El equipo del Diccionario histórico publica cada año —en dos entregas: marzo y septiembre— un total de 1.400 palabras. A este ritmo, tardaría casi un siglo en culminar su trabajo. Un plazo que, como apunta con ironía en su despacho el director de la RAE, Santiago Muñoz Machado, hoy en día “va más allá de la imaginación humana”. De ahí que al grupo de la calle de Serrano se le acaben de unir 18 equipos de todo el mundo. Academias americanas, universidades españolas e instituciones como el Instituto Caro y Cuervo de Colombia formarán parte de una red “panhispánica” que en un lustro podría llevar el diccionario hasta las 30.000 voces. “El histórico está pensado para que sea nativo digital y sus prestaciones no son sustituibles por una edición impresa equivalente”, apunta Muñoz Machado, “pero dentro de cinco años yo querría preparar una edición en papel con el material que tengamos”. Como él mismo reconoce, el ejemplo del diccionario de Oxford, todo un símbolo, sigue pesando mucho.

Santiago Muñoz Machado, director de la Real Academia Española y del 'Diccionario histórico', este martes en la sede de la RAE, en Madrid.

Santiago Muñoz Machado, director de la Real Academia Española y del ‘Diccionario histórico’, este martes en la sede de la RAE, en Madrid. INMA FLORES / DIARIO AS

Esa es la parte de la épica y el drama. El castellano es uno de los pocos idiomas de peso internacional que no cuenta con un diccionario que ya poseen lenguas como el alemán, el inglés, el francés, el italiano, el sueco, el neerlandés y el catalán. La mayoría se puede consultar en internet y algunos cumplirán pronto 200 años. Es el caso del Deutsches Wörterbuch, el diccionario histórico del alemán que los hermanos Grimm, fundadores de la lexicografía histórica, comenzaron a elaborar en 1838. El gran modelo es, no obstante, el Oxford English Dictionary impulsado en 1879 por James Murray. La película Entre la razón y la locura (2019), protagonizada por Mel Gibson y Sean Penn, refleja el método empleado por Murray para recopilar en poco tiempo un amplio corpus de ejemplos: hacer un llamamiento a través de la prensa y de las bibliotecas para que cualquier lector culto le hiciera llegar fichas con citas literarias que ilustraran los usos. En 1928 se completaron los 20 volúmenes de la primera edición.

Fundada en 1713, la Real Academia Española incluyó en su reglamento de 1861 la necesidad de confeccionar un diccionario histórico a partir de “colecciones, clasificadas por siglos, de palabras, locuciones” y “frases”, pero hasta 1914 no se elaboró un plan general para su redacción. En 1934 apareció el primer volumen (con la letra A), y tres años más tarde, el segundo (con la B y parte de la C). La Guerra Civil interrumpió los trabajos y, para colmo, una bomba incendió el almacén de la editorial que custodiaba los ejemplares de esos dos primeros tomos. En 1946, el recién creado Seminario de Lexicografía, con Julio Casares al frente, recurrió al modelo oxoniense de pedir la colaboración pública para la elaboración de ficheros. El resultado estuvo lejos del éxito británico y poco después la RAE trazó de cero un nuevo plan para un repertorio de 25 volúmenes. Pese al altísimo nivel de los filólogos embarcados en el proyecto, la segunda vida del Diccionario histórico terminó en 1995. Poco antes se había calculado que a ese ritmo —iban por la letra B— los trabajos durarían hasta el año 2400.

Tras desechar ‘camarera’ o ‘aeromoza’, Iberia resucitó en el siglo XX una voz que ya no se usaba: ‘azafata’

La modernidad llegó al diccionario más deseado de la lengua española en 2007. Ese año se puso al frente José Antonio Pascual, que era por entonces vicedirector de la RAE y, sobre todo, un mito para varias generaciones de lectores y filólogos, que siguen hablando del “Coromines y Pascual” para referirse al monumental —seis volúmenes— Diccionario crítico etimológico castellano e hispánico firmado por ambos. En la terraza de su casa de Madrid, a un paso del Retiro, Pascual recuerda el momento en que Joan Coromines, maestro de maestros, le propuso que colaborase con él. Tenía 29 años. “Me pregunto cuánto le cobraría”, se ríe. “Durante siete años pasé las vacaciones de verano, Navidad y Semana Santa en Barcelona y en Pineda de Mar. Coromines era un prodigio, infatigable. Yo empezaba temprano, paraba una hora para darme un baño y comer y seguíamos hasta la noche. Él decía siempre: ‘¿No se queda un rato más?”.

Pascual, que a finales de los años ochenta ejercía de sabio en Hablando claro —el programa de TVE dedicado a la lengua—, liberó al Diccionario histórico de dos viejos corsés: el papel y el orden alfabético. Desde entonces se trabaja por familias de palabras. Lexicografía, Filología e Informática son los pilares de un “diccionario electrónico y relacional” que dio sus primeros frutos en 2013. José Antonio Pascual recuerda cómo empezaron simulando en hojas de papel el aspecto de la futura página digital. Hoy la herramienta está tan desarrollada que, basándose en criterios rigurosísimos aplicados por el equipo del Diccionario, la máquina puede incluso proponer una redacción automática para la historia de una palabra, sin contradicción con el resto y sin errores de escritura.

Mel Gibson y Sean Penn, en la película 'Entre la razón y la locura' (2019), que cuenta la historia del 'Diccionario de Oxford', modelo fundamental para otros diccionarios históricos.

Mel Gibson y Sean Penn, en la película ‘Entre la razón y la locura’ (2019), que cuenta la historia del ‘Diccionario de Oxford’, modelo fundamental para otros diccionarios históricos.

En cualquier caso, la redacción de las definiciones trata de emplear todo lo posible la fórmula persona que en lugar de hombre que o mujer que y de evitar que la mujer se defina con relación al hombre (en el equipo de lexicografía de Madrid hay seis filólogas y tres filólogos). También se tratan de evitar los sesgos geográficos hispanoespañoles y se buscan ejemplos en textos literarios y medios de comunicación de todo el ámbito hispánico. El nuevo DHE pretende ser panhispánico. De ahí que la red recién fundada para impulsarlo se extienda por toda América y comparta un mismo programa informático. Adolfo Elizaincín, director del equipo de la Academia Nacional de Letras de Uruguay, cuenta por teléfono desde Montevideo que la técnica hará por fin posible una vocación que muchas veces no ha pasado de las buenas intenciones. “El español nació en España, pero el imperio se acabó hace tiempo. Tampoco hay un español americano único”, explica. “Yo estoy tan lejos —o tan cerca— de un mexicano como de un andaluz. El Diccionario histórico demostrará de dónde viene la diversidad de una lengua que, por otro lado, es muy unitaria. En nuestro caso, la influencia de Brasil, el gran vecino, es significativa: en las zonas fronterizas se dice yo gusto de algo en lugar de me gusta. También el léxico es un reflejo de la historia y de la mezcla con lenguas indígenas como el guaraní —la propia palabra Uruguay— o, indirectamente, el quechua —cancha—”.

José Antonio Pascual, de 79 años, se retiró en 2020. Dejó la dirección general del diccionario en las manos de Santiago Muñoz Machado, y su coordinación, en las de Mar Campos, otra histórica del histórico. “Fue fácil dejarlo porque el equipo es espectacular”, cuenta. “Son mejores que yo. Como debe ser. Lo contrario querría decir que habíamos formado un equipo malo. La filología que yo estudié era de microscopio. Para mí el léxico son pistas, huellas. Para un filólogo actual es un argumento, una hipótesis, una proyección”.

Los diccionarios históricos nacieron en el Romanticismo para llevar cada idioma a las fuentes de su supuesta pureza. El resultado fue el contrario: descubrir que no hay lenguas puras.

Como el de los hermanos Grimm, que promovieron el suyo para, entre otras cosas, luchar contra los préstamos románicos, la mayoría de los diccionarios históricos nació en pleno Romanticismo para llevar cada idioma a las fuentes de su supuesta pureza original. El resultado fue siempre el contrario: descubrir que no hay lenguas puras. Además, la mera idea de corrección evoluciona y el significado de muchas palabras cambia cuando los hablantes añaden matices o, simplemente, las interpretan erróneamente. Pascual recuerda que en los años treinta la Academia consideraba el seseo un “feo vicio” que había que suprimir. También que a él le espanta la forma explosionar porque prefiere explotar, palabra que a su vez horrorizaba a su padre, para el que lo correcto era estallar. “Para mí, por edad”, cuenta, “enervar sigue siendo debilitar —cortar los nervios—, pero sé que se va imponiendo el significado de poner nervioso. También patético era impresionante, grandioso por su origen griego —el pathos, la Patética de Beethoven—, pero terminará significando penoso por influencia del inglés”.

Contra lo que piensan los integristas, toda lengua es menos una metafísica que una metamorfosis. Las palabras nacen, mutan, mueren. A veces resucitan. Es el caso, explica Pascual, de azafata: “En el siglo XV era una bandeja (azafate), y en el XVI, la señora que llevaba esa bandeja y atendía a la reina o a una mujer de alto grado. Luego desaparece. La rescata Iberia después de descartar términos como camarera o ­aeromoza. La resucitó el marketing”.

Cuando a las personas que trabajan en el Diccionario histórico se les plantea si terminarán por imponerse las duplicaciones de género o la corrección política, ni niegan ni afirman: responden que esas duplicaciones eran habituales en la Edad Media y en muchos testamentos. O que decimos apestado pero evitamos hablar de algo como del cáncer de la sociedad. Trabajan con un sismógrafo que tiene memoria, no con el código de circulación. Registran cada movimiento de cada palabra. Y siempre se hacen una pregunta: ¿dónde están los ejemplos? Su labor es compleja; su filosofía parece sencilla: yo hablo, tú me entiendes. El resto es historia.

[Fuente: http://www.elpais.com]

Se lo oían decir frecuentemente sus familiares y amigos: Yo nací en el año cero. Lo dejaba caer con esa guasa aragonesa con la que, según su hija Carmina, aderezaba ella frecuentemente su conversación. Y no le faltaba razón a María Moliner para decir esto, porque en efecto, ella fue una de las inauguradoras del siglo XX, de las más ilustres además.

Escrito por HORTENSIA BUA MARTÍN

Vino al mundo el 30 de marzo del año 1900, en Paniza (Zaragoza)uno de los más genuinos pueblos del Campo de Cariñena, a decir de Ildefonso Manuel-Gil, poeta de ese mismo pueblo, muy cercano a Fuentetodos, en el que naciera Goya, como si los dioses destinaran a los personajes más lúcidos, clarividentes y tesonistas esas tierras aragonesas en donde también nació Luis Buñuel, o el científico Julio Palacios, del mismo pueblo de María.

María Moliner en sus tiempos de estudiante.

Como bien apunta la archivera Pilar Faus sobre la familia de María Moliner: el padre pertenece a ese tipo tan valioso de médico liberal decimonónico que pronto se pone en evidencia. Primero haciendo que sus hijos se eduquen en la Institución Libre de Enseñanza, después procurando que las hijas, al margen de la tónica general española con respecto a las mujeres, estudien una carrera universitaria.

Si bien es cierto lo que dice Pilar Faus, no lo es menos el hecho de que el padre, don Enrique Moliner, abandona a los suyos cuando María Moliner tiene solo doce añosMi madre tuvo que sacar adelante a la familia dando clases particulares de latín, de matemáticas, de lengua…, asegura su hijo Fernando Ramón Moliner, tiempos difíciles como de novela de Dickens. Esto es fundamental en el desarrollo de la personalidad de mi madre.

En efectola niña María, desde esa temprana edad es consciente de que ha de ser ella quien tire del carro familiar, a pesar de no ser la mayor de los hermanos. Su vida se fragua, desde el principio, en el crisol de la dificultad.

