Archives des articles tagués Ladino
Prezentado por el Dr. Estelle Irizarry
 
Los investigadores ke estudiaron las letras, dokumentos i livros ke eskrivio el deskuvridor del kontinente amerikano se demandan komo es posible ke Colon alkanso un nivel de ekspresion literaria ke desha a la persona maraviyada, i de otra parte izo yerros de ortografia, gramatika i fonetika difisilmente eksplikables en una persona ke eskrive de esta manera.
Sus konosimientos permeten de pensar ke el se krio en el antiguo reino de Aragon, avlando katalan antes del kastiliano, sigun lo provo el periodista i investigador Nito Verdera; ma aun ke en su lenguaje se identifikaron elementos de portugez, gayego i italiano, el eskrivio poko o nada en estas lenguas.
Los investigadores ke analizaron los eskritos de Colon bushkan a eksplikar la grande proporsion de palavras ajenas ke se topan ayi, kon la influensa del katalan i tambien del portugez ke el embezo en los 9 anyos ke bivio en Portugal, antes de venir a Espanya; ma eyos no se demandan onde es ke se avlava una lengua ke era i no era espanyol, ke admitia palavras de otras lenguas i aun kon esto podia yegar a un nivel poetiko?! El paradokso de poder eskrivir manyifikas kronikas, letras i asta poezia en un espanyol ”defisiente” tiene una eksplikasion: no se trata de defisiensia sino de djudeo-espanyol. Sigun Hernandez Alonso, Colon embezo el espanyol antes de 1486, ma yo kreo ke seria mas exakto dezir ke lo ke embezo fue el espanyol de los djudios ke se avian dispersado despues de los progromes de 1391 en el Call de Barcelona, kuando se dispersaron tambien, segun Verdera, los Colom antepasados de Cristobal.
El rolo del djudeo-espanyol komo intermediario i medio de estudio del espanyol eksplika tanto la prezensia de etranjerismos leksikos en la lengua de Colon ansi komo sus konstantes errores en el kastilyano.
Para investigar si esta transmision avía deshado trasas del ladino en el espanyol de Colon, analizi tekstos del korpus dijital de autografos arekojidos por Lluís Yzaguirre i Maura, ke tiene 39,895 palabras, 5,222 de eyas diferentes, djuntos kon algunos otros tekstos de la epoka, tambien dijitalizados. Ma en el proseso, deskuvrí algo aun mas importante i de todos modos sorprendiente: tanto en el espasio de las komunidades djudias ke bivian en Espanya antes de la ekspulsion, ansi komo despues de 1492, en la separasion del sefaradi de su amada Espanya, el ladino reprezentava una aktitud emverso el lenguaje, una mentalidad, i esta mentalidad se observa en Colon tambien, lo ke eksplika el karakter partikular del espanyol ke eskrivia.
Uno de los ke se opozaron mas enerjikamente a las teorias sovre una kualkera semejansa entre la lengua de Colon i el djudeo-espanyol fue Ramon Menendez Pidal, ke rempusho esta idea kategorikamente, bazandose sovre un teksto djudío eskrito en 1410, komo si los autores de una mizma religion eskriven todos de manera igual: i ansi eskrive el a este sujeto:
A los debiles o fantasticos indicios del judaísmo de Colon no puede añadirse el del lenguaje. Este no se parece en nada al de algun texto español que conocemos del siglo XV, como el Testamento de un judío de Alba de Termes, fechado en 1410.
Ma es difisil de akseptar este argumento, bazado sovre un testamento eskrito, siendo ke no se trata de un idioma de tekstos sino de una lengua familiar.
De otra parte, Menendez Pidal, filologo ke fue por munchos anyos prezidente de la Real Akademia de la Lengua Espanyola, konfirma lo ke aya vía notado Las Casas: « Parece difícil decir donde pudo aprender Colon este español deficiente, que ya escribía antes de establecerse en España. » Menendez Pidal konkluye ke duvo embezar el espanyol en su epoka portugeza, durante nueve anyos antes de pasar a Espanya a fines de 1485, kuando dominava la moda kastelyanizante empesada por el infante don Pedro.
Aki kale insistir i demandar otra vez: komo es posible alkansar niveles tan altos de ekspresion en un espanyol defisiente? Komo eksplikar ke un ninyo embeze su lengua maternala de modo defektuozo si no es porke la oye de los ke se topan a su deredor?
La ipoteza ke propozo akí es ke la estranyeza del espanyol de Colon proviene de su eksperiensa kon el ladino ke oyo, i ke el djudeo-espanyol konformo su filozofía linguístika políglota ansi ke su aktitud verso su lengua. Los elementos leksikos, fonetikos i morfolojikos ke paresen yerrados, en el espanyol eskrito de Colon, vienen del djudeo-espanyol – una lengua ke ainda antes de la ekspulsion de 1492 ya existia entre los djudíos de Espanya i los ke avian emigrado de ayi, despues de las matansas de 1391; una lengua ke segun Ken Ellingwood, periodista del Times en Yerushalayim, era entonses, en el siglo 15, una meskla del espanyol kon palavras del portugez, katalan i ebreo, lo ke podría ser la definision del espanyol de Colon.
Komo ya lo apuntimos, el ladino influyo en Colon no solo komo lengua sino ke tambien komo una mentalidad, en la sinyifikasion ke tiene la palavra mentalité para los fransezes, de un kondjunto de konseptos kulturales i sosiales kompartidos por una komunidad. Akí se trata de una seria de karakteristikas ke konforman el karakter distinktivo del ladino i sus avlantes i ke segun el investigador espanyol Pascual Recuero pueden rezumirse ansí:
1) Inkorporasion avierta de prestamos leksikales segun lugares de rezidensia o de pasaje sinyifikativo.
2) Kontenido de variantes rejionales.
3) Intensiones de enigma para konfundir al ajeno, lengua sekreta de la familia.
4) Tendensia naturala al arkaízmo
5) Idiosinkrazias i inkonsistensias; refuzo de konformarse o aktitud indiferente a la ortografía i a las reglas de la gramatika.
Estos konseptos definen, esensialmente, la mentalidad ke enkontramos en los eskritos de Colon ke examinaremos a kontinuasion, para trayer despues exemplos de influensia estilístika i linguístika en dos kategorías mas.
1) Inkorporasion de prestamos
El judeo-espanyol tiene, sigun lo apuntimos, munchas palavras del ebreo, espanyol, gayego i katalan – a las kualas se adjustaron despues del 1492 palavras del turko, grego, fransez i otras lenguas mas. En los eskritos de Colon tambien topamos un grande numero palavras katalanas, portugezes, gayegas i dialektales.
 
2) Rejionalizmo
Los djudíos katalanes medievales avlavan katalan i ebreo en sus vida diaria, un echo raro en Evropa, onde las komunidades djudías avlavan ekskluzivamente la lengua dominante de referensia.
Pascual Pascual Recuero, investigador de la Universidad de Granada ke estudio el ladino i su kreasion literaria durante largos anyos, rekonose el rolo del rejionalizmo en la konsiderasion del ladino komo lenguaje sefaradí, avlado o eskrito. Su diksionario es un leksiko kompakto de las palavras de uzo mas korriente i las partikulas de la lengua espanyola, tal komo se avlava en el siglo XV, kon un chiko predominio de alguna variante rejional.
El desha entender, de manera muy sutil, su opinion sovre la “hejemonía katalana komo influensia en el djudeo-español: kuando apronta dos listas, lo katalan es el primer elemento mensionado”.
3) Lengua sekreta de familia
El enigmatiko Colon konfonde a los lektores kon su lenguaje ekspresivo ma a la vez ambiguo e indefinible, sus rubrikas misteriozas i el uzo en algunas letras de lo ke paresen ser las letras hebreas bet hei. Esta aktitud de vijilansia i misterio ke vemos onde Colon tiene sus bazas en el djudeo-español. Pascual Recuero aze sovresalir este aspekto de la lengua ke para mas konfuzion se eskrivía en soletreo, la eskritura kursiva del ebreo ke era muy difísil i kaje imposible a entender para el ke no la avía embezado en familia.
Kale ver en este konteksto, tal komo lo azen Madariaga i Verdera, su uzo de kod en las letras ke el muevo governador Bobadilla intersepto i mando de Santo Domingo a los Reyes en 1500, akuzando a Colon de deslealtad, siendo ke en eyas este demandava de su ermano Bartolome ke le enbiara fuersas armadas para defenderse kontra Bobadilla. Sovre este epizodo, kontado por el kronista Pedro Martyr de Anglería, komenta Madariaga en 1940:
Es muy poco probable que se hubiesen constituido una cifra para su uso personal. Mas natural parese proponer que conocieron por tradicion familiar alguna forma cursiva del alfabeto hebreo la familia de Colon pudo muy bien haber conservado el conocimiento y aun el manejo de la escritura hebrea despues de haber abandonado el uso de la lengua, sobre todo si se tiene en cuenta la ventaja que para un pueblo perseguido tendría la posesion de una especie de cifra natural automaticamente limitada, con poquísimas excepciones, a las fronteras de la raza.
La prova esta en una pregunta tan lojika komo simple: komo se pudo saver el kontenido de las letras, si estavan eskritas en karakteres deskonosidos? Klaramente la sifra avía sido desifrada porke no era una invension personala de los dos ermanos sino ke de todo un grupo i ke komo konsekuensa era potensialmente aksesible.
4) Tendensia naturala al arkaísmo
Cesar Hernandez Alonso observa ke la lengua de Colon tiene palavras i ekspresiones arkaizantes, karakteristikas mas de prinsipios o de la metad del siglo XV, ke de la tranzision de este siglo al sigiente. El arkaiko espanyol de Colon es derivado del djudeo-español, ke desde sus prinsipios tenia un karakter arkaiko ke se puede notar en muestros dias tambien.
Angel Rosenblat, en su estudio del estilo de Cervantes, komenta sobre el uzo de “non” en lugar de “no”. Segun el, el djudeo-español kedo kon lo ke yama el viejo adverbio “non”, ke avía sido remplasado en la epoka del Quijote kon “no”. Colon uza las dos palavras, ma “non” es uzado kon mas frekuensia ke “no” –  254 vezes para “non”, kontra 235 para “no.
Kon la eksepsion del verbo “”azer” en todas sus formas, ke alterna entre la “f” i la “h”  inisial, en el korpus de Colon se nota una preferensia muy markada por la “f”.
fermoso/fermosura – 10 vezes; hermoso/hermosura – 1
fijo/s – 19 vezes; hijo/s – 1
fasta – 74 vezes;  hasta – 24
fecho – 46 vezes;  hecho – 2
fablar – 26 vezes;  hablar – 5
En esta epoka avia ainda ken uzava las dos formas de esta letra, sigun se nota por exemplo en las “Coplas” de Jorge Manrique, ma esto era en 1476, i el arkaízmo era poetiko i venía bien para “contemplar como se pasa la vida”. Onde Colon, de otra parte, ay ainda formas ke adientro de un siglo ya no serian uzadas mas. Dize Angel Rosenblat ke en siertas situasiones don Quijote uza palavras arkaikas komo fecho, fermosura fazer, ma adjustando entre parentezes ke « en ninguna region del castellano se conservaba esa f-, que sí era constante en los libros antiguos”. No espesifika lo ke es « antiguo », ma seguramente deve ser antes del ke pozo las bazas de la gramatika kastelyana – Nebrija.
5) Idiosinkrasias i inkonsistensias
El ladino se karakteriza por una aktitud de aviertura, una grande toleransia verso la inkonsistensia en la ortografía, gramatika, sintaksa i vokabulario, i por su kapachidad de akomodarse, komo sus avlantes, a diferentes lugares i sirkunstansias, konservando al mizmo tiempo su intimidad de idioma de familia. La gramatika i la eskritura del djudeo-español no yegaron a rijirse por reglas. Ay variantes segun el lugar i el tiempo, a la kontra de la filozofía preseptista de Nebrija. En desparte de esto, Colon uza tambien eskrivir una mizma palavra de diferentes manera, manifestando un notable despresio de la konsistensia, i una aktitud avierta a neolojismos i variantes, sigun se puede notar en los sigientes exemplos:
acressientamiento/acressentamiento, acresentamiento, acresçentamiento
albedrío/albidrío; aprobecha/aprovecha; cibdad/ciudad/cibdat; lebó/llevó
truxeron, truxieron, trujeron, trujieron, trusieron
6) Notables ladinizmos en los eskritos de Colon
A kontinuasion presentamos en forma eskematika una seleksion de tipos de ladinismos ke se topan en los tekstos de Colon.
Diminutivos:  Carmen Hernandez Gonzalez konfirma kon munchos exemplos la persistensia del sufikso afektivo -ico asta oy en el espanyol de Mexico. Colon tambien uza la terminasion –ico del antiguo reino de Aragon ke abonda en las romansas i mizmo en la lengua de kada dia de los sefaradis: muchachika, manseviko, arvoliko. Colon el tambien  avla de “paxaricos” i “cosica”. Don Quijote, en kambio dize “cosita”.
 
A- Munyiz senyala el uzo de la “a” kon infinitivos: asobar, alevantar i adormir ansi ke en palabras ke en kastelyano no es uzual ke tenga esta letra inisial.
Colon uza: afigurava/afigura por imajinar(se), exaktamente komo en ladino (i gayego).  Alebantado por > levantado – existe en ladino i gayego ma no en kastelyano ni katalan. Otros exemplos: abastar, acrecimiento, allegar, anombraron, aseñaladamente, aseñorear, asentar, abastar,  aluenga,  amostrar, abasar
 
Adjektivos. Grado:  Hernandez Gonzalez arekojo en el espanyol meksikano el uso de ”muy’ kon el adjektivo “munchos”, ke se uza en ladino tambien i se repeta en el korpus de Colon onze vezes, komo en muy muncho camino, muy munchas canoas, figos hay muy munchos. Una variante es muy mas claramente, ke se repeta kon presto i atrevido.
Sustantivasion kon –ura.  Pascual Recuero nota la existensia de esta forma en el djudeo-español kon exemplos tales ke: escondedura, escozidura espandidura.
En Colon esta forma es muy frekuente: dobladura, gordura, fermosura, escri[p]tura, altura, bentura, holgura., fechura (por hechura).
Formas estranyas kon sus ekivalensias normales en el korpus son: longura (longitud), estrechura (estrechez), espesura (espesor),
 
Tener por haber
En ladino es muy frekuente el uzo de tener en lugar de avertengo ido.
Onde Colon tambien ay munchos exemplos de esta forma:
Lo que tengo pensado de mi vida; tenía destinado y presto; tenían tomado posesión; luego la tengo cobrada y socorrida; por la muy gran bienquerencia que con vos tengo cobrada.
V. Konkluziones
Colon salio de Espanya el mismo día ke los djudíos ke no kijeron baftizarsen – el en viaje de eksplorasion i eyos en viajes de ekspulsion. A diferensia de eyos, en servisio de los Reyes Katolikos, el pudo tornar i eskrivio diarios, kronikas, letras i livros kaje eksklusivamente en espanyol, ma un espanyol ke para munchos es demasiado defisiente para ser su lengua materna. El djudeo-espanyol deve konsiderarse entre los kandidatos a primera lengua de Colon. A traves del ladino le yegaron los elementos de otros idiomas. Sus eskritos reflektan la mentalidad akavidada, tolerante i rezistente de la kuala tratimos en relasion al ladino.
Naturalmente, esto tiene reperkusiones kon relasion a los enigmas kolombinos – de su lugar de nasimiento, de su edukasion, relijion i sentimiento relijiozo, a los kualos no tokaremos akí, limitandomos a eksplikar el paradokso kon el kual avrimos estas pajinas.
En la Espanya de Colon ke se movía verso la unidad polítika i la uniformidad linguístika, kedavan ekos del ladino ke el almirante-eskritor avia embezado i ke dio a su ekspresion en espanyol una estranyeza ke komentaron munchos sin lograr eksplikarla.
Esta es la misma estranyeza ke siente el avlante de espanyol oy en día al enkontrarse por primera vez kon el ladino. El paradokso ke desperto la kuriozidad de los lektores de Colon, su klara despreokupakion por la konsistensia i la uniformidad linguistika en sus eskritos, el sekreto ke embuelve su orijin i otros aspektos de su vida asi ke munchas idiosinkrazias linguístikas i de estilo, se pueden eksplikar solo en admetiendo ke son konsekuensa de la influensia del  ladino sovre su lengua.
[Orijin: www.aki-yerushalayim.co.il]
El yiddish era la lengua principal —y en ocasiones, la única— que hablaban los judíos ashkenazitas de Europa Occidental —a diferencia de los judíos sefaraditas, quienes hablaban el judeoespanyol—.
Escrito por Max Shein   
A pesar de que después de la II Guerra Mundial pareció que esta lengua llegaría a su final —por la muerte de un gran número de judíos durante el Holocausto—, la cultura y el idioma siguieron vigentes en grupos dispersos por todo el mundo, entre ellos México, que lo conservaron como lengua. Es por ello que esta lengua es reconocida y estudiada en grupos académicos no judíos.
La historia de la diáspora del pueblo judío ha ocasionado que, a diferencia de la mayor parte de los idiomas —que son hablados por los residentes de un área específica o por miembros de una nacionalidad particular—, el yiddish sea la lengua de millones de judíos de diversas nacionalidades en todo el mundo. ¿Cómo sucedió esto?   
Desarrollo histórico 
A principios del siglo x, los judíos de Francia y del 
norte de Italia se establecieron en tierras alemanas —alrededor del río Rhin— y formaron grandes comunidades. Los habitantes de aquella región hablaban alemán, mientras que los nuevos residentes usaban un dialecto judeofrancés llamado laaz. Los grupos locales incorporaron en el lenguaje germano expresiones del laaz, además de otras expresiones de las Escrituras Rabínicas; de esta manera nació una versión modificada del alemán medieval, que pasó de ser un dialecto germano a un lenguaje formal con elementos del hebreo y del arameo, así como de lenguas eslavas y romances. El aislamiento que caracterizó a las comunidades judías después de las Cruzadas, contribuyó a la mutación del alemán que, finalmente, se convirtió en el yiddish.
En el siglo xiii, los judíos del Rhin emigraron hacia 
el este, escapando de las persecuciones, y así el yiddish llegó al resto de Alemania, Polonia y otros países del este. Ya para el siglo xvi, Europa oriental, en especial Polonia, se había convertido en el centro del judaísmo mundial, y el yiddish, largamente expuesto a las lenguas eslavas prevalentes en el este europeo, pasó de ser un dialecto germánico a una lengua formal que se escribía usando caracteres hebreos. Esto propició una franca división entre los judíos del este, que vivían en países eslavos, y los judíos del oeste, que radicaban en Francia y Alemania.
Después del siglo xviii, el yiddish occidental empezó a declinar debido a los movimientos de emancipación,1 durante los cuales los judíos de Alemania y Francia lo consideraron como «el idioma de la gente inculta, de los pueblos pequeños». Por tanto, empezaron a asistir a universidades y otras instituciones de educación superior a aprender el idioma del país, dejando de lado al yiddish. En el este de Europa, por el contrario, la lengua se convirtió en la más utilizada por los judíos, lo que provocó que se secularizara, y que la cultura judía floreciera. 
La época de oro 
A partir de 1800 aparecieron grandes
 escritores en yiddish, reconocidos
 en la literatura universal, como 
I. L. Peretz, Mendele Mojer Sforim y
 Sholem Aleichem, autor de Fiddler on the
 Roof —El violinista en el tejado—, quienes también se desarrollaron en el teatro, la poesía y las diversas ramas de la cultura judía, y cuya influencia ha perdurado hasta la fecha.
Estos fueron los antecedentes de otros grandes literatos que posteriormente se dieron a conocer en Europa, los EE.UU., Canadá, México y Argentina; entre ellos destacó el escritor Bashevis Singer, nacido en Rusia y nacionalizado estadounidense, quien, al recibir el Premio Nobel de Literatura en 1973, pronunció su discurso en yiddish ante la Academia Sueca.
A mediados del siglo xx, los doce millones de judíos que hablaban yiddish se redujeron a la mitad como consecuencia del Holocausto y la represión de los judíos soviéticos durante el régimen de Stalin, quien hizo ilegal el aprendizaje de cualquier manifestación de la cultura judía y prohibió el uso del yiddish en escuelas, teatros y periódicos.
Por fortuna, en casi todo el continente americano los judíos emigrantes de Europa fundaron escuelas para niños en las que el yiddish era una parte importante del programa académico —aunque a últimas fechas se ha privilegiado el hebreo, que es el idioma del Estado de Israel—. En la actualidad hay un resurgimiento del idioma —existen incluso universidades en las que se imparte el yiddish— y es posible encontrar grupos ashkenazitas que lo hablan en España, los EE.UU., Argentina, Israel y México.  

Maldiciones en yiddish 

El yiddish, como toda lengua, no solo es un código, sino que representa toda una cultura, en la que maldecir es cosa de todos los días. Porque maldecir no consiste solo en lanzar un buen improperio, sino en que la palabra dicha y la palabra escrita causen el impacto debido.

Las maldiciones son importantes. Casi todas se dicen en tercera persona, porque así se estila, y además se resta su efecto. Son tan importantes como los exorcismos, las invocaciones y las plegarias. Aquí van, pues, algunas de estas hermosísimas maldiciones. 

 Es zoln im vaksn tsibeles in pupik. 
Que le crezcan cebollitas en el ombligo.

