Archives des articles tagués Política

Editan os relatos inéditos en español do autor que viviu «en fracaso constante»

Escrito por M. LORENCI

«Moi a miúdo dubido de se algunha vez farei imprimir unha liña». O nivel de autoesixencia de Gustave Flaubert (Ruán, 1821-Croisset, 1880) raiaba na neurose. Perfeccionista extremo, publicou con 36 anos Madame Bovary (1857), o seu primeiro libro, cuxo manuscrito está infestado de riscadas e correccións. O mesmo pasou coa vintena de contos que o xenial narrador francés escribiu ao longo da súa vida, a maioría publicados tras a súa morte e inéditos ata agora en español. O selo Páxinas de Espuma rescátaos todos con tradución e notas de Mauro Armiño (Cereceda, Burgos, 77 anos) nunha edición que honrou o segundo centenario do nacemento de autor cumprido o pasado 12 de decembro.

«Flaubert non triunfou con ningunha novela. Viviu baixo a sombra do fracaso constante e da súa extrema autoesixencia. Tanto, que ás veces parece o asasino da súa propia prosa», di irónico Mauro Armiño, dúas veces gañador do Premio Nacional de Tradución. Escritor, crítico teatral e xornalista, Armiño trouxo ao castelán a Molière, Rousseau, Voltaire, Beaumarchais, o marqués de Sade, Julien Gracq, Giacomo Girolamo Casanova e en especial Marcel Proust, ademais de Óscar Wilde e Poe. Nos seus case 800 páxinas, Contos completos reúne os seus tres relatos longos, —Un corazón simple, A lenda de san Juan o HospitalarioHerodías—, cos 17 publicados postumamente, a maioría inéditos en español como A danza dos mortos ou Borracho e morto.

Autor de vocación temperá, Flaubert escribiu o seu primeiro conto con 13 anos. Pero tomaríase máis de dous decenios para dar á imprenta Madame Bovary, universal personaxe ao que, segundo Armiño, «acabaría odiando». Logo publicou SalambóA educación sentimental e Tres contos, o seu último libro, aparecido en 1877 e «no que aumenta a súa esixencia estilística, ofrecendo unha sorte de síntese sobre si mesmo e a natureza da súa obra», segundo Armiño. Arruinado, só, sen amigos nin amantes, a tres anos da súa morte deixou todos os demais relatos inéditos xunto con outra novela inconclusa, Bouvard e Pécuchet tamén publicada con carácter póstumo.

Aborda Flaubert nos seus contos temas que non están nas súas novelas, como o terror, a loita do demo contra Cristo ou o ben e o mal. «Pero resulta imposible que non haxa transvasamento entre novelas e contos despois de vinte anos escribindo de si mesmo, como lle pasou a Marcel Proust», apunta Armiño. Cita como exemplo Novembro, conto no que Flaubert relata a súa primeira experiencia sexual cunha prostituta «e que, en realidade, fala do seu amor xuvenil por unha muller casada». «Toda esa paixón interna do protagonista será a base para a trama da educación sentimental», asegura o tradutor.

Dúas páxinas en tres meses

A causa da escasa produción de Flaubert «é a propia esixencia artística» dun autor ao que Armiño chega a definir como «un asasino da prosa, capaz de escribir só dúas páxinas en tres meses e eliminar do texto todo canto consideraba innecesario e inútil para o lector, incluídos moitos adxectivos». «É quen máis se corrixe a si mesmo en toda a literatura francesa», asegura Armiño do escritor «que perseguiu e logrou o soño de lle mot juste [a palabra xusta]».

Esa neurose pola perfección aplícaa Flaubert ao seu estilo, á sintaxe, e á documentación que recompila para as súas perfeccionistas obras. Para Un corazón simple recorreu ao Museo de Ruán para pedir prestado un papagaio disecado que colocou xunto ao seu escritorio —o famoso Papagaio de Flaubert sobre o que novelou Julian Barnes—, e para Salambó leu milleiro e medio de libros e viaxou a Cartago para visitar as escasas ruínas que seguían en pé.

«A falta de recoñecemento amargoulle a vida: Flaubert quería ser un estilista, non un escritor escandaloso», sostén Armiño, que asegura que a novela sobre Bovary «xeroulle odio cara ao seu personaxe». Flaubert foi xulgado por inmoralidade por esta novela hoxe universal; logo veu Salambó (1862), que se vendeu «só a amigos» e A educación sentimental (1869), que pasou totalmente desapercibida. «Considerábase un fracasado e dedicouse unha longa tempada a pescar lagostas en Normandía», lembra Armiño. «¿Sabes que sería unha bela idea a do mozo que, ata os 50 anos non publicase nada, e que de golpe fixese aparecer, un bo día, as súas obras completas e non fixese nada máis?», escribe o propio Flaubert en 1846 ao seu amigo Maxime du Camp.

«Desprezaba a política tanto como os premios e os recoñecementos, que ao seu xuízo eran causa de deshonra e negouse á posibilidade de entrar na Academia Francesa», destaca Mauro Armiño dun narrador que padeceu esquizofrenia e pasou os últimos anos da súa vida «vivindo penurias e tragándose o seu orgullo». Case na indixencia, Flaubert foi rescatado polos seus amigos Turguéniev e Zola, que lle conseguiron un posto na administración, ao que non acudía nin para cobrar. «Sufriu o indecible porque vía como unha humillación recibir esa esmola dos poderes aos que desprezaba», asegura Armiño, tradutor da Madame Bovary que Siruela publicou no 2014, na que rescatou tres fragmentos inéditos e que revelaba ao Flaubert meticuloso e neurótico que reaparece nos seus contos.

 

[Imaxe: ÉTIENNE CARJART, 1860 – fonte: http://www.lavozdegalicia.es]

 

 

 

 

Dans « La Main de Dieu », film sur l’adolescence napolitaine de Sorrentino, le réalisateur livre – hélas, sur Netflix – son œuvre la plus pure et la plus ravageuse.

Scène du film «La main de Dieu» de Paolo Sorrentino avec son protagoniste Fabietto (Filippo Scotti).

 

Écrit par Baptiste Rossi

Comment n’avions-nous pas deviné que le réalisateur italien Paolo Sorrentino était napolitain ?
Il y avait, pourtant, dans la filmographie du cinéaste, quelques indices.

Par exemple, cet Il Divo (2008) le plus grand film sur la politique du XXIe siècle. L’œuvre, scorsesienne, flamboyante et sarcastique, racontait la vie d’Andreotti, sorte de Mitterrand italien, démiurge de tous les scandales et intrigues de l’histoire parlementaire de la péninsule, navigant, comme un Borgia, entre les fantômes d’Aldo Moro, les soutanes pourpres du Vatican, et les demi-sels de la mafia. Le film, en réalité, était digne d’une peinture de Caravage — en clair-obscur gourmand, avec des trognes de malfrats et des capes de prince, d’une beauté épuisante et toxique, et Andreotti le patricien paraissait surgir, théâtral et reptilien, d’une crucifixion aux rouges mats.

Et puis, ce « Loro », portrait subreptice de Berlusconi en héros presque houellebecquien dans sa villa de Sardaigne ; corps flasque mais désir tournant à vide, presque poignant ; intelligence cruelle et vertige du temps qui passe ; le film recelait une musique, cette fois plus légèrement ironique, sur les coulisses du pouvoir, l’intimité d’un seigneur maître de rien, qui semblait, tout à coup, s’élever des lignes d’un Malaparte croquant à l’oblique les paladins du mal à l’heure de leurs petits-déjeuners. Et dans ce roi sans royaume, ce glorieux croulant, ce truqueur mirobolant et, littéralement impuissant, passait déjà le profil d’un ange avili et infirme, obèse de sa légende raturée et de ses excès, Maradona le héros du FC Naples…

Rome, d’ailleurs, ne convenait pas spécialement bien à Sorrentino ; cette « Grande Belleza », qui fit sa renommée, paraissait compenser par un surrégime de paillettes la fatigue écrasée de ses personnages ; on se disait que Sorrentino semblait déplacé, dépaysé.

La Main de Dieu, film entièrement napolitain, film sur l’adolescence de Sorrentino, confirme ces quelques pistes. Le réalisateur livre – hélas, sur Netflix – son œuvre la plus pure et la plus ravageuse.

Autant l’avouer immédiatement, l’histoire de « La Main de Dieu » est ténue.

C’est un souvenir d’une enfance aux amis prodigieux ; l’évocation d’un été à nul autre pareil, celui de la venue de Maradona à Naples et celui de son but mythologique en Coupe du monde ; un portrait allègre et somptueux d’une famille impossible sortie d’Ettore Scola, des affreux, sales et gentils, qui déjeunent, font des farces, s’entre-déchirent et se réconcilient, une galerie explicitement fellinienne de monstres irrésistibles, le père banquier communiste, la mère multipliant les canulars, les déguisements et les appels anonymes, le frère se rêvant acteur, la voisine aristocrate déchue couvant son fils retardé, la tante prenant le métro en compagnie de San Gennaro, le saint patron de Naples ; tous inoubliables et insupportables pour le héros, un jeune adolescent, Fabietto, qui, on le comprend vite, devrait se prénommer Paolo. Sorrentino exhume ces personnages prisonniers des années 1980 et d’une fine couche de poussière de laquelle ils bondissent, vivants, comme les emmurés en eux-mêmes des pentes de l’Etna et de Pompéi. Film d’initiation et de souvenirs, qui balance entre une nostalgie presque pagnolesque et une démesure sous le signe de Fellini – où les obsessions de Sorrentino sont versées pour le meilleur, comme sa fascination pour les corps chenus devenant une scène de dépucelage circassienne – l’auteur de « 8½ » apparaissant d’ailleurs le temps d’un casting, pour déclamer que la « réalité est moche »…

Et puis, à la césure du film, un drame atroce vient précipiter le destin de ce garçon lunatique ; il croise la route d’un réalisateur acariâtre, paranoïaque et vitupérant, qui le somme de choisir l’art, Naples et la vie plutôt que le chemin du deuil et du chagrin. La Main de Dieu devient alors aussi bouleversant et intime qu’un grand roman de Dickens – la route circulaire d’un orphelin vers la littérature ou le cinéma – un David Copperfield où les falaises d’Angleterre plongeraient dans les eaux émeraudes d’Ischia.

« La Main de Dieu » – c’est donc, celle, tricheuse et sublime de Maradona, qui oblique légèrement la trajectoire d’une balle pour la faire rentrer dans les cages, anglaises, dans le stade Azteca de Mexico. C’est la force impérieuse de la fatalité qui brusque le cours d’une existence innocente, celle d’un enfant choyé et protégé, pour le propulser dans le monde des adultes, celui du sexe, de la nuit, les contrebandiers du port de Naples qui boucanent jusqu’à Capri. C’est aussi, semble dire Sorrentino, cette falsification magique de la vie, celle qui permet d’altérer la réalité, moche, hideuse et tragique, en une sublime collection d’images. La Main de Dieu est un éloge, fellinien irrémédiablement, de la contrefaçon et de l’artifice, des grues de cinéma et des trucs de chefs opérateurs ; mais aussi un éloge, moins bruyant que chez Fellini, d’une grâce parfaite deux heures durant, de cette manière de bifurquer le réel ou de le recréer quand il s’est évanoui, qui s’appelle poésie. « La Main de Dieu », ce sont également les plaisanteries tendres de sa mère, ou ce son répétitif et chuintant, « pfiou…pfiou… » murmuré par un prisonnier, pour se souvenir du temps où il fendait les flots si vite que son navire volait au-dessus des vagues et faisait retentir cette musique presqu’imperceptible…

« T’as un truc à raconter ? », s’énerve le mentor du protagoniste – inspiré à Sorrentino par son modèle Antonio Capuano, lorsque Fabietto lui avoue son envie de faire du cinéma. Le héros, bouleversé, au terme d’une nuit d’échappée belle, lui confie son chagrin irrépressible, et sa frustration de n’avoir pas pu dire adieu à ceux qu’il aimait, de n’avoir même pas pu les voir avant de les enterrer. Le cinéma de Sorrentino trouve ainsi sa vérité, entre la foi dans l’artifice et la certitude, lucide et douloureuse, que même la représentation ne peut tout rédimer. Chez Michel-Ange, « la Main de Dieu » est naturellement un symbole – la puissance démiurgique du monde n’a ni index ni majeur. Le simple fait de figurer le destin par une main signifie que personne n’est dupe de ce que les hommes ont ainsi personnifié leurs angoisses primitives, de même que chacun des admirateurs de Maradona savait qu’il n’avait pas marqué dans les règles. C’est un mythe à l’envers, manifeste et évident, qui, comme chez Baudelaire, annonce lui-même son caractère fictif : « Larvatus prodeo » : j’avance masqué. Il s’ensuit un long et éprouvant cri – celui de Sorrentino, sommé de revêtir ce gant divin et infirme à la fois, battu d’avance par le malheur. Le trucage n’est pas seulement magique, comme chez Fellini, et optimiste, il est hanté par son impuissance à atteindre le point boréal de la douleur. Il faut pourtant le tenter, car c’est le drôle métier de vivre, et de créer. Alors, on peut entrer dans les lisières, magiques, d’un espace où le ballon rentre dans les filets, et où le cinéma ressuscite les morts. Le cri de Sorrentino trouve dans ce film son enveloppe la plus somptueuse : comme Maradona, la grâce ne s’empoigne pas, mais elle se frôle. Comme le hors-bord du personnage, le film glisse, propulsé, et caresse la surface de son étendue avec un toucher captivant, phénoménal, pfiou…pfiou…

« Nous croyions à l’époque que nous allions changer le monde, et c’est le monde qui nous a changés », s’avouent les personnages de Nous nous sommes tant aimés, un film de Scola tout aussi mélancolique sur une génération pleine de renoncement. Sorrentino n’a pas changé le monde par son cinéma, mais son cinéma l’a changé, jusqu’à retourner, plus pur, malicieux et virtuose, à cette scène inaugurale et palpitante, où tous les pouvoirs du cinéma, comme ses limites pourtant magiques, sont contenus.

 

[Photo : Gianni Fiorito/Netflix – source : http://www.laregledujeu.org]

Mamadou Ba, da SOS Racismo - captura de ecrã YouTube, feita pelo autor

Mamadou Ba, da SOS Racismo – captura de ecrã YouTube [1], feita pelo autor

Escrito por Global Voices Lusofonia

Nos últimos quatro anos, o debate em torno do racismo que tem crescido em Portugal. Comunidades dos países lusófonos africanos têm levantado as discussões por conta dos laços históricos colonialistas.

Um dos casos mais emblemáticos é evidenciado no campo político. O primeiro deu-se em 2019, quando pela primeira vez foram eleitas [2] três deputadas negras para o Parlamento português.

As três mulheres eleitas, Beatriz Dias, pelo Bloco de Esquerda; Romualda Fernandes, pelo Partido Socialista; e Joacine Katar Moreira, pelo Livre, são todas de origem guineense. Elas receberam [3] na altura uma felicitação oficial do Governo de Guiné-Bissau, que considerou como um “momento histórico” da democracia portuguesa.

Das eleitas, o nome de Joacine Katar foi aquele que colheu maior eco, sobretudo por ter sido a única eleita no seu partido. Assim, após a eleição surgiram vozes que davam indicação [4] que ela não devia tomar posse, porque não era portuguesa e devia até ser devolvida ao seu país de origem.

Uma das vozes de maior ataque [5] veio de um outro deputado, André Ventura, também eleito para Assembleia, líder de um partido considerado como da extrema-direita na política portuguesa. Tudo surge após a deputada ter proposto que era preciso fazer a restituição [6] das obras das antigas colónias de Portugal. Como resposta, o partido de Joacine referiu:

Face aos contínuos ataques de carácter e referências de índole racista e sexista por parte de deputados e dirigentes partidários da direita, nomeadamente do CDS-PP e do partido de extrema-direita “Chega”, e que têm como alvo a deputada Joacine Katar Moreira, deputada única representante do partido LIVRE, o LIVRE não pode deixar de repudiar veementemente esses ataques e o uso de uma linguagem depreciativa e difamatória, que perpetua estigmas racistas e sexistas na sociedade portuguesa.

