Archives des articles tagués Saúde

En España se han publicado, durante el año 2022, un total de 354 publicaciones científicas sobre el vino, el 5% de ellas, sobre nutrición y dietética

Durante el año 2022 en España se han publicado un total de 354 artículos sobre el vino en general, el 5% de ellos relacionando con la nutrición y la dietética, según los datos extraídos por la Fundación para la Investigación del Vino y la Nutrición (FIVIN) de la base de datos de la plataforma internacional ‘Web Of Science’ (WOS).

En total, a lo largo de este año el vino ha sido el protagonista de 2.961 artículos científicos en todo el mundo según el registro de ‘Web of Science’, que desde 1945 lleva recopilando las principales publicaciones científicas de cualquier disciplina del conocimiento. El ranking investigador en esta materia está encabezado por China (651 artículos, 21,9%) y en segundo lugar España (354, 11,9%), lo que confirma a España como la segunda potencia mundial investigadora en esta materia.

A España le siguen: Estados Unidos (329, 11,1%); Italia (317, 10,7%); y Francia (171, 5,7%) y muy por detrás, Portugal, Brasil, Australia, Alemania e India.

En cuanto al contenido de estos artículos sobre el vino, basados en nutrición y dietética, se han publicado en el mundo 175 artículos. De ellos, el 10,3%, corresponden a investigaciones españolas.

También en este apartado España ocupa la segunda posición y destaca China con 60 artículos, el 34,2%. Le siguen Italia (17, con el 9,7%); Estados Unidos (16, 9,1%); y Francia (12, 6,8%).

Consumo moderado

Buena parte de la literatura científica de este año se centra en los beneficios del consumo moderado de vino (2 – 3 copas del vino al día para los varones y un máximo de 1 – 2 copas al día para las mujeres, siempre acompañando a las comidas), y en la web la ciencia del vino pueden consultarse estos y otros artículos sobre este tema. En dicha web, un comité de expertos valora los estudios y noticias que se publican para asegurarse de que solo se compartan aquellos que tienen una sólida base científica. El objetivo es contribuir a difundir la verdad científica y ayudar al consumidor frente a la desinformación o falta de rigor de algunas publicaciones.

El consumo moderado de vino, recomendado por FIVIN, está asociado a modelos de alimentación como la Dieta Mediterránea, reconocida por médicos y nutricionistas como una de las más saludables del mundo. A punto de iniciar la Navidad, fechas que invitan a disfrutar alrededor de la mesa con los nuestros, la Fundación para la Investigación del Vino y la Nutrición recuerda que el vino, además, mantiene un indiscutible vínculo con la gastronomía, siendo uno de los productos identitarios del territorio español e icono en muchos de los momentos más importantes de nuestra historia. Además, el vino cuenta con una narrativa propia y, en ese camino, preserva los valores de sostenibilidad ligada al territorio, en definitiva, al patrimonio cultural.

En cualquier caso, FIVIN recuerda que, aunque numerosos estudios han demostrado los beneficios para la salud del consumo moderado de vino, la mayoría de los investigadores advierten que ello no es suficiente motivo para que alguien que no bebe comience a hacerlo por motivos de salud. Cualquier estudio sobre el vino y la salud no reemplaza el consejo médico de un profesional.

[Fuente: http://www.vinetur.com]

El sacerdote catalán ha fallecido después de llevar varios días ingresado en un centro médico en Bolivia, país al que emigró cuando solo tenía 17 años

El sacerdote jesuita Xavier Albó, en una imagen de archivo.  (JESUITAS DE BOLIVIA / EP)

El sacerdote jesuita español Xavier Albó Corrons ha fallecido este viernes a los 88 años después de llevar varios días ingresado en un centro médico en la ciudad de Cochabamba, en el centro de Bolivia, con un cuadro de salud delicado.

« La Compañía de Jesús en Bolivia desea comunicar que Xavier Albó, sí ha partido a la casa del Dios y recibe de él un abrazo amoroso. Damos gracias por la vida compartida con nuestro compañero », ha informado la organización eclesiástica a través de un comunicado en la red social Facebook.

El pasado domingo los jesuitas informaron de que Albó tuvo que ser hospitalizado ya que su estado de salud era « muy delicado », por lo que recibiría atención médica especializada y el cuidado de la comunidad jesuita.

Albó, nacido en el municipio barcelonés de La Garriga, fue trasladado el martes a la residencia Nuestra Señora de la Esperanza, donde ha pasado sus últimos días, según ha recogido la Agencia Boliviana de Información (ABI).

Fotografía de archivo fechada el 5 de abril de 2016, del jesuita Xavier Albó durante una ceremonia donde fue condecorado por Evo Morales con el Cóndor de los Andes en La Paz. Autor: Martín Alipaz / EFE

Durante el velatorio, el sacerdote Antonio Menacho recordó varios momentos que compartió con Albó, como la llegada de ambos a Bolivia en 1952, así como los votos y la ordenación presbiteral que también compartieron, aunque desarrollaron « un apostolado muy distinto ».

Menacho destacó el carácter alegre de Albó, pues aseguró que « nunca » lo vio « triste o pesimista », además destacó su fructífero legado académico como antropólogo y lingüista, pues conoció como nadie « todas las etnias » de Bolivia. Hace unos siete años, Albó « tuvo varios derrames cerebrales », por lo que tuvo que someterse a varias operaciones en la cabeza y aun así « ha podido vivir alegremente », remarcó Menacho.

Varias personalidades bolivianas han lamentado el deceso de Albó, como el presidente del país, Luis Arce, que en Twitter destacó que su vida « fue el claro ejemplo de que la revolución y la religión pueden ir de la mano ».

Por su parte, el exmandatario Evo Morales se refirió a Albó como un « religioso e intelectual comprometido con la lucha por la dignidad » de los pueblos indígenas y resaltó que su pensamiento « sirvió de base para la construcción del Estado Plurinacional » en Bolivia.

« Su compromiso de vida, su fe y su inestimable aporte intelectual para comprender mejor a la sociedad, en busca de justicia, igualdad e inclusión, nos dejan un legado imperecedero », expresó el también expresidente Carlos Mesa.

Estudio de las lenguas y las poblaciones indígenas

Albó nació en La Garriga (Barcelona, España) en 1934, fue jesuita, lingüista, investigador y antropólogo, en 1952 llegó a Bolivia y dedicó gran parte de su vida al estudio de las lenguas y las poblaciones indígenas.

También se recuerda a Albó por participar en la huelga de hambre junto al también jesuita español Luis Espinal y la dirigente minera Domitila Chungara que forzó la salida de la Presidencia de Bolivia del dictador Hugo Bánzer Suárez (1971-1978).

Tiene varios libros publicados y ganó distinciones como la condecoración como Doctor Honoris Causa de la Universidad Mayor de San Andrés de La Paz y recibió la orden de Cóndor de Los Andes en el grado de Caballero en 2016, la máxima condecoración otorgada en el país.

 

[Fuente: http://www.lavanguardia.com]]

« La guerre en Ukraine a prouvé, une fois de plus, à quel point la sécurité alimentaire est importante pour la sécurité nationale. L’industrie de la foodtech, en plein essor en Israël, joue un rôle déterminant pour garantir à tous un avenir prometteur avec une meilleure sécurité alimentaire ». C’est par ces mots que Haïm Gavrieli, PDG de Tnuva, l’un des plus importants fabricants alimentaires d’Israël, a débuté un article paru dans le magazine économique Calcalist.

Haïm Gavrieli a poursuivi en insistant sur le fait que la foodtech est appelée à avoir une importance au moins égale à celle de la cybersécurité. Dans une dizaine d’années, le marché des produits laitiers, de la volaille et des substituts de viande pèsera quelque 140 milliards de dollars et les substituts végétaux de viande ou la viande in vitro représenteront environ la moitié de ce chiffre. D’ores et déjà, Israël est, avec les États-Unis, le pays comptant le plus grand nombre de start up financièrement rentables dans le domaine de la foodtech.

Israël se place en seconde position au niveau mondial dans le secteur de la technologie alimentaire

Selon le rapport de Good Food Institute, les start up israéliennes ont récolté durant le premier semestre 2022 un peu plus d’un milliard de shekels (environ 278 millions d’euros, 273 millions CHF), soit une augmentation de 160 pour cent par rapport à l’année précédente. En termes d’investissements, elles se placent donc en deuxième position après les États-Unis. Il est toutefois intéressant de noter que ce montant n’a été récolté que par quelques très grosses entreprises.

La start up israélienne Remilk, qui pratique la fermentation microbienne pour la production de protéines sans lait, fait partie de ces entreprises. Elle a bénéficié jusqu’à présent d’investissements à hauteur de 130 millions de dollars et va prochainement lancer au Danemark la construction d’une fabrique qui sera la plus grande au monde. La start up Redefine Meat (viande végétale) a quant à elle pu récolter 135 millions de dollars et envisage la construction d’une usine aux Pays-Bas. La start up Aleph Farms, qui vient de construire une unité de recherche et de fabrication de 6000 mètres carrés dans la ville israélienne de Re’hovot, fait partie des sociétés de foodtech israéliennes les plus importantes et les plus connues.

Manger de la viande sans tuer d’animaux : tel est le postulat de la start up israélienne Redefine Meat.

À noter que des start up de moindre envergure jouent également un rôle important. Le gourou de la gastronomie, Uri Buri, est connu avant tout pour son restaurant homonyme et son bel hôtel boutique Efendi à Saint-Jean d’Acre. Toutefois, depuis quelques années, Uri Buri (78 ans) s’intéresse dans une mesure croissante aux aspects technologiques des aliments qu’il utilise. « J’ai toujours été intéressé par toutes les questions tournant autour de la nourriture, comment combiner les ingrédients pour obtenir un maximum de saveur et comment ils sont produits ». En collaboration avec la société Gavan ainsi qu’avec deux autres associés, Uri Buri crée une start up de foodtech qui va exploiter les ressources végétales.

À cette fin, l’entreprise extrait les protéines au moyen d’une technologie qui lui est propre et qui préserve la structure physique et la fonctionnalité des produits, obtenant ainsi non seulement des aliments aux appétissantes couleurs stables mais également des graisses végétales dont la qualité et la saveur sont largement supérieures à celles des graisses animales qui deviennent donc superflues.

Le seul colorant bleu naturel pour produits alimentaires et boissons, résistant à la chaleur et aux acides, est le fruit d’un développement de la société Gavan.

Pour David Biegeleisen, responsable du département innovations au sein de l’ambassade de Suisse à Tel-Aviv, le secteur de la foodtech se prête idéalement à des collaborations internationales, notamment entre Israël et la Suisse qui sont deux pays hébergeant de nombreux fabricants de produits alimentaires et disposant d’un fort potentiel sur le plan des innovations.

Foodtech entre Israël et la Suisse

« Les start up israéliennes sont fantastiques pour développer des idées et passer rapidement d’un à cent collaborateurs. Toutefois, pour réussir au niveau global, elles ont besoin de l’aide de grosses entreprises et c’est sur ce point que la Suisse peut aider » explique David Biegeleisen. Maintenant que son équipe a réuni des dizaines d’entreprises suisses et de start up dans le domaine des technologies de la santé, différentes manifestations sont prévues en 2023 en Suisse et en Israël pour des coopérations dans le secteur de la technologie alimentaire.

Dans le cadre d’un projet phare en collaboration avec Innoswiss, des fabricants suisses de produits alimentaires comme Bühler, Nestlé et Givaudan doivent être amenés à s’intéresser aux start up israéliennes dans le domaine de la foodtech. « Nestlé, par exemple, peut installer beaucoup plus de centres de recherche et de développement en Israël et travailler avec plusieurs start up. J’espère vraiment pouvoir annoncer dans les six prochains mois plusieurs coopérations importantes », a déclaré Monsieur Biegeleisen, qui précise qu’en tant que société mère du fabricant israélien de produits alimentaires Osem Nestlé a déjà un pied dans le pays. En outre, avec des sociétés d’investissement comme VC Peakbridge et l’incubateur The Kitchen du fabricant israélien de produits alimentaires Strauss, on compte déjà des investisseurs dans le pays qui apportent des fonds à des start up en Israël et en Suisse.

Autres informations :
Initiative Swiss Launchpad pour innovations entre Israël et la Suisse
https://swissleanlaunchpad.ch


On compte actuellement en Israël quelque 230 sociétés de foodtech. Bien que l’industrie locale de technologie alimentaire sont moins développée que d’autres secteurs de la haute technologie, sa croissance est rapide et impressionnante. En septembre dernier, l’entrepreneur et investisseur Ere Margalit a ouvert dans le nord d’Israël un centre de foodtech. « Israël va devenir une superpuissance de la foodtech, a-t-il déclaré ». Nous avons tout lieu de le croire.