Para los escépticos con respecto a la formación lexicográfica de María Moliner, convendría anotar el dato de que, desde la edad de 16 años, y hasta la de 21, ella desarrolla un trabajo en el Estudio de Filología de Aragón, alternando esta actividad con su bachillerato y luego con su carrera universitaria. En las actas del EFA, consta: continúa la comprobación de papeletas del Diccionario Castellano Oficial (EFA 1915-1930, 13 de Agosto de 1917) . Ese diccionario castellano oficial, no es otro que el de la RAE, del que hicieron en la EFA una revisión de la edición de 1914, en la que la joven María Moliner participó. La he tenido como secretaria en el Estudio de Filología de Aragón que he dirigido desde 1915 a 1925, donde ha trabajado conmigo en la formación de papeletas para un diccionario de voces aragonesas, ya acabado y pendiente de publicación, declara Juan Moneva Pujol, director del EFA.

Sin embargo a la hora de elegir especialidad en su carrera de Filosofía y Letras, se ve abocada a la de Historia: única por aquel tiempo en la Universidad de Filosofía y Letras de Zaragoza. María, que seguramente se hubiera decantado por una rama más en consonancia con su trabajo lingüístico, no tuvo otra opción. Pero, sin duda aprovecha esta circunstancia, porque existen en esa especialidad de Historia, una serie de asignaturas, como la Paleografía, Numismática, etc., que le van a ser muy útiles para preparar su oposición al Cuerpo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueólogos. Aprueba brillantemente esta oposición, nada más acabar su carrera de Filosofía y Letras, que completa asimismo con Premio Extraordinario.

La Oposición obtenida la lleva por los senderos de los Archivos y las Bibliotecas, un camino que ella irá jalonando con logros sucesivos y constantes: la creación de 115 bibliotecas en la provincia de Valencia, la edición de un Plan de Bibliotecas del Estado, la dirección de la Junta de Intercambio y adquisición de libros, la participación en la fundación de la Escuela Cossío de Valencia, etc, etc…

Pero su inquietud lingüística yacía en el fondo, en ese lugar recóndito de la infancia donde se tejen las vivencias más queridas, al lado de sus amados maestros de la ILE, de su querido Américo Castro, quien en la redacción que les encargara tras una excursión a Toledo le subrayó a ella una frase que despertó sus inquietudes lingüísticas. Así se lo confesó ella a Carmen Castro en una entrevista.

Curiosamente, nada dijo en esa entrevista, como tampoco habló nunca a sus hijos y familiares, de su trabajo desde 1916 a 1921 en el Estudio de Filología de Aragón. Nadie tuvo ocasión de preguntarle entonces el porqué de la ocultación de ese hecho, sencillamente, porque se ignoró mientras ella vivía. Fue la investigadora aragonesa Pilar Benítez Marco quien en el año 2010 publicó ese dato tras bucear en los archivos del EFA.

¿Por qué esa ocultación por parte de María Moliner de un hecho tan significativo? Algunos dicen que, en pleno franquismo, tal revelación podría haberla comprometido. Pero dicha razón no se sostiene, porque esos años: (1916-1921), son muy anteriores a la República. Y por otra parte, el director del EFAJuan Moneva Pujol, era un hombre muy conservador, que testimonió además en favor de María en la época de su depuración.

Lo que está fuera de toda duda es que María Moliner quiso dejar muy claro que don Américo Castro fue persona clave en su amor por las palabras. Él, a través de esa “corriente subterránea”, a la que se refería Freud: de maestro a discípula, fue quien le insufló esa vena lingüística, que le hizo permanecer durante 15 años ejerciendo de lexicógrafa practicante, a los pies de su querido Diccionario de uso del español. A ella solo le preocupaba el trabajo bien hecho ─bien poco la alabanza o la crítica─ y de ello da fe en la Presentación de su Diccionario, considerado por muchos expertos como una pieza maestra de lexicografía.

El final cierra el perímetro vital de esta mujer que, desde el principio, lo dio todo por transmitir la cultura. Su entrega fue tan total que, al final, su mente se quedó vacía. Permaneció en activo rellenando fichas para futuras ampliaciones de su DUE, hasta el último momento, atestigua su hija, hasta que ya no era capaz de dibujar las letras. La vida se le fue yendo de las manos.

Y curiosamente murió, a finales de enero de 1981, con 80 años: en otro año cero de su vida, justo al comienzo de su última década, poco antes del aniversario de su nacimiento: el 30 de marzo de 1900.

 

[Fuente: http://www.todoliteratura.es]

Fernando Lázaro Carreter (1923-2004), investigador, docente, divulgador y director de la Real Academia Española entre 1992 y 1998, es uno de los nombres más importantes de la filología hispánica contemporánea.

Nacido en Zaragoza, fue José Manuel Blecua Teijeiro, padre del actual director de la RAE, quien despertó en Lázaro Carreter su vocación por las Letras. Licenciado en Filología Románica en 1945, se inició en la investigación con Dámaso Alonso, y bajo su dirección elaboró su tesis doctoral, que defendió en 1947 obteniendo el Premio Extraordinario de Doctorado.

El portal sobre Fernando Lázaro Carreter que ofrece la Cervantes contiene una muestra de sus trabajos sobre distintos temas, desde Lope de Vega a Ortega y Gasset pasando por la novela picaresca y el problema del bilingüismo en el País Vasco.

Asimismo, ofrece un completo álbum de imágenes y los audios de las conferencias impartidas por Lázaro Carreter en el Curso Universitario Comunicación y lenguaje poéticos, celebrado en febrero de 1982 en la Fundación Juan March de Madrid.

 

[Fuente: blog.cervantesvirtual.com]

Cada dimecres durant deu setmanes, Gerard Furest publicarà a Núvol un capítol del seu « Decàleg irreverent per a la defensa del català »

Escrit per Gerard Furest i Dalmau

Professor de Llengua Catalana a Secundària

Sofert catalanoparlant: confronta amb la mateixa determinació aquells corrents de pensament que troben plaer a estigmatitzar la nostra llengua, amb independència de la seva orientació ideològica (i de la teva). De fet, la fòbia a l’alteritat (qualsevol alteritat) i el seu dret a existir amb plenitud ja és, per si mateixa, una ideologia. Uns, els més carpetovetònics, per tal de marcar-la com un patuès sense prestigi, et voldran convèncer que la teva no és una llengua cosmopolita, i que parles una llengua pagesívola, pobletana, rústica i un ventall prolífic d’adjectius del mateix camp semàntic; els altres, sabent que menteixen tant o més per la gola, s’empatollaran que és una llengua de plutòcrates de cor ressec, de burgesos endiumenjats i missaires i de capatassos explotadors. Sigues conscient, però (i la consciència és poder), que uns i altres et tenen reservat el mateix “regalet”, al qual donen un sentit redemptor per a tu i per a la teva progènie, encara que l’operació et pugui comportar algun “petitet” dany col·lateral: el de penjar-te de manera obsessiva i gens innocent la llufa de l’anormalitat per, en última instància, reduir la teva cultura a cendres. Tot plegat, erigint-se en un Leviatan consumadament ambidextre, d’arguments contradictoris que t’envesteixen sense quarter per xarxes, tele i ràdio, i que té per únic objectiu emparedar-te més i millor. Keanu Reeves.

Un cop més, segueix els consells insuperats de Sun Tzu i penetra en la seva psicologia (hem estat a punt d’escriure “ànima”): no, no en tenen prou que la seva llengua tingui 500 milions de parlants, o que sigui la llengua oficial i vehicular en 21 Estats. Si aquesta hegemonia semiplanetària no satisfà el seu orgull i gaudi, no és pas per l’anècdota estadística d’haver-se bastit sobre el genocidi de milions de persones. Al contrari, el que els avinagra fins a l’infinit i no poden tolerar de cap de les maneres, esclaus de la insaciabilitat glotofàgica com són, és que la teva, amb 8 milions de parlants, tingui una mínima salut i perspectiva de futur. Que tu puguis viure amb un mínim de normalitat en la llengua que et surt de l’Arc de Triomf els embogeix, i els aboca a deliris humits de lingüicidi complet que de tant en tant no es poden estar de verbalitzar, així com a fosques pràctiques de vudú lingüístic. Això darrer, no del tot documentat, resulta versemblant vistos els precedents descrits. Altrament, com es podria explicar que una plataforma com Disney Plus no es vegi amb cor de publicitar amb desimboltura marquetiniana l’estrena nadalenca d’una pel·lícula en català, i tot pel pànic de veure cancel·lades milers de subscripcions a Ponent?

Algun cop, en una d’aquelles expansions seves que amalgamen amb tanta mestria bocamolleria i mestretitisme, se’ls ha escapat de dir que “només” pretenen retornar el català a les masies o (si ets valencià) a les alqueries de les zones rurals i d’interior; però no, val més no autoenganyar-se: no et deparen ni el benefici d’una residualitat controlada, ni la pietat mínima d’una reserva indígena. La seva finalitat, i no s’aturaran fins aconseguir-la, és estrangeritzar-te mica en mica, minoritzar-te tant com puguin, per, finalment, exterminar-te. “No és res més que una llengua, un mitjà de comunicació com qualsevol altre, i ja n’han desaparegut milers al llarg de la història…” és el seu argument estel·lar. El d’uns i el d’altres. A banda i banda. Perquè, ben garbellat, i per dir-ho a la manera de Pedro Muñoz Seca, “els extremenys es toquen”, i no hi ha res més semblant a un catalanòfob de dretes que un catalanòfob que es faci dir d’esquerres. Amb l’afegit que aquest darrer, per molt que gaudeixi d’una immerescuda pàtina de venialitat a les nacions històriques, entranya un grau de dolositat extra, que un cop desemmascarat és tant o més sinistre (recordem que significa esquerre en llatí). El primer fantasieja amb esclafar-te amb el peu, com una panerola que s’interposa en el seu camí de glòria nacional. El segon somia el mateix, (in)justament el mateix, però pretén amorosir-ho amb unes categories (“progressista”, “esquerra”, “postcomunista”) que ell té en gran concepte però que, per poc que les desclosquis, no aconsegueixen amagar un castellanisme veneri que treu la poteta, tant sí com no, en els debats que aborden el quid del conflicte.

Una de les mil maneres que trobaran per estigmatitzar-te (és un dels seus esports predilectes i hi esmercen moltes energies) es produirà si fas un ús mitjanament normatiu de la llengua. D’entrada, escarniran el teu lèxic, o la teva pronúncia. Parlem de gent que veu normal i requerible que es faci un bon ús del castellà, de l’italià o del suahili, però no del català. Això sí: ai!, d’aquell periodista de RTVE o de qualsevol mitjà sistèmic del Règim, que gosés fer un ús deficitari i constantment interferit de la llengua… ai carai! Perquè aquells qui veuen natural fer-ho i justificar-ho en el cas del català, gemegarien i s’esquinçarien les vestidures amb més fervor que les antigues ploraneres, i, després del sotrac inicial, exigirien cessaments fulminants amb un fanatisme que riu-te’n tu dels aiatol·làs i les seves fàtues. L’explicació és ben senzilla: perceben el català com un idioma de tercera regional, rebordonit i inferior (us en recordeu, de L’home elefant de David Lynch?), i els agradaria tornar-lo a l’estadi del Can Pixa i Rellisca escrit del segle XIX, quan la llengua, malgrat la vitalitat abassegadora en l’ús, era anomenada “la morta viva”. Viva, però associada a la casolania, no apta per a tots els registres i, per descomptat, inservible per a cap registre culte.

Emprar amb la màxima correcció possible la llengua (no tothom té l’alt honor d’ostentar la llicenciatura en Filologia, com és obvi) té a veure amb la normalitat, i no amb cap caprici o encarcarament. Una normalitat que acostuma a suscitar conyetes de “pompeufabra”, “virgilià” i d’altres per a desincentivar-ne l’ús genuí i, de retruc, el prestigi. Adona-te’n: aquestes categories planes, ridiculitzadores, són la seva manera de desacreditar-te a baix cost, sense desplegar cap mena d’argument. És més: de la mateixa manera que t’horripila la idea d’una Catalunya castellanitzada, finalment engolida, el més lògic és que et disgusti la idea d’un català castellanitzat. Tingues la perspectiva històrica de fixar-te en qui eren alguns dels qui defensaven amb més vehemència el català light (sense embuts: castellanitzat) als anys 80: Ferran Toutain i Xavier Pericay; casualment, ambdós il·lustres (no confondre amb il·lustrats) taxidermistes i, en conseqüència, fundadors primigenis de Ciudadanos.