 Men zol im tsuklepn tsu der vant vi a luaj un iedn tog, fun im opraisn a shtik. 
Que lo peguen contra la pared como a un almanaque y que cada día le arranquen un pedazo.

 Vifl ior er iz gueganguen oif di fis zol er guein oif di hent, un di iberike zol er zij sharn oifn hintn. 
Que tantos años como anduvo sobre los pies, ande con las manos, y que el resto de su vida se arrastre sobre el trasero. 
– Megulgl zol er vern in a henglaijter: baitog zol er henguen un bainajt zol er brenen. 
Que se transforme en una lámpara: que cuelgue de día y arda de noche.
– Kain shum ain-hore zol im nit oismaidn. Que ningún mal de ojo lo eluda.
– Got zol im helfn vi a toitn der El mole rájamin. 
Que Dios lo ayude como el responso a un muerto. 

– Raij zol er zain, der eintsiguer fun der gantser mishpoje. Que sea muy rico, pero el único rico de toda su 
familia.

– Ale tsein zoln bai im araisfaln, nor einer zol im blaibn, oif tseinveitog. 
Que se le caigan todos los dientes menos uno, y que ese sea el que le duela.

– Er zol hobn Pare’s makes bashotn mit Jov’s kretsn. 
Que tenga las plagas del faraón matizadas con las 
pústulas de Job.

– Got zol oif im onshikn a nar un er zol fum im nit kenen poter vern. 
Que Dios le mande un tonto y que no pueda sacárselo de encima nunca.

– Er zol hobn bai zain toier tsuei struzhn; einer zol aroisloifn shraiendik: «A docter! A docter!», un der tsveiter zol im nojloifn: «Tzu shpet! Men darf shoin nit!». 
Que tenga ante sus puertas dos porteros; que uno salga gritando: «¡Un médico! ¡Un médico!», y que el otro lo siga: «¡Demasiado tarde! ¡Ya no hace falta!».

– Got zol oif im onshikn fun di tsen makes, di beste. Que Dios le envíe, de las diez plagas, la mejor.

– A grois guesheft zol er hobn ful mit sjoire, vos er hot zol men bai im nit fregn un vos men fregt zol er nit hobn. 
Que tenga un negocio enorme, repleto de mercancías, y que no le pidan nada de lo que tenga, ni tenga nada de lo que le pidan.

– Er zol hobn a baisenish vu er ken zyj nit kratsn. 
Que tenga un escozor donde no pueda rascarse.

– Hundert haizer zol er hobn, in iedn hoiz hundert tsimern in iedn tsimer tsvantsig betn, un der kadojes zol im varfn fun ein bet inem tsveitn. 
Que tenga cien casas, en cada casa cien cuartos, en cada cuarto veinte camas, y que las convulsiones lo arrojen de cama en cama.

– Zol Gots broje arain in zain pekele tsores. 
Que entre en la bendición de Dios, pero en su 
paquetito de desgracias.

– Got zol im helfn vi a toitn, bankes. 
Que Dios lo ayude como las ventosas a un muerto.

– Lebn zol er vi a tsibele, mitn kop in der erd. 
Que viva como una cebolla, con la cabeza enterrada.

– Zost farshlinguen a shirem vos zol sij efenen in boij. 
Que se trague un paraguas y se le abra en el vientre.

– Zost esn vi a ferd un cacn vi a feiguele. 
Que coma como un caballo y cague como un pajarito.

– Zoln Maine sonim hobn kretser in hintn. 
Que mis enemigos tengan granos en el culo.

[Ilustraciones: Sergio Neri – fuente: wwww.algarabia.com]

Una karta ande se topa unos kuantos biervos en Djudeo-Espanyol

Prezentado por Silvyo OVADYA

Unas kuantas vezes vos dishe ke tengo una koleksyon de kartas postales ke esto arekojyendo sovre la Djudaika Otomana i Turka. Si keresh mas eksplikasyones esto koleksyonando todo modo de kartas postales sovre los djudios otomanos i turkos. La sola eksepsyon es ke esto koleksyonando i las kartas sovre Salonika en esta koleksyon. Ma no es muy fasil de topar kartas ande se puede meldar syertas kozas en djudeo-espanyol. Ay unas kuantas semanas en una vendida ke kontinuava biva – kada uno puede dar un presyo mas alto – vide una karta ande teniya una fraza eskrita en letras ebreas. Komo no aviya bastante tyempo ize lo ke devia para merkarla. I la merki. Despues pude egzaminar esta karta.

Esta karta fue publikada para la okazyon de la proklamasyon de la konstitusyon el 24 djulyo 1908. La Konstitusyon fue enkolgada durante 29 anyos i fue proklamada este diya. Es una data muy emportante para las minoridades relijiozas ke bivian en el Imperio Otomano. I es despues de esta data ke fueron sivdadinos iguales. Esta karta fue editada por Moise Israelovitch, ke es un de los mas famozos editores de kartas postales. Savemos ke fue el editor de serka de 1800 kartas.

En la karta esta eskrito en fransez: « PROCLAMATION DE LA CONSTITUTION – LE 24 JUILLET 1908”. Djusto en medio de la karta esta eskrito en ermenesko, grego, otomano, fransez i en djudezmo.

En fransez esta eskrito: “Vive la Constitution; Liberté, Egalité, Fraternité”. I despues vemos en letras ebreas ma en djudeo-espanyol: “Viva la Konstitusyon; Libertad, Igualitad, Fraternidad”.

Yo kreo ke es por la primera vez ke esto vyendo una karta ande esta eskrito en djudeo-espanyol.

[Orijin: salom.com.tr]

No ay duda ke el nombre de Roza Eskenazi aze akodrar a muncha djente una pasado leshano, muzika grega del estilo rembetiko i mas ke todo una kantadera kon una boz maraviyoza.

Esta diva del kante grego nasio en Estambol en una famiya sefaradi, kon el nombre de Sara Skinazi. Siendo ke eya nunka revelo su verdadera data de nasimiento, se pensa ke nasio entre los anyos 1890-1900. Sea komo sea su data de nasimiento kedo un misterio asta el dia de su muerte.

Su padre, Avraam Skinazi tenia una bodega ande guadrava, kontra paga, objetos o kontenidos de kazas komo mobles. Stensiles i mas, de personas ke deshavan el paiz por largos periodos. El nombre de su madre era Vida.

A la edad de 7 anyos Roza, djuntos kon su famiya, paso a bivir a Saloniko. Asta akel tiempo eya avlava solamente el turko, ma se embezo a avlar el grego muy rapidamente. Eya no estuvo en eskola, no tuvo una edukasion formala i se ambezo a meldar i eskrivir de una vizina ke tenia kudiado de eya durante el dia, kuando su padre i madre salian a lavorar en las plantasiones de algodon.

Eyos moravan en una kaza en la kuala bivia tambien una mujer ke baylava i lavorava en el teatro “Grand Hotel”. Roza, ke tenia una muy grande atraksion al mundo del teatro, ayudava a esta vizina a yevar i traer su vistimienta al teatro. Su mas grande dezeo era de ser kantadera i eya praktikava djugando i kantando enfrente de un espejo. Ainda de muy chika edad eya se topo en la shena del “Grand Hotel”, baylando i kantando.

Despues ke su madre revelo esta echa de Roza le fue defendido striktamente de kantar i baylar en shena i ir al teatro kon sus amigas. Los parientes de Roza estavan determinados en sus idea de no permeter a sus ija de ser una aktris, lo ke no seria bien visto al seno de su famiya. Ser kantadera en akeya epoka era una verguensa i munchas djovenas ijas avian sido aleshadas de sus famiyas por mala reputasion.

Siendo muy djovena i teniendo espanto de su madre Roza no diskutio kon eya a este sujeto, ma aun kon esto eya estava segura i firme en su idea de alkansar su mas grande dezeo en la vida: ser kantadera.

En esta epoka la famiya de Roza fue a bivir a Atena ande tuvo una vida mas kalma. Es ayi ke eya tuvo el koraje de deskuvrir a su padre i madre su dezeo de ser artista i provo de konvenserlos, diziendoles ke podria ganar buena moneda lo ke ayudaria al estado finansiario de la famiya. No es klaro kuala fue la repuesta de su famiya, ma segun lo konto Roza en su biografia, eya empeso a salir en shena a la edad de 15 anyos. Al prinsipio lavoro kon un grupo de tanyedores ermenis en Pireo. Eya baylava en teatros i tavernas ma de vez en kuando kantava tambien en grego, turko i armeniano, resiviendo fuertes aplauzos de la audiensa.

En esta etapa de su kariera eya rompio todas las relasiones kon su famiya i troko su nombre de nasimiento, Sara, al de Roza.

Eya no lavoro en “tekkes”, ande se fumava hashish; en “Cafe Amans”, kafes en los kualos los kantadores improvizavan kantes i despues arekojian moneda de los klientes; o en “Cafe Stanas”, lugares ke no tenian buena fama. Ma verso la fin de su kariera eya kanto en kabares tambien.

Sus primeros enrejistramientos fueron echos en 1929, despues ke el direktor de la kompaniya de diskos Odeon, ke era tambien un kompozitor de muzika rembetiko, oyo a Roza kantar en una taverna i dandose kuento de su talento i del entuziazmo del publiko mostrado enverso esta djoven kantadera, desidio de enrejistrarla. Su primer disko tuvo un muy grande sukseso i desde entonses eya kontinuo a enrejistrar sin interrupsion.

Roza empeso a lavorar kon los mijores muzisianos de akeya epoka, en la taverna yamada Taiyetos, ande dieron konsertos durante mas de una dekada, todo en aziendo turnes a paizes komo Serbia, Ejipto, Turkia i Albania. Es interesante notar ke Roza demandava de los klientes de no baylar, no romper platos segun es uzado asta oy en la tavernas, i no komer durante el konserto sino ke solamente eskuchar la muzika i bever.

Eya fue konsiderada komo la kantadera ke resivia la mas alta paga en su epoka. Siendo ke konosia munchas lenguas ke se ambezo a lo largo de su kariera, eya kantava en grego, turko, arabo, italiano, armeniano i ladino, en diversos estilos komo smirneika, rembetika, amanedes i mas. En 1930 eya ya avia enrejistrado mas de 500 kantes, un numero rekor para una kantadera grega de akeya epoka.

Malgrado ke no tenia una formasion muzikala eya kompozo kantes i eskrivio sus tekstos, entre eyos uno de sus mas famozos kantes “To Kanarini”, o “Kanaraki” segun es konosido en el folklor muzikal djudeo-espanyol, ke enrejistro en 1934. En este kavzo la melodia era tomada de un viejo kante turko, “bülbül”, ma el teksto, por el kual nunka resivio kredito, era suyo.

En 1930 Roza se kazo kon Gianko Sarntinidi, del kual tuvo un ijo.

Despues de averse ganado una fama mundiala i averse establesido del punto de vista ekonomiko, Roza renovo, de una sierta manera, los kontaktos kon su famiya.

Durante la okupasion nazista, Roza, ke estava en Atena, ayudo a muncha djente a superar estos anyos de gerra tan difisiles, metiendo mizmo su vida en perikolo. Devemos akodrar ke Roza reprezentava todo lo ke los Nazis detestavan: era una artista djudia de grande fama i mujer de negosios.

Roza se enkontro, en 1947, kon el ke fue su kompanyero de vida durante largos anyos, Christos Philipakopoulos, ke era 25 anyos mas mansevo ke eya. Eyos bivieron endjuntos asta la muerte de Roza. Unos 4 anyos antes de su muerte, en 1976, eya fue baptizada kon el nombre de “Rozalia”.

Kon el renasimiento de la muzika rembetika el patrimonio de Roza yego a las muevas jenerasiones i eya, a la edad de kaji 80 anyos, aparesio kantando i baylando sea en konsertos komo en la televizion.

Roza Eskenazi murio el 2 de disiembre 1980. Su tomba kedo anonima durante 28 anyos. Es solo en el anyo 2008 i sovre la inisitiva de “Aeolos”, la Asosiasion Kultural de Stomion, ke su nombre fue gravado sovre su tomba i ke fue pozada ayi su fotografia.

 

[Orijin: http://www.akiyerushalayim.com]

Prezantado por Sara Sufrin Baruch

En el anyo 1912 el Sr. David Ben-Gurion, el ke (mas tadre) ue uno de los fondadores del Estado de Israel i su primer ministro, arrivo a Saloniko-Gresia, ke estava entonses basho del dominio otomano, para embezar la lingua turka, kon el buto a ser akseptado a la universidad komo estudiante de Derecho. La razon ke prefero la sivdad de Saloniko fue por ke savia ke era una sivdad djudia.

En su letra, al Sr. Recanati, editor del livro « Ziheron Saloniki » [Memoria de Saloniko] (*), en el anyo 1970, el Sr. Ben Gurion deskrivio sus rekuerdos i impresiones, sovre la sivdad, onde moro un poko mas de un anyo.

Kuando yego a Saloniko, se enkontro kon una sivdad djudia ke no era komo ninguna otra en el mundo entero, ni en Israel. Su dezeo era ke un dia si se va avrir gerra, Saloniko va ser un estado independiente kon abitantes djudios.

Todos los lavoros en esta sivdad – en las fabrikas, en el komersio i en el porto, era echo por manos de ovreros djudios, los barkos no podian deskargar su kargo o salir a la mar en Shabat, porke los ovreros djudios no lavoravan.

En Saloniko, Ben Gurion moro en la kaza de una famiya djudia ke su patrona, una mujer aedada, lo trato komo ser su fijo, ma eya no podia entender por ke el no save avlar ladino, la lingua avlada por los djudios de la sivdad. Djente ke konosia en la sivdad, lo akavidaron de no kontar ke es de orijin « ashkenazi « , ke no era konsiderado positivo.

Desde ke ayego a la sivdad para ambezarse la lingua turka, enkontro un maestro djudio, un estudiante de la Universidad de Saloniko, yamado Strumsa, ke savia un poko de ebreo, i le ofrio su ayudo. Siendo ke la lingua turka no era fasil, desidio a dedikar todo su tiempo estudiarla i no aprovo a ambezarse el ladino.

Durante su estada en Saloniko, el Sr. David Ben Gurion fue okupado tambien en aktividad sionista, kreo kontakto kon los ovreros djudios de la sivdad, konvoko reunionas i dyo konferensias sovre el sosializmo djudio.

En la gerra de los Balkanes, ke se desbrocho en 1913, la sivdad fue konkuistada por los gregos, el Sr. Ben Gurion fue ovligado a pasarse a Estambul, donde estudio Derecho en la universidad, despues ke termino la segunda klasa en el anyo 1914, la Primera Gerra Mondial kavzo ke fue expulsado de la Turkia i torno a Eretz Israel.

El Sr. David Ben Gurion regreto siempre, ke durante su estada en Saloniko, no ambezo el ladino, porke akel tiempo, la mayoridad de los abitantes djudios ke bivian en Yerushalayim, eran sefaradim i avlavan ladino.

Mas de todo lo ke le vino pena, era por la sivdad Saloniko, ke era la sivdad mas djudía en el mundo entero, i fue konvertida en una sivdad grega i durante la Segunda Gerra Mundial, kaji todos su abitantes djudios, fueron eksterminados por los nazistas.

__________________
In: El livro « Ziheron Saloniki » (Memoria de Saloniko) « La grandeza i la destruksion de Yerushalayim de Balkan ». Editor: David Recanati

 

 

[Orijin: http://www.akiyerushalayim.com]

Pour Ojos de Novia, son quatrième album, Mor Karbasi nous gratifie d’une prestation magique, à la croisée des styles, des régions et des époques, dans un formidable dédale musical qu’elle porte d’une voix sans faille.

Ojos de Novia porte en lui l’histoire de la Méditerranée et d’au-delà, les échanges des siècles passés et présents, des mouvements des populations et des rencontres des cultures.

Ce voyage se vit et se chante en ladino, le judéo-espagnol parlé par un grand nombre de communautés juives autour du bassin méditerranéen et aujourd’hui parlé par quelques dizaines de millier de locuteurs.

Les treize titres de l’album mélangent avec brio les traditions musicales, qui reflètent l’identité de Mor Karbasi, aux héritages juifs, marocains et iraniens.

La voix aérienne de la chanteuse est portée par des musiciens d’exception, dans des compositions qui naviguent entre le flamenco, arrangements berbères, mélodies persanes éthérée et pourtant d’une grande modernité. À certains moments, on croirait presque distinguer les qrâqeb Gnawa sonner à nos oreilles, comme un appel à la transe subtil se livrant à qui veut bien l’entendre. L’ensemble est porté par une musicalité à l’esthétique moderne, jazz, sans fioriture et pourtant d’une grande complexité.

Ni fusion, ni world music, et pourtant traversé par tant d’influences, c’est la richesse de la Mare Nostrum que porte cet album, il en appelle à la mémoire des peuples, des échanges de civilisation et de cultures qui ont façonné nos identités, multiples et imbriquées les unes dans les autres.

Sorti le 13 mai sur Alama Rec.Ojos de Novia est une très belle oeuvre, marqué par des collaborations artistiques de qualité, avec une superbe présence du bassiste camerounais Richard Bona sur Haykem Juar ou la Tomatito Family aux guitares flamenco sur l’excellent Susona.

 

[Source : http://www.onorient.com]

Prezentado por Michael Haley i Gaelle Collin 
Asta oy poko se save sovre la istoria de los sefardis de Viena i de las tierras de la kaza de Habsburg. Los pokos estudios sientifikos fueron eskritos en alman i fueron publikados antes de la destruksion de la famoza “Komunidad turko-israelita en Viena“ (1). En estos lavoros topimos numerozas informasiones istorikas i biografikas ama raramente son mensionados los livros en djudezmo o en ladino kitados por i para esta komunidad. Afilu si el numero de ovras en djudezmo publikadas en el antiguo Imperio Austriako parese muy limitado i de poka importansa, una investigasion puntoza sovre estos livros, sovre sus kontenido, sus kitadores, tipografos i autores mostraria ke la literatura sefaradi de Viena djugo un rolo importante en el mundo del livro sefaradi. Entre los anyos 1473 i 1960 fueron kitados, segun los rejistros de la Bibliografia del Livro Ebraiko (BHB), mas de 160 000 livros i revistas en linguas djudias (ebreo, yidish, djudezmo, ets.) i de esta suma  (numero) de livros mas de 3800 fueron kitados en djudeo-espanyol (2,38 %) (2). Editores i tipografos de Viena kitaron entre 1743 i 1952, 2883 livros i revistas en linguas djudias, lo ke koresponde a 1,8 %. En kuanto a los livros en djudeo-espanyol, editores de Viena kitaron entre 1811 i 1938 exaktamente 159 livros i revistas en esta lingua – 4,2 % de la produksion total de livros en djudezmo – en grande partelivros liturjikos komo sidurim, mahzorim i agadot para Pesah ke fueron reeditados munchas vezes. Afilu si este numero de 159 titulos parese limitado, Viena tiene segun las informasiones de Dov Cohen el sinken rango de importansa entre las sivdades ke estamparon livros en djudezmo. (3) Las informasiones topadas en la version aktual de la BHB (2008) en kuanto a la produksion del livro sefaradi pueden ser enrikesidas por los primeros rezultados de muestra bushkida akumplida en las bibliotekas de Viena, Budapest, Bratislava, Bucarest i Craiova.
La imprimeria sefaradi de Viena empeso bastante tadre komo rezultado de un firman del Imperador Jozeph kien dio la interdiksion de emportar livros ebraikos en las tierras de Habsburg (1802). Kon esta interdiksion empeso la produksion de livros en linguas djudias en Viena i en poko tiempo, los estampadores kristianos i djudios komo Anton Schmid, Georg Holzinger, Adalbert della Torre, Jacob Schlossberg, Moritz Knoepfelmacher i mas tadre Joseph Schlesinger, reusheron a konkistar el merkado evropeo kon sus livros relijiozos editados en grande kuantidad, munchas vezes en repuesta a las demandas de las keilot balkanikas i mizmo de las keilot del Magreb. Entre las kazas editoriales las mas importantes puedemos mensionar el editor kristiano Anton Schmid (o « Schmid Ebraiko ») i el editor djidio Joseph Schlesinger ke publikaron kada uno mas de 600 livros en linguas djudias.
Kon el movimiento de las nasiones balkanikas en los anyos 70 del siglo dizimueve, munchos mansevos de las komunidades de Kroasia, Serbia i Bulgaria yegaron asta Viena. El numero de djudios-espanyoles aumento de manera konsideravle i enrikesio la vida kultural en munchos aspektos. Esta manseves vino para estudiar en las universidades de Viena, para ambezar muzika o para azer komercho. La yegada de estos djudios kriyo un renasimiento de kurta turada ama de grande influensa (por eshemplo, Viena se izo uno de los mas importantes sentros de la prensa sefaradi). Eyos fundaron asosiasiones kulturales djudias o klubes espanyoles komo « La Esperansa », « La Kaza Sefaradi » i la « Union Espanyola » i klaro, ke empesaron a krear bibliotekas djudias ke dezaparesieron en los tiempos del nazismo. En estas bibliotekas se topavan no solo livros relijiozos, ama tambien ovras literarias komo piesas de teatro, poezias i romansos, munchas vezes traduksiones del alman o del yidish al djudeo-espanyol. Una parte de estos livros fue estampada por kazas editoriales de Viena ke ovedesian a la demanda. No es de enkantar ke durante el primer tierso del siglo vente, bushkadores komo Kalmi Baruh i Max Leopold Wagner publikaron sus ovras importantes en Viena i ke el primer enkontro de la Union Mundial de las Komunidades Sefaradis tuvo lugar en esta mizma sivdad. Viena se impozo en poko tiempo komo un sentro prestijiozo del mundo kultural sefaradi.
Un rezultado de muestro projekto de katalogar los livros i otras publikasiones en djudezmo (a la eksepsion de las revistas) ke fueron estampados en torno al Danubio (en Viena, Ungaria, Rumania i Bulgaria) es la publikasion del katalogo « Entre dos mundos », ke konta 244 titulos de la produksion bulgara en djudeo-espanyol (4). El sigundo katalogo tratara de las publikasiones de Viena, de Budapest i Bucarest.
 
