Archives des articles tagués Français

Seguint el camí obert pel govern municipal de la vila d’Elna, i instigats pel Sindicat Intercomunal per la promoció de les llengües catalana i occitana (SIOCCAT), com a mínim una quinzena de municipis del Rosselló, el Vallespir i la comarca occitanòfona de la Fenolleda han aprovat aquestes últimes setmanes que s’autoritzi l’ús del català o de l’occità als plens municipals i en la redacció de les actes que s’envien a la Prefectura. La iniciativa s’ha concretat pocs dies abans que la Prefectura hagi anunciat que portava la vila d’Elna davant dels tribunals per haver aprovat la mateixa moció

El govern municipal d’Elna ha editat el Reglament Intern del plenari per tal que es reconegués la possibilitat d’intervenir en català als debats i que les actes que s’envien a la Prefectura amb l’objectiu que els serveis jurídics les validin es redactin en català, primer, i en francès en segon terme.

Escrit per PABLO BONAT

Nicolas Garcia, batlle d’Elna, feia públic divendres passat que Rodrigue Furcy, prefecte del Departament dels Pirineus Orientals, havia denunciat l’Ajuntament d’Elna als tribunals per haver autoritzat els seus càrrecs electes a expressar-se en català al ple i a escriure l’acta amb les deliberacions finals amb la condició de traduir-ho just després en francès. El màxim representant de l’Estat francès a Catalunya Nord argumenta que “tot element susceptible pertorbar els principis fonamentals de la República i la jerarquia entre llengua oficial i llengües regionals, s’ha d’analitzar com un element de reivindicació d’una identitat cultural que no ha de prosperar a les assemblees deliberatives de les diferents institucions”.

L’inici de la polèmica es remunta al passat 19 de gener quan Pere Manzanares, regidor de govern d’Elna i president del Sindicat Intercomunal per la promoció de les llengües catalana i occitana (SIOCCAT), feia una intervenció en català al ple municipal de la població, traduïda immediatament després al francès per ell mateix. Les regidores de l’oposició, indignades, van aixecar-se de les seves cadires i van abandonar el ple fent públic el seu desacord per l’ús d’una llengua diferent de la francesa i acusant el govern de “menysprear el dret republicà francès”. En el mateix comunicat, van argumentar que “els iliberencs que no comprenen el català se senten exclosos del debat públic i s’afegiran a les files dels indiferents a la política local” i van anar més enllà acusant el govern de practicar un “apartheid lingüístic”.

Tres mesos després, el passat 21 d’abril, la vila d’Elna es convertia en el primer ajuntament que votava favorablement a autoritzar els seus càrrecs electes per presentar una deliberació al plenari i debatre-la en català amb la condició de traduir-la íntegrament al francès just després. “La comuna d’Elna ha invertit molt en el seu patrimoni: la catedral, el claustre, la Maternitat… Ara també inverteix en el seu patrimoni immaterial i valoritza l’ús de la llengua catalana”, declarava aleshores el batlle Nicolas Garcia.

Quinze dies abans, el consell regional de Bretanya aprovava una moció que permetia una traducció simultània per a les intervencions oficials fetes en bretó i en gal·ló. Fins aquell moment, cap regla impedia parlar en aquestes llengües, però si alguna persona les utilitzava s’havia de traduir ella mateixa al francès reduint notablement el temps de paraula. Des de llavors, la traducció simultània s’aplica als plens, a la pàgina web i a les xarxes socials de la institució, tota una novetat a l’Estat francès. Però a diferència dels casos dels municipis nord-catalans, al consell regional de Bretanya les actes no consten en bretó o gal·ló i només s’escriuen en francès.

Amb tot, poques setmanes més tard de la votació d’Elna, la Prefectura va enviar una carta a l’ajuntament rossellonès recordant-li que l’ús del català als plens del consell municipal no era autoritzat. La resposta del govern va ser consultar una jurista que els va informar que el que deia el prefecte no era veritat i d’aquí en va sorgir un informe que el municipi iliberenc van entregar a la màxima representació de l’Estat francès a Catalunya Nord, que els va acabar donant la raó de manera informal.

Posteriorment, el govern municipal d’Elna va decidir modificar el Reglament Intern del plenari per tal que es reconegués la possibilitat d’intervenir en català als debats i que les actes que s’envien a la Prefectura amb l’objectiu que els serveis jurídics les validin es redactin en català, primer, i en francès en segon terme. Una iniciativa que va desencadenar la denúncia de la Prefectura.

Amb tot, el SIOCCAT (que agrupa 116 municipis amb l’objectiu de promoure les llengües catalana i occitana) va fer arribar a tots els equips de govern una proposta de moció per ser sotmesa a aprovació en respectius consells municipals seguint el model d’Elna, és a dir, autoritzant el debat i la redacció de les actes en català o en occità (en el cas dels municipis de la Fenolleda, comarca occitanòfona del Departament dels Pirineus Orientals) amb la corresponent traducció al francès. Pere Manzanares explica que “a hores d’ara com a mínim una quinzena de municipis ja han votat i aprovat la moció”, entre els quals es troben pobles com Pesillà de la Ribera, Estagell, Portvendres o Sureda (al Rosselló); els Banys d’Arles al Vallespir o Trilhan i la Tor de França a la Fenolleda. El polític no dubta a qualificar la iniciativa de “molt important perquè permet obrir noves portes i fer passos endavant per posicionar el català més enllà del rol de simple decorat” i rebla: “en una societat on la política està d’alguna manera sacralitzada, si els polítics s’expressen en català públicament pot ser que ens apropem més a què la llengua sigui més reconeguda per anar sortint de l’espai privat”.

Iu Escape, regidor de cultura de l’Ajuntament de Pesillà de la Ribera, va presentar el passat 13 de setembre la moció del SIOCCAT al ple del consell municipal del poble. “En aquell moment això que ha passat amb Elna no se sabia i vam votar la moció amb només amb els tres regidors de l’oposició en contra en un ambient molt tranquil. Sabem que potser el Prefecte ens demanarà de retirar-ho, però estem tranquils”, assenyala. Escape, explica igualment que “seria molt positiu que altres pobles aprovin aquesta moció. Si en sem trenta és molt més difícil de ser condemnats que si en sem un o dos. Si nos ajuntem sem imparables”. Per ell, la iniciativa és molt necessària “per anar trencant l’esquema mental jacobí, que és un hàndicap terrible a la societat francesa” i perquè “el monolingüisme és un fre per al desenvolupament econòmic, cultural i humà en un territori com el nostre”. En els pròxims dies, després que els serveis jurídics de la Prefectura analitzin com fan sempre les actes d’aquests plens, se sabrà quina és l’estratègia de l’Estat en tot aquest afer.

 

[Foto: FABRICIO CARDENAS – font: http://www.directa.cat]

Tusquets reeditó « Escribir » que agrupa cinco textos de la autora de « El amante » sobre el alcohol, el dolor, el marido, los amantes, el hijo, las amistades, la pintura, el cine, la política.

Marguerite Duras

Marguerite Duras

Escrito por CARLOS DANIEL ALETTO

Cinco textos clave de Marguerite Duras publicados por primera vez en francés en 1993 que hablan sobre ese acto rodeado de soledad y silencio que hace reflexionar a la autora de « El amante » sobre los acontecimientos que han ido marcando su literatura y su vida, como el alcohol, el dolor, el marido, los amantes, el hijo, las amistades, la pintura, el cine, la política y también al piloto británico de veinte años, abatido en los últimos días de la Segunda Guerra Mundial al que ella dedica el texto, se acaban de reeditar en estos días en español con el título « Escribir ».

El libro, publicado por primera vez en la colección Andanzas de la editorial Tusquets, que edita en español la mayoría de la obra de Marguerite Germaine Marie Donnadieu, nacida en Gia Định, cerca de Saigón, Vietnam, el 4 de abril de 1914, tiene el esplendor del estilo ya maduro y desnudo de la autora de « Moderato Cantabile » e « Hiroshima, mon amor ».

En estas páginas aparece la teoría de la literatura de Duras, descripta por ella misma: comparando una mosca moribunda con el estilo literario; recordando el trance y el desorden incurable de la escritura; recreando los últimos momentos de un piloto británico fusilado durante la Segunda Guerra Mundial y enterrado junto a su casa; o bien dejando escapar un ¿y qué? para cuestionar seis décadas de narración. Todos estos ensayos en conjunto operan como una confesión engañosa pero indispensable.

En un fragmento de su clase magistral de escritura, la narradora escribe la muerte de una mosca. Recuerda la hora exacta en la que dejó de vivir el insecto. No puede apartar su mirada de esa agonía. Explica: « Está bien que el escribir lleve a esto, a aquella mosca, agónica, quiero decir: escribir el espanto de escribir. La hora exacta de la muerte, consignada, la hacía ya inaccesible. Le daba una importancia de orden general, digamos un lugar concreto en el mapa general de la vida sobre la tierra », compara la multipremiada autora.

Y agrega: « Esa precisión de la hora en que había muerto hacía que la mosca hubiera tenido funerales secretos » . En el párrafo siguiente se detiene: « Lo que aún sabía –lo que veía– es que la mosca ya sabía que aquel hielo que la atravesaba era la muerte. Eso era lo más espantoso. Lo más inesperado. Ella sabía. Y aceptaba ». El relato de Duras es escalofriante y reflexivo. La escritora acota: « Sí. Eso es, esa muerte de la mosca se convirtió en ese desplazamiento de la literatura. Se escribe sin saberlo. Se escribe para mirar morir una mosca. Tenemos derecho a hacerlo »

En este pequeño libro de 128 páginas, la narradora comparte con los lectores las preocupaciones del escritor sobre la distancia entre la vida y la escritura, y la contradicción entre la escritura y el silencio.

La ganadora del Prix Goncourt en 1984 por su novela « El amante », murió en París el 3 de marzo de 1996. Duras es sin duda una de las grandes figuras literarias del siglo XX. La escritura inquietante, el lenguaje característicamente lento y deliberado de sus novelas, aparece reforzado en este libro en el momento que ella intima con el lector y convierte su texto en un confesionario de su vida y su obra.

Los cinco capítulos que componen « Escribir » (« Escribir », « La muerte del joven aviador inglés », « Roma », « El número puro » y « La exposición de la pintura ») giran en torno a la entrada y salida del mundo de Duras. Su prosa despojada y poética, con una belleza especial de imágenes alrededor de la soledad, transmite ese mismo silencio que ella considera fundamental para cualquier escritor, y lo que supone que hay que pagar por atreverse a desnudar su interior.

El lector puede optar por navegar en el aspecto ficcional de Duras o elegir la fuga de la historia. Es lo que plantea la ambigüedad de la trama y la prosa de la escritora. Su escritura vaga, ambigua, plantea el ejemplo de la muerte de la mosca asociado a la literatura así como trata de capturar toda la vida de un joven piloto en el momento de su muerte.

Telam SE

Como se puede leer, Duras está segura de que « la muerte de esa mosca se ha convertido en este desplazamiento de la literatura » y que escribirla  » lo vuelve inaccesible ». Lo que queda es la desnudez de la escritura misma, y la escritora insiste con ese método.

En su último capítulo, « La exposición de pintura », dedicado al pintor argentino de 82 años Roberto Plate describe a un artista plástico en acción. Dentro de un pote « hay cincuenta pinceles, o cien. Todos parecen prácticamente destrozados. Están muy disminuidos, aplastados, explotados, también calvos, raídos en la pintura seca, cómicos además. No tienen la tangibilidad de la pintura en los tubos, ni la del hombre que habla. Diríanse hallados en una caverna, en una tumba del Nilo », describe Duras.

Y agrega en otro párrafo: « Entre ese conjunto de cosas, hay un hombre. Está solo. Lleva una camisa blanca y unos vaqueros azules. Habla. Señala metros cúbicos de telas alineadas, a lo largo de otra pared. Dice que son las que están pintadas, las de la exposición ». Este es el capítulo más emotivo sobre el acto de la creación. Un relato de otra semiótica: la pintura que « se libra en el ruido de un discurso continuo. El hombre habla para que el ruido del habla se produzca, y la pintura entra en la luz. Habla para producir un malestar, para que, por fin, surja la entrega del dolor », explica Duras.

La teoría de la escritora sobre la palabra escrita le deja observar el acto creativo del hombre, por eso se desplaza entre las distintas semiosis: para ella el debate entre la luz y la sombra o entre el silencio y el ruido es el mismo. Siempre entre el emisor y el receptor, en ese canal de comunicación los ruidos son los que provocan el malestar, la distorsión, por eso la escritora necesita separarse de su entorno, crear su espacio solitario.

Escribe Duras en el umbral del libro, en sus primeras páginas magistrales que « alrededor de la persona que escribe libros siempre debe haber una separación de los demás. Es una soledad. Es la soledad del autor, la del escribir. Para empezar, uno se pregunta qué es ese silencio que lo rodea. Y prácticamente a cada paso que se da en una casa y a todas horas del día, bajo todas las luces, ya sean del exterior o de las lámparas encendidas durante el día. Esta soledad real del cuerpo se convierte en la, inviolable, del escribir. Nunca hablaba de eso a nadie. En aquel periodo de mi primera soledad ya había descubierto que lo que yo tenía que hacer era escribir. Raymond Queneau me lo había confirmado. El único principio de Raymond Queneau era este: «Escribe, no hagas nada más ».

Y agrega luego del silencio que deja flotando entre párrafos: « Escribir: es lo único que llenaba mi vida y la hechizaba. Lo he hecho. La escritura nunca me ha abandonado ».

« Escribir », publicado en la prestigiosa colección « Andanza », es una reedición que vuelve a poner en palabras la armonía entre el silencio y la escritura, entre la soledad y el libro. Un deleite que los lectores se pueden dar durante más de un centenar de páginas « escuchando » la voz de Marguerite Duras.

La història d’Alsàcia està lligada a la seva ubicació fronterera entre el poder alemany i el francès

Vista aèria d’un poble alsacià

 

Alsàcia

Elsass

DADES GENERALS

Població
1.884.150 h. (2019)
Superfície
8.280 km²
Institucions
Col·lectivitat Europea d’Alsàcia
Ciutats importants
Estrasburg, Hagenau, Wissembourg, Milhüsa/Mülhausen (Mulhouse), Kolmar (Colmar)
Administració estatal
República Francesa
Llengües territorials
alemany (alsacià, fràncic), francès (welche)
Llengües oficials
francès
Cultura religiosa
cristianisme catòlic, cristianisme protestant


Introducció

La història d’Alsàcia està lligada a la seva ubicació fronterera entre dues grans àrees culturals i de poder: l’alemanya, representada pel Sacre Imperi primer i l’Imperi alemany després, la francesa

La seva és una història d’anades i vingudes entre aquestes dues potències europees. La regió actual va ser part del comtat germànic d’Alsàcia a l’edat mitjana, però el 1648 França l’annexiona en virtut de l’acord de Westfàlia. La Guerra francoprussiana de 1870 la retorna a Alemanya després tractat de Frankfurt, però el 1918, amb la fi de la Primera Guerra Mundial, passa a formar part de França. L’expansionisme del III Reich la fa de nou alemanya, però amb la derrota del nazisme l’any 1945, torna a formar par de la República Francesa.

A cavall d’aquests dos mons, Alsàcia ha disposat, en diverses fases de la seva història, d’un autogovern propi, tot i que limitat. Així, juntament amb la Mosel·la, Alsàcia va ser autònoma dins d’Alemanya entre 1911 i 1918. Sense la Mosel·la, Alsàcia ha disposat de la seva pròpia assemblea, amb autonomia executiva, dins de la República Francesa entre 1982 i 2015 i de nou des de 2021.

Llengua

La major part del territori s’inclou dins del domini lingüístic de l’alsacià, un dialecte de l’alt alemany. L’alsacià és parlat pel 30% de la població, tot i que només el 5% l’usa com a llengua principal (enquesta 2020).

La llengua tradicional de l’extrem nord d’Alsàcia és una altra variant alemanya (el fràncic) mentre que alguns municipis de l’extrem occidental (l’anomenat Pays Welche) es troben dins del domini de les llengües d’oïl.

La comunitat jueva ha usat històricament la seva pròpia variant de l’ídix: el judeoalsacià, o yédish-daïtsch.

Política i institucions

El 2016, i en virtut de la reforma territorial aprovada el 2014 per l’Assemblea Nacional francesa, Alsàcia va quedar integrada en la regió administrativa del Gran Est, conjuntament amb les regions històriques de Lorena i Xampanya. La decisió va aixecar una oposició generalitzada a Alsàcia.

El 2019, el Senat i l’Assemblea Nacional francesa van aprovar la creació de la Col·lectivitat Europea d’Alsàcia, que ha donat al país, de nou, un marc institucional propi des de gener de 2021. El nou ens fusiona els departaments de l’Alt Rin i el Baix Rin. Té autonomia executiva dins de la regió del Gran Est, de la qual continua formant part.

El moviment polític alsacianista continua reclamant la sortida d’Alsàcia de la regió del Gran Est i l’assoliment de l’autonomia legislativa i executiva. El 68% de la població dóna suport a abandonar el Gran Est, segons una enquesta de 2020.

El principal partit alsacianista és Unser Land, creat el 2009 a partir de la fusió de formacions preexistents. Unser Land defineix Alsàcia com una nació i estableix com a objectius l’autogovern del país amb un Parlament propi, amb capacitat legislativa, i l’oficialitat de la llengua alsaciana. Es posiciona entre el centre i el centreesquerra. A les eleccions regionals (Gran Est) de 2015 va obtenir l’11% dels vots a Alsàcia.

Amb molt menys suport popular, Alsace d’Abord és un partit autonomista d’extrema dreta que manté un discurs força centrat en l’oposició a la immigració, particularment de països de majoria musulmana.