Produits laitiers sans vaches, c‘est ce que promet la start up Remilk, qui a tout simplement copié le gène de la protéine du lait de la vache.

[Images: sites internet – source : http://www.israelentreleslignes.com]

Escrito por Boaventura de Sousa Santos

Verdadeiramente nunca vivemos no futuro (nem no passado). Por outro lado, o que chamamos presente é apenas o momento de interface entre a memória reconfortante ou inquietante do que fomos e a antecipação, auspiciosa ou fatídica, do que vamos ser. Os finais de ano prestam-se a que esse momento, que está sempre presente, se manifeste sob a forma de interpelação. Nisso consistem os balanços e os planos. Esta enigmática dinâmica temporal, centrada no que já não vivemos e no que nunca viveremos, ocorre tanto ao nível individual como ao nível social. O meu foco é o social, mas a análise é válida, com adaptações, em todos os níveis da vida humana.

A memória e a antecipação não são coisas distintas. São modos diferentes de avaliar a condição existencial em função do medo e da esperança que ela suscita. Quatro combinações são possíveis. A memória inquietante e uma antecipação fatídica são o espelho do medo sem esperança; a memória reconfortante e a antecipação auspiciosa são o espelho da esperança sem medo; a memória reconfortante e a antecipação fatídica são o espelho da perda e dos limites impostos por determinações, imposições, ou fatalidade; a memória inquietante e a antecipação auspiciosa são o espelho da resistência e das possibilidades, da desestabilização dos limites, da resistência às imposições e da falibilidade dos determinismos. Este é o tempo em que cada indivíduo, grupo social ou sociedade tenta definir a sua condição existencial. É à luz dela que se afirmam propósitos e se tomam decisões. Nos tempos de globalização fracturada e fracturante em que vivemos, outros dois níveis de avaliação condicionam todos os níveis anteriores. Refiro-me aos níveis mundial e planetário.

Este ano os europeus em geral parecem condenados a combinar a memória inquietante com uma antecipação fatídica, o que deve dar origem a muito medo e muito pouca esperança. Esta é a combinação ideal para desestimular o activismo cidadão e alimentar a extrema-direita. Para justificar esta asserção há que juntar razões e emoções. Esta junção tem sido estranha a todo o pensamento político e económico liberal que domina nos países ocidentais. Para esta linha de pensamento o comportamento humano assenta em decisões humanas racionais e nos cálculos que delas decorrem. Razões e cálculos são estáveis e podem ser aferidos ou avaliados racionalmente. A ideia de que pode haver decisões políticas e cálculos irracionais sempre foi relegada para o campo das patologias. Raramente se tem em mente que Tucídides, o grande historiador da Guerra do Peloponeso, considerava que “os homens são motivados pela honra, pela avareza e, sobretudo, pelo medo”. Ou se reconhece que um dos fundadores do pensamento liberal, Thomas Hobbes, considerava que as paixões e as emoções são naturais e inescapáveis – desde a compaixão, desejo e honra ao desprezo, inveja e tristeza. Segundo Hobbes, as paixões descontroladas tornam os humanos inseguros e traiçoeiros. Clausewitz, por sua vez, defendia que a guerra, enquanto fenómeno total, era uma mistura de razões, sorte, probabilidades e forças cegas, como a violência, o ódio e a inimizade. Mais recentemente tem-se considerado que as ansiedades individuais estão na raiz do nacionalismo e que este não se explica sem a propagação de sentimentos de ódio (contra os outros, os inimigos) e de amor (para com os nossos).

As razões. As razões para o excesso do medo em detrimento da esperança por parte dos europeus são conhecidas. São o continente que, pesem embora as assimetrias internas, mais bem-estar distribuiu a mais gente durante os últimos setenta anos. Tal distribuição foi politicamente designada como social-democracia e o seu reflexo social foram as amplas classes médias. Muitos países do sul e do leste europeu tinham vivido mais tempo em ditadura do que em democracia mas o fim da guerra, o fim das ditadura do sul da Europa nos anos de 1970 e a queda do Muro de Berlim no final dos anos de 1980 fizeram crer que a democracia estava plenamente consolidada e duraria para sempre. O mito da progressiva convergência entre os níveis de desenvolvimento fomentado pela União Europeia favoreceu essa crença. O facto de Portugal, por exemplo, ter deixado de convergir há mais de vinte anos em nada afectou o senso comum de que a convergência era o destino. Tudo isto foi racionalizado como sendo o resultado da superioridade dos europeus face aos outros países, muitos deles antigas colónias europeias.

Acontece que tudo isto só foi possível porque os EUA o tornaram possível na sua qualidade de superpotência, emergente da Segunda Guerra Mundial como o país mais poderoso do mundo. Foi por iniciativa dos EUA que a imensa dívida externa acumulada pela Alemanha em duas guerras perdidas fosse em grande medida perdoada. Foram os EUA que permitiram que os países europeus não gastassem os orçamentos em despesas improdutivas e potencialmente destrutivas, como são os armamentos militares. Organizaram a OTAN, o simulacro colectivo do poderio militar norte-americano. Tudo correu de feição até que as condições de acumulação do capital a nível global fizeram ver aos EUA que a Europa se desenvolvia a um ritmo “excessivo”, sobretudo a Alemanha que, sobretudo depois da queda do Muro de Berlim, se expandia para Leste, criava laços económicos e políticos fortes com a rival Rússia (ao ponto de um ex-primeiro ministro se tornar CEO de uma empresa russa, a Gazprom) e abria os braços à China, para além do que permitia a geopolítica norte-americana. A política de contensão da Europa por parte dos EUA começou já em meados dos anos de 1980 com o Consenso de Washington e a consagração global do neoliberalismo que legitimava o capitalismo liberal norte-americano como o único viável. O Consenso de Washington foi uma espada apontada ao coração da Europa. De repente, a social democracia era insustentável e a economia europeia era dita pouco dinâmica, não tanto por causa do primeiro choque do petróleo uma década antes, mas sobretudo pelo facto de as democracias europeias estarem especialmente sobrecarregadas com um excesso de direitos sociais e de bem-estar para vastas camadas da população. Assim foi construída a crise da social-democracia. E, como sempre, as pressões externas nunca operam sem comparsas internos. O primeiro foi Tony Blair e a terceira via (sempre a Inglaterra incapaz de deixar de ser um império). Depois foi a União Europeia e especificamente a Comissão. Como individualmente os países europeus tinham comportamentos “irrazoáveis”, a Comissão passou a ser o alvo privilegiado da contensão. Em termos proporcionais, o número de lobistas de empresas norte-americanas em Bruxelas é comparável ao seu número junto do Congresso em Washington. Os menos distraídos terão notado o entusiasmo de Durão Barroso no apoio à invasão ilegal do Iraque, quando muito países europeus se tinham manifestado contra. E também terão notado que, já no tempo de Barack Obama, o único governante europeu cujo telefone foi espiado pelos EUA para fins de concorrência industrial foi Angela Merkel, a primeira ministra da economia-chefe da UE. E terão ainda notado que a NATO, apesar de o nome indicar que visa defender exclusivamente o Atlântico Norte, foi posta ao serviço dos desígnios norte-americanos na Líbia, no Afeganistão, na Síria e amanhã certamente no Mar da China.

Tornou-se claro que em política internacional não há free lunches. Mas a segunda fase da cobrança ainda estava por vir. O pretexto foi a guerra da Ucrânia. Um acto ilegal, precipitado e condenável de Vladimir Putin foi utilizado pelos EUA para pôr a Europa finalmente na ordem, tanto no plano político como no plano económico. Não só para isso, obviamente. Também para conter a China, neutralizando o seu mais importante aliado e, se for possível, fechar o caminho de acesso da China à Europa através da Eurásia. Mas os europeus e especialmente o martirizado povo ucraniano são, para já, os grandes perdedores de uma guerra que se podia ter evitado e que, depois de eclodir, teria sido facilmente terminada e sem grande sofrimento humano. Sem armas de dissuasão próprias nem recursos naturais, a Europa fica para sempre à mercê dos EUA. Primeiro, a guerra foi económica, depois foi guerra militar e geoestratégica. Em suas relações com os EUA, a Europa que sairá da guerra da Ucrânia será um Estado associado dos EUA, ou seja, um imenso Porto Rico.

Os mais distraídos continuarão surpreendidos pela dedicação patriótica da sra. Ursula von der Leyen aos interesses geopolíticos dos EUA, apesar de ser óbvio o empobrecimento da Europa e o enriquecimento dos EUA, por todas as razões e sobretudo pelas armas pesadas que vendem à Europa e que a Europa terá de pagar um dia, uma dívida imensa que os cidadãos terão de pagar apesar de não terem sido ouvidos para a aprovar. A democracia europeia funcionou para impor factos consumados a cidadãos incautos e impotentes, vítimas do mau hábito do confiar que em Bruxelas alguém vela e zela pelo bem-estar de todos. Como a Europa é um jardim, não é preciso democracia para tratar dele; basta que ela sirva de lição e modelo para os povos que vivem na selva. A esses sim, é preciso impor a democracia para se converterem também em jardins por onde os europeus poderão passear.

Em suma, as razões do excesso do medo e da falta de esperança residem em que não se vislumbra o fim da guerra e nem se sabe até onde irá o empobrecimento decorrente das suas consequências.

As emoções. A psicologia social estuda há muito as emoções que condicionam a participação política. A grande maioria dos estudos, na boa tradição da ciência positivista, pouco cuidam de saber ao serviço de que forças políticas podem as emoções ser mobilizadas, mas os resultados que nos proporcionam são mesmo assim úteis. Como poderão ser utilizadas as emoções dos europeus quando as consequências do desastre ucraniano agravadas pelo desastre ambiental e pela crise nos serviços públicos de saúde no período de pandemia intermitente em que estamos a entrar se tornarem mais óbvias e mais visíveis nos orçamentos e na qualidade de vida das famílias? Como o sistema democrático será tão culpado pelo modo como operou como pelo modo como deixou de operar, é natural que as emoções se centrem na ideia de antissistema. Como num sistema democrático as forças políticas mais visíveis estão integradas no sistema, clamar pelo antissistema é uma demagogia que visa encobrir o verdadeiro objectivo – a luta contra a democracia e o desejo da autocracia, ou mesmo do fascismo. Obviamente que a esmagadora maioria dos que se juntam a esse clamor e votam pelos partidos fascizantes não é autocrata nem é fascista. É apenas gente empobrecida e defraudada pela democracia, e que não vislumbra outra alternativa. Mas os fascistas sabem que precisam dessa massa de eleitores. Afinal, em última instância, é sempre o povo que oprime o povo. Afinal, na Alemanha nazi era gente comum que ia denunciar à SS “o meu vizinho é judeu”. Mas, para isso, que emoções é necessário mobilizar? Os psicólogos sociais têm estudado com particular atenção a raiva, a ansiedade, o medo e o entusiasmo. Os estudos revelam que a raiva ou ódio são as emoções que mais intensamente atiçam a disposição activa (para votar, por exemplo) porque são as que mais claramente definem o inimigo que é preciso derrotar. E também assinalam que essa participação tem um perfil muito específico. É que não aceita informação fiável que contrarie as razões da raiva ou do ódio. Tende, pois, a ser uma participação irracional, no sentido de assentar numa realidade paralela que nada tem a ver com a realidade real e com a qual não se deixa confrontar. Quem for observando o discurso da extrema-direita na Europa, seja o de Santiago Abascal em Espanha ou de André Ventura em Portugal, poderá observar o paulatino processo da criação de realidades paralelas por via da mobilização da raiva e do ódio. O triunfo dessa realidade significa o fim da democracia.

 

[Fonte: saladeimprensa.ces.uc.pt]

El que més detesta la gent de la cultura no és l’esport, sinó el cas que li fan els mitjans de comunicació

Estadi Al Wakrah de Qatar en construcció | Fotograma del vídeo oficial de Qatar 2022

Escrit per Joan Burdeus

Amb el mundial de Qatar revifa la tensió entre esport i cultura. Hi ha tres escoles. La de la pau és antropològica: com que en un sentit comunitari irrefutable, l’esport és un producte cultural, el posem a la mateixa esfera que altres manifestacions més altes i més baixes i celebrem la diversitat. Després hi ha l’escola marxista: el futbol no en té cap culpa, el problema són els diners i la política que hi ha al darrere. Com sol passar, la millor perspectiva, o la que fa pitjor periodisme, però articles més interessants, és la radical, que considera el futbol com una cosa intrínsecament perniciosa que hauria d’estar sotmesa sota la bota cultural. Parlem de la tercera.

