Archives des articles tagués Fronteiras

Aquest divendres se celebra el Dia Internacional per a commemorar les víctimes de l’Holocaust. En el context de la Segona Guerra Mundial, l’independentisme català, encara que minoritari, va contribuir a l’evacuació dels jueus que estaven sent perseguits pel nazisme. Manuel Valls de Gomis en va ser el gran exemple.

Manuel Valls de Gomis, el primer a l’esquerra. A la dreta els membres del FNC Manuel Viusà i Gertrudis Galí, amb Octavi Viladrosa i la seua parella, Claude Hyzette | Arxiu Robert Surroca i Tallaferro

Amb la voluntat de rescatar de l’oblit els independentistes catalans de la primera meitat del segle XX i amb la premissa de divulgar “l’esperit de no rendició”, la Fundació Reeixida ha promogut un seguit d’actes que recorden les persones que, des d’aquesta militància política, van mirar d’intercedir en l’esdevenir europeu per a assolir els seus objectius polítics. Aquest divendres, 27 de gener, l’esmentada fundació organitza un acte al casal de les dones de Reus per a “recuperar la història de la resistència contra el feixisme organitzada per l’independentisme català durant la Segona Guerra Mundial”. El 27 de gener se celebra el dia de l’Holocaust, i és per això que serà el moment de reivindicar la figura de Manuel Valls de Gomis.

Nascut a Barcelona el 1914 i amb un destacat sentiment religiós, a inicis dels anys trenta va militar a les joventuts d’Unió Democràtica, quan el referent del partit era el malaguanyat Manuel Carrasco i Formiguera. Les seues dades biogràfiques són més abundants a partir de l’inici de la Segona Guerra Mundial, tot i que se sap que el mateix 6 d’octubre de 1934, dia de la proclamació fallida del president Lluís Companys, el conseller Josep Dencàs el va nomenar cap d’escamots. La seua detenció, previsible, va anar seguida del seu alliberament davant la impossibilitat que fora inculpat per manca de proves contra ell.

La situació convulsa que vivia Catalunya en aquells anys trenta va conduir Manuel Valls de Gomis a fundar la columna Pau Claris, creada per a defensar les institucions catalanes enmig de tantes agitacions i de tantes vulnerabilitats. Al servei d’aquesta estructura militaritzada va posar la seua finca familiar, ubicada a Santa Perpètua de Mogoda (Vallès Occidental). Tot i que els qui estan estudiant la biografia d’aquest independentista no ho han pogut contrastar del tot, hi ha indicis que fan pensar que Manuel Valls de Gomis va ser secretari del president Lluís Companys al Palau de la Generalitat i sotsdirector de la presó Model a Barcelona.

Manuel Valls de Gomis / Arxiu Robert Surroca i Tallaferro

Quan la guerra finalitzava i la victòria de Franco es feia imminent, a finals del 1938, va marxar de Barcelona i es va implicar, des de París, en el conflicte internacional que sacsejava el món sencer des del moment en què va poder. Abans va haver de passar pel camp de concentració de Sant Cebrià de Rosselló, d’on va escapar per refugiar-se a Perpinyà. Va ser a la capital nord-catalana des d’on a partir de 1940 es va implicar amb els aliats per derrotar el feixisme i el nazisme, que amenaçaven tot Europa. La seua tasca, segons indiquen des de la Fundació Reeixida, “consistia a dificultar el moviment de tropes franquistes a la frontera del Pirineu Oriental, creant un nucli d’ajuda a l’Estat francès anomenat León Brun, que es traduiria com Lluís el Bru, en referència al president Lluís Companys i al color de la seua pell”. Aquell seria el grup 1 de la xarxa Alibi-Maurice de la Resistència Francesa. Es tractava d’una xarxa d’intel·ligència que comptava amb vora mig miler d’agents distribuïts per a compartir informació amb el servei britànic d’intel·ligència i lluitar contra el nazisme. França, ocupada pel nazisme i controlada, a la meitat sud, pel règim titella de Vichy, vivia una situació d’emergència a la qual es va enfrontar tot un conjunt de demòcrates, entre els qui hi havia alguns independentistes catalans.

Les dades que es tenen sobre Manuel Valls de Gomis són molt més clares durant aquesta etapa. La situació exigia una reorganització per part de l’independentisme, que havia de desplegar amb èxit la seua estratègia europea que lligara la victòria aliada amb la derrota del franquisme i amb un nou estatus polític per a Catalunya enmig de la recomposició mundial del mapa de les nacions. L’històric Joan Cornudella, fundador del Front Nacional de Catalunya, va convidar Manuel Valls de Gomis –que va tindre el carnet número 2 del partit– a tornar al Principat per a lluitar des de l’interior, proposta que aquest va rebutjar, tot i que es va comprometre a col·laborar amb l’Estat francès amb la finalitat esmentada. D’aquesta manera, Manuel Valls de Gomis va convertir-se en l’enllaç amb els serveis secrets francesos, britànics i nord-americans, i més tard també amb organitzacions jueves de Bèlgica. Ell mateix s’encarregava de dissenyar xarxes d’evasió, d’oferir amagatalls per als fugitius, de controlar els passos de frontera, d’elaborar mapes, de marcar fortificacions, de localitzar les instal·lacions alemanyes i de tot tipus d’informació útil que havia d’arribar a Anglaterra, segons detallen des de la Fundació Reeixida, a través dels serveis francesos.

Carnet de la delegació a França de l’FNC / Robert Surroca Tallaferro

L’historiador Fermí Rubiralta explica que l’FNC va ser creat sis dies abans de l’entrada dels alemanys a França, al maig de 1940, “amb la qual cosa es va accelerar la decisió de passar una part de l’organització a l’interior del Principat, i a Perpinyà va quedar una mena de rereguarda. Manuel Valls de Gomis complia amb aquesta funció dissenyant itineraris que anaven de Suïssa fins l’Estat espanyol a través de diversos mitjans, en tren, en cotxe o a peu, depenent de les condicions de la ruta”. “Ell era el cap d’aquesta xarxa des de Perpinyà, que comptava amb tota una infraestructura militant que garantia l’èxit de l’evasió gràcies a l’acollida dels refugiats en pisos de militants independentistes a Barcelona, sobretot al barri del Raval”, aporta l’historiador Josep Calvet. Aquests fugitius solien anar de la capital catalana a Madrid i després a Portugal, i els militants de l’FNC que feien possible aquesta evasió van arribar a patir la repressió franquista.

Calia, evidentment, aprofitar la victòria aliada per enderrocar el règim franquista. I va ser amb aquesta intenció que, després de ser derrotades les tropes alemanyes de l’Afrika Korps, Valls de Gomis va insistir, a través de generals francesos, per convèncer el president De Gaulle que els aliats protagonitzaren un desembarcament a la badia de Roses, a l’Alt Empordà. Segons Rubiralta, “està comprovat que abans del desembarcament dels aliats a Sicília i del de Normandia, els serveis secrets van estudiar la possibilitat de desembarcar a la costa catalana. Els militants independentistes estudiaven aquesta zona, però per diferents raons es va preferir desembarcar a Sicília. Amb el desembarcament de Roses, la idea era acabar amb el franquisme, tal com demandava un dels estats aliats, la Unió Soviètica”, explica l’historiador.

Títol Just entre les Nacions atorgat per l’Estat d’Israel a Manuel Valls de Gomis / Arxiu Fundació Reeixida Memòria Nacional

Segons aquests dos investigadors, els independentistes que participaven en aquesta tasca no amagaven la seua militància, tot i que segons suggereix Rubiralta, “potser els aliats es van aprofitar de les pretensions d’aquests militants perquè contribuïren a la victòria militar i després de la guerra no foren tingudes en compte, més enllà dels agraïments”. I de fet, la militància de Manuel Valls de Gomis va continuar a l’exili francès, fins al punt que dècades més tard, a l’any 1979, quan formava part del Centre Català de Perpinyà, es va entrevistar amb el director del gabinet del ministre de Justícia francès per tal d’aturar la possible extradició de Manuel Viusà, acusat de pertànyer a l’Exèrcit Popular Català (EPOCA). Segons assenyalen des de la Fundació Reeixida, Manuel Valls de Gomis també va escriure cartes al president del Senat, als ministres d’Interior, de Justícia i d’Afers Estrangers i al president de la República Francesa, Valéry Giscard d’Estaing, amb aquest objectiu. El govern francès va denegar la sol·licitud de l’executiu espanyol.

Influïra o no la pressió exercida per Manuel Valls de Gomis, el cert és que ell mateix va ser reconegut pels estats de França i d’Israel, essent l’únic català que compta amb aquestes distincions. No debades, aquella xarxa va permetre el refugi de 800 aviadors, soldats aliats i jueus, fet que li va valdre la condecoració amb la Creu de Guerra francesa i amb la medalla de la Resistència. També va rebre el certificat de gratitud de Sa Majestat Britànica i la Medalla de la Llibertat amb palmes de plata, que entrega l’exèrcit nord-americà. L’estat d’Israel, pel seu compte, el va homenatjar al desembre de 1997 amb un acte solemne a Perpinyà. Manuel Valls de Gomis, que va morir a la capital nord-catalana el 2002, no va arribar a rebre la legió d’honor francesa perquè aquest estat no es va comprometre a actuar contra Franco. Es va negar a signar el decret que reconeixia aquesta distinció, atès que la seua lluita, tot i que va servir per acabar amb el feixisme i amb el nazisme a Europa, no va culminar amb la col·laboració dels aliats per acabar amb la dictadura franquista, la més longeva de l’Europa del segle XX.

Medalla de la Resistència Francesa / Arxiu Viusà Galí

 

[Font: http://www.eltemps.cat]

O visto de estada temporária e autorização de residência para trabalhadores remotos, conhecido por visto para nómadas digitais, atrai principalmente cidadãos dos Estados Unidos, Reino Unido e Brasil.

Escrito por Renata Monteiro

Foram emitidos “cerca de 200 vistos” para nómadas digitais trabalharem remotamente a partir de Portugal, desde 30 de outubro de 2022. Os cidadãos dos Estados Unidos, Reino Unido e Brasil lideram a lista de nacionalidades com o visto de estada temporária e de autorização de residência para trabalhadores remotos, indicam os dados do Ministério dos Negócios Estrangeiros (MNE), enviados ao PÚBLICO.

Com as alterações à Lei dos Estrangeiros, entrou em vigor o novo visto que permite a cidadãos de fora da União Europeia e do Espaço Económico Europeu viverem e trabalharem para fora a partir de Portugal, durante um ano. Depois, caso estejam interessados em continuar no país, os trabalhadores remotos devem pedir a autorização de residência, que pode ir até aos cinco anos.

Para requerer o visto conhecido por « visto para nómadas digitais », os trabalhadores independentes têm de entregar nos consulados portugueses ou no SEF documentos “que atestem a residência fiscal” e provas de que os rendimentos médios mensais nos últimos três meses foram superiores a quatro ordenados mínimos portugueses. Ou seja, desde 1 de janeiro, um ordenado de cerca de 3040 euros (brutos).

Caso trabalhem remotamente para uma empresa, as regras são as mesmas, mas poderão apresentar como prova o contrato de trabalho, a promessa de um contrato ou uma declaração do empregador a comprovar o vínculo laboral.

Antes deste novo visto, os trabalhadores remotos muitas vezes requeriam o visto D7, teoricamente pensado para reformados estrangeiros ou pessoas com rendimentos passivos, ou seja, não provenientes de um contrato de trabalho. O PÚBLICO perguntou ao MNE quantos dos « cerca de 200 vistos » para nómadas digitais foram conversões de vistos D7, mas ainda não obteve resposta.

Os cidadãos da União Europeia e de países do espaço Schengen não precisam de vistos para entrar e residir em Portugal em regime de trabalho remoto. O visto é pensado para períodos de estada superiores ao do visto de turista, « que permite, na maior parte dos casos, ficar no país até 180 dias », nota o site Visit Portugal, do Turismo de Portugal, que promete « sol, bom tempo e gente simpática ».

Lisboa e Madeira são os dois destinos portugueses no top 10 da NomadList, uma plataforma-barómetro das movimentações dos nómadas digitais. No Inverno europeu, a capital portuguesa foi destronada do primeiro lugar pelas praias de Canggu, no Bali, e por Banguecoque, na Tailândia, dois destinos muito populares para os trabalhadores que viajam com o computador e elegem cidades com base no custo de vida, rapidez da Internet, clima e segurança.

Desde a aceleração do trabalho remoto com a pandemia de covid-19, há cada vez mais países a oferecer vistos a pensar em atrair e reter trabalhadores e empreendedores com fontes de rendimento superiores à média nacional. Além de permitirem um maior período de estada, na maior parte das vezes até um ano, muitas destas autorizações oferecem benefícios fiscais, o que tem gerado insatisfação entre os residentes.

Como o próprio nome indica, os nómadas digitais viajam de país em país e nem sempre requerem vistos para o fazer, optando muitas vezes por sair das fronteiras e voltar alguns dias depois, usando vistos de turismo, por exemplo.

Segundo dados enviados ao PÚBLICO pela Câmara Municipal do Porto, um nómada digital fica na cidade em média sete noites (um turista fica 2,1 noites). Os valores são uma estimativa do número de visitas de nómadas digitais com base no número de viagens registadas por membros da Nomad List, uma plataforma paga, diz a CMP. A estada média mais elevada em Portugal fica na Madeira, onde existe em Ponte do Sol uma « vila » para nómadas digitais em parceria com o governo regional: são 25 dias. Em Lisboa são 13, Lagos são nove e Açores são 14.

A nível mundial, mostra a plataforma, a maior parte dos nómadas digitais (59%) fica num país entre 7 e 30 dias. A estada média, no entanto, é de oito meses​.

 

[Fonte: http://www.publico.pt]

El tractat de Barcelona parla de de « fomentar l’aprenentatge de la llengua del veí en els espais transfronterers »

El president de França, Emmanuel Macron, a la cimera francoespanyola, el 19 de gener del 2023.

El president francès, Emmanuel Macron, ha esquivat pronunciar-se sobre l’oficialitat del català a les institucions europees, una de les peticions que el president de la Generalitat, Pere Aragonès, va demanar a Pedro Sánchez que s’abordés a la cimera francoespanyola. « Tots tenim la nostra història, amb especificitats culturals i lingüístiques, França també ho té, en alguns territoris. I la millor manera d’abordar aquest tema és amb una política de reconeixement i respecte, en el marc estricte de les constitucions adoptades democràticament », ha dit Macron en roda de premsa conjunta amb Sánchez. Macron s’ha disculpat per « no comentar la política interior dels amics », però ha ironitzat dient que és la millor manera per « viure feliç ».

De fet, el tractat de Barcelona no inclou cap referència implícita a la llengua catalana –que es parla tant a l’Estat espanyol com el francès-, però sí una referència genèrica als idiomes que es parlen als punts transfronterers entre els dos estats.

Així, el document assenyala que totes dues parts es comprometen a « fomentar l’aprenentatge de la llengua del veí i el seu ús en la vida quotidiana en els espais transfronterers ».

En el mateix apartat, també es reconeix « el paper » de les autoritats locals i regionals « en el marc de les seves competències », i es proposa impulsar la cooperació i els intercanvis en diversos àmbits, inclosos l’educatiu i el cultural.

 

[Foto: Jordi Borràs – font: http://www.racocatala.cat]

Es importante mostrar varios puntos de vista sobre la problemática en Israel, señala el realizador.

Escrito por Juan Ibarra

El cineasta Amos Gitai, originario de Israel –país situado en una región con constantes conflictos bélicos, políticos, sociales y culturales–, señala que tiene un profundo compromiso con su entorno, pero también observa su labor consciente de su posición.

“Considero que es un gran privilegio poder hacer una pregunta en el aire –tal como un matemático plantearía una ecuación– y luego trato de construirla desde una película, algo que logro gracias a un grupo de amigos que han apoyado mis trabajos tanto artísticamente como en la producción, para poder seguir haciendo cada vez otro proyecto”, señaló en entrevista.

El cine de Amos está profundamente inspirado en el contexto israelí, a pesar de que el reconocimiento con que cuenta le ha permitido hacer rodajes fuera de su país.

Se trata de un ejercicio de honestidad, considera, “pero no siento que haya algo que implique obligación. Creo que debemos decir la verdad, tanto como sea posible y como sepamos, pero debemos ser prudentes, no adoctrinados o demagógicos”.

Su visión es una suerte de respuesta a la manera en que es retratada su región. “Creo que Medio Oriente está sufriendo de opiniones muy binarias. Así que es bueno mostrar varios puntos de vista en una película”, explicó. “Me conmueve mucho, a veces me perturba, lo que está pasando en Israel, y creo que se trata de una historia muy fuerte y dramática que merece un cine de la misma proporción, así que he tratado de mostrar algunas opciones de este cine, no solo de entregar tendencias comerciales, sino estar abierto a otras opciones”.