El possibilisme és conflictiu per naturalesa: tant pot ésser un trampolí cap a l’èxit com una tapadora vergonyant de la renúncia. Mostrar-se possibilista pel que fa a la pulcritud en l’ús de la llengua, vist l’ús tan i tan degradat que se’n fa, però maximalista en termes polítics, no deixa de ser un contrasentit. El més raonable és que l’ambició tingui un caire integral, si és que és veritat que ja no ens alimenten molles i que ja volem el pa sencer. Si se’ns fan esquives les paraules en català, si només ens surt contaminar l’aire amb un “xapussó” en comptes de “capbussó” o “remullada” i, a més a més, ho reivindiquem tot reginjolats, si algunes paraules ens sonen estranyes, alienes, és potser perquè, sense adonar-nos-en ni voler-ho, tenim enfondida la (letal) diglòssia fins al moll de l’os. Una de les característiques essencials de la (presumptuosa) diglòssia, així com de les llengües en procés (aquest sí, generalment reeixit) d’extinció, és que els seus parlants no són conscients del fenomen de substitució lèxica, sintàctica i lingüística en un sentit més ampli, i practiquen fins i tot un negacionisme agressiu quan algú els n’alerta. Com si et diguessin: “Estic en plenes facultats cognitives, i si tinc Alzheimer és perquè vull”.

El llenguatge és arbitrari, no està marcat per se, la qual cosa vol dir que la “taula” es podria anomenar “cadira” o “lingüicida”, “malparit”, i no passaria absolutament res, perquè en lingüística l’hàbit no fa el monjo. Allò que de debò marca el llenguatge com a “massa català” (fixa’t en l’absurditat de l’adverbi) són les percepcions que ens han anat inoculant, mil·lilitre a mil·lilitre, amb el seu sèrum substitutori. Després de més de dos segles poc fructuosos, les darreres dècades, amb la seva gegantina Brunete mediàtica, policíaca i judicial, i un creixement demogràfic inabsorbible per a qualsevol ens subestatal, el cert és que han pogut desbrossar el camí i perfeccionar la seva efectivitat (i la teva vulnerabilitat). La substitució lingüística sempre segueix el mateix patró: una esquerdeta de no-res segles enrere a la casa Usher, seguit d’un procés d’aluminosi progressiva que en va corcant les bigues mestres i que, si no es pot contenir, acaba en una ensulsiada final de campionat.

En comptes de buscar causes i explicacions en el context, que és sistèmic, alguns arriben al punt, capciós és poc, de trobar en la mateixa llengua el seu boc expiatori. Que si no és prou rica, que si no sona tan espontània com caldria, que si Marçal i Pasqual, i mil falòrnies més. Tot, en un intent desesperat per emmascarar el pèssim domini que en tenen. El més xocant és que, entre els qui ho fan, no hi falta gent que té en la llengua la seva principal eina laboral. Són imaginables un cirurgià que no sabés manejar un bisturí, o un escultor que utilitzés el cisell com un martell, i que a sobre sortissin a vanagloriar-se’n davant dels micròfons? Carregar els neulers a un ens inorgànic com la llengua dels estralls derivats de la bola d’enderroc que és la subordinació lingüística (o de la descurança personal per escapar-ne) no només no és ètic, sinó que a més és tan absurd com els energúmens que ho defensen.

És un problema greu, per descomptat, i els valencians hi tenen un doctorat cum laude, que es qüestioni que el català ha de ser la llengua vehicular de les diverses televisions públiques; o que Drama L’Alqueria blanca siguin sèries no només bilingües, sinó amb uns usos diglòssics que banalitzen, i per tant normalitzen, que en la primera els joves facin ús de la llengua en les relacions verticals amb els seus pares i en prescindeixin amb alegria en els usos horitzontals amb les seves amistats o, en el cas de la segona, amb “l’autoritat”. No ho és gaire menys, però, el llenguatge guai i xiripitiflàutic dels joves de “Merlí”, més dependent del castellà que els estraperlistes de la discreció nocturna. A banda de reflectir només una realitat molt acotada i parcial, també és, vestim-ho com ho vulguem, un triomf dels qui no veuen amb simpatia que el català pugui ser una llengua solvent i homologable. I dels seus ximples útils. Perquè no inventem la sopa d’all si recordem que una evaporació lingüística també es pot produir quan una llengua es va despullant del seu caràcter propi per esdevenir una interllengua que perd la seva utilitat i raó de ser. L’epíleg fatídic mai no varia i, un cop completada l’assimilació total, sempre diu “Fi”. D’aquest dramàtic procés, els gallecs, amb el seu “castrapo”, en podrien escriure una tesi doctoral. D’aquí que hi hagi tants turistes bacavesos (no-filòlegs, però tampoc sords) que tornin de Galícia sorpresos, dubtant de si han sentit parlar als nadius un gallec castellanitzat o un castellà galleguitzat. Un sofregit, en tot cas, amb un nul prestigi i valor social.

En relació amb la interferència lingüística, la CCMA, IB3RTV i À Punt Mèdia, però de manera especialment sagnant la primera, han abandonat també (comença a no venir d’aquí) un dels seus deures fundacionals: el de crear un model de català col·loquial assumible per a la societat, i popularitzar-lo. Sent més concrets: per quins set sous “liar-la parda” ha de sonar millor o ser més vàlid que “muntar un enrenou” o “armar un sidral”? Pel que denunciàvem a El mur: per la (infamant) diglòssia que impera arreu, i que ha fet metàstasi també als mitjans públics, que contribueixen, amb la seva adopció poc explicable d’un model mimètic i no transformador de la realitat, a fer que allò que en un principi era un floquet de neu rodoladís vagi esdevenint allau. Lluny, massa lluny queden els mitjans amb empenta i il·lusió que ens van rescatar mots com bústiasegell o vorera.

I, com a cirereta del tortell, que té forma de cercle viciós, els creadors d’algunes de les sèries esmentades, sortint a la palestra a argumentar amb tanta virulència com sobradesa que el que no pot ser, no pot ser i a més és impossible. Revela això, és lícit preguntar-se, una certa desconfiança en l’interès de la trama i en el tremp dels personatges per enxarxar l’espectador? El més colpidor de tot és que, de l’ús incorrecte generalitzat, en facin lluita i bandera d’una manera gairebé personals, sabent que fent-ho fereixen molts senyors Esteve, o contribuents que els paguen el marbre en què ells esculpeixen deformitats a l’estil de Jordu Schell. També, i això és més greu, aquells que amb tant patiment ens van salvar els mots.

Al capdavall, la conclusió és òbvia, perquè la raó i el sentit comú tenen el petit avantatge de ser difícilment objectables: la feina ben feta no pot ofendre ningú que no amagui interessos espuris, qui sap si lingüicides, però la mal feta sí.

 

[Font: http://www.nuvol.com]

En La Voz de Galicia defendeu máis usos do galego e o reintegracionismo

Ricardo Carvalho Calero na toma de posesión, en 1972, da Cátedra de Lingua e Literatura Galega da USC

Ricardo Carvalho Calero na toma de posesión, en 1972, da Cátedra de Lingua e Literatura Galega da USC.

Escrito por JOEL GÓMEZ

«Se queremos de verdade que o galego viva, temos que facé-lo viver todas as vivéncias da sociedade actual. Non só as vivéncias estéticas […], tamén as vivéncias do uso coloquial, do uso comercial, do uso notarial, do uso administrativo, do uso relixioso e do uso político. A língua galega ten que ser a língua normal dos galegos». Así o defendía Ricardo Carvalho Calero no artigo O uso do galego para todo, en La Voz de Galicia, o 22 de marzo de 1981. Coincidía, con máis de 39 anos de adianto, coa principal idea con que a Real Academia Galega honrou a súa memoria hai uns días en Santiago, no acto das Letras Galegas: reclamar máis usos para o idioma.

Ese, e o reintegracionismo galego-portugués, foron as súas principais teses en máis dun cento de artigos neste xornal. Insistiu en que gañar usos para a lingua era o «máis urxente», cando comezaba a andar a autonomía; porque «non se trata dun idioma puramente doméstico, condenado a non asobardar endexamais as fronteiras do país, senón, como temos visto, do segundo romance máis falado, pois non é senón unha modalidade do galego-portugués, extendido pola superfície do globo».

Ricardo Carvalho Calero na toma de posesión, en 1972, da Cátedra de Lingua e Literatura Galega da USC

 Dous dous artigos de Carvalho Calero en La Voz sobre a cuestión dá lingua

A ortografía que utilizaba nese artigo (facé-lo, viver, próprio…) era a promovida pola Xunta, publicada o 17 de maio de 1980, elaborada e asinada por una comisión presidida por Carvalho, con ampla unanimidade, segundo el mesmo publicou. Ofrecía diversas posibilidades e abría camiño para a reintegración, que el amparaba en Castelao e na tradición galeguista. Esa proposta foi substituída por outra, do Instituto da Lingua Galega e a Real Academia Galega, de 1982, publicada en abril de 1983 no «decreto Filgueira [Valverde]» como el o denominou.

Carvalho continuou na mesma liña e na que sería a última década da súa vida reiterou de moi diversas maneiras nestas páxinas as súas teses e estratexias para solucionar O problema da língua, título doutro artigo, do 31 de decembro de 1977, onde xa indicaba: «A sensatez aconsella cada día unha conducta que se axeite aos problemas de cada día. Non podemos fincar os xionllos resignadamente perante a historia, mais non se pode rectificar a historia senón partindo da historia mesma» e apelaba a «unha concordia, siquera ortográfica» na liña do galego-portugués.

Os principais artigos de Carvalho sobre a lingua comezan en 1972, cando gañou a cátedra de Galego na USC. Dese ano son Perfil histórico do galegoLingua e Literatura GalegaO castelán en Galicia, Galego e castelánGalego e portuguésO galego, unha língua e Perfil xeográfico do galego, onde reivindica a dignidade do idioma e reclama xa máis usos, aínda no franquismo.

En 1975 publica Ortografía galega e Galego-Portugués ou Galego-Castelán: e O galego desenfreado en 1976, onde asume con decisión a reintegración galego-portuguesa, e así até o final. O obxectivo das súas propostas será conseguir Un galego rendível, é dicer, económico e competitivo, título dun artigo do 19 de novembro de 1987; continuado cunha serie sobre política lingüística.

Unha escola filolóxica que procura a proxección internacional do idioma

O legado reintegracionista de Carvalho foi asumido por personalidades da política, o empresariado, a literatura ou diversos ámbitos da ciencia galega. Tamén se mantén unha escola filolóxica que procura a proxección internacional a través da Comunidade de Países de Língua Portuguesa (CPLP). Entre os máis recentes exemplos están o volume colectivo Portugal e(m) nós. Contributos para a compreensãou do relacionamento cultural galego-português, editado pola Universidade do Minho (Braga), de Elías Torres (decano de Filoloxía da USC), Roberto Samartín (da Universidade da Coruña) e outros especialistas do Grupo Galabra; ou o Dicionário de Zoologia, de Carlos Garrido (docente da Universidade de Vigo), que publicou en catro linguas a Universidade de Sãou Paulo (Brasil).

 

[Fonte: http://www.lavozdegalicia.es]

 

A arqueoloxía, a epigrafía e, sobre todo, a onomástica foron campos que Nicandro Ares (1926-2017) cultivou como investigador. En todas estas achegas profunda o volume de homenaxe ao académico correspondente Don Nicandro Ares. Bo e sabio, unha edición a cargo de Javier Diéguez publicada por Vozesnavoz. O libro recolle unha ducia de colaboracións, entre elas o prólogo do académico Xesús Alonso Montero e dous traballos asinados polos tamén académicos Antón Santamarina e Xesús Ferro Ruibal.