Finalment, Alternativa Alsaciana és un partit ecologista i federalista de centreesquerra. Reclama un estatut d’autonomia especial per a la Col·lectivitat Europea d’Alsàcia.

 

[Foto: Experience Alsace – font: http://www.racocatala.cat]

L’eveniment foguèt l’escasença d’escambiar per pensar amassa a de nòus mejans per reviscolar las lengas minorizadas

L’occitan foguèt plan representat al 3n Congrès Internacional de Revitalizacion de las Lengas Indigènas e Minorizadas, que se debanèt la setmana passada a Perpinhan e a Girona (Catalonha). I aguèt divèrsas comunicacions scientificas pertocant la lenga nòstra e sa practica dins la societat e l’escòla, son estatut e sas representacions dins los estats francés, italian e espanhòl, e mai una conferéncia plenièra de Jaume Costa que se tenguèt tota en occitan. De soslinhar que l’occitan èra una de las lengas de trabalh e se podiá traduire simultanèament. Las autras lengas èran lo catalan, l’espanhòl, lo portugués, lo francés e l’anglés.

L’eveniment se debanèt del 13 al 16 de setembre. Pendent aquelas quatre jornadas, de cercaires en lingüistica e sociolingüistica participèron a mai de 110 conferéncias, obradors e comunicacions scientificas sus las lengas e situacions sociolingüisticas dins lo Mond entièr.

Foguèt l’escasença de presentar de recèrcas e de descobrir d’autras investigacions del Mond, e d’escambiar per pensar amassa a de nòus mejans per revitalizar las lengas minorizadas.

Lo Congrès a prepausat, principalament, tres tòcas: difusar d’aspèctes educatius e de recèrca restacats al plurilingüisme, far conéisser d’accions en favor de la  revitalizacion de las minorizadas e divulgar las recèrcas sus d’aspèctes lingüistics, socials, politics e culturals en relacion amb las lengas indigènas e minorizadas. L’an organizat l’Universitat de Girona, l’Universitat Via Domitia de Perpinhan e lo Smithsonian Center for Folklife and Cultural Heritage.

[Sorsa: http://www.jornalet.com]

Plongeons dans la poésie de Georg Trakl, poète maudit du XXe siècle, traduit par le Vaudois Gustave Roud et republié aux Editions Allia

Écrit par Julien Burri

La fenêtre ouverte, j’aime prendre chaque soir, un instant, la mesure de la nuit. La respirer. Il est des poètes qui sont parvenus à parler merveilleusement de la nuit, des voyants qui ont su en sonder la démesure. Georg Trakl est de ceux-là. L’Autrichien est mort très jeune (il naît à Salzbourg en 1887, meurt à Cracovie en 1914). Enrôlé comme membre du personnel sanitaire, il connaît l’horreur de la Première Guerre mondiale. Après la bataille de Grodek, en Pologne, il reste durant deux jours seul dans une grange avec 90 blessés, sans pouvoir les soigner, obligé d’entendre les cris de douleur de malheureux suppliant qu’on les achève. On ne sort pas indemne de cette nuit-là. Trakl devient fou et tente de se suicider. Interné dans un asile, il fuit dans les drogues, jusqu’à sa mort par overdose de cocaïne, tout en écrivant des pages qui font de lui un des plus grands auteurs du XXe siècle.

Ces poèmes sont de ténèbres et d’or. Le Vaudois Gustave Roud en a admirablement traduit un choix dès la fin des années 1940, pour les faire connaître en français. Loin de paraître datées, ces traductions sont toujours d’une grande beauté en 2022: les Editions Allia viennent de les republier, dans un petit volume noir (sous le titre Hélian et autres poèmes, dans une édition établie par la Lausannoise Raphaëlle Lacord).

Trouée d’étoiles

Comment est-elle, la nuit de Trakl? Trouée d’étoiles et d’illuminations. Hantée par la présence d’une sœur-amante trop aimée. Par la visite silencieuse de morts et de disparus («L’esprit du jeune mort apparut sans bruit dans la chambre»). Par l’obsession de la faute et du péché, d’une malédiction qui noircit les humains sur les générations passées et à venir. Tout semble déjà condamné depuis longtemps, la vie paraît perdue, mais, au cœur de la nuit, ressuscite parfois par brefs éclats le souvenir d’un paradis perdu, tendre, harmonieux, d’avant la faute.

Après avoir lu Trakl, on ne regarde plus la nuit de la même manière. Je referme la fenêtre, j’ouvre Hélian et autres poèmes: «Mais tu marches à pas légers dans la nuit/Suspendue et pleine de raisins pourpres,/Et tes bras sont plus beaux qui bougent dans le bleu.» Les textes de Trakl sont des viatiques pour traverser les ténèbres.

 

 

[Illustration : Hector de la Valllée – source : http://www.letemps.ch]

Witold Gombrowicz y Rita Labrosse. Foto: Muzeum we Wsoli.

Witold Gombrowicz y Rita Labrosse. Foto: Muzeum we Wsoli

Escrito por Sergio Ernesto Negri

¡No puedo!, exclamó temblando Witold Gombrowicz, con su equipaje a cuestas. Y baja apresuradamente del transatlántico al que había diez minutos antes embarcado, ese que se aprestaba a zarpar de regreso hacia el puerto de origen en Polonia.

Marian Witold Gombrowicz, así figuraba en la carta de porte, había arribado a Buenos Aires cinco días antes, el 19 de agosto de 1939, en el viaje inaugural del Chrobry, un imponente buque blanco polaco que hizo una travesía de tres semanas cruzando el Atlántico, habiendo partido del puerto de Gdyni, ubicado en el mar Báltico. Era una de las personalidades invitadas para promocionar el primer viaje transoceánico que realizaba una empresa polaca.

Bajó del barco en forma tan inesperada como premonitoria. La Segunda Guerra Mundial estalla una semana después de zarpar cuando se encontraba en Pernambuco. Los pasajeros debieron quedarse en Brasil y el buque será conducido a Southampton en el Reino Unido, donde será reconvertido en un trasporte de tropas para, poco después, ser hundido frente a las costas del mar del Norte en el frente noruego. Tanto la nave como Witold jamás regresaron a Polonia.

Y decidió quedarse en forma imprevista allá en el sur, siendo una figura casi desconocida, con los doscientos dólares escasos que había traído desde Polonia y con un reloj de oro que le sería robado al año siguiente.

En esa Argentina extraña se reinventará su existencia, en el marco de una estadía que abarcó veinticuatro años, mucho más allá del fin del conflicto mundial, los principales en su contribución literaria y formación personal.

Ese país lo atrajo fatalmente. Aquí lo informe y provisorio se le proponía a cada paso, a diferencia de lo más reglado y permanente que caracterizó a su experiencia polaca previa. Cierta sensación de barbarie, desde la perspectiva de unos ojos formados en una familia noble, más que preocuparlo lo alentaron, dentro de su vanguardismo cultural, a explorar nuevas vivencias y sensaciones, muchas de ellas vinculadas a lo más íntimo de su ser, lo que se proyectará en su ulterior obra.

En ese mar de ideas, sin embargo, no se privó de prevenir a los locales de que no se quisieran parecer a Europa. Podría creerse que, así como los escritores locales debían desembarazarse de Borges para poder tener una voz propia en el universo narrativo, el país del sur debía asimismo soltar las amarras que lo ataban a un viejo continente en aras de adquirir su propia identidad.

¿Qué pasaría por la mente y la sensibilidad de alguien que apenas podía al principio balbucear el idioma español, trasplantado tan dramáticamente a una tierra extraña?

Supo interactuar y, por momentos, integrarse a los prominentes círculos culturales de la ciudad. Habrá de ganarse la vida con algunas colaboraciones literarias escribiendo primero con seudónimo y dando clases a jóvenes mujeres de familias ricas, a las que con algo de desdén trataba, tanto por sus probables escasas dotes intelectuales cuanto por el hecho de que no eran ellas las probables destinatarias de sus deseos más íntimos.

Vemos a la distancia a un Gombrowicz sentado a la mesa con una joven aristócrata local de veinte años de edad, Chinchina (hija del poeta Arturo Capdevila), junto a diez mujeres amigas, recibiendo en la residencia lujosa a un escritor transmitiéndoles cuestiones sociales y culturales europeas en idioma francés. Y nos imaginamos también a Gombrowicz, sin necesidad de intermediar con idioma alguno, salvo el de los cuerpos, en otros ámbitos menos refinados buscando furtivas caricias, esas que sin necesidad de demasiadas palabras le ofrecían esporádicos marineros o ferroviarios a los que contactaba en los arrabales portuarios de la casi desconocida ciudad.

Si alguna vez el autor dijo que cada uno se acuesta con quien puede y como puede y que, siendo una persona sencilla sobre todo en materia erótica, su maestro había sido el pueblo, evidentemente buena parte de esas enseñanzas las habrá recibido en esa Buenos Aires en la que solía deambular por las noches en el marco de una acuciante soledad.

Conforme el testimonio de personas que entonces lo frecuentaron, la idea de suicido rondó en su cabeza varias veces, mas le faltó el valor para concretarlo. Siempre aseguró que el ser humano puede soportar más de lo que cree.

Por otra parte, a un Gombrowicz distante solo en apariencia, cuando se atravesaban las fronteras personales, se le reconocía ser solidario con el dolor ajeno escuchando muy atentamente los padeceres de quienes desnudaban sus conflictos existenciales o cotidianos. Sin embargo, alguna vez dijo que era mayor un dolor de muelas propio que la desgracia de un hermano.

Un gran desafío que siempre se le presentó fue el relacionado con su situación material. Al principio recibió para mantenerse un subsidio de la embajada polaca, pero en 1941 se le suspende, ya que al ser convocado para la guerra se lo declara «no apto». Sobre ese episodio, no sin sorna expresó que esa clase de convite implicaba «un papel ingrato el de incitar a otros al heroísmo cuando uno está a salvo». Contactos con la comunidad de su país natal le brindaron la posibilidad de ser empleado en un banco polaco, en el que se desempeñó de 1948 a 1955.

Dentro de su situación siempre acuciante se mudará de un sitio a otro. Podrá abandonar una oscura pensión sin pagar la cuenta en 1943, para ir de inmediato a la casa de un amigo en los suburbios fuera de la capital, donde dormirá durante seis meses en el suelo.

En tiempos de tanta necesidad se dio su incursión en un salón de ajedrez en pleno centro de la ciudad, hecho que le significará un vuelco a su vida. Es que allí podrá no solo practicar un juego que le era relativamente cercano, sino lo que era más importante, socializar, hallar pares intelectuales de fuste y, también, con algún que otro café con leche, mitigar el hambre.

Aludimos al café Rex que estaba situado a metros del Obelisco porteño, en donde desde 1941 funcionó una sala del juego que le fue confiada a un gran ajedrecista polaco, Paulino Frydman (1905-1982), quien había quedado en el país como eco del Torneo de las Naciones, ese que en Buenos Aires se había disputado en 1939, y cuya fase final había comenzado el mismo día en que Hitler ordena la invasión a Varsovia dando comienzo a la guerra.

Muchos de los ajedrecistas participantes, llegados a Buenos Aires en el barco Pirapol casi a la par que Gombrowicz, no habrán de regresar a casa. Ese era el caso de los integrantes del equipo polaco en el que se lució un Miguel Najdorf (1910-1997), el más emblemático de los jugadores que habrán de permanecer en suelo sudamericano, preservando su vida y reinventándose, como el escritor.

Pues bien, Frydman, capitán del elenco de su país, que a la sazón había sido el subcampeón olímpico de ajedrez (en el que primó la Alemania invasora), le abrirá las puertas de par en par de un café al que concurrirá casi cotidianamente hasta su cierre producido en marzo de 1961. Desde ese momento cultivarán una gran amistad.

En ese sitio sucederá algo mucho más trascendente. Gombrowicz había publicado en 1937 una novela, Ferdydurke, escrita desde luego en polaco, la cual quería traducir a un español que distaba de poder dominar. En 1946 le propuso, entre charlas y partidas de ajedrez, a Virgilio Piñera (1912-1979), recién llegado a la ciudad como beneficiario de una beca, para que se encargue de una tarea creativamente tan estimulante.

El poeta y novelista cubano aceptó el desafío, el que encaró junto a una veintena de parroquianos del café, incluyendo a su compatriota Humberto Rodríguez Tomeu (1919-1994) y, entre otras personalidades locales, el escritor Adolfo de Obieta (1912-2002) y el pintor y poeta Luis Centurión (1922-1985).

Así surgió un Comité de Traducción del Ferdydurke, que cumplió con su cometido por más de un año, entre las volutas de humo, los pocillos de café y los jaques anunciados en las mesas de ajedrez cercanas. Cuando necesitaban evitar los ruidos de una sala en la que también se practicaba el billar, se reunían en una vieja casa próxima al Rex en la que vivían Piñera y Tomeu.

Fue un tiempo de trabajo, goce y confraternidad que culminará cuando, en 1947, la obra en la Argentina salga a la luz. Años más tarde, gracias a esa traducción desde el hermético idioma polaco, su vida tendrá un vuelco definitivo. Es que ese será el texto que el propio autor tome al llevarlo al francés, obteniendo en ese país un reconocimiento que ya se había insinuado desde enero de 1963 cuando un joven director de teatro argentino, Jorge Lavelli (nacido en 1932), estrenó en el teatro Recamier de París su obra de teatro El matrimonio.

Esos tiempos tan lejos de casa comenzaban a ser particularmente gratos. No tanto había sido así en los orígenes, los que fueron recordados algo amargamente por el autor quien, en el prefacio de la primera publicación en español de su Ferdydurke, aseguró:

… llevaba una vida anónima y bohemia muy cercana, desgraciadamente, a la miseria. Perdido en este país, entontecido y aplastado por los acontecimientos europeos, vagaba por las calles de Buenos Aires sin ganas de hacer nada, o, bajo una mesa de café, lloraba amargamente.

La mesa de café del Rex, en donde esas lágrimas fueron enjugadas, es la misma en la que se dio aquel proceso creativo que será el de su redención. En ese ámbito el escritor, ahíto de soledad, pudo hallar gente que hablara sus idiomas: el polaco, el literario, el del ajedrez. Allí renació Ferdydurke. Allí renació Gombrowicz.

Sobre ese proceso colaborativo complejo, el escritor Ricardo Piglia (1941-2017) lo consideró una mala traducción en el sentido en que Borges hablaba de la lengua de Cervantes, ya que en la versión argentina de Ferdydurke el español está forzado casi hasta la ruptura, suena crispado y artificial, y semeja una lengua futurista.

Piñera había aceptado el reto, a pesar de que su especialidad era la traducción desde el francés y que prefería atenerse a criterios de literalidad. Pero en este caso nada fue así, y eso hace a la experiencia mucho más interesante. Gombrowicz haría un primer intento de traducción de cada párrafo desde su muy limitado conocimiento del español, y luego el cubano, junto a sus colaboradores, debería obtener un producto final que necesariamente tendrá nuevos ecos idiomáticos, esa lengua futurista de la que nos habló Piglia, un proceso muy curioso y divertido en la mirada de Obieta.

Tras la intervención del Comité de Traducción, las formas parecen no importar, lo provocativo está muy presente y por momentos impera el caos. Al cabo de todo, se obtendría desde el idioma polaco, con la mediación por momentos del francés cuando había desacuerdos en el proceso de traducción, un texto en un español de claros tintes argentinos con influencias cubanas. Un puente entre culturas y continentes, un mensaje a su manera universal.

Surgirán así muchos neologismos, como aquel del culeíto o cuculeito (para referirse al trasero), juventonamalaxaciónforrado de niño. O la posibilidad de hallazgos vinculados a lo ajedrecístico: los ahora denominados personajes Filifor y Filimor, bien podrían remitir a Philidor y Morphy, los más geniales jugadores de los siglos XVIII y XIX, respectivamente.

Por cierto, y en un hermoso ejercicio de intertextualidad, Julio Cortázar (1914-1984) incluirá unas líneas del Prefacio al Filidor (así lo menciona en vez de Filifor) forrado de niño, como capítulo 145 de su novela Rayuela, por lo que se llegó a creer, lo que no es cierto, que el escritor argentino había sido parte del Comité de Traducción del Ferdydurke.

El argumento del Ferdydurke se centra en un hombre de treinta años que se transforma en un adolescente de quince, un «eterno mocoso». Esa no es solo la experiencia de Gombrowicz mismo en ese trasplante desde una Europa adulta a una América joven, a la que el autor fue conducido un par de años después en que concibiera una obra que, desde lo personal, tendría la magia de la clarividencia. Puede ser desde luego, también, la historia de todos los hombres, en la preservación de su memoria y en el deseo de volver a los ideales de lo que ya no es.

Una novela que en su definición es «existencial hasta la médula», una obra que conmueve y que trasciende, significando un disparo directo al corazón y a la mente de cada lector.

Al regresar a Europa, primero a Alemania para terminar por recalar en Francia, Gombrowicz le reconocerá a Piñera, Obieta, Frydman y todos quienes hicieron posible este ejercicio de creación colectiva y, remitiendo a la condición pampeana de los gauchos, habrá de expresar:

… ¡por Dios!, a todos esos nobles doctores de la «gauchada», y a los criollos les digo solo eso: ¡viva la patria que tiene tales hijos.