Su visión también ha implicado que las contradicciones convivan en la filmografía del israelí como lo que él mismo procura mostrar. “El conflicto en Medio Oriente no es entre ángeles y cazadores; es sobre ángeles y cazadores que están en ambos lados, en distintas proporciones. No hay pureza en este conflicto, si la gente lo pensara así, no habría progreso”, destacó.

A lo largo de su carrera ha desarrollado temas de complejidad. Hablar de religión, fronteras, la condición de las mujeres o la guerra lo ha ayudado a comprender la realidad de forma distinta a la planteada en los medios de comunicación, “que en muchos casos está pintado de una manera o de otra, porque apuesto por la complejidad y me gustan las contradicciones”, detalló el director.

Su manera de hacer cine también le ha valido ser censurado en su propio país, pero eso más que orillarlo a cambiar su perspectiva lo ha motivado. “De alguna manera el hecho de que hubiera censura fue una de las cosas que me hizo convertirme en cineasta, porque había cosas que me molestaban y decidí refutarlo. Siempre hay dos lados de una situación”, puntualizó Gitai.

Veinticinco títulos del realizador se podrán ver en una retrospectiva en la Cineteca Nacional a partir de esta semana.

Incluye algunos de sus trabajos más recientes como Laila en Haifa o Un tranvía a Jerusalén; también se podrán ver obras representativas como Kippur, Esther, Golem: el espíritu del exilio y Golem: el jardín petrificado.

[Foto: cortesía de la Cineteca Nacional – fuente: http://www.jornada.com.mx]

Los medios de comunicación dominantes en Europa tienden a dividir y encasillar a los migrantes y refugiados según sus regiones de origen, lo que impulsa la retórica populista sobre inmigrantes “buenos” y “malos”, como expone el columnista holandés Babah Tarawally, originario de Sierra Leona. Para revertir esta narrativa, plantea hacer hincapié en las contribuciones positivas que realizan los migrantes y refugiados a la sociedad europea.

Escrito por Babah Tarawally – Zam Magazine (Amsterdam)

Traducido por Sara Fernández

El marco de la imagen que veo delante de mí es de oro, pero la imagen en el interior representa un ejército invasor. Esta es una metáfora que utilizo con frecuencia en mis sesiones de formación para empoderar a migrantes y refugiados que acaban de llegar a Países Bajos.

Les digo que creen su propio marco dorado. Y les convenzo de que no deben dejar que nadie les haga creer que sus marcos están hechos de cenizas o de papel higiénico. Enseñar a las personas a creer en sí mismas es fundamental, porque si no creen en ellas mismas, ¿quién lo hará? ¿El sistema de asilo? ¿Los políticos? ¿Los medios de comunicación?

Cuando llegan a un país nuevo migrantes o refugiados, normalmente nos enteramos de su llegada a través de los medios de comunicación. Como moderadores del debate público, los medios de comunicación desempeñan una enorme función a la hora de dar forma a la acogida de esas nuevas llegadas al país anfitrión. Al decidir cómo presentar los hechos, marcan el tono y el ritmo para que tanto el público como los políticos formen sus opiniones y actúen en consecuencia. Cuando se plantea un tono negativo, los debates públicos y políticos resultantes presentan a los inmigrantes como invasores a los que se debe detener, reprimir y combatir. Por lo tanto, los medios de comunicación que han generado esta opinión pública han logrado enmarcar a los migrantes y a los refugiados de un modo concreto y, de esa forma, se establece la agenda social y política.

La vuvuzela de los medios de comunicación transmite actualmente el mensaje de que los inmigrantes y los refugiados ponen en peligro la resiliencia de las sociedades europeas, así como las frágiles economías nacionales y la seguridad del continente. En concreto, se utiliza el argumento de la seguridad para convencer a los ciudadanos europeos de que el terrorismo está relacionado con la inmigración. Y está funcionando. Los partidos políticos de derecha están obteniendo grandes beneficios por toda Europa. Algunos de ellos ganan elecciones y forman Gobiernos que prometen expulsar y rechazar a los refugiados y a los migrantes.

Una creciente lista de países europeos están gobernados por políticos que han hecho campaña con la promesa implícita o explícita de que detendrían la migración cuando llegaran al poder. En 2015, Polonia eligió a un Gobierno de extrema derecha, mientras que un año después vimos cómo el Reino Unido salía de la Unión Europea, con un voto impulsado en gran parte por la retórica de la migración. A estos hechos le siguió la elección de Gobiernos de derecha populistas en Austria e Italia, además de la reelección en Hungría del partido Fidesz de Viktor Orbán en 2018. Y, una tras otras, a estas victorias electorales les ha seguido la aprobación de políticas ideadas para hacer que la vida de los migrantes y los solicitantes de asilo sea insoportable.

Lo ideal es que viéramos cómo los medios de comunicación fueran una herramienta importante para gestionar la creciente diversidad de la sociedad y promocionar la inclusión. Pero, hasta ahora, han demostrado ser absolutamente inadecuados para desempeñar esa función, sobre todo en Europa. En lugar de ello, la prensa de Europa ha optado por adoptar un papel clave para plantear la llegada de los refugiados y los migrantes a las costas de Europa como una crisis similar a un tsunami. Esta visión negativa ha contribuido a las actitudes hostiles entre los ciudadanos europeos con respecto a los refugiados y a los migrantes.


Hasta que el león aprenda a escribir, todas las historias glorificarán al cazador


Por desgracia, las cosas están empeorando en lugar de mejorar. Las pocas organizaciones que ayudan a los refugiados están cansadas o frustradas, o están perdiendo apoyos, a medida que los Gobiernos se vuelven más hostiles a los refugiados y migrantes. Parece como si no hubiera vuelta atrás y como si fuera casi imposible invertir la marea de la negatividad. No podemos simplemente basarnos en la débil esperanza de que los medios vayan a reinventar el marco que han creado ellos mismos, un marco que, como ya hemos comentado, rodea una imagen de un ejército invasor y peligroso. En lugar de ello, los migrantes deben comenzar a crear nuevos marcos y nuevas imágenes que cuenten sus propias historias, desde sus propias perspectivas. Tal y como dice un viejo proverbio: hasta que el león aprenda a escribir, todas las historias glorificarán al cazador.

Contar una historia distinta

A principios de julio de 2022, me invitaron a Madrid, junto a otras 60 personas de distintas partes del mundo, para participar en el programa Decolonising the Newsroom coordinado por ZEMOS98 y Conscience Afro. Con estos encuentros de personas con una mentalidad similar, llegué a entender que no está todo perdido. Hay una salida. Podemos contribuir a cambiar la narrativa negativa haciendo énfasis en los aspectos positivos y el valor añadido que traen consigo los refugiados y los migrantes.

Todos acordamos que, cuando los medios de comunicación nos den golpes bajos, apuntaremos más alto. Hablamos sobre estrategias concretas para reformular la narrativa negativa. Si los medios de comunicación europeos tradicionales y convencionales pueden decidir proyectar una imagen positiva de los refugiados de Ucrania y convencer a los ciudadanos de que los acepten con los brazos abiertos, podemos hacer lo mismo utilizando « nuevos » medios, más baratos y sin fronteras, para reequilibrar el algoritmo de negativo a positivo. Cuanto más amplifiquemos los mensajes positivos y las historias de éxito de migrantes y refugiados, más redirigiremos automáticamente los algoritmos hacia una narrativa positiva.

Tomemos por ejemplo a Ucrania. Los medios de comunicación dominantes nos han hecho creer que teníamos una obligación moral de abrir nuestras fronteras a los refugiados ucranianos, darles un lugar en el que quedarse, ofrecerles casas y aceptarlos en nuestras comunidades. Esta explosión repentina de generosidad no solo surgió porque estas personas desplazadas estaban huyendo de Vladimir Putin; pero es difícil pasar por alto el hecho de que, a pesar de ser refugiados, se parecen a la mayoría de nosotros. Por “nosotros”, me refiero a caucásicos, en muchos casos con pelo rubio y ojos azules. Compartir esta historia personal con vosotros podría ayudaros a comprender cómo algunos de nosotros que no nos parecemos a la mayoría de los europeos hemos asimilado esta narrativa de los medios de comunicación en nuestras propias personas.

Cuando regresé de Madrid, me di cuenta de que algo había cambiado en mi barrio de Utrecht. Probablemente se publicó algo en un periódico local sobre la llegada de refugiados ucranianos que yo no había llegado a leer. Ningún medio en línea o canal de televisión me había alertado de ello tampoco. Cuando llegué a casa, vi un barco de crucero y de repente había muchas personas caminando por mi barrio. Mi mente inmediatamente pensó en turistas y no en refugiados. ¿Por qué? Porque no veía a los refugiados como personas blancas.

Cualquiera puede ser refugiado

Mi suposición de que el barco junto a mi casa en Utrecht llevaba a turistas se convirtió en una conjetura que no debería haber hecho, sobre todo dada mi propia historia de desplazamiento. En la década de los noventa, escapé de Sierra Leona, devastada por la guerra, y, al parecer, yo también fui presa de la mentalidad de creer que solo las personas que se parecen a mí pueden ser refugiados. Había leído en el periódico que el Gobierno estaba alojando a refugiados en barcos, pero no me había imaginado que fueran embarcaciones lujosas. Sueño con viajar en el futuro alrededor del mundo en un barco de crucero y para mí era impensable que los refugiados pudieran estar alojados en este barco de lujo.

Me sentí decepcionado conmigo mismo cuando descubrí la verdad, no porque mis nuevos vecinos sean refugiados, sino porque, inconscientemente, había participado en el estereotipo negativo de qué aspecto tiene un refugiado. Lo que aprendí es que cualquiera puede ser refugiado. No importa el color de la piel ni el nivel de riqueza. La guerra puede convertir a cualquiera en refugiado.

Salí a dar mi paseo diario por la noche junto al muelle donde estaba amarrado el barco, pero no vi nada que indicara que 200 refugiados vulnerables estaban alojados en él y que necesitaban protección. Esto contrasta totalmente con los centros habituales de demandantes de asilo, donde hay guardias de seguridad a la entrada, así como protestas visibles de los residentes locales y la presencia permanente de la policía. No era el caso con este grupo. Parecían estar bien. No había protestas en el lugar.

Cambiar el marco a uno dorado

Todo tiene que ver con los elementos visuales. Empecé a pensar en los motivos por los que a estos refugiados no se les trataba igual que a los negros o asiáticos en las mismas circunstancias. No escuché ninguna queja sobre molestias derivadas de este grupo de refugiados. No se les trataba como a personas conflictivas. ¿Era porque nadie lo había denunciado a la policía? Pensé que quizás era porque, en este barrio, los residentes holandeses blancos son una minoría.

La mayoría de personas que viven en los alrededores son marroquíes y turcos y tienen otras cosas en las que pensar, en lugar de quejarse de personas que han huido de sus hogares. En realidad, no les oigo que se quejen por nada. Incluso cuando subo la música, nadie llega para pedirme que la baje. A diferencia de mi barrio anterior, no escucho ninguna queja sobre los olores de mis platos « exóticos » africanos. Me llevo bien con las personas de este barrio, aunque no sé si comparten mi opinión el distrito municipal, la policía o los constructores.

Aparte de su piel blanca, lo que diferencia a este nuevo grupo de refugiados de los demás es que son sobre todo mujeres, niños y hombres de edad avanzada, que son más vulnerables. Tiene sentido: los hombres jóvenes están en primera línea, luchando para defender su país de la fuerza invasora rusa y dejar que mis nuevos vecinos puedan volver a casa y vivir en libertad. Cuando observo a mis nuevos vecinos caminando, pienso en la pérdida de sus esposos, sus hijos, hermanos, tíos y primos. Aunque estén viviendo en un barco de crucero de lujo, no me cambiaría por ellos ni por todo el oro del mundo.

Cómo mejorar la representación

La forma de enmarcar o formular una situación es una parte importante de la comunicación. Cuando los europeos visitan África y Asia, se presentan como expatriados, personas con experiencia que han llegado para compartir sus conocimientos y sus recursos con las personas locales. Todos sabemos que no siempre es así y que, con frecuencia, llegan para aprovecharse del conocimiento y de los recursos naturales de esos países. En cambio, la situación no se enmarca del mismo modo cuando personas de África o Asia llegan a Europa. Se les llama migrantes o refugiados. Se habla de ellos como personas dignas de lástima, que necesitan ayuda, o bien como un ejército invasor al que hay que temer y expulsar.

Si trabajamos juntos para cambiar esta narrativa negativa, contribuiremos a transformar ese marco de cenizas o papel higiénico en uno de oro que pueda ocupar un lugar de orgullo junto a los demás marcos de la repisa de Europa.

 

[Fuente: http://www.voxeurop.eu]

Escrito por BIEITO ROMERO

Comecei a coñecer Portugal grazas á música. As cancións de José Afonso, cando era apenas un adolescente, foron as primeiras en abrirme os ollos dunha realidade tan preta e tan afastada como a portuguesa. De seguido e non a moita distancia no tempo, afondei na música e descubrín a Fausto Bordalo, Sergio Godinho ou José Mário Branco, entre moitos. Cantores e músicos que amosaban nas súas propostas un Portugal poscolonial e convulso dende unha perspectiva, ao meu modo de ver, interesante e crítica.

A mediados dos 80 e cun bo amigo viaxamos pola costa ata Lisboa, coñecendo con máis detalle parte deste país irmán. A volta fixémola polo interior. Eran outros tempos e as realidades sociais, tanto aquí como alí, eran ben diferentes. Xa daquela sentín mágoa ao comprobar persoalmente que vivimos de costas uns e outros. Temos realidades moi semellantes, cun mesmo idioma e unha boa parte da historia en común, mais hai como unha barreira interposta entre nós. A maior parte dos portugueses cos que falei apenas sabían nada de Galicia.

Estando en Lisboa coincidiunos de poder ver un concerto do grande Godinho e da mítica banda canadense The Band. Os concertos estaban programados dentro da impresionante Festa do Avante, un evento político e cultural de gran magnitude que organiza o PCP, Partido Comunista Portugués, cada ano dende 1976. Neste contexto digamos que máis cultural, maiormente tamén descoñecían Galicia a excepción da xente do Minho ou Trás-os-Montes, territorios lindeiros.

Eu son un namorado de Portugal e dende aquela volvín en moitas ocasións tanto de visita turística como para tocar con Luar na Lubre. Recoñezo que as cousas mudaron moito para mellor pero aínda teño aquela estraña sensación de estar de costas e iso paréceme unha anomalía. Supoño que determinados sucesos históricos que derivaron na nosa separación son os responsábeis da situación na que estamos. De non recoñecernos como é debido pese a ser irmáns. Se lle sumamos que tampouco se percebe un grande interese por facer que as nosas relación melloren de xeito notable, pois así seguiremos, sen fronteiras físicas como as de antes pero si cunha fronteira mental que non nos permite avanzar na irmandade.

 

[Fonte: http://www.lavozdegalicia.es]

A cantante Margareth Menezes, unha das artistas máis destacadas do Brasil, vén de converterse na nova ministra de Cultura no Executivo presidido por Lula da Silva. 

Margareth Menezes, no centro, con Socorro Lira e Uxía no concerto ‘Cores do Atlántico’, celebrado na Illa de San Simón en 2010 © Ponte nas Ondas!

O nomeamento ten unha grande importancia simbólica por varios motivos, outorgando moito peso e visibilidade á carteira de Cultura, que desaparecera durante o mandato de Jair Bolsonaro, que a convertera nunha secretaría adscrita ao Ministerio de Turismo. Agora, ao gual que sucedera con Gilberto Gil, o Ministerio de Cultura pasa a estar dirixido por unha persoa cun grande peso específico no sector, especialmente no musical, dunha enorme importancia no país.

Nacida en Salvador de Bahía en 1962, Maga, como é coñecida no Brasil, iniciou a súa carreira musical nos anos 80 do século XX e dende entón publicou 14 discos de grande repercusión nacional e internacional, convertida na raíña do « Afropop Brasileiro », con éxitos como « Me Abraça e Me Beija », « Dandalunda » ou « Elegibô », que a levaron a ser alcumada como « a Aretha Franklin brasileira ». Ademais, ten desenvolvido un importante traballo social con crianzas e mocidade a través de distintas iniciativas entre as que destaca a ‘Fábrica Cultural’, unha ONG fundada en Salvador de Bahía que emprega a cultura e a música para loitar contra a exclusión social, o traballo infantil ou a explotación sexual de menores.

