Archives des articles tagués Resiliencia
Le réalisateur Giorgio Verdelli consacre un long métrage à l’une des plus grandes voix d’Italie et à son parcours exceptionnel. « Paolo Conte – Via con me » est à voir actuellement dans toutes les salles suisses.

Vibrations – Le film « Via con me » de Giorgio Verdelli sur le chanteur italien Paolo Conte / La Matinale / 5 min. / le 24 août 2022

C’est l’un des plus grands chanteurs en Italie, le plus grand, même, pour certains. Parfois, on l’oublie, et, parfois, quelque chose nous le rappelle. Un documentaire signé Giorgio Verdelli veut rallumer l’étincelle: « Paolo Conte – Via con me » retrace plus de cinquante ans de carrière du chanteur piémontais. Le documentaire compile chansons, captations de concerts et interviews intimes pour saisir au plus près l’âme de cet immense artiste, vénéré dans son pays et au-delà. S’y ajoutent des témoignages de personnalités italiennes, tels que Francesco De Gregori, Jovanotti, Isabella Rossellini, ou encore l’acteur Roberto Benigni, qui qualifie Conte de « prince de la musique italienne ».

Entre poésie et simplicité

Né en 1937 à Asti (IT) dans une famille de notaires et de notables, Paolo Conte s’engage d’abord dans des études de droit et une carrière d’avocat. Sa passion pour la musique et en particulier pour le jazz, découverte dans l’enfance, ne le quitte pas pour autant et le mène à composer en parallèle pour Adriano Celentano (« La coppia più bella del mondo » en 1967 et « Azzurro » en 1969). Il sort son premier album solo peu après, en 1974, et perce réellement avec le titre « Un gelato al limon ». Le public italien est alors conquis par Paolo Conte, parce qu’il parle sans prétention, parce qu’il est entier avec sa voix grave et son écriture remplie d’images; il se décrit d’ailleurs lui-même comme un écrivain du paysage.

C’est aussi la simplicité de ses mots qui séduit son audience, sa capacité à mêler le romantique à l’ironique et son écriture poétique. Dans la très populaire chanson « Un gelato al limon », Paolo Conte raconte ainsi comment un homme essaie d’offrir à sa future femme tout ce qu’il a, tout ce qu’il pense qui pourrait lui faire plaisir.

Les thématiques de la solitude, de la difficulté de communiquer et de la résilience accompagnent l’homme du Mocambo, personnage récurrent de ses chansons. Dans « Azzurro », Paolo Conte dépeint l’abandon et la solitude, et le fossé entre un monde passé et un monde futur. La chanson a d’ailleurs fait pleurer sa mère lorsqu’elle l’a entendue pour la première fois, et a été chantée par nombre d’Italiens sur leur balcon en plein confinement.

Enfin, s’il ne fallait retenir qu’une phrase du chanteur, ce serait probablement celle-ci: « Qu’est-ce qu’il pleut bien sur les imperméables, et pas sur l’âme…! »

Sujet radio: Yves Zahno

Adaptation web: Charlotte Frossard

Le documentaire « Paolo Conte – Via con me » de Giorgio Verdelli est à voir actuellement dans toutes les salles suisses.

[Source : http://www.rts.ch]

 

La ‘Caravana de Riures’, el projecte més genuí de Pallassos Sense Fronteres, ha enviat set expedicions a Polònia des que va començar la guerra d’Ucraïna per brindar suport emocional a les persones refugiades.

 Font: Pallassos Sense Fronteres.

Al Benín, Pallassos Sense Fronteres ha visitat diversos centres de salut mental.

“Es fa difícil tornar”, confessa l’Anna Confetti, clown de Pallassos Sense Fronteres, en una de les darreres entrades al blog de l’entitat, que va escriure tot just arribada de Polònia. L’Anna és una de les artistes que ha format part de l’expedició de la ‘Caravana de Riures’ a la vora de la frontera d’Ucraïna, on ha repartit riallades a tort i a dret entre les persones –sobretot les més menudes– que fugen de l’horror de la guerra.

Aviat farà trenta anys que Pallassos Sense Fronteres regala il·lusió i somriures allà on més es necessiten, això és, als llocs assetjats per la guerra, les catàstrofes naturals o altres situacions com la pobresa i la fam. D’ençà que es va posar en marxa el 1993, coincidint amb les guerres de Iugoslàvia, l’entitat fundada pel pallasso Tortell Poltrona ha portat la ‘Caravana de Riures’, el seu projecte més genuí, a més d’un centenar de països.

Arreu on han voltat, han ajudat les persones, especialment la infància i la població refugiada, a suportar les pitjors adversitats i millorar la seva salut emocional en contextos molt hostils.

“Nosaltres sempre diem que el riure activa els processos de resiliència de les persones, i això de seguida es nota; les persones que pateixen aquestes situacions arriben amb una motxilla d’emocions molt pesant i, per un moment, descarreguen aquest llast, gaudeixen de l’espectacle i del riure i d’alguna manera aconsegueixen oblidar la seva realitat”, expressa a Xarxanet la Marta López, responsable de comunicació de Pallassos Sense Fronteres.

Els destins on s’atura la ‘Caravana de Riures’ es van actualitzant i depenen de les necessitats que hi hagi en aquell moment al món i dels contactes que l’entitat amb organitzacions, tant locals com internacionals, que treballen sobre el terreny. “No podem abastar tot el món, perquè els nostres recursos són limitats i perquè no tenim contactes per anar a segons quins llocs”, diu López, que cita d’exemple el Iemen, on l’expedició encara no hi ha pogut anar.

Set expedicions a Polònia des de l’inici del conflicte a Ucraïna

Enguany, com no podia ser d’una altra manera, la caravana ha bolcat molts esforços a oferir suport a la població refugiada arran de la guerra d’Ucraïna. Ja han enviat set expedicions a Polònia, a tocar de la frontera amb Ucraïna. L’Anna Confetti ha participat en una d’aquestes expedicions: “Hem fet actuacions on la gent de seguida s’apropava, participava i reia; en altres han estat més tristes i abstretes en la seva realitat, però de mica en mica anaven entrant a l’espectacle, mentre canviaven les cares tristes per rialles”, escriu al blog de l’entitat.

El primer viatge a Polònia per alleugerir el drama de la població ucraïnesa el van organitzar només tres setmanes després que esclatés la guerra, fent gala d’una gran capacitat per respondre amb celeritat a l’emergència. “Al principi venien riuades de persones refugiades cada dia a les localitats frontereres; ara, la situació s’ha estabilitzat una mica i la població està més dispersa pel país i aquell primer gran flux ha afluixat una mica”, detalla la Marta López.

Allà, les artistes de Pallassos Sense Fronteres expliquen que han actuat sobretot per un públic format per infants, les seves mares i persones grans, perquè els homes s’han hagut de quedar a Ucraïna. En aquest sentit, sumen des de l’entitat, han procurat –sempre ho fan, però en aquest cas, més– enviar dones artistes i hi ha hagut expedicions en què el 100% de les pallasses han estat dones.

“Les mares, emocionades, ens han agraït moltíssim la nostra feina i ens han reconegut que necessaris són uns moments d’alegria, tant per a la mainada com per a elles; una altra ens abraçava dient que els seus fills no reien des que van fugir de Kíiv”, relata l’Anna Confetti. De fet, com deia el Tortell Poltrona en una conversa amb la periodista Clara Paolini al diari ‘El País’, “com més fumuda és la situació, més fort surt el riure”.

És el que ha passat a Polònia. “Quan actuen aquí a Catalunya tenen molt bon públic, però en aquestes situacions és una altra història i sovint són les espectadores que millor reben els espectacles, perquè és el primer que han vist o és la primera vegada que veuen una pallassa; al final, el llenguatge del riure és universal i no coneix fronteres”, agrega López.

Artistes professionals i voluntàries

Malgrat tot aquest afecte que reben i que són professionals de la cosa, treballar i fer riure en contextos tan feixucs com aquests sovint no és fàcil de digerir emocionalment. Per tot plegat, Pallassos Sense Fronteres sempre demana als artistes i a les persones que s’interessen per participar que siguin professionals. Enguany, a banda de Polònia, la ‘Caravana de Riures’ ha fet parada a Zimbàbue, l’EquadorTogo i el Benín.

A més de professionals, les artistes de Pallassos Sense Fronteres són voluntàries. En tots aquests anys, més d’un miler d’artistes de les arts escèniques han format part del projecte en algun o altre moment, i han comptat amb ambaixadores del riure tan reconegudes com Pep Callau, el Circ CricPepe ViyuelaMireia Peña i Claire Ducreux, entre moltes altres.

Tot un ventall d’artistes encapçalats per Tortell Poltrona, fundador i alma mater de l’entitat. Precisament ara, Poltrona i altres artistes han dut la ‘Caravana de Riures’ al Benín, a l’Àfrica Occidental, on estan actuant en centres de salut mental, en aquest per a població adulta, que és víctima d’una estigmatització molt forta i són vistes com a producte de bruixeria o malediccions per culpa de les malalties que pateixen.

Perquè Pallassos Sense Fronteres pugui continuar fent aquesta tasca i provocant onades de riures arreu, l’entitat té obertes diverses vies de col·laboració, que es poden consultar a través del web de l’organització, per fer donacions i ajudar les artistes a continuar ficant els nassos en els contextos més adversos. Perquè, com bé diuen, “riure és resiliència”.

 

[Fotografies: Pallassos Sense Fronteres – font: http://www.xarxanet.org]

 

Elvis Wanjala guarda buenos recuerdos de cuando era niño y perseguía y atrapaba termitas aladas de vientre negro bajo la lluvia en la estación húmeda, mientras crecía en la aldea de Samoya, en el condado de Bungoma, en el oeste de Kenia.

“Las termitas también entraban en la casa, atraídas por la luz a última hora de la tarde. Mi madre las secaba al sol y las freía en una sartén. Luego comíamos las crujientes termitas con ugali (una gacha a base de harina de maíz) y una ración de verduras tradicionales”, rememora para IPS.

“Crecí creyendo que todo el mundo comía termitas. A los 11 años, visité a mi tío en Nairobi y me sorprendió descubrir que las termitas eran más una molestia que un alimento. Una mañana, después de un fuerte aguacero, observé con asombro cómo las mujeres y las niñas barrían las termitas de las puertas de sus casas y las tiraban a la basura”, sigue recordando.

Beatrice Karare, del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, dice a IPS que las termitas, y otros insectos como los saltamontes, las langostas, las hormigas blancas y negras y los grillos, forman parte de la dieta tradicional en el oeste de Kenia, pero no en otras partes del país.

Pero ante el aumento de la inflación, los científicos del Centro Internacional de Fisiología y Ecología de los Insectos (Icipe, en inglés), con sede en Nairobi, afirman que los insectos comestibles son una alternativa de bajo coste a los alimentos más caros.

La cesta de alimentos de Kenia indica que la inflación en este rubro aumentó a una tasa de 20 % en enero de 2022 en comparación con el mismo periodo de 2021.

Saltamontes, llamados en algunos países de África nsenenes, secados en sartén. Los investigadores dicen que los insectos comestibles proporcionan proteínas alternativas de bajo costo y alta calidad.

Un tesoro alimentario

Saliou Niassy, científico de Icipe, dice a IPS que los insectos comestibles contienen proteínas de alta calidad, vitaminas, fibra, calcio, hierro, vitaminas del grupo B, selenio, zinc y aminoácidos, y son también una excelente fuente de grasas saludables.

El aceite de insecto producido a través de un proyecto de investigación del Icipe a partir de dos insectos comestibles, la langosta del desierto y el grillo africano, resultó más rico en ácidos grasos omega-3, flavonoides y vitamina E que el aceite vegetal.

Según Niassy, “los insectos comestibles son una alternativa viable y asequible”, cuando esta nación de África oriental de 48 millones de habitantes se enfrenta a crecientes amenazas a la seguridad alimentaria, como el cambio climático, la degradación del paisaje y la invasión de plagas.

La factura anual de África en concepto de importación de alimentos, que en 2021 ascendió a 35 000 millones de dólares, podría ascender a 110 000 millones de dólares en 2025, según organismos regionales.

Un estudio realizado por el Icipe muestra que hay unas 500 especies de insectos comestibles en las comunidades africanas.

La región de África Central alberga unas 256 especies de insectos comestibles, África oriental unas 100 especies y en el norte de África hay unas ocho especies. En el caso de Kenia, se utilizan unas 17 especies primarias como pienso y alimento.

Fritura de langostas grises del desierto

Pionero en África

“En lo que se refiere al aumento del consumo de insectos, hemos tenido dos retos principales: la falta de legislación en torno a la producción, el envasado y la comercialización de insectos para la alimentación y las fuertes percepciones que dictan lo que es culturalmente aceptable como alimento”, explica Karare.

Además, acota, hay otro problema cultural: “existe la fuerte creencia de que hay que ser muy pobre para comer insectos”.

Karare subraya que algunos de estos problemas se resolvieron en diciembre de 2020, cuando Kenia se convirtió en el primer país africano en desarrollar normas nacionales que regulan la producción, manipulación y procesamiento de insectos para alimentos y piensos.

En la normativa se estipulan los requisitos mínimos de infraestructura y medio ambiente necesarios para la producción ideal de insectos comestibles, incluida la forma de envasarlos y presentarlos.

Wanjala, que ahora es profesor en Nairobi, dice que las comunidades que no comen insectos y los niños podrían ser introducidos poco a poco en los productos con insectos, como las galletas, para que la idea de comer insectos se asimile lentamente.

“Cuando se trata de comer insectos enteros, me parece que la gente también es más propensa a probar los insectos fritos y crujientes”, dice.

A pesar de las dificultades para crear un mercado viable y atractivo para los insectos, Karare está convencida de que los insectos pueden formar parte de la dieta de muchos hogares, estableciendo un paralelismo con la trayectoria de los kenianos hacia las verduras tradicionales.

“Hace unos años, las verduras tradicionales de alto valor nutritivo eran consumidas por unas pocas comunidades. En el centro de Kenia, por ejemplo, el amaranto se consideraba un alimento para gente pobre. Hoy, el amaranto es un manjar popular y forma parte del menú de los hoteles de cinco estrellas. Lo mismo ocurre con las hojas de calabaza”, observa el científico.

A su juicio, “tenemos que educar a la gente en que los insectos comestibles pueden añadir nutrientes a una comida basada en plantas. Y lo que es más importante, los insectos pueden incluso sustituir nutricionalmente a la carne”.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), se calcula que 2500 millones de personas comen insectos como parte de sus comidas habituales, enteros o en productos alimenticios procesados como aperitivos y pasta.

Karare afirma que el mercado mundial de insectos comestibles, estimado en 112 millones de dólares en 2019, podría alcanzar los 1500 millones de dólares en 2026.

En todo el mundo hay unas 1900 especies comestibles, como mariposas, cucarachas, grillos, saltamontes, hormigas, abejas, libélulas, escarabajos, polillas de seda domésticas, ciempiés y langostas.

Herramienta contra crisis climática

Según la FAO, recurrir a los insectos no solo es bueno para el organismo, sino que es muy respetuoso con el ambiente y puede contribuir a reducir la emisión de gases de efecto invernadero, principales causantes del recalentamiento planetario.

El sector ganadero contribuye de forma significativa al cambio climático, ya que las emisiones totales de la ganadería mundial representan 14,5 % de todas las emisiones antropogénicas de gases de efecto invernadero.

El ganado criado para obtener carne y leche y los productos no comestibles, como el estiércol y la fuerza de tiro, representan 65 % de las emisiones del sector ganadero.

La producción de insectos para la alimentación es otra alternativa para reducir la emisión de los nocivos gases de efecto invernadero, según la FAO.