A Piñera particularmente lo ponderó al entregarle «la dignidad de Jefe del ferdydurkismo», ordenándole a todos los ferdydurkistas que lo veneren como a Gombrowicz mismo. Quizás el cubano, imbuido de esa representatividad, se permitirá recomendarles a los porteños:

… desde hoy devoraréis Ferdydurke, arriba y abajo, oh porteños del más o menos, porteños inescrutables, medidos, correctos, helados y muertos. Galvanizados seréis con las aventuras de Ferdydurke, será vuestro libro de cabecera, a él acudiréis en procura de fuerza y no tomaréis más mate. El mate os mata, perdonadme, oh porteños este chiste malo, pero no puedo, no, no puedo dejar de hacerlo. Es el mate lo que os define, soy tomadores de mate y jugadores de ajedrez. Estáis amenazados por esas dos plagas de Egipto. El mate lleva al mate y el ajedrez da el mate y de estos dos mates todo lo que sale es de un espantoso color mate. Huid, pues del mate y refugiaos en Ferdydurke que no toma mate, Ferdydurke la sabrosa cañita añeja….

Por supuesto que esa traducción no iba a ser fácilmente aceptada. Recibió muchas críticas de prominentes figuras de círculos locales, siendo ignorada o poco apreciada por Borges y en general por quienes integraban el selecto grupo Sur en el que estaban adscriptos las principales letras argentinas.

Recibió asimismo cuestionamientos de Ernesto Sabato quien, sin embargo, no dejará de comprometerse con una obra a la que propondrá introducirle cambios en la traducción y, de hecho, impulsará y será prologuista de la segunda edición en español de Ferdydurke que la Editorial Sudamericana presentó en 1964, diciendo que ardía por leer una novela que su autor no estaba en condiciones de hacerla traducir ni editar, ya que nadie o casi nadie adivinaba en aquel sujeto a un formidable artista y, en cambio, lo consideraban un mistificador o un mitómano.

En el café Rex se solía ver a Gombrowicz con una dama de la sociedad argentina, la pintora y mecenas Cecilia Benedit de Debenedetti (1895-1984) quien pacientemente lo esperaba mientras jugaba al ajedrez. Se conocieron en la casa del célebre pintor Antonio Berni (1905-1981) y desde entonces fueron casi inseparables. De hecho, será ella quien habrá de financiar el proceso de traducción del Ferdydurke y promoverá la primera publicación hecha en 1947 por la Editorial Argos.

La dama contribuirá para que se publique en francés la obra de teatro El matrimonio, esa que el autor finalizó en una de sus propiedades ubicada en la provincia de Córdoba. Ella estaba enamorada del polaco, quien solo le podía ofrecer su amistad. Ese casamiento del título podría interpretarse, entonces, lo que una pretendía y el otro debía evitar, sin afectar el amor propio de su protectora.

De su larga estadía en la Argentina decantará entonces, lo mejor de la obra del escritor: la mencionada El casamiento (conforme su nombre en español) aparece en Buenos Aires en 1948; Transatlántico, la primera novela escrita en el exilio, que será publicada en 1953 por el Instituto Literario de París; Pornografía, que en Europa se editará en 1960 y que fue escrita entre 1955 y 1956; y la mayoría de las crónicas que luego integrarán Diarios y Kronos, sus relatos de tono autobiográfico que fueron capitales en su obra integral.

También fue inspiración suya, siempre estando en el sur, otra novela, La seducción, que es de 1960, cuyo título sirvió de inspiración para la película documental que en 1986 se estrenó en Buenos Aires bajo el título Gombrowicz o la seducción (Representado por sus discípulos) dirigida por el argentino Alberto Fischerman (1937-1995).

¿Qué temas amasó en la Argentina el autor? Los de la inferioridad, la inmadurez, la identidad, la necesidad de organizar el caos. La crítica norteamericana Susan Sontag (1933-2004) en ese sentido, al presentar una edición en inglés de Ferdydurke, dirá sobre su autor:

A la edad de treinta y cinco años, pocos días antes de la fecha del 1 de septiembre de 1939 que marcaría su destino, Gombrowicz fue arrojado a un inesperado exilio, lejos de Europa, en el «inmaduro» Nuevo Mundo. Fue un cambio brutal en su vida real como si un treintañero volviera a una escuela de niños. Desamparado (encallado), sin ninguna clase de apoyo, donde nada se esperaba de él, porque nada se sabía de él, fue ofrendado a la divina oportunidad de perderse en sí mismo.

El poeta Carlos Mastronardi (1901-1976), quien fuera su amigo, vio al polaco en su naturaleza diferente y original que provocaba simultáneamente la admiración y la invitación a la huida. La escritora Silvina Ocampo (1903-1993), muy atinadamente, observó que disimulaba su timidez a base de brusquedad.

Estaba visto que un Gombrowicz, algo a la defensiva, llegó a creer que su obligada estancia en la Argentina, en la que en principio se vio despojado de todo, fue precisamente para que pudiera volver a sumergirse en la juventud de su vida, una que antes no había sabido aprovechar en su Polonia. Solo para eso:

… había la guerra y había Argentina y había Buenos Aires.

Así tuvo la oportunidad de recalar en su yo más profundo, dejando atrás todo, habiendo de renacer en un país tan lejano que, a su entender, era «una pasta que todavía no llegó a ser postre» (¿una cita que podría ser a la vez autorreferencial?), que no obstante le propuso una primavera de la que nunca más se olvidará. Un lugar, en donde primero no fue nadie, para terminar por ser todo lo que en definitiva sería.

¡Maten a Borges!, habría expresado el escritor polaco a un periodista que lo inquirió sobre la posibilidad de que los argentinos adquirieran madurez literaria cuando zarpa, ahora sí, en 1963, para regresar definitivamente a un continente que se aprestaba a reconocerlo, tras redescubrir su obra, esa que para entonces ya había adquirido la impronta de dos continentes. Entre 1966 y 1969, año de la muerte de Gombrowicz, será candidato al Premio Nobel de Literatura, galardón que a ambos escritores les fuera negado.

Jamás regresaría a la Argentina. Cosa que sí hará Rita Labrosse (nacida en 1935), la secretaria canadiense a quien conoció en 1964 en Francia y con quien se casó en 1968 poco antes de Witold morir. Ella viajará más tarde al sur para recoger testimonios sobre los alcances de la añorada estancia sudamericana de alguien a quien solo luego, después de una ardua investigación llegaría realmente a conocer. La ahora muy orgullosa Rita Gombrowicz recordará muy hermosamente lo que significó para su hombre aquel país del sur:

 … en julio de 1969, durante los días finales de su vida, hacía mucho calor en Vence. Witold sufría crisis de asma. Yo había puesto un ventilador cerca de él. Sus cabellos revoloteaban con el viento. Para que no recibiera tanto aire le pregunté si quería que lo apagara. Dejalo, me respondió, esto me hace acordar a la Argentina. Una parte de su vida se murió en la Argentina.

Aquel Witold que, en aquel puerto lejano, que será sin dudas su «Buenos Aires querido», había dicho: «¡No puedo!», vaya que al cabo de todo sí habría de poder.

Pudo sobrevivir, estando tan lejos y aún en penosas circunstancias; pudo vivir experiencias nuevas, esas que nunca antes se las había podido permitir; pudo seguir escribiendo, recreando su mejor novela anterior y generando sus escritos nuevos, cimentando una obra que habrá de adquirir trascendencia definitiva. Pudo crecer. Pudo renacer.

Y, en todo eso, mucho tuvo que ver aquella traducción colectiva realizada por un grupo de poetas, artistas y parroquianos, en un salón de ajedrez de la lejana Buenos Aires: el Comité de Traducción del Ferdydurke.

 

[Fuente: http://www.jotdown.es]

La moitié au moins du vocabulaire de la langue de Shakespeare vient de ce côté-ci de la Manche. Authentic !

Écrit par Michel Feltin-Palas

Table, army, beef… Vous l’avez sans doute remarqué (ou alors courez chez votre opticien) : une grande partie du vocabulaire de l’anglais ressemble au français – quand il n’en est pas le calque exact. La raison ? Elle est simple à comprendre pour qui se souvient de ses cours d’histoire. En 1066, Guillaume le Conquérant a pris la tête de l’Angleterre et, comme d’habitude, le nouveau pouvoir en place a fait de son idiome la langue officielle du territoire passé sous sa coupe.

À la limite, on pourrait même poser la question autrement : pourquoi les Anglais ne parlent-ils pas tout simplement français ? Il y a à cela au moins deux raisons. En premier lieu, Guillaume et les siens n’étaient pas assez nombreux pour imposer leur idiome à l’ensemble de la population. Jusqu’au XIIIe siècle, ce que l’on appelle l’anglo-normand (le « français » d’Angleterre) est resté essentiellement la langue du pouvoir et de l’aristocratie. Le peuple et la petite noblesse, eux, ont continué de pratiquer le vieil anglais.
L’autre explication est que l’anglais est une langue essentiellement germanique. Après le départ des Romains, l’île a en effet été envahie par des peuples venus de l’Allemagne, du Danemark et des Pays-Bas actuels, notamment les Angles (d’où le nom d' »Angleterre »), les Saxons (d’où le vocable « anglo-saxon ») et les Jutes (d’où… rien du tout). Cette influence germanique fut d’ailleurs renforcée par la suite lors de l’invasion des Vikings, qui sont notamment à l’origine des pronoms they, their ou them.
D’un point de vue linguistique, tout change avec l’arrivée de Guillaume le Conquérant. Et pour cause : lui ne parle pas une langue germanique, mais une langue latine. Et, contrairement à ce que l’on peut lire ici ou là, il ne s’agit pas du français de Paris, mais du normand, ce qui n’a rien de surprenant pour un duc de Normandie. C’est donc cette langue d’oïl proche du français d’Ile-de-France, mais différente, qui va peu à peu prendre pied dans l’actuelle Grande-Bretagne. To catch (« prendre »), par exemple, est issu du normand cachier (capturer un animal) et non du « parisien » chacier (qui donnera « chasser »). C’est aussi la raison pour laquelle les Britanniques appellent leurs voitures des cars (terme normand) et non des chars (le vocable de l’ancienne Ile-de-France). C’est dans un deuxième temps seulement, sous les Plantagenêts (comtes d’Anjou et rois d’Angleterre de 1154 à 1485) que l’anglais s’inspirera de la langue de l’administration royale en usage sur les bords de Seine.
Le phénomène sera massif jusqu’au XIVe siècle. C’est bien simple : selon les estimations, la moitié environ du lexique anglais aurait pour origine ces deux langues d’oïl – et même les deux tiers si l’on y ajoute le latin, qui restait influent à l’écrit, selon la linguiste Henriette Walter. Cette prépondérance se vérifie en premier lieu pour le lexique ayant trait au pouvoir avec cardinal, court, dukejustice,masterminister ou sir. Cela est vrai aussi de certains termes abstraits comme variation ou virtue. Cela est vrai encore pour la vie quotidienne, avec to disturb, de destorber (« troubler », « déranger ») ; ticket, de estiquet (« marque fixée à un pieu ») ou précisément, de very (de « vrai »). Cela est vrai enfin de l’alimentation puisque toast est le rejeton de l’ancien français toster (« griller », « rôtir ») tandis que bacon – oui, même le bacon ! – est le descendant de l’ancien français bacun (« viande de porc », « flèche de lard salé »).
Pour autant, le français de cette époque doit aussi beaucoup à l’Angleterre. Qui le sait ? C’est dans ce pays qu’a été rédigé, en 1066, le premier acte juridique privé dans notre langue. Là encore qu’a été inventé le nom même de la langue française (franceis, plus exactement) dans le Bestiaire de Philippe de Thaon, rédigé au début du XIIe siècle). Là enfin qu’ont été publiées les premières grammaires de notre langue, le Donat français (1410) et L’esclarcissement de la langue francoyse, de John Palsgrave (1530).
Comme il fallait s’y attendre, les mots ont parfois évolué différemment de part et d’autre de la Manche : c’est là l’origine des fameux « faux amis », dont la liste fait transpirer tous les étudiants. Ainsi, en anglais, to cry ne veut pas dire « crier »,mais « pleurer », en référence sans doute aux cris que l’on émet parfois lorsque l’on pleure à chaudes larmes. Mêmes discordances entre library et « bibliothèque » ; journey et « voyage » ; actually et « en fait ». La liste est longue, très longue…
L’influence de notre langue sur l’anglais commence à s’infléchir à partir du XIVe siècle. La guerre de Cent ans a fini par provoquer une forme de « nationalisme linguistique » à Londres. Symboliquement, Henri IV (le leur, pas le nôtre), qui accède au trône en 1399, devient le premier roi anglophone depuis la conquête normande. La courbe des emprunts de l’anglais aux langues d’oïl parlées en France commence alors à décroître, passant de 306 mots au XIVe siècle à 59 quatre cents ans plus tard, selon le recensement de L’Oxford dictionnary (encore un mot d’origine française !).
Le mouvement s’inverse même pendant le siècle des Lumières. La démocratie britannique exerce en effet une influence déterminante sur nos révolutionnaires, qui lui empruntent une partie de leur lexique politique, de « constitution » à « motion » en passant par « jury ». Ce n’est qu’un début. A partir du XIXe et surtout du XXe siècle, le lexique français subit la domination du Royaume-Uni et des États-Unis, en particulier dans les domaines techniques où ces deux pays disposent d’une réelle avance. Il suffit de songer aux chemins de fer (railtunnelwagon…) et plus tard à l’informatique (bugblogcookiesWeb…).
Longtemps, toutefois, ces anglicismes furent arrangés à la sauce de chez nous. « Redingote », par exemple, est la francisation de riding coat, « habit pour monter à cheval », tout comme « paquebot » est celle de packet-boat et « dériver » (pour un navire) celle de drive. Ce n’est plus le cas aujourd’hui, où cash devient « cash » ; burn-out « burn-out » et dealer « dealer »…
Il est vrai que le phénomène a pris une ampleur nouvelle. Après la Seconde Guerre mondiale, avec Hollywood, Disney, Netflix, Apple et les autres, les Américains misent sur la culture pour formater les esprits et, accessoirement, mieux écouler leurs marchandises. « Le jazz, disait le président Eisenhower, est le meilleur ambassadeur de l’Amérique. » De là leur volonté d’imposer l’anglais comme langue mondiale. « Les États-Unis ont compris qu’à côté de l’armée, de la diplomatie et du commerce, il existe aussi une guerre culturelle », souligne le linguiste Claude Hagège, qui s’agace devant l’aveuglement sur ce sujet d’une partie des « élites » françaises, lesquelles croient du dernier chic de multiplier les anglicismes. Hagège, encore : « Ils se croient modernes ; ils ne sont qu’américanisés. »
Et Guillaume doit se retourner dans sa tombe…
Sources
– Chronologie. L’histoire de la langue française, par Frédéric Duval, Jacques Dürrenmatt, Jean Pruvost, Gilles Siouffi, Agnès Steuckardt. Bescherelle, 322 p., 19,90 €.
– La story de la langue française, par Jean Pruvost. Editions Tallandier.
– Honni soit qui mal y pensepar Henriette Walter. Editions Robert Laffont.

 

[Publié sur http://www.lexpress.fr]

 

Escrito por Marcello Musto

En febrero de 1867, después de más de dos décadas de trabajo hercúleo, Marx finalmente pudo darle a su amigo Friedrich Engels la tan esperada noticia de que había terminado la primera parte de su crítica a la economía política. Posteriormente, Marx viajó de Londres a Hamburgo para entregar el manuscrito del Volumen I (“El proceso de producción del capital”) de su magnum opus y, de acuerdo con su editor Otto Meissner, se decidió que El Capital se presentaría en tres partes. Rebosante de satisfacción, Marx escribió que la publicación de su libro era, “sin duda, el misil más terrible que se haya lanzado hasta ahora contra las cabezas de la burguesía”.

A pesar del largo trabajo de redacción antes de 1867, la estructura de El Capital se ampliaría considerablemente en los años siguientes, y el Volumen I también continuó absorbiendo energías significativas por parte de Marx, incluso después de su publicación. Uno de los ejemplos más evidentes de este compromiso fue la traducción francesa de El Capital publicada en 44 entregas entre 1872 y 1875. Este volumen no era una mera traducción, sino una versión ‘totalmente revisada por el autor’ en la que Marx también profundizó el apartado sobre el proceso de acumulación del capital, y desarrolló mejor sus ideas sobre la distinción entre ‘concentración’ y ‘centralización’ del capital.

La búsqueda de la versión definitiva del Volumen I

Tras algunas interrupciones debido a su mala salud, y de un período de intensa actividad política de la Asociación Internacional de Trabajadores, Marx se puso a trabajar en una nueva edición de El Capital, Volumen I, a principios de la década de 1870. Insatisfecho con la forma en que había expuesto la teoría del valor, pasó diciembre de 1871 y enero de 1872 reescribiendo lo que había publicado en 1867. En 1872 salió una reimpresión de Das Kapital que incluía los cambios efectuados por Marx. Ese año fue especialmente importante para la difusión de El Capital, ya que vio aparecer también las traducciones al ruso y al francés. Esta fue encomendada a Joseph Roy, que previamente había traducido algunos textos del filósofo alemán Ludwig Feuerbach, y apareció en entregas gracias al editor Maurice Lachâtre. La primera se publicó hace 150 años, el 17 de septiembre.

Marx estuvo de acuerdo en que sería bueno publicar una « edición popular barata ». “Aplaudo tu idea de publicar la traducción […] en entregas periódicas”, escribió. “De esta forma, el libro será más accesible a la clase trabajadora y para mí esa consideración supera cualquier otra”, argumentó con su editor. Consciente, sin embargo, de que había un ‘reverso’ de la moneda, anticipó que el ‘método de análisis’ que había usado ‘haría ardua para algunos la lectura de los primeros capítulos’, y que los lectores podrían ‘desanimarse’ si eran ‘incapaces de seguir adelante al comenzar’. No creía que pudiera hacer nada en relación con esta « desventaja », « aparte de alertar y advertir a los lectores preocupados por la verdad. No existe un camino real hacia el aprendizaje, y los únicos que tienen alguna posibilidad de alcanzar sus picos iluminados por el sol son aquellos que no temen agotarse mientras suben los empinados caminos ascendentes”.