El que més detesta la gent de la cultura no és l’esport, sinó el cas que li fan els mitjans de comunicació. El triomf irrefutable de l’esport en la cursa per l’atenció, l’entusiasme i els diners, suposa la victòria d’allò que la cultura moderna ha intentat destruir durant tants anys: la cultura clàssica. L’esport és classicisme pur, que vol dir la cultura entesa com a repetició. En la concepció clàssica, els models i els criteris d’excel·lència són clars i compartits, i els diferents agents competeixen per satisfer-los amb el grau de perfecció més alt possible. En les arts, es premia qui imita millor la realitat o qui expressa amb més contundència la paraula dels déus. A l’esport, guanya qui marca més gols, qui salta més alt, qui arriba abans a la meta. És justament aquesta claredat en el criteri, aquesta predictibilitat, que converteix l’esport en el producte prou confortablement democràtic per als mitjans de comunicació de masses.

Però la cultura moderna neix, precisament, de la traïció dels cànons clàssics en la recerca de la llibertat individual. La repetició passa a ser l’anatema, i l’únic digne de reconeixement és la novetat. De fet, la cultura moderna no ataca els mestres antics, sinó com l’acadèmia fossilitza els seus criteris i obliga tothom a repetir-los. La idea no és carregar-se la mateixa idea d’aconseguir un objectiu: simplement, es tracta crear nous objectius i dir que són tan legítims com els vells. En comptes d’escriure pentàmetres iàmbics i pintar nus bells, potser es tracta d’ajuntar paraules que no rimen o representar la lletjor. I encara que l’originalitat estigui força infamada, avui és el criteri essencial que un producte cultural necessita per rebre atenció i reconeixement, cosa que no encaixa bé amb l’economia dels mitjans de comunicació, que han de fer un gran esforç explicatiu cada vegada que anuncien una novetat cultural i justificar el seu interès, com més nova, més esforç. És per això que les notícies esportives no són, de fet, notícies, sinó un etern retorn del mateix.

Ja s’hauria de veure que tot plegat té implicacions polítiques. El classicisme és vertical i la cultura moderna és horitzontal. Com que el classicisme dona per fet un criteri compartit, promou la competició de tots contra tots per satisfer-lo. Com que la modernitat es basa en la fi del criteri únic (la mort de Déu), cadascú es pot inventar unes normes diferents sobre què vol dir guanyar. Es diu molt que el feixisme és un producte modern, i és cert, però, en realitat, els règims totalitaris són intents d’imposar un sol d’aquests criteris nous (el domini de la raça ària, el comunisme, el nacionalcatolicisme) sobre una societat. L’esport de masses sempre és popular sota el totalitarisme perquè cal una ideologia que motivi els ciutadans a participar en la competició total que l’estat els exigeix. Però la modernitat en general no ha acabat amb el triomf de cap règim totalitari arreu del món, sinó amb una multiplicitat d’ideologies, identitats i individualitats que conviuen les unes amb les altres sense jutjar-se amb un mateix criteri.

L’èxit del Mundial de Qatar constata que la cultura clàssica va guanyant. Encara vivim en societats de la competició, en l’arena del poder i dels diners. Però també podem veure com, cada cop més, l’esport es converteix en un objecte per a la producció de discursos típicament moderns que critiquen els valors clàssics, des de la reivindicació de la salut mental a la denúncia postcolonial, passant per les crides del feminisme o l’ecologia. Totes aquestes maneres de criticar l’esport eren impensables no fa gaires anys fora dels marges, i avui dia les manega qualsevol tuitaire. L’entropia cultural de la modernitat va a poc a poc, però hi ha senyals per creure que s’estén, inexorable. I, en teoria, l’entropia accelera la dissolució de l’ordre establert, que és la condició necessària per a la revolució.

 

[Font: http://www.nuvol.com]

Puede decirse que el vino biodinámico no es solo un tipo de vino, también es toda una filosofía de vida que conjuga sostenibilidad, trabajo y ciencia.

https://www.vinetur.com/imagenes/2020/mayo/22/vini-biodinamico.jpg

Los vinos biodinámicos se rigen por el principio de que todo lo que se extrae de la tierra ha de volver a ella, por lo que se debe prescindir de procesos industriales. De este modo, todos los aditivos de fertilización son de origen mineral y vegetal, y se utiliza el calendario astronómico para regir las épocas de la siembra, de la cura y de la cosecha de la uva.

Agricultura biodinámica

Es un método de agricultura ecológica que se basa en las teorías del padre de la antroposofía, Rudolf Steiner. Se basa en la creencia de que los astros tienen una influencia en la producción agrícola, una forma de conjugar la agricultura con la astrología.

Las granjas son consideradas como organismos complejos en este tipo de agricultura. Se hace especial hincapié en la interrelación existente entre animales, plantas y suelos, tratando como un sistema en equilibrio a todo el conjunto y evitando intervenciones externas en la medida de lo posible.

Herbicidas y pesticidas son evitados en la agricultura biodinámica, al igual que ocurre en otros tipos de agricultura ecológica.

Orígenes y curiosidades

Fue en el año 1924 cuando se inició el desarrollo de la agricultura biodinámica, cuando Rudolf Steiner dio ocho conferencias sobre agricultura en Silesia. Se llevaron a cabo a petición de los agricultores de la zona, que se habían percatado del deterioro de la calidad de los cultivos y de la degradación general de los suelos como consecuencia de la utilización de fertilizantes químicos.

Con posterioridad a estas conferencias se formó un grupo de investigación agrícola para verificar los efectos que en la salud de animales, plantas y suelos tenían los métodos biodinámicos.

Actualmente son 50 los países del mundo en los que se practica la agricultura biodinámica. La principal agencia que certifica estos métodos para jardines y granjas es Demeter International.

En EE. UU. fue fundada en el año 1938 la Asociación de Jardinería y Agricultura Biodinámica, mientras que en Australia fue Ernesto Genoni quien realizó los primeros preparados biodinámicos, en el año 1927. La Agricultura Biodinámica de Australia se estableció en el año 1989 como una asociación sin ánimo de lucro.

Calendario biodinámico

El calendario biodinámico es una forma de comprender y de aprovechar los efectos que sobre la tierra y los cultivos tiene la luna. Fue el propio Rudolf Steiner quien planteó que aprovechar los ciclos naturales era la mejor manera de vivir y de desarrollar la agricultura.

Steiner se basaba en los ritmos de las constelaciones, de los planetas, de la luna y del sol para organizar la producción agrícola.

Tras las investigaciones de Steiner, fue María Thun la que diseñó un calendario biodinámico muy relacionado con el lunar.

El calendario biodinámico sostiene que las constelaciones tienen una gran influencia sobre los cuatro principales elementos: aire, fuego, tierra y agua. Esa influencia es mayor en algunas partes de las plantas. Así, las constelaciones pueden dividirse en cuatro grandes grupos:

  • Capricornio, Tauro y Virgo son constelaciones de raíz.
  • Piscis, Cáncer y Escorpio son constelaciones de hojas.
  • Aries, Sagitario y Leo son constelaciones de frutos.
  • Libra, Géminis y Acuario son constelaciones de flores.

Cómo se hace el vino biodinámico

¿Qué es el vino biodinámico? Antes que nada hay que decir que es vino de verdad, y que en una cata no sería posible distinguirlos de otros vinos tradicionales.

Los procesos de elaboración del vino biodinámico no difieren excesivamente del de los vinos tradicionales. Las diferencias se encuentran en la forma de cultivar los viñedos. La vid es tratada de una forma equilibrada y respetuosa, con una absoluta ausencia de fitosanitarios que tengan componentes químicos. La apuesta de la viticultura biodinámica es el uso de un ecosistema de plantas que tenga un valor medicinal para los viñedos.

El propio Rudolf Steiner inventó hasta nueve preparados biodinámicos, recetas que tienen como objetivo preparar los campos o contar con diferentes composts naturales que cuenten con elementos tan variados como el azufre, los dientes de león o el cuerno de vaca.

El concepto de vino biodinámico incluye también las características de las propias bodegas, cuya estructura se basa en curvas, con una ausencia de esquinas, ya que se supone que las curvas representan la infinidad del espacio.

La paja y el pasto también son elementos que se consideran necesarios, especialmente en la periferia de las bodegas, ya sea en la tierra o en las paredes. La energía del sol es absorbida durante todo el día por estos elementos, para luego transmitirla por todo el lugar durante la noche.

El vino biodinámico es otra forma de entender la viticultura desde un punto de vista sostenible, en perfecta armonía con la tierra y el universo, sin que por ello los vinos pierdan un ápice de calidad y de sabor.

 

 

[Fuente: http://www.vinetur.com]

Escrita per Marcel Proust entre el 1908 i el 1922 i publicada originalment en set volums, en ‘A la recerca del temps perdut’ es relata, en primera persona, la vida d’un jove d’una família burgesa de París que vol ser escriptor, però sobretot és la història de la seva vocació. La narració, circular, comença al final de la història, en el moment en què el protagonista es converteix en escriptor i comença la redacció del llibre que el lector té entre les seves mans.

Un volum que busca ser l’escletxa d’entrada al món dels records d »A la recerca del temps perdut’ i revelar al lector del segle XXI una realitat que, en un joc de subtilesa inigualable, és més real que la pròpia experiència quotidiana, destinada a perdre’s en el temps.

Biografia de l’autor

Marcel Proust (París, 1871 – 1922) va créixer en una família benestant que li va permetre menar una vida còmoda i accedir als salons de renom. El 1896 va publicar ‘Els plaers i els dies’, un recull de poemes en prosa, retrats i narracions d’estil decadentista que pràcticament va passar desapercebut. A continuació va emprendre la redacció de la novel·la ‘Jean Santeuil’, que no va arribar a acabar i que es va publicar pòstumament. Poc després de la mort dels seus pares, la salut de l’escriptor, sempre molt afeblida per culpa de l’asma, va començar a deteriorar-se ràpidament. A partir d’aleshores va viure enclaustrat a casa, tancat de manera gairebé permanent en una habitació insonoritzada amb planxes de suro, i dedicat fins a l’extenuació a la redacció de la seva obra principal, ‘A la recerca del temps perdut’, que en molts aspectes és autobiogràfica.

Títol: A la recerca del temps perdut. Una tria
Autor: Marcel Proust
Editorial: Viena
Col·lecció: El Cercle de Viena
Pàgines: 296
ISBN: 978-8418908729

[Font: http://www.racocatala.cat]

Em documento, sem-terra avaliam papel do governo Lula. E apresentam suas propostas para reforma agrária agroecológica, agroindústrias cooperativadas, produção de alimentos saudáveis e Plano Nacional de Reflorestamento

 

O Brasil vive a pior crise de sua história, que se manifesta na economia, na sociedade, no aumento da desigualdade social, nos crimes ambientais, na fome, no desespero e falta de perspectiva que atinge mais de 70 milhões de trabalhadores. Tudo isso se aprofundou nos últimos seis anos, após o golpe contra o Governo Dilma e os quatro anos de um governo neoliberal com práticas fascistas e autoritárias.

A vitória política de Lula nas últimas eleições revelou a vontade da maioria dos brasileiros de mudarmos os rumos, retomarmos os caminhos democráticos, para resolver os problemas urgentes da população brasileira. Essa vitória foi fruto de uma ampla aliança social de todas as forças progressistas e, certamente, marcará também um governo de Frente Ampla, com os mais diversos setores ai representados.

O governo Lula terá o desafio fundamental de enfrentar em caráter emergente as necessidades fundamentais do povo, como o combate à fome, ao desemprego, e investimentos pesados em educação e saúde. E no médio prazo debater com toda sociedade um novo projeto de pais, fundado na reindustrialização e na agricultura produtora de alimentos saudáveis, única forma de retomarmos o crescimento econômico com justiça social.

Na agricultura, se enfrentam há décadas três modelos de organização da produção. O latifúndio predador, que enriquece com a especulação imobiliária e da apropriação das riquezas naturais; o agronegócio, que produz apenas commodities agrícolas para exportação, concentrados em apenas cinco produtos (soja, milho, cana, algodão e pecuária bovina). Os fazendeiros enriquecem, mas não pagam impostos à sociedade graças às isenções das exportações e agridem a natureza com o desmatamento, o uso de agrotóxicos e o monocultivo. E o terceiro modelo é da agricultura familiar que, usando mão de obra familiar, protege à natureza e se dedica a produzir alimentos para suas famílias e para o mercado interno.