Los grillos necesitan seis veces menos alimento que el ganado vacuno, cuatro veces menos que las ovejas, y la mitad que los cerdos y los pollos de engorde para producir la misma cantidad de proteínas. Además, se ha descubierto que los productos a base de insectos tienen una huella de carbono mucho menor en comparación con el ganado convencional.

Con estos datos, Niassy cree que hay mucho más que aprender y aprovechar sobre el papel alimentario de los insectos. “Solo hemos arañado la superficie en cuanto al acceso sostenible a la biodiversidad para la resiliencia, los medios de vida y la seguridad alimentaria y nutricional en África”, asegura.

T: MF / ED: EG

 

[Fotos: Icipe – fuente: http://www.mundoagropecuario.com]

[BLOG You Will Never Hate Alone] Si le président parle au nom de la nation ukrainienne, en tant que Juif, il puise dans la mémoire de la Shoah la force pour continuer à résister à l’armée russe.

Volodymyr Zelensky s'adresse au Parlement sud-coréen par liaison vidéo, à l'assemblée nationale à Séoul, le 11 avril 2022. | Chung Sung-Jun / POOL / AFP

Volodymyr Zelensky s’adresse au Parlement sud-coréen par liaison vidéo, à l’assemblée nationale à Séoul, le 11 avril 2022.

Écrit par Laurent Sagalovitsch 

Pour les Juifs, la guerre déclenchée par la Russie ressemble à la fois à un cauchemar et à une revanche, une sorte de revisitation de sa propre histoire où les ombres du passé, des inoubliables douleurs, se mélangent sans cesse aux images du présent, de ces corps sans vie qu’on entasse pêle-mêle dans des fosses communes.

Comme si le souvenir de l’extermination trouvait dans les massacres perpétrés par les troupes russes un écho, une résurgence de ce que fut le sort des populations juives durant la Seconde Guerre mondiale. C’est d’autant plus frappant que bien souvent, les lieux des tragédies passées et présentes se répondent, se croisent, s’entremêlent pour finir par former une sorte de continuum de la douleur, d’un cri qui au fond n’aurait jamais cessé de faire entendre son atroce complainte.

Sans parler du champ lexical employé, de ces «nazis» qu’on se lance à la figure, de ces habitants qu’on déporte, de ces cadavres empilés à la va-vite, tout le vocabulaire ordinaire de la guerre auquel vient s’ajouter celui propre à l’Holocauste, ces noms trop familiers de génocide, de meurtres de masse et d’exécutions sommaires, nous sautent au visage comme autant de réminiscences d’un passé qu’on pensait révolu.

Nos racines sont ici de Kiev à Odessa, de Minsk à Varsovie, de toute cette partie orientale de l’Europe où les Juifs trouvèrent pendant des siècles et des siècles une sorte de refuge, une terre sinon promise du moins assez amicale pour perpétuer de génération en génération son existence. Coulent en nous les souvenirs du shtetl, des yechivas, de toute cette effervescence d’un judaïsme à la fois baroque et virevoltant qui maintint intact les traditions des patriarches tout en s’essayant à les revisiter de fond en comble et dont il ne subsiste quasi plus rien, si ce n’est nos sanglots agrafés au silence du ciel.

Aujourd’hui, à l’évocation d’un mémorial de la Shoah près duquel une bombe manqua de tomber, à la simple évocation d’un possible génocide, à la vue de ces cadavres abandonnés tels quels au milieu d’une rue, d’une impasse, nous sursautons d’effroi comme si nous étions amenés à revivre les traumatismes des temps anciens, la disparition de tout un peuple dont nous sommes à la fois les dépositaires et les garants que plus jamais pareille monstruosité n’arrivera à l’un de ses descendants.

Qu’est donc Zelensky si ce n’est un Juif qui a retenu la leçon des tragédies passées, la promesse que plus jamais les Juifs n’iront à la mort résignés et déjà vaincus? Que notre droit à vivre et à exister était inaliénable. Que rien ne nous arrêterait, ni la vue du sang, ni l’âpreté des combats ou la cruauté de l’ennemi. Que nous préférions mourir les armes à la main que de nous laisser conduire à l’abattoir, éperdus d’une fatigue métaphysique qui à force d’être répétée nous aurait rendus insensibles à notre propre malheur.

De voir un Juif tenir tête aujourd’hui à l’un de ces fourbes pour qui la violence demeure la seule manière d’être au monde a quelque chose de hautement symbolique, une sorte de revanche qui ne dirait pas son nom. Et qui possède un côté galvanisant, presque euphorisant. Poutine ne se bat pas seulement contre la nation ukrainienne, il doit affronter le souvenir de six millions de morts qui à travers la personne de Zelensky clament leur désir de vengeance, leur besoin de combattre pour ne pas mourir une seconde fois.

Hier Zelensky était un clown, aujourd’hui il est un chef de guerre qui livre la plus féroce des batailles et l’on sent bien à travers sa détermination inébranlable que non seulement il parle au nom de son propre peuple, de cette nation ukrainienne superbe de courage et de résilience, mais aussi au nom de tous ceux que la barbarie nazie condamna à mourir dans des conditions qui dépassent l’entendement.

Il est devenu un ventriloque de la mémoire des déportés, une sorte de démiurge qui s’appuierait sur les ombres du passé pour mieux relever le défi des temps présents. Ce qui le rend d’une certaine manière invincible. Zelensky et avec lui, l’Ukraine, ne peut pas perdre.

Quand les morts marchent à vos côtés, aucune armée au monde ne peut triompher de votre volonté.

Aucune.

 

[Photo : Chung Sung-Jun / POOL / AFP- source : http://www.slate.fr]

Psicólogas clínicas lembram que as máscaras não devem ficar “indefinidamente” nas nossas vidas, mas pedem calma na transição, evitando níveis elevados de ansiedade, sobretudo para quem tem um sistema imunitário mais frágil.

Escrito por Inês Duarte de Freitas 

Para aqueles que sofrem de doenças crónicas ou têm vulnerabilidades do sistema imunitário, a máscara tornou-se uma melhor amiga ao longo dos últimos dois anos. Agora, perante o fim da obrigatoriedade do uso deste equipamento de protecção individual, muitos são os que se sentem ansiosos — não só pelo medo de contrair a covid-19, mas também por mostrarem por inteiro o rosto. Ao PÚBLICO as especialistas em psicologia salientam que é preciso calma nesta adaptação, mas lembram que a máscara não deverá ficar “indefinidamente” nas nossas vidas.

Não são apenas os imunodeprimidos que se sentem ansiosos por deixar cair as máscaras, “muitos de nós precisaremos de um período de transição para lidarmos com esta exposição”, começa por reconhecer a psicóloga clínica Teresa Espassandim, sublinhando que, para muitas pessoas, esta protecção “foi um conforto”. Sofia Andrade concorda, mas contrapõe, ao recordar que a resiliência que a pandemia exigiu de todos corre o risco de se tornar “resistência”. E justifica: “Esta resistência está associada ao medo. O medo é o despertador da ansiedade.”

Para quem foi directamente afectado pela pandemia, quer sejam aqueles com uma saúde mais frágil, os que tiveram covid-19 com sintomas mais severos ou os que “sofreram a perda de um ente querido”, é natural que “precisem do seu próprio tempo para retirar a máscara com o sentido interno de segurança controlado”, destaca a psicóloga Vera Ramalho. Será preciso também gerir a ansiedade que surgirá de ver os outros sem máscara e, nesses casos, deve imperar o respeito. “Não deve haver julgamentos, nem críticas”, defende Sofia Andrade.

Teresa Espassandim teme precisamente que a máscara (ou a falta dela) crie “uma sensação de distância entre as pessoas”, “aumentado a pressão sobre a escolha individual”. O enfoque, agora, poderá passar para as pessoas que continuam a usar máscara. Esta situação poderá gerar uma “ambivalência de emoções”, diz também Sofia Andrade, acrescentando que “esta insegurança ainda gera muita ansiedade, mas, aos poucos, as pessoas vão-se sentir mais confiantes, sem pressão”.

Contudo, a investigadora e docente no Iscte Rute Agulhas avisa que, se se “passar muito tempo” e o uso de máscara generalizado continuar, “temos de pensar que poderemos estar perante uma situação problemática”. É por esse motivo que Teresa Espassandim incentiva à confiança: “Temos de confiar nas autoridades de saúde que souberam gerir e que se baseiam na ciência. Se nos focarmos apenas nas ameaças, estaremos sempre ansiosos.”

Camuflar o rosto e as emoções

Mais do que um equipamento de protecção, a máscara tem sido também uma forma de diminuir a exposição e até de camuflagem. As especialistas preocupam-se agora com todos os que apresentam níveis de autoestima mais baixos e que se esconderam atrás da máscara nos últimos dois anos. “Tenho uma paciente que me conta que agora lhe elogiavam o sorriso, vendo apenas os olhos. E esta pessoa tem um grave complexo com os dentes. Sente que, ao tirar a máscara, será uma desilusão para muita gente”, relata Sofia Andrade.

Esconder parte do rosto foi uma forma de “aumentar a autoestima de quem nunca a teve”, lembra a psicóloga, especialista em ansiedade. Rute Agulhas acrescenta que a máscara tem dado “uma maior sensação de segurança física, mas também emocional” no que toca a estas questões. “Todos os que sentem algum desconforto com a sua aparência física usaram-na como um escudo protector, seja porque têm borbulhas, os dentes tortos ou o nariz achatado”, descreve. O acto de retirar a máscara faz com que se sintam “despidos”, activando a ansiedade e o “medo de serem criticados, gozados ou rejeitados”.

Além de ocultar o aspeto físico, este equipamento serviu também para camuflar emoções, avança Teresa Espassandim. As pessoas passarão a ver o que o outro sente espelhado no seu rosto e isso “pode ser positivo” na óptica da especialista. “A máscara tem o propósito de nos proteger de um vírus e não de nos esconder. Esconder é evitar. E evitar não é gerir”, refere.

A situação poderá ser especialmente aguda entre os adolescentes — muitos nunca viram o rosto de alguns colegas ou professores e adoptaram a máscara como mecanismo de defesa. Vera Ramalho lembra que os jovens se viram privados de experiências sociais importantes por culpa da pandemia e que agora é hora de incentivar à flexibilidade e à retirada da máscara nas situações seguras.

Caso haja uma resistência em deixar a máscara, Rute Agulhas aconselha os pais a procurarem a origem do verdadeiro problema, já que esta “serviu apenas como um penso rápido” para algo mais profundo. “É importante ouvir, falar e perceber que crenças ou receios podem estar a impedir que o jovem volte a ter experiências sociais sem máscara”, conclui Vera Ramalho.

[Fonte: http://www.publico.pt]

 

O escritor turco e Premio Nobel de Literatura, novela os efectos das epidemias en «As noites da peste»

Orhan Pamuk

Escrito por MIGUEL LORENCI

Asegura Orhan Pamuk, (Istambul, 69 anos) coñecer «toda a estupidez do mundo». Pero di enseguida que a súa obrigación como escritor «é contar a beleza da vida» e «tratar de entender a todos». Mesmo cando novela sobre epidemias e os seus terribles efectos, como fai o premio Nobel turco nas noites da peste (Literatura Random House), que chega ao lector español. Se retrotrae a 1901 para narrar as consecuencias da peste bubónica, as revolucións nacionalistas e as intrigas políticas territoriais situándose na imaxinaria illa de Minguer. «Dicíanme que por que escribía sobre a peste cando xa non existía, e de súpeto irrompeu o coronavirus. Levaba corenta anos rumiando a novela cando estalou a pandemia e iso afectou a min psicoloxía», di Pamuk desde a súa casa en Istambul, ao bordo do Bósforo, a un grupo de xornalistas. «A miña obrigación como escritor é penetrarme en situacións distintas á miña e entender a todo o mundo. Intentei facelo con fundamentalistas e terroristas en libros como ‘Neve’, o que non quere dicir que estea de acordo con eles. A singularidade humana radica nesa empatía, pero nesta pandemia non puiden entender aos antivacunas», lamenta o escritor, que se vacinou «cinco veces», as dúas primeiras con Sinovac, non recoñecida en varios países occidentais.

O pesimismo non lle vence. «Sempre son positivo sobre o futuro da humanidade. Sinto tamén que é a miña obrigación. Canto máis leo sobre política, sobre a pandemia ou os horrores da guerra, máis quero ver a beleza da vida. A miña obrigación é mostrala. O entusiasmo pola vida e por gozar delas está relacionado co feito de ser escritor», insiste Pamuk. Cre así que haberá un amencer tras as noites da peste. «Todas as pandemias se superaron. Padecemos todo tipo de pestes, e algunhas mataron a unha de cada tres persoas. As pandemias desvanécense e a humanidade sobrevive. Sempre foi así. Está nos nosos xenes. Hai resiliencia e sobreviviremos a esta como a todas, aínda que teñan falecido, por desgraza, tanta xente maior», lamenta Pamuk.

Narra esta vez con voz feminina e di que é «unha decisión ética». «Impóñome ver o mundo a través dos ollos de narradoras. E usar ese prisma feminino non é unha cuestión de corrección política, porque non me gusta o termo. O meu ideal é escribir unha novela de seiscentas páxinas en primeira persoa do singular e que ninguén pense que a escribín eu; que é obra dunha muller», confesa. «Son un home de Oriente Medio e coñezo toda a estupidez deste mundo: quero ver cos meus propios ollos ese mundo, pero desde unha mirada feminina», insiste.

Sen medo a Erdogan

Moi crítico co réxime de Erdogan que o preto e ameaza, a fiscalía turca investiga xa a Pamuk por presuntos ataques na súa novela ao fundador da República de Turquía, Mustafá Kemal Atatürk. «Son acusacións kafkianas. Non hai un só ataque a Atatürk, e iso que non son o típico que tira a pedra e esconde a man. Nin teño medo nin me preocupa. A miña experiencia dime que todo isto se desvanecerá nos labirintos da burocracia de Ankara. E se que estou nunha posición de privilexio e que moitos amigos xornalistas han acabado no cárcere», di o autor de Chámome Rojo.

Pamuk cualifica de «inmoral» a invasión de Ucraína ordenada por Putin. «Matan a civís da forma atroz que estamos a ver en Bucha, ao norte de Kiev, porque non queren pertencer bloque ruso. Invadir un país porque os seus cidadáns non queren formar parte do antigo bloque soviético é horrendo», sinala. «Pero o máis vergoñoso desta guerra é que todo está aberto».

Gañar o Nobel en 2006 fixo «moi feliz» a Pamuk. Lonxe de paralizarlle, incitoulle «a traballar máis duro». «É un clixé dicir que tras recibir o Nobel o gañador baixa a súa calidade literaria. Gañalo non foi ningún castigo para min. Tiña 54 anos, unha idade relativamente baixa, e moitos plans, como esta novela que xa imaxinaba. Entón traducíanme a 46 linguas e agora a máis de 60. Síntome moi motivado pola cantidade de lectores que teño en todo o mundo», se oufana.

 

[Imaxe: BENITO ORDOÑEZ – fonte: http://www.lavozdegalicia.es]

Dix ans après la tuerie qui a fait quatre morts dont trois enfants à l’école juive d’Ozar Hatorah de Toulouse, peut-on trouver un sens à ce qui dépasse l’entendement? Pour la communauté juive, la foi a ses raisons que la raison ignore.

Moment de recueillement à la synagogue de Toulouse, le 8 janvier 2009. | Éric Cabanis / AFP

Moment de recueillement à la synagogue de Toulouse, le 8 janvier 2009.