Ou seja, ao invés de inspirar a celebração que estas conquistas podiam merecer, o acto eleitoral daquele ano deu azo a um ataque à pessoa e figura pública de Joacine Katar Moreira. Este ataque é também foi visto como uma estratégia de deslegitimação da participação política de pessoas racializadas e das políticas de promoção da igualdade étnico-racial que estas reivindicam, como contou um portal [7] local.

No dia 19 deste ano, Joacina fez uma publicação [8] no seu perfil de Facebook, na qual chamava atenção para a necessidade de lutar-se contra o racismo:

A 21 de março comemoramos o Dia Internacional de Luta pela Eliminação da Discriminação Racial. Pedi a 100 pessoas que usassem a sua voz e palavra para manifestarem-se. E peço-vos que as escutem. O racismo combate-se com o Lugar de Escuta. A 20 e 21 de março publicarei aqui 100 cartões. Obrigada e a Luta é de todas e todos!

outro [9] caso não data de longo tempo, tendo sucedido de novo na arena política, quando em agosto de 2020, um e-mail anónimo foi enviado [10] a ela e às deputadas Mariana Mortágua e Joacine Katar Moreira dando “um prazo de 48 horas” para “rescindirem das suas funções políticas e deixarem o território português,” e fazendo ameaças aos seus familiares caso não o fizessem “para garantir a segurança do povo português.”

Num caso recente, houve a publicação de comentários racistas contra um comentador da Televisão Pública de Portugal, RTP. O acto deu-se no perfil de Facebook de um desportista [11] de um dos clubes da capital Lisboa, que após a repercussão do caso viu-se numa situação de solicitar que os seus seguidores parassem com comentários daquele tipo:

Lamento, pessoal, mas neste campo eu sou completamente contra. E nesta luta eu estou ao lado do Blessing ou outra pessoa, mesmo que o tenha criticado numa opinião sua.
Não é fácil controlar tantos comentários e isso não serve de desculpa. Sinto-me envergonhado com esta situação e qualquer comentário passará a ser condenado e apagado. Somos muito mais do que isto. As minhas mais sinceras desculpas.
PS: Obrigado às pessoas que me alertaram e se preocuparam com a situação.
O reconhecimento
Todos esses casos culminaram recentemente com a distinção [13] de um maiores activistas a residir em Portugal que luta pelo fim do racismo naquele país.
Trata-se de Mamadou Ba, que se tem dedicado a sua vida ao activismo anti-racista. É membro do Movimento SOS Racismo [14] desde 1999 e é membro fundador de várias organizações nacionais e europeias que defendem os direitos dos migrantes e das pessoas racializadas.
Mamadou é uma das vozes mais proeminentes do movimento anti-racista em Portugal, que tem denunciado a proliferação do discurso do ódio. Como tal, é também um dos alvos preferidos [15] dos ataques de extrema-direita e dos movimentos neonazistas em Portugal.

Por exemplo, no início de 2020, Mamadou Ba recebeu uma carta com uma ameaça [16] de morte em sua casa. Em fevereiro de 2021, foi lançada [17] uma petição online para o privar da sua cidadania portuguesa e para o deportar de Portugal. E desde junho, a sede do SOS Racismo foi vandalizada duas vezes com suásticas e calúnias racistas.

Como forma de reconhecimento, a Front Line Defendersdedicou [23] ao activista Mamadou Ba o Prémio para Defensores dos Direitos Humanos em Risco, numa lista também composta por outros activistas internacionais.

 

Artigo publicado em Global Voices em Português: http://pt.globalvoices.org
URL do artigo: https://pt.globalvoices.org/2021/12/02/portugal-activista-de-direitos-humanos-que-luta-contra-o-racismo-ganha-premio-internacional/

URLs nesta postagem:

[1] YouTube: https://www.youtube.com/watch?v=F_bYGPpL2sY

[2] eleitas: https://www.dn.pt/edicao-do-dia/29-set-2020/the-guardian-fala-de-racismo-em-portugal-o-que-contam-dois-deputados-negros-12770422.html

[3] receberam: https://www.sabado.pt/portugal/detalhe/joacine-beatriz-e-romualda-as-tres-novas-deputadas-negras

[4] indicação: https://ceert.org.br/noticias/politica-no-mundo/25857/negra-gaga-feminista-e-estrangeira-deputada-eleita-enfrenta-abaixo-assinado-contra-sua-posse-em-portugal

[5] ataque: https://www.dn.pt/poder/ventura-propoe-devolucao-de-joacine-a-guine-bissau-livre-fala-em-racismo-11759131.html

[6] restituição: https://www.dn.pt/poder/livre-quer-que-patrimonio-das-ex-colonias-em-museus-possa-ser-restituido-11757996.html

[7] portal: https://www.buala.org/pt/mukanda/solidariedade-com-joacine-katar-moreira-no-combate-contra-o-racismo-e-na-defesa-da-democraci

[8] publicação: https://www.facebook.com/KatarMoreira/posts/3597814783680595

[9] outro: https://pt.globalvoices.org/2021/04/16/quem-e-beatriz-gomes-dias-a-professora-que-pode-se-tornar-a-primeira-mulher-negra-a-presidir-lisboa/

[10] enviado: https://sicnoticias.pt/pais/2020-08-13-E-mail-com-ameacas-a-SOS-Racismo-assinado-pelo-movimento-Nova-Resistencia-Nacional

[11] desportista: https://www.facebook.com/hugogil08/posts/456413839188774?__cft__%5B0%5D=AZVoWVDsYL-YdwoqCtOY66cns8ASb6qYkN69U3BYr_EER0mYGsMKzcpav-NFQsCdsm0PMjEUaosmu90yv_HoCA5HS9i9oEcnwBZjt6h2bOIHp1wLj18zGjDuPV71-HqzomU6vMLEP0dmb0kEslHmbOD5&__tn__=%2CO%2CP-R

[12] #racismoNÃO: https://www.facebook.com/hashtag/racismon%C3%A3o?__eep__=6&__cft__%5B0%5D=AZVoWVDsYL-YdwoqCtOY66cns8ASb6qYkN69U3BYr_EER0mYGsMKzcpav-NFQsCdsm0PMjEUaosmu90yv_HoCA5HS9i9oEcnwBZjt6h2bOIHp1wLj18zGjDuPV71-HqzomU6vMLEP0dmb0kEslHmbOD5&__tn__=*NK-R

[13] distinção: https://www.dw.com/pt-002/ativista-portugu%C3%AAs-mamadou-ba-recebe-pr%C3%A9mio-internacional/a-59923938

[14] Movimento SOS Racismo: https://www.sosracismo.pt

[15] preferidos: https://observador.pt/2021/02/19/chega-propoe-lei-mamadou-ba-que-permita-retirar-nacionalidade-portuguesa-a-cidadaos-que-ofendam-portugal-ou-cometam-crimes-graves/

[16] ameaça: https://www.dn.pt/pais/pj-abre-inquerito-a-ameacas-de-neonazis-contra-deputadas-e-lideres-antirracistas-12517537.html

[17] lançada: https://www.dn.pt/sociedade/quase-15-000-pessoas-exigem-deportacao-de-ativista-mamadou-ba-13359959.html

[18] #FLDAward: https://twitter.com/hashtag/FLDAward?src=hash&ref_src=twsrc%5Etfw

[19] #Portugal: https://twitter.com/hashtag/Portugal?src=hash&ref_src=twsrc%5Etfw

[20] https://t.co/iGBSb9Ij8N: https://t.co/iGBSb9Ij8N

[21] pic.twitter.com/6HE0aWsGpb: https://t.co/6HE0aWsGpb

[22] November 24, 2021: https://twitter.com/FrontLineHRD/status/1463524470698749957?ref_src=twsrc%5Etfw

[23] dedicou: https://www.frontlinedefenders.org/en/2021-front-line-defenders-award-human-rights-defenders-risk

Durante junio y julio del 2010 Piglia dictó en el Malba el ciclo de cuatro conferencias titulado “Nuevas tesis sobre el cuento”. Al final de cada reunión los asistentes le hacían preguntas, a las que Piglia respondía bosquejando con la voz brevísimos ensayos en el aire. En esta nota, debidamente contextualizada, una selección de estas idas y vueltas entre el autor y sus lectores.

Piglia en «Nuevas tesis sobre el cuento». Fuente: Facebook Malba

Publicado por Walter Gonzalves

 

Sin mayor preámbulo, la entrevista:

– ¿Qué diferencia hay entre un testimonio y un cuento?

RP –Yo creo que esa es una cuestión que plantea el ensayo de Benjamin (El narrador); creo que él tiene la cuestión de la narración como tiempo largo y de la novela como etapa, y después tiene otra idea muy importante y muy actual, que es la tensión y el contraste entre narración e información. Él dice: “El predominio de la información nos está arruinando la capacidad de narrar”. Y la distinción entre narración e información es muy importante, y es muy importante en esta época. Es muy distinto enterarse por información de lo que pasó en Auschwitz a leer el libro de Primo Levi.

Es muy distinta la experiencia del modo en que nosotros recibimos la información; estamos en un mundo donde la información nos está sofocando. El tipo de experiencia que supone recibir un relato donde se incorpora a la experiencia –mientras que la información está siempre allá– siempre la vamos a ver como algo que está fuera de nosotros.

Por lo tanto, me parece que lo que podríamos llamar “la narración”, más allá de si se trata de una novela, de un testimonio, etcétera, está conectada con esta capacidad de lo que yo les decía al principio: si logra incorporarnos a nosotros, cuando estoy en un sueño, cuando nosotros tenemos que ver, y el que narra nos hace ver qué tiene que ver, eso se convierte en una experiencia; mientras que la información nunca se va a convertir en una experiencia, y muchas veces la oposición experiencia-inexperiencia se trata de resolver con el exceso de información.

Estamos siempre con la sensación de estar mal informados, cuando lo que tenemos que pensar es si realmente tenemos experiencias, si tenemos experiencias de la realidad, si tenemos experiencias de la política, si tenemos experiencias de los sentimientos. Y desde luego la literatura es una de las formas; no voy a decir que la literatura es la única. Producir esas experiencias es parte de la vida de cada uno. Entonces me parece que el efecto que produce el texto de Levi está conectado con esa historia singular, que no tiene para nada la forma de la información.

Me quedé pensando en esto de que el problema central de la narración es la causalidad. Para mi hay una cuestión, hay una oposición, entre la causalidad y la explicación.

RP –La explicación, entendiendo por explicación “aclarar lo que el cuento está narrando”, es siempre algo que habría que evitar. Desde luego que podríamos encontrar muchísimos ejemplos de grandes relatos, por ejemplo de Borges mismo, que están llenos de explicaciones y son fantásticos, extraordinarios, pero en principio podríamos decir que hay una contradicción entre la narración, porque la narración, podríamos decir, nos da a juzgar un hecho, a juzgar moralmente, a juzgar emocionalmente, mientras que la información nos da la realidad ante su forma ya juzgada; la información nos da la realidad ya juzgada, viene ya con la explicación implícita, este movimiento entre lo que se dice, lo que se cuenta, lo que se explica.

No vayan a pensar que esas pequeñas hipótesis que yo puse ahí aclaran todos los relatos. No, son unas pequeñas hipótesis, y desde luego no todos los cuentos del mundo obedecen a esa lógica. Yo estaba pensando en lo de Chéjov, y seguramente hay otras alternativas para discutir el género. En el caso de este relato tan breve de Calvino (La leyenda de Carlomagno), me parece que hay algo que va por abajo, eso que va por abajo que puede ser lo que no está explicado y que se explica después con el anillo. Es una explicación que sencillamente remite a un momento mágico, pero hay algo intrigante, y además está contada con una velocidad y con una especie de sensación impávida. Situaciones bastantes perversas que circulan ahí y que están contadas con total naturalidad.

–Usted historiaba cómo la televisión había ocupado el lugar del cine y el cine el de la novela, y mientras tanto el cuento persistió, ¿cree que tiene que ver con esto que mencionaba de la necesidad de los niños, encantadora y despierta, por construir cuentos?

RP –Es muy importante la relación entre la infancia y la escena de la madre o el padre que lee un relato antes de dormir; el pedido de cuento de los chicos es una cosa muy emocionante. Como sabemos, los cuentos infantiles son experiencias morales, experiencias del aprendizaje de la frustración, son por un lado encantatorios y, por otro lado, los chicos hacen ahí una especie de experiencia imaginaria de lo que después van a encontrar en la realidad, con todos esos monstruos y todas esas situaciones. Así que me parece que quizá ahí habría un núcleo que es indemne, que sobrevive a todos los modos en que después el chico va y mira tele, o juega con los jueguitos. Me parece que sí, eso persiste.

–Es una pregunta sobre El decálogo del perfecto cuentista de Quiroga y esto último que nos señaló de construcción, en torno a no decir lo central.

RP –Cualquiera puede corregir una página ideal, pero nadie puede escribirla, entonces es muy fácil sacar “frío” y poner un adjetivo que no haga rima con la otra palabra. Pero lo que me parece que que quiere decir ahí Quiroga, es que la propia trama define el tono. La propia trama define el registro estilístico, y el registro estilístico no es una cuestión de palabras sino una cuestión de tono, es decir: qué relación tiene el narrador con la historia que está contando. Si la está contando con naturalidad, si la está contando con una forma distanciada, ¿no? Es decir el estilo en la narración está sometido también, en cierto modo, al funcionamiento de la historia. Y yo prefiero hablar de tono en el sentido de la temperatura del relato, en un sentido musical del ritmo, más que de una versión un poco escolar de lo que sería un estilo. «Estilo», habitualmente, se suele asociar con algunas fórmulas conocidas: que no hay que repetir las palabras, que hay que evitar los adverbios terminados en «mente», hay que tener cuidado con las rimas que se producen involuntarias. Me parece que a eso estaba apuntando, si lo entiendo bien, Quiroga.

–Me gustaría que ampliaras un poco eso que planteaste del debate actual de la ficción, en el sentido de que hay cierta exigencia de que retorne a elementos de la realidad.

RP –Sí, me parece un tema importante, me parece que tiene que ver con debates literarios y culturales muy intensos, interesantísimos, con textos y circulaciones de textos en juego. Yo había traído, pensando en estas cuestiones, una cita de un ensayo del poeta alemán Hans Magnus Enzensberger, que es un ensayista muy sutil. Él escribió en los años sesenta un ensayo que se llama Elementos para una teoría de los medios de comunicación, en el cual dice algo que a mí me parece muy importante; esto lo decía en el año 1971: “Los medios han eliminado una de las categorías de la estética tradicional, la de ficción. La oposición ficción-no ficción ha quedado paralizada”, con esto lo que sencillamente digo es: me parece que la cuestión de la incertidumbre con respecto a si todo es ficción o si debemos salir de la ficción para buscar lo real es una problemática de los medios y que muchos filósofos actuales, no argentinos (Derrida y algunos filósofos que han trabajado mucho con esta idea de la ficcionalización generalizada), me parece a mí que no han tenido en cuenta que ese espacio de la ficción generalizada es el espacio de los medios.

De lo que debemos estar seguros es de las zonas donde no todo es ficción. Uno podría decir que la historiografía podría estar contaminada con elementos inventados o de ficción. Pero me parece que los hechos reales existen. Hay como una especie de escepticismo respecto de que no habría verdad, no habría realidad, y lo que habría sería este juego de ficciones, de universos discursivos, que tendrían cada uno su propia legitimidad. Y yo no estoy de acuerdo con eso, creo que eso puede ser aceptado, como bien dice Enzensberger, en otro contexto, en el espacio de los medios. Es en el espacio de los medios donde se produce esa incertidumbre, esto es muy nítido: en ese espacio el movimiento ha terminado por disolver la distinción.

