Archives des articles tagués Ortografia

Paranaländer presenta al escritor paraguayo Jorge Kanese (Asunción, 1947), que en agosto formará parte del ciclo de conferencias titulado “¿En qué lenguas canta, cuenta, hoy la poesía parawayensis?”.

 

Escrito por Paranaländer 

Cover de Kribar Mäus de Kanese
No xe trata de escribir mar. esso kuaskier koxe hasta Marx. No xe trata
de exkriwir con fe.  Kase kuasi-kier kaxike. Nu se trotta de la treta de
krivir hindúpe. Esso xí-ki quasquier logo-porouxo. Xi truxa de no-kriwi-wir
(logo non chiste). De krabar para non enchinarr ke (no) krivamos
por ir:::morir xôlo y no romper as kolas: xôlo para meterlas, para xakarlas,
para non peteke-pete-Kê?; para non axe akabar numka. error de las
semiotelekinesias. Claro como tigo, personal como Vox.

 

Recuperamos hoy un texto que visitaba uno de los últimos artefactos explosivos del laboratorio lingüístico del escritor paraguayo Jorge Kanese (Asunción, 1947), aprovechando que en agosto formará parte del ciclo de conferencias titulado “¿En qué lenguas canta, cuenta, hoy la poesía parawayensis?”, que contará con conspicuos cultores de la poesía, la traducción y el ensayo sobre este tópico, como Montserrat Álvarez, Douglas Diegues, Léonce Lupette, Alejandra Peña Gill y Gregorio Gómez Centurión.

Jorge Kanese, que solo cambió la ortografía de su apellido durante la edición de Alegrías del purgatorio, 1989, nació en Asunción con una C en 1947, hijo de la inmigrante rusa Natalia Krivoshein de Canese, nacida en Checoslovaquia – autora de una de los más importantes Diccionarios de español guaraní, aunque aprendió el idioma a los cuarenta años. Jorge Canese tampoco aprendió guaraní desde la infancia, sino principalmente en cautiverio bajo el régimen de Stroessner.

Explicar Kanese es cosa de burro. Su escritura es clara, Camarón dixit, como el agua. Es hoy día una marca de fábrica, la trademark más actual, no es necesario esperar mil años para descubrirlo asombrado. Se puede hablar de un estilo Kanese como se habla de un estilo Murena (a quien el encasquetado con el solideo de la mau kriwir ha leído acertadamente: sus metátesis (qilompo por quilombo, siruela por viruela) lo delatan. Después está el uso indiscriminado y criminal de la aféresis (una síncopa centrada en las primeras sílabas, por ej. kriwir por escribir). El arte sutil de la mutilación de sílabas. Sumemos a Arrabal entre sus congeniales coevos espirituales. El xamán Kanese está siempre oficiando la ceremonia de la confusión y desorden generalizados; entropía de la gramática, demolición de la ortografía (esa grafía obligatoria del culo, ¡esa escritura con el culo!). Avá-punk, no se cansa jamás de servir su caldo avá explosivo. Otro prójimo kanesiano, César Vallejo, el indio que nunca entendió el español. Que mostró el lado infantil de una lengua seria y pomposa como el español, escribiendo Vueno como bueno, Marx por más. Es el ñë’é tavy investido, disfrazado, de RAE. El juru-jabón como dómine y gramático. Estupidización de la ESCRITURA, fonetización payasesca. No hay nunca recaída en el narcisismo, ojo. Como buen trickster avá, Kanese se burla del lenguaje común, coloquial, chapurreado por los perro. Akané el que piensa que Kanese se encierra en algún solipsismo wittgensteiniano. Al vesre, todo el rato sacude con sismos agramaticales el habla cotidiana, este es su diana diaria, lo usa como blanco en sus prácticas de tiro a esa pared sociolectal.

En “Altar de los marineros borrachos” nunca se olvida de los amigos, ni los amigos se salvan de sus deslizamientos verbales. Si en “Temwórei” daba un saplé a Douglas Diegues por el détournement aporounholado de su kunú’u (oh bombachita kunu’u), aquí no se olvida del quaxijenio-lito (Pessolani) y de su servidor con su taturo’ó metafísico (“do paso al kostado hun paso atrá tatu-ro’o hë”).

Para terminar lol este esbozo desembozado, esta declaraxion de muerte a todos los yutuber, quiero addendar que con Kanese (y sus deportivos discépolos kurepas entangados, ergo, que gostan de disfrazarse de xilbicolas, de primitivos, de valles, de paraguashos) el mito meliano de la diglosia ha sido puesto en una interminable finnegans wake, velorio sin fin de  la dilgosia es la mau kritura de Kanese. Lo que hay en realidad, karai kechuitas kuera atiborrados de ketchupis y aserehes, es una gran corriente ondulatoria akanesiante que sacude todos los dualismos que esgrimen los caretas para facturarnos ab eternum sus librilllos y prestigios hoy ya rancios. Kanese, el kriwiwidor, causa polipostsolipsismos a las tallas  maus de los kechuitas de la ñembolenguajarajaguatoundebola.

 

“El altar de los marineros borrachos”, Jorge Kanexe, Arandurã, Asunción, Paraway, 2015, 149 p.

 

 

[Fuente: http://www.eltrueno.com.py]

L’ortografia d’una llengua ha de fugir del fetitxisme i ser menys simbòlica que funcional

La dièresi d’'ensaïmada' és d’aquelles que, en recaure en vocal àtona, podria ser ben prescindible.

La dièresi d’’ensaïmada’ és d’aquelles que, en recaure en vocal àtona, podria ser ben prescindible.

 

Vist però el debat suscitat, ara és una llàstima que no s’aprofités l’avinentesa per afrontar altres racons ortogràficament foscos, més que res perquè no podem retocar l’ortografia de la llengua cada quatre anys —ni cada deu o vint o més—, primer perquè cal deixar que tota una època de la llengua s’identifiqui amb el propi codi (això és, el codi ha de ser compartit per generacions successives), i segon perquè no ens podem permetre el luxe d’anar reeditant polèmiques o obrir-ne de noves quan amb prou feines hem tancat l’anterior. Si al seu moment no hi va haver la valentia o no es va considerar oportú de canviar altres coses a tomb dels diacrítics, ara, malauradament, costarà déu i ajuda trobar el moment.

Tampoc hi coopera el fetitxisme ortogràfic, tot un mal importat de l’afició que en castellà tenen per la lletra enya, que ha acabat simbolitzant en eslògans i logotips l’espanyolitat mateixa. Ja hem vist com, amb la reforma dels diacrítics, també per al català l’accent es convertia en estendard, tal com se sol concebre la ela geminada, que al seu moment va aparèixer com una solució provisional (tal com es recull a les Normes ortogràfiques) i que ara és tot un receptacle de catalanor. I el mateix li passaria, per descomptat, a la dièresi, un recurs ortogràfic enrevessat, de normativa complexa, un complement del sistema d’accentuació que sovint fa més nosa que servei.

És clar que hi ha dièresis necessàries, com ara la que fa sonar la u en mots com pingüí o qüestió, o la que supleix l’accent en casos com veïna o peülla, en què una vocal feble es converteix en la vocal tònica del mot. El problema, però, és que l’ortografia prescriu que la dièresi ha d’assenyalar igualment el trencament de diftong entre vocals àtones, de manera que els dos puntets s’estenen a un munt de paraules sense que en marquin la tonicitat. En casos com traïciódistribuïdoraïllamentarruïnarheroïcitatcocaïnòmanensaïmadaucraïnèsapaïsat, no passaria res si no hi poséssim dièresi, perquè de fet la síl·laba tònica recau en una altra banda. En realitat, són tantes les paraules que haurien de seguir aquesta norma que l’aparell d’excepcions ha acabat sent formidable, possiblement es tracta del fenomen ortogràfic que en té més: si no escrivim traduïntegoïstareünió o pòdiüm és perquè no volem que els parlants s’immolin com bonzes.

No és fàcil per a l’usuari trobar mecanismes per col·locar aquestes dièresis, al contrari del que passa amb l’accentuació, que consisteix a sil·labejar correctament i detectar la vocal tònica. Se’ns diu, per exemple, que els derivats de les dièresis porten dièresi, com ensaïmada de saïm, però de vegades la dièresi del mot primitiu desapareix per ser excepció, com passa amb traïció respecte de trair. Com també passa que un mot primitiu no en porti però sí els seus derivats, tal com veiem a heroic i heroïcitat o a fluid i fluïdesa, o derivats del mateix mot que puguin dur dièresi o no, com tenim a paíspaisatge i apaïsat. Sense tenir en compte, esclar, els casos en què no podem traçar la derivació, com a suïcidi o diürètic.

L’ortografia d’una llengua ha de ser menys simbòlica que funcional, no podem posar-nos pedres al fetge cada cop que ens atrevim a tocar-ne un aspecte carregats d’arguments i raons, perquè llavors estarem condemnats a la paràlisi, atemorits dels estirabots d’aquells que es pensen que col·locar un accent és com clavar una bandera. I no ens arruinarem si disposem de normes una mica més intuitives, ni serà pas cap traició.

[Font: http://www.elpais]

S’acaba la pròrroga de l’IEC per adaptar-se a la modificació ortogràfica, que deixa el català amb només 15 diacrítics

L’IEC aprova la reducció dels accents diacrítics: adeu a ‘adéu’.

Escrit per Núria Juanico Llumà
Quan l’Institut d’Estudis Catalans (IEC) va anunciar, l’octubre del 2016, la reducció dels accents diacrítics, molts catalanoparlants van posar el crit al cel. La reforma de la normativa va implicar passar de 150 accents diacrítics a 15 i va eliminar-ne alguns de molt utilitzats com donanetaadeu os. Quatre anys i mig després, s’acaba la pròrroga que l’IEC va donar als mitjans de comunicació, l’administració pública i els centres educatius per adaptar-se al canvi. A partir d’aquest dijous qualsevol institució o entitat amb vocació de servei públic haurà d’aplicar la modificació.
[Il·lustració: JORDI OLIVÉ – font: http://www.ara.cat]

Con motivo de la celebración en Barcelona del Mobile World Congress (MWC) se ofrecen a continuación algunas claves para una buena redacción de las informaciones relacionadas con ese sector.

1. Teléfono y reloj inteligente

Teléfono inteligente y reloj inteligente son, respectivamente, alternativas adecuadas en español a las voces inglesas smartphone y smartwach.

2. Flagship equivale a buque insignia

Según los principales diccionarios, flagship puede traducirse en español por buque insignia. Esta última voz se aplicaba originalmente al buque que comandaba una escuadra y está asentada en español para aludir, de modo figurado, a un elemento muy representativo y distintivo de una serie de personas, objetos, etc. Así, del mismo modo que se habla de equipo, edificio tienda insignia, puede emplearse para aludir a los modelos más destacados de teléfonos que las empresas suelen presentar en esta clase de eventos.

3. Tecnología táctil

Tecnología táctil es un equivalente adecuado en español a tecnología touch para referirse a los aparatos electrónicos que se manejan con el contacto directo de los dedos sobre la pantalla, sin necesidad de un teclado.

4. Cámara selfi, mejor que cámara selfie

La grafía selfi, plural selfis, es la adaptación de la forma inglesa selfie que recoge el diccionario académico. Es un término empleado para referirse a las fotografías que uno toma de sí mismo, solo o en compañía de otros, y, por extensión, a las cámaras frontales de los dispositivos con los que se hacen estas fotografías.

5. Empresa emergente, mejor que start-up

Con el anglicismo start-up se conoce en el mundo de los negocios y la innovación a aquellas sociedades que, pese a su juventud y falta de recursos, consiguen obtener buenos resultados en el mercado y pasan a ser impulsadas por otros inversores o absorbidas por empresas ya consolidadas. Se recomienda emplear la traducción empresa emergente.

6. Tecnología ponible, mejor que wearable technology

Es preferible la traducción tecnología ponible a la denominación inglesa wearable technology y a la fórmula mixta tecnología wearable. Para aludir en general al conjunto de estos dispositivos se empieza a usar, y es adecuado, el término ponibles: «Es probable que las compañías introduzcan innovaciones en los ponibles».

7. El internet de las cosas y el internet de los datos

Las expresiones internet de las cosas, que se emplea para referirse a la conexión digital de objetos cotidianos con internet, e internet de los datos son denominaciones comunes que no necesitan comillas ni cursiva y que se escriben con minúscula inicial en cosas y datos. Respecto al sustantivo internet, la Academia admite tanto la mayúscula como la minúscula; además, puede emplearse en masculino y en femenino. La sigla IdC es una alternativa adecuada en español a IoT, con la que frecuentemente se abrevia la denominación internet de las cosas.

8. 5G 3D, mejor sin guion

La forma 5G, que se usa para aludir a la quinta generación de tecnología móvil, se escribe preferiblemente sin guion entre la cifra y la letra. Esta recomendación también se aplica a otras siglas como 3D, por ejemplo, en comunicación 3D.

9. Pantalla, mejor que display

La voz inglesa display puede sustituirse en español por pantalla (de visualización) o visualizador.

10. Píxel pixel, ambas válidas

Tanto píxel (llana) como pixel (aguda) son válidas para aludir al elemento mínimo de ciertos tipos de imágenes. La primera es habitual en España y la segunda es la mayoritaria en muchos países de América. El plural se forma añadiendo -es, es decir, píxeles y pixeles. Los de megapíxel y megapixel (escritos en una sola palabra) son megapíxeles y megapixeles.

11. Teléfono básico, mejor que feature phone

Las expresiones teléfono básico/común terminal sin conexión son alternativas en español a feature phone. Coloquialmente, también se utiliza con este sentido teléfono tonto, traducción de la variante informal inglesa dumb phone.

12. Light, en cursiva

La ausencia de algunas empresas grandes en el congreso hace que los medios empleen con frecuencia la voz inglesa light como calificativo de esta edición. Esta palabra está recogida en letra cursiva en el diccionario académico, por lo que adecuado es escribirla con este tipo de letra o, si no fuera posible, entrecomillada. Además, el Diccionario panhispánico de dudas ofrece algunas alternativas como livianoligero o descafeinado, que pueden ser más o menos adecuadas en función del contexto y del distinto matiz que se quiera comunicar.

 

[Foto: archivo Efe/Andreu Dalmau – fuente: http://www.fundeu.es]

ÉTUDE – Pour saisir l’impact des nouvelles technologies sur l’écriture, Courbevoie, la ville « capitale du Mot », présente, dans le cadre de son événement Les Mots Libres qui se déroulera du 1er au 27 juin, une étude inédite sur le rapport des Français au mot à l’ère du numérique. Un sondage réalisé par Médiamétrie auprès d’un échantillon représentatif de Français âgés de 15 ans et plus, avec la participation de la chaire numérique de l’université Paris Dauphine. Il s’agit de la première étape d’un rendez-vous annuel pour connaitre les nouveaux usages des Français avec leur langue. 

ActuaLitté

L’étude nous apprend que 99% de Français pratiquent l’écriture, quel que soit le support pour communiquer avec les autres. Même si l’écriture dans son sens culturel et créatif apparaît désormais comme une pratique moins répandue que l’écriture numérique, elle demeure toujours présente. Mais pour autant, le monde numérique nous a contaminés.

Avec 98% de la population qui envoie des messages numériques, l’écriture confirme son virage numérique absolu. Les pratiques d’écriture les plus usuelles du quotidien sont les e-mails pour 90% des internautes, les messageries instantanées personnelles (81%), les SMS (79%) ainsi que les emails et les messageries instantanées professionnelles (pratiqués tout deux quotidiennement par 70% des utilisateurs). Pour 34% des internautes, le numérique a changé leurs habitudes, ils écrivent plus qu’avant en particulier à cause du confinement, en passant du papier au blog.

Contrairement à l’idée reçue sur le « langage SMS », l’orthographe et la syntaxe restent importantes pour une majorité́ des Français sur tous les supports (SMS, réseaux sociaux, messagerie). Elles sont particulièrement surveillées sur les emails (70% sont tout à fait d’accord avec l’affirmation « Je fais attention à mes phrases, à ce que j’écris », 77% avec l’affirmation « Je fais attention à l’orthographe de ce que j’envoie »).

Les messageries instantanées personnelles et les SMS misent sur l’écriture efficace : « Je vais à l’essentiel » (93%) est l’affirmation la plus en accord avec ces supports, suivie par « Je choisis des phrases courtes » sur les SMS.

Alors que les hommes disent souhaiter aller au plus efficace dans leurs messages, les femmes déclarent faire attention à leurs phrases, à leur syntaxe. Elles sont aussi plus sensibles à l’orthographe : 80% d’entre elles font particulièrement attention aux messages qu’elles envoient contre 73% des hommes … Le soin apporté à l’écrit est plus féminin que masculin…

Question de générations ?

Les jeunes utilisent les nouvelles technologies et jouent naturellement avec. 41% des 15-24 ans trouvent le langage numérique spontané. Les Français âgés ont plus de mal à le comprendre. 30% des 65 ans et + ne sont pas favorables au langage numérique et préfèrent l’éviter. Une tendance que l’on trouve principalement chez les hommes.

L’écriture pour communiquer et partager se fait majoritairement en continu toute la journée (64% pour les SMS, 61% pour les messageries instantanées personnelles, 50% pour les réseaux sociaux). En revanche, l’écriture « plaisir », a plutôt lieu au domicile sur les temps libres (54% pour les articles et critiques, 48% pour les romans, essais, poèmes, etc., 46% pour les carnets, carnets de voyage et notes de réflexion).

L’émergence d’un nouveau langage rapide, enrichi d’une représentation des émotions ? L’instantanéité́ est devenue une sorte de nouvelle valeur, synonyme dans le cadre professionnel d’existence, de dynamisme et d’engagement.

2020 aura marqué les Français par un bouleversement des pratiques médias, vidéos, de communication et l’année de confinement a encore mis à mal la communication en face à face et l’absence de décodage du langage non verbal et corporel.

Écrire vite, et se faire comprendre

Pour pallier cela, de petites iconographies « sympathiques » et enfantines ont pris de plus en plus d’importance dans l’ensemble des communications. Qui n’a pas répondu par un nuage ou un joyeux soleil, ou ponctué un e-mail professionnel d’un avenant petit smiley jaune venant arrondir les angles d’une demande un peu abrupte ?

Les émojis d’origine japonaise qui sont littéralement des images et par extension des émotions se trouvent partout.

Symptomatique de l’écriture numérique, ils sont désormais utilisés par 93% des Français. Décrits comme un moyen de « rendre un message plus sympa » par 61% des Français, ils sont de parfaits vecteurs d’émotions à l’écrit. Ils incarnent en effet à la fois les envies de rapidité propres au numérique et le besoin des individus de réagir ou de transcrire plus facilement leurs émotions par écrit.

Cette propension à une rédaction rapide est d’autant plus répandue grâce aux outils numériques : les individus affirment en effet qu’ils « vont à l’essentiel » et « choisissent des phrases courtes ». Ce sont également des messages courts qui sont le plus souvent échangés, et en général avec des réponses instantanées.

Globalement, la perception des nouveaux modes de communication numériques est plutôt positive : 96% des internautes les trouvent faciles d’utilisation, 92% pensent que c’est un bon moyen de communiquer et partager avec beaucoup de personnes. Pour 74% des internautes, c’est tout de même chronophage, et 59% pensent qu’ils nous coupent de ce qui nous entoure.

Pour ce qui est du langage utilisé sur le numérique, il est globalement compris (79%), mais une majorité n’y est pas favorable et préfère l’éviter (59%).

Outre les émojis qui se sont largement imposés pour scander les différents messages numériques, on constate l’émergence de nouveaux mots qui sont passés dans le vocabulaire commun et de plus en plus utilisés comme : like, podcast, streaming, zoom, uberisation, click and collect ou encore hashtag, etc.

[Photo : Siora Photography/ Unsplash – source : http://www.actualitte.com]

La grammaire du français est-elle intrinsèquement sexiste ? Des éléments de réponse socio-historique à l’heure des débats sur l’usage de l’écriture inclusive.

Écrit par Martin CHABERT

Le féminin et le
masculin dans la
langue. L’écriture
inclusive en
questions
Gilles Siouffi,
Danièle Manesse
2019
ESF
208 pages

« Sceptique, c’est-à-dire contre ». C’est ce qu’a écrit Laélia Véron dans un courrier au Monde diplomatique, qui signalait le livre dirigé par Danièle Manesse et Gilles Siouffi, Le féminin et le masculin dans la langue. L’écriture inclusive en questions. Selon Laélia Véron, le fait que le livre soit écrit par des non spécialistes du sujet suffirait à le disqualifier. Cette critique ne laisse pas d’étonner : les huit contributeurs ne sont-ils pas linguistes ?