Écrit par Johanna Cincinatis — édité par Thomas Messias 

Il est presque 8h du matin quand les élèves de l’école juive Ozar Hatorah passent le portail d’entrée de leur établissement, ce lundi 19 mars 2012. Au même moment, Mohammed Merah, le tueur au scooter, se dirige vers ce collège-lycée où il tuera Jonathan Sandler, ses deux enfants, Gabriel et Arié, 3 et 5 ans, et Myriam Monsonego, âgée de 8 ans. L’attentat antisémite dans ce lieu sacré qu’est l’école signe le début d’une série noire qui visera spécifiquement les communautés juives –de Bruxelles avec le Musée juif en 2014 et de Paris avec l’Hypercacher en 2015.

Expliquer le drame

Après les attentats, dans l’école juive d’Ozar Hatorah (qui fut ensuite renommée Ohr Torah, la «lumière de la Torah» en hébreu), c’est la sidération qui prédomine. Une cellule de crise est mise en place par le rectorat de Toulouse avec un soutien psychologique proposé aux enseignants, aux parents et aux enfants.

«On n’a même pas cherché le pourquoi, c’est en dehors de tout entendement.»

                                    Noémie, directrice de l’école Gan Rachi

Noémie* est aujourd’hui directrice de la maternelle-primaire Gan Rachi, pendant du collège-lycée Ozar Hatorah. Sa fille Maya était dans la classe de Myriam Monsonego. À l’époque, Noémie était responsable de la vie scolaire. Elle se souvient que «le choc était si fort que très peu de parents ont sollicité la cellule psychologique». Le travail thérapeutique commence d’abord à l’intérieur de la communauté juive: «On a passé deux ans autour de cafés, aux anniversaires, aux bar-mitsva, à échanger sur la question. Il y avait un vrai sentiment de révolte, contre Dieu, contre ce qui s’est passé.»

Pendant plusieurs années, le sujet reste extrêmement délicat. «Beaucoup de familles se questionnaient sur la foi. À ma petite échelle, j’ai dû trouver les mots… mais on n’a même pas cherché le pourquoi, c’est en dehors de tout entendement.» Très vite, son mari et elle font suivre leur fille par un psychologue.

La parole est restée longtemps verrouillée dans la communauté juive, pourtant historiquement coutumière des attentats. En 2018, Georges Benayoun et Haym Vital Salfati travaillent sur le documentaire Chroniques d’un antisémitisme d’aujourd’hui avec Toulouse comme laboratoire d’étude. Ils reviennent sur les lieux de la tuerie et questionnent le visage de l’antisémitisme dans les années 2000. Haym Vital, assistant réalisateur sur le tournage, se souvient d’une scène tournée avec la famille Tordjman, dont la fille aînée a vécu les attentats: «On l’avait bien briefée, mais au moment de l’interview face caméra… plus rien. Elle n’était plus capable de dire un mot.»

L’écriture comme thérapie

Il a fallu dix ans pour conscientiser, verbaliser, extérioriser. Jonathan Chetrit, interne en terminale à Ozar Hatorah en 2012, n’a jamais pu en parler avec sa famille, soucieux de n’inquiéter personne. Très médiatisé depuis les attentats, il est passé par des phases de remise en cause de sa foi. «Évidemment, je me suis posé des questions: des enfants innocents? Pourquoi? Mais ça n’a pas affecté mes croyances ni ma pratique, au contraire.»

Durant des années, il réfléchit à l’écriture d’un livre en forme de recueil de témoignages. «J’estimais qu’on avait assez entendu parler de moi. J’avais commencé des bribes de texte mais sans conviction.» Au premier confinement, Jonathan lance un appel à témoignage sur un groupe d’anciens et d’anciennes de l’école. «Il y avait une urgence. Je sentais un besoin de parler, mais j’avais hésité par peur de passer encore pour le lourd de service.»

«L’écriture a été ma première et ma meilleure thérapie.»

                       Jonathan Chetrit, auteur de Toulouse, 19 mars 2012

Le temps lui donne pourtant raison car les réponses positives affluent. «Il fallait revenir sur des détails: mais toi t’étais où à ce moment-là?» Le jeune Toulousain recueillera une vingtaine de témoignages pour son ouvrage, Toulouse, 19 mars 2012 – L’attentat d’Ozar Hatorah raconté par ceux qui l’ont vécu.

Dans les mois et les années qui suivent, l’émotion est encore trop vive pour laisser place à la thérapie«Tu as 17 ans, une vie naïve avec des copains, copines. On met en place une cellule psy dans la journée de la tuerie, mais à quoi ça sert?» En effet, des psychologues spécialistes du trauma ont été mobilisés à Ozar Hatorah, en vain.

Dans le livre, une enseignante de l’école se rappelle: «Ils m’expliquent que je suis en état de stress post-traumatique et qu’il est vivement conseillé que nous nous voyions. Je refuse sur l’instant car je souhaite être auprès de mes élèves […] En classe, j’échange avec eux toute la journée.» Dix ans après, les témoignages convergent: c’est le travail collectif qui répare. «L’écriture a été ma première et ma meilleure thérapie», confie Jonathan Chetrit.

Garder la foi

Après la tuerie, la question de la résilience se pose. À l’échelle de Toulouse, l’année 2012 connaît une vague exceptionnelle de départs en Israël –en France, celle-ci représente 2.000 personnes sur l’ensemble de la population juive, estimée à 478.000 individus en 2012. En parallèle germe un sentiment de résistance et de fierté au sein de la communauté juive. Le rabbin Monsonego, endeuillé par la mort de sa propre fille, et Eva Sandler, veuve et ayant perdu ses deux fils, «redonnent de la force aux fidèles», raconte Jonathan Chetrit. «Les voir se relever avec tant de dignité nous a permis de tenir debout.»

«Cela fait partie de la condition juive. Chaque génération aura ses ennemis, c’est écrit dans les textes.»

                                                           Haym Vital Salfati

Pour donner du sens à l’inconcevable, les liens avec la Seconde Guerre mondiale reviennent régulièrement dans l’esprit des témoins. Noémie «n’a pas cherché à comprendre»: «C’est en dehors de tout entendement. Je pourrais l’associer à l’époque qui a suivi la Shoah», explique-t-elle. Élodie, 25 ans, était elle aussi scolarisée à Ozar Hatorah et présente le 19 mars. Elle a participé au projet de livre de Jonathan Chetrit: «C’était une porte de sortie vers l’apaisement. Je connaissais la version de BFM mais pas celle de mes amis.»

Élodie parle d’un effet déclic sur son rapport à la religion«Je n’ai plus jamais eu honte de dire que j’étais juive, que je mangeais casher. Je parle beaucoup du 19 mars aujourd’hui parce que ça me fait du bien.» Durant ses études, elle est devenue membre de la branche toulousaine de l’Union des étudiants juifs de France (UEJF), puis présidente de son antenne grenobloise. «Je dis toujours qu’il a voulu nous désunir, et que ça a échoué.» Même son de cloche pour Ethan, 23 ans, témoin lui aussi de la tuerie: «On dit que Dieu donne ses combats les plus difficiles à ses meilleurs soldats.»

La quête du sens face au drame dans la tradition juive a fait l’objet de longues réflexions dans la Torah, les textes bibliques et la philosophie juive. Selon Haym Vital, «cela fait partie de la condition juive. Chaque génération aura ses ennemis, c’est écrit dans les textes.» Quand il tente d’interviewer le couple Matusof, à la direction du Gan Rachi à l’époque, la question du rapport à la religion est posée: «On a essayé d’évoquer cet aspect du sens, mais pour eux, la mise à l’épreuve, la douleur, l’horreur, le fait qu’on les prenne pour cible, c’est inéluctable.»

Identité culturelle renforcée

Ce narratif de la violence, Yona le refuse. Elle a d’abord vécu les attentats comme un drame familial collectif, sans prendre conscience de leur dimension politique. Aujourd’hui, elle dit déplorer le fatalisme, «l’idée qu’on sera toujours persécutés par des ennemis». «Je n’ai pas eu envie de me résigner à un quelconque repli», ajoute la jeune femme.

«Je suis juive, mais je suis aussi française.»

                               Yona

Après sa scolarité, elle fait un énorme pas de côté et entreprend des études en histoire, sciences politiques et genre, qui l’ont amenée à beaucoup se questionner. «J’étais dans une fac très à gauche, avec des idées arrêtées sur le communautarisme. On remettait constamment en question mes certitudes et les fondements religieux qu’on m’avait transmis.»

Cela a renforcé son identité culturelle, mais aussi déclenché le besoin «de raconter comment cela avait été vécu de l’intérieur». Contre une hiérarchie des identités, Yona a voulu rester en France, contrairement à la majorité de ses copines qui l’ont quittée pour aller vivre en Israël«Je suis juive, mais je suis aussi française.»

Une évidence qu’il convient peut-être de rappeler à la lumière de la tuerie d’Ozar Hatorah.

*Le prénom a été changé.

 

[Photo :  Éric Cabanis / AFP – source : http://www.slate.fr]

O uso paradoxal dos símbolos de Israel pela direita brasileira 

Escrito por José Eduardo Fernandes Giraudo

Viu-se com bastante frequência nos últimos tempos, em manifestações com a presença de grandes contingentes de gado vacum, que pediam o “fechamento do STF” ou a “intervenção militar”, agitarem-se as bandeiras dos Estados Unidos, da Ucrânia e de Israel.

O comparecimento da bandeira estrelada e listrada não carece de explicação, haja vista a “educação sentimental” de toda uma geração imbecilizada na infância e na adolescência mediante doses maciças de rambos, bruce willis, chuck norris e outros van dammes que acompanhavam o ˝Toddy˝ da ˝Sessão da Tarde˝ e que hoje, ˝adulta˝, faz compras à sombra da estátua da liberdade da Havan, anda de jet ski e brinca de carrinho no Beto Carrero Show.

A presença da bandeira ucraniana seria em outros tempos uma incógnita. Hoje, não é difícil imaginar que se deve mais ao nazi-fascismo de “heróis” como Stepan Bandera, responsável pela morte de um milhão de judeus na Ucrânia, na Polônia e na Bielorrússia, durante o chamado “Holocausto por balas”, do que à orgulhosa liberdade dos cossacos do Kuban e da Crimeia, ou do anarquismo revolucionário do bat´ko Nestor Ivanovich Makhno.

Já a bandeira de Israel cumpre duas funções. Uma, ligada a certas doutrinas evangélicas de matriz estadunidense, conhecidas como ˝sionismo cristão˝, para as quais a restauração da Tribo de Judá em Eretz Israel seria parte do cumprimento das profecias bíblicas e uma das condições (como a queda do Papado e a construção do Terceiro Templo) do segundo Advento.

Quanto aos judeus, ao contrário do antissemitismo clássico, para o qual estes eram os pérfidos assassinos de Cristo, o “restauracionismo” os trata com condescendência, reconhecendo-os como o povo eleito do Antigo Testamento e receptáculo da primeira aliança, ˝quase-cristãos˝ que no devido momento aceitarão o batismo e abraçarão a verdade revelada, abrindo assim caminho para o Milênio.

Ainda mais evidente ressalta a função simbólica de delimitar, desde um ponto de vista suprematista branco e daquilo que Edward Said chamava de “perspectiva orientalista”, uma fronteira imaginaria entre civilização e barbárie, ocidente e oriente, nós e os outros, onde os outros são os “feios, sujos e malvados”: árabes, africanos, asiáticos, muçulmanos, negros, amarelos, refugiados, terroristas e narcotraficantes.

O poder ideológico desta simbologia é tal que, ao emprestar tantos significados à bandeira israelense, despe-a de seu significado primordial como símbolo de uma pátria. Que é o que Israel significa para um israelense. Não um baluarte, uma fortaleza nos confins do deserto dos tártaros, a defender o mundo civilizado contra a invasão alienígena, mas apenas uma pátria, onde nasceram e onde nasceram seus pais.

Como para um brasileiro o Brasil, mesmo que não esteja “acima de tudo”, é uma pátria: “uma pobre pátria mãe, tão distraída, subtraída, em tenebrosas transações, por aqueles mesmos que lhe sequestraram as cores para com elas cobrir a sua ignomínia, a comprovar o acerto da tão citada frase de George Bernard Shaw: “O patriotismo é o último refúgio dos canalhas.”

Pois esta gente inculta e autorreferente, incapaz de identificar Israel corretamente num mapa, que nunca leu um livro de um escritor israelense, nunca assistiu a um filme israelense, se utiliza do nome e dos símbolos do Estado de Israel como insígnia de sua própria ignorância, para fins escusos, que nada têm a ver com a resiliência e a sabedoria milenares do povo israelita, chegando ao cumulo de ladear, em suas marchas zebuínas, a estrela de Davi e símbolos que remetem ao nazismo. O horror! O horror!

A manada não sabe que a criação do Israel moderno se deveu, em grande medida, ao sionismo de esquerda, de filiação socialista, que teve grande participação nos movimentos de retorno à Palestina no início do século passado (segunda e terceira aliyah), com o estabelecimento dos primeiros kibbutzim e meshavim. Esta componente socialista esteve presente durante toda a história de Israel, informando um forte sindicalismo, uma forte agricultura cooperativa e um igualmente forte sistema de proteção social, pilares da sociedade israelense independentemente de estarem à direita ou à esquerda no governo.

Tampouco sabe que Israel nasceu de uma guerra de libertação nacional empreendida, não contra os árabes, mas contra o Império Britânico, e com a ajuda da União Soviética, primeiro país a reconhecer o novo Estado. E que, embora Israel se tenha de certa forma transformado, no contexto da guerra fria, num cliente dos Estados Unidos (como a Turquia revolucionária kemalista após a morte de Ataturk), muito continuou a nele haver de socialista.

Tanto é assim que boa parte dos judeus (refuseniks) que deixaram a União Soviética nos anos sessenta e setenta preferiram não permanecer em Israel e seguiram para os Estados Unidos. Acharam Israel “parecido demais” com o mundo comunista.

Além disso, Israel, ao contrário da Turquia, jamais cogitou de integrar à OTAN, apesar das guerras que se sucederam desde a independência. E embora tenha contado com o apoio material e financeiro dos EUA e da Europa, sempre lutou suas guerras sozinho (excetuando-se os episódios de Suez em 1956, quando se aliou à Franca e à Inglaterra), nunca permitindo a instalação de bases militares americanas em seu território, como nunca aceitou coadjuvar guerras e expedições punitivas como o ataque norte-americano ao Iraque em 1991, a invasão do mesmo país em 2003 ou a invasão da Líbia em 2011.

Israel é um modelo de estado de bem-estar social. O seu sistema de saúde, universal, público e gratuito, é um dos mais eficazes do mundo. A educação, também pública e gratuita, é uma das melhores do mundo. O pais é o terceiro, após o Canadá e o Japão, com a maior porcentagem de egressos do ensino superior: 51% da população entre 25 e 64 anos, contra 21% no Brasil. Em 2014, 62% dos alunos que concluíram o ensino médio ingressaram na universidade (48% em Cuba e 18% no Brasil em 2022). A frequência à escola é obrigatória desde o jardim de infância, dos três aos dezoito anos, e a expectativa média de duração da vida escolar é de dezesseis anos. A taxa de alfabetização é de 97,8%, e o Índice de Educação do Programa de Desenvolvimento das Nações Unidas (PNUD) é de 883 (o do Brasil é de 694, havendo aumentado 100 pontos entre 2002 e 2016; o de Cuba é de 790).

Em Israel não há latifúndios. 93% da terra é de propriedade do Estado. O sistema de agricultura cooperativa, análogo aos kolkhozy soviéticos, é ainda hoje responsável por cerca de 40% da produção agrícola e 10% da produção industrial do pais.

O índice de desigualdade de renda (Gini) de Israel é de 38,9, o que, se não faz do país um dos mais iguais do mundo (a Suécia tem índice de 23), o faz incomparavelmente menos desigual que o Brasil, oitavo no ranking dos campeões da desigualdade, com índice de 53,3 (inferior apenas ao da África do Sul, do Lesoto, de Moçambique, da Namíbia, da República Centro-Africana, do Suriname e da Zâmbia).

