Archives des articles tagués Ortografia

Escrito por Nuria Rodríguez Vargas

El lenguaje inclusivo, en este momento, se define como un posicionamiento político que busca concientizar a la población y visibilizar las desigualdades de género. Es una intención loable, pero tal vez, insuficiente y se requiera un cambio profundo en las estructuras políticas, socioeconómicas y culturales de las comunidades.

“Cuantas veces no hemos probado nosotros mismos una sopa que sabe a ventana, un pan que sabe a rincón, una cereza que sabe a beso, son pruebas al canto de la inteligencia de una lengua que desde hace tiempo no cabe en su pellejo”.

Palabras de Gabriel García Márquez en el I Congreso Internacional de la Lengua Española, Zacatecas 1997. Propuso el colombiano jubilar la ortografía, algunas ideas fueron eliminar la hache, delimitar los usos de la ge y la jota, fundir la be y la uve, revisar la marca de algunos acentos, aceptar conjugaciones verbales normalizadas por los hablantes en el uso diario, pero que son consideradas no gramaticales.

Esto como una forma de preparación de la lengua española para entrar al siglo XXI “es un derecho histórico, no por su prepotencia económica como otras lenguas hasta hoy, sino por su vitalidad, su dinámica creativa, su vasta experiencia cultural, su fuerza de expansión”. Si se piensa un poco, la propuesta estaba basada en el profundo conocimiento de la cultura, en las necesidades de los hablantes, en las hablas del pueblo, en su humanidad. Pero tuvo más rechazo que apoyo en el mundo académico.

A diferencia, en esa misma época, el llamado lenguaje inclusivo comenzaba el recorrido de los activismos a la academia y a la política estatal. Hoy, se usa mucho en España, Argentina, Canadá y Estados Unidos. En la lengua española se enfoca en hacer el doblete de sustantivos, femenino y masculino, usar el femenino de primero y más recientemente, en la creación de un neutro morfológico, el cambio de la vocal “o” por la “e” (nosotres, todes, chiques) en lo oral y lo escrito.

Hay posiciones que adversan el nuevo neutro, se aduce la destrucción del español. Esta visión es alarmista, pues en las lenguas no hay nada “correcto” o “incorrecto”, solo normativo o no normativo, se habita entre estas dos construcciones. La lingüista mexicana Concepción Company dice que “somos seres de sintaxis libre” todos los hablantes, independientemente de su registro, en el día a día hacen uso de la libertad lingüística, es decir, usos normativos y no normativos.

En las posturas a favor del lenguaje inclusivo, el lingüista argentino Santiago Kalinowski, afirma que el genérico masculino gramatical es un universal lingüístico que provoca desigualdad en la sociedad, y cada vez que se usa se refuerza la idea de que el hombre es el centro del universo. En oposición, son relevantes los datos de Company, quien explica que la variedad de los géneros de las lenguas es altamente arbitraria.

Existen lenguas con diferentes cantidades de géneros, por ejemplo, el polaco tiene cinco, y en la mayoría de las lenguas del mundo que tienen descriptores gramaticales, lo que predomina es que no se marque el género gramatical. Sin embargo, estas sociedades no han estado exentas de discriminación y acciones sexistas contra las mujeres, por el contrario, los hombres han sido el centro.

De tal manera que el género gramatical no es lo mismo que el género humano. En gramática el género es una categoría morfológica, en español todos los sustantivos son femeninos o masculinos. Es algo arbitrario, se llegó por acuerdo tácito entre los hablantes, no hay ninguna razón por la que un sustantivo sea femenino o masculino.

El género humano no es binario, pues en ocasiones las personas no se identifican con la genitalidad. Tampoco la gramática del español es binaria con un femenino marcado por “a” o un masculino marcado por “o”. Se puede marcar femenino o masculino con otras vocales y con consonantes, los ejemplos abundan, el español tiene varias e inexplicables arbitrariedades de género gramatical.

Sabemos que está superada la idea biologista de que una lengua evoluciona de forma natural, sin la actuación del ser humano. Las transformaciones de la sociedad y la cultura pueden hacer cambiar la lengua de cualquier agrupación humana, en todos sus componentes: fonológico, semántico, morfosintáctico, léxico y pragmático, aunque no siempre. Es posible que los cambios de uso tengan que ver con las luchas sociales, los avances en derechos civiles, la extensión de la educación formal, las relaciones con otras culturas, pues los cambios socioculturales amplían los referentes de las palabras de las diferentes lenguas.

El lenguaje inclusivo, en este momento, se define como un posicionamiento político que busca concientizar a la población y visibilizar las desigualdades de género. Es una intención loable, pero tal vez, insuficiente y se requiera un cambio profundo en las estructuras políticas, socioeconómicas y culturales de las comunidades. Cabe destacar que no es un fenómeno de masas, sino de las capas medias, altas, con estudios superiores, colectivizadas.

Como seres de sintaxis libre, un hablante podría decir “haiga”, “todes” pero, la primera, aunque casi normalizada, se sigue tratando con escarnio; y la segunda no, entonces existen variables sociales importantes de matizar.

Company considera que es una postura elitista, en la escritura hay construcciones que se piensan inclusivas, como “tod@s” pero señala que el 97% de las 6.104 lenguas del mundo no tienen escritura, así que las lenguas orales son las que predominan. Por tanto, la visión occidentalista que se dice combatir atraviesa este posicionamiento político.

La escritora y activista argentina Beatriz Sarlo afirma que la lengua nunca ha cambiado por decreto, ni por imposiciones de las élites, aunque hayan tenido buenos propósitos. Coincide Company, quien propone que se revisen y discutan las construcciones discursivas sexistas.

Trabajar la redacción, las estructuras sintácticas, pues la lengua ofrece muchas posibilidades. Sarlo, plantea hacer uso de la creatividad, como lo han hecho artistas de la literatura y la música de nuestro continente. La historia cultural de nuestra América está llena de desobediencias y desaires a la norma y forma ibérica. Hermosas rebeldías de poetas con y sin guitarra que han tocado y han calado.

“Las mismas caras latinoamericanas de cualquier punto de América Latina: indoblanquineros, blanquinegrindios y negrindoblancos; rubias bembonas, indios barbudos y negros lacios”. Reza un poema del afroperuano Nicódemes Santa Cruz. En la canción “Latinoamérica” el boricua René Pérez invitó a asomarse al espejo y reconocer las diferentes caras. En 1992 ya el mexicano Carlos Fuentes había desenterrado el espejo para recordar que somos indo-afro-iberoamericanos. Aunque se reniegue de una o dos de las tres identidades, nunca se podrá borrar a ninguna de las tres de la piel, la lengua, el pensamiento, el arte, la gastronomía, la cotidianidad. Esto no significa olvidar las atrocidades de la conquista europea.

Somos el resultado de un complejísimo y cruel proceso que inició con la invasión europea de hace 528 años. Al comienzo de la conquista de España, se cree que existían unas mil lenguas amerindias, mil culturas que el naciente imperio homogenizó como una sola. Se llevó a cabo una de las masacres más infames de la historia de la humanidad.

Al mismo tiempo, se inició el oprobioso tráfico y esclavitud de personas africanas, provenientes de culturas y lenguas muy disímiles, también fueron homogenizadas y tratadas como un solo grupo. Participaron varios países europeos, pero fue Inglaterra quien más ventajas obtuvo del vil comercio.

La lengua da identidad individual, grupal, regional, nacional y cultural. El tema de las identidades en América Latina siempre se ha estado en construcción. El español de América no implica una uniformidad idiomática. Más bien, agrupa a la pluralidad de variables dialectales que identifican país, provincia, región; teñidas de tonos, acentos, léxico, expresiones, provenientes de sustratos diversos de lenguas indoeuropeas, amerindias y africanas.

La República Oriental del Uruguay es tierra de murgas y candombe, de los versos transgresores de Juana de Ibarbourou, de las composiciones de Rubén Rada, “El Negro Rada” como se conoce en el medio artístico. Hace una semana el futbolista uruguayo Edinson Cavani del Manchester United de la liga inglesa fue amonestado por la federación de ese país porque escribió en redes sociales, en español, #GraciasNegrito, en respuesta a un amigo uruguayo.

Se le acusó de racista. Es irrelevante que se trate del caso de un futbolista, solo es un ejemplo de muchísimos. Lo relevante es, el irrespeto e ignorancia para juzgar otra lengua y cultura, pasando por el desconocimiento, la corrección política y la homogenización.

Esta posición que sobrepasa ideologías y partidos políticos, en América Latina se anuncia “con bombos y platillos” como “anticolonialista”, pero es totalmente ambivalente. Por una parte, la “crítica” se antoja anacrónica, pues es hacia el imperio de museo, únicamente. Imperio que fue atroz como todos, y que a pesar de su Armada “Invencible” al decir burlón de los ingleses, fue superado por ellos. En 1898, sus continuadores lo enterraron definitivamente durante la guerra hispano-estadounidense, iniciada por el “misterioso” hundimiento del Acorazado Maine.

De la nación estadounidense que despenalizó el matrimonio entre razas en 1967, hace tan solo 54 años, ha salido, no hace tanto tiempo, un activismo que se autodenomina antirracista, pero que hace una lectura homogénea por encima de las lenguas, culturas e historias.

Más ambivalencias

Algunos de los manuales de lenguaje inclusivo que circulan en instituciones latinoamericanas son tomados directamente de realidades de lengua de España, ajenas a las nuestras, o proponen la aplicación e imitación de fenómenos lingüísticos propios de esas variables dialectales, por ejemplo, el leísmo y el laísmo.

Sobre esto no hay crítica anticolonialista. Por otra parte, la presencia del inglés estadounidense en nuestro continente es notoria. En las variables dialectales del español costarricense es enorme (léxico, expresiones, gramática, ortografía) en hablantes de todos los niveles sociales y educativos. Tampoco sobre esto hay muchas críticas anticolonialistas, como sí sucede contra la norma panhispánica que ha sido recogida y registrada de las hablas de los pueblos latinoamericanos. Curioso.

No son condenables las mezclas de las variables del español latinoamericano con el inglés estadounidense, es totalmente natural en situaciones de dominación geopolítica, económica y cultural. Es la historia de las lenguas. Lo que resulta paradójico es el posicionamiento “anticolonialista” que ha pasado de los activismos a las academias como argumentación de la corrección política de la lengua.

Paradójico por ser una importación, un calco, replicado en todos los países de occidente. Ante esta visión extensiva, como una plantación de azúcar, banano, o soja, han reaccionado algunos sectores de la academia francesa, lo han llamado puritanisme américain.

No creyeron los miembros de Federación Inglesa de Fútbol en los argumentos de la Academia Nacional de las Letras de Uruguay. Es más fácil etiquetar como racistas. No creen algunas feministas en los datos e investigaciones de lingüistas como Concepción Company, quien tiene más de cuarenta años de experiencia en el estudio de las lenguas amerindias. Es más fácil etiquetar como patriarcal. Es la época. Etiquetar sin datos y con prejuicios es la normalidad.

Lengua y cultura son indivisibles.

Siguiendo a Sarlo, las relaciones entre ambas son inestables, los cambios de la lengua pueden ser ideológicos o azarosos. La lengua es portadora de historia, pero las palabras van adquiriendo nuevos significados en el tiempo. Es innegable que en las variables dialectales latinoamericanas la palabra “negrito(a)” haya tenido o tenga un sentido racista dependiendo del contexto, ademanes, entonación.

Pero, como parte de su resignificación, hoy, es un tratamiento de cariño del habla popular, de la misma manera que gordo (a), flaco (a), chino (a). ¿Cómo puede ser inclusiva y antirracista una visión etnocentrista? ¿Qué significa “anticolonialista” en algunos círculos latinoamericanos?

También es innegable que en las estructuras de las sociedades latinoamericanas existe racismo y machismo, todavía no se sabe si el uso del lenguaje inclusivo, o la aplicación de la corrección política de la lengua, la literatura y del arte, acabará con ellos, hay que esperar unos 100 años.

Pero, es claro que el arte tiene un gran poder de sensibilización y de transformación, es claro que la lengua importa, y mucho, es claro que las acciones políticas, la mejora de las condiciones materiales, de las realidades socioeconómicas y educativas pueden cambiar a más corto plazo la vida y lugar de las mujeres y de las minorías.

* Profesora en el programa de maestría en Estudios Latinoamericanos con énfasis en Cultura y Desarrollo, Instituto de Estudios Latinoamericanos, Facultad de Filosofía y Letras , Universidad Nacional de Costa Rica

 

[Fuente: http://www.nodal.am]

En La Voz de Galicia defendeu máis usos do galego e o reintegracionismo

Ricardo Carvalho Calero na toma de posesión, en 1972, da Cátedra de Lingua e Literatura Galega da USC

Ricardo Carvalho Calero na toma de posesión, en 1972, da Cátedra de Lingua e Literatura Galega da USC.

Escrito por JOEL GÓMEZ

«Se queremos de verdade que o galego viva, temos que facé-lo viver todas as vivéncias da sociedade actual. Non só as vivéncias estéticas […], tamén as vivéncias do uso coloquial, do uso comercial, do uso notarial, do uso administrativo, do uso relixioso e do uso político. A língua galega ten que ser a língua normal dos galegos». Así o defendía Ricardo Carvalho Calero no artigo O uso do galego para todo, en La Voz de Galicia, o 22 de marzo de 1981. Coincidía, con máis de 39 anos de adianto, coa principal idea con que a Real Academia Galega honrou a súa memoria hai uns días en Santiago, no acto das Letras Galegas: reclamar máis usos para o idioma.

Ese, e o reintegracionismo galego-portugués, foron as súas principais teses en máis dun cento de artigos neste xornal. Insistiu en que gañar usos para a lingua era o «máis urxente», cando comezaba a andar a autonomía; porque «non se trata dun idioma puramente doméstico, condenado a non asobardar endexamais as fronteiras do país, senón, como temos visto, do segundo romance máis falado, pois non é senón unha modalidade do galego-portugués, extendido pola superfície do globo».

Ricardo Carvalho Calero na toma de posesión, en 1972, da Cátedra de Lingua e Literatura Galega da USC

 Dous dous artigos de Carvalho Calero en La Voz sobre a cuestión dá lingua

A ortografía que utilizaba nese artigo (facé-lo, viver, próprio…) era a promovida pola Xunta, publicada o 17 de maio de 1980, elaborada e asinada por una comisión presidida por Carvalho, con ampla unanimidade, segundo el mesmo publicou. Ofrecía diversas posibilidades e abría camiño para a reintegración, que el amparaba en Castelao e na tradición galeguista. Esa proposta foi substituída por outra, do Instituto da Lingua Galega e a Real Academia Galega, de 1982, publicada en abril de 1983 no «decreto Filgueira [Valverde]» como el o denominou.

Carvalho continuou na mesma liña e na que sería a última década da súa vida reiterou de moi diversas maneiras nestas páxinas as súas teses e estratexias para solucionar O problema da língua, título doutro artigo, do 31 de decembro de 1977, onde xa indicaba: «A sensatez aconsella cada día unha conducta que se axeite aos problemas de cada día. Non podemos fincar os xionllos resignadamente perante a historia, mais non se pode rectificar a historia senón partindo da historia mesma» e apelaba a «unha concordia, siquera ortográfica» na liña do galego-portugués.

Os principais artigos de Carvalho sobre a lingua comezan en 1972, cando gañou a cátedra de Galego na USC. Dese ano son Perfil histórico do galegoLingua e Literatura GalegaO castelán en Galicia, Galego e castelánGalego e portuguésO galego, unha língua e Perfil xeográfico do galego, onde reivindica a dignidade do idioma e reclama xa máis usos, aínda no franquismo.

En 1975 publica Ortografía galega e Galego-Portugués ou Galego-Castelán: e O galego desenfreado en 1976, onde asume con decisión a reintegración galego-portuguesa, e así até o final. O obxectivo das súas propostas será conseguir Un galego rendível, é dicer, económico e competitivo, título dun artigo do 19 de novembro de 1987; continuado cunha serie sobre política lingüística.

Unha escola filolóxica que procura a proxección internacional do idioma

O legado reintegracionista de Carvalho foi asumido por personalidades da política, o empresariado, a literatura ou diversos ámbitos da ciencia galega. Tamén se mantén unha escola filolóxica que procura a proxección internacional a través da Comunidade de Países de Língua Portuguesa (CPLP). Entre os máis recentes exemplos están o volume colectivo Portugal e(m) nós. Contributos para a compreensãou do relacionamento cultural galego-português, editado pola Universidade do Minho (Braga), de Elías Torres (decano de Filoloxía da USC), Roberto Samartín (da Universidade da Coruña) e outros especialistas do Grupo Galabra; ou o Dicionário de Zoologia, de Carlos Garrido (docente da Universidade de Vigo), que publicou en catro linguas a Universidade de Sãou Paulo (Brasil).

 

[Fonte: http://www.lavozdegalicia.es]

 

Lors de la cérémonie du concours Miss France 2021, la candidate April Benayoum a été la cible d’injures antisémites sur Twitter. En fus-je surpris? Hélas non.

April Benayoum, Miss Provence, ce 19 décembre.

Ayant encore deux sous de raison, je n’ai évidemment pas regardé le concours des Miss France, ce sommet d’imbécilité qui ferait passer Intervilles pour un jeu hautement intellectuel. C’est donc le lendemain que j’ai appris la consternante mésaventure arrivée à April Benayoum, innocente victime d’injures antisémites. En fus-je surpris? Hélas non. Avec un nom pareil, il fallait forcément s’y attendre. Moi-même, dans ma prime jeunesse, quand je me suis présenté au concours de Mister Univers, j’ai été la cible d’attaques qui visaient tout autant ma calvitie naissante que mon patronyme barbare, tir de barrage qui me valut d’être exclu du podium.

M’eût-elle demandé conseil au moment de présenter sa candidature que je lui aurais conseillé de rester bien sagement chez elle. Ou de changer de nom. Ou de prétendre qu’elle était orpheline. Tout sauf d’affirmer que son père était d’origine israélienne. Quelle folie! Quelle imprudence! Et quelle provocation aussi. Quand on a le malheur d’avoir un père né dans un pays connu pour pratiquer une politique digne des plus belles heures du Troisième Reich voire même du Quatrième, si ce n’est du Cinquième, on le cache au lieu de l’exhiber de la sorte.

D’ailleurs, depuis quand présente-t-on des jeunes filles juives au concours de Miss France? Je pensais la compétition réservée aux Françaises de souche pas aux produits d’importation. Où va-t-on si, désormais, on prend le risque d’avoir comme candidate des demoiselles qui ne sont pas françaises sur au moins cinq générations? À ce rythme-là, vous verrez, un jour, on se retrouvera avec une Pakistanaise déguisée en Marianne. Une honte nationale.

Samedi soir, l’un de ses aimables détracteurs s’est fendu d’un tweet rageur dont je retranscris ici le verbatim: «Tonton Hitler ta oublié d’exterminer Miss Provence.» On notera avant tout la qualité littéraire de la répartie avec cette élégiaque adresse au plus admirable des Allemands, j’ai nommé Tonton Hitler. Ceci dit, le «Tonton» m’interpelle quelque peu, étant donné que la généalogie de notre cher Adolf a toujours été encombrée d’un voile mystérieux. Aux dernières nouvelles, il aurait bien eu quelques frères mais tous morts en bas-âge –les bienheureux. Et un demi-frère, Alois. Quant à sa sœur, Paula, elle n’eut pas de descendance. D’où mon interrogation: comment peut-on être tonton si on a aucun neveu à se mettre sous la main?

Mais passons sur ce simple «détail» de l’histoire de la Seconde Guerre mondiale.

Reste, la magnifique, la sublime épître, «ta oublier d’exterminer Miss Provence». On passera outre la minuscule faute d’orthographe qui caractérise le début de l’apostrophe. Qui, en apprenant que, derrière Miss Provence, se cachait une espionne du Mossad, n’a jamais trébuché sur le clavier de son portable? Qui, en apprenant les racines judéo-bolchéviques-maçonniques de la représentante de la région Provence, n’en a pas avalé son Bescherelle de surprise? Dans la fureur –führer, devrais-je écrire, ah ah ah– à dénoncer cette supercherie, on peut comprendre cette très légère entorse à la langue de Molière.