Nossa Constituição federal exige que a Terra cumpra sua função social, produzindo racionalmente, respeitando a legislação trabalhista e o meio ambiente. Assim como nossa Constituição, defendemos sempre que o latifúndio é antissocial e deve ser banido, e o agronegócio precisa assumir sua responsabilidade socioambiental, adequar-se às necessidades da sociedade, pagar impostos, parar de usar agrotóxicos e dar condições de dignidade os seus trabalhadores.

Defendemos a agricultura familiar e dentro dela a distribuição de terras dos latifúndios, sobretudo nas proximidades das cidades, para que se multipliquem as famílias camponesas produtoras de alimentos.

Defendemos o desmatamento zero. Não precisamos derrubar mais nenhuma árvore. Precisamos, sim, é de um Plano Nacional de Reflorestamento urgente, plantando milhões de árvores, em todo país, em todos os biomas, no campo e nas cidades. Condição necessária para combater as mudanças climáticas que afligem a população em todo território e a todo planeta.

Defendemos que o novo governo deve implementar urgentemente diversas medidas de políticas públicas – como os Programas de Aquisição de Alimentos e de Alimentação Escolar – buscando a soberania alimentar e para que se amplie imediatamente a produção alimentos saudáveis em todo país. E que se usem os mecanismos de aumento de renda, via bolsa família, e aumento do salário mínimo e do emprego para que o povo tenha condições de se alimentar dignamente.

Defendemos o estímulo da agroecologia como um modelo tecnológico que busca produzir alimentos saudáveis, sem agredir a natureza, gerando mais empregos e melhorando a produtividade física das lavouras. Garantindo assim saúde para nosso povo.

Defendemos um programa urgente de implementação de máquinas agrícolas para agricultura familiar, para que possamos aumentar a produtividade do trabalho, diminuindo o sacrifício humano.

Defendemos a implantação de um amplo programa de agroindústrias cooperativadas em todos os municípios, para beneficiar alimentos e gerar emprego e renda para mulheres e jovens no campo.

Devemos combater todas as forças de exploração no campo, como o trabalho escravo e as péssimas condições dos assalariados sem direitos trabalhistas. Devemos combater o garimpo e ação perversa das mineradoras que depredam nosso meio ambiente e riqueza natural apenas em função do lucro privado. Os bens da natureza devem estar subordinados às necessidades de todo o povo.

Defendemos um amplo programa de educação e cultura no meio rural que dê oportunidade a todas as pessoas, em especial aos jovens, que erradique o analfabetismo, ofertando todas formas de escolarização no interior do país, que preserve e fomente as manifestações e expressões culturais do povo.

Combateremos e denunciaremos todas as formas de violência, discriminação, racismo, misoginia, LGBTfobias e intolerância religiosa que foram alimentados pelo bolsonarismo fascista.

Levaremos essas propostas e ideias para o próximo governo Lula e contribuiremos de todas as formas possíveis para que elas sejam aplicadas.

Nossa missão maior é seguir organizando o povo, para que lute por seus direitos, consagrados na constituinte de 1988, pois sabemos que sem mobilização popular não haverá nenhuma mudança verdadeira no país.

Esses são os nossos compromissos que queríamos reafirmar para toda sociedade brasileira, em tempos de crise e de mudanças necessárias.

 

[Imagem: Tarcísio Nascimento – fonte: http://www.outraspalavras.net]

 

 

Chaque jour, un grand témoin évoque pour « La Croix », ce temps singulier de la crise sanitaire du Covid-19 et du confinement. Aujourd’hui, la psychanalyste Marie Balmary médite et questionne les Écritures. Dieu a-t-il quelque chose à voir avec le fléau de la pandémie ? Peut-on lui trouver un sens ?

Propos recueillis par Élodie Maurot

Je n’ai jamais eu autant de mal à écrire un article. La Croix me demande une méditation sur ce que nous vivons actuellement. Je venais de vivre un deuil et un incendie. Et puis sont arrivés pandémie mondiale et confinement. Pas étonnant que je me sois retrouvée devant la question du sens.

Y a-t-il un sens à découvrir ? Autour de moi, on me met en garde. Danger d’y voir une intervention punitive de Dieu dans l’histoire. Ce sont les hommes qui ont fait quelque part une grave erreur sur la vie. La science sait lire les causes. Pas besoin de chercher un sens…

Pas de chance pour moi, cela ne me suffit pas. Je ne peux pas ne pas entendre en moi la question impossible : Dieu est-il pour quoi que ce soit dans ce qui nous arrive à tous ? Des amis m’ont dit : attention, sur ce chemin les pièges sont partout. Dieu n’y est pour rien. Il nous laisse libres, responsables. Il n’intervient pas dans l’histoire. D’ailleurs, a-t-Il bougé lors de la Shoah ? Je réponds : non, il n’intervient pas dans les violences entre humains : a-t-il sauvé Jésus de ses ennemis ? Dieu est hors de cause.

Mais quelque chose grince dans le cœur des croyants si nous affirmons l’absence de Dieu au monde. Puisque même chacun de nous, individuellement, a sans doute un jour espéré, prié peut-être, pour qu’Il intervienne dans son histoire personnelle, pour lui permettre d’échapper à un danger mortel, pour protéger ceux que nous aimons. Ne disons-nous pas, lorsqu’un malheur nous a épargnés : Dieu merci ? Et tant de psaumes L’appellent à notre secours.

Une guerre ? Il me semble que cela ne nous aide pas de choisir ce terme. Un « fléau » plutôt. Mot mystérieux qui, depuis l’Antiquité, suscite une enquête : pourquoi apparaît-il ici maintenant ?

Si le déluge, Babel, la sortie d’Égypte sont des mythes, alors comment Dieu ne serait-il pas lui aussi mythique ?

Je file dans la Bible, la Genèse et l’Exode. On peut croire qu’il s’agit d’événements symboliques, voire mythiques mais non réels. Seulement si le déluge, Babel, la sortie d’Égypte sont des mythes, alors comment Dieu ne serait-il pas lui aussi mythique ?

Un fléau, c’est en général un phénomène qui vient de la nature. D’où qu’il implique le Créateur. J’entraîne le lecteur dans un essai de lecture. Vous allez trouver que j’exagère. D’accord. Exagérons ensemble et voyons ce que cela donne. Pour cela, il me faut revenir beaucoup en arrière.

Je vais reprendre trois interventions divines dans le récit biblique, mais d’abord entendre ce qui est dit dans le Nouveau Testament de Dieu. Pas d’intervention divine – parce que, comme il est écrit (Jean 5, 17), « le Père agit sans cesse ». Action permanente, donc.

Déluge, Babel et la sortie d’Égypte. Les raisons de ces trois « interventions divines » concernent d’abord la perte de l’égalité en dignité entre homme et femme : en Genèse 6, avant le Déluge, les hommes se croient fils des dieux tandis que les femmes ne seraient que des mortelles qu’ils prennent comme ils veulent. Et alors, « la route » qui menait l’humain mâle et femelle à l’image de Dieu est perdue. Les humains ne seront plus « divinisables ». D’où peut-être que Dieu regrette de les avoir faits. Sauf Noé et sa femme, ses fils et leur femme, et des animaux pour refonder la terre.

Babel (Genèse 11) : un rassemblement « mondial », totalitaire : « Toute la Terre… des paroles uniques. » Des slogans qui ne parlent que travail et technique pour se faire un nom unique, construire une ville et une tour dont la tête atteindra le ciel. Là encore la route de la relation entre humains et avec Dieu est perdue. Dieu les disperse sur la surface de la Terre, arrêtant leur asservissement à leur propre puissance. Il confond leur langue, ils ne se comprennent plus et arrêtent de construire.

Et puis l’Égypte (Exode) : Pharaon fait tuer tous les garçons. Il ne restera que des filles que les Égyptiens prendront comme ils veulent. Les hommes hébreux deviennent esclaves. Moïse demande à Pharaon de laisser partir son peuple trois jours au désert pour fêter YHWH. Faire un sabbat, un arrêt. Pharaon refuse. Il y aura alors les dix plaies d’Égypte. À la dixième plaie, le fléau a « réussi » : Pharaon laisse naître les Hébreux.

La mort du corps n’est pas ce qui peut nous arriver de pire. D’ailleurs, n’est-ce pas notre route à tous ? Le danger, c’est la perdition de l’âme

Lorsque j’ai vu écrit à Paris sur un grand magasin « Ouvert tous les dimanches », j’ai pensé : nous sommes donc en Égypte. Notre fléau à nous apparaît maintenant, alors que nous cumulons, en Occident du moins, les trois erreurs racontées dans la Genèse et l’Exode. Nous défaisons la différence homme/femme, donc la relation, nous construisons une mondialisation de plus en plus technique pour atteindre le ciel (l’homme augmenté, l’immortalité) et nous sommes à nous-mêmes nos propres pharaons, nous soumettant à toujours plus de travail – ou bien pas de travail pour ceux qui ne sont pas bons dans cette course-là. Nous n’avions aucun moyen d’arrêter cela. Or, tout s’est arrêté.

Arriverons-nous, maintenant, à sortir de ce mode de vie, avec notre âme, et la nature – elles demandent que s’arrête le désordre mortel de la surconsommation mondiale. Allons-nous lire selon l’Écriture que lorsque l’humanité va « droit dans le mur », comme cela a été tellement dit, alors la nature, la Terre, la vie intervient ? Hasard ou alerte ?

Dans l’Évangile de Matthieu (10, 30), je lis : «Et ne craignez pas ceux qui tuent le corps et qui ne peuvent tuer l’âme ; mais craignez plutôt celui qui peut perdre et l’âme et le corps dans la géhenne. Deux petits passereaux ne se vendent-ils pas pour un sou ? Et pas un d’eux ne tombera en terre sans votre Père. Et pour vous, les cheveux mêmes de votre tête sont tous comptés. » Passereau ou cheveu, pas un d’eux ne tombera sans votre Père. Curieuse formule. Ce n’est pas le Père qui fait tomber, Il est « avec ».

Il y a, dans ce passage de l’Évangile, une autre chose à laquelle je souscris totalement : la mort du corps n’est pas ce qui peut nous arriver de pire. D’ailleurs, n’est-ce pas notre route à tous ? Le danger, c’est la perdition de l’âme. Il ne faudrait pas que les pouvoirs publics nous asservissent maintenant à notre santé.

Nous imaginons comme il va être difficile de changer nos priorités, de quitter des conforts qui nous infantilisent et des bonheurs catastrophiques. Difficile de trouver accès au désir le plus profond dont ce virus peut nous redonner le goût : la relation aux autres, la reconnaissance (y compris financière) de ceux qui servent la vie et pas le profit, qu’ils soient soignants, enseignants, entrepreneurs à tous échelons… Le désir d’être ensemble en paix dans une nature respectée et bénéfique. Ce désir profond auquel le fléau peut nous faire trouver l’accès.

Ce que je (re) découvre : les nouveaux outils pour échanger

Avant le confinement, je me méfiais des nouveaux outils de communication. D’ailleurs, je ne les utilisais pas, à l’exception du téléphone portable. Aujourd’hui, je réalise qu’ils sont plus porteurs de présence que je ne le pensais. Je découvre que l’on peut en faire un bon usage, même si c’est plus fatigant pour soi et pour l’autre. C’est donc qu’il y a de l’énergie dans la présence physique. Nous nous donnons mutuellement de l’énergie quand nous sommes les uns avec les autres. Il y a quelque chose d’un don dans la présence physique que je ne saurais – et ne voudrais – définir. Comme dans la Visitation de Marie à Élisabeth…

J’ai proposé à mes patients de poursuivre le travail au téléphone. Professionnellement, je le préfère à la vidéo, car je ne suis pas pour le face-à-face d’aussi près. J’utilise les autres outils – avec vidéo – pour poursuivre mon travail avec des groupes de recherche et pour les relations de famille, café Skype et apéro Zoom…

Je me suis demandé si je poursuivrais cet usage au-delà de cette période. Je crois que l’impossibilité nourrit quelque chose que le choix ne rendrait pas forcément possible. Si l’on pouvait faire autrement, est-ce que cela marcherait aussi bien ?