Al final, Marx tuvo que dedicar mucho más tiempo a la traducción de lo que inicialmente había planeado para la corrección de las pruebas. Como escribió al economista ruso Nikolai Danielson, Roy “a menudo traducía demasiado literalmente” y le obligaba a “reescribir pasajes completos en francés, para hacerlos más aceptables al público francés”. A principios de ese mes, su hija Jenny le había dicho al amigo de la familia Ludwig Kugelmann que su padre estaba « obligado a hacer innumerables correcciones », reescribiendo « no solo oraciones completas sino páginas enteras ». Posteriormente, Engels escribió en una línea similar a Kugelmann que la traducción francesa había resultado ser un « verdadero tormento » para Marx y que « más o menos tuvo que reescribir todo desde el principio ».

Además, al revisar la traducción, Marx decidió introducir algunas adiciones y modificaciones. En la posdata de Le Capital, no dudó en atribuirle “un valor científico independiente del original” y afirmó que la nueva versión “debería ser consultada incluso por lectores familiarizados con el libro en alemán”. El punto más interesante, especialmente por su valor político, se refiere a la tendencia histórica de la producción capitalista. Si en la edición anterior de El Capital Marx había escrito que « el país más desarrollado industrialmente se limita a mostrar a los menos desarrollados la imagen de su propio futuro », en la versión francesa las palabras en cursiva fueron sustituidas por « a los que les siguen en el ascenso de la escala de la industrialización ». Esta aclaración limitó la tendencia del desarrollo capitalista exclusivamente a los países occidentales que ya estaban industrializados.

Ahora era plenamente consciente de que el esquema de progresión lineal a través de los « modos de producción asiático, antiguo, feudal y el moderno modo de producción burgués », que había perfilado en el Prefacio a Una contribución a la crítica de la economía política, en 1859, era inadecuado para comprender el movimiento de la historia y que, en efecto, era aconsejable alejarse de cualquier filosofía de la historia. No vio el desarrollo histórico en términos de un progreso lineal inquebrantable hacia un fin predefinido. La concepción multilineal más pronunciada que Marx desarrolló en sus últimos años lo llevó a mirar aún más atentamente las especificidades históricas y la desigualdad del desarrollo político y económico en diferentes países y contextos sociales. Este enfoque ciertamente incrementó las dificultades a las que se enfrentó en el ya accidentado curso de completar el segundo y tercer volumen de El Capital. En la última década de su vida, Marx emprendió investigaciones exhaustivas de sociedades fuera de Europa y se expresó sin ambigüedades contra los estragos del colonialismo. Es un error sugerir lo contrario. Marx criticó a los pensadores que, al tiempo que destacaban las consecuencias destructivas del colonialismo, utilizaban categorías propias del contexto europeo en su análisis de las áreas periféricas del globo. Advirtió varias veces contra aquellos incapaces de observar las distinciones necesarias entre los fenómenos y, especialmente después de sus avances teóricos en la década de 1870, desconfiaba mucho a la hora de transferir categorías interpretativas a campos históricos o geográficos completamente diferentes. Todo esto es más claro gracias a Le Capital.

En una carta de 1878, en la que Marx sopesaba los aspectos positivos y negativos de la edición francesa, le escribió a Danielson que contenía « muchos cambios y adiciones importantes », pero que « también se había visto obligado a veces -principalmente en el primer capítulo- a simplificar el asunto ». Engels era de esta opinión y no incluyó todos los cambios hechos por Marx en la cuarta edición alemana de El Capital que publicó en 1890, siete años después de la muerte de Marx. Marx no pudo terminar una revisión final de El Capital, Volumen I, que incluyera las correcciones y añadidos con los que pretendía mejorar su libro. De hecho, ni la edición francesa de 1872-75, ni la tercera edición alemana –que se publicó en 1881– pueden considerarse la versión definitiva que a Marx le hubiera gustado que fuera.

Marx a través de Le Capital

Le Capital tuvo una importancia considerable para la difusión de la obra de Marx en todo el mundo. Se utilizó para la traducción de muchos extractos a varios idiomas, el primero en inglés, por ejemplo. De manera más general, Le Capital representó la primera puerta de acceso a la obra de Marx para lectores de varios países. La primera traducción al italiano –publicada entre 1882 y 1884– se hizo directamente de la edición francesa, al igual que la traducción aparecida en Grecia, en 1927. En el caso del español, Le Capital permitió sacar algunas ediciones parciales y dos traducciones completas: una en Madrid, en 1967, y otra en Buenos Aires, en 1973. Dado que el francés era más conocido que el alemán, fue gracias a esta versión que la crítica de la economía política de Marx pudo llegar a muchos países de Hispanoamérica más rápidamente. Casi lo mismo ocurría con los países de habla portuguesa. En el mismo Portugal, El Capital circuló solo a través de la pequeña cantidad de copias disponibles en francés, hasta que apareció una versión abreviada en portugués poco antes de la caída de la dictadura de Salazar. En general, a los activistas políticos e investigadores tanto en Portugal como en Brasil les resultó más fácil acercarse a la obra de Marx a través de la traducción al francés que la original. Las pocas copias que llegaron a los países africanos de habla portuguesa también estaban en ese idioma.

El colonialismo también dio forma en parte a los mecanismos por los cuales El Capital estuvo disponible en el mundo árabe. Mientras que en Egipto e Irak fue el inglés el idioma que más se utilizó en la difusión de la cultura europea, la edición francesa desempeñó un papel más destacado en otros lugares, especialmente en Argelia, que en la década de 1960 fue un centro importante para facilitar la circulación de ideas marxistas en los « países no alineados”. La importancia de Le Capital se extendió también a Asia, como lo demuestra el hecho de que la primera traducción vietnamita del Volumen I, publicado entre 1959 y 1960, se realizó a partir de la edición francesa.

Esta, además de ser consultada a menudo por traductores de todo el mundo y ser cotejada con la edición de 1890 publicada por Engels, que se convirtió en la versión estándar de Das Kapital, la traducción francesa ha servido de base para traducciones completas de El Capital a ocho idiomas. Ciento cincuenta años después de su primera publicación, continúa siendo una fuente de debate estimulante entre académicos y activistas interesados ​​en la crítica de Marx al capitalismo.

En una carta a su antiguo camarada Friedrich Adolph Sorge, el propio Marx comentó que con Le Capital había “consumido tanto [de su] tiempo que no volvería a colaborar de ninguna manera en una traducción”. Eso es exactamente lo que sucedió. El esfuerzo y las molestias necesarios para producir la mejor versión francesa posible fueron realmente notables. Pero podemos decir que fueron bien recompensados. Le Capital ha tenido una circulación significativa, y los añadidos y cambios realizados por Marx, durante la revisión de su traducción, contribuyeron a la dimensión anticolonial y universal de El Capital que está siendo ampliamente reconocida hoy en día gracias a algunas de las más novedosas y perspicaces contribuciones en los estudios de Marx.

 

Marcello Musto es catedrático de Sociología en la York University (Toronto). Sus escritos han sido traducidos a veinticinco idiomas y están disponibles en http://www.marcellomusto.org. Su última monografía es Karl Marx, 1881-1883. El último viaje del Moro (Siglo XXI, 2020).

Traducción: G. Buster

[Fuente: sinpermiso.info]

No 150° aniversário da publicação da tradução francesa de « O Capital », Marcello Musto escreve sobre a participação ativa de Marx no processo de tradução e comenta a fortuna crítica desta tradução/nova edição no mundo.

Por Marcello Musto

Em fevereiro de 1867, depois de mais de duas décadas de trabalho hercúleo, Marx finalmente pôde dar a seu amigo Friedrich Engels a tão esperada notícia de que a primeira parte de sua crítica à economia política estava finalizada. A partir daí, Marx viajou de Londres a Hamburgo para entregar o manuscrito do Volume I (“O processo de produção do Capital”) de sua magnum opus e, de acordo com seu editor Otto Meissner, foi decidido que O Capital seria lançado em três partes. Cheio de satisfação, Marx escreveu que a publicação de seu livro foi “sem dúvida, o mais terrível míssil que já foi lançado contra as cabeças da burguesia”.

Apesar do longo trabalho de escrita antes de 1867, a estrutura do Capital seria consideravelmente expandida nos anos seguintes, e o Volume I também continuou a absorver um empenho significativo por parte de Marx, mesmo após sua publicação. Um dos exemplos mais evidentes desse compromisso foi a tradução francesa de O Capital, publicada em 44 fascículos entre 1872 e 1875. Este volume não era uma mera tradução, mas uma versão “totalmente revisada pelo autor” na qual Marx também aprofundou a seção sobre o processo de acumulação de capital e desenvolveu melhor suas ideias sobre a distinção entre “concentração” e “centralização” do capital.

A busca pela versão definitiva do Volume I

Depois de algumas interrupções devido à sua saúde precária, e após um período de intensa atividade política para a Associação Internacional dos Trabalhadores, Marx passou a trabalhar em uma nova edição do CapitalVolume I, no início da década de 1870. Insatisfeito com a maneira como havia exposto a teoria do valor, passou dezembro de 1871 e janeiro de 1872 reescrevendo o que havia publicado em 1867. Em 1872, uma reimpressão de Das Kapital foi lançada e incluía as mudanças feitas por Marx. Esse ano foi de fundamental importância para a divulgação do Capital, pois também viu nascer as traduções russa e francesa. Confiadas a Joseph Roy, que já havia traduzido alguns textos do filósofo alemão Ludwig Feuerbach, as traduções apareceram em lotes com o editor Maurice Lachâtre. O primeiro foi publicado há 150 anos, em 17 de setembro.

Marx concordou que seria bom lançar uma “edição popular e barata”. “Aplaudo sua ideia de publicar a tradução […] em parcelas periódicas”, escreveu. “Dessa forma o livro será mais acessível à classe trabalhadora e para mim essa consideração supera qualquer outra”, argumentou com seu editor. Consciente, no entanto, de que havia “outro lado reverso” da moeda, ele antecipou que o “método de análise” que ele havia usado iria “tornar uma leitura um tanto árdua nos primeiros capítulos”, e que os leitores poderiam “desanimar” quando eles fossem “incapazes de seguir em frente na leitura logo de cara”. Ele não sentia que pudesse fazer nada sobre essa “desvantagem”, “além de alertar e prevenir os leitores preocupados com a verdade. Não há estrada real para o aprendizado e os únicos com alguma chance de alcançar seus picos ensolarados são aqueles que não temem a exaustão ao subir os caminhos íngremes”.

No final, Marx teve que gastar muito mais tempo na tradução do que havia planejado inicialmente para a correção da prova. Como escreveu ao economista russo Nikolai Danielson, Roy “muitas vezes traduziu de forma muito literal” e o forçou a “reescrever passagens inteiras em francês, para torná-las mais palatáveis ​​para o público francês”. No início daquele mês, sua filha Jenny disse ao amigo da família Ludwig Kugelmann que seu pai era “obrigado a fazer inúmeras correções”, reescrevendo “não apenas frases inteiras, mas páginas inteiras”. Subsequentemente, Engels escreveu na mesma linha de Kugelmann que a tradução francesa se havia mostrado um “verdadeiro trabalho árduo” para Marx e que ele “mais ou menos teve que reescrever a coisa toda desde o início”.

Além disso, ao revisar a tradução, Marx decidiu introduzir alguns acréscimos e modificações. No posfácio de Le Capital, ele não hesitou em atribuir-lhe “um valor científico independente do original” e afirmou que a nova versão “deveria ser consultada até mesmo por leitores familiarizados com o alemão”. O ponto mais interessante, sobretudo pelo seu valor político, diz respeito à tendência histórica da produção capitalista. Se na edição anterior do Capital Marx havia escrito que “o país mais desenvolvido industrialmente só mostra, aos menos desenvolvidos, a imagem de seu próprio futuro”, na versão francesa as palavras em itálico foram substituídas por “àqueles que o seguem até a escada industrial”. Esse esclarecimento limitou a tendência do desenvolvimento capitalista apenas aos países ocidentais já industrializados.

Ele agora estava plenamente consciente de que o esquema de progressão linear através dos “modos de produção burgueses asiáticos, antigos, feudais e modernos”, que ele havia desenhado no Prefácio de Uma Contribuição à Crítica da Economia Política, em 1859, era inadequado para uma compreensão do movimento da história, e que era de fato aconselhável evitar qualquer filosofia da história. Ele não via o desenvolvimento histórico em termos de progresso linear inabalável em direção a um fim predefinido. A concepção multilinear mais pronunciada que Marx desenvolveu em seus últimos anos levou-o a olhar ainda mais atentamente para as especificidades históricas e as desigualdades do desenvolvimento político e econômico em diferentes países e contextos sociais. Essa abordagem certamente aumentou as dificuldades que ele enfrentou no já acidentado percurso de conclusão do segundo e terceiro volumes do Capital. Na última década de sua vida, Marx realizou investigações minuciosas de sociedades fora da Europa e expressou-se inequivocamente contra os estragos do colonialismo. É um erro sugerir o contrário. Marx criticou os pensadores que ao destacar as consequências destrutivas do colonialismo utilizaram em suas análises das áreas periféricas do globo categorias peculiares ao contexto europeu. Ele alertou várias vezes contra aqueles que não conseguiram observar as distinções necessárias entre os fenômenos e, especialmente após seus avanços teóricos na década de 1870, ele foi altamente cauteloso ao transferir categorias interpretativas para campos históricos ou geográficos completamente diferentes. Tudo isso fica mais claro graças a Le Capital.

Em uma carta de 1878, na qual Marx pesava os lados positivos e negativos da edição francesa, ele escreveu a Danielson que ela continha “muitas mudanças e acréscimos importantes”, mas que ele também fora “às vezes obrigado – principalmente no primeiro capítulo – a simplificar o assunto”. Engels era dessa opinião e não incluiu todas as mudanças feitas por Marx na quarta edição alemã do Capital que publicou em 1890, sete anos após a morte de Marx. Marx não conseguiu completar uma revisão final do Capital – Volume I, que incluía as melhorias e acréscimos que pretendia aprimorar seu livro. De fato, nem a edição francesa de 1872-75, nem a terceira edição alemã – que saiu em 1881 – podem ser consideradas a versão definitiva que Marx gostaria que fosse.

Marx através de Le Capital

Le Capital teve considerável importância para a difusão da obra de Marx pelo mundo. Foi usado para a tradução de muitos extratos em vários idiomas – o primeiro em inglês, por exemplo. De maneira mais geral, Le Capital representou a primeira porta de entrada para a obra de Marx para leitores em vários países. A primeira tradução italiana – publicada entre 1882 e 1884 – foi feita diretamente da edição francesa, assim como a tradução que apareceu na Grécia, em 1927. No caso do espanhol, Le Capital possibilitou algumas edições parciais e duas traduções completas: uma em Madri, em 1967, e outra em Buenos Aires, em 1973. Como o francês era mais conhecido do que o alemão, foi graças a essa versão que a crítica de Marx à economia política pôde chegar a muitos países da América hispânica mais rapidamente. O mesmo aconteceu com os países de língua portuguesa. Em Portugal mesmo, O Capital circulou apenas pelo pequeno número de exemplares disponíveis em francês, até que uma versão resumida em português apareceu pouco antes da queda da ditadura de Salazar. Em geral, ativistas políticos e pesquisadores em Portugal e no Brasil acharam mais fácil abordar a obra de Marx pela tradução francesa do que pelo original. Os poucos exemplares que chegaram aos países africanos de língua portuguesa também eram nessa língua.

O colonialismo também moldou parcialmente os mecanismos pelos quais O Capital se tornou disponível no mundo árabe. Enquanto no Egito e no Iraque foi o inglês que mais se destacou na difusão da cultura europeia, a edição francesa teve um papel mais proeminente em outros lugares, especialmente na Argélia, que na década de 1960 foi um importante centro para facilitar a circulação de ideias marxistas em países “não alinhados”. A importância de Le Capital estendeu-se também à Ásia, como demonstrado pelo fato de que a primeira tradução vietnamita do Volume I, publicada entre 1959 e 1960, foi realizada com base na edição francesa.

Assim, além de ser frequentemente consultada por tradutores de todo o mundo e confrontada com a edição de 1890 publicada por Engels, que se tornou a versão padrão de Das Kapital, a tradução francesa serviu de base para traduções completas do Capital em oito idiomas. Cento e cinquenta anos desde sua primeira publicação, continua sendo fonte de debate estimulante entre estudiosos e ativistas interessados ​​na crítica de Marx ao capitalismo.

Em uma carta ao seu companheiro de longa data Friedrich Adolph Sorge, o próprio Marx observou que Le Capital “consumiu tanto [seu] tempo que [ele] não colaboraria novamente de forma alguma em uma tradução”. Isso é exatamente o que aconteceu. O trabalho e o sofrimento que ele depositou para produzir a melhor versão francesa possível foram realmente notáveis. Mas podemos dizer que foram bem recompensados. Le Capital teve uma circulação significativa, e os acréscimos e mudanças feitas por Marx, durante a revisão de sua tradução, contribuíram para a dimensão anticolonial e universal do Capital, que hoje se torna amplamente reconhecida graças a algumas das contribuições mais recentes e perspicazes nos estudos de Marx.

Tradução de Marcelo Bamonte para o Blog da Boitempo.