Pero, ademais, Menezes ten unha relación especial con Galicia, fundamentalmente a través da asociación Ponte nas Ondas! Nos últimos anos, a entidade vén traballando con disintas artistas de Portugal, Brasil e Galicia para avanzar a través da música e da lingua no seu labora de tender pontes máis aló das fronteiras. Así, Chico César, Daniela Mercury ou Lenine levaron a cabo colaboracións musicais coa asociación. E tamén o fixo Margareth Menezes, que compuxo e interpretou a canción “Portugaliza” no XV aniversario da entidade, celebrado baixo o lema “O patrimonio dos tesouros vivos”, como informaba nesta nova Vieiros.com

Na canción Menezes cantaba « Há um barco que vai, um abraço que vem/ Navega no mar, Ponte…nas Ondas!/ Nos mares do Sul/ Distantes navios da Bahia encantada/ A navegar…/ De onde vem essa saudade que quer se eternizar?/ Pode ser nossa amizade que quer recomeçar/ Deixar falar minha lingua, sentido português,/ Deixa eu lembrar da terra, eterna Galiza/ Portu Galiza/ Portu Galiza/ Portugaliza/ Portu Galiza/ Galaico-Português ».

Ademais, a nova ministra de Cultura do Brasil colaborou co proxecto Cores do Atlántico, da artista brasileira Socorro Lira, promovido por Ponte…nas ondas! Foi presentado no marco do congreso internacional “Pontes de cultura, pontes de futuro” celebrado en Vigo e Melgaço do 23 ao 25 de abril de 2010. Tratábase dun proxecto transdisciplinar coas cantigas de amigo galego-portuguesas que incluíu a gravación dun disco con artistas de diversos lugares da lusofonía e a edición dun libro. No disco participou Margareth Menezes interpretando unha das 15 cantigas de amigo, a cantiga atribuída ao trobador Airas Nunes, “Bailemos nós já todas, ai amigas”.

Así mesmo, no concerto de presentación celebrado na illa de San Simón, Margareth Menezes interpretou tamén outras cantigas como a de Martin Códax “Ondas do mar de Vigo”. En 2014, a editora Latus da Universidade de Paraíba publicou o libro-disco para todo o Brasil. Esta edición permite ao público brasileiro coñecer un patrimonio común con Galicia e Portugal.

A súa visita a Galicia nese ano 2010 permitiulle a Margaret Menezes coñecer a Ria de Vigo e participar nos ensaios do concerto de Cores de Atlántico xunto con outras artistas e músicos como Socorro Lira de Brasil, Uxía de Galicia ou João Afonso de Portugal. Aquí coñeceu de primeira man a experiencia de Ponte…nas ondas! e salientou que era unha experiencia « que favorece a comunicación e a lingua ». Menezes manifestou nesa oportunidade que o proxecto Ponte…nas ondas! é « moi importante ».

Segundo a artista, o proprio nome do proxecto é “belísimo, muito inspirador, bacana”. Este apoio foi incluído no dossier da candidatura de Ponte…nas ondas! ao rexistro das boas prácticas co patrimonio cultural inmaterial e que foi inscrita o 1 decembro de 2022 en Rabat.

[Fonte: http://www.praza.gal]

Axuntar vén de presentar o seu informe sobre a situación actual do galego en Asturias.

Xabier Barcia, Natalia Jardón, Moisés Cimas e Enrique González na presentación do informe de Axuntar o 27 de decembro.

Escrito por MAR ÁLVAREZ

O territorio asturiano no que se fala galego ocupa unha superficie aproximada de 4.200 quilómetros cadrados distribuída en 18 concellos. Actualmente, estímase que o número de falantes nesta zona é de 37.000. Así o recolle o Informe sobre a lingua do Eo-Navia. Sen fronteiras: galego de Asturias, elaborado pola asociación para a normalización do galego de AsturiasAxuntar, presentado no concello asturiano da Veiga.

Eo-Navia é a zona asturiana galego falante que se localiza entre os ríos Eo (ao oeste) e Navia (ao leste). Do total das persoas que falan o galego de Asturias, o informe recolle que, segundo a III Enquisa Sociolingüística do Navia-Eo elaborada pola Academia da Llingua Asturiana, dous de cada tres habitantes da zona maiores de 16 anos –63,1%– téñena como primeira lingua, ben en solitario –46,3%– ben xunto co castelán –16,8%-. Porén, hai 30 anos, a porcentaxe de persoas cuxa lingua materna era exclusivamente o galego era de 75%, polo que se observa un descenso de 29 puntos, indica o informe.

Esta situación débese, segundo explica a Nós Diario o doutor en Lingua Española e Lingüística Xeral da Universidade de Oviedo e participante na elaboración do informe, Ramiro Xabier Barcia, á falta de vontade política. “Desde a Administración do Principado de Asturias non se respecta a diversidade lingüística de Asturias, e menos o galego asturiano, cuxo status legal non garante a súa viabilidade futura” e engade que a lingua vive “unha situación de diglosia co castelán, pero tamén co asturiano que, se ben non é oficial, si conta con máis recoñecemento, o que supón un agravio comparativo evidente”.

[Fonte: http://www.nosdiario.gal]

La National Gallery de Londres expose plus de 70 ans de créations de Lucian Freud (1922-2011), l’un des peintres les plus importants du siècle dernier. Une rétrospective attendue depuis plus de 10 ans, qui met en lumière une œuvre peu connue du grand public.

Lucian Freud, ‘Double Portrait’, 1985-6

Écrit par Aurélie Koch

Lucian Freud, l’un des plus grands peintres anglais du XXe siècle, a pourtant du mal à franchir le cap de la notoriété publique. L’exposition de ses œuvres à la National Gallery pourrait y remédier, bien qu’il fût, il y a plus de 20 ans déjà, l’objet d’une immense rétrospective au Centre Georges Pompidou à Paris. On peut s’interroger sur cette relative discrétion, qui n’est certainement pas due à son propos, l’un de ses meilleurs amis n’étant autre que Francis Bacon, dont les représentations subversives ont largement passé les frontières britanniques en termes de cote ou de reconnaissance du public.

Petit-fils du fondateur de la psychanalyse moderne, Lucian Freud est né dans le Berlin de l’entre-deux-guerres, en 1922. À 10 ans, il déménage avec ses parents à Londres, pour fuir la montée du nazisme, à un moment où la famille peut emporter avec elle tout son patrimoine et reconstruire une vie normale d’expatriés aisés. Il suit une éducation ouverte et progressiste dans différents collèges, et choisit assez tôt de se diriger vers les arts plastiques, avec l’appui de ses parents.

‘Self-portrait’ (fragment), 1956

Francis Bacon, entre autres

Dans le Londres de l’après-guerre, il voyage à Paris, rencontre Picasso et Giacometti, et, surtout, fait la connaissance de Francis Bacon, artiste solitaire ayant fui sa famille et l’Irlande pour pouvoir assumer son homosexualité et son choix d’expression artistique. Les deux hommes resteront proches durant des décennies, évoluant dans un cercle d’amis restreint et dans une constante recherche d’une expression picturale réaliste et figurative, quasiment analytique de leur sujet et du mouvement.

‘Francis Bacon’ (unfinished) 1956-7. Ananda Foundation N.V.

L’exposition de la National Gallery, riche de plus de 60 tableaux et dessins, présente le travail de Lucian Freud par le biais de la chronologie. Les œuvres de jeunesse y témoignent d’une grande rigueur dans la composition, et d’un désir constant de saisir l’expression des sujets traités, sans jamais céder au désir de les magnifier. Portraits, études, dessins présentent l’univers de Lucian Freud, intimiste et cruel, qui dissèque les postures de ses amis, de son lieu de vie, de son atelier et de ceux qui viennent lui rendre visite. L’autoportrait est un genre qu’il décline durant toute sa vie: comme le créateur compulsif qu’il est, s’il n’a pas d’autres sujets à se mettre sous le pinceau, alors c’est lui qu’il ausculte sous les lumières les plus froides et les plus réalistes du temps et des saisons qui passent, de son âge qui avance, aussi.

‘Reflection with two children’ (self-portrait), 1965. Museo Nacional Thyssen-Bornemisza, Madrid

Mouvements de chair

Car s’il ne partage pas avec Francis Bacon les affres de l’homosexualité réprimée dans une Angleterre longtemps restée prude, ni celles de l’alcool, Lucian Freud explore avec lui les mouvements de la chair. La peau, grand mystère de la lumière et de la matière, est pour lui l’objet de toutes les attentions, de toutes les subtilités. Après les œuvres de jeunesse, ce sont de plus grands formats qui l’intéressent, permettant de donner vie à des corps qui se tordent, qui s’abandonnent, qui s’exhibent sans provocation.

‘Two Men’, 1987-88. National Galleries of Scotland

Le seul exhibitionnisme, ici, est la nudité, ou l’abandon lié au sommeil, ou même à la mort, les dessins de sa mère défunte imposant silence et recueillement. Qu’il s’agisse de ses intimes (comme Kate Moss enceinte, étonnante, ou l’héritier de l’empire Thyssen Bornemisza) ou de ses filles, Lucian Freud vole le secret des corps endormis, restituant la poésie d’une absence d’armure vestimentaire, ou la beauté d’un lien entre deux êtres qui ne se perçoit que dans le rapprochement inconscient d’une main, d’un pied qui se touchent malgré la nuit. L’obésité devient belle et cruelle, faisant osciller le spectateur entre fascination morbide et reconnaissance devant tant de générosité: celle du peintre qui rend hommage à la vérité. Et celle du sujet qui se désarme devant le créateur, sachant qu’il ne sera jamais embelli. Mais regardé avec justesse. Et compris.

‘Sleeping by the Lion Carpet’, 1996

EXPO

« Lucian Freud: New Perspectives »

Rétrospective à la National Gallery, Londres

En collaboration avec le Museo Nacional Thyssen-Bornemisza, Madrid

Jusqu’au 22 janvier 2023

Note de L’Echo: *****

 

[Source : http://www.lecho.be]

 

Charlamos con la autora ucraniana sobre la situación actual de su país y los antecedentes históricos de la invasión rusa, con motivo de la promoción en España de su novela ‘Una vidriera en Leópolis’

Zanna Sloniowska en la librería La Central de Callao

Escrito por Jaime Cedillo 

El idioma ha tenido un impacto definitivo en las causas de la guerra que se está librando en Ucrania. La escritora Zanna Sloniowska (Lviv, 1978) comenzó muy pronto a investigar sobre la historia de su país, un territorio hecho de identidades múltiples que conviven entre distintas lenguas. La ucraniana vive en Polonia, pero en 2015 publicó Una vidriera en Leópolis (hoy editada en España por Alianza), una novela enmarcada en las últimas cuatro décadas de su ciudad natal, la del título. Como se advierte en la nota preliminar, Leópolis (que significa Ciudad de los leones y hoy es conocida por Lviv) es el nombre que se emplea durante toda la narración, aunque cada pasaje remita a momentos determinados donde tuvo otras designaciones.

Sloniowska se encuentra en España con motivo de la promoción de su novela, que resultará muy oportuna para quien desee conocer los motivos del conflicto más relevante de la actualidad. La autora ucraniana radiografía la compleja sociedad de su país, un territorio oprimido durante el período soviético y marcado por la diversidad étnica en la actualidad. Precisamente la lengua es un catalizador del conflicto. Partiendo de la historia de una familia con cuatro generaciones de mujeres, Sloniowska confecciona un poderoso relato donde el contexto juega un papel crucial.

El funeral de la soprano Marianna, madre de la narradora, es el impulso de la historia, pues termina convertido en una manifestación política espontánea. Desde entonces, florecen a lo largo de las páginas símbolos como la banderala importancia de la ópera en Ucrania o el rol de la mujer en las revoluciones. La propia Sloniowska asumió con convicción su identidad ucraniana cuando se vio enarbolando la bandera en la Revolución Naranja de 2004 en Kiev, que representaba los anhelos europeos de la sociedad. Tras la revolución del Euromaidán, que termina con el presidente prorruso Víktor Yanukóvich por suspender el acuerdo de asociación para ingresar en la Unión Europea, intensifica esa relación de pertenencia. En plena guerra contra Vladimir Putin, lo mejor es que sea ella misma quien se exprese.

Pregunta. Cuando escribió su novela en 2015, ¿por qué decidió ambientarla en su ciudad natal?

Respuesta. Es una ciudad con una historia tan rica… Durante más de 600 años perteneció a Polonia. Para el pueblo polaco, Leópolis es un símbolo muy preciado que perdieron debido a la II Guerra Mundial. Cuando vives en Polonia, eres representante de este sueño perdido del país. Estaba cansada de eso, por lo que decidí escribir un libro en polaco que les mostrara una versión distinta de la ciudad.

P. La muerte de la madre tiene lugar en 1988. Usted tenía diez años en ese momento y, sin embargo, el retrato de la época es muy detallado. ¿Cómo recuerda aquellos años?

R. En los años 80 había un movimiento anticomunista de solidaridad polaca muy importante y muy conocido. Pero nadie sabe que en Ucrania también se estaba produciendo. Para una niña como yo, era toda una experiencia formativa. Yo vivía en el centro de la ciudad y podía ver las manifestaciones. Era una ciudad tranquila, silenciosa, bastante controlada, donde la voz estaba silenciada, y la ciudad empezaba a despertarse. Como niña, es una experiencia que te marca.

P. En la actualidad, ¿cómo forja un ucraniano su propia identidad, consciente de que pertenece a un territorio multiétnico y con un pasado tan convulso?

R. Depende del momento en que uno se plantea la identidad ucraniana en Leópolis. Lo que intento mostrar en la novela es que entre la Primera y la Segunda Guerra Mundial, tanto los ucranianos como los polacos consideraban que Leópolis era suya, porque era una capital del imperio austrohúngaro. Durante el periodo soviético, las distintas identidades nacionales fueron suprimidas. La rusa era la única permitida, pero los polacos y los ucranianos, y también los judíos, estaban ahí. Tras la caída de la Unión Soviética empiezan a brotar todas estas identidades.

« Durante el periodo soviético, las distintas identidades nacionales fueron suprimidas en Ucrania »

>Veías a gente que después de muchos años de verse reprimidos deseaban utilizar sus idiomas, practicar su religión, recuperar sus tradiciones. Después, la identidad ucraniana se fue reforzando en la historia moderna, con las revoluciones de 2004 y del Maidán en 2014. Pero esto no significa que acallen otras identidades presentes. Ahora vemos cómo se está dando forma a una identidad civil de la ciudadanía ucraniana. Aunque nuestras etnias sean distintas, la identidad del ciudadano ucraniano es más fuerte que nunca, sobre todo desde la invasión.

P. El arranque de la novela corresponde a un funeral de una soprano, personaje determinante. ¿Qué importancia tiene la ópera en Ucrania?

R. Vasyl Slipak fue un tenor ucraniano de la Ópera de París que fue asesinado por un francotirador en la guerra del Donbass. Yo me inspiré en su cortejo fúnebre para recrear la escena del funeral de Marianna, aunque no deja de ser un pasaje de ficción. El canto es muy importante. Ellos se llaman a sí mismos “una nación de cantantes”. Aquí sería como el flamenco. La ópera es la música del folclore ucraniano, la que escuchas durante toda tu vida e incluye todas las emociones del ucraniano. Cantan para expresar y cuentan sus historias cantándolas. Sabemos que hay gente con mucho talento. Por ejemplo, yo incluyo en la novela a Solomiya Krushelnytska, una de las más famosas cantantes ucranianas, que llegó a cantar en la Scala de Milán.

P. A propósito, ¿qué importancia tienen las figuras icónicas en Ucrania?

R. El pueblo ucraniano, sobre todo la zona occidental del país, es muy particular. Pertenecen a la iglesia ortodoxa, pero su dogma es católico. En 1946 esta iglesia quedó completamente eliminada por la Unión Soviética. Se les envió a los campos de prisioneros o directamente se les asesinó. Cuando los movimientos anticomunistas se rebelaron con fuerza, la gente quería recuperar de nuevo su religión, que era una parte fundamental de Ucrania. En general, es un país que cuenta con múltiples religiones: ortodoxos, católicos romanos, protestantes… Pero lo que yo retrato en mi novela es el ambiente de mi ciudad. En Leópolis el sentimiento nacional era muy fuerte, sobre todo para aquellas personas que habían visto reprimida su religión y no podían practicarla.

« La identidad del ciudadano ucraniano es más fuerte que nunca, sobre todo desde la invasión rusa »

P. Y en la actualidad, ¿cree que los intelectuales están manifestando sus opiniones sobre la guerra de manera contundente?

R. Sí. Espero que también estén prestando atención a esto desde aquí. Hay escritores que están haciendo giras en el extranjero para explicar qué está pasando en Ucrania ahora.