D’autant plus que le soin pris à bien mettre l’apostrophe au verbe exterminer –d’exterminer donc et non dexterminer, comme on aurait pu le craindre dans l’empressement à clamer sa légitime indignation– rehausse avec éclat le niveau de l’ensemble. Il est vrai que dexterminer aurait fait bien pâle figure tant on aurait eu grand-peine à comprendre la signification de la diatribe. Tandis que là, c’est clair, c’est net, c’est franc, c’est sans appel, quasi célinien, aussi efficace qu’un billet de train en première classe pour Auschwitz, même si le départ de Marseille ou d’Aix-en-Provence complique quelque peu le trajet, obligeant les infortunés voyageurs à traverser d’abord la Suisse avant l’Allemagne puis la Pologne.

Les autres insultes étant du même calibre, on s’excusera de ne pas les prendre trop au sérieux et de ne pas tomber à bras raccourcis sur ces jeunes décérébrés, victimes d’un confinement qui les aura obligés à se taper, en ce samedi soir funèbre, une cérémonie aussi désuète que celle des Miss France. Aussi, au lieu d’une condamnation judiciaire des plus banales et sans aucun effet, on préférera une interdiction de portable jusqu’à nouvel ordre.

Et un voyage d’études dans les camps dextermination!

Avec Tonton Hitler comme accompagnateur.

 

 

[Photo : Loic Venance/AFP – source : http://www.slate.fr]

La forma bitcóin, plural bitcoines, es la adaptación al español de bitcoin, plural bitcoins, nombre de esta conocida moneda electrónica.

Con motivo del aumento del valor de esta criptomoneda, en los medios de comunicación pueden verse frases como «El bitcoin se acerca a su récord por la especulación», «¿Cuánto más puede subir el bitcoin?» o «La oferta es limitada y la demanda de bitcoins se mantiene al alza».

En español, este término inglés se adapta adecuadamente como bitcóin, plural bitcoines (pronunciado /bitkóin/, pl. /bitkóines/), y se escribe con tilde, por ser voz aguda acabada en ene, así como en minúscula y sin ningún resalte tipográfico, al igual que el resto de los nombres de las monedas (dólar, franco, yen).

Por otra parte, se encuentra en expresiones como fondos/transacciones bitcóin, en las que se usa en aposición y con el plural invariable; sin embargo, lo adecuado habría sido escribir fondos/transacciones en bitcoines, igual que fondos/transacciones en dólares, en lugar de fondos/transacciones dólar.

Así pues, en los ejemplos iniciales lo recomendable habría sido escribir «El bitcóin se acerca a su récord por la especulación», «¿Cuánto más puede subir el bitcóin?» o «La oferta es limitada y la demanda de bitcoines se mantiene al alza».

Si se desea utilizar las formas originales inglesas (bitcoin, bitcoins), lo apropiado es emplear la cursiva o entrecomillarlas.

Como nombre del protocolo y de la red informática que lo sustenta, se trata de una marca, por lo que se escribirá en redonda, en singular y solo con la inicial en mayúscula: red Bitcoin o direcciones Bitcoin y no «Es posible generar de forma gratuita tantas direcciones BitCoins como deseemos».

 

 

[Foto: archivo EFE/ Antonio Bat – fuente: http://www.fundeu.es]

« Citoyen », « accusateur public », « septembriseurs »… Pendant la Révolution paraît le supplément du dictionnaire de l’Académie française. Un ouvrage qui montre à quel point le vocabulaire peut être utilisé comme un instrument pour conquérir les esprits.
Écrit par Michel Feltin-Palas
À ceux qui considèrent les dictionnaires comme des objets encombrants ayant pour principale utilité de recueillir la poussière et, accessoirement, de faire croire à ses invités que l’on dispose d’un vernis de culture, l’on ne saurait trop recommander de revoir leur jugement. Car ces ouvrages ont au moins deux autres vertus. D’abord, c’est l’évidence, ils rassemblent une grande part du génie des hommes et des langues qu’ils ont inventées. Par ailleurs, ils constituent d’éminents révélateurs de l’époque où ils ont été publiés. En témoigne le peu connu et révélateur « supplément » du dictionnaire de l’Académie française de 1798.
En cette année-là, les Immortels publient la cinquième édition de leur célèbre ouvrage, à ceci près qu’il paraît pendant la période révolutionnaire, ce qui change à peu près tout. En premier lieu… l’Académie n’existe plus. Considérée comme un « repaire d’aristocrates », elle a été supprimée par décret en 1793 et remplacée en 1795 par un simple institut, constitué de nouveaux membres. En second lieu, ses auteurs ont pour souci de plaire à un pouvoir qui, plus que d’autres, a compris que les mots sont des armes. Aussi, en plus des traditionnelles définitions, est-il décidé d’ajouter un « supplément » dédié aux 369 termes inventés par le nouveau régime. Et la lecture de celui-ci est particulièrement instructive.
Cet appendice comprend des entrées à forte connotation idéologique, qu’il s’agisse de véritables néologismes – « sans-culotte », « corps législatif », « constitution civile du clergé », etc. – ou d’acceptions nouvelles données à des mots déjà existants. L’heure du politiquement correct n’ayant pas encore sonné, on y décrit sans fard des réalités qui font plutôt froid dans le dos, sachant toutefois que le Directoire porte un jugement critique sur les excès de la Terreur, ce dont témoignent certaines formulations. En voici quelques extraits (j’ai respecté l’orthographe de l’époque) :
Accusateur public : Officier de Justice chargé de poursuivre devant les Tribunaux les personnes prévenues de crime. Il est nommé par l’Assemblée électorale.
Citoyen, enne : Nom commun à tous les François et autres individus des nations libres, qui jouissent des droits de Citoyen. C’est, relativement aux femmes, une simple qualification.
Enragé : Qui professe des principes ultra-révolutionnaires, ou qui agit d’après ces principes.
Fournée : Nom donné aux charretées d’individus condamnés par le Tribunal révolutionnaire à subir le supplice de la guillotine.
Lanterne : Sorte de supplice que le Peuple, au commencement de la Révolution, fit souffrir à quelques hommes qu’on lui désignoit comme ses ennemis et comme traîtres. Il consistoit à les suspendre à la corde qui servoit aux lanternes. Condamner à la lanterne. Mettre à la lanterne. On crioit : « À la lanterne ; qu’on le mette à la lanterne. »
Noyades [au pluriel] : Atrocités exercées en divers endroits, et principalement à Nantes, sur des malheureux que l’on conduisoit dans des bateaux à soupape au milieu de la rivière où on les submergeoit.
Septembriseur : Nom donné à ceux qui firent ces massacres [de septembre 1792], et par extension, à ceux qui furent soupçonnés de les avoir approuvés.
Ces vocables ont été forgés par les Révolutionnaires afin de prendre possession des esprits, en formatant l’environnement mental desdits « citoyens ». C’est dans le même esprit que l’époque a inventé des prénoms (Libérathe, Marat) ; changé le nom des rues (à Toulon, la place de la Cathédrale évolue en place Tricolore) ; remplacé les anciennes provinces (Anjou, Dauphiné, Provence) par les départements affublés d’appellations purement géographiques (Seine-Inférieure, Jura, Basses-Alpes…) ; établi un nouveau calendrier qui ne fait plus référence aux saints, mais à la nature : pluviôse, floréal, fructidor…
Autre temps, autres mœurs… En 1835, l’Académie française, restaurée sous Napoléon, publie la sixième édition de son dictionnaire. Nous sommes sous Louis-Philippe, et les Immortels, proches du pouvoir conformément à leur habitude, s’emploient à chasser du vénérable ouvrage les termes qui pourraient offenser le souverain en place. Exit donc les « fournées », les « lanternes », les « noyades » et autres « septembriseurs ». Y demeurent simplement des innovations jugées utiles comme les départements, les préfets et les écoles normales, sans oublier les mètres, kilogrammes, litres, unités de mesure mises en place par une loi de 1795 préparée par Lavoisier. Ce qui n’empêcha pas le grand chimiste de périr en 1794 sous la guillotine, un mot qui, lui aussi, fit son entrée dans ce fameux supplément de 1798…
[Source : http://www.lexpress.fr]

Un método de José R. Pichel calcula a distancia entre as diferentes linguas

JOSE RAMON PICHEL Y PAULO GAMALLO

José Ramon Pichel e Paulo Gamallo

 

Un artigo de JOEL GÓMEZ

Os estudos sociolingüísticos, de dialectología, ou sobre a historia e evolución das linguas, entre outros, poden beneficiarse xa dun método elaborado polo enxeñeiro informático José Ramon Pichel, cofundador da empresa de tecnoloxías lingüísticas Imaxin SoftwareUnha ferramenta que calcula de forma automática a distancia entre as linguas, e que serve para investigar entre períodos diversos dunha mesma lingua ou entre idiomas diferentes.

Despois de traballar no método durante os últimos catro anos, Pichel sostén que se evidencia a partir dos datos como as linguas poden construírse historicamente para diverxer ou converxer con outras, «e poden dar lugar a unha lingua diferente a partir doutra, haxa ou non distancia relevante entre elas». A súa tese doutoral internacional -defendida o 29 de outubro no campus de San Sebastián, da Universidade do País Vasco- titúlase Medidas de distância entre línguas baseadas em corpus. Aplicaçãou à linguística histórica do galego, português, espanhol e inglês, e utilizouse con éxito en 44 linguas europeas, incluíndo románicas e eslavas, e incluso a aquelas máis illadas, como o vasco. Previamente publicou resultados en revistas deste campo de coñecemento de referencia internacional.

Estudou o galego e a súa relación co portugués e co castelán, e a súa situación en diversos períodos históricos. «Agora mesmo a súa distancia é moi próxima do castelán e do portugués. O galego que se aprende na escola é o factor que fai que se aproxime máis ao castelán que ao portugués», indica Pichel. Nos corpus da Idade Media e ata o século XV, a distancia entre galego e portugués é mínima. En textos de Rosalía de Castro e outros do Rexurdimento, o enxeñeiro informático explica que había bastante distancia entre o galego co castelán e co portugués «polo uso de dialectalismos, vulgarismos e a falta dun estándar culto». E hoxe «a distancia entre o galego escrito coa ortografía da Real Academia Galega e o Instituto da Lingua Galega co castelán é tan pequena que non está moi lonxe da que existe entre variedades dunha mesma lingua, como entre o castelán de España e o da Arxentina», comenta.

A través do seu método observou que hai tan pouca distancia do galego respecto do castelán e portugués, que cobra sentido a hipótese do profesor Carvalho Calero. «Carvalho tiña razón na súa hipótese do galego, o castelán e o portugués. Defendeu que ou facemos un galego con saída internacional a través do portugués, ou o castelán vai esfarelar o galego. Por iso falaba de galego-castelán ou galego-portugués, de que non hai outra alternativa». Así, agrega «denominei o corpus Carvalho, en homenaxe a Carvalho Calero porque con esta investigación, entre outros resultados, comprendemos mellor a partir de datos, a súa hipótese». O seu método foi aplicado este ano, ademais, polas universidades de Florencia e Siena para estudar o distanciamento histórico do italiano medieval.

A tese de José Pichel orientárona os docentes Iñaki Alegría, da Facultade de Enxeñería Informática de a Universidade do País Vasco, e Paulo Gamallo, vicedecano da Facultade de Filoloxía e especialista do Centro de Investigación de Tecnoloxías Intelixentes (Citius), da USC. Gamallo destaca que este método e os seus materiais están en código aberto en Internet, dispoñibles para todos os interesados a través da web GitHub. A aplicación mostra, segundo Paulo Gamallo, que «a distancia é máis pequena entre linguas que historicamente foron consideradas variantes dunha mesma. Por exemplo, o croata respecto ao bosnio e serbio, ou o serbio con respecto ao bosnio ». As tres son agora consideradas linguas diferentes, explica o profesor, a pesar de partir do serbocroata, estudada contemporaneamente como una mesma lingua pola Lingüística.

A aplicación do método de Jose Ramom Pichel, indica Gamallo, permite tamén ver como se aproximan e diferéncianse as linguas europeas, as máis afastadas e outras cun grao de relación maior. «Por exemplo, xera novos datos sobre a hipótese discutida da relación do éuscaro coas linguas caucásicas, como o xeorxiano; ou as proximidades do maltés, que é unha lingua semítica, variante do árabe, co italiano por ter moitos italianismos, e co inglés, por ser tamén esta lingua cooficial en Malta», agrega Paulo Gamallo.

A tese foi cualificada con «Sobresaliente, mención cum laude e con opción a premio extraordinario». Xulgárona un tribunal formado por Kepa Sarasola, da Universidade do País Vasco; o brasileiro Marcos Zampieri, a de o Rochester Institute of Technology de Nova York; e a profesora portuguesa Rute Costa, da Universidade Nova de Lisboa.

 

 

[Imaxe: XUAN A. ADOITAR – fonte: http://www.lavozdegalicia.es]

 

Deux parutions en français aux éditions québécoises Mémoire d’encrier montrent la vivacité des écritures amérindiennes du Canada, des années 1970 à aujourd’hui : le premier texte en langue innu, où An Antane Kapesh raconte la formation d’une identité dans la dépossession des terres, et le roman écrit en anglais de Joshua Whitehead, Jonny Appleseed, personnage de travailleur du cybersexe dans une réserve de la Première Nation manitobaine de Peguis.

Joshua Whitehead, Jonny Appleseed. Trad. de l’anglais (Canada) par Arianne Des Rochers. Mémoire d’encrier, 272 p., 19 €

An Antane Kapesh, Eukuan nin matshi-manitu innushkueu / Je suis une maudite sauvagesse. Trad. de l’innu par José Mailhot. Édition et préface de Naomi Fontaine. Mémoire d’encrier, 216 p., 19 €

En 1975, An Antane Kapesh publie un livre dans sa langue ; elle devient la première auteure innue. Le livre est traduit en français en 1976 (aux éditions des Femmes), puis sombre dans l’oubli. La version d’aujourd’hui se présente à la fois comme plus exacte, si tant est qu’une traduction puisse l’être, dans la restitution en français et plus en adéquation avec l’orthographe innue, pas encore fixée à l’époque de l’écriture. C’est un acte fondateur incommensurable, fruit d’une décision qui n’a rien de hâtif : « Quand j’ai songé à écrire pour me défendre et défendre la culture de mes enfants, j’ai d’abord bien réfléchi car je savais qu’il ne fait pas partie de ma culture d’écrire ».

Le livre est une charnière, à l’image de son auteure qui a connu l’existence nomade de son peuple avant la sédentarisation imposée par les Blancs. Une femme voit son mode de vie s’éteindre, ses enfants s’égarer, son peuple souffrir. Elle prend les outils des Blancs pour les mettre face à leurs mensonges et aux injustices faites aux Premières Nations : « avant que le Blanc nous enseigne sa culture, nous les Indiens, n’avons jamais vécu de telle manière que nous écrivions pour raconter les choses du passé. À présent que le Blanc nous a enseigné sa façon de vivre et qu’il a détruit la nôtre, nous regrettons notre culture. C’est pour cela que nous songeons, nous aussi les Indiens, à écrire comme le Blanc. Et je pense que, maintenant que nous commençons à écrire, c’est nous qui avons le plus de choses à raconter puisque nous, nous sommes aujourd’hui témoins des deux cultures ».

An Antane Kapesh, Joshua Whitehead : résistance des récits amérindiens

L’histoire des Premières Nations est connue : chassées de leurs terres, privées de leurs ressources, parquées dans des réserves. An Kapesh a vécu cette phase de perte et en tire d’amères leçons, mais son écriture reflète la dignité d’une vie sans duplicité – et qui parmi ceux qui l’appellent « maudite sauvagesse » peut en dire autant ? Cette appellation qui donne son titre au livre est d’ailleurs un motif de fierté : « Je suis une maudite Sauvagesse. Je suis très fière quand, aujourd’hui, je m’entends traiter de Sauvagesse [en français dans le texte innu]. Quand j’entends le Blanc prononcer ce mot, je comprends qu’il me redit sans cesse que je suis une vraie Indienne et que c’est moi la première à avoir vécu dans la forêt. Or, toute chose qui vit dans la forêt correspond à la vie la meilleure. Puisse le Blanc m’a toujours traiter de Sauvagesse ». Comment ne pas préférer l’identité de maudite sauvagesse à celle de « bon sauvage », cette créature naïve et docile ? En termes de bonté, elle n’a pas de leçon à recevoir ; elle n’a pas attendu le contact avec les chrétiens pour appliquer l’idée de ne pas faire à autrui ce qu’on n’aimerait pas qu’il nous fasse.

Une quarantaine d’années après sa publication, le texte est donc retraduit et redécouvert. Il entre en résonance avec ceux d’auteurs actuels comme Naomi Fontaine ou, dans la sphère anglophone, Joshua Whitehead. Jonny Appleseed examine l’identité amérindienne mais aussi l’identité queer, à travers le retour à la réserve du narrateur à l’occasion du décès de son beau-père. Il retrouve sa mère et la tombe de sa grand-mère, sa « kokum » qu’il adorait ; elle savait, bien avant qu’il ne le lui dise, qu’il était gay ou, comme elle dit, « deux-esprits ».

Son prénom, Jonny, était celui de son père, qu’il n’a jamais connu. Johnny Appleseed est une figure folklorique de l’histoire américaine, un pionnier célèbre pour avoir généralisé la culture des pommiers au XIXe siècle ; au début du livre, le narrateur explique qu’il a séjourné à l’âge de dix ans dans un camp chrétien où l’on chantait la chanson « Johnny Appleseed » et qu’il s’est retrouvé affublé du surnom Jonny Pomme Pourrie quand il s’est fait surprendre avec l’un des animateurs « pendant qu’on frenchait dans mon dortoir ». Pour couronner le tout, son beau-père l’a traité de pomme quand il a annoncé vouloir quitter la réserve : « T’es rouge en dehors, qu’il m’a dit, et blanc en dedans. » Les pommes ne figurent pas au menu quotidien dans les réserves, elles sont trop chères, mais il n’est pas invraisemblable que l’alphabet y soit enseigné en commençant par A comme « Apple » (comme aux enfants nigérians « qui n’ont jamais vu de pomme à l’œil nu sauf dans la télé » dans le récent The Girl with the Louding Voice d’Abi Daré, éditions Sceptre, non traduit). Le jeune NDN n’avait aucune raison, après tout ça, d’admirer Johnny Chapman dit Appleseed ; quand on sait que les variétés de pommes qu’il propageait, issues de graines et non de greffes, servaient surtout à faire de l’alcool (voir The Botany of Desire de Michael Pollan, traduit en français aux éditions Autrement par Sébastien Marty sous le titre Botanique du désir), cela fait réfléchir encore davantage.

An Antane Kapesh, Joshua Whitehead : résistance des récits amérindiens

Voici quelqu’un qui connaît très bien les deux cultures, celle des Amérindiens et celle des Blancs (de la mythologie grecque à Stranger Things en passant par Shakespeare et Nirvana). Jonny passe avec une fluidité incroyable de scènes de sexe à des souvenirs d’enfance, de fêtes très arrosées à des rêves presque chamaniques. Il a son lot de cicatrices au corps et à l’âme et connaît le quadrilatère infernal déjà remarqué par An Kapesh qui fait tant de mal dans les réserves : école, alcool, hôpital, prison. Il parle aussi des ravages du diabète, des grossesses adolescentes, des enfants retirés à leur famille, des filles disparues. Il choisit de quitter la réserve malgré un tiraillement insoluble. « Bon sang, j’ai joué les hétéros sur la réserve pour pouvoir être NDN, ici je joue les Blancs pour pouvoir être queer. On ne peut pas toujours tout avoir dans la vie. » Winnipeg n’a pourtant rien d’un Eldorado et détient le triste titre de ville la plus raciste du Canada : « C’est moi qui paie les impôts icitte, ciboire, c’est mes impôts qui paient pour ton aide sociale, maudit bon à rien ! » Les choses n’ont pas beaucoup changé depuis le témoignage d’An Kapesh : « Nous entendons le Blanc dire constamment : “Les Indiens, eux, ne veulent pas travailler, et c’est nous qui les faisons vivre en travaillant et en payant des impôts”. »

Hors de la réserve, le narrateur s’est construit une existence à base de cybersexe rémunéré. La fluidité de son identité et le fait qu’il peut passer pour un Blanc (« mes airs de Blanc […] m’aident à me transformer en différents individus sur Snapchat parce que le blanc est la base de toutes les couleurs ») le servent à merveille pour son gagne-pain ; il se met en scène devant sa webcam, en tenue à franges tout droit sorti d’un western ou en combinaison moulante de Catwoman. Il sait qu’il peut flatter une velléité qu’on pourrait qualifier de colonisatrice chez ses clients : « Ah, les hommes, c’en est presque trop facile : ils sont tous un peu voyeurs et un peu explorateurs. Ils veulent moins jouer au docteur avec toi qu’être le Jacques Cartier de ta ceinture pelvienne. » Revoilà l’ombre de Johnny Appleseed qui, malgré ses contacts amicaux avec les Indiens de l’époque, a joué un rôle important dans l’implantation des Européens en Amérique du Nord.