O velho Marx: uma biografia de seus últimos anos (1881-1883), de Marcello Musto

O velho Marx apresenta uma análise perspicaz dos anos finais e ainda pouco explorados da vida de Karl Marx. Combinando rigorosa abordagem acadêmica com uma escrita acessível, Marcello Musto derruba a lenda de que a partir de meados de 1870, devido a problemas de saúde e dificuldades pessoais, o filósofo alemão teria suspendido quase inteiramente sua pesquisa. Ao contrário, ele não só deu continuidade a seu trabalho, mas estendeu-o a novas disciplinas e a outras áreas do planeta. A partir do estudo de manuscritos que vieram a público recentemente e ainda não foram traduzidos do alemão nem publicados em livro, Musto demonstra que Marx passa a interessar-se por antropologia, pelas sociedades não ocidentais e pela crítica ao colonialismo europeu.

***
Marcello Musto é professor de Sociologia na York University, em Toronto, Canadá. Suas publicações, disponíveis em seu site, foram traduzidas em vinte e cinco idiomas. Pela Boitempo publicou Trabalhadores, uni-vos!: antologia política da I Internacional e O velho Marx: uma biografia de seus últimos anos (1881-1883), além de colaborações com a revista Margem Esquerda.

 

 

[Fonte: http://www.blogdaboitempo.com.br]

La décision de l’État algérien d’imposer l’anglais dans le cycle primaire inquiète certains partisans de la langue de Molière.

Le président français Emmanuel Macron serre la main du président algérien Abdelmadjid Tebboune avant son départ de l’aéroport d’Alger, le 27 août 2022. | Ludovic Marin / AFP

Écrit par Mussa Acher — édité par Hélène Pagesy

À trois mois de la rentrée scolaire, le 19 juin, le président algérien Abdelmadjid Tebboune a ordonné l’introduction de l’anglais dans le cycle primaire dès l’année prochaine. Décision mûrement réfléchie ou prise sur un coup de tête? Le débat partage les Algériens et continue à susciter des réactions d’incompréhension et surtout d’inquiétude chez certains partisans de la langue de Molière dans ce pays à longue tradition francophone.

Cette annonce ravive en Algérie le débat ô combien passionné et passionnel sur les langues dans une société qui, depuis la fin du mouvement de protestation du 22 février 2022, vit une sorte de repli identitaire. Celui-ci se traduit, notamment sur les réseaux sociaux, par l’exacerbation des clivages idéologiques et ethniques.

Deux questions reviennent tel un leitmotiv depuis cette annonce-surprise. La première: l’Algérie a-t-elle les moyens pédagogiques pour assurer l’enseignement de l’anglais en si peu de temps? La seconde: cela va-t-il affecter le français dans le programme scolaire?

Des recrutements à tour de bras

Sur la première question, il faut dire que le gouvernement a réussi le pari, en moins de deux mois, à mettre au point un programme et confectionné un million et demi d’exemplaires du nouveau manuel destiné aux élèves de troisième année d’école primaire et à le distribuer à travers tout le territoire national.

Mieux, il a réussi le tour de force de recruter quelque 5.000 enseignants contractuels et à leur assurer une formation. En sachant que le ministère avait enregistré, dès la première semaine d’août, près de 60.000 postulants.

Le nouveau manuel destiné aux élèves de troisième année d’école primaire. Photo : Mussa Acher

Le 7 septembre, le ministre de l’Éducation nationale, Abdelhakim Belabed, a déclaré que tout était fin prêt pour prendre en charge l’enseignement de l’anglais, comme prévu, tout en tenant à rappeler –comme c’est désormais la tradition– que son département appliquait les consignes du président de la République.

À priori, il ne s’agit que de l’introduction d’une deuxième langue étrangère dans le cycle primaire. Mais quand on sait dans quel contexte cela a été décidé, on est en droit de se demander si cela ne vise pas à remplacer, à terme, le français et, par là même, à se détacher graduellement de la francophonie et de la culture française.

Sentiment anti-français

Le sentiment partagé par un certain nombre d’observateurs locaux est que le pouvoir en place, en mal de légitimité, semble céder à un puissant sentiment anti-français dans la société, où les appels à remplacer le français par l’anglais dans l’enseignement comme dans la vie publique n’ont jamais été aussi forts que depuis quelques années. En effet, les autorités avaient déjà commencé à imposer l’anglais, notamment dans les correspondances et les enseignes de l’armée et de certains ministères, dont, au premier, celui de l’enseignement supérieur.

Cela dit, le facteur qui avait sérieusement accéléré ce processus de «défrancisation» et l’émergence de ce courant idéologique, fut incontestablement le brusque raidissement des relations franco-algériennes après les fameuses déclarations au vitriol du président Emmanuel Macron contre le «système politico-militaire» algérien, en octobre 2021.

C’est pourquoi de nombreux intervenants accusent le gouvernement de vouloir imposer un choix éminemment politique au détriment de l’avenir pédagogique de millions d’élèves. Ces derniers devraient donc, à partir de cette année, avoir quatre langues à apprendre: l’arabe, le français, le tamazight et l’anglais.

«Équation impossible»

Les pédagogues sont les plus sceptiques sur cet engagement de l’État, y compris parmi les partisans de l’arabisation. L’universitaire et psychopédagogue Malika Greffou se demande: «Quel anglais veut-on apprendre à nos enfants, l’anglais des touristes ou l’anglais littéraire?» Aussi estime-t-elle que, d’un point de vue pédagogique, un élève (algérien, s’entend) qui ne maîtrise pas la langue arabe ne pourrait pas assimiler l’anglais.

Ahmed Tessa parle, lui, de «l’équation impossible» d’enseigner quatre langues en même temps à des élèves du primaire. De son côté, le linguiste Abderrezak Dourari estime que l’introduction de l’anglais ne pose pas de problème «à condition que ce ne soit pas une opération idéologique».

Dans le camp des partisans de l’anglais, l’influenceur Saïd Bensedira reprend l’argument du président Tebboune, à savoir que l’anglais est «la langue universelle» et que le français n’est qu’un «butin de guerre» (expression popularisée par l’écrivain Kateb Yacine). Mais ce vidéaste exilé à Londres doute des capacités de l’État algérien à relever un tel défi. Un autre influenceur arabisant, Mustapha Bounif, avait anticipé la décision du chef de l’État en l’appelant dès le 1er juin à adopter l’anglais dans le cycle primaire et à «réduire le volume horaire du français».

Interrogé par Slate, l’universitaire et sociologue Nacer Djabi juge qu’avec cinq langues (les quatre citées ci-haut, en plus de l’arabe dialectal), «l’enfant algérien terminera son cycle primaire sans maîtriser véritablement aucune langue». Sur un autre plan, le chercheur affirme que «l’enseignement de toutes ces langues coûtera très cher à l’État». À cela s’ajoute, selon lui, le fait que les résultats d’une telle politique n’apparaîtront qu’après des générations.

«Tout ça est à supposer que la démarche annoncé officiellement soit sérieuse et ne s’inscrive pas dans le cadre des chamailleries traditionnelles avec la partie française qui, elle, accorde un grand intérêt à la question de la langue dans ses relations avec l’Algérie et avec le reste du monde», prévient notre interlocuteur.

Du côté français, si aucune réaction officielle n’a été rendue publique à ce sujet, des voix commençaient à s’élever pour exprimer un certain dépit. Réagissant à l’exclusion du français dans l’inscription figurant sur le pupitre d’Emmanuel Macron lors de sa visite au palais présidentiel algérien le 26 août, et sur laquelle était écrit «presidency of the Republic» au lieu de «présidence de la République», l’ancien ambassadeur de France en Algérie, Xavier Driencourt, a déclaré: «Je n’étais pas surpris mais j’étais choqué que l’Algérie fasse une telle chose lors de la visite d’un président français», rapporte le site américain Politico. Il y a fort à parier que les Américains, eux, s’en sont réjouis.

 

[Source : http://www.slate.fr]

Les Immortels se réjouissent des actions menées en faveur du français au Canada, où il est une langue minoritaire. Et si elle en tirait les leçons pour la France ?
Écrit par Michel Feltin-Palas
C’est l’une de ces scènes qui donnent à la France républicaine des couleurs d’Ancien régime. En cette journée caniculaire de l’été 2022, dans les salons d’apparat de l’Académie française, les Immortels reçoivent le ministre de la langue française du Québec, Simon Jolin-Barrette, venu affirmer avec émotion et éloquence l’attachement viscéral de ses compatriotes à la langue de Molière. Son discours se conclut sous les vivats de la docte Assemblée, qui vibre en entendant son allocution enflammée en faveur de la diversité culturelle. Un enthousiasme aussi sincère que… pétri de contradictions.
Commençons par expliquer les applaudissements. Le Québec, on le sait, constitue un fragile îlot francophone en Amérique de Nord, peuplé d’à peine 8 millions d’habitants. Dans le reste du Canada comme aux États-Unis, l’anglais, partout, règne en maître. « Lors de la Conquête de 1760, nous n’étions que 70 000. Tout indiquait que, en vertu de la loi du nombre, nous devions bientôt disparaître », a souligné Simon Jolin-Barrette. Et de poursuivre : « Dans les années 1950, l’anglais était encore dominant au Québec, y compris dans les représentations. Il n’était pas rare que les Canadiens français se fassent répondre par le maître anglais, avec une grande violence : Speak white!« .
Il fallut, dans les décennies qui suivirent, un sursaut de la communauté francophone pour modifier la situation. Ce fut la « Révolution tranquille » qui déboucha en 1977 sur la Charte de la langue française, dite aussi « loi 101 ». Un acte fondateur qui se fixa pour objectif de faire du français la langue de l’État, de l’administration, de la communication, du commerce, etc. Un bouclier face à l’anglais. (1)
Quarante-cinq ans plus tard, cette loi 101 vient d’être complétée par un autre texte, appelé « loi 96 », qu’a précisément fait adopter le jeune ministre, et dont voici quelques mesures. Désormais, la Constitution précise que le français est la seule langue officielle du Québec. Elle fait en pratique du français la seule langue de l’administration, ce qui n’était pas toujours le cas. Tout un volet est également consacré à l’immigration, sachant qu’une partie des nouveaux arrivants ont tendance à privilégier l’anglais, jugé plus utile dans un Canada à majorité anglophone. « Sitôt obtenu leur diplôme de l’école secondaire, une proportion alarmante d’étudiants se précipitent dans le réseau anglophone pour poursuivre leurs études », a précisé le ministre. Pour mettre un terme à cette dérive, la loi 96 fait de la maîtrise de la langue française « une condition de diplomation dans les établissements anglophones ». Quant aux employeurs, ils ne peuvent plus aussi facilement exiger la maîtrise de l’anglais dans leur recrutement.
La loi 96 a été vivement critiquée, notamment par la presse anglo-saxonne, qui l’a présentée comme « un combat d’arrière-garde ». Erreur ! a tonné Simon Jolin-Barrette, en mettant en garde contre les dangers du tout anglais. « Ce qu’on présente comme une ouverture sur le monde masque trop souvent l’acculturation, qui vient avec une importante perte de mémoire et d’identité. » Une analyse dont découle sa conclusion : « Quand la diversité des cultures devient tout aussi menacée que la diversité de la faune et de la flore, défendre la langue française n’a rien de folklorique. Au contraire, défendre la langue française, c’est défendre l’avenir. Et surtout, c’est défendre l’intégrité de ce monde, la beauté de ce monde, la diversité de ce monde ! ».
C’est alors que, sous les boiseries de la salle des conférences de l’Institut de France, les applaudissements ont fusé, semblant ne pas vouloir s’arrêter. L’unanimisme était à son paroxysme. Chacun semblait faire sienne cette magnifique ode à la pluralité culturelle.
Voyez-vous comme moi où se situe la contradiction ? Tout à leur émoi, les Immortels n’ont visiblement pas vu à quel point, en applaudissant de la sorte, ils étaient en train de se critiquer eux-mêmes. Car enfin, le ministre québécois venait d’en apporter la démonstration : une langue minoritaire ne peut survivre sans une politique linguistique forte. Or, c’est précisément cette politique que refuse d’accorder la France à ses propres langues minoritaires. La possibilité d’utiliser une langue minoritaire du territoire français dans une administration ? C’est non. L’enseignement immersif des langues régionales dans les écoles publiques ? C’est encore non. La faculté pour une entreprise d’exiger la maîtrise de la langue historique du territoire où elle se situe ? C’est toujours non. Et l’Académie a pris toute sa part dans ce mouvement répressif puisqu’elle s’est opposée ces dernières années aux rares mesures allant en ce sens, qu’il s’agisse de la charte européenne des langues minoritaires et régionales, en 1999, ou de l’entrée des langues régionales dans la Constitution, en 2008.
Pour le dire en une phrase : l’Académie soutient pour le français, langue minoritaire au Canada, des mesures auxquelles elle s’oppose quand il s’agit du breton, de l’alsacien, du créole réunionnais ou du normand, langues minoritaires de France. Une attitude qui traduit donc non pas un attachement à la diversité culturelle exaltée par le ministre québécois, mais la simple expression d’un chauvinisme linguistique qui en est l’exact opposé.
(1) Voir à ce sujet Le français, au Québec et en Amérique du Nord, par France Martineau, Win Remysen et André Thibault, Editions Ophrys.
[Source : http://www.lexpress.fr]

Durante os últimos anos unhas cantas editoras galegas decantáronse por publicar literatura estranxeira traducida á lingua

Escrito por CARMEN NOVO

Cando Rinoceronte naceu, no ano 2005, a tradución de obras literarias ao galego constituían un panorama moi distinto ao actual. Á marxe das grandes editoras, que incluían no seu catálogo obras estranxeiras na lingua, Rinoceronte foi a primeira en especializarse no eido. O primeiro libro que veu a luz baixo a súa firma foi O bosque dos raposos aforcados, de Arto Paasilinna, unha tradución directa desde o finlandés. «Por aquel entón había moito que facer. A vía natural de chegar á literatura internacional era a través das traducións ao castelán», indica Anxa Correa, parte da editora.

Porén, nos últimos anos e desde ás marxes dos círculos de produción masivos, xurdiron un feixe de editoras que velaban para que as historias narradas por xente de todo o mundo puideran ser lidas en galego. Algunhas, como Hugin e Munin -fundada no 2011- e Irmás Cartoné -en funcionamento desde o 2014-, focalizan o seu traballo no eido da tradución. Outras, pese a non basear o seu catálogo completo en pasar obras estranxeiras ao galego, dotan ás traducións dun lugar importante. Entre estas, Aira, que desde o 2017 formula o seu plan editorial de xeito que entre un 30 % e un 40 % dos títulos publicados ao ano sexan traducións.

«É importante que a xente poida escoller lecturas en galego, tanto na libraría como na biblioteca», indica Carlos Valdés. Xunto a Cecilia Recarey forma Irmás Cartoné. A súa é a historia de dúas persoas que, tras anos de servicio interno e externo para varias editoriais, decidiron formar a súa propia. O motivo, «que aínda quedaba moita literatura por traducir ao galego».

Segundo datos do INE, no 2019, último ano do que se ten rexistro, o 40 % de libros publicados na comunidade foron en lingua galega. Iso significa, aproximadamente, 400 exemplares. Sobre o total correspondente ás traducións, non hai cifras. Porén, botando unha ollada ás publicacións en territorio estatal, pódense sacar algunhas conclusións. Nese mesmo ano editábanse en España uns cincuenta mil títulos, dos que o 14 % foron traducidos. Porén, Valdés explica que o mercado en castelán é «unha avespa enorme», polo que as comparacións serían inexactas. Tamén as competicións, xa que, para o editor, tendo en conta este contexto, buscar unha equidade a nivel dos prezos é unha tarefa que requeriría moito esforzo.

César Lorenzo, director de Aira, incide sobre a mesma cuestión: «Así como en castelán ou en portugués podes atopar practicamente todo o que se publica, en galego non é así». Para a selección dos títulos atenden a cuestións de relevancia. O obxectivo, propiciar o «enriquecemento da biblioteca galega». Para Lorenzo, unha cultura non se pode basear unicamente en autores propios, e o acceso á literatura universal é unha posibilidade para mellorala: «Non é o mesmo ler a James Joyce en galego que en castelán. A aprendizaxe destes libros na lingua propia é moito mais rendible».

Seguindo esta meta, durante os últimos anos Aira publicou títulos como Frankestein (tradución directa do inglés de Samuel Solleiro) e O nome da rosa (tradución directa do italiano de Maite Jiménez Pérez) que, pese a ser libros popularmente asimilados —«deses que todo o mundo ten xa no seu andel»—, funcionaron moi ben no mercado.

«Moita xente aposta por elas para ter outro punto de vista. A tradución son escollas e multiplica as posibilidades de lectura dun libro», reflexiona Anxa Correa. Antes de traducirse ao galego, moitas das obras estranxeiras do catálogo de Rinoceronte xa figuraban en idiomas próximos como o castelán. Un dos exemplos mais recentes, O verán no que a miña nai tivo os ollos verdes (tradución directa do romanés por Andreea Birsanu), que foi un supervendas na súa versión orixinal, na súa tradución ao castelán e tamén funcionou en galego.

Atopar tradutor

Rinoceronte carga ás súas costas as primeiras traducións ao galego de idiomas como o árabe (O edificio Yacoubian, de Alaa Al Aswany, traducido por Fátima Tourari) ou o xaponés (A casa das belas adormentadas, de Yasunari Wawabata, traducido por Mona Imai). Fai escasos meses, do coreano (A Vexetariana, de Hang Kang, traducido por Alba Verea Pérez). Agora, lonxe do estancamento, preparan a primeira tradución do acadio co Código de Hammurabi.

Porén, a gran maioría das traducións fanse desde os idiomas que domina o cadro de persoal: o ingléso francés e o italiano. Cando son traducións de idiomas mais «exóticos», externalízanse. O mesmo acontece en Hugin e Munin, onde estes tres idiomas enchen o 50 % do catálogo. O resto, unhas 60 obras, trouxéronse doutras linguas, como o ruso, o aranés ou o sueco.