Parmi eux, on compte quatre professeurs émérites, dont André Chervel, spécialiste de l’histoire de la grammaire française et de son enseignement, Bernard Colombat, spécialiste des rapports entre le latin et le moyen français, Danièle Manesse, spécialiste de l’orthographe et de son rapport pédagogique, et Gilles Siouffi, spécialiste des normes linguistiques. Ces chercheurs-là auraient-ils pris la peine d’écrire leur livre sans avoir rien à dire de scientifique sur l’écriture inclusive ? La réponse est évidente, sauf à considérer que la recherche sur l’écriture inclusive ne relève pas de ces domaines mais d’une discipline scientifique distincte. Non moins évidente est la réduction d’un travail critique à une prise de position politique : développer un point de vue « sceptique » quant à certains usages scripturaux promus par l’écriture inclusive, est-ce se prononcer « contre » l’écriture inclusive   ?

Sans doute inévitables, de telles polémiques soulèvent pourtant des enjeux d’importance : sur quoi est fondée la légitimité scientifique des « spécialistes » intervenant dans l’arène médiatique ou éditoriale ? En quoi l’instrumentalisation des connaissances sur la langue engage-t-elle une définition de la division du travail scientifique ?

Le livre dirigé par D. Manesse et G. Siouffi avait précisément pour ambition de mettre à distance la politisation de l’écriture inclusive, en déplaçant le regard porté sur elle, au-delà des justifications politiques : qui prescrit l’écriture inclusive et sur quelles pratiques débouche-t-elle ?

Qu’inclut donc l’écriture inclusive ?

Qu’apprend-on dans ce livre ? Que, au vu de ses présupposés et de sa stratégie, la promotion d’une écriture inclusive visant à réformer la langue est un échec annoncé d’avance. Bien sûr, il faut se réjouir des débats sur la place des femmes dans la langue auxquels elle a donné lieu et qui ont permis de sensibiliser à la féminisation des noms de métier et à l’élargissement du lexique. En insistant sur le fait que la langue est un fait social et non un monde à part, éthéré, un trésor à préserver, la critique sociale du langage (qui a une longue histoire) a permis, sous sa forme féministe, de mettre à l’agenda politique la question de la représentation linguistique du genre féminin. Mais dans le même mouvement, les « bonnes pratiques » d’écriture qui se voient prescrites sont parfois problématiques malgré leurs bonnes intentions. Pourquoi ?

D’abord pour des raisons qui touchent à la maîtrise de certaines pratiques préconisées par l’écriture inclusive. En effet, elle tend à complexifier l’interface entre oralité et écriture. Les auteurs dressent ainsi la liste des difficultés qu’elle soulève : accroissement du nombre de signes non prononcés (lettres, syllabes, signes, par exemple) ; signes détournées de leur fonction habituelle (majuscule, point, parenthèse) ; création de mots créés pour l’écrit et rarement prononcés (illes ou elscelleux ou ceulles…) ; ajout de règles orthographiques métadiscursives qui exigent de « différencier animés, humains ou non humains » pour l’application du point médian ; et surtout, rupture généralisée de la linéarité de la lecture car il faut, pour la lire à haute voix, suivre des règles implicites, sans mode d’emploi clair. Ces difficultés évoquent celles rencontrées à la lecture à haute voix d’une formule mathématique complexe, à multiples parenthèses et dénominateurs, qu’on ne saurait par quel bout prendre ; ou d’un texte qui serait remplit d’abréviations inhabituelles.

En effet, lorsque l’on sait que « plus d’un jeune français sur dix [âgés de 16 à 25 ans] sont [encore] en difficultés de lecture », comment défendre une telle complexification orthographique ? Non sans ironie, Danièle Manesse remarque que la difficile maîtrise de l’écriture inclusive semble trahie par l’inconstance de son application par ses promoteurs eux-mêmes, qui l’utilisent souvent comme effet d’annonce en début de texte, pour s’en passer par la suite. Plus fondamentalement, elle souligne que l’usage de la langue est d’abord oral : c’est pour cette raison que les réformes de l’orthographe ont fréquemment eu pour objectif d’adapter l’écrit à la parole.

« Soyons franc·he·s : l’écriture inclusive peut poser des difficultés. Iel est probable que cela compliquera l’apprentissage des écolier·ière·s et des lycéen·ne·s. Iels auront peut-être plus de mal à comprendre la consigne écrite du·de la professeur·e ou de l’instituteur·trice. » On trouve cette fausse concession sous la plume de David Caviglioli, dans un texte satirique rendu particulièrement illisible par une trouvaille stylistique : dans un geste de surenchère « inclusive », l’auteur est allé jusqu’à transformer le « il » (réputé) impersonnel en « iel » (par exemple dans « iel est probable que… »). Ce qui est ainsi tourné en ridicule, c’est le présupposé le plus central de l’écriture inclusive, qui veut que la grammaire du français soit fondamentalement sexiste. Qu’en est-il ?

La grammatisation du français est-elle sexiste ?

La linguiste et défenseure de l’écriture inclusive Maria Candea en est intimement convaincue : « l’idéologie sexiste des grammairiens du XVIIe siècle, […] le masculin était tout simplement supérieur au féminin en tous contextes, par analogie avec la supériorité des hommes sur les femmes ». Maria Candea est une spécialiste de sociophonétique. Ses propos, argumentés, manquent toutefois de nuances comparés aux textes réunis dans Le masculin et le féminin dans la langue et écrits par Bernard Colombat et André Chervel, tous deux historiens de la langue française et de sa grammatisation. Pour eux, la critique féministe contemporaine tendrait à simplifier des processus de longue durée et en partie autonomes en projetant sur eux des intentions sexistes. Seule l’étude de la grammatisation du français permettrait de rendre compte de l’asymétrie des genres masculin et féminin dans la langue.

Grammatisation ? Le mot est barbare. Il désigne, après Sylvain Auroux, « le processus par lequel une langue se trouve « outillée », notamment à l’aide de grammaires et de dictionnaires » et qui met en lumière l’action de standardisation et de stabilisation de ces outils sur la langue. Or, ce processus tend à s’autonomiser à partir de la fin du XVIe siècle, comme l’ont montré également d’autres auteurs. Bernard Colombat, quant à lui, souligne que s’est fait « sentir » la nécessité de codifier certaines figures de construction jugées instables, qu’il appelle la « syllepse » (« mise en commun d’un élément avec plusieurs autres si bien qu’il en résulte une distorsion », p. 71) : « Les grammairiens ont senti progressivement une hiérarchie dans les accidents et établi une priorité dans ce qu’ils appellent la « dignité » (dignitas). Ainsi, pour le nombre, le pluriel sera jugé plus digne que le singulier ; pour la personne, la première personne plus digne que la deuxième, elle-même plus digne que la troisième ; pour le genre, le masculin plus digne que le féminin, lui-même plus digne que le neutre. » À maintes reprises d’ailleurs, Bernard Colombat et André Chervel montrent que la construction systématique d’un parallélisme entre l’accord de genre avec celui de nombre a été déterminante pour l’élaboration d’une telle « hiérarchie des accidents ».

Ces règles grammaticales, dans un premier temps énoncées aux seuls lettrés (non sans quelques balbutiements), se sont progressivement imposées à la population, notamment par le développement de la scolarisation ; mais elles ont toujours coexisté avec d’autres règles, moins fréquemment appliquées et parfois contradictoires, comme l’accord de proximité (ou « de voisinage ») qui privilégie « l’euphonie » et permet de « fixer l’attention » sur un des deux substantifs. Actuellement, l’appel au retour en grâce de l’accord de voisinage par les défenseurs de l’écriture inclusive révèle que cette règle était en fait devenue largement obsolète, bien qu’enseignée encore tardivement, comme le montre André Chervel, contrairement à ce qu’a pu prétendre Éliane Viennot. La tendance historique de long terme serait donc à la simplification des règles d’accord, ne causant elle-même qu’indirectement la prépondérance du genre grammatical masculin. Les auteurs semblent ainsi suggérer que, passant du statut de production savante à celui de manuels d’enseignement destiné au plus grand nombre, la grammaire aurait profondément changé de fonction en changeant d’échelle. Les figures de l’ambiguïté syntaxique deviennent distinctives ou désuètes et disparaissent progressivement de l’enseignement. Ce qui se transmet oralement, ce sont des formules qui « marchent » même si elles sont « fausses » pour les grammairiens savants (et donc non écrites dans les manuels, comme le montre André Chervel), telles que « le masculin l’emporte ».

Face à la domination masculine, grammaticale comme sociale, l’écriture inclusive imagine restaurer une symétrie perdue entre les genres. Mais loin de reposer sur une parité imparfaite qu’on pourrait corriger, André Chervel insiste sur la profonde asymétrie entre les genres inscrite dans la langue française, « et cette constatation est d’une telle généralité que les règles d’accord de l’adjectif [sur lesquelles se focalisent les débat de l’écriture inclusive] ne compte en réalité que pour peu de choses ». Et le linguiste de lister les constructions issues du masculin : les formes verbales actives qui font appel au participe (« j’ai fait ») ; l’infinitif du verbe (« conduire trop vite est dangereux ») ; les adjectifs substantivés (« le froid et le chaud ») ; et tous les autres mots substantivés (« le pour et le contre », « le qu’en-dire-t-on ») ; ou le pronom impersonnel « il » (« il pleut »). Seule la construction des adverbes en -ment s’appuie sur la forme féminine des adjectifs (« sérieusement »). Au passage, André Chervel contredit certaines fausses idées d’Éliane Viennot sur le participe présent ou certains pronoms qu’on aurait masculinisés, car leur genre peut aussi bien être expliqué par des raisons proprement linguistiques, qui touchent le parallélisme du genre et du nombre   .

Pour André Chervel, l’asymétrie des genres grammaticaux a donc bien contribué à fixer les règles d’accord qui les hiérarchisent. Mais, alerte-t-il, l’ambiguïté du mot « masculin » est piégeuse : désignant à la fois un genre grammatical et une construction sociale, les rapports que le « masculin » entretient avec le « féminin », dans la langue ou dans la société, sont incomparables. André Chervel va plus loin : « l’éventuel sexisme de la langue française reposerait donc sur un terme ambigu, et donc équivoque, le mot « masculin » ». La phrase aura pris le risque d’être lue comme une dénégation de sexisme linguistique : en insistant sur l’autonomie des mécanismes de transformation linguistique, qui semblait sous-estimée par les défenseurs de l’écriture inclusive, peut-être écarte-t-on trop vite l’histoire sociale de la grammatisation et avec elle les biais sexistes des grammairiens. C’est que l’articulation de ces deux domaines n’est certes pas une mince affaire et requiert des travaux interdisciplinaires de longue haleine dont l’urgence politique tend à presser la marche et raccourcir les exigences.

L’autonomie linguistique en questions

Mais s’il est faux d’affirmer que la langue française serait devenue intentionnellement sexiste, peut-être l’est-elle dans ses usages et ses effets. L’angle mort du livre réside probablement dans l’absence de réflexion d’ordre psycholinguistique, pourtant soulignée par les défenseurs de l’écriture inclusive. Certes, Danièle Manesse remarque en début d’ouvrage que « l’ordre de la langue n’est pas celui du monde » et donc que les genres grammaticaux ne correspondent pas aux sexes du monde sensible. « Ce n’est pas l’individu qui est dans la langue, c’est ce qu’on en dit. » Et en effet, une taie d’oreiller n’est pas plus de sexe féminin que l’oreiller masculin. Mais les auteurs ne rappellent pas, en revanche, que la déconnexion du genre grammatical avec l’identité de genre de l’objet représentée cesse largement d’être arbitraire lorsqu’il s’agit d’êtres humains : malgré quelques cas invariables en genre (une sentinelle, un mannequin, une vedette, une victime, une personne, un génie, une idole…), l’usage semble signaler une préférence pour la correspondance entre le genre du signifiant social et celui du signifié linguistique. Au point que, dans le cas contraire, lorsqu’elle n’est pas « désagréable à l’oreille », l’absence de correspondance peut produire des effets de sens poétiques, comme dans la belle formule de Jean Genet que cite Danièle Manesse : « les folles amours de la sentinelle et du mannequin ».

Concernant les effets de l’usage du générique masculin en français, le psychologue Markus Brauer, dans une étude souvent citée , a montré que « le générique masculin, qui n’est finalement qu’un moyen arbitraire d’éviter les répétitions trop lourdes […] semble bien avoir un impact sur les pensées. Il ne suffit donc pas d’invoquer l’absence d’ambiguïté de la règle grammaticale du générique masculin et d’insister sur le fait que le masculin est le genre non marqué. Il ne suffit pas non plus d’affirmer que le masculin ne conquiert pas l’autre sexe, mais efface le sien. » Cependant, « les études rapportées dans cet article ne nous renseignent pas sur les processus cognitifs sous-jacents », ni sur l’invisibilisation causée par les règles d’accord.

D’un côté, donc, la langue française code arbitrairement le genre et marque peu la différence entre humains et non humains ; de l’autre, ses locuteurs développent des attentes de correspondance entre le genre grammatical et le genre social, conduisant indirectement à marquer davantage la différence entre humains et non humains. À ces contradictions, l’écriture inclusive est-elle l’unique et meilleur remède ? Probablement pas. Soutenir cette thèse et pire : l’écrire, est-ce trahir, comme l’écrit Maria Candea, une « peur d’émasculation » ? Laissons au lecteur juger cette hypothèse pour le moins simpliste. En attendant, les dissonances des règles grammaticales avec les attentes sociales ouvrent un boulevard aux prescripteurs de normes linguistiques et aux sur-significations qu’ils prêtent à la langue. Enseignants de lettres ou militants lettrés, les intellectuels défenseurs de l’écriture inclusive sont portés à sur-investir la langue comme enjeu de luttes, c’est-à-dire à s’aveugler sur les conditions de maîtrise de l’écriture inclusive. Une lutte sans doute portée sur le devant de la scène académique avec d’autant plus d’urgence qu’est violente la précarisation des corps étudiants et enseignants (et que se poursuit leur féminisation : entre 1992 et 2018, on passe de 35 à 44 % de femmes maîtresses de conférences et de 12 à 25 % de femmes professeures des universités).

En un mot, il n’y a aucune raison de penser que les enjeux sociaux du genre (comme identité sociale) et que les enjeux linguistiques du genre (comme catégorie grammaticale) soient les mêmes. À n’en pas douter, on gagnerait en clarté à distinguer ces deux « genres », homonymes fondés sur l’équivalence fallacieuse et intellectualiste du langage avec le monde (social). Aucune cause politique ne justifie d’introduire une telle confusion dans un débat si important – confusion qui témoigne surtout de l’absence de réelles recherches interdisciplinaires.

Résumons. Contre l’idée selon laquelle la grammatisation du français serait intrinsèquement sexiste, il importe d’analyser les conditions sociales ayant présidé à son autonomisation et la fonction sociale remplie par la simplification des règles d’accord. Contre le féminisme appliqué à la linguistique, ou à la science en général, « il vaut sans doute mieuxnote Marc Jolyse tenir à distance de tous les « ismes » et éviter de faire dépendre le progrès des sciences du progrès des causes morales et politiques. » Contre l’ambition universaliste des défenseurs de l’écriture inclusive, « nous pouvons fort bien nous satisfaire, note Gilles Siouffi, de voir demeurer [ces formes expérimentales d’écriture] dans un espace relativement restreint ». On peut douter que les prescripteurs d’écriture inclusive se contentent de la place marginale à laquelle cette pratique, en l’état, semble pourtant les vouer. Mais tant que le débat sur la féminisation de la langue sera porté, dans l’espace médiatique, par une avant-garde qui discrédite d’avance toute résistance comme autant de pulsions réactionnaires, alors que l’écriture inclusive pose de vraies questions d’usages et d’apprentissage de l’écrit, la vraie réaction, à n’en pas douter, a de beaux jours devant elle.

 

[Source : http://www.nonfiction.fr]

C’est sans doute la règle la plus contestée de la langue française. Et la plus révélatrice de l’incroyable relation que nous entretenons avec notre idiome national.
Dans sa célèbre émission Apostrophes, Bernard Pivot avait coutume de demander à ses invités : « Si Dieu existe, qu’aimeriez-vous lui entendre dire quand il vous accueillera ?  » Un jour que Laurent Delahousse lui posa cette même question, le malicieux animateur répondit : « Il me dira :  » Bonjour, Pivot. Vous allez pouvoir m’expliquer les règles d’accord du participe passé des verbes pronominaux ; je n’y ai jamais rien compris. » Et je lui répondrai, modeste : « Moi non plus, Seigneur ». »
Derrière la boutade, une réalité. L’accord du participe passé avec avoir est sans doute le plus controversé de la langue française, comme le souligne dans un livre tout autant grammatical que sociologique le linguiste Bernard Cerquiglini (1). Il est vrai que celui-ci est particulièrement complexe. Songez par exemple à la différence entre ces deux phrases :
– La cantatrice que j’ai entendue chanter (elle chante, je l’ai entendue : accord).
– La chanson que j’ai entendu chanter (on la chante, j’ai entendu qu’on la chante : pas d’accord).
Loin de maîtriser toutes ces subtilités, la plupart d’entre nous ont retenu pour l’essentiel ceci : « Avec l’auxiliaire avoir, le participe passé s’accorde en genre et en nombre avec le complément d’objet direct lorsque celui-ci est placé avant le verbe ». D’où :
– J’ai mangé des pommes.
– Les pommes que j’ai mangées.
Ce que l’on sait peu, c’est que cette règle a été fixée dès 1538 à l’initiative de Clément Marot, soit un bon siècle avant la création de l’Académie française. En cela, le poète s’inspire du « modèle italien » – on n’est pas sous la Renaissance pour rien – ce qui fera dire à Voltaire : « Marot rapporta deux choses d’Italie : la vérole et l’accord du participe. Le second fit plus de ravages ». (2) Influent auprès de François Ier, Marot réussit à convaincre, et cela d’autant plus facilement qu’à cette époque, toutes les lettres se prononcent. Au masculin singulier, « volé », par exemple, se distingue très facilement du féminin pluriel « volé-eu-sse ». Corollaire : les choses se compliquent à partir du XVIIIe siècle, lorsque le « e » et le « s » finals commencent à ne plus se faire entendre, rendant l’accord souvent inaudible, notamment avec les verbes du premier groupe (les plus nombreux). Depuis, en effet, il n’y a aucune différence à l’oral entre ce type de phrases :
– L’argent que j’ai emprunté
– Les sommes que j’ai empruntées
L’évolution de la phonétique s’ajoute donc à la complexité de la règle pour alimenter les débats sans fins sur « l’accord du COD ». D’un côté, les réformateurs plaident pour une simplification en faisant notamment valoir que le temps consacré à son apprentissage (quatre-vingt heures, selon les estimations) serait mieux utilisé à enrichir le vocabulaire des élèves, développer leur argumentation et étudier les grands auteurs. En face, les conservateurs soulignent que cela conduirait à transférer à l’écrit les ambiguïtés de l’oral. Sans accord, comprendre la phrase « Les oeufs de la poule que j’ai mangé » est en effet impossibleEn revanche, tout s’éclaire quand on lit :
– Les oeufs de la poule que j’ai mangés (j’ai mangé les oeufs)
– Les oeufs de la poule que j’ai mangée (j’ai mangé la poule)
Il n’empêche : la règle a été contestée dès son invention et l’a été tout au long des siècles suivants. En 1900, des linguistes parviennent même à convaincre le « ministère de l’Instruction publique et des Beaux-Arts » de publier un arrêté tolérant l’accord ou l’absence d’accord – sans suite. En 1990, encore, le sujet est remis sur la table par la commission de réforme de l’orthographe créée par Michel Rocard. En 2018, enfin, deux Belges, Arnaud Hoedt et Jérôme Piron, proposent à leur tour une règle simple : accord avec l’auxiliaire être, invariabilité avec l’auxiliaire avoir.
Jusqu’à ce jour, toutes ces tentatives se sont soldées par des échecs.
Bernard Cerquiglini n’a rien d’un conservateur. Pourtant, il s’oppose lui aussi aux options les plus radicales et ses arguments sont dignes d’intérêt. D’abord, rappelle-t-il, la règle de Marot est conforme à l’histoire de notre langue puisqu’on la trouve déjà chez Villon au XVe siècle. Son adoption, de surcroît, ferait perdre des informations utiles, comme on l’a vu plus haut. Enfin, constate-t-il, une modification drastique provoquerait de telles résistances qu’elle n’aboutirait sans doute pas – le passé en témoigne.
Aussi propose-t-il une « thérapeutique raisonnable », susceptible selon lui de recueillir un consensus. En substance : passage à l’invariabilité uniquement pour les cas particuliers, mais maintien de l’accord lorsque le participe passé est placé avant l’auxiliaire avoir pour tous les verbes classiques et les verbes pronominaux ordinaires, comme :
– Marie s’est coupé le doigt (Marie s’est coupée quoi ? Le doigt. « Le doigt » est placé après le verbe : pas d’accord)
– – Marie s’est coupée au doigt (Marie s’est coupée quoi ? Elle-même. « S' » est placé avant le verbe : accord)
Aussi modérée soit-elle, une telle proposition n’est pourtant pas certaine d’être adoptée. Toute réforme de la langue française doit en effet compter avec trois types d’opposants. D’abord, les puristes qui, n’ayant pas conscience que le français qu’ils utilisent est lui-même le fruit d’évolutions antérieures, refusent par principe tout changement. Ensuite, les membres de professions influentes – écrivains, enseignants, correcteurs de journaux, etc – qui retirent un intérêt, monétaire ou symbolique (la « distinction »), à la complexité de la langue. Il faut enfin compter avec les Français eux-mêmes, qui tiennent mordicus au maintien de cette règle difficile. Un comportement qui peut sembler paradoxal, tant elle leur crée des difficultés, mais qui s’explique. En raison du temps que nous passons à l’étudier, note Bernard Cerquiglini, ce fameux accord a été érigé au rang de symbole : celui du « bon français ». Y renoncer serait donc perçu comme un abandon de la langue elle-même. Raison pour laquelle cette règle dépasse de très loin le seul univers de la grammaire et dit beaucoup de l’étrange relation qu’entretient notre pays avec son idiome national.
(1) Un participe qui ne passe pas, par Bernard Cerquiglini, Points, collection « Le goût des mots »
(2) Citation possiblement apocryphe, note Bernard Cerquiglini.