Ce qui me frappe également aujourd’hui, c’est que, quand on demande « Comment allez-vous ? », ce n’est plus une formule sans contenu. Comme si la merveille de la vie cessait d’être une évidence banale. C’est un gain pour nous tous. On sort de l’indifférence. C’est une force que la proximité de la mort donne…

———————

Marie Balmary, une psychanalyste en dialogue avec la Bible

Marie Balmary est psychanalyste à Paris. Psychologue clinicienne de première formation, elle poursuit depuis plusieurs décennies une relecture du récit biblique, qu’elle mène avec un groupe de lecteurs ayant l’expérience de la psychanalyse. Ce travail de traduction et de mise en résonance des Écritures avec la psychanalyse a donné naissance à plusieurs ouvrages : Le Sacrifice interdit. Freud et la Bible (Grasset, 1986), La Divine Origine. Dieu n’a pas créé l’homme (Grasset, 1993), Abel ou la traversée de l’Éden (Grasset, 1999), Freud jusqu’à Dieu (Actes Sud, 2010).

 

[Source : http://www.la-croix.com]

 

Pablo Milanés va ser el Fundador de la Nova Troba cubana

Escrit per Alba Solé Ingla

El cantautor cubà Pablo Milanés ha mort aquest dimarts a la nit als 79 anys després de romandre ingressat a Madrid durant més d’una setmana. Milanès, una de les veus més reconegudes de la música cubana, va ser el fundador i artífex del so de la Nova Troba juntament amb altres reconeguts artistes com Silvio Rodríguez i Noel Nicola. Autor de clàssics com Yolanda, Milanés ha publicat més de 40 discos al llarg de la seva carrera i ha obtingut, entre d’altres, el Premi Nacional de Música de Cuba i el Grammy Llatí a l’Excel·lència Musical.

El cantautor cubà va ser hospitalitzat el 12 de novembre a Madrid per « els efectes d’una sèrie d’infeccions recurrents que en els últims tres mesos han vingut afectant al seu estat de salut », segons un comunicat d’aleshores de la seva oficina artística. A partir d’aquell moment va suspendre diverses actuacions que tenia previstes a Pamplona, Ciutat de Mèxic i Santo Domingo. « Aquesta situació clínica -afegia la nota- és secundària a una malaltia oncohematològica que pateix des de fa diversos anys i que li va exigir instal·lar-se a Madrid » a finals de 2017 per rebre tractament.

El comunicat explicava que « de moment ha estat necessari cancel·lar els concerts previstos en les properes setmanes i suspendre tota la seva activitat artística mentre duri aquesta circumstància ». Pablo Milanés ja va haver de cancel·lar el setembre passat algun concert. Una de les seves últimes actuacions en directe va ser el juny passat a l’Havana.

El seu últim concert

« La música ho és tot per a mi, la millor forma que trobo per expressar-me, la millor manera de sentir i fins i tot de pensar. Crec que els músics comptem amb un altre llenguatge molt especial, que ens permet comunicar, això és una cosa única », confessava en una ocasió l’artista, nascut a Bayamo el 24 de febrer de 1943. Milanés afirmava que els seus millors recitals, « els més oberts i espontanis, passen davant del públic de la meva illa ». El juny passat, l’Havana va acollir la seva última actuació a Cuba. I va ser tot un esdeveniment.

Poesia per lluitar contra la política

Fundador de la Nova Troba cubana juntament amb Silvio Rodríguez i el mort Noel Nicola, un moviment musical carregat de caires polítics, Milanés va ser durant les últimes dècades una de les figures de la cultura cubana més crítiques amb el sistema polític de l’illa. « L’any 1992 vaig tenir la convicció que definitivament el sistema cubà havia fracassat i ho vaig denunciar », va declarar després de les protestes antigovernamentals de l’11 de juliol de 2021 a l’illa, les més grans en dècades.

El creador de Para vivir, El breve espacio en que no estás i Amo esta isla, va reiterar llavors la seva confiança en el poble cubà « per buscar el millor sistema possible de convivència i prosperitat, amb llibertats plenes i sense repressió ». El setembre passat Milanes va ser part del centenar d’artistes i intel·lectuals cubans que va subscriure un manifest de la societat civil i es va pronunciar en les xarxes socials per l’impuls de canvis al seu país « dins d’un esperit de sobirania, inclusió i respecte a l’ésser humà, a la seva dignitat i aspiracions més bàsiques. »

[Foto: EFE – font: http://www.elnacional.cat]

Escrito por Alberto Hernández Armendáriz

En enero de 2012, un medio de Chihuahua transmitió una entrevista a Ramón Gardea, miembro del Frente Organizado de Campesinos Indígenas de la región serrana. Su testimonio pronto se volvió noticia viral, pues remitía a una epidemia de suicidios en la sierra Tarahumara causada por las condiciones de vida extremadamente difíciles que padece la población. Durante la entrevista Gardea declaró que:

Las mujeres indígenas, cuando no tienen durante cuatro cinco días que darle de comer a sus hijos, se ponen tristes y es tanta su tristeza que hasta el 10 de diciembre cincuenta mujeres y hombres fueron al barranco a estar un rato pensando en la tristeza que no tienen que comer sus hijos y se arrojaron al barranco, otros se ahorcan. Esa es la realidad que los funcionarios de gobierno que están aquí en Chihuahua […], no se dan cuenta del espectáculo dantesco que hay en la sierra.

Numerosos medios nacionales reportaron en tono de alarma la ocurrencia de suicidios colectivos en la región y causaron una discusión nacional al respecto. La administración estatal en turno emitió un comunicado en el que se desmentía los hechos y aludía al temple de acero del pueblo rarámuri. Se crearon campañas de colecta de alimentos en la capital del país y no hace falta más que una rápida búsqueda en Google para atestiguar que la noticia se ha viralizado un par de veces en los últimos años, y ha sido desmentida en repetidas ocasiones por autoridades estatales.1

Desde entonces, por lo menos dos artículos de investigación más serios han sido publicados: en 2016 el periodista Javier Brandoli escribió una pieza para el medio español El Mundo, en la que narra testimonios de agentes de la Fiscalía sur de Chihuahua con respecto de la frecuencia del suicidio en las comunidades y relatos personales como el del suicidio de tres hermanos en menos de cuatro años, todo con un fondo narrativo de un rincón olvidado del tiempo: hambre y desnutrición, sequía, alcoholismo; uno de los índices de violencia homicida más altos del país, alta fecundidad adolescente y la disforia cultural presente en muchos pueblos originarios que han sido sujetos de procesos de colonización. Por otro lado, en 2019 Ana María Chávez Hernández, académica experta en salud mental y suicidio, publicó un ensayo titulado “¿Se están suicidando los rarámuri?”. En él, narra precisamente cómo las condiciones de rezago, la presencia del crimen y el estrés de la discriminación pueden formar lo que el mismo Ramón Gardea caracterizó como un cóctel mortal, una suma de factores sociales que vuelven a la población vulnerable ante una epidemia de este tipo. Sin embargo, después de una revisión exhaustiva, no encontré investigaciones del fenómeno sustentadas en el análisis de registros oficiales. Este texto pretende empezar a llenar este vacío.

Metodología

Las estadísticas oficiales de mortalidad del Inegi nos permiten aproximarnos al análisis del fenómeno del suicidio en la sierra Tarahumara desde una perspectiva cuantitativa. Aunque los registros administrativos presentan algunas deficiencias y el análisis de este tipo de fenómenos a escalas pequeñas presenta importantes retos metodológicos, fue posible realizar un análisis sólido, descrito a detalle a continuación y en conjunto con gráficas que ilustran hallazgos importantes. Por la seriedad del tema, el artículo a continuación es detallado con los aspectos técnicos, pero el lector puede informarse relativamente bien atendiendo a los mapas y las conclusiones.

Para poder aislar la región y compararla con el resto del país, fue necesario procesar los datos a nivel municipal. Para lograrlo, se descargaron los microdatos de mortalidad del Subsistema de Información Demográfica y Social para el periodo 1990-2020. A partir de un análisis preliminar, se observó que la tasa de clasificación municipal en estos datos es muy baja para los años anteriores a 2011,2 por lo que los resultados presentados a continuación se centran en estos últimos diez años (2011-2020). El análisis se sostiene en dos pilares principales. El primero es el cálculo de tasas acumuladas para los años considerados.

Debido a la partición de la población en subgrupos pequeños —los municipios—, y que el suicidio podría considerarse un fenómeno con una ocurrencia relativamente esporádica, echamos mano de una técnica epidemiológica común que consiste en contabilizar las ocurrencias del fenómeno sobre un intervalo más amplio de tiempo y su división sobre la población acumulada durante esos años. De esta forma, se robustece el cálculo de los estimadores, un paso necesario para el cálculo de casi 2500 tasas de suicidio a lo largo del territorio nacional. Aquí es importante mencionar que se utilizaron las proyecciones de población a nivel municipal de Conapo. No obstante, aunque trabajamos con las tasas acumuladas, existen muchos municipios en México con muy poca población; por ende, algunos expertos podrían argumentar que su población acumulada puede aún no ser suficientemente grande para el cálculo de tasas confiables. Ante este cuestionamiento, es importante recordar que esta deficiencia se traduce de distinta forma en la especificidad y en la sensibilidad de los estimadores. Es decir, en la capacidad de detectar confiablemente altas tasas de casos positivos, aunque no así la ausencia real del fenómeno en municipios que no presentan casos —quizá por el efecto provocado por un tamaño muy pequeño de población—. De tal forma, el segundo eje de análisis consistió en la aplicación de una herramienta de análisis espacial sobre estas tasas, con el objetivo de detectar hotspots o focos de altos niveles de ocurrencia con pruebas estadísticas más formales: el estadístico Gi de Getis Ord.

El cálculo de este estadístico toma a consideración problemas intrínsecos al análisis espacial, es decir, los efectos sobre los cálculos que surgen de la partición desigual de la población en pedacitos disímiles de gente y territorio. Este método relaciona la tasa de cada municipio con la de los municipios vecinos, y la convierte en un valor z.3 Esto tiene dos efectos principales. Primero, el suavizamiento de los patrones espaciales, como se puede observar en los dos mapas incluidos, lo que a su vez permite apreciar una vista panorámica del comportamiento regional. Y, segundo, la posibilidad de detectar áreas con altos valores z y bajos valores p. En lenguaje de uso corriente: la confirmación formal —con paradigmas de la estadística frecuentista— de la presencia de “regiones calientes” del fenómeno que estamos estudiando.

Los resultados de los dos pasos anteriores muestran que, efectivamente, durante por lo menos esta última década, ha existido un clúster de municipios en la región de la sierra de Chihuahua con niveles sumamente alarmantes y las tasas más altas de suicidios del país, por un gran margen. Este epicentro está situado dentro de una distribución espacial bastante concreta del suicidio en México, misma que también es comentada a la luz de los mapas presentados más adelante.

Resultados

Entre 2000 y 2020, la tasa de suicidio en México presentó un ligero pero sostenido crecimiento, lo que dio como resultado que la presencia del fenómeno se duplicara. Mientras que en 2000 la cifra apenas superaba los tres casos por cada 100 000 habitantes, en 2020 la tasa fue mayor a los seis casos. Como ocurre en el resto del mundo, este es un fenómeno que también en México aqueja a los varones en una proporción mayoritaria. En los veinte años analizados, la tasa de suicidio masculino creció de seis a diez por cada 100 000 habitantes; la tasa femenina no ha superado las tres ocurrencias por cada 100 000 todavía. Estos valores no son muy distintos de otros países de la región. Por ejemplo, para el periodo 2005-2009 la tasa de Norteamérica fue de 10.1 y la de Sudamérica de 5.2. De acuerdo con cifras del Banco Mundial, en 2019 la tasa de suicidios por cada 100 000 habitantes de México fue de 5.3, 3.9 para Colombia, 8.4 para Argentina y 6.9 para Brasil. La de Estados Unidos fue de 16.1 y la de Canadá 11.8. Los valores nacionales y de México son importantes, pues nos servirán como base para comparar el comportamiento de la región de la sierra Tarahumara.