As contribucións de Antón Santamarina e Xesús Ferro Ruibal céntranse no labor de Nicandro Ares como estudoso da toponimia. O Seminario de Onomástica da RAG, ao que ambos os dous pertencen, recompilou en 2012 en dous volumes todos os estudos sobre a toponimia galega do académico correspondente, que abranguen case cinco mil nomes de lugar de 36 dos 47 concellos da provincia de Lugo. « Hoxe contamos cun corpus de traballos toponímicos moi notable e de solvencia equiparable á de calquera outro dominio europeo. (…). E un dos alicerces máis firmes é o que proporciona a obra de don Nicandro », salienta Antón Santamarina. « Podo asegurar que arredor da súa persoa, sexa no aspecto humano sexa no aspecto académico, hai unanimidade absoluta: era un home bo e sabio », engade.

Xesús Ferro Ruibal define na mesma liña a Nicandro Ares como « mestre da onomástica galega ». A súa obra, subliña, é en parte autodidacta: « coma algún outro crego lugués, el formouse rompendo a cabeza con documentos dos arquivos eclesiásticos lugueses e lendo os traballos da filoloxía románica e alemá ».

Don Nicandro Ares. Bo e sabio reúne tamén estudos sobre o autor de Argimiro López Rivas, Felipe Arias Vilas, Enrique Jorge Montenegro Rúa, Manuel Rodríguez Sánchez e Ricardo Polín; e mais testemuños  de Adolfo de Abel Vilela, Xosé López Díaz, Anxo González Guerra, Gregorio Ferreiro Fente e Xoán Carlos García Porral.

 

 

 

 

[Fonte: http://www.academia.gal]

O Museo de Pontevedra acolle as V Xornadas de Onomástica da Real Academia Galega, o vindeiro 7 de novembro.
elenaferro

Elena Ferro participará nas Xornadas de Onomástica.

Un encontro organizado entre a RAG, a Deputación de Pontevedra e o museo, na que se busca afondar no nome das marcas comerciais na Galiza. Para iso, baixo a coordinación das académicas Ana Boullón e Luz Méndez, expresaranse voces da filoloxía, da dinamización lingüística e da creación de marcas, como a artesá Elena Ferro.

evento será presencial e tamén se difundirá en liña a través de Zoom. As inscricións recíbense no correo da academia (publicacions@academia.gal) até o domingo 1 de novembro.

A busca dun nome que resulte distintivo ou atractivo comercialmente adoita abordarse empregando diversos procedementos. “Un dos máis recorridos é o do apelido da persoa que fundou a empresa, pero tamén se acode a procedementos máis imaxinativos e evocadores”, apunta Ana Boullón.

É o caso, por exemplo, de EFerro, a empresa de zocos de Vila de Cruces fundada por Elena Ferro, que nomea os seus modelos con topónimos galegos como San Cosme de Nete.

A xornada arrincará cun relatorio sobre a denominación da disciplina dedicada ao estudo dos nomes das marcas a cargo do coordinador do Seminario de Onomástica, o académico Antón Santamarina, e outro sobre o valor dos nomes para as marcas, as empresas e os dominios en Internet do profesor da Universidade de Vigo Benigno Fernández Salgado.

A continuación, a profesora da Universidade de Santiago de Compostela María Álvarez de la Granja falará dos recursos lingüísticos das marcas comerciais e a profesora Sara Míguez referirase á relación das marcas coa paisaxe lingüística dende o caso de Redondela.

Deseguido, o presidente da RAG, Víctor F. Freixanes, trazará unha viaxe pola historia a través das cabeceiras galegas. A sesión da mañá concluirá cunha achega sobre os nomes das adegas e dos produtos da denominación de orixe do Ribeiro a cargo de Raquel Pérez Tizón.

[Fonte: http://www.nosdiario.gal]

¿Qué sabemos los españoles de Sefarad? Dice la autora de este ensayo, que «en muchas ocasiones junto a las preguntas que se hacía en diferentes edades, sobre todo en épocas de crisis, como: «¿Quién soy?» además, ha debido responder a la de: «¿Quién eres?», o para ser más precisa: «¿Quiénes sois?». Sentía que en ese sois había exclusión y diferencia.

Durante mucho tiempo se sintió en la obligación, sin que nadie se lo pidiera, de responder. Y al hacerlo tenía que explicar el judaísmo y Sefarad como patrimonio de todos nosotros, aunque muchos lo ignoren. Al escribir este libro, Esther Bendahan ha pretendido traer al presente una forma de ser español, una nación de España sin territorio. Porque hoy, que tantas dudas suscita la idea de España, es bueno recordar.

«Mi recuerdo más remoto está bañado de rojo», dice Elías Canetti en La lengua absuelta. El mío es un azul flotando sobre palabras. La palabra tiene tanta fuerza desde mi origen que me basta con nombrar algo para desencadenar todo tipo de emociones. Así, escribir cuentos, relatos, novelas se ha convertido en el modo de ordenar las imágenes, el miedo, las palabras y darles sentido.

El exilio, la conciencia temprana de la diferencia, la pertenencia a una familia sefardí y judía me dio la herramienta para ir golpeando palabras. Deshojando alcachofas, Premio Fnac, supuso la certeza de un inicio. Más tarde llegaron: Déjalo, ya volveremos, donde contaba el exilio de una familia judía del norte de Marruecos; La Cara de marte, una novela de crecimiento y juventud premiada con el Tigre Juan, el Premio Torrente Ballester por Amor y ley. El Tratado del alma gemela.

Me alegra especialmente poder colaborar desde un espacio abierto del Ministerio de Exteriores español, el Centro Sefarad Israel, en iniciativas culturales que quieren fijar en nuestro país la diversidad.

Bendaham Cohen, Esther

Nacida en Tetuán (Marruecos, 1964) en el seno de una familia judeoespañola, sefardí. Estudió Psicología y Filología francesa en Madrid. Fue directora del programa de televisión «Shalom» (La 2) en la actualidad es jefe de Programación cultural de  Centro Sefarad-Israel. Escribe regularmente artículos y reportajes en diversas publicaciones como en El País.

En su obra, Déjalo, ya volveremos, narra su infancia y la desintegración de la comunidad judía de Marruecos. Ha obtenido varios premios: ‘Deshojando alcachofas, Seix Barral (2005) obtuvo el reconocimiento del público por lo que le dieron el Premio FNAC nuevo talento. La cara de Marte, Algaida (2007) el Premio Tigre Juan de novela, y Tratado del alma gemela, Ediciones del Viento (2012).

En 2011 ganó el Premio Torrente Ballester en idioma español y es una de las pocas mujeres en obtenerlo, por su novela Amor y ley. El tratado del alma gemela.

En 2015 se doctora en filología francesa con una tesis dedicada al escritor Albert Cohen. La tesis indaga en la idea del otro y su influencia en el autor: El imaginario judío y “el otro” en la obra de Albert Cohen publicado en el libro: Sefarad es también Europa, el otro en la obra de Albert Cohen, Prensas de la Universidad de Zaragoza (2017).

 

[Fuente: http://www.culturamas.es]

O reintegracionismo galego, ainda pouco conhecido em Portugal, luta para que o galego, língua cooficial no território da Galiza, deva convergir com o português, principalmente adotando a sua ortografia, por razões históricas e também para garantir o seu futuro. Entrevista a Eduardo Maragoto, presidente da Associação Galega da Língua.
Eduardo Maragoto.

Eduardo Maragoto

O que é o movimento reintegracionista galego?

É um movimento linguístico-cultural que pretende diluir quanto possível as fronteiras entre o galego e o português, nomeadamente aquelas que consideramos mais artificiais. O galego fala-se na Galiza, que administrativamente é uma comunidade autónoma espanhola onde esta língua é cooficial e ensinada nas escolas, só que nos dias de hoje é ensinada sem ter em conta o sistema linguístico ao qual pertence do ponto de vista da filologia, o galego-português. Por exemplo, ensina-se um modelo de galego que usa a ortografia do castelhano. Nós consideramos que esta ortografia é uma fronteira artificial que dificulta sem necessidade o contacto linguístico entre as pessoas das duas margens do rio Minho e por isso propomos deitar abaixo esse muro adotando uma ortografia essencialmente comum à portuguesa para o galego. Isto não quer dizer que nos oponhamos liminarmente ao uso da castelhana, que entendemos por motivos políticos e de outro teor, mas ela tem de ser compatível com o emprego doutra, convergente com o português.

Mas o galego e o português são a mesma língua?

Ainda que a política afastasse o galego do português de forma abrupta no final da Idade Média (o galego deixou de ser uma língua escrita durante a Idade Moderna enquanto o português continuou o seu percurso natural como língua de um reino independente), as nossas falas continuam a pertencer ao espaço linguístico galego-português de um ponto de vista histórico-filológico. Por isso, da mesma maneira que o alsaciano usa a ortografia do alemão e o quebequês a ortografia do francês, também o galego deve poder usar uma ortografia comum com o português.

E isso, para quê?

Para as pessoas portuguesas perceberem as nossas motivações, vou pôr um exemplo com o apelido do intelectual homenageado este ano pelo Dia das Letras Galegas, a nossa grande festa cultural: Ricardo Carvalho Calero. Hoje em dia, nas escolas galegas ensina-se que “carvalho” se escreve “carballo”, com a ortografia do castelhano. O facto de aprendermos assim esta palavra, faz com que ela sirva para nos relacionar apenas com 2.000.000 de pessoas em vez de com 250.000.000 milhões. Desta forma, com a decisão política pela qual o galego não pode usar uma escrita convergente com o português, teoricamente para as crianças não terem de aprender dois sistemas gráficos diferentes, a nossa língua perde um grande valor comunicativo, fragilizando-se ainda mais do que já está, porque as pessoas que usam uma língua têm de sentir que ela é útil em termos comunicativos, não só sentimentais. Em caso contrário, deixam de transmiti-la às seguintes gerações. Nós queremos impedir isso.

Qual é a origem do reintegracionismo e como tem mudado desde a fundação da AGAL até aos nossos dias?

O movimento reintegracionista tal e como hoje o conhecemos nasce em 1981, precisamente com a fundação da AGAL(link is external). Nesse mesmo ano, Ricardo Carvalho Calero escreve o primeiro livro da história em “galego reintegrado”, quer dizer, usando uma ortografia essencialmente portuguesa para o seu galego. Com estes dois passos começam a aplicar-se na sociedade os princípios que já tinham sido defendidos teoricamente desde muito antes.

Como já mencionei, depois da etapa medieval, na Idade Moderna, o galego-português deixou de se escrever a norte do Minho (na Galiza), enquanto que continuou no sul com o nome de português. Quando voltou a ser escrito na Galiza, no final do século XIX, a maioria de escritores e escritoras (particularmente Rosalia de Castro) usaram a ortografia castelhana para o fazerem, mas praticamente desde que isso aconteceu sempre houve autores que defenderam dar passos em relação à adoção de cada vez mais traços da ortografia portuguesa, sobretudo desde que foram descobertas as cantigas medievais que mostravam que havia um passado literário comum com Portugal. Só que, na prática, com o galego fora das escolas, isso era muito difícil de aplicar. Porém, nos anos setenta do século passado, quando já se adivinhava o fim do franquismo, o debate ressurgiu com força. O galego iria ser ensinado nas escolas, de maneira que seria possível aprendê-lo com uma ortografia convergente com o português e utilizando a gramática desta língua como modelo para construir o seu padrão. Quer dizer, seria possível reintegrar o galego no seu sistema linguístico, restaurando o seu léxico e estruturas mais genuínas. Esta foi a circunstância que motivou que cada vez mais intelectuais (entre eles, o português Rodrigues Lapa) se pronunciassem a favor de mudar a ortografia castelhana do galego, que era a usada na altura, pela portuguesa.