Pero me parece que la literatura tendría que ser un lugar donde esa distinción debiera hacerse notar, como un enfrentamiento a esa especie de sentido común generalizado. Esa sería una respuesta a la cuestión en Argentina: no todo es ficción. No debemos pensar que todo es ficción y debemos ver cómo se construye la categoría de verdad, cómo se construye la categoría de realidad y dónde estarían los núcleos de esa verdad y de esa realidad, más allá de las miradas escépticas, o más o menos cínicas, que consideran que todo es igual.

La otra es la tendencia de muchos escritores jóvenes, actuales, a ligar lo que están escribiendo con lo real. Es un intento de responder a esa especie de espacio que han creado los medios, entrar a él como si la discusión fuera ahí, estuviera con los medios, que aceptan o no aceptan, entonces, cómo se construyen esos efectos de realidad. Si nosotros vemos el relato de Cortázar Diario para un cuento, podríamos ver ahí cómo Cortázar quiere que leamos ese relato como un relato real, porque pone ahí unos elementos de su propia vida, habla de Bioy Casares, de Onetti; cómo se produce ese efecto realidad sería la segunda cuestión que habría que preguntarse.

No sé si habré alcanzado a responder la pregunta, pero esas son las cuestiones que me preocupan, o me parecen interesantes para conversar. Quizá podemos usar la próxima reunión para avanzar un poco más en esa dirección. Entonces, en definitiva, yo diría que el espacio de la ficción, y por lo tanto no solo los medios tradicionales a los cuales se refiere Enzensberger, sino el espacio de la web, el espacio de Internet, donde los mundos virtuales y las realidades virtuales se han expandido, y desde luego con efectos muchas veces benéfico para determinado tipo de cuestiones, han creado un espacio muy particular y han permitido rediscutir esa relación entre realidad y ficción.

Pero me parece que tenemos que mantener el debate en el interior de ese espacio y no considerar que lo que pasa en ese espacio pasa en toda la realidad. Ese sería para mí, un poco, el punto.

–Pensaba en La balada del álamo Carolina, que tiene un entretejido entre las distintas historias que hace que de algún modo nunca concluyan. ¿Qué piensa sobre eso?

RP –Por un lado, para decirlo así, tomando la cuestión que está muy bien planteada, en el fondo me parece que ese era el efecto que yo intentaba producir: una reflexión que no se cierra y que genera una serie de cuestiones que están abiertas y que serían imposibles de cerrar, como este tipo de discusión sobre qué es un relato, cómo funciona un relato. Incluso el título que yo le di a este ciclo es también un juego con la idea de que hay una tesis, unas tesis que cambia y se va entrelazando y modificando. Pero me parece que la narración es un fluido y uno tendría que pensar de esa manera.

Eso por un lado. Por otro lado, que me parece que lo único que hemos podido hacer es ver como nudos de relatos que permiten pensar redes más amplias de relatos parecidos. Podríamos encadenar todos los relatos de fantasmas de Cortázar, ¿no?, y ver cómo terminan, qué tipo de relaciones se establecen entre ellos. Podríamos empezar ahora una segunda parte, que es crear otro tipo de redes entre los relatos. A mí me parece que lo más importante es suscitar el interés por la lectura de los textos, ciertas intrigas que de pronto hacen que uno tenga que releer un texto, unos relatos, buscando algún tipo de cuestión que no sea solamente el sentido inmediato de la lectura.

De ninguna manera tienen que ver estas conversaciones como recetas de nada, nada que ver con ninguna idea sobre cómo se tendría que hacer. Sencillamente son maneras de ver en el texto distintos modos de resolver las tensiones narrativas. Me parece que me faltaba llamar la atención sobre aquellos que hacen un poco al revés y no piensan en la trama, sino que se ponen a escribir y dejan que lo que sale les vaya pidiendo lo que luego estaban tratando de narrar. Esto es lo que me parece que le sucede a Faulkner. Si bien él tiene siempre algunas obsesiones muy personales, es un escritor al cual la prosa en realidad le construye la historia. Entonces ese era el sentido de la carta de Thomas Wolfe, hay ahí una expresión que está muy bien: “Están los que sacan y los que ponen, yo soy de los que ponen”. Mientras que nosotros estábamos viendo más bien aquellos que dicen “No, esto no hay que narrarlo, esto hay que sacarlo”; estructura pura del relato. Quizá Wolfe no es lo que se considera tradicionalmente un cuentista, más bien es un narrador que produce un material narrativo más allá de la idea de la forma.

–Me acordaba del cuento El cautivo de Borges, y me parecía que condensaba varias de las cuestiones que vos estuviste mencionando: un narrador que se pregunta, que interviene varias veces en el texto.

RP –Bueno, yo creo que Borges conocía muy bien la problemática y que hizo muy bien la idea de este narrador que no conoce lo que está narrando, que vacila; eso no se ve a primera vista, porque como Borges está lleno de erudición, que circula por los textos, da la sensación de que es un narrador muy sabio, pero no es un narrador sabio en relación con la historia.

–De hecho, muchas veces en sus textos, aparece: “acaso este recuerdo ha sido…”

RP –Muchas veces el narrador está ahí puesto en una posición de intentar descifrar eso que está sucediendo. El cautivo es también un relato breve que está en El hacedor, de un chico blanco cautivo de los indios, que llega a Junín y está allí, convertido en una especie de pequeño indígena, y de pronto ve la casa donde vivía cuando era chico, entra, va a un lugar donde ha guardado algo, un cuchillo de mango de astas, le viene como un recuerdo, una epifanía de algo que estaba evidentemente borrado de su vida, que era un recuerdo de infancia, de un lugar donde él había guardado un cuchillito, cuando era chico.

–Y la madre nunca limpió la cocina… ¡lo bien que hizo en no limpiarla nunca!

RP –Bueno, ese es el problema que tienen siempre los relatos, que uno tiene que tratar de que la gente no piense “pero cómo ese cuchillo estuvo siempre ahí sin que nadie lo sacara”. Porque si no tiene que poner algo que es imposible: “la madre no limpiaba la cocina, y le había quedado la idea de que su hijo había estado ahí, y no quería que entonces esa cocina fuera alterada”. Lo que no quiere decir, él tampoco lo dice. Porque “la crónica ha perdido la circunstancias, y no quiero inventar lo que no sé”; es decir que cuando Borges quiere eludir la certeza de algo, la elude maravillosamente.

Y después Borges hace también una cosa que hace Onetti y que hace Faulkner, por ejemplo en ¡Absalón, absalón!, que es un extraordinario libro de Faulkner: ahí hay una conversación entre Quentin Compson y su compañero de pieza en la universidad, donde hablan del Sur, sobre qué es el Sur, y entonces Quentin le está contando la historia de una familia llena de recovecos y en un momento dado el que está recibiendo la historia, el interlocutor, el que no la conoce, empieza él a contar, y dice: “Ah, pero entonces debe haber sido…” y empieza él a contar cosas que no conoce y que sencillamente imagina cómo podrían ser, que es un poco lo mismo que hace Onetti en Los adioses, con el almacenero que de pronto empieza a imaginar qué es lo que ese hombre está haciendo cuando sale y pasa por delante.

Borges suele hacer también eso. Muchas veces, cuando está contando una historia, empieza de pronto a salirse de los hechos y a imaginar cómo tendrían que ser los acontecimientos. Es decir: un narrador que está contando algo que no conoce, pero que muy visiblemente imagina cómo tendrían que ser los hechos. Y ese pasaje es siempre muy sutil, porque el riesgo es que el lector pierda la creencia en el relato, ¿no?

 

Bueno, como final me parece perfecto.

 


 

[Fuente: Una ilusión de cercanía por Fidel Maguna – reproducida en http://www.culturamas.es]

 

 

 

 

 

 

 

Trayectoria. Originaria del pueblo shipibo-konibo, es docente de educación primaria y tiene diplomados en Derecho y Gestión Territorial.

"Las comunidades amazónicas tienen los índices más bajos de inmunización", agregó Rocilda Nunta, viceministra de Interculturalidad. Foto: Antonio Melgarejo

« Las comunidades amazónicas tienen los índices más bajos de inmunización », agregó Rocilda Nunta, viceministra de Interculturalidad.

Escrito por Juana Gallegos

Es la cuarta de siete hermanos, proviene de una familia shipibo-konibo, creció en una comunidad indígena de Ucayali y hoy es la primera lideresa amazónica que ocupa un alto cargo en el Ministerio de Cultura. Rocilda Nunta es, desde hace más de dos meses, viceministra de Interculturalidad. Su nombramiento despertó altas expectativas en las asociaciones indígenas, ya que su despacho es clave para promover políticas públicas inclusivas de los pueblos andinos, amazónicos y afrodescendientes. Su gran reto, a corto plazo, es promover la vacuna en las comunidades que tienen el índice más bajo de inmunización.

Usted tiene 37 años y vivió hasta su adolescencia en la comunidad indígena Nuevo San Rafael, distrito de Masisea, en Ucayali. ¿Hacia dónde emigró y por qué?

Yo tuve que migrar a la ciudad para poder estudiar. Fui a Yarinacocha, al Instituto Superior Pedagógico Público Bilingüe, y estudié Pedagogía. Tuve un padre que quería ver a sus hijos e hijas salir adelante a través del estudio, pero sin dejar de lado nuestra identidad, en mi caso, la del pueblo shipibo-konibo. Si me hubiera quedado en la comunidad hubiera sido, quizás, una mujer que estaría cumpliendo un rol más familiar y de agricultura, o, quien sabe, sería dirigenta de alguna federación. Somos siete hermanos, tres somos docentes. Gracias a la educación hemos salido adelante. Ser indígena y mujer en este mundo es difícil.

Su hermana Judith, que también es lideresa de su comunidad, dijo que usted se formó como profesora porque creía que, educando a las niñas, su pueblo saldría adelante. ¿Por qué esa inquietud por cambiar el porvenir de las niñas de su comunidad?

Siendo profesora podía garantizar el desarrollo de una educación intercultural bilingüe en nuestras comunidades porque es un derecho colectivo que tenemos como pueblos indígenas. La niñez así tiene la oportunidad de terminar sus estudios secundarios para también ser reconocidos en la sociedad y poder aportar al país.

Se sabe que las adolescentes de las comunidades amazónicas suelen ser madres tempranamente.

Es uno de los grandes problemas que tenemos, por eso debemos direccionar hacia otro norte a la niñez indígena, y una de las principales herramientas es la educación. Las adolescentes deben saber que pueden aportar a su patria educándose.

Es la primera vez que una mujer indígena amazónica ocupa un alto cargo en el Ministerio de Cultura; algunos dicen que su nombramiento es histórico. ¿Cómo reaccionó la comunidad shipibo-konibo?

No esperaban la designación, mi familia reaccionó con sorpresa, y los grandes líderes de mi pueblo dijeron que es una reivindicación histórica para la comunidad amazónica. Que una mujer indígena llegue a ocupar un cargo tan grande en el Estado es muy importante.

"La desinformación contra la vacuna proviene de las iglesias evangélicas", indicó la funcionaria Rocilda Nunta. Foto: Antonio Melgarejo/La República

« La desinformación contra la vacuna proviene de las iglesias evangélicas », indicó la funcionaria Rocilda Nunta.

Ahora, usted no es nueva en un puesto de mando, fue coordinadora del Programa Mujer Indígena de la Asociación Interétnica de la Selva Peruana (Aidesep). ¿De dónde nace su activismo?

Cuando tenía siete años, mi comunidad, Nuevo San Rafael, era visitada por distintas oenegés y mi familia recibía muchos talleres de capacitación, y yo participaba de ellos. Y es así que desde mi adolescencia fui participando en los procesos del movimiento indígena y desarrollando liderazgo desde mi rol de mujer. Me involucré para defender los derechos colectivos y espirituales de los pueblos, reivindicar nuestra identidad cultural, visibilizar la existencia de las comunidades que no se ven en las grandes ciudades. Empecé siendo presidenta de la Organización Regional de Jóvenes Indígenas de la región Ucayali, fui la primera la mujer. Luego ocupé cargos dentro de Adeisep Ucayali como directora del programa Mujer Indígena. Así nace el liderazgo que vengo desarrollando.

¿Qué acciones tenía el programa?

Encontré que las hermanas ashaninkas, shipibo-konibo y sharanahuas no tenían la misma oportunidad de nuestros hermanos, grandes líderes, y me enfoqué en valorar sus propuestas, en prestar atención a las actividades que querían desarrollar, y que no habían sido consideradas. Se sabe que culturalmente los pueblos indígenas son machistas, y las mujeres también lo somos porque muchas veces no nos apoyamos en las acciones que queremos desarrollar. Muchas veces apostamos por los hombres en vez de dar oportunidad a una mujer que quiere ocupar un cargo dentro de la comunidad o de alguna organización. El liderazgo de la mujer indígena no estaba siendo valorado, por eso la importancia de desarrollar este proceso de trabajo con las mujeres.

Dijo hace un momento que ser indígena y mujer es difícil. ¿Por qué?

Sí, yo aprendí a hablar castellano a los 14 años, y he vivido discriminación en carne propia cuando mi padre me matriculó en el colegio secundario (hace una pausa).

¿Y qué pasó?

Mira, mi historia es muy larga, pero quiero contarte algo. Yo vivía en la comunidad Nuevo San Rafael y para poder llegar a mi colegio tenía que caminar una hora y media. Todos los días me levantaba a las 5 de la mañana. Entonces, durante ese trayecto, me topaba con las lluvias, y un día, regresando, llovió tanto que se mojó mi mochila y mis cuadernos. Tuve que secarlos con candela para poder presentar al día siguiente mi trabajo. Cuando se lo presenté a mi profesora su respuesta no fue adecuada, el cuaderno estaba arrugado y lo tiró al piso porque, según ella, estaba impresentable. No entendió que yo venía caminando todos los días de una comunidad, yo me sentí muy mal. Todo el salón se burló.

Qué importante es que un profesor tenga una formación intercultural para entender las circunstancias de sus alumnos. Hablando de esto, el Ministerio de Educación quiere contratar solo profesores monolingües en las escuelas rurales ante la falta de docentes de lenguas originarias. ¿Cuál ha sido la respuesta del viceministerio?

Tuvimos una reacción inmediata desde el ministerio porque somos garantes de los derechos colectivos de los indígenas. En este caso, el derecho a la educación intercultural bilingüe de calidad. Nos reunimos con la viceministra de Gestión Pedagógica, Nelly Palomino, y nos hemos comprometido en articular acciones en coordinación con las organizaciones indígenas, tenemos siete en el país, escucharemos sus propuestas. No podemos retroceder en el derecho ganado históricamente gracias a la lucha incansable de nuestros pueblos indígenas.

Otro pendiente de su despacho es saber con certeza cuál es la cifra de muertes indígenas que ha dejado la pandemia. ¿Ya se tienen datos claros?

Desde el ministerio se ha elaborado la guía para la variable étnica, que permite que las instituciones estatales a nivel nacional registren la diversidad etnicorracial de los ciudadanos. Desde el viceministerio venimos socializando este instrumento para así saber, por ejemplo, cuántos muertos ha dejado el covid en hombres y mujeres andinos, amazónicos y afroperuanos.

Y sobre la vacunación, se supo que algunas comunidades se resisten a inmunizarse. ¿Qué estrategias de sensibilización está ideando su viceministerio para remediarlo?

Las cifras son preocupantes. Según el último reporte, en los pueblos amazónicos el 26.3% tiene las dos dosis, y en los pueblos andinos, solo el 10.7%. Desde Cultura, y dada esta tercera ola y la presencia de Ómicron, redoblaremos el diálogo con los apus y ciudadanos indígenas en las comunidades nativas y campesinas para seguir informando sobre la importancia de la vacunación. La vacuna es vida y protege, este es el mensaje que en las lenguas originarias venimos difundiendo a través de nuestros traductores y gestores interculturales andinos y amazónicos.