Si centramos nuestro análisis en la última década, podemos hacer un acercamiento al comportamiento a nivel estatal. En la gráfica siguiente podemos observar que hay seis estados que mantuvieron los más altos niveles de ocurrencia durante ese periodo: Chihuahua y Sonora, en el noroeste; Campeche, Quintana Roo y Yucatán, en la península del mismo nombre; y Aguascalientes, en el centro. Resaltamos también al estado de Guerrero en el sentido opuesto, pues presentó consistentemente las tasas más bajas del país. Para resumir la información, podemos apreciar las tasas acumuladas de estos estados. Chihuahua ocupa el primer lugar con una tasa de 10.19; Sonora, su estado colindante, presentó una tasa general de 8.35. Aguascalientes, el segundo lugar, presentó una tasa muy cercana a la de Chihuahua, con 10.14 suicidios por cada 100 000 habitantes entre 2011 y 2020. Yucatán, Quintana Roo y Campeche tuvieron tasas de 9.51, 8.67 y 8.57, respectivamente. La tasa acumulada nacional para esos años fue de 5.28, es decir, aproximadamente la mitad que la de Chihuahua. Por otro lado, Guerrero, en el centro de un área más amplia con bajos niveles de suicidio, presentó una tasa de apenas 2.17.

Para apreciar el patrón espacial de distribución en el territorio, el siguiente mapa presenta las tasas de suicidio a nivel municipal, mismas que consideran las cifras de todos los años del periodo de estudio. Es importante señalar la lógica detrás de la paleta de colores: la categoría que incluye la tasa nacional —4.5 a 7.4— se presenta en una tonalidad azul verde; los valores más bajos a la media quedaron representados entonces con tonalidades azules y moradas, y los más altos con tonalidades verdosas y amarillas.

Siguiendo esta lógica, resaltan un par de características iniciales. Primero, podemos encontrar la tonalidad verde, correspondiente a tasas de entre 7.4 y 12, mismas que son superiores a la media —de forma extendida tanto en la península de Yucatán— confirmando los resultados anteriores, una franja en Jalisco, en Guanajuato, el sur de Zacatecas y Aguascalientes —que por su pequeño tamaño queda totalmente inserto en esta área— y en el Noreste. Pero es el Noroeste, el área comprendida por Chihuahua y Sonora, la que llama la atención de forma predominante con los altos valores de sus municipios, pues la tonalidad correspondiente a la categoría 7.4-12 parece ser la base en la que resaltan municipios con tasas de entre 12 y 20 sucesos por cada 100 000, y algunos varios otros, contenidos en el área sombreada que representa la sierra Tarahumara, con valores entre 20 y 34.2. Resaltan también dos municipios dentro de esta área, y otro más en Sonora, con tasas altísimas, superiores a 34. A simple vista, la sierra parece ser efectivamente un área con altos niveles de ocurrencia de suicidio, pero sus alrededores en Sonora y Chihuahua parecen no quedarse muy atrás.

La segunda característica que resalta en el mapa es que toda el área Centro-Sur, comprendida entre Michoacán, el Bajío y Veracruz, al norte, y Chiapas, al sur, parece ser una región con bajos niveles de ocurrencia. Retomando el ejemplo del estado de Guerrero, observamos que efectivamente queda inserto en esta región más amplia y que muchos de sus municipios presentan la tonalidad más baja, aquella de entre 0 y 1.8 suicidios por cada 100 000, confirmando también el análisis anterior a nivel de entidad federativa. Sin embargo, también es fácil apreciar que hay municipios con tasas más altas a la media desperdigados en toda esta área, que son más difíciles de apreciar a simple vista porque el área de los municipios es más pequeña que en el norte del país. Esto está relacionado, por supuesto, con la propia distribución poblacional en el territorio, distinta en el norte y el sur desde épocas prehispánicas, pero incide en los cálculos de las tasas. Como mencionamos, este y otros sesgos están siempre presentes implícitamente en procedimientos de análisis espacial, por lo que presentamos también los resultados del segundo eje de análisis: el cálculo del estadístico Gi de Getis-Ord, procedimiento para detectar con pruebas estadísticas la presencia de clústeres con altos o bajos niveles de ocurrencia.

Debido a que estamos partiendo a la población en pedacitos desiguales, con poblaciones y áreas muy distintas, se pueden presentar grandes contrastes por causas de cálculo derivadas de dicha partición y no necesariamente por factores sociales subyacentes que operan en niveles regionales más amplios. De tal forma, existe un variado catálogo de metodologías de análisis espacial que intentan contrarrestar estos sesgos y proveen de resultados que pueden ser interpretados bajo paradigmas estadísticos más formales. Una de las técnicas más extendidas y tradicionales para la detección de clústeres en el espacio es la Gi de Getis-Ord, un procedimiento documentado ampliamente en la literatura que “promedia” las tasas de los municipios con las de sus vecinos, y convierte la tasa en un valor estandarizado con respecto de la media. Como no existe un método formal para elegir el tamaño óptimo de los vecindarios, usualmente es elegido con una suposición informada de los investigadores. En este caso, dado que el área de estudio, la sierra Tarahumara, contiene 18 municipios,4 definimos un tamaño de 20 municipios y calculamos los resultados. Los resultados de este análisis son presentados en el siguiente mapa y muestran un patrón evidente: existe un único clúster de suicidio en México con valores a más de 10 desviaciones estándares por encima de la media municipal, contenido casi perfectamente en el suroeste del estado de Chihuahua, es decir, la región de la sierra Tarahumara.

Es importante recalcar que la media de los municipios no necesariamente es intercambiable con la tasa nacional, ya que en este caso todos los municipios tienen el mismo peso, independientemente de su población. Como resultado, debido a los cientos de municipios con poca población en el área Centro-Sur, de baja incidencia, la media municipal está un poco sesgada hacia abajo con respecto de la tasa nacional (4.8 vs. 5.3). De tal forma, el mapa anterior no es idóneo para estudiar las tasas seculares de suicidio, sino para apreciar patrones espaciales de distribución en el territorio de una forma más clara.

Siguiendo esta línea de interpretación, podemos hacer algunas observaciones. Primero, existen algunas regiones en el país con tasas que son por lo menos 2.5 desviaciones mayores a la media municipal: la península de Yucatán; un pequeño eje situado en el norte de Jalisco, sur de Zacatecas y colindante a Aguascalientes, y el área que rodea la Zona Metropolitana de Monterrey. Estas afirmaciones no pretenden tener algún carácter determinista, ya que existen diversos métodos de análisis espacial y distintas decisiones metodológicas, como el tamaño de los vecindarios, que probablemente mostrarán otros matices. Son simplemente un primer acercamiento al necesario estudio del comportamiento del fenómeno en el territorio. Lo que sí parece presentarse con mucha menos ambigüedad son los valores en el Noroeste, ya que todos los municipios de Sonora y Chihuahua parecen situarse en estas categoría (Gi mayores a 2.5). Y en medio de este gran territorio, que incluye también partes de Baja California Sur y Sinaloa, resaltan dos áreas aún más altas: una con tasas a por lo menos 5.5 desviaciones de la media y que corre en diagonal por el este de Sonora al oeste de Chihuahua5 y, muy prominentemente, el clúster de nuestro interés, en tonalidad amarilla, que coincide casi exactamente con la designación oficial de la sierra Tarahumara y que presenta valores de 10 desviaciones estándar por encima de la media del país. Para dimensionar lo altos que son estos valores, podemos observar un histograma de su distribución con los colores correspondientes:6

Los pocos municipios que presentan el color amarillo están situados en un lejano extremo derecho de la distribución, totalmente alejados del grueso de la población. Esto termina de resaltar una presencia en verdad alarmante del suceso en la región, así como el “contagio”, en el sentido amplio de la palabra, a los municipios circundantes.

Conclusiones

En su artículo, Ana María Chávez Hernández se refiere irónicamente al fenómeno como el rumor rarámuri, quizá haciendo alusión al malentendido público de la ocurrencia de suicidios colectivos y a las repetidas ocasiones en las que fue desmentido por el aparato estatal de Chihuahua. Curiosamente, en la segunda entrevista mencionada arriba, el señor Ramón Gardea se ve en la necesidad de citar sus credenciales como líder de una organización indígena para reafirmar su testimonio después de la primera negación por parte del gobierno estatal. En una valiente contestación a esa discriminación reiterada, Ramón Gardea señala que por el hecho de que no haya gente que baje a la ciudad a hablar del tema, no significa que no ocurra, y que no hace falta más que los oficiales de gobierno se muevan a la sierra para atestiguarlo con sus propios ojos. Los datos oficiales parecen confirmar su testimonio.

Si regresamos a las tasas reales, y aislamos los 18 municipios “oficiales” de la región serrana, observamos una cordillera, debida a las fluctuaciones por estar calculada sobre un denominador apenas superior a los 200 000 habitantes. Dicha “cordillera” se presenta muy por encima de la estable tasa nacional.

En los diez años que comprenden nuestro estudio se registraron 599 suicidios en la sierra Tarahumara. De acuerdo con el censo de 2020, la población en el área ascendió a 232 171 habitantes. La tasa acumulada para estos años fue de 21.65, cuatro veces la nacional. En 2015, año en el que se registraron 84 ocurrencias, la tasa de suicidio alcanzó un pico de 30.6 por cada 100 000 habitantes. Esta tasa es comparable a la de Lituania para el mismo periodo, un país que ha sido históricamente asociado con las más altas tasas en el mundo.

Citando de nuevo a Ana María Chávez, el suicidio es por lo general el resultado de un tejido social: al igual que en el resto del país, en esta región está concentrado mayormente en los varones, y también al igual que en México, el grupo de edad de mayor riesgo, para ambos sexos, es el de 15 a 24.

Por último, a partir de 2012 se incluye en los registros vitales analizados una variable que indica si la persona fallecida hablaba o no una lengua indígena. La variable tiene altos índices de no respuesta, tanto para las defunciones generales como para los suicidios. En la sierra esta no clasificación llega casi al 50 %, por lo que estas estadísticas deberían ser consideradas con cautela.

Clasificación de defunciones según condición de habla indígena 2011-2020

Hablaba lengua indígena

No hablaba lengua indígena

No especificados

Total

México Defunciones generales

7

77

16

100 %

Suicidios

5

70

25

100 %

Sierra Tarahumara Defunciones generales

22

31

47

100 %

Suicidios

28

27

45

100 %

Según datos del censo de 2020, en ese año el 33 % de la población de la sierra hablaba una lengua indígena, y el 43 % vivía en un hogar indígena. De tal forma, parece que no hay evidencia suficiente en los registros administrativos para detectar de forma confiable si el fenómeno afecta desmedidamente a las personas rarámuris, o no discrimina entre la población indígena y la chabochi, los no rarámuris.

Lo que sí parece quedar bien establecido es la preocupante presencia extendida de la práctica en el territorio de la sierra de Chihuahua, con niveles más altos que en cualquier otra parte del país. Se necesitan políticas públicas que atiendan el fenómeno desde una perspectiva de salud pública e involucren a la comunidad. Asimismo, sería muy productivo realizar estudios que permitan entender el fenómeno con mayor profundidad. Necesitamos averiguar, por ejemplo, por qué el estado de Guerrero, la región con las tasas más bajas de México, también cuenta con presencia importante de rezago en educación e infraestructura, pobreza, crimen organizado y violencia homicida, desplazados internos y población indígena, y la incidencia del suicidio se encuentra en el extremo inferior y opuesto a lo que ocurre en la sierra Tarahumara.

Escuchando, de nuevo, los propios testimonios de sus habitantes, podríamos indagar en el efecto de la intensa inseguridad alimentaria y la presión de mantener una familia desde la adolescencia. Según los expertos, otros factores que pueden explicar las altas tasas de suicidio en la sierra Tarahumara son el consumo excesivo de alcohol, así como tener pocas herramientas para gestionar la salud mental, sobre todo por parte de la población masculina.

Sería necesario terminar con una perspectiva desde el análisis espacial, la herramienta utilizada en el artículo, que infiere que la distribución de la práctica en el territorio también es importante. En este sentido, la sierra parece resaltar como un hotspot en México, pero es evidente que queda inserto en un extenso territorio con tasas que también son altas: el Noroeste. Son curiosos, también, los bajos niveles en toda el área Centro-Sur. Si tomamos en serio la hipótesis de que el suicidio es el resultado de un tejido social, es fácil apreciar que áreas con distintas tradiciones históricas y culturales, incluso dentro de un mismo país, puedan presentar distintas tasas de incidencia de suicidio. En cualquier caso, contar con un panorama claro basado en evidencia puede ayudar a orientar su estudio epidemiológico en México, la creación de políticas públicas y, como es el caso, la detección de áreas en necesidad de intervención urgente.

 

Alberto Hernández Armendáriz
Ingeniero matemático y demógrafo. Acuario con mercurio en acuario.

El código para la construcción del análisis puede ser consultado aquí.