 

 

[Source : http://www.lexpress.fr]

Lo del titular no son erratas. Está escrito en ladino. Esta vieja ‘lingua’ está viviendo una segunda juventud. Aún evoluciona y se esparce por el mundo a través de internet. La comunidad judía sefardí habla, conserva y difunde el español heredado de sus antepasados medievales

Escrito por Lucía Mos

Liliana Benveniste bromea al otro lado del teléfono: de haber existido Twitter en el siglo XV, los españoles de la época chuchulearían sus ocurrencias en lugar de tuitearlas. Esta argentina riega de vocablos arcaicos la conversación transoceánica que mantiene vía Whatsapp. El ladino está mayor, pero viaja rápido con una buena conexión wifi.

Allá por 1492, los tatarabuelos de Liliana fueron obligados a marcharse de España. Los Reyes Católicos ordenaron la expulsión de los judíos con la firma del Edicto de Granada; de modo que la comunidad judeoespañola se dispersó para asentarse en otros rincones del planeta. Con el tiempo, el ladino, el español que hablaban los judíos, evolucionó por su cuenta y dejó de parecerse a la lengua que se quedó en la península.

Liliana dedica su carrera a insuflar vida a ese español que suena raro pero extrañamente familiar a los hispanohablantes del siglo XXI. Y no es la única: la comunidad sefardí se afana en reanimar su antigua lingua con el empuje digital y el alcance infinito de las redes sociales.

La gramática del ladino es fácil de descifrar por un hispanohablante actual: entra por los ojos como una lengua medieval que parece haber colisionado con la grafía clásica de los pokeros contemporáneos

ESTA FRAZA NO TIENE DINGUN YERRO: ESTA ESKRITA EN LADINO

La base lingüística española y hebrea del ladino, también conocido como sefardí y judeoespañol, queda patente incluso en el nombre del idioma. La palabra sefardí procede de Sefarad, que es el topónimo con el que se conoce a España en el Antiguo Testamento; y ladino viene de ladinar, la acción de traducir textos semíticos al castellano.

La gramática del ladino es fácil de descifrar por un hispanohablante actual: entra por los ojos como una lengua medieval que parece haber colisionado con la grafía clásica de los pokeros contemporáneos, con su abundancia de kas, la alternancia de bes y uves y de eses y ces, y una característica omnipresencia de la i latina.

Tanto es así que medio Twitter puso el grito en el cielo cuando la Embajada de España en Turquía compartió una serie de mensajes por el Día Internacional del Ladino, celebrado en este país cada 21 de febrero. Donde los puristas lingüísticos de la red social creyeron ver faltas de ortografía en realidad había un español de hace 500 años que, a día de hoy, todavía podemos entender sin apenas esfuerzo.

EL LADINO KONTINUA A VIVIR EN INTERNET

Los arcaísmos tan notorios del ladino dan la sensación de que es una lengua estancada en el tiempo, pero ni mucho menos. El judeoespañol se salpicó de francés, italiano, holandés, griego y turco cuando los sefardíes abandonaron España, y sigue en una continua actualización para adaptarse a los tiempos que corren.

Prueba de ello son los chuchuleos de los que habla Liliana, que es la copropietaria y editora del portal eSefarad, dedicado a las noticias de la comunidad sefardí. Además, organiza espectáculos, da clases de ladino y canta en la lengua que escuchaba en casa de sus abuelos, judíos procedentes de Turquía, cuando era pequeña.

La argentina forma parte de Erensya, la plataforma online del Centro Sefarad-Israel que aúna proyectos internacionales destinados a difundir el ladino. También es miembro Karen Gerson, directora del Centro Sefardí de Estambul desde 2003 y responsable de El Amaneser, el único periódico publicado enteramente en judeoespañol en todo el mundo. El diario ladino tiene una tirada de 4.000 ejemplares en papel y cuenta con una edición online.

Karen ha publicado libros, música, diccionarios, compilatorios de dichos y proverbios y es la cantante solista del grupo Los Pasharos Sefaradis. Según dice, cientos de personas se conectan a sus clases y actividades en torno al judeoespañol impartidas por Zoom.

Lo cierto es que no escasean las iniciativas que promueven el ladino desde distintos países: hay grupos (como la Ladinokomunita), foros, encuentros, conferencias, clases, vídeos, canciones, programas en la Radio Exterior de España y hasta un Centro de Estudios Sefardíes en la Universidad de Washington. El español más antiguo pervive en las páginas webs, Twitter y YouTube.

Aitor García Moreno: «Esta lengua está y estará seriamente amenazada siempre que no sea útil su uso. Si no sirve en la vida diaria, no será una lengua viva»

ESTA EL LADINO EN RIZGO DE MURIR?

Del número total de hablantes del ladino en la actualidad solo se conocen estimaciones. Se calcula que unas 150.000 personas lo hablan en todo el mundo, aunque «los niveles de competencia lingüística pueden variar muchísimo de unos hablantes a otros», afirma Aitor García Moreno, investigador distinguido del departamento de Estudios Judíos e Islámicos del Instituto de Lenguas y Culturas del Mediterráneo y Oriente Próximo.

El experto explica a Yorokobu que hay quienes solo conocen palabras sueltas o hablan de temas concretos, de tipo biográfico o del ámbito doméstico. «Esta lengua está y estará seriamente amenazada siempre que no sea útil su uso», advierte. «Si no sirve en la vida diaria, no será una lengua viva, como apenas lo es hoy en día. Otra cosa es su preservación y estudio, que puede (y debe) acrecentarse».

La Autoridad Nasionala del Ladino de Israel, creado en 1997, y la Academia Nasionala del Ladino, organismo fundado por la RAE en 2019, también con sede en Israel, son las instituciones lingüísticas oficiales que tratan de proteger y regular un idioma que se ha desarrollado sin la pauta de una norma común.

El Gobierno de España aprobó en 2015 una ley para devolver la nacionalidad española a los descendientes de los judíos desterrados por los Reyes Católicos. A Liliana, que recuerda el anhelo de los sefardíes por regresar a su hogar, le concedieron la suya en 2017.

Una de sus palabras favoritas es ambezar, que puede significar aprender o enseñar en función del contexto. Mientras los lingüistas se ponen de acuerdo, el ladino evoluciona a su aire, como siempre lo ha hecho.

 

[Fuente: http://www.yorokobu.es]

     

Há cinco séculos, a Casa Grande despreza todo conhecimento não-europeu. Academia reproduz o preconceito. Por que redescobrir os idiomas dos povos que formaram o país. Que elementos essenciais eles guardam da cultura brasileira

Escrito por Ricardo Salles

A expressão casa-grande denomina a casa senhorial rural, em especial a casa residencial de engenho ou de fazenda.

Embora a ortografia recomendada seja casa-grande, permito-me, neste texto, usar a forma Casa Grande, nome próprio com iniciais maiúsculas e sem hífen.

Explico.

Tenciono, com isso, identificar um conceito que vai além do termo histórico estudado pelos pesquisadores do nosso passado e pintado com as cores vivas de Gilberto Freire. Entendo Casa Grande como um instituto abraçado pela Sociologia, mas com uma dimensão política própria, pois, me parece, no contexto da construção da identidade nacional brasileira, simboliza, preconiza mesmo uma doutrina de poder e o ethos dela decorrente, muito mais, portanto, do que apenas nominar um componente concreto e visível da grande propriedade rural e unidade nuclear do modo de produção escravista-colonial.

Cada vez me tem ficado mais claro que, para um estudo sério do instituto da Casa Grande, não se pode omitir a ficção ideológica que, ao longo do tempo, tem sido a fábula da democracia racial brasileira, já integrante, por coabitação, de uma fantasia utilitária maior, a quimera da perene harmonia de interesses socioeconômicos contraditórios justaposta ao devaneio da conciliação, pilantramente vaticinada como necessária, de projetos de vida divergentes, de esperanças antagônicas.

O abismo social brasileiro, as diferenças gigantescamente imorais entre os que muito têm e os que nada possuem, embora apresentadas como inevitabilidades históricas, são fruto de escolhas políticas conscientes, excludentes e privilegiadoras de frações mínimas que têm controlado, com proteção jurisdicional e armada, o acesso a recursos escassos. E essa depravação tem cinco séculos, quinhentos anos de inescrupulosa dominação econômica, social, cultural, meio milênio de apropriação indecente da riqueza por uma dita elite cujo ethos pouco tem de distinto dos antigos senhores de engenho. Se, antes, os negros (e, no início, também os índios) escravizados eram “peças” num inventário de mercadorias – e, assim, entendidos pela legislação civil e comercial da época –, hoje, empregados de menor qualificação são, de maneira torpe, considerados “fungíveis”, substituíveis facilmente por outros com habilidades semelhantes, até com salários menores, em especial em épocas de crise e desocupação aguda. Pior que oportunista, essa postura é, de resto, pouco inteligente, se tomada coletiva e institucionalmente, pois uma economia de mercado precisa, como o nome diz, de mercado (consumidor) para sobreviver.

Enquanto esses espectros não forem dissolvidos pelo conhecimento dos mecanismos perversos que os alimentam e pela consciência da possibilidade de afrontá-los com êxito, o traço distintivo do Brasil continuará sendo uma sociedade excludente – sob os mais diferentes disfarces – não só do negro, mas, de resto, de toda uma massa humana cujo acesso aos meios de ascensão social é dificultado e, até, negado, como projeto de poder de uma minoria concentradora da riqueza e da renda nacionais.

Esse caráter excludente de nossa sociedade é, não raro, bastante sutil e se manifesta das formas mais insuspeitadas, como, por exemplo, no domínio dos estudos linguísticos.

Num país como o nosso, em que a maioria da população é negra, ameríndia e, primordialmente, mestiça de negros e ameríndios, chama a atenção a desimportância oficial de estudos linguísticos ameríndios (tupi, só para ficar com o grupo dominante) e africanos (bantos e, em menor escala, iorubás). Nada se estuda nesses domínios na escola secundária, salvo uma ou outra informação etimológica por parte de alguns poucos abnegados professores de português. Com frequência, seguindo o figurino do colonizador europeu, idiomas africanos são depreciativamente referidos como dialetos – como se língua e dialeto fossem gradações possíveis em alguma escala de valor –, apesar de alguns desses falares serem veículos de expressão de ricas tradições culturais e contarem com preciosas manifestações literárias.

Quanto ao estudo de línguas ameríndias, temos que, na variante do português que falamos, estão presentes no uso cotidiano milhares, muitos milhares de vocábulos de origem tupi e não se caminha mais de um quarteirão em qualquer cidade do país sem que se esbarre com um logradouro público com nome de gente, bicho ou planta de comprovada ascendência tupi.

O descaso institucional pelo tupi antigo, dito tupi clássico, estudado já no século 16 pelos primeiros missionários, se estende ao conhecimento do nheengatu ou tupi dito moderno, evolução regional da língua antiga, que oferece a enorme vantagem metodológica de ainda hoje ser falado nas margens do rio Negro, na região de São Gabriel da Cachoeira.

Triste indicação desse desprezo é o fato de pouquíssima gente conhecer o significado de nomes emprestados dos indígenas que nos precederam nestas terras.

Pergunte-se a quem se chama Guaraci ou Jaci se sabe que seu nome tem origem tupi, significando, respectivamente, sol e lua, divindades da luz e das águas, esta última protetora das plantações, no panteão indígena; indague-se de viajantes que hajam passado por Itajubá, MG, se sabem que o nome dessa cidade significa pedra (ita) amarela (îuba), em tupi, ou seja, ouro; não parece muito razoável supor que a maioria dos mineiros saiba que o pico do Itacolomi tem essa denominação que, em tupi, quer dizer garoto (kunumin) de pedra (ita), em alusão à forma daquela montanha, perto de Ouro Preto; mesmo com a completa incorporação do qualificativo mirim ao português do Brasil, como em escritor-mirim, é mais provável o desconhecimento geral de que o mesmo é de origem tupi, com significado de pequeno (mirin); só em círculos especializados se sabe que o felino chamado suçuarana tem esse nome tupi porque é parecido (sufixo adjetival -ran + nominalizador –a-rana) com um veado (suasu + nominalizador –a).

Agora, o mesmo ethos de Casa Grande, desdenhoso, por envergonhado, de nossa antropogênese miscigenada e que a substitui por fantasias culturais pueris, europeias e norte-americanas, foi capaz de importar a palavra anta do árabe e onça do latim científico, quando a nominata tupi dispõe, respectivamente, de tapir îaguar (jaguar, em português), para denominar esses animais, formas, aliás, exportadas para línguas europeias, como o russo (tapir yaguar, são anta e onça, nesse idioma).

Acrescente-se que o conhecimento do tupi abre ao estudioso um horizonte linguageiro ímpar pelas características bem específicas de uma gramática, de uma fonética e de uma sintaxe completamente diferentes daquelas próprias dos idiomas com que estamos acostumados a lidar, predominantemente de estrutura indo-europeia, ajudando, de resto, a melhor compreender a maneira de pensar e agir do indígena, mantida em boa parte no nosso inconsciente coletivo.

Do lado das línguas africanas, falares integrantes de dois grandes grupos, o banto e o iorubá, constituem a fonte principal do léxico trazido pelos escravizados para a variante brasileira do português.

O depósito de vocábulos de origem banta, em especial do quimbundo e do quicongo, é muito grande e abrange vários aspectos tanto da vida rural quanto das relações urbanas. Especifidades fonéticas, como certas consoantes oclusivo-nasais (grafadas mb, ng, nd), totalmente estranhas ao nosso ouvido, bem como peculiaridades gramaticais, como a ocorrência de classificadores (marcações de coisa, bicho e gente, através de prefixo próprio flexionado na indicação do plural, por exemplo), análogos à nossa conhecida distinção de gênero, dão um colorido especial a esses idiomas e ajudam a melhor entender a adaptação fonética e o conteúdo semântico – e cultural, vai sem dizer – de palavras incorporadas ao português do Brasil.

Do domínio dos falares iorubás e sua riquíssima influência que nos chegou sobretudo através de práticas religiosas trazidas pelos escravizados da costa norte-ocidental da África, destacam-se termos da culinária e das artes, além de um espetacular panteão de entidades sincretizadas no cristianismo oficial da Casa Grande. No âmbito da fonética, o iorubá, em sua principal variante aportada, especialmente na Bahia, deixou, talvez, um traço no falar cantado do baiano, possível reminiscência do idioma tonal trazido da África, em que um mesmo monossílabo, pronunciado com tom ascendente, descendente ou ambos, poderá ter três significados completamente distintos.

Lamentavelmente, estudos linguísticos ameríndios e africanos que poderiam ajudar a compreender em maior profundidade os nossos costumes, algumas de nossas tradições, bem como a nossa fala, através da alma dos povos que dão origem à Nação que ainda se forma no Brasil, só existem em níveis superiores e em meios ultraespecializados. Para que se tenha uma ideia da importância colateral, especialmente sociológica, desse tipo de estudo, vale lembrar que em lituano há mais de 15 diminutivos (a partir da mesma raiz) para a palavra menino, e em havaiano há mais de 130 nomes de chuvas e 160 nomes de ventos, indicando de forma particularíssima aspectos importantes da vida dos respectivos falantes e a sua maneira de interagir com a natureza. Infinitos tesouros culturais e inigualável sabedoria humana, infelizmente em processos de extinção, seja por desinteresse oficializado, seja por genocídio continuado dos falantes, podem ainda estar ocultos nas estruturas linguísticas que nos legaram os negros escravizados e nossos antepassados silvícolas.

Mas, apesar – e, talvez, por causa mesmo – de nossa origem e realidade existencial afro-ameríndia, nada disso interessa à Casa Grande, pois, afinal, é um tipo de imersão acadêmica (termo depreciativo em ambientes prevalentemente empresariais) que não dá dividendos, que se tem como desprovida de aplicação prática, podendo, por outra parte, perigosamente revelar verdades incompatíveis com as fantasias idiotizantes de embranquecimento artificial, tanto físico como cultural.

[Fonte: http://www.outraspalavras.net]

Les diferències entre una llengua i una altra, o entre dialectes, sovint responen més a criteris polítics que no pas a criteris lingüístics.

Escrit per Víctor Bargiela

Aprenent de Lingüista a la Universitat de Barcelona. Membre del Grup de Lingüistes per la Diversitat

Una varietat estàndard és una varietat artificial que s’elabora per als usos formals d’una llengua. A través de la planificació lingüística, aquesta varietat s’estén al conjunt de la població mitjançant el sistema educatiu o els mitjans de comunicació. Aquesta varietat estàndard pot tenir orígens diversos, tot i que sempre acostuma a estar relacionada amb jerarquies de poder econòmic i social. Per exemple, la varietat estàndard de l’anglès britànic, la Received Pronunciation, pren com a base l’anglès parlat per les famílies benestants del sud d’Anglaterra educades en internats privats. El castellà, en canvi, fins fa poc prenia com a estàndard la parla de les classes cultes d’una regió concreta: el nord de Castella. Altres varietats estàndard permeten cert grau de flexibilitat, com és el cas del català o de l’euskara batua (basc unificat), una barreja dels dialectes bascos amb una forta influència del guipuscoà, que és el dialecte central.

Aquest tipus de processos d’estandardització reafirmen el poder de les classes benestants, ja que s’acostuma a discriminar els parlants de les varietats més allunyades de la varietat parlada als mitjans de comunicació. Així, dialectes com l’andalús són considerats socialment com a menys prestigiosos. Totes aquestes connotacions són estrictament socials i sorgeixen d’unes relacions de poder determinades, ja que la llengua per si sola no reflecteix cap condició social.

La difusió d’un estàndard lingüístic unificat en el marc d’un estat-nació comporta el trencament del continu dialectal en les fronteres polítiques. En els territoris de llengües romàniques, amb excepció de fronteres naturals (muntanyes, rius, llacs…), cada poble és capaç d’entendre la llengua del poble veí. Quan aquests continus es trenquen perquè els veïns tendeixen a parlar com als mitjans de comunicació, perdem la comprensió amb els territoris més propers.

Per tota la franja occidental de la península Ibèrica s’estenen un conjunt de dialectes descendents del galaicoportuguès medieval. Segons l’escriptor portuguès José Saramago, les diferències més notables no es trobarien a banda i banda del Minho –que separa Galícia i Portugal–, sinó a banda i banda del Duero, a l’alçada de la ciutat de Porto. La diferència entre gallec i portuguès actualment la marca una frontera política: a Verín (Ourense) hi parlen gallec, mentre que a Chaves (Portugal) hi parlen portuguès, tot i que són dues viles que estan a 25 km l’una de l’altra i tenen un parlar molt semblant que comparteix gran part del lèxic, gramàtica i fins i tot fonètica, sobretot entre la gent gran.

El 1983 la Xunta de Galícia va publicar el Decreto de Normativización da Lingua Galega, que oferia un estàndard escrit oficial per a la llengua gallega. Aquest decret, conegut com a Decreto Filgueira, no va quedar lliure de polèmica; és un decret fruit d’anys de tensions i lluites entre dos corrents: els isolacionistes o autonomistes i els reintegracionistes o lusistes. Aquestes dues vessants només qüestionen la manera com s’ha d’arribar a la varietat estàndard.