P. ¿Cuáles son las voces más relevantes en la actualidad?

R. Serhij Zhadán es muy especial. Es un poeta muy importante, pero también escribe prosa. Vive en Járkov [la parte más oriental de Ucrania, a muy pocos kilómetros de Rusia] y se negó a abandonar la ciudad, que es peligrosísima, para ayudar al ejército. Las generaciones más jóvenes conocen sus poemas de memoria. Además, habla inglés y alemán muy fluido, así que se dedica a visitar otros países y explica lo que está pasando [sus obras están dedicadas a la guerra que estamos viviendo desde 2014]. Recientemente ha estado en la Feria de Fráncfort recogiendo el Premio de la Paz de los libreros alemanes e impartió una charla sobre el tratamiento de la información en Ucrania.

P. Gracias al prólogo de su novela he sabido que los ucranianos han dejado de hablar ruso para hablar en su idioma original tras la invasión. Además de una señal de protesta, ¿qué simboliza este comportamiento?

R. Ha sido un proceso largo. La lengua ucraniana se ha visto reprimida siempre a lo largo de la historia, especialmente en los últimos trescientos años. Por ejemplo, la reina rusa Catalina II prohibió el uso del ucraniano. Si un escritor escribía en ucraniano, Stalin lo mandaba matar. Asesinó a unos 300 en un par de meses. En la Segunda Guerra Mundial no se podía utilizar el idioma ucraniano en la vida pública. Habían construido una idea de que el ucraniano era la lengua de los campesinos. Si querías estar en una esfera más académica, había que hablar en ruso. Tras la caída de la Unión Soviética, muchos empezaron a hablar en ucraniano, mientras que la invasión ha provocado que lo haga la totalidad de la población. Al menos lo utilizan en la vida pública.

« La ópera es la música del folclore ucraniano, incluye todas nuestras emociones. Aquí sería como el flamenco »

>>Sin embargo, hasta 2014 (Donbás) no empiezan a aparecer una serie de legislaciones que facilitan el proceso. De pronto se empieza a favorecer que se publiquen libros en ucraniano, porque antes toda la literatura que llegaba al país llegaba con traducciones al ruso. Tras la revolución del Euromaidán hay un apoyo político al libro en ucraniano y espero que no se detenga. Además, hay una mezcla entre la lengua rusa y la ucraniana. La llamamos surzhyk. Muchas personas que no tienen una alta formación utilizaban este idioma. Les daba un poco de vergüenza, era una lengua de andar por casa, para eso era mejor hablar ruso. Afortunadamente, los que han dejado de hablarlo se han pasado al ucraniano.

Portada de 'Una vidriera en Leópolis' (Alianza)

Portada de ‘Una vidriera en Leópolis’ (Alianza)

P. ¿Ha vuelto a releer la novela tras la invasión? ¿De qué modo entronca esta guerra con la historia que cuenta?

R. Todos los procesos narrados en la novela han llegado a su punto álgido y han quedado mucho más claros con lo que está sucediendo con la invasión. Si queremos ser optimistas respecto a la situación actual, esto va a facilitar un cambio muy radical que puede ser muy positivo para la identidad ucraniana y para la imagen del país. Espero que también lo sea para alumbrar la posibilidad de tener un desarrollo pacífico.

P. ¿Cómo cree que se resolverá esta cuestión? ¿Qué futuro tiene Ucrania cuando acabe la guerra?

R. Me encantaría conocer a un sabio capaz de responder a una pregunta como esta. Yo solo puedo contar mi sueño personal. Vengo de Leópolis y vivo en Cracovia (Polonia), que está a apenas 320 kilómetros. Ahora tenemos una autovía que conecta con la frontera ucraniana. Cuando llegas, ves también la frontera de la Unión Europea, pero esa no es fácil de cruzar. El mundo empieza de forma diferente una vez que cruzas esa frontera. Si uno se imagina la paz en Ucrania y ya no existe esa frontera, podríamos tener un tren de alta velocidad que conecte la ciudad donde vivo con la ciudad donde nací. Esa identidad polaca-ucraniana fluyendo una con la otra, con la capacidad de desarrollarse a partir de ejemplos de la Unión Europea, sería mi sueño. Vamos a ser optimistas.

P. Por último, dice que las estatuas de los dioses griegos en la plaza del Mercado están protegidas.

R. Es terrible. Es siempre lo mismo en cada guerra. Los rusos están robando piezas, cuadros… Sacan los libros de las bibliotecas, destrozando museos… Están atacando la identidad del país. El arte es una parte fundamental, del mismo modo que el lenguaje. Al fin y al cabo, es una estrategia. Putin ha dicho directamente que la nación ucraniana no existe.

P. La imagen me ha recordado, de algún modo, a las obras de arte que reciben ataques por parte de grupos ecologistas. ¿Qué opinión le merece?

R. No puedo sentirme identificada con este tipo de lucha. No lo plantearía de esta manera, no actuaría así.

[Foto: Alianza Editorial – fuente: http://www.elespanol.com]

Escrito por Moshé Machover 

Se ha escrito mucho acerca de la secuencia de eventos que condujeron a la Guerra de los Seis Días de junio de 1967: la serie de errores que hicieron que el presidente de Egipto, Gamal Abdel Nasser, cayese en la trampa mortal de una guerra que no quería luchar. 1 El curso de la guerra también está bien documentado: la aplastante derrota de Egipto – sellada en las primeras horas de la guerra, cuando prácticamente toda la fuerza aérea egipcia fue destruida en el suelo, como una bandada de patos sentados – seguida de la derrota de Jordania y Siria, que posteriormente fueron arrastradas a la guerra. 2

En cuanto a las consecuencias de la guerra, decir que “fue un momento decisivo en la historia del Oriente Próximo moderno” 3 es, como la mayoría de los clichés, evidentemente verdad. (Esto también se aplica al cliché ‘la mayoría de los clichés son ciertos’ …) El nacionalismo árabe laico sufrió un golpe del que no se ha recuperado, mientras que Israel se impuso como una potencia regional, el ejecutor local de los Estados Unidos. De hecho, debido a la centralidad geopolítica y estratégica de Oriente Próximo, el resultado de la guerra tuvo un considerable efecto mundial: la derrota de los principales aliados regionales de la URSS fue un duro golpe a su posición como potencia mundial, contribuyo a su declive y presagio su desaparición.

El 50 aniversario de la guerra lo es también de muchas otras cosas, de las que sin duda se escribirá asimismo: el período previo a la guerra, sus batallas y secuelas. Pero aquí me gustaría abordar otro aspecto de esta historia: las raíces anteriores a la guerra de las tendencias y desarrollos que se pusieron de manifiesto después de junio de 1967. Como cada gran crisis política, la guerra fue un momento de discontinuidad histórica: la situación local, regional y en cierto global dieron un giro brusco. Sin embargo, como en cada una de estas crisis, también se amplificaron algunas tendencias preexistentes. Que estas fueran discernibles en el período anterior – al menos desde 1956 – no implica necesariamente que la forma que adoptaron las cosas después de la guerra se hubiera podido predecir con certeza. Más bien, de las diversas alternativas que parecían posibles antes de junio de 1967, la guerra seleccionó algunas y suprimió otras.

Raíces globales y regionales

No puedo tratar aquí en las señales anteriores a 1967 de que la Unión Soviética había entrado en una tendencia a la baja – que iba a ser su declive terminal – tanto interna como internacionalmente. Permítaseme mencionar la crisis de los misiles de Cuba de octubre de 1962, cuando Nikita Khrushchev se vio obligado a una humillante desescalada. La era de Brezhnev, que comenzó dos años más tarde, es generalmente reconocida como de estancamiento, que presagiaba el colapso final. Teniendo en cuenta estos antecedentes, no debería ser ninguna sorpresa que la Unión Soviética tuviera que contemplar impotente como sus dos aliados árabes fueron barridos y su equipamiento militar soviética destruido. Esto provocó directamente que en unos años Egipto, el principal país árabe, abandonara la órbita soviética y se convirtiese en un Estado cliente de Estados Unidos.

Mientras que para la Unión Soviética la guerra no fue más que parte de una serie de pasos en su largo proceso de decadencia, para el mundo árabe fue una calamidad, que marco el inició de la caída del nacionalismo árabe laico, autodenominado ‘socialista’.

La década posterior a la guerra de Suez de 1956 fue de euforia en el mundo árabe, una fase de expansión del nacionalismo árabe y del gran prestigio personal de Abdel Nasser. Aquella guerra había terminado muy bien para Egipto; los imperialistas franceses y británicos y sus cómplices israelíes tuvieron que retirarse con las manos vacías. Pero la euforia fue infundada. Egipto solamente evitó la derrota total y la pérdida del recientemente nacionalizado Canal de Suez gracias a la intervención política del presidente de EEUU, Dwight Eisenhower, y su secretario de Estado, John Foster Dulles, indignados por la presunción de sus aliados franceses y británicos, que en secreto conspiraban para restablecer su presencia imperialista en la región.

El éxito político de Egipto enmascaró su atraso económico, social y militar. En términos puramente militares, la confrontación con Israel no le fue del todo bien: las fuerzas armadas de Egipto no fueron rival para el ataque israelí y y sufrieron graves pérdidas. Además, mientras que para Francia y Gran Bretaña la Guerra de Suez marcó el final de su arrogancia imperialista, Israel salió de ella con una ventaja estratégica importante: se convirtió en una potencia nuclear – una recompensa de Francia a Shimon Peres por sus servicios proxenetas al garantizar la participación de Israel en la sucia trama tripartita. 4

De hecho, el carácter progresista del nacionalismo árabe, incluso en su mejor momento, como el personificado por Abdel Nasser, era bastante limitado, su socialismo ficticio, e incluso su laicidad no tan radical. Apoyado en la pequeña burguesía y dirigido por los militares, no logró modernizar e industrializar los países en los que se hizo con el poder. Su declarada aspiración de unir al mundo árabe políticamente- un imperativo histórico – se quedó en nada, ya que la República Árabe Unida, la unión de Egipto y Siria (1958-1961), fue un fracaso de corta duración.

El atraso fatal y el estancamiento incluso de los países árabes más ‘progresistas’, que determinó inevitablemente su derrota en 1967, fue expuesto sin piedad por mi difunto amigo, Sadik al-Azm, en una crítica devastadora, publicada en 1968. 5

No diré nada más sobre las raíces globales y árabes regionales anteriores al resultado de la guerra de 1967. El resto de este artículo tratará en algún detalle el aspecto israelí de la transformación de 1967.

La relación entre Israel y EEUU  

Existe la creencia generalizada de que Israel se convirtió en un socio menor regional de los EEUU después de la guerra de 1967. Esto es inexacto: la capacidad militar de Israel, demostrada en esa guerra, de hecho confirmó su valor como activo estratégico de Estados Unidos, y cementó la relación Estados Unidos-Israel, pero esta relación se había desarrollado desde 1961, cuando Francia se vio obligada a abandonar su guerra colonial en Algeria. Hasta entonces Francia había sido el principal proveedor militar y protector imperialista de Israel. 6 En 1955-56 Francia vendió a Israel una gran cantidad de equipo militar pesado, incluyendo 18 piezas de artillería de 105 mm y cientos de tanques AMX-13. La fuerza aérea israelí adquirió aviones de combate franceses: en primer lugar el Mystère II y, desde el verano de 1956, el más avanzada Mystère IV. Un envío adicional de estos cazabombarderos ultrasónicos fue entregado pocos días antes de la guerra de Suez, en el que jugaron un papel crucial. 7

El principal motivo francés para esta relación fue la creencia de que la resistencia argelina dependía de la ayuda de Egipto y colapsaría si el régimen nasserista, que Israel consideraba su principal enemigo, fuese derribado. Esto motivó la conspiración franco-israelí en la guerra de Suez, a la que el gobierno de Eden de Gran Bretaña se unió de forma idiota. Pero después de que Francia perdiese su importante posición imperialista en la región – primero con el desastre de Suez en 1956 y luego en 1961 con la independencia de Argelia – la relación franco-israelí dejó de tener razón de ser, e Israel buscó y encontró un nuevo patrón.

En 1962 EEUU permitió por primera vez la compra de armas avanzadas a Israel: los misiles antiaéreos Hawk. En 1966, un año antes de la Guerra de los Seis Días, la ayuda militar de Estados Unidos a Israel aumentó bruscamente a $ 90 millones (originalmente en la forma de un préstamo, que fue perdonado más adelante). El equivalente de $ 680 millones a precios de 2017, y fue más del doble del total que en todos los años anteriores. Claramente, marcó un importante reforzamiento de la relación. Por supuesto, era mucho menos que la actual ayuda militar de Estados Unidos a Israel (en su mayoría como una subvención a fondo perdido), que se cuenta en miles de millones de dólares – pero este aumento tendría lugar años más tarde, empezando con la guerra de octubre de 1973 ( ‘Yom Kippur’). 8

Así que en 1967 Israel ya era un Estado cliente de Estados Unidos muy consolidado; y – después de haber aprendido la lección de Suez – se aseguró obtener luz verde de Washington antes de atacar Egipto el 5 de junio. De hecho, las actas del gabinete israelí recientemente hechas públicas revelan que esa negociación diplomática secreta, en la que estaba involucrado, fue lo que detuvo unos días la decisión final del primer ministro Levi Eshkol, empañando su imagen pública porque parecía vacilar y posponer las cosas. En una reunión conjunta del 2 de junio del comité de seguridad del gabinete y el ejército, el jefe del estado mayor general (CGS), Yitzhak Rabin y el general Ariel Sharon instaron a una acción inmediata; este último menosprecio el “ir y venir, por no decir la petición de permiso” diplomáticos. Eshkol rechazó esta agresiva impaciencia y señaló que la luz verde de Estados Unidos era vital porque Israel era y seguiría dependiendo de la ayuda militar extranjera. Señaló a Sharon que la fuerza de Israel tenía sus limitaciones:

“Todo el poder material de nuestro ejército es el resultado de ese “ir y venir” diplomático. No lo olvidemos y no nos creamos Goliat. Con los nudillos desnudos, desarmados y sin equipar, somos impotentes”9

Cinco ‘Sinaís’

Moshe Dayan jugó un papel central durante la Guerra de los Seis Días, así como en el período posterior. Una personalidad carismática, representaba al ala dura dominante en la élite militar y política de Israel. Un par de años después de dirigir las fuerzas de Israel en la guerra de Suez como CGS, se retiró del ejército y comenzó su carrera política (algo común entre los generales israelíes), sirviendo como ministro de Agricultura en el último gobierno encabezado por Ben-Gurion (1959-1964). Desde 1965 estaba fuera del gobierno, pero en los días de tensión que precedieron a la guerra, Eshkol nombró al antiguo líder militar más prestigioso y popular ministro de Defensa.

Teniendo en cuenta el importantísimo papel que desempeñó, vale la pena tomar debida nota de las declaraciones públicas de Dayan – más aún, ya que, a diferencia de la mayoría de los políticos, era a menudo brutalmente franco. Si Abdel Nasser hubiera prestado la debida atención a las declaraciones anteriores de Dayan, quizás hubiera podido evitar verse atrapado en una guerra que no tenía realmente la intención de luchar, pero que Dayan había estado esperando desde hacía tiempo.

El 31 de marzo de 1957 -tan solo unos días después de que Israel hubiese completado su retirada, impuesta por Estados Unidos, de todos los territorios que había ocupado (y deseaba anexar) en la guerra de Suez- el CGS Moshe Dayan se dirigió a una reunión de oficiales del estado mayor norte de las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF). En su discurso, publicado en el diario de la Histadrut Davar en el tercer aniversario de la guerra de Suez, enumeró las lecciones de la campaña del Sinaí ‘(eufemismo oficial israelí para referirse a su participación en esa guerra):

“Debemos preguntarnos lo que, en todo caso, hemos logrado con nuestras relaciones generales con los árabes. En mi opinión, la respuesta a esta pregunta no reside tanto en lo que hemos logrado en la campaña de Sinaí en si misma sino en cómo el Estado de Israel se comportaría en el futuro, en el período posterior a la Guerra del Sinaí … La pregunta es ¿quién sacará las lecciones de ella? …

¿La lección la aprenderán los egipcios, la lección de su derrota en el Sinaí; o la lección la aprenderá el Estado de Israel, la lección de la retirada, diciendo que era imposible mantenerse en el Sinaí porque el mundo entero se oponía, y tuvimos que retirarnos, y por lo tanto, es no es camino no es el correcto? La pregunta es si los egipcios lo sabrán, incluso si Israel asume que probablemente se vería obligado a evacuar lo que ha conquistado, pero que, sin embargo, atacará de nuevo en el futuro si es provocado de forma intolerable. Y lo más importante: si el Estado de Israel dice: ‘Estamos preparados, si tenemos que repetir un segundo, un tercero, un quinto Sinaí, incluso si termina en retirada’ …

Si abandonamos, entonces la campaña del Sinaí se convertirá en un activo negativo, en un fracaso. Pero si no desesperamos, entonces la campaña del Sinaí es un logro de primera clase, un pilar de nuestra seguridad … La campaña del Sinaí significa que el Estado de Israel está preparado para emprender cualquier acción que exijan sus necesidades vitales – su supervivencia, su seguridad y la salvaguarda de sus derechos. Y si esto significa que [otra] campaña del Sinaí es necesaria – habrá otro Sinaí, incluso a pesar de dificultades políticas serias. Y si se requieren mañana cinco ‘Sinaís’, habrá cinco ‘Sinais’. Si esta es la forma en que vemos las cosas, entonces la campaña del Sinaí será una advertencia a los países árabes, la evidencia de la capacidad y la voluntad de Israel de intensificar la lucha y no poner en peligro nuestros intereses”10

Esto se convirtió en parte de la doctrina militar de Israel. Lo que equivale a estar preparado para utilizar cualquier desafío como una oportunidad para afirmar la dominación militar de Israel contra cualquiera de sus vecinos, especialmente Egipto, el país árabe más importantes. En la segunda mitad de mayo de 1967, Abdel Nasser proporcionó a Israel esa oportunidad.