Naquela altura, a proposta foi rejeitada pelo poder político, mas na atualidade temos a certeza de que ela será reconsiderada. Apesar de sofrer uma forte estigmatização ao longo dos anos 80 e 90, o reintegracionismo fortaleceu-se. Nisto terá tido influência a crise aguda que o galego está a sofrer em relação à sua transmissão natural às novas gerações e também a evolução das telecomunicações. Num mundo aberto hiperligado como o atual, não faz sentido continuarmos desligados do português de maneira forçosa.

Fala-nos um pouco do movimento reintegracionista galego e do trabalho que desenvolve a AGAL – Associaçom Galega da Língua.

Antes de mais, é preciso esclarecer que, considerando o conjunto da sociedade, o reintegracionismo é um movimento minoritário. Ele tem muita importância no âmbito cultural, mas que ninguém imagine que toda a gente anda a falar disso nos bares. Ora, nos meios culturais tem muita influência e uma importância crescente. É conformado por uma constelação de pessoas e associações bastante numerosa que age em áreas muito diversas. Seria impossível lembrar-se de todas, mas para fazeres uma ideia do que significa socialmente, há entidades musicais, culturais, educativas, comunicativas, políticas, etc. Para além da AGAL, vou só referir um dos projetos mais recentes: as Escolas de Ensino Galego “Semente”. Trata-se de uma rede educativa que usa o “galego internacional” (como nós chamamos ao nosso “português”) como língua veicular. Por enquanto só abrange o ensino infantil e primário nas principais cidades, mas tenho a certeza de que vai chegar longe. É a grande esperança para garantir a transmissão intergeracional do galego.

Quanto à AGAL, ela dedica-se exclusivamente a fazer penetrar o ideário reintegracionista na sociedade. Nessa missão, além de ser a mais antiga, fica mal que o diga eu, continua a ser a predominante, por volume de atividade e massa associativa. Ela desenvolve projetos muito estáveis e conhecidos do reintegracionismo: o Portal Galego da Língua(link is external), a Editora Através(link is external), cursos em Portugal e online, o consultório linguístico @emgalego… e já desenvolveu outros que entretanto estão inativos, mas que foram muito importantes na sua época: os Congressos Internacionais da Língua Galego-Portuguesa, a revista Agália ou uma livraria.

São promissoras se estiver dentro do universo da língua portuguesa, mas escassas se continuar o seu caminho isoladamente. Na atualidade, só as pessoas galeguistas têm incentivo para transmitirem o galego aos seus filhos e filhas, aliás de forma muito deficitária num ambiente de castelhanização geral. Mas o galego tem de ser interessante para toda a população. Se o reintegracionismo pudesse participar na gestão da situação, (chegará esse dia, ninguém tenha dúvida disso), as pessoas poderiam usar o seu património linguístico (o galego-português, mas também o castelhano) para se relacionarem naturalmente com dois dos universos linguísticos mais importantes do mundo.

Neste momento, como é abordado o papel da língua galega nos estabelecimentos escolares da Galiza e qual é a importância do ensino do português nestes estabelecimentos?

O galego é ensinado obrigatoriamente nas escolas. O galego oficial (com ortografia castelhana), não o reintegrado (com ortografia portuguesa) que nós propomos. Mesmo assim, ele tem muitas dificuldades, administrativas e sociais, para se tornar língua veicular nas restantes cadeiras. Para além disso, exceto em zonas predominantemente rurais, nas últimas décadas deixou de ser a “língua do recreio”, porque deixou de ser transmitido às novas gerações. Eis a razão pela qual surge uma iniciativa que já mencionei: a Semente, uma rede escolar que pretende contornar essa situação. Em relação ao português, ele é lecionado nas Escolas Oficiais de Idiomas das cidades (ensino para adultos), mas no ensino primário e secundário, apesar da Lei Paz Andrade, apenas é ensinado em muito poucos estabelecimentos de ensino de forma optativa.

Como pode contribuir a língua portuguesa para a Galiza?

Nos dias de hoje poucas pessoas defensoras do galego têm dúvida de que é urgente que o português chegue ao ensino na Galiza. Para já, é um recurso desaproveitado pelos galegos e galegas de um ponto de vista sociocultural e económico. Até a direita galega, tradicionalmente desinteressada nesta questão, foi capaz de ver isso quando avançou com a Lei Paz Andrade. Por outro lado, seria vital para o próprio galego, que escamba para o castelhano a grande velocidade, para reforçar a sua estrutura interna. O contacto com o português permitiria a revalorização do léxico e das estruturas genuínas galegas. Repara, quando eu era criança, os adultos costumavam usar o verbo “brincar” com o mesmo valor que tem em português. Hoje, só três décadas depois, quase toda a gente usa só “jogar” com esse valor, como em castelhano, mesmo nos livros infantis editados para ensinar galego às crianças. Qual foi o problema? A desconexão do português. A língua portuguesa tem de ser ensinada, ouvida e lida na Galiza. É a única forma que eu vejo nos dias de hoje para parar essa deriva.

Qual é a importância de Carvalho Calero para o universo da Lusofonia?

Carvalho é um dos intelectuais galegos mais importantes do século XX, para muitas pessoas o mais importante com muita diferença. Ensaísta, poeta, romancista, crítico literário, linguista. Ele foi tudo para a nossa cultura. E também foi o primeiro que escreveu um livro usando uma ortografia essencialmente comum à portuguesa para o galego. Só isso já justificaria ele ser mencionado nas escolas portuguesas, mas é que ele também foi um imprescindível na defesa das liberdades, primeiro quando Franco se levantou contra a República e depois quando a opção de usar uma ortografia comum com a portuguesa foi excluída pelo novo poder político pós-franquista. Essa é a razão de ter sofrido prisão e ostracismo durante praticamente toda a sua vida adulta. Tenho pena de que não pudesse completar o seu desejo de redigir a parte galega da gramática luso-brasileira de Celso Cunha e Lindley Cintra, pois os três morreram ao pouco tempo de idearem o projeto. Quando a Galiza fizer parte da lusofonia, linguística e institucionalmente (esse momento acabará por acontecer, tenho a certeza), Carvalho Calero será dos autores mais celebrados da nossa língua, à altura de Leite de Vasconcelos ou Rodrigues Lapa.

A Lei Paz Andrade, aprovada por unidade pelo Parlamento galego em 2014, praticamente não saiu do papel. O que falta para a impulsionar? 

Quero dizer que a direita não se tenha movidoA situação do galego é tão crítica e a necessidade de aplicar políticas reintegracionistas tão evidente que até a direita política se deslocou timidamente para as nossas posições. Daí que fosse possível a aprovação da Lei Paz Andrade por unanimidade, como dizes. Esta lei pretende tirar proveito dos vínculos linguístico-culturais da Galiza com a lusofonia no ensino e nas telecomunicações, bem como fomentar a presença galega em organismos internacionais lusófonos. Porém, indo ao concreto, o nó górdio da lei que gostaríamos de desfazer de forma mais urgente encontra-se no ensino. Para ela valer realmente a pena deve servir para universalizar o ensino do português na Galiza. Isso abriria tantas portas aos galegos e galegas e à nossa cultura, que o debate linguístico que temos na atualidade já não se voltaria a colocar nos mesmos termos. A esquerda galeguista representada pelo BNG já prometeu que iria levar isso a cabo se chegasse ao poder, mas não chega. Nós achamos que se trata de um assunto estratégico que não pode depender da cor política de quem estiver no governo. Tem que avançar por consenso, sem confrontar as diferentes forças partidárias do país.

Achas que seria benéfico o ensino da língua galega no território português?

Qualquer relacionamento que implique mostrar-nos como realmente somos é interessante e jamais devemos pôr empecilhos a esse conhecimento mútuo. Embora nós defendamos que galego e português são a mesma língua, a verdade é que na atualidade não são tratadas como tal pelas instituições, e isso também tem de ser mostrado. Ora bem, devemos ser realistas nas nossas aspirações e a necessidade desse ensino em Portugal não é comparável à que agora mesmo existe de que o português seja ensinado nas escolas galegas. Em termos estritamente linguísticos, o português é estável e o galego extremamente frágil e está muito castelhanizado. É o segunda que precisa de reforço do primeiro para não continuar a escorregar para o castelhano e não o contrário. Depois, em termos práticos, também devemos ser realistas. O português abre portas económicas e socioculturais à população galega que o galego não está em condições de abrir às pessoas portuguesas na Galiza, onde por essa razão elas usam normalmente o castelhano.

Como podem os portugueses ajudar no processo de normalização linguística da Galiza e qual achas que deveria ser o papel da Galiza na CPLP?

Esta entrevista é um bom começo. Nos últimos anos temos notado cada vez mais interesse na questão linguística galega, quer por parte de pessoas portuguesas quer por parte de pessoas brasileiras. Dar a conhecer o nosso caso em meios como este facilita que as pessoas vindas da Galiza sejam reconhecidas como galegas em Portugal, e isso é muito importante para a nossa “autoestima” cultural. Por outro lado, chegado o momento, acho que a opinião pública portuguesa vai ser fundamental exigindo o direito da Galiza a pertencer à CPLP em vez de outros países, como a Guiné Equatorial, que nada têm a ver com a lusofonia de um ponto de vista linguístico e cultural. Quanto ao papel da Galiza na CPLP, lembra que o velho reino da Galiza é o berço do galego-português que falava D. Afonso Henriques antes de o reino de Portugal começar a dar os primeiros passos. Não achas que o berço da língua portuguesa deveria ter um papel no principal organismo dos países de língua portuguesa?


Entrevista de Diego Garcia a Eduardo Maragoto, presidente da AGAL – Associação Galega da Língua 

 

[ Imagem: Nós Televisión – fonte: http://www.esquerda.net]

Si enlacer ses amis ou sa famille fait du bien, étreindre des arbres, pour capter leur énergie, est tout aussi bénéfique. Cela a d’ailleurs été prouvé scientifiquement.

Écrit par TIFFANY SALES

En 2011, le livre « Blinded by Science » (« Aveuglé par la science » en français) de Matthew Silverstone a démontré par des centaines d’études validées scientifiquement que la sylvothérapie pouvaient améliorer de nombreux problèmes de santé notamment liés aux maladies mentales. Une discipline officiellement reconnue au Japon qui consiste à se ressourcer grâce aux arbres en captant leur énergie. Ou à prendre un « bain de forêt », comme le disent si bien les Japonais.

La sylvothérapie qui possède donc un statut officiel, permet en effet d’améliorer le niveau de concentration, le temps de réaction, soulager les maux de tête, diminuer la sévérité du Trouble de Déficit de l’Attention avec ou sans hyperactivité (TDAH) ou encore chasser la dépression.

Gérante d’un centre de soin énergétique à Embourg, dans la province de Liège, Catherine Jeukens, confie à RTL qu’après avoir embrassé un arbre « on se sent mieux sur le plan physique, énergétique et émotionnel. Cela apporte un renforcement des fonctions immunitaires. L’humeur est un peu mieux régulée donc c’est très bon pour les personnes un peu dépressives. Cela permet aussi de lutter contre le vieillissement prématuré des cellules. Embrasser un arbre peut par ailleurs aider les enfants à se concentrer. Il y a vraiment beaucoup d’effets bénéfiques ».

Des propriétés vibratoires

Contrairement à ce que l’on pourrait croire, Silverstone certifie que ce ne sont pas les espaces verts qui nous procurent du bien-être, mais les propriétés vibratoires des arbres et des plantes.

En effet, notre corps très sensible aux différentes vibrations peut complètement changer de comportement biologique au contact de celles-ci. Une expérience a par exemple mis en évidence que si on boit un verre d’eau traité avec une vibration de 10Hz, le taux de coagulation sanguine change immédiatement après avoir bu l’eau. Les arbres affecteraient les hommes de la même manière.

De nombreuses études citées dans ce livre prouvent également que les enfants qui interagissent de manière directe avec les arbres montrent une nette amélioration psychologique et physiologique en termes de santé et de bien-être.

