Archives des articles tagués Paul Auster
Holocausto

Escrito por Demian Paredes

¿Escribir poesía o no escribirla —para recordar el célebre dilema— después de Auschwitz? ¿Realizar ese “acto barbárico”? O, también, esta otra posibilidad: escribir poesía “desde”, o con Auschwitz. Esto es lo que hiciera, literalmente, en su último libro publicado en vida, el norteamericano Charles Reznikoff con Holocausto: un poemario —valgan el oxímoron y la paradoja— sobre la matanza nazi en general, y sobre los crímenes contra el pueblo judío en particular. Todo, basándose en documentos judiciales.

Autor de una obra tan vasta como variada, que incluye breves poemas —de tres versos, incluso de uno solo—, biografías, ficciones, dramas y poesía “histórica” y “documental” —a lo que se debe sumar Las aguas de Manhattan, novela de corte autobiográfico, filiable a la literatura judía en lengua inglesa: Malamud, Below y Roth—, Reznikoff es un (¿“el”?) nombre clave de la corriente poética conocida como objetivista. Así lo planteó en su “Decálogo de la literatura objetivista”: “Nombra, nombra, nombra… nombra las cosas por su nombre. Di ‘casa´ cuando tengas que decir ‘casa’. Di ‘perro’ cuando tengas que decir ‘perro’. Y de sustantivo en sustantivo dale un ritmo a tu prosa, a tu verso. Porque ese ritmo, porque esa música, es parte del significado de lo que escribes”. En Holocausto, en la primera página, anuncia: “Todo lo que sigue está basado en una publicación del gobierno de los Estados Unidos, Juicios de criminales de guerra ante los tribunales militares de Núremberg, y los registros del juicio a Eichmann en Jerusalén”. Nombrando las cosas por su nombre el libro deviene, así, en una especie de mudo testigo de episodios y acontecimientos de las atrocidades más inauditas del siglo XX.

Si bien el testimonio y la memoria son, en esencia, “expresiones subjetivas” ante la instancia judicial, la labor del poeta, entre otras, consistió en extraer, extractar y montar cada pieza literaria. Como un “destilado”. (Paul Auster lo llamó en un ensayo “poeta visual”: “En su poesía, la vista siempre está antes que la palabra. Cada expresión poética es una emanación del ojo”). La presentación del material es, en verdad, una re-presentación: una nueva puesta en escena —a la vista de quien lea—, que representa, “objetivamente”, lo ocurrido, aunque provenga de la declaración y la evocación de lo vivido/padecido. Una operación poética: brevedad, concisión, exactitud y autonomía propia (como historia-relato), surgida del escenario de la violencia constante, del cruento final del exterminio y la supervivencia. Una representación como exorcismo (poético) del dolor sin fin de la historia.

Reznikoff organizó el material en doce capítulos, que anticipan todo en sus sintéticos títulos: “Deportación”, “Invasión”, “Investigación”, “Guetos”, “Masacres”, “Cámaras y camiones de gas”, “Campos de trabajo”, “Niños”, “Entretenimiento”, “Fosas comunes”, “Marchas” y “Escapes”. Es un catálogo con engaños, robos, abusos, crueldades y torturas, actos arbitrarios, caprichosos e “irracionales”, y “métodos” de dar muerte; también, bromas macabras, muchas veces como final o cierre de alguna sección o poema. Como dijera en su pieza autobiográfica “Early History of a Writer”, referida a sus estudios juveniles de derecho y a su proyecto literario, Reznikoff buscó dejar “solo el meollo, lo necesario, lo claro y evidente”.

 

Charles Reznikoff, Holocausto, traducción de Carlos Soto Román, Zindo & Gafuri / Das Kapital, 2021, 126 págs.

 

 

[Fuente: http://www.revistaotraparte.com]

« Chacun a une idée confuse d’un bien où son âme puisse se reposer ; il le désire, par suite, il s’efforce d’y atteindre », écrivait l’auteur italien Durante degli Alighieri, dit Dante, dans son poème La Divine Comédie. Pour commémorer le 700e anniversaire de sa mort, l’œuvre est remise au goût du jour à travers des traductions plus contemporaines. 

Publié par Marion Clousier

Né en 1265 à Florence, Durante degli Alighieri, surnommé Dante, est un poète majeur du Moyen Âge. Il est l’auteur de La Divine Comédie, considérée comme l’un des chefs-d’œuvre de la littérature. Rédigé entre 1303 et 1321, il est décomposé de trois parties : l’Enfer, le Purgatoire, le Paradis. Ce texte demeure l’un des plus précieux témoignages de la civilisation médiévale.

EBOOKS GRATUITS : Télécharger les livres de Dante

À l’occasion du 700e anniversaire de la mort de Dante, le 14 septembre 1321, de nombreuses célébrations ont lieu sous plusieurs formats. Alors que la journée du 25 mars est désormais consacrée à Dante sous l’appellation DantedÍ en italien et que L’Enfer a déjà été transposé musicalement, Gallimard et Actes Sud se lancent dans de nouvelles traductions de l’intégrale de La Divine Comédie.

Jacqueline Risset, pour la Pléiade 

Les éditions Gallimard ont annoncé lundi 28 juin que la Bibliothèque de la Pléiade a décidé de publier une nouvelle traduction du poème de La Divine Comédie. La première version de ce dernier avait été intégrée dans la traduction des Œuvres complètes de Dante, publiées en 1965, qui avait été réalisée par l’universitaire André Pézard.

La nouvelle traduction, proposée par la Pléiade, sera le fruit du travail de Jacqueline Risset, poétesse, critique, universitaire, reconnue comme l’une des spécialistes de l’œuvre, décédée en 2014 à l’âge de 78 ans.

Elle est initialement parue entre 1985 et 1990 chez Flammarion, propriété de Gallimard : la nouvelle traduction sortira en édition bilingue le 30 septembre prochain.

Dans un programme de parution de la Pléiade, Gallimard a affirmé : « La traduction de Jacqueline Risset, d’une limpidité sans égale, voisine avec le texte original et bénéficie d’un appareil critique nouveau qui prend appui sur sept siècles de lectures aussi bien que sur les recherches les plus récentes » (propos rapportés par l’AFP).

Pour rappel, plusieurs traductions d’illustres auteurs de la littérature internationale avaient déjà été réalisées. Parmi ces derniers, William Shakespeare avait fait l’objet dans la Pléiade de plusieurs traductions successives, dont la première était parue en 1938. Mais aussi le romancier espagnol Miguel de Cervantès, dont l’œuvre Don Quichotte, avait été traduite une première fois en 1934, puis une seconde en 2001.

Actes Sud sollicite Danièle Robert

Les éditions Actes Sud publieront l’intégralité de l’œuvre, dans la nouvelle traduction proposée par Danièle Robert. Écrivaine, critique et traductrice littéraire, membre de la Société Dantesque de France, cette dernière a déjà traduit pour la maison l’ensemble des œuvres poétiques de Paul Auster, Catulle et Ovide. Récompensée à plusieurs reprises, elle a obtenu le Prix Laure-Bataillon classique et le prix Jules-Janin de l’Académie française pour ses traductions d’Ovide.

Selon l’éditeur, « La Divine Comédie sonde l’âme humaine dans les aspects les plus divers de ses questionnements. Et par la puissance du langage, par la magie des images qui scandent le récit, elle nous rappelle à quel point l’art est au centre de toute vie ».