Al final de la guerra de Suez, eufórico por el fulgurante éxito militar de Israel, el primer ministro David Ben-Gurion anunció la anexión de la península del Sinaí y la creación de Tercer Reino de Israel muy ampliado, 11 para a continuación tener que comerse a toda prisa sus palabras bajo presión de Estados Unidos. Pero en cualquier caso, como se deduce del discurso de Dayan antes citado, el Sinaí no era un objetivo de alta prioridad en las ambiciones expansionistas de Israel, más bien una zona tapón entre él y el grueso de Egipto.

Un mercado ‘vacio’

Las cosas eran muy diferentes cuando se trataba de aquellas partes de Palestina que Israel no había ‘liberado’ en la guerra de 1948, especialmente Cisjordania. Desde el final de la guerra, el ala dura de la élite militar y política de Israel había deseado completar la ‘liberación’ del conjunto del territorio que la ideología sionista cree que pertenece al pueblo judío. Como ha argumentado Ilan Pappe:

“La élite política y militar israelí consideraba [la guerra de 1948] una oportunidad perdida: un momento histórico en el que Israel hubiera podido, y hubiera debido, ocupar toda la Palestina histórica desde el río Jordán hasta el mar Mediterráneo. La única razón por la que no lo hicieron fue debido a un acuerdo con la vecina Jordania. Este acuerdo fue negociado durante los últimos días del mandato británico y, una vez concluido, limitaba la participación militar del ejército jordano en el esfuerzo general de guerra árabe en 1948. A cambio, a Jordania se le permitió anexionarse las zonas de Palestina que se convirtieron en Cisjordania. David Ben-Gurión, que mantuvo el acuerdo pre-1948 intacto, calificó la decisión de permitir que Jordania ocupara Cisjordania … “un error histórico fatal”.

Desde 1948, importantes sectores de las élites culturales, militares y políticas judías habían buscado una oportunidad para rectificar este error. Desde mediados de la década de 1960, planificaron cuidadosamente cómo crear un Israel más grande que incluiría Cisjordania. Hubo varios momentos históricos en los que casi ejecutaron su plan, solo para retroceder en el último momento. Los más famosos fueron en 1958 y 1960, cuando David Ben-Gurion abortó la ejecución del plan por el miedo a la reacción internacional en el primer caso y por razones demográficas en el segundo (estimando que Israel no podría incorporar un gran número de palestinos). La mejor oportunidad llegó con la guerra de 1967”.

Para más detalles, remito al lector al capítulo 6 del reciente libro de Pappé, al que pertenece la cita. 12

Permítanme hacer aquí algunas observaciones adicionales, en apoyo a la evaluación de Pappe. Después de junio de 1963, cuando Ben-Gurión, finalmente dejó el cargo y su capacidad de freno ya no era efectiva, la facción dura se hizo más decidida y no era infrecuente la discusión abierta sobre el carácter inacabado de la guerra de 1948. Así, el 31 de enero de 1964, el periódico de la tarde Maariv publicó una serie de entrevistas sobre este tema con personalidades públicas importantes, llevadas a cabo por Ge’ulah Cohen, un político nacionalista de extrema derecha y exterrorista. 13 Todos los entrevistados coincidieron en que las fronteras de Israel de aquel entonces (que nunca habían sido reconocidas y no eran más que líneas de armisticio establecidas en 1949) estaba lejos de incluir a la “patria entera”. Mientras que algunos aceptaban esas fronteras como un compromiso inevitable, otros no se resignaban. Shimon Peres opinó que “Israel puede existir incluso dentro de las fronteras actuales”, pero Moshé Dayán afirmó que “las fronteras actuales son el resultado de la guerra [1948], no el logro de [nuestros] objetivos”. Y Aryeh Ben-Eliezer, líder del partido Herut (precursor del Likud), fue aún más explícito: “La existencia de Israel depende de no renunciar a todo el país.”

Unos meses más tarde, Yigal Allon – como Dayan un prestigioso general convertido en político y un halcón prominente – declaró:

“El país sigue dividido y sus fronteras distorsionadas no por una falta de planificación estratégica correcta o una falta de capacidad militar, sino solo debido a la moderación política, de la que el primer ministro y ministro de Defensa D Ben-Gurión fue responsable. De hecho, cuando ordenó a nuestro ejército detenerse, estábamos en el momento álgido de nuestras victorias en todos los frentes decisivos, desde el río Litani en el norte hasta el corazón del desierto del Sinaí, en el sur-oeste. Con solo unos pocos días de lucha más habría sido posible lograr la derrota final de los ejércitos árabes invasores y la liberación del país en su totalidad”. 14

Allon, como Dayan, estaba en el gobierno en junio de 1967; y ambos presionaron a favor de que se aplicase su línea dura en el momento de la guerra y en el período posterior.

Tuvieron que superar cierta resistencia por parte de la vieja guardia laborista sionista, que tenía reservas sobre la integración en Israel de áreas pobladas por demasiados árabes. Una objeción típica de este tipo fue expresado por Yosef Weitz, que había sido durante mucho tiempo un defensor de la limpieza étnica, y participó activamente en su aplicación en 1947-1949. Pero ahora, en 1967, advirtió en contra de aferrarse a los territorios recién conquistados, porque “la mayoría de los habitantes de los territorios liberados [sic] se han mantenido ‘pegados’ a su lugar – un hecho que puede socavar la base misma de nuestra Estado“. 15 La expansión territorial sin limpieza étnica era peligrosa. Esta posición también fue compartida por el propio Ben-Gurión, ahora retirado. En una entrevista filmada en 1968 (redescubierta en 2016), dijo que Israel debería renunciar inmediatamente a la mayor parte de los territorios que había tomado un año antes en la Guerra de los Seis Días, manteniendo solo los Altos del Golán (la mayoría de cuya población había sufrido la limpieza étnica) y el este de Jerusalén. 16

Una observación incidental: tengo que aprovechar esta oportunidad para corregir un error mío. En varios artículos he citado un importante discurso pronunciado por Dayan en febrero de 1973, en el que citó con aprobación una declaración de Ben-Gurión que data de 1937, en la que este había dicho:

“Entre nosotros [los sionistas] no puede haber debate sobre la integridad de la tierra de Israel [es decir, Palestina], y sobre nuestros lazos y derecho a la totalidad de la tierra … Cuando un sionista habla de la integridad de la tierra , esto solo puede significar la colonización [hityashvut] por los judíos de la tierra en su totalidad”. 17

Tenía la impresión de que Dayan estaba pasando un mensaje en nombre de Ben-Gurión (que murió más tarde, en 1973). Pero ahora está claro que, de hecho, Dayan tácitamente reprocha a su antiguo mentor por abandonar su doctrina anterior.

Volvamos ahora a mayo-junio de 1967. Una razón importante por la que los halcones, encabezados por Dayan, fueron capaces de imponerse y superar cualquier resistencia que encontraron es que se apoyaron en el estado de ánimo predominante de la población hebrea, producto del sistemático adoctrinamiento por la clase política y cultural sionista. Este estado de ánimo encontró una expresión emblemática de una canción compuesta (tanto música como letra) por Naomi Shemer para un festival de música celebrado con ocasión del XIX Día de la Independencia de Israel, el 15 de mayo de 1967. Debió haberla escrito al menos unos días antes, antes de que la Guerra de los Seis Días se perfilara en el horizonte. Titulada ‘Jerusalén de oro’, la canción está impregnada de anhelo por la ciudad vieja, más allá de la línea de armisticio con Jordania. Sorprendentemente, describe la ciudad vieja como desolada, deshabitada:

“… ¡Cómo se han secado las cisternas!

La plaza del mercado está vacía

Y nadie frecuenta el Monte del Templo

En la ciudad vieja.

Y en las cuevas en la montaña

Vientos aúllan

Y nadie desciende hasta el mar Muerto

A través de Jericó.

Jerusalén de Oro

Y de bronce, y de la luz

Soy un violín para todas tus canciones.

Pero como he venido a cantarte hoy,

Y adornarte con guirnaldas

Soy el más pequeño de tus hijos más jóvenes

Y del último poeta.

Porque nombre abrasa los labios

Al igual que el beso de un serafín

Si me olvido de ti, Jerusalén,

Que eres todo oro”. 18

Por supuesto, todo esto era una sarta de mentiras o, como se dice hoy, hechos alternativos. El camino a Jericó estaba lleno de  tráfico, el Monte del Templo repleto de fieles y la plaza a rebosar de compradores. Pero eran árabes – y, al ser nativos, no existían en la excluyente visión colonizadora.

Sionismo religioso

La canción de Shemer pronto se convirtió en un éxito, y fue difundida sin cesar en la radio durante las siguientes semanas, desde el momento en que las expectativa de una guerra comenzaron a crecer.

El 24 de mayo me llamaron a filas en la sección de reserva de la brigada de Jerusalén. Mientras esperábamos ser equipados, nos entregaron una hoja multicopiada. En su lado reverso se había impreso… sí, lo han adivinado: la canción de Naomi Shemer. Por el otro lado, bajo el titulo “Hoja de batalla”, un mensaje del comandante de distrito de Jerusalén, coronel Eliezer Amitai:

“¡Soldados y comandantes!

Esta vez no estamos aquí para ejercicios o entrenamiento. Hemos venido a demostrar que todos los ejercicios y entrenamiento han valido la pena.

Esta vez hemos venido para advertir al enemigo cercano que no se atrevan a moverse. Hemos venido a recordarle que si empieza las hostilidades su propio territorio será el campo de batalla. 19

Esta vez hemos venido a recordar al enemigo que si queremos – el Muro [de las Lamentaciones], el Monte Scopus e incluso Jericó serán nuestras.

¡Defensores de Jerusalén!

Estoy orgulloso de aquellos a los que hace poco dirijo. Vuestra dedicación, capacidad y equipamiento me hacen confiar, como al mando supremo de las FDI y a los habitantes de Jerusalén, que podemos contar con vosotros.

El puñado de combatientes que defendieron la ciudad con pocas armas y que rompieron el asedio en 1948 han sido relevados por una generación entrenada y equipada para completar la tarea, llegado el momento.”

Me di cuenta de inmediato de que se trataba de un documento importante, y me aseguré de mantener mi copia a buen recaudo. Todavía la conservo, después de todos estos años.

Pero, en ese momento, sucedió algo que me asombró y me alarmó. Mi unidad de reserva se componía de una muestra transversal de la población masculina hebrea de Jerusalén entre los 20 y los 30 años de edad – con exclusión de los ultraortodoxos, que están exentos del servicio militar. Como tal, incluía una buena parte de hombres religiosos, en su mayoría sionistas nacional-religiosos. Estos – a diferencia de los ultraortodoxos que se visten de negro, con barba larga – no se diferenciaban en apariencia del resto de nosotros, a excepción de un elemento revelador en su ropa: su kipá tejida en punto. En el momento en que el grupo terminó de leer el mensaje del coronel, empezaron a dar botes, cantando y bailando en éxtasis. Estaban convencidos de que estaba a punto de comenzar su gran era.

Esto me sorprendió, porque en aquel entonces los sionistas religiosos, representados en la Knesset por el partido nacional-religioso, 20 eran en general bastante partidarios de la linea más blanda. O eso es lo que parecía, debido a que su moderada vieja dirección política, eran aliados tradicionales del laborismo sionista. Después de 1967, el sionismo nacional-religioso de kipá mutó y se convirtió en ultraagresivo, y el PNR fue sustituido por el extremista y mesiánico partido Hogar Judío. Pero esta mutación, al igual que otras transformaciones posteriores a 1967, había germinado y arraigado mucho antes de la Guerra de los Seis Días.

Su principal caldo de cultivo era una yeshiva (escuela religiosa) de Jerusalén, Merkaz HaRav Kook, fundada en 1924. 21Su fundador, el rabbi Abraham Isaac Kook (1865-1935), era un sionista de una especie muy rara en su época. Aunque la mayoría de los sionistas no eran creyentes, y la mayoría de los rabinos ortodoxos eran firmes en su oposición al sionismo, A.I. Kook fue un teólogo sionista mesiánico. De acuerdo con su teología, la colonización sionista de Palestina y la eventual creación de un Estado judío eran parte de un plan divino, que culminaría con la venida del Mesías. Su sofisticada doctrina política abogaba por una alianza con los sionistas seculares, tolerando su impiedad. 22 Había que reírles la incredulidad: los comparaba con el asno del Mesías – un instrumento tonto pero divino, que cargaba al Salvador en su espalda. 23 Esta doctrina, en una forma más cruda y extrema, fue predicada por su hijo y discípulo, Zvi Yehuda Kook, que dirigió la Yeshiva en los años cruciales de 1951-82. En ese nido de víboras fueron incubados los Moshe Levinger, Hanan Porat y otros dirigentes importantes de los fanáticos colonos religiosos después de 1967. Muchos otros fueron influenciados por su teología – como sin duda lo habían sido los miembros en éxtasis de mi unidad de reserva.

En estos 50 años desde 1967, el sionismo religioso extremista se ha convertido en el centro neurálgico de la política israelí, en particular de la colonización en los territorios ocupados. Si bien todavía son una minoría política, son decisivos, porque su celo mesiánico no puede ser igualado por la exangue, pusilánime y quebrada oposición sionista laica.

A los marxistas no les sorprenderá descubrir que una ideología que se convierte en dominante en una sociedad es la que mejor se adapta a su realidad material. En el presente caso, la realidad material es la posesión militar por parte de Israel de los territorios adyacentes colonizables – una atracción casi irresistible para un Estado colonial que goza de ventaja abrumadora en el equilibrio de poder local y regional, así como de apoyo ilimitado del imperio hegemónico mundial.

El sionismo religioso mesiánico proporciona el celo necesario para la implantación de los puestos colonizadores de avanzada en tierra hostil robada a su población indígena. Los sionistas moderados no disponen de ningún arma intelectual o moral real contra esta ideología. Porque, como AI Kook seguramente se dio cuenta, la doctrina no era una versión teológica del sionismo laico; por el contrario, la corriente principal del sionismo siempre ha sido una versión secularizada superficial de una teología mesiánica. Esta fue desde el inicio de la colonización sionista la base para afirmar la legitimidad de su proyecto de tomar posesión de una tierra poblada. Esta también es hoy en día la lógica subyacente a la afirmación de que “Israel es el Estado-nación del pueblo judío”. Un ‘pueblo judío’ mundial es fundamentalmente un concepto basado en la religión; como Sa’adia Ga’on (882 / 892-942CE), una de las más altas autoridades del judaísmo, dijo, “Nuestro pueblo es un pueblo solo por la Torá (ley religiosa)”. 24 Y su reclamo sobre la ‘Tierra de Israel’ se basa nada más que en una historia teologizada.

En las primeras fases del proyecto sionista, cuando su colonialismo fue apoyado incluso por amplios sectores de la socialdemocracia internacional, el sionismo laborista ‘de izquierda’ podía proporcionar una cobertura ideológica adecuada para los “pioneros” colonizadores de Palestina. El asno tonto del Mesías podía creer que no tenía dueño. Pero en la era post-colonial, esto era imposible. Así, en la controversia pública que estalló en Israel después de la Guerra de los Seis Días, la ‘izquierda’ sionista moderada se encontró en desventaja frente a los anexionistas de línea dura.