Même en dehors des jeux sexuels, c’est un jeune homme protéiforme, tour à tour « princesse pailletée », arbre foudroyé, écrevisse, fumée sacrée, pêcheur au harpon, oiseau-tonnerre. Son écriture, riche de cette sensibilité multiple, offre des passages pleins de poésie : « Je perçois le chant apocalyptique des orques, des loups et des ours tout autour de moi – le cri cacophonique d’un animal qui sent la mort s’approcher comme la texture d’un mélange de sang et de roches retenu dans la colle d’un pansement. » De très belles pages sur sa mère et sa grand-mère, des femmes fortes et tendres, résilientes (une fois de plus on pense à An Kapesh), et sur Tias, son véritable amour : « les fossettes de ses joues se levaient comme des étoiles ».

An Antane Kapesh, Joshua Whitehead : résistance des récits amérindiens

Le poète et romancier Joshua Whitehead

Jonny est un survivant et un raconteur d’histoires, sa langue un flot bouillonnant. « L’eau a toujours été un mentor pour moi, un compagnon de jeu ; l’eau est un enfant sauvage. […] La rivière est un lieu de convergence, où les dérives et les courants se rencontrent brièvement, une orgie où les flots s’embrassent, un théâtre de sexe et de nageoires qui claquent. » Avec des accents dionysiaques, il porte la mémoire de tout un peuple jusque dans sa chair : « nos corps sont une bibliothèque ». Pendant que certains Blancs s’accrochent à leur ADN comme au secret de leur identité, le personnage créé par Joshua Whitehead sait qu’il est, comme son bien-aimé Tias, un palimpseste : « l’histoire de sa sœur était ensevelie au fond de lui, sous une couche de sédiments durcis comme une pierre au rein, une couche pleine de cholestérol et de souffrances ».

Ces deux lectures montrent que, en quelques décennies, les Amérindiens n’ont eu aucun mal à transcrire leur(s) histoire(s). Et que si les langues amérindiennes sont en perte de vitesse, elles font de la résistance. Sans An Kapesh, aurions-nous Joshua Whitehead, Richard Waganese, Joy Harjo, Natalie Diaz ? Elles montrent aussi qu’après s’être familiarisés avec l’outil de la langue écrite, des hommes et des femmes partagent leurs déchirures et leurs espoirs, avec poésie, avec humour, ces réputés intraduisibles.

 

[Source : http://www.en-attendant-nadeau.fr]

A derradeira sesión do simposio da RAG abordou o esforzo do autor por pensar e estudar o galego

Ricardo Carvalho Calero na toma de posesión, en 1972, da Cátedra de Lingua e Literatura Galega da USC

Ricardo Carvalho Calero na toma de posesión, en 1972, dá cátedra de lingua e literatura galegas dá USC.

Día das Letras Galegas honra en Ricardo Carvalho Calero non só a un escritor dunha ampla e variada obra, senón tamén a unha das persoas que máis pensou, estudou e defendeu o idioma. Esta última faceta, a de lingüista, é a que centrou a derradeira sesión do simposio que nas catro últimas semanas lle dedicou a Real Academia Galega ao autor de libros fundamentais para o idioma e o defensor de importantes teses que non estiveron exentas de discusión e polémica.

A directora da Sección de Lingua da RAGRosario Álvarez, actuou como moderadora das intervencións arredor das ideas lingüísticas de Carvalho, que definiu como «cambiantes ao longo do tempo», dende unha primeira etapa, cando accede ao posto de profesor universitario, á final, «marcada polo reintegracionismo, afastado do ideario inicial compartido polos seus compañeiros de xeración». Da análise desa primeira etapa ocupouse o académico Henrique Monteagudo, quen abordou o labor de Carvalho como filólogo entre 1950 e 1971 no contexto do grupo da editorial Galaxia e as súas intervencións decisivas na Universidade -no curso 1965/1966 converteuse no primeiro profesor de lingua e literatura galegas- e na propia RAG. Ademais de fixar o canon clásico das letras coa súa Historia da literatura galega contemporáneaCarvalho fixo o «esforzo titánico» de redactar nun tempo récord a Gramática elemental del gallego común, na que defendía «un sistema lingüístico autónomo, unha lingua nacional» e que foi un manual «utilísimo e indispensable para a aprendizaxe dos rudimentos gramaticais do idioma».

Pola súa banda, o profesor e investigador Serafín Alonso Pintos afondou no modelo de galego desa Gramática, onde se establece «un sutil e criterioso diálogo coa tradición do galego escrito literario». A cuarta edición de 1974 é a máis completa dende o punto de vista científico e nela Carvalho reafírmase «na teoría e na práctica que trazara para o galego literario en 1966». «O seu modelo de galego común, que nun camiño de ida e volta figura agora na gramática co aval da RAG, segue a coincidir co de máis emprego na época. Esta convención, con todo, resultaba cuestionada daquela, entre outros, por quen defendían que os galegos e galegas debiamos tomar o portugués como lingua única de usos cultos e tamén por quen postulaba que aquel modelo de galego literario resultaba artificialmente distante da fala espontánea», explicou.

A derradeira edición da Gramática, de 1979, xa recolle os cambios no pensamento lingüístico de Carvalho, máis próximo xa á ortografía portuguesa. Esa evolución foi analizada por Eduardo Maragoto, presidente da Associaçom Galega da Língua. Xa en 1975 escribira os primeiros de moitos artigos, publicados en La Voz, nos que defendía unha ortografía converxente co portugués. Así, sen ser o único inspirador, Carvalho converteuse «no principal pensador do novo movemento, no seu máis prestixioso divulgador e, tamén, no primeiro que levou á práctica os seus postulados ortográficos nun libro, Problemas da lingua», segundo Maragoto. «Carvalho é o gran filólogo desta corrente. El forneceu o lusismo dun corpus teórico elaborado a partir de múltiplas abordaxes», engadiu.

 

 

[Fonte: http://www.lavozdegalicia.es]

Prezentado por el Dr. Estelle Irizarry
 
Los investigadores ke estudiaron las letras, dokumentos i livros ke eskrivio el deskuvridor del kontinente amerikano se demandan komo es posible ke Colon alkanso un nivel de ekspresion literaria ke desha a la persona maraviyada, i de otra parte izo yerros de ortografia, gramatika i fonetika difisilmente eksplikables en una persona ke eskrive de esta manera.
Sus konosimientos permeten de pensar ke el se krio en el antiguo reino de Aragon, avlando katalan antes del kastiliano, sigun lo provo el periodista i investigador Nito Verdera; ma aun ke en su lenguaje se identifikaron elementos de portugez, gayego i italiano, el eskrivio poko o nada en estas lenguas.
Los investigadores ke analizaron los eskritos de Colon bushkan a eksplikar la grande proporsion de palavras ajenas ke se topan ayi, kon la influensa del katalan i tambien del portugez ke el embezo en los 9 anyos ke bivio en Portugal, antes de venir a Espanya; ma eyos no se demandan onde es ke se avlava una lengua ke era i no era espanyol, ke admitia palavras de otras lenguas i aun kon esto podia yegar a un nivel poetiko?! El paradokso de poder eskrivir manyifikas kronikas, letras i asta poezia en un espanyol ”defisiente” tiene una eksplikasion: no se trata de defisiensia sino de djudeo-espanyol. Sigun Hernandez Alonso, Colon embezo el espanyol antes de 1486, ma yo kreo ke seria mas exakto dezir ke lo ke embezo fue el espanyol de los djudios ke se avian dispersado despues de los progromes de 1391 en el Call de Barcelona, kuando se dispersaron tambien, segun Verdera, los Colom antepasados de Cristobal.
El rolo del djudeo-espanyol komo intermediario i medio de estudio del espanyol eksplika tanto la prezensia de etranjerismos leksikos en la lengua de Colon ansi komo sus konstantes errores en el kastilyano.
Para investigar si esta transmision avía deshado trasas del ladino en el espanyol de Colon, analizi tekstos del korpus dijital de autografos arekojidos por Lluís Yzaguirre i Maura, ke tiene 39,895 palabras, 5,222 de eyas diferentes, djuntos kon algunos otros tekstos de la epoka, tambien dijitalizados. Ma en el proseso, deskuvrí algo aun mas importante i de todos modos sorprendiente: tanto en el espasio de las komunidades djudias ke bivian en Espanya antes de la ekspulsion, ansi komo despues de 1492, en la separasion del sefaradi de su amada Espanya, el ladino reprezentava una aktitud emverso el lenguaje, una mentalidad, i esta mentalidad se observa en Colon tambien, lo ke eksplika el karakter partikular del espanyol ke eskrivia.
Uno de los ke se opozaron mas enerjikamente a las teorias sovre una kualkera semejansa entre la lengua de Colon i el djudeo-espanyol fue Ramon Menendez Pidal, ke rempusho esta idea kategorikamente, bazandose sovre un teksto djudío eskrito en 1410, komo si los autores de una mizma religion eskriven todos de manera igual: i ansi eskrive el a este sujeto:
A los debiles o fantasticos indicios del judaísmo de Colon no puede añadirse el del lenguaje. Este no se parece en nada al de algun texto español que conocemos del siglo XV, como el Testamento de un judío de Alba de Termes, fechado en 1410.
Ma es difisil de akseptar este argumento, bazado sovre un testamento eskrito, siendo ke no se trata de un idioma de tekstos sino de una lengua familiar.
De otra parte, Menendez Pidal, filologo ke fue por munchos anyos prezidente de la Real Akademia de la Lengua Espanyola, konfirma lo ke aya vía notado Las Casas: « Parece difícil decir donde pudo aprender Colon este español deficiente, que ya escribía antes de establecerse en España. » Menendez Pidal konkluye ke duvo embezar el espanyol en su epoka portugeza, durante nueve anyos antes de pasar a Espanya a fines de 1485, kuando dominava la moda kastelyanizante empesada por el infante don Pedro.
Aki kale insistir i demandar otra vez: komo es posible alkansar niveles tan altos de ekspresion en un espanyol defisiente? Komo eksplikar ke un ninyo embeze su lengua maternala de modo defektuozo si no es porke la oye de los ke se topan a su deredor?
La ipoteza ke propozo akí es ke la estranyeza del espanyol de Colon proviene de su eksperiensa kon el ladino ke oyo, i ke el djudeo-espanyol konformo su filozofía linguístika políglota ansi ke su aktitud verso su lengua. Los elementos leksikos, fonetikos i morfolojikos ke paresen yerrados, en el espanyol eskrito de Colon, vienen del djudeo-espanyol – una lengua ke ainda antes de la ekspulsion de 1492 ya existia entre los djudíos de Espanya i los ke avian emigrado de ayi, despues de las matansas de 1391; una lengua ke segun Ken Ellingwood, periodista del Times en Yerushalayim, era entonses, en el siglo 15, una meskla del espanyol kon palavras del portugez, katalan i ebreo, lo ke podría ser la definision del espanyol de Colon.
Komo ya lo apuntimos, el ladino influyo en Colon no solo komo lengua sino ke tambien komo una mentalidad, en la sinyifikasion ke tiene la palavra mentalité para los fransezes, de un kondjunto de konseptos kulturales i sosiales kompartidos por una komunidad. Akí se trata de una seria de karakteristikas ke konforman el karakter distinktivo del ladino i sus avlantes i ke segun el investigador espanyol Pascual Recuero pueden rezumirse ansí:
1) Inkorporasion avierta de prestamos leksikales segun lugares de rezidensia o de pasaje sinyifikativo.
2) Kontenido de variantes rejionales.
3) Intensiones de enigma para konfundir al ajeno, lengua sekreta de la familia.
4) Tendensia naturala al arkaízmo
5) Idiosinkrazias i inkonsistensias; refuzo de konformarse o aktitud indiferente a la ortografía i a las reglas de la gramatika.
Estos konseptos definen, esensialmente, la mentalidad ke enkontramos en los eskritos de Colon ke examinaremos a kontinuasion, para trayer despues exemplos de influensia estilístika i linguístika en dos kategorías mas.
1) Inkorporasion de prestamos
El judeo-espanyol tiene, sigun lo apuntimos, munchas palavras del ebreo, espanyol, gayego i katalan – a las kualas se adjustaron despues del 1492 palavras del turko, grego, fransez i otras lenguas mas. En los eskritos de Colon tambien topamos un grande numero palavras katalanas, portugezes, gayegas i dialektales.
 
2) Rejionalizmo
Los djudíos katalanes medievales avlavan katalan i ebreo en sus vida diaria, un echo raro en Evropa, onde las komunidades djudías avlavan ekskluzivamente la lengua dominante de referensia.
Pascual Pascual Recuero, investigador de la Universidad de Granada ke estudio el ladino i su kreasion literaria durante largos anyos, rekonose el rolo del rejionalizmo en la konsiderasion del ladino komo lenguaje sefaradí, avlado o eskrito. Su diksionario es un leksiko kompakto de las palavras de uzo mas korriente i las partikulas de la lengua espanyola, tal komo se avlava en el siglo XV, kon un chiko predominio de alguna variante rejional.
El desha entender, de manera muy sutil, su opinion sovre la “hejemonía katalana komo influensia en el djudeo-español: kuando apronta dos listas, lo katalan es el primer elemento mensionado”.
3) Lengua sekreta de familia
El enigmatiko Colon konfonde a los lektores kon su lenguaje ekspresivo ma a la vez ambiguo e indefinible, sus rubrikas misteriozas i el uzo en algunas letras de lo ke paresen ser las letras hebreas bet hei. Esta aktitud de vijilansia i misterio ke vemos onde Colon tiene sus bazas en el djudeo-español. Pascual Recuero aze sovresalir este aspekto de la lengua ke para mas konfuzion se eskrivía en soletreo, la eskritura kursiva del ebreo ke era muy difísil i kaje imposible a entender para el ke no la avía embezado en familia.
Kale ver en este konteksto, tal komo lo azen Madariaga i Verdera, su uzo de kod en las letras ke el muevo governador Bobadilla intersepto i mando de Santo Domingo a los Reyes en 1500, akuzando a Colon de deslealtad, siendo ke en eyas este demandava de su ermano Bartolome ke le enbiara fuersas armadas para defenderse kontra Bobadilla. Sovre este epizodo, kontado por el kronista Pedro Martyr de Anglería, komenta Madariaga en 1940:
Es muy poco probable que se hubiesen constituido una cifra para su uso personal. Mas natural parese proponer que conocieron por tradicion familiar alguna forma cursiva del alfabeto hebreo la familia de Colon pudo muy bien haber conservado el conocimiento y aun el manejo de la escritura hebrea despues de haber abandonado el uso de la lengua, sobre todo si se tiene en cuenta la ventaja que para un pueblo perseguido tendría la posesion de una especie de cifra natural automaticamente limitada, con poquísimas excepciones, a las fronteras de la raza.
La prova esta en una pregunta tan lojika komo simple: komo se pudo saver el kontenido de las letras, si estavan eskritas en karakteres deskonosidos? Klaramente la sifra avía sido desifrada porke no era una invension personala de los dos ermanos sino ke de todo un grupo i ke komo konsekuensa era potensialmente aksesible.
4) Tendensia naturala al arkaísmo
Cesar Hernandez Alonso observa ke la lengua de Colon tiene palavras i ekspresiones arkaizantes, karakteristikas mas de prinsipios o de la metad del siglo XV, ke de la tranzision de este siglo al sigiente. El arkaiko espanyol de Colon es derivado del djudeo-español, ke desde sus prinsipios tenia un karakter arkaiko ke se puede notar en muestros dias tambien.
Angel Rosenblat, en su estudio del estilo de Cervantes, komenta sobre el uzo de “non” en lugar de “no”. Segun el, el djudeo-español kedo kon lo ke yama el viejo adverbio “non”, ke avía sido remplasado en la epoka del Quijote kon “no”. Colon uza las dos palavras, ma “non” es uzado kon mas frekuensia ke “no” –  254 vezes para “non”, kontra 235 para “no.
Kon la eksepsion del verbo “”azer” en todas sus formas, ke alterna entre la “f” i la “h”  inisial, en el korpus de Colon se nota una preferensia muy markada por la “f”.
fermoso/fermosura – 10 vezes; hermoso/hermosura – 1
fijo/s – 19 vezes; hijo/s – 1
fasta – 74 vezes;  hasta – 24
fecho – 46 vezes;  hecho – 2
fablar – 26 vezes;  hablar – 5
En esta epoka avia ainda ken uzava las dos formas de esta letra, sigun se nota por exemplo en las “Coplas” de Jorge Manrique, ma esto era en 1476, i el arkaízmo era poetiko i venía bien para “contemplar como se pasa la vida”. Onde Colon, de otra parte, ay ainda formas ke adientro de un siglo ya no serian uzadas mas. Dize Angel Rosenblat ke en siertas situasiones don Quijote uza palavras arkaikas komo fecho, fermosura fazer, ma adjustando entre parentezes ke « en ninguna region del castellano se conservaba esa f-, que sí era constante en los libros antiguos”. No espesifika lo ke es « antiguo », ma seguramente deve ser antes del ke pozo las bazas de la gramatika kastelyana – Nebrija.
5) Idiosinkrasias i inkonsistensias
El ladino se karakteriza por una aktitud de aviertura, una grande toleransia verso la inkonsistensia en la ortografía, gramatika, sintaksa i vokabulario, i por su kapachidad de akomodarse, komo sus avlantes, a diferentes lugares i sirkunstansias, konservando al mizmo tiempo su intimidad de idioma de familia. La gramatika i la eskritura del djudeo-español no yegaron a rijirse por reglas. Ay variantes segun el lugar i el tiempo, a la kontra de la filozofía preseptista de Nebrija. En desparte de esto, Colon uza tambien eskrivir una mizma palavra de diferentes manera, manifestando un notable despresio de la konsistensia, i una aktitud avierta a neolojismos i variantes, sigun se puede notar en los sigientes exemplos:
acressientamiento/acressentamiento, acresentamiento, acresçentamiento
albedrío/albidrío; aprobecha/aprovecha; cibdad/ciudad/cibdat; lebó/llevó
truxeron, truxieron, trujeron, trujieron, trusieron
6) Notables ladinizmos en los eskritos de Colon
A kontinuasion presentamos en forma eskematika una seleksion de tipos de ladinismos ke se topan en los tekstos de Colon.
Diminutivos:  Carmen Hernandez Gonzalez konfirma kon munchos exemplos la persistensia del sufikso afektivo -ico asta oy en el espanyol de Mexico. Colon tambien uza la terminasion –ico del antiguo reino de Aragon ke abonda en las romansas i mizmo en la lengua de kada dia de los sefaradis: muchachika, manseviko, arvoliko. Colon el tambien  avla de “paxaricos” i “cosica”. Don Quijote, en kambio dize “cosita”.
 