Pour commémorer l’œuvre de Dante, Danièle Robert a réalisé une traduction novatrice qui a été unanimement saluée par la critique. Selon Actes Sud, « cette traduction neuve par Danièle Robert s’attache à respecter dans notre langue l’intégralité de la structure élaborée par Dante. Au cœur de celle-ci : la terza rima, qui constitue, avec la terzina, un véritable moteur pour le poème selon une rythmique créatrice de sens ». La traductrice s’est attachée à produire une traduction « animée d’un souffle constant, ne se départant jamais du souci de fidélité au texte ».

Les éditions Actes Sud proposeront en octobre 2021, une version illustrée de L’Enfer, par Miquel Barceló, peintre, dessinateur, graveur, sculpteur et céramiste espagnol associé au mouvement néo-expressionniste.

En somme, ce qui fait la beauté de cette œuvre rend sa traduction d’autant plus ardue car à la difficulté d’expression de sentiments intimes s’ajoute la complexité du langage, qui ne permet pas toujours de trouver des équivalents poétiques suffisants.

 

[Illustration : portrait de Dante, par Botticelli (domaine public) ; photo de Barceló : Ramón Pérez Niz, CC BY-SA 2.0 – source : actualitte.com]

O escritor francés imponse a outras 32 candidaturas de vinte nacionalidades

Emmanuel Carrère

Emmanuel Carrère

Escrito por MIGUEL LORENCI

Emmanuel Carrère é o gañador do Premio Princesa de Asturias das Letras 2021, que fallou hoxe en Oviedo a súa XLI edición. A candidatura do narrador e cineasta francés impúxose entre as máis de trinta de vinte nacionalidades que optaban ao galardón, dotado con 50.000 euros e que distingue anualmente «o labor de cultivo e perfeccionamento da creación literaria en todos os seus xéneros»

Escritor, director de cine, guionista e crítico, Emmanuel Carrère (63 anos) estudou no Instituto de Estudos Políticos de París, a súa cidade natal, pero pronto comezou a interesarse polo mundo do cine, sobre o que escribiu críticas para revistas como Télérama. Tamén lle atraeron os ensaios e empezou a ler a autores como Werner Herzog.

Carrère logrou un gran éxito como narrador co adversario, novela da que el mesmo escribiu o guión para a súa adaptación cinematográfica. Ademais encargouse de dirixir as versións das súas novelas para o cine. Publicou este ano a autobiográfica novela Ioga e suma o Princesa de Asturias das letras a galardóns como o Renaudot, o Femina, a máxima distinción da FIL, a Feira Internacional do Libro de Guadalaxara ou o Duménil outorgado polo diario Le Monde.

A substitución de Anne Carson

Carrèrre toma a vez da ensaísta e profesora de cultura clásica canadense Anne Carson, gañadora no 2020, e das escritoras Siri Hustvedt e Fred Vargas, que se impuxeron no 2019 e o 2018. En edicións anteriores o premio recoñeceu a obra de intelectuais e escritores como Adam Zagajewski, John Banville, Antonio Muñoz Molina, Leonard Cohen, Paul Auster, Claudio Magris, Arthur Miller, Augusto Monterroso, Günter Grass, Philip Roth, Carlos Fuentes, Camilo José Cela, Mario Vargas Llosa e Juan Rulfo, entre outros.

O director da Real Academia Española, Santiago Muñoz Machado, presidiu o xurado que deliberó de forma telemática e do que formaron parte Fernando Rodríguez Lafuente, Xuan Bello, Branca Berasátegui, Anna Caballé, Gonzalo Celorio, José Luis García, Jordi Gracia, Lola Larumbe, Antonio Lucas, Carmen Millán, Rosa Navarro, Leonardo Padura, Laura Revolta, Carmen Riera , Iker Seisdedos, Jaime Siles, Diana Sorensen e Sergio Vila-Sanjuán.

A cerimonia de entrega dos galardóns, que o ano pasado tivo que trasladarse do Teatro Campoamor de Oviedo ao Hotel da Reconquista da capital asturiana para adaptarse a un formato máis reducido e sen público pola pandemia, celebrarase, como é tradicional, no mes de outubro e con presenza dos Reis. Quedan por fallarse os premios de Cooperación Internacional, o 16 de xuño; Investigación Científica e Técnica, 23 de xuño, e Concordia, o 30 de xuño.

 

[Fonte: http://www.lavozdegalicia.es]

Jamaica Kincaid, profesora de Harvard y autora de novelas como « Autobiografía de mi madre », es uno de los nombres que suena para Nobel de Literatura de este año Crédito: Sofie Sigrinn / CC / wikipedia

Escrito por Laura Ventura

Jamaica Kincaid suena fuerte entre las apuestas y en la comunidad intelectual internacional. Cuando falta exactamente una semana para conocer quién será el próximo ganador del Premio Nobel de Literatura emergen ya algunos nombres de escritores, mezclados por los gustos de los lectores en las redes sociales y los deseos de las editoriales, que se suman a otros autores que son señalados desde hace años, incluso décadas, como merecedores de esta célebre distinción.

« Si la Academia sabe lo que es bueno para ellos, tendrán que elegir a Jamaica Kincaid », dijo a AFP Bjorn Wiman, el editor de Cultura del diario sueco Dagens Nyheter. La autora nacida en Antigua y Barbuda en 1949 y profesora de Harvard escribió, entre otras novelas, Autobiografía de mi madre (« Mi madre nació en el momento en el que yo nací », comienza su narración). Kincaid se encuentra en la lista de favoritas a la que también pertenece Maryse Condeganadora del premio Nobel alternativo en 2018 galardón paralelo a la Academia Sueca que surgió hace dos años cuando la institución estuvo envuelta en un escándalo sexual y de filtraciones a la prensa, protagonizado por Jean-Claude Arnault, marido de una de los miembros del comité de selección. Ambas autoras son exponentes de la denominada literatura postcolonial y retratan en sus universos caribeños los abusos que padecen las mujeres, así como también las « clases subordinadas », en términos de la teórica Gayatri Chakravorti.

La canadiense Margaret Atwoodautora de El cuento de la criada, exponente mundial del feminismo, es otra de las preferidas de esta nueva edición que se celebra aún con los fantasmas de 2018, cuando Arnault fuera también denunciado por abuso por varias mujeres. La controversia no culminó con este escándalo, sino que el año pasado, cuando se distinguió a Peter Handke, algunas voces se opusieron a esta distinción por su postura pro-serbia durante la Guerra de los Balcanes.

En 2019, junto con el galardón a Handke, que había quedado vacante en 2018, fue reconocida la polaca Olga Tokarczuk, galardón que también merecían y quizá por eso se le entreguen en la próxima edición la canadiense Anne Carson, las estadounidenses Joan Didion Joyce Carol Oates, la británica Hilary Mantel, la francesa Nina Bouraoui, la finlandesa Sofi Oksanen o la rusa Liudmila Ulitskaya.

Entre aquellos autores que desde hace décadas aparecen entre la lista de favoritos se encuentran Haruki MurakamiMichel Houellebecq y Paul Auster. El rumano Mircea Cartarescu, el israelí David Grossman, el noruego Jon Fosse o los húngaros Péter Nádas y László Krasznahorkai también se barajan para la próxima edición.

Entre los hispanoparlantes, el nombre del poeta venezolano Rafael Cadenas asomó hace unos meses como posibilidad, mientras que en lengua española sigue apareciendo Javier Marías.