O índice de segurança da mulher (WPS) é de 844 (27º. mais alto no mundo), enquanto o do Brasil é de 734 (80º. no mundo). O índice de desigualdade sexual é o 26º. mais baixo, enquanto o do Brasil é o 95º. As mulheres ocupam 23,5% dos assentos no parlamento (Knesseth), contra 15% no Brasil. Israel foi o terceiro pais a ter uma mulher chefe de governo (após o Sri Lanka e a Índia). O aborto é legal desde 1977, e praticado gratuitamente nos hospitais públicos.

No que respeita aos costumes, área tão valorizada pelos tiozões hoje no governo, zelosos defensores dos valores da “família tradicional brasileira” (como o abuso de álcool e de outras drogas legais, a frequentação do sexo pago, a violência contra mulheres e crianças e a exploração de empregadas domésticas), Israel tampouco faz feio.

Os direitos das minorias sexuais são respeitados. Embora não haja casamento entre pessoas do mesmo sexo (em Israel não existe o casamento civil), a lei reconhece às uniões civis os mesmos direitos do casamento, inclusive para efeitos de sucessão e de pensão civil. Parceiros do mesmo sexo podem adotar crianças, inclusive mediante contratos de gestação de substituição.

Por fim, mas não menos digno de nota, Israel legalizou em 2019 o uso recreativo da maconha em espaços privados, com o apoio do direitista Likud, partido de Benjamin Netanyahu, amigão do Estadista. Já em 2017 o uso e a posse de pequenas quantidades deixaram de ser um crime, passando a constituir apenas contravenção, passível de multa. Estudo feito naquele mesmo ano dava conta de que 27% dos israelenses entre 18 e 65 anos de idade haviam consumido pelo menos uma vez nos últimos doze meses, porcentagem superior à de qualquer outro país (a Islândia tinha 18%, e os EUA 16%). No Brasil, apenas 3% dos adultos são consumidores habituais de cannabis.

Como se pode ver, Israel é tudo os que os seus “defensores” não querem que o Brasil seja. Para estes “sionistas cristãos” e paladinos do “ocidente”, o que vale é símbolo, o delírio paranoico que enxerga apenas o pequeno e guerreiro Israel/Esparta e seu rei Davi/Leonidas batendo-se com as hostes do Golias/Xerxes, “bárbaro”, “oriental” e “terrorista”. Nada sabem, nem querem saber de como vive no dia a dia o povo de Israel, organizado numa sociedade próspera, democrática, igualitária e tolerante.

Não, senhores “bispos”. Israel não precisa de vosso apoio, que só o constrange. E não precisa de vossas igrejas caça-níqueis. Os israelenses não precisam de “pastores” que lhes vendam ampolas com “água consagrada do Jordão”, unguentos contra a COVID ou sementes de feijão milagrosas. Não precisam da cafonice de vossos “templos de Salomão”, construídos com o dízimo do sangue e do suor do vosso pobre “rebanho”. Nem carecem de vossas redes de televisão, a disseminar o ódio e a ignorância em nome de um Deus que nunca vos habitou.

Porque, embora produza e exporte grande quantidade de frutas tropicais, Israel, ao contrário do Brasil, não é uma república bananeira.

 

*José Eduardo Fernandes Giraudo é diplomata.

 

 

[Imagem: Haley Black – fonte: http://www.aterraeredonda.com.br]

Escrito por Ricardo Martínez Llorca

¿Puede entonarse un hecho bélico como un acto heroico? La pregunta surge al intentar definir la épica. Respecto a la Odisea no nos cabe duda, se trata de épica. Como no nos cabe duda si leemos un relato de conquista de una gran cumbre o una travesía en la Antártida. Incluso en las novelas de crecimiento, del paso a la madurez, tratamos con el género épico. Pero al entonar un canto que se refiere a la guerra, ¿cuánto hay de mejora humana en la batalla? ¿Cuánto de resiliencia, o de definición del alma? El dibujo sobre la civilización atañe a las fronteras, por ejemplo, o a la visión del otro como enemigo, no como persona, lo cual no sabemos si terminará de ser una aportación a la épica, que es un género que nos traza rutas para ayudarnos a crecer en lo que nos hace buenos, en el buen sentido de la palabra bueno: cooperación, amor, generosidad, humildad, sabiduría.

Leemos Un día en la guerra de Ayacucho, de Fermín Goñi (Pamplona, 1953), preguntándonos si existe una intención de relato épico. Sabemos que es una obra coral, en la que los personajes trazan, a ráfagas, dibujos de humanidad, aunque parece interesarse más por un mapa cronológico de lo que fue aquella gran batalla. En Ayacucho se libró el enfrentamiento definitivo con la independencia de América del Sur en juego, el que dará pie al nacimiento de Perú. Se despliegan todos los recursos de estrategia bélicos, que el autor va refiriendo con pulcritud, de manera que resulta sencillo seguir los acontecimientos. En cierta medida, es como si asistiéramos a la batalla desde una distancia prudente, pues por dentro, ya lo demostró Stendhal en La cartuja de Parma, son un caos. Nos acercaremos a los personajes, a la dimensión cercana, cuando aparezcan mujeres, niños o personajes marginales. Respecto a los que visten uniforme, si asistimos a algún conflicto cuando cobran presencia, ese conflicto tiene que ver con la batalla.

Es irreprochable en trabajo de documentación, que nos hace dudar sobre qué punto es ficción y cuál se adhiere a la historia. Como lo es el estilo de Goñi, que elige una prosa cuidada, discreta pero con un sonido lo bastante cano como para transmitir el ambiente de época. La novela resultará de lo más atractiva a los aficionados al género. Y a quienes tenemos demasiados huecos por rellenar en los conocimientos de historia, nos ayudará a completarlos. Pero que nadie espere encontrar en el general Sucre, por ejemplo, a un miembro de la tripulación de Ulises. Es un tipo de lucha diferente, lo bastante diferente como para que dudemos si este género es épico, al menos en el sentido en que eran épicos las grandes cantares de gesta: las virtudes del héroe serán leyenda porque son el faro que nos guía en la oscuridad.

Perú, diciembre de 1824. A lo largo y ancho de la América hispana se respiran aires de libertad que los afanes imperialistas de la península ibérica ya no pueden contener. Luego de lustros de batallas cruentas e infinitas pérdidas humanas, parece llegado el momento clave que permitirá a todo un continente alcanzar la ansiada libertad. La ágil pluma de Fermín Goñi narra de manera emotiva y fiel la batalla decisiva que definió la independencia de toda la América del Sur y que arrastró a Hispanoamérica entera a su emancipación de la dominación española. Día a día desde la estrategia y lo cotidiano, por paisajes impresionantes y sufrimientos terribles, dos ejércitos se van buscando para darse el golpe final. Antonio José de Sucre, Simón Bolívar, el virrey de Perú, y el general español José Canterac, guerrilleros, montoneras reaccionarias, reclutas, mujeres y niños que acompañan a la tropa, republicanos y monárquicos, masones de ambos lados, son los personajes. Para Goñi, la historia es una gran novela y la mejor manera de adentrarse en ella es la ficción escrupulosamente documentada.
Fermín Goñi (Pamplona, 1953) es periodista, politólogo y escritor. Ha dirigido y trabajado en numerosos periódicos, televisión y radios en Europa y Latinoamérica. Es además autor, entre otras novelas, de El hombre de la Leica (2006), Los sueños de un Libertador (2010), cuyo protagonista es el general Miranda, el Precursor, y Todo llevará su nombre (2014), que narra los comienzos de la lucha por la emancipación y el final de la vida del libertador Simón Bolívar en Santa Marta, Colombia.

 

[Fuente:www.culturamas.es]

Des Libanais travaillent sur leur ordinateur dans un café de Beyrouth, le 14 janvier 2022.

La musique y est douce et l’ambiance studieuse. Dans le quartier traditionnel de Mar Mikhael à Beyrouth, Aaliya’s Books ressemble davantage à une bibliothèque universitaire qu’à un bar: pour échapper à la crise, les Libanais se rendent de plus en plus au café.

« Si je suis ici, la plupart du temps, c’est que je n’ai pas d’électricité chez moi », explique Maria Bou Rouphael. Cette trentenaire travaille à distance pour des ONG et trouve chez Aaliya’s un confort et une connexion wifi bienvenue.

Depuis le début de la crise économique, sociale et politique au Liban il y a deux ans, l’électricité fournie par le gouvernement s’est réduite comme une peau de chagrin: une à deux heures par jour. C’est devenu un luxe dans ce pays où le salaire mensuel minimum atteint à peine l’équivalent de 30 dollars, à cause de la dévaluation drastique de la livre libanaise.

La qualité de la connexion internet a également beaucoup baissé, alors qu’avec la pandémie de Covid-19 le nombre de gens en télétravail a augmenté dans ce pays où 80% des habitants vivent désormais sous le seuil de pauvreté.

Pour remédier aux défaillances de l’État, les Libanais se réfugient dans les cafés qui payent de leur poche des générateurs d’électricité.

« Avec la crise et la pandémie, nos clients passent davantage de temps à travailler, préférant les endroits qui offrent le plus de confort », explique à l’AFP l’enseigne Café Younes, implantée dans tout le pays.

D’ailleurs, la branche ouverte il y a un an à Hamra, quartier historiquement étudiant de la capitale, a spécialement aménagé une salle d’étude dotée de larges tables et de prises électriques.

« Ici, certaines personnes viennent tous les jours pendant leurs heures de travail », confirme Niamh Flemming Farrell, gérante de Aaliya’s.

Aujourd’hui néanmoins, Maria est simplement venue lire et profiter de l’ambiance du lieu, lumineux, avec ses étagères remplies d’ouvrages.

« Nous avons perdu beaucoup de lieux culturels, j’aime cet endroit parce qu’il a un lien avec la culture », confie-t-elle, confortablement assise dans un grand canapé marron.

– « Dans notre sang » –

Aaliya’s Books tient son nom de Aaliya Saleh, héroïne du roman « Les vies de papier », de Rabih Alameddine, écrivain américano-libanais. Il y met en scène une vieille femme, qui se réfugie dans son appartement, pour être entourée par ses livres, alors que dehors, la guerre civile fait rage.

Le café-librairie Barzakh a tout de ce type de refuge. Au premier étage d’un immeuble, ses grandes baies vitrées offrent une vue imprenable sur l’artère principale de Hamra, naguère une des rues les plus vivantes de Beyrouth.

Mustafa al-Sous, étudiant en design de la mode, feuillette délicatement son cahier de dessin: « Je suis dans un endroit relaxant. »

Une sérénité précieuse quand dehors, l’instabilité règne et que nul n’est en mesure de voir clairement une issue à la crise.

« A l’origine, on voulait bannir les ordinateurs portables », s’amuse Mansour Aziz, fondateur de Barzakh, qui n’a finalement même pas essayé. Dans ce lieu qui a ouvert il y a quatre mois, chargeurs, tasses et carnets se partagent les larges tables.

L’endroit est bondé en ce vendredi après-midi: une occasion de tisser des liens, alors que le télétravail isole et que la majorité des Libanais ne peut plus se permettre de faire la fête le soir.

La crise actuelle semble faire revivre une culture des cafés. Les établissements traditionnels qui faisaient la part belle aux discussions et parties de tric-trac (jeu de dés très populaire) ont progressivement cédé la place ces dernières années à des bars branchés, vitrines de la vie nocturne beyrouthine.

En 2011, le « Kahwet el-Ezez », célèbre café de la capitale à deux pas d’Aaliya’s, avait ainsi fermé ses portes.

À Barzakh, derrière son ordinateur, Karim Sakr, photographe, retouche sa production. « J’ai longtemps travaillé chez moi, puis je me suis dit, pourquoi je n’irai pas dans ces cafés où j’avais mes habitudes auparavant? Cela s’appelle la résilience libanaise, qui est bonne et mauvaise à la fois. On essaye de fuir la situation en sortant, en rencontrant des gens, en travaillant au café. C’est dans notre sang », conclut-il.

 

[Photo : AFP – source : http://www.courrierinternational.com]

 

 

 

 

Lo hizo tras una visita al museo Yad Vashem en Israel

Michelle Colón- MUPR

Miss Universe Puerto Rico, Michelle Marie Colón, visitó hoy, como parte de las actividades relacionadas Miss Universe, el Yad Vashem, museo que honra la memoria de las víctimas del holocausto.

Colón aprovechó para compartir con sus seguidores parte de su historia familiar. Según reveló, su bisabuelo, Rodolfo Cohn, fue un sobreviviente del holocausto. Sin embargo, su familia completa falleció en el holocausto, donde murieron casi 6 millones de judíos por parte del régimen nazi y sus colaboradores, entre 1933 y 1945.

Cabe destacar que aunque el término holocausto tiene raíces griegas y significa “quemarlo todo”, fue en la Segunda Guerra Mundial que se convirtió en sinónimo de asesinato de los judíos europeos.

Según el relato de la reina, Cohn se trasladó al Caribe, donde conoció a su bisabuela, Dorila Thomas. Colón describió a Thomas como una mujer empoderada descendiente de esclavos.

“Juntos, formaron una sólida familia llena de amor, construida sobre la empatía y la resiliencia”, sostuvo la reina de 21 años en una publicación en sus redes sociales.

Para esta excursión, la soberana boricua vistió un traje rosado de Vasallo Atelier.

Por otro lado, Michelle ya lleva oficialmente la banda de Puerto Rico en el certamen, ya que la organización hizo entrega a las candidatas a suceder a Andrea Meza, que completaron el proceso de registro y cuarentena.

Todavía las representantes se encuentran en Jerusalén, debido a que algunas se mantienen en cuarentena como Miss Francia, que dio positivo a covid-19 y Miss USA, que llegó el miércoles a Israel. El sábado se trasladarán a Eilat, ciudad sede del certamen.

Michelle se prepara para la competencia preliminar que será el 10 de diciembre. Mientras que la 70 edición de Miss Universe se transmitirá el 12 de diciembre a las 8:00 p.m. a través de Wapa Televisión.

 

[Fuente: http://www.elvocero.com]

 

 

Una guía convincente basada en los principios del estoicismo que nos muestra cómo lidiar de manera más efectiva con cualquier cosa que nos depare la vida y vivir a la altura de nuestro mejor yo.

Ediciones Urano España | Sala de prensa

Con una mezcla de sabiduría atemporal y consejos empoderadores, el libro nos señala el camino para vivir una vida tranquila y sabia en un mundo caótico.

Su autor, Jonas Salzgeber, un joven emprendedor y escritor cuya web es un referente internacional del desarrollo personal, considera que el estoicismo es la clave de la confianza en uno mismo y la excelencia.

El estoicismo está de moda. El éxito de esta escuela filosófica en los tiempos de internet, más de dos milenios después de su aparición, radica en que nos ofrece un camino para vivir bien sean cuales sean las circunstancias. Porque en eso consiste el estoicismo: en adquirir resiliencia emocional, descartar lo superficial, desarrollar autoconfianza y centrarnos en lo que podemos cambiar para construir una existencia feliz y significativa.

El estoicismo nos hace mejores personas y nos conduce a la excelencia. En definitiva, nos enseña cómo vivir de la mejor manera posible, centrándonos en lo que podemos cambiar para dar lo mejor de uno mismo, por complicado que sea el mundo. Para el estoicismo, las circunstancias no importan tanto como lo que se hace con ellas. Una buena vida pasa por el cultivo del carácter, las elecciones y las acciones, no por las cosas que escapan a nuestro control.