Els isolacionistes es concentraven al voltant de l’Instituto da Lingua Galega, un institut de recerca creat per la Universitat de Santiago de Compostela el 1971 i dirigit per Constantino García, un dialectòleg asturià. Prenien l’ortografia castellana per a descriure les parles de la Galícia autonòmica, com si es tractés d’una llengua àgrafa, és a dir, una llengua sense tradició escrita.

D’altra banda, els reintegracionistes se situaven al voltant de la figura de Carvalho Calero, el primer catedràtic de llengua gallega. Basaven la seva normativa ortogràfica en la història de l’idioma prèvia als Séculos escuros―l’equivalent gallec al terme català «Decadència», que vol descriure el període de castellanització d’entre els segles XIV i XVIII. Volien una normativa convergent amb la portuguesa que permetés la intel·ligibilitat escrita completa amb el conjunt de la lusofonia, amb més de 270 milions de parlants, tot respectant les particularitats de la llengua oral de Galícia.

Carvalho Calero

Si a Santander escriuen igual que a Cadis i a Milà igual que a Nàpols, ¿Per què no poden escriure de la mateixa manera a Ferrol i a Faro? Això és el que defensen els reintegracionistes, ja que creuen que és l’única manera de salvar la llengua pròpia de Galícia. Una escriptura comuna afavoriria la intercomprensió amb la lusofonia, reforçaria els llaços socials i econòmics amb Portugal i dotaria el gallec de prestigi social i de molta més presència –només cal pensar en tots aquells articles que estan etiquetats en portuguès i castellà però no en català o basc.

El gallec es troba submergit en procés de substitució lingüística. Tot i que el 86% de la població gallega afirma poder parlar el gallec, la transmissió de la llengua de pares a fills és equiparable al retrocés lingüístic accelerat de la Catalunya Nord: cada vegada són menys els pares gallegoparlants que decideixen parlar en gallec als fills, molt lluny de les dades enregistrades a Andorra, al Principat o a les Illes Balears. A Galícia hi ha una situació clara de diglòssia: el gallec s’empra per als usos íntims i informals, mentre que el castellà ocupa els usos formals com la feina o la universitat.

La Real Academia Galega és la institució encarregada de la normativització de la llengua gallega i es pressuposava imparcial davant del conflicte lingüístic, ja que en formaven part tant reintegracionistes com isolacionistes. El 1971 va publicar unes normes basades en la història de l’idioma, confluents cap al portuguès. El 1980 es van acordar unes normes ortogràfiques de consens entre reintegracionistes i isolacionistes, que permetia solucions dobles per tal de satisfer tothom. El 1981 es van celebrar eleccions al Parlament de Galícia i va començar a governar Alianza Popular amb Filgueira Valverde com a conseller de cultura de la Xunta de Galicia. Amb la jubilació de Carvalho Calero, el 1982 es van imposar les propostes ortogràfiques de l’Instituto da Lingua Galega, tot desatenent l’opinió d’un sector majoritari afí a Carvalho Calero. Segons Filgueira Valverde, aquestes normes comunes a l’ortografia espanyola havien d’afavorir l’aprenentatge del castellà als nens gallegoparlants.

Tot plegat, és fàcil de veure que les diferències entre una llengua i una altra, o entre dialectes, sovint responen més a criteris polítics que no pas a criteris lingüístics. Des de la lingüística podem determinar que dues llengües estan emparentades i fins i tot podem calcular la intel·ligibilitat mútua –que és del 96% entre el gallec i el portuguès–, però són les motivacions polítiques les que afirmen rotundament que el gallec i el portuguès són dues llengües diferents o, fins i tot, que el català i el valencià no tenen res a veure. Com deia en Saim Inayatullah a l’article de l’abril de l’any passat: «la política mana per sobre dels criteris lingüístics a l’hora de delimitar les llengües».

Grup de Lingüistes per la Diversitat

 

[Font: http://www.nuvol.com]

Con motivo de la celebración del Día del Libro, se expone a continuación un decálogo de expresiones y términos relacionados con el mundo del libro y la edición que suelen plantear dudas.

1. Día del Libro, con mayúsculas iniciales en los sustantivos

El nombre oficial es Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor, con mayúsculas iniciales en las palabras significativas. También la denominación Día del Libro se escribe con mayúscula inicial en los dos sustantivos que la forman.

2. E-book e e-reader, en español, libro electrónico

Para aludir tanto al texto como al soporte en el que se lee, en español se ha impuesto la forma libro electrónicoaunque para el segundo también se usan las expresiones lector electrónico y lector de libros electrónicos. En cualquier caso, se desaconsejan los extranjerismos e-book e e-reader.

3. DRM

La sigla DRM, proveniente de la expresión inglesa digital rights management, se corresponde en español con las expresiones gestión de derechos de contenidos digitales programa anticopias, dependiendo del contexto.

4. Regalía, canon o derechos, alternativas a royalty

Tal como queda recogido en el Diccionario panhispánico de dudas, el término royalty designa la ‘cantidad que se paga al propietario de un derecho a cambio del permiso para ejercerlo’, concepto para el que se pueden emplear en español términos como regalía, canon o derechos.

5. Copyright, anglicismo innecesario

 El anglicismo copyright, que significa ‘derecho de explotación y reproducción de una obra intelectual, artística o científica’, puede traducirse al español por derechos de autor o derechos de edición.

6. Traducciones de stock

Formas genuinamente españolas como existenciasreservas o sobrantes pueden suplir a la voz inglesa stock.

7. Estandcasetaexpositor…, alternativas a stand

La palabra estand (plural, estands), adaptación hispanizada de stand, que se emplea con frecuencia en las noticias sobre las ferias y congresos relacionados con el libro y la edición, ya está recogida en el diccionario académico con el significado de ‘instalación dentro de un mercado o feria, para la exposición o venta de productos’. Otras alternativas a stand pueden ser caseta, puesto expositor.

8. Paperback significa de tapa blanda

La voz inglesa paperback, que alude al material con el que se fabrican las tapas de los libros, equivale en español a edición en rústica o a libro de tapa blanda, aunque a veces también se traduce por edición de bolsillo, ya que este tipo de ediciones casi siempre presentan encuadernaciones de tapa blanda.

9. Superventas, mejor que best seller

Best seller (o sus variantes best-seller, con guion, y bestseller, todo junto) es un anglicismo del que se puede prescindir, pues el término español superventas significa exactamente lo mismotal como queda recogido en el diccionario académico: ‘Dicho de un libro, de un disco, etc.: Que ha alcanzado un extraordinario número de ejemplares vendidos’.

10. Bibliotráiler, opción válida para booktrailer

El término bibliotráiler es una alternativa adecuada en español al anglicismo booktrailer, que se utiliza para referirse a los vídeos promocionales de libros.

11. Exlibris, en una sola palabra y en redonda

El exlibris es la etiqueta o sello grabado que se estampa normalmente en las primeras páginas y en el que consta el nombre del dueño o el de la biblioteca a la que pertenece el libro. Según la última edición de la ortografía académica, al ser un latinismo plenamente asentado en español, se escribe sin resalte tipográfico y en una sola palabra: «exlibris».

12. Fe de erratas no es lo mismo que fe de errores

Fe de erratas hace referencia a la lista de errores tipográficos que aparecen en un libro, mientras que fe de errores suele aludir a las informaciones erróneas que aparecen en los periódicos.

13. Librerías de lance

Las librerías de lance, también conocidas como librerías de viejo, librerías de anticuario y librerías para bibliófilos, son los establecimientos que se dedican a la venta de libros usados o raros.

14. Incunable

El término incunable se aplica solo a los libros que fueron imprimidos entre la fecha del nacimiento de la imprenta en Occidente, en 1453, y el 1 de enero de 1501.

 

No obstante, si por alguna razón en alguno de los puntos anteriores se prefiere usar los términos ingleses, ha de hacerse en cursiva, o entre comillas cuando no se disponga de ese tipo de letra.

 

[Foto: archivo Efe/Marta Pérez – fuente: http://www.fundeu.es]

Une « dictée pour tous » en octobre 2019, au Château de Versailles. Thomas Samson/AFP

Écrit par Christophe Benzitoun

Maître de conférences en linguistique française, Université de Lorraine

S’il y a bien un sujet qui transcende les clivages politiques et idéologiques, c’est la langue française. Il existe un large consensus concernant l’importance d’en connaître les formes correctes. C’est un instrument incontournable de la vie démocratique qui permet l’émancipation. Elle est considérée comme la pierre angulaire de la méritocratie républicaine, cette croyance qui veut que tout citoyen serait capable de la maîtriser au prix d’efforts consentis au sein de l’école de la République.

Des dizaines de milliers de professeurs œuvrent au quotidien pour aider l’ensemble des élèves, et plus particulièrement ceux issus de milieux défavorisés, à y parvenir. On ne compte plus les dictées, parfois « géantes » organisées aux quatre coins de France. Il existe même des plates-formes de remise à niveau en orthographe et la grammaire s’invite désormais au lycée.

Pourtant, malgré toute cette attention et ces milliers d’heures qui y sont consacrées, le niveau en langue est loin de l’excellence visée.

Des difficultés bien identifiées

7 % de la population adulte scolarisée en France est en situation d’illettrisme. Moins d’un élève sur deux en début de sixième est capable d’accorder correctement le verbe à son sujet dans la phrase « Des roses jaunes parfument le salon ». Seulement un élève de CM2 sur quatre parvient à orthographier correctement « inquiets » dans « Papa et maman, inquiets ». Même le président de la République, Emmanuel Macron, a été épinglé pour avoir écrit : « les traces qui nous permettronS ». Jean‑Michel Blanquer, l’actuel Ministre de l’Education, n’est pas en reste, ayant été distingué pour sa maîtrise approximative du passé simple.

En réalité, tout le monde est en butte à des difficultés plus ou moins importantes et rares sont les personnes pouvant se prévaloir d’une connaissance fine de la langue française. L’importance qui y est accordée, d’une part, et les erreurs généralisées, d’autre part, ont pour conséquence une pratique largement répandue : s’offusquer ou se moquer des fautes des autres et en profiter, au passage, pour dévaloriser le fautif.

Non, ce n’était pas mieux avant

Pour expliquer l’écart qu’il existe entre les discours et la réalité, il est nécessaire de décortiquer le problème. On entend souvent l’argument d’un supposé laxisme entraînant le déclin du français. On retrouve ici un motif bien connu : le syndrome du « c’était mieux avant ». Mais pour la langue française, ce supposé âge d’or n’a jamais existé. C’est la focalisation exclusive sur les textes littéraires qui entretient cette illusion. Et il ne faut pas perdre de vue que, jusqu’à une période récente, très peu de personnes étaient capables d’écrire en français. La large diffusion de l’écrit remonte à 1945.

Quant à la comparaison à un siècle d’intervalle, elle est loin d’être aisée. En effet, quand on dispose d’un échantillon représentatif d’un côté et des meilleurs élèves de l’autre, il est difficile d’en tirer des conclusions. Toujours est-il que l’on peut affirmer qu’il n’y a jamais eu autant de personnes écrivant quotidiennement français qu’aujourd’hui. Ainsi, le niveau moyen de la population est forcément meilleur qu’il y a un siècle.

Pour autant, ce niveau est-il suffisant pour une insertion réussie sur le marché du travail à une époque où savoir écrire est une compétence incontournable ? La réponse est sans doute négative. Et, contrairement à une idée reçue, ce n’est pas un problème purement français. Que ce soit au Canada, en Suisse ou en Belgique, les constats sont exactement les mêmes : une vision catastrophiste quant aux difficultés rencontrées par les élèves. Il faut donc chercher un autre coupable que le système scolaire français.

Plusieurs explications

Il y a en réalité deux paramètres principaux permettant d’expliquer ce phénomène. Le premier, c’est le nombre insuffisant d’heures d’enseignement. La majorité des élèves ne pourra pas dominer la langue française à partir du seul temps passé sur les bancs de l’école. Cela va donc créer des inégalités entre les enfants ayant de l’aide à la maison et les autres. Les études scientifiques montrent clairement le lien existant entre difficultés en français et milieux défavorisés.

Le second paramètre explicatif repose sur le caractère linguistiquement inadapté de l’orthographe française.

Elle souffre en effet de deux défauts majeurs : la déconnexion de l’oral et l’absence de régularité. Concrètement, la place de l’orthographe grammaticale s’est fortement réduite à l’oral et à partir de ressemblances formelles il est difficile de savoir comment s’écrit un mot.

« On écrit je prends mais je peinstu couds mais tu résousil vend et… ça craint ! » (Enfreindre ou absoudre, Hoedt & Piron)

Il a donc fallu rédiger des centaines de règles spécifiques et dresser des listes pour permettre aux élèves d’apprendre les conjugaisons, les pluriels irréguliers, les accords, etc. Or, la conjonction entre l’indépendance de l’écrit et le grand nombre d’informations à mémoriser ne fait pas bon ménage. Cela a une conséquence pratique : il faut plus de temps pour apprendre à écrire en français que dans la plupart des autres langues alphabétiques. Plus l’écrit est proche de l’oral, plus il est facile d’apprendre à écrire. Dans les évaluations internationales des systèmes éducatifs, cela revient donc à comparer deux épreuves distinctes : une course de 100m à une course de 110m haies. Il n’est donc pas étonnant que les petits Français soient à la traîne.

De plus, l’attachement viscéral à une forme pure immuable, en s’opposant systématiquement à toute évolution, fait courir un risque au français. Les langues naturelles cessent d’évoluer uniquement quand elles sont mortes. Les puristes, sincères dans leur combat pour la défense du français, risquent finalement d’aboutir au résultat inverse de celui escompté. Et les premières victimes sont les élèves et plus particulièrement ceux de milieux défavorisés. C’est donc le figement de la forme de référence, du bon usage, ainsi que son contenu qui expliquent au moins en partie les problèmes actuels. Pour ne pas que la situation empire, il faut agir vite.

Ni pure ni soumise

La langue française est une œuvre collective abritée en chacun de nous. Elle se modèle au gré des usages que nous en faisons. Elle n’est ni pure ni soumise (j’emprunte l’expression à Alain Rey). Dans un ouvrage paraissant le 6 mai 2021, j’aborde les problèmes que pose la distorsion qu’il existe entre la langue réellement en usage et le « bon usage ». La définition d’un bon usage mieux adapté à notre situation contemporaine est un enjeu démocratique majeur.

Pour défendre la langue française, encore faut-il laisser les locutrices et les locuteurs s’exprimer avec tolérance et convivialité ! Et plutôt que se moquer des personnes qui font des « fautes de français », il paraît plus fécond d’évaluer avec objectivité les problèmes que pose la norme à acquérir.

 

[Source : http://www.theconversation.com]

Para celebrar el bicentenario de Baudelaire (1821-1867), este 9 de abril, compartimos la siguiente conversación con uno de sus más recientes biógrafos. Alguien que supo comprender a cabalidad, sin solemnidad ni abstracciones, el abismo entre la persona y el poema, entre el espanto y la belleza que rodean la vida de uno de los poetas más influyentes del mundo.

Escrito por Tewfik Hakem y Jean Teulé

Tewfik Hakem: ¿Se puede ser el mayor poeta de la historia y al mismo tiempo un inmundo, un perverso? Es lo que plantea Jean Teulé en su biografía Crénom Baudelaire (2020). Contar la vida, de manera novelada, de Charles Baudelaire, desde sus 5 años hasta la edad de su muerte, a los 45. Contar su vida como si fuera una estrella de rock, una estrella decadente de rock porque lo descubrimos insoportable, loco, cruel, definitivamente malvado, nunca contento, para retomar su frase, descontento incluso consigo mismo.

Jean Teulé: Sí, él decía eso. “Descontento con todos y descontento conmigo mismo”. Detestaba absolutamente a todos, pero también se detestaba a sí mismo y de hecho dijo esta frase extraordinaria: “si tuviera un hijo que se me pareciera, lo mataría por horror a mí mismo”.

TH: Empecemos por explicar el título de su libro: Crénom Baudelaire. “Crénom” es la contracción de “sacré nom de Dieu” [santo nombre de Dios]. Es la blasfemia que lanza Baudelaire cuando se tropieza mientras visita una iglesia en Bélgica.

JT: El 15 de marzo de 1866 visitaba la iglesia Saint-Loup de Namur junto con su editor y un joven pintor que se llamaba Félicien Rops. Al salir de la iglesia, al pasar el portal no ve un peldaño y se cae de frente y ahí dice: “¡Crénom!”, como si al tirar una taza de café dijéramos “¡ah, mierda!”. Durante más de un año y hasta su muerte no dijo otra palabra más que “crénom”.

TH: Se bloqueó con esa palabra.

JT: Exacto. Cuando uno ha sido el Everest de la poesía, cuando uno ha inventado tantas imágenes y asociaciones de palabras, acabar con una palabra tan estúpida pues no es tener mucha suerte.

TH: Usted cuenta la historia de un hombre ruin, pero en su libro integra usted su poesía como si hubiera que demostrarnos a los lectores que se puede ser a la vez un intratable y un poeta excepcional.

JT: Exactamente eso quise hacer. Tenía ganas de que la gente siguiera sus barrabasadas y también de repente colar un poema para decirse: “¡ah, vaya, pero era capaz de escribir así!”. Es tan contradictorio.

TH: La idea era entonces ver cómo se podía pasar de detestarlo a admirar a ese sublime rufián, porque el autor de Las flores del mal también se narra a sí mismo a través de su poesía.

JT: Sí. Sobre Las flores del mal él había dicho: “Quiero poner en este libro todo mi odio y todo mi asco hacia cualquier cosa”. Y cuando su editor, [Auguste] Poulet-Malassis —nombre real, ¿eh? [traducible como: “Pollo-Malsentado”] y al que él siempre llamó “Coco-Malperché” [“Coco-Malcolgado”], le decía: “¿A qué van a parecerse esas Flores del mal?”, Baudelaire le contestó: “Será como una explosión de gas en una cristalería”. Y en verdad fue lo que ocurrió porque, tan pronto salió el libro, le cayó encima la justicia por ultraje a la moral pública y al bienestar.

TH: Por unos trece poemas de cien…

JT: Claro, trece de cien, lo cual no está nada mal. También lo demandaron por “reducir a la nada a los creyentes del cristianismo”. Dicho esto, en un poema que se llama “La negación de San Pedro”, si mal no recuerdo, empieza diciendo: “¿Qué hace Dios con las olas constantes de anatemas / que cada día ascienden hasta sus Serafines? / Como un tirano, harto de viandas y de vinos / se duerme al dulce son de terribles blasfemias”. Y el último verso es: “Negó a Jesús san Pedro… ¡fue un buen comportamiento!”.1

TH: ¿Nos puede contar, Jean Teulé, cómo hizo para narrar la vida de Baudelaire, a partir de su correspondencia, de biografías ya publicadas y de investigaciones en bibliotecas? Pero, antes de eso, ¿cómo descubrió usted mismo a Baudelaire? ¿Lo descubrió en la secundaria, en la preparatoria?

JT: Sí, de adolescente en una escuela de dibujo en la que estaba, cuando tenía quince años. Mis amigos y yo estábamos vueltos locos con Las flores del mal. Yo ya había leído muchísimas cosas sobre Baudelaire. Muchísimos intelectuales hablan de Baudelaire, de su pensamiento, y todo me parecía algo demasiado aburrido. Y durante mucho tiempo dije: nunca escribiré sobre Baudelaire porque es verdaderamente muy misógino, muy desagradable. En un momento me puse a leer biografías y, sobre todo, testimonios de todos los que lo habían conocido y escuchado lo que contaba. Me dije: es una vida extremadamente novelesca, que nunca se ha contado como yo lo hago, porque todo el mundo es muy bien portado, a Baudelaire no se le toca, no se puede.

TH: Pero todo el mundo se sabe sus frases, de todos modos.

JT: Sí, pero no creo que todas. Yo digo aquí que fue el primer punk en la Tierra. Simplemente por su apariencia. Era un tipo archi-dandi que decía: “Quiero vivir una vida de dandi como si tuviera que pasarme la vida frente a un espejo, para hacerles olvidar a los demás que, de hecho, estoy constituido a partir de músculos, tejidos, fluidos líquidos, secreciones fisiológicas”. Se pintaba los pelos de verde, se paseaba con una boa de plumas de avestruz alrededor del cuello. Y hay otra cosa que es de verdad algo de punks y de lo que habló en uno de sus poemas en prosa. Él vivió en París mientras se hacían las obras de Haussman, en las que reconstruían toda la ciudad y al él le gustaba mucho acercarse de noche a las obras, donde siempre había un tonel de pólvora que serviría, a la mañana siguiente, para demoler las fachadas de los edificios. Y, ahí, de noche, bajo la claridad del farol se prendía un puro, para ver, para arriesgar el pellejo, para conocer el placer de la ansiedad, para hacerse el temerario y luego se regresaba a escribir Las flores del mal. Para mí Baudelaire es eso: es el tipo que prende un puro cerca de un tonel de pólvora. Tiene una forma de arriesgar el pellejo, de irse a lo más extremo.