El Festival Internacional de Literatura de Buenos Aires (Filba) tendrá entre sus invitados a varios de estos favoritos como invitados a esta edición virtual: Joyce Carol Oates, encargada de la inauguración, Mircea Cartarescu y la mismísima Kincaid.

 

 

[Fuente: http://www.lanacion.com.ar]

 

Novo livro do escritor cubano Leonardo Padura é um relato  »longe dos simplismos com que a ilha costuma ser tratada », escreve o ator Wagner Moura na sua apresentação da coletânea de fascinantes pequenos ensaios do autor

O escritor Leonardo Padura (Samuel Sánchez/El País)

Escrito por Léa Maria Aarão Reis

O livro de Leonardo Padura, que acaba de ser lançado pela Editora Boitempo, novamente confirma o escritor como uma das presenças mais importantes da literatura cubana nos últimos anos. Depois de O homem que amava cachorrosHeregesA transparência do tempo e O romance da minha vida, agora Água por todos os ladosum  »armazém de memórias », como ele diz, chegou e apresenta ao leitor algumas das suas grandes paixões e inspirações: a literatura, o beisebol, a cultura habanera, a terra natal, o seu amado país, a cidade de Havana e o bairro onde sempre morou a família – Mantilla, na periferia da capital.

Prestes a completar 65 anos de idade no próximo dia 9 de outubro, Padura costuma esclarecer que é um  »escritor cubano que vive e escreve em Cuba porque não posso e não quero ser outra coisa, e porque (e sempre posso dizer que apesar dos mais diversos pesares) preciso de Cuba para viver e escrever”.

Os livros do escritor estão traduzidos para 30 línguas, nos mais importantes centros editoriais e também para alguns idiomas restritos; e além do árabe, o lituano e o sérvio.

Antes mesmo de ser publicado, seu mais recente trabalho, deste ano, Como polvo en el viento, já estava contratado para seis idiomas estrangeiros. « Não posso me queixar, não. E não me queixo! » ele diz, na entrevista que nos deu por email, de Havana, cinco anos depois da nossa conversa para Carta Maior, quando Hereges foi publicado em português.

Repetimos agora a Padura algumas perguntas de 2015, atualizando-as para os novos tempos dramáticos de pandemia e do novo fechamento consumado nas relações do atual governo estadunidense com Cuba.

Quisemos saber de Padura como está atualmente o seu personagem emblemático, o detetive Mario Conde, que atravessa várias histórias. Com o bom humor habitual, Padura nos informa: Conde está bem, fumando seu cigarrillo, bebendo um bom copo de rum e esperando para entrar em cena novamente.

Quanto a fazer considerações sobre política, ele segue com a sua posição habitual.  »Não devemos exigir de um escritor cubano o que não é cobrado de autores norte-americanos ou europeus », ele diz.  »Mais palavras sobre política que a respeito de literatura. »

Abaixo, a entrevista.

Carta Maior – O ódio coletivo parece consumir a todos, em todos os lugares. É um ódio que hibernava e agora emergiu? Na nossa entrevista, cinco anos atrás, você respondeu:  »… sim, o ódio é um elemento próprio da condição humana, bem próximo da inveja (os dois sentimentos estão muito, muito perto um do outro. » O que pensa hoje sobre esse assunto?

Leonardo Padura – A humanidade está vivendo um período de profundas crises. Vários economistas e sociólogos importantes falam de uma crise estrutural do capitalismo, o grande vencedor da luta política do século 20. Além dela, houve uma crise dos paradigmas da comunicação e da relação entre as pessoas a partir do imenso salto da era analógica e industrial para a digital e pós-industrial. A economia financeira viveu suas próprias crises, e a de 2008 deixou demasiadas sequelas. Há crise também nos mercados de trabalho: cada vez mais as pessoas são prescindíveis e a tecnologia torna obsoleta um grande número de mão de obra; inclusive a mão de obra qualificada. E agora, com a pandemia, uma crise sanitária colocou em evidência a crise dos sistemas de saúde de quase todo o mundo.

CM – E a crise das lideranças políticas?

LP – Soma-se a elas, essa crise das lideranças políticas: o caso paradigmático é o de Trump, o qual não se pode ver como causa, mas sim como uma consequência de todas as outras crises; e ele, por sua vez, provocando outras crises que se encontravam escondidas, como a da discriminação e divisão racial, social e de classe no país mais poderoso do mundo…

CM – O que podemos esperar, então?

LP – Lembro-lhe dum exemplo terrível: a ascensão do fascismo foi o resultado de uma conjunção de crises… O que podemos esperar agora? Tensão, enfrentamentos, convulsões, desesperança. Tudo isto resulta em ódios, ressentimentos, frustrações. O mundo está vivendo uma grande crise e brada por muitas soluções. Esperemos que uma delas não seja a ascensão dos novos fascismos. Sou alarmista demais? Creio que não. Estou falando apenas o que os sociólogos, economistas e politólogos mais sérios estão repetindo já há anos.

CM – Você fala e escreve sobre a importância de sonhar com a utopia possível. Quais seriam essas utopias, hoje? Um sonho que ainda está vivo?

LP – Justamente por causa desse estado de crise geral e sistêmica seria desejável pensar em saídas que sejam inclusivas e que permitam um mundo não mais dividido entre uns poucos ricos e muitos milhões de pobres. Como seria essa sociedade que podemos qualificar de utópica? Não sei. Apenas penso que seria necessário encontrar soluções que não nos levem, como ocorre, a um desastre social e político como o que se está prefigurando no horizonte.

CM – E qual seria o  »novo homem », o do século XXI?

LP – Na realidade, o homem do século XXI é um homem novo. Entre a minha geração e a dos jovens que hoje têm 20 anos, aqueles que vão controlar o mundo dentro de alguns poucos anos, as diferenças em quase todos os sentidos são tantas que somos como espécies humanas diferentes. A grande mudança tecnológica, científica e política dos últimos 20 anos foi a mais violenta e radical sofrida pela humanidade. Nós somos diferentes; eles são novos. E não são como previu a propaganda comunista. São produto da realidade, uma realidade em que o comunismo triunfante é o modelo chinês, o mais cruel que se pode imaginar na medida em que não é comunismo utópico, mas sim pragmático: poder comunista, economia capitalista, ambos em suas manifestações mais cruas.

CM – O manejo do tempo é um dos seus maiores atributos como escritor. Você vai e vem, passeia pelas décadas e pelos séculos com desenvoltura. Suas viagens no tempo estão relacionadas à experiência pessoal de vida em um país com fases históricas tão distintas. Anos 60, pós-revolução, período especial, embargo, abertura maior ao turismo; e agora, cinco anos depois de nossa conversa anterior, fechamento do governo Trump, um novo embargo, novas dificuldades?

LP – Sim e não. Eu diria que a evolução cubana me dá uma dimensão de como, em um país no qual o sistema político não mudou, a realidade se transformou e a sociedade não é a mesma. E esse processo tem a ver com questões internas, porém também com fenômenos globais como a já mencionada globalização do mundo digital. Mas, na verdade, quando eu olho a História tento fazê-lo com uma perspectiva mais abrangente. A História como um desfile de acontecimentos que marcam cada etapa dela, mas também como fenômenos permanentes, atitudes e conflitos que me permitem ver a complexidade de processos nos quais vislumbro traços históricos, fenômenos estudados minuciosamente, especulares, e retrocessos e permanências. Eu olho a História sempre com a intenção de iluminar o presente e de procurar encontrar nela as respostas da condição humana diante de suas circunstâncias – essas que, como eu dizia, deixam vestígiosque são como olharmos num espelho que nos demonstra que não lemos a História como uma experiência vivida que não nos permita repetir os nossos erros.