¿Los bajos índices de la vacunación se deben a la resistencia a vacunarse o la lejanía de las comunidades?

La mayor resistencia es porque terceras personas les dicen que la vacuna les generará el 666 en la frente o que solo les quedará dos años de vida, sabemos que esta desinformación proviene de las iglesias evangélicas y atemoriza a nuestros hermanos. Por eso, desde el despacho empezaremos a dialogar con ellos y entregaremos la información adecuada con enfoque intercultural.

 

 

[Fotos: Antonio Melgarejo – fuente: http://www.larepublica.pe]

 

La série, dont la seconde saison vient de sortir, revient sur un pan oublié de l’histoire de la Turquie, à travers la persécution de la communauté juive.

La deuxième saison de The Club est sortie sur Netflix le 6 janvier 2022. | Capture d'écran via YouTube

La deuxième saison de The Club est sortie sur Netflix le 6 janvier 2022. | Capture d’écran via YouTube

 

Écrit par Ariane Bonzon

Édité par Léa Polverini 

Décidément, les séries turques aiment à s’affranchir des tabous. En 2020, Bir Başkadır (Ethos) s’attaquait aux multiples lignes de fracture sociales, ethniques et religieuses qui traversent la Turquie de Recep Tayyip Erdoğan.

Sur Netflix toujours, The Club (Külüp), réalisé par Seren Yüce et Zeynep Günay Tan, et dont la seconde saison est en ligne depuis le 6 janvier 2022, sort quant à elle les cadavres du placard de l’histoire turque, en plongeant dans le passé récent des Juifs d’Istanbul, à travers le racisme et les persécutions subis par la communauté durant les années 1940-1960.

Une persécution d’État

The Club rompt d’abord avec une connivence du silence. En Turquie, l’antisémitisme de la droite et l’antisionisme de la gauche s’étaient comme donné le mot pour laisser de côté le sort des Juifs de Turquie.

Dès la première séquence, le ton est donné. Dans une prison turque, parmi les rangées de lits superposés et à l’écart des autres détenues, l’une d’entre elles, juive, récite la prière du shabbat en ladino (judéo-espagnol), avant d’entamer le repas rituel. Libérée par la suite, Matilda retrouve sa fille, Rachel, qui a grandi dans un orphelinat. Couturière, en charge des tenues de scène, Matilda devient la confidente et le soutien, du fantasque et magnifique Selim Songür, extravagante vedette gay de music-hall qui fait la réputation de «The Club». Elle va batailler, en particulier contre le manager des lieux qui nourrit une haine inextinguible à son égard, sans rien céder de sa fierté et de son honneur, c’est-à-dire de son identité.

Tout est là du quotidien, des joies et des drames, des révoltes, du courage et des petites lâchetés, aussi, vécus par la communauté juive de Turquie dans une période de turbulence politique qui conduisit de nombreux séfarades à quitter leur pays pour Israël.

«J’ai eu les larmes aux yeux en regardant cette série, s’exclame la réalisatrice Ilana Navaro, qui vit désormais à Paris. C’est la première fois, de toute ma vie, que je me suis sentie représentée à l’écran, que j’ai pu me projeter, que toute mon histoire, celle de ma communauté, notre langue, avaient le rôle principal dans un film. Bref la première fois que j’ai pu à ce point là m’identifier.»

Vice-président de l’association judéo-espagnole Aki Estamos, François Azar reconnaît quant à lui avoir d’abord craint que «cette série soit très kitsch, mais il y a eu un vrai travail de recherche. Y entendre parler ladino est inespéré, et puis la série aborde courageusement le sujet de l’impôt sur la fortune [le Varlık Vergisi, en vigueur de 1942 à 1944] dont les Arméniens, les Juifs et les Grecs ont été l’objet.» Un impôt inique, destiné à redresser l’économie d’après-guerre en visant ces minorités qui, si elles n’étaient pas en capacité de le payer, étaient expédiées à l’est de la Turquie pour y casser des pierres. Le père de Matilda n’en est jamais revenu.

«Cet impôt est l’une des retombées de la guerre, explique la traductrice littéraire Rosie Pinhas-Delpuech, dont le père fut également envoyé dans un camp de travail. Outre l’antisémitisme à l’égard des Juifs, les minoritaires étaient perçus comme des espions de l’“ennemi”, quel que soit celui-ci; il fallait donc les éloigner des centres stratégiques.» Résultat: autour de 30.000 Juifs auraient quitté la Turquie après la Seconde Guerre mondiale.

Ce n’est cependant pas la première fois que le sujet de l’impôt sur la fortune est abordé par le cinéma. En 1999, le film Salkım Hanımın Taneleri (Les Diamants de Mme Salkım) s’était saisi du sujet. Au début des années 2000, l’homme d’affaires turc juif İshak Alaton –dont le père avait lui aussi été envoyé «casser des pierres»– avait même publié une tribune à ce sujet.

De la gifle au départ

Mais The Club va bien au-delà de la dénonciation d’une injustice. Parsemée de détails et d’anecdotes qui ne résonneraient pas nécessairement chez le spectateur lambda, la série fait vraiment écho dans la communauté.

«Prenez l’histoire de la gifle que Rachel [la fille de Matilda] reçoit de son amant musulman et turc quand il découvre qu’elle ne s’appelle pas Aysel mais Rachel, donc qu’elle est juive. Eh bien cette gifle on l’a tous reçue, nous les Juifs de Turquie, des milliers de fois, de façon symbolique, et c’est hyper novateur de le montrer», explique Ilana Navaro.

«Pour une fois, on ne nous montre pas un “korkak yahudi”, un juif apeuré, obséquieux, qui accepte tout ce qu’on lui demande.» Esther Benbassa, sénatrice, spécialiste de l’histoire du peuple juif

Autre vérité révélée par The Club: le fait que la plupart des Juifs de Turquie partis pour Israël ne l’ont pas fait pour des raisons idéologiques, c’est-à-dire par sionisme, mais pour y trouver un meilleur avenir. «Le départ pour Israël n’avait rien de joyeux, c’était des départs forcés, essentiellement liés à des raisons économiques, et les Juifs qui arrivaient des pays musulmans n’ont pas toujours été très bien accueillis en Israël», affirme la sénatrice française Esther Benbassa, qui n’était pas née lors des grands départs amorcés en 1949, et quitte Istanbul pour rejoindre Israël des années plus tard, pour des raisons personnelles, avant de partir en France et d’y poursuivre ses études. De 81.000 en 1927, les juifs ne sont désormais en Turquie plus que 13.000.

Sortir du silence

Mais là où The Club se distingue, c’est que les Juifs y sont représentés comme des types normaux, aux fins de mois difficiles, et non comme des banquiers ou des héritiers. C’est l’une des rares fois qu’un film «montre des Juifs qui ne sont pas riches, une femme juive qui doit gagner sa vie», assure la journaliste Gila Benmayor. En 2009, celle-ci avait rédigé une lettre ouverte à Recep Tayyip Erdoğan, alors Premier ministre, «pour lui rappeler que les Juifs n’étaient pas tous des nantis, au contraire du discours qu’il avait tenu dans une université».

Dans The Club, le Juif n’est pas non plus un espion, un traître, ou un type apeuré, isolé et déconnecté de sa communauté. «Pour une fois, on ne nous montre pas un “korkak yahudi”, un juif apeuré, obséquieux, qui accepte tout ce qu’on lui demande. Les personnages dans la série ne cachent pas leur judéité, alors que nos parents, pour ne pas avoir de soucis, nous enseignaient qu’il fallait rester discrets», se souvient Esther Benbassa.

C’était la fameuse politique de la «kayadez» (le silence), du juif taiseux, qui a intégré l’idée qu’il ne lui fallait surtout pas dépasser un certain niveau social, ni de se mêler de politique alors que le nationalisme turc allait grandissant. L’Orphelin du Bosphore, de Nissim M. Benezra (Lior éditions, 2019), formidable récit de la vie des Juifs d’Istanbul à la fin de l’Empire ottoman et au début de la République, situe l’origine de la «kayadez» en 1927, après l’assassinat d’Elza Niego, une jeune fille de la communauté juive tuée par un Turc déséquilibré amoureux d’elle. Ce meurtre avait donné lieu à d’importantes manifestations des Juifs d’Istanbul, très sévèrement réprimées. D’où la chape de plomb qui s’en est suivie.

«En Turquie, le terme “yahudi” (juif) est une insulte [on utilise plutôt le mot “musevi” qui signifie “descendant de Moïse”, une manière “d’adoucir” ce qui est considéré comme une insulte]; or Matilda dit haut et fort “je suis yahudi”, affirmant ainsi son identité, et c’est énorme», considère Ilana Navaro.

Plutôt bien reçu, The Club a cependant donné lieu à certaines critiques«C’est une série magnifiquement écrite et produite qu’il ne convient cependant en aucune manière de prendre comme une leçon d’histoire», prévient l’universitaire Louis Fishman. D’autres ont pu regretter que les rôles juifs principaux ne soient pas joués par des acteurs juifs.

Un argument qu’Ilana Navarro balaie d’un revers de main: «Vouloir que des acteurs juifs jouent le rôle des Juifs, c’est très américain comme vision! Moi je me fiche que les acteurs ne soient pas juifs et même au contraire: je pense que c’est génial, surtout pour le contexte turc, ça veut dire que cette histoire devient l’histoire de tous, des Turcs dans leur ensemble, et je me sens épaulée.»

«L’instauration de l’impôt sur la fortune n’est pas enseignée dans les écoles ni évoquée dans les médias. En en parlant haut et fort, The Club va permettre au peuple turc de réaliser les fondements sur lesquels l’Istanbul d’aujourd’hui s’est construite», veut croire Nesi Altaras qui dirige les éditions Avlaremoz.

Plus dubitative, l’écrivaine et avocate Rita Ender, qui vit aussi à Istanbul et a publié Objets portraits: Conversations avec de jeunes juifs de Turquie (éditions Lior, 2019), avertit: «Quand un sujet est dans l’agenda de sa petite intelligentsia, on s’imagine que toute la Turquie en parle. Méfions-nous! Même si je reconnais qu’en traitant des minorités, The Club marque un tournant important. L’antisémitisme restera à l’agenda de certains et malheureusement cela ne contribuera pas à l’élimination des injustices.»

De fait, il reste du travail à mener: jusqu’au plus haut niveau de l’État, on fait remonter la présence juive sur les terres ottomanes à 1492, lorsque les Juifs, chassés d’Espagne, y ont trouvé refuge. Or l’arrivée de ces derniers en Anatolie fut concomitante aux Romains: entre le VIe et le IIe siècle avant Jésus-Christ. De quoi nourrir The Club de quelques épisodes historiques supplémentaires.

 

[Source : http://www.slate.fr]

Museum of Sex Thailand tailandia 1

Publicado por David Jiménez

El Gobierno de Tailandia se enfadó conmigo hace unos de años por un artículo que escribí sobre los burdeles de Bangkok, convocándome a una reunión en la que fui llamado al orden. Funcionarios sentados al otro lado de una mesa del tamaño de media pista de tenis insistían en que la ciudad tiene mucho más que ofrecer que puticlubs donde las meretrices se ofrecen vestidas de azafatas de Singapore Airlines, trapecistas gais hacen malabarismos sexuales y ladyboys beben tequila sobre el regazo de turistas japoneses. Alegar que en los ocho años que llevaba viviendo en la ciudad solo había escrito un par de veces sobre prostitución no sirvió de mucho. Mis interlocutores insistían en que mi reportaje provocaría un efecto llamada en los turistas sexuales y depravados del mundo, que al parecer necesitaban de mis revelaciones para enterarse de que en Bangkok se puede pagar por sexo. Casi puedo imaginar su cara de sorpresa.

La reprimenda me sorprendió porque el papel de dama ofendida no iba con un lugar que no solo ha sido consciente de su mala reputación, sino que ha hecho todo lo posible por fomentarla. Las autoridades tailandesas descubrieron los beneficios económicos del comercio sexual en los años 70, cuando se creó el primer distrito rojo del país en la ciudad costera de Pattaya, ofreciendo un oasis de vicio a los soldados americanos que llegaban de Vietnam. El Ministerio de Turismo envió años después una nota a los gobiernos provinciales pidiendo que promocionaran la apertura de «zonas de entretenimiento», el eufemismo con el que los asiáticos describen sus barrios eróticos. En la ofensiva para convertir Tailandia en una potencia turística, alguien había llegado a la conclusión de que no bastaban playas con mar azul turquesa, centenarios templos budistas o la legendaria amabilidad local. «Perder la reputación ahora para recuperarla más adelante», es como se definió la política destinada a que los visitantes se marcharan con una sonrisa. La reacción por mi artículo me hizo pensar que «más adelante» había llegado y las autoridades habían iniciado el lavado de imagen.

Uno solo podía desearles suerte: la iban a necesitar.

Tailandia se ha ganado el título de capital libertina del mundo a pulso, desde que los primeros viajeros que llegaron al reino de Siam se sorprendieron de que los anfitriones ofrecieran una noche con una hija como regalo de bienvenida. Sin los corsés puritanos del cristianismo o el islam, con su incapacidad para juzgar cómo gestiona cada uno las cargas de la naturaleza, el país ha creado su propia marca como el destino donde se puede dar rienda suelta a las fantasías. Y a los tailandeses no les ha importado jugar ese papel, en parte porque son incapaces de tomarse el sexo en serio.

Después de todo, este es el país donde las mujeres se declaran las más infieles del mundo; donde se le ha puesto un nombre (gig) a la pareja de la que solo se esperan contrapartidas sexuales; y donde Chuwit Kamolvisit, conocido como el Rey de las Saunas y antiguo dueño de la mayor red de burdeles de Bangkok, se sienta en el Parlamento nacional. El tipo llegó a tener a veinte mil prostitutas a sueldo en sus locales, pero lo que en otro lado le habría llevado a la cárcel en Tailandia le sirvió para hacer carrera política. En vísperas de una de las votaciones se dejó fotografiar en un jacuzzi con seis de sus chicas, respondiendo a la prensa en mitad de una nube de espuma y alardeando de ser un creador de empleo: «Ellas quieren mantener a sus familias del norte y yo les doy esa oportunidad».

Los burdeles temáticos como los que hicieron millonario a Chuwit, con locales que lo mismo se hacen pasar por enfermerías, institutos escolares o cabarets de los años 20, son solo una pequeña parte de la oferta de Bangkok. La ciudad tiene tantas casas de masaje como bares Madrid, la mayoría ambiguamente presentados con carteles que anuncian fines terapéuticos y casi siempre ofrecen la alternativa del «final feliz». No es que los dueños quieran ocultar lo que sucede tras las cortinas, sino que para el tailandés el masaje puede terminar en un trabajo manual y seguir siendo «tradicional».

Tailandia siempre ha exhibido sus burdeles sin complejos. Están a pie de calle, anunciados con llamativas luces de neón. Los taxistas los publicitan y las guías turísticas los recomiendan. Tanta transparencia ha contribuido a esa mala reputación de la que hablábamos, porque el viajero regresa a su país con historias increíbles del tráfico sexual del que ha sido testigo, sin llegar a preguntarse si lo que sucede en Patpong es realmente peor que los clubs de carretera de España. Si lo hiciera, llegaría a la conclusión de que no.

En un mundo ideal, que no parece haber existido, nadie ofrecería sexo a cambio de favores, trabajo, fama, prebendas o dinero. En el que tenemos, uno prefiere mil veces un burdel tailandés a cualquiera de los clubes de España donde las inmigrantes son chantajeadas y obligadas a acostarse con unas decenas de clientes para pagar ese precio inalcanzable del billete de avión que las trajo. Limpiados de la prostitución infantil de los años 80, los locales tailandeses se han convertido en parte de la ruta turística porque carecen del ambiente marginal de lugares similares en Occidente. Las prostitutas tailandesas rara vez son retenidas contra su voluntad. No pertenecen al chulo o al local. El cliente paga lo que se conoce como «una multa» al bar donde trabaja y ella negocia su precio. El dinero es solo suyo y, si no quiere volver nunca —las más afortunadas consiguen enamorar a algún cliente—, no tiene que hacerlo.