La kompilasion de este katalogo fue echa asta agora en baza de los livros examinados en las bibliotekas (publikas, universitarias) i koleksiones partikularas ke se topan en diversos paizes, i entre otras en Austria, Bulgaria, Estados Unidos, Ingletierra, Israel, Rumania i Ungaria. En kuanto a la produksion de Viena, topimos asta oy 198 titulos, kere dizir 30 % mas de los rejistros de la BHB. Topimos romansos i piesas de teatro, munchas vezes deskonosidos de la bibliografia sientifika (de estas ovras, algunas van a ser editadas por estudiantes i investigadores de Israel, Almanya i Suisa).
 
Izimos fotokopias, fotografias i skaneados de kada titulo. Siendo ke munchas vezes topimos kopias defektuozas i kopias kon anotasiones (sea del autor, sea del meldador o del bibliotekario), piskuzimos otros exemplares en las bibliotekas para kopiarlos (visto ke kada kopia puede darmos informasiones mas kumplidas i interesantes) i para saver ke biblioteka guadra tal livro. Por el momento puedemos dizir ke la mas grande parte de estos livros se topa en unas pokas bibliotekas en Israel, Estados Unidos i Bulgaria.
 
Una koza muy sorprendiente es ke las bibliotekas de Viena ke vijitimos (Biblioteka Nasional, Biblioteka Universitaria i Biblioteka del Muzeo Djudio) guadran solo serka de vente titulos, sovre todo livros relijiozos (biblias, agadot de Pesah, mahzorim, Pirke Avot). Kon la katalogizasion de los fondos ebraikos de estas bibliotekas ke se esta aziendo en estos anyos, es muy probable ke este numero de publikasiones en djudeo-espanyol se engrandesera ainda mas:
 
*El konde i el djidio, istoria muy interesante
Viena, 5633/1873 (63p.)
*Don Yosef i su ija, istoria muy kurioza ke akontesio en la Espanya
Viena, 5638/1877-1878 (2f., 48p.)
*La famia misterioza, teatro en 4 aktos en poezia
Viena 5649/1888-1889 (56p.)
*Istoria de Aleksandros el Grande rey de Makedonya
Viena, 5650/1889-1890 (48p.)
*Konplas de Purim
Sofia-Viena, 5652/1891-1892 (24p.)
*Una dizgrasiada arsiduka o la preadora de un prinsipe, istoria interesante i temeroza del tiempo medio
Viena, 5654/1894 (64p.)
*Un renyegador de Israel, istoria interesante i verdadera
Viena, 5654/1894-1895 (64p.)
*Bukieto de istorias
Izmir-Viena, 5664/1903-1904 (1, 24p.)
Yiftah, trajedia en kuatro aktos, tomada de la eskritura santa
Viena, 5681/1920-1921 (1, 95p.)
Devora, piesa teatrala en 3 aktos i una estampa
Viena, 5682/1921-1922 (71p.)
La ija del sol, estampa fantastika en un akto en versos
Viena, 5682/1921-1922 (41p.)

 

(1) Schleicher, Mordche Schlome, Geschichte der spaniolischen Juden (Sephardim) in Wien, Viena 1933 (tesis, MS).
(2) Bibliography of the Hebrew Book, [www.hebrew-bibliography.com].
(3) Cohen, Dov, La Bibliografia Djenerala del Ladino, Ladinar 4, 2006, pp. 189-196.
(4) Collin, Gaelle & Michael Studemund-Halévy, Entre dos Mundos. Catálogo de los impresos búlgaros en lengua sefardí, Barcelona 2007.
 

[Orijen: www.aki-yerushalayim.co.il]

 
Prezentado por Edmond Cohen 
 
Saludos a todos los oyentes de la emisyon Muestra lingua, la emisyon en djudeo-espanyol fundada por el profesor Haïm-Vidal Sephiha i prezentada agora por vuestro servidor Edmond Cohen, kon Philippe en la kabina.
 
Vos akodro ke agora Radio J tyene un sityo internet. Agora mis emisyones se pueden oir en el mundo entero indose sovre Radio J kon internet ( http://www.radioj.fr/node/145 ) sea en direkto, sea kuando se kyere: mis emisyones (kuando el tekniko lo kyere byen) son enrejistradas a mi nombre.

Vos akodro tambyen ke el proksimo atelye de konversasyon de la asosyasyon Vidas Largas se tendra el lunes primo de desyembre de las tres a las sinko, en el Centre Communautaire, 119 rue Lafayette Paris (9°) Métro Poissonnière o Gare du Nord. Tened tino ke agora es un lunes i ke la ora es tres.
 
De kualo avlarvos oy? De muevo es mi amigo Jose Molho ke me dyo una idea, i me empresto un filmo. La idea es de avlarvos de Varian Fry, un gazetero amerikano ke se topo en Marseille, en Fransya en 1940 i 1941, i ke se esforso, i lo reusho, de azer salir de Fransya unos 2.500 intelektuales i artistos, no todos djudyos ama lo mas lo eran, i ansina salvarlos de la deportasyon.
 
El filmo tyene por titolo franses – yo lo vide en franses – Héros de l’ombre (gibor de la solombra). El titolo orijinal, en ingles, es Varian’s war (la gerra de Varian). Este filmo, muy esmovyente, a sido realizado en 2001 por un syerto Lionel Chetwynd, i es el aktor William Hurt ke djuga el rolo de Fry.
 
varianfry
 
Kyen es este Fry? Nase el 15 de oktovre 1907 en New-York, en una famiya bastante rika.  Aze sus estudyos en las buenas eskolas i en Harvard, i se kaza a los 24, en 1931. En el mizmo tyempo se aze gazetero espesyalizado en los echos internasyonales. Se va en Berlin en 1935, dos anyos despues de la venida de Hitler al poder, i pishin entyende lo ke se esta pasando kontra los djudyos i los intelektuales. Aprova de konvenser los Amerikanos de arrekojer a los djudyos de Almanya para salvarlos kuando dainda se puede, ama no interesa a dingunos.
 
Kuando vyene la gerra, la armada franseza, mal komandada, se dirrite, la Fransya se topa okupada en parte por los Almanes, i el Governo franses, dirijido desde pokos diyas por el mareshal Pétain, firma el 22 de djunyo 1940 un tratado de armistisyo kon los Almanes.
 
Kale saver ke el tratado de armistisyo firmado el 22 de oktovre 1940 entre Fransya i Almanya no avla ni un byervo sovre los djudyos, ke sean fransezes o no.
 
Los ke enteyenden el franses i ke son interesados por el teksto del tratado de armistisyo lo pueden topar sovre internet
 
http://mjp.univ-perp.fr/france/1940armistice.htm
 
(Lo ke yo no saviya i ke me ambezi meldando el tratado, es ke el ke lo firmo por la Almanya en 1940 fue el mizmo ke firmo sinko anyos mas despues  el armistisyo de 1945: el feldmarschall Wilhelm Keitel, ke va ser despues kondenado a muerte en Nuremberg por krimenes kontra la umanidad, i enforkado en 1946).
 
El tratado tyene sovre todo artikolos sovre kuestyones militares. Ama yene tyene dos artikolos terrivles ke no son militares: los artikolos 3 i 19.
 
En el artikolo 3 se puede meldar lo ke sige: “El Governo franses kombidara pishin todas las otoridades i todos los servisyos administrativos fransezes del territoryo okupado de konformarse a las reglas de las otoridades militares almanas i de kolaborar kon eyas de una manera korekta.”
 
Komo lo oyitesh, la kolaboration kon los Almanes ya estava eskrita en el tratado desde junyo 1940, ama solo en el territoryo okupado. El governo franses no era ovligado de kolaborar en la parte non okupada, i por tanto el va ser ke va aferrar a los los djudyos de esta parte kon sus kriaturas, i embyarlos a los Almanes.
 
I de toda manera, komo ya lo dishe, no era kuestyon de djudyos en este tratado, salvo este terrivle artikolo 19, ande esta eskrito:” El governo franses es ovligado de entregar sovre demanda todos los suditos almanes nombrados por el Governo alman ke se topan en Fransia”.
 
Estos suditos almanes ke se topavan en Fransya eran, por lo mas de entre eyos, sea djudyos sea opozantes non djudyos al nazismo, fuyidos de Almanya, ke pensavan tener topado un refujyo en Fransya. En jeneral, fueron aferrados por los fransezes al empesijo de la gerra komo enemigos de la Fransya, i ya se topavan enserrados en kampos, salvo los ke aviyan reushido a eskondersen.
 
Varian Fry, vyendo lo ke se esta pasando, dechida de venir en Fransya en nombre de un Emergency Rescue Committee (Komitado de Salvasyon de Urjensya) i pishin ayega en Marseille kon 3.000 dolares, una chika validja i una lista de unos 200 eskrivanos i artistos en sekana. Venido djusto por una mirada de tres semanas, se va kedar 13 mezes muy yuches en los kuales va salvar a miles de djente.
 
En su primera idea, aviya vinido en Fransya para mirar la situasyon de los refujyados ajenos, sovre todo los Almanes anti-nazis menasados de ser entregados a los Nazis por aplikasyon del artikulo 19 del tratado de armistisyo. Entrega sovre demanda, ansina es el titolo de los rekodros de Varian Fry. Fry tyene kon el una lista de 200 artistos i intelektuales los mas en sekana: pintores komo Max Ernst, Marc Chagall,  eskrivanos komo Frank Werfel, ets. Presto se apersive ke no va pueder azer su lavoro ofisyalmente, i lo aze de dos maneras: una parte ofisyalmente, otra parte a eskondidas. Va dar a sus protejados falsos papeles i pasaportes echos por Bill Freier (en vedra Willi Spira) un desinador venido de Viena, ke sera despues deportado a Auschwitz, de ande aboltara bivo.
 
Kon la entrada de Amerika en la gerra, al kavo de 1941, Fry deve aboltar en Amerika. A salvado unos 2.500 personas ke pudieron, de una manera o una otra, salir de Fransya grasyas a el.
 
Entre eyos, uvo Hannah Arendt, Jean Arp, Hans Bellmer, André Breton, Alma Mahler, Heinrich Mann (el ermano de Thomas), Marc Chagall, Max Ernst, Stéphane Hessel, Claude Levi-Strauss, André Masson, Franz Werfel, ets.
 
Una vez aboltado en Amerika, Fry no puede mas azer kualkyer koza para los djudyos de Evropa. Va ser olvidado i se va azer profesor de eskola. Muere en 1967. En su vida su sola rekompensa ofisyala va ser la Lejyon de Onor franseza el ultimo anyo de su vida, en 1967. Despues de su muerte, en 1995, va ser el primer amerikano ke va resivir la medaya de los Djustos, i en 1998 va resivir la sivdadaniya de onor del Estado de Israel.
 
Al djueves le vyene, si kyere el Dyo!

 
Edmond Cohen
Paris – Fransya 

 

 
 
[Orijen: http://www.diariojudio.com]

Cuatro claretianos españoles ayudaron a salvar entre 1940 y 1944 en París a un centenar y medio de judíos, la mayoría sefardíes, de la persecución nazi. Un bautismo falso proporcionaba la oportunidad de escapar del horror y huir de Francia. Una historia de solidaridad que ha permanecido en el más absoluto secreto. Hasta ahora.

 

Escrito por Julio Núñez

La pequeña comunidad española de misioneros claretianos en París selló sus labios durante 80 años y guardó un secreto que ayudó a salvar la vida de 155 personas durante la ocupación nazi de Francia entre 1940 y 1944. Ubicada en la estrecha calle de la Pompe, número 51 bis, a media hora a pie de la Torre Eiffel, la iglesia de la Misión Católica Española atesora en un minúsculo armario centenares de partidas de bautismo falsas que cuatro sacerdotes de la orden escribieron y firmaron para evitar que el Gobierno de Vichy arrestase a decenas de familias judías. Impregnados con un intenso olor a polvo y abandono, esos tomos son una prueba de cómo Gilberto Valtierra, Joaquín Aller, Emilio Martín e Ignacio Turrillas pusieron en peligro sus vidas tras acoger a esas personas y facilitar que, con esos nuevos documentos, pudiesen huir del país o garantizarles cierta protección ante las frecuentes deportaciones a campos de concentración y exterminio. Ocho décadas después, el secreto de los falsificadores de Dios rompe las cadenas del silencio y ve por fin la luz.

Testigos de lo ocurrido solo quedan los muros de piedra de la iglesia y los intrincados pasillos que todavía conectan la parroquia con el convento. Cuando uno pasea por aquel lugar, atraviesa la amplia nave de la parroquia, observa la estatua de san Juan de la Cruz o rebusca en los libros de la biblioteca, no puede evitar imaginar el recorrido que estas familias judías tuvieron que realizar junto a estos curas para conseguir un papel que les sirviera de escudo ante las persecuciones. ¿Entraban por la pequeña puerta verde lateral de la fachada que da directamente con el convento? ¿Lo hacían de noche? ¿Firmaban las partidas en la gran mesa de madera que hay en la sacristía? ¿O por el contrario, se escondían en la capilla de la cripta para hacerlo? Cuando se pregunta a los que habitan hoy la misión, la respuesta se repite: “No lo sabemos. Todos los de aquella época ya murieron”. ¿Cómo consiguió entonces despertar esta historia del olvido?

Fue una pequeña confesión en una cafetería del centro parisiense en 2018 lo que llevó a un historiador de 26 años, Santiago López Rodríguez, a tirar de un fino hilo y rebuscar en el pasado para saber qué pasó en realidad en aquella iglesia de curas españoles. “Estaba investigando para mi tesis doctoral la labor de la diplomacia española durante el Holocausto en el archivo del consulado y haciendo entrevistas a supervivientes y familiares de víctimas del exterminio nazi. Mientras tomaba un café con Alain de Toledo, hijo de un deportado del campo de Royallieu-Compiègne, este me contó que a sus padres les falsificaron unas partidas de bautismo en una iglesia española en París para ayudarlos a huir a España”, explica López, profesor de la Universidad de Extremadura. De Toledo no le especificó nada más y, hambriento de curiosidad, el historiador se dirigió a la Rue de la Pompe.

En primer lugar, detalle de las partidas de bautismo falsas de la familia Saporta; Tobes, junto al historiador Santiago López, observa la única fotografía en la que aparecen juntos los falsificadores de Dios. Debajo, un registro de dichas partidas.

Tras llamar a la puerta de la misión, un claretiano con acento burgalés, Carlos Tobes Arrabal, condujo a López por el pasillo que flanquea el patio de los geranios hasta la pequeña alacena donde descansan dichas partidas de bautismo. En un despacho adyacente, a la luz de un flexo y custodiado por una talla de la Virgen de Fátima, López inspeccionó página por página los certificados de bautismo registrados entre 1940 y 1944. Allí estaban, anotados con tinta azul y negra, decenas de nombres de personas con apellidos judíos, de edad adulta y nacidos en el extranjero, la mayoría en Salónica (Grecia) y Estambul (Turquía). “Se ve claramente cómo en ese periodo de tiempo los bautismos crecieron hasta un 200% en esta parroquia. Se hicieron conversiones a familias enteras en el mismo día, incluso en algunos casos, también se falsificó a la vez el certificado matrimonial [22 en total]”, subraya López mientras señala con su dedo índice las pruebas. Las 155 falsificaciones se distribuyen a lo largo de cinco años, entre el 3 de octubre de 1940 y el 12 de julio de 1944. Repartidas semanalmente, encontramos 4 en 1940, 68 en 1941, 30 en 1942, 45 en 1943 y, ya al final de la ocupación nazi, 8 en 1944.

Tras desempolvar los tomos y descifrar la letra de todos los firmantes, cruzó los datos de la misión con los que encontró en otros archivos franceses y encontró que hasta 60 de estas partidas correspondían a judíos inscritos como españoles y a 19 protegidos, es decir, personas que contaban con el amparo del consulado. Este descubrimiento forma parte de El Servicio Exterior de España durante el Holocausto en la Francia ocupada (1940-1944), tesis doctoral que espera hacer pública en los próximos meses.

La familia de los Modiano fue la primera en ser bautizada. Mauricio Modiano, de 65 años; su esposa, Eda María, de 51; su hijo René, de 20, y su sobrina María Francisca Hasson, de 9, vivían en el número 134 de la Avenue de Malakoff. Salvo la pequeña María Francisca, todos nacieron en Salónica (Grecia). No hay evidencias de si el padre Valtierra, el cura que firmó la partida, dejó caer sobre sus cabezas el agua bautismal o si simplemente los llevó a un despacho a firmar los documentos. Lo que sí aparece marcado en sus fichas es la fecha del 3 de octubre de 1940, el mismo día que entró en vigor el Estatuto de los Judíos, las leyes antisemitas firmadas por el mariscal Philippe Pétain que desembocaron en la creación de un censo de judíos y, posteriormente, en las conocidas deportaciones a campos de concentración y exterminio. Se estima que más de 75.000 personas murieron. “Estas falsificaciones servían para convertirse aparentemente en católicos y tener la posibilidad de engañar a los perseguidores”, afirma López.

Con una letra clara, los curas se alternaban para falsificar los documentos. En dichos registros anotaron datos relevantes que, analizados hoy, nos permiten vislumbrar cómo eran los bautizados. La gran mayoría eran sefardíes y la edad media era de 33 años: el más joven solo tenía unos pocos meses de vida, y el mayor, 75 años. A casi todos se les castellanizó el nombre con el objetivo de que, cuando presentasen toda la documentación a las autoridades francesas para huir a España, no se los vinculase con su posible registro en el censo judío. Así, Levy se convirtió en Luis, Jacobo en Jaime y Moisés en Mauricio.

También es relevante ver cómo algunos de ellos, semanas después de aparecer en los tomos como bautizados, aparecen en las fichas de otros judíos como padrinos. El matrimonio de los Modiano, por ejemplo, figura con esta categoría en la partida de bautismo de Víctor Gomerzano, de 20 años y natural de Constantinopla (la actual Estambul). Lo que cabe pensar es que, en muchos casos, los inscritos estaban relacionados entre sí y utilizaban el boca a boca y las relaciones familiares para enterarse de la posibilidad de ayuda que brindaban los misioneros españoles.

Cuatro sacerdotes contra las leyes antisemitas

En aquellos años, colaborar con estas personas suponía un delito grave, especialmente si se falsificaba documentación relevante, como visados, pasaportes y partidas de bautismo. “Estos sacerdotes no solo estaban infringiendo la ley eclesiástica haciendo conversiones falsas, sino que se enfrentaban al Estado francés. Si esto se hubiera destapado, podría haber supuesto, sin duda, su expulsión de Francia y un gran perjuicio para la diplomacia española”, comenta López mientras revisa el archivo claretiano en busca de algún papel que arroje más luz sobre lo sucedido. Pero ¿quiénes eran estos cuatro curas y cómo lograron construir esta red de salvamiento?

De ellos queda únicamente una decena de fotografías guardadas en una caja de cartón en la misión de la Rue de la Pompe. Unos pocos recuerdan de oídas qué fue de sus vidas. Por aquel entonces, estos sacerdotes vivían en la misión junto con otra decena de claretianos, y todo apunta a que su relevancia tuvo que ser notable. En el fresco del retablo que corona el altar de la parroquia aparece retratado un sacerdote que, tras comparar su rostro con otras pinturas de la época y corroborarlo con el padre Tobes, representa al padre Joaquín Aller. Nacido en 1897 en Campo de Villavidel (León), Aller fue por entonces superior de los claretianos. La prensa local asturiana de la época informó de que había colaborado con un comunista asturiano exiliado para devolver a Asturias la talla de la Virgen de Covadonga, que pasó parte de la Guerra Civil en la Embajada española de París. Murió en Bilbao en 1964.

1: Joaquín Aller – 2: Ignacio Turrillas – 3: Emilio Martín – 4: Gilberto Valtierra

Poco más se sabe del resto. Gilberto Valtierra nació en 1889 en San Martín de Humada (Burgos, 22 habitantes) en una familia de cinco hermanos, tres de los cuales se convirtieron en claretianos. Allí sigue viviendo un sobrino nieto suyo, Luis Porras Valtierra. “¿Pero qué dice usted? ¿Eso pasó? La verdad es que era un hombre bueno. Recuerdo que alguna vez vino al pueblo a ver a mi madre. Pero, que yo sepa, aquí nunca dijo nada sobre esto que usted me cuenta”, dice Peñas por teléfono tras conocer la labor secreta de su tío. No obstante, subraya, el día de su muerte la tiene grabada a fuego en su memoria. “Fue el 1 de noviembre de 1953. Pocos días después recibimos una carta de Francia. En ella, una familia que no conocíamos nos decía: ‘Los pobres de París lloran ante la tumba del padre Valtierra’. Eso no se me olvida”, cuenta con emoción.