CM – De cinco anos para cá, quais os autores que você incorporou ao seu elenco de prediletos?

LP- Na realidade, de alguns anos para cá eu fiz poucas descobertas literárias. Necessito ler autores que me comuniquem alguma coisa e me ajudem no meu processo de escrever, e por isso releio bastante aqueles que sei que me garantem essa possibilidade. Mas nos últimos tempos encontrei autores como Jonathan Franzen, Michel Houllebecq, Arnaldur Iriadson com os quais descobri afinidades que me têm servido para iluminar meus interesses.

CM – Se você fosse o Paul Auster, como escreve no seu livro, no capítulo intitulado  »Eu gostaria de ser Paul Auster« , perguntaria como você se posiciona, como escritor, a respeito do governo atual do seu país no que diz respeito à cultura?

LP – Como cidadão. Como cidadão que escreve. Como cidadão que escreve sobre a sua realidade e que procura deixar uma reflexão sobre ela. Não sou um ativista. Sou um observador. De certa forma, um cronista. Porque acredito que muitos poucos livros podem ajudar a mudar o mundo. Mas do que estou convencido é que muitos livros podem ajudar as pessoas a compreender o seu mundo, a compreenderem a si mesmas ou conhecerem-se melhor. E serem conscientes da realidade na qual elas vivem.

CM – Alguns, muitas vezes o qualificam como um escritor crítico do sistema cubano.

LP – E de fato eu sou. Critico diversas decisões, formas de organizarmos a vida. Mas, sobretudo, falo dos resultados dessas políticas do sistema na vida das pessoas; as pessoas que me rodeiam e a cujas preocupações, esperanças e frustrações eu sempre procuro estar muito atento. Esta é uma das razões pelas quais vivo e escrevo em Cuba e me envolvo como cidadão.

 CM – Padura, o que mudou de cinco anos para cá em relação à relação cultural Cuba/Estados Unidos com essa nova fase de fechamento?

LP – Tudo que eu disse em 2015 é página virada. Aquele era um momento em que Obama praticava uma política de aproximação que podia ser muito benéfica e muito perigosa ao mesmo tempo. Mas em janeiro de 2017 chegou à Casa Branca o senhor Donald Trump e tudo mudou. Tudo. Hoje essas relações perigosas não existem mais porque a única coisa que chega dos Estados Unidos a Cuba, por via política, são restrições e fechos. Vou dizer-lhe apenas uma coisa para não me estender mais sobre esse assunto: hoje, as relações entre Cuba e Estados Unidos se encontram no seu momento mais baixo desde os anos da crises dos mísseis; de volta a 1963.

CM – Há cinco anos você me disse que seu próximo livro seria sobre cubanos em Miami.

LP – Bem, o projeto cresceu e nele aparecem cubanos em vários lugares: Miami, Madri, Barcelona… e Cuba. É uma novela sobre a diáspora da minha geração, sobre a perda de ilusões e de fé, a busca de outras ilusões e de outras crenças, e sobre a permanência e a distância. O livro se intitula Como polvo en el viento, está nas mãos dos meus editores da Boitempo e espero que possamos tê-lo em português no próximo ano. Por enquanto, ele foi lançado nos países de idioma hispânico e está indo muito bem. Em três semanas já ocupa os primeiros lugares de vendas na Espanha e na Argentina, ganhou boas críticas e, sobretudo, recebe bons comentários por parte dos leitores.

CM – E o detetive Mario Conde, seu personagem mais conhecido,  »policial de ofício, mas não de alma »? Ele continua vivo, firme, forte?

LP – Em Como polvo… Conde não aparece. Não era a história dele, embora seja a sua época e seu espaço porque a novela vai de 1989 a 2016… Neste momento, Conde está esquentando os músculos para entrar em uma próxima novela que vou começar a escrever quando passar esse furacão de entrevistas e apresentações que estou vivendo agora… Sim, Conde está bem, esperando o seu momento, com um cigarro numa mão e um copo de rum na outra, olhando o que está ocorrendo em Cuba … e envelhecendo, como eu. Que horror!

[Foto: Samuel Sánchez/El País – fonte: http://www.cartamaior.com.br]

El otoño del patriarcado en el rubro parece estar confirmado por dos hechos que sucedieron hace pocos días: por un lado, la muerte de la última esposa de Gabriel García Márquez, y, por otro, se abrió en Europa un intenso debate sobre la « corrección retrospectiva » en nuevas ediciones de autoras que firmaron originalmente con pseudónimos masculinos.

Gabriel García Márquez y Mercedes Barcha, quien murió recientemente.

Gabriel García Márquez y Mercedes Barcha, quien murió recientemente.

Escrito por Carlos Daniel Aletto

El otoño del patriarcado en la literatura parece estar confirmado por dos hechos que sucedieron hace pocos días: por un lado, la muerte de la última esposa de un escritor reconocido, Mercedes Barcha, « la mujer de Gabriel García Márquez », quien ha cumplido un papel de compañera o de musa, en el mejor de los casos, y por otro, se abrió en Europa un intenso debate sobre la « corrección retrospectiva » en nuevas ediciones de autoras que firmaron originalmente con pseudónimos masculinos.

El mundo de la literatura no está ajeno a los momentos históricos que se están viviendo. La historia de la humanidad (con todo lo grandilocuente que esto suena) está teniendo importantes transformaciones entre los géneros, con una tendencia a poner finalmente en igualdad de condiciones a mujeres y hombres. Muestra de cómo la literatura refleja lo que sucede en la sociedad se dio esta semana cuando una voz « no binaria », Marieke Lucas Rijneveld, ganó el prestigioso Premio Booker Internacional 2020. Todo indica que los logros en igualdad de género e incluso en la flexibilización de las categorías binarias seguirán consolidándose.

El canon occidental de la literatura está construido -solo basta revisar el libro de Harold Bloom- de varones, aunque sin embargo se destacan algunas escritoras. Entre ellas, la poeta griega Safo (su esposo era el poeta poco conocido Alceo de Mitilene), la escritora y religiosa alemana Roswitha de Gandersheim, la veneciana Christine de Pisán (quien tuvo un matrimonio feliz con el secretario de la corte Étienne du Castel, pero quedó viuda a los 25 años, a cargo de tres niños, su madre y una sobrina); las escritoras españolas Santa Teresa de Jesús y María de Zayas, la mexicana Sor Juana Inés de la Cruz, la francesa Madame de Sevigné (su esposo Henri de Sévigné, se batió en duelo y murió por una amante), las novelistas británicas Ann Radcliffe (su apellido de nacida era Ward y adoptó el de su marido el periodista y dueño del English Chronicle, William Radcliffe) y la novelista británica Jane Austen.

Salvo estas excepciones, tanto en la literatura como en la sociedad las mujeres debieron ocupar por los siglos de los siglos un segundo plano a la sombra de sus esposos.