1 Aunque el señor Gardea no se refería a un solo evento colectivo, sino a la presencia generalizada de la práctica en una población desesperada, como él mismo confirmó en una entrevista posterior: “Suicidios por la depresión que causa no tener (que darle) de comer a sus hijos […] eso siempre ha habido, no es una cuestión de ahora […] todos los años hay suicidios, no masivos, no son suicidios masivos, pero siempre pasa, cada año en cada ejido siempre hay dos tres personas que se suicidan por tristeza, no por desesperación, por tristeza”.

2 Se constató por correo electrónico con personal del Inegi.

3 Un valor z es el número de desviaciones estándar que la observación empírica correspondiente está alejada de la media.

4 Seguimos la demarcación oficial del gobierno federal.

5 Y que cruza la frontera de forma muy latente, según datos de la CDC (Center for Disease Control and Prevention) analizados por el autor para el mismo periodo de tiempo.

6 El método empleado para dividir los valores fue el Natural Jenks, por su susceptibilidad para el agrupamiento espacial. Los datos fueron agrupados en siete categorías distintas, para poder aislar los valores a 10 desviaciones por encima de la media.

 

[Ilustración: Belén García Monroy – fuente: http://www.nexos.com.mx]

Digitalização da economia embaralha fronteiras entre lazer e labor, impõe jornadas massacrantes e aprofunda distúrbios psicossociais. Democracia exigirá regular corporações e reconectar sindicatos ao novo mundo do trabalho

Escrito por Marcio Pochmann

A tradição regulatória do trabalho no Brasil tem sido a de antecipar-se, em geral, aos potenciais riscos impostos durante os momentos históricos de grandes transformações econômicas e sociais. Ainda sob a vigência da escravidão, por exemplo, o Império adiantou-se à realidade que estava por chegar, definindo, em 1830, a regulação do contrato de prestação de trabalho entre brasileiros e estrangeiros livres.

Com a proibição do exercício do labor forçado, a livre expansão do capitalismo foi acompanhada por enorme potencial explosivo diante da exploração sem limites na crescente contratação da mão de obra. Por isso, logo no início da República, em 1891, o uso da mão de obra infantil em fábricas passou a ser, por exemplo, objeto de fiscalização; e em 1903 a existência de sindicatos passou a ser oficialmente permitida no país.

A própria Consolidação das Leis do Trabalho (CLT), introduzida em 1943, não se deixou de orientar para a mão de obra exclusivamente urbana, quando um pouco mais de 10% do total dos ocupados enquadrava-se no estatuto do emprego assalariado formal. Pelo projeto tenentista de construção da sociedade urbana e industrial no Brasil, as massas sobrantes no campo, herdadas da sociedade agrária, seriam elevadas à cidadania laboral garantida pelo acesso aos direitos sociais e trabalhistas estabelecidos pela carteira do trabalho assalariado somente possível nas cidades.

Naquela oportunidade, a expansão nacional do mercado de trabalho urbano era a vanguarda das mudanças no Brasil. Por representar o passado a ser superado, o conjunto dos trabalhadores rurais que constituía a maior parte dos ocupados somente começou a ser integrado, lenta e gradualmente, na regulação pública a partir do ano de 1963, com a aprovação do Estatuto do Trabalhador Rural.

Coube ao Estado assumir centralidade regulatória diante do avanço do operariado e da burguesia industrial, as duas principais classes sociais que estruturavam a sociedade urbana e industrial em constituição. Considerado pelo presidente Getúlio Vargas (1930-1945) “O Ministério da Revolução”, o Ministério do Trabalho, Indústria e Comércio, criado um mês após a Revolução de 1930, assumiu papel central na institucionalização, regulamentação e organização do mercado de trabalho assalariado.

A partir de 1990, quando o Brasil ingressou de forma passiva e subordinada na globalização conduzida pelos Estados Unidos, o assalariamento estancou e o emprego formal sofreu considerável deterioração. Concomitante com a ruína da sociedade urbana e industrial, a CLT foi sendo atacada, fazendo com que o Estado passasse a estar mais preocupado com o passado do que com o próprio futuro do presente, ao longo do primeiro quarto do século 21.

É nesse sentido que ganha importância na atualidade o entendimento acerca da emergência do mundo do trabalho digital que, impulsionado pelas diversidades das tecnologias de informação e comunicação, constitui o vetor de vanguarda das mudanças econômicas e sociais no país. Enquanto frente de expansão das ocupações novas e velhas, prolifera uma diversidade de atividades que se combinam virtualmente associadas à presença de trabalhadores que não são sequer reconhecidos como empregados.

Pela conformação de uma nova classe trabalhadora que se expande através das ocupações digitais, prevalecem enormes desafios quanto à identidade e pertencimento, bem como quanto à organização e recorte geográfico. Da mesma forma, as tradicionais instituições pertencentes ao antigo mundo do trabalho como entidades governamentais, sindicais e judiciais também registram dificuldades consideráveis para mobilizar e conectar as novas formas de trabalho ainda não padronizadas.

No contexto nacional de profusão de modelos de negócios cada vez mais operados pela coleta de dados e otimização dos processos de trabalho próprios da dispersão e fragmentação do labor remoto e terceirizado, a gestão algorítmica tem predominado. A assimetria de poder e de informação é inegável, tornando a retribuição monetária mínima diante da jornada de trabalho elevada, inclusive muitas vezes não remunerada, que acompanha a insegurança do rendimento e a ausência de compensação ao uso de equipamentos próprios da ocupação.

Ao mesmo tempo, o surgimento de novos sujeitos sociais ocorre condicionado a outros desafios em relação à formação da identidade coletiva e ao pertencimento solidário diante da ausência do status de emprego reconhecido legalmente e da natureza atomizada e dispersa do mundo do trabalho digital. A onipresença da digitalização faz desaparecer a fronteira que até então separava o tempo de labor do não labor, cujos impactos superam o caráter e a organização do trabalho, avançando sobre a saúde mental dos trabalhadores.

A digitalização da economia e da sociedade vem acompanhada de abusos da hiperconectividade gerados pela infração dos direitos de privacidade, vigilância massificada, elevação do tempo de trabalho, isolamento e intransparência nas relações profissionais. O resultado tem sido, em paralelo ao aumento da produtividade e dos lucros concentrados em poucos, o flagelo da precarização laboral e das doenças depressivas e de distúrbios psicossociais dependentes do uso de drogas legais ou até ilegais.

A regulação da digitalização e dos sistemas de inteligência artificial requer novas diretivas ao trabalho hiperconectado, capaz de garantir proteção social e trabalhista e padrões mínimos de saúde e segurança laboral. Novas instituições regulatórias e a reformulação das entidades de representação de interesses são necessárias para que o progresso da gestão algorítmica prevaleça com transparência e ética, sem decisões discriminatórias e arbitrárias que aprofundam a desigualdade e a injustiça.

[Fonte: http://www.outraspalavras.net]

 

Prezentado por Isak ESKİNAZİ

Kuando avlamos de la antiguedad, kada uno de los puevlos komo los ejipsyos, los sumeryos, los asiryos, los romanos o los chinos teniyan kostumbres diferentes para yevar ropa interyor i para vistirsen. Segun los freskos ke tenemos, vemos ke las mujeres romanas, al kontraryo de otras sivilizasyones, uzavan lo ke se yamava “stofion”, banda ke kuvriya los pechos i se atavan por detras. Lo mas de otros puevlos se metiyan lo ke yamamos oy una forma de “peshtemal” .

La vestimyenta de los ombres era muy rudimentarya komo la momya ke fue enkontrada en los Alpes, entre Austriya i Italya, en un lugar yamado Ötztal a una altitud de 3200 metros. Por esto la momya se yamo “Ötzi” i debasho de la inyeve kedo tal komo se ve en la foto. La vestimyenta era: kuero, fibra, tela sin kortar i sin kuzir, unido por algun tipo de brosh, toka.

Por miles de anyos, la ropa de los ejipsyos fue de keten (lino). Komo el klima de este payis es syempre kayente, el keten livyano i fresko fue muy apropriyado. En Gresya, empleyavan el “kiton”, ke era una tunika formada por dos rektangulos de tela unidos por los ombros. En el imperyo romano se vistyeron la “toga”, una tunika, i se metyeron “sandalyas” por kalsados. La ropa era de keten i segun el rango, de seda.

Se puede dizir ke la vestimyenta es vyeja de mas de 150.000 anyos. A parte del friyo o de la kalor, el umano se vistyo tan byen para anunsyar su rango sosyal.

Vinyendo a la ropa ke tenemos aryento de la vestimyenta, es difisil de saver desde kuando la uzamos. Porke esto por siguro empeso kon la nesesidad de proteksyon i de salud. Mas despues se adjustaron las restriksyones de las relijyones. Uno de los motivos de tener ropa interyor fue tan byen las kondisyones del trokamyento de klima. Oy dainda puedemos ver tribus ke biven tam desnudos.

Oy la vestimyenta depende de la moda, mas i mas por las mujeres ke se visten fustas kuando largas, kuando kurtas. Al empesijo del siglo 20, la mujer entrava a la mar entera vistida. Oy es una verguensa si no tyene un bikini o un mayo livyano.

La vestimyenta es komo meldamos en Kohelet: “Nada de muevo debasho del sol.”

 

[Orijin: http://www.salom.com.tr]

Il existe 1900 variétés d’insectes comestibles dans le monde. Karen Bleier / AFP

Écrit par Gaëlle Pantin-Sohier

Professeur des universités en science de gestion, IAE Angers – Université d’Angers

Coléoptères, chenilles, sauterelles… ça se mange, et c’est écologique ! Cette pratique, l’entomophagie, est pourtant encore balbutiante dans l’Hexagone, même si les enjeux environnementaux et nutritionnels modifient les comportements alimentaires des Français. Ceux-ci prennent conscience de l’impact majeur de la production et de la consommation alimentaire sur l’environnement et la santé. Une prise de conscience renforcée par la crise de la Covid-19 et le confinement.

La recherche d’alternatives et l’adoption de nouveaux régimes alimentaires (flexitarisme, véganisme, végétarisme) mettent en évidence l’intérêt que pourrait revêtir l’entomophagie.

En effet selon la FAO (Food and Agriculture Organisation), les insectes sont considérés comme une alternative durable aux protéines animales face à la raréfaction des ressources naturelles et à l’augmentation de la population mondiale.

La question de la réhabilitation de la consommation d’insectes dans les pays occidentaux est donc sur la table en raison des enjeux nutritionnels, économiques et écologiques qu’elle implique. Car les atouts de ce mets surprenant sont nombreux.

Leur taux de conversion alimentaire (quantité de nourriture requise pour produire une augmentation de poids de 1 kg d’insectes) est par exemple quatre fois plus élevé que celui des bovins. Ainsi, en moyenne, 2 kg d’aliments sont nécessaires pour produire 1 kg d’insectes, tandis que les bovins exigent 8 kg d’aliments pour produire 1 kg d’augmentation de la masse corporelle animale.

Autre avantage, leur faible production de gaz à effet de serre, qui est 10 à 100 fois plus faible que celle des porcs. De plus, ils consomment beaucoup moins d’eau qu’un élevage de bétail conventionnel, fournissent des protéines de haute qualité et présentent un faible risque de transmission de maladie zoonotique (grippe aviaire ou coronavirus).

Mais face à ces atouts majeurs se dresse un problème de taille : celui de l’acceptation des insectes en tant qu’aliment dans les pays occidentaux.

L’entomophagie, pratique émergente en Europe

Si quelques pratiques émergent en France et en Europe, la consommation reste marginale et expérientielle. Pour la majorité des consommateurs, les insectes sont considérés comme culturellement non comestibles, porteurs de dégoûts, de peurs, et associés à des comportements primitifs.

Pourtant, il existe, toujours selon la FAO, 1900 espèces d’insectes comestibles dans le monde (dont 250 en Afrique, plus de 500 au Mexique, 170 en Chine ou encore 428 dans le bassin amazonien).

Les plus couramment consommés sont les coléoptères (coccinelles, scarabées, hannetons, 31 %), les lépidoptères (chenilles, 18 %), les hyménoptères (abeilles, guêpes et fourmis, 14 %), orthoptères (sauterelles, criquets et grillons, 13 %) et hémiptères (cigales, cicadelles, cochenilles et punaises, 10 %).

Des sauterelles frites au Laos (Vientiane, 2010). Source : Chaoborus, Wikimedia Commmons. CC BY

Les consommateurs occidentaux ingèrent, sans le savoir, près de 500 grammes d’insectes par an via les colorants alimentaires, principalement la cochenille, à l’origine du carmin, un colorant rouge foncé.