Emilio Martín fue uno de los padres fundadores de la misión claretiana. Llegó allá por 1913 con el objetivo de ayudar a los inmigrantes españoles que vivían con dificultades. Nacido en Segovia en 1869, Martín enseñó y dirigió a los claretianos que pasaron por la Rue de la Pompe hasta su muerte, en 1951. Todavía hoy, antes de entrar en la sacristía de la iglesia, a mano izquierda, está colgado un retrato suyo realizado con carboncillo.

Tobes, superior y actual director de la misión, solo conoció a Ignacio Turrillas (nacido en Monreal, Navarra, en 1897), al que cuidó durante sus últimos años de vida. “Era el que quedaba vivo de los cuatro y murió en mis brazos en 1979. Jamás me contó nada de esto. Pero un día, años después de su muerte, allá por 2008, llegó una mujer a la puerta diciendo: ‘Vengo a daros las gracias. Salvasteis la vida de mis padres’. Nadie sabía a qué se refería y la llevamos ante el padre Miguel Ángel Chueca, nuestro superior por entonces”, relata Tobes sentado en el umbral de la puerta del convento. Cuando la mujer se marchó, prosigue, Chueca contó toda la historia al resto de los misioneros, sin muchos detalles, y les pidió que guardaran silencio.

“Creo que fue una historia que la orden vivió en su intimidad. Ahora, al saber más sobre lo que hicieron nuestros hermanos, nos llena de orgullo y felicidad”, afirma apasionadamente el actual superior. Más de un siglo después de su inauguración, la misión sigue dedicándose a ayudar a los más necesitados: imparten clases de francés a inmigrantes de lengua castellana y ofrecen gratis los servicios de una educadora social, entre otras labores de caridad. Pero son pocos. De la veintena de claretianos que había en los pasados años cuarenta ya solo quedan tres. Junto al superior está el padre Tomás Tobes Agraz y el padre Arturo Pinacho. “La vocación nunca se va. Hay que servir porque mucha gente lo necesita”, explica sonriente el padre Tomás, de 81 años, sentado a la mesa. Mientras comen un humilde estofado y beben agua con un chorro de vino de tetrabrik, conversan sobre las grandes carencias que siguen sufriendo muchas personas.

El retablo mayor de la iglesia de la misiónbclaretiana, donde se cree que aparece, en el centro a la derecha de la Virgen, retratado el padre Joaquín Aller, uno de los falsificadores de Dios.

El retablo mayor de la iglesia de la misión claretiana, donde se cree que aparece, en el centro a la derecha de la Virgen, retratado el padre Joaquín Aller, uno de los falsificadores de Dios.

La ayuda del cónsul Bernardo Rolland

Nadie sabe aún por qué el padre Chueca era reacio a hacer público tal descubrimiento. A De Toledo también le insistió en que no quería que se diera a conocer la historia cuando fue en busca de los documentos que demostraban que sus padres habían sido bautizados allí. “No me dio razones. Me hubiera gustado honrar a la misión, pero él no quería”, cuenta De Toledo. El secreto de los claretianos también fue respetado por la mayoría de los inscritos. A De Toledo, por ejemplo, sus padres jamás le contaron nada. La noticia le llegó mientras investigaba cómo el por entonces cónsul general de España en París, Bernardo Rolland, conocido por salvar secretamente a más de 80 judíos, liberó a su padre del campo de Royallieu-Compiègne en 1942 y luego ayudó a sus progenitores a huir a España en 1943. “Un primo de mi madre, Enrique Saporta y Beja, conocía muy bien al cónsul. Este le había prestado una oficina en el consulado para ayudar a los sefardíes. Él me contó que Rolland fue el que aconsejó a estos judíos que fueran a ver a los sacerdotes [para falsificar las partidas]”, revela en una entrevista por correo electrónico.

La figura de Rolland como nexo entre los perseguidos y los sacerdotes, hasta ahora desconocida, demuestra que participó en la salvación de un centenar de personas más y que posiblemente involucró a trabajadores de la Cámara Oficial de Comercio en París, que figuran en algunas partidas falsas como padrinos. “Sin su acción, mis padres no habrían sobrevivido y yo no habría nacido. Por esta razón llevo 15 años intentando conseguir que le concedan la medalla de Justo entre las Naciones. Pero para mí, con o sin ella, es un Justo”, escribe De Toledo, también presidente de la asociación Muestros Dezaparecidos (Nuestros Desaparecidos, en ladino), que trabaja en la recuperación de la memoria de los sefardíes españoles deportados en Francia.

Preguntas abiertas

Cuando uno revisa la historia de los falsificadores de Dios, surge una duda: ¿no sospechaban las autoridades francesas al ver en estos documentos apellidos judíos y fechas tardías de conversión? ¿Realmente estos bautismos ayudaron a salvar la vida de la mayoría de estas familias? López no duda de ello. “Estos documentos eran una herramienta perfecta para ocultar su fe y dar más credibilidad a los certificados de nacionalidad española u otros papeles expedidos por Rolland”, puntualiza el investigador. Por un lado, estos documentos acreditados por la Iglesia les podían liberar de figurar en el censo de judíos que posteriormente las autoridades utilizaron para localizar y arrestar a miles de ellos y deportarlos a campos de concentración y exterminio. Y por otro, según apunta el historiador, con estos documentos las probabilidades de conseguir un visado para salir de Francia aumentaban. Además, aunque la falsificación para salvar judíos no fue muy común, hubo episodios similares probados que libraron a miles de personas de ser asesinadas por los nazis. Un ejemplo fue la Operación Bautismo, en la que el cardenal Angelo Giuseppe Roncalli, futuro papa Juan XXIII, falsificó durante la Segunda Guerra Mundial partidas de bautismo para salvar a 24.000 judíos desde Estambul (Turquía).

No obstante, no se puede acreditar que la salvación de estas familias se deba exclusivamente a la acción de los claretianos. Lo que sí está comprobado es que durante toda la ocupación nazi los sacerdotes siguieron firmando partidas. El falso bautismo no fue suficiente para salvar de la muerte en los campos de concentración al pequeño de ocho años Rogelio Samuel Benarrosch y a otros 16 inscritos. Pero el resto, 138 personas, sí consiguieron burlar a los nazis.

Fachada de la iglesia de la Misión Católica de París, ubicada en el 51 bis de la Rue de la Pompe.

Fachada de la iglesia de la Misión Católica de París, ubicada en el 51 bis de la Rue de la Pompe.

En algunas ocasiones, los movimientos de los falsificadores de Dios despertaron la inquietud de la jerarquía eclesiástica francesa. En una correspondencia localizada a raíz de este reportaje entre el arzobispo de París Emmanuel Suhard y el superior de los claretianos, el primero pedía al director que se presentase en la sede episcopal para que le informase sobre dichos bautismos. En una carta fechada el 12 de febrero de 1942, Suhard le insistía: “Le dije, la última vez que le vi, que el Consejo del Arzobispo necesitaba una explicación sobre otro converso israelí de quien no nos ha llegado la documentación. Se trata de la señorita (Mme.) Saporta [y Beja], que habría sido bautizada y casada fugazmente en la capilla española. Le agradecería que viniera a verme el sábado por la mañana, 14 de febrero a las 10 en punto, y me diera cualquier documentación que haya reunido”.

Es conocida la oposición del arzobispado de París al Gobierno de Vichy y a las deportaciones, por lo que cabe pensar que estas misivas tenían como objetivo pedir prudencia a la misión y entregar algún tipo de documentación que argumentase la urgencia de dichas conversiones para no levantar sospechas dentro de la Iglesia francesa que apoyaba a Hitler. No obstante, no se han encontrado pruebas de cuál era la postura del arzobispo ante estas falsificaciones. Los actuales superiores de la orden en España, que también desconocían la historia, afirman que con toda probabilidad las falsificaciones se hicieron guardando toda clase de cautelas. “Los años han pasado y es probable que si otros hermanos nuestros, o los superiores de la congregación, supieron de esas acciones, murieran sin comentarlas”, cuenta un portavoz en Madrid.

Entre los papeles de color pajizo que la misión aún conserva de aquella época, aparece una copia de otra carta que el padre Valtierra escribió para justificar el bautismo de la familia Sevi, compuesta por Alberto, Matilde y los niños Jacqueline y Claudio. “No tengo motivos para dudar de la buena fe del señor Sevi sobre su conversión. Ahora se comporta como un cristiano, viene todos los domingos a misa (…)”, escribió el sacerdote.

Claramente Valtierra mintió para proteger a dichas personas. La prueba de ello se encuentra en el archivo de Yad Vashem, la institución oficial israelí en memoria de las víctimas del Holocausto. Allí se recoge que, años después de ser bautizados, los Sevi entregaron su hija a sus vecinos, los Saulnier, un matrimonio católico, para que la protegieran. “No tenían miedo de los bombardeos, sino de ser arrestados y deportados porque eran judíos”, asevera el texto. Afortunadamente, conocemos que la pequeña se reunió con sus padres tras la guerra.

Más de 100 nombres, más de 100 historias

Encontrar y entrevistar a los protagonistas de esta historia es muy complejo, especialmente porque ha pasado tanto tiempo que es difícil que alguien siga vivo. Tras una búsqueda intensiva en blogs familiares y árboles genealógicos, además de más de medio millar de llamadas, se ha podido localizar a una veintena de descendientes. Curiosamente, ninguno sabía nada de esta historia.

“Se me está poniendo la piel de gallina. No puedo creerlo. Es como si me estuviera hablando de alguien que no conozco. No entiendo por qué nunca me dijeron nada”, cuenta conmovida Karine Saporta, hija, sobrina y nieta de bautizados. Conoció la noticia después de devolver una llamada perdida a su móvil de este periodista. “Pensaba que era una broma”, relata. El caso de los Saporta sobresale del resto por sus protagonistas. El benjamín de la familia se llamaba Raimundo, tenía 16 años y se convirtió décadas después en el vicepresidente del Real Madrid, mano derecha de Santiago Bernabéu y artífice, entre otras cosas, de que el jugador Alfredo Di Stéfano acabara vistiendo la camiseta blanca de por vida. Una figura relevante de España, vinculado también a la dirección de la Federación Internacional de Baloncesto.

Los falsificadores de Dios

«No puedo imaginarme el sufrimiento por el que tuvo que pasar mi familia. Es una historia que debe conocerse.» Karine Saporta, hija, sobrina y nieta de bautizados, al conocer la historia de mano del autor de este reportaje.

Su hermano, padre de Karine, se llamaba Marcelo, tenía 19 años cuando la partida de bautismo falsa le ayudó a exiliarse a Madrid con toda su familia. Tras la contienda, cambió su nombre por Marc y volvió a París. Su nombre cobró relevancia como traductor, editor e íntimo amigo de Jean-Paul Sartre. Todos, al igual que muchos bautizados, ocultaron lo sucedido a sus familiares y se llevaron el secreto de los claretianos a la tumba.

Un año después de colgar el teléfono, Karine visita la misión parisiense para ver los famosos tomos. Temblorosa y aparentemente incrédula, sube acompañada del padre Tobes las escaleras de madera que llevan a la biblioteca, en lo alto del convento. Entre dos paredes forradas con libros y alguna que otra trampa para ratones, una mesa la espera con un libro abierto. Cuando leyó los nombres de sus padres, cogió una bocanada de aire. “Aquí están”, dijo.

Allí supo que sus padres, en 1949, también se casaron. El padre Valtierra, el mismo que firmó su certificado falso, fue el cura que ofició la celebración. “No puedo imaginarme el sufrimiento por el que tuvo que pasar mi familia. Es una historia que debe conocerse. Que debe salir a la luz”, cuenta la hija de Marc emocionada mientras fija su mirada en el padre Tobes.

Los sefardíes del Expediente de Toledo

Para Eliazer Carasso; su esposa, Matilde Amarigio, y su hija Alegra, la huida de los nazis no terminó con su salida de Francia. El viaje hasta su nuevo hogar, Casablanca (Marruecos), se demoraría casi un año más. Como a tantos repatriados judíos, las autoridades franquistas los repartieron por ciudades españolas, en su caso Toledo, a la espera de entregarles los respectivos visados. Junto a ellos, arribaron a la capital castellano-manchega otros seis judíos, entre ellos Edith María Esther Nahamías, también bautizada. Los pasos de su odisea están recogidos en un expediente policial en el Archivo Histórico Provincial de Toledo.

Los documentos, escritos a máquina y anotados a bolígrafo por el gobernador civil de la provincia de Toledo, informan de las residencias que ocuparían los repatriados desde agosto de 1943 hasta su marcha, finalmente en diciembre de ese mismo año. Los Carasso convivieron junto a vecinos toledanos en la calle de la Escalerilla de la Magdalena, número 2. Justa Córdoba, por entonces con 13 años, aún los recuerda como “gente educada”, “bien vestida” y que “solo hablaban entre ellos”. Los años han pasado y para Córdoba, ahora nonagenaria, le resulta difícil hacer memoria. “Era muy pequeña. En el barrio se decía que eran judíos que Franco había acogido como refugiados”, cuenta por teléfono.

Telegrama del gobernador civil de Toledo al comisario jefe de la ciudad en el que le informa de que nueve sefardíes, entre ellos varios de los « bautizados », han salido de Francia el 14 de agosto de 1943 con destino a la ciudad castellanomanchega. ARCHIVO HISTÓRICO PROVINCIAL DE TOLEDO

Lo que pasó con ellos después de salir de España no está del todo claro. Los Carasso consiguieron embarcar en diciembre desde Málaga hacia Casablanca. Un mes antes, Nahamías logró un salvoconducto hacia Barcelona para encontrarse con su marido, Jacob Faraggi. Poco después se establecieron en Madrid, donde abrieron una boutique de moda cerca de la plaza de la Independencia. Anne-Marie Rychner Faraggi, familiar de ambos, cuenta que en 1945 regresaron al país galo. “Volvieron a Francia tras la Segunda Guerra Mundial. En la familia no sabemos mucho más sobre ellos”, explica Rychner.

La búsqueda de cada uno de los nombres lleva a descubrir múltiples historias que arrojan luz a una de las páginas más negras del siglo XX: la guerra y el Holocausto. Pese a haber despertado del olvido, el caso de los falsificadores de Dios está compuesto por fragmentos que siguen sin resolverse con claridad. ¿Tomaron ellos la iniciativa de salvar a esta gente o fue el cónsul el que llamó a su puerta pidiendo ayuda? ¿El obispado apoyaba sus actos o simplemente desconocía la realidad del asunto? Y más importante, ¿fueron las falsificaciones de los claretianos la clave para que la mayoría de los bautizados no muriera a manos de los nazis?

Tras analizar una y otra vez las partidas, las cartas y el resto de informes, no hay duda de que los misioneros españoles de la Rue de la Pompe se expusieron ante las autoridades nazis. Como demuestra su certera caligrafía, no les tembló el pulso al firmar aquel centenar y medio de conversiones falsas para intentar salvarles la vida a estas personas.

La lista de los falsificadores de Dios

Esta es la lista de las 155 personas que intentaron escapar de los nazis con la ayuda de los falsificadores de Dios. Si usted es un familiar o un conocido de una de estas personas y quiere contactar con nosotros, puede escribirnos a elpaissemanal@elpais.es.

 

https://sephatrad.files.wordpress.com/2020/08/claretianos-lista-de-personas-pagina-1-de-6-3.docx

https://sephatrad.files.wordpress.com/2020/08/claretianos-lista-de-personas-pagina-2-de-6-3.docx

https://sephatrad.files.wordpress.com/2020/08/claretianos-lista-de-personas-pagina-3-de-6-3.docx

https://sephatrad.files.wordpress.com/2020/08/claretianos-lista-de-personas-pagina-4-de-6-3.docx

https://sephatrad.files.wordpress.com/2020/08/claretianos-lista-de-personas-pagina-5-de-6-3.docx

https://sephatrad.files.wordpress.com/2020/08/claretianos-lista-de-personas-pagina-6-de-6-3.docx

 

 

 

 

 

[Fotos y vídeo: Juan Millás – fuente: http://www.elpais.com]

 

Escrito por Francisco López-Seivane
Acabo de pasar por Tesalónica, camino de Athos. Fui, vía Atenas, con Aegean, una compañía con la que nunca había volado antes. Profesionalidad y eficiencia. Me gustó. Por lo demás, mi paso por la capital de Macedonia ha sido fugaz, pero muy provechoso. Fue poner el pie en sus calles y sentir que me encontraba en cualquier gran ciudad española. Las terrazas ocupando las aceras, las gentes hablando animadamente, las miradas abiertas…
Terrazas ocupando las calles en Ladadica, antiguo barrio de los aceiteros, en Tesalónica/ Foto Turismo Grecia

Terrazas ocupando las calles en Ladadica, antiguo barrio de los aceiteros, en Tesalónica/ Foto: Turismo Grecia
Cena ala ire libre en la Acrópolis, con magníficas vistas de la ciudad/ Foto: Turismo de Grecia.

Cena al aire libre en la Acrópolis, con magníficas vistas de la ciudad/ Foto: Turismo de Grecia
Es difícil sentirse extranjero en este rincón de los Balcanes, en el que recalaron muchos judíos sefardíes tras ser expulsados de España por los Reyes Católicos (¡qué inmenso error aquel!) a finales del siglo XV. La importancia de los sefardíes llegó a ser tal que muy pronto el español ladino era el idioma más hablado en la ciudad y los judíos (españoles), el grupo más numeroso de población, hasta el punto de que los sábados no se trabajaba en el puerto, siguiendo la tradición judaica del Sabath. Hoy no quedan más de mil, pero su impronta es perfectamente visible en las calles de la nueva Tesalónica, en las que muchos de los edificios que se enseñan a los turistas son antiguas mansiones de judíos prominentes, reconvertidas en galerías de arte. Una de las más destacadas, la Casa Bianca, era propiedad de un tal Fernández. Con eso está todo dicho.
La Casa Bianca, construida por un judío sefardí apellidado Fernández/ Foto: F. López-Seivane

La Casa Bianca, construida por un judío sefardí apellidado Fernández/ Foto: F. López-Seivane
Villa de Mordoh, otra mansión palaciega de los judios sefardíes/ Foto: Turismo de Grecia

Villa de Mordoh, otra mansión palaciega de los judíos sefardíes/ Foto: Turismo de Grecia
En Tesalónica se fuma mucho y está de moda liar tabaco picado, pero la crisis se hace patente en lo magro de los cigarrillos que los tesalonicenses se llevan a la boca. Por lo demás, como ya he dicho, las terrazas están abarrotadas de un publico joven y dicharachero que imprime carácter a una ciudad que alberga la universidad más grande de Grecia. Pero que nadie piense que aquí acaban las gracias de esta urbe que presume de ser la capital gastronómica del país. La comida es un factor tan importante que cuando dos tesalonicenses se encuentran en la calle, la segunda pregunta que se hacen es invariablemente: ¿qué tienes pensado comer hoy? (la primera, naturalmente, gentileza obliga, es ¿cómo estás?).
Jóvenes abarrotando las elegantes terrazas de la emblemática Plaza de Aristóteles/ Foto: Turismo de Grecia

Jóvenes abarrotando las elegantes terrazas de la emblemática Plaza de Aristóteles/ Foto: Turismo de Grecia
De un lado, los numerosos pueblos que ocuparon la ciudad en los distintos momentos históricos (tracios, romanos, francos, bizantinos, judíos, otomanos, venecianos…) hicieron importantes aportaciones gastronómicas a la ya de por si extraordinaria cocina macedonia. Por otra parte, los excelentes productos de una tierra bendecida por los dioses, que cuenta con una de las más importantes zonas vitivinícolas de Grecia y produce el 75% del arroz y del aceite de todo el país; sin olvidar que en el golfo en el que está asentada la ciudad se pesca casi el 80% de los mejillones y mariscos que se consumen en Grecia. La variedad y calidad de sus frutas y verduras es sencillamente extraordinaria. Comer en Tesalónica es un auténtico placer, que empieza con el colorido de las ensaladas, sigue con el delicioso sabor de sus verduras y pescados ¡fresquísimos! y termina con el aditivo dulzor de sus postres. Lo más importante, a mi juicio, es que se trata de una dieta extraordinariamente saludable y auténticamente mediterránea. Dejémonos ya de presumir de dieta mediterránea en una España donde la mayoría de los platos típicos los prohibiría sin contemplaciones cualquier dietista sensato: tostón, cordero, chuletones, callos, hígado, cocido, morcilla, embutidos, cecina… La comida macedonia me ha parecido el paradigma de la auténtica dieta mediterránea, que en un nuestro país no deja de ser un soniquete publicitario y autocomplaciente que no se corresponde en absoluto con lo que los españoles comen habitualmente en sus casas o en sus restaurantes favoritos. Desde que he llegado de este viaje no he parado de buscar algún restaurante macedonio en Madrid. Por ahora, sin éxito.
Deliciosa y colorida ensalada griega/ Foto: F. López-Seivane

Deliciosa y colorida ensalada griega/ Foto: F. López-Seivane
Las aceitunas constituyen un elemento fundamental en la dieta griega desde tiempo inmemorial/ Foto: F. López-Seivane