A- Munyiz senyala el uzo de la “a” kon infinitivos: asobar, alevantar i adormir ansi ke en palabras ke en kastelyano no es uzual ke tenga esta letra inisial.
Colon uza: afigurava/afigura por imajinar(se), exaktamente komo en ladino (i gayego).  Alebantado por > levantado – existe en ladino i gayego ma no en kastelyano ni katalan. Otros exemplos: abastar, acrecimiento, allegar, anombraron, aseñaladamente, aseñorear, asentar, abastar,  aluenga,  amostrar, abasar
 
Adjektivos. Grado:  Hernandez Gonzalez arekojo en el espanyol meksikano el uso de ”muy’ kon el adjektivo “munchos”, ke se uza en ladino tambien i se repeta en el korpus de Colon onze vezes, komo en muy muncho camino, muy munchas canoas, figos hay muy munchos. Una variante es muy mas claramente, ke se repeta kon presto i atrevido.
Sustantivasion kon –ura.  Pascual Recuero nota la existensia de esta forma en el djudeo-español kon exemplos tales ke: escondedura, escozidura espandidura.
En Colon esta forma es muy frekuente: dobladura, gordura, fermosura, escri[p]tura, altura, bentura, holgura., fechura (por hechura).
Formas estranyas kon sus ekivalensias normales en el korpus son: longura (longitud), estrechura (estrechez), espesura (espesor),
 
Tener por haber
En ladino es muy frekuente el uzo de tener en lugar de avertengo ido.
Onde Colon tambien ay munchos exemplos de esta forma:
Lo que tengo pensado de mi vida; tenía destinado y presto; tenían tomado posesión; luego la tengo cobrada y socorrida; por la muy gran bienquerencia que con vos tengo cobrada.
V. Konkluziones
Colon salio de Espanya el mismo día ke los djudíos ke no kijeron baftizarsen – el en viaje de eksplorasion i eyos en viajes de ekspulsion. A diferensia de eyos, en servisio de los Reyes Katolikos, el pudo tornar i eskrivio diarios, kronikas, letras i livros kaje eksklusivamente en espanyol, ma un espanyol ke para munchos es demasiado defisiente para ser su lengua materna. El djudeo-espanyol deve konsiderarse entre los kandidatos a primera lengua de Colon. A traves del ladino le yegaron los elementos de otros idiomas. Sus eskritos reflektan la mentalidad akavidada, tolerante i rezistente de la kuala tratimos en relasion al ladino.
Naturalmente, esto tiene reperkusiones kon relasion a los enigmas kolombinos – de su lugar de nasimiento, de su edukasion, relijion i sentimiento relijiozo, a los kualos no tokaremos akí, limitandomos a eksplikar el paradokso kon el kual avrimos estas pajinas.
En la Espanya de Colon ke se movía verso la unidad polítika i la uniformidad linguístika, kedavan ekos del ladino ke el almirante-eskritor avia embezado i ke dio a su ekspresion en espanyol una estranyeza ke komentaron munchos sin lograr eksplikarla.
Esta es la misma estranyeza ke siente el avlante de espanyol oy en día al enkontrarse por primera vez kon el ladino. El paradokso ke desperto la kuriozidad de los lektores de Colon, su klara despreokupakion por la konsistensia i la uniformidad linguistika en sus eskritos, el sekreto ke embuelve su orijin i otros aspektos de su vida asi ke munchas idiosinkrazias linguístikas i de estilo, se pueden eksplikar solo en admetiendo ke son konsekuensa de la influensia del  ladino sovre su lengua.
[Orijin: www.aki-yerushalayim.co.il]
O reintegracionismo galego, ainda pouco conhecido em Portugal, luta para que o galego, língua cooficial no território da Galiza, deva convergir com o português, principalmente adotando a sua ortografia, por razões históricas e também para garantir o seu futuro. Entrevista a Eduardo Maragoto, presidente da Associação Galega da Língua.

Eduardo Maragoto.

Eduardo Maragoto

O que é o movimento reintegracionista galego?

É um movimento linguístico-cultural que pretende diluir quanto possível as fronteiras entre o galego e o português, nomeadamente aquelas que consideramos mais artificiais. O galego fala-se na Galiza, que administrativamente é uma comunidade autónoma espanhola onde esta língua é cooficial e ensinada nas escolas, só que nos dias de hoje é ensinada sem ter em conta o sistema linguístico ao qual pertence do ponto de vista da filologia, o galego-português. Por exemplo, ensina-se um modelo de galego que usa a ortografia do castelhano. Nós consideramos que esta ortografia é uma fronteira artificial que dificulta sem necessidade o contacto linguístico entre as pessoas das duas margens do rio Minho e por isso propomos deitar abaixo esse muro adotando uma ortografia essencialmente comum à portuguesa para o galego. Isto não quer dizer que nos oponhamos liminarmente ao uso da castelhana, que entendemos por motivos políticos e de outro teor, mas ela tem de ser compatível com o emprego doutra, convergente com o português.

Mas o galego e o português são a mesma língua?

Ainda que a política afastasse o galego do português de forma abrupta no final da Idade Média (o galego deixou de ser uma língua escrita durante a Idade Moderna enquanto o português continuou o seu percurso natural como língua de um reino independente), as nossas falas continuam a pertencer ao espaço linguístico galego-português de um ponto de vista histórico-filológico. Por isso, da mesma maneira que o alsaciano usa a ortografia do alemão e o quebequês a ortografia do francês, também o galego deve poder usar uma ortografia comum com o português.

E isso, para quê?

Para as pessoas portuguesas perceberem as nossas motivações, vou pôr um exemplo com o apelido do intelectual homenageado este ano pelo Dia das Letras Galegas, a nossa grande festa cultural: Ricardo Carvalho Calero. Hoje em dia, nas escolas galegas ensina-se que “carvalho” se escreve “carballo”, com a ortografia do castelhano. O facto de aprendermos assim esta palavra, faz com que ela sirva para nos relacionar apenas com 2.000.000 de pessoas em vez de com 250.000.000 milhões. Desta forma, com a decisão política pela qual o galego não pode usar uma escrita convergente com o português, teoricamente para as crianças não terem de aprender dois sistemas gráficos diferentes, a nossa língua perde um grande valor comunicativo, fragilizando-se ainda mais do que já está, porque as pessoas que usam uma língua têm de sentir que ela é útil em termos comunicativos, não só sentimentais. Em caso contrário, deixam de transmiti-la às seguintes gerações. Nós queremos impedir isso.

Qual é a origem do reintegracionismo e como tem mudado desde a fundação da AGAL até aos nossos dias?

O movimento reintegracionista tal e como hoje o conhecemos nasce em 1981, precisamente com a fundação da AGAL(link is external). Nesse mesmo ano, Ricardo Carvalho Calero escreve o primeiro livro da história em “galego reintegrado”, quer dizer, usando uma ortografia essencialmente portuguesa para o seu galego. Com estes dois passos começam a aplicar-se na sociedade os princípios que já tinham sido defendidos teoricamente desde muito antes.

Como já mencionei, depois da etapa medieval, na Idade Moderna, o galego-português deixou de se escrever a norte do Minho (na Galiza), enquanto que continuou no sul com o nome de português. Quando voltou a ser escrito na Galiza, no final do século XIX, a maioria de escritores e escritoras (particularmente Rosalia de Castro) usaram a ortografia castelhana para o fazerem, mas praticamente desde que isso aconteceu sempre houve autores que defenderam dar passos em relação à adoção de cada vez mais traços da ortografia portuguesa, sobretudo desde que foram descobertas as cantigas medievais que mostravam que havia um passado literário comum com Portugal. Só que, na prática, com o galego fora das escolas, isso era muito difícil de aplicar. Porém, nos anos setenta do século passado, quando já se adivinhava o fim do franquismo, o debate ressurgiu com força. O galego iria ser ensinado nas escolas, de maneira que seria possível aprendê-lo com uma ortografia convergente com o português e utilizando a gramática desta língua como modelo para construir o seu padrão. Quer dizer, seria possível reintegrar o galego no seu sistema linguístico, restaurando o seu léxico e estruturas mais genuínas. Esta foi a circunstância que motivou que cada vez mais intelectuais (entre eles, o português Rodrigues Lapa) se pronunciassem a favor de mudar a ortografia castelhana do galego, que era a usada na altura, pela portuguesa.

Naquela altura, a proposta foi rejeitada pelo poder político, mas na atualidade temos a certeza de que ela será reconsiderada. Apesar de sofrer uma forte estigmatização ao longo dos anos 80 e 90, o reintegracionismo fortaleceu-se. Nisto terá tido influência a crise aguda que o galego está a sofrer em relação à sua transmissão natural às novas gerações e também a evolução das telecomunicações. Num mundo aberto hiperligado como o atual, não faz sentido continuarmos desligados do português de maneira forçosa.

Fala-nos um pouco do movimento reintegracionista galego e do trabalho que desenvolve a AGAL – Associaçom Galega da Língua.

Antes de mais, é preciso esclarecer que, considerando o conjunto da sociedade, o reintegracionismo é um movimento minoritário. Ele tem muita importância no âmbito cultural, mas que ninguém imagine que toda a gente anda a falar disso nos bares. Ora, nos meios culturais tem muita influência e uma importância crescente. É conformado por uma constelação de pessoas e associações bastante numerosa que age em áreas muito diversas. Seria impossível lembrar-se de todas, mas para fazeres uma ideia do que significa socialmente, há entidades musicais, culturais, educativas, comunicativas, políticas, etc. Para além da AGAL, vou só referir um dos projetos mais recentes: as Escolas de Ensino Galego “Semente”. Trata-se de uma rede educativa que usa o “galego internacional” (como nós chamamos ao nosso “português”) como língua veicular. Por enquanto só abrange o ensino infantil e primário nas principais cidades, mas tenho a certeza de que vai chegar longe. É a grande esperança para garantir a transmissão intergeracional do galego.

Quanto à AGAL, ela dedica-se exclusivamente a fazer penetrar o ideário reintegracionista na sociedade. Nessa missão, além de ser a mais antiga, fica mal que o diga eu, continua a ser a predominante, por volume de atividade e massa associativa. Ela desenvolve projetos muito estáveis e conhecidos do reintegracionismo: o Portal Galego da Língua(link is external), a Editora Através(link is external), cursos em Portugal e online, o consultório linguístico @emgalego… e já desenvolveu outros que entretanto estão inativos, mas que foram muito importantes na sua época: os Congressos Internacionais da Língua Galego-Portuguesa, a revista Agália ou uma livraria.

São promissoras se estiver dentro do universo da língua portuguesa, mas escassas se continuar o seu caminho isoladamente. Na atualidade, só as pessoas galeguistas têm incentivo para transmitirem o galego aos seus filhos e filhas, aliás de forma muito deficitária num ambiente de castelhanização geral. Mas o galego tem de ser interessante para toda a população. Se o reintegracionismo pudesse participar na gestão da situação, (chegará esse dia, ninguém tenha dúvida disso), as pessoas poderiam usar o seu património linguístico (o galego-português, mas também o castelhano) para se relacionarem naturalmente com dois dos universos linguísticos mais importantes do mundo.

Neste momento, como é abordado o papel da língua galega nos estabelecimentos escolares da Galiza e qual é a importância do ensino do português nestes estabelecimentos?

O galego é ensinado obrigatoriamente nas escolas. O galego oficial (com ortografia castelhana), não o reintegrado (com ortografia portuguesa) que nós propomos. Mesmo assim, ele tem muitas dificuldades, administrativas e sociais, para se tornar língua veicular nas restantes cadeiras. Para além disso, exceto em zonas predominantemente rurais, nas últimas décadas deixou de ser a “língua do recreio”, porque deixou de ser transmitido às novas gerações. Eis a razão pela qual surge uma iniciativa que já mencionei: a Semente, uma rede escolar que pretende contornar essa situação. Em relação ao português, ele é lecionado nas Escolas Oficiais de Idiomas das cidades (ensino para adultos), mas no ensino primário e secundário, apesar da Lei Paz Andrade, apenas é ensinado em muito poucos estabelecimentos de ensino de forma optativa.

Como pode contribuir a língua portuguesa para a Galiza?

Nos dias de hoje poucas pessoas defensoras do galego têm dúvida de que é urgente que o português chegue ao ensino na Galiza. Para já, é um recurso desaproveitado pelos galegos e galegas de um ponto de vista sociocultural e económico. Até a direita galega, tradicionalmente desinteressada nesta questão, foi capaz de ver isso quando avançou com a Lei Paz Andrade. Por outro lado, seria vital para o próprio galego, que escamba para o castelhano a grande velocidade, para reforçar a sua estrutura interna. O contacto com o português permitiria a revalorização do léxico e das estruturas genuínas galegas. Repara, quando eu era criança, os adultos costumavam usar o verbo “brincar” com o mesmo valor que tem em português. Hoje, só três décadas depois, quase toda a gente usa só “jogar” com esse valor, como em castelhano, mesmo nos livros infantis editados para ensinar galego às crianças. Qual foi o problema? A desconexão do português. A língua portuguesa tem de ser ensinada, ouvida e lida na Galiza. É a única forma que eu vejo nos dias de hoje para parar essa deriva.

Qual é a importância de Carvalho Calero para o universo da Lusofonia?

Carvalho é um dos intelectuais galegos mais importantes do século XX, para muitas pessoas o mais importante com muita diferença. Ensaísta, poeta, romancista, crítico literário, linguista. Ele foi tudo para a nossa cultura. E também foi o primeiro que escreveu um livro usando uma ortografia essencialmente comum à portuguesa para o galego. Só isso já justificaria ele ser mencionado nas escolas portuguesas, mas é que ele também foi um imprescindível na defesa das liberdades, primeiro quando Franco se levantou contra a República e depois quando a opção de usar uma ortografia comum com a portuguesa foi excluída pelo novo poder político pós-franquista. Essa é a razão de ter sofrido prisão e ostracismo durante praticamente toda a sua vida adulta. Tenho pena de que não pudesse completar o seu desejo de redigir a parte galega da gramática luso-brasileira de Celso Cunha e Lindley Cintra, pois os três morreram ao pouco tempo de idearem o projeto. Quando a Galiza fizer parte da lusofonia, linguística e institucionalmente (esse momento acabará por acontecer, tenho a certeza), Carvalho Calero será dos autores mais celebrados da nossa língua, à altura de Leite de Vasconcelos ou Rodrigues Lapa.

A Lei Paz Andrade, aprovada por unidade pelo Parlamento galego em 2014, praticamente não saiu do papel. O que falta para a impulsionar? 

Quero dizer que a direita não se tenha movidoA situação do galego é tão crítica e a necessidade de aplicar políticas reintegracionistas tão evidente que até a direita política se deslocou timidamente para as nossas posições. Daí que fosse possível a aprovação da Lei Paz Andrade por unanimidade, como dizes. Esta lei pretende tirar proveito dos vínculos linguístico-culturais da Galiza com a lusofonia no ensino e nas telecomunicações, bem como fomentar a presença galega em organismos internacionais lusófonos. Porém, indo ao concreto, o nó górdio da lei que gostaríamos de desfazer de forma mais urgente encontra-se no ensino. Para ela valer realmente a pena deve servir para universalizar o ensino do português na Galiza. Isso abriria tantas portas aos galegos e galegas e à nossa cultura, que o debate linguístico que temos na atualidade já não se voltaria a colocar nos mesmos termos. A esquerda galeguista representada pelo BNG já prometeu que iria levar isso a cabo se chegasse ao poder, mas não chega. Nós achamos que se trata de um assunto estratégico que não pode depender da cor política de quem estiver no governo. Tem que avançar por consenso, sem confrontar as diferentes forças partidárias do país.

Achas que seria benéfico o ensino da língua galega no território português?

Qualquer relacionamento que implique mostrar-nos como realmente somos é interessante e jamais devemos pôr empecilhos a esse conhecimento mútuo. Embora nós defendamos que galego e português são a mesma língua, a verdade é que na atualidade não são tratadas como tal pelas instituições, e isso também tem de ser mostrado. Ora bem, devemos ser realistas nas nossas aspirações e a necessidade desse ensino em Portugal não é comparável à que agora mesmo existe de que o português seja ensinado nas escolas galegas. Em termos estritamente linguísticos, o português é estável e o galego extremamente frágil e está muito castelhanizado. É o segunda que precisa de reforço do primeiro para não continuar a escorregar para o castelhano e não o contrário. Depois, em termos práticos, também devemos ser realistas. O português abre portas económicas e socioculturais à população galega que o galego não está em condições de abrir às pessoas portuguesas na Galiza, onde por essa razão elas usam normalmente o castelhano.

Como podem os portugueses ajudar no processo de normalização linguística da Galiza e qual achas que deveria ser o papel da Galiza na CPLP?

Esta entrevista é um bom começo. Nos últimos anos temos notado cada vez mais interesse na questão linguística galega, quer por parte de pessoas portuguesas quer por parte de pessoas brasileiras. Dar a conhecer o nosso caso em meios como este facilita que as pessoas vindas da Galiza sejam reconhecidas como galegas em Portugal, e isso é muito importante para a nossa “autoestima” cultural. Por outro lado, chegado o momento, acho que a opinião pública portuguesa vai ser fundamental exigindo o direito da Galiza a pertencer à CPLP em vez de outros países, como a Guiné Equatorial, que nada têm a ver com a lusofonia de um ponto de vista linguístico e cultural. Quanto ao papel da Galiza na CPLP, lembra que o velho reino da Galiza é o berço do galego-português que falava D. Afonso Henriques antes de o reino de Portugal começar a dar os primeiros passos. Não achas que o berço da língua portuguesa deveria ter um papel no principal organismo dos países de língua portuguesa?


Entrevista de Diego Garcia a Eduardo Maragoto, presidente da AGAL – Associação Galega da Língua 

 

[ Imagem: Nós Televisión – fonte: http://www.esquerda.net]

Si enlacer ses amis ou sa famille fait du bien, étreindre des arbres, pour capter leur énergie, est tout aussi bénéfique. Cela a d’ailleurs été prouvé scientifiquement.

Écrit par TIFFANY SALES

En 2011, le livre « Blinded by Science » (« Aveuglé par la science » en français) de Matthew Silverstone a démontré par des centaines d’études validées scientifiquement que la sylvothérapie pouvaient améliorer de nombreux problèmes de santé notamment liés aux maladies mentales. Une discipline officiellement reconnue au Japon qui consiste à se ressourcer grâce aux arbres en captant leur énergie. Ou à prendre un « bain de forêt », comme le disent si bien les Japonais.

La sylvothérapie qui possède donc un statut officiel, permet en effet d’améliorer le niveau de concentration, le temps de réaction, soulager les maux de tête, diminuer la sévérité du Trouble de Déficit de l’Attention avec ou sans hyperactivité (TDAH) ou encore chasser la dépression.

Gérante d’un centre de soin énergétique à Embourg, dans la province de Liège, Catherine Jeukens, confie à RTL qu’après avoir embrassé un arbre « on se sent mieux sur le plan physique, énergétique et émotionnel. Cela apporte un renforcement des fonctions immunitaires. L’humeur est un peu mieux régulée donc c’est très bon pour les personnes un peu dépressives. Cela permet aussi de lutter contre le vieillissement prématuré des cellules. Embrasser un arbre peut par ailleurs aider les enfants à se concentrer. Il y a vraiment beaucoup d’effets bénéfiques ».

Des propriétés vibratoires

Contrairement à ce que l’on pourrait croire, Silverstone certifie que ce ne sont pas les espaces verts qui nous procurent du bien-être, mais les propriétés vibratoires des arbres et des plantes.

En effet, notre corps très sensible aux différentes vibrations peut complètement changer de comportement biologique au contact de celles-ci. Une expérience a par exemple mis en évidence que si on boit un verre d’eau traité avec une vibration de 10Hz, le taux de coagulation sanguine change immédiatement après avoir bu l’eau. Les arbres affecteraient les hommes de la même manière.

De nombreuses études citées dans ce livre prouvent également que les enfants qui interagissent de manière directe avec les arbres montrent une nette amélioration psychologique et physiologique en termes de santé et de bien-être.

Si cette théorie semble farfelue, d’autres l’ont pourtant édictée bien avant. Pour les taoïstes, les arbres et les plantes sont capables d’absorber les fréquences de la lumière mais aussi celles de l’énergie. Selon eux, ce serait parce que les arbres ne bougent pas qu’ils savent absorber l’énergie de la terre.