TH: Y para usted, de Las flores del mal —porque es realmente en torno a este libro que construyó su biografía— si hubiera que citar un verso, ¿cuál sería?

JT: “Cuando el cielo plomizo pesa como una losa” [“Quand le ciel bas et lourd pèse comme un couvercle”]. Porque Baudelaire puso patas arriba la poesía francesa. Nadie había escrito un verso así, nunca. Es tan moderno y la imagen tiene tanta fuerza que hizo estallar todo por los aires. El socio de su editor, que también era el cuñado de Poulet-Malassis, le reprochaba que escribiera así. Le decía: “¿Por qué no celebra usted lo antiguo como sus colegas?” Y Baudelaire le contestaba: “¿y dónde conocieron los antiguos a los antiguos? ¿Mis colegas ven acaso gente en las calles caminar con peplos al hombro? ¿A qué responde la forma griega en nuestra época? ¿No tenemos acaso hoy otras pasiones, otra moral, otros vicios que rimar? La carta de un campesino sin ortografía es más humana que sus fosas”. Así le dio la vuelta a todo. Por eso nos conmueve tanto.

TH: Las flores del mal son el centro de su libro y ese Baudelaire que era dandi porque también era mundano, porque era testigo de que París se convertía en una “Ciudad Luz”. Precisamente en esa época. Pero también hizo otras cosas: tradujo a Poe, fue crítico de arte…

JT: Un crítico de arte malo.

TH: Bueno, ahí está, para usted Baudelaire es Las flores del mal y solo Las flores del mal.

JT: Es autor de un solo libro.

TH: Los paraísos artificiales, por ejemplo, ¿qué le parece?

JT: No es muy bueno. Un comedor de opio tampoco. Es en verdad autor de un solo libro, y un libro corto, de cien poemas. Y, después, se prohibieron seis —porque de los trece que fueron condenados se prohibieron realmente seis— pero quedaron prohibidos hasta 1949. Durante 92 años, prohibición de leer seis poemas de Baudelaire. Algo terrible.

TH: Al final de su libro, me quedé sin saber si este personaje lo fascina o si más bien lo asusta.

JT: Las dos cosas. Pero lo que sentí al escribirlo, y lo que parecen sentir quienes lo han leído, es que a pesar de tantas barrabasadas y de frases insoportables, poco a poco se vuelve cada vez más emotivo y conmovedor. Y creo que fue hipersensitivo, alguien que al final de su vida estaba tan atacado por la sífilis, por las drogas —hachís, opio, éter— que había llegado a un nivel de sensibilidad demente, invivible. Y en ese entonces decía: “Un hombre que me cruzo por la calle, un hombre que camina atrás de mí, un perro o un niño que me cruzo, me dan ganas de desmayarme”. Él no era más que sensibilidad, pero llevada a tal extremo que debió haber sido insoportable. Ser Baudelaire debe haber sido invivible.

TH: Da la impresión de que usted no interviene, de que usted solo narra la historia de Charles Baudelaire y la ilustra, claro, con sus poemas. Usted cuenta esas barrabasadas de hombre misógino, a priori misógino, y lo que le hacía a las mujeres, no solo a las prostitutas sino también a sus amantes, pero ¿cómo podía ese hombre pensar en mujeres horrendas, rechazadas por todo el mundo, que a la vez fueran muy deseables, a las que dedicó tantos poemas, incluyendo a mujeres ancianas?

JT: Exactamente. Le gustaban las mujeres distintas de los cánones clásicos y, cuando se refiere usted a las mujeres ancianas, claro, uno de sus poemas más hermosos, un poema largo, se llama “Las viejecitas” [“Les petites vieilles”]. En él se interesa en las ancianitas, envejecidas, a las que llama “octogenarias Evas”.

En los mil recovecos de las viejas ciudades,
donde, incluso el horror, tiene ciertos encantos,
acecho, respondiendo a fatales humores,
a unos seres amables, decrépitos y extraños.
Monstruos rotos que antaño fueron también mujeres,
Eponinas o Lais. Dislocadas, jibosas
o torcidas, ¡amadlas! Son almas todavía
bajo sus rotas faldas y sus telas raídas.
[…]

Ese poema es de una ternura… Pero, aparte de esto, Baudelaire era de una crueldad total. Hay un alejandrino suyo, por ejemplo, un alejandrino perfecto, con dos hemistiquios: “De la necesidad de pegarle a las mujeres”, lo cual es completamente imbécil. Quería ir derechito a lo peor, siempre, como él decía. También decía: “Idolatro el misterio de la fealdad. La sed de lo desconocido y el gusto por lo horrible me inspiran.” Quería meterse al lodo: “Quiero moldear lodo para extraer oro”. Un gambusino, Baudelaire. Iba a buscar lo atractivo a otra parte y, por ejemplo, amaba a las mujeres feas o muy flacas. Decía: “La flacura me parece más indecente. Las mujeres flacas están más desnudas que las otras”.

HT: Le gustaba que lo detestaran, ¿no?

JT: Adoraba eso. Decía: “Con mi talento desagradable quisiera poner a toda la humanidad contra mí. Veo ahí un gozo que me consolaría de todo”. Muy extraño, puesto que todos los artistas, lógicamente, quieren ser amados, él quería que lo detestaran.

HT: Incluso los impresores. Usted narra eso, Jean Teulé, que volvía locos a los impresores. Les reclamaba que los caracteres estuvieran un poco torcidos, feos.

JT: Sí, en algún momento su editor le dijo: “Usted subrayó aquí una efe. ¿Qué tiene esta efe?”. Baudelaire le contestó: “Está un poco muy inclinada”. “Es normal que esté inclinada, es una efe en cursivas”, contestó el editor. “Sí, pero está un poquito muy inclinada”. “¿Y entonces qué hacemos?” “Pues hay que enderezarla un poquito”. Y los dos compositores de Alençon, donde se imprimió el libro, se volvían locos. Los insultaba cuando mandaba este tipo de correcciones.

HT: Usted ya trabajó a Rimbaud, Verlaine y ahora Baudelaire. ¿Nos invita a redescubrir la vida de los poetas?

JT: No, no, porque este es el pompón. Aquí sí le quité la cola al Mickey. No hay nadie peor ni más grande que Baudelaire. Sin Baudelaire no hubiera habido Verlaine, Rimbaud, Mallarmé. Él abrió todo. Así que termino con lo mejor.

Tewfik Hakem
Periodista de France Culture.

Jean Teulé
Escritor polifacético. Se ha dedicado al cine, al cómic y a la televisión. Es autor, entre otros libros de: Rainbow pour Rimbaud (1991), Ô Verlaine (2004) y Je, François Villon (2006).

Nota editorial: esta entrevista se transmitió en el programa de radio “Le réveil culturel” de France Culture el 9 de noviembre de 2020. © Radio France.


1 Todas las traducciones vienen de la edición de Enrique López Castellón de Las flores del mal, Madrid, Akal, 2017.

[Fuente: http://www.nexos.com.mx]

 

« ¿Papá, es verdad que mataste a cientos de personas? » Esta no es ciertamente una pregunta con la que muchos hijos e hijas sientan la necesidad de interpelar a sus padres. Pero para un grupo de mujeres en Argentina, se ha vuelto ineludible y urgente.

« Salimos a decir que somos hijas biológicas de estos genocidas pero repudiamos lo que hicieron nuestros padres ». El de Paula le contó que trabajaba para la policía secreta. Origen: Paula

Publicado por Valeria Perasso

Sus padres han sido acusados y, en muchos casos, condenados por algunos de los peores crímenes cometidos en la historia reciente de Argentina: fueron policías y militares represores durante el último régimen militar.

Desde 1976 y por casi siete años, las juntas militares que tuvieron el control del país persiguieron a sus oponentes políticos – comunistas, socialistas, estudiantes, artistas, líderes sindicales… todo aquel a quien consideraran una amenaza- y secuestraron, torturaron y dieron muerte a miles de ciudadanos.

Esta es la historia de dos hijas de aquellos hombres que, tras cuatro décadas, alzan públicamente la voz contra sus padres.

El temible Doctor K

Analía con su padre, Eduardo Emilio Kalinec

Analía Kalinec. 40 años. Ojos claros, grandes y silenciosos. Se presenta: « Soy maestra, psicóloga, mamá de dos… y también la hija de un genocida ».

« Mi papá nació en 1952, en el marco de una familia de clase media que tuvo vicisitudes económicas. Él abandona sus estudios en tercer año del secundario y decide ingresar a la Policía Federal allá por el 73, muy jovencito.

Yo nací en dictadura y siempre supe que mi papá era policía, no nos hacíamos la pregunta de a qué se dedicaba o qué hacía. En casa era un papá muy presente, pero yo nunca le preguntaba nada. Una ‘familia tipo’, que nos juntábamos a comer asado, íbamos al club de la policía o íbamos con mi papá a pescar… Él era el padre proveedor, muy querido, muy respetado dentro de casa. Éramos cuatro hermanas y vivíamos en nuestra burbuja. Después nos fuimos casando y teniendo hijos, como se esperaba de nosotras. Yo fui la que más tardó de las cuatro y me casé con apenas 22 años… ¡imagínate!

Así la vida. Hasta el año 2005.

Último día de agosto. Estaba en casa cuando recibí una llamada de teléfono. Era mi mamá. ‘Mirá, no te asustes, papá está preso. Pero quedate tranquila, va a salir’.

Hasta esa llamada, yo nunca había vinculado a mi papá con la dictadura, ni remotamente… Ni remotamente. »

titulo

Eduardo Emilio Kalinec, comisario, fue puesto en prisión preventiva. Había testigos que lo mencionaban. Acusaciones de delitos graves: 181 víctimas, cargos de secuestro, tortura y asesinato. Él tranquilizó a su familia diciendo que se trataba de una operación política en su contra.

titulo

« Al otro día de esa llamada lo vamos a visitar a mi papá a la cárcel. Y nos dice que no tenemos que creer nada, que se van a decir muchas mentiras pero que él no tiene nada de qué arrepentirse. Que él salió a pelear una guerra y que esto ahora está pasando porque los ‘zurdos revanchistas’, como los llamó, han llegado al poder [en alusión al gobierno del entonces presidente Néstor Kirchner].

Yo no entendía nada, para mí la dictadura era algo del pasado. Yo era totalmente ajena a lo que pasaba en el país. Trabajaba en una escuela privada, me juntaba los fines de semana con mis hermanas, nos movíamos entre familias de policías compañeros de mi papá y ese era mi círculo. No tenía forma de acceder a un montón de información y tampoco me interesaba, digamos. Mis papás además buscaban mantener un estado de asepsia, ‘nosotros no nos metemos en política, somos apolíticos’.

Tanques y soldados frente a la Casa Rosada

Tanques y soldados frente a la Casa Rosada de Buenos Aires, el 24 de marzo de 1976. Un golpe militar derrocó a la entonces presidenta Isabel Perón. Foto: AFP

Y bueno, cuando mi papá queda preso yo empiezo con mucha dificultad a tratar de poner todo en contexto. Los primeros tres años fueron de negación absoluta. De entender la dictadura, de entender la lucha de las Madres y de las Abuelas [de Plaza de Mayo] y empatizar con ellas, pero decir que mi papá no tenía nada que ver con eso. Que era un error, que estaba bien los juicios pero que con mi papá se habían equivocado.

Hasta que, en el año 2008, elevan la causa a juicio oral. ¿Juicio oral, hay méritos para que vaya a juicio oral? Ahí ya empiezo a pensar que lo que mi papá me decía no era tan así… »

titulo

Kalinec fue uno de 15 imputados en el primer juicio del llamado Circuito ABO – un acrónimo de los centros clandestinos Atlético, Banco y Olimpo, que operaron de manera sucesiva entre 1976 y 1979. Tanto los represores a cargo como muchos de los detenidos fueron transferidos de un centro a otro.

titulo

« Leí la causa, que hasta ese momento no la había leído. Era leer a toda velocidad y decir ‘que no aparezca su nombre, por favor que no aparezca su nombre’. Y no querer omitir ningún renglón como para estar segura de que no me lo había salteado, y que de repente aparezca… Kalinec. Recuerdo patente ese momento…

Leí los testimonios, las descripciones de lo que había sido un campo de concentración. Crear todo ese mapa en mi cabeza y ubicar a mi papá dentro de ese mapa se me hacía intolerable y dificultoso ».

Eduardo Kalinec de joven, foto de policía

Eduardo Kalinec, un policía joven pero temible bajo el alias Doctor K. Foto: Analía Kalinec

titulo

Para los sobrevivientes que dieron testimonio, el padre de Analía era « el Doctor K« Un alias, como tenían muchos integrantes de los grupos de tareas para esconder su verdadera identidad.

titulo

« Yo sabía que le decían Doctor K porque él mismo me lo había dicho, aunque después siempre lo negó. Una vez le pregunté por qué y él me ‘mandó fruta’, me dijo que le decían doctor porque siempre fue muy correcto y parecía un abogado. A mi marido le dio otra explicación, le dijo que era por un limpiador que había en esa época, de marca Doctor K: él era el que hacía la limpieza. Terrible. Y después (encontré) otro dato que no es menor: él era el doctor y a la sala de tortura le decían quirófano.

Entonces voy a buscar respuestas al único lugar que yo tenía, que era mi propia familia. Y ahí me encuentro con un papá que quiere justificar lo injustificable y, cuando yo lo increpo y le digo ‘cómo que no hiciste nada, si están todos estos testimonios en la causa’, me termina confirmando lo que a mí tanto miedo me daba.

Me confirma su participación de modo personal.

Era parte de las patotas que salían a secuestrar y llevaban a las personas a los centros clandestinos. Él ahora tiene 67 años, en la dictadura era un hombre de 24 o 25. Era de los que ejecutaban las órdenes, no de los que las daban. Y así y todo, en algunas frases textuales los sobrevivientes dicen que lo conocían como alguien muy cruel dentro de los campos de concentración. Había algunos represores a los que les tenían más miedo que a otros. Y mi papá era de los que metían miedo ».

Operación en las calles de Buenos Aires durante el régimen militar

Cuando la junta militar tomó control del país, las fuerzas de seguridad persiguieron a quienes consideraron « subversivos ». Miles fueron detenidos y llevados a prisiones clandestinas. Foto: GETTY IMAGES

 
line

El « quirófano » y la picana: voces de los sobrevivientes

Decenas de testigos, en distintas instancias judiciales, señalaron a Eduardo Kalinec como partícipe en interrogatorios y sesiones de tortura en los centros clandestinos.

Ocho de ellos, en el juicio por el Circuito ABO que llevó a su condena perpetua. Lo describieron como un joven de cabello oscuro, « morrudo », retacón, con cuello grueso, voz aguda.

« Bastante temido dentro » y « muy cruel » con los detenidos, según los relatos.

Ana María Careaga tenía 16 años y un embarazo de tres meses cuando se la llevaron. El Doctor K le pegaba patadas cada vez que la veía en la antesala del baño. En una ocasión le reprochó a los gritos el no haber dicho que estaba embarazada. « ¿Querés que te abra de piernas y te haga abortar? »

Miguel D’Agostino lo identificó como uno de tres hombres que lo sometieron a cinco días de interrogatorio con picana eléctrica en el « quirófano ».

El CCDTyE "Olimpo"

El ex centro clandestino El Olimpo, donde estaba basado Kalinec. Funcionó durante 17 meses y se estima que por allí pasaron unos 500 secuestrados. Foto de la autora

Delia Barrera también fue víctima de tortura durante los 92 días que estuvo detenida en El Atlético. Corría 1977 y ella tenía 22 años.

« Tengo el tabique (antifaz) puesto y siento muchas voces alrededor. Y una voz dice ‘comiencen’ y ahí comenzaron a pegarme, a golpearme. De ahí me llevan arrastrada de los pelos hasta lo que ellos llaman quirófano. Eran tres salas, uno escuchaba mientras torturaban a otros al lado », relató Barrera a BBC Mundo.

« Me obligan a desnudarme. Me atan a una cama metálica, me abren las piernas, me atan un cable en el dedo pulgar del pie izquierdo y me hacen escuchar un ruido: shhhhh. Y me dicen ‘¿Lo conoces? Bueno, ahora lo vas a conocer’. Y ahí empiezan con las descargas de la picana.

Me culpaban de haber puesto bombas en el departamento de Policía, que yo nunca hice. Me pedían nombres de compañeros de militancia. Y la tortura duraba y duraba… »

Centro de detención El Olimpo

El Olimpo, una esquina de ventanas tapiadas en el barrio porteño de Flores. Foto: CONADEP

Tras una sesión de tortura se cruzó con Kalinec.

« Me habían golpeado mucho y me llevan a la enfermería, me interroga un represor al que llamaban Doctor K, así que yo pensé ‘ah, un médico’. Me dijo que tenía las costillas fisuradas, pero que no me iba a vendar porque podía ahorcarme con las vendas. Pero yo logré espiarlo, tenía el tabique medio levantado y nunca me olvidé de esa cara de Kalinec. En el juicio estaba peinado con raya y gomina, pero los bigotes los tenía. Cuando los jueces me preguntan si yo reconozco a alguien, les digo ‘ahí está, Doctor K, Kalinec’. No me podía olvidar de Kalinec ».

titulo

Delia fue liberada y vivió para contarlo, con secuelas físicas y mentales. Cicatrices por la picana, una costilla mal soldada, reiterados intentos de suicidio.

Otros no corrieron la misma suerte. Entre ellos, su esposo Hugo Alberto Scutari. No lo ha vuelto a ver desde que compartieron celda por unas semanas en El Atlético. Hoy es uno de los detenidos-desaparecidos del régimen: aunque el número exacto es objeto de disputa, los organismos de derechos humanos calculan que fueron unos 30.000.

titulo
Desaparecidos del circuito ABO

La mayoría de los presos que pasaron por el Circuito ABO continúan desaparecidos. Foto: CONADEP

line

Las cartas

Analía confrontó a su padre con la evidencia que le proveyó la causa judicial.

« Después de una conversación en la cárcel, donde él se puso muy incómodo y nervioso, yo sentí una especie de liberación. Volví a casa y escribí Carta abierta a un represor. En mi familia siempre fuimos de escribirnos cartas. Y pongo el nombre ‘represor’ con todo. Yo ahora lo digo totalmente naturalizado, pero había que poner esa palabra… Y como no se lo podía decir en la cara, lo escribí.

Ese día en la cárcel fue, sin que yo lo supiera, la última vez que vi a mi papá.

No me imaginé ni remotamente la dimensión que iba a tomar esa rebelión mía de atreverme a dudar de él. Después aparece todo el reproche de mi mamá y mis hermanas: ‘¡Cómo le vas a decir eso justo en este momento que más nos necesita, tenemos que estar unidos y vos le venís con eso!’ Mis hermanas, que son también policías, siempre se pusieron del lado de mi papá. Hoy no tengo trato con ellas.

Kalinec

Eduardo Emilio Kalinec, durante el juicio. Fue condenado a prisión perpetua. Foto: CIJ

En ese momento también empecé, más allá de las cartas, a hacer un registro narrativo personal pensando en mis hijos y en cómo explicarles que de repente se habían quedado sin abuelos, sin primos, sin tías.

Y la cosa empezó medio verborrágica, hablando con ellos con toda la verdad. Al punto que un día me llaman del jardín de infantes y me dicen ‘Mirá, necesitamos una entrevista con vos, porque Gino (hijo mayor, entonces de 4 años) le contó a sus compañeritos que su abuelito estaba preso porque había matado a muchas personas’. Y los compañeritos empezaron a preguntar si tenía ametralladoras, si tenía tanques… Y la maestra casi se cae ahí redonda.

Es un trabajo constante el de reconciliar esa imagen del Doctor K con la del padre querido. Dentro de lo que es el mundo intrafamiliar, yo lo recuerdo haciéndonos cosquillas, abrazándonos…

Y en un primer momento fue más fuerte la disociación. Yo me acuerdo que decía: ‘Bueno, por un lado está mi papá y por otro lado está el genocida’. Y elaborándolo en terapia, termino reconociendo que no, que es siempre la misma persona, una única persona con una parte que mantiene oculta pero que forma parte de él y a mí ya no me engaña ».

titulo

Kalinec fue sentenciado a prisión perpetua en diciembre de 2010 por homicidio calificado, tormentos y privación ilegítima de la libertad agravada por haber sido cometida por funcionario público. Él niega los cargos.