En parte introducción a la filosofía estoica y en parte manual práctico, El pequeño libro del estoicismo nos presenta brevemente a los filósofos estoicos más importantes —de Séneca a Epicteto o Marco Aurelio— y nos explica las claves de esta maravillosa filosofía en un tono cercano y ameno. Además, incluye 55 prácticas estoicas diseñadas para adquirir resiliencia, voluntad y autoconocimiento: posponer el disfrute voluntariamente, escoger bien nuestras compañías, no entregar nuestro corazón al primero que pasa y

muchas otras propuestas de la vida estoica, a cual más reveladora. Todo ello acompañado de ejemplos y citas inspiradoras que convierten este pequeño tratado en todo un manual de instrucciones para la vida.

  • El autor

Jonas Salzgeber es un autor de éxito internacional que escribe libros y artículos sobre estoicismo, productividad y autodisciplina. Además, es un joven emprendedor y escritor, creador, junto con su hermano, de una web de desarrollo personal que recibe más de 50.000 visitas al mes. Su pasión es el desarrollo personal y ha viajado por todo el mundo para aprender a vivir mejor.

En la actualidad, después de tanto buscar, considera el estoicismo la clave de la confianza en uno mismo y la excelencia. El pequeño libro del estoicismo, definido por la prensa como el libro sobre filosofía estoica «más práctico y adecuado para principiantes», ha sido número uno en Amazon.

 

[Fuente: http://www.culturamas.es]

Fotograma do documental « Retomadas, a loita indíxena », do fotodocumentalista Xosé Abad .

O documental Retomadas, a loita indíxena, do fotodocumentalista e coordinador xeral da Rede Acampa Xosé Abad, poderá verse no marco do COP26, o Cumio das Nacións Unidas sobre o Cambio Climático, que se está a celebrar en Glasgow (Escocia). A peza proxectouse en primicia no V Encontro Internacional Acampa pola Paz na Coruña.

O COP26 celébrase nun marco aínda máis complexo que o momento no que se asinou o Acordo de París, cuxo obxectivo é evitar un incremento superior aos dous graos –a respecto dos niveis preindustriais– na temperatura media global do planeta. A pandemia da COVID-19 non diminuíu as emisións contaminantes, porén a conferencia comezou co compromiso dos líderes do G20 para limitar a 1,5º o máximo aumento da temperatura global da Terra a medio prazo.

Aspecto da reserva indíxena de Dourados, no Brasil, onde se rodou o documental.

Articulaçao dos Povos Indíxenas do Brasil, a organización que articula a todos os pobos indíxenas de Brasil, é a encargada de levar o documental ao cumio climático internacional. A peza é o resultado da viaxe de Xosé Abad en 2019 á reserva indíxena de Dourados (estado de Mato Grosso do Sul, Brasil), onde conviviu con persoas das etnias guaraní e kaiowá. « Ao redor de 17.000 indíxenas » residen nesta reserva en « apenas 3.400 hectáreas nas que están confinados, en teoría temporalmente ».

« A realidade é ben distinta: promesas de devolución de terras incumpridas, amontoamento, racismo e escaseza de medios, obrigados a malvivir nun páramo devastado travestido nunha xigantesca área de cultivo multiintensivo de cana de azucre e soia transxénica destinada á produción de biodiesel », asegura o fotodocumentalista galego.

Abad explica que a peza documenta non só esa « vida parada » dentro da reserva brasileira, senón tamén « a práctica pacífica e resiliente dos seus ocupantes« , que intentan, unha e outra vez, « retomar » as súas terras. Pero se trata dunha « guerra desigual ».

Así se narra no documental: « Os ataques por parte dos gardas de seguridade dos terratenentes repítense, atacan de noite as precarias construcións, plantándolle lume e destruíndo as chozas, deixándoos ademais sen pertenza algunha e indocumentados. Mais nada lles para. Volven á reserva. E volven intentalo, sabedores de que o éxito non está no tempo que permanecen en liberdade senón na filosofía que subxace e alimenta esa resistencia. Retomar o que é seu, pacificamente ».

 

[Imaxes: Xosé Abad – fonte: http://www.praza.gal]

En ce début d’automne, le rebond post-rentrée scolaire que nous avons tant redouté n’a pas encore eu lieu. Il est peut-être temps d’en profiter pour relâcher la pression.

N’avons-nous pas tous besoin de recharger les batteries?

Écrit par Laure Dasinieres et Antoine Flahault

Les indicateurs sont, au début du mois d’octobre, très clairement au vert en France avec un taux d’incidence national à la baisse, (de plus en plus proche de 50 cas pour 100.000 habitants sur sept jours) et un taux de reproduction qui reste inférieur à 0,9 depuis plus de cinq semaines, des hôpitaux en décrue aussi. Sans aucun doute, la vaccination aura eu un effet très positif sur cette rentrée, tout comme les différentes mesures sanitaires mises en place, notamment l’usage étendu du pass sanitaire dès le mois d’août et le port du masque en intérieur –peut-être aussi un temps très clément, qui a permis de maintenir un certain nombre d’activités en extérieur, limitant ainsi les contaminations par aérosols.

Alors que, d’une part, le pass sanitaire se met en place pour les 12-17 ans et, que d’autre part, dans certaines régions, le masque ne sera bientôt plus obligatoire dans les écoles primaires, peut-on imaginer relâcher la pression sur d’autres mesures sanitaires?

C’est une question qui, à certains égards, divise les spécialistes, quoique nous restons pour la plupart unis pour dire que la conjonction des mesures sanitaires en place et de la vaccination reste un frein efficace contre la circulation du Covid et, probablement, contre le risque d’une reprise épidémique. Voyons quels sont les arguments pour ou contre une levée (pensée comme temporaire et ajustable) de certaines mesures anti-Covid.

La métaphore du parapluie

Commençons par ce qui pourrait nous amener à penser qu’il est temps de remiser au placard, du moins temporairement, pass sanitaire et port du masque. Le pass sanitaire, quoique peu contraignant au quotidien pour le grand public, demeure une mesure qui ne saurait être considérée comme «normale». Il n’est en effet pas du domaine de la normalité démocratique de devoir présenter un laissez-passer pour aller au café ou au cinéma… Cette mesure doit rester une mesure d’exception et être limitée aux seuls moments où elle est vraiment nécessaire. On peut, à ce jour, légitimement poser la question de sa nécessité au vu des indicateurs sanitaires et de la très faible circulation du virus dans certains départements de métropole et d’Outre-mer.

Mettons que le pass soit un parapluie. Aujourd’hui, il ne pleut plus et le ciel n’est pas vraiment menaçant sur plusieurs régions françaises et d’Europe. Bien sûr, si une giboulée devait nous surprendre, nous serons bien contents d’avoir été prévoyants –mettre un parapluie dans son sac n’a jamais mouillé personne. Mais, s’il ne pleut pas, nous nous serons encombrés pour rien. Concernant le port du masque, on peut aussi imaginer s’en passer lorsque la circulation du virus est très faible.

Si le risque n’est pas totalement nul, il reste très limité, et la réduction de risques espérée par l’usage du masque dans ces cas devient quasi nulle, car le risque lui-même de rencontrer un virus est très faible. Va-t-on devoir garder ce masque encore des années parce que le risque ne sera peut-être jamais plus complètement nul, mais quand même presque insignifiant?

Vous êtes sans doute surpris de nous voir écrire cela, nous qui avons été taxés d’alarmistes, de cassandre, voire même d’enfermistes à l’heure où la tempête grondait. Le fait est que nous continuons à redouter l’émergence d’une énième vague à l’automne qui nécessitera peut-être de nouvelles restrictions. Pire, si vous sondiez nos âmes, vous constateriez que nous envisageons toujours l’éventualité de scénarios catastrophe, sans pouvoir ni les prédire ni seulement y attacher la moindre probabilité.

Une période charnière

Mais n’avons-nous pas tous et toutes besoin de souffler un peu lorsque le temps se calme, de reprendre nos forces afin de conserver la belle résilience dont nous avons su faire preuve au cours des derniers mois? Alors, le pendant de ce relâchement de la population serait, du côté des autorités sanitaires, une extrême vigilance face aux indicateurs épidémiques et une grande agilité à remettre en place des mesures sanitaires, même impopulaires, aussitôt que la situation se détériore, si bien sûr elle devait se détériorer.

Elles devront alors faire preuve de pédagogie et de transparence pour expliciter les conditions de levée et de réinstauration des mesures, guidées par des indicateurs sanitaires mesurables et partagés. On pourrait alors dessiner les bases d’une nouvelle doctrine fondée sur une démarche de réduction des risques et par une réactivité aussi prompte à lever qu’à réinstaurer les mesures dès lors que des indicateurs, précautionneusement définis, passeraient du vert à l’orange et vice-versa.

Nous entrons dans une période électorale où le moindre faux pas de l’exécutif pourrait être sanctionné par l’opinion publique.

Les mois écoulés nous ont montré que l’agilité n’était pas le fort des autorités sanitaires françaises, mais aussi de bon nombre de pays européens. Il y a des exceptions, nous parlerons du Danemark un peu plus loin. C’est d’autant plus vrai que nous entrons dans une période électorale en France où le moindre faux pas de l’exécutif pourrait être sanctionné par l’opinion publique et amener du coup les décideurs à brider leurs initiatives prédites comme impopulaires.

L’autre aspect qui doit nous inciter à la plus grande prudence est la période charnière que représente l’arrivée de l’automne, tant en termes de températures et d’humidité que de comportements associés plus souvent à l’intérieur pour un virus dont on sait aujourd’hui qu’il se diffuse particulièrement par aérosols en lieux clos, bondés et mal ventilés. Dès lors, on peut quand même comprendre, sinon approuver, l’attentisme des autorités qui semblent observer d’abord l’évolution des indicateurs pendant les premières semaines de cette période plus froide avant d’aviser, au risque de rater l’opportunité que représenterait une brève accalmie propice à libérer un peu la population.

Réactivité, agilité

Les autorités européennes bénéficient de l’expérience intéressante du Danemark qui pourrait faire école. En effet, ce pays de l’Union européenne de 5,8 millions d’habitants (de la taille de la Nouvelle-Aquitaine, de l’Occitanie, des Hauts-de-France ou du Grand-Est) est très développé, plus densément peuplé que la France, très connecté avec le reste de l’Europe. Il enregistre une mortalité cumulée par Covid de 46 décès pour 100.000 habitants (contre 174 en France). Nous pensons que cette performance sanitaire impose un certain respect et mérite au moins que l’on regarde d’un peu plus près sa façon d’agir et de réagir dans cette pandémie.

La réactivité est le maître-mot de sa politique. Il n’a pas de martingale évidemment, et recourt aux mêmes méthodes et mêmes moyens que tous. Mais il fut le premier en Europe à confiner sa population après l’Italie en 2020, sans attendre que son système de santé soit saturé pour agir. Il fut aussi le premier à instaurer le Coronapass, équivalent du pass sanitaire français, dès avril 2021… et le premier à l’enlever le 10 septembre 2021.

Grâce à son agilité, il évite plutôt mieux que ses voisins la saturation de ses hôpitaux et il sauve davantage de vie. Certes, la Norvège et la Finlande sont encore plus performants que le Danemark dans cette pandémie, mais ce sont des pays plus éloignés des grandes routes de l’Europe de l’Ouest, moins densément peuplés aussi. Après la pause estivale, les Danois auront pu profiter d’une vie sans pass et sans masque pendant au moins trois semaines, le temps de recharger leurs batteries.

Débrayer rapidement

Tout cela ne durera peut-être pas très longtemps encore, car les autorités ont prévenu qu’aux premiers signes de rebond, elles réinstaureraient pass et masques, et le rebond ne semble pas très loin désormais, mais n’est-ce pas toujours cela de gagné? Si l’on devait s’installer dans une longue période d’incertitude, faite d’une évolution imprévisible de la pandémie, ne faudrait-il pas se mettre en capacité de rapidement pouvoir débrayer et libérer la population des contraintes sanitaires, dès que l’accalmie le permet sans excès de risque, quitte à reprendre les habitudes désormais acquises, dès les premiers signaux d’une détérioration toujours possible?

Si l’on était capable de mieux prédire ces phénomènes, par exemple d’expliquer qu’il suffit d’être patients trois ou quatre mois, que l’usage étendu du pass et du port du masque nous délivrerait alors de cette foutue pandémie, on accepterait certainement très volontiers ces contraintes supplémentaires.

Mais lorsque l’on ne sait seulement pas si, dans un mois, nous ferons face à nouveau à un mur épidémique terrifiant, ou au contraire une succession de vaguelettes, voire à rien de tout cela, lorsque l’on n’est pas capable de prédire à un ou deux mois entre le beau temps et la tempête, lorsque chacun des scénarios semble équiprobable, alors n’est-il pas plus judicieux d’être modestement flexibles, agiles, prompts à bondir pour remettre son masque comme on ressort son parapluie aux premières gouttes, mais aussi rapides à le remiser par-devers soi pour enfin profiter de l’éclaircie?

Merci à Mahmoud Zureik pour les discussions en amont de ce papier.

 

 

[Photo : webentwicklerin via Pixabay – source : http://www.slate.fr]

“A vida é igual a andar de bicicleta. Para manter o equilíbrio é preciso manter-se em movimento.”

– Albert Einstein

A maior conferência mundial de mobilidade em bicicleta acontece em Lisboa de 6-9 setembro 2021. O mote desta conferência é a diversidade que se encaixa perfeitamente na história da cidade de Lisboa.

O objectivo da conferência, influenciar os decisores a favor de uma mobilidade mais sustentável e inspirar debates vibrantes entre os participantes.

Os temas principais em discussão são a diversidade de bicicletas e mobilidade urbana, a Economia e turismo, a Reestruturação das cidades e política, a Construção comunitária, Cocriação e inclusão e a Saúde e resiliência climática.

Segundo os organizadores do evento, serão de 750 participantes presenciais, 1000 participantes digitais, 250 oradores, 45 países, 30 expositores e colaboradores e 4M de alcance social.

O Estrategizando estará presente a  pedalar e conta tudo nos próximos artigos e nas redes sociais.

 

[Fonte: http://www.estrategizando.pt]

 

 

La solitude des personnes âgées est un phénomène connu depuis de nombreuses années en France, mais il concerne tout particulièrement les seniors LGBT+.

L'isolement touche beaucoup de personnes âgées, et les LGBT+ en particulier. | Huy Phan via Unsplash

L’isolement touche beaucoup de personnes âgées, et les LGBT+ en particulier.

Écrit par Hélène Paquet 

«J’ai divorcé à 69 ans. J’ai dû quitter l’appartement où je vivais, j’ai changé de région. Quand on m’a demandé le motif, j’ai dit “écoutez, je suis homosexuel, je rencontre des hommes”, et la moitié de ma famille m’a tourné le dos. Je me suis retrouvé seul.»

Comme beaucoup d’homosexuels de sa génération, Claude Perquin, 73 ans aujourd’hui, a longtemps refoulé son homosexualité et a épousé une femme avec qui il est resté quarante-deux ans. Arrivé à l’âge de la retraite, il commence à rencontrer des hommes, puis divorce. Il se retrouve alors confronté à l’isolement durant plusieurs mois.

D’après un rapport réalisé en 2013 par Aides, SOS Homophobie et le groupe SOS, les personnes LGBT+ sont particulièrement vulnérables au risque d’isolement en vieillissant. Que ce soit à cause des discriminations ou des ruptures familiales, il est compliqué de vieillir LGBT+.