Las organizaciones feministas locales hace tiempo que abandonaron la idea de rescatar a las prostitutas. Les ofrecen desde clases de baile para atraer más clientes a cursos de inglés y comercio, por si quieren intentar cambiar de vida. Primero porque se niegan a ser rescatadas, al menos sin una alternativa laboral, y segundo porque tendrían que hacer lo mismo con un buen puñado de hombres. Un estudio de la Universidad de Chulalongkorn asegura que hay treinta mil de ellos trabajando como gigolós en Tailandia, con africanos y jamaicanos cobrando los mejores sueldos por razones que se suponen obvias. En el parque temático del sexo, hay de todo. Para todos.

Salí de la reunión con los funcionarios del Gobierno y enseguida me vinieron a la cabeza todas las cosas que debía haber dicho y que se le ocurren a uno a destiempo. Que había visto burdeles incluso en el Kabul de los islamistas y que no había sociedades más puras que otras. Que nadie podía darle lecciones a Tailandia, que con su decisión de no esconder su lado oscuro mostraba menos hipocresía y más transparencia que muchos de los que la criticaban. Y que era en los lugares que pretendían no tener prostitución, allí donde se la empujaba a la clandestinidad, donde se producían los mayores abusos. Estaba lo de la reputación, es cierto, pero siempre podría recuperarse «más adelante» o aprender a vivir con ella.

 

[Fuente: http://www.jotdown.es]

Els governs català i valencià intercanviaran dades genètiques per identificar els desapareguts de la Guerra Civil

La consellera de Qualitat Democràtica de la Generalitat Valenciana, Rosa Pérez, i la consellera de Justícia, Lourdes Ciuró

La consellera de Qualitat Democràtica de la Generalitat Valenciana, Rosa Pérez, i la consellera de Justícia, Lourdes Ciuró.

El govern català i valencià han posat a rodar el conveni per col·laborar en polítiques de memòria històrica. La consellera de Qualitat Democràtica valenciana, Rosa Pérez, ha assenyalat que el País Valencià va « endarrerit » respecte a Catalunya i que es « un exemple » per desplegar la feina iniciada el 2015 per obrir fosses i identificar les víctimes amb un banc d’ADN. El govern valencià també vol conèixer el funcionament del Memorial Democràtic perquè s’hi pugui emmirallar l’Institut de Memòria Democràtica valencià. Una de les col·laboracions més importants serà l’intercanvi de dades genètiques per trobar els desapareguts a banda i banda del riu Sénia, com és el cas d’un familiar de la mateixa consellera de Justícia, Lourdes Ciuró.

La consellera de Justícia i la consellera de Qualitat Democràtica de la Generalitat Valenciana fan aquest dimecres una jornada de treball conjunta per començar a desplegar el conveni signat entre les dues administracions per col·laborar en polítiques de memòria democràtica. Pérez ha assegurat que Catalunya « és un exemple » perquè el País Valencià « malauradament, ha anat endarrerit » en aquesta reparació. « Hem tingut vint anys de Partit Popular, d’esquenes totalment a la qualitat i la justícia, la memòria i la reparació, i el 2015 vam començar aquest camí », ha explicat Pérez.

La consellera valenciana i el seu equip han visitat les Terres de l’Ebre acompanyats de Ciuró. Primer han conegut el Poble Vell de Corbera d’Ebre, Bé Cultural d’Interès Nacional des de 1992 i amb un projecte llest per consolidar-lo i millorar-lo. També han visitat el centre d’interpretació 115 dies, a Corbera d’Ebre, i el Memorial de les Camposines, a la Fatarella.

Pérez ha dit que un dels projectes que més interès els desperta és el Banc d’ADN i com es fan les identificacions de víctimes exhumades a les fosses. De fet, un dels aspectes importants del conveni és que, un cop elaborat el cens de víctimes valencià, es puguin intercanviar les dades genètiques.

« Ens obrirà la possibilitat d’intercanviar experiències i avançar junts, i serà millor per rescabalar les víctimes », ha afegit Ciuró. La consellera de Justícia ha explicat a Pérez que el seu tiet avi va perdre la vida durant la Guerra Civil Espanyola al País Valencià i que saben que va ser enterrat en una fossa. « Una de les coses que m’agradaria fer és quan estigui habilitat, deixar les mostres i formar part del cost humà de la guerra al País Valencià i poder saber, si més no, el tiet avi », ha contat.

Pérez ha agraït la jornada de treball amb els equips tècnics del COMEBE i el Memorial Democràtic perquè « és important nodrir-se d’experiències d’altres territoris » per « enriquir les polítiques » que està desplegant la Generalitat Valenciana. Les « fosses de la vergonya », com les ha anomenat la consellera de Qualitat Democràtica, es van començar a obrir el 2016 al País Valencià, però ha destacat que ja s’han pogut tornar les restes a algunes famílies i que confien haver obert totes les fosses al final d’aquesta legislatura. « És el més satisfactori perquè són persones que porten tota la vida esperant aquest moment », ha remarcat.

Pérez ha reconegut « que les administracions públiques » han donat l’esquena a les famílies durant anys i que malgrat arribin tard, es vol compensar les víctimes. La Generalitat Valenciana té una llei de memòria democràtica des del 2017, deu anys menys que la catalana.

Ciuró ha recordat que el Govern tindrà aviat també la nova llei de memòria democràtica i ha lamentat que l’Estat hagi deixata « aparcada la seva ». « Tenim prou bagatge i coneixement per saber com volem desenvolupar les polítiques en defensa de la dignitat i de la memòria », ha apuntat Ciuró. La consellera també ha explicat que no hi ha novetat en el bloqueig judicial per la retirada del monument franquista de Tortosa. « Tornem a ser a l’hivern i encara que resolguessin demà hauríem d’esperar les condicions de clima, però és la crònica d’una mort anunciada, que anem endarrerint i no ajuda », ha recordat.

 

Manifestación o pasado 16 de outubro en favor da oficialidade do asturiano e o galego en Asturias. © Xunta pola Defensa de la Llingua Asturiana

Real Academia Galega (RAG) fixo chegar ao presidente da Xunta Xeral do Principado de Asturias, aos grupos parlamentarios e ao Goberno de Asturias un informe aprobado no seu último pleno sobre a reforma do Estatuto de Autonomía do Principado que contempla “a declaración de oficialidade do asturiano en toda a comunidade autónoma pero limita esa consideración para o galego exclusivamente no seu ámbito territorial”, entre os ríos Eo e Navia. A RAG reclama para o galego unha oficialidade similar á do asturiano en toda Asturias e critica “a escolla do glotónimo eo-naviego, que parece ter como finalidade facer invisible a existencia do galego nas comarcas asturianas estremeiras con Galicia ».

Pero á marxe desas consideracións, a Academia salienta que “máis alá da cuestión do glotónimo para designar a variedade do Eo-Navia, hai un problema que afecta a todas as variedades da lingua galega, sexa calquera a beira do Eo que se considere: a súa supervivencia, problemática no momento actual, mesmo na variedade da Comunidade Autónoma de Galicia”.

Imaxe da manifestación do 16 de outubro en defensa do asturiano e o galego-asturiano. © Xunta pola Defensa de la Llingua Asturiana

O informe da RAG, divulgado en galego, asturiano e castelán [aquí o PDF], comeza facendo un repaso histórico ás consideracións de diversos lingüistas sobre o idioma que se fala entre os ríos Eo e Navia, do que di que “a tradición dialectolóxica asturiana, hispánica e románica considerou que as falas do Eo-Navia son unha variedade do galego, e non do asturiano; e esa segue a ser na actualidade a consideración xeral entre os lingüistas”. Porén, a Academia lamenta que “tanto as autoridades políticas como as autoridades académicas do principado empregaron (e empregan) varios glotónimos, co que complican a situación e fan que os galegófonos eonaviegos asturianos non teñan un nome para chamarlle á lingua que falan”.

O informe engade que “á Real Academia Galega, de acordo cos seus estatutos, non lle é allea a situación da lingua galega falada nas comarcas estremeiras con Galicia, razón pola que non pode calar ante o emprego do glotónimo eo-naviego” na proposta de novo Estatuto de Autonomía, da que di que “parece ter como finalidade facer invisible a existencia do galego na zona”. O documento lembra que en diversos puntos de Europa as linguas saltan por riba das fronteiras políticas sen que o uso do glotónimo sexa “motivo de ningún conflito nin de rexeitamento”. 

Igualmente, reclama que do mesmo xeito que o asturiano terá a consideración de oficial en toda Asturias, o mesmo ocorra co galego, ao igual que sucede en Cataluña os “falantes da lingua occitana, denominada aranés en Arán”. “Entre dúas comunidades e entre dúas linguas que comparten intereses e que deberían procurar a colaboración para buscar estratexias de futuro conxuntas, con máis razón deberían evitarse confrontacións que só conducen a desunir e a separar, e que só poden ter consecuencias negativas para os falantes destas variedades e para que os seus dereitos como falantes e como persoas sexan recoñecidos e protexidos”, di a RAG.

Ría de Ribadeo, límite administrativo entre Galicia e Asturias que non limita o uso da lingua galega. © Turgalicia

Pero o informe da RAG vai “máis alá da cuestión do glotónimo para designar a variedade do Eo-Navia”. O documento remata salientando que “hai un problema que afecta a todas as variedades da lingua galega, sexa calquera a beira do Eo que se considere: a súa supervivencia, problemática no momento actual, mesmo na variedade da Comunidade Autónoma de Galicia”. A RAG di que non é función súa “intervir en cuestións de tipo político”, competencia dos gobernos de Galicia e Asturias, pero si “lembrarlles que unha lingua é un patrimonio cultural merecente de ser salvagardado e que sería máis positivo para esa salvagarda unha política de cooperación e non unha política de confrontación”.

 

[Fonte: http://www.praza.gal]

No canviar de llengua és l’únic acte que produeix un sentiment polític entre els catalans ara mateix.

Llucià Ferrer a ‘Atrapa’m si pots’

 

Escrit per Joan Burdeus

Crític cultural. Filosofia, política, art i pantalles

 

No canviar de llengua és l’únic acte que produeix un sentiment polític entre els catalans ara mateix. Anys llum més a prop del cor que res que passi al Parlament. Per això cada pocs dies hi ha una polèmica en aquest sentit que fa uns anys estava totalment fora de l’agenda. La darrera va ser ahir, quan Inés Arrimadas va atacar TV3 per un tall del concurs Atrapa’m si pots, en què Llucià Ferrer no va donar per bona una resposta perquè la concursant no la sabia en català. El més interessant de la cosa no és que Arrimadas s’hi llancés a la jugular, sinó pensar en si el presentador hauria fet el mateix en els anys del Procés, en què gairebé es demanava perdó per parlar en català a Catalunya. Que Ferrer resolgués el problema amb desimboltura reflecteix un canvi en els temps.

És un avenç o un retrocés? L’independentisme lamenta que fa uns anys estàvem parlant sobre com forçar Espanya a acceptar un referèndum d’autodeterminació, i fins i tot va haver-hi uns mesos en què feia sentit pronunciar en públic i en veu alta sintagmes com ara “vaga general”, “resistència pacífica” o “tractors a les carreteres”. Tornar als mínims de la immersió seria el símptoma més clar de la desfeta. Però també està covant-se un discurs optimista: com que el Procés es va basar en una retòrica contrària al nacionalisme i al conflicte que els partits van fer servir per capturar el país en un farol sense conseqüències, se celebra el gir realista en el marc mental i en els discursos, que hauria de servir per construir una base més sòlida i que no ens prenguin el pèl de nou quan torni presentar-se una oportunitat.

I després hi ha la lectura de l’espanyolisme cosmopolita de sempre. Quan aquest marc s’invoca des de la dreta, l’enfortiment de la consciència nacional a Catalunya es descriu com una amenaça frontal que cal combatre amb discurs d’odi, feixistes titllant de feixista l’oprimit, etc. Res de nou. Des de l’esquerra és més subtil: com que l’independentisme ha fracassat ell solet (en això tenen raó), ara els toca a ells dominar el debat durant uns anys, i podríem fer el favor de no parlar de llengua perquè és un tema molt incòmode quan es tracta de reformar Espanya.

El problema de l’esquerra és que la llengua és la més social de les polítiques que es poden fer a Catalunya. Si l’independentisme va començar com una qüestió de greuges aparentment universals com ara el pacte fiscal, Rodalies, i tot el paquet de polítiques que en un estat nacionalment normal es resolen per via democràtica, des de la sentència de l’Estatut a l’u d’octubre s’ha demostrat irremissiblement que a Espanya només existeix l’argument nacional. I un cop vist que el conflicte va de sobirania, l’única manera honesta d’apoderar els oprimits és explicar-los l’arrel veritable del conflicte. Com que a Catalunya la conversa que t’ensenya qui i com t’està aixecant la camisa s’ha fet i es fa en català, no hi ha cap política emancipadora més urgent que ensenyar llengua i història als captius de la bombolla castellana. No canviar de llengua és una manera concreta de fer-ho.

La gent està intentant agafar-se a la llengua en l’esfera privada perquè els partits no els tornin a fer passar per idiotes amb el seu discurs públic. Perquè arribi un dia en què el que passa al Parlament ens torni a fer sentir tan polititzats com quan demanem en català en un bar de Barcelona, caldrà que el desvetllament lingüístic es tradueixi en desvetllaments electorals.

 

[Font: http://www.nuvol.com]

 

 

 

Des ministres occupant des postes clefs comme la Défense ou l’Économie ont reconnu n’avoir qu’un faible niveau d’anglais et se reposer sur des interprètes.

Le ministre tchèque nouvellement nommé Petr Fiala donne une conférence de presse le 17 décembre 2021 à Prague, devant le drapeau européen. | Michal Cizek / AFP

Le ministre tchèque nouvellement nommé Petr Fiala donne une conférence de presse le 17 décembre 2021 à Prague, devant le drapeau européen.

Repéré par Léa Polverini

Fin décembre, une coalition de cinq partis formait le nouveau gouvernement de la République tchèque, en réponse à la défaite essuyée par le Premier ministre et milliardaire Andrej Babiš aux législatives d’octobre.

Mais la nouvelle coalition, dirigée par le démocrate Petr Fiala, ancien ministre de l’Éducation, de la Jeunesse et des Sports, pâtit déjà des révélations du média économique de centre-droite Hospodářské Noviny, selon lequel les nouveaux ministres auraient, globalement, un niveau d’anglais médiocre.

Ces révélations sur les faibles compétences linguistiques des nouveaux dirigeants politiques du pays n’ont pas manqué de susciter des inquiétudes quant à l’exercice de leurs responsabilités face aux politiciens étrangers, et surtout au niveau européen, l’anglais demeurant la langue de travail de l’Union européenne, et la Tchéquie devant assumer la présidence tournante de l’UE à partir de juillet.

Comment parler avec l’Europe?

C’est en cherchant à savoir si l’engagement de la coalition SPOLU («ensemble», en tchèque), qui affirmait «veiller à ce que chaque membre du gouvernement connaisse au moins une langue étrangère qu’il peut facilement parler», avait été respecté, que le média tchèque a découvert les lacunes de plusieurs ministres occupant des postes clef.

Sur dix-huit ministres, cinq ont admis ne posséder qu’un «niveau touristique», ou un petit niveau d’anglais, et ont déclaré s’en remettre à des interprètes lors des réunions européennes. D’autres ministres ont assuré que leur anglais de travail était fiable, comme Jan Lipavský, le nouveau ministre des Affaires étrangères, dont le président tchèque Miloš Zeman avait tenté –en vain– de bloquer la nomination au motif qu’il n’était pas qualifié sur le plan académique.