Si cette théorie semble farfelue, d’autres l’ont pourtant édictée bien avant. Pour les taoïstes, les arbres et les plantes sont capables d’absorber les fréquences de la lumière mais aussi celles de l’énergie. Selon eux, ce serait parce que les arbres ne bougent pas qu’ils savent absorber l’énergie de la terre.

Dans une autre école de pensée qui s’aligne avec cette théorie, le maître taoïste Mantak Chia apprend à ses élèves à méditer avec les arbres. Il en est convaincu, en alignant son corps avec l’aura d’un arbre, on peut transformer l’énergie malade et négative du corps en énergie positive.

Il ne vous reste donc plus qu’à trouver votre arbre, il se chargera du reste !

 

 

 

[Source : http://www.lesoir.be]

Os nomes comerciais identifican todo tipo de produtos, bares, restaurantes e tendas, e tamén deixan unha importante pegada na paisaxe lingüística, ata o momento pouco estudada entre os especialistas nos nomes propios da Península Ibérica. A Real Academia Galega promoverá a reflexión sobre as tendencias na denominación dos establecementos e dos produtos comerciais e sobre o seu papel na normalización lingüística na V Xornada de Onomástica Galega, que terá lugar o vindeiro 7 de novembro no Museo de Pontevedra. O programa pode descargarse nesta ligazón.

 

A RAG organiza dende 2016 as Xornadas de Onomástica Galega coa colaboración da Deputación de Pontevedra e o Museo de Pontevedra. As persoas interesadas en inscribirse na quinta edición poderán facelo ata o 1 de novembro segundo se indica no programa.

As académicas correspondentes Ana Boullón e Luz Méndez coordinan un programa que contará con voces da filoloxía e da dinamización lingüística xunto a outras do mundo empresarial e da creación de marcas. No encontro examinaranse algúns dos sectores implicados na creación de nomes comerciais, o valor das marcas galegas, as estratexias de márketing empregadas e as oportunidades pedagóxicas que ofrece este material para traballar na aula.

A busca dun nome que resulte distintivo ou atractivo comercialmente adoita abordarse empregando diversos procedementos. « Un dos máis recorridos é o do apelido da persoa que fundou a empresa, pero tamén se acode a procedementos máis imaxinativos e evocadores », apunta Ana Boullón. É o caso, por exemplo, de EFerro, a empresa de zocos de Vila de Cruces fundada por Elena Ferro, que nomea os seus modelos con topónimos galegos como San Cosme de Nete. A creadora desta firma será unha das intervenientes na mesa redonda que pechará a xornada, que contará tamén coas achegas de Xosé González Martínez, creador do Foro Enrique Peinador de empresas pola normalización da lingua e impulsor da campaña de etiquetado en galego « Con acento propio »; e Irene García e Raquel Boo, do estudio Ekinocio de deseño e comunicación, dende o que traballan na creación de marcas. Os nomes dos bares e restaurantes centrarán a primeira sesión da tarde, a cargo da profesora Celtia Rei Brandón, que exporá unha experiencia didáctica sobre o tema desenvolvida no barrio vigués de Coia.

A xornada arrincará cun relatorio sobre a denominación da disciplina dedicada ao estudo dos nomes das marcas a cargo do coordinador do Seminario de Onomástica, o académico Antón Santamarina, e outro sobre o valor dos nomes para as marcas, as empresas e os dominios en Internet do profesor da Universidade de Vigo Benigno Fernández Salgado. A continuación, a profesora da Universidade de Santiago de Compostela María Álvarez de la Granja falará dos recursos lingüísticos das marcas comerciais e a profesora Sara Míguez referirase á relación das marcas coa paisaxe lingüística dende o caso de Redondela. Deseguido, o presidente da RAG, Víctor F. Freixanes, trazará unha viaxe pola historia a través das cabeceiras galegas. A sesión da mañá concluirá cunha achega sobre os nomes das adegas e dos produtos da denominación de orixe do Ribeiro, a cargo de Raquel Rodríguez Parada.

 

[Fonte: http://www.academia.gal]

Escrito por Isabel-Clara Lorda Vidal

Ciudades fantasma, calles desiertas, delfines surcando los canales de Venecia, las aguas de ríos y mares más cristalinas que nunca, el aire de las grandes urbes de repente respirable. Solo que apenas hemos podido salir a la calle para disfrutar de esta súbita eclosión de silencio, de paz, de regeneración de la naturaleza. Es esta una calma tensa, desasosegante. Pero imaginemos, no dejemos nunca de imaginar.

Si ahora fuéramos libres, en esta extraña primavera sin antecedentes, y la pesadilla que vivimos fuera una ficción, pasearíamos por las calles de las ciudades solo por el placer de caminar, tomaríamos un café en una terraza escuchando el canto de los pájaros; en lugar de sortear multitudes y vehículos, nos sentaríamos en un banco de la plaza a hablar con un amigo o a leer un libro, los niños jugarían libres en la calle, circularíamos en bicicleta por la ciudad sin temor a ser atropellados o a respirar gases tóxicos; visitaríamos, sin hacer colas interminables, los museos, o tomaríamos el sol en la playa sin más ruido que el rumor de las olas.

Hoy un virus maligno ha detenido el mundo. Pero sabemos que existen otros virus, no necesariamente físicos o informáticos, que nos acechan y nos destruyen. Aquí queremos detenernos en una plaga, también pandémica, aparentemente más benigna que la del virus que hoy asola el mundo, pero de efectos no poco devastadores, y que sin embargo hoy muchos echan de menos, como es comprensible, porque es el sustento de millones de personas y supone el motor económico de un sinnúmero de países: el turismo de masas. Sobre esta plaga precisamente nos invita a reflexionar Gran Hotel Europa, la gran novela de Ilja Leonard Pfeijffer, escritor holandés residente en Italia, publicada por De Arbeiderspers en 2018. La obra ha cosechado un gran éxito de crítica y de público en los Países Bajos, y el año próximo Acantilado tiene prevista su publicación en español, en traducción de Gonzalo Fernández.

El fenómeno del turismo de masas como materia literaria no es nuevo y ha sido objeto de varios estudios académicos. El concepto en sí, “turismo de masas”, se relaciona estrechamente con la capacidad de viajar de la clase media, que aumenta exponencialmente en las últimas décadas del siglo pasado, y posee sin duda una connotación negativa: algunos lo han calificado incluso de “undécima plaga bíblica” por su potencia destructora de los modos de vida autóctonos y del medio ambiente. Por otro lado, su significado es ambiguo: a veces no se refiere tanto al número de turistas sino al mencionado impacto negativo que el turismo desbocado puede causar en el ámbito local y en el espacio natural. Particularmente en España, uno de los países europeos de mayor afluencia turística desde la década de los 60 del pasado siglo, en especial del llamado turismo “de costa y playa” (el de las ciudades será posterior) destacan algunas novelas que se hacen eco de esta problemática, como Antagonía (1981), de Luis Goytisolo; El Tercer Reich (1989), de Roberto Bolaño, y la más reciente, Crematorio (2007), de Rafael Chirbes, según expone Antonio Herrería Fernández en su trabajo Turismo y novela: el espacio turístico de la costa en la novela española contemporánea. A juicio de este investigador, “la importancia de estas novelas radica en su habilidad para anticiparse y abordar de modo crítico los sentimientos colectivos respecto al turismo de masas”. Y, en efecto, así es cómo la literatura aborda esta plaga de nuestros días: mediante la formulación estética de un sentimiento colectivo de inquietud que invita a la reflexión y que cuestiona un modelo de turismo depredador que, paradójicamente, acaba por destruir precisamente aquello que atrae a la gente.

Pero volvamos a Grand Hotel Europa, una obra extensa de más de 500 páginas, que en realidad es una amalgama de ficción y ensayo, una novela de ideas con numerosas historias intercaladas que toca muchos y variados asuntos, una obra densa pero amena, no exenta de ironía y de planteamientos que rozan en ocasiones la incorrección política. El hilo argumental es la historia del protagonista, Ilja, alter ego del propio autor, un escritor holandés de éxito que se instala por tiempo indefinido en el antiguo y decadente Hotel Europa después de sufrir una crisis personal como consecuencia de la ruptura con su pareja, Clio, una historiadora del arte italiana, experta en Caravaggio, con la que ha vivido una apasionada historia de amor. Ilja se recluye en el hotel, de ubicación indeterminada, que pronto se revelará como alegoría de una Europa decadente y nostálgica de su pasado, para reconstruir en su escritura, a modo de terapia, su relación con Clio, a quien conoce en Génova y con quien se instala a vivir en Venecia. Durante su estancia en el hotel, mientras escribe y reconstruye su vida pasada, el escritor conoce a diversos clientes del hotel –algunos de ellos personajes entrañables, otros hilarantes–, que le darán pie a reflexionar sobre numerosos asuntos: la inmigración, el contraste entre la Europa del norte y del sur, las diferencias culturales entre europeos y norteamericanos, el individualismo frente al sentimiento de pertenencia a la comunidad, y, en especial, el turismo de masas y la decadencia de Europa como potencia política, militar y económica y su reconversión en parque temático del mundo. Uno de los proyectos del protagonista es el de escribir el guion para un documental sobre el fenómeno del turismo de masas, que en alusión a la célebre novela de García Márquez, pretende titular El amor en los tiempos del turismo de masas, estableciendo así una conexión entre su propia experiencia sentimental y el fenómeno del turismo de masas en Venecia, la ciudad en que vivió su gran amor con Clio, nombre, por cierto, que remite a una de las musas de la mitología griega. La intertextualidad está, en efecto, muy presente en esta magna obra en la que abundan las referencias, algunas explícitas, otras menos evidentes, a diversas obras literarias, como por ejemplo: La montaña mágica de Thomas Mann (el retiro en un hotel); El corazón de las tinieblas, de Joseph Conrad (el descenso personal a los infiernos), o La civilización del espectáculo, de Mario Vargas Llosa (la trivialización de la cultura).

Pero centrémonos en el tema que nos ocupa: ¿cómo presenta el autor en esta gran novela el problema del turismo de masas? Si bien lo focaliza en Venecia, lo extiende también a otros lugares del mundo, en especial a su propio país: el centro de Ámsterdam es ya impracticable por la invasión turística y por los precios elevados de las viviendas debido en gran parte al alquiler turístico fomentado por Airbnb; y el pintoresco pueblo de Giethoorn se ha convertido en un jardín de recreo para cientos de miles de chinos que a veces confunden los buzones de las casas particulares con papeleras. Es hilarante la escena en que un vecino del pueblo se encuentra un pañal de bebé sucio en su buzón. Pero el autor nos lleva también a otros lugares, mientras prepara el documental que pretende describir los efectos del turismo sobre la vida local: Génova, Cinque Terre, Malta, Skopie; y no faltan referencias a la India y a algunos países latinoamericanos y africanos. Por cierto, el proyecto del documental, en el que colaboran personas de varias nacionalidades europeas, acabará fracasando, en clara alusión a otro de los temas que preocupa al autor: la fragmentación de Europa y la dificultad de alcanzar acuerdos entre las naciones que integran el continente en declive.