Santé et désir de vivre

«L’isolement, c’est la précarité dans toute sa globalité. Dans les liens sociaux, dans les besoins affectifs, face aux nouveaux outils informatiques. C’est une vie au ralenti et amputée de tout ce qu’on ne peut plus faire soi-même», décrit Francis Carrier, fondateur et président de Grey Pride, une association qui cherche à sensibiliser aux difficultés rencontrées par les seniors LGBT+. En effet, l’isolement expose les personnes âgées à des conséquences allant d’un risque accru de maltraitance et d’abus de confiance à une mauvaise santé physique et psychologique.

«Le désir de vivre va de pair avec la qualité de vie que l’on a. Moins on a de qualité de vie, moins on a de désirs. On n’attend qu’une chose, c’est d’en finir. En vieillissant, on a besoin des autres, et s’ils ne sont pas là, ou s’ils ne vous accordent que le minimum, c’est-à-dire manger, dormir et se soigner, eh bien progressivement, on se laisse mourir», ajoute-t-il.

«Ma fille refuse de rencontrer mon compagnon. Et mon fils n’a pas cherché à me voir. Je lui ai proposé, il a refusé.»

Claude Perquin, 73 ans

Or, d’après le rapport de 2013, les personnes LGBT+ sont généralement moins bien entourées. Parce que leurs unions n’avaient aucune reconnaissance jusqu’à la loi sur le pacs en 1998, et parce que leurs proches n’acceptent pas toujours leur identité, beaucoup ne peuvent pas ou peu compter sur le soutien d’une famille.

«Mes enfants, quand ils ont découvert mon homosexualité, on va dire qu’ils l’ont bien pris, mais ils ne recherchent pas de contact avec moi, regrette Claude Perquin. Je suis plus proche de ma fille, que je vais voir deux fois par an, mais seul. Elle refuse de rencontrer mon compagnon. Et mon fils n’a pas cherché à me voir. Je lui ai proposé, il a refusé.» Sa situation s’est toutefois améliorée depuis son divorce: il vit aujourd’hui avec son partenaire, et une partie de sa famille l’accepte mieux.

Autre facteur aggravant: la pauvreté. Selon une étude de 2010 menée par la Fondation de France, elle double le risque d’isolement social. Pour Francis Carrier, cela concerne beaucoup de personnes LGBT+, car «les ruptures professionnelles, liées au VIH ou aux transitions de genre par exemple, font que la carrière professionnelle a été hachée et que les retraites sont toutes petites».

L’épidémie de VIH, qui a durement touché la communauté homosexuelle dans les années 1980, contribue également à cette situation. Selon l’enquête de 2013, 62,6% des personnes de plus de 50 ans vivant avec le VIH sont seules, que ce soit en raison du décès de leur compagnon ou parce que les stéréotypes sur le virus les ont conduites à s’isoler. De plus, beaucoup n’ont pas imaginé atteindre un jour le troisième âge et n’ont donc pas constitué d’épargne pour leur retraite.

L’invisibilité, cause indirecte de l’isolement

Enfin, s’ajoute à cela l’invisibilité à laquelle sont renvoyées les personnes LGBT+ lorsqu’elles vieillissent. Selon le président de Grey Pride, les raisons qui poussent les seniors à «retourner au placard» sont diverses. Là où il peut s’agir pour les hommes gays et les personnes trans d’une stratégie pour se protéger des discriminations ou être «un homme ou une femme comme les autres», l’invisibilité des lesbiennes est inscrite dans le regard que porte la société sur elles. «Lorsque l’on voit deux femmes ensemble, 9 fois sur 10 on considérera que c’est deux amies, deux cousines», commente Francis Carrier.

Cette invisibilité a des conséquences néfastes sur l’estime de soi des seniors LGBT: «On considère les vieux dans notre société comme des objets de soin, et on leur enlève toute une part de leur identité, comme leurs besoins affectifs, leur sexualité et leur histoire. On est face à un tabou social qui empêche d’imaginer que ce sont des choses qui font partie de nous jusqu’à notre mort.»

Une mauvaise estime de soi est également un facteur d’isolement, car elle va pousser au repli: «L’estime de soi passe aussi parfois par le retrait, résume Dominique Lefèvre, psychologue sexologue et membre de Grey Pride. La stigmatisation réduit la personne à une de ses composantes qui la dévalue. Cela ne permet pas de construire ses capacités à être soi, dans des relations authentiques, et l’on peut être amené à construire sa propre exclusion.»

La résilience des seniors LGBT+

D’après le sociologue Régis Schlagdenhauffen, il y a tout de même un point positif: la résilience des personnes et de la communauté LGBT+. «Paradoxalement, une méta-analyse anglophone tend à montrer que les LGBT ont plus d’atouts en ce qui concerne le vieillissement, en raison d’un vécu qui n’a pas forcément été facile. Il y a un bagage d’expérience qui peut aider à faire face à des situations complexes: une instabilité du foyer, la nécessité de reconstruire une vie, de créer de nouvelles sociabilités avec des personnes qui vous comprennent…»

Il ne s’agit pas de considérer que tout est rose, insiste-t-il, mais cette analyse montre qu’il existe des ressources que les personnes LGBT+ peuvent mobiliser face à l’isolement, comme la capacité à se constituer une famille choisie, «de cœur».

Trouver des solutions au sein de la communauté, c’est d’ailleurs la raison d’être de Grey Pride. Luc Anberrée, administrateur de l’association, participe à l’un de ses projets phares, un habitat partagé où les gens se choisissent pour vieillir ensemble. «Ça reste l’alternative la moins chère à l’Ehpad. On écrit des chartes, des règlements intérieurs, et on essaie de faire vivre la colocation dans un esprit qui va bénéficier à tout le monde. C’est une seconde famille, affinitaire. C’est ça que je trouve bien, mais il ne faut pas croire que c’est facile.»

Toutefois, ce constat se heurte à la relative inertie du mouvement LGBT+ sur la question de la vieillesse. «Les associations LGBT de ma ville proposent des moments de convivialité dans des bars et des randonnées, plaisante Claude Perquin, mais à mon âge, je ne suis plus tellement sportif, et les seniors préfèrent la convivialité en petits groupes.»

 

[Photo : Huy Phan via Unsplash – source : http://www.slate.fr]

El color de la incertidumbre

México lindo y querido, convulso y agitado, país de las mil maravillas y de los grandes desatinos, generoso y al mismo tiempo hostil, acogedor y violento, diverso y clasista, lugar en el que se loa a la mujer en las canciones populares mientras que en la vida real se la ultraja; que se dice un país democrático pero los gobiernos tradicionalmente son autoritarios, presidencialistas hasta lo faraónico… El reino de las contradicciones.

“El buitre”

Escrito por Rubén Bonet 

Esbozar una visión forzosamente incompleta, como extranjero —aunque lleve más de la mitad de mi vida en el país—, conlleva el riesgo de caer en estereotipos fáciles que ya han sido ampliamente desgranados hasta convertirlos en un lugar común, a pesar de que luego la realidad se encargue de desmentir cualquier idea preconcebida. Que si es un país de contrastes, que si la riqueza de los pueblos originarios y el fastuoso pasado prehispánico, su folclor y tradiciones, que si la exuberancia y majestuosidad de la naturaleza y sus playas, que si la belleza diversa de sus mujeres, que si su potente gastronomía y mi casa es tu casa, la célebre hospitalidad que es todo un rito social y, por otro lado, también lo arraigado de la corrupción, de la clase política, del funcionariado, de los policías de tránsito y un largo etcétera de mecanismos engrasados por la famosa mordida.

Pero ¿quién en algún momento no ha recurrido a soltar una lanita para solucionar una situación embarazosa que podría llegar a mayores, agilizar un trámite o saltarse una fila? Yo mismo he tenido que recurrir en un par de ocasiones a un arreglo con las autoridades, una falta de tránsito menor y el otro par, directamente para evitar mi merecida deportación, tales fueron los embrollos. La corrupción es una acción en la que todos participan, el que recibe y el que da. Un vicio endémico, aunque ahora se trate de combatirlo abiertamente, veremos con qué grado de éxito y si realmente se va a poder extirpar el tumor.

Otro tema aparte es la violencia que sacude al país entero de manera flagelante, instaurado el espanto y el horror en la vida cotidiana de muchas comunidades y territorios, y de rebote a la sociedad entera, nunca se sabe cuándo te puede tocar un asalto, una extorsión o una bala perdida. Si además eres mujer, los riesgos se multiplican incluso en el propio hogar.

La vivencia en México siempre es intensa, estímulos no faltan —peligros tampoco—; plantea más preguntas que respuestas y obliga a repensar la existencia en términos de trascendencia y también de presentismo, gozar el aquí y el ahora, luego quién sabe; el tiempo presentáneo de la Costa Chica que diría Da Jandra, y también el de los jóvenes sicarios con sus urgencias, para ganar dinero fácil, para morir…

Comer en una fondita de mercado asediado por gente humilde que pide limosna o tratan de vender alguna exigua mercancía, ya sean chicles o peines de madera, no es algo a lo que sea fácil acostumbrarse. La comida termina por atragantarse.

Nada, o muy poco, está garantizado en la actualidad y el futuro es incierto, cuando los planes de pensiones en la jubilación casi no existen, a no ser que sean privados o se haya laborado en instituciones de gobierno.

Hay que armarla a como dé lugar, de un modo u otro. Camarón que se duerme se lo lleva la corriente. No hay manera de prosperar si no se han tenido alternativas de formación, de acceso a la educación y las consiguientes habilidades para el desempeño social. Sin amistades ni conocidos —el famoso necte— que abran puertas es muy difícil, por no decir imposible, escalar socialmente. Muy extendida la idea de quien no transa no avanza.

Uno de los aspectos que más sorprenden al arribar al país —sobre todo si uno llega de Europa y no de Haití—, en mi caso a la Ciudad de México, es la abrumadora desigualdad reinante, palpable en las calles de la ciudad. Comer en una fondita de mercado asediado por gente humilde que pide limosna o tratan de vender alguna exigua mercancía, ya sean chicles o peines de madera, no es algo a lo que sea fácil acostumbrarse. La comida termina por atragantarse.

La miseria, aunque moleste y duela a quienes la ven, acaba normalizándose. Sobrevuela la ley del sálvese quien pueda. Paradojas del catolicismo piadoso, tan prolífico en imágenes de procesiones masivas y festejos populares dedicados al santo patrón o patrona. Otra de las señas de identidad de tan guadalupano país. Hordas de depauperados rindiendo culto a la virgen a la espera de ese milagro que nunca llega. A no ser que sobrevivir un día más no sea ya suficiente milagro. Regalo de dios, es la leyenda que portan algunos camiones de transporte público cuyo interior luce como discoteca con amplio despliegue de foquitos multicolores.

El tan publicitado México Mágico, esa visión idílica, es un mito, no porque no sea verdad —veinte millones de visitantes al año lo pueden atestiguar, aunque a los turistas les pase inadvertido que haya políticos obesos que lleguen a los mítines en coche fúnebre y metidos en un ataúd o que un candidato enmascarado se quede completamente mudo en una entrevista en televisión—, sino porque se combinan la magia y la tragedia, la majestuosidad de la naturaleza y la grandeza de la historia con lo duro de la supervivencia cotidiana para los actuales herederos de los imperios azteca y maya, entre los que se instaura el reinado de lo precario, de lo evanescente, del expolio y explotación de grandes territorios; lo que hoy es, mañana puede dejar de serlo por efecto de una salvaje entropía devoradora de expectativas, cuando no de la vida misma.

No hay producto que no pague diezmo al crimen, desde el aguacate michoacano hasta el pescado en su camino desde las costas, y es en definitiva el ciudadano de a pie quien acaba pagando todo ese exceso de cuotas. No hay dinero o mercancía que se mueva que no sea parasitado, que de un modo u otro no alimente las estructuras del crimen en un narcoestado.

Como es el caso de cientos de mujeres, periodistas, activistas ambientales y jóvenes —sicarios y militares por igual en la cruenta y eterna guerra contra el narco—, solo por mencionar algunos de los grupos más vulnerables, que alimentan de forma alarmante las estadísticas de muertes no naturales y desapariciones forzadas. En México pareciera que es cierto que la vida no vale nada, y en esta temporada de elecciones que acaba de terminar, casi un centenar de candidatos de diversas fuerzas políticas fueron asesinados y muchos más recibieron amenazas de algún tipo; un macabro juego democrático condicionado por las acciones del crimen organizado que trata de imponer su funesta ley. No hay producto que no pague diezmo al crimen, desde el aguacate michoacano hasta el pescado en su camino desde las costas, y es en definitiva el ciudadano de a pie quien acaba pagando todo ese exceso de cuotas. No hay dinero o mercancía que se mueva que no sea parasitado, que de un modo u otro no alimente las estructuras del crimen en un narcoestado.

Por otro lado, la desinformación de la población es crónica y la mayoría de los periódicos y estaciones de radio y televisión que pertenecen a grandes consorcios están más concebidos como negocios que como parte fundamental del derecho de los ciudadanos a ser informados con objetividad y veracidad. Y esto vale para cualquier plataforma y medio. Todo el espacio en el aire se vende, incluida la información, aunque afortunadamente existan excepciones de periodistas comprometidos ya no sólo con su trabajo, sino también con su misión social.

México siempre me ha parecido un país inabarcable, de códigos profundos, casi impermeables, sobre todo a ojos de un extranjero. Aunque existen ciertamente varios niveles de extranjería, en mi caso el idioma común —matices y albures aparte— me permitió una zambullida inmediata en una nueva realidad con una muy particular idiosincrasia…

Los escándalos quedan sepultados en el olvido bajo el predominio de la versión oficial y la avalancha de noticias de relleno, intrascendentes; parte del show mediático que abona a la confusión y la infodemia, en una ecosfera mediática dominada por fake news, el twitter —y casi todas las redes sociales— como arma arrojadiza y para esparcir bulos, bots a mansalva y algoritmos que conforman una guerra sucia que se libra en el omnipresente y ubicuo espectro dedicado a la comunicación social. La mentira sale muy barata y es el abono ideal para la polarización que lastra la posibilidad de verdaderos debates e influye en la percepción de la arena política y en la decisión de voto. Retorcer a tal punto la realidad que distorsiona incluso el concepto de democracia, hasta dejarla como un perro apaleado en la que cada vez menos creen.

México siempre me ha parecido un país inabarcable, de códigos profundos, casi impermeables, sobre todo a ojos de un extranjero. Aunque existen ciertamente varios niveles de extranjería, en mi caso el idioma común —matices y albures aparte— me permitió una zambullida inmediata en una nueva realidad con una muy particular idiosincrasia, arraigada incluso en gestos indetectables, silenciosos, ocultos a primera vista, más allá del deslumbramiento por el efecto de la luz cenital, la exuberancia del trópico y por la visión de decenas de pajarillos muertos en las banquetas ahogados por la contaminación. El pensamiento mágico impera, aunque la realidad cotidiana sea explosiva y de tintes catastrofistas.

Parte de esa idiosincrasia solo se va descubriendo con el paso de los años —como por ejemplo la inmensidad de tiempo muerto que cabe en un ahorita—, y aun así muchos matices se escapan y otras certezas se van afianzando, como la evidencia de cierta resignación ante la fatalidad y el infortunio, pero también la asombrosa capacidad para levantarse y seguir adelante. En todo caso, la comprensión nunca será total. Pero es que México dista mucho de ser solamente un país, son muchos en uno y las distintas realidades nunca son monolíticas, más bien poliédricas y multidimensionales, culturalmente disímiles. Decir que es un país de contrastes, además de lugar común, se queda corto. Es un mundo de universos paralelos y a veces raramente confluyen, si acaso, en la convivencia distante del servicio doméstico en los hogares acomodados.