Por ejemplo, Amos Oz, preocupado por el peligro demográfico que representa una gran población árabe, se pronunció en contra del griterío que acompañaba a la terrible orgía anexionista. Describió los argumentos que se basaban en los derechos “históricos” de los judíos sobre “toda la Tierra de Israel” como “alucinaciones mitológicas”. Llegó a afirmar que los derechos territoriales y las fronteras políticas solo pueden basarse en el principio demográfico: cada pueblo tiene derecho sobre el territorio que habita y en el que constituye una mayoría. Cualquier otro principio es infundado. 25

Un polemista anexionista no tuvo problemas para señalar la debilidad de la posición de Oz:

“Este criterio – ‘quién habita este pedazo de tierra hoy ‘ – no puede de ninguna manera ser el único criterio. Porque si Amos Oz lo aplica, y solo ese criterio, el sionismo no tiene ninguna justificación en absoluto.

Si Amos Oz aprueba las fronteras dentro de las cuales hemos existido hasta ahora porque tienen una razón demográfica, debería preguntarse si esa situación demográfica que determina las fronteras siempre ha existido o se creó en un proceso colonizador. De hecho, de acuerdo con un criterio demográfico no teníamos, al inicio de la realización del sionismo, ¡ningún derecho sobre este país! Todo el derecho se desprende de alucinaciones mitológicas. Esto es lo que los antisionistas siempre han afirmado. No obstante, no estábamos dispuestos a aceptar una situación demográfica dada como el único criterio. Hicimos todo lo posible para alterar la situación demográfica. ¿Está permitido hacer esto? Si no lo está, no hay ninguna justificación para nuestra propia existencia aquí. Si lo está, no hay nada sagrado en unas fronteras determinadas por una confrontación militar específica [es decir, la guerra de 1948 – MM], y es permisible alterar la realidad demográfica en otras zonas también”. 26

Podría citar muchos más ejemplos que muestran que fácil era para los anexionistas ganar el debate intrasionista. Por lo tanto, 50 años después, un líder del partido mesiánico Hogar Judío, el vicepresidente de la Knesset y miembro de la coalición gobernante, Bezalel Smotrich, ha hecho un discurso público en el que ha ofrecido a los árabes palestinos de Israel tres opciones: abandonar los territorios ocupados, seguir viviendo allí con un estatus de segunda clase, o seguir resistiendo, en cuyo caso “las Fuerzas de Defensa de Israel sabrán qué hacer”. Cuando se le preguntó si tenía la intención de acabar con familias enteras, incluyendo mujeres y niños, Smotrich respondió: “La guerra es la guerra.” 27

El profesor Daniel Blatman ha descrito acertadamente la amable oferta de Smotrich como unas “escalofriantes palabras que son susceptibles de conducir a Israel a cometer el horrible crimen de genocidio.”:

“La admiración de Smotrich por el genocida bíblico, Joshua ben Nun, le lleva a adoptar valores que se asemejan a los de las SS alemana. Naturalmente, no se tomó la molestia de hacer este tipo de comparaciones, ya que alguien que apoya el genocidio no trata de comprender la visión del mundo de los genocidas que le precedieron”. 28

La comparación de los políticos israelíes con las SS es fuerte, pero el profesor Blatman debe saber de lo que está hablando: es descrito por Ha’aretz como un “historiador del Holocausto y  del genocidio en la Universidad Hebrea de Jerusalén [sic]”. Y, en cualquier caso, es odioso asumir que solo los gentiles pueden cometer genocidios.

Notas:

1. Para una buena visión general Avi Shlaim ‘Israel: poor little Samson’ en A Shlaim y WR Louis (eds) The 1967 Arab-Israeli war: origins and consequences, Cambridge 2012. Otros ensayos en esta colección ofrecen importante material de fondo desde muchos ángulos. La entrada de Wikipedia ( https://en.wikipedia.org/wiki/Six-Day_War ) está fuertemente sesgada a favor del punto de vista de Israel. En particular, se omite mencionar la escalada deliberada de Israel en las escaramuzas en la frontera con Siria durante mayo de 1967, que inició la cadena de acontecimientos que condujeron a la guerra. No dice nada de la amenaza hecha por el jefe del ejército de Israel, el general Yitzhak Rabin, en una entrevista el 12 de mayo, de ocupar Damasco y derrocar al régimen sirio (véase A Shlaim op cit ).

2. La entrada de Wikipedia, a pesar de su sesgo ideológico, es una referencia útil para el curso de la guerra misma.

3. Comentario de A Shlaim y WR Louis op cit .

4. Véase A Shlaim, ‘The protocol of Sèvres, 1956: anatomy of a war plot’, International Affairs, 73:3 (1997), pp509-530. Recogido en D Tal (ed) The 1956 war: collusion and rivalry in the Middle East London 2001, pp119-43.

5. Traducción al inglés: Self-criticism after the defeat, London 2011Ver también R Khalidi, ‘The 1967 war and the demise of Arab nationalism: chronicle of a death foretold’ en A Shlaim y WR Louis op cit .

6. Esta relación comenzó antes de la creación de Israel, cuando Francia en secreto ayudó a la actividad terrorista sionista clandestina contra el mandato británico. Ver J Barr A line in the sand: Britain, France and the struggle that shaped the Middle East Nueva York 2011.

7. Véase B Morris Israel’s border wars 1949-1956, Oxford 1993; y https://en.wikipedia.org/wiki/Dassault_Mystère_IV .

8. Para los datos sobre la ayuda estadounidense a Israel, véase JM Sharp US foreign aid to Israel Congressional Research Service 22 de diciembre 2016: https://fas.org/sgp/crs/mideast/RL33222.pdf .

9. Ha’aretz (en hebreo) 18 de mayo 2017, www.haaretz.com/israel-news/.premium-1.789980 .

10. Davar (periódico de la Histadrut) de 30 de de octubre de de 1959.

11. Mensaje a las fuerzas israelíes en Sharm al-Sheikh, transmitido en la radio de Israel el 6 de noviembre de 1956; repetido al día siguiente en un discurso ante la Knesset.

12. Ilan Pappe Ten myths about Israel Londres 2017. También ver su más reciente The biggest prison on Earth: the history of the Israeli occupation Londres 2017.

13. Su autobiografía, Woman of violence: memoirs of a young terrorist,1943-1948, fue publicada en 1966.

14. Lamerhav (periódico laborista sionista) 8 de marzo de 1964.

15. Davar 19 de septiembre 1967.

16. The Forward de 26 de julio 2016: http://tinyurl.com/m5wmeyv .

17. Ha’aretz 18 de febrero de 1973.

18. Con verso adicional celebrando la ‘liberación’ de la ciudad vieja: http://israelforever.org/interact/multimedia/yerushalayim_shel_zahav ; http://hebrewsongs.com/?song=yerushalayimshelzahav . Por cierto, el título de la canción y el estribillo guardan semejanza con una composición de devoción mística del siglo XII de la gran pensadora San Hildegarda de Bingen: O Ierusalem, civitas aurea, ornata regis purpura; O edificatio summe bonitatis Que es lux numquam obscurata. Ver y escuchar: www.hyperion-records.co.uk/dw.asp?dc=W2932_GBAJY8403904 . (Más recientemente, el cantante de rap judío neoyorkino Matisyahu se ha inspirado también en el mismo tema, https://www.youtube.com/watch?v=H8ULIw0Zgaw NdT)

19. Por si acaso, fue Israel quien hizo el primer movimiento contra Jordania: en la madrugada del 5 de junio destruyó no solo la fuerza aérea egipcia, sino también todos menos uno de los aviones de combate de Jordania, así como tres reactores Hunter préstamo de Irak. Ver www.globalsecurity.org/military/world/jordan/rjaf.htm .

20. Ver https://en.wikipedia.org/wiki/National_Religious_Party .

21. Véase https://en.wikipedia.org/wiki/Mercaz_HaRav_Kook .

22. Véase https://en.wikipedia.org/wiki/Abraham_Isaac_Kook .

23. Ver https://en.wikipedia.org/wiki/The_Messiah’s_Donkey ; ‘Los burros del Mesías: colonos disparan contra aldeanos palestinos mientras el ejército israelí observa’: http://tinyurl.com/ybd2njgb .

24. Citado por I Shahak, ‘The Jewish religion and its attitude to non-Jews’ Khamsin número 8, 1981: http://tinyurl.com/yak2wpbr .

25. A Oz, ‘The minister of defence and the Lebensraum’ Davarde 22 agosto 1967 22.

26. A Renan Davar 14 de septiembre de 1967. Énfasis en el original.

27. T Persico, ‘Why religious Zionism is growing darker’ Haaretz 16 de mayo de 2017 www.haaretz.com/opinion/.premium-1.789226 .

28. D Blatman, ‘The Israeli lawmaker heralding genocide against Palestinians’ Haaretz 23 de de mayo de 2017 www.haaretz.com/opinion/.premium-1.791115 .

Moshé Machover  es veterano militante socialista antisionista israelí que fue cofundador de la extinta Organización Socialista de Israel (Matzpen). En la actualidad vive en Londres. Es profesor emérito de filosofía del King’s College, de la Universidad de Londres. Su libro más reciente es Israelis and Palestinians: conflict and resolution, London 2012. Varios de sus iluminadores artículos pueden consultarse en los archivos de Sin Permiso.

[Fuente: http://weeklyworker.co.uk/worker/1157/israel-and-the-messiahs-ass/ – traducción: G. Buster – reproducido en http://www.sinpermiso.info]

L’Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL) ha presentat Final Judgements, una traducció a l’anglès de Consells, proverbis i insolències, de Joan Fuster, a càrrec de la lingüista nord-americana Mary Ann Newman. Prologada per l’escriptor també estatunidenc Adam Gopnik, l’obra és fruit d’una coedició entre l’Acadèmia i l’editorial Fum d’Estampa Press.

La presentació s’ha celebrat al King Juan Carlos I of Spain Center de Nova York amb la presència de Newman i de Gopnik, i també de la directora general del Llibre i Promoció de la Lectura del Ministeri Cultura i Esport, María José Gálvez, i de l’escriptor Kirmen Uribe, tots ells moderats per Jordana Mendelson, directora del centre novaiorqués. A l’acte han assistit les acadèmiques i membres de la Comissió Joan Fuster, Escriptor de l’Any, Vicenta Tasa i Àngels Gregori.

La presidenta de l’Acadèmia ha intervingut a través d’una videotelefonada, en la qual ha agraït el treball de totes les entitats implicades en esta edició perquè l’obra de Joan Fuster siga coneguda i reconeguda més enllà de les nostres fronteres lingüístiques. Cantó ha destacat que Fuster «va ser un pensador universal compromès amb el seu entorn vital, amb una actitud intel·lectual, cívica i lúcida que l’equipara amb els millors pensadors europeus del segle XX». Així mateix, la presidenta de l’AVL ha confiat que «el pensament de Fuster traspasse fronteres» i siga també reconegut «per les seues profitoses aportacions a la reflexió permanent sobre temes de tots els temps i d’una actualitat contundent».

La presidenta de l’AVL, Verònica Cantó, intervé a través d’una videotelefonada.

En el mateix sentit, s’ha expressat l’acadèmica Àngels Gregori, que considera que «acostar esta obra al públic anglès suposa obrir una gran finestra d’oportunitats per als lectors, alhora que permet eixamplar la literatura valenciana més enllà de les pròpies fronteres». A parer seu, Consells, proverbis i insolències és una de les millors obres per a endinsar-se en l’univers fusterià «per l’enginy, l’habilitat mental, l’originalitat de les idees i la riquesa del món que s’insinua, amb dosis d’humor i ironia, construïdes com només saben fer-ho els grans mestres de les paraules».

Gregori ha mostrat la seua satisfacció amb el resultat final d’esta traducció de Fuster. «Mary Ann Newman és una de les traductores més sòlides i prestigioses del món, a més de ser la gran ambaixadora de la nostra literatura als Estats Units. Newman ha acostat l’obra de Fuster a grans escriptors i crítics del país, i presentar la seua traducció a Nova York és fonamental per a situar l’obra de Fuster en el context internacional i donar-li la dimensió internacional que mereix», ha destacat l’acadèmica.

Mary Ann Newman, per part seua, ha agraït a l’Acadèmia el fet d’haver-li encarregat la traducció, ja que segons ha explicat li ha permès redescobrir la figura de Fuster. «Quan et dediques a la traducció, arriba un punt en què estàs pensant com l’autor. I en esta intimitat amb Fuster m’he adonat que era un jovenet. I m’ha sorprès moltíssim descobrir, a través dels aforismes, la seua sensualitat», indica. La traductora també ha valorat el treball fet per l’AVL per donar a conèixer l’obra del pensador amb motiu del centenari del seu naixement. «Ha sigut una gran oportunitat i crec que s’ha aprofitat al màxim», ha dit.

Edicions commemoratives

La publicació de Final Judgements posa punt final al treball que ha desenvolupat l’Acadèmia per a recuperar i editar algunes de les obres més significatives de l’assagista de Sueca amb motiu de la designació de Joan Fuster com a Escriptor de l’Any 2022.

Durant l’any, la institució ha col·laborat amb Edicions 62 per a publicar una nova edició no venal de Diccionari per a ociosos. A més, ha coeditat juntament amb l’editorial Rayo Verde, la traducció al castellà de Sagitari, a càrrec de Maria Rosich i amb pròleg de Mercedes Cebrián. També ha col·laborat en la coedició de Joan Fuster: poesia completa (1945-1987) amb la Institució Alfons el Magnànim, una obra que reunix la producció poètica de Joan Fuster. Salvador Ortells s’ha fet càrrec del pròleg i de l’edició seguint la proposta d’uns cicles temàtics que posen de manifest la vigència de la poesia vitalista de l’autor.

 

[Font: http://www.laveudelsllibres.cat]

 

Passados quase 40 anos sobre a sua morte, o iconoclasta Mário-Henrique Leiria pode finalmente ser descoberto para lá dos famosos Contos do Gin-Tonic, num livro que reúne cinco textos esquecidos.

Escrito por Joana Emídio Marques

Por mais sabores de Gin que o mercado descubra, nenhum se iguala àquele que foi inventado por Mário-Henrique Leiria idos de 70: um Gin-Tonic surrealista, hilariante, político, provocador e com a particularidade bizarra de vir embalado num livro de contos e não numa garrafa de vidro. Amantes de Gin, alcoólicos anónimos e conhecidos, poetas e literatos (não necessariamente por esta ordem) fizeram deste livro-bebida um bestseller e Leiria não se fez rogado: escreveu outro. Ficaram para a posteridade e para glória da literatura iconoclasta portuguesa Os Contos do Gin-Tonic (1973) e Os Novos Contos do Gin (1974).

Contos do Gin-Tonica, Estampa, 1974, estão esgotados há muito. Só se encontram hoje em alfarrabistas uma vez que a editora está parada e Leiria não deixou herdeiros.

O ator Mário Viegas tratou de dar voz à perfídia destas histórias tornando-as inesquecíveis para várias gerações. Hoje, 36 anos depois da sua morte, Mário-Henrique Leiria renasce de forma espetacular nas noites de poesia dos bares de Lisboa e Porto onde, com mais ou menos álcool, os Contos do Gin-Tonic são leitura obrigatória. Mas, bebido este copo (aliás há muito esgotado), o que fica das quatro décadas de produção do poeta e pintor surrealista? Pouco, muito pouco. Valha-nos pois a iniciativa da E-Primatur que acaba de publicar um conjunto de textos inéditos que andavam perdidos por aí: são contos, poemas, colagens, fragmentos que ganharam o título Casos de Direito Galático e Outros Textos Esquecidos e merecem já o título de acontecimento literário do ano. O livro tem ainda notas de Mário Cesariny, desenhos de Cruzeiro Seixas e fotografias de João Freire.

Casos de Direito Galático e Outros textos Esquecidos. E-Primatur. 13.41 euros

Esquecidos e atirados no deposito da Biblioteca Nacional estão as dezenas de poemas escritos por Leiria e que urgia serem reunidos num volume onde os leitores pudessem conhecer a fundo a sua obra originalíssima, mesmo para os cânones do surrealismo (onde, de resto, ele nunca se fixou). Era mais do que tempo de alguma abrir estes caixotes e reunir a poesia inclassificável de Mário-Henrique, um homem que passou por aqui de forma tão misteriosa que ainda hoje ninguém pode afirmar se não era ele um dos extraterrestres que habitam vários dos seus contos e poemas.

“A asa não quebra
vibra
às vezes
como lâmina solitária
Separa-se do corpo
e parte
pelo espaço
que a aceita como é
foi assim camarada
assim será.”