«Ao publicar un libro en determinadas linguas que non son as canónicas, non tes demasiadas opcións», comenta César Lorenzo sobre a dificultade de atopar tradutor. Eles, ao igual que Hugin e Munin e Irmás Cartoné, traballan unicamente con tradutores externos. Carlos Valdés explica que, no proceso de búsquea, ábrense a diferentes formas de traballar. Atenden ás propostas que lles chegan dos profesionais e indagan pola súa conta. «Intentamos abrir o espectro de idiomas, pero non sempre é posible», engade. Sen ir mais lonxe, na Facultade de Tradución e Interpretación da Universidade de Vigo, a única na comunidade dedicada a esta rama, non se estudan todos os tipos de linguas posibles.

Porén, os editores coinciden en que tamén é unha responsabilidade corrixir ese rumbo ao que leva o mercado. «Hai autores que destacan desde sistemas literarios mais pequenos, e o catálogo do editor ten que estar atendo a iso», argumenta Lorenzo. Eles, desde Aira, publican obras escritas orixinalmente en euskera ou catalán, «linguas que aparentemente están moi próximas pero, na práctica, non gozan dunha gran traxectoria en galego». Tamén Hugin e Munin incorpora ao seu catálogo traducións doutras linguas minorizadas, como o aranés ou o bretón.

Para chegar ata elas, Alejandro Tobar apela á «sorte» de poder ler noutras linguas. Lonxe de atender á tradución en castelán como ponte de chegada, o catálogo de Hugin e Munin suma uns quince títulos que aínda non se atopan traducidos a noso idioma. Como exemplo, unhas das súas últimas edicións, O derradeiro americano, de John Ames Mitchel, traducido directamente desde o inglés por Iago Nicolás Ballesteros. Como único apoio, unha edición anotada en esperanto.

Afrontar o proceso

Os editores falan dun espazo a cubrir, das eivas que aínda quedan na literatura galega. Para Alejandro Tobar, no fondo, este feito tamén significa máis liberdade á hora da escolla. Fala, por exemplo, da obra de Albert Camus, un clásico que ata o momento no que decidiron traducilo por primeira vez desde Hugin e Munin, non contaba con versión en galego. Para decidir a escolma de textos a editar, primeiro, fan unha lectura intensiva. «Descartas 19 de cada vinte e, ao final, un chega», explica.

Tras isto, contactan coa persoa que precisan. Carlos Valdés, de Irmás Cartoné, explica que o tempo varía en función da extensión e a dificultade do texto. Pon como exemplo O conto da criada, de Margaret Atwood, traducido directamente do inglés xunto a súa compañeira Cecilia Recarey. «Non é o mesmo que unha obra dun autor xaponés do ano 1800».

Así mesmo, Tobar explica que entre os mercados galego e castelán, para o que tamén traballa, hai diferenzas significativas. No mais grande, os prazos son mais axustados. «Nos adoitamos dar preto dun ano desde que ofrecemos un título. Imaxina que é unha novela dunhas 150 ou 200 páxinas. Para esa mesma obra, en castelán, danche mes ou mes e medio», alega o editor e traductor. 

Á hora de afrontar unha tradución, cada un ten o seu método. «Tería que ir preguntando tradutor por tradutor e non creo que haxa dúas historias iguais», reflexiona o editor de Hugin e Munin, que tamén exerce labores de tradución. Para el, o fundamental é «botarlle horas», coñecer extremadamente ben a lingua de chegada e ter un bo corrector para un proceso de revisión pulido. No caso da súa editorial, os traballos pasan, primeiro, polos ollos do tradutor. Despois chega ao editor, que traballa co propio texto e envíao a un tercer corrector, esta vez externo. Por último, entrégase de novo ao traductor «por se quedou algún floco».

En canto aos recursos empregados, Tobar explica que «temos todos os necesarios, pero en galego non están centralizados». César Lorenzo, como vantaxe, apela á capacidad dos tradutores de coñecer varios idiomas. Así, a través de diferentes versións dunha mesma obra poden compoñer algo orixinal. Segundo Anxa Correa, ver como resolven otros autores noutras linguas maximiza a exixencia da tradución. 

 

[Ilustración: María Pedreda – fonte: http://www.lavozdegalicia.es]

L’editorial Navona recupera, amb ‘Les vacances de Maigret’, la sèrie de novel·les del cèlebre investigador

Georges Simenon (auteur de Le chien jaune) - Babelio

Escrit per Adrià Puertolas

Diverses copes de vi blanc al dia, passejos al costat del mar, tardes escarxofat als cafès del poble fumant la seva pipa… I resoldre no un, sinó dos assassinats. Aquestes són les receptes per passar les vacances del mític comissari Maigret, creació de l’escriptor belga Georges Simenon, una de les sèries policíaques més famoses de la literatura europea. A Les vacances de Maigret, que Navona acaba de publicar, l’investigador tractarà de resoldre dues morts sospitoses a la ciutat balneari de Les Sables d’Olonne, a França, sense perdre pel camí la bonheur vocacional. Una tasca d’allò més difícil.

Amb la publicació d’aquesta intriga estival, l’editorial Navona inicia una sèrie de llibres del mític investigador, que veuran la llum amb noves traduccions al català d’Emili Manzano, gran coneixedor de l’obra de l’escriptor belga. A aquest títol el seguirà, al novembre, Maigret i la jove morta, un altre dels llibres de la col·lecció de Simenon. La previsió de l’editorial és publicar fins a set novel·les de la sèrie del comissari. De material, en sobra: només de Maigret, Simenon en va escriure 75 llibres.

Placidesa vacacional i crims

Les vacances de Maigret, el policia parisenc ha abandonat el seu despatx al 36 del Quai des Orfèvres de la capital francesa, la històrica seu de la Policia Judicial. L’ha canviat pels carrers assolellats de Les Sables d’Olonne, una petita ciutat costanera del nord-oest francès, plena de color local. L’acompanya la seva dona, amb qui espera passar unes vacances tranquil·les. Però quan ella ha de ser ingressada a l’hospital, Maigret s’adona que alguna cosa no acaba de rutllar darrere l’aparença de calma dels cafès de la ciutat. Una jove pacient de l’hospital on es recupera la seva dona apareixerà morta després d’haver demanat ajuda al comissari a través d’una nota. A partir d’aquell moment, la rutina plàcida de Maigret desapareixerà.

Doctors, amants, periodistes i escolars conformaran una teranyina espessa que no podrà amagar del tot, però, transgressions tant amoroses com criminals

Fent gala del seu esmolat olfacte policíac i de la seva seriositat, el comissari anirà endinsant-se en les relacions entre els locals, mentre consulta el seu inseparable rellotge de butxaca. Envoltat de partides de bridge, un joc que malgrat la seva intel·ligència admet no entendre, i de les monges de l’hospital, s’obrirà pas fins al cor del misteri de la mort de la jove a cop d’enginy. Doctors, amants, periodistes i escolars conformaran una teranyina espessa que no podrà amagar del tot, però, transgressions tant amoroses com criminals.

L’inspector s’oblidarà que venia al poble a relaxar-se i a descansar i, malgrat les seves reticències, acabarà acceptant que les seves són unes vacances interrompudes

Pel camí, l’inspector s’oblidarà que venia al poble a relaxar-se i a descansar i, malgrat les seves reticències, acabarà acceptant que les seves són unes vacances interrompudes. Per consolar-se, li quedarà el vi blanc que li ofereixen constantment als cafès, “com si beure una altra cosa fos possible!”, i abraçar la seva naturalesa gourmand. La paciència que el caracteritza a l’hora de conduir les investigacions serà, en aquest cas, la principal aliada.

Le jour où… Simenon nous quittait - rtbf.be

L’editorial Navona està traduint al català les novel·les policíaques de Georges Simenon.

Una sèrie clau de la literatura policíaca

Simenon, un dels escriptors més llegits en llengua francesa del s.XX, va escriure aquesta novel·la als voltants del 1948 durant una estada a Tucson, Arizona. Potser és per això que la calor del desert americà sembla infiltrar-se en la de l’estiu francès, malgrat que el comissari, concentrat en resoldre el seu cas, l’acabi oblidant. El títol, com molts altres de la sèrie va ser adaptat televisivament per la BBC i emès al Regne Unit, França i els Països Baixos entre d’altres.

La sèrie de Maigret és una de les més importants pel que fa novel·la policíaca de la literatura europea

La sèrie de Maigret és una de les més importants pel que fa novel·la policíaca de la literatura europea, competint frec a frec amb d’altres grans noms com Agatha Christie i el seu Hercules Poirot o Andrea Camilleri i Montalbano. Reservat, sense sentit de l’humor i a estones excessiu, el comissari parisenc protagonitza 75 de les 194 novel·les que va escriure Simenon i també desenes de relats curts i nouvelles. Ha estat portat a la gran pantalla més de 30 vegades i interpretat per actors com ara Rowan Atkinson, conegut per Mr. Bean, que es va posar en la seva pell per una minisèrie televisiva l’any 2016.

Maigret ha tingut una influència decisiva en la literatura criminal que ha vingut després

Sense ser un geni cerebral i superdotat com Sherlock Holmes, un mestre de la deducció metòdic com Poirot o algú inclinat a l’acció com Montalbano, Maigret ha tingut una influència decisiva en la literatura criminal que ha vingut després. Carismàtic i mesurat a la vegada, sempre es posa a la pell de la víctima i estudia el seu cercle com a forma de resoldre els trencaclosques criminals als quals s’enfronta. En definitiva, un personatge complex, a vegades inabastable i ple d’arestes.

L’aposta de Navona per a recuperar la sèrie de Maigret amb noves traduccions al català, forma part de la voluntat de l’editorial de “reeditar grans autors de la literatura europea”

L’aposta de Navona per a recuperar la sèrie de Maigret amb noves traduccions al català, forma part de la voluntat de l’editorial de “reeditar grans autors de la literatura europea”, tal i com explica Ernest Folch, director editorial del segell. Folch afirma que es concentren sobretot en els que estan descatalogats o que tenen edicions antigues, amb la intenció de complementar el mercat literari català ja existent.

 

[Font: http://www.elnacional.cat]

Bien des termes que nous utilisons chaque jour ont des origines étonnantes. Illustrations.

Écrit par Michel Feltin-Palas

Aucun d’entre vous ne me contredira : nous avons tous connu des ministres qui se gonflaient d’importance. Situation assez paradoxale, en réalité, quand on connaît l’origine de ce mot. « Ministre » provient en effet du latin minister, qui signifiait…. serviteur ou domestique. Surprenant ? Non, puisque minister est l’exact opposé de magister (« celui qui commande ») et est apparenté à « minuscule », « mineur », « minime », « moins » et même – ne faites pas lire cet article à Bruno Le Maire ou à Edouard Philippe -, à « minus ». À l’origine, le minister est donc celui qui se met au service de quelqu’un ou de quelque chose. Ce n’est qu’à partir du XIIe siècle qu’il a pris le sens spécialisé de « au service du roi » puis, au XVIe, celui de « conseiller direct du souverain ». « Étymologiquement, un ministre est un inférieur », conclut Françoise Nore, qui relève ces correspondances dans un ouvrage enlevé (1) dans lequel j’ai appris une foule de choses, et notamment celles-ci :

· Quel est le rapport entre la lecture et la cueillette ? Le verbe latin legere, qui signifiait « ramasser » ou « recueillir ». Lire, c’est « ramasser » des lettres avec les yeux, en quelque sorte. Le français moderne doit d’ailleurs beaucoup à ce legere, qui a également donné neglegere (ou negligere), c’est-à-dire « ne pas cueillir », lequel a évidemment abouti à notre « négliger ». Parmi ses autres descendants, on peut aussi citer « intelligence » (de intellegere, formé à partir de inter et de legere, « cueillir entre », donc choisir), « recueillir » (de colligere, « lier ensemble », soit rassembler, recueillir) et ses dérivés « collecte », « collection », « collectivité », « collectionneur »…
· Tant pis pour notre honneur national ! La vérité m’oblige à dire que notre bon vieux chiffon est un mot d’origine anglaise apparenté aux… chips de nos apéritifs. Eh oui ! Chip signifiait au XIVe siècle en anglais « petit morceau, copeau, éclat ». Il a pris peu à peu le sens de « tranche », puis celui de « tranche de pomme de terre » que nous lui connaissons encore. C’est ce sens de « petit morceau » qui se retrouve dans le mot « chiffe », dont l’acception initiale « morceau d’étoffe de mauvaise qualité » s’applique désormais à une personne sans caractère, une « chiffe molle ».
· Dans le genre « je passe par des détours étonnants pour arriver à mes fins », citons aussi le verbe grec kaien « brûler« , à l’origine du terme latin cauma « grande chaleur » et de son dérivé caumare « se reposer pendant la chaleur ». Ce terme est devenu au XIIe siècle « se chômer », au sens de « rester immobile », avant d’aboutir un siècle plus tard à « chômer« , « chômage » et « chômeur ».
– Le très sympathique ciao a pour sa part une histoire tragique puisqu’il a un lien avec l’esclavage. Le rapport, me direz-vous ? De nombreux Slaves avaient été réduits en esclavage pendant le haut Moyen Age, si bien que le mot s’est répandu avec ce sens dans différentes langues. Ainsi, le latin tardif sclavus signifiait à la fois « slave » et « esclave ». Il a eu pour héritier à Venise (haut lieu du marché des Slaves-esclaves) schiao. De là l’expression italienne Sciao tuo ! qui signifie littéralement « je suis ton esclave« . C’est elle qui a été abrégée en français en ciao.
· Restons sur une forme d’esclavage moderne avec robot, inventé en 1924 par l’écrivain Karel Capaek à partir du mot tchèque robota « travail forcé ». Issu lui-même du vieux slave rabota, son sens premier était là encore « esclavage », ce qui peut se comprendre puisqu’un robot est une machine programmée pour exécuter des tâches à notre place. Le plus surprenant est à venir car rabota se prononçait à l’origine orbota, avant que le -r ne se déplace (les linguistes parlent de « métathèse »). Or cet orbota vient d’un mot plus ancien encore, orbho, qui a donné notre « orphelin« . Longtemps, en effet, les enfants privés de père et de mère devaient exercer n’importe quel travail pour survivre…
· Plus étonnant encore : notre canapé doit son nom au… moustique. En effet, « canapé » a pour origine l’ancien français conopé, qui désignait à l’origine un rideau de lit, avant qu’un glissement de sens ne donne son nom au lit lui-même. Or ce rideau de lit avait notamment pour but de protéger le dormeur de ces fichus insectes. L’étymologie le prouve : conopé vient en effet du latin conopeum, lui-même issu du grec kônôpeôn, dérivé de kônôps, « moustique ». Désormais, vous ne confondrez donc plus un canapé avec un « sofa » (« estrade élevée couverte de tapis et de coussins où le grand vizir recevait ses hôtes ») ni avec un « divan », mot persan qui nous est arrivé par le turc avec le sens de « salle du conseil garnie de coussins ».
Je terminerai cette chronique avec biberon. Personnellement, j’aurais parié que ce terme venait de « bébé ». J’aurais perdu. En réalité, biberon descend du latin biber, « boisson » (qui a aussi donné « abreuver »). Au départ, le mot désignait le « bec d’un vase », puis le « vase à bec à l’usage des malades ». C’est seulement en 1835 qu’on le trouve avec le sens que nous lui connaissons : « petite bouteille munie d’un bec pour faire boire un enfant » (c’était avant que la tétine ne remplace le bec). Sachez enfin que « bébé » correspond à la francisation de baby, anglicisme en vogue au XIXe siècle dans les milieux aisés qui employaient, c’est logique, des nurses
(1) J’en perds mon latin. Étymologies étonnantes des mots de tous les jours, par Françoise Nore. Éditions de l’Opportun.

 

[Source : http://www.lexpress.fr]

La escribió, en 1991, la portuguesa Agustina Bessa-Luís y retrata su país, tras la Revolución de los Claveles, que llevó cambios fundamentales. Cuáles son las similitudes con el gran clásico de la literatura francesa.

Valle Abraham es una novela de la autora portuguesa Agustina Bessa-Luís, publicada por primera vez en 1991. La actual edición de Edhasa es una de la pocas traducidas al español. Originalmente fue encomendada por el realizador de cine Manoel de Oliveira, con el fin de escribir un guion cinematográfico: la película se filmó en el año 1993.

Bessa-Luís se dedicó, principalmente, a escribir novelas de costumbres. Su narración a veces es de una estructura caótica pero siempre brilla a través de su espíritu singular. Escribió historias de vida privada y pública de la segunda mitad del siglo XX, con particular énfasis en el periodo que siguió a la Revolución de los Claveles o Revolución del 25 de abril. Sus principales referentes literarios fueron Camilo Castelo Branco, Fernando Pessoa, Gustave Flaubert y Alexandre Dumas Hijo.

Valle Abraham es la historia de Ema Cardeano, la única hija de Paulino Cardeano, un viudo que vive en la casona del “Romesal”, en la campiña viñatera del río Douro (Duero, en español). Su mundo es su padre y su tía Augusta, una mujer muy creyente. Ema nació con un defecto congénito en la pierna que la obligaba a caminar cojeando, y aunque su belleza natural opacaba por completo ese defecto físico, la tía Augusta se preocupaba con la posibilidad de que ella no consiguiera un marido para casarse. Su padre hablaba poco del tema, aunque dejaba traslucir una inquietud similar.