Dans une autre école de pensée qui s’aligne avec cette théorie, le maître taoïste Mantak Chia apprend à ses élèves à méditer avec les arbres. Il en est convaincu, en alignant son corps avec l’aura d’un arbre, on peut transformer l’énergie malade et négative du corps en énergie positive.

Il ne vous reste donc plus qu’à trouver votre arbre, il se chargera du reste !

 

 

 

[Source : http://www.lesoir.be]

Lo projècte a beneficiat del sosten de Dominique Stich, creator de l’ortografia de referéncia dicha ORB, e d’Alain Favre, coautor d’un diccionari francés-savoiard

Lo traductor automatic francés-arpitan es ja en marcha sul sit d’Apertium. L’esplech l’a realizat lo lingüista Hèctor Alòs supervisat per Xavi Ivars e Gianfranco Fronteddu (Clicatz aicí per aver mai de detalhs sus cossí s’es passat aquel trabalh).

Lo projècte l’an sostengut Dominique Stich, creator de l’ortografia de referéncia dicha ORB, e Alain Favre, coautor amb Stich d’un diccionari francés-savoiard e editor del diccionari francés-francoprovençal de Stich. Los dos òmes an permés l’utilizacion d’aquel diccionari. Stich n’a donat una version electronica actualizada, qu’es la basa dels diccionaris de l’esplech.

L’esplech es en linha e mai manque d’adobar qualques detalhs tecnics, als quals d’expèrts trabalhan encara.

Apertium es una plataforma de còde dobèrt e de logicial liure qu’a fach un brave trabalh per las lengas minorizadas e/o las qu’an pas gaire de ressorsas electronicas, coma l’occitan, l’aragonés, l’asturian, lo bielorús, lo breton, lo maltés, lo sami septentrional, lo sarde, lo silesian, lo tatar e lo tatar de Crimèa.

L’occitan es estat una de las primièras lengas a èsser introduchas dins Apertium, amb los traductors occitan-catalan e catalan-occitan que foguèron publicats en 2006, gràcias a la Generalitat de Catalonha. En 2008, i foguèron aponduts l’occitan-espanhòl e l’espanhòl-occitan. Foncionan tant per l’occitan referencial coma per la varietat aranesa. En 2018 s’incorporèt un modul del francés a l’occitan referencial. Lo francés, de son costat, ten mai de traductors incorporats dins Apertium: cap a l’occitan, lo catalan, l’espanhòl, l’esperanto e mai lo breton.

 

[Poblejat dins http://www.jornalet.com]

 

 

Existe otro tipo de mujeres que no leen poesía,
las que no compran libros,
las que toman café de olla en lugar de capuchinos,
las que no saben quién es Bukowski
ni tampoco Mónica Gae o Sabines,
pero saben el camino a bibliotecas públicas.

Ese tipo de mujeres que trabajan
en casas de familias,
en fondas de esquinas,
lavando y cosiendo ajeno,
las que no usan bolsas Michael Kors
sino bolsas de plástico o morrales.

Son aquellas que no usan Internet
sino treinta pesos de recarga de datos,
las de mala ortografía,
las de fiestas patronales
en lugar de obras de teatro.

Existen mujeres sin doctorados,
las que no son abogadas
secretarias o ingenieras,
las de vestidos de manta y huaraches.

Son aquellas que ves vendiendo frutas
sentadas en mercados o debajo de mercuriales,
las que no saben que la libertad de la mujer
es la actualidad hoy en día,
pero son felices mirando paisajes,
contando las estrellas,
con tiempo para poner sueños a su día.

Mujeres, como la Madre Tierra,
fértil, callada, protectora y fuerte,
porque cada mujer indígena
lleva consigo poesía.

Autor: Dharius Vidal
Fotografía: Mujeres en el metro, Daniel Rodríguez Villa (mx)

Une sélection de titres de médias anglophones montrant diverses pratiques éditoriales pour la transcription du nom de famille du dirigeant du Bélarus. Carte des provinces du Bélarus [1] par Golbez (CC BY-SA 3.0) [2]. Image d’Alexandre Loukachenko [3] par Serge Serebro [4], Vitebsk Popular News [5] (CC BY-SA 4.0 [6]). Image remixée par Georgia Popplewell (CC BY 3.0) [7].

 

É

Alors que la Bélarus fait la une des journaux du monde entier depuis les élections présidentielles controversées du 9 août, plusieurs orthographes du nom du président sont apparues dans la presse internationale anglophone. Loukachenka ou Loukachenko : lequel est exact ?

La réponse est : les deux. Le nom Loukachenko a deux orthographes différentes : en bélarusse, il s’écrit Аляксандр Лукашэнка, et en russe, Александр Лукашенко. Par conséquent, la translittération anglaise basée sur l’original bélarusse sera Alyaksandr Lukashenka, tandis que celle basée sur l’orthographe russe sera Aleksandr (ou l’équivalent anglais Alexander) Lukashenko.

Le russe et le bélarusse ont tous deux le statut de langue officielle [8] en République du Bélarus, où la population est majoritairement bilingue à des degrés divers. Alors que les deux langues sont souvent mutuellement intelligibles, comme toutes deux appartiennent à la branche orientale des langues slaves [9], elles sont néanmoins distinctes. Aujourd’hui, le bélarusse peut être vu et entendu lors des cérémonies officielles de l’État, sur les panneaux de signalisation et les ministères à travers le pays. Cependant, une grande partie de la vie quotidienne dans les grandes villes se déroule en russe et la présence du bélarusse a diminué ces dernières années, en partie en raison du déclin de son usage dans le système éducatif public [10] [en].

Alors que des médias tels que le Guardianle New York Times [11] [en] et la BBC [12] [en] ont utilisé la romanisation basée sur le russe (Lukashenko), Radio Free Europe [13], qui diffuse également en bélarusse, utilise la version bélarusse (Lukashenka). Fait intéressant, nous avons trouvé un article paru en 2006 dans le New York Times [14] [en], qui utilisait la version bélarusse Lukashenka.

Une distinction similaire peut être observée concernant le nom de famille de la cheffe de l’opposition : son nom est Sviatlana Tsikhanouskaya en anglais, romanisé à partir de l’orthographe bélarusse Святлана Ціханоўская. Mais elle devient Svetlana Tikhanovskaya lorsqu’elle est transcrite du russe, Светлана Тихановская.

Alors que les manifestations ont gagné tout le pays, nous pourrions également nous questionner sur l’orthographe de diverses villes bélarusses. Les travailleurs ont-ils fait grève à Grodno (russe) ou à Hrodna (bélarusse), les manifestations se sont-elles déroulées à Gomel ou à Homyel ? Les médias internationaux anglophones ont parfois orthographié les noms de lieux bélarusses de manière incohérente.

Pour compliquer les choses, le bélarusse, bien que maintenant écrit en cyrillique, possède également son propre alphabet latin, appelé Łacinka [15] [en], qui a été utilisé au 19e et au début du 20e siècle ainsi que pendant l’occupation nazie de la Biélorussie au début des années 1940. Une autre norme orthographique connue sous le nom de Taraškevica [16] est utilisée par certain·e·s locuteur·ice·s du bélarusse à l’étranger ; cette graphie utilise à peu près le même alphabet cyrillique que le bélarusse standard actuel, mais rejette certaines des réformes linguistiques introduites par le gouvernement soviétique en 1933.

De plus, à partir du XVe siècle, la minorité musulmane tatare vivant au Grand-Duché de Lituanie, qui comprenait le Belarus d’aujourd’hui, a également écrit le bélarusse en utilisant une forme adaptée de l’écriture arabe [17], appelée Кітаб [Kitab] ou ارابیصا [Arabitsa]. Cette population a progressivement abandonné sa langue turcique et adopté la langue slave bélarusse, tout en restant fidèle à l’islam.

Ce débat peut rappeler à certain·e·s lecteur·ice·s l’Ukraine, voisine méridionale du Bélarus. Après les événements de 2014 et la guerre qui a suivi dans l’est du pays, l’Ukraine a occupé de plus en plus d’espace dans les pages des journaux internationaux. Un débat houleux a conduit plusieurs publications à déclarer qu’elles épelleraient la capitale du pays, anciennement Kiev, avec la translittération ukrainienne Kyiv. Le russe est parlé couramment par des millions de personnes en Ukraine, dont beaucoup sont des Ukrainien·ne·s de souche, mais ce n’est pas une langue officielle – par conséquent, les villes orientales de Kharkiv et Louhansk sont par convention épelées dans leurs formes ukrainiennes, plutôt que Kharkov et Lougansk, comme beaucoup de leurs habitant·e·s les appelleraient.

La situation politique et sociolinguistique du Bélarus est très différente de celle de l’Ukraine. Mais ces problèmes continueront de tourmenter les rédacteurs et rédactrices en chef du monde entier. Une partie de la presse allemande continue de qualifier le pays de Weissrussland (littéralement « Russie blanche ») plutôt que de Bélarus, comme le préfèrent les Bélarusses. Le pays est largement appelé Белороссия (Biélorussie) dans la presse russe, malgré les objections des Bélarusses.

Des moments comme ceux-ci continueront de contraindre les rédacteurs en chef du monde entier à se demander à qui ils doivent rendre des comptes – à la politique linguistique de l’État, aux pratiques linguistiques des habitant·e·s d’un pays ou au public étranger qui connait souvent les contrées lointaines par des noms totalement différents, parfois archaïques ? Il n’y a pas toujours de réponses faciles. Mais lorsque l’attention du monde est fixée sur un pays inconnu, la transparence est la meilleure politique – permettant aux lecteurs et lectrices de comprendre l’importance d’une seule lettre.

Pour en savoir plus sur la crise que connaît le Bélarus, cliquer ici. [18]

 

Article publié sur Global Voices en Français: https://fr.globalvoices.org

URL de l’article : https://fr.globalvoices.org/2020/09/24/256538/

URLs dans ce post :

[1] Carte des provinces du Bélarus: https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Belarus_provinces_blank.png

[2] (CC BY-SA 3.0): https://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0/deed.en

[3] Alexandre Loukachenko: https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Alexander_Lukashenko_President_of_Belarus.jpg

[4] Serge Serebro: https://commons.wikimedia.org/wiki/User:Silverrebel

[5] Vitebsk Popular News: http://news.vitebsk.cc/

[6] CC BY-SA 4.0: https://creativecommons.org/licenses/by-sa/4.0/deed.en

[7] (CC BY 3.0): https://creativecommons.org/licenses/by/3.0/

[8] statut de langue officielle: https://fr.wikipedia.org/wiki/Bi%C3%A9lorussie#Langues

[9] branche orientale des langues slaves: https://fr.wikipedia.org/wiki/Langues_slaves_orientales

[10] déclin de son usage dans le système éducatif public: https://belarusdigest.com/story/belarusian-language-declining-in-state-education-strengthening-in-civil-society/

[11] le New York Times: https://www.nytimes.com/topic/person/aleksandr-g-lukashenko

[12] BBC: https://www.bbc.com/news/topics/cjnwl8q4q28t/alexander-lukashenko

[13] Radio Free Europe: https://www.rferl.org/a/eu-leaders-election-crisis-belarus/30791276.html

[14] un article paru en 2006 dans le New York Times: https://archive.nytimes.com/www.nytimes.com/cfr/international/slot2_031606.html?_r=1&oref=slogin

[15] Łacinka: https://en.wikipedia.org/wiki/Belarusian_Latin_alphabet

[16] Taraškevica: https://fr.wikipedia.org/wiki/Orthographe_classique_bi%C3%A9lorusse

[17] forme adaptée de l’écriture arabe: https://fr.wikipedia.org/wiki/Alphabet_arabe_bi%C3%A9lorusse

[18] Pour en savoir plus sur la crise que connaît le Bélarus, cliquer ici.: https://fr.globalvoices.org/dossiers/le-belarus-dans-la-tourmente/

Percursos sem roteiro

Por Joám Lopes Facal

Para Victorino Pérez Prieto

Três som as acepçons do termo lusismo no dicionário da RAG, duas de índole defensiva e só a terceira pertinente, e mesmo me atreveria a prognosticar que a única com futuro. As duas primeiras acepçons tentam pôr-lhe portas ao campo, onde galopa sem freio o andaço lusista que ameaça a harmonia de estufa-fria onde mora o galego administrado.

Os exemplos escolheitos para ilustrar as duas primeiras acepçons da voz lusismo ilustram bem às claras a dificuldade de tentar isolar o galego do influxo português: 1) “A expresión ‘gostar de’ é un lusismo”, 2) “A palabra ‘obrigado’ empregada para dar as grazas é un lusismo”. Auguro-lhe curta vida a ambas hipóteses. Quanto á primeira, é pertinente apontar que a regência da preposiçom “de” com o verbo “gostar” é optativa, como lecciona o Dicionário Houaiss [“a prep. de é freq. omitida antes de complemento oracional (p.ex.: gostaria (de) que chegassem mais cedo), o que faz com que alguns autores considerem este verbo tb. transitivo directo”]; de transitivo e intransitivo qualifica este verbo Estraviz e, o mais chocante, o próprio dicionário da RAE confirma a correcçom das expresons “gustar De correr”e“gustar De jugar”.

Quanto ao uso de obrigado como fórmula de cortesia, seria bom reparar na sua crescente vitalidade que alcança já o próprio Parlamento Espanhol por boca do deputado Nestor Rego. A terceira acepçom, a única isenta de carga ideológica é, como consequência, a mais ajustada à sua funçom descritiva: lusismo é a “Corrente lingüística que considera que o galego é unha variedade da lingua portuguesa polo que a súa codificación, particularmente a gráfica, debe realizarse procurando a converxencia co português”. Assi mesmo é.

Como quer que se veja, é bom observar que a aduana levantada contra o contrabando lusista é um autêntico crivo furado. Circulam sem receio polo país juroinvestimentoorçamentocervejaranha céus, amizade, porém… por nom falar da pujança das feiras para denominar os dias da semana, como podemos observar na manchete do Diário Nós. Em flagrante contraste, tropeçamos no dicionário da RAG com o neologismo espanhol azafata, habilitado provavelmente para tentar ocluir alternativas mais genuínas, como aeromoça ou hospedeira de bordo, seguramente habituais já para os inúmeros usuários galegos do aeroporto portuense de Sá Carneiro. Em catalám, pode ser útil lembrar, preferiu-se hostessa: hospedeira.

A imparável polinizaçom cruzada do galego polo português constitui um poderoso antídoto contra a ingerência perturbadora do castelhano. Por mero reflexo defensivo, o galego vai seguir acumulando lusismos — simples arcaísmos do galego em muitos casos — como reconfortante elixir de eterna juventude inoculado em doses homeopáticas. Os seus efeitos benéficos nom se limitam à mera depuraçom lexical e locucional, velaí temos como prova o venturoso restauro do infinitivo flexionado [resultou decisivo chegares ti naquele momento, para estarmos todos juntos...] ou do futuro de conjuntivo [seja como for, aprovaçom do orçamento se proceder, caso chegares tarde…], sem esquecer a eliminaçom de preposiçon “a” com verbos em complemento directo [chamei o médicovou visitar um amigo…] ou o uso de respostas ecoQueres pam? Quero, privativas do galego-português. Nom há como a família, amigos.

Tentar minar a língua com artefactos anti-reintegracionistas é empenho estéril na era digital. Neste ecossistema, os biótopos linguísticos marginais resultam especialmente vulneráveis ao entorno. A crescente pressom das redes sociais e o irrestrito acesso à informaçom disponível confabulam-se em detrimento dos frágeis redutos locais. A flexibilidade acumulativa e adaptativa do inglês e o número de usuários de um idioma som factores decisivos na carreira da perdurabilidade. Comparemos as 138.167 entradas do Estraviz e a sua qualidade de indulgente interface com o léxico lusófono com as 60.000 do dicionário da RAG por nom falar das 228.000 entradas do sumptuoso dicionário Houaiss que senhoreia a ecúmena portuguesa nas suas vertentes sincrónica, diacrónica e gramatical. Jogar ao regionalismo linguístico é apostar pola insignificância: pura agorafobia estéril.

O reintegracionismo quer ser umha proposta razoável de promover umha variante nacional da língua ancorada na sua própria história, fiel ao galego vivo e congruente com o português. A depuraçom de aderências exógenas é parte essencial do programa reabilitador incluídas, gostaria de acrescentar, aquelas desajeitadas ou supérfluas que fluem desde a lusofonia. Penso em palavras como desapontamento (decepçom), workshop (seminário, laboratório) e tantos outros barbarismos impertinentes e prescindíveis. A vocaçom de ponte internacional entre o galego histórico e o galego vivo e deste coma lusofonia que inspira o programa reintegracionista deve apreender a navegar entre a inoperância auto-referencial e o imoderado fascínio lusófilo. O rumo certo para o galego progredir em amistoso diálogo com o português tem muito a ver com o judicioso paradigma do galego de qualidade formulado polo professor X. R. Freixeiro Mato para utentes reflexivos do idioma que se resistem a mudar de ortografia.

A legitimidade da proposta reintegracionista que se resiste a renunciar ao seu acervo ortográfico patrimonial tem no galego histórico o melhor apologista. É chegada a hora de arvorar o nosso rico avoengo linguístico que o entulho secular enterrou. O medievalismo autóctone é mais difícil de desdenhar que o fantoche lusista. Vindicar a ortografia histórica é umha via óptima para visualizar o curso diacrónico do galego e a sua congruência genética com o português.

Deixando à parte os sufixos *vel e *bel, mais vacilantes na história do idioma, paramos mentes nos belicosos *çon e *son, severamente reprimidos no galego moderno em favor do preceptivo *ción, grato ao ouvido castelhano. Abrimos o Tesouro Medieval Informatizado da Língua Galega patrocinado polo ILG1 para consultar o conflituoso sufixo *çon nas suas diversas variantes ortográficas; acodem de imediato à chamada 911 palavras: abrigaçon, absoluiçon, acusaçon, administraçon, alegaçon (…) oraçon, partiçon, renunciaçon, resurreçon, treeçon. Repetimos a procura com o sufixo *son; brotam de contado 211 registos adicionais: ascensson, ceson, coluson, comison, confesson, geerason (…) visón, lison, posison, rason, suceson…A consulta dos dígrafos *lh* e *nh* rende colheita igualmente copiosa. Resistimo-nos a multiplicar exemplos mas nom podemos deixar de demorar um instante na rija sonoridade de caralho e colhon, no recendo rural do milho e de palheiro e no aroma literário de senlheira ou velhice. Com *nh*, logo tropeçamos com a Alamanha, a Bretanha, e com Caminha e Moanha.

Velaí o nosso idioma vivo e palpitante de quando a palavra fluía livre do pensamento à pena. Espaço geográfico documentado: o território da Galiza. Período abrangido: do ano 787 ao 1600. Material analisado: 16.000 hunidades textuais distribuídas em 82 obras. Géneros compilados: prosa notarial e nom notarial, poesia e prosa vária. Procedência do material: concelhos, mosteiros, paróquias e catedrais, crónicas, cantigas e Histórias: Galiza em pleno exercício da sua soberania cultural.

Sem cair em saudades passadistas, bem ao contrário, em perspectiva actual e projectiva, gostaríamos de interpelar a gendarmaria ortográfica acerca da chocante divergência entre a sólida feitura ortográfica dos apelidos históricos com “g” ou “j”, como Feijó, Rajoy, Gigirey, Reija e tantos mais, e a torpe distorçom ortográfica da toponímia que nos assalta na sinalética de tráfico. Ortografia correcta com deplorável ortofonia resolvida em torpe gargarejo castelhano na onomástica; abjecta ortografia com clara ortofonia na toponímia. Um absurdo atrapalhamento entre letras e sons num momento em que Galiza dispom de plena competência em matéria linguística e educativa e o mais generoso acervo de meios didácticos, científicos e divulgativos. Como testemunha de cargo ante a desídia oficial, alça-se o insubornável inventário civil de contratos, partilhas e herdanças entremeados de apelidos e topónimos originários, para recordar do ignaro atropelo ortográfico. 