Las aceitunas constituyen un elemento fundamental en la dieta griega desde tiempo inmemorial/ Foto: F. López-Seivane
Hablar de Macedonia nos obliga a hablar también de Aristóteles, a quien se considera el abuelo de la filosofía occidental (de la oriental ya hablaremos otro día). Hay que recordar que Europa fue tierra de bárbaros desde la caída del imperio romano. Por darles solo un dato: nada se supo de Aristóteles en nuestro continente hasta que Adelardo de Bath lo tradujo ¡del árabe! ya bien entrado el siglo XII. La gran sabiduría europea provenía hasta entonces de clérigos como San Isidoro de Sevilla, cuya estatua, por cierto, preside la escalinata central de la Biblioteca Nacional de Madrid, y quien en el siglo VII escribió un tratado sosteniendo que la tierra era plana.
Estatua de Aristóteles, maestro de Alejandro, en la plaza del mismo nombre/ Foto: F. López-Seivane

Estatua de Aristóteles, maestro de Alejandro, en la plaza del mismo nombre/ Foto: F. López-Seivane
O de Galerio, el emperador romano de Oriente, que estableció su capital aquí a principios del siglo IV y dejó para la posteridad un arco y un mausoleo, que terminaría siendo iglesia, primero, y mezquita, más tarde, bajo el imperio otomano.
Restos del Arco de Galerio y Mausoleo, al fondo. Tesalónica fue capital del Imperio Romano de Oriente durante cuatro años/ Foto: F. López-Seivane

Restos del Arco de Galerio y Mausoleo, al fondo. Tesalónica fue capital del Imperio Romano de Oriente durante cuatro años/ Foto: F. López-Seivane
Otro tema que suscita Macedonia, y sobre el que habrá que volver, es Alejandro, quien no solo conquistó Persia y Asia Central hasta más allá del Indo, sino que se molestó en recopilar cuantos pergaminos y manuscritos pudo encontrar en sus correrías, poniéndolos a disposición de los sabios griegos en su magnífica biblioteca de Alejandría. Conocer la sabiduría de la India y otros países de Oriente es lo que realmente estimuló e inspiró el pensamiento griego.
Poderosa imagen ecuestre de Alejandro con el Monte Olimpo al fondo/ Foto: Turismo de Grecia

Poderosa imagen ecuestre de Alejandro con el Monte Olimpo al fondo/ Foto: Turismo de Grecia
Apacible imagen del Paseo Marítimo de Tesalónica/ Foto: F. López-Seivane

Apacible imagen del Paseo Marítimo de Tesalónica/ Foto: F. López-Seivane
En fin, que Tesalónica da para mucho. Desde el propio nombre, que no es otro que el de la hermanastra de Alejandro, en cuyo honor se erigió la ciudad. No hay nada como caminar despacio por el kilométrico Paseo Marítimo que bordea sin tregua las aguas mansas del golfo, para que la larga historia de Macedonia, que alumbró y conquistó gran parte el mundo conocido le salga a uno al paso en cada estatua y en cada monumento.
Espectacular vista de los ‘paraguas’ del paseo Marítimo con el telón de fondo del Monte Olimpo nevado/ Foto: Turismo de Grecia

Espectacular vista de los ‘paraguas’ del paseo Marítimo con el telón de fondo del Monte Olimpo nevado/ Foto: Turismo de Grecia
Termino esta crónica asomado al balcón de mi habitación en el hotel Mediterranean Palace. Desde ella contemplo el mar y el primer edificio de cemento armado que levantaron en la ciudad los judíos españoles. Me gusta este hotel y la exquisita amabilidad de todos sus empleados, que me hicieron sentirme como en casa. Ya pueden contar conmigo la próxima vez que me acerque a Tesalónica. Que será a no mucho tardar, lo presiento.
Fachada del hotel Mediterranean Palace, con el primer edificio de cemento armado que construyeron los sefardíes en Tesalónica al fondo.

Fachada del hotel Mediterranean Palace, con el primer edificio de cemento armado que construyeron los sefardíes en Tesalónica al fondo.
Elegante y acogedor lobby del hotel Mediterranean Palace.

Elegante y acogedor lobby del hotel Mediterranean Palace
Portada: La Torre Blanca y el magnífico Paseo Marítimo de Tesalónica
Mis fotos han sido tomadas con una cámara Fujifilm serie X T10
 
 
[Fuente: http://www.abcblogs.abc.es]

La institución impartirá también clases de castellano en la ciudad griega a partir de octubre.

Terrazas de restaurantes en el barrio judío de Salónica

La ciudad griega de  fue la que acogió “al grupo más grande de los judíos expulsados” de la Península a partir de 1492, subraya la directora del  en , Cristina Conde de Beroldingen, en conversación telefónica. Allí se desarrollaron y ejercieron influencia económica hasta que en el Holocausto los nazis estuvieron a punto de exterminar a una comunidad de la que hoy quedan “unas 1.200 personas”. De los 46.000 judíos deportados a los campos de exterminio solo sobrevivieron 1.500.

La historia reciente ha llevado a que esta urbe de un millón de habitantes haya perdido prácticamente “la memoria de su pasado sefardí”, añade Conde. Un daño que se va a intentar paliar con “la apertura en  de una extensión del centro que el Cervantes tiene en Atenas”. Esta iniciativa de honrar a los ancestros partió del presidente de la Comunidad Israelita de , David Saltiel. “Se puso en contacto con nosotros, y estamos encantados de que, sobre todo, los más jóvenes se reencuentren con su patrimonio histórico e idioma de origen”.

La firma del convenio entre el Cervantes y la Comunidad Israelita se ha firmado este martes en , con la presencia de la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya. El acuerdo prevé que en las instalaciones que cede la Comunidad Israelita se impartan, desde primeros de octubre, clases de español, por un lado, y talleres de cultura del judeoespañol, por otro, que incluirá vocablos de esa lengua. En ambos casos la enseñanza no está restringida a la comunidad judía, sino que se abre a todo aquel que esté interesado. Si la situación por la pandemia del coronavirus impidiese las clases presenciales, entonces se haría por internet.

El judeoespañol nació de la dispersión geográfica de los judíos de la península Ibérica tras su expulsión a finales del siglo XV. Una lengua a la que sumaron voces de los países en los que residían: turco, hebreo, búlgaro, griego, francés… Hoy es una lengua heredada por los descendientes de aquellos judíos que intenta recordar un mundo que ya no existe, quizás ello le otorgue “una ermozura especiala” en traducción al ladino -otro de sus nombres- de unas palabras de Unamuno cuando conoció este idioma.

Ese poco más de millar de judíos tesalónicos que habla el ladino lo practica en el ámbito familiar. “Los mayores lo suelen hablar entre ellos, pero la gente más joven apenas conoce algunas palabras”, añade Conde, que se resiste a que se tilde al judeoespañol de lengua muerta. “El legado sefardí no es solo el idioma, sino sus muchas manifestaciones culturales, en la literatura, el teatro, historia, gastronomía, música…”.

Este intento para que no muera el judeoespañol se suma a la formación, en 2018, de una academia del ladino en Israel que, sin embargo, ha estado lastrada desde el principio por diferencias entre sus miembros y las dificultades para reunir financiación. Con la casi imposibilidad de establecer una cifras oficiales, se estima que en todo el mundo apenas hablan sefardí unas decenas de miles de personas, no más de 150.000, la mayoría en , aunque también en Turquía, Estados Unidos, los Balcanes, el Magreb o Francia. Ahora, el Cervantes quiere insuflar aire al ladino y que no la empresa no sea baldía o, como se dice en ese idioma para ejemplificar una tarea vana: “Fuimos hasta Estambul para una cuchara de arroz”.

[Fuente: http://www.diariojudio.com]

 

El vell barri jueu de Balat d’Istanbul, en el segle XIX (Font: Rivavakfi)

 

La fi d’una era

El 29 de maig de 1453 Mehmet II assaltava la ciutat de Constantinoble i la feia caure definitivament a mans de l’Imperi turc. Constantí XI Paleòleg, el darrer emperador, moria en la defensa dels seus murs i es posava fi a més de 1000 anys d’existència de l’Imperi romà d’Orient.

La caiguda de Constantinoble va representar un daltabaix econòmic, però també cultural, per a les potències comercials occidentals i especialment per a Gènova, Venècia i la Corona d’Aragó, que perdien definitivament el control del comerç a la Mediterrània oriental, tan pròsper en els segles anteriors.

En la batalla decisiva, els catalans, comandats per Pere Julià, capità de la guarnició catalana de Constantinoble, van tenir al seu càrrec la defensa d’un pany de la muralla, que fou el darrer a caure en poder dels turcs. Pere Julià i Joan de la Via, cònsol de catalans, i els seus fills, entre d’altres, van ser executats pels turcs por ordre del sultà.

El 6 juliol de 1453, a Nàpols, uns emissaris de Constantinoble van anunciar al sobirà català, Alfons IV el Magnànim, la trista notícia de la caiguda de Constantinoble. Entre els representants catalans a la cort, formant part d’una ambaixada de l’estament mercader, hi havia Joan Fogassot, fill d’un mercader de Barcelona, poeta i notari de la ciutat almenys de 1453 a 1474.

A partir d’aquí, tot va ser camí de tornada cap a Occident, deixant enrere les terres on la presència catalana s’hi havia instaurat des que Roger de Flor, comandant els almogàvers, obtingué autorització de Frederic II de Sicília per oferir-se, sota l’estendard catalanoaragonès, al servei de l’emperador de Bizanci, Andrònic II, per lluitar contra els turcs. Els ducats d’Atenes i Neopàtria, així com el posterior control comercial de la zona, van ser el fruit obtingut i que ara es perdia.

Joan Fogassot tornava a Barcelona i compartia amb els seus conciutadans la profunda impressió que la caiguda de Constantinoble va causar a Europa. Entre ells, Antoni Saplana (o Çaplana), de qui poc o res se’n sap (1), promovia un concurs poètic per recordar el luctuós esdeveniment. Va oferir una preciosa joia a qui millor cantés la caiguda de Constantinoble i animés els catalans i altres cristians a recuperar-la per mitjà d’una justa croada: « posà una joya a qui millor diguera en laor de la Creu, animant los cristians que anassen a la crohada justada ». Desconeixem qui va ser el vencedor d’aquest certamen però sabem que hi van participar importants poetes de l’època com Pero Martines, Joan Francí Poculull, Joan Berenguer de Masdenovelles o l’esmentat Joan Fogassot (2). El to d’aquestes composicions l’exemplifica perfectament una de les estrofes finals del poema de Fogassot:

Donchs, mos germans, dasenpatxem breument e dels cans turchs càstih fasam cruel, no dubtant jens com Dèu sia en lo sel ajudador del poble valent. Car veents ells lo senyal de la Creu, morts, spantats, cauran boca terossa; tal virtut ha, e dubte no y poseu, e, si morim, la pagu’és gloriosa. » (3)

Constantinoble no tornaria a ser genovesa, ni veneciana, ni catalana, ni cristiana. Ni per la força de les paraules, ni per la força de les armes, malgrat l’enyor romàntic que alguns escriptors i viatgers van reflectir en els seus escrits, recordant el gloriós passat medieval. És el cas de Josep Pin i Soler, que descriu així la impressió que li va produir l’arribada a Constantinoble:

No gayre lluny de Balata hi ha’l barri de Blanquerna, que guarda tants recorts dels nolstres almugávars. Allí foren allojats á l’arribar á Constantinopla para servir al emperador Andrónich Paleólogo, allí l’ensendemá de llur arribada, per si uns genovesos se burlavan dels arreus estranys dels catalans, de llurs maneras rústigas, s’armá aquella descomunal batalla que segos digu Montaner costá la vida á tres mil genovesos […] Allí s’estavan nostres soldats quan l’emperor agrahit per la primera campanya de catalans y aragonesos elevá á Roger, que ya era Magaduch, á l’altíssima dignitat de César […] Allí tornaren los almogávars quan després de l’assessinat de Roger, en las salas mateixas imperials, vingueren á Constantinopla per pendre venjansa. La venjansa catalana!… que’s traduhí per tantas batallas guanyadas com hagudas, per tantas vilas presas, casals incendiats, com s’opossarent a llur furor.” (Josep Pin i Solé, Orient. Barcelona: Llibreria de Verdaguer, 1906, p. 155).

Les típiques cases jueves superposades, en el barri jueu d’Istanbul

Camins d’anada i tornada: l’últim sefardita de Balat

Però la Història, sempre inquieta, mai en calma, com les onades del mar, retorna les restes dels naufragis a les platges. Pocs anys després de la derrota cristiana, l’aigua havia d’endur-se les restes d’una tempesta a l’altre extrem del mar. L’any 1492 un decret dels Reis Catòlics expulsava del Regne de Castella i de la Corona d’Aragó els fills d’Israel. La cristiandat, massa orgullosa d’ella mateixa, feia fora els jueus. Carros i cavalls i gent a peu marxaven cap el nord de l’Àfrica o cap a Flandes. Les naus salpaven cap a Itàlia, Grècia… i l’Imperi otomà.

Deixaven enrere llar, bestiar, patrimoni. A l’equipatge, només el més essencial per començar una nova vida, com catorze segles enrere després de la destrucció del Temple. A la butxaca, la clau de casa. I al cor, la memòria en forma de relats i cançons en la llengua de la mare. Sefardita, els castellans; catalana, els catalans de les Terres d’Edom (si hagués sobreviscut, ara hi hauria un català medieval viu, com el judeo-castellà dels sefardites, que podríem anomenar qatalanit, com a vegades es fa servir erròniament pensant en una variant dialectal parlada pels jueus catalans d’aleshores, cosa que no ha existit mai perquè parlaven el mateix català que la resta de la població).

Un dia de finals del segle XV, la família Behar va deixar les costes de Ponent atenent la crida del sultà Baiazet II el Just, fill del Mehmet II que havia conquerit Constantinoble i d’una grega ortodoxa, que oferia protecció als jueus perseguits i expulsats de la Península ibèrica (4).

Després de travessar la Mediterrània en una flota cedida pel Gran Turc, la família Behar, amb altres famílies catalanes i castellanes, arribava a la ciutat d’on 40 anys enrere havien fugit els últims catalans, per ocupar el buit deixat pels mercaders. Com si d’una revenja tramada pel temps i els laberints del destí es tractés, nous catalans havien de convertir en casa seva el país que havia expulsat els seus compatriotes.

Instal·lats al barri de Balat, a la riba de la Banya d’Or, els jueus sefardites i catalans van formar una pròspera comunitat gràcies a la seva experiència com a financers, metges i artesans. Baiazet II els va rebre al port de la ciutat sentenciant: « Aquells que els envien, perden; jo hi guanyo ». « Quan els nostres se’n van anar, Castella i Aragó van perdre una part important de la seva cultura », explica Mayir Behar, descendent d’aquells jueus que fa més de cinc segles van fugir de la Península.

Mayir explica que els seus avantpassats parlaven tant judeo-castellà (sefardita, ladí) com català, que va acabar desapareixent davant del sefardita, més estès. La comunitat catalana jueva era molt petita, a Turquia. La majoria de jueus de parla catalana es van instal·lar a Itàlia, sobretot a la ciutat de Romà (la comunitat jueva més antiga d’Europa), on també es va deixar de parlar en favor de l’italià (al gueto de Roma es conserva un carrer amb el nom de Via Catalana, on hi ha la sinagoga). Malgrat tot, a la parla sefardita d’Istanbul es conserven paraules d’origen català (kaler, trepitjar, krosta). Algun dia hi hauríem d’anar a parar l’orella entre les restes de la parla jueva de Turquia i Grècia i algú n’hauria d’aixecar acta. Vés a saber si encara reconeixeríem els morts!

El pare de Mayir, el verduler David, com el coneixen els veïns al barri, regenta un negoci de fruites i verdures. « Que bonic era abans el barri! », exclama el sefardita amb un suau i melós accent castellà del segle XV. Balat és ara un veïnat pobre. Què va passar, doncs, amb el pròsper i vitalista barri hebreu? El 1894 un terratrèmol va destruir bona part dels edificis i els jueus més rics es van traslladar a l’altra riba de la ria d’Istanbul, al barri de Gàlata, on avui hi ha el rabinat.

Des d’aquell moment, el barri de Balat va passar a ser un indret pobre i miserable, de cases mig derruïdes i amb poca salubritat. Així ho relaten els viatgers que a principis del segle XX es dirigien a Istanbul. Amb la construcció del tram de l’Orient Espress que allargava la línia des de Bucarest fins Constantinoble, la burgesia europea procedent de Londres, París, Viena i Budapest buscava a la capital turca l’exotisme que tan de moda es va posar en el tombant de segle i que duia els turistes cap a Orient.

Un interès turístic que contrasta, sobretot, amb els relats dels viatgers espanyols, francesos i italians. Com sempre, paral·lelament a la descripció de les riqueses i l’exotisme orientals, els pobres i els desheretats reben tot el menyspreu com si la seva misèria fos producte de la seva maldat. L’orientalista Pablo Martín Asuero, director de l’Instituto Cervantes de Damasc, va fer la seva tesi doctoral al voltant d’aquesta visió:  Viajeros hispánicos en Estambul; de la cuestión de Oriente al reencuentro con los sefardíes (1784-1918). Estambul: Isis, 2005 [podeu veure un resum de la part dedicada als barris de Balat i Hasköy, feta pel propi autor a Terres d’Edom].

Com a exemple de la visió dels viatgers de què ens parla Pablo Martín Asuero, el diplomàtic espanyol Antonio de Zayas y Beaumont ens deixa una mostra de l’enquistat antijudaisme de la Península:

Tal es el Cuerno de Oro. En sus aguas se bañan Pera y Stambul; en sus márgenes, tan pintorescas como malsanas, porque allí vierten las inmundicias ambos barrios de Constantinopla, vieron correr los días de su infancia los Príncipes Fanariotas, de glorioso renombre en los anales de la historia; en ellas  arrastran aún vida miserable los restos de la raza hebrea, condenada por su Deicidio a errar de pueblo en pueblo hasta la consumación de las centurias; en ella agoniza la en un tiempo poderosa flota del Pachá, más carcomida que por la inacción a que se ve condenada, por las prevaricaciones y rapiñas de los altos funcionarios (A orillas del Bósforo. Madrid: Juan Pueyo, 1912, p. 112).

El pont de Gàlata a la sortida del barri jueu (1880-1900)

Posteriorment, amb la fundació de l’Estat d’Israel, molts sefardites van abandonar el barri, la ciutat i Turquia, « alguns per nacionalisme, altres per raons econòmiques ». Mayir arronsa les espatlles. A ningú se li escapa que també va influir l’aprovació d’un impost d’inspiració feixista que, l’any 1942 va gravar amb unes abusives taxes els béns de les minories jueva, grega i armènia, i que va acabar amb molts jueus en camps de treball. Després, el 1955, una torba embogida es va acarnissar amb aquestes comunitats, originant una diàspora que va escampar jueus i armenis i que va fer desaparèixer la població grega instal·lada a la ciutat des de feia setze segles.

El barri de Balat continua sent un lloc pobre habitat per gent humil. De l’antic entramat urbanístic del barri jueu es mantenen els carrers del mercat, formats per curiosos edificis multicolors de dues o tres plantes. « Fa uns anys va morir un dels pocs jueus que quedaven, i l’altra família que hi ha només ve de tant en tant a cuidar la sinagoga », relata Mayir. Abans hi havia deu sinagogues; només dues són en ús, però s’utilitzen molt poc perquè la tradició hebrea exigeix la presència de deu adults per poder oficiar en el temple.

Malgrat l’aparent solitud, els Behar viuen a gust al seu barri. Ningú el veu com un jueu perquè allà tothom té la seva història. No hi ha una cultura de gueto perquè tothom bé d’algun lloc. No marxaran de Balat: « El meu pare no pot abandonar aquest lloc. Aquí estan tots els seus records, aquí va enterrar el seu pare i el seu germà. No es pot abandonar la memòria ».

El viatger i narrador acaba el seu relat acomiadant-se lànguidament dels Behar. Però sabem, per experiència, que la història, el viatge, no s’acaba aquí, i que el vent ens porta cançons cavalcant sobre les onades del mar.

Mayir, con su gastada americana parda de cuadros de la que sobresalen los cuellos de una camisa amarillenta, tiene la piel y el cabello ralo de un color claro y deslavado, que parece fundirse con el tono ceniciento de las piedras de  Balat hasta desaparecer. Todo se diluye, menos sus ojos, del mismo azul turquesa de la pintura que cubre los muros de la verdulería de su padre. Del mismo azul mediterráneo del mar que hace más de 500 años surcaron sus antepasados. » (5)

No es pot abandonar la memòria

Els jueus del Regne de Castella i de la Corona d’Aragó van guardar la clau de la llar, que molts conserven. En el seu record han preservat el relat de tota una vida en forma de narracions i cançons. Una tradició oral que ha passat de pares a fills però que sempre corre el perill de perdre’s, conservada en llengua judeo-castellana i en català medieval. Com la cançó de Yasmin Levy que remet a l’expressió de la meva àvia. Podem oblidar, però en algun moment la realitat o l’atzar ens enviarà al fons de la memòria i ens trasbalsarà.

l barri de Balat encara conserva les velles cases jueves (Font: Visit2Istanbul)

*

(1) Vicenç Beltran, « El cançoner perdut de Girona: els Mayans i l’occitanisme il·lustrat », dins Beltran, Vivenç; Simó, Meritxell; Roig, Elena (Eds.). Trobadors a la Península Ibérica. Homenatge al Dr. Martí de Riquer. Barcelona: Publicacions de l’Abadia de Montserrat, 2006, p. 91-120.