De los casi 3.300 investigados por delitos de lesa humanidad desde que se reabrieron los juicios, en 2007, 962 personas han sido condenadas en 238 causas, según el último informe de la Procuraduría de Crímenes contra la Humanidad. Todavía hay más de 350 causas en trámite.

titulo
Primer juicio del circuito ABO, con lectura de sentencia en diciembre de 2010

Quince imputados en el primer juicio del circuito ABO. (En la imagen, Kalinec mira sus notas en segunda fila, segundo desde la izquierda). Foto: CIJ

Línea

Secreto del policía infiltrado

Pero no todos los exintegrantes de las fuerzas de seguridad llegan al banquillo. El padre de Paula (*) es uno de ellos.

« Nací en Buenos Aires, en 1980, cuando la dictadura estaba en pleno apogeo.

Desde que me di cuenta de que lo que sabía que había ocurrido en la dictadura había sido responsabilidad de mi padre, que él había trabajado para ellos, me acompaña este sentimiento de vergüenza y de culpa, como si yo fuera una cómplice. Porque… sé todo esto y no hay nada que pueda hacer. Soy custodia de un secreto que yo no quiero guardar.

Paula y su padre

Recién a los 14 años Paula supo que su padre trabajaba para los servicios de inteligencia. Imagen: Paula

En mi caso, mi padre nunca fue llevado a la Justicia. ¿Cómo estoy segura de que es culpable? Bueno, ¡porque él me lo dijo! Sé que fue parte de la represión porque me lo dijo. Mi papá trabajaba para los servicios de inteligencia, probablemente como espía.

Cuando tenía 14 años, mi papá nos llevó a mi hermano y a mí a un café y nos contó que era policía. Nosotros no teníamos ni idea. Nos dijo que él había participado en la ‘guerra contra la subversión’, así la llamó. Y que estaba orgulloso, se sentía héroe. Yo en ese momento no entendí. Me tomó tiempo, sabés, como dos meses tardé en digerirlo.

Soldados catean a un civil en Buenos Aires en 1977.

Soldados catean a un civil en Buenos Aires, 1977. Foto: GETTY IMAGES

Solía infiltrar distintos grupos, de estudiantes o trabajadores sociales o cualquiera que a los militares no les gustara. Y ‘marcaba’ a los militantes, les pasaba los nombres a sus superiores.

Era muy joven, de veintipico, y por las fotos que había en casa no parecía un policía. Tenía el pelo largo y usaba camisas sueltas, como cualquier tipo normal de los años 70. Lo que yo sabía es que era abogado. Nosotros no socializábamos con otros policías, en casa se escuchaba música ‘prohibida’ como (Joan Manuel) Serrat… Si vos veías a mi papá no decías ‘ah, un policía’. En mi casa nunca jamás vimos un uniforme. Nunca.

Cuando él nos cuenta todo, yo lo confronto. Le digo ‘no importa si ellos hicieron algo o no. ¡No vas y los secuestrás y los torturás! ¡No los matás porque sean, según vos, subversivos! Es básico, no lo hace nadie y mucho menos debería hacerlo el Estado’.

Tuve esta conversación con él muchas veces. ‘Ellos eran terroristas’, repetía. ¿Y qué? Pongamos que lo fueron: vos tenés que moverte en el marco de la ley. ‘No entendés, se venía la amenaza comunista’, me retrucaba. ‘No me importa, papá. No es razón para matar, torturar, violar, desaparecer y robar niños‘. De ninguna manera ».

titulo

Pasaron diez años desde que Paula se enteró del secreto familiar hasta que cortó lazos con su padre.

titulo

« La familia es la familia… Así que tuve que seguir viéndolo, después durante un tiempo no lo vi porque estaba muy enojada. Y así, con idas y vueltas, en parte porque mi mamá me insistía, ‘es tu padre, cómo no lo vas a ver’. Pero cuando murió mi mamá me sentí más libre y decidí que ya, punto final. Corté el vínculo. De eso hace ya 15 años.

Paula y su padre

Paula de niña, con su padre: « Si lo veías no decías ‘ah, un policía’. Nunca lo vi de uniforme ». Origen: Paula

No hubo vuelta atrás. Él es una persona horrenda y yo no quiero a alguien así en mi vida. Siempre me repitió que había hecho lo que había que hacer, que había actuado correctamente, que los crímenes habían sido necesarios. Ah, y no los llamaba crímenes, claro. Los llamaba ‘acciones’.

Así que en un punto no me importa si ha sido condenado o no, yo sé lo que hizo porque él se jacta de ello. Fue partícipe necesario de esa maquinaria de violencia que hasta hoy defiende.

Madres de la Plaza de Mayo en una marcha en 1986

Las Madres de Plaza de Mayo marchan contra las leyes de punto final y obediencia debida, en 1986. La derogación de estas leyes permitió que se abrieran los juicios contra responsables de violaciones a los DD.HH. durante el régimen militar. Foto: EDUARDO LONGONI / GETTY IMAGES

No tengo recuerdos lindos, de todas maneras. Llevo 15 años en terapia y volvemos sobre este tema un montón: ¿cómo es posible que no tenga ningún recuerdo? Sé que hay fotos donde somos familia feliz, pero yo no tengo registro. Si tengo que pensar un recuerdo bueno… Dejame pensar… tenía uno… Bueno, podría decir que mi papá dibujaba muy bien. Una vez me dibujó una Cenicienta muy linda. Eso, que era buen dibujante.

Por lo demás, me inspiraba miedo. Tenía un aura atemorizante, digamos (risas). Sabía cómo infundir terror. Hace un tiempo me reuní con amigos de la infancia, estábamos recordando esa época y una de mis amigas me confesó: ‘Tu papá me daba mucho miedo’. Y yo pensé ‘sí, tal cual, yo también le tenía miedo’.

No era violento, en el sentido de que no nos sometía a la violencia física. Pero era una pesadilla psicológica ».

Línea
Historias desobedientes

Analía (en el centro), junto a otros familiares, decidieron formar la organización Historias Desobedientes.

Historias desobedientes

Paula y Analía se encontraron. Hace no mucho. Las ayudaron las redes sociales. Decidieron que querían hablar, tomar la calle, ir contra el mandato familiar y repudiar a sus padres a la vista de todos.

Analía: Empezamos a ver que había otras hijas e hijos de genocidas que vivían callando su repudio. Nos encontramos. Fue una cuestión espontánea, de decir ‘Tenemos que hacer algo, esto es intolerable’. Y preguntarnos cómo nos presentamos…

Decidimos salir desde este lugar de familiares de genocidas que repudiamos los crímenes y que abrazamos las banderas de memoria, verdad y justicia. Decidimos llamarnos Historias Desobedientes. Hicimos una bandera y salimos a marchar a la plaza. La primera vez éramos cuatro, todas mujeres, con una energía y una alegría…

Paula: Cuando me enteré, fue un despertar, ‘¡dios, yo sabía que no podía ser la única!’. Siento que en el grupo me entienden como nadie más puede entenderme. Imaginate, sé quién es mi padre desde los 14 años y nunca lo había hablado con nadie.

La primera vez que lo conté fue a mi psicóloga, pero después mantuve el secreto por 23 años hasta que me encontré con ellas (hace menos de dos). Es una locura… tengo 39 y viví 23 años en silencio.

Paula lee en la presentación del libro "Escritos desobedientes"

Publicaron un libro de escritura colectiva, llamado « Escritos desobedientes ». Aquí, Paula en la presentación. Foto de la autora

Analía: Sí, sí. Tenemos una necesidad de expresión muy fuerte. Estamos sacando manifiestos a cada rato, sacamos un libro colectivo, un proyecto de ley que intenta cambiar la legislación argentina que al día de hoy impide que un hijo testifique en contra de sus padres.

Queremos conseguir que eso no aplique en casos de delitos de lesa humanidad y podamos hablar, si es que sabemos cosas que puedan aportar a las causas.

Analía Kalinec con su hijo Bruno

Bruno, de 12 años y el menor de los dos hijos de Analía, la acompaña en su militancia. Foto de la autora

Paula: Cuando cargas un secreto por tanto tiempo, hablar te ayuda a lidiar con la vergüenza, un sentimiento que compartimos muchos en el colectivo. Vergüenza porque sabés lo que sabés, porque tenés que callar, porque te da miedo lo que la gente vaya a pensar.

Por eso es importante ‘salir del clóset’. Y salir colectivamente es mucho más potente. Porque nosotros podemos interpelar a estos represores desde un lugar que nadie puede: el lugar de hijos o hijas. Sabemos que no se arrepienten, sabemos que guardan secretos en un pacto de silencio inquebrantable por el que ninguno ha contado lo que hicieron en la dictadura.

Analía: Yo sigo esperando que mi papá hable. Yo sé que tiene información sensible. Acerca de los desaparecidos, acerca eventualmente de algún bebé que fue robado en cautiverio y entregado a familias de apropiadores.

A diferencia de otros represores que están seniles, mi papá está lúcido, tiene una memoria prodigiosa. Y saber el daño que sigue generando con su silencio cómplice y criminal a mí me lastima mucho.

Línea

¿Fin del amor?

La presencia de los « desobedientes » en las manifestaciones por los derechos humanos en las calles de Buenos Aires aún toma a muchos por sorpresa. Son un actor nuevo y no todos saben del colectivo que los reúne.

Los miran con sorpresa, con desconcierto. Los aplauden al paso, les elogian la valentía.

Marcha del día de la memoria, 2019

Marcha del día de la memoria,. Cientos de agrupaciones se toman las calles cada año para exigir « Nunca más ». Foto de la autora

Marcha del día de la memoria, 2019

Marcha del día de la memoria, 2019. Foto de la autora

 

Pero su presencia también incomoda a algunos sobrevivientes y familiares de víctimas. (Varios, de hecho, se negaron a participar de este reportaje.)

« Yo soy una persona muy dura ante algunas cosas. Los hijos desobedientes tuvieron oportunidades para salir a denunciar a sus padres y no lo hicieron. ¿Por qué no salieron antes? », reclama Delia Barrera, sobreviviente.

« Porque cuando vos hablás y decís ‘mi papá es esto’ y después decís que lo querés, yo escucho y pienso ‘bueno, vamos mal’. No podés querer a un represor genocida. Decime que no lo querés y ya es otra cosa ».

¿Es posible dejar de amar al padre que una vez se quiso?

« Mirá, yo me lo pregunto todo el tiempo », confiesa Analía Kalinec.

Delia Barrera, sobreviviente del circuito ABO

Delia Barrera, sobreviviente del circuito ABO, dio testimonio en varios juicios. « Para mí, contar lo que pasó es una misión de vida ». Foto de la autora

« Primero, porque fue una relación de mucho afecto mutuo que duró mi infancia, mi adolescencia y parte de mi adultez. Pero después me tocó replanteármelo todo. ¿Qué fue, cariño siempre y cuando yo hiciera todo lo que mi papá quería? ¿Qué tanto amor puede haber ahí , si cuando yo empiezo a disentir con él o a hacerle cuestionamientos él ya me quiere desheredar?

« Yo me niego a renunciar a ese papá que quise tanto. Yo sé que hay una parte mía que lo quiere conservar y no quiero ser tan mala conmigo misma de renunciar a eso.

« En el colectivo muchas veces pensamos en esto, nos planteamos que nosotras no podemos querer a nuestros padres. ¿Quién puede decidir querer o no querer? ¿Cómo se borra el afecto? ¿Cómo se borran los recuerdos? Así que por ahora convivimos con esas contradicciones »

Liliana Furió y Analía Kalinec en la Marcha del día de la memoria, 2019

Liliana Furió (izq.) es la hija de un militar condenado, actualmente con demencia senil y en prisión domiciliaria. Con Analía fundaron el colectivo Historia Desobedientes. Foto de la autora

Línea

Aunque hace muchos años que las hijas cortaron vínculos con sus respectivos padres, hace muy poco que rompieron públicamente el silencio. La historia -personal, social- sigue escribiéndose.

En 2019, Kalinec inició una demanda desde la prisión para que Analía sea excluida de la herencia de su madre, fallecida en 2015. Y lo hizo « por causales de indignidad »: considera que su hija lo ha difamado y no debe beneficiarse del dinero de la familia, tal como consigna en un escrito que también firman sus dos hermanas menores.

En la contestación de la demanda, Analía indicó que aceptará lo que quiere su padre si él antes admite su culpa y aporta datos sobre el destino de sus víctimas.

« Es cínico esto que está pasando, pero a mí me parece que lo interesante de este juicio contra mí es que, después de 12 años sin vernos, ese diálogo que mi papá me niega ahora se vuelve una conversación mediante escritos y abogados, donde él tiene que leer lo que yo tengo para decirle y donde le sigo exigiendo que diga lo que sabe », apunta la hija.

Marcha del día de la memoria, 2019

Muchos los aplauden cuando marchan para pedir justicia. Para otros, son una presencia incómoda. Marcha del día de la memoria, 2019. Foto de la autora

A Paula ya no le queda esa opción. Recibió una llamada de su hermano hace poco. Le avisaba que su padre había tenido un accidente cerebrovascular. Lo operaron, pero nunca recuperó la conciencia.

« Yo no fui a verlo al hospital. Tampoco fui al funeral », dice Paula, al teléfono con BBC Mundo cuando le dieron la noticia.

« Decidí no ir porque pensé que sería irrespetuoso para quienes sí tenían una relación con él. Y también porque honestamente una parte de mí ya había hecho el duelo de mi padre en mi vida ».

« Pero vivo o muerto él, yo como hija me sigo sintiendo responsable de hablar, de decir que condeno sus actos. Quizá ayude a que otros se animen a hablar, más allá del vínculo de sangre que tengan con el perpetrador. Nada de esto cambia con la muerte de mi papá ».

titulo

(*) Paula solicitó que no publicáramos su apellido, para resguardar la identidad de otros miembros de su familia.

 

[Fuente: http://www.bbc.com]

Foto

I, tu, poses, massa, comes? Enyores els accents diacrítics? O ets d’aquells que t’importa tot un cominu? Aprèn a parlar, escriure i estimar en català amb La Incorrecta.

Si poses comes a tort i a dret, si accentues a la babalà, si els pronoms febles et fan ballar el cap i si comproves el que escrius en un corrector automàtic cada dos per tres, aquest llibre és per a tu. O si, per altra banda, ets dels que esperen qualsevol descuido per corregir tothom i somies en un món millor sense faltes d#ortografia, aquest també és el teu llibre, ja que et sentiràs reconfortat i acompanyat en la teva lluita i gaudiràs repassant els dubtes i errors més freqüents del català.

El llibre que tens entre les mans no és llarg com una enciclopèdia, no és avorrit com un manual i tampoc és carrincló com un diccionari: és una guia incorrecta del català, feta amb humor i amor per la nostra llengua. Aquí hi trobaràs nocions ortogràfiques, morfològiques i sintàctiques del català perquè puguis anar pel món parlant-lo i escrivint-lo millor que Pompeu Fabra.

Ara ja no tens excusa: Parla bé, collons!

Deu coses que et passaran amb aquest llibre:

1. T’adonaràs que el català és l’hòstia.

2. Deixaràs, de, posar, tantes, comes.

3. Maleiràs la gent que diu «tinc que».

4. Insultaràs en català.

5. Entendràs que apostrofar és de savis.

6. Deixaràs de «donar petons» i començaràs a «fer-ne».

7. T’expulsaran dels grups per corregir els altres.

8. Pensaràs, llegiràs, escriuràs i estimaràs en català.

9. Sentiràs que ets el Ramon Llull del s. xxi.

10. Estimaràs La incorrecta i la seguiràs a Instagram.

Ah! I també et passarà una última cosa, massa important per incloure-la en un punt: llegiràs, consultaràs i recomanaràs aquest llibre.

Títol: Parla bé, collons!
Autor: La Incorrecta
Editorial: Montena
Pàgines: 208
ISBN: 978-8418318023

[Font: http://www.racocatala.cat]

Triángulo Reutersvärd

 

Escrito por Joám Lopes Facal

Cremos observar maior toleráncia com a escrita reintegracionista e mesmo um incipiente avanço, perceptível na imprensa digital. Entre os cultores da modalidade reintegracionista há quem até se atreve a prognosticar um hipotético armistício com os mandatários da normativa habitual que denominam bi-normativismo ou bi-modalismo. Embora prefiramos guardar um saudável cepticismo sobre a possibilidade de um armistício honroso em matéria ortográfica, tampouco é descartável tal eventualidade caso o segmento social alheio às vantagens de adoptar a ortografia histórica — RAG, ILG, imprensa, editoriais — vaiam aceitando as virtudes derivadas da Lei 1/2014 de aproveitamento dos vínculos com a lusofonia, ou, mais provavelmente, o crescente influxo da aranheira global, mais conhecida por a WEB.

Sinais prometedores nom faltam, algum tam avançado como a proposta do galego de qualidade formulada e praticada polo ilustre gramático X. R. Freixeiro Mato que, em rigor, cabe interpretar como reintegracionismo genuíno salvo no formato ortográfico. Já agora, senhores académicos, para quando o reconhecimento do nosso melhor gramático como membro numerário da RAG? Seria óptimo poder comprovar que a RAG é mes que um club.

Como quer que seja, os efeitos benéficos do reintegracionismo começam a patentear-se na generosa ampliaçom da flexom verbal, na precisom sintáctica, na adopçom de marcadores discursivos ou na crescente presença de neologismos estáveis frente às frágeis improvisaçons habituais na matéria. Tempo ao tempo. Resiste-se por enquanto a mudança ortográfica nom obstante as suas manifestas vantagens. A ortografia histórica, rejeitada por motivos de comodidade ou por simples inércia espanholista, proporcionaria ao nosso idioma umha potente marca identificativa ante a inexorável deriva assimilativa ao castelhano e, o mais importante, permitir-nos-ia ler e pronunciar correctamente os nossos próprios apelidos e a nossa toponímia genuína, percebidos agora como um corpo estranho.

Neste árduo percurso do provinciano galeñol ao galeguês internacional há ainda outra área essencial a explorar, refiro-me ao universo lexicográfico próprio, próximo ou ampliado.

Proponho ao leitor umha breve visita guiada a esse fascinante continente da mão de três avezados exploradores: Issac Alonso Estraviz (1935), Álvaro Iriarte Sanromán (1962) e Carlos Garrido Rodrigues (1967). De formaçom humanística e férreo compromisso lexicográfico o primeiro; de sólido compromisso linguístico e ampla dedicaçom docente o segundo; de reconhecida competência científica em biologia e técnicas de traduçom o terceiro. Laureados polos seus pares com a inclusom no modesto olimpo dos lusistas observantes que é a AGLP1 os dous primeiros; experimentado artífice na arte da taxonomia lexicográfica — tam ligada ao ofício de biólogo — e avezado analista do ecossistema das línguas europeias, como mestre de traduçom que é, o terceiro.

IE)- O tenaz empenho que deu lugar ao Dicionário on line de Isaac Estraviz2 e a sua opulência lexicográfica nom o salvou da condenaçom ao ostracismo sem atenuantes nem julgamento. O pertinaz desdém oficial pola benemérita compilaçom lexicográfica de Estraviz poderia proceder talvez da indiferenciada inclusom no magno Dicionário de vocábulos de genuína estirpe galega com outros de procedência internacional. Ou talvez do menosprezo polos méritos académicos do filólogo de Trasmiras. Tudo é possível em matéria de fobias filológicas. A arrogáncia da congregaçom académica evoca de imediato o caso exemplar da insigne lexicógrafa Maria Moliner, excluída em vida da honra académica por motivaçons talvez semelhantes, agudizadas no seu caso pola impenitente misoginia dos círculos do poder. Umha certa afinidade moral acentua a semelhança entre ambos lexicógrafos: Isaac leva enriquecendo o seu dicionário toda a sua vida; o ímpar Diccionario de uso del español de Maria Moliner foi também obra de longa maduraçom; iniciada em 1952 ficou inconclusa no momento da sua morte, em 1981, o que lhe furtou a satisfaçom de poder contemplar a ediçom em papel e CD-ROM de 1998.

O legado lexical de Estraviz, custodiado por umha sólida equipa de suporte, luze sem tacha as suas 138.000 entradas que atraem meio milhom de consultas cada ano. A abertura do Dicionário à ecúmena luso-galaica nom lhe impediu o mais minucioso rastejo do vocabulário autóctone3. A propósito, atrevo-me a sugerir ao eminente lexicógrafo e à sua competente equipa a conveniência de assinalar como é devido o vocabulário especificamente galego com a marca [gz], reservada até o momento a balizar a colisom do ditongo alóctone [-ão] com o autóctone [-om]: edição (-om, gz). A equiparaçom assimétrica das três variantes do sufixo [-om / -ám / -ao: funçom / capitám / verao], em benefício imerecido do indesejado ditongo [-ão], Fernando Venâncio dixit, é tam respeitável como objectável num dicionário galego de vocaçom normativa como é o Estraviz.