"Valle Abraham", una novela portuguesa

« Valle Abraham », una novela portuguesa

En un restaurante de Lamego, durante las festividades de Nuestra Señora de los Remedios, Ema Cardeano, en ese entonces una jovencita de 15 años, acompañada por su padre Paulino, conoce al médico rural Carlos Paiva, quien no solo ya había enviudado de su primera esposa, muerta por envenenamiento, sino que se había convertido en amante de la única escritora de la región, María Loreto Semblano, casada a su vez con un hombre mucho mayor que ella. El relato deja entrever que Carlos solo estaba interesado en casarse con Ema por su dote.

Pueblo chico

La literatura de Bessa-Luís retrata los vínculos entre hombres y mujeres en estos pueblos chicos portugueses de los años ‘70, dibujándolos como un verdadero embrollo al que no le faltan componentes tóxicos tales como intrigas, críticas malintencionadas, habladurías que circulaban con poco o nada de veracidad. Siguiendo la tendencia de los novelistas modernos y cuentistas portugueses, Agustina se lanza al estudio psicológico y social de los habitantes de la pequeñas ciudades y pueblos de Portugal, intentando retratar su psicología, sus creencias anticuadas, su vida monótona y su mentalidad anacrónica. Ella interpreta las acciones humanas desde un sentir pesimista de la vida.

No solo en el aspecto psicológico y social, en todos los otros sentidos la novela nos sumerge en una atmósfera sufrida. El destino para los personajes es siempre melancólico, como transmitiendo una cierta amargura no en vivir la vida sino en tener que soportarla. Desde el análisis psicológico de los personajes percibimos ese tono amargo, desalentador, lo que constituye una característica permanente en todas sus obras.

Agustina retrata a las mujeres de aquella época como semianalfabetas, ya que muy pocas sabían o se permitían leer, mostraban modales groseros, eran chismosas y sus únicos objetivos en la vida eran el altar o el convento. Un verdadero estereotipo femenino que hacía falta quebrar. “No se puede decir que se tratase de una provincia enfermiza, reprimida, en la cual la hipocresía hiciera nido”, comenta la narradora omnisciente de la novela, colocando sarcásticamente un “no” al frente de una frase, donde haría falta un “sí” con total claridad.

También podemos encontrar el mismo tipo de descripción irónica en el párrafo que se refiere a las Señoras Mello: “Con una sonrisa ligeramente cruel, como si fuese un animal de presa olfateando su dieta de sangre caliente”. En pocas palabras, la autora pinta un retrato de cuerpo entero de una sociedad enfermiza, hipócrita, decadente y perversa, casi como una puesta de teatro en la que todos usan máscara, se visten con las mejores ropas y cubren las arrugas con mucho maquillaje para no mostrar sus verdaderos rostros. Ema solo usaba “los Dior y los Hermès, los objetos de toilette con monograma, los pañuelos de batista bordado especialmente encargados.

Claveles para una Revolución

Esta alta burguesía rural, que se desarrolló a orillas del río Duero, comenzó a decaer tras la Revolución de los Claveles, la revolución ciudadana ocurrida el 25 de abril de 1974 en Portugal, a partir de la que dicho país se convirtió en un Estado democrático y de derecho, marcada por una fuerte orientación socialista.

La Revolución de los Claveles no benefició particularmente a la aristocracia viñatera, aquellas cuyas familias de renombre vivían de cultivar y cosechar uva, y de producir y vender vinos de la región. Por ello, Agustina describe a un personaje conservador como el viejo Semblano vistiendo una camelia en la solapa.

Llama la atención que la misma autora mencione el clavel como un símbolo opuesto a la camelia. El esposo de María Loreto “era un viejo elegante y usaba una camelia en el pecho después de que los claveles se convirtieran en un símbolo de la Revolución”. La camelia es un emblema del Romanticismo porque se comporta de una forma diferente al resto de las flores. Los pétalos en camadas representan a la mujer, el cáliz representa al hombre que la protege. Lo particular de la camelia es que los pétalos y el cáliz permanecen unidos hasta la muerte. Por ello la camelia representa el amor eterno y es símbolo del Romanticismo.

Vínculos literarios

Pero las épocas cambian y un nuevo realismo toma su lugar en la historia. Existen varios puntos en común entre Valle Abraham, de Agustina Bessa-Luís, y Madame Bovary, del francés Gustave Flaubert, novela en la cual, por otra parte, la autora portuguesa se inspira. Obviando el hecho de que el primer relato transcurre en Portugal durante los años ‘70 del siglo XX, y el segundo, durante la segunda mitad del siglo XIX, en Francia, son más las similitudes que las diferencias.

Madame Bovary marca la transición entre el Romanticismo literario y el Realismo. Las mujeres acostumbradas a leer novelas románticas y soñar con un casamiento que las hiciera ascender de clase, se encontraban más tarde con una realidad muy diferente, más parecida a una pesadilla que a un cuento de hadas. Ese es uno de los puntos que Flaubert remarca en su novela a través de sus personajes principales Emma Charles Bovary. Y, de hecho, lo mismo hace Bessa-Luís, con su estilo personal, más modernista.

Ambas novelas resultan en críticas a sus respectivas sociedades, siendo la de Flaubert una crítica a la sociedad burguesa del siglo XIX, posterior a la Revolución francesa y al gobierno absolutista de Napoleón en Francia. Por su parte, Valle Abraham es una crítica a la sociedad pequeñoburguesa de campiña portuguesa anterior a la Revolución de los Claveles. Incluso los protagonistas de ambas obras llevan los mismos nombres: Carlos y Ema.

Otros dos detalles que unen ambas obras son, por ejemplo, el hecho de que la primera esposa de Carlos se hubiese envenenado, pues la Emma del autor francés también se causó la muerte por envenenamiento. Asimismo, la pierna defectuosa de Ema Paiva remite en cierta forma al mismo defecto en la pierna de Hyppolite, el mozo de cuadra que aparece en la novela de Flaubert como víctima de mala praxis médica. Agustina cambia esa cirugía fallida por una cesárea malograda, pero la idea en su base es la misma.

Hay una muy breve alusión a La dama de las camelias, no solo por el hecho de que Ema Paiva esté leyendo esta novela, sino también porque se menciona el clavel como flor símbolo de la revolución modernista, y la camelia como alusión a la aristocracia o, al menos, a la alta burguesía aferrada al pasado.

Ema era lectora asidua de La dama de las camelias de Alejandro Dumas hijo, y lo que más le impresionaba de este personaje era que, después de su muerte, hubiera quedado entre sus pertenencias solo el oro y la plata. “Leyendo un día la novela La dama de las camelias, quedó impresionada con el remate, después de su muerte, donde solo había oro y plata entre las cosas personales de ella”.

En su texto “El bovarismo en su búsqueda del absoluto en el filme Vale Abraão de Manoel de Oliveira”, Célia Maria Sousa Lopes observa inteligentemente que “Ema es presentada en unísono con el paisaje, en una simbiosis casi perfecta con el río que parece deslizar lánguidamente a lo largo de aquel Valle, sin grandes convulsiones, ni balanceo constante, dividiendo las dos márgenes del río, separándolas en mitades diferenciadas y, al mismo tiempo, coexistiendo y haciendo parte de aquel todo que es el paisaje del Duero”.

En este mismo sentido existe la comparación de “La Bovarita” con el río: antes de casarse, en la víspera: “Ema abrió la ventana del cuarto (…) le pareció que el río Duero, en la curva lenta que se iba deshaciendo desde Régua, traía en el vientre hinchado algo de monstruoso” . Hay una comparación entre el río y Ema, además de un mal presagio respecto de su inminente matrimonio y el fruto de esa unión.

En el libro de Bessa-Luís existen varias referencias a flores -rosa, margarita, camelia-, sugiriendo significados diversos. “Cuando era niña y preguntaba el nombre de una flor, le decían ‘rosa’ o ‘margarita’; ella ponía en duda esa respuesta. -Por qué rosa? (…) Tan breve imagen de una flor en su tallo, tocada por el viento y a punto de dejar caer sus pétalos…”.

La rosa es la flor que la literatura le atribuye a la mujer desde los poemas del siglo XIII. Efímera, suave, delicada, necesitada de cuidados. Pero Ema no se sentía tan frágil, sino más fuerte que una pálida rosa.

El Valle Abraham, en la margen opuesta del río, representa su vida adulta, de mujer casada y madre. Un lugar que podría haber significado la realización de sus sueños pero que, sin embargo, significó su infelicidad y hartazgo.

Por último, la Quinta del Vesuvio posee un nombre llamativo, el de un volcán a punto de erupcionar. Esta casa representa a la mujer adúltera, la Bovarita apasionada que como un volcán es fuerte y explosiva, violenta y peligrosa, una mujer adulta que deja sus pasiones sin riendas que le coarten la libertad.

Sobre Agustina Bessa-Luís

♦ Agustina Ferreira Teixeira Bessa es una escritora portuguesa nacida en Vila Meã en 1922 y fallecida en Porto en junio de 2019.

♦ Es la mayor escritora portuguesa del siglo XX.

♦ En 1952 recibió el premio Delfim de Guimarães y al año siguiente el Eça de Queiroz; integró la Académie européenne des sciences, des arts et des lettres (Francia), la Academia Brasileira de Letras y la Academia das Ciências de Lisboa y fue Officier de l’Ordre des Arts et des Lettres, distinción otorgada por el gobierno francés en 1989.

♦ Finalmente, como corolario a un trabajo literario excepcional, en 2004 obtuvo el premio Camões, el más importante de la lengua portuguesa.

♦ Su obra, traducida entre otros idiomas, al inglés, francés, italiano y alemán, incluye novelas, obras de teatro, ensayos, cuentos y biografías.

♦ Algunos de sus libros más notables son A Sibila, el libro que la consagró, Crónica do Cruzado y A ronda da noite.

 

[Fuente: http://www.infobae.com]

Être polyglotte, c’est mélanger parfois les accents, la syntaxe, exprimer différemment les choses selon la langue choisie. C’est ce voyage permanent que nous ont décrit les lectrices et les lecteurs plurilingues de “Courrier Expat”.

De très nombreux lecteurs et lectrices ont répondu à notre appel à témoignages au sujet du plurilinguisme et de ses conséquences pratiques. Ils ont décrit comment, au fil des histoires familiales, des déplacements des expatriations et autres aventures, ils ont appris puis maîtrisé entre 3 et 7 langues.

Mélanges, erreurs et failles

Monika est née dans une famille polyglotte et jongle entre l’allemand, le flamand, l’anglais et le français (ainsi que, dans une moindre mesure, l’espagnol). Elle évoque justement ce jeu permanent de va-et-vient entre plusieurs langues pour elles et ses proches : “Être polyglotte nous permet de mieux communiquer car nous trouvons qu’un mot est parfois plus adapté dans une autre langue que celle parlée à un moment précis. Ou l’un de nous ne trouve pas le mot correct et le propose dans une autre de nos quatre langues. Eh oui, avec l’âge, nous mélangeons parfois deux langues, voire trois !”

Mauricio, qui maîtrise le français, l’espagnol, le portugais brésilien, l’anglais et le tchèque, raconte la même tendance à mélanger les langues et les accents. Marie-Laurence voit dans ce phénomène une chance, tout comme Héléna (prénom changé à sa demande). Au sujet de ces “failles entre [ses] langues parlées”, Héléna écrit :

“Il y a une jubilation à utiliser volontairement la syntaxe d’une autre langue dans ma langue maternelle, c’est-à-dire celle que je maîtrise au point d’assumer des licences poétiques. Il y a aussi une jubilation à reconnaître la syntaxe d’une autre langue dans un texte écrit ou traduit.”

L’importance des sons

Tous expliquent que, dans la mesure où ils sont déjà plurilingues, l’apprentissage d’une nouvelle langue est plus facile de façon phonétique. Pascal, par exemple, parle français, espagnol et anglais mais a du mal à écrire certains mots, appris uniquement à l’oral, comme cough (“toux”) en anglais. “Après une petite recherche, j’ai retrouvé son orthographe, mais ce curieux incident m’a laissé à penser que les mots se mémorisent souvent avec leurs sons, comme cela se passe pour les enfants qui ne savent pas encore lire et écrire. Cette faculté reste, même une fois que nous savons écrire.”

Héléna dit pouvoir apprendre facilement des mots ou expressions simples dans une langue inconnue en conversant (perse, hébreu, coréen, japonais…) et se voit comme la marionnette d’un ventriloque.

Une question d’âge ?

Gérard, qui converse en anglais et en français (en changeant parfois de langue au milieu d’une phrase), remarque que son petit-fils de 9 ans, qui est bilingue depuis la petite enfance, n’a jamais de problème de glissement involontaire d’une langue à l’autre. Mauricio note – et c’est l’opinion majoritaire – que “les enfants ont moins de problèmes que les parents avec les différentes langues”.

Monika remarque, quant à elle, que le plurilinguisme permet de conserver plus longtemps de bonnes facultés cognitives :

Mon père est 100 % unilingue, ma mère est très douée pour les langues mais n’a jamais vraiment eu l’occasion d’apprendre des langues autrement qu’en immersion, lors de vacances. Devinez qui souffre de démence aujourd’hui…”

Avantages professionnels

Évidemment, maîtriser plusieurs langues est aussi un atout dans le monde professionnel. Monika, qui a vécu au Canada, raconte que c’est grâce à son bilinguisme français-anglais qu’elle a pu travailler pour le gouvernement fédéral canadien. Au fil de sa carrière, cela lui a permis de mieux communiquer avec ses collègues. D’ailleurs, elle est devenue spécialiste en allemand et en français dans une entreprise du Colorado sans jamais avoir fait d’études linguistiques. “Même mes connaissances pourtant rudimentaires en néerlandais sont valorisées.”

“Je suis la langue que je parle”

On n’exprime pas les mêmes idées et on ne le fait pas de la même façon suivant la langue qu’on emploie. Anja-Hélène van Zandwijk, née en France de parents néerlandais et désormais installée aux Pays-Bas, décrit une “impression de double personnalité qui [l’] a perturbée dans [sa] jeunesse mais [la] fascine aujourd’hui”. Comme tous les lecteurs qui nous ont écrit, elle évoque un rapport sentimental avec ses langues et évoque “une lutte constante” et “un certain rapport de méfiance et d’incertitude avec chacune de [ses] deux langues”.

Monika a rencontré son mari en France. Pour le couple, “le français reste la langue sentimentale” :

“J’ai pourtant grandi en parlant allemand, et je suis restée en Allemagne jusqu’à mes 19 ans. Le français et moi, c’est et ç’a toujours été une histoire d’amour !”

Même si Monika utilise l’allemand pour communiquer avec ses parents et ses frères, le français est restée une langue de choix, “celle qu’[elle] utilise pour compter, parler aux bébés et aux animaux”.

Héléna, qui maîtrise cinq langues, a remarqué que sa voix changeait en fonction de celle qu’elle utilisait : “On me dit que le ton de ma voix change énormément selon la langue : il est plus grave en anglais et en italien, plus aigu en français.”

“C’est comme si mon cerveau devenait différent à chaque langue. Ma personnalité, je dirais même.”

“De plus, selon la langue utilisée, un même fait ou les mêmes infos pratiques peuvent prendre une connotation différente, pas seulement à cause du vocabulaire. Il y a probablement une couche culturelle assimilée avec la langue. […] Finalement, je suis la langue que je parle.”

Elle conclut son témoignage avec un regret, celui de ne pas avoir de Courrier international multilingue, avec la possibilité de lire les articles dans le texte original, y compris dans des langues inconnues, comme on lit des éditions bilingues”. Sachez, chers polyglottes, que nous publions toujours les liens URL menant aux articles originaux que nous utilisons et qu’il existe même des éditions de Courrier international au Portugal et au Japon !

 

[Illustration : AEDRIAN/ UNSPLASH – source : http://www.courrierinternational.com]
J. R. R. Tolkien. DP. Élfico

J. R. R. Tolkien

Escrito por Beatriz Díaz Romero

Aprender una lengua nueva esconde un placer extraño. Quienes han tenido la suerte de estudiar no solo uno, sino varios idiomas hasta dominarlos, entienden la íntima satisfacción que se siente cuando un símbolo totalmente extraño cobra sentido y descubrimos el significado tras el significante. O, dicho de otra forma, la realidad tras el signo. Pero no existe solo placer en descifrar símbolos como si fuésemos Champollion con la piedra Rosetta. Conseguir formar una frase completa, o incluso escribir un párrafo, supone una hazaña de la que enorgullecerse. Significa que hemos conseguido comunicar, que nos estamos haciendo entender.

Comunicación y lenguaje no son exclusivos del ser humano, pero sí somos los únicos que hacemos una ciencia de ello y que hemos alcanzado un nivel tan alto de complejidad al hablar, al pensar y al transmitir. De hecho, el pensamiento complejo existe solo si hay un lenguaje que pueda articularlo. Así, la lengua para el ser humano deja de ser una necesidad y se convierte en vehículo para el arte y la cultura. Hasta los niños muestran esta incipiente necesidad de usar el lenguaje de manera creativa, inventando lenguas y códigos secretos.

Pocas personas han amado tanto las lenguas como J. R. R. Tolkien, que además de ser padre de todo el legendarium que ha arrastrado a tantos fanáticos a los valles y montañas de la Tierra Media, fue un apasionado lingüista. Catedrático en Oxford, dio clases de anglosajón y de lengua y literatura inglesa, y perteneció al grupo literario de los Inklings, defensores de la narrativa de ficción y entre quienes se encontraba su querido amigo C. S. Lewis. Para Tolkien la vida se revolvía en torno a las palabras, y su inquietud natural lo llevó a estudiar un largo listado de idiomas, entre los que se encontraban el latín, griego, inglés antiguo y medio, francés, alemán, español, galés, finés y distintas lenguas germánicas antiguas.