Ilja Leonard Pfeijffer analiza muy a fondo el fenómeno del turismo de masas en esta obra, con frecuencia en forma ensayística y mediante diálogos entre el autor y otros personajes, y recurriendo no pocas veces al humor. Poco podría imaginar el escritor holandés cuando escribió su libro hace un par de años que la paradoja, que tanto abunda en su descripción de este fenómeno, se impondría de forma brutal con la pandemia de la Covid-19. En palabras de Paolo Costa, quien fue durante unos años alcalde de Venecia: “La paradoja es que el coronavirus ha llegado para resolver un problema que imaginábamos creciente, para liberar Venecia del monocultivo del turismo”.  Precisamente, la gran paradoja del turismo masivo –que destruye todo lo que atrae–, es un fenómeno que, en toda su tragedia, a Pfeijffer le resulta fascinante desde un punto de vista “filosófico” y que además suscita otros temas igualmente interesantes desde esta perspectiva, como la relación entre realidad y ficción. Sabemos que lo que más detestan ciertos tipos de turistas es ser tomados por turistas; muchos de nosotros habremos sentido alguna vez esa embarazosa sensación. El autor/narrador nos arranca de nuevo una sonrisa con su hilarante descripción de los turistas según su vestimenta y comportamiento, y de sí mismo cuando de joven viajaba por el mundo intentando no ser confundido con el típico turista armado de cámara y mapa, y menos aún, con sus compatriotas holandeses, que activaban en él los resortes de la vergüenza ajena. Recuerda Pfeijffer en este contexto la famosa paradoja de Epiménedes: todos los cretenses mienten, dijo un cretense. De la misma manera, cuando viajamos por el extranjero, afirmamos que todos los turistas son terribles e intentamos disimular nuestra vergonzosa condición. Y, por si no bastara con la paradoja anterior, los turistas que detestan a otros turistas viajan sin embargo tras el rastro de esos otros turistas, pues no quieren perderse las maravillosas experiencias de las que estos alardean en sus redes sociales y, sobre todo, quieren ir a los lugares donde estos otros turistas han evitado a otros turistas. Muchos de ellos, en especial aquellos que visitan destinos exóticos, fomentados por los vuelos de bajo coste, tienen cada vez menos valor o fantasía para realizar sus propios descubrimientos, porque sus vacaciones suelen ser breves, necesitan sacar el máximo partido de su tiempo (con el consecuente estrés), no quieren riesgos y por lo tanto siguen los caminos trillados: buscan destinos maravillosos ya “certificados”. A pesar de que la mayoría de turistas visita los mismos sitios (publicitados por webs y redes sociales), a estos turistas les gusta verse a sí mismos como “viajeros” (categoría que consideran superior a la de turista) y su mayor ilusión es vivir experiencias que llaman “auténticas” y que luego publicarán en sus redes sociales, porque esa experiencia única define su identidad. Antes las vacaciones eran un periodo de descanso, ahora, para muchos, son la manera de crear un perfil propio. Lo que eres se define por los selfies que te haces, y cuanto más exótico el lugar, más especial eres y más puntos acumulas para remarcar tu personalidad y ganar popularidad entre tus friends. Entramos aquí en el terreno del autoengaño, nos advierte el autor; nos creamos ficciones que nos creemos, porque así damos sentido a nuestras vidas, aunque sea de forma artificial. ¿Por qué queremos ver la Mona Lisa en un museo invadido por turistas que apenas nos permiten ver el cuadro? Según Pfeijffer, no es por la belleza del cuadro, ya que existen obras de Leonardo da Vinci aún más bellas, sino por la experiencia de ver en la realidad una obra famosa, a pesar de que en una reproducción se apreciaría mucho mejor. En el fondo, no es la obra en sí misma lo que buscamos, sino la sensación de proximidad, la experiencia única que nos proporciona un relato, preferentemente sellado con un selfie. Indica Pfeijffer que la autenticidad es una construcción; para ser realmente quienes queremos ser, debemos tornarnos en caricaturas de nosotros mismos, e invoca en este sentido a Píndaro y Nietzsche.

El fenómeno del turismo de masas es pues, en palabras del autor, “la polarización extrema del concepto cada vez más problemático de la autenticidad”. La paradoja se impone de nuevo: la autenticidad queda destruida por los buscadores de la autenticidad. Y no solo esto, como los empresarios turísticos conocen bien este anhelo de los viajeros, construyen todo tipo de apariencias de autenticidad. Así, señala Pfeijffer, en Las Vegas se reconstruyó el Canal Grande de Venecia; en Tianducheng (China), se hizo una réplica del centro de París para turistas, con torre Eiffel incluida; en Shanghái existe una copia hecha a tamaño natural del pueblo holandés de Giethoorn; en África, algunos avispados montan orfanatos falsos para complacer el ansia de autenticidad de los turistas y su necesidad de hacer el bien; en Manila, Río de Janeiro o Johannesburgo se practica el llamado slum tourism, o turismo de favelas, que ofrece experiencias autocalificadas como auténticas, en que se recorren zonas degradadas de las ciudades, presentadas como pobres pero felices. En Venecia podemos comprar máscaras de carnaval “auténticas” fabricadas en China. De este modo se torna cada vez más tenue la línea que separa la realidad de la ficción, los hechos del fake, el mundo real del mundo virtual.  Este juego entre la realidad y la apariencia se manifiesta también en aspectos triviales, aunque en el fondo bastante significativos, como es la vestimenta del turista. Con gran dosis de humor, el autor nos recuerda que mientras que los turistas ricos visten de cualquier manera, los camareros, los porteros de los hoteles de lujo, los vigilantes de museo y otros empleados son los que hoy en día visten con formalidad. En cierto momento de nuestra historia más reciente, las clases sociales intercambiaron sus prendas. Otra paradoja: la clase social más acomodada se reconoce porque se permite tener un aspecto lo más descuidado posible, en especial durante sus vacaciones. Si bien están orgullosos de sus salarios y de su posición social, el mayor símbolo de estatus son las chanclas y las bermudas. Si te encuentras a alguien vestido así en la oficina de una multinacional, nos señala el autor, ya sabes que el es el pez gordo que puede permitirse ese aspecto. Por otra parte, el turista medio expone sus sonrosadas carnes en lugares no siempre apropiados para ello y ensucia las ciudades históricas del viejo continente con “un gusto horrible”.

El deterioro de la imagen del turista arquetípico ha hecho que abunden cada vez más aquellos que huyen de esta etiqueta y se autoproclaman, no sin orgullo, “viajeros”, en especial los que recorren países lejanos y exóticos, y que presumen de que el viaje les enriquece, porque les confronta consigo mismos y porque entran en contacto con la población local. En realidad, según Pfeijffer, estas personas son aventureros hedonistas que practican el escapismo para desconectar de sus problemas y no pensar. Su huida es, en el fondo, egoísta. Los contactos que se establecen con la población local suelen ser superficiales, pues una interacción más profunda requiere tiempo y esfuerzo; su adicción al extrañamiento les impulsa a viajar de continuo y les mantiene al margen de todo; su propia sensación de libertad la encuentran más interesante que vivir cerca de las personas queridas de su entorno. Además, la obsesión por no parecer turistas hace que muchos de estos viajeros se desvíen de los circuitos turísticos normales, que son los que están preparados para recibir turismo. Otra manifiesta paradoja: con la idea de que están haciendo el bien con su forma alternativa de viajar estos viajeros no se dan cuenta del efecto negativo que sus viajes, supuestamente “auténticos”, pueden ocasionar, empezando por la contaminación que causan los numerosos vuelos de larga distancia. Y es que el viajero que se aprovecha de la hospitalidad de un miembro de alguna localidad perdida de un país tercermundista, de la que luego contará estupendas historias, no se da cuenta de que esa hospitalidad no es mutua. El viajero toma, pero en realidad no ofrece nada. En las zonas turísticas está desigualdad se neutraliza con las transacciones económicas, pero fuera de estas zonas la asimetría es brutal. A veces incluso los viajes confirman los prejuicios en lugar de combatirlos, pues el viajero suele ir en busca de las imágenes más tópicas. En realidad, señala Pfeijffer, también estos viajeros son turistas que están de vacaciones, aunque estas sean más largas, pues durante este tiempo carecen de obligaciones. En el fondo, también ellos solo buscan lo externo, por mucho que se imaginen el viaje como metáfora del crecimiento espiritual. Así pues, la antonimia, frecuentemente invocada, entre los conceptos “turista” y “viajero” queda en gran parte diluida con estas reflexiones.

Por otra parte, mientras Europa estimula el turismo, cierra sus puertas a la inmigración, otro de los asuntos que Pfeijffer desarrolla extensamente en esta obra dando voz al botones del hotel, Abdul, inmigrante de origen árabe, cuya dura historia de refugiado, como se revelará en cierto momento de la novela, presenta curiosas coincidencias con la Eneida de Virgilio. El turismo contrasta incómodamente con otras formas de migración que son consecuencia de la globalización y que consideramos problemáticas. Mientras abrimos nuestras fronteras y somos hospitalarios con los extranjeros que acuden a gastar su dinero, queremos cerrarlas para los extranjeros que vienen a ganarse la vida. Otra paradoja, sí, aunque mucho más dramática. Ambas formas de migración interfieren entre sí de un modo, cuando menos, desagradable: los turistas en el mar Mediterráneo nadan en una fosa común. Y mientras tanto los occidentales viajan a modo de diversión y con toda naturalidad a países a los que privamos del derecho a viajar a Occidente, practicando una especie de “turismo de desgracia” que pone de manifiesto la injusticia de la desigualdad económica.

Al margen del ya tradicional turismo de costa y playa, el de ciudades ha aumentado exponencialmente en las últimas décadas. Una ciudad entregada al turismo vende su alma, afirma el autor, que conoce bien los estragos que el dinero fácil ocasiona en Venecia o en su propia ciudad, Ámsterdam, donde florecen los negocios pintorescos y las tiendas de queso en las que a ningún holandés se le ocurriría comprar queso. El turismo es un negocio que beneficia a muchos, sí, pero al mismo tiempo ocasiona importantes gastos a las administraciones; además, gran parte del dinero que se genera con esta industria no se reinvierte en el negocio, sino que acaba en manos de grandes empresas, mientras que los trabajadores reciben salarios temporales miserables. El turismo de masas es un fenómeno históricamente muy reciente, lo que tal vez explica que no estamos aún preparados para hacerle frente, pero, y esto es una cuestión central de esta magna novela de ideas, el turismo es solo el síntoma de algo mucho más profundo y serio: el problema de la decadencia europea. Pfeijffer, que es especialista en filología clásica, y conoce bien la historia y cultura europeas, ofrece en esta obra una imagen bastante desoladora de nuestro continente “viejo y cansado”, anclado en viejos tiempos y presa fácil de los mensajes nostálgicos del populismo de derechas, fuertemente nacionalista, que atribuye el declive a la pérdida de valores judeocristianos por la presión de la islamización de Europa como consecuencia de la inmigración. Muy al contrario, señala Pfeijffer, la esperanza para Europa está en la integración, la federalización y la unidad, sin olvidar que los inmigrantes son un obsequio para el viejo continente en lugar de una amenaza. Y es que hay que tener presente que, desde el punto de vista económico, y también militar, Europa ha sido definitivamente superada por las potencias mundiales de Asia y América, nuestros bienes de uso diario se fabrican en China o en India, y gran parte de nuestra economía depende del turismo (como se está viendo, de forma trágica, en estos terribles días de la Covid-19).

Nuestra civilización, nacida en Atenas y Jerusalén, fruto de la razón y de la revelación, se ahoga en su propia historia, concluye Pfeijffer. La identidad europea está atrapada en el pasado, y, a falta de alternativas, este pasado se vende en el mercado globalizado. Para evitar la venta de los cascos históricos de nuestras ciudades, las administraciones deben tener la potestad de intervenir en el espacio público en que los particulares, por intereses lucrativos, se rinden al mal gusto de un tipo de turismo no precisamente de calidad. Desde su profundo amor por la cultura europea, Pfeijffer aboga por la necesidad de concienciar a la gente de que el turismo de masas, tal como se presenta hoy, no hay que estimularlo, sino combatirlo, y fomentar formas alternativas más sostenibles y respetuosas con el entorno local y con el medio ambiente. Hoy, en estos días de sufrimiento para el sector turístico devastado por la pandemia, y del que dependen tantísimas personas (sabemos que en España genera más del 12% del Productor Interior Bruto), las ideas que Pfeijffer expone en Gran Hotel Europa pueden servir de estímulo para repensar un modelo de turismo que no solo ha destrozado las costas sino que ha convertido los centros históricos de las más bellas ciudades europeas en grandes decorados –llenos de restaurantes, hoteles, pisos turísticos y tiendas para turistas–, que los residentes se ven forzados a abandonar; un turismo masificado que, como hoy adviertan ya muchas voces, provoca grandes daños sociales, estructurales y medioambientales. Hoy, más que nunca, en este desolado receso que nos ha impuesto un maléfico virus que sin embargo (oh, paradoja) nos invita a soñar en un mundo mejor, somos conscientes de que hay que buscar alternativas a este modelo de turismo que nos da de comer a la vez que nos mata. De lo contrario corremos el riesgo de que toda Europa se convierta en una gran Venecia: un inmenso parque temático. De esto ya advirtió en 2012 el director de cine italiano Andreas Pichler con su documental El síndrome de Venecia, en que relata cómo la Serenissima se ha convertido en una ciudad fantasma, abandonada por los venecianos, donde todo está al servicio del turismo que llega al puerto en monstruosos cruceros contaminantes. Cees Nooteboom, otro escritor holandés, de reconocido prestigio, acaba de escribir un ensayo dedicado precisamente a Venecia (Venecia. El león, la ciudad y el agua, que publicará este otoño Ediciones Siruela, en traducción mía), un canto a la belleza de esta ciudad que tanto ama, un recorrido apasionado por su arte, sus iglesias, sus monumentos, sus mercados y su cementerio, en ese tono reflexivo y poético tan propio de Nooteboom, pero al mismo tiempo un lamento, una elegía por la lenta agonía de esta singular ciudad acuática, que al igual que Ámsterdam, ha vendido su alma. Amor y muerte unidos, no hay mayor paradoja.