O facto de o Estraviz disponibilizar o léxico autóctone galego através de híper vínculos (456) nom soluciona adequadamente o problema, porquanto remete a um simples vocabulário desligado das entradas ordinárias do dicionário. O qualificativo de tesouro lexical galego-português do Dicionário bem merece a delimitaçom das diferentes províncias lexicais de procedência, como o Houaiss fai. O respeito à dimensom nacional do galego assi o demanda.

AI)- A equipa de suporte do Dicionário Estraviz guarda com discriçom um outro vértice da minha tríade lexicológica particular de referência: Álvaro Iriarte Sanromán7. Figura discreta do nobiliário reintegracionista que nom pode ocultar o seu inapreciável magistério na arte de transitar os traiçoeiros desfiladeiros que fracturam a fronteira linguística castelhano-portuguesa.

O professor Iriarte, redondelano de nascimento e bracarense de adopçom, é o redactor e responsável do Dicionário Espanhol-Português (Porto Editora, primeira ediçom, 2008) de incontornável referência para os praticantes do português deste lado da fronteira. A filosofia que o inspira luze na citaçom do Livro do Desassossego de Pessoa que lhe serve de lema:” por que escrevo eu este livro? Porque o reconheço imperfeito. Calado seria a perfeição, escrito imperfeiçoa-se; por isso o escrevo”. Aforismo de teor zen adoptado por quem sabe medir a distáncia que vai do perfeito ao imperfeito que os doutorados em autossuficiência ignoram.

Se a intençom do Dicionário Estraviz fica claramente exposta no seu prefácio: reintegrar o galego na sua linhagem linguística8; a do Iriarte adentra-se ousadamente na árdua destrinça do enguedelho da interface linguística luso-espanhola. Além de delimitar com precisom semelhanças e diferenças terminológicas, o autor avança com pé firme na selva semántica das palavras. A declaraçom de intençons sobre o contido da tarefa lexicográfica empreendida admira pola ambiçom do propósito9definiçons e transcriçom fonéticamapa semántico e restriçons de usoinformaçom gramatical e enciclopédicainformaçom pragmática (contextual) e sintagmática (combinatória), pormenorizadamente ilustrado com exemplos aclarativos. Um potente arsenal, apto para reactivar a nossa fronteira linguística com o castelhano, tam magoada polo embate das interferências substitutivas e das extravagáncias hiperenxebristas. Consultem a voz pié e o seu mapa de conexons com o pé português e observam os amigos dos dicionários10 o dilatado continente de semelhanças e diferenças que se abre ante os seus olhos.

CG)- O perfil do professor da Universidade de Vigo Carlos Garrido assenta na firme vocaçom pedagógica e divulgadora e a manifesta mestria na arte taxonómica, tam congruente com a sua formaçom de biólogo. Carlos Garrido presidiu a Comissom Linguística da AGAL entre 2000 e 2015, e preside a da AEG desde 2016, tarefa prolongada nos incisivos comentários filológicos que continua publicando na imprensa digital. Contodo, a vocaçom pedagógica e divulgadora do professor é umha parte apenas do seu valioso contributo ao aperfeiçoamento do galego como língua nacional merecedora de norma própria. Aqueles que desconheçam a dimensom científica de Carlos Garrido podem ficar surpreendidos com o facto de ele ter publicado um dicionário de biologia de referência na prestigiosa editorial universitária brasileira EDUSP11: o Dicionário de Zoologia e Sistemática dos Invertebrados em quatro idiomas12 em cujas virtudes nom vou insistir porque já tem sido objecto do meu comentário em Praça Pública ao qual remeto o interessado13. A obra, gostaria acrescentar, contribui a potenciar a projecçom científica do galego e a erradicar a sua consideraçom como modesta língua doméstica e coloquial. O mesmo que Iriarte, Carlos Garrido encabeça o seu Dicionário com umha requintada referência a Carvalho Calero, à qual já aludim no meu artigo em Praça. Pessoa e Carvalho, dous poderosos padroeiros do galego sem fronteiras.

O decidido empenho de depuraçom lexical acometida polo professor ourensao-viguês, dirigido a confirmar um galego autocentrado e congruente com a sua família na romanística, inspirou a elaboraçom de duas ambiciosas obras de codificaçom e crítica lexical: a monumental investigaçom Léxico Galego: Degradaçom e Regeneraçom, (2011, Edições da Galiza) e O Modelo Lexical Galego. Fundamentos da Codificaçom Lexical do Galego-Português da Galiza, (2012, Através). Duas obras complementares de análise lexicográfica e diagnose precisa do processo de degradaçom que tolhe o nosso idioma e dos critérios que devem presidir a sua reabilitaçom.

Léxico Galego foi objecto de umha elogiosa resenha do professor X. M. Sánchez Rei na Revista Galega de Filoloxía à qual remeto o interessado14. Quanto ao Modelo Lexical, é um pormenorizado catálogo das doenças degenerativas do galego e das suas consequentes estratégias correctoras: variaçom sem padronizaçom (geográfica, de registo, de frequência), substituiçom castelhanizante (por reforço ou usurpaçom), erosom ou estagnaçom com suplência castelhanizante, sem esquecer os diferencialismos, corpos estranhos estes, resistentes a tratamento pola sua habilidade para mimetizar-se como galego genuíno. Um potente aparelho conceptual, em fim, arquitectado para tabular o léxico e isolar as suas variedades tóxicas. O Santo Graal do reintegracionismo que inspira o minucioso labor lexicográfico de Carlos Garrido é esse Padrom Lexical Galego, PLGz, limpo das pejas adventícias que conspiram para degradá-lo a simples bable do castelhano.

O mau agoiro da extinçom por confluência com o castelhano é exorcizado polo nosso terceto virtuoso como prenúncio desse galego emancipado, livre por fim da gaiola dourada em que vive confinado.

Notas

1 https://pt.wikipedia.org/wiki/Academia_Galega_da_L%C3%ADngua_Portuguesa

2 https://www.estraviz.org/prefacio.php

3 Além de vocábulos de inequívoca procedência galega como “enxebre”, “chainhas”, “trosma”, “relambido”, “nifroso”, “interquenência”, “duira” e tantos outros; também inclui locuçons infrequentes como “bardantes de” bem viva na minha memória linguística familiar e abonada aliás pola minha irmã Susana na sua tesinha de licenciatura na USC, Fala e cousas de Toba, (1968), resumida no Anuário galego de filologia Verba, vol.2, 1975.

4 https://gl.wikipedia.org/wiki/L%C3%A9xico_da_Galiza

5 https://www.estraviz.org/lexicoaglp.php

6 https://web.archive.org/web/20160617075850/http://www.academiagalega.org/publicacoes/lco-da-galiza-mainmenu-50/114-lexico-da-galiza-edicao-on-line.html

7 https://uminho.academia.edu/AlvaroIriarteSanrom%C3%A1n/CurriculumVitae

8 Dicionário Estraviz, https://www.estraviz.org/acerca-de.php

9 https://alvaroiriarte.wordpress.com/2008/02/25/algumas-caracteristicas-do-novo-dicionario-de-espanhol-portugues/

10 Permitam-me recomendar-lhes um aliciante opúsculo de um amante informado deste fascinante disciplina: https://editorial.csic.es/publicaciones/libros/11916/978-84-00-09228-3/la-presunta-autoridad-de-los-diccionarios.html

11 http://www.porsinal.pt/index.php?ps=directorio&cat=27&iddir=297

12 https://www.edusp.com.br/livros/dicionario-de-zoologia/

13 https://praza.gal/opinion/nomear-invertebrados-com-cg

14 https://illa.udc.gal/Repository/Publications/Drafts/1444129797990_Carlos_Garrido.pdf

[Fonte: http://www.praza.gal]

Por Mohorte / Magnet

Un mensaje de la embajada española en Turquía fue suficiente para desatar la tormenta: « Keridos amigos i amigas de la Komunidad Sefaradi. Para mi es una grande onor i un privilejio de pueder adresarme a vozotros en una data tan importante komo la de oy ». La confusa grafía generó toda suerte de chanzas y preguntas. ¿Habían abrazado las instituciones públicas la venerable lengua « hoygan », la variante castellana del badspellingen el que la ortografía de cada palabra se retuerce con propósitos cómicos?

No. Había abrazado el judeoespanyol.

La explicación. Ante el revuelo montado la propia embajada se vio en la obligación de aclararlo poco después: « Hoy hemos celebrado en Turquía el día del judeoespanyol, la lengua de la comunidad sefardí, y nuestro embajador se ha dirigido a ella en su lengua ». En efecto, no se trataba de una burda equivocación ortográfica, sino de un idioma que ha pervivido en los márgenes durante más de cinco siglos, y cuyo origen se remonta a la comunidad de judíos ibérica expulsada de los reinos cristianos en 1492.

La marcha. La expulsión de los judíos es uno de los episodios más controvertidos de la historia de España y ha rellenado toneladas de páginas en la historiografía. Reducido a su interpretación más simple, el interés de los reyes católicos por homogeneizar sus estados en la recta final del siglo XV condujo a una persecución sostenida de la comunidad judía en la península, largamente asentada, concluida en o bien conversiones forzosas o bien el exilio para quien se negara a abandonar su fe.

Se calcula que unos 100.000 judíos abandonaron España en 1492. Fue el último episodio de un largo historial de antisemitismo y fricciones con las poblaciones cristianas dominantes que encuentra en los pogromos y exterminios de 1391 su episodio más negro y funesto.

El contexto. La ascendencia de la población hebrea en los territorios ibéricos se remontaba siglos atrás. La monarquía española no fue una excepción en su persecución de los judíos. Si acaso llegó más tarde. Francia había concluido su proceso de expulsión en 1394; Inglaterra había emitido su edicto mucho antes, en 1290; Austria institucionaliza su persecución y exilio forzoso en 1421; y una miríada de estados centroeuropeos hacen lo propio durante el siglo XV, punto culminante de las desavenencias cultivadas durante años por los cristianos europeos.

En el exilio, judeoespanyol. Sobre los porqués también hay infinidad de análisis y estudios. La baja Edad Media supone un cambio en las actitudes (políticas, sociales, económicas) de Europa occidental, disparando los episodios de antisemitismo y las persecuciones hacia los judíos. Lo que nos interesa para el caso que nos ocupa es el arrastre que aquellos judíos hicieron con sus costumbres, hábitos, prácticas culturales e idiomas. La población hebrea española era… Tan española como la cristiana. Y cuando se marcharon (forzosamente) se llevaron su cultura con ellos.

Entre ella, la lengua. El judeoespanyol.

Un romance. Si las palabras escritas por la embajada nos resultan tan familiares, si bien impactantes, es porque el judeoespanyol es una lengua romance. Una derivación del latín vulgar que adaptó los dejes de la comunidad hebrea (con sus formas, acentos y variedad léxica). Hoy su esqueleto más básico se compone del castellano antiguo hablado en la España peninsular de la Edad Media, complementado por una miríada de particularidades deudoras del turco y de varias lenguas semíticas (entre ellas, obvio, el hebreo). Un proceso calcado al del yiddish, lengua germánica.

Las lenguas que pueblan hoy la península y que todos conocemos (español, catalán, gallego, portugués; a sumar al asturiano y al aragonés, hoy en peligro) no son las únicas que lo hicieron en el pasado. El judeoespanyol corrió mejor suerte que el mozárabe, el idioma de los cristianos residentes en territorios musulmanes extinto, en parte por el exilio y por la más compleja asimilación de la población hebrea. Durante siglos, los judíos sefardíes mantuvieron viva su lengua, siempre en los márgenes de los estados, a menudo perseguidos, lejos de los centros de poder.

A día de hoy. La perseverancia del judeoespanyol quinientos años después sólo puede ser motivo de admiración y respeto. Es parte de la cultura española. Hoy cuenta con 500.000 hablantes, la mayoría de ellos residentes en Israel. Es allí donde en diciembre se inauguró la Real Academia del judeoespanyol, auspiciada por la RAE, cuyo reconocimiento de la lengua se remonta a 2015. Otras comunidades numerosas se cuentan en Turquía, Marruecos o Bosnia-Herzegovina, donde tiene cuenta con cierto reconocimiento oficial. Testigos todos ellos de la larga diáspora sefardí.

España lleva cierto tiempo reparando el calamitoso (a nivel humano, pero también social y económico) edicto de expulsión de 1492. Desde principios del siglo XX los judíos sefardíes cuentan con la posibilidad de compaginar su nacionalidad con la española sin mayores trabas. Y de ahí los mensajes de la embajada española en Turquía. Mensajes que contribuyen a mantener viva una lengua siempre al borde de la extinción (cuenta con su propia placa en Auschwitz) y siempre superviviente.

[Fuente: magnet.xataka.com]

La institución edita ‘Crónica de la lengua española 2020′, que recoge el pasado y el futuro de las obras que ofrece para su consulta abierta en línea. El análisis de las consultas aporta nuevos e interesantes datos

Fachada del edificio de la Real Academia Española.

Fachada del edificio de la Real Academia Española

Escrito por JOSÉ ANTONIO MILLÁN

La Real Academia ha editado Crónica de la lengua española 2020, curioso volumen híbrido, de casi un millar de páginas. Tiene el problema básico de presentar como una narración de lo sucedido en “la lengua española” algo que en realidad es de “la Academia Española”, mencionando sólo ritualmente aquí y allí a las academias hermanas. El volumen es en parte una memoria de la institución (con lista de los libros publicados por sus miembros, incluso de tema no lingüístico), o la relación de sus impactos en medios de comunicación. Otra parte, la más importante, recoge el pasado y el futuro de las obras que ofrece para su consulta abierta en línea: el Diccionario, pero también sus corpus, el Nuevo tesoro lexicográfico, la Gramática, la Ortografía, el reciente Diccionario panhispánico del español jurídico y Enclave, el nuevo servicio de pago de consulta múltiple. Como las obras abiertas son muy usadas (no pasa un día sin que el profesional del español, y muchos simples usuarios, las utilicen), el análisis de las consultas aporta nuevos e interesantes datos. Otros capítulos informan sobre la cocina de estas obras o la ciencia en el Diccionario. Completan el volumen cuestiones que han provocado debate, como el lenguaje inclusivo y la tilde en “solo”.

Hay que decir que tan vasta obra presenta claros defectos tipográficos: ¡esos párrafos separados por una línea y además sangrados (algo reprobado por su propio Libro de estilo), esas larguísimas citas textuales mal entrecomilladas y sin sangrar! Una cosa es que la Academia se haya propuesto también dar lecciones sobre ortotipografía, pero al menos que las cumpla.

Pero el principal problema que tiene la Academia se debe a un prurito de modernidad digital mal entendida. Están los intentos de creación y adaptación de términos (¿alguien usa “ciberpágina”?, ¿tiene futuro “jáquer”?); recordemos el anuncio de un acuerdo con Microsoft, del que nunca más se supo, o las tentativas de terciar en el lenguaje de los SMS ¡privados! Y ahora llegamos a los emojis y a la inteligencia artificial. El problema es que si bien la Academia cuenta con experiencia en ortografía, gramática y lexicografía, no tiene expertos en estos nuevos terrenos. Los capítulos dedicados a ellos en la Crónica no están firmados, como los otros, por los académicos científicos, sino por los departamentos de publicaciones y de comunicación; es decir: son propaganda.

El capítulo sobre emojis tiene errores factuales y de concepto: se trata de una comunicación nada universal, estrictamente privada, y sus usuarios utilizan las imágenes y sus combinaciones para expresar significados particulares de sus colectivos. Y sobre todo: ¿por qué ha entrado la Academia en esta cuestión, que ni es de lengua, ni de español?

Más grave es el apartado sobre lengua española e inteligencia artificial. Aquí el prurito de actualidad (atrasada) lo recoge el acrónimo LEIA, nombre de la princesa de La guerra de las galaxias. “Inteligencia artificial” es hoy una etiqueta muy amplia. El preámbulo dice que “en el mundo hablan hoy español más máquinas que seres humanos: más de 700 millones de máquinas se comunican a diario con 580 millones de hispanohablantes”. Estas cifras parecen desmesuradas y habría que justificarlas. Se nos cuenta que esas máquinas “hablan un idioma que no es el normativizado” y que eso amenaza la “unidad de nuestra lengua”, aparentemente, más que el habla nada normativizada de cientos de millones de hablantes, ya sean campesinos peruanos o escolares aragoneses. ¿La solución? Que los hablantes de español, con sus distintos acentos, “enseñen” a las máquinas.

La Academia está diseñando juegos sobre sus normas para empujar a los usuarios a dialogar con ellas y se están estableciendo pactos con las grandes tecnológicas, la mayoría de las cuales trafican con los datos de sus usuarios, y cuyos asistentes de voz espían constantemente a los hablantes. ¿Justifica que el asistente de Amazon o el de Apple usen la norma académica el regalo de datos de los hispanohablantes? ¿Evitar que la voz mecánica de una compañía telefónica diga “pienso de que” es razón suficiente para esta alianza? Se anuncia el desarrollo de correctores ortográficos tutelados para que no omitan palabras del diccionario, y sistemas que orienten en la puntuación y en el leísmo y laísmo, cuestión la primera muy ligada al estilo personal, y la segunda a variaciones dialectales. De nuevo: ¿es esto tan importante como para regalar los desarrollos digitales académicos a las tecnológicas?

Probablemente el papanatismo digital que preside gran parte de la actualidad sea responsable de esto. La Academia está inmersa desde hace tiempo en grandes transformaciones digitales que benefician a muchísimos usuarios. Nuevas etiquetas vacuas como “inteligencia artificial” y las acciones en “las redes” habrán contribuido a reforzar la financiación de la Academia, pero ¿a costa de qué? Mucho me temo que la casa se haya metido en un jardín con su prurito de modernidad, con estas alianzas tecnológicas y sobre todo con las justificaciones que intenta construir.

 

[Foto: KIKE PARA – fuente: http://www.elpais.com]

La profesora Dai Congrong de la Universidad de Fudan es quien ha traducido al chino el Finnegans Wake de Joyce con todos los posibles significados que el autor planteó en su obra camaleónica. En entrevista, Congrong detalla el prodigio de su tarea, que la llevó a cruzar las fronteras de la traducción de dos idiomas tan alejados. Además, dos ejemplos para apreciar el esfuerzo que demandan las palabras polivalentes.

Escrito por Alfonso Araujo

Una serpiente que se muerde la cola: el Finnegans Wake (FW), esa obra alucinatoria de James Joyce en la que las palabras se metamorfosean y crean simbiosis delirantes, siempre ha estado, como diríamos, en chino. Joyce quiso crear un lenguaje “nocturno” —mezcla de experiencia onírica y diatriba alcohólica sin filtros para las ideas que se suceden— en el que las palabras se mezclan sin tregua, creando cascadas de alusiones, equívocos y polisemia en cada frase. Es universalmente calificada como una de las obras más difíciles de leer, ya no digamos de traducir, y no existe traducción completa en ningún idioma occidental.

Para darle al lector una idea, vea el siguiente extracto:

Life, he himself said once, is a wake, livit or krikit, and on the bunk of our breadwinning lies the cropse of our seedfather.

El lenguaje del FW debe verse y escucharse para entender las alusiones de Joyce. Esa corta frase tiene cinco palabras (wake, livit, krikit, cropse y seedfather) que se prestan a equívocos o a más de una interpretación. Una traducción posible en español, tomando en cuenta el contexto, sería:

Él mismo dijo una vez que la vida es despertar y velar, gózala o vélala. Y en el lecho de nuestro ganapaneo se tienden frutos y despojos, semilla de nuestro padre.

El significado es lo de menos: su esencia es su forma, su flujo y su sonoridad. Ductilidad es lo que Joyce quiere de hecho expresar y por eso los intentos de traducirlo, o reimaginarlo, en otros idiomas ha desafiado a los mejores traductores.

A 80 años de su publicación en París, gracias a una labor que raya en lo sobrehumano por parte de la profesora Dai Congrong de la Universidad de Fudan, el Finnegans Wake ya está literalmente en chino: el primer tomo de El velorio nocturno de Finnegan1 vio la luz en Shanghái en 2013, e incluye dos de las cuatro partes de la obra. La labor de la maestra Dai es un hito histórico: aunque existen traducciones completas en coreano y japonés y parciales en varios idiomas occidentales, el FW nunca, hasta ahora, se había traducido incluyendo la totalidad de los significados evocados por la prosa de Joyce. Y es doblemente significativo que sea el chino el primer idioma con tal distinción, pues es una lengua lo más alejada posible del inglés y cuya estructura presenta obstáculos que se antojan insalvables para recrear las construcciones de Joyce.