Resgatar o nosso avoengo ortográfico contribuiria decisivamente a dissolver o persistente estigma de rusticidade e vergonha que impregna ainda a consciência linguística colectiva do país e a projectá-la à sua condiçom de orgulhoso brasom da nossa estirpe cultural. A burocracia linguística estabelecida deve-nos um debate sossegado e sólido sobre o ponto cego da sua excêntrica política neológica e ortográfica. A sociedade democrática a que aspiramos é incompatível com o vicioso recurso ao silêncio administrativo.

Por cima de todo há umha boa notícia que merece ser divulgada entre os simpatizantes da via reintegracionista. É o facto de poder dispor de instrumental tecnológico capaz de resolver instantaneamente qualquer dúvida ortográfica ou gramatical. Basta com seleccionar o formato linguístico desejado no editor de textos ou consultar os dicionários em linha, ou mesmo instalar um bom corrector de texto como o português Priberam. Discretos guias para transitar no nosso idioma livre de servidumes alheias.

O modelo reintegracionista nasceu maduro com o Estudo Crítico (1983, 1989) às NOMIG do ILG-RAG (1982). Muita controvérsia tem corrido sobre o assunto nestes quarenta anos. O reintegracionismo actual, frágil fruto de fervorosas adesons e discretas dissidências, acabou esgalhando finalmente na rompente do assimilacionismo ao português. Umha posiçom, hoje maioritária, opta pola assimilaçom plena vista a dificuldade de socializar o discurso galeguista original, a outra porfia em desenvolver umha variante específica para o galego. Culminada a sua agenda reintegradora, a primeira opçom empenha-se numha agenda da difusom do padrom português. A segunda, como a praticada por mim nestas mesmas páginas desde 2012, pretende acompanhar e orientar o galego em processo. Horizonte e raiz.

Ao noviciado juvenil reintegracionista sugerir-lhe-ia temperar com afável tolerância a firmeza na intençom. Atitude cautelar aconselhável, aliás, no contexto da crise dos grandes relatos em que estamos instalados. Praticar o galego sem dogmatismo, adequando o formato à oportunidade e o auditório é um preceito elementar de bom juízo, imprescindível para manter o folgo ante o incerto caminho à frente. Galego institucional quando requerido, galego reintegrado quando possível (tal foi a minha escolha para redigir a tese doutoral na USC sem contratempos, nom acreditem no suposto carácter preceptivo do galego oficial!) e português padrom quando for preferido polo destinatário. Tal foi o caso no meu recente artigo A economia galega e o comércio exterior2inserido no Anuário 2020 do IGADI.

Folheio nestes dias artigos científicos de actualidade referentes à recente detecçom da estranha onda gravitacional GW190521. Leio-os numha variante do meu próprio idioma; maravilhoso privilégio do galego por direito de origem e primogenitura que poucos idiomas possuem. Do poema medieval à literatura científica mais actual o galego sem fronteiras acompanha-me de cote. No entanto, porfio neste meu particular estilo de inequívoco sabor galego com sufixaçom medieval. Qual poderia ser a vantagem de confiná-lo num restrito reduto provincial sem vistas ao exterior?

 

1 Tesouro Medieval Informatizado Língua Galegahttps://ilg.usc.es/tmilg/index.php

2 We in the world, Nós no mundo. Informa anual 2020. A paradiplomacia galega na nova normalidade: https://www.igadi.gal/web/sites/all/arquivos/igadi_weintheworld_2020.pdf

[Imaxe: Vexels – fonte: http://www.praza.gal]

Magí Camps publica un manual de referència i consulta per als que volen parlar millor

Escrit per Núria Surrell

Parlar és com vestir-se: cadascú té el seu estil. I aquí parlar funciona com a sinònim d’escriure. Podem decidir com parlem de la mateixa manera que podem decidir com ens vestim, o això és el que creu Magí Camps (Barcelona, 1961), autor de Parla’m amb estil (Eumo Editorial), un llibre que pretén fer reflexionar sobre la llengua, sobre com parlem —un acte que sovint fem de manera inconscient i automàtica— centrant-se exclusivament en el català, la llengua materna de l’autor.

Magí Camps és filòleg, periodista de cultura de La Vanguardia i ha estat durant molts anys responsable de l’edició catalana del diari, una trajectòria que es veu plasmada en el llibre per la sensibilitat que mostra envers la llengua i la comunicació, l’èmfasi que dona a tasques com la traducció i la correcció, i també pels múltiples exemples i anècdotes que exposa al llarg dels capítols.

El llibre, que en un principi podria semblar un tractat de normes ortogràfiques, gramaticals i estilístiques, va molt més enllà d’això. En els vuit capítols en què es divideix l’obra, Camps aconsegueix cobrir els temes i àmbits diversos que afecten, directa o indirectament, la llengua catalana: l’argot importat, el paper de l’IEC, les polítiques d’immersió lingüística, eufemismes, el llenguatge sexista i l’inclusiu, anglicismes, la necessitat dels correctors, etc. El fil conductor de l’obra és clar: l’autor busca sensibilitzar al lector per lluitar contra la manca de consciència lingüística regnant entre molts parlants.

La traducció, la correcció o el periodisme són temes clau que es fan presents al llarg de tot el llibre, ja que els professionals d’aquests sectors tenen gran part de la responsabilitat envers la llengua. Però Camps va més enllà d’aquest àmbit. La llengua també juga un rol fonamental en la música catalana, en la literatura, on hi abunden sovint paraules artificioses, i, sobretot, en el teatre, on la riquesa del català sovint queda relegada per calcs castellans en un intent d’imitar una llengua més espontània i del carrer. Magí Camps remarca sovint aquesta idea: la necessitat de reforçar les paraules i expressions pròpies i genuïnes del català sempre que sigui possible. Cal evitar les badades o errors —que no s’han de confondre amb les transgressions intencionades—, sovint calcs del castellà, que empobreixen la llengua i la fan més vulnerable en un moment en què tant el castellà com l’anglès tenen una gran presència en un món cada cop més globalitzat i digital.

El català no és una llengua pobra, sinó que té la seva pròpia riquesa i tots podem parlar-la amb estil.

Cadascun dels vuit capítols està dividit en múltiples subapartats que funcionen com petites píndoles informatives, sucoses i breus però alhora clares i concises. El llibre vol ser una eina propera i de fàcil accés i, per això, l’autor es recolza en exemples o en anècdotes concretes, sovint personals, que acaben concloent en un missatge final més general d’aprenentatge. És un llibre que explica per què és millor per a la salut del català la subtitulació i no el doblatge, per què els pronoms febles costen tant d’aprendre malgrat ser el moll de l’os de la nostra llengua, per què és bo que els mitjans periodístics facin servir paraules com “enguany” o per què la cançó de Milionària de Rosalía fa transgressions deliberades i vàlides mentre que el “reflexada” de Boig per tu va ser una relliscada. L’obra tampoc s’està de tractar temes d’ortotipografia i puntuació, de neologismes, d’educació o de matisos dialectals i regionals.

Camps s’assegura d’utilitzar un estil planer i amè, amb ironia i humor, per tal de fer aquesta lectura agradable i, fins i tot, divertida. L’autor proposa, a nivell lingüístic, un estil natural, espontani i fluït; parlar bé el català no ha de voler dir parlar una llengua artificiosa o encarcarada. Camps remarca sovint que és essencial que el parlant se senti còmode amb la llengua i l’estil amb el qual tria expressar-se. Però la llengua, i en aquest cas el català, és una eina que es pot polir. Parla’m amb estil vol ser, doncs, una caixa d’eines, un manual de referència i consulta, i així ho demostra l’índex inclòs al final del llibre amb les paraules i conceptes tractats al llarg de l’obra per poder-hi retornar quan calgui.

En definitiva, Parla’m amb estil, lluny de ser un tractat de normes d’escriptura, d’ortografia o sintaxi, és un assaig on Camps dona consells i punts de vista molt personals que ajuden al lector a reflexionar sobre el català i l’ús que en fa en el seu dia a dia. L’autor, com a filòleg i periodista, vol apel·lar al lingüista que tots portem dins i acaba amb un missatge d’esperança per al català: la nostra llengua ens apassiona i ens l’estimem per la història tan convulsa que ha viscut, i fer-la servir és una declaració de principis i la continuació de la lluita per a la seva supervivència. Per això és important recordar que el català no és una llengua pobra, sinó que té la seva pròpia riquesa i tots podem parlar-la amb estil.

[Foto: Cristina Gallego – font: http://www.nuvol.com]

Image tirée de Pixabay, sous Licence Pixabay, remixée par Global Voices.

Dans les mois à venir, Global Voices explorera des initiatives linguistiques non-binaires, initialement connues sous le nom de « langage inclusif ». Cette première histoire collective commence par une exploration du genre dans les langues romanes.

La langue peut être considérée comme une forme de magie qui a un impact sur le monde. Ce que nous disons et la façon dont nous utilisons le langage affecte notre pensée, notre imagination et notre réalité.

Dans la plupart des langues romanes, il existe des marques du genre féminin ou masculin pour les pronoms, les noms, les adjectifs, les déterminants et les démonstratifs. Dans les situations où le genre d’une personne est inconnu ou lorsqu’il s’agit de faire référence à un groupe mixte, les conventions actuelles des langues romanes donnent la priorité à la forme masculine, en tant que norme générique. Contrairement au roumain, qui a préservé le genre neutre du latin, les langues française, espagnole, portugaise, italienne et catalane n’ont que des formes de genre binaires et, par conséquent, posent des difficultés particulières pour exprimer la neutralité de genre.

L’activisme pour la neutralité de genre dans le langage fait partie d’un mouvement plus large visant à remettre en question, à résister et à démanteler le sexisme véhiculé par le langage. Les activistes affirment que la domination du genre masculin dans les langues n’est pas neutre, comme on le prétend, mais qu’elle a plutôt été imposée historiquement par des processus idéologiques et politiques.

Au cours des dernières décennies, des mouvements ont fait pression pour accroître la visibilité des femmes et des autres genres dans le langage en encourageant l’utilisation de pronoms et d’inflexions neutres, à l’aide de différentes combinaisons de symboles ou de voyelles.

En français, les anciennes règles sont remises en question

Photo par Chabe01, Wikimedia Commons, sous licence CC BY-SA 4.0

Les enfants qui étudient le français apprennent rapidement la règle de grammaire souvent répétée : « le masculin l’emporte sur le féminin ». Cela signifie que dans les phrases au pluriel qui comportent différents genres, la forme masculine domine. Au sein des communautés francophones, une orthographe connue sous le nom d’écriture inclusive a pris de l’importance ces dernières années pour lutter contre ce préjugé linguistique sexiste.

La première façon d’adopter une écriture inclusive est d’utiliser, dans la mesure du possible, les formes épicènes existantes, par exemple, « lectorat » au lieu de « lecteurs » (m.) ou « lectrices » (f.). La deuxième technique inclut explicitement les terminaisons masculines et féminines. Par exemple, les terminaisons « -e » et « -ice », souvent utilisées pour les formes féminines, se combinent avec la forme masculine pour former, par exemple, « lecteur·ice·s ».

Bien que cette orthographe ait été adoptée par certains médias, certaines universités et quelques entreprises, elle reste très controversée, notamment en France, où des critiques affirment qu’elle est inutile.

Le nouveau pronom le plus courant utilisé pour désigner les personnes non-binaires ou un groupe mixte est « iel », contraction de « il » et « elle ». Pourtant, il n’y a toujours pas de consensus sur la manière de marquer un genre neutre dans d’autres parties du discours. Par exemple, si « iel » est utilisé, les locuteur·ice·s pourraient tout de même être obligé·e·s de choisir, plus tard, l’une des options binaires de genre pour les accords des adjectifs ou les terminaisons de verbes. Jusqu’à présent, les pronoms et les alternatives neutres en termes de genre n’ont pas reçu d’approbation institutionnelle et ne sont pas largement utilisés en dehors des cercles queer, LGBTQI+ et féministes.

Des débats actifs en espagnol et en portugais

“Aucun enfant ne naît macho” – un panneau de la marche pour les droits des femmes à Santa Fe, en Argentine, en 2017. Photo tirée de Wikipedia, sous licence CC BY-SA 4.0

Les mouvements du monde hispanophone ont fait pression pour la neutralité de genre. L’activisme linguistique a été particulièrement fort en Argentine [en], où il est devenu un puissant outil rhétorique et politique [es] dans le discours public : le président Alberto Fernández [es] a utilisé certaines formes de langage non-sexiste dans ses discours, plusieurs universités [es] l’ont autorisé dans leurs documents universitaires et des organismes publics comme la Banque centrale [es] l’ont inclus dans leurs communications officielles.

Plusieurs tentatives de neutralité de genre ont été mises en œuvre au cours des dernières décennies en espagnol ; les premières comprenaient l’utilisation de « x » et « @ » pour remplacer la voyelle qui marque le genre comme « tod@s » (« tout le monde »). Plus récemment, les militant·e·s ont commencé à utiliser le « e » comme une alternative générique et neutre, et le pronom neutre « elle » est apparu comme une alternative à « él/ella » (« il/elle »).

Bien que ces formes soient principalement utilisées au sein des communautés LGBTQI+ et féministes, un rapport [es] récent publié sur le site Chequeado, spécialisé dans la vérification des faits d’actualité, montre que certains mots non-sexistes sont déjà acceptés (ou tolérés) par les locuteurs et locutrices argentin·e·s. Par ailleurs, une nouvelle enquête de l’organisation espagnole Fundéu [es ; pdf] a mis en évidence l’utilisation croissante de « x », « @ » ou « e » par les utilisateur·ice·s hispanophones de Twitter dans chaque pays.

Le portugais est similaire à l’espagnol en ce qui concerne les alternatives permettant d’exprimer la neutralité de genre. En 2015, Andrea Zanella, une psychologue brésilienne, a créé un manifeste pour une « communication radicalement inclusive » en portugais, en partenariat avec une entreprise appelée Diversity Box [pt]. Depuis lors, Diversity Box a créé des guides sur l’inclusivité en termes de genre à destination des entreprises [pt].

Comme en espagnol, l’utilisation de « x » ou « @ » est devenue populaire sur Internet, en particulier parmi les groupes féministes [pt], bien qu’elle ne fasse pas partie des règles de grammaire [pt] de la langue portugaise, un changement qui nécessiterait des amendements juridiques par le Congrès brésilien. La question n’est pas actuellement à l’ordre du jour du calendrier législatif au Brésil.

En italien, des hésitations sur le schwa

Schéma des voyelles de l’Alphabet phonétique international (API), tiré de Wikipedia sous licence CC BY-SA 3.0

En Italie, même si les débats sur la neutralité de genre ne sont pas aussi répandus que dans les communautés hispanophones, il existe une discussion [it] menée par la linguiste italienne Vera Gheno sur le schwa ou scevà (ә), un symbole de l’Alphabet phonétique international (API).

Le schwa est issu de dialectes du centre et du sud de l’Italie et peut être utilisé pour désigner plusieurs personnes sans distinction de genre. Il pourrait remplacer le * or @ à la fin des mots genrés, ce qui est très courant en ligne mais ne peut être prononcé en italien oral. En août 2020, la blogueuse italienne Alice Orrù a expliqué [it] comment prononcer le schwa.

Cette proposition [it] a été faite il y a cinq ans par le projet citoyen « Italiano Inclusivo »[it] (« italien inclusif »), bien que l’autorité linguistique officielle, l’Accademia della Crusca [it], refuse [it] toujours d’accepter le schwa (et toute autre forme alternative) comme une évolution vers une langue italienne neutre.

Féministes et communautés LGBTQI+ prennent les devants en Catalogne

Dans les territoires catalanophones, une adaptation des solutions linguistiques non-binaires développées dans le monde hispanophone prend de l’ampleur au sein des communautés féministes et LGBTQI+. « Elli » et « ellis » deviennent des alternatives à « ell/ella » (il/elle) et aux formes plurielles « ells/elles » (ils/elles).

Bien que de nombreuses institutions — y compris le gouvernement local de Catalogne [es] — recommandent l’utilisation d’un langage non-binaire depuis plusieurs dizaines d’années, les directives [es ; pdf] de l’Université autonome de Barcelone se concentrent sur des stratégies telles que la préférence accordée aux alternatives épicènes existantes telles que « el professorat » (le corps enseignant) ou les formes dédoublées comme « els professors i les professores » (les professeurs et professeures), ou les termes génériques féminins.

Les défis du langage non-binaire en roumain

Le langage non-binaire est particulièrement difficile en roumain. Des formes telles que « @ » ou « e » ne fonctionnent pas pour le roumain car « o » n’est généralement pas une terminaison masculine et les noms féminins sont traditionnellement formés en ajoutant un suffixe au masculin (« activist » > « activistă »). Parfois, la terminaison alternative « X » est utilisée, par exemple, « activistX » au lieu de « activiști » / « activiste » (activistes, m. / activistes, f.). Cependant, les militant·e·s utilisent les pronoms « ei » ou « ele » (comme traduction approximative du « they » anglais) pour éviter d’utiliser des marques de genre.

Contrairement aux langues susmentionnées, le roumain a conservé le genre neutre du latin, mais il est surtout utilisé pour les objets ou les entités collectives. Tous les noms neutres sont masculins au singulier et féminins au pluriel ; par conséquent, la neutralité grammaticale ne correspond pas nécessairement à la neutralité dans une perspective de langage non-binaire. Ainsi, malgré l’avantage linguistique apparent, la neutralité de genre en roumain semble loin de prospérer pour le moment.

[Source : http://www.globalvoices.org]

La majeure partie du Wikipedia rédigé en scots, un idiome écossais, a été réalisé par un adolescent californien qui n’en parlait pas un mot. De ses 12 à 19 ans le jeune contributeur enthousiaste a écrit des milliers d’articles dans un charabia somme toute assez insultant pour les héritiers de Braveheart. 

Écrit par Gariépy Raphaël 

Wikipedia, pour le meilleur ou pour le pire, est une encyclopédie participative. À condition de remplir certaines conditions, chaque internaute peut apporter sa contribution au site. Si cela permet qu’une grande diversité de sujet soit abordée, tous les rédacteurs ne sont pas des experts dans leur domaine, et particulièrement quand cela touche à des sujets de niche…

Plus tôt dans la semaine, un utilisateur de Reddit nommé Ultach a fait une découverte qui est une parfaite illustration de ce problème. Irrité depuis des années par des articles approximatifs, voire incompréhensibles, rédigés en scots, l’internaute à décider d’enquêter sur les contributeurs. La mauvaise qualité des productions dans cet idiome a rapidement trouvé son explication puisqu’il s’avère que pratiquement toute la version du Scot Wikipédia, comprenant plus de 57 000 articles, a été écrite, éditée ou supervisée par un seul internaute dans une langue dont il ne parlait pas un mot.

L’adolescent, qui officie sous le pseudonyme d’Amaryllis Gardner était devenu avec le temps l’administrateur officiel de sco.wikipedia.org, il aurait créé et « corrigé » la grande majorité de ces pages pour un total de 200 000 modifications.

Désastre ou miracle culturel ?

Le scots est une langue germanique proche de l’anglais, principalement parlée dans la région des Lowlands, au sud du pays. Comme le souligne le Guardian, au Moyen Age, l’idiome était l’une des grandes langues littéraires des îles britanniques. Mais les intellectuels du XVIIIe siècle, dont David Hume, ont cherché à supprimer les « scotticismes » de leur écriture et de leur discours.

Et si la langue a connu un regain de popularité ces dernières années avec la création de forums promouvant la culture écossaise, elle reste en danger. Ironie du sort, le Scot Wikipédia et le travail d’Amaryllis Gardner constituent aujourd’hui le plus grand corpus en libre accès de la langue écossaise au monde.

Les articles de Garder présentent cependant un scots dénaturé. L’adolescent s’est ainsi souvent contenté d’insérer des mots écossais — souvent mal orthographiés — dans des constructions grammaticales anglaises.
Des dizaines de milliers d’articles sont écrits dans un charabia étrange avec des changements de lettres occasionnels et souvent ridicules — comme le remplacement d’un « y » par « ee » pour tenter de reproduire phonétiquement l’accent de la région.

Pour Ultach le jeune homme « a peut-être fait plus de tort à la langue écossaise que quiconque dans l’histoire », il se serait livré à un « vandalisme culturel sans précédent ». En effet, le travail de l’américain renforce l’argument selon lequel le scots ne serait pas une langue à part entière.