(2) Rolando del Castillo, « Períodos: Consecuencias del final del Imperio Bizantino: Sobre mitos y leyendas originadas a partir de la caída de Constantinopla » [en línia], entrevista de Rolando Castillo a Eusebi Ayensa, dins La caída de Constantinopla, Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes [Consultat: 01/01/2012].

(3) Per al poema de Fogassot i d’altres autors de l’època: Riquer, Isabel de. Poemes catalans sobre la caiguda de Constantinoble. Vic-Barcelona: Eumo-Universitat de Barcelona, 1997. 

(4) Andrés Mourenza, periodista resident a Istanbul, va publicar l’any 2007 una interessant història sobre la família sefardita dels Behar del barri de Balat: El último sefardí de Balat.

(5) Mourenza, article citat.

 

[Font: enarchenhologos.blogspot.com]

Detalle de una postal de Salónica en 1917, probablemente antes del gran incendio de aquel mismo año.

Escrito por JULIÁN ELLIOT

En 2019 caducaba el plazo para que los descendientes de los sefardíes expulsados de España en 1492 pudiesen solicitar la nacionalidad española. Cinco siglos después de que los Reyes Católicos echaran a los judíos de Sefarad (como la Biblia denomina en hebreo a la península ibérica), una ley sancionada en 2015 por unanimidad en el Congreso buscó enmendar esa deuda pendiente.

Los sefardíes emigraron a diversos destinos tras la expulsión. De todos ellos, ninguno preservó tanto el espíritu y las costumbres de su añorada Sefarad como . Esta capital llegó a ser por momentos la segunda metrópolis más importante del Imperio otomano, gracias, en buena medida, a esos exiliados.

, perteneciente a Grecia en la Antigüedad y de nuevo a partir de 1912, fue durante medio milenio, hasta el exterminio nazi, lo más parecido a una patria hebrea cuando no existía el Estado de Israel. De hecho, se convirtió durante su apogeo, bajo los musulmanes, en el hogar de la comunidad judía más grande, próspera e influyente del planeta por el impulso sefardí.

Fotografía de una familia judía en Salónica en el año 1917.

Un imperio multiétnico

Aunque los sefardíes no fueron la primera comunidad judía en radicarse allí. Siglos antes lo habían hecho los romaniotes, procedentes en gran parte de Alejandría. Y a finales del siglo XIV llegaron los asquenazis huyendo de las persecuciones en Europa central y oriental.

Además de ser un puerto muy dinámico, hacía de bisagra entre Italia y los Balcanes, al oeste, y el Imperio otomano, al este. De ahí que este quisiera la plaza. La anexionó en 1430 bajo el sultán Murad II.

La población islámica ocupó en adelante la mayoría de los puestos clave institucionales y sociales. Sin embargo, las nuevas autoridades garantizaron las prerrogativas habituales en estos casos a los judíos y los cristianos, en tanto “pueblos del Libro”.

Cierta libertad de culto, un alto grado de autogobierno de su comunidad y algunas exenciones fiscales se contaron entre esos privilegios.

Los sultanes no entendían que España se desprendiera con tanta facilidad de este preciado capital humano

Judíos bienvenidos

Los sultanes, de hecho, recibieron a los sefardíes con los brazos abiertos. No entendían que España se desprendiera con tanta facilidad de este preciado capital humano. Solimán el Magnífico llegó a comentar que “se maravillaba de que hubiesen echado a los judíos de Castilla, pues era echar la riqueza”.

Fue una jugada magistral. Los judíos enseñaron a fabricar a los otomanos de arcabuces a artillería pesada. También crearon imprentas, las primeras del Imperio. Una minoría de traductores, médicos y banqueros judíos prestaban servicio al propio sultán.

Hubo una proporción de un sefardí por cada otro vecino de  hasta entrado el siglo XX. Ningún otro lugar del mundo reunió tantos judíos en ese medio milenio.

Grabado de mujer judía en el siglo XIX.

La metrópolis se benefició de ello. Hubo que levantar barrios enteros y modernizar el suministro de agua. Más cuando, entre los siglos XVI y XVII, se sumaron a los sefardíes originales muchos otros desplazados de Occidente por asuntos internos de cada reino o por la pugna entre islam y cristiandad.

Debido a su gran número, los sefardíes de Salónica se mantuvieron segregados de otros compañeros de religión. Miraban con desdén a los “griegos”, como llamaban a los romaniotes, y a los “alemanes”, o asquenazis. Sobre todo, los sefardíes procedentes directamente de la península ibérica.

Los judíos eran ciudadanos de segunda en comparación con sus vecinos musulmanes. No obstante, su comunidad fue siempre autónoma. Gracias a esta libertad, los sefardíes pudieron desarrollar una especie de próspero microestado dentro del otomano.

Podían dictar leyes para su congregación, siempre que no chocaran con el orden jurídico imperial. El rabino mayor de Salónica podía incluso encarcelar a los delincuentes judíos.

Calle de Ladadika, en uno de los antiguos barrios judíos de Salónica.

El oro pañero

La clave inicial del bienestar sefardí del siglo XVI pasó por la artesanía. Pero el gran despegue económico ocurrió a partir de una contrata otorgada por el sultán: la confección de los uniformes de los jenízaros, su guardia pretoriana. Los judíos locales se especializaron en trabajar la lana, con todas las industrias derivadas. Una vez servida la infantería de élite, eran libres de continuar fabricando textiles para otros clientes.

No tardaron en vestir a toda Salónica y a otras ciudades otomanas, e incluso exportaron tejidos a las actuales Hungría e Italia. Fue gracias a una feliz combinación de demanda, telares mecánicos de vanguardia, buen oficio y una valiosa red de lazos familiares e intercomunitarios que conectaban el mundo islámico y la Europa cristiana.

El sector lanero era el más destacado, pero también se dedicaron al algodón y la seda y, fuera del ámbito textil, al trigo y la sal, así como, más tarde, a la manufactura de pólvora y artillería. También importaron artículos suntuarios italianos y balcánicos para aprovechar el regreso de las flotas y caravanas.

A mediados del siglo XVI, Salónica generaba los mayores ingresos urbanos del Imperio otomano tras Estambul

La extracción de plata fue una contrata como la pañera. Pero en este caso desastrosa. Los hebreos de la ciudad a quienes se les endilgó no sabían cómo rehuirla.

Inmigrantes muy rentables

A mediados del siglo XVI, Salónica ya generaba los mayores ingresos urbanos del Imperio otomano tras Estambul. La integración social y la prosperidad potenciaron la cultura sefardí. Se abrieron escuelas rabínicas. También se imprimieron los primeros libros en judeoespañol. Se formaron, en realidad, dos idiomas mixtos de lenguas peninsulares y hebreo: el ladino, más culto y usado sobre todo en textos religiosos, y el judezmo, de empleo cotidiano. Ambos se han conservado hasta el presente, cargados de arcaísmos y de palabras en hebreo, turco y griego.

Los sefardíes de Salónica acompañarían el declive otomano a partir del siglo XVII. Los fracasos militares del sultanato, el boom de las rutas atlánticas en detrimento de las mediterráneas, un repunte de la piratería, la escasez de grano y varias galopadas inflacionistas minaron el apogeo del siglo anterior. La decadencia judía se agravó, además, por la mayor carga impositiva con que Estambul trató de compensar la debacle.

Vendedor de limonada de origen judío en Salónica a finales del siglo XIX.

Un segundo esplendor

Sin embargo, los sefardíes iniciaron una remontada a mediados del siglo XIX. Obedeció a múltiples causas. Desde contextos globales como la Revolución Industrial y el mayor peso político de las clases burguesa y trabajadora hasta la construcción de una línea férrea que, a partir de 1871, conectó Salónica con la capital imperial, por el este, y con Europa, por el oeste.

Pero el mayor dinamizador socioeconómico fue legislativo. Se trató de la Tanzimat, una serie de leyes sancionadas de 1839 a 1876 para modernizar el sultanato. Estas reformas implantaron una ciudadanía igualitaria, sin distinción de etnia o de religión.

El cambio diluyó la identidad cultural y erosionó la autonomía de los hebreos. Pero ganaron libertad de acción. Una mayor igualdad de oportunidades, mecanismos optimizados de producción y distribución y una comunicación más fluida con el exterior enriquecieron y modernizaron a la sociedad sefardí y, con ella, a Salónica.

Rabino en Salónica en el año 1918.

La población de la ciudad creció exponencialmente. De 30.000 habitantes en 1830 pasó a 157.900 en 1913. De ellos, en 1908, los judíos alcanzaron un pico de entre 80.000 y 93.000, según autores.

Arte y parte de los nuevos tiempos, los sefardíes se politizaron. Bien apoyaron, o bien se opusieron al otomanismo, hasta el punto de convertir Salónica en el bastión principal de la revolución de los Jóvenes Turcos. Pasiones parecidas despertaron ideologías como el socialismo y el sionismo.

De pronto, griegos

La vitalidad cultural se resintió y terminó desapareciendo por una cadena de acontecimientos. La revolución de los Jóvenes Turcos ya había espoleado cierta emigración en 1908, al abogar por un servicio militar obligatorio que algunos judíos rechazaban. Mucho más traumática fue la anexión a Grecia en 1912, tras la conquista de la metrópolis en la primera guerra de los Balcanes.

En 1917 un gigantesco incendio se ensañó con la ciudad, arrasando tres de cada cuatro manzanas judías

Atenas forzó con torpeza una helenización que damnificó a la población judía. Los hebreos debieron aprender un nuevo idioma, descansar los domingos en vez de los sábados o servir bajo bandera. Estas alteraciones de su estilo de vida centenario afectaron tanto a los sefardíes que sus líderes intentaron negociar, sin éxito, un estatus de autonomía para Salónica, hacerla una ciudad libre.

Una sucesión de desgracias

Para colmo, en agosto de 1917, un incendio gigantesco se ensañó con la urbe, base aliada durante la Primera Guerra Mundial. Iniciado en una cocina, el fuego arrasó un tercio de la capital, el más antiguo. Ardieron tres de cada cuatro manzanas judías. Sin hogar, sin trabajo y sin siquiera donde rezar, muchos emigraron. Los sefardíes iban dejando de ser mayoría.

Fue el inicio de una serie de calamidades. Los edificios nuevos ya no serían suyos, sino propiedad de vecinos griegos. La población helena, además, se multiplicó en 1923, cuando Atenas intercambió con Estambul cristianos por musulmanes. Se disparó la competencia por un empleo.

Un grupo de familias tras el ataque sufrido por los judíos de Salónica en 1931.

Empezó a haber episodios de . El incidente más grave tuvo lugar en Campbell, un barrio obrero judío asaltado y quemado en 1931 por dos mil exaltados. Hubo una víctima mortal, quinientas familias perdieron su casa y se profanaron decenas de sepulturas. Fue un leve anticipo del horror total. Porque, en el transcurso de la Segunda Guerra Mundial, en 1941, el ejército alemán tomó el mando de la ciudad. Con él viajaba la Gestapo.

Como en tantos otros capítulos del Holocausto, primero se desposeyó a los judíos de derechos. Después se les confiscaron los bienes y se los confinó en un gueto. Allí, los trabajos forzados, las palizas, el hambre y las enfermedades los mataron a cientos. Hasta 1943, cuando comenzó a aplicárseles directamente la Solución Final. Los trenes salían de Barón Hirsch, un barrio contiguo a la estación ferroviaria. Su destino, Auschwitz-Birkenau.

Un par de cifras: en el gueto de Barón Hirsch se contabilizaron en torno a 56.000 judíos en febrero de 1943. Al cabo de la guerra no quedaban más de 2.000 en toda la ciudad.

Registro de los judíos de Salónica por los nazis en julio de 1942. Dick / Bundesarchiv

Regreso a casa

Algunos supervivientes permanecieron en Salónica. Otros, traumatizados, prefirieron poner distancia. Emigraron a diversos puntos de Europa, , Argentina o un flamante estado de Israel. Hoy hay unos 1.400 judíos en una ciudad que sigue siendo importante, el segundo puerto de Grecia tras El Pireo ateniense.

Algo más de 132.000 descendientes de aquellos sefardíes expulsados de España en 1492 solicitaron la nacionalidad peninsular en los cuatro años en los que estuvo abierto el plazo, de 2015 a 2019. No se han resuelto aún todas las peticiones, pero varios miles han podido ya regresar a casa. Algunos traen consigo incluso las llaves de aquellas cuyas puertas cerraron en Osuna, Toledo o Zamora hace medio milenio.

 

[Fuente: http://www.lavanguardia.com]

 

Prezentado por Silvyo OVADYA

La Munisipalidad de Edirne dyo karar de publikar un livro sovre las komidas sefaradis de los edirnelis. I para arekojer estas reseftas izyeron munchos reportajes. Kreo ke la grande partida son de los ke biven en Israel. I es muy enteresante, vash a topar munchos ombres interrojados. Oy en diya, por los ombres gizar o aparejar una komida es un hobi. Es el muevo hobi ke se desvelopo kon la Korona. Komo los ombres estavan en kaza, a la fin disheron ke gizar es una buena okazyon para ke no mos peleemos, para ayudar la mujer, para komer una buena komida.

I avlando kon la seksyon de la kultura de la Munisipalidad me demandaron si puediyamos tresladar este livro al judeo-espanyol. De ke no? Sin pensar les dishe SI. Ma me disheron ke no tyenen paras para esta traduksyon. Les dishe ke no era emportante i el Sentro Sefardi esta aki por este modo de eskopos. I eskrivi un e-mail a muestro grupo demandando si ay un eroe/una eroina ke puede trasladar un livro asemejante; un poko de istoria kon los artikolos i muncho de reseftas de komidas. I la sola eroina fue Forti Barokas. Aki la kero rengrasyar. Empeso a lavorar. Le dishe embiyame una partida de la traduksyon porke estamos en kaza  i me embiyo. Es djusto ke aviya syertos yerros de ortografia. Ize unas kuantas koreksyones i le embiyi. Me embiyo todo el livro dos semanas antes. Reelmente era un echo muy yuch. Todos los artikolos empesan komo los djudios biviyan en Andrinopolis antes de la konkista por los otomanos. La emportansa de la sivdad de Edirne. Los  musulmanos i djudios en Edirne ke bivyeron komo ermanos….

De la otra vanda ay syertos biervos ke se uza solo en gizando. Ya savesh ke ay el blanko i el amariyo del uevo; ma komo se dize? “La klara i la gema del uevo”? Es la primera vez ke oyi esto. I en mi kaza mi madre avlava kon la tiya Eugen un poko en fransez un poko en djudesmo; ma estos biervos se uzavan en fransez porke mi madre era orijinarya de Fransia. Mizmo el nombre de la “berendjena” fue un problem para mi. De vez en kuando se estava empleando “merendjena”! Demandi a la Edirnelia, Ida Benromano. I me disho: “fina ke vine a Estanbol no aviya oyido la palavra »berendjena »; empleveamos merendjena”.

Kuando eskaparon el livro en turko me lo mandaron i lo amostri a unas kuantas edirnelias. Me lo dyeron de karvon. Me disheron ke ay munchos yerros. Komo se aze un livro de las komidas edirnelis sin la resefta de esta komida! I les dishe ke puedemos organisar una seduta en el museo i lo organizimos. Kreo ke agora no ay mas yerros. O muy pokos. Meldando el livro en judeo-espanyol i en turko esto dando konsejos para la edisyon en turko. Por egzempyo, uno eskrivyo en su artikolo “los turkos i los djudios”! Esto no es una koza muy makbul para mi. Les dishe si me demandash mi konsejo es de eskrivir “los turkos musulmanos i los turkos djudios”. No se si munchas personas son desreposados de meldar la primera ekspresyon; yo esto.

Una otra vez kero rengrasyar a Forti Barokas por sus esforsos.

Kuando el livro va ser publikado puedemos organizar un diya sovre las komidas djudias de los edirnelis en el museo, empleando la kozina del Sentro Kultural.

Kero gostar la komida de kastanya kon sevoya i el kebap en papel al orno. Si no me lo azen va empesar a gizar!

 

[Orijen: http://www.salom.com.tr]

Le rébètiko est une musique grecque passionnée et passionnante, trop peu connue en France, qu’il ne faut surtout pas confondre avec le sirtaki. On trouve dans le monde du rébètiko plusieurs figures juives majeures.

 

Des compositeurs

D’abord, un dénommé Pol dont on ne sait quasiment rien, mais qui nous a laissé un très beau et très intéressant rébètiko au rythme extraordinaire : Εμαθα πως εισαι μαγκας (J’ai appris que tu étais un Mangas)

Plus tard un autre rébète : Kostas Kaplanis

Né en 1921 à Chios, Kostas Kaplanis fut coiffeur de son métier et parallèlement jouait du bouzouki; lorsqu’il vint à Athènes pendant l’occupation il abandonna la coiffure pour se consacrer seulement à la chanson rébètique. Après la guerre il s’installa aux USA et y vécut jusqu’à sa mort en 1975.

Il est l’auteur entre -autres de Ενας αλήτης πέθανε (Un vagabond est mort)
Κλάψε μπουζόυκι μου (Pleure mon bouzouki)

httpv://www.youtube.com/watch?v=6BRD3pZb4bY

Minos Matsas (Prévéza, 1903-1970), auquel le rébètologue Panayotis Kounadis vient de consacrer un livre, fut aussi compositeur et surtout parolier de rébètika. Mais c’est comme directeur artistique d’Odéon-Parlophone, puis créateur avec ses fils du label Minos EMI, qu’il apporta une contribution des plus précieuses à la diffusion du rébètiko dans toute la Grèce d’abord, puis dans le monde entier

Des chanteuses

L’arrivée des réfugiés d’Asie mineure en 1923 avait amené un changement radical dans le rébétiko du Pirée : introduire des chanteuses dans un univers jusque là uniquement masculin`. À Smyrne, à Constantinople, dans la tradition du café-chantant et du café–aman des femmes chantaient, les femmes aussi sortaient en famille pour écouter de la musique. Les mœurs étaient à cette époque parfois plus évolués en Orient qu’en Occident ! Ainsi apparurent les premières chanteuses de rébètiko et parmi elles plusieurs juives, celles qui se produisaient déjà dans le Smyrnéiko comme Amalia Vaka (Ioannina, 1890 – New York, 1980) et Victoria Hazan (Salihli de Smyrne, 1896 – New Υork, 1995), qui finirent leur carrière aux EUA, et surtout Roza Eskenazi (née Sarah Skinazi à Constantinople, entre 1890 et 1900 ; morte à Athènes, en 1980) puis Stella Haskil (née Stella Gaégou à Salonique en 1918 ; morte à Athènes, en 1954).

 

Ces deux dernières furent parmi les plus grandes figures féminines du rébètiko. Toutes connaissaient aussi le chant judéo-espagnol, ces romances que de générations en générations les femmes se chantaient dans les familles juives depuis leur arrivée dans l’empire ottoman, chassées d’Espagne en 1492. Elles ont même fait des enregistrements de ces romances judéo-espagnoles et les ont chantées sur scène. Sans doute les ont-elles fait connaitre aux rébètes. Utilisant les mêmes modes que les rébètika, elles leur parurent familières et influencèrent quelques unes de leurs compositions.

httpv://youtu.be/t2ZKR6OldHE

 

On trouve ainsi un rébètiko attribué à Iannis Dragatzi (Ogtontakis) ou à Kostas Karipis (on sait combien il est souvent difficile d’attribuer les chansons rébètiques car entre amis on avait coutume de se les offrir) interprétée par Roza Eskenazi sous le nom de Ελενίτσα μου ou Τα ματάκια σου τα δυό (Ma petite Hélène ou Tes deux petits yeux), qui est la réplique musicale fidèle d’une chanson sépharade connue sous le nom de Jaco.

https://youtu.be/w6CSSy0kmfs

On a seulement remplacé les paroles : Jaco s’est métamorphosé en une Hélène cruelle qui, non contente d’avoir fait boire du poison à son amoureux, lui transperce aussi le cœur avec un couteau !

La musique d’une autre chanson rébétique attribuée cette fois à Stella Haskil et Vassilis Tambakis Φιλαναδίτσα μου (Ma petite amie) est inspirée d’une chanson judéo-espagnole : Le roi Nemrod.

Dans un des plus fameux rébètiko de Kaldaras chanté par Stella Haskil, Νύχτωσε χωρίς φεγγάρι (Nuit sans lune), on peut entendre des bribes d’un chant juif connu, ainsi que dans Παραπονούνται οι μάγκες μας (Nos mangkés se plaignent) de Iovan Tsaous, où l’on retrouve le refrain d’une chanson juive interprétée lors des mariages.

httpv://youtu.be/mldi3_rwAM0

Il ne faut point s’étonner donc qu’aujourd’hui en Grèce des orchestres comme « Printemps à Salonique », et des chanteuses comme Savina Yannatou connaissent un grand succès en interprétant du chant judéo-espagnol et qu’en Israël des chanteuses grecques de rébètiko comme Glykeria ou Dalaras soient de grandes stars.