Parmi celles et ceux qui ont reconnu n’avoir qu’un faible niveau d’anglais, se trouvent Jana Černochová, la ministre de la Défense, qui devra assister aux sommets de l’OTAN, ainsi que le ministre des Finances, Zbyněk Stanjura, qui devra présider le Conseil pour les affaires économiques et financières (ECOFIN) de l’Union européenne. Ils ont toutefois affirmé tous deux maîtriser les langues polonaise et russe.

En dépit de la sortie de la Grande-Bretagne de l’UE, la langue anglaise restera la langue de communication et de travail au sein de l’Union, aussi l’incapacité des ministres tchèques à communiquer avec leurs pairs dans cette langue risque d’isoler le nouveau gouvernement, de nuire à la politique européenne tchèque, et d’alimenter un certain euroscepticisme.

«Nous avons des gens qui veulent être députés ou occuper des fonctions publiques et qui ne prêtent pas suffisamment attention à leurs compétences linguistiques», relève Petr Kaniok, professeur associé spécialisé dans les affaires européennes à l’université Masaryk de Brno. «C’est surprenant car plus de trente ans se sont écoulés depuis la révolution de velours, et les personnes qui occupent des fonctions publiques ont environ la cinquantaine, elles ont donc eu suffisamment de temps pour préparer une formation linguistique», ajoute-t-il.

 

[Photo : Michal Cizek / AFP – source : twww.slate.fr]

Sobre el anarquismo recopila la línea de pensamiento de Noam Chomsky a través de ensayos y entrevistas donde disecciona su particular visión, distintivamente optimista, de esta filosofía política.

Refutando la noción del anarquismo como una idea fija, Chomsky, socialista libertario, sugiere que se trata de una tradición viva y en evolución, alejada de los conceptos de caos y desorden con los que han querido empañarla.

En  este ensayo, el lingüista disputa las tradicionales líneas divisorias entre anarquismo y socialismo, hace hincapié en el poder de la acción colectiva y ahonda en su constante cuestionamiento de la legitimidad del poder atrincherado.

Chomsky se interesó por la política a muy temprana edad, estimulado por las lecturas en las librerías de los anarquistas migrantes exiliados en Nueva York. A los once años publicó su primer artículo sobre la caída de Barcelona y la expansión del fascismo en Europa.

En el ensayo que ahora publica Capitán Swing, Chomsky dedica un capítulo entero a la Guerra Civil española, poniendo el foco en «la revolución popular que transformó buena parte de la sociedad española». De los meses que siguieron al verano de 1936, se interesa por «la revolución popular predominantemente anarquista y la gran transformación social a la que dio lugar, facultando a las masas de trabajadores sociales y urbanos a emprender una transformación radical de las condiciones sociales y económicas».

Sobre el anarquismo es una propuesta breve y accesible para la transformación social despojada de purismos ideológicos, un texto sabio pero humilde y profundamente inspirador para nuestro tiempo.

  • El autor

Noam Chomsky (Filadelfia, 7 de diciembre de 1928) es un lingüista, filósofo, politólogo y activista estadounidense de origen judío. Es profesor emérito de lingüística en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y una de las figuras más destacadas de la lingüística del siglo XX, gracias a sus trabajos en teoría lingüística y ciencia cognitiva. También es reconocido por su activismo político, caracterizado por una fuerte crítica del capitalismo contemporáneo y de la política exterior de los Estados Unidos.

 

[Fuente: http://www.culturamas.es]

Publié par Des idiots

« Un jour, cette guerre prendra fin », confie avec tristesse le colonel Kilgore (Robert Duvall) au capitaine Willard (Martin Sheen) dans Apocalypse Now (Francis Ford Coppola, 1979), face au champ de bataille fumant, dans l’odeur du napalm qu’il aime tant respirer au petit matin. Alors que nous venons d’entrer dans l’année 2022, pandémie An III, il nous faut l’admettre aussi : un jour cette guerre-là prendra également fin, cette guerre, déclarée en 2020 par notre président jupitérien, qui occupe plus les hôpitaux que les armées mais qui mobilise plus encore, sur les plateaux télés, les réseaux sociaux, les blogs, les plate-formes vidéos, les experts de tous poils, les combattants sanitaires, les maîtres de guerre épidémiologiques ainsi que leurs opposants : résistants antivax, défenseurs des libertés ou paladins antimasques.

Quand cette guerre-là finira, il faudra aussi penser à eux. Que deviendront-ils, privés de leur croisade, orphelins de leur cause, rendus à la triste routine de leur calme existence, sans contradicteurs à pourfendre, sans obscurantistes à convaincre et sans complot à dévoiler ?

Il faut, dès à présent, réfléchir à des politiques de reconversion et de réinsertion sérieuse, à des dispositifs de suivi psychologique efficaces pour tous ces futurs vétérans de la guerre sanitaire : praticiens médiatiques, médecins de studio, spécialistes de tous bords avec leur siège réservé quotidiennement dans toutes les émissions de grande écoute, les virologues, hématologues, endocrinologues, proctologues (quand tous les autres sont occupés, on prend ce qu’on a sous la main)… Mais aussi les influenceurs, les youtubeurs, les lanceurs d’alerte qui ont moissonné inlassablement pendant des mois et des mois n’importe quelle connerie sur Internet et protesté contre le flicage numérique et sanitaire jour après jour sur leur compte Facebook et Twitter, les derniers espaces de liberté et d’intimité qu’il nous reste, c’est bien connu.

Tous ces hérauts de la raison ou ces héros de la liberté qui ont sans relâche alerté, dénoncé, analysé, pontifié, expertisé, recommandé, préconisé, morigéné et protesté 24/24, 7/7, qu’allons nous faire d’eux quand il n’y aura plus de Covid (ou que ses variants seront vraiment devenus des grippettes) ? A quoi vont-ils servir quand ils ne seront plus accueillis à bras ouverts par BFMTV ou Cnews ou que leur chaîne Youtube sera désertée ? Les cas de dépression vont se multiplier, c’est certain… Post-covidum, animal triste, après la crise épidémique, c’est une crise des urgences psychiatriques qui nous attend, quand les stars d’aujourd’hui redeviendront les inconnus de demain et erreront sur les trottoirs de nos cités, alcooliques, drogués peut-être, hurlant aux passants : « Du temps du Covid, j’étais quelqu’un !!! »… Dès lors, c’est un regard empli d’espoir que nous tournons vers nos amis chinois afin qu’ils trouvent une solution à cette nouvelle crise qui nous guette.

En attendant, nos vœux les plus idiots vous accompagnent, chères lectrices, chers lecteurs, en vous souhaitant une excellente année 2022, du moins un tout petit peu plus excellente que celles qui ont précédé. Mais le jour (et on le souhaite) où vous n’aurez plus à porter le masque et où la 17e dose de vaccin sera vraiment la dernière, quand vous aurez retrouvé une vie (à peu près) normale, si vous passez à côté d’un malheureux, ex-« consultant sanitaire » de LCI ou BFMTV, ou patron d’un site ou d’une chaîne de « réinformation », qui pleure sa gloire passée, avachi sur un lit de carton et de vieux masques, ne détournez pas le regard, ne feignez pas l’indifférence, ne l’ignorez pas. Rappelez-vous qu’il vous a presque autant pourri la vie que le virus pendant trois ans et envoyez-lui un grand coup de pied dans la gueule.

 

[Source : idiocratie2012.blogspot.com]

Lídia Jorge

Publicado por Alejandro Luque

Pocos escritores más ajenos a la pose de intelectual que Lídia Jorge. En los encuentros literarios, como las Converses de Formentor que en 2021 se han celebrado en el Hotel Barceló de Sevilla por imperativos de la pandemia, su figura pasa casi desapercibida, salvo para sus lectores. Nacida en Boliqueime —freguesia o parroquia adscrita al municipio de Loulé, en el Algarve portugués— en 1946, esta mujer de aire reservado y sonrisa tímida es hoy uno de los grandes nombres de la literatura portuguesa. 

Con una docena de novelas en su haber, varios libros de cuentos y algunos títulos infantiles, Lídia Jorge ha tardado en desembarcar en España. Tras darse a conocer en los años 90 en Alfaguara y Seix Barral, en los últimos años ha sido la editorial La Umbría y la Solana la que ha tratado de poner remedio a esto publicando los relatos Los tiempos de esplendor y las novelas Estuario La costa de los murmullos, que ha sido llevada al cine. Y es también en los últimos tiempos en los que ha empezado a recibir grandes reconocimientos: la Gran Cruz de la Orden del Infante D. Henrique en 2005 de manos del presidente portugués Jorge Sampaio, Dama de La Orden de las Artes y las Letras de Francia en el mismo año por el presidente francés Jacques Chirac —y más tarde Oficial de La Orden de las Artes y las Letras de Francia— y su consagración en el mundo hispano, el Premio FIL de la feria de Guadalajara (México), entre otros galardones.

Siempre amable con la prensa, Lídia Jorge se aviene a charlar con Jot Down haciendo el esfuerzo de hablar en castellano, lengua en la que ha mejorado considerablemente en poco tiempo. Su tierra natal, el pasado colonial de su país, tan presente en sus libros; el Portugal de hoy, un poco de política, un poco de feminismo y otro poco de literatura son algunos de los asuntos que ocupan la conversación. 

Aunque vive en Lisboa, la primera vez que nos vimos fue cerca de su pueblo, en Loulé. ¿Ha sido el Algarve un lugar de inspiración para usted, lo sigue siendo?

Yo no diría que sea una inspiración, es más bien algo esencial. El Algarve es para mí como la primera parte de todo, y el mundo es su desarrollo. Es el lugar de mi infancia, pero no solo eso. Es el lugar donde me resulta posible ver mejor el cambio que ha experimentado mi país, que es también el cambio de todo el sur de Europa. Es algo muy importante, un espacio que en un tiempo fue invadido, que se ha desarrollado de una forma desarmónica, muy contemporánea, muy simbólica de lo que está ocurriendo en todas partes. Un pequeño espacio donde todos los intereses están mezclados: se pueden leer calle a calle. Una persona de mi edad, paseando por las ciudades del Algarve, reconoce la firma de los momentos especiales de cambio. Es como una cartografía de los países pobres del sur, y un balcón para ver el mundo. Cuando viajo, siento que llevo conmigo una gramática de conocimiento de las relaciones humanas y de desarrollo a partir de ese pequeño lugar del que procedo. Sobre todo las esperanzas, y también las pérdidas.

En su casa, en el campo, ¿qué lugar ocupaba la literatura?

Sobre esto tengo una historia que parece muy ficcional. Verdaderamente escribo porque un hombre muy pobre de finales del siglo XIX y principios del XX, que era campesino y carpintero, tenía una pequeña biblioteca. Era un hombre que tenía un vínculo con algún movimiento como el de los carbonarios o algo así. Su hija preferida, mi abuela, sacó sus libros cuando él murió, ya que su mujer quería quemarlos por vergüenza, pues el hombre tenía por costumbre comprar libros en lugar de comida. Y la esposa, cuando se quedó sola, hizo una hoguera delante de la casa y los arrojó al fuego, porque los culpaba de la ruina. Mi abuela, que no había ido a la escuela, porque entonces solo los chicos iban, había aprendido a leer y escribir con su padre, y no dejó que se quemasen. Los rescató.

Han pasado casi cincuenta años de aquel episodio. En esa casa tengo yo la única fotografía de mi bisabuelo, un hombre flaco, con bigote, que parece un africano de hoy, con una mirada espantada, los ojos muy abiertos ante la cámara. Cuando era niña miraba esos ojos y creaba toda una fantasía alrededor de él. Esa casa sigue hoy en pie, y es un lugar muy fuerte para mí. Todo el mundo de la familia continuó leyendo en casa, mi abuela nos transmitió el hábito de la lectura. Con ocho años yo leía en alta voz para las mujeres de la casa, libros adultos. Eso, en cierto modo, me creó la idea de que la literatura comportaba una tragedia: historias románticas con abandonos, traiciones, hijos que mataban a sus padres por la vergüenza de haber sido abandonados… Yo no quería crecer, todo lo que contaban esos libros me parecía brutal, y empecé a escribir historias que hacían lo contrario. Quería saber si el mundo tenía un sentido, si podía haber otra cosa. Recuerdo que había unas historias importadas de España en fascículos, que hablaban de niños que descubrían cavernas donde los niños encontraban los cadáveres de sus padres. Yo quería escribir sobre gente viva.

Lídia Jorge

Usted se casó con un oficial. La boda que cuenta en La costa de los murmullos, ¿fue la suya? 

La boda fue en Angola y luego pasamos a Mozambique, las dos se llamaban entonces provincias. Y sí, hay un toque autobiográfico en esa novela, situaciones que han sido vividas por mí, pero lo más autobiográfico son los sentimientos. Sobre todo, esa sensación que he conocido y sigo experimentando, según la cual la gente más pacífica, delante de un conflicto, puede cambiar completamente. Yo era muy joven cuando todo ocurrió, pero aprendí que uno transporta dentro de sí un animal que no conoce. Y que puede aparecer en cualquier momento, ante el peligro, la guerra, el miedo. Somos otras criaturas en según qué situaciones. He visto chicos que eran amables, poetas incluso, matemáticos como el personaje que cuento, que envueltos por un territorio de guerra, en un teatro de guerra, se volvían distintos. Lo comprendí mejor luego, cuando había estudiado Los Lusiadas. Me dijo mi profesor: vea como un poeta ama la guerra. Porque las páginas de guerra de Camões están muy bien hechas, se le nota que ama lo que cuenta. Para crear todo ese aparato literario hay que estar involucrado emocionalmente. Yo a mis catorce años no entendía eso, pero ocho años después fui testigo de ello en África.

¿Vivía allí en una burbuja, o tenía contacto con la población de Angola y Mozambique?

Yo tenía contacto particularmente, porque daba clases. Había muy pocos alumnos locales, nativos, pero los suficientes para que fuesen una ventana sobre lo que estaba ocurriendo. Recuerdo a un alumno que faltó casi una semana, y me dijo «La tropa portuguesa ha destruido mi pueblo, me he quedado sin familia». Eso nos daba un eco de lo que estaba pasando, porque había un gran secretismo. La idea de que no se podía contar la verdad, al contrario de lo que ocurría con Vietnam, que ha sido contemporáneo de nuestro conflicto. Allí había relatos, los muertos americanos legaban como héroes y eran sepultados en cementerios colectivos de Washington con honores. En Portugal ocurrió todo lo contrario, los muertos se enterraban a escondidas, no se quería contar. La televisión lo que hacía era crear películas falsas, los soldados negros de un lado, los blancos del otro, y simulaban una guerra entre ellos, pero era todo mentira. La gente moría en el campo de batalla, pero se decía que habían muerto por accidente de aviación. Yo tenía esas ventanas, alumnos y también amigos periodistas que estaban contra lo que estaba ocurriendo. Incluso a través de amigos de las Fuerzas Armadas yo conocía la verdad, sabía quiénes morían y cómo morían. Esa mirada es mi mirada.

¿Qué cree que perdió África cuando ganó la independencia de la metrópoli?

No, no perdió. Había un camino que debía ser hecho, más largo o más corto, pero ese cordón umbilical tenía que ser roto. Creo incluso que deberíamos haber salido antes. Yo era una estudiante universitaria, pero mi percepción era que un día más podía ser peor. Salimos muy tarde, muy tarde. Antes hubiera sido mejor para todos, también para Portugal: no se habría perdido a tanta gente. Pero la historia no se reescribe.

Lídia Jorge

¿Cree que inevitable el caos de aquellos días, la pérdida de vidas humanas?