De son côté Amaryllis Gardner, s’est dit « dévasté », pensant depuis toutes ces années qu’il faisait le bien. « Je n’étais qu’un enfant de 12 ans lorsque j’ai commencé, et parfois, quand vous commencez quelque chose jeune, vous ne pouvez pas voir que l’habitude que vous avez développée est malsaine et inutile en vieillissant. »

La communauté Wikipédia doit maintenant décider du sort de tous ces articles. Pour certains internautes, il est évident que le site devrait supprimer les contributions de l’adolescent, mais Michael Dempster, le directeur du Scots Language Center à Perth, est d’un autre avis :

« Ce jeune homme a abattu une quantité incroyable de travail et qu’il a créé une infrastructure modifiable », a-t-il déclaré au Guardian. « C’est une excellente ressource, mais elle a besoin de personnes qui parlent correctement le scots pour la modifier maintenant ».

Si vous en avez des notions, vous savez ce qu’il vous reste à faire.

[Photo : Braveheart – source : http://www.actualitte.com]

Escrito por Verónica Gómez / Revista Exlibris

El guaraní se caracterizó siempre por ser uno de los idiomas originarios que más se resistió a la colonización y a muchos intentos de su desaparición a lo largo de la historia. En este artículo haré un recorrido por los eventos históricos que atravesó este idioma y en consecuencia invitaré a una reflexión acerca de los mecanismos que se pusieron en juego para superar las dificultades que fue encontrando hasta llegar a un presente de vitalidad y crecimiento sistemáticos. Además, desde mi lugar como docente y hablante del avañe’ẽ (idioma guaraní), pondré especial atención al uso y transmisión de este idioma en la ciudad y en la provincia de Buenos Aires, donde tiene una importante presencia hace ya varias décadas y que además es enseñado en diversas instituciones educativas, incluso formando parte de la currícula de carreras universitarias.

∞ MOMBYKYKUE (resumen en lengua guaraní)

Avañe’ẽ ha’e peteĩ ñe’ẽte ymaite guivéma oime ha ojepytasova’ekue pytagua guahẽháme ha avei ombohavake, opa tembiasakue aja, umi yvypórare oipotáva avañe’ẽ topa yvy apégui. Ko moñe’ẽrãme aguatáta tembiasakue rapére ha ahecháta moõ rupi oiko guaraní ñe’ẽ ha jajepy’amongetáta mba’éicha rehe avañe’ẽ ikatu iñakãrapu’ã ha mba’éicharupi oguahẽkuaa ko’ãga oimeha peve, imba’eguasúva ha ojehayhu hetáva. Avei, che rendágui avañe’ẽ mbo’eháraramo ha ñe’ẽháraramo, ajesareko porãta mba’éichapa ojeporu ha oñembohasa ko ñe’ẽte tavaguasu Buenos Aires-pe ha ijerére, oñeñe’ẽ hetahápe yma guive, ha avei oñembo’éva heta mbo’ehaoguasúpe.

Por Verónica Gómez / Universidad Nacional de Quilmes
vero_gomez@live.com.ar

El guaraní en Buenos Aires

La Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el Conurbano Bonaerense conforman una zona de Argentina donde es muy habitual el uso del idioma guaraní. El mayor número de guaranihablantes residentes en Argentina corresponde a los inmigrantes paraguayos, que según el Censo Nacional de Población de 2010 son 550.713 personas. Del total de estos inmigrantes el 14.6 % vive en la CABA y el 71.3 % en la provincia de Buenos Aires, lo que significa que el 85.9 % de los migrantes paraguayos de todo el país residen y trabajan en Capital y provincia de Buenos Aires. Esto explica por qué la variedad del idioma guaraní llamado guaraní paraguayo o guaraní jopará es tan escuchado en sus calles. Además no hay que olvidar que en las provincias argentinas de Corrientes, Misiones y Formosa lo habla gran parte de la población criolla (cf. Instituto Nacional de Estadística y Censos 2015).

Sin embargo, nos ubicaremos geográficamente en Buenos Aires para analizar el uso del idioma guaraní, en su variedad conocida como guaraní paraguayo o guaraní jopara. La particularidad de este dialecto es definido por el término jopara, que significa mezcla; es decir que esta variedad se caracteriza por mezclar palabras del idioma guaraní y el castellano, aunque es preciso aclarar que es predominante en ella no solo la cantidad de palabras sino la estructura gramatical del idioma. Esta variedad es la más hablada dentro del territorio paraguayo, a pesar de que hay siete dialectos de dicho idioma hablados dentro del vecino país (Zarratea 2009). Tadeo Zarratea refiere que “es una variedad derivada del dialecto karió, propio de los indígenas asuncenos de los siglos XV y XVI”, y agrega además que “este dialecto ya se hallaba diferenciado de los demás de la misma lengua cuando llegaron los españoles en 1536” (2009: 4).

El guaraní jopara o guaraní paraguayo es una mixtura idiomática donde, como ya hemos dicho, la estructura y los términos utilizados son predominantemente guaraníes, tomando del castellano palabras que en guaraní no eran conocidas o utilizadas, o que simplemente fueron incorporadas a pesar de tener su equivalente en el idioma originario. Algunos ejemplos son sevói (cebolla), cavaju (caballo), ovecha (oveja). Otra característica del guaraní jopara es la utilización de prefijos de conjugación cumpliendo con las reglas del idioma guaraní y adaptando las palabras castellanas, eliminando, por ejemplo, las consonantes finales, ya que en guaraní todas las palabras terminan en vocal. Algunos verbos que nos pueden servir como ejemplos son lee (leer), escrivi (escribir) o gusta (gustar), utilizándolos de la siguiente manera: che alee, nde relee, ha’e olee (yo leo, tú lees, él lee).

También es importante aclarar que esta manera de hablar el idioma guaraní varía según sea utilizada por personas de origen urbano o rural, teniendo menos presencia castellana en las zonas campesinas y más presencia en las citadinas.

Para muchos adultos, pero sobre todo para los niños que hablan esta variedad del guaraní, la llegada a un contexto donde el idioma predominante es el castellano representa un difícil obstáculo. Muchos de los inmigrantes paraguayos son bilingües, hablan y entienden tanto el guaraní como el español. Avellana y Brandani hablan de una situación especial de migración que “en muchas ocasiones, obliga a los hablantes bilingües español-guaraní a inclinarse de manera abrupta por el español, lengua que no siempre constituye su lengua materna ni la opción preferida para sus comunicaciones cotidianas” (Avellana y Brandani 2016: 80). Existen numerosos casos de gente proveniente del interior de Paraguay, alejados de Asunción, donde se habla casi de modo exclusivo el idioma guaraní. Y si bien se habla en todo el país, en las áreas rurales y en los sectores más desfavorecidos económicamente es donde su utilización es casi predominante (Hauk 2014). El español, sin embargo, está más asociado con la comunicación formal y a los sectores de las clases sociales más altas.

En la ciudad y en la provincia de Buenos Aires hay escuelas donde un número alto de alumnos tiene como lengua materna al guaraní, y en general no encuentran de parte del sistema educativo la asistencia necesaria para facilitarles la integración y de esa manera brindarles las mismas posibilidades que al resto de aprender los contenidos escolares. Esto los coloca en una posición de desventaja y los condena al fracaso escolar y posible deserción.

Si bien la dificultad respecto al manejo del castellano es tanto para niños como para adultos, son los niños los que tienen menos experiencia con el uso del castellano, ya que, como se dijo antes, es el idioma que se vincula con la formalidad, con lo extrafamiliar y, como dice Zarratea, “el guaraní es relegado al uso en las relaciones personales de intimidad, al seno familiar, a las relaciones de confianza, al ámbito rural, al ámbito del proletariado citadino, a las cuestiones no oficiales y a las conversaciones informales” (2009: 6). Por lo tanto estos niños, generalmente pertenecientes a las zonas rurales o urbanas de las clases más bajas del Paraguay, son los más impactados por este brusco cambio de ámbito no solo porque tienen que adaptarse a un entorno físicamente distinto y en la mayoría de los casos alejarse de seres queridos, sino que tienen la exigencia de usar un idioma que apenas conocen y de amoldarse a costumbres y códigos culturales diferentes.

Un poco de historia

El guaraní es uno de los idiomas originarios con más vitalidad en el continente americano. Si nos remontamos en la historia, puntualmente a los primeros contactos entre el invasor europeo y el nativo guaraní que habitaba las zonas selváticas desde el Caribe hasta la actual provincia de Buenos Aires, veremos que los extranjeros notaron en poco tiempo que el idioma de los guaraníes era en esta parte del continente lo que ellos definían como una lengua general. Un poco de tiempo más tarde, a mediados del siglo XVI, llegaron miembros de la orden religiosa de San Francisco de Asís, quienes se dedicaron a estudiar la lengua de los nativos con obvias intensiones de evangelizar a la población.

Según Bartomeu Melià “todos los testimonios coinciden en señalar a los frailes Luis Bolaños y Alonso de San Buenaventura como los primeros misioneros que se hicieron entender por los indios en su propio idioma” (Meliá 2003: 32). De hecho fue fray Luis de Bolaños quien escribió la primera gramática del idioma guaraní y un vocabulario, además de traducir el catecismo. Su trabajo fue de gran ayuda para los posteriores evangelizadores que llegaron a la zona guaranítica. A fines de 1607 los jesuitas se instalaron en lo que en ese entonces se llamaba la Provincia del Paraguay, que hoy corresponde al litoral argentino, sur de Brasil y Paraguay, y comenzaron una labor inmensa que incluyó la fundación de 30 pueblos donde se hablaba y se escribía exclusivamente en idioma guaraní. Allí circulaban textos que cumplían con la función de propagar el cristianismo aunque también fueron “elementos fundamentales de un proceso de transformación cultural y política de las áreas de acción misional en las fronteras sudamericanas” (Wilde 2014: 271). La permanencia de la Compañía de Jesús duró hasta su expulsión, que fue declarada en febrero de 1767. Durante esos años el arte, las creencias y costumbres de ambas culturas se fusionaron dando origen a los particulares pueblos jesuítico-guaraníes. Los rastros de esa mezcla son visibles tanto en las ruinas de las reducciones en Argentina, Paraguay y Brasil, como en las tradiciones de la actual población criolla de esas zonas.

Desde el año 1524 la ciudad de Asunción se desarrollaba como una ciudad colonial que no recibió tanta migración europea como se esperaba al principio, ya que en su territorio no se encontraron los metales preciosos que se suponía que habría. Los españoles llegaban sin mujeres, por lo que establecían pareja con varias mujeres guaraníes gracias al sistema de cuñadazgo que estaba vigente dentro de la parcialidad que habitaba ese territorio. Este era un sistema de reciprocidad en el que aquel hombre que se casaba con una mujer contraía también una relación con su familia que consistía en favores mutuos. En este sentido, Branislava Susnik señala que los caciques ofrecían a los españoles a sus hijas y sobrinas “en la seguridad de que este vínculo político sería el verdadero lazo de amistad y formalización del pacto” (Susnik 2017: 84). Muchos se refieren a esa época como la de “El Paraíso de Mahoma”, donde los españoles contaban con entre 30 y 40 mujeres cada uno, con quienes procreaban y rápidamente poblaban Asunción de mestizos. Según Bárbara Potthast, “Contrariamente a otros países latinoamericanos, donde estos descendientes ilegítimos eran socialmente marginados, en Asunción ellos pronto constituyeron la nueva clase dirigente.”(Potthast 2011: 25).

Podemos decir entonces que el proceso de mestizaje, tanto genético como cultural, y la vigencia, propagación y fortalecimiento del idioma guaraní fueron de la mano. Hay que remarcar que las formas lingüísticas de los pueblos jesuíticos y la de la provincia del Paraguay mantenían diferencias importantes. No obstante aquello, ambas organizaciones sociales y políticas posibilitaron el uso del idioma en las generaciones venideras en estos territorios. Por un lado, pueblos administrados por jesuitas donde tenían como única lengua al guaraní y sus habitantes en su mayoría eran alfabetizados en ese idioma; por otro lado, en la ciudad de Asunción donde las mujeres guaraníes transmitían el idioma a sus hijos mestizos, quienes a su vez podían llegar a ser personas influyentes en la vida política y social del Paraguay.

Sin embargo, luego de la expulsión de los jesuitas la vitalidad que tenía el idioma guaraní, sobre todo en su modo escrito, se fue perdiendo gradualmente producto de su prohibición por parte de las órdenes religiosas que administraron posteriormente esas reducciones. Se dejó de alfabetizar en ese idioma y se comenzó un proceso de castellanización de los guaraníes que habitaban aquellos pueblos. Además, varios grupos de originarios comenzaron a salir de las reducciones y se incorporaron a la sociedad criolla colonial. Por su parte, a principios del siglo XIX Paraguay llevó adelante su independencia tras lo cual eligió al español como idioma oficial en todas las instituciones del Estado.

A pesar de eso, ese territorio conformado por la ahora República del Paraguay y las antiguas reducciones jesuíticas siguió siendo eminentemente guaraniparlante. Con el correr del tiempo el mestizaje se extendió pero el idioma guaraní hablado mantuvo su vigencia a diferencia de su versión escrita, que prácticamente quedó en desuso. Entre las modificaciones que sufrió el idioma una fue fusionarse con el castellano adquiriendo las particularidades que tiene actualmente y por lo que se lo ha bautizado como jopara.

País bilingüe

Desde el comienzo de su historia como república, el Paraguay tuvo como rasgo característico el hecho de ser un país bilingüe por los motivos a los ya hemos hecho referencia. A pesar de considerar al español como idioma oficial, el guaraní seguía siendo el idioma utilizado por la inmensa mayoría de sus habitantes.

En las guerras en las que participó Paraguay el idioma guaraní jugó un papel muy importante. Fue utilizado estratégicamente ya que sus rivales, Argentina, Brasil y Uruguay en la Guerra de la Triple Alianza; y Bolivia en la Guerra del Chaco, mayoritariamente no entendían este idioma originario. Hay que recalcar que los soldados paraguayos, que pertenecían a las clases más populares, hablaban mucho más a menudo en guaraní que en castellano.

A pesar de su importancia estratégica en cuestiones relacionadas con la soberanía y con la identidad nacional, fue históricamente menoscabado por ser el idioma característico de las clases bajas del país. Durante décadas no se escribió en guaraní, solamente un sector relacionado con el arte lo mantuvo vigente en sus obras como los poetas y músicos, que continuaron escribiendo y leyendo en este idioma.1

Podemos encontrar entonces perspectivas contradictorias pero que a la vez conviven, respecto del idioma guaraní. Estas visiones parecen persistir en el tiempo, una de ellas es negativa: el guaraní nombrado como dialecto, considerándolo inferior a cualquier idioma europeo; por el otro lado, una consideración positiva respecto de su importancia no solo en las guerras sino como elemento identitario primordial para todos los paraguayos. Según Hauck, a raíz del significativo papel llevado a cabo por este idioma en la independencia, las guerras, la publicación de periódicos en las mismas, las arengas patrióticas, las canciones, etc., “el guaraní se convirtió en la lengua de la liberación nacional y un ícono de la identidad paraguaya” (Hauck 2014: 119).

Esta consideración ambigua que la población paraguaya tiene del idioma guaraní quizás sea una de las causas de la imposibilidad de poner en práctica, como país, un verdadero bilingüismo, donde ambas lenguas oficiales estén en igualdad de condiciones tanto en escuelas, hospitales y otras instituciones públicas del país, así como en los medios de comunicación u otro tipo de empresas. Es como si hubiera una puja constante, que muchas veces existe en una misma persona, respecto de si el guaraní es o no igual en importancia que el español.

Al no ser declarada lengua oficial de Paraguay desde su surgimiento como país en 1811, el idioma guaraní fue relegado, prohibido en las escuelas y no tuvo ningún tipo de atención por parte del Estado paraguayo en pos de su difusión y conservación. Probablemente la oficialización tardía del idioma guaraní en Paraguay –en 1992– haya dado lugar a que se extendiera aún más esta brecha entre ambos idiomas y a que el castellano ganara terreno y aumentara su status dentro de todo el país.2 La manera peyorativa de llamar a los guaranihablantes sigue teniendo vigencia y cualquier ciudadano paraguayo contemporáneo sabe perfectamente que el término “guarango” es utilizado para referiste a ellos.

A partir de la declaración del guaraní como idioma oficial junto al castellano, comienza una nueva etapa donde, paulatinamente, las representaciones sociales respecto de este idioma originario se van modificando. El status del guaraní se eleva en el ideario de las personas, el orgullo por tener un idioma propio, que los diferencia del resto del continente americano, comienza a relucirse. Empiezan las discusiones sobre qué guaraní se enseñaría en las escuelas y las rivalidades entre partidarios del guaraní jopara y el guaraniete, es decir, entre los que acuerdan con el uso del idioma guaraní con préstamos y “guaranización” de elementos incorporados desde el castellano, y los que prefieren un guaraní “limpio” de castellano, utilizando neologismos y recuperando palabras que estaban perdiendo vigencia.

Aquí aparece entonces una nueva pugna, la competencia entre un idioma guaraní “correcto” y uno “contaminado” o corrompido”. Nuevamente las clases populares, las que hablan el jopara, son menoscabadas justamente por su manera particular de comunicarse, de utilizar el idioma guaraní combinándolo con palabras castellanas. Frases como “yo no hablo bien el guaraní” son muy comunes por parte de hablantes nativos de este idioma. Este tipo de expresiones son, probablemente, producto de la descalificación y el menosprecio con el que repetidamente se hace referencia a este dialecto popular conocido como jopara. Es decir que la mayoría de la población paraguaya sigue siendo tildada de hablar de forma inapropiada, antes por hacerlo en guaraní en vez de en castellano y ahora por hablar en jopara en vez de guaraní “puro”.

En las publicaciones literarias que salen a la luz en los últimos años podemos observar que este enfrentamiento entre los partidarios del jopara y los puristas ha encontrado un equilibrio entre el uso de neologismos y préstamos del castellano. Quizás se hayan percatado de que un guaraní lleno de neologismos podría espantar a las personas que tienen como materno al idioma guaraní materno al idioma guaraní jopara, y que, al contrario de lo que se desea, los individuos, sobre todo en edad escolar, quizás terminen alejándose del idioma en vez de apropiarse de él y de fortalecer su uso.

Más adelante veremos cómo las nuevas tecnologías pueden ser buenas herramientas para difundir y dar a conocer los neologismos haciendo más ameno el aprendizaje y conocimiento de estos.

Cómo se trasmite el idioma en un contexto castellano

Casos diferentes a los de los niños guaranihablantes que se ven en la obligación de adaptarse a Buenos Aires y lidiar con las dificultades que ello les trae, es el de los hijos de hablantes bilingües castellano-guaraní que aprenden, en diferentes niveles de competencia, el idioma guaraní.

Aquellas personas que asimilan el idioma guaraní habiendo nacido y crecido en Buenos Aires, un lugar donde el predominante –y oficial- es el idioma castellano, son hijos de personas que usan muy cotidianamente dicho idioma dentro del entorno familiar. Lo más habitual es que ambos padres sean guaranihablantes y el diálogo permanente entre ellos en ese idioma facilite el aprendizaje a los niños, aunque no haya una conciencia clara de los primeros de estar transmitiéndolo a sus hijos, es decir que en general no hay una decisión de enseñar su idioma materno, simplemente lo hacen, sin demasiada premeditación. La competencia lingüística de los hijos respecto del guaraní suele ser solo de comprensión y no tanto de producción oral o escrita.

El concepto de “semihablante”, propuesto por Dorian (1992), hace referencia a las personas que tienen tal característica con respecto a su segunda lengua, aquellas personas que a pesar de no hablar esa lengua, en nuestro caso específico el guaraní, “comparten las normas sociolingüísticas con los otros miembros de la comunidad de habla, es decir, son comunicativamente competentes”, por lo que pueden “comportarse apropiadamente en situaciones en las que se usa la lengua indígena, devolver un saludo, entender un chiste o responder a una orden” (Messineo y Hecht 2007: 140). En mi experiencia personal, esta competencia fue adquirida desde mi niñez en el contexto familiar y desarrollada durante todas las etapas de mi vida.