La realidad es orgánica y convulsa, aunque ciertos valores o dogmas sean inquebrantables —la superioridad moral del licenciado en una sociedad clasista— y la movilidad social sea muy limitada, sobre todo para los prietos y para los integrantes de los pueblos originarios, en un país que ensalza la minoritaria güerez, una herencia de un pensamiento todavía colonial y ciertamente aspiracional. Por ese mismo motivo, el estrato social de bajos recursos —la gran mayoría— está en perpetua ebullición como magma incandescente. La necesidad impone su agenda. La solidaridad popular y el ingenio para sobrevivir atenúan las carencias en tiempos de penurias o desastres naturales. Otras veces, quizás demasiadas, el gandallismo es la norma. Ante la ausencia de un verdadero Estado de derecho, por si acaso siempre hay que tomar ventaja, aunque sea en detrimento de los demás, socavando el concepto de convivencia e incluso el de sociedad vista en su conjunto. La basura esparcida por doquier sería una metáfora útil de esto último. La idea de espacio público desfallece.

Como nada está ganado de antemano, no hay descanso alguno. La chinga es perpetua. Por eso, el mito del mexicano como un ser perezoso, una visión impuesta por el imaginario hollywoodense, es una falacia, porque en realidad la sociedad mexicana siempre está en acción, en muchos casos por estricta necesidad. No es nada fácil sobrevivir en este país —rico en recursos y de naturaleza pródiga—, menos sin mucho esfuerzo, que se puede traducir en salarios muy bajos en régimen de desprotección o en largas horas de camino para llegar al trabajo con un transporte tan oneroso como deficiente, y así con muchos otros aspectos, como la punzante inflación y lo costoso de los productos básicos. Más caro un litro de leche que un refresco rebosante de azúcar que malnutre la obesidad.

México es un país que por un motivo u otro siempre está en llamas, unas veces asolado por catástrofes naturales —temblores, erupciones, huracanes, inundaciones…— y la mayor de las veces por crisis sociales de envergadura, salpicadas constantemente por escándalos políticos ligados a la corrupción, deporte favorito de la oligarquía tropical, que va rotando cada sexenio sumiendo al país en una ruina crónica y en la anorexia de recursos para los servicios públicos.

Además, sucede que los puentes del metro se derrumban o que haya que llevar 50 pesos en la bolsa destinados a los asaltantes de combis para no recibir una madriza —o un balazo— por ser tan miserable. Mientras, las culturas y tradiciones de los pueblos originarios resisten a duras penas, cuando quizás su sentido comunitario y de respeto al territorio sean clave si finalmente el capitalismo colapsa o el desastre ecológico nos invade, si es que no lo ha hecho ya. Mientras, sobreviven subyugadas como en tiempos de la colonia con las migajas que les deja el turismo —claro está, a los territorios donde llega.

En todo caso, México es un país que por un motivo u otro siempre está en llamas, unas veces asolado por catástrofes naturales —temblores, erupciones, huracanes, inundaciones…— y la mayor de las veces por crisis sociales de envergadura, salpicadas constantemente por escándalos políticos ligados a la corrupción, deporte favorito de la oligarquía tropical, que va rotando cada sexenio sumiendo al país en una ruina crónica y en la anorexia de recursos para los servicios públicos, como la educación —creando una brecha social insalvable— o el sector salud, como la pandemia del coronavirus ha puesto en relieve. Las consecuencias de la corrupción y el paulatino adelgazamiento de la sanidad pública no sólo se han sufrido aquí, sino que ha sido la norma en muchos países que abrazan el libre mercado y el neoliberalismo. La salud para quien pueda pagársela, y en México, es cara, muy cara. Pero ¿qué significa pagar mil pesos por la consulta a un médico de cabecera privado si hay partidos políticos que ofrecen dos millones de pesos por un tuit y un retuit a conocidos influencers en la pasada campaña electoral?

En medio de este caos la clase media, o lo que queda de ella, trata de navegar con sus propios medios, salvando numerosos escollos y mirando hacia adelante, empujando de manera ardua el maltrecho proyecto de nación. Una gran parte de la población con bajos recursos vive totalmente en el desamparo y en la inmediatez del día a día, sin poder elaborar proyecciones de futuro o hacer frente a los imprevistos. No queda de otra más que aguantar y encomendarse al santo patrón de la preferencia de cada quien.

En medio de este caos la clase media, o lo que queda de ella, trata de navegar con sus propios medios, salvando numerosos escollos y mirando hacia adelante, empujando de manera ardua el maltrecho proyecto de nación. Una gran parte de la población con bajos recursos vive totalmente en el desamparo y en la inmediatez del día a día.

A pesar de que el entramado de la política mexicana —o más bien, necropolítica— ha sido para mí siempre un misterio, México es un país con una gran energía rebosante de talento individual y muy resiliente. La gran mayoría de la gente, las personas comunes, constituyen su verdadero tesoro, ejemplos de ello sobran, sobre todo entre los colectivos de mujeres o de defensa del territorio frente al expolio de las transnacionales. De todos modos, hay una luz que parpadea débilmente al final del camino. Pareciera que los hábitos democráticos se van afianzando y hay esperanzas de que el país experimente un verdadero cambio transformador, deseando que no sea para peor. La paciencia de los mexicanos tiene un límite.

Mientras tanto, la vida transcurre inmersa en un intenso patriotismo que no siempre se traduce en un ánimo soberanista —en temas como la alimentación, la industria y un largo etcétera que incluye a más de tres millones de avispados, y pudientes, mexicanos que han viajado a Estados Unidos para vacunarse contra la covid–19—, sino en un orgullo basado en un abstracto amor a unos colores, símbolos y arraigadas costumbres y tradiciones, que si la selección nacional de fut, celebraciones de fraternidad nacionalista —muchas veces etílicas— y fiestas patrias que conmemoran un pasado que siempre fue mejor, o por lo menos más heroico, en un no dejarse pisar ni por el vecino del norte ni por nadie y a la par un desprecio por lo propio, ensalzando lo extranjero pero odiándolo en secreto. Paradojas del malinchismo. Todo ello al son del mariachi armónico, ruidoso y triste, básicamente de índole patriarcal y machista; una letanía de abandonos y desamores, un clamor de macho herido pero orgulloso de haber nacido aunque tan solo sea para cantar sus penas y echarse unos buenos tragos de tequila, mientras quizás aporrea a una mujer.

Más allá del policromático mosaico cultural y social de México, el color que hoy predomina es el de la incertidumbre.

Que diosito nos agarre confesados.

 

[Foto: Héctor Guerrero – fuente: http://www.revistareplicante.com]

Les Israéliens sont connus pour leur fantastique houmous et pour leur extraordinaire chutzpah. Le premier est un aliment délicieux. La seconde est en quelque sorte un mode de vie, une manière de franchir les obstacles. Alors que nous, Allemands ou Suisses, observons une certaine retenue en matière d’exigences, par exemple dans le secteur des services, les Israéliens n’hésitent jamais à exiger le non plus ultra. Ils ne connaissent ni la fausse pudeur ni la modestie et ce qui est parfois considéré comme un manque d’amabilité déclenche souvent chez les non-Israéliens une certaine admiration. Mes amis allemands, quand il m’arrive d’être au restaurant en Israël avec eux, que je renvoie mon plat parce que je ne le trouve pas bon et que j’en reçois un autre gratuitement, sont à la fois bouche bée et admiratifs.

Mais le terme de chutzpah couvre bien d’autres choses : par exemple l’intrépidité, l’aptitude à ne pas se laisser décourager par les échecs, ainsi que la volonté de toujours réessayer, de se renouveler, de nager à contre-courant et de ne rien tenir pour acquis.

Josh Hoffmann, originaire des États-Unis, veut proposer des cours en ligne pour plus de chutzpah : 30 heures réparties en différents modules concentrés sur des thèmes comme la créativité, le pouvoir de projection, le courage, la confiance en soi, la gestion du temps, la résilience, la productivité, la force d’âme doivent ouvrir la voie à une vie faisant davantage appel à la chutzpah.

Josh Hoffmann vit depuis huit ans en Israël et veut faire comprendre au monde ce que signifie avoir de la chutzpah.

[Photo : helloisrael.tv – source : http://www.israelentreleslignes.com]

La crise sanitaire place les professionnels de santé en première ligne, mais, paradoxalement, les tient aussi à distance d’une grande partie de leur patientèle. Un chercheur en médecine palliative de l’université d’Édimbourg recommande aux professionnels de santé de lire et relire Shakespeare, dont les textes auraient la capacité d’affûter l’empathie…

ActuaLitté

 

Publié par Antoine Oury

Publié dans la revue de la Société royale de médecine britannique, l’article de David Ian Jeffrey part d’un postulat devenu assez commun, avec les années : la littérature et la lecture permettraient, d’une manière générale, de renforcer l’empathie, la capacité à se mettre à la place de quelqu’un d’autre.

Dans une période où les consultations à distance, le port du masque et les gestes-barrières compliquent aussi les relations entre les médecins et leurs patients, Jeffrey affirme que la lecture et l’étude des pièces de William Shakespeare offriraient un supplément d’empathie bienvenu.

La variété des personnages de ses pièces, dans une diversité de caractères et de comportements, serait exemplaire en la matière : « Shakespeare décrit le monde de différents points de vue, en relayant les opinions des personnages, d’une part, mais aussi leurs émotions et leur perspective morale, encourageant ainsi le public à entrer en empathie avec les héros comme les antihéros ».

Oh ! que j’ai souffert — avec ceux que j’ai vus souffrir !

Miranda dans La Tempête (traduction de François-Victor Hugo, 1865)

Les personnages des pièces eux-mêmes font l’expérience de cette salvatrice empathie : Prospero, le héros de La Tempête, « manque d’empathie dans la manière dont il considère très durement Ariel et Caliban, mais, à mesure que le temps passe, il parvient presque à s’identifier à ses ennemis », indique David Ian Jeffrey.

David Ian Jeffrey recommande ainsi aux professionnels de santé de ne pas ignorer leurs émotions, un outil supplémentaire dans la prise de décisions. « Ressentir des émotions permet aux docteurs de se concentrer sur leur tâche et peut guider leurs réponses dans certains contextes. Dans une relation de confiance, le docteur ressent la douleur du patient tout en restant conscient des limites. » Selon Jeffrey, un mélange subtil d’écoute, de réflexion et d’interprétation doit déboucher sur la « distanciation » médicale idéale.

Le contexte de la pandémie mondiale justifierait aussi une attention particulière portée aux textes de Shakespeare, selon le chercheur. En effet, au moment de l’écriture des pièces, la peste frappait régulièrement les villes, notamment les plus grandes, conduisant à des périodes de confinement plus ou moins longues. Or, Shakespeare développait malgré tout des relations de travail et une œuvre fortement marquée par les émotions et les relations, faisant ainsi preuve d’une résilience certaine.

L’article intégral est accessible à cette adresse.

 

[Illustration : CC BY SA 2.0 – source : actualitte.com]

¿Qué significa ser venezolano hoy día? ¿Qué nos identifica? ¿Somos tanto lo que dejamos atrás como lo que absorbemos en nuestros periplos y en los destinos que nos acogen? ¿Cómo entra la noción de mestizaje en una cultura de por sí híbrida, cuando se esparce para dejarse impregnar por otros contextos e historias que le son ajenos? ¿Cómo se está narrando la experiencia de un exilio masivo, el venezolano, en espacios como los medios de comunicación o la academia? ¿Cómo la narran los artistas?

Faride Mereb, Bound (2020), 300 reproducciones de pasaportes venezolanos hechos a mano por la artista, enviados por correo para confirmar un archivo digital de memorias del exilio venezolano.

Escrito por Alejandra Villasmil

“El mestizaje es un concepto profundamente arraigado en la psique colectiva venezolana para describir la asimilación y adquiere un significado distinto cuando el hogar es un lugar nuevo”, dicen Fabiola R. Delgado y ​Faride Mereb, curadoras del proyecto Notions of Exile, en el que junto a artistas visuales, académicos, escritores, arquitectos y activistas venezolanos y de la diáspora se valen de documentación de archivo, fotografías, pinturas, dibujos, videos y performances para considerar aquellas preguntas.

El proyecto explora la influencia cultural de la mayor crisis de refugiados registrada en las Américas, la migración forzada de seis millones de venezolanos desde su tierra natal, utilizando como provocaciones las historias de exilio y migración del escritor, humorista y periodista venezolano Aquiles Nazoa (1920-1976), en particular, su libro Vida Privada de las Muñecas de Trapo, publicado por primera vez en 1975. El libro se inspira en Ariadna, vecina de Nazoa en El Guarataro (Caracas), quien solía fabricar muñecas de trapo con los restos que recogía de su trabajo como costurera para dárselas a los niños del barrio.

Presentado por Washington Project for the Arts (WPA), una plataforma para proyectos colaborativos y experimentales organizados por artistas, Notions of Exile se desarrolló de forma virtual entre el 23 de enero y el 15 de marzo de 2021, a través de charlas, experiencias, lecturas de libros, una exhibición y proyecciones de videos y cortometrajes, en los que participaron Génesis Alayón​,​ Leonardo Almao, Miguel Braceli​,​ Deborah Castillo,Alexander Chaparro, Gabriela García,​ Mercedes Golip​,​ Samoel González​,​ Franklin Hurtado, ​Diana López​, Henry Rueda​, ​Henry Solórzano, Ugo Ulive,​ Graciela Yáñez Vicentini y​ Luis Moreno Villamediana.

Faride Mereb hizo un trabajo editorial participativo, Bound, que consiste en 300 reproducciones de pasaportes venezolanos hechos a mano y enviados por correo, con la idea de que el receptor cuente allí en esas páginas sus historias. Las intervenciones resultantes de esta obra de arte colaborativa, que explora las vastas historias de identidad, migración, ascendencia y legados de muchas personas, conformarán un archivo digital.

Conversé con ella y Fabiola R. Delgado, ambas venezolanas residentes en Estados Unidos, sobre cómo construyeron este “puente virtual” para el cruce de experiencias migratorias, un paisaje mental y vivencial -a veces inhóspito, a veces esperanzador-, poblado de reflexiones, recuerdos y aprendizajes, de los testimonios de quienes se quedan y de quienes se han ido.

Samoel González, fotografías que sirven como material de apoyo del nuevo libro «Vida Privada de Las Muñecas de Trapo», de Faride Mereb. Parte de «Notions of Exile», 2021.

Alejandra Villasmil: No deja de ser impresionante que, después de tantos años de emigración forzada, por razones político-económicas, sigamos siendo testigos de una suerte de indolencia generalizada respecto a lo que esto significa para Venezuela como país, y para los que han salido, algunos dejando sus familias atrás. Esta noción de exilio que ustedes abordan busca poner en foco, o enmarcar, la gravedad del asunto, pues estamos hablando de una crisis de refugiados. ¿Pueden contar brevemente sobre la idea central del proyecto, desde sus propias experiencias como migrantes venezolanas, y la de los participantes que forman parte de esta masiva diáspora venezolana?

Fabiola R. Delgado: Nuestra idea fundamental es presentar un proceso de mezcla, confluencia, mostrar la hibridación que ocurre cuando al vernos desplazados, colocamos resistencia y asimilación en los dos platillos de la balanza de nuestra identidad. Lo interesante es que el tema nace del libro de Aquiles Nazoa Vida Privada de las Muñecas de Trapo y la estupenda publicación por parte de Faride, quien investiga y reedita este libro en inglés como The Private Life of Rag Dolls, y hace del ejemplar tanto una obra literaria como una obra de arte.

El candor de las historias incluidas, el significado que tienen con respecto a su contexto político y social (por ejemplo, las muñecas en las que se inspiró Nazoa eran hechas por su vecina, Ariadna, con los harapos que restaban de su trabajo como costurera) fue muy importante para reforzar nuestra meta de mostrar un lado ingenioso y creador del venezolano, más que las imágenes re-traumatizantes que vemos a diario en noticias, redes sociales, y recuentos de nuestros familiares y amigos que aún se encuentran en el país.