En aquel momento, no. Yo no culpo a los gobiernos revolucionarios, porque he conocido la tensión del momento. Había una rabia acumulada, y tal vez era imposible hacerlo de otro modo. Cuando se dice que la de Portugal fue una salida ejemplar no es verdad, no hubo una ejemplaridad. Pero tampoco hicimos lo que los americanos acaban de hacer en Afganistán. Lo hicimos con más respeto, por los soldados y por la gente local. Los gobiernos revolucionarios han hablado con todas las partes en conflicto, pero sobre todo fue difícil el retorno de la gente que no traía nada consigo. Fue muy duro para ellos. Quedaron en un territorio muy complicado, la gente de Portugal decía de ellos: han sido esclavistas, colonialistas, que paguen. Del otro lado, hay aún rabia por ellos, es un dolor que no está aún sanado.

Y Portugal, ¿tiene su herida cerrada, o cree que, como todavía hoy en Francia, que todavía debe examinar su pasado colonial?

Todavía se está examinando, ahora mucho más, sobre todo cuando está llegando esa cultura woke. De la gente que había tenido una vida en calma, tranquila, ahora se cuentan cosas horribles. Mi interpretación no sé si es correcta, pero creo que ha habido una forma especial de colonialismo portugués. Hay una expresión acuñada por un general que escribió un libro importante de la época, que habla de un contraste entre la colonización portuguesa y la inglesa. La inglesa dijo a los nativos: levántate, pero no te aproximes. Los portugueses en cambio dijeron: no te levantes, pero aproxímate. Nuestra colonización ha sido de proximidad. Yo pienso, no sé qué dirá de ello la cultura woke, que los portugueses no han sido viciados culturalmente, pero se entienden con todos los pueblos en tres rectángulos: el de la mesa, el de la cama y el de la tumba. Nosotros físicamente sabemos compartir, pero la parte civilizacional, concreta, no la sabemos hacer. Somos un pueblo con gran facilidad para soñar, pero con una gran dificultad para la acción. Somos lentos para la construcción, para crear proyectos. Cuando es necesario, los hacemos, aunque demoremos mucho. Y eso ha pasado exactamente en la colonización.

Hoy queda por hacer un inventario de esa época. Todos los días se escriben páginas sobre lo que ocurrió. Los descendientes de los colonialistas están escribiendo, una periodista de veintisiete años [Catarina Demony] está ahora contando la historia de uno de sus abuelos que fue esclavista, entre Angola y Brasil. Y no fueron esclavistas solo los portugueses, fue todo un momento de la humanidad. Entiendo a quienes quieran hacerlo con rabia y a quienes buscan hacerlo con equilibro. El resentimiento es siempre algo profundo que atraviesa generaciones. La lucha contra el racismo, pienso, no está en el orden del día, sino que va a estar en el orden del siglo. Es necesario que la gente acredite que hoy no queremos olvidar el pasado, que somos otros y queremos justicia: pero va a ser difícil transmitir ese mensaje.

¿Ha quedado alguna literatura portuguesa de las colonias? ¿Lee a autores angoleños, mozambiqueños?

Ah, sí, yo diría que los más leídos hoy son escritores de lengua portuguesa que hablan de lo que ocurrió, de allá pero muy conectados con Portugal. Hablo de Mia Couto, de Pauline Chiziane, de Pepe Tela, de un chico angolano muy impresionante, José Agualusa. Está también Luís Cardoso que es de Timor… Es una cantidad inmensa de autores, y son muy populares. Me parece que hay un pasado que interesa a los lectores, sobre todo en la parte política: contar, como hace Agualusa, cómo el pueblo sigue sufriendo después de cuarenta años de independencia.

Por otro lado, me pregunto si como natural del Algarve hay conexión con el Algarve de ultramar. ¿Eso ha quedado totalmente en el olvido, o todavía hay cierto lazo con este antiguo territorio de ultramar, hoy vecino?

Bueno, nosotros tenemos una mitología muy fuerte con los descubrimientos. Pero con el Algarve marroquí, aunque ha habido relación, hoy hay muy poca. Hoy es una cuestión más bien voluntariosa, incluso en tiempos de mi abuelo había transportes, veleros. Hoy solo quedan pequeñas embarcaciones, no es lo mismo. Hay gente que intenta ahora crear la idea de que las tres culturas pasan por el Algarve, pero no se está haciendo de manera sistemática, son solo iniciativas. Creo que en Andalucía están más avanzados en ese sentido, porque la presencia también es más fuerte.

Algunas obras suyas se han llevado al cine. ¿Es usted cinéfila? ¿Está satisfecha con los resultados? 

Sí, claro. Yo tengo hasta ahora un filme sobre mi libro La costa de los murmullos, que me ha gustado muchísimo. Es un objeto diferente, pero me parece que no ha traicionado el libro. La parte que me interesaba más, que no era la parte realista, sino fantástica, mitológica, ha sido respetada. Aunque no sea lo mismo, estoy contenta con el resultado. Y ahora estoy muy ilusionada con un filme que se está rodando y saldrá en breve sobre El viento soplando contra las grúas. Está casi listo y me hace muy feliz, porque la persona que lo está dirigiendo lo está haciendo muy bien. Es una realizadora suiza llamada Jeanne Waltz. Luchó cinco años para hacer la película: eso quiere decir algo. Hubo un momento en que desistió incluso, pero fue una especie de milagro, porque tenía que presentar una nueva propuesta, y al final decidió presentar la misma… Y salió.

En estas películas, usted no quiere intervenir, ¿no?

Con la primera tuve una experiencia que me enseñó que mejor no tocar nada. Conocí la primera edición del guion, me pareció muy bien, se parecía mucho al libro, yo estaba satisfecha… Pero luego lo alteraron y no me lo mostraron. Cuando la vi en sala por primera vez, estaba desolada, me agarré a la silla pensando, ¿esto qué es? ¡Qué horror! Jamás volveré a meterme en algo que tiene unas claves tan distintas a la literatura. Para lo único que he vuelto a ayudar ha sido para escoger a uno de los actores: he dado mi opinión, pero sin querer que fuera definitiva.

Lídia Jorge

Europa está viviendo un fuerte empuje feminista. ¿Está Portugal enganchado a ese tren?

En Portugal las cosas son siempre templadas. Pilar del Río se pone nerviosa ante la pasividad portuguesa, pero es nuestra forma de ser, lo hacemos todo de una forma no agresiva. Se está haciendo un camino, el nuestro, porque comprendo que la parte machista portuguesa es muy profunda. Conocemos por el pasado que allí un enfrentamiento claro, frontal, provoca rechazo. No sé si es algo cerebral, pero me parece intuitivo. Lo mejor es crear el clima poco a poco. Y es verdad que las mujeres, aunque no tienen un espacio público tan grande como los hombres, cada vez están más en todas partes: políticas, periodistas, pilotas… Siento una gran alegría, porque si la gente permite que una mujer lleve un Boeing transatlántico, es que algo va a cambiar. Y desde los años ochenta existen las juezas, que cuando las vi por primera vez pensé: «Es lo mejor que nos podía ocurrir, este sí es un paso importante». Y en el pasado tenemos también un gran triunfo, la publicación en el 73 de las Nuevas cartas portuguesas de las tres marías [Maria Isabel BarrenoMaria Teresa Horta Y Maria Velho Da Costa], y que es el libro simbólico de las mujeres portuguesas, la defensa del lenguaje libre femenino. Eso nos ha dado la llave, hemos heredado una puerta abierta. Y por ella pasan hoy las chicas que aprenden a leer.

Y a las mujeres, ¿se las está leyendo más? Dulce Maria Cardoso, Ana Luisa Amaral en poesía, usted… ¿Hay una generación que se está imponiendo en el canon portugués?

Claro. Dulce Maria y Ana Luisa Amaral, como Djaimilia Pereira, o Elia Correa, de quien he hablado en Formentor, son mujeres importantes. Y Teolinda Gersão, y otra grande como es Luisa Costa Gomes… Hay mujeres que escriben como Elvira Lindo, como Patricia Reis o Ines Pedrosa, son muy importantes porque, aunque no tengan el respaldo de las otras, son escritoras del mundo interior. Tiene una respuesta diferente a las cosas, a ellas no les interesa tanto esa cuestión de la portugalidad, de la europeización, sino los comportamientos sociales, la soledad de la gente, las vergüenzas que no son transparentes… Desde el punto de vista periodístico no es quizá tan llamativo como otras cosas, pero tienen muchos lectores interesados en ellas.

También está creciendo la ultraderecha en todo el continente. ¿Por qué se ha salvado Portugal hasta ahora?

¡No se salva, ya ha llegado! Pensábamos que nos libraríamos, pero ahora somos muy europeos y universales en ese sentido… La situación está horrible, la extrema derecha tiene de momento un parlamentario, pero va a tener muchos. Y buena parte de la culpa la tienen los medios, porque si el señor de extrema derecha bebe un vaso de agua, es primera plana del periódico. Van detrás de sus zapatos viendo dónde dejan cada huella, es horrible. Todo lo que dice es amplificado. Hasta la gente de izquierda se siente atraída por algo que piensa que es monstruoso. Hay un síndrome que aún no tiene nombre, como el síndrome de Estocolmo, que ama lo prisionero, pero aquí lo que se ama está fuera, y está entrando. Como si uno fuera una mariposa alrededor de la luz, queremos entrar en la lámpara para morir. Es inexplicable esa atracción por algo que es horrible, que está fuera de la Constitución, que destruye la convivencia. Y lo más grave para mí es que está contaminando toda la derecha. De momento tenemos solo un único representante, como digo, pero ese solo hace tanto mal que no comprendo la fuerza que tiene, es demoníaca. Y la derecha no está haciendo realmente una oposición, porque está queriendo ganar el espacio del electorado. Escoge a los más tontos para que se parezcan a los candidatos de extrema derecha.

Por momentos me parece que esté hablando de España, pero sigamos. Usted, con otros como José Luís Peixoto, ha participado de una literatura neorrural que también está de moda en España. ¿Por qué ese regreso o huida al campo, antes incluso de la pandemia?

Los escritores aman los desiertos [risas]. El desierto significa sufrimiento, desarrollo en el peor sentido, abandono de lo mejor que se tiene, pero provoca una especie de nostalgia que nos viene, porque es equilibrada. Ahora en Portugal no es solo la cuestión de abandono de las tierras, sino que con la pandemia la gente ha descubierto eso que los poetas contaban. Lo más importante es que los poetas hablan de un tiempo lento, íntimo, psicológico, una subjetividad humana de la mirada, de la realidad alrededor. Los hombres tienen dos ojos que miran hacia delante, pero la subjetividad nos ayuda a tener ojos alrededor de la cabeza. Eso la modernidad lo pierde, sobre todo a partir del mundo digital. Es una mirada hacia una pantalla, no de trescientos sesenta grados.

Por algo se dice que los poetas traen el tercer ojo en la frente, con una mirada circular. Siempre están hablando de esa mirada. Ahora la gente dice: «Fui al campo y vi la vida de otra manera». Y yo respondo: llega muy tarde, ¿no ha leído a los poetas? Recientemente he leído a dos españoles que me han tocado muchísimo: Julio Llamazares con Primavera extremeña, un libro escrito rápidamente, en la pandemia, como una especie de la diario, pero muy interesante, porque es un redescubrimiento del campo. Y Enrique Andrés Ruiz, que ha escrito un libro soberbio, titulado Los montes antiguos. Estoy completamente enamorada de lo que cuenta, lo que ocurre alrededor de Soria. Es como el mundo de los sudamericanos de los 80, pero aquí es una voz que se levanta de un modo muy particular.  

Lídia Jorge

Saramago, ¿es una sombra demasiado alargada para los escritores portugueses?

No, no es una sombra. Primero, no me parece que la gente quiera imitarlo, al contrario, la gente quiere imitar a Lobo Antunes, porque es más fácil esa música, funciona. Pero Saramago es más complejo, crea fábulas, y eso es mucho más difícil. Y eso, paradójicamente, libera a la gente, libera a los jóvenes, porque si quieres seguir su ejemplo, tienes que crear tu propio mundo. Es más desafiante desde ese punto de vista. Y luego porque su historia es muy portuguesa, porque empezó de la nada, es una persona que salió del suelo. Eso es maravilloso para los portugueses, que tienen una vida difícil por lo general. Es estimulante: una historia de éxito que ha cambiado el respeto por la literatura de Portugal. Antes, los portugueses decían tranquilamente: no me interesa la literatura. Después de Saramago han cambiado, te pueden decir que lo lamentan, pero no leen mucho. Es un país de fútbol, como España, y todos los héroes venían de ahí. Ahora tenemos héroes en el mundo de la literatura, de la ciencia, del cine, de la pintura, de la arquitectura, muchos… Tenemos un ministro que ha creado ese cambio. No teníamos nada, y de un momento a otro hay intelectuales, mujeres maravillosas, de todo. Cuando en el 98 Saramago ganó el Nobel, todo era fútbol. Por primera vez alguien en Portugal hacía algo distinto a meter goles. Los portugueses tenemos un gran complejo de inferioridad, necesitamos héroes, ¡y uno de los nuestros recibía un premio en Suecia!

Suelo preguntar a los escritores portugueses si Pilar del Río ha hecho más por el país que el Instituto Camoes. ¿Usted qué me dice?

[Risas] Diría que es el brazo director del Instituto Camoes. Verla es ya una inspiración. Ante nosotros, que somos lentos y tímidos, ver a Pilar, que dice lo que piensa, que llama a quien sea de madrugada… No hay espacio entre pensar y actuar. Ella desarrolla el imaginario que es la prolongación de mi abuela, mi abuela era así, una mujer de acción. A las cinco de la mañana se levantaba e iba a sacar agua para la mula, para el burrito… Yo estaba en la cama y veía el balde, el ruido de la fuente, y pensaba «es mi abuela». Es otra raza de mujeres. Pilar no necesita nada. La veo y siento que yo debería hacer más.

Como Obélix, que cayó en la marmita al nacer…

Pilar es igual.

¿Alguna vez ha participado del sueño panibérico de Pessoa y Saramago?

No, no participo. Conozco bien a los portugueses y creo que una unión de España y Portugal sería peligrosa para todos. Pienso que sería mejor así, España es un país fantástico y Portugal también, si volviera unos siglos atrás, cuando Felipe II se fue a Portugal e hiciera de Lisboa la capital, el destino de la península ibérica habría sido otro. Pero infelizmente pasó. Hoy la competición positiva entre los dos me parece mejor. Es un sueño también de Arturo Pérez-Reverte, y cuando lo escucho tiemblo de miedo, me espanta. Rosa Montero me decía también «sería un país fantástico, los dos juntos». No, que se quede así, la unión sería crear una nueva Cataluña. Es mejor pensar que estamos en Europa, y que Europa sea un espacio fuerte en el que nos entendamos todos. Portugal siempre recelaría del centralismo español, y tiene argumentos que los justifican. Por ejemplo, por qué no celebran los dos países en conjunto la circunnavegación. Hay por parte de España un no reconocimiento del papel de Portugal en ese acontecimiento, y al final pierden todos. Deberíamos rechazar esa dualidad, que no existe por ejemplo con las redes de ciudades que se entienden entre sí.

Cuando recibió el premio FIL de Guadalajara, ¿sintió que el reconocimiento venía de un mundo cultural lejano, o próximo? ¿Qué es la América hispana para una portuguesa?

Tal vez para algunos portugueses mi premio haya sido también un motivo de orgullo… A través de la literatura me siento muy cercana a ese mundo, a finales de los 70 y los 80 leí mucho a los escritores hispanoamericanos, y además tengo familia argentina. Pero la verdad es que ha sido una sorpresa. Me ha dado una gran felicidad. Creo que soy la número veinte, y mirando la lista he sentido una gran alegría. Todo lo que deseo es que, en el futuro, cuando alguien vea esa lista, piense que tengo algo que aportar.

Lídia Jorge

[Fotos: Ángel L. Fernández – fuente: http://www.jotdown.es]

Foto de archivo de compradores de libros en la Cuesta de Moyano, el 12 de septiembre de 2019, en Madrid, España.