En las notas sobre la muerte de Mercedes Barcha Pardo (« la Gaba »), que ocurrió el pasado 16 de agosto, se replicaban sin ningún pudor los comentarios periodísticos sobre la « compañera incondicional durante 56 años » de García Márquez, con las aposiciones de « musa inspiradora », « cómplice indiscutible », « mítica esposa », « mujer esencial en la vida y en la obra del nobel colombiano » y otras por el estilo. Barcha es acaso la última de su especie. Finaliza con su muerte ese papel « decoroso » de esposa y musa inspiradora del escritor.

Juan Ramón Jiménez y Zenobia Camprubí

El tópico de la mujer postergada que acompaña al « talentoso » escritor es también el tema la película « The Wife » (2018), dirigida por Björn Runge y basada en la novela homónima de Meg Wolitzer. Joe y Joan Castleman son dos personajes de ficción. Un matrimonio de cuarenta años de casados: él escritor y ella « la mujer ». Durante el viaje y la estadía en Estocolmo para la entrega del Premio Nobel de Literatura sale a la superficie la historia secreta del éxito literario de Joe.

Como siempre la ficción, de alguna forma refleja un imaginario de la sociedad. Rosa Montero en « Historias de mujeres » cuenta que « la leyenda rosa de la historia de amor » entre el Premio Nobel de Literatura Juan Ramón Jiménez y Zenobia Camprubí se terminó cuando en 1991 se publica el diario de la « esposa ejemplar ». Zenobia en las distintas entradas diarias se lamenta, entre muchas otras cosas, de que él no le permita operarse un lipoma, ni viajar a visitar a su familia en Estados Unidos. Tras una agonía de cinco años, Zenobia muere en 1956, dos días después de que Juan Ramón recibiera el Nobel. Él nunca más volvió a escribir, concluye Montero.

Vera Nabokov era una sobresaliente licenciada en Lenguas Modernas en la Sorbona, muy culta, quien abandonó su carrera para convertirse por 52 años en la mecanógrafa, secretaria, lectora, choferesa y editora de Vladimir Nabokov. La escritora y fotógrafa Sofía Behrs copió siete veces el manuscrito de « Guerra y paz », escribió el diario de su esposo y tuvo trece hijos con Leon Tolstoi. Ella murió diez días después que el escritor. Anna Snítkina era la joven taquígrafa, secretaria y pareja de Fiódor Dostoievski. Olivia Langdon fue la editora, correctora de los libros y de la obra periodística de su esposo, Samuel Clemens, más conocido como Mark Twain.

Vladimir Nabokov y su esposa Vera

Para terminar con esta lista incompleta, pero representativa de este modelo de mujer, el escritor Hermann Hesse (reconocido misógino) tuvo tres esposas: la primera, la pianista y fotógrafa Suiza María Bernoulli, cocinaba y pasaba en limpio los manuscritos del escritor; la segunda, Ruth Wenger, declaró « Hesse ordenaba y yo obedecía »; y la tercera, Ninon Dolbin, fue la encargada del legado literario del narrador.

A lo largo del siglo XX hubo otro tipo relaciones de pareja más independientes, por ejemplo, la que mantuvieron Jean-Paul Sartre con Simone de Beauvoir.

Casos significativos de escritoras unidas con escritores de la actualidad son la novelista, ensayista y poeta Siri Hustvedt, en pareja con Paul Auster. Autora de siete libros de ficción, dos de poesía y seis ensayos. El autor de « La música del azar » tuvo una extensa relación con otra escritora, Lydia Davis, novelista, ensayista y escritora de relatos cortos y traductora de francés.

La escritora Tabitha Jane Spruce (conocida como Tabhita King) tiene más de quince libros editados y es una reconocida activista humanitaria, independientemente de ser « la mujer de » Stephen King, de quien lleva su apellido.

Virginia Woolf y Leonard, su esposo. Foto de Gisele Freund.

Virginia Woolf y Leonard, su esposo. Foto de Gisele Freund

Lo mismo ocurrió con la célebre Virginia Woolf. El apellido de la escritora inglesa era Stephen hasta que se casó con el escritor y editor Leonard Woolf. La narradora escribe en « Un cuarto propio » (1929), libro que tradujo Borges y trata, básicamente, de la relación entre la condición femenina y la literatura: « Hace siglos que las mujeres han servido de espejos dotados de la virtud mágica y deliciosa de reflejar la figura del hombre, dos veces agrandada ».

Su esposo Leonard la apoyó incondicionalmente, de tal forma que Virginia antes de arrojarse al río Ouse con los bolsillos de su abrigo lleno de piedras le dejó una nota: « Quiero decirlo -todo el mundo lo sabe. Si alguien podía haberme salvado habrías sido tú. Todo lo he perdido excepto la certeza de tu bondad. No puedo seguir arruinando tu vida durante más tiempo. No creo que dos personas pudieran ser más felices de lo que hemos sido tú y yo ».

Tanto Virginia Woolf a comienzo del siglo XX como Tabhita King en el siglo XXI, son conocidas por los apellidos de casadas, una marca del patriarcado que se suma a la transmisión generacional del apellido paterno.

Un debate más profundo se abrió este año con respeto a los pseudónimos masculinos con los que firmaban las autoras sus obras, como una segunda señal de la caída del imperio patriarcal en la literatura. En el 25 aniversario de su creación, el Women’s Prize for Fiction -premio del Reino Unido a la mejor novela en inglés escrita por una mujer de cualquier nacionalidad- reedita por primera vez con nombres « reales » o sin seudónimos una colección de veinticinco novelas cuyas autoras fueron publicadas originalmente bajo seudónimos masculinos.

El proyecto, que se llama « Reclaim Her Name », ha tenido sus críticas, sobre todo de parte de la reconocida editora inglesa Catherine Taylor desde el semanario TLS (The Times Literary Supplement). El argumento central de Taylor es que por más « bien intencionado y loable que sea este objetivo » pierde sentido la idea del autor con seudónimo que quiere marcar la diferencia entre lo público y lo privado del escritor, además de la cuestión de la autoidentificación.

George Eliot

George Eliot

La biografía que se incluye en « Reclaim Her Name » afirma que George Eliot se vio « obligada a usar un seudónimo masculino », como si fuera incapaz de tomar sus propias decisiones. Taylor asegura que « George Eliot » era la imagen pública de Evans, « sin necesidad de una corrección retrospectiva », ya que cuando se publica « Middlemarch » los lectores eran conscientes de la verdadera identidad de su autor. Además, destaca que en 1871/72, cuando « Middlemarch » apareció por primera vez en entregas, el nombre por el que era conocida era Marian Evans Lewes, como la esposa de hecho de su socio George Henry Lewes.

Para la editora tampoco es necesario restaurar el nombre de la novelista francesa del siglo XIX George Sand por el de Amantine Aurore Dupin, ya que el seudónimo formaba parte de su imagen tanto como la ropa de hombre que vestía y el tabaco que fumaba abiertamente. Sand era la escritora más popular en Europa de cualquier género a la edad de veintisiete años, y gozó de mayor popularidad en Inglaterra durante las décadas de 1830 y 40 que sus compañeros franceses. Los novelistas Honoré du Balzac o Victor Hugo, el último de los cuales, en su elogio fúnebre por ella en 1876, comentó: « George Sand fue una idea. Ella tiene un lugar único en nuestra época ». Y, sin embargo, « Reclaim Her Name » la resume con la frase: « Sus romances eran conocidos en todo el mundo. Es hora de que su nombre también lo sea ».