Es imposible ocultar lo que está pasando en Venezuela desde hace unos 20 años: 6 millones de venezolanos han huido del régimen actual por necesidad. Es la crisis de refugiados más grande registrada en las Américas. Venezuela fue una vez el destino de quienes buscaban una vida mejor (rica en petróleo y clima cálido) y los tantos que escapaban de guerras en Europa, dictaduras en Suramérica, incluso acogiendo barcos llenos de refugiados sobrevivientes del Holocausto cuando otros países no les permitían su entrada, y ahora somos nosotros quienes nos vemos forzados a huir. Muchos son los hijos, nietos, o bisnietos de quienes escaparon una vez, y ahora les toca probar su linaje y regresar de donde partieron sus ancestros. Sin embargo, el desplazamiento forzado ha hecho que nos re-imaginemos nuestra identidad, y nuestra relación con un país que nos hiere y al mismo tiempo nos inspira y llena de alegría recordar.

Como migrante, y en lo personal como perseguida política, esta particularidad me hace reflexionar en todo lo que se construye con lo que queda. Verse en la obligación de salir de tu tierra por tu seguridad es una historia compartida por millones alrededor del mundo, y aún, cada quien crea algo nuevo con “los harapos” que nos restaron. La resiliencia del migrante es algo que me asombra y admiro, porque al igual que Ariadna en Venezuela haciendo muñecas para dárselas a niños del barrio, son muchísimas las historias de quienes no solo crean nuevas oportunidades para ellos mismos, sino para quienes vienen de relevo. Es un abrir de puertas continuo para el que sigue.

 

AV: Les cuento una anécdota personal: yo tenía en mi casa en Caracas una edición de Vida Privada de las Muñecas de Trapo, un libro que miraba mucho cuando era chiquita. Me detenía más bien en las imágenes. Es interesante la historia tan hermosa que hay detrás, y que ahora miro con otros ojos con la distancia del tiempo, desde mi condición de emigrante venezolana. ¿Podrían precisar cómo Notions of Exile se articula en torno a la obra y pensamiento de Aquiles Nazoa?

FRD: Como mencionaba antes, las motivaciones e inspiración de Nazoa para sus cuentos en Vida Privada de las Muñecas de Trapo me llamó mucho la atención y, por supuesto, el legado de Aquiles es infinitamente grandioso: desde aportes a la literatura y valor por la cultura venezolana, hasta llamados a la responsabilidad de nuestras instituciones, valiéndose de su humor para fomentar el pensamiento crítico en sus lectores.

Faride ya había estado trabajando en un proyecto investigativo sobre Aquiles y su obra, y tras su exposición en el Center for Book Arts en Nueva York, decidimos expandir el proyecto no solo geográficamente (de Nueva York a Washington DC), sino en colaboración, invitando a otros artistas venezolanos -dentro y fuera del país- a usar el libro como base para discutir las inquietudes relacionadas a nuestra identidad compartida. Es importante destacar que Aquiles fue también un exiliado político, y por eso, las preguntas que nos hicimos al comienzo de nuestra propuesta fueron: ¿Cómo puede un libro de historias de fantasía, generar discusiones sobre las experiencias de la migración forzada? ¿Quién cuenta las historias de los exiliados de hoy, y cómo? El libro fue el cimiento, y entre los artistas y contribuidores, logramos construir algo mucho más grande con nuestros “trapos”.

Faride Mereb: Aquiles Nazoa para mí representa uno de los aspectos más importantes de la venezolanidad, que además de abordar temas de la periferia o el “margen”, narra de una manera muy bella temas tanto sociales como cotidianos, lo familiar, y en mi caso hasta lo autobiográfico. Mi meta con el proyecto era enseñar a través de las muñecas no solo un documento importante de lo material sino simbólicamente del declive del país. Hablar de Venezuela es muchas veces meter el dedo en una herida abierta, tanto para los que están dentro como fuera del país. Mi interés está en conseguir nuevas maneras de abordar estos temas desde lo personal y sobre todo desde lo archivístico.

En 2018, Diana López colaboró con Daniel Ceballos, agrónomo y político venezolano, electo alcalde de San Cristóbal en 2013, quien estuvo injustamente encarcelado durante cuatro años (2014 – 2018) por su disidencia contra el régimen de Nicolás Maduro. Durante su encarcelamiento, Diana visitó a Daniel, le dio lecciones de arte y lo animó a pintar. Tras su liberación, decidieron trabajar juntos en la instalación «Lubyanka, o pintando con el lado derecho del cerebro». Para ello, Ceballos pintó retratos de 13 disidentes presos junto con él en El Helicoide (recinto improvisado para encarcelar a presos políticos) en Caracas, incluyendo un autorretrato.

AV: En su propuesta introducen el “mestizaje” como un concepto profundamente arraigado en la psique colectiva venezolana para describir la asimilación, pero que adquiere un significado distinto cuando el hogar es un lugar nuevo. ¿Podrían comentar sobre esto?

FRD: No creo conocer a ningún venezolano que alguna vez no haya mostrado su orgullo por el proceso de mestizaje que nos identifica. Históricamente se nos ha inculcado que somos “café con leche” (un término que estamos cansadas de oír) como una forma de crear patriotismo basado en una supuesta igualdad racial, sin hablar de la erradicación sistemática de nuestras poblaciones indígenas y negras durante y después de la conquista, y la exclusión de las historias de sus sobrevivientes en la historia contemporánea. Yo por mi parte soy descendiente de indígenas: mis abuelos y bisabuelos pertenecían a la etnia wayuú, de lo que hoy es el estado Zulia, y forzaron la asimilación a mi mamá, quien nunca aprendió la lengua, para evitar discriminación. Entonces esta “mezcla” viene con mucha negación y encubrimiento; sin embargo, soy producto de ella.

Ahora muchos nos vemos fuera de nuestro lugar de origen, y afrontamos una realidad en la que luchamos por preservar nuestra identidad nacional y cultural, o por asimilarnos a una nueva sociedad y cultura. Ambas luchas son por la supervivencia. La hibridación aparece como una tercera salida, una opción creativa que nos hace flexibles y nos permite integrarnos al nuevo territorio sin despegarnos del recuerdo, pero adaptándonos al entorno. Es lo que ocurre, por ejemplo, cuando no encuentras tu comida típica y la reproduces con los ingredientes que hallas en el nuevo lugar. El mestizaje para el exiliado se convierte en un modo de generar una narrativa que incluya nuestro pasado y se ajuste al nuevo marco, usando los frutos y las herramientas de allá y de acá. No es único de los venezolanos, sino una estrategia en alguna medida de todos los exiliados.

AV: Faride, uno de los proyectos que conforman Notions of Exile es tu libro de artista Bound. Acá hay varios asuntos que me llaman la atención, uno de ellos es el de la identidad y el desplazamiento hechos libro, además de lo que ha venido a representar el pasaporte para un venezolano, de las trabas y altos costos que implican su emisión por parte del régimen venezolano. Por otro lado, me parece un gesto poético y político muy potente, porque das la posibilidad de imaginar, de manera lúdica, una “salida”. Estos pasaportes, ¿están destinados solo a venezolanos o tienen un destino más amplio, culturalmente hablando? ¿Ves la posibilidad de que esta obra, que implica una “falsificación” de documentos oficiales -aunque sabemos que estricto rigor no lo es-, pueda ser censurada por el gobierno venezolano?

FM: No es solo una reproducción de un pasaporte, es de hecho mi primer pasaporte. Este ha sido un tema constante en mi trabajo relacionado a la identidad y cómo nos vemos y nos ve el otro. El pasaporte tangiblemente más allá de ser un documento, es un libro. Como en un inicio, en la historia de los impresos y particularmente del libro, solo un grupo privilegiado tenía acceso a la alfabetización. La historia se repite esta vez con el caso de los pasaportes que, además de tener un costo excesivo, no hay garantía de obtener. Este trabajo es una burla y una denuncia, sí. Pero también es una instancia colectiva para narrar nuestras experiencias como migrantes dentro y fuera del país y documentar las experiencias. Me interesa más allá de lo material, y lo llamativo de la exactitud de la reproducción, que sea una excusa material para tratar temas complejos, y sobre todo para comprender mejor mi descontento, y en mi propio proceso migratorio sentirme acompañada. Es una manera de construir la historia desde lo particular.

En Venezuela está prohibida la reproducción de documentos de identidad, incluso con fines artísticos. Las solicitudes que he recibido desde allá las he marcado aparte para buscar la manera de hacer una alternativa virtual o con alguna distinción material/formal que me permita poder enviarlas sin conflictos. Me interesa también continuar el proyecto a largo plazo, seguir haciendo pasaportes y que sea evidente que esto no es con fin comercial, los pasaportes no se venden, y que esto es solo el comienzo de este proyecto.

FRD: La sugerencia que se les hace a los participantes al momento de “solicitar” un pasaporte en el programa Bound es precisamente que la historia de la humanidad es una historia de migración (voluntaria o forzada). Los humanos de la era glacial pasando por el estrecho de Bering; las líneas de viaje por mar entre los nativos del Caribe, las expediciones de conquista europea; el secuestro de africanos que fueron esclavizados en tierras robadas; las crisis mundiales de refugiados por crisis políticas, desastres naturales, persecución religiosa o basadas en género. También migraciones por matrimonio, por emprendimiento, por educación, porque se quiso y ya… La humanidad es testigo y testimonio de desplazamientos constantes, sean naturales o coaccionados. Estos pasaportes vienen a ser un alivio para las historias que no han tenido una plataforma para ser compartidas y, ya que las intervenciones son únicas para cada creador, se convierten también en un espacio libre y seguro para la memoria.


“Perreras” es una serie de pinturas de Génesis Alayón que registran las rutinas de desplazamiento y movilidad en la Venezuela actual, en donde la colectividad se ve en la necesidad de improvisar frágiles e inestables estructuras en las cuales movilizarse como única solución ante el colapso de los sistemas de transporte público.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

AV: Entre los programas de Notions of Exile está, por ejemplo, la Arepera Virtual de Mercedes Golip, que trae a la mesa la idea de mestizaje al estar pensada como un expendio de un plato típico venezolano, la arepa, hecha con productos comprados o etiquetados culturalmente como estadounidenses. Es interesante además la tensión que se crea entre un debate sobre El Helicoide, por ejemplo, y el ciclo de cortos que registran una mirada cándida de la caótica Caracas. Es como mostrar las dos caras de una misma moneda…

FRD: Sin duda es mostrar dos facetas de una ciudad tan compleja y ejemplar como lo es Caracas. Tenemos la fortuna de contar con Alexander Chaparro y Henry Solórzano, expertos en el cine experimental venezolano, cuya experiencia con el formato de cine-foro en Venezuela y en Estados Unidos fue muy importante para cocrear este programa, el cual incluye filmes de Henry, Gabriela García y Ugo Ulive. Trabajar con filmes nos presentó la oportunidad única de jugar con la memoria de las cosas y conmovernos por lo corriente, lo cotidiano. Un elemento destacable es el tiempo transcurrido entre el filme más antiguo y el más reciente; la diferencia entre los años de producción hace eco de los cambios sociales ocurridos en el entremedio, y evidencia quizás una nueva forma de ver del venezolano, o el intento por recobrar lo que se dio por sentado alguna vez: “la normalidad”.

Al mismo tiempo, entre los cortometrajes mostrados y la charla presentada por el arquitecto Henry Rueda sobre El Helicoide (un edificio masivo, incompleto y que, a pesar de ocupar múltiples oficinas durante su historia, hoy se utiliza como una cárcel improvisada para presos políticos), coexisten las imágenes de la ciudad de Caracas como el lienzo y la obra. Un proyecto arquitectónico envidiable como lo fue El Helicoide de la Roca Tarpeya se asemeja a un proyecto de país que no ha logrado culminarse. Karmático es el mismo topónimo “Roca Tarpeya”, nombre del lugar de ejecución de asesinos y traidores en la antigua Roma, y nombre de la colina sobre la cual reposa esta notoria e infame construcción y, sin embargo, forma parte del paisaje y vocabulario caraqueño.

AV: Para finalizar, ¿podrían comentar sobre algunos de los trabajos de artistas visuales que presentes en Notions of Exile? ¿En qué basó esta selección?

«Geopolitical Games» (2020), de Miguel Braceli, es un proyecto participativo para realzar la diversidad y la unidad en el contexto de un año electoral, los movimientos por la justicia social y la creciente polarización en los Estados Unidos. En el Capítulo de Charlotte (EEUU), el performance se desarrolla con inmigrantes latinoamericanos jugando un juego de pelota en el Palacio de Justicia del condado de Mecklenburg, en Carolina del Norte.

FRD: El tema de la hibridación y el movimiento estuvo presente no solo como concepto para los creadores, sino también para las prácticas presentadas. Yo no soy artista, trabajo con curaduría y en especial con programas públicos para instituciones, por lo que nos pareció importante jugar con las expectativas de una exhibición tradicional, donde hay obras en un espacio físico, y agregar todos estos elementos de participación de las audiencias. ¡Aún no sé cómo logramos convencer a WPA de incluir a 18 artistas/colaboradores en este proyecto! Pero creo que una de las razones por la cual fuimos tan ambiciosas fue por las restricciones creadas por la pandemia de COVID-19. Fue un poco agridulce pensar en no poder hacer una exposición en vivo, de no poder tener una apertura e interacciones en persona; sin embargo, esas mismas restricciones nos permitieron repensar la estructura del proyecto, y muchos programas se hicieron no solo posibles pero necesarios. Ejemplo de eso fue la conversación Exile and “Insile”, con Leonardo Almao, quien se encuentra en Venezuela, y quien discutió con Faride las complicaciones de estar atrapado tanto dentro como fuera de tu país.

En cuanto a las obras que se exhiben, contamos con fotografías (Samoel González), video de canal doble (Miguel Braceli), pintura (Génesis Alayón), instalación (Diana López), y foto-archivo (Faride Mereb), cuyos temas guardan relación entre la gente y el territorio que ocupan, tanto físicamente como el espacio de la memoria. Los retratos de las muñecas y de Nazoa nos recuerdan cómo era la vida en Venezuela antes, mientras las perreras registran las precarias rutinas del desplazamiento en la Venezuela actual. La libertad de movimiento se encuentra plasmada tanto en los Juegos Geopolíticos de Braceli, en quienes en su registro lanzan una pelota de lado a lado, como en el encierro de disidentes políticos injustamente encarcelados. Este hilo conector del movimiento nos invita a una reflexión sobre nuestra identidad nacional, y a reimaginarla en el contexto de un país líquido, derramado por todo el mundo.


Fabiola R. Delgado es una abogada venezolana especializada en derechos humanos, convertida en curadora independiente, consultora creativa y especialista en programas en el Museo Hirshhorn (Washington DC). Como gerente regional de Amnistía Internacional en Venezuela, su activismo resultó demasiado peligroso, lo que la obligó a mudarse a Estados Unidos, donde actualmente busca asilo político, y se dedica a buscar justicia a través de expresiones artísticas y culturales. Se dedica a crear proyectos que inviten a la reflexión desde diferentes perspectivas, o destaquen historias ignoradas y olvidadas. Ha trabajado con la Institución Smithsonian, la Embajada de España, Times Square Arts, The Center for Book Arts, MacArthur Fellow Mel Chin y la Casa Blanca durante el periodo de Obama.

Faride Mereb es artista, diseñadora de libros, docente, investigadora y fundadora de Ediciones Letra Muerta. Es profesora visitante en la Universidad de Columbia (Nueva York), donde se dedica a explorar la hibridación de América del Norte y del Sur a través de la historia de impresión de libros.

 

[Fuente: http://www.artishockrevista.com]