 

[Source : rebetikobiblio - reproduit sur www.tribunejuive.info] 

 

Érudit polyglotte germanophone né en 1894 à Rzeszów (alors austro-hongroise et polonaise en 1918), Zvi (Hirsch Simcha) Koretz, « rabbin adjoint de la synagogue de Charlottenburg, la plus chic de Berlin », devient en 1933, peu après l’arrivée au pouvoir d’Hitler, grand rabbin de Salonique (Grèce), ville ottomane jusqu’en novembre 1912, puis devenue grecque. Son action lors de l’occupation nazie en fait un personnage controversé. Arte diffuse sur son site Internet « L’héritage juif de Salonique » (Thessalonikis jüdisches Erbe) par Cordula Echterhoff. Le 30 juin 2020 à 19 h, Yad Vashem propose la conférence en ligne « La Shoah en Grèce : les déportations tardives à partir des îles grecques  (Corfou, Crète, Rhodes et Kos)« , avec Léa Micha, directrice du bureau des pays des Balkans du Département européen de l’École internationale pour l’enseignement de la Shoah de Yad Vashem. Le2 juillet 2020 à 18 h, Valiske Assoc organise l’événement en ligne « Sur les traces des Juifs de Grèce« , par Anastasio Karababas, enseignant à l’Alliance israélite universelle (AIU), guide-conférencier au Mémorial de la Shoah de Paris et auteur de “La Shoah – L’obsession de l’antisémitisme depuis le XIXe siècle” (Bréal, 2017). 

Publié par Véronique Chemla  

Cette « Jérusalem des Balkans » a été en partie détruite par l’incendie de 1917 – le 18 août 1917 un incendie a ravagé Thessalonique (autre appellation de Salonique), a laissé sans domicile 70 000 personnes, dont 53 000 Juifs – suivi d’un exil de nombreux Juifs en particulier vers la Palestine mandataire et les États-Unis. Elle n’a pas enrayé son déclin. Diverse, sa communauté juive de plus de 50 000 membres, parlant le judéo-espagnol (judesmo), demeure divisée.

Zvi Koretz renforce ses relations avec les autorités politiques grecques, et gagne l’estime, mais non l’amour de ses coreligionnaires saloniciens. Son contrat de grand rabbin est renouvelé en 1938.

En avril 1941, l’Allemagne nazie occupe la Grèce. Sous l’autorité d’Adolf Eichmann, Hauptsturmführer Aloïs Brunner et Dieter Wisliceny organisent dès février 1943 la déportation des Juifs saloniciens. Ils s’appuient sur un Judenrat dirigé par Zvi Koretz, chef spirituel et président de la communauté, devenu un maillon dans l’engrenage qui a mené en quelques mois au départ de la quasi-totalité des Juifs saloniciens, par wagons, vers Auschwitz.

Le 2 août 1943, Zvi Koretz est déporté avec son épouse Gita et leurs deux enfants, Léo et Lili, vers Bergen-Belsen, puis en avril 1945 à Theresienstadt. Le 3 juin 1945, il meurt à Tröbitz et est enterré dans le cimetière juif de cette ville allemande.

Le 2 juillet 1946, s’ouvre en Grèce le procès des « collaborateurs qui avaient trahi leurs frères de Salonique », dont Zvi Koretz, Jacques Albala et Vital Hasson.

Ce roman historique de Michèle Kahn comprend deux éléments fictifs gênants : la rencontre à Vienne en 1941 d’Aloïs Brunner et Zvi Koretz, et le dialogue entre celui-ci et l’auteur.

Il décrit le même processus observable dans d’autres villes occupées par les Nazis : ghettoïsation dans des conditions déplorables, rackets systématiques et spoliations généralisées des Juifs, Judenrat avec une spécificité salonicienne – le président en est le grand rabbin, chef spirituel -, établissement de listes de Juifs, port de l’étoile jaune, travaux forcés pour les jeunes juifs, départs des convois vers un ailleurs inconnu, aveuglement d’élites juives, rares justes, etc.

Avec empathie, Michèle Kahn portraiture Zvi Koretz, intelligent, mais vaniteux et naïf.

Un grand rabbin que certains considèrent comme « irrémédiablement terni » par sa stratégie d’obéissance aux ordres des Nazis et son long aveuglement, et silence, quant à leur dessein.

ADDENDUM :Le 26 décembre 2012, 668 pierres tombales en marbre de Juifs de Salonique, détruites par les Nazis, ont été découvertes à Thessalonique (Grèce). 

Heinz Kounio, alors jeune Juif déporté dans le premier train de déportés juifs quittant le 15 mars 1943 Salonique, dans le nord de la Grèce, pour le camp d’Auschwitz-Birkenau, est l’un des derniers survivants juifs grecs de la Shoah. Âgé de 85 ans, M. Kounio a témoigné en mars 2013 devant des dirigeants communautaires de divers pays, à Thessalonique (autre appellation de Salonique), « inquiets de l’émergence de partis néonazis en Grèce et dans le reste d’une Europe affaiblie et divisée par la crise économique et financière à Thessalonique (Grèce)« . Des 46 091 Juifs déportés de Salonique vers les camps nazis d’extermination, 1 950 ont survécu en 1945. 

Le 1er décembre 2013, à 15 h le Mémorial de la Shoah étudie la destruction des Juifs de Salonique. La ville de Salonique, dénommée actuellement Thessalonique, « abritait la plus importante communauté juive de Grèce jusqu’en mars 1943. En quelques mois, la quasi-totalité (85 %) des Juifs de cette ville est assassinée dans les camps nazis ».

Le 20 décembre 2013, Yiannis Boutaris, maire de Thessalonique, a annoncé la future construction d’un musée de la Shoah  dans cette deuxième ville de Grèce. Il a déclaré : « Ainsi, Thessalonique va remplir son devoir d’Histoire ». Ce monument sera dédié à la mémoire des plus de 46 000 Juifs qui en ont été déportés vers le camp nazi d’Auschwitz (Pologne) pendant la Deuxième Guerre mondiale. D’une superficie d’un hectare, ce musée sera édifié d’ici à 2020 à l’emplacement de l’ancienne gare d’où les trains sont partis pour ce camp nazi dès 15 mars 1943 : d’environ 50 000 personnes à l’époque, la population juive de cette « ville multiculturelle, sorte de pont entre l’Orient et les Balkans, est tombée à un millier environ aujourd’hui ».

« L’héritage juif de Salonique »
Arte diffuse sur son site Internet « L’héritage juif de Salonique » (Thessalonikis jüdisches Erbe) par Cordula Echterhoff. « Thessalonique, deuxième ville grecque en nombre d’habitants, a une histoire mouvementée. Les troupes allemandes qui occupèrent la ville d’avril 1941 à l’automne 1944 ont décimé la communauté israélite installée sur place depuis des siècles. »

« La Shoah en Grèce : les déportations tardives à partir des îles grecques »

Le 30 juin 2020 à 19 h, Yad Vashem propose la conférence en ligne « La Shoah en Grèce : les déportations tardives à partir des îles grecques  (Corfou, Crète, Rhodes et Kos)« , avec Léa Micha, directrice du bureau des pays des Balkans du Département européen de l’École internationale pour l’enseignement de la Shoah de Yad Vashem. Rencontre animée par Eliad Moreh Rosenberg, conservatrice du Musée d’art de la Shoah et directrice du département artistique de la division des musées de Yad Vashem, et Arièle Nahmias, directrice du bureau francophone du département européen de l’École internationale pour l’enseignement de la Shoah de Yad Vashem. « Yad Vashem, institut de premier plan sur la scène internationale de la mémoire, vous propose de réfléchir ensemble autour de différents sujets. il lui parait opportun de resserrer les liens avec nos amis de par le monde, de nous unir pour lutter contre l’obscurantisme et l’ignorance trop souvent sources de maux et de menaces et ainsi, façonner à la génération de demain un avenir prometteur, ancré dans une compréhension humaniste du passé. Tous les mardis, Yad Vashem vous propose une rencontre hebdomadaire, à distance, via la plateforme numérique Zoom. Chaque semaine, une conférence en français sera organisée sur des thèmes liés à la Shoah. Avec pour intervenants des experts francophones de Yad Vashem, mais aussi des rescapés de la Shoah ou des intervenants extérieurs.

« Sur les traces des Juifs de Grèce »

Le 2 juillet 2020 à 18 h, Valiske Assoc organise l’événement en ligne « Sur les traces des Juifs de Grèce« , par Anastasio Karababas, enseignant à l’Alliance Israélite Universelle (AIU), guide-conférencier au Mémorial de la Shoah de Paris et auteur de “La Shoah – L’obsession de l’antisémitisme depuis le XIXe siècle” (Bréal, 2017). 
Sur Zoom : 
ID de réunion : 948 5403 0609
Mot de passe : 354007

Anastasio Karababas a rédigé cette présentation concise « Les Juifs de Grèce : une histoire méconnue« . « En 2019, il publie une étude intitulée Sur les traces des Juifs de Grèce, disponible sur https://www.mededition.fr/ et sur http://www.crif.org/fr/etudesducrif/crif-etude-du-crif-ndeg51-sur-les-traces-des-juifs-de-grece. De nombreuses conférences sont réalisées à travers la France afin de faire connaître cette riche histoire.

Qui sont ces Juifs ?
• La Grèce est un pays qui fascine. Les livres nous parlent des découvertes et réflexions des grands savants de l’Antiquité. Mais qui connaît vraiment l’histoire des Juifs de Grèce et leur apport à la culture hellène ?

La plus vieille communauté juive d’Europe est présente sur le territoire depuis la période d’Alexandre le Grand. À travers les siècles, elle va tenter de s’intégrer et de s’adapter aux nombreux envahisseurs : Romains, Byzantins, Vénitiens, Ottomans, Français, Anglais, Italiens ou Allemands. Les Romaniotes, nom donné aux premiers Juifs de Grèce, les Ashkénazes d’Europe de l’Est qui fuient les massacres perpétrés par les croisés entre le XIème et le XIIIème siècle, ainsi que les Séfarades de la péninsule ibérique chassés par Isabelle la Catholique, vont former un judaïsme grec pluriel et dynamique. La diversité religieuse, culturelle, intellectuelle va permettre à certaines villes comme Thessalonique, appelée par les Turcs Selanik, de connaître la prospérité. Malgré un antijudaïsme (l’Église orthodoxe véhicule l’idée que les Juifs ont trahi et assassiné Jésus) et un antisémitisme latents depuis le Moyen-Age, artistes, penseurs, rabbins et hommes d’affaires participent pleinement à la vie du pays. 

À la veille de la Seconde Guerre mondiale, environ 75.000 Juifs vivent en Grèce sur un pays de plus de 7 millions d’habitants. 54.000 sont à Thessalonique, surnommée la « Jérusalem des Balkans ». La Shoah vient effacer plusieurs siècles d’histoire. Synagogues, cimetières et écoles disparaissent. Entre 1941 et 1944, les Juifs subissent spoliations, humiliations et déportations vers les camps de la mort. 60.000 à 67.000 personnes (les chiffres font encore l’objet de débats parmi les historiens) seront exterminés, soit près de 90% de la communauté juive. Proportionnellement à la population, c’est le chiffre le plus élevé d’Europe après la Pologne et la Lituanie. Environ 10.000 rescapés des camps ou cachés dans tout le pays tentent de reprendre une vie normale. Mais c’est presque impossible. Le pays, traumatisé par l’occupation, se déchire dans une guerre civile qui dure jusqu’en 1949. Puis, l’antisémitisme n’a toujours pas disparu. Nombreux sont ceux qui vont partir vers l’Europe de l’Ouest, les États-Unis et surtout le futur État d’Israël. Aujourd’hui, sur 11 millions de Grecs il n’existe plus que 5. 000 Juifs.

75 ans après la guerre, le pays, secoué par dix ans de crise économique sans précédent, commence à faire face à son passé. Le réveil mémoriel émerge progressivement.

• Des témoins

Des 60.000 à 67.000 Juifs déportés de Grèce, environ 2.000 sont revenus des camps de la mort. Quelques décennies après la Shoah, certains vont entreprendre une lourde tâche : mettre par écrit leur vécu. Parmi eux Shlomo Venezia, déporté de Thessalonique, qui publie en 2007 Sonderkommando – Dans l’enfer des chambres à gaz (Albin Michel).

Un an après, le livre est également traduit en grec. Un autre rescapé salonicien est le judéo-espagnol Jacques Stroumsa, connu sous le nom de « violoniste d’Auschwitz ». Il publie en 1997 en grec Διάλεξα τη ζωή…Από τη Θεσσαλονίκη στο Άουσβιτς (« Dialexa tin zoi…Apo tin Thessaloniki sto Aousvits » ; Traduction : J’ai choisi la vie…De Thessalonique à Auschwitz). En 1998, le livre paraît en langue française avec une préface de Beate Klarsfeld. Le titre est désormais Tu choisiras la vie : violoniste à Auschwitz (Cerf). C’est le père Patrick Desbois qui lui a conseillé ce nouveau titre, inspiré de la Bible, afin de mettre en avant une sorte de mission divine. Ce prêtre est l’un des acteurs les plus importants du dialogue entre l’Église catholique et le Judaïsme. Il est président de Yahad In-Unum, association qui parcourt l’Europe de l’Est afin de mettre en lumière les crimes des Einsatzgruppen (« groupes d’intervention » chargés de fusiller les Juifs dans les forêts).

Jacques Stroumsa décrit sa déportation à Birkenau le 29 avril 1943: « Ma famille et moi-même avons fait partie du convoi numéro 16, composé de 2500 personnes au départ [Le train arrivera 10 jours après]. Sur ce total, 568 hommes et 247 femmes ont reçu un numéro de tatouage, soit 215 personnes au total. Les autres, soit 1685 personnes, ont disparu dès l’arrivée (chambre à gaz et crématorium)».

Sa femme Nora, enceinte de huit mois, ainsi que le reste de sa famille ne sont pas sélectionnés pour le travail. Il ne les reverra plus jamais, sauf sa petite sœur Bella. À Auschwitz, il porte dans sa peau le numéro 121.097. Le soir de son arrivée dans le camp, le Blockältester (responsable du Block, c’est-à-dire du baraquement) réunit les internés dont il a la charge : « Quand nous fûmes réunis autour de lui, il nous demanda : Y a-t-il parmi vous des « Häftlinge » (prisonniers) qui savent bien jouer de la musique ? Cette question, formulée brutalement, nous surprit un peu : après tout ce qu’on avait déjà enduré depuis notre arrivée, il fallait encore savoir jouer d’un instrument musical ! Personne ne dit rien ; mais mes nombreux camarades qui me connaissaient de Salonique se tournèrent instinctivement vers moi pour me désigner. « Puédé séré és buéno para todos » (C’est peut-être bien pour nous tous »). Devant cette pression amicale, je fis un pas en avant en disant, en allemand : « Je joue du violon, mais ce n’est pas ma profession »… Effectivement, quelques minutes plus tard, le « Stubedienst » (l’assistant du chef de bloc) me mit dans les mains un violon et un archet. Je demande naïvement : « Que voulez-vous entendre ? Mozart, Beethoven, Haydn ? Concerto, sonates ? – Ce que tu veux », me dit-il… j’ai commencé à jouer, pendant une vingtaine de minutes… Nous étions tous brisés d’émotion. Chacun de nous se rappelait sa vie d’homme libre à Salonique…C’est ainsi que, durant tout un mois, j’ai exercé les fonctions de violon solo à l’orchestre de Birkenau».

Engagé donc comme premier violon à Auschwitz, il raconte en quoi consiste son « travail » : « Après l’appel matinal, qui souvent durait une, deux heures ou plus, et pendant lequel le froid ou la pluie fine qui tombait nous faisait claquer des dents, chaque « Kommando » s’organisait pour être prêt à partir pour le travail. Nous, les musiciens de l’orchestre, devions courir à notre baraque, prendre nos instruments et aller vite sur l’estrade située devant la sortie principale du camp. Dès que le coup de sifflet retentissait, l’orchestre, sous la baguette du chef, se mettait à jouer, pendant que le défilé des prisonniers-esclaves commençait ».

Il restera dans le plus grand camp d’extermination pendant presque deux ans. Le 18 janvier 1945, il subit les marches de la mort. Jacques est libéré au camp de concentration de Mauthausen le 8 mai 1945. Après la guerre, il passe quelques années de sa vie en France, se remarie puis s’installe en Israël en 1967. Il décède en 2010. Le compositeur et interprète Leonard Cohen s’est inspiré de son histoire pour écrire en 1984 la chanson « Dance me to the end of love ».

« L’héritage juif de Salonique » de Cordula Echterhoff
Auteur : Cordula Echterhoff
Chargé(e) de programme :
Barbara Brückner, WDR
Allemagne, 2019, 14 min
Disponible du 05/12/2019 au 06/06/2023

Michèle KahnLe rabbin de Salonique. Editions du Rocher. 560 pages. 19,90 €. ISBN : 978-2-268-07032-2 

Cet article a été publié dans le n° 633 de février 2011 de L’Arche et sur ce blog le 26 février 2011, puis les :

– 26 décembre 2012 alors que 668 pierres tombales en marbre de Juifs de Salonique, détruites par les Nazis, ont été découvertes à Thessalonique (Grèce), les 18 mars et 19 août 2013, et le 1er décembre 2013 ;

– 1er décembre 2013.

 [Source : http://www.veroniquechemla.info]

Organizadores:Área de Teoría y Práctica de Traducción e Interpretación; Departamento de Estudios Ibéricos e Iberoamericanos (Universidad de Varsovia)
Tipo de actividad:Congreso, jornada, encuentro
Fecha límite de solicitud:Martes, 30 de junio de 2020
Descripción: El Área de Teoría y Práctica de Traducción e Interpretación del Departamento de Estudios Ibéricos e Iberoamericanos de la Universidad de Varsovia celebra este congreso del 19 al 20 de noviembre de 2020 en Varsovia (Polonia). Su objetivo es integrar a los investigadores de todo el mundo que se dediquen a los estudios de traducción e interpretación de lenguas ibéricas o que quieran compartir sus experiencias profesionales relacionadas con el trabajo de traductores o intérpretes de dichas lenguas.
El congreso brindará especial atención a las temáticas vinculadas a los nuevos enfoques de Traducción e Interpretación. Se admitirán ponencias sobre distintos aspectos y problemas de traducción e interpretación de y a las lenguas española, portuguesa, catalana, gallega y judeoespañola escritas en alguno de estos idiomas o en inglés. Las materias de especialidad son las siguientes:  Traducción especializada, Lingüística aplicada a la traducción, Traducción literaria y poética, Traducción y cultura, Traducción intersemiótica, Traducción audiovisual, Traducción automática, Interpretación: problemas, retos, soluciones, Didáctica de la traducción e interpretación, Presentación de proyectos de investigación en realización dedicados a la traducción e interpretación de lenguas ibéricas, Localización de las páginas web, Traducción e interpretación en servicios públicos, Traducción y judeoespañol
La fecha límite de inscripción como ponente se termina el 30 de junio de 2020. Para asistir sin ponencia, la inscripción estará abierta hasta el 15 de noviembre. Los costes de matrícula, organización y publicación posterior de las actas los cubren los organizadores.
Para más información, puede consultar el siguiente enlace: https://sites.google.com/site/congresotransiberica/presentacion-apresent…
Ciudad:Varsovia
País:Polonia
Fecha de inicio:Jueves, 19 de noviembre de 2020
Fecha de finalización:Viernes, 20 de noviembre de 2020
Dirección postal completa:Pracownia Teorii i Praktyki Przekładu, Instytut Studiów Iberyjskich i Iberoamerykańskich, Uniwersytet Warszawski
Wydział Neofilologii, ul. Krakowskie Przedmieście 26/28, 00-032 Warszawa (Polonia)
Correo electrónico:transiberica2020@gmail.com
Página de Internet: https://sites.google.com/site/congresotransiberica/presentacion-apresentacao
Materias de especialidad: Catalán, Estudios culturales, Gallego, Lingüística aplicadaLingüística aplicada, Sociolingüística, Traducción, Vasco  

[Fuente: hispanismo.cervantes.es]

Auteurs : Henriette Asséo, Annie Bellaïche Cohen, Muriel Flicoteaux, Corry Guttstadt, Xavier Rothéa, Sabi Soulam, Alain de Toledo.

Préface de Serge Klarsfeld

L’Histoire des Judéo-Espagnols déportés de France était une page non-écrite de l’Histoire de la Shoah. Une équipe d’historiens et de bénévoles a travaillé pendant dix ans pour recueillir des témoignages, consulter les archives afin que cette Histoire ne fût plus méconnue.

L’aboutissement de leurs travaux est cet ouvrage de 720 pages retraçant dans une première partie la vie des Judéo-Espagnols dans l’ancien Empire ottoman, leur départ vers la France et leur installation, leurs espoirs et leurs désillusions. Le livre aborde les terribles années de guerre, le choc de la défaite, les mesures infamantes, les arrestations, la déportation. Un chapitre aborde l’attitude des pays neutres dont certains Judéo-Espagnols possédaient la nationalité. La partie historique se termine par un grand chapitre sur les Judéo-Espagnols qui se sont engagés volontaires et ceux qui ont rejoint la Résistance. Le cœur de la seconde partie est constitué par la liste des 5300 Judéo-Espagnols déportés de France, y figure aussi 80 portraits de déportés ainsi que la liste des fusillés et de ceux qui sont morts dans les camps.

Entre 1942 et 1944, plus de 5000 Judéo-Espagnols ont été déportés de France. Très peu sont revenus. L’association Muestros Dezaparesidos édite un livre-mémorial pour rappeler leur nom et leur histoire.

Créée en 2010, l’association Muestros Dezaparesidos regroupe les associations judéo-espagnoles suivantes : Aki Estamos, Al Syete, Centre communautaire Don Isaac Abravanel, Judéo-Espagnol à Auschwitz (JEAA), Union des Israélites Sépharades de France (UISF), Vidas Largas et Vidas Largas Marseille.