[Poema escrito em homenagem ao cosmonauta soviético Vladimir Komarov, morto numa missão espacial a 24 de abril de 1967]

As múltiplas identidades de Mário-Henrique, um exilado no planeta Terra

Diz-se que Mário-Henrique Leiria nasceu em Cascais em 1923, que estudou na Faculdade de Belas Artes da qual foi expulso em 1942 por motivos políticos. Pertenceu ao primeiro grupo Surrealista de Lisboa do qual saiu em dissidência. Forma o segundo grupo de surrealistas juntamente com António Maria Lisboa, Mário Cesariny, Pedro Oom, Cruzeiro Seixas, Carlos Eurico da Costa. Em 1952 foi preso pela Pide. Em 1958 vai para Inglaterra e depois viaja pela Europa Ocidental, Balcãs, Médio Oriente. Em 1961 exila-se no Brasil e participa na luta armada em vários países da América Latina. Diz-se que viajava pago pelo Partido Comunista, diz-se que era filiado, diz-se que era turista e pagava com o seu dinheiro, diz-se que se alistou na Marinha Mercante, diz-se que era um aventureiro, diz-se que não. Morreu em 1980, em casa da mãe para onde tinha voltado, vítima de uma doença óssea degenerativa ou morreu de fome. Tinha 57 anos. Estava na miséria e nem os amigos o iam visitar.

Tudo isto pode ser verdade ou pode ser mentira. Tudo pode ser verdade ou sonho, à boa maneira surrealista. Há várias testemunhas para as várias versões e a investigadora Tânia Martuscelli, professora na Universidade de Yale, Colorado, EUA, e uma das únicas especialistas na obra de Mário-Henrique, falou com várias para os seus livros Mário-Henrique Leiria e a Linhagem do Surrealismo em Portugal (Colibri) e Pelo Mundo Disperso (Tinta da China). Mas fiquemo-nos com a melhor versão, a de Cesariny: “Mário-Henrique foi um homem que implodiu para dentro”.

Mário-Henrique Leiria já bastante debilitado, com os amigos de sempre Cruzeiro seixas e Mário Cesariny e Natália Correia

Movendo-se com extremo à vontade em várias vidas, em várias camadas de realidade e em vários universos artísticos, Mário-Henrique também era bom a inventar vidas para os outros, senão veja-se como, em 1958, ajudou o escritor e poeta Helder Macedo a inventar uma nova identidade para sair de Portugal:

“Na altura eu tinha 21 anos e era estudante de Direito, coisa que odiava. Decidi que queria ir passar uns tempos em Londres, cheio de dúvidas existenciais. O Mário-Henrique aconselhou-me, afirmando que tinha experiência dos ingleses. Explicou-me que eu não poderia ter no passaporte a profissão de estudante (nesse tempo os passaportes mencionavam a profissão) porque isso criaria problemas na fronteira (teria de apresentar prova de matrícula numa escola inglesa, ou coisa assim) e que, portanto, seria mais fácil se eu tivesse no passaporte uma profissão liberal. Bom, sim, mas qual? Isso ele arranjava. Veio então com a ideia: eu seria desenhador. Mas eu sou péssimo em desenho! Não tem importância. Disse-me que tinha amigos e arranjaria tudo. Ele próprio foi a duas lojas de Lisboa onde obteve declarações que diziam ‘este senhor desenha para esta casa’. Fui ao Registo Civil e obtive o passaporte como desenhador. Depois, em Londres, registei-me no consulado. Onde, além de me darem uma cédula com a profissão de desenhador se enganaram na data do meu nascimento, escrevendo 1925 em vez de 1935. Muitos anos depois, quando passei a residir em Londres permanentemente sem poder voltar a Portugal, houve a “primavera marcelista” e decidi arriscar. A PIDE parou-me na fronteira mas, depois de seis horas de espera, deixaram-me entrar no país. Depois do 25 de Abril, quando tive acesso aos arquivos do consulado em Londres, vi a cópia de um telegrama de resposta a uma consulta telegráfica da PIDE. Dizia assim: ‘Não é o mesmo. Este é desenhador e nasceu em 1925.’”

Esta história, que poderia ter sido escrita por Leiria, revela o seu espírito indómito, mas também irónico e pouco interessado em ser obediente aos ditames da realidade. Não é qualquer um que inventa vidas, mesmo Pessoa, inventou heterónimos, que fingissem verdadeiramente. Mário-Henrique era o seu próprio heterónimo: inventava vidas porque a sua nunca lhe chegou.

[Mário Viegas a ler um texto hilariante de Mário-Henrique Leiria]

Como conta Martuscelli, a partida do poeta para o Brasil, em 1961, também é misteriosa, até porque os anos que passou naquele país terão sido muito penosos. Vivia em casa de amigos que o ajudavam financeiramente, acumulou trabalhos precários, tentou suicidar-se e praticamente deixou de escrever. Destes nove anos salvam-se 15 poemas e nenhuma pintura ou desenho. A pressão da Pide terá sido menos decisiva neste autoexílio, do que a paixão por Dietlinde Hertel, a quem ele chamava Fipsy.

Não se sabe como é que Mário-Henrique e Fipsy se conheceram. Ela era “uma lourinha triste e assustada”, segundo Helder Macedo, que se encontrou com o casal em Paris, no final dos anos 50. A verdade é que pouco depois do casamento a “lourinha triste” trocou Mário-Henrique por outro homem e foi para o Brasil, deixando o poeta emocionalmente devastado. Para Cesariny, tinha sido “essa paixão impossível” que o tinha feito partir para o Brasil. A viver em São Paulo, Mário-Henrique correspondia-se com a advogada de Fipsy que vivia em Recife. Nessas cartas ficciona de novo a sua vida: a participação em acontecimentos políticos no México, no Chile, em Cuba, as fugas in extremis, o Natal passado com índios na Amazónia, as prisões e as sessões de tortura. Apesar desta suposta vida heroica, Leiria nunca mais terá voltado a ver a ex-mulher.

Poema-colagem de Mário-Henrique Leiria

Haverá de voltar a contar estas aventuras aos jornalistas portugueses, já nos anos 70, regressado a Lisboa e famoso pelos Contos do Gin-Tonic. Tornara-se enfim o revolucionário que sempre fora. E quem se atreve a duvidar?

Questionado sobre a sua carreira literária neste anos nas Américas, dirá ao entrevistador: “Nunca tive preocupações de ordem literária… nem hoje… de ordem literária não tenho, pá. Deixo isso para o Namora”. Porém, Lys Assunção, em casa de quem o poeta viveu, em São Paulo, conta que naqueles nove anos Leiria apenas saiu duas vezes da cidade e uma delas para visitar Jorge de Sena, que na altura ensinava numa universidade em Araraquara.

Sena, tal como Namora, era um dos ódios de estimação dos Surrealistas (em especial de Cesariny e Luiz Pacheco) e esse encontro com é registado com sarcasmo por Mário-Henrique Leiria, espantado com a quantidade de filhos (nove) e de livros do escritor. O texto viria a ser publicado no jornal Diário de Lisboa em 1982: “Abria-se uma porta, entrava um filho, abria-se uma gaveta, saía um filho, puxava-se uma cadeira e apanhava-se com uma encadernação no estômago, ia-se à janela, topava-se com um monte de in-fólios. O diabo! Não havia onde pôr os pés, não havia onde colocar as mãos! Tropeçava-se em filhos, esmagavam-se brochuras. De arrasar!”.

Contra a ditadura do bom-gosto, marchar, marchar

Como explica Tânia Martuscelli, Mário-Henrique Leiria, atuava, quer na sua obra de poesia e ficção, quer na pintura, de forma a subverter o mais possível os códigos morais do bom gosto, procurando dar a ver o presente, mas também o passado fora do establishment bem pensante da época e, sobretudo, da Academia. Também nunca viveu de forma estrita as “regras surrealistas”, desde logo rejeitando a tentativa de André Breton de impor as suas ideias ao grupo português, mas também incorporando na sua obra elementos de outros movimentos artísticos, alguns deles antagónicos ao surrealismo. Assim podem encontrar-se no seu trabalho elementos da poesia medieval, em especial das cantigas de escárnio e mal-dizer, Romantismo e Decadentismo, Modernismo, Presencismo e até Neorrealismo. Como se pode ver neste Casos de Direito Galáctico, Mário-Henrique era ainda fascinado por ficção científica, romance noir, policiais.

Catálogo da 1.ª exposição dos surrealistas, 1949, com poema-imagem de Mário-Henrique Leiria

A incorporação da paródia, do non-sense e do absurdo e até mesmo da pornografia resultam num mundo às avessas, que continha quase sempre uma forte carga política e pressupunha que a única ética da arte era a liberdade e a libertação do indivíduo.

“Leiria manteve-se fiel à sua própria marginalidade mesmo contra as suas próprias propostas artísticas”, diz Martuscelli. Na verdade, o artista sempre preferiu deambular por movimentos artísticos vários, tendências estéticas marginais e tradições seculares sem nunca se fixar em nenhuma. O livro agora publicado mostra essa deambulação com o poema “Imagem-Devolvida”, carregado de simbolismo. Sobre este poema, diz Martuscelli em entrevista ao Observador: “Todos os textos agora reeditados são de extrema qualidade e marcantes no contexto não só da obra leiriana, mas no contexto das letras portuguesas. ‘Imagem Devolvida’, por exemplo, trazia a inovação do poema-pintado, ou da pintura-poesia em suas páginas”.

Já os contos surrealistas (e profundamente políticos) “Casos de Direito Galático” (a fazerem lembrar preciosidades como “Os Animais Imaginários” do surrealista francês Henry Michaux) são um desafio para os estudantes de Direito de todos os tempos. E o “Estranho Mundo de Josela”, com os seus mamutes Renato e Antónia, a tia Mizé e as crianças compradas no talho, são uma delícia de humor negro. “O Conto de Natal para Crianças” é mais uma manifestação da crueza do olhar de Leiria, enquanto os poemas/fotografias “Lisboa Voo do Pássaro” refletem sobretudo uma tristeza sem redenção, é a sua versão da “feira cabisbaixa” de Alexandre O’Neill.

Ilustração de Cruzeiro Seixas para Casos de Direito Galático

Todos estes textos foram, como os Contos do Gin-Tonic, escritos nos anos 70, quando depois de regressar do Brasil, a vida e a carreira do escritor ganharam novo fôlego. Torna-se redator do jornal O Coiso, suplemento do República, e depois redator do jornal Aqui.

Todos estes textos, lembra a investigadora, “fazem uma fusão de géneros, nomeadamente a fusão palavra e imagem (desenho, pintura, colagem, fotografia) lembrando que obra de Leiria sempre procurou também o experimentalismo.

Tânia Martuscelli destaca a importância da edição destes textos dispersos não só pelo valor da obra de Leiria para a literatura portuguesa, criada a partir de uma posição de contracultura e da busca de olhar absolutamente singular, mas também por ter sido um grande revolucionário da ditadura portuguesa, brasileira e sul-americanas em geral.

[Fonte: http://www.observador.pt]

La disparition du chanteur, mardi 22 novembre, suscite des hommages aussi bien de l’opposition que du régime cubain. L’artiste a marqué des générations d’hispanophones, y compris en Espagne, où il était traité pour le cancer qui l’a emporté.

Le chanteur Pablo Milanés donne un concert à La Havane, le 29 août 2008.

YolandaYo no te pido, ou encore Ámame como soy : pour beaucoup d’hispanophones, Pablo Milanés fut l’un des meilleurs chantres de l’amour. Mais l’héritage du chanteur cubain, né en 1943 et mort à Madrid le 22 novembre 2022, ne s’arrête pas là. Son engagement politique en faveur de la révolution castriste, puis ses critiques à l’égard du régime, lui valent aujourd’hui des éloges aussi bien de la part de l’opposition que des responsables communistes.

Ainsi, Granma, le quotidien officiel du Parti communiste cubain (PCC), relate l’hommage rendu par le président cubain Miguel Díaz-Canel, qualifiant Pablo Milanés de “voix inséparable de la bande-son de notre génération”.

Granma rappelle que “ce troubadour” était à l’origine de la Nueva Trova Cubana. Né à Cuba dans les années 1960, ce mouvement musical a accompagné la révolution castriste. “L’héritage musical de Pablo Milanés, auteur d’une œuvre monumentale, est une référence incontournable de l’identité et de la culture cubaines, et ses chansons et ses interprétations magistrales ont une place à part entière dans la bande-son de la révolution cubaine”, estime le quotidien de La Havane.

Une voix critique

En face, Cubanet, site d’information de l’opposition cubaine, loue aussi les qualités d’un artiste “hors du commun par les paroles de ses chansons et le timbre captivant de sa voix, mais [qui] a aussi eu le courage de critiquer le processus dit ‘révolutionnaire’ mené par Fidel Castro, et ce pendant plusieurs décennies”.

Et le site ne manque pas non plus de rappeler que le chanteur était devenu critique du régime après avoir été envoyé en camp de travail. “Vers 1966, Milanés est envoyé par le régime cubain dans les Unités militaires d’aide à la production (Umap) de la région de Camagüey. Après avoir réussi à s’échapper à La Havane pour dénoncer les injustices commises dans ce qu’il appellera en 2015 un ‘camp de concentration stalinien’, il est emprisonné pendant deux mois à La Cabaña, puis envoyé dans un autre camp, où il reste jusqu’à la dissolution des Umap, fin 1967.”

Une information soulignée également par le quotidien espagnol El País, qui rappelle une interview que Milanés lui avait accordée en 2015, dans laquelle il critiquait ces camps, ouverts entre 1964 et 1968, où étaient selon lui “internés” des religieux, des homosexuels et ceux qui ne correspondaient pas aux “paramètres révolutionnaires”. “Il déplorait que personne à Cuba ne leur ait jamais présenté d’excuses pour ce terrible épisode qui, disait-il, ‘n’était pas un événement isolé’ mais faisait partie d’un ‘processus stalinien qui a porté préjudice aux intellectuels, aux artistes et aux musiciens’”, ajoute le journal.

Transcender les frontières

El País note ainsi l’impact de certaines chansons très politiques dans les années 1990, rappelant les paroles du chanteur : “Je porte le drapeau de la révolution, pas du gouvernement. Si la révolution s’enlise, elle devient conformiste, réactionnaire, contraire aux idées qui l’ont engendrée, et il faut reprendre le combat.”

Mais selon le quotidien espagnol, le chanteur aura réuni et marqué des générations de Latino-Américains, de Cubains et d’Espagnols grâce à son don pour l’interprétation et une œuvre qui “transcende les générations et les frontières et incarne le meilleur de la musique latino-américaine”.

Depuis 2017, Pablo Milanés résidait en Espagne pour raisons médicales.

 

[Photo : Claudia Daut/Reuters – source : http://www.courrierinternational.com]

Con la evolución de fronteras y de los procedimientos de migración que se están tornando cada vez más complejos de conducir y comprender, asistimos a un número creciente de familias e individuos que buscan opciones variadas de movilidad a través de programas de inmigración de inversión en todo el mundo.

Estos programas permiten a los inversionistas obtener la residencia permanente en un nuevo país y disfrutar de los beneficios de esa residencia y de la ciudadanía que eventualmente puedan solicitar, para ellos y su familia inmediata. En este sentido, el Golden Visa portugués es el programa de inmigración de inversión líder en el mundo.

¿Y por qué?

Podemos empezar con enumerar las siguientes 5 razones para elegir el programa portugués:

1. Cada inversión es 100% rentable, única y sin comisiones gubernamentales de decenas de miles de euros

En el programa portugués, no hay donaciones gubernamentales sin retorno, ni necesidad de hacer inversiones adicionales para asegurar la elegibilidad del programa; además, algunos programas europeos tienen tasas administrativas que llegan a 40.000,00 €.

2. Diversidad de inversiones

El programa portugués ofrece una diversidad muy grande de inversiones, a diferencia de otros países europeos que tienen ofertas mucho más limitadas.

El inversionista puede elegir entre las siguientes inversiones:

  • Inmobiliarias que van desde los 280.000,00€ hasta los 500.000,00€ (dependiendo del tipo de inmueble, su estado de conservación y ubicación)
  • Participaciones en depósitos bancarios, fondos de inversión y capital de riesgo y otros fondos
  • Creación de empleo e inversión en la estructura empresarial portuguesa.

3. Período corto de estancia en territorio portugués

7 días en el primer año y 14 días en los siguientes dos períodos de dos años. Este es el tiempo mínimo de permanencia en territorio portugués que el inversionista y su familia deben respetar para mantener su residencia legal durante 5 años y posteriormente ser elegible para la ciudadanía.

4. Obtención de la ciudadanía en un corto período de tiempo y solo con residencia temporal

5 años de residencia legal, temporal o permanente; es lo que se necesita para obtener la ciudadanía portuguesa, cumpliendo los demás requisitos, como: no tener antecedentes criminales y conocimientos básicos de la lengua portuguesa.

5. En muchos países europeos, la ciudadanía requiere de un período de residencia mucho más largo o de al menos un período de 5 años de residencia permanente.