Mi práctica como docente de idioma guaraní y una serie de entrevistas en 2019 en el sur del Conurbano Bonaerense tanto a hijos de paraguayos como a padres paraguayos con hijos nacidos en Argentina me han sido de gran ayuda para llevar a cabo algunas clasificaciones respecto del modo de transmisión/adquisición del guaraní en un contexto castellano. Sin olvidar que el uso del idioma originario que nos compete es desigual dentro de Paraguay, me centré en las familias con padres que tienen un uso muy frecuente del guaraní.

La primera distinción que pude hallar fue entre los padres que hablan guaraní en presencia de sus hijos y los que deciden reservar su uso para el ámbito más íntimo ya que algunos hablantes de este idioma confiesan que puede ser una forma de mantener en secreto algunas cosas, una especie de lenguaje secreto exclusivo de la pareja. En los casos en que la pareja habla muy frecuentemente en guaraní frente a sus hijos desde el nacimiento de estos, están los que se dirigen a los niños en guaraní y los que nunca les hablan a los niños en ese idioma.

He podido observar que quienes dicen entender total o casi totalmente una conversación en guaraní y responder a una pregunta o una orden son los que manifestaron que sus padres les hablaban en guaraní, se dirigían a ellos en dicho idioma. Otros elementos importantes son el entorno, amigos, parientes, clubes sociales donde frecuentaba o frecuenta la familia, la música, etc.

Los que encontraron, sobre todo en la niñez, al idioma de sus padres en todos estos ámbitos, tienen una comprensión más completa del mismo.

Las personas que entienden solo algunas palabras sueltas son las que escuchaban regularmente el guaraní en el entorno familiar pero que no eran destinatarias directas de preguntas u órdenes en este idioma, a ellas siempre se dirigían en castellano. “No sé por qué no le hablaba en guaraní a mis hijas, quizás tenía miedo de que se le mezclaran los dos idiomas, de que hablaran todo mal”, expresó una de mis entrevistadas, quien al final de la entrevista manifestó haberse arrepentido de no haberles enseñado su lengua y que le habría gustado que sus hijas hablaran y leyeran en guaraní.

Pude observar que la mayoría de quienes tienen ambos padres guaranihablantes cuentan con competencias lingüísticas para entender el idioma pero no para hablar, y son la minoría quienes no entienden ni hablan.

En el caso de mi familia, los cuatro hermanos mayores entendemos y hemos tenido la posibilidad de hablarlo, nuestros padres se dirigieron a nosotros siempre en guaraní y nuestro entorno fue, principalmente en la niñez, en su gran mayoría guaraniparlante. El hermano más chico, quizás por haberse socializado desde más temprano en ámbitos hispanohablantes y por haber tenido cuatro hermanos mayores que hablaban castellano, solamente entiende palabras sueltas en guaraní. Estas características coinciden con las incipientes conclusiones que he podido sacar a raíz de indagaciones que he realizado.

Por último, podemos agregar que tanto en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires como en el Conurbano Bonaerense existe una cantidad considerable de emisoras de radio donde se comunica en guaraní y se difunde música, poesía y humor en este idioma, lo que también favorece a su presencia en la cotidianeidad de sus hablantes y de los “hablantes pasivos”.

Recuperación de la identidad por medio de la lengua

En los últimos años existe en Argentina y en el resto de Latinoamérica una tendencia a la reivindicación de las culturas originarias por parte de grupos de diferente índole. Hay un surgimiento o resurgimiento de la conciencia acerca de las raíces culturales de América y del genocidio llevado a cabo por la invasión europea, que va adquiriendo cada vez más visibilización. En consonancia con estos movimientos que revalorizan las culturas y las lenguas originarias, muchos jóvenes nos planteamos la necesidad de profundizar sobre nuestros propios orígenes y decidimos acercarnos a ellos a través del idioma. En mi caso, esa inquietud surgió luego de la adolescencia con la decisión de hablar el idioma que había aprendido al mismo tiempo que el castellano pero que no hablaba ni escribía.

Ser profesora de lengua y cultura guaraní en la Provincia y la Ciudad de Buenos Aires me permite afirmar que, según mi experiencia de casi diez años de docencia,3 todos los años hay personas que deciden iniciar sus estudios en lengua guaraní con este incentivo, el de recuperar la identidad por medio del idioma de sus ancestros. Si bien los intereses de quienes deciden aprender guaraní son variados, algunos son motivos laborales (antropólogos, lingüistas, etc.) y otros por simple curiosidad, la mayoría de los estudiantes están movidos por necesidades personales relacionadas a la pertenencia cultural. Producto de una larga reflexión en algunos casos y del imperativo de no perder aquello que los une a sus raíces, quienes tienen padres, abuelos o algún antepasado guaraniparlante llegan con inquietud y entusiasmo para aprenderlo. Varios están relacionados con el arte, la literatura, la música, etc., y anhelan poder escribir o cantar en su idioma ancestral. Hijos o nietos de paraguayos, correntinos, misioneros, chaqueños, formoseños, entran, a través del idioma, en el mundo de la cultura guaraní, lo que en muchos casos transforma su identidad saliendo un poco de la “paraguayidad”, “correntinidad”, etc., y mutando ese sentido de identidad a un grupo de pertenencia mayor, el de la Nación Guaraní.

Es decir que la certeza respecto de que los argentinos o los porteños somos herederos de la cultura europea se pone en crisis cuando se devela que los originarios guaraníes están en Buenos Aires desde su fundación (segunda fundación en 1580), y cuando asimismo se toma conciencia de que, además de las distintas oleadas de inmigrantes europeos, Buenos Aires recibió inmigrantes de todas las provincias argentinas y de los países limítrofes a lo largo de toda su historia. Además, tomar en consideración la invisibilización de la participación de los pueblos originarios no solo en la formación del Estado argentino, sino también en la formación del resto de los Estados latinoamericanos, refuerza la intención de reivindicar a las culturas indígenas por parte de las nuevas generaciones.

Específicamente, respecto del pueblo guaraní, la reflexión sobre su resistencia y la supervivencia de su idioma a pesar de los intentos de desaparición a los que fue sometido suele ser una constante y un motivo de orgullo de sus descendientes, al contrario de lo que se podía observar hace algunos años, cuando muchos hijos de paraguayos negaban su origen y en algunos casos prohibían a sus propios padres hablar en guaraní en público.

Respecto de mi labor enseñando mi propio idioma, puedo agregar que surgen varias dificultades acerca de cómo transmitirlo. Uno de ellos es la irregularidad en el nivel de manejo del idioma en los cursos, pasando por quienes empiezan de cero hasta los que entienden e incluso hablan guaraní. Otro elemento es el material didáctico a utilizarse, que se puede conseguir en Paraguay, pero que en general para su enseñanza en Buenos Aires hay que pensarlo como segunda lengua, cosa que en Paraguay no sucede. En mi caso, elaboro gran parte del material utilizado en las clases y selecciono algunos ejercicios, textos y juegos de libros y manuales de enseñanza de la lengua en Paraguay.

Las nuevas tecnologías, una herramienta para democratización de la palabra guaraní

Las nuevas generaciones, las que fueron escolarizadas y alfabetizadas en Paraguay después de la oficialización, tienen al menos algunos conocimientos respecto de cómo se escribe y cómo se lee en guaraní, a pesar de que suele ser una materia poco agraciada para los alumnos: “Cuando estamos en la escuela, muchos detestamos el idioma guaraní, debido a que no existe una didáctica atractiva para aprenderlo” (Revista Cultura Guaraní 2017). Sin embargo en los últimos años se puede observar el surgimiento de un nuevo fenómeno en el que el idioma guaraní cobra protagonismo: su uso en las redes sociales y en las nuevas tecnologías en general. Gracias a ello, personas de Paraguay, de Argentina y de todo el mundo tienen la posibilidad de acceder a la palabra escrita en guaraní. Plataformas como Duolingo, Firefox, Wikipedia, tienen sus versiones en este idioma.4 Existen infinidad de páginas de diferente índole, humor, noticias, música, lengua y cultura, etc., donde se utiliza principalmente el idioma guaraní. Además hay aplicaciones para celular con funciones muy variadas también, por ejemplo diccionario, textos y audios, entre otros. Y Facebook, y otras redes sociales, tienen la opción de configurar su idioma al guaraní.

A pesar de que en muchas ocasiones su uso escrito no cumple con las normas legitimadas desde la estandarización llevada a cabo en la década del 90, ya que el sistema de escritura del castellano tiene aún mucho peso, el guaraní escrito se está ganando un lugar y va adquiriendo una visibilidad de la que hace unos años carecía. Además, al ser un idioma que hace pocas décadas actualizó y estandarizó su grafía, está en una etapa donde el uso de la ortografía antigua y la actual conviven y en algunos casos se enfrentan.5

Estas nuevas páginas de Internet que hacen publicaciones en idioma guaraní también son favorables para afianzar su uso escrito de la manera estandarizada y además para difundir neologismos. La gente, alfabetizada o no en este idioma, se va acostumbrando a leer en guaraní con la grafía actualizada; es decir, basada en el alfabeto latino y con las adaptaciones requeridas por las características fonético-fonológicas propias del idioma, como las marcas de nasalidad, el apóstrofo, etc., aprendiendo nuevas palabras en su propio idioma.

De esta manera, si bien el uso del idioma guaraní sigue siendo primordialmente oral, la modalidad escrita se está expandiendo y es, en gran parte, gracias a las nuevas tecnologías combinadas con la creatividad que, junto con el surgimiento de los movimientos que revalorizan las lenguas originarias, dan un impulso importante para su uso en la actualidad.

Otro de los elementos que aportan a este fortalecimiento es el cine, un ámbito donde tampoco el guaraní era tenido en cuenta y que en este siglo XXI le da un lugar que nunca antes había tenido. Es preciso decir que Paraguay no tenía tradición en producciones cinematográficas, y que sus pocas producciones no se caracterizaron por el uso del idioma guaraní. Sin embargo en el año 2006 y en 2012 se estrenaron dos películas que significaron una bisagra para el cine paraguayo y donde el idioma guaraní tiene un papel central. En primer lugar, Hamaca Paraguaya,6 un largometraje hablado en guaraní donde una pareja de ancianos conversan sobre su hijo que está en la guerra. En segundo lugar, la película 7 Cajas,7 un thriller donde se habla principalmente en guaraní jopara y que transcurre en el popular Mercado 4 de Asunción. Esta última fue la más taquillera del país y recorrió varias salas de Argentina, EEUU y otros países, teniendo excelente recepción.

A estos recursos hay que sumarle la cantidad de publicaciones de libros en guaraní de variados géneros que se lanzaron en los últimos años, incluyendo las traducciones de clásicos como El Principito, Platero y yo y Mafalda,8 entre otros.

De esta manera el idioma guaraní adquiere, en la consideración de los hablantes, una imagen más positiva, reforzando al mismo tiempo el orgullo por este idioma tan preciado y representativo para la identidad paraguaya, correntina o formoseña. A su vez, el uso más frecuente de la palabra escrita en las diferentes redes sociales da la posibilidad a que, tanto en el caso del guaraní como en el de otras lenguas originarias, los hablantes, principalmente jóvenes, se puedan expresar genuinamente en su idioma.

La recuperación de la palabra es vehiculizada por varios medios que en general se complementan, como es el aprendizaje formal de la lengua conociendo su funcionamiento, reglas y estructura, poniéndose efectivamente en práctica a través de diferentes vías, como ya hemos dicho: redes sociales, obras literarias, cinematográficas, etc.

El aprendizaje formal tiene que ver con la tarea que vengo realizando hace casi una década en la provincia de Buenos Aires, mediante lo cual puedo observar la evolución de los alumnos tanto en el uso oral como escrito. También puedo dar cuenta de la efectividad, sobre todo de los posteos en redes sociales, ya que administro un grupo de Facebook donde comparto publicaciones en guaraní que registran una considerable participación de sus integrantes, muchos de los cuales han aprendido este idioma en mis clases.

Por otro lado, también puedo observar que ciertamente muchos alumnos llevan a cabo sus objetivos de cantar o escribir en guaraní, llegando incluso a grabar canciones o publicar poesías propias. Quizás la oralidad conlleve una dificultad un poco mayor o exija más tiempo de dedicación y exposición al idioma, lo que no todos los alumnos pueden hacer, ya que una vez adquirida, la práctica es lo fundamental para mantenerla viva en nosotros.

Finalmente, todos estos elementos se conjugan dando lugar al fortalecimiento de la identidad por medio del idioma y a un cambio de paradigma que se está llevando adelante respecto de las lenguas originarias.

Conclusión

Como toda lengua viva, el idioma guaraní llega al siglo XXI experimentando constantes modificaciones, entre otros factores por el contacto con el castellano. A pesar de las prohibiciones, estigmas y prejuicios, es hoy en día un idioma con mucha vitalidad. En el seno de la comunidad de sus hablantes existen varios debates respecto de su uso oral y escrito, lo que muestra la importancia que sigue teniendo tanto en Paraguay como en las provincias del litoral argentino y Buenos Aires.

Puntualmente en la provincia de Buenos Aires, donde principalmente se transmite de padres oriundos de Paraguay o el litoral a hijos nacidos en esta provincia, surgen nuevos movimientos, sobre todo artísticos, que realzan al guaraní y encuentran en él un camino hacia la reivindicación de las raíces latinoamericanas. Esta relevancia del avañe’ẽ reflejada en las producciones artísticas y comunicacionales llevadas a cabo en los últimos años en otros muchos puntos geográficos del mundo, son favorables a un proceso de cambio en la mirada negativa que solía tenerse no solo sobre el guaraní sino también sobre los demás idiomas originarios.

Para finalizar, teniendo en cuenta que, fuera del territorio eminentemente guaraniparlante, Buenos Aires es el lugar donde más vigor tiene este idioma, sería pertinente preguntarse si está en curso el surgimiento de una variedad dialectal del idioma guaraní con características bonaerenses o porteñas, cuestión que dejamos abierta a nuevas indagaciones.

VERÓNICA MABEL GÓMEZ es profesora de Lengua y Cultura Guaraní por el Ateneo de Lengua y Cultura Guaraní, Regional Buenos Aires, estudiante avanzada en la Licenciatura en Ciencias Sociales en la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ), y docente desde 2012 en el Centro Universitario de Idiomas (CUI), en diversos centros culturales en la zona sur del Gran Buenos Aires, y desde 2016 en la cátedra de Lenguas Originarias de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP).

Notas al pie

1 Algunos exponentes son: Natalicio de María Talavera, Juan Manuel Ávalos, Ángel Ignacio González, Ignacio Alberto Pane, Marcelino Pérez Martínez, entre otros.

2 Ley 4251/10. Asimismo, el artículo 140 de la Constitución de la República del Paraguay de 1992 establece que tanto el español como el guaraní son lenguas oficiales del país.

3 Cursos y talleres de idioma y cultura guaraní que he dictado y dicto actualmente en la Facultad de Periodismo y Comunicación Social (UNLP), cátedra de lenguas indígenas, en la ciudad de La Plata; en el Centro Cultural Don Carlos Antonio López, en la ciudad de Quilmes; en el Centro Universitario de Idiomas (CUI), en la ciudad de Buenos Aires, entre otros.

4 Algunas páginas de Internet disponibles en: https://gn.wikipedia.org/wiki/Ape, https://www.paraguay.gov.py/traductor-guarani, https://www.facebook.com/ndishtv/ y https://www.abc.com.py/especiales/remiandu/.

5 En la grafía estandarizada en la década del 90, algunos fonemas del idioma guaraní se expresan con letras como la J, la H o la G, que en castellano corresponden a fonemas diferentes, allí es donde surgen los usos conflictivos. Por ejemplo, antes de la oficialización del idioma guaraní en Paraguay, la palabra perro se escribía yaguá y ahora esa misma palabra se escribe jagua. Las reglas ortográficas establecidas a partir de la estandarización plantean cambios también en el uso de tildes por ser agudo el acento natural del idioma. En Misiones, gran parte de los escribientes de mbya guaraní utilizan las mismas reglas.

6 Hamaca paraguaya (2006) fue dirigida por Paz Encina. Obtuvo el premio FIPRESCI en el Festival de Cannes (2006) y fue nominada a mejor ópera prima en Premios Sur (2007).

7 7 Cajas (2012) fue dirigida por Juan Carlos Maneglia y Tana Schémbori. Obtuvo el Premio de la Juventud en el Festival de San Sebastián (2012) y fue nominada a mejor película hispanoamericana en los Premios Goya (2012). También fue ganadora del premio Nueva Visión a la mejor película latinoamericana en el Festival Internacional de Cine de Santa Bárbara (2013), entre otras muchas nominaciones y premios.

8 Principe’i es el nombre de El Principito en su versión guaraní traducido por María Gloria Pereira. Platero ha che es Platero y Yo, su traducción estuvo a cargo de Lino Trinidad Sanabria. Mafalda Guaraníme es el nombre de los diez tomos de Mafalda que fueron traducidos por María Gloria Pereira; a pesar de tener versiones en 27 idiomas, el guaraní es el primer idioma originario al que se los traduce.

Bibliografía

AVELLANA, Alicia y Lucía BRANDANI. 2016. “Contacto de lenguas y migración: español y guaraní en una villa de Buenos Aires”. Lengua y migración. Vol. 8, Nº 2, 79-103. CULTURA GUARANÍ. 2017. “¿Qué sentimos y qué decimos de nuestra propia lengua?”.
<http://www.culturaguarani.com/las-primeras-palabras-hermosas/que-sentimos-y-que- decimos-de-nuestra-propialengua/?fbclid=IwAR2wcWoYMraexau2408SB8OB QwdgrapkOxso3k5Rb_MZDtkC_M5sdETsw> [Consulta: 23 de diciembre de 2019].

DORIAN, Nancy (ed.). 1992 [1989]. Investigating Obsolescence: Studies in Language Contraction and Death. Cambridge: Cambridge University Press.

HAUCK, Jan David. 2014. “La construcción del lenguaje en Paraguay: fonologías, ortografías e ideologías en un país multilingüe”. Boletín de filología. Vol. 49, Nº 2, 113-37.

INSTITUTO NACIONAL DE ASUNTOS INDÍGENAS (INAI). 2016. Información estadística.
<https://www.desarrollosocial.gob.ar/wp-content/uploads/2015/08/8.-INAI- Informacion-estad–stica.pdf> [Consulta; 23 de diciembre de 2019].

INSTITUTO NACIONAL DE ESTADÍSTICA Y CENSOS (INDEC). 2015. Censo nacional de población, hogares y viviendas 2010. Censo del bicentenario. Pueblos originarios: región Nordeste Argentino. Buenos Aires.

MELIÀ, Bartomeu. 2003. “La lengua guaraní en el Paraguay colonial: que contiene la creación de un lenguaje cristiano en las Reducciones de los Guaraníes en el Paraguay“. Asunción: Cepag.

MESSINEO, Cristina y Ana Carolina HECHT. 2007. “Bilingüismo, socialización e identidad en comunidades indígenas”. Anales de la educación común. Nº 3, 138-43.
<http://servicios.abc.gov.ar/lainstitucion/revistacomponents/revista/archivos/anales/num ero06/archivosparadescargar/21_messineo_hecht.pdf> [Consulta: 23 de diciembre de 2019].

POTTHAST, Bárbara. 2011. ¿“Paraíso de Mahoma” o “País de las Mujeres”?: el rol de la familia en la sociedad paraguaya del siglo XIX. Asunción: Fausto.

SUSNIK, Branislava (ed). 2017 [1982]. “El rol de los indígenas en la formación y en la vivencia del Paraguay“. Asunción: Intercontinental.

WILDE, Guillermo. 2014. “Adaptaciones y apropiaciones en una cultura textual de frontera: impresos misionales del Paraguay Jesuítico”. História Unisinos. Vol. 18, Nº 2, 270-86.

ZARRATEA, Tadeo. 2009. “El guaraní: la lengua americana más viable”. Revista Paraguaya de Sociología. Vol. 46, Nº 134, 35-49.

 

[Fuente: http://www.indymedia.org]