De la misma forma, Taylor cuestiona el nombre de la escritora « lesbiana y feminista » Vernon Lee, autora de la novela de terror gótico « The Phantom Lover » reeditada como Violet Paget. La editora menciona un par de casos más de los veinticinco nombres restituidos y se preocupa por que « los seudónimos no siempre tratan de ajustarse a estándares patriarcales ». Y destaca la obsesión actual de querer « desenmascarar » a la escritora que se hace llamar Elena Ferrante, autora de la tetralogía napolitana: « La amiga estupenda », « Un mal nombre », « Las deudas del cuerpo » y « La niña perdida ».

Taylor sostiene que « existe el peligro de ser ahistórico en lugar de históricamente exacto ». Y destaca que en los siglos XVIII y XIX, los escritores también usaban nombres de mujeres para publicar ciertos tipos de ficción que se consideraban, bueno, poco masculinos.

George Sand

George Sand

La primera edición de « Frankenstein » en 1818 se publicó de forma anónima, y el nombre de Mary Shelley apareció por primera vez en la segunda edición de 1821). Finaliza Taylor señalando que « es indiscutible que las escritoras fueron frecuentemente marginadas, patrocinadas y descartadas como frívolas, y por esa razón, pero no solo esa razón -eligieron un seudónimo masculino.

Los tiempos de los apogeos o las decadencias de los imperios o de modelos culturales varían según el poderío de las fuerzas en pugna. Solo por ahora podemos leer la tendencia en una dirección en la que se vislumbra el otoño del patriarcado en la literatura, aunque determinar si será una estación corta o larga se verá recién con el tiempo.

[Fuente: http://www.telam.com.ar]

Narra as vidas dun grupo de amigos, a maioría dos cales abandona a illa

Por ENRIQUE CLEMENTE

Leonardo Padura (A Habana, 1955) escribiu a gran novela do exilio cubano, Como po no vento (Tusquets), na que narra de forma maxistral, cunha estrutura complexa e gran profundidade psicolóxica as vidas dun grupo de amigos, chamado O Clan, que sobrevive no tempo a pesar da dispersión, porque a maioría deles vanse do seu país. O autor responde desde a súa casa na capital cubana.

-Na súa novela fai un retrato amargo, realista e nostálxico da súa xeración. ¿Queda algo en pé daqueles ideais que representan os personaxes?

-Quedan a fidelidade, a amizade, a complicidade, a fraternidad. Incluso permanece o rexeitamento á traizón, o engano, o medo… Creo que moitas cousas poden ser conxunturais, ditadas polas circunstancias políticas dun momento ou unha etapa, pero que se se perde o que debe ser permanente entón a derrota é definitiva, total. Por iso un dos personaxes, medio ironicamente pero moi en serio, di varias veces: «Imos de derrota en derrota, ata a vitoria final»… Por sorte, hai esas cousas que non se perderon e que para min son esenciais, pois están no meu código ético e ata xenético. Eduqueime nunha casa onde os conceptos de fraternidad, do meu pai masón, e solidariedade, da miña nai católica, eran práctica vital sostida, e no meu caso e no de varios dos meus amigos, acá ou alá, salvámolos do tsunami.

-¿É a novela dun fracaso colectivo, o da revolución?

-O fracaso de moitos membros dunha xeración pode ter moitas lecturas, e é o que pretendo dicir nunha novela na que as lecturas políticas van subir a un primeiro plano, pero que no texto están mergulladas, a favor desas cousas permanentes e esenciais de que falei antes. As lecturas políticas son máis directas, máis fáciles, máis reactivas e a longo prazo máis conxunturais. As lecturas existenciais, humanas, xeracionais poden ser, é o que pretendo, máis viscerais e, en esencia, máis ilustrativas do que significa o peso e o paso da historia sobre os individuos, como eu, como os meus personaxes, como a miña xeración.

-Vostede dixo que nin índose de Cuba, os cubanos vanse. ¿É tan difícil desprenderse de Cuba?

-Sempre é difícil desprenderse do propio. Sabémolo os cubanos, sábeno os galegos. A xente non emigra porque quere, na maioría dos casos, senón porque ten que facelo por distintas razóns e unha parte da súa vida queda atrás. Cuba ten poderes magnéticos, como outros moitos lugares do mundo, e os cubanos vivimos con eses imáns ao lombo.

-¿Nunca sentiu a necesidade de exiliarse?

-Tiven a tentación, como moitísima xente. Neses anos da década de 1990 en que faltou todo acá en Cuba, penseino, como outros moitos. Pero puxen na balanza o que tiña, o que podería ter e o que necesitaba ter, e a necesidade gañou. Eu necesito a Cuba para facer o que fago, escribir. Talvez fóra tería mellores condicións materiais, comproume outro auto, sigo no meu fiel Subaru de 1997, porque un auto novo en Cuba pode custar un cuarto de millón de dólares… Entendiches ben, un cuarto de millón de dólares ou de euros, pero do que estou case seguro é de que non tería escrito o que escribín. E iso para min é o importante. E por iso pago un prezo: que en Cuba non me promovan, que apenas me entrevisten, ou que fóra de Cuba digan que son un oficialista e un mal escritor e agrídanme por calquera cousa que diga ou faga. Mentres, acá, na miña casa de sempre, coa miña muller de sempre e o meu carro vello… eu escribo.

-¿Esta novela é a que máis lle custou escribir?

-A gran dificultade tivo que ver coa estrutura, que non é lineal, senón unha espiral, acumulativa, o que implicaba ter unha atención especial con cada feito narrado, situándoo no seu espazo e tempo, e os modos de concibir uns personaxes que procurei que non fosen esquemáticos, que non fosen representativos, senón, e sobre todo, humanos. E a dificultade maiúscula foi traballar con personaxes protagónicos femininos. Na novela hai tres: Adela, Elisa e Clara. As tres distintas. As tres complicadas. As tres con misterios… e de verdade fixéronme suar esas mulleres tratando de entendelas.

-¿Planificou a novela ou foi improvisando? ¿Releu, como fai sempre, algún capítulo de «Conversación na Catedral»?

-Esta vez non relín o inicio de Conversación … ¡Volvinma a ler completa! Pero tamén relín a Carpentier, Vázquez Montalbán, Franzen, Auster… porque todas as axudas son necesarias nun proceso como o de escribir unha novela tan complexa na súa formulación dramática e estrutural. O método na primeira versión foi simple: sabía o que ía pasar no capítulo 2 e escribín o primeiro. Daquela ese 2 que máis ou menos sabía. Aínda que logo descubrín cousas tan importantes como certos desexos ocultos duns personaxes, e asomeime ao baleiro… A partir de aí fun avanzando paso a paso ata un final posible que non foi o definitivo. E comecei a reescribir todo. Reescribino todo nin se cantas veces, ata que sentín que xa non podía máis, que xa non soportaba máis esa novela e… fin.

«Cuba non é inferno nin paraíso, débese parecer ao purgatorio»

 «Cuba non é nin o inferno que din uns nin o paraíso que venden outros e xa que logo débese parecer máis ao purgatorio. Acá é posible vivir con certa normalidade na peculiaridade dunha sociedade como a cubana», afirma o autor do home que amaba aos cans.

-En «Como po no vento», Darío pasa de ser un adicto ao castrismo a un do soberanismo catalán. ¿É unha forma de unir dous tipos de fanatismo político?