Ce projet s’inscrit dans la continuité du travail de mémoire entrepris par Haïm Vidal Sephiha et Michel Azaria avec l’association JEAA qui, en 2003, a déposé une plaque commémorative en judéo-espagnol à Auschwitz pour réparer l’oubli qui a affecté la déportation des Djudios.

Outre la liste des déportés, le livre-mémorial comporte plusieurs chapitres sur la vie des Séfarades dans l’ancien Empire ottoman, les conditions de leur départ, leur installation en France et sur la période de la guerre (persécutions, rafles, soutiens). Il présente également la liste des engagés volontaires et des Résistants Judéo-Espagnols.

Ce projet est réalisé en partenariat avec le Mémorial de la Shoah et avec le soutien de la Fondation pour la Mémoire de la Shoah.

[Source : http://www.mededition.fr]

Prezentado por Rachel Amado Bortnick

La estorya empeso kuando mi kolaborador Bob Bedford de New York (visepresidente del FASSAC, Sephardicstudies.com, ke ya tengo mensionado) saviendo mi entereso en todo lo ke konserna Izmir, me mando kopya de dos ojas, p. 171 i 172, del livro de Avraham Galante, 1935, “Le juif dans le proverbe le conte et la chanson orientaux”, ke kontenia una kantika en grego de Izmir yamada “Evreopula” (La judia) i su traduksion en fransez.

Debasho avia unas kuantas linyas en grego de otra “Evreopula”, esta de Girit.

Desidi a azer una bushkeda para saver si estas kantikas egzistian en muestro espanyol tambien.

Le demandi al profesor Samuel Hassid de Israel ke konose el grego, ma el no savia, solo topo en internet los biervos en grego, al pareser de la version de Girit kon una de Yanina (Yanya).

Tambien me izo saver ke esta estorya se parese a una kantika de la revolusion grega de 1821, ande Omer Vrionis Pasha le da la ultima opsion al martiro grego Athanasios Diakos de konvertirse al Islam i salvarse la vida, diziendo:

“Te vas azerte turko, mi Diakos, trokar tu relijion, orar en meskita i deshar la kilisia?” i kontinua kon “Nasi grego i grego me vo murir…”, ets. Ma yo bushkava la traduksion a muestra lingua de la ke konserna la djudia de Izmir, o de Girit, o Yanya. No saviendo en grego, kopyi el biervo “Evreopula” del sitio ke me dio Sam i lo meti al “search” (bushkar) de Google. Entre lo ke topi estava esta muzika en “youtube “:

Ma dainda no vide ni sinti la traduksion en ladino.

Esta ves eskrivi a la profesora Gila Hadar de Israel. Eya, kon grande jantiyeza, me mando los biervos de las dos versiones en muestra lingua, eskritas en letras ebreas, diziendo ke los avia topado en un jurnal de Izmir (no se akodro el nombre) datado de 1/12/1921. Yo las transliteri i vo las do aki.

Evreopula de Izmir
Un dia de Shabat, verso la tadrada
Por la djuderia azia una paseada.
Enkontri una mosa judia sola solika
Ý le dishe “ven i azete kristianika
Abandona tu shabat i mi alhad sige.
“Madre, un grego me dize i me persige:
Ke deshe al shabat i el alhad ke resiva
ke abandone todo i ke kon el yo biva.”
Mijor dezeo verte kortada la garganta
Ke de azer ensulto a tu ley santa.

Evreopula de Girit
Un Alhad demanyanika, en un dia muy ermozo,
Me levanti del lecho, a la djudria me fui kon gozo:
Enkontri una mosa djudia peynandose
Kon un peyne de oro afeytandose,
Antes ke yo kitara biervo de mi boka
Eya se bolto para mi de amor loka.
“Por mis dos ojos, tu sos mi deskojido!”
Le respondi yo entonses: “si me tuvites kojido,
Abandona el shabat i el alhad adopta.
Troka tu pesah i la paskalya aksepta.”
A mi madre se lo dire, disho eya
“Madre, un grego kere ke kon el me vayga,
ke abandone el shabat i ke alhad lo aga,
ke troke el pesah i labri ke aga.
Ija mia, mijor es ke te korte la espada
I ke al djudezmo no des la espalda.

Ma Gila no savia si estas fueron kantadas, o solo traduizidas del grego. Desidi a demandar a otros investigadores ke konosko.

Rivka Havassy de la universidad de Bar Ilan investiga la relasion entre la muzika grega i sefaradi. Eya me respondyo kon entusiasmo:

…Misterios del universo! Aze poko partisipi en una diskusion sovre una otra “Evreopula”, ke tiene version en ladino, ma es una kantika totalmente diferente. Esta “Xanthi evreopoula” es muncho mas mueva (del siglo vente).

La “Evreopoula” ke tu mensionas es muncho mas vieja. Dos versiones (de Izmir i Girit) estan inkluyidas en una antolojia de kantes gregos folklorikos publikada en 1860. Al pareser ay i una version de Epirus (Yanya), ke esta en el video de Youtube… Naturalmente en kada version se refera a la ijika de akea rejion.

… o no konosko version en ladino, ma si tu la topas, azeme saver…

Rivka me dio otro link para sintir la version de Izmir (en grego) kon un ritmo mas alegre de la otra.

La kadena se alarga!

Dainda no topi lo ke bushkava. La kantika en ladino egziste, o no?

Esta ves eskrivi a la Dra. Judith Cohen, muzikologa de Canada. Ni eya no savia, ma me mando un artikolo akademiko sovre kantikas gregas ke tratan de la mujer del “otro” (turkas, djudias, ermenias, etc.) konteniendo una “Evreopula”, de amor a una ermoza ruvia (blonda) djudia. Esta era la “Xanthi Evreopula” ke avia mensionado Rivka!

La topi en Internet, i la podesh sintir, kantada de la famoza Rita Abatzi.

Ma i esta es en grego, kon un poko de arabe, ma tiene una koza enteresante: una linya es en muestro espanyol: “Te kero bien muncho, ke no me mankes.”

Pensi ke puede ser era por esto ke Rivka disho ke esta “tiene una version en ladino.”

Tambien topi enteresante ke el kompozitor de esta kantika era Stavros Pantelides, nasido en Smyrna! Entonses, deke metyo el nombre de la sivdad de Xanthi (Iskeçe en turko)?

Demuevo demandi a Rivka. (Tanto ke me esto ambezando de eya!) Me respondio ke:

– Aki no se trata de la sivdad de Xanthi. “Xanthi” en grego kijo dizir blonda (ruvia.)
– Esta kantika (“Xanthi Evreopula” = lo blonda judia) egziste en ladino. Me mando los biervos i el link para oyirla.

Esta es la traduksion del kantador i kompozitor sefaradi Jack Mayesh, ke nasio en Kushadasi en 1899 i murio en Los Angeles 1969. Mayesh traduizio munchas kantikas del grego i turko al ladino. Komo verash, en esta version la ijika es morena, no blonda, i no dize ke es djudia.

No seas kaprichosa
(Biervos de Jack Mayesh)

Entre las muchas ke enkontri
Mas dulse de ti no vide
Sos morena grasioza
Ezvelta i ermoza
Aver liviano y caprichoza
Yalel ya selam, Ya selam, Ya selam
Aman tahilli aman yassiti
Oh aman morena no te puedo olvidar
Te kero bien muncho
Ke no me mankes
Oh aman morena siempre yo te vo amar
Tus miradas me ateman
Tus caprichos me apenan
No seas kaprichoza
mira ser piadosa
Kereme siempre mi presioza
Yalel ya selam, Ya selam, Ya selam
Aman tahilli aman yassiti
Oh aman morena no te puedo olvidar
Aman yaleli aman yassiti
Oh aman morena siempre yo te vo amar.

Lo podesh sintir a Jack Mayesh, a.a., el mezmo kantandola en:
http://www.sephardicmusic.org/labels/Me-Re/6002-A/No_seas_capritchoza.sample.mp3

Ay ke adjustar aki ke esto es del sitio de Joel Bressler, el mas grande i emportante kolektor de muzika sefaradi:
http://www.sephardicmusic.org/

Refleksiones

Un tiempo muestros padres i madres mos kontavan del “tiempo del grego” en Izmir (o “Smirna”) kuando los negosios mas grandes i las kazas mas ermozas apartenian a los gregos. Aviya una “Gregaya” grande, i munchos djudios savian en grego. Asigun los rejistros otomanos, en 1910 en la provinisia de Aydin, ke inkluyiya Izmir, avia 1.702.911 inhabitantes, kompuestos de 974.225 turkos, 629.002 gregos, 17.247 ermenis, 24.361 judios, i 58.076 de otros grupos. Vos podesh imajinar esta mesklatina de puevlos, kaje egalmente divizados entre turkos i “minoridades” grandes? En este ambiente es siguro ke la kultura de kada uno fue enfluensada de las otras en munchos puntos de vista, sovre todo en la muzika.

Mezmo en mi tiempo, los 1950s, la muzika grega era muy popular en Izmir, sovre todo en el tiempo de la Fuar (entonses era del 20 agusto al 20 septembre), ande avia un gazino en una guerta, kon kantaderas gregas, ke era siempre yeno de djente, tomando plazer de sintir la muzika de sus mezikas kon raki i mezes.

En mi bushkeda por la “Evreopula” vieja (mensionada del profestor Galante, a.a.) nunka la topi kantada en ladino, ma topi la “Evreopula” mas mueva, i su traduksion i enrejistrasion de Jack Mayesh, ke me izo alegrar. Tambien topi i me ambezi munchas kozas mas.

Egzisten munchos sitios de web, artikolos, videos i enrejistrasiones de muzika grega-turka, no solo de kantikas kopyadas i traduizidas uno del otro, ma tambien munchas kantikas gregas ke mensionan Izmir i otras sivdades de Turkia, ansi ke ijikas turkas, izmirlias, djudias i otras.

En el “tiempo del grego” i muncho despues tambien, komo agora, avia kavzos ke un mansevo de un grupo se namorava de uno afuera de su relijion. Ma yo no savia ke estas estoryikas de amor defendido entraron en el repertoryo de la muzika grega. No se si este sujeto se topa en kantikas turkas.

En el egzemplo de la “Evreopoula” vieja – de Izmir, Girit i Yanya – vemos amor entre una djudia i un grego. Ay chikas diferensias en las versiones – una es en shabat, la otra en alhad; en la una es el grego ke se namoro de la judia, en la otra es a la kontra. Ma en todas las dos esta muy klaro la reaksion de la madre! Yo mezmo me akodro de famiyas djudias ke desfijavan a la ijika ke “se fue” kon turko o kon grego. Komo trokaron los tiempos!

[Orijen: Bulten Diyalog – Seksion en Ladino: El kantoniko de Rachel – Rachel Amado Bortnick / U.S.A.

Escrito por Leonídio Paulo Ferreira

Faz 200 anos que a família Bensaúde começou a dar nas vistas nos Açores, judeus sefarditas oriundos de Marrocos que, possuidores de passaporte britânico, regressaram a Portugal, terra dos antepassados. Fizeram fortuna nos negócios, deram elites ao país, um dos seus descendentes, Jorge Sampaio, chegou a ser presidente da República ainda não há muito tempo. Curiosamente, a reconciliação de Portugal com os judeus expulsos e perseguidos depois do édito de 1496 assinado por D. Manuel I foi feita não por Sampaio (de mãe e avó judias), mas pelo seu antecessor, Mário Soares, que em 1989 pediu perdão pelas atrocidades da Inquisição, a qual, sublinhe-se, só foi extinta em 1821, já Abraão, Elias e Salomão Bensaúde (dois irmãos e um primo) viviam por cá.

Nesta quinta-feira, um outro presidente português, Marcelo Rebelo de Sousa, faz parte da meia centena de grandes figuras políticas que se juntam em Jerusalém para, em vésperas dos 75 anos da libertação de Auschwitz, recordarem o Holocausto e denunciar o antissemitismo. Estão lá o russo Vladimir Putin, o francês Emmanuel Macron, também Felipe VI de Espanha e o príncipe Carlos de Inglaterra, ainda Mike Pence, o vice-presidente de Donald Trump. E, claro, o presidente alemão, Frank-Walter Steinmeier, que, tal como a chanceler Angela Merkel, tem sido digno representante de uma tradição democrática de assunção das responsabilidades do nazismo e de denúncia de quaisquer revivalismos dessa doutrina, seja em casa seja no estrangeiro. Merkel, que há um mês visitou o campo de extermínio de Auschwitz pela primeira vez, não teve dúvidas em relembrar as culpas dos alemães nem de assumir a vergonha pelo ali sucedido.

Morreram seis milhões de judeus durante a Segunda Guerra Mundial. Não foram as únicas vítimas, mas foram, enquanto povo, o alvo eleito por Adolf Hitler. Um dia, ao ler a biografia que Edgar Morin escreveu sobre o seu pai Vidal, percebi a diferença de nível entre a Solução Final e os progroms e perseguições que durante séculos os judeus sofreram na Europa: Vidal Nahoum, sefardita nascido em Salónica nos tempos do Império Otomano e imigrante em França, julgou que bastava pendurar um crucifixo na parede da sala para se livrar do ódio aos judeus. Desta vez, os perseguidores visavam todo o chamado Povo Eleito, praticasse ou não a religião. Eram muito mais científicos do que alguma vez foram os inquisidores, mesmo os espanhóis.

Tal como Portugal, séculos antes, a Alemanha ficou a perder tremendamente com a perseguição aos judeus: basta lembrar que Albert Einstein morreu americano. Nós portugueses podemos lembrar o médico João Rodrigues, nascido em Castelo Branco e que morreu em Salónica, famoso em toda a Europa como Amato Lusitano, ou a lisboeta Gracia Mendes, que como Gracia Nasi se refugiou entre os turcos e foi banqueira dos sultões mas também de reis cristãos. E dessa diáspora judaica portuguesa resultaram também, ao longo das gerações, nomes ilustres como o holandês Bento Espinosa ou Elias Canetti, nascido na Bulgária numa família que falava ladino e que, não por acaso, deu o título de Auto-da-Fé a um romance, recorrendo a uma das poucas expressões portuguesas que se impôs em várias línguas, tamanha a barbaridade que descreve. Também podia falar de Emma Lazarus, a poetisa que escreveu o soneto que no pedestal da Estátua da Liberdade dá as boas-vindas aos que escolheram a América como destino, ou de Benjamin Cardozo, que foi juiz do Supremo Tribunal dos Estados Unidos.

Um dia, em entrevista ao rabino Shlomo Pereira, professor de economia na América, este descreveu-me a Península Ibérica do século XV como o coração intelectual do mundo judaico da época. E destacou entre os judeus portugueses de então Isaac Abravanel, filósofo e estadista, figura de grande destaque na corte de Afonso V e que se refugiou em Espanha após a ascensão ao trono de D. João II, que o perseguiu não por razões religiosas mas por ligação aos duques de Bragança, seus rivais. Ora, não será mera coincidência que 1400 tenha sido o século em que se preparam as Descobertas, com os povos ibéricos como pioneiros. E o rabino relembrou-me que a consequência maior da cegueira religiosa dos Reis Católicos e do seu genro português foi o imenso capital humano que se ofereceu às potências rivais, sobretudo a Holanda: « Portugal, ao expulsar os judeus, deu mundos ao mundo. E ficou a perder. »

Foi um erro e Soares pediu perdão por ele em nome de todos nós. E é interessante que seja consensual que foi um erro (além de uma injustiça e de uma barbaridade) esta expulsão dos judeus. Não foi o único caso de zelo religioso na nossa história, basta pensar no desaparecimento total dos mouriscos ou, já no século XIX, a perseguição aos protestantes na Madeira, levando à emigração maciça de milhares de portugueses para as Caraíbas, entre eles os antepassados de Sam Mendes, o realizador que volta a estar entre os favoritos para os Óscares. Mas existe entre os portugueses a ideia de que com essa grande expulsão, a dos judeus, e com a perseguição sistemática aos cristãos-novos, começou a decadência nacional. Perdeu-se demasiada gente, ainda por cima gente educada, ligada às ciências, muitos sábios.

O antissemitismo parece hoje ausente de Portugal. Mesmo o regime salazarista soube, nessa matéria, manter as distâncias em relação a uma Alemanha nazi que chegou a ter admiradores por cá. Na pior das hipóteses, pode dizer-se que Oliveira Salazar era ambivalente, pois se por um lado era amigo de Moisés Amzalak, chefe da comunidade israelita portuguesa, por outro permitiu decisões dramáticas para os judeus em fuga do nazismo, como o caso de um comboio com refugiados, o qual foi mandado para trás ao chegar à nossa fronteira, ou as indicações a Aristides de Sousa Mendes para recusar vistos enquanto cônsul em Bordéus. Com todos os condicionalismos políticos, o país acabou mesmo assim por acolher dezenas de milhares de judeus, e os que ficaram depois da guerra terminar juntaram à comunidade o elemento ashkenazi, uma corrente judaica mais ligada à Europa Oriental, enquanto os sefarditas vão buscar a sua designação a Sefarad, o nome hebraico para a Península Ibérica (e também título de um recente filme sobre o capitão Barros Bastos, que ajuda a fundar já no século XX a comunidade israelita no Porto e traz os marranos de Belmonte de volta ao judaísmo – assisti à estreia em Lisboa e vi como choravam os descendentes do capitão, cuja vida foi também uma de perseguição pelo salazarismo). Cada vez mais a história dos judeus em Portugal tem vindo a ser contada, com grande mérito de Esther Mucznik, de origens polacas, cuja família se deixou seduzir por um país que já no passado deslumbrara os judeus – « nunca vi em toda a minha vida uma cidade tão bonita, tão estudiosa e tão bondosa como Lisboa », escreveu um dos seis rabinos que constam no livro Vozes Judaicas de Portugal, editado em 2018, livro extraordinário de Shlomo Pereira e de Eli Rosenfeld, um judeu americano.

Com os incidentes antissemitas em crescendo na Europa e também nos Estados Unidos, desde a vandalização de cemitérios até ataques a tiro a escolas judaicas e sinagogas, a cerimónia de hoje em Jerusalém ganha uma enorme atualidade. Claro que tem havido denúncias de aproveitamento político, sobretudo da parte de Benjamin Netanyahu, o primeiro-ministro israelita que busca a sua reeleição dia 2 de março, nas terceiras legislativas no espaço de um ano, que pretendem romper o impasse entre partidos de esquerda e de direita, laicos e religiosos, até judeus e árabes (um quinto dos oito milhões de israelitas). Mas o fenómeno do regresso do antissemitismo é tão evidente, com alguns partidos extremistas na Europa a não esconderem o seu neonazismo, que a justificação para este Fórum Mundial sobre o Holocausto é evidente e Portugal faz muito bem em juntar-se. Mesmo em países onde são numerosos, como os Estados Unidos, o Reino Unido ou a França, os judeus sentem medo. E as ameaças não vêm apenas dos inimigos do passado. Ainda na quarta-feira o presidente Macron, tendo a seu lado o homólogo israelita Reuven Rivlin, afirmou que o antissionismo, no sentido de recusa da existência do Estado de Israel, é antissemitismo. O que não significa que Israel não possa ser criticado, até porque o efeito de choque da sua criação em 1948, na sequência do Holocausto e graças a uma decisão da ONU, ainda existe, seja sob a forma da falta de um Estado para os palestinianos em Gaza e na Cisjordânia seja pelo desaparecimento das comunidades judaicas do mundo árabe, restando hoje poucos, quase só em Marrocos e na Tunísia, a ponto de no Egito uma sinagoga ser reconstruída em Alexandria pelo governo e menos de uma dúzia de judeus estarem presentes, quando na cidade na década de 1940 eram cerca de 40 mil.

Marcelo Rebelo de Sousa deverá nos próximos tempos voltar a Israel. Está prevista uma praça Aristides de Sousa Mendes em Jerusalém, um reconhecimento mais ao diplomata que desobedeceu às ordens de Salazar e salvou milhares de pessoas com a atribuição sem parar de vistos para Portugal, país neutral. Sousa Mendes não é o único português no Jardim dos Justos, local onde Israel homenageia aqueles que salvaram judeus do Holocausto. Estão lá outro diplomata, Carlos Sampaio Garrido, embaixador na Hungria, José Brito Mendes, um emigrante português que salvou uma órfã em França, e o padre Joaquim Carreira, que protegeu judeus em Roma durante a ocupação nazi entre 1943 e 1944.

Perante os outros presidentes, também perante os primeiros-ministros e as cabeças coroadas, o chefe de Estado pode estar orgulhoso do nosso Aristides, mas também da política portuguesa (partilhada com Espanha) de oferecer a nacionalidade aos descendentes dos judeus expulsos. Já foram atribuídas mais de mil e sabe-se que quase 50 mil pessoas, pelo mundo fora, estão interessadas. Depois do simbólico pedido de desculpas de Soares há já 30 anos é mais uma forma, e bem mais efetiva, de nos reconciliarmos com os judeus, todos eles, mas sobretudo com os Amatos Lusitanos que perdemos e que Marcelo Rebelo de Sousa, numa visita à sinagoga de Lisboa logo no início do mandato, sublinhou que « mantiveram acesa a esperança do regresso a terras lusas, esperança essa que foi passando de geração em geração ».

[Fonte: http://www.dn.pt]