 

[Fuente: http://www.fronterad.com]

 

 

L’ordinateur n’est pas seulement l’une des inventions les plus révolutionnaires du XXe siècle, c’est aussi un terme extraordinaire. D’abord, parce qu’il ne devrait pas exister. Ensuite, parce que l’on peut dater très précisément son acte de naissance. Enfin, parce qu’il montre la voie à suivre si la France veut résister aux anglicismes.
Écrit par Michel Feltin-Palas
1955. IBM France s’apprête à lancer dans l’Hexagone sa très révolutionnaire « machine électronique destinée au traitement de l’information ». Reste à savoir comment l’appeler. Aux États-Unis, on parle d‘electronic data processing system ou de computer. Mais la firme américaine préférerait un terme français.
Pour le trouver, le patron de la pub, François Girard, décide de se tourner vers son ancien professeur de philologie latine de la Sorbonne. Jacques Perret lui répond le 11 avril de la même année dans une lettre qui a été conservée et dont les extraits sont savoureux : « Que diriez-vous d’ordinateur ? C’est un mot correctement formé, qui se trouve même dans le Littré comme adjectif désignant Dieu qui met de l’ordre dans le monde (…) Combinateur, ajoute l’universitaire, a l’inconvénient du sens péjoratif de combine (…) Congesteur, digesteur évoquent trop congestion et digestion. »
Va donc pour ordinateur, un vocable que « les Français adoptent facilement dans la mesure où IBM était un prescripteur crédible », souligne Loïc Depecker, lexicographe et ancien délégué général à la langue française et aux langues de France. Le succès est d’autant plus éclatant qu’il contraste avec la situation de certains nos voisins européens qui, eux, emploient computer.
Cet exemple le montre : le recours à la langue de Shakespeare dans le domaine technique n’a rien d’inéluctable (logiciel s’est lui aussi imposé face à software). Mais à condition de suivre certaines règles. « Le succès d’un terme nouveau dépend de trois facteurs, reprend Loïc Depecker. Le plus important, c’est l’habitude. Quand on entend régulièrement un mot, on l’utilise, selon la loi du moindre effort. Il faut ensuite veiller à sa simplicité (il s’impose plus aisément s’il est court et facile à prononcer) et à son caractère euphonique (agréable à entendre). »
C’est pourquoi, en la matière, mieux vaut intervenir le plus en amont possible. Car lorsqu’un anglicisme est installé, il devient difficile à déloger. C’est précisément la raison d’être des commissions de terminologie implantées dans les ministères, dont les membres – bénévoles – ont pour tâche d’enrichir notre vocabulaire. Souvent moquées par le petit monde de la publicité, elles ont pourtant de multiples réussites à faire valoir. Grâce à elles, personne n’aurait aujourd’hui l’idée de parler de small supermarket, de close up, de car-pooling ou de minivan. Pourtant, superette, gros plan, covoiturage et monospace avaient été jugés « ringards » et « ridicules » lors de leurs premières apparitions. Comme le serait sans doute « ordinateur » si les communicants d’alors nous avaient imposé computer depuis 1955…

 

[Source : http://www.lexpress.fr]

La buena literatura es siempre subversiva y las buenas novelas son permanentes motores de cambio social. Los críticos no deben solo descubrir talentos sino detectar la relación entre la fabulación y la realidad social

Escrito por MARIO VARGAS LLOSA

Descubrí a Edmund Wilson el año 1966, cuando pasé de París a vivir en Londres. Las clases en Queen Mary College, primero, y luego en King’s College, no me tomaban mucho tiempo y podía pasar varias tardes por semana leyendo en el bellísimo Reading Room de la British Library, entonces todavía dentro del Museo Británico. Había dos críticos que era indispensable leer todos los domingos: Cyril Connolly, el autor de Enemies of Promise y The Unquiet Grave, cuya columna versaba a veces sobre literatura, pero más a menudo sobre pintura y política, y las críticas teatrales de Kenneth Tynan, una maravilla de gracia, ocurrencias, insolencias y cultura en general. El caso de Tynan es muy apropiado para advertir la gazmoñería de la Gran Bretaña de entonces (en esos mismos años desapareció). Tynan era inmensamente popular hasta que se supo que era masoquista, y que, de acuerdo con una muchacha sádica, habían tomado un cuartito en el centro de Londres, donde una o dos veces por semana ella lo flagelaba (y aportaba también el árnica, me figuro). Que lo hicieran no importaba tanto; que se supiera, era otra cosa. Tynan desapareció de los periódicos después del éxito de Oh! Calcutta! (él decía que era una traducción inglesa del francés: Oh! Quel cul tu as!) y dejó de hablarse de él. Partió a los Estados Unidos, donde murió, olvidado de todos. Pero sus inolvidables críticas teatrales están todavía ahí, en espera de un editor audaz que las publique.

Edmund Wilson sigue siendo famoso y, espero, leído, porque fue el más grande crítico literario de antes y después de la Segunda Guerra Mundial, y no sólo en los Estados Unidos. Acabo de releer por tercera vez su To the Finland Station y he vuelto a quedar maravillado con la elegancia de su prosa y su enorme cultura e inteligencia en este libro que relata la idea socialista y las locuras y gestas que engendró, desde que Michelet en una cita a pie de página descubre a Vico y se pone a aprender italiano, hasta la llegada de Lenin a la estación de Finlandia, en San Petersburgo, para dirigir la Revolución rusa.

Hay dos tipos de crítica. Una universitaria, que está más cerca de la filología, y trata, entre otras cosas, del indispensable establecimiento de las obras originales tal como fueron escritas, y la crítica de diarios y revistas, sobre la producción editorial reciente, que pone orden y echa luces sobre ese bosque confuso y múltiple que es la oferta editorial, en la que los lectores andamos siempre un poco extraviados. Ambas están de capa caída en nuestro tiempo, y no por falta de críticos, sino de lectores, que ven mucha televisión y leen pocos libros, y andan por eso muy confusos, en esta época en que el entretenimiento está matando las ideas, y por lo tanto los libros, y descuellan tanto las películas, las series y las redes sociales, donde prevalecen las imágenes.

Edmund Wilson, que nació en 1895 y murió en 1972, estudió en Princeton, donde fue compañero y amigo de Scott Fitzgerald, pero se negó siempre a ser profesor universitario y hacer ese tipo de crítica erudita que sólo leen los colegas y a veces ni siquiera ellos. Lo suyo era el gran público, al que llegaba en sus extraordinarias crónicas semanales, primero en The New Republic, luego en The New Yorker y finalmente en The New York Review of Books. Después solía reunirlas en libros que nunca perdían actualidad. Y no se crea que escribía sólo sobre los modernos. Yo recuerdo como uno de sus mejores ensayos el largo estudio que dedicó a Dickens. Su prodigiosa capacidad para aprender idiomas, vivos y muertos, era tal que, se decía, cuando The New Yorker le encargó escribir sobre los manuscritos del Mar Muerto, pidió unas semanas de permiso para aprender antes el hebreo clásico. Y yo recuerdo haber leído en las páginas del desaparecido Evergreen su polémica con Nabokov sobre la traducción que éste había hecho de Eugenio Oneguin, la novela en verso de Pushkin, que versaba sobre todo acerca de las entelequias y secretos de la lengua rusa.

¿Quién descubrió a la llamada “generación perdida” de grandes novelistas norteamericanos entre los que figuraban Dos Passos, Hemingway, el soberbio Faulkner y Scott Fitzgerald? Fue Edmund Wilson, que en sus artículos y ensayos fue promoviendo y descifrando los grandes hallazgos y las nuevas técnicas y maneras de narrar del genio literario norteamericano, sin dejar de mencionar que habían sido aquellos los que aprovecharon mejor que nadie las lecciones del Ulysses de Joyce.

Los grandes críticos han acompañado siempre a las grandes revoluciones literarias, y, por ejemplo, en América Latina, el llamado boom de la novela no hubiera existido sin críticos como los uruguayos Ángel Rama y Emir Rodríguez Monegal, el peruano José Miguel Oviedo y varios más. No es extraño, por eso, que en Francia Sainte-Beuve y en Rusia Visarión Belinski acompañaran el período más creativo y ambicioso de sus revoluciones literarias y les dieran un orden y unas jerarquías. La función de la crítica no es sólo descubrir el talento individual de ciertos poetas, novelistas y dramaturgos; es, también, detectar las relaciones entre aquellas fabulaciones literarias y la realidad social y política que expresan transformándola, lo que hay en ellas de revelación y descubrimiento, y, por supuesto, de queja y de protesta.

Yo estoy convencido de que la buena literatura es siempre subversiva, como lo estaban los inquisidores y censores que prohibieron durante los tres siglos coloniales que se publicaran novelas en las colonias hispanoamericanas, con el pretexto de que esos libros disparatados —pensaban en las novelas de caballerías— podían hacer creer a los indios que esa era la vida, la realidad, y, por lo mismo, desconcertar y amolar la evangelización. Por supuesto que hubo mucho contrabando de novelas y debía ser formidable, en esos tiempos, leer esas novelas prohibidas. Pero si el contrabando permitió la lectura de novelas, la prohibición se aplicó estrictamente en lo relativo a su edición. Durante los tres siglos coloniales no se publicaron novelas en América Latina. La primera, El periquillo sarniento, salió en México sólo en 1816, durante la guerra de independencia.

Aquellos inquisidores y censores que creían que las novelas eran subversivas estaban en lo cierto, aunque no en prohibirlas. Ellas expresan siempre un descontento, la ilusión de una realidad diferente, por las buenas o las malas razones. El marqués de Sade, por ejemplo, detestaba el mundo tal como era en su tiempo porque no permitía a los pervertidos como él saciar sus gustos, y sus largos discursos, tan aburridos, lo que piden es una libertad irrestricta para la lujuria y la violencia contra el prójimo. Lo que las buenas novelas no aceptan, es la realidad tal cual es. Y en ese sentido son los permanentes motores del cambio social. Una sociedad de buenos lectores es, por eso, más difícil de manipular y engañar por los poderes de este mundo. Eso no está claro en las democracias, porque la libertad parece disminuir o anular el poder subversivo de las novelas; pero, cuando la libertad desaparece, las novelas se convierten en un arma de combate, una fuerza clandestina que va en contra del statu quo, socavándolo, de manera discreta y múltiple, pese a los sistemas de censura, muy estrictos, que tratan de impedirlo. La poesía y el teatro no siempre son vehículos de aquel secreto descontento que encuentra siempre una vía de escape en la novela, es decir, son más plegables a la adaptación al medio, al conformismo y la resignación. Todo eso deben señalarlo y explicarlo los buenos críticos, como hizo a lo largo de toda su vida Edmund Wilson.

 

[Ilustración: FERNANDO VICENTE – fuente: http://www.elpais.com]