Estabilidad del programa: el programa portugués ha mantenido la misma estructura de inversión y ha estado activo desde octubre del 2012. A pesar de diferentes gobiernos y estructuras parlamentarias, continúa estable en contraste con otros países europeos que han sufrido períodos de suspensión o cambios radicales en las inversiones elegibles.

[Fuente: http://www.diariojudio.com]

Escrito por Claudio Ferrufino-Coqueugniot

Diría « la bella lengua », pero ello puede dar lugar a interpretaciones equívocas y no quiero correr el riesgo de los políticos cuando sueltan, eso sí, la lengua y no el idioma en sus soporíferas y malhadadas reuniones.

Elisabeth Malkin, escribiendo para el New York Times (Rebelling Against Spain, This Time With Words), anota con certeza que sería muy difícil que los Estados Unidos aceptaran imposiciones de Inglaterra en el uso del inglés. ¿Por qué tendríamos nosotros que hacerlo, siendo que supuestamente nos desembarazamos de España hace 200 años? Además, si existe una irrefrenable dinámica en el español la damos los latinoamericanos, en la diáspora económica de la emigración, fenómeno que no únicamente se refiere a la península versus las excolonias sino también a distancias mucho menores como la existente entre México y Los Ángeles, entre los « manos » de abajo del río Bravo y los « carnales » o « batos » de arriba del Grande, entre los mexicanos huidos del temporal de la revolución y sus hijos nacidos « al otro lado » y que terminan rechazando su origen, haciéndose híbridos, formando un nuevo grupo humano que no pertenece ni a sus ancestros ni a la sociedad extraña en la que nacen y crecen. Octavio Paz categorizó a estos « pachucos » como parias (no sólo del lenguaje).

En una vieja (quizá años 40) y linda canción, « El bracero y la pachuco », el Dueto Taxco ponía en escena esta llamemos confrontación entre lo antiguo (México) y lo nuevo (Estados Unidos), entre lo obsoleto y lo moderno, rivalidad que se expresaba sobre todo en el lenguaje. El bracero: romántico, formal, varonil, tradicional quiere conquistar a la pachuca: desenfadada, informal, liberal, irreverente, y su duelo verbal, divertido por cierto, apunta a las diferencias entre unos y otros, en un español alejado de las normas de la academia y sin embargo todavía español, plagado de anglicismos; jerga, caló cuyos orígenes tal vez se expandan hasta los judíos conversos, o escondidos, que llegaron con la conquista. El bracero le dice « Oh, mujer del alma mía, o ámame porque te quiero, o quiéreme porque te adoro, porque mi aliento perfumas, linda princesa encantada, como si trajeras rosas, de esas rosas encarnadas que con sus lindas aromas a mi pecho cautivaran (…) ». « La pachuca no entendía lo que le quiso decir » y le responde: « Nel esé, ya párele con sus palabras de l’alta, que por derecho me agüitan, esé. Mejor póngase muy al alba con un pistazo de aquella, y un frasquito del fuerte p’a después poder borlar ». Resulta que a pesar de una temprana incomprensión terminan casándose, ampliando el espectro de su idioma de admirable manera.

Ya lo entendió un visionario Valle-Inclán en su « Tirano Banderas », que es un viaje por un mapa fructífero, encantador y encantado del idioma, una exploración y un descubrimiento, la muestra palpable que lo mayor que dejó España fue la lengua, y lo mejor que ganó del opuesto fue su multiplicación en matices, tonos, formas, que siguen creciendo a medida que los otrora pueblos del sur van de a poco apoderándose de espacios vitales que « correspondían » a otros, tanto que entre los mexicanos se habla de « reconquista », siendo a su vez también revancha de España por todo lo perdido ante ingleses y norteamericanos.

Que existan normativas de lenguaje, sin duda sirve, tal vez al menos para mantener apariencias de orden en un caos no destructivo. El detalle nuevo de la Academia (que disgustó a Juan Villoro) de anular el acento de « sólo » (solamente) y diferenciarlo de « solo » (de soledad) por el contexto, es más bien un detalle estético; las transformaciones del español y la aceptación de ellas como parte real y concreta del idioma hablado -y después escrito- van más profundo, y merecen no únicamente estudio sino respeto. Para mí, por dar un ejemplo, me es más fácil hablar con mis colegas de los ranchos de Guerrero o los pequeños zapotecos de la frontera entre Oaxaca y Veracruz en su estilo y no en el mío de « l’alta ». Si quiero decir « ese tipo se cree divertido », me entenderán mejor si les digo que « ese gacho se cree chido ».

Pienso que Octavio Paz se equivocó. Aquellos pachucos que fueron parias en su laberinto de soledad, extendieron la jerga de sus tradiciones noveles y contradictorias no sólo a México, también a todo el sur. Café Tacuba canta:

Mejor yo me echo una chela

y chance enchufo una chava

chambeando de chafirete

me sobra chupe y pachanga

¿Y la Academia? Chinga su madre…

_____

[Publicado en Ideas (Página Siete/La Paz) – imagen: Lucas van Valckenborch/La Tour de Babel, Musée du Louvre, Paris, 1594 – reproducido en lecoqenfer.blogspot.com]

Para quien quiera entender la derrota de Bolsonaro en Brasil desde una óptica ambientalista, El Territorio es un buen camino. El documental rompe con las expectativas, desarma desde adentro el relato maniqueo de buenos y malos, hace todo lo contrario de lo que podría esperarse de un reportaje de National Geographic.

Escrito por Nicolás Ruiz Berruecos

El Territorio (The Territory) de Alex Pritz no esconde sus intenciones: este es un documental-arma, un documental-protesta, un documental que tiene un propósito más allá o más acá de su propia existencia.

El Territorio fue concebido para oponerse a la reelección de Bolsonaro mostrando la importancia, en la lucha ambientalista, por el respeto cultural de los territorios indígenas de la Amazonia brasileña. En ese sentido, al documental solo le importa el cine de cierta manera, menos como un interés en sí y más como un vehículo de ideas.

Y sin embargo, está lleno de consideraciones cinematográficas. En el corazón de una protesta, también hay una propuesta ética de las imágenes: el cine como participación activa, comunitaria, en acción concreta con el mundo.

I

Al inicio de la cinta, el piso sucio del tractor se agita. Una toma a ras de cabina; una bota frente a los pedales; un brazo fornido sobre la palanca. El ruido lo cubre todo. El ruido y el polvo. El tractor se zarandea sobre el camino salvaje. Todo es desigual. Tal vez todo lo que pisa son rocas…

Pero no, no son rocas. Es la vida misma de la selva. Lo sabemos cuando la toma se abre y  vemos caer los primeros árboles. Poco a poco, la violencia de los tractores, de las sierras eléctricas, de los bidones de gasolina, de la devastación humana del Amazonas, desaparece en un fundido a negros.

Ahora la toma está posada en otro suelo. No hay ningún engaño, ninguna construcción: la cámara simplemente está en el suelo de la jungla. Unos niños juegan entre la vegetación. Miles de cosas ocurren alrededor del plano. Los árboles cantan con sus infinitos habitantes, las lianas se retuercen, los insectos patrullan…

De pronto, los niños se echan a correr y la cámara los sigue, torpemente, empuñada por una mano invisible pegada a un cuerpo que también corre. Se eleva una euforia de voces y risas en los senderos.

II

Esta secuencia al principio de El Territorio dice mucho sobre el estilo de la película de Alex Pritz. Hay una inocencia que podría parecer maniquea: en el montaje se enfrentan los humanos que protegen la naturaleza contra los humanos que la destruyen. La experiencia comunitaria, alegre y gozosa del espacio verde; contra el aislamiento hostil, metálico, individual de la cabina del tractor de los talamontes.

III

La secuencia inicial de la película se intercala con planos cerrados de hormigas que trabajan. Las hormigas que, en su escala, en su universo, también depredan la selva. Las hormigas que, finalmente, son parte esencial del ecosistema complejo del Amazonas.

Las hormigas, una imagen poderosa. Porque reúnen todos los aspectos humanos de la tragedia amazónica: son obreras que buscan sobrevivir; comunidades que viven del bosque y de sus dádivas; constructoras y taladoras que no piensan más allá de sí mismas.

Son la imagen de los indígenas uru-eu-wau-wau en el territorio protegido amazónico que habitan, son la imagen de los colonos que quieren usurpar sus tierras, son los taladores y los protectores del bosque, son esa peculiar suma de contradicciones que es la vida misma de la jungla frente al horror de la depredación humana.

IV

El Territorio pudo ser otro documental maniqueo, cargado de pathos e imágenes con drones, planos cerrados de animales y plantas, un impecable diseño sonoro para ambientar la selva y todo lo necesario para ver, desde lejos, los problemas exotizados de una cultura en peligro. La belleza antropocéntrica de National Geographic a todo gas.

Pero las cosas no sucedieron así.

Convencido de su trabajo cercano al ambientalismo, Pritz (que tiene un título, de hecho, en ciencias del medio ambiente), se acercó primero a los activistas. En particular a Neidinha Bandeira, la fundadora de la asociación de defensa etnoambientalista, Kandidé. Neidinha ha trabajado de cerca, desde hace más de cuarenta años, para proteger el territorio uru-eu-wau-wau con todo lo que implica para la política brasileña.

Los uru-eu-wau-wau tienen derecho legal a proteger más de 11 mil kilómetros cuadrados de selva amazónica. Es un territorio que equivale a diez veces el área de la Ciudad de México. Y solo quedan 183 personas en la tribu para defenderlo.

Luchan para repeler las incursiones de talamontes e invasores de todo tipo; personas que, desesperadas por la pobreza, no entienden cómo las tribus indígenas tienen derecho a tantos kilómetros de tierra. ¿Por qué algunos nacieron con derecho a hectáreas si ellos no tienen dónde morirse? ¿No son todos ciudadanos? ¿No son todos igualmente brasileños?

Ahí entra el populismo violento de Jair Messias Bolsonaro. En 2018, cuando Bolsonaro ganó las elecciones como presidente, todos sus discursos sobre despojar a los indígenas de las tierras protegidas para construir un Brasil mecánico, industrial, de trabajo para todos, empezaron a tomar un peso real. Muchos colonos, soñando con apropiarse un cacho de tierra, empezaron a adentrarse en los territorios protegidos del Amazonas.

Los pueblos originarios se defendieron y se declaró una guerra discreta, perdida entre los ruidos de los tractores y la jungla. En medio de esta lucha está el colectivo de Neidinha y la asociación Jupaú, dirigida por el muy joven Bitaté Uru-eu-wau-wau, protagonistas en primer plano del documental. Su intento por proteger un territorio de enorme riqueza cultural y natural narra una saga de resistencia; la historia de una tribu que se adueña de los medios audiovisuales y se cuenta a sí misma para que nadie más se adueñe de su historia.

Pritz se acercó a Neidinha para encontrar el enfoque del documental. Y Neidinha siempre dijo que sintió inmediata desconfianza hacia él. Era un hombre blanco, guapo, afable, con sonrisa confiada. Para Neidinha eso significaba, seguramente, que iba a tratar de lucrar con la lucha uru-eu-wau-wau. Así que solamente accedió a interceder por él con los líderes de las tribus si Pritz se comprometía a entregar la batuta creativa del documental a sus integrantes. Ellos mismos iban a trabajar la trama, a manejar las cámaras, a codirigir, coproducir y coeditar el documental.

De pronto, el proyecto cambió. Y así se justificaron las intenciones comprometidas del documental. Así que no estamos ante el comentario paternalista de National Geographic sobre las culturas que acaban siendo explotadas pese a las buenas voluntades; sino un ensayo honesto sobre la capacidad misma del cine para convertirse en un arma de empatía, para transmitir un mensaje que actúa directamente en el mundo a través de la mirada comunitaria.

V

Neidinha tuvo otra petición para Alex Pritz. La activista no quería que se contara una historia completamente maniquea.

Ella está convencida de su causa. También está convencida de que los que talan ilegalmente el Amazonas son invasores violentos que no entienden la magnitud de lo que hacen. Pero no podía permitir que se contara la historia de su lucha como la de un heroísmo simplón.

Neidinha quería que El Territorio abrazara cierta complejidad emocional para permitir matices. No presentar la guerra como ocurre en tantos casos de Hollywood, en términos necesarios, como una lucha del bien contra el mal.

Aquí, también, hay una voluntad objetiva, digna del mejor periodismo, de darle voz a todas las partes. Las partes en conflicto sin paternalismo, sin condescendencia y sin volver evidente lo complejo. Tanto los colonos pacíficos, como los invasores más violentos, aparecen, talking heads en movimiento, contando la historia de lo que los llevó hasta ahí.

De pronto, todo se parece a las historias del viejo oeste que tanto aterrorizaban a Neidinha de niña. Un relato de colonialismo fuera de cualquier ley en donde todo depende de los enfrentamientos entre individuos. Aquí, siguiendo el paralelismo del western americano, unos se defienden con arcos y flechas, mientras otros los atacan a balazos.

En esta tierra sin ley, sin embargo, las razones de la colonización no son la fiebre del oro o la búsqueda de fortuna, sino la miseria urbana, las promesas del orden, el progreso capitalista y el nacionalismo más rancio de la derecha brasileña. Todos los colonos sueñan con una vida mejor y no pueden pensar en el progreso fuera de la idea del hombre consumiendo a la naturaleza a través de la industria.

Finalmente, hay un regusto del sueño urbano de Niemeyer en Brasilia. En un momento, un protagonista dice: “Matar la selva: esa es la manera en que se ha trazado todo camino, en que se ha construido toda ciudad”.

Es evidente la simpatía del documentalista por la causa de Neidinha; y es evidente la inclinación ideológica de su propuesta. Aun así, es valiente la ternura y la cercanía íntima con la que retrata los relatos de vida, supervivencia y arraigo de los colonos. Al final, uno de ellos dice una frase que pudo salir de la boca de los activistas: “Estamos todos en esto: si no nos juntamos para salvar al planeta, estamos jodidos”.

VI

Las imágenes, en El Territorio, son literalmente un vehículo. El cine se piensa aquí como una manera de llegar más lejos. En el sentido mismo de esta lucha, como una trascendencia. Los drones vigilan las fronteras inabarcables y las cámaras consignan los asentamientos, marcados con GPS, dentro de las áreas protegidas. La cámara, en manos de los uru-eu-wau-wau, es una herramienta de vigilancia, de testimonio y de contacto.

Exiliados del exterior, abandonados por las instituciones indigenistas que debían protegerlos, los uru-eu-wau-wau extienden su influencia cultural mediante la tecnología y las imágenes. Las redes sociales no sirven tanto como el testimonio de lo que graban, adentrándose en la jungla, para cazar colonos ilegales.

Las cámaras, además, entrañan una forma de la memoria. Con las cámaras, los miembros de esta cultura que se extingue rápidamente, pueden grabar tradiciones, grabar su lengua, grabar sus historias. Esta vez, no son los etnólogos que siguieron a Robert J. Flaherty, primero, y a Jean Rouch, después, los que dan valor a la riqueza cultural que consigna la cámara. Son ellos mismos los que expresan una identidad cultural en la intimidad del video casero.

Bitaté estudió en una escuela de blancos. Y es el puente de contacto entre dos culturas. Él cree, firmemente, que el puente se tiende a través de las imágenes. A través de un lenguaje con el que se encuentra, que adopta y que modifica.

Testimonio y memoria, por una parte, y la vista de águila sobre un territorio, por la otra. La posibilidad de ir más allá. Más allá del recuerdo, más allá del genocidio cultural, más allá de las fronteras de la selva, más allá de las posibilidades de la vista. El poder de las imágenes como extensión de lo humano, como potencia cyborg, como contacto cultural y fuerza jurídica.

Una extensión en todos los sentidos. Y una extensión que solo puede ocurrir en el acto comunitario, del cine realizado a varias manos, sin una figura de autoría por encima de los demás. En el gesto de Pritz que cede las cámaras, la producción, la idea misma de su documental, está lo más interesante de El Territorio.

Y sí, el documental puede ser cursi, repetitivo y, todo el tiempo, evidente. Pero en esta inocencia se esconde una confianza ciega en el poder de las imágenes para trascender un espacio cultural oprimido, donde también quepan las voces de los opresores.

Con el constante contraste de la jungla fresca y la hirviente savana depredada, crea un ambiente opresivo de guerra; un ambiente que logra  darnos motivos para el optimismo y al mismo tiempo despojarnos de toda esperanza.

• The Territory. Director: Alex Pritz. Fotografía: Alex Pritz y Tangãi Uru-eu-wau-wau, 85 min., Estados Unidos, Reino Unido, Brasil, Dinamarca, 2022.

 

[Fuente: http://www.nexos.com.mx]