 

Escrito por  

Una ausencia alarmante recorre las listas de los libros más destacados de 2021 que han publicado los principales diarios españoles. En las de ABC y La Vanguardia de literatura en español aparecen exclusivamente autores nacionales. No hay libros escritos por latinoamericanos. Lo mismo ocurrió en los primeros diez puestos del canon del suplemento Babelia de El País de 2020. En los del año pasado sí aparecen, pero de forma desequilibrada: en España, donde habita 10% de los hablantes de la lengua, supuestamente se han escrito cuatro de los mejores 10 libros del año, y solo tres en América Latina. El predominio de españoles también es absoluto en la lista del diario El Mundo.

¿Qué hay detrás de esa tendencia del periodismo español a destacar exageradamente a los narradores de la península ibérica en detrimento de los de la otra orilla? Parecería que ha asumido en parte la lección del feminismo, pero no la de los estudios poscoloniales. Aunque en los suplementos y las revistas predominen los críticos hombres que escogen sobre todo libros escritos también por hombres —a menudo de su propia generación— abundan en su selección anual los libros de escritoras; pero escasean o están ausentes los de autores y autoras de América. ¿Por qué no se ha asumido en el gremio que es necesaria la amplitud de miras tanto en el género como en los acentos y la geografía?

Se podría argumentar que esa tendencia es natural. Que en todos los países del mundo se lee sobre todo la literatura que representa el país propio. En las listas que han publicado en los últimos días los medios franceses o estadounidenses se subrayan de un modo abrumador libros franceses y estadounidenses. Pero lo cierto es que la lista del diario La Tercera de Chile es más hispanoamericana que las españolas. También lo son las de El Universo de Ecuador o Clarín de Argentina. ¿Están los países de la orilla americana más abiertos que España a las lecturas del resto de la lengua? ¿No es extraño que así sea, si se tiene en cuenta que Barcelona y Madrid son las capitales de la producción editorial?

El periodismo cultural de España refleja la dimensión más evidente y visible de una realidad geopolítica y comercial. Como ha explicado el agente literario Guillermo Schavelzon, en la década de 1970, Argentina, Colombia y México fueron las tres grandes potencias editoriales de la lengua. Pero en estos 50 años España ha ido concentrando casi todo el poder de la industria del libro. Los países latinoamericanos han pasado de ser exportadores a ser importadores. Y las literaturas de la otra orilla han pasado a depender en gran medida de España para acceder a los mecanismos de la legitimación y el reconocimiento. Los pocos libros latinoamericanos destacados en las listas de la prensa cultural española de este año han sido publicados por sellos que pertenecen a las corporaciones Penguin Random House y Grupo Planeta, ambos con sede barcelonesa. La pandemia, desgraciadamente, no ha hecho más que extremar esa situación de dependencia.

Ese centralismo neocolonial es particularmente evidente en los premios. El de la Crítica de narrativa castellana, pese a estar abierto a cualquier libro publicado por una editorial española, en sus 65 ediciones solo lo han ganado siete autores nacidos en América. El Cervantes busca el equilibrio entre España y América Latina, repartiendo el galardón a 50%, lo que solo puede ser calificado como injusto si se tiene en cuenta el peso demográfico y cultural. Y se pueden contar con los dedos de una mano las veces que no han ganado novelistas españoles el Premio Planeta.

El nacionalismo es una de las características incómodas de las industrias culturales. Por razones muy diversas, que van desde la voluntad genuina de querer reflejar los problemas o los deseos de una comunidad cercana, hasta el interés por beneficiarse de los mecanismos proteccionistas de las instituciones, la producción discursiva sobre temas locales ocupa una ancha franja de la agenda cultural. En todos los países del mundo encontramos en los primeros puestos de los rankings de más vendidos libros que analizan o investigan la historia o la política nacionales. Pero el autismo lector que evidencian las listas españolas de mejores libros del año va más allá de la tendencia natural de los mercados a celebrar y potenciar las lecturas sobre la realidad más propia e inmediata.

Se inscribe en una preocupante desafección de mi país por el resto de Hispanoamérica. Durante la crisis económica de la década pasada, miles de jóvenes españoles buscaron allí horizontes de futuro. Pero con la recuperación y con la pandemia, las fronteras parecen haberse cerrado de nuevo. La donación de vacunas desde España hacia América Latina ha vuelto a demostrar que la relación entre ambas orillas está más marcada por un patrón de cooperación internacional que por la conciencia de formar parte de las infinitas variantes de una misma cultura.

Pero el periodismo literario, el mundo editorial y los lectores no debemos olvidar que compartimos ese patrimonio literario tan fecundo y diverso. Y que todos los agentes del mundo del libro deben implicarse en la defensa de esa necesaria diversidad. En ese camino las librerías pueden inspirar al periodismo y a las instituciones públicas. En las listas de nominados de los premios que convocan la zaragozana Cálamo y la barcelonesa Finestres sí que encontramos un auténtico interés por la narrativa que publican autores y autoras nacidos en cualquier punto de la geografía de la lengua. Sigamos su ejemplo. Abramos fronteras.

Jorge Carrión es escritor y crítico cultural.

[Foto: Guillermo Gutierrez – fuente: http://www.washingtonpost.com]

Los dictadores

Escrito por Mario Vargas LLosa

He renunciado a encontrar el periódico francés que publicó el texto de los cinco profesores que protestaron contra mi elección a la Academia Francesa, pero reconozco que esa protesta era legítima. No así, sin embargo, que, según los periódicos peruanos, esos profesores me tacharan de “pinochetista”. Nunca lo fui. El mismo día del golpe de Pinochet, en 1973, lo ataqué duramente en la televisión francesa y debo haber firmado, además, cerca de 20 manifiestos protestando contra los crímenes cometidos por la dictadura chilena, a la que incluso fui a criticar a Santiago de Chile y a solidarizarme con sus adversarios.

Tengo, desde niño, una aversión visceral contra todos los dictadores que han ensombrecido la historia política de América Latina e impedido que el sueño de Bolívar —una unidad continental a la manera de EE UU— se realizara.

Yo no tenía siquiera el uso de la razón, y ya en mi familia éramos enemigos de los dictadores. El dictador de turno en el Perú, el general Odría, había depuesto mediante un golpe militar al Dr. José Luis Bustamante y Rivero, pariente de mi abuelo materno.

Había en la familia un culto heroico por José Luis Bustamante y Rivero. Por lo elegante y bien hablado que era, como buen arequipeño, por lo bien que se vestía y el cuidado que tenía con las palabras que decía también, y con las erres arequipeñas que no podía pronunciar jamás ningún limeño. Yo lo había visto y hasta hablado con él, aquella vez que José Luis estaba de embajador del Perú en La Paz y había venido a alojarse en nuestra casa, en Cochabamba, donde mi abuelo era cónsul del Perú. Siempre recordaba la buena propina que había deslizado en mis manos cuando José Luis partió, con su sombrerito y sus anteojos que imponían tanto respeto como sus espléndidos discursos.

Él habría sido un lujo de presidente, aunque el patán de Odría, y sus tanques solo le permitieran ejercer la presidencia del Perú que había ganado en comicios legítimos tres de los cinco años para los que lo eligieron los peruanos.

Yo crecí odiando a Odría, como toda mi familia materna, y de ahí me venía el rechazo a esa especie horrenda: los dictadores que, en ese tiempo (ahora vuelven de nuevo), eran la peste de América Latina. Yo no había leído aún a Jan Valtin que sería mi primer guía político, pero ya detestaba a esos generales que se creían que la presidencia del país era lo que les correspondía luego del generalato y para eso, tenían los tanques.

Los dictadores me alejaron del partido comunista, en el que milité en el primer año de la Universidad de San Marcos, y de Cuba, pese a las muchas réplicas que recibí defendiendo las elecciones libres y el derecho de cada pueblo de elegir a sus gobernantes en comicios legítimos.

Ese ha sido un eterno malentendido con los militantes de la extrema izquierda: su convicción de que había dictadores “buenos”, como Stalin o Fidel Castro. Yo creo, y es una de las convicciones a la que he sido fiel en mi vida política, que todos los dictadores, sean de derechas o de izquierdas, son malísimos, autores de todos los atropellos y robos, y que los países que han alcanzado la civilización política no eligen a ningún dictador, sino permiten que el pueblo elija a sus presidentes en elecciones libres y auténticas.

Desde luego que los pueblos pueden equivocarse, como ha ocurrido en Venezuela o en Cuba, y elegir mal, errores que suelen traer nefastas consecuencias a sus pueblos y que demoran muchos años en corregirlas.

Los regímenes democráticos se pueden equivocar, y el ejemplo que acaban de dar los peruanos es más que suficiente. Los peruanos han elegido, y con mis propios votos, a muchos ladrones, creyéndoles honrados. Pero esos errores pueden corregirse a tiempo y se han corregido o se van a corregir en tanto que una dictadura es mucho más difícil de rectificar pues cuenta con esos convencidos de que la justicia social pasa por un régimen autoritario, aunque nunca se haya conseguido semejante demostración.

Por eso prefiero los regímenes democráticos a las dictaduras, de derechas o de izquierdas, que se confunden y confunden a sus víctimas. Las mediocres democracias son preferibles, aunque ellas acusen muchas deficiencias, entre las que prevalecen, en el mundo subdesarrollado sobre todo, las manos largas de los gobernantes elegidos o por elegir. Hay más ocasiones de mandarlos a la cárcel en esos regímenes débiles que en los solemnes y secretos que guardan sus vergüenzas para ciertas ocasiones. Y, como los ejemplos son innumerables, para cuando los dictadores ya estén muertos o enterrados.

La más mediocre democracia es preferible a la más perfecta dictadura, estén a la cabeza de ella Pinochet o Fidel Castro. Esta es mi divisa y por eso defiendo a las imperfectas democracias frente a todas las dictaduras sin excepción. Esta es una elección muy simple y quienes me juzgan políticamente deben tenerlo en cuenta sin equivocación.

Ahora acaba Chile de celebrar elecciones y no hay duda, para mí, en el momento presente, que el grueso de los electores chilenos ha cometido una grave equivocación. Chile ha sido, para los liberales del mundo entero, un ejemplo. Por eso nos ha sorprendido tanto la violencia de las manifestaciones en las que una muchedumbre quemó edificios y estaciones de metro. Nada parecía indicar que esta sería la respuesta popular a una economía ascendente, en la que todas las fuerzas políticas, sin excepción, parecían estar de acuerdo. Sin embargo, no era así, lo que sorprendió a todo el mundo. ¿Qué había ocurrido para que el país que parecía privilegiado en América Latina, mostrara una cara tan distinta y tan feroz? Yo apoyé a Kast, que me parecía representar una continuación sensata de la política económica que había llevado a Chile casi a alcanzar a ciertos países europeos y a distanciarse mucho del resto de América Latina. Pienso, por eso, que los chilenos, dándole la sólida victoria a Boric, se han equivocado. Pero su derecho a equivocarse debe ser tenido en cuenta y respetado. Algo debía de andar mal allí cuando Boric ha obtenido una victoria tan inequívoca y clara. Sobre todo, teniendo en cuenta, que las críticas de Boric han afectado a la política económica, en primer lugar, en lo que al electorado chileno parece haberle dado la razón. Es muy desconcertante, sin duda, que un país rechazara de manera tan evidente lo que parecía traerle beneficios múltiples. Pero así son las cosas de la vida política: algo tan inesperado y sorprendente como lo ocurrido en este país. En cualquier caso, esta nueva política, que corrige a la otra, debe ser puesta en marcha aunque tenga consecuencias muy negativas para el país que parecía crecer de manera sistemática en los últimos años. Ya tendrá tiempo Chile de corregir su error, si lo fue, y mantener los logros que alcanzó con la política que ahora ha rechazado.

Estas son mis convicciones. Puedo equivocarme, pero, en todo caso, mis errores responden a una idea que, me parece, es profundamente democrática: los pueblos tienen derecho a equivocarse. En una democracia, estos errores pueden ser rectificados y enmendados.

 

[Ilustración: FERNANDO VICENTE – fuente: http://www.elpais.com]

 

Jewish Humor Archives | My Jewish Learning

Prezantado por Dora NİYEGO

El umor judyo se burla de munchas kozas, de la vida de los judyos, del antisemitizmo, de muestro amor por paras, del komersio, de la relijion, de muestras tradisiones, de la madre judiya, de la famiya judiya, de munchas kozas ke mos enteresa. Mezmo, munchas vezes mos aze riyir de las situasiones ke son de yorar.

El umor judyo es muy tolerente. Tenemos munchos kuentos ke kritikan mezmo muestra relijion. Mozotros, en los kuentos, kritikamos solo los judyos, ma nunka no mos burlamos de las otras nasiones. Por egzemplo, no kritikamos el komporto de los Nazis kontra los judyos, ma mos burlamos del komporto de los judyos kontra los Nazis.

– Es el tiempo kuando los Nazis empesaron a arekojer a los judyos, para yevarlos a los kampos de konsantrasion. Moshe esta biviendo en Berlin. Un diya, un ofisye alman lo areta en la kaye, i lo forsa a komer lo suzyo de un kavayo. Moshe no tiene remedyo, se aboka, i empesa a komer. Del gusto, el ofisye se mete a riyir; tanto se riye ke el fuzil le kaye de la mano. Presto, Moshe apanya el fuzil, i le dize: ’Agora es el torno tuyo de komer este suzyo’. El ofisye no tiene remedyo, se aboka, i se mete a azer lo ke dize Moshe. Antes ke vengan otros, Moshe echa el fuzil de la mano, koryendo se fuye de aya. Kuando viene a kaza, Rashel le dize: ‘Deke tadrates este karar Moshe? Kedi en mirikiya’. ‘Endivina veremos Rashel, saves kon ken komi este midi?’

Mezmo ke nasyo en un sentro relijyozo, el umor judyo es muy tolerente. Los judyos amostran grande tolerensya mezmo por la relijion.

Lo mas esansiel de todo en los judyos, es la famiya. La madre i el padre judyo azen todos sus puederes para ke sus ijos adelanten. Lo mas la madre judiya. La madre judiya (komo dizen yiddishe mama en la literatura), es mas fuerte del padre, i le pasa mas muncho la palavra kon los ijos.

Mme. Kohen lo embiya al ijo a la Amerika, para ke estudye en la universidad. Pasa un tiempo, un diya el ijo le telefona:

– Mama, yo deshi la eskola.

– Bueno pasha.

– Me kazi.

– Bueno pasha.

– Tomi una mujer kristiana.

– Bueno pasha.

– Me nasyo una ija.

– Muy ermozo pasha.

– Estamos vinyendo a verte.

– Muy bueno pasha.

– La estamos trayendo i a mi esuegra.

– Muy bueno pasha.

– Mama, mos vas a apartar una kamareta para kada uno?

– Si pasha.

– Bueno, i tu, ande te vas a echar?

– I yo me va echar de la ventana!

Los kuentos de politika son muy popular.

Ibrahim Reis le telefona a Biden dizyendo ke tuvo un esuenyo, ke tanto lo alegro, ke no se pudo detenerse de telefonarle.

– En mi esuenyo, los Estados Unidos se aviyan konvertido en un payis muzulmano. Las karas de las mujeres estavan serradas kon velos. Todos teniyan el Koran en la mano, i paresiyan muy orozos. Enriva de pankartas estava eskrito ‘Bienvenidos a los Estados Unidos de Iran’.

– I yo, djusto me estava aparejando para telefonarte’, le dize Biden. ‘Un endivino me vijito el otro diya. ‘Sinyor prezidente, me disho, esto viendo en la agua, un grande payiz muy leshos. La djente estan kantando, baylando en las kayes. Los ombres visten shortes, i kamizas aviertas. Las ijikas kon dekoltes, i fostanes mini. Ke esto viendo, las mujeres estan kemando los velos de la kavesa. Todos tienen pankartas en la mano.

-Ke esta eskrito en las pankartas?

-No se, esta eskrito en ebreo!

 

[Orijin: http://www.salom.com.tr]