-É posible. Pero non o vin con esa perspectiva. Con Darío e as súas opcións políticas quixen ver a necesidade de crer en algo, que no seu caso se produce por ósmosis, por mímesis. Cre no que pensa que debe crer, que é correcto e necesario crer, como moita xente que coñezo, influenciable e voluble, que un día milita no bando de Deus e ao seguinte no do Diaño, e nos dous desfila con bandeiras e dá berros aos outros. Un fanatismo de conveniencia máis ben. E no seu caso isto agrávase pola súa necesidade de ser outra persoa, pola urxencia de non volver ao sitio de onde saíu.

-¿Que supuxo a presidencia de Trump para Cuba tras a apertura que significou Obama, coa que acaba o libro?

-Volver ao que xa coñeciamos, ao de sempre: á tensión, a confrontación, o odio, a agresión verbal e ata física. ¡O que lle gusta aos fanáticos! Estamos nun dos puntos máis baixos das relacións entre os dous países. Trump elevou os controis e medidas do embargo, alentou o odio. Pero nada diso é raro. Trump dividiu aos estadounidenses dunha forma que pode ser moi perigosa, está en guerra con medio mundo, fala mal ata do Goberno alemán. Así que se tamén afectou a Cuba, pois está no seu ADN.

«Agora hai máis tensión na illa polo acceso á comida ou aos xabóns que polo coronavirus»

Leonardo Padura está a pasar «regular» o confinamento. «Non me enfermei, ninguén da miña contorna próximo enfermouse, temos pertrechos suficientes para sobrevivir, acábanse algúns, aparecen outros, resolvemos como dicimos por acá, non me faltou traballo, teño en mente a idea para unha nova novela, pero non poder estar máis cos amigos, nin ir á praia, nin viaxar e logo relaxarme uns días é complicado», sinala. «Ás veces sinto que algúns amigos están cada vez máis lonxe e que empezan a perderse na distancia e iso aféctame», conclúe o autor da serie de novelas protagonizadas polo detective Mario Conde.

-¿A que atribúe unha incidencia tan baixa da pandemia en Cuba comparada con outros países?

-No plano sanitario, non estamos mal. Ser unha illa sen dúbida axuda. Pero ter as fronteiras pechadas é complicado, máis para un país que depende moito do turismo. O que resulta evidente é que o sistema de saúde cubano funcionou ben. Agora estamos moi preocupados cun rebrote, dítanse medidas de confinamento estrito para A Habana, e temos uns 50 casos por día e menos de dez mortos en agosto e comparativamente con outros países son cifras ridículas.

-Di que o mundo ao que imos parecerase ao que retrata Huxley en «Un mundo feliz». ¿En que nos cambiará a pandemia?

-Xa nos está afectando no sanitario, o económico, o social, o familiar. Canto cambiaremos saberase no futuro. O que me dá un pouco de medo é que entregamos moitos poderes aos poderes e logo custa moito recuperar o que prestamos baixo a presión do medo.

-¿Como ve a situación actual en Cuba e a súa evolución futura?

-Moi complicada. A evolución depende moito de como se xestione esta conxuntura que está provocando a crise sanitaria e a crise económica global, con incidencia en Cuba, pero potenciada polos problemas económicos internos e a presión crecente do embargo. Agora na illa hai máis tensión polo acceso aos bens de consumo máis necesarios, desde comida ata xabóns, que polo coronavirus. O Goberno está a propor aperturas económicas, maior circulación e uso de divísalas estranxeiras, unificación monetaria e cambiaria, incremento das exportacións. Estratexias para saír o menos magoados posible dun proceso que xa é duro para a vida cotiá dun país que viviu por décadas en crises.

 

[Imaxe: MARCOS MÍGUEZ – fonte: http://www.lavozdegalicia.es]

La lingüista M. Carme Junyent, membre del Grup d’Estudi de Llengües Amenaçades de la Universitat de Barcelona, ens aporta reflexions sobre el valor de la diversitat lingüística en aquest article.

1. La diversitat aporta coneixement

La darrera activitat que vaig fer abans del confinament va ser una trobada amb tres grups d’alumnes d’un institut a la rodalia de Barcelona. Els alumnes havien preparat una sèrie de preguntes per fer-me, però jo els vaig proposar fer les preguntes a ells. En el primer grup hi havia alumnes que parlaven panjabi, un que parlava armeni i un altre que parlava bengalí. Els vaig demanar que comptessin fins a deu en les seves llengües. De seguida es van adonar que alguns dígits eren clarament els mateixos i, a partir d’aquest descobriment, van adonar-se que també s’assemblaven als del català, el castellà i l’anglès. Un cop establerts els vincles entre aquestes llengües, van començar a identificar correspondències entre altres paraules.

Al segon grup hi havia alumnes xinesos. Els vaig demanar que diguessin algunes paraules per comprovar el valor distintiu del to. Els companys els van demanar altres paraules i un va preguntar com es deia semàfor en xinès. Jo els vaig demanar si podien traduir-ho literalment i un va dir: “És que no ho entendran”. Li vaig dir que sí que ho entendrien, i quan va dir “vermell, verd, llum” vam poder parlar de com es formen noves paraules quan totes les paraules són invariables. Al tercer grup hi havia alumnes marroquins i una noia maltesa. Amb ells vam poder comprovar que moltes paraules que compartim en català i castellà venen de l’àrab i també que, mentre que el castellà generalment conserva l’article de l’àrab (albornoz, alcachofa, almacén), el català no ho fa (barnús, carxofa, magatzem), tot i que, a vegades, passa a l’inrevés: berenjena, albergínia.

Si trasllado aquesta experiència a la lingüística, resulta que amb el primer grup vam fer una sessió de lingüística historicocomparativa, amb el segon vam parlar de morfologia i tipologia, i amb el tercer de contacte de llengües. El més important, però, és que aquest coneixement teòric va sorgir de les aportacions dels alumnes, del seu propi coneixement i, especialment, del seu coneixement de llengües diverses. Això, que va passar amb alumnes de 15 anys, passa cada cop més sovint amb els universitaris, cada cop més poliglots i cada cop parlants de llengües més diverses. La diversitat lingüística a l’aula ha fet possible una nova forma d’aprenentatge on el coneixement no tan sols circula entre iguals, sinó en totes direccions.

2. Només la diversitat garanteix l’aprofundiment en el coneixement

El programa Erasmus va ser concebut amb l’objectiu primordial de promoure l’intercanvi d’estudiants, i s’ha acabat convertint en un agent de l’imperialisme lingüístic i en un procediment de segregació d’alumnes. Tots ens pensàvem que, quan ens deien que la diversitat lingüística d’Europa és una riquesa, s’ho creien. A l’hora de la veritat, però, resulta que el coneixement de llengua que t’exigeixen per anar a Portugal és el d’anglès, que estudiants italians i catalans es comuniquen entre ells en anglès, que pots fer un Erasmus a Polònia o a Grècia sense saber ni polonès ni grec i que moltes universitats ofereixen les mateixes assignatures en anglès i la llengua local, de manera que el que han aconseguit és que els alumnes Erasmus vagin a la classe en anglès i els altres en la llengua local i que rarament coincideixin. Per no parlar de les assignatures que s’ofereixen només en anglès. Més enllà que aquest resultat va en contra dels principis fundacionals del programa, aquesta deriva demostra una actitud molt estranya cap al coneixement en general. O és que hi ha algun problema en aprendre la llengua del lloc on viuràs uns quants mesos com a mínim? Algú entendria anar de visita a Londres i no veure el Big Ben? O a París i no veure la torre Eiffel? I, si fos així, no pensaríem tots que no havia vist el que s’havia de veure?