Pero una mente inquieta no se quedaba solo en el estudio y disección de hablas perdidas. Como confesó en el ensayo A Secret Vice (1931) Tolkien tenía un hobby particular: inventar idiomas. El texto, que originalmente fue una conferencia que dio en un congreso esperantista, toca una serie de ideas fundamentales para comprender la Tierra Media tal y como hoy la conocemos, como la imaginamos y se nos ha dado en sus (muy numerosas) adaptaciones. Y es que no existiría el universo Tolkien sin las lenguas que, desde joven, fue inventando y perfeccionando.

En este peculiar ensayo, que tiene casi el tono de una confesión vergonzosa, insiste en la idea de la creación de la lengua como un acto artístico. «Crear» como resultado de una pulsión interior, el deseo de expresar ideas con un vocabulario y gramática inventados, sí, pero también bellos, más que los idiomas naturales que tienen una evolución orgánica e impredecible. Tolkien llega a llamarlo algo así como «fonoestética» o «adecuación fonética» (phonetic fitness), o, en román paladino, que el sonido se adecúe al significado y dé como resultado un lenguaje agradable al oído. Musicalidad y poesía antes que funcionalidad. Lo comparaba precisamente con el placer de estudiar una lengua, de encontrar, o, mejor dicho, de confeccionar la conexión entre sonido y concepto.

Fabricar (y decimos fabricar, porque no deja de haber un componente artesanal en esto de inventar una lengua) no uno sino varios idiomas, con sus alfabetos y sistemas fonológicos propios, hubiese quedado como un simple acto de destreza intelectual, pero no hubiese tenido más desarrollo. Nada más nacer ya se hubiesen convertido en lenguas muertas, y es un drama matar al retoño justo después de venir al mundo. Apareció entonces la necesidad de crear voces en las que vivieran estos códigos lingüísticos, y fue así como, poco a poco, fue tomando forma toda la mitología que se materializó en El Silmarilion, El hobbit El Señor de los Anillos. En otras palabras, empezó la casa por el tejado, y terminó construyendo un auténtico palacio, con escaleras, recovecos, balcones y jardines.

El mismo Tolkien reconoce, en aquel ensayo y en algunas cartas, que la aparición de ese universo fantástico y épico, tan rico en culturas e historia, no hubiese nacido sin sus lenguas: fue el efecto colateral de un pasatiempo inocente. Nos revela así una verdad sobre nuestra propia naturaleza, y es que la cultura y los mitos de un pueblo van de la mano de su lengua. «The making of a language and mythology are related functions», llega a decir. Y es que una cultura, o mejor dicho, las manifestaciones culturales, terminan inevitablemente pasando por el filtro del lenguaje.

Pero el profesor Tolkien cuenta todo esto más de diez años después de haber empezado a trastear con las bases de una lengua inventada. ¿Dónde están esos orígenes? Por deformación profesional, Tolkien empleó la técnica que se usa en filología comparativa para estudiar la evolución de las lenguas, tomando un protolenguaje y desarrollando las demás lenguas hijas como ocurre en la realidad. Y las primeras en originarse fueron las más bellas, las que luego asignó a las criaturas más sabias de su mundo: los elfos.

La primera que Tolkien confeccionó fue el quenya, que para los entendidos es la lengua de los Altos Elfos. Para el resto, los que quizás no llegaron al grado de fanatismo de intentar aprender a hablar élfico (para luego darse cuenta de que no era tan fácil), el quenya es la lengua de Galadriel, que vimos recitar a Cate Blachett en la adaptación de Peter Jackson de 2001. Muchos de los nombres de lugares y personajes proceden de esta lengua, y cuando Gandalf lanzaba algún hechizo estos también estaban en quenya. Hay muchas lenguas élficas, pero en concreto esta variante fue la que más desarrolló Tolkien, la que más revisiones sufrió y la que probablemente llegó a un mayor grado de refinamiento. En su mitología era una lengua culta, antigua, una especie de latín de los elfos. No nació de la nada, sino que tiene muchas similitudes con el propio latín, el griego y el finés, lengua que fascinó a Tolkien y en la que encontró una belleza particular. Y es que este fue, digamos, el objetivo que perseguía cuando, allá por 1910, empezó a sentar los cimientos de un primer idioma inventado: debía ser estético, acústicamente placentero. Su hijo Christopher llegó a mencionar en una ocasión que fue para su padre «la lengua tal y como él la quiso, la lengua de su corazón».

El quenya fue una lengua destinada a la belleza y, como tal, Tolkien no dudó en usarlo para la poesía y la música de su mundo, para el deleite del oído. Una de las piedras angulares del quenya es el poema de Namárië, el texto más largo en élfico que existe en El Señor de los Anillos. También se lo conoce como «El lamento de Galadriel», y además de tener un significado desgarrador es precisamente lo que buscaba su autor: la belleza en la pronunciación, la métrica y la prosodia, pero bajo sus propias reglas.

Ai! Laurie lantar lassi súrinen

inyalemíne rámar aldaron

(¡Ah! ¡Como el oro caen las hojas en el viento,

e innumerables como las alas de los árboles son los años!)

Pero hubo más, muchos más idiomas, dialectos y evoluciones. La riqueza lingüística con la que dotó a su universo no hizo más que darle vida, hacerlo más complejo y cambiante. Cada raza tenía sus idiomas propios, que como en un sistema de vasos comunicantes estaban conectados y se influían de forma orgánica. Otra lengua élfica, que tiene un origen común al quenya, es el sindarin. Esta, al igual que la otra, llegó a desarrollarla lo suficiente como para escribir textos largos. Los hombres («mortales, condenados a morir») hablaban varias lenguas, pero la dominante era el oestron o lengua común, que había recibido influencias del élfico y que también compartían con los hobbits. Los enanos hablaban khuzdul, que se parece en estructura y fonemas a las lenguas semíticas, y en concreto al hebreo. Por supuesto cada una de estas lenguas tenía su propio sistema de escritura, bien totalmente inventados (las filigranas y pampanitos que adornaban el Anillo Único eran tengwar, común a varias lenguas élficas) o basados en el alfabeto rúnico de las primitivas lenguas germánicas y escandinavas.

Cada pueblo de la Tierra Media tenía una historia, una cultura, unas costumbres y sentir que iba de la mano de su lenguaje, y por eso Tolkien puso tanto cuidado en el desarrollo de los idiomas de su universo. Si esta saga de libros de fantasía ha llegado a encumbrarse como clásico de la literatura («¡Cómo no vas a haber leído El Señor de los Anillos!») no ha sido únicamente por el relato de cómo un hobbit hizo un viaje a la otra punta del mundo a derrotar al mal personificado. Tolkien creó una realidad que estaba viva, que crecía con vida propia, y esto es causa y consecuencia de la forma orgánica en la que se desarrollaron sus lenguas. La configuración de este mastodonte, tan profundamente humano, fue la obra de toda una vida. Y si podemos quedarnos con alguna certeza, es que Tolkien, si hubiese podido, habría hablado exclusivamente en élfico.

 

[Fuente: http://www.jotdown.es]

 

 

Cette langue peu connue fait cette année son entrée dans l’Éducation nationale. Elle dispose de traits spécifiques qui la distinguent des autres langues latines.
Écrit par Michel Feltin-Palas
Dans le petit monde des langues régionales, il y a les vedettes, comme le basque, le corse, l’occitan ou le breton. Et puis il y a celles dont on n’entend jamais parler, ou presque. C’est à l’une d’elles que je consacre cette chronique aujourd’hui et il y a à cela une bonne raison : pour la première fois, en cette rentrée scolaire, elle fait son entrée dans l’Éducation nationale. Son nom officiel ? Le francoprovençal.
Disons-le tout net : cette appellation a tout pour induire en erreur puisqu’elle donne l’impression que l’on a affaire à une sorte de mélange entre le français et le provençal (l’ancien nom de l’occitan). Il n’en est rien. En réalité, il s’agit de l’évolution spécifique qu’a connue le latin dans une vaste région à cheval sur trois pays : la France (de la Savoie à Saint-Etienne en passant par le Rhône, l’Ain et l’Isère), mais aussi l’Italie (Val d’Aoste et Piémont) et la Suisse (cantons de Genève, de Vaud, du Valais et de Fribourg).
Prenons un premier exemple. En francoprovençal, le latin manducare n’a pas donné « manger », comme en français, ni minjar ou manjar, comme en occitan, mais mengier, comme le précise Jean-Baptiste Martin, chercheur au CNRS, dans un numéro de la revue Langues et cité, publié par le ministère de la Culture (1). Une autre singularité concerne les pronoms possessifs : par analogie avec « mon », «  »ton » et « son », le francoprovençal ne dit pas « notre » ni « votre », comme le français, mais notron et votron.
Malgré ces traits distinctifs, il a fallu attendre 1873 pour qu’un linguiste italien, Graziado Isaia Ascoli, identifie ces différents particularismes et donne à cette langue le nom contesté de « francoprovençal » – que d’autres préfèrent appeler « arpitan » et d’autres encore « savoyard » ou « gaga » (dans la région de Saint-Etienne). Une découverte bien tardive qu’explique sans doute la décision de la maison de Savoie de recourir pour ses écrits non à la langue de ses sujets, mais aux deux idiomes de prestige en usage dans ses États, le français d’un côté (à Lyon et en Savoie, notamment), l’italien de l’autre (en Piémont et en Sardaigne). Rien ne l’y obligeait, pourtant. Le francoprovençal dispose en effet d’un riche catalogue d’œuvres littéraires dont les plus anciennes remontent au XIIIe siècle, avec Marguerite d’Oingt, sachant que cette tradition s’est poursuivie avec les Noëls de Nicolas Martin (XVIe), les comédies de Jean Millet (XVIIe), les poèmes d’Amélie Gex (XIXe) et ce jusqu’à l’époque contemporaine avec Roger Liret et Pierre Grasset.
Le choix de la Maison de Savoie fut lourd de conséquences. Faute de reconnaissance officielle, le francoprovençal, renvoyé à la sphère privée, a perdu peu à peu des locuteurs. Il en resterait aujourd’hui environ 150 000, dont 60 000 en France, où la transmission familiale est interrompue.
C’est la raison pour laquelle son avenir passe par l’école. Et c’est en cela qu’il faut se féliciter de le voir figurer désormais au nombre des langues de France enseignées « dans le cadre de l’horaire normal des écoles maternelles et élémentaires, des collèges et des lycées », comme le précise une circulaire publiée en décembre dernier à l’initiative de Jean Castex. (2) Concrètement, cela signifie que, désormais, le ministère de l’Éducation nationale est censé répondre favorablement à la demande des élèves désirant étudier cette langue et leur permettre de passer les épreuves ad hoc du brevet et du baccalauréat.
Il y a toutefois loin de la coupe aux lèvres. « Lors de cette rentrée, seul un enseignant, en l’occurrence moi-même, proposera une à deux heures de cours par semaine aux élèves volontaires dans deux collèges et un lycée de Haute-Savoie. Il est clair que ce n’est pas suffisant », souligne Marc Bron, nommé par ailleurs chargé de mission pour l’enseignement du francoprovençal auprès de la rectrice de Grenoble. Précisions aussi que… cela fait plusieurs décennies qu’il dispensait ces mêmes cours dans ces mêmes établissements ! La différence ? « Aujourd’hui, nous bénéficions d’une reconnaissance officielle et de l’appui du rectorat pour augmenter peu à peu le volume horaire des cours et le nombre d’établissements où ils seront proposés », se félicite l’intéressé. Encore faudra-t-il, pour y parvenir, créer un cycle universitaire permettant de former des enseignants.
Si la situation du francoprovençal en France est objectivement critique, elle n’est donc pas encore compromise. D’autant que la demande est là, entretenue par un réseau d’associations nombreuses et ferventes. Les concerts et les pièces de théâtres donnés dans cette langue rencontrent leur public. Les livres rédigés par des auteurs contemporains trouvent des lecteurs. Les classes qui s’ouvrent accueillent facilement des élèves. Et toutes les enquêtes démontrent l’attachement des populations à la langue historique de ces régions.
De quoi espérer qu’un jour, plus personne ne se demande ce qu’est le francoprovençal.
(2) Au même titre que le picard et le flamand occidental, auxquels j’ai déjà consacré des articles dans cette lettre d’information.
[Source : http://www.lexpress.fr]
Certains noms communs tirent leur origine de personnalités ayant réellement existé. De manière parfois très surprenante…

Écrit par Michel Feltin-Palas

Louis XVI oblige, tous les Français ou presque savent que la guillotine fait référence à son inventeur, Joseph Ignace Guillotin, et que le hachis Parmentier doit beaucoup à un pharmacien prénommé Antoine-Augustin… De nombreux termes de notre idiome national partagent ainsi cette particularité : ils tirent leur origine de personnalités ayant réellement existé. Des hommes et des femmes que Daniel Lacotte a eu la bonne idée de rassembler dans un ouvrage dont le titre truculent est précisément composé de patronymes devenus des noms communs, D’où vient cette pipelette en bikini qui marivaude dans le jacuzzi avec un gringalet en bermuda ? (1) Un intitulé qui, à lui seul, reflète la démarche de l’auteur : partager son plaisir des mots et montrer que l’amour du français ne se réduit pas aux cabalistiques accords des participes passés des verbes pronominaux.
Impossible, évidemment, de citer ici l’intégralité de ces mots dits « éponymes » (« qui donne son nom à »), où l’on retrouve à la fois des personnalités, des héros mythologiques ou de romans, sans oublier quelques toponymes. En voici donc une sélection tout à fait arbitraire.
Commençons par ceux qui tombent sous le sens. Dantesque vient évidemment du poète Dante, qui décrit dans La Divine Comédie des scènes grandioses et terrifiantes. Daltonien de John Dalton, savant britannique qui décrivit l’étrange maladie entraînant une confusion dans la vision des couleurs. Nicotine du diplomate Jean Nicot (1530-1600), qui introduisit le tabac en France (on ne le remercie pas). Volcan de Vulcain, le dieu romain du feu. Et ainsi de suite.
Il en est d’autres dont je ne connaissais pas l’origine. Et notamment :
Corbillard. Au XVIe siècle, les véhicules qui se rendaient de Corbeil à Paris s’appelaient des corbeillards, qui deviendront nos actuels corbillards. Pourquoi cette ville en particulier ? Deux explications s’affrontent. La première, amusante, voudrait que ce soit en référence au « manque d’entrain des laquais qui se déplaçaient dans les carrosses bourgeois venus de Corbeil », comme l’explique Lacotte. Il en est une autre, plus probable et hélas moins plaisante : le souvenir des transports de cadavres sur l’Essonne lors des grandes épidémies de peste.
Doberman, du nom de son premier éleveur, Frédéric Louis Dobermann (1834-1894), un… percepteur qui cherchait un chien suffisamment impressionnant pour l’accompagner dans sa périlleuse mission.
Gotha. Ville d’Allemagne où fut publié à partir de 1764 un annuaire recensant les grandes familles d’Europe.
Guillemets. Ainsi qualifiés au XVIe siècle en hommage à leur inventeur, l’imprimeur Guillaume.
Laconique. L’adjectif fait allusion à la Laconie, une région de Grèce dont les habitants avaient la réputation de s’exprimer de manière sobre et concise. Et non, contrairement à ce que susurrent les mauvaises langues, au psychanalyste Lacan, dont le propos était aussi rare que le montant des consultations élevé…
Pipelette. Allusion au couple de concierges parisiens inventés par Eugène Sue dans ses Mystères de Paris : Anastasie et Alfred Pipelet.
Silhouette. Le ras-le-bol fiscal n’est pas une invention récente. Sous Louis XV, Etienne de Silhouette crée l’impôt sur les portes et fenêtres. Son impopularité est telle qu’il doit très vite quitter son poste de contrôleur général des finances, mais son patronyme reste associé aux réformes mal conduites et aux entreprises inachevées. On qualifie dès lors de « silhouette » les dessins aux contours simplement esquissés.
Sandwich. Du comte britannique ainsi nommé (1718-1792). Un homme si passionné par les jeux de cartes qu’il refusait d’interrompre ses parties pour se sustenter. Jusqu’au jour où son cuisinier eut l’idée de lui confectionner un repas en intercalant du jambon et du fromage entre deux tranches de pain. Une trouvaille appelée à un bel avenir…
Satin. Le terme provient de la ville de… Quanzhou, en Chine. Aucun rapport ? Si. Au Moyen Age, la cité s’appelait Tsia-toung, prononcée en arabe Zaytûn, devenu peu à peu notre satin. Tordu, mais véridique !
À ceux qui rêvent d’entrer à leur tour dans la partie « noms communs » des dictionnaires, on ne saurait trop conseiller la prudence. Car il est des cas où les intéressés auraient sans doute préféré passer à la postériorité pour un autre motif. Alexis Godillot, par exemple, n’était sans doute pas peu fier d’être devenu l’organisateur des fêtes officielles sous Napoléon III et d’avoir créé à Saint-Ouen une importante tannerie. Comment aurait-il pu deviner que l’on donnerait son nom aux chaussures des soldats ? Mais à tout prendre, son sort vaut mieux que celui de l’infortuné préfet Poubelle. Le haut fonctionnaire, attentif à l’hygiène publique, obligea dans les années 1890 les propriétaires de la capitale à « mettre à disposition des locataires un ou plusieurs récipients communs pour recevoir les résidus de ménage ». Un intitulé à rallonge qui fut bientôt remplacé par son patronyme. Ses descendants ne l’en remercient pas forcément…
(1) D’où vient cette pipelette en bikini qui marivaude dans le jacuzzi avec un gringalet en bermuda ? par Daniel Lacotte. Le Point Seuil, 7,40 €.

 

[Source : http://www.lexpress.fr]