Dos técnicas clave del FW aparecen en el ejemplo: el portmanteau y el equívoco. El primero es mezcla de dos o más palabras en una sola: en este caso seedfather, que puede traducirse tanto como “padre de nuestras semillas” o “semilla de nuestro padre”, que es por lo que he optado. En un intento por reproducir el estilo de Joyce sería también válido algo como “antepasadosimiente”. Pero este tipo de construcción no puede hacerse en chino sin crear esperpentos inentendibles. Si bien leer la palabra antepasadosimiente es difícil en primera instancia, viéndola de nuevo podemos ver sus dos partes; pero una combinación equivalente en chino sería indescifrable y más si este método se usara con la misma densidad que el texto original.

La segunda técnica es la del equívoco. En toda la obra, wake se usa en sus dos acepciones: despertar, o velorio. En la frase Life is a wake, los dos significados emergentes son “la vida es un despertar” y “la vida es un funeral”, siendo el tema de la renovación un leitmotiv a lo largo del FW. Otra palabra, cropse, mezcla crop (cultivo) y corpse (cadáver) en un solo concepto. Ahora bien, esta técnica sí puede usarse en chino, ya que su vocabulario tiene un número extraordinario de homófonas; pero por lo mismo se debe hacer con mucha cautela. Un equívoco puede aparecer en una frase o un párrafo, pero no se puede poner uno tras otro como lo hace Joyce. Los pocos casos que existen de tal uso extremo son ejercicios humorísticos aislados que no pasan de cien caracteres.

¿Cómo logró entonces Dai Congrong reimaginar este idioma polivalente en chino? En noviembre de 2014 la profesora me recibió en la Universidad de Fudan, en Shanghái. Sigue la entrevista que le hice.

 

¿Cómo tomó la decisión de traducir el FW?

No fue mi decisión en un principio; en 1998 empecé a investigar la obra de Joyce para mi disertación doctoral y terminé escribiendo un libro general sobre sus trabajos. Cuando empecé el posdoctorado mi profesor me sugirió enfocarme en el FW, de modo que pasé dos años estudiando solo este texto para escribir una monografía que se publicó en 2007. Al buscar quién publicaría algo tan especializado conocí la Editorial Popular de Shanghái y ahí me animaron a hacer la traducción. Mi asesor de posdoctorado estaba escéptico ante una empresa tan extremadamente difícil, pero al jefe de la editorial lo entusiasmó pensar que esta obra pudiese traducirse al chino por primera vez y me prometió todo su apoyo. Tras mucho discutir firmé un contrato con ellos, así que se puede decir que me atraparon (risas).

El FW nunca ha sido traducido completo a ninguna lengua occidental debido a la complejidad de su lenguaje y eso que los juegos de palabras como el portmanteau se pueden de hecho reproducir en esas lenguas, a diferencia del chino que tiene una construcción radicalmente distinta. ¿Cómo desarrolló el estilo para afrontar semejante obstáculo?

Conseguí la traducción parcial alemana, así como la japonesa y la coreana, que sí tradujeron el texto completo. Yo no puedo leer ninguno de esos idiomas, pero quería darme ideas básicas de cómo elegir un estilo; lo primero que pude ver es que ninguna usaba un formato detallado y constante, como el que yo uso. Esto es, ninguna de las traducciones intentaba abarcar toda la polivalencia del lenguaje joyceano. En la traducción alemana, encontré que se escogía solo un posible significado de cada palabra inventada y con él creaba su palabra en alemán. Esto da una experiencia pobre del texto, porque gran parte del valor estilístico reside en sugerir más significados a través de lo fonético y la violencia ortográfica. Estas traducciones me dieron mi primera decisión: presentar de alguna manera la mayor cantidad de evocaciones del lenguaje del FW. Casi cada palabra en el texto tiene varios significados posibles y si como traductora escojo solo uno, estoy limitando la obra con base en mi gusto o estilo, y el lector puede culparme por ello. Así que pensé que para hacerlo bien no tenía opción y me decanté por hacer mi mejor esfuerzo por dar al lector ese abanico de posibilidades que Joyce creó, pues la polivalencia es la esencia misma de la obra.

Así llegué a la decisión del formato, que puede intimidar al principio, pero creo que es más gratificante para el lector: claro, hago una decisión al traducir una frase porque en chino no puedo inventar palabras como Joyce. Hay entonces una “decisión básica” del sentido de la frase y esa decisión aparece en caracteres normales, pero hay tres añadidos. En primer lugar, al llegar a la palabra polivalente hay varias opciones que aparecen entre paréntesis en caracteres un poco más pequeños, que son los implicados por los juegos joyceanos. Así el lector sabe que puede escoger entre los sentidos sugeridos y hacerse parte de la recreación del texto. En segundo lugar, incluyo las palabras inventadas, escritas en el inglés original y colocadas sobre la traducción, para que el lector chino que sabe inglés pueda darse idea del efecto original de la palabra. Finalmente, incluyo en la página opuesta las notas que los comentaristas de Joyce han descifrado, como referencias históricas y literarias que no son inmediatamente aparentes. Estos añadidos pueden parecer difíciles al principio, pero cuando el lector se acostumbra puede tener acceso, en un solo texto, a casi todas las referencias que Joyce imbuyó en sus palabras.

Este formato debe de haber sido muy difícil para la editorial, con los caracteres de significados múltiples, las palabras en inglés y la compaginación de las notas.

¡Fue una pesadilla! (Risas). Yo inventé el formato, pero en realidad no podía hacerlo en mi procesador de palabras; la editorial tuvo que usar un software especial y me llamaban frecuentemente para revisar las pocas páginas que hacían cada día; siempre había muchas correcciones.

Esta es la primera entrega de tres, ¿cuánto tiempo tomó concluirlo?

Yo firmé el contrato en 2006 pero solo empecé la traducción hasta 2008; los primeros dos años fueron de trabajo preparatorio con la polivalencia. No pensé que pudiera traducir y detenerme en cada oración para revisar significados, de modo que dediqué ese tiempo a organizar las palabras inventadas por Joyce y a asignarles sus significados posibles y sus notas.

En las traducciones occidentales los traductores crearon palabras polivalentes, intentando reproducir el efecto original en inglés. El chino no permite este tipo de creaciones. ¿Qué otra herramienta estilística usó para crear la ambigüedad joyceana?

Además de las palabras, la gramática misma de Joyce es confusa. Si al traducir la “decisión básica” de una oración, optaba por hacerla entendible y clara, le hubiera restado su fuerza imaginativa; hubiera sido un reto menor para el lector y no tendría el mismo impacto. De modo que, incluso al presentar la opción básica, escojo palabras en chino que no son comunes, que son muy antiguas o que no serían la elección típica para traducir un concepto; también cambio a veces la gramática estándar del chino y uso, por ejemplo, al final de una oración una palabra que no debe usarse así. Estos recursos los he usado para añadir un nivel adicional de complejidad y oscurecer el texto o hacerlo ambiguo, de forma parecida al texto original.

Sobre el reto fonético: muchos pasajes del FW deben leerse en voz alta para encontrar las referencias. ¿Intentó reproducir este efecto también en la traducción?

No, desgraciadamente eso me fue imposible. Fui a Dublín y compré las grabaciones del FW, tanto las de Joyce como las modernas y debo decir que, al no ser mi lengua materna, me resultó extraordinariamente difícil seguirlo. Pero después de mucho cavilar, decidí que todo el trabajo que los expertos extranjeros han realizado en torno al FW da una mejor guía a la que yo pudiera hacer, de modo que incluí todos los significados extras a partir de juegos fonéticos, basándome en libros muy reconocidos como la Concordance to Finnegans Wake. Esto no quiere decir que haya renunciado del todo a reproducir el efecto fonético. Por ejemplo, al final del capítulo 8, en la parte de “Anna Livia Plurabelle”, es muy hermoso escuchar a Joyce relatar la escena de las lavanderas a la orilla del río. Al escucharlo no podía seguir la articulación de cada palabra, pero sí podía percibir el efecto que él deseaba: el del flujo del río, como agua que corre. En esta parte decidí usar un lenguaje más poético que en la sección anterior para reproducir ese súbito efecto de agua que fluye.

En agosto pasado hablaba precisamente de este recurso. Me invitaron a la Universidad de Western Australia y ahí leí mi traducción de esa escena para ejemplificar la recreación en chino del efecto que hizo Joyce. Al final de la conferencia unos compatriotas se acercaron y me dijeron que, aunque nunca habían leído el original, podían apreciar su poesía en esa lectura que hice en chino; me dio mucho gusto. Así que en algunas secciones, si bien no puedo reproducir esos juegos fonéticos que se escuchan al recitar el FW, sí he podido recrear hasta cierto punto el tono o la sensibilidad del pasaje.

¿Tomó en cuenta estilos o técnicas de la literatura clásica china al traducir? ¿Hubo puntos de coincidencia que le fueran útiles?

Sí, definitivamente. Primero quiero decir que estoy orgullosa de mis estudios de los clásicos chinos, que me ayudaron en muchas ocasiones, tanto para la creación de estructuras como para recrear el sentimiento poético. Desde luego al traducir llevo conmigo mi bagaje literario, pero como la literatura china tiene un corpus muy estandarizado de obras y de formas, las influencias de un traductor al chino se amoldan más fácilmente a estas convenciones. Hay quienes son buenos escritores en chino moderno y hay quienes son excelentes estudiosos de las literaturas de Occidente, pero si su formación en los clásicos chinos es deficiente, no podrán hacer trabajos y en especial traducciones que resuenen culturalmente con la misma fuerza.

Ahora bien, Joyce veía su obra como imbuida de poesía; al traducirlo no nos podemos enfrentar solo a la dificultad técnica del estilo y olvidarnos de su fuerza poética. Mi formación en la poesía clásica china me dio bases para recrear el sentimiento lírico de Joyce de forma entendible, que resuene para el lector chino, aun mezclándola con su modernismo y ambigüedad. La ambigüedad de hecho no le es extraña ni a la poesía china ni a la de otras culturas, y Joyce es poético en cuanto es ambiguo.

¿Encontró paralelos entre la erótica más bien escandalosa de Joyce y la de la literatura china?

Desde luego. La erótica china tradicional es igual de escandalosa que Joyce (risas), y ambas en sus tiempos fueron atacadas y censuradas. Por ejemplo, en obras clásicas como El Romance del Pabellón Occidental hay mucho erotismo, pero el vocabulario es siempre poético y hermoso. Quienes han escrito erotismo en China siempre han sido eruditos que sabían que esos textos eran rechazados por la ortodoxia, de modo que usaban interminables estilizaciones para describir. Poemas como el que dice “caen las gotas de rocío y la flor de loto abre sus pétalos” es una muestra: la referencia es totalmente sexual pero las palabras son poesía. Hay una tradición china muy similar a lo que hace Joyce en su texto. Pude usar este recurso en la traducción de forma natural.

La filosofía taoísta da gran importancia al cambio constante y la impermanencia de las cosas; es también tema central de Joyce en el FW: los ciclos y las transformaciones. ¿Encontró algún tipo de concordancia cultural?

Comentaristas en China me han preguntado en especial sobre las posibles similitudes, pero la manera de enfocar el cambio es muy diferente en ambas instancias. Para Joyce existen patrones, repetidos una y otra vez en lo individual y en lo colectivo, con eternas variaciones y manifestaciones, pero en una especie de trampa cíclica, desde el comportamiento de Adán hasta el de su protagonista borracho y la nación irlandesa. Sin embargo, el taoísmo enfatiza más bien el cambio evolutivo; desde luego que se identifican los patrones en el mundo pero la enseñanza es de flujo y de espontaneidad, no de regresar a la misma cosa una y otra vez como lo apunta Joyce. En ese sentido, no usé referencias a ninguna idea de la filosofía china clásica. Ahora bien, un pensador taoísta chino con quien encuentro cierta similitud es Zhuangzi, que en sus escritos quiere mostrar a quien lee una especie de mirador, un punto panorámico por encima del mundo, por encima de las limitaciones. Joyce, al mostrar los patrones o limitaciones del mundo, no se resigna, sino que la esencia de su libro es la libertad.

Por este mismo sentido de libertad me rehusé a escoger, a limitar las oraciones a un significado. Igualmente con la sintaxis: pude escoger seguirla tal cual, o bien usar una sintaxis estándar, pero en ambos casos a veces el resultado era, digamos, limitante. Fue un tema de caso por caso, cómo recrear en chino cada oración de forma que no se sienta un encadenamiento a lo común. Al leer otro tipo de libros hay un hilo conductor, quien lee se ve forzado a seguir una idea. Yo hice lo posible por presentar todas las posibilidades y ofrecer libertad para elegir y ser parte de la recreación de significados del texto. Ese es mi entendimiento del FW.

Ya que menciona a Zhuangzi, en sus textos el humor juega un papel importante, al igual que en el FW. ¿Qué puede decir de este aspecto de la obra?

Es muy importante y va de la mano con lo que mencionaba antes acerca de lo erótico: es una especie de ambivalencia. En tiempos antiguos había que encarnar en esa definición confuciana del “hombre virtuoso”, que era todo propiedad. Pero desde luego, hasta los caballeros tienen mentes pícaras, así que encontraban formas, estilos, técnicas literarias para dar salida a esas inclinaciones. Tanto su humor refinado como el mismo hecho de hacerlo así encuentran paralelos en el FW, porque Joyce no solo lo ejecuta, sino que se refiere explícitamente al hecho de ejecutarlo.

Hay otro aspecto fundamental: el de la intoxicación, que junto con el humor es tema favorito de los poetas. Joyce considera las acciones arquetípicas del hombre y hace mención de Adán, pero para él es más importante la historia de Noé y sus hijos, que usa como símbolo del “segundo comienzo” de la historia humana, y del comienzo real de las miserias y las confusiones. Tras el diluvio, Noé planta una vid, de la que luego bebe el vino y se queda dormido, ebrio y desnudo. Su hijo Cam lo ve y avisa a los otros dos, Sem y Jafet, que lo cubren con una manta. Al despertarse y enterarse de lo sucedido, Noé maldice a Cam. Esto lo toma Joyce para hacer un juego constante de personalidades entre los hijos de su protagonista —Shaun y Shem, que de hecho van cambiando de nombre a medida que encarnan en diversas formas— y es una base también para sus referencias constantes a la intoxicación y el sueño.

¿En algún punto consideró la creación de nuevos caracteres chinos para hacer algo parecido a lo que Joyce hizo con su creación de palabras?

Sí lo consideré, al menos en algún pasaje corto, pero deseché la idea porque ya le iba a dar suficientes dolores de cabeza a la editorial como para pedirles que usaran caracteres nuevos (risas). Quizá más adelante pueda hacerlo como ejercicio y en algunos pasajes, pero no en la traducción formal; mi decisión fue presentar la multiplicidad de significados con caracteres ya conocidos, aunque usándolos de formas poco habituales.

Desde 2013 la prensa ha estado maravillada con este logro y usted ha viajado, concedido entrevistas y dado conferencias. Seguramente una de las preguntas más frecuentes es: ¿cuándo sale el volumen 2?

¡No tengo fecha aún! Y lo bueno es que mi editor es muy paciente (risas). Y bien, sí, la prensa especializada de Occidente ha mostrado bastante interés y he podido viajar mucho para hablar de este trabajo. Sin embargo, esta es la primera entrevista de México y para un medio en español, y eso me ha encantado. De hecho, como directora del Intercambios Internacionales del Departamento de Lengua China, si hubiera la posibilidad de colaborar con universidades de México en cuanto al estudio mutuo del lenguaje y la traducción, me encantaría poder hacerlo. Nuestro departamento de lenguas está hoy mismo clasificado como el número dos de China, solo después de Pekín.

El estudio del idioma chino en México ha explotado en los últimos diez años . Hace quince años la única forma de estudiarlo era en el Colegio de México, o quizás yendo a un restaurante chino (risas). Pero hoy muchas universidades ya ofrecen cursos básicos e intermedios y seguramente no pasará mucho tiempo para que existan estudios más especializados, incluyendo literatura y traducción. Hoy mismo ya hay grupos de mexicanos especializándose en Pekín como maestros de chino como segunda lengua.

Eso es magnífico y, como le digo, me encantaría poder ver opciones de colaboración. La literatura y la traducción siempre son ventanas muy lindas para viajar y conocer personas de otros lados del mundo y acercarse a otras culturas. Más gente debería involucrarse en ellas. Ojalá podamos continuar esta comunicación más adelante.

Una última pregunta: una de mis frases favoritas del FW es precisamente la frase final, que se queda trunca y vuelve al principio del libro: “A way a lone a last a loved a long the”. Tiene tal riqueza de posibilidades de interpretación que por mucho tiempo la he considerado imposible de traducir sin que pierda su fuerza poética. ¿Ha considerado cómo traducirla?

Honestamente no. Como dije, el trabajo preparatorio fue para las palabras inventadas, pero las partes poéticas las voy afrontando una a una, al llegar a ellas. He considerado varias posibilidades para esa frase que sí es en extremo problemática, pero aún no he llegado a una decisión. ¡Siento decepcionarlo! Pero le puedo dar una primicia: me parece que ese último “the” de la frase, lo traduciré con el caracter chino  (“grande”). No es mucho, pero por la sonrisa que veo en su cara, ¡creo que le ha gustado mi propuesta!

[Ilustraciones: Izak Peón– fuente: http://www.nexos.com.mx]

Souvent critiquée pour son esthétique, l’écriture inclusive est de plus difficilement accessible pour certains publics. Une extension Web proposant de changer automatiquement les points classiques en points médians ouvre de nouvelles pistes de réflexion.

ActuaLitté

Plusieurs critiques sont faites à l’écriture inclusive. Certaines confinent parfois au grotesque : le point médian provoquerait la fin de la civilisation et de la littérature à lui tout seul. Mais d’autres soulèvent le sujet de l’accessibilité. Impossible en effet d’ignorer que le point médian rajoute un niveau de complexité à une langue déjà difficile à appréhender.

La ministre de la Culture, Roselyne Bachelot elle-même, confiait n’être pas une militante de l’écriture inclusive pour cette raison : « C’est horriblement compliqué : on a déjà toutes sortes de publics scolaires qui ont des difficultés avec l’orthographe, avec la lecture, avec l’écriture. Mettre en place un mécanisme d’une complexité incroyable… véritablement, je pense que l’écriture inclusive est une démarche élitiste. »

Certains, comme le député LREM François Jolivet vont même plus loin et souhaitent « interdire l’enseignement et l’utilisation de l’écriture inclusive à l’école ».

Solution numérique ?

Symbole de cette graphie, le point médian a été choisi à l’origine puisqu’il n’avait pas encore d’autre signification à l’écrit. L’utilisation d’un point final ou d’un tiret par exemple ajouterait plus de confusion, car régulièrement utilisée pour rythmer les phrases. Malheureusement, les raisons pour lesquelles ce point du milieu a été élu, le rendent également difficile d’accès. Jusque-là très peu utilisé, il n’est par exemple pas toujours disponible sur les claviers Windows français classiques.

En conséquence, beaucoup de graphies inclusives ont commencé à se développer. Certains internautes utilisant des puces (•) ou parfois des slashs (/). Ces menues difficultés du quotidien n’aident pas à rendre l’écriture plus lisible, peuvent être assez frustrantes pour ceux qui souhaiteraient s’essayer à l’exercice.

Pour répondre à ses problèmes d’accessibilité, Youssef, étudiant en DUT informatique, propose depuis le 27 janvier une extension Web qui permet de transformer automatiquement les points finaux en points médians. Disponible gratuitement, cet outil offre à ceux que le sujet intéresse d’écrire avec les points de base tout en délivrant un résultat conforme aux normes de l’écriture inclusive. Sur twitter, il en détaille le fonctionnement, expliquant notamment que les points en fin de phrases, d’adresses mails et d’URLs ne sont pas affectés.

Élargir les publics

Contacté par ActuaLitté, le créateur de l’extension précise que le point utilisé par son outil numérique n’est pas exactement un point médian, mais un point d’hyphénation. Ce signe a notamment la particularité de s’adapter aux logiciels de synthèse vocale.

« Le point de base comme le point médian ne sont pas vraiment compris par ces logiciels », explique-t-il. « Au lieu de lire une phrase en écriture inclusive, la synthèse vocale marque des pauses là où il y a des points, ou énonce même le signe, ce qui rend les documents incompréhensibles pour les malvoyants par exemple. »

Si la question des logiciels vocaux peut ainsi être réglée, beaucoup d’autres défis attendent l’écriture inclusive. Le sujet des dyslexiques est ainsi régulièrement soulevé, et n’a pour l’instant pas de solutions précises. « C’est vrai que c’est un autre problème. Des logiciels existent pour enlever les points médians sur un texte, d’autre permettent de changer la taille des espaces par exemple, ça peut aider. » L’Écriture Inclusive Facile étant un outil d’uniformisation, il devrait néanmoins permettre de rendre la langue plus lisible.

Youssef précise être à l’écoute concernant les éventuelles corrections et améliorations qu’il pourrait ajouter à son extension.

 

[Photo : Youssef – source : http://www.actualitte.com]