Com és, doncs, que acceptem tan alegrement anar a una universitat d’un altre país perquè ens donin el mateix que ens donen a casa? La llengua local és una part indestriable de l’intercanvi i del procés d’aprenentatge, i prescindir-ne, a més de furtar una part important de coneixement, és un menyspreu a la cultura receptora promogut per institucions que, a més de la formació, també han de tenir com a objectiu l’educació.

3. La diversitat fa possible l’intercanvi

La traducció és un dels instruments més eficaços en la preservació de la diversitat lingüística i també un element enriquidor perquè no tan sols garanteix l’intercanvi quan no hi ha una llengua comuna, sinó que hi afegeix la mirada del traductor. Algú en qui conviuen com a mínim dues llengües i que sap com és la percepció de cadascuna. És a dir, un traductor afegeix diversitat a la diversitat. És per això que la seva feina no s’acaba mai, encara que sí que s’hagi acabat allò que tradueix. Com deia Alexandra Grebennikova en el lliurament del premi de traducció literària, una obra roman en el temps; la seva traducció, en canvi, pot canviar cada vegada. Aquesta revisió constant, aquesta mirada alternativa de la mateixa realitat, és una cosa que sovint no tenen els parlants de llengües majoritàries que, paradoxalment, tradueixen molt menys.

Un mercat gran que et permet sobreviure sense els altres et pot deixar amb una visió no tan sols esbiaixada sinó monolítica de la vida. El parlant d’una llengua petita sap que necessita les altres llengües no tan sols per comunicar-se sinó perquè és conscient dels límits del seu món; el parlant d’una llengua gran pot no necessitar cap més llengua per comunicar-se, però té els mateixos límits que tothom sense saber-ho.

En el seu Diari d’hivern, Paul Auster explica que, en la presentació d’un llibre seu a Arles, Jean-Louis Trintignant llegeix la versió en francès. I afegeix: “Una lectura doble, tal com és costum als països estrangers en què el públic no és bilingüe”. Sembla que ni el fet de viure en la ciutat més cosmopolita del món t’eximeix, primer, de veure la traducció com una anomalia i, segon, de considerar que, on no es parla anglès, no pots ser bilingüe. I el pitjor és que aquesta mirada monolingüe s’encomana i quan Salman Rushdie coedita amb Elizabet West Mirrorwork: 50 Years of Indian Writing 1947–1997, resulta que només se’n recorda dels autors que escriuen en anglès. Aquests autors, que han estat traduïts a tantes llengües, i que sembla que ni es plantegen que en aquelles llengües també es poden dir coses interessants.

4. La universitat necessita la diversitat per no sotmetre’s

En els darrers anys hem anat veient com moltes universitats han anat reduint i fins i tot eliminant la formació que oferien en segones llengües. En aquesta cursa embogida no per produir el millor coneixement sinó per competir en lloc de cooperar, hi ha qui ha pensat que el coneixement de llengües era prescindible o, encara pitjor, que era un obstacle a l’hora de produir. Potser hi té a veure que el coneixement de llengües i de la lingüística en general s’han anat entotsolant cada vegada més. Per poc que ens hi fixem, ens adonarem que, en el decurs de la història, les grans aportacions al coneixement del llenguatge no són necessàriament de gramàtics o lletraferits (aquests sovint han dit molts disbarats), sinó més aviat de filòsofs, lògics, pedagogs, matemàtics, psicòlegs, antropòlegs, metges, biòlegs, historiadors… És a dir, autors que han nodrit la seva experiència amb el coneixement de llengües diverses. Que ara es renunciï a aquesta tradició en nom de l’impacte és una cosa que no puc entendre. Quin impacte tenen els articles que ningú no llegeix perquè és impossible accedir a tot el que es publica en anglès? Si perdem el coneixement d’altres llengües, fins i tot el coneixement de l’anglès pot quedar perjudicat per manca de perspectiva. Ara que la globalització ha fet de les universitats institucions clarament plurilingües, amb professors i estudiants dels orígens més diversos, cal potenciar més que mai el coneixement de llengües.

Això farà possible fer aflorar coneixement del que només acostuma a aparèixer quan hi ha contrast, donarà profunditat a l’intercanvi perquè propiciarà la trobada entre aprenents i parlants de llengües diverses, garantirà la perpetuació de la tradició traductora, no ens deixarà perdre de vista que les coses es poden fer de manera diferent i farà de les universitats institucions realment obertes on es valorarà tot el que poden aportar els seus membres i on s’oferirà el coneixement lliure de biaixos etnocèntrics que, al capdavall, són el seu pitjor enemic.

[Font: http://www.llull.cat]

És curiós perquè aquest llibre va arribar a les meves mans com a regal d’un “amic invisible”. Reconec que va ser una gran sorpresa perquè no esperava que encertessin els meus gustos literaris però la sort o el destí va fer que acabés a les meves mans. Així que sense pensar-m’ho dues vegades em vaig capbussar en una lectura excitant i transgressora.

De seguida em vaig sentir identificada amb el protagonista de la història, Adam Walker, i les seves ànsies per menjar-se el món. Amb només vint anys, Walker estudia literatura a la Universitat de Columbia, posseeix uns forts ideals i es mostra molt segur de si mateix. Poc a poc, però, aquesta seguretat passa al desconcert i gairebé a l’autodestrucció. El jove poètic veu com el seu futur es dilueix amb la presència sobtada d’un professor de la universitat i la seva companya sentimental. A partir d’aquell moment tot canvia per al curiós Walker. Res és el que sembla ser.

Quan un llegeix Invisible queda fascinat per una història imprevisible, de personatges complexos, plens de contradiccions. Paul Auster juga amb una multiplicitat de narradors, formant un laberint on es confon realitat amb ficció. Invisible ens obre les portes a un món oníric i eròtic, un món que Auster no ens havia mostrat fins ara de forma tan explícita (Bé, jo m’he llegit Trilogia de Nova YorkViatges per l’scriptorium i Mr. Vertigo i això no m’ho havia trobat mai!). Auster sorprèn pàgina rere pàgina. Un només té ganes d’arribar al final, i quan per fi hi arriba es troba amb l’estranya sensació de no entendre res.

Alguns crítics assenyalen Invisible com la millor obra de l’escriptor novaiorquès. Jo no m’atreveixo a afirmar-ho. El que puc dir, sens dubte, és que Invisible és una d’aquelles obres que trenca tots els esquemes establerts. Auster aconsegueix que em qüestioni la meva moralitat i dubti sobre la realitat. No tot allò que se’ns mostra és real! A mesura que m’endinsava en la història m’adonava que tenia més coses en comú de les que em pensava amb el jove protagonista. Com tots, Walker té un costat ocult, una part de la seva identitat que no vol mostrar als altres. Una part que roman invisible…

Tots tenim alguna cosa en comú amb Adam Walker, descobreix què hi tens tu!

Títol: Invisible
Autor: Paul Auster
Editorial: Edicions 62
Col·lecció: El Balancí
Traductor: Albert Nolla Cabellos
Pàgines: 256
ISBN: 978-84-297-6363-8
PVP: 18,00€

[Font: http://www.racocatala.cat]