Mais l’acceptation de cette alternative alimentaire implique une évolution des comportements et passe par une meilleure connaissance des déterminants sociaux, culturels, psychologiques et sensoriels des préférences et pratiques alimentaires.

Notre étude, publiée en 2019, explique pour quelles raisons les consommateurs ont des difficultés à adopter cette innovation alimentaire et quels mécanismes cognitifs (catégorisation, familiarisation) peuvent produire des effets positifs en matière d’acceptation.

Représentations des insectes : comestibles ou pas ?

Dans le domaine alimentaire, il est difficile de rattacher les insectes à une catégorie mentale existante. Or, la catégorisation joue un rôle majeur, notamment pour distinguer le « comestible » du « non comestible ».

En Occident, les insectes s’inscrivent dans la catégorie non comestible puisqu’ils sont considérés comme « non mangeables dans ma culture ».

Selon Rozin et Fallon, trois motifs de rejet de ces aliments sont identifiables : les propriétés sensorielles (liées à l’aversion), les conséquences anticipées de l’ingestion (liées au danger) et la dimension idéationnelle (liée au dégoût).

L’autre facteur dont dépend la catégorisation est l’expérience qui développe la familiarité et conduit ainsi à une augmentation de l’appréciation et de l’acceptation d’un nouveau produit.

Un ver au curry, plutôt appétissant !

Les résultats de notre étude qualitative portant sur 37 sujets âgés de 18 à 30 ans confirment la difficulté des répondants à catégoriser l’insecte comme aliment, ce qui provoque un rejet de sa consommation. Néanmoins, la nature des produits testés (insectes entiers nature, aromatisés et sous forme transformée) modère l’évaluation gustative des produits et leur degré d’acceptabilité.

Pour les insectes nature (vers de farine, vers à soie, vers de bambou, grillons, courtilière, sauterelle), l’aversion des répondants s’est exprimée spontanément – avant même que le produit ne soit goûté – en raison du caractère prétendument dangereux ou dégoûtant des insectes.

Le sentiment de danger provient de leur association à la saleté, à leur petite taille (qui les rend incontrôlables), à leur nombre très important. Autres associations négatives : leur capacité à se dissimuler, leurs mouvements et bruits (ils bourdonnent et grouillent), leur nuisibilité lorsqu’ils détruisent les champs, leur piqûre parfois dangereuse.

Le dégoût, quant à lui, se manifeste vivement car les insectes sont jugés répugnants notamment en raison des propriétés texturales qu’ils véhiculent (visqueux, gluants, craquant sous la dent, farineux).

Cependant, la transformation des produits impacte très fortement la comestibilité des insectes. En effet, lorsque les insectes sont aromatisés ou dissimulés dans des aliments connus, la familiarisation s’accroît et les insectes sont envisagés comme comestibles.

Le fait d’utiliser des marqueurs gustatifs connus (curry et goût barbecue dans notre étude) a permis d’atténuer le rejet. Certains répondants affirment même passer le cap de la dégustation en raison de leur appétence pour les arômes utilisés.

De façon plus marquée, lorsque les insectes sont intégrés dans une préparation connue (sablés au fromage ou gâteau au chocolat à base de vers de farine broyés), les consommateurs oublient tout simplement leur présence et leur attribuent d’emblée un statut comestible.

Gâteau au chocolat aux vers de farine. Dieter Nagl/AFP

Le fait que 36 répondants sur 37 aient ainsi goûté aux sablés et au gâteau au chocolat démontre l’importance de dissimuler les insectes, visuellement et gustativement, pour favoriser leur acceptation.

Accroître la familiarisation

Notre étude montre que pour favoriser la comestibilité des insectes, il semble intéressant, dans un premier temps, de proposer des catégories de produits connues et valorisées à base d’insectes avant de mettre en avant les produits sous leur forme brute. Les insectes sous forme de poudre peuvent ainsi être incorporés dans des pâtes ou des barres de céréales, tandis que les insectes entiers peuvent être recouverts de chocolat.

Ensuite, il s’agit d’accroître la familiarisation et la probabilité d’essai en présentant les nouveaux produits à base d’insectes à côté de produits familiers : des chips à la farine de criquets dans le rayon chips, des burgers aux insectes à côté des burgers aux steacks végétaux…

Il est également important de renforcer la confiance des consommateurs en vendant ces innovations sous des noms de marques connues, de proposer des packagings valorisant le produit et de mettre en avant des ambassadeurs reconnus et appréciés du grand public (chefs, influenceurs ou sportifs médiatiques).

Ces différents leviers devront être accompagnés de campagnes de sensibilisation sur les avantages de l’entomophagie (en s’adressant aux enfants qui pourraient être de puissants vecteurs de changement sur le plan alimentaire) mais aussi d’un cadre juridique européen incorporant les insectes comme denrée alimentaire pour les humains.

Prix élevé

En effet, dans le cadre de la législation sur les « nouveaux aliments », l’Union européenne a la charge d’évaluer les risques sanitaires liés à la consommation de ces denrées et d’autoriser leur mise sur le marché, mais tarde à fournir ses conclusions. En attendant ces conclusions, la France suit les recommandations de l’UE en interdisant la commercialisation des insectes comestibles, mais la Belgique tolère la mise sur le marché de quelques espèces.

Reste enfin la question du prix, qui demeure très élevé. Afin de rendre ces nouveaux produits accessibles au plus grand nombre, l’automatisation et l’intensification de la production et de l’élevage d’insectes est nécessaire.

C’est le projet de la start-up française Ynsect, qui se lance dans l’élevage et la transformation à grande échelle de vers de farine.

Mais les insectes produits par Ynsect sont à destination de la filière animale, sept espèces étant actuellement autorisées à nourrir les poissons et animaux de compagnie. Pour la production d’insectes à destination des humains, il faut encore attendre…

 

[Source : http://www.theconversation.com]

La victoria del “no” a la nueva constitución chilena obliga a volver la vista a las razones íntimas de este rechazo popular.

Gabriel Boric durante la campaña electoral.

Pinochet y su legado han demostrado que son difíciles de matar. El proyecto de Constitución de 2022 —la Constitución más progresista jamás escrita en términos de derechos socioeconómicos, igualdad de género, derechos indígenas y protección de la naturaleza— fue rechazado por casi el 62% de los votantes en un plebiscito nacional celebrado el pasado 4 de septiembre. ¿Cómo es posible que los chilenos hayan rechazado el proyecto propuesto tras los levantamientos populares acaecidos en octubre de 2019 para exigir una nueva Constitución y tras haber votado por abrumadora mayoría a favor del inicio del proceso constituyente? ¿Qué razones tenía el pueblo chileno para alinearse con las fuerzas de la derecha, que pretendían preservar la Constitución de Pinochet? Este sorprendente resultado exige seguramente una explicación multicausal. Aquí me centraré en dos de las más destacadas: la campaña de desinformación de la derecha a través de los medios de comunicación tradicionales y las redes sociales, y la exclusión de los sectores populares del proceso constituyente, que he destacado en análisis anteriores.

El apoyo al rechazo del nuevo texto constitucional fue más fuerte en los municipios de bajos ingresos, donde la participación también fue mayor que en los barrios de clase alta. Mientras que en el plebiscito de 2020 la oposición al proceso constituyente estuvo liderada por los tres municipios más ricos del país, esta vez los barrios más pobres acudieron en masa a votar en contra del proyecto propuesto. Por otro lado, el voto, a diferencia de 2020, fue obligatorio, instituyéndose multas por el incumplimiento de tal precepto, lo cual hizo que los sectores populares acudieran a votar por temor a los costes pecuniarios de la abstención. La participación aumentó sustancialmente del 50% al 86% y de los 5,4 millones de nuevos votos emitidos, el 96% optó por el rechazo. En total, el proyecto de Constitución solo recibió 4,8 millones de votos favorables, un millón menos de los que votaron a favor de que se produjera la redacción de una nueva norma constitucional dos años antes. Sin embargo, no se ha tratado tan solo de un voto contra el nuevo texto constitucional, sino también de una expresión de rechazo del gobierno de Gabriel Boric y de sus partidos: la coalición de la “nueva izquierda”, que incluye al Frente Amplio, al Partido Comunista de Chile y a los partidos de la antigua Concertación. El número de votos a favor de nueva Constitución fue aproximadamente igual al cosechado por Boric en la segunda vuelta de las elecciones generales chilenas contra el candidato de extrema derecha José Antonio Kast celebradas en diciembre de 2021, lo cual sugiere que el nuevo presidente no ha sido capaz de ampliar su electorado desde que asumió el cargo.

El apoyo al rechazo del nuevo texto constitucional fue más fuerte en los municipios de bajos ingresos, donde la participación también fue mayor que en los barrios de clase alta

Durante la campaña, que se prolongó durante un mes, se invirtió al menos un millón de dólares para dar a conocer el proyecto de nueva Constitución al pueblo chileno. Alrededor del 90% de estos recursos fueron gastados por el bloque partidario del rechazo, compuesto por los partidos de derecha, por sectores de la Democracia Cristiana y por la nueva coalición centrista Amarillos por Chile. En los programas matutinos y en los telediarios nocturnos esto partidos denunciaron repetidamente el documento como “extremista” y “mal redactado”, mientras que los centros de estudios conservadores bombardearon a la opinión pública con encuestas de dudosa fiabilidad, que indicaban que la mayoría de la gente votaría en contra del nuevo proyecto. Estos esfuerzos se vieron fortalecidos por la difusión de la consabida desinformación en las redes sociales, así como por la distribución de copias falsas del proyecto de Constitución con artículos manipulados. En un episodio ilustrativo, Constanza Hube, la representante de extrema derecha en la Convención, fue sorprendida repartiendo copias falsas de la nueva Constitución durante una reunión de bloque del rechazo.

Los sondeos a pie de urna y las encuestas informales revelaron que mucha gente estaba confundida realmente sobre el contenido del plebiscito; algunos incluso pensaban que al votar contra el nuevo texto constitucional estaban aboliendo la Constitución de Pinochet. Ello no es de extrañar, ya que la única información oficial sobre el proyecto constitucional se limitó a treinta minutos diarios de televisión, repartidos a partes iguales entre los partidarios del rechazo y de la aprobación del nuevo texto constitucional, durante los veintiocho días de campaña. Dado que el espacio de difusión se asignó a una serie de partidos políticos y grupos de la sociedad civil, el mensaje fue fragmentario. En la campaña de los partidarios de la nueva Constitución participaron en las emisiones diez organizaciones; incluso después de llegar a diversos acuerdos entre ellas, algunas acabaron teniendo menos de cinco segundos para expresar su punto de vista. No hubo anuncios oficiales durante la campaña, ni folletos enviados a los domicilios, ni sesiones informativas en persona; toda la difusión fue realizada por partidos políticos, ONG o voluntarios. No está claro por qué el gobierno de Boric efectuó un trabajo tan pobre de información al electorado en un asunto tan crucial.

Entre las falsedades más extendidas se encontraba la de que la nueva Constitución aboliría la propiedad de la vivienda para las clases trabajadoras

Mientras que los programas informativos diarios a favor y en contra de la nueva Constitución tuvieron poco impacto en los votantes —solo en torno a 720.000 personas los sintonizaron cada día—, el interminable flujo de programas de televisión en los que políticos y autodenominados intelectuales difundían desinformación sobre el contenido del proyecto seguramente sí lo tuvo. Entre las falsedades más extendidas se encontraba la de que la nueva Constitución aboliría la propiedad de la vivienda para las clases trabajadoras, permitiría los abortos tardíos a la carta y abriría la puerta a la secesión de los territorios indígenas.

Un campo de experimentación para la desinformación fue la región de la Araucanía, una zona militarizada, sometida a estado de excepción debido al conflicto mapuche, en la que el 74% de los votantes se mostró contrario al proyecto constitucional, cifra que supone el segundo porcentaje más elevado de rechazo de la nueva Constitución a escala nacional. Bastión tradicional de la derecha, la Araucanía fue una de las dos únicas regiones que votaron por mantener a Pinochet en el poder en 1988, aunque posteriormente votó por iniciar el proceso constituyente en 2020. A finales de junio, Francisco Orrego, un joven abogado portavoz del bloque del rechazo, se esforzó por convencer a la comunidad obrera de Angol de que el derecho a la vivienda contenido en el proyecto de Constitución —uno de los pocos artículos propuestos por las organizaciones de base que finalmente llegó al texto definitivo— suprimiría el derecho de propiedad de las viviendas de las personas que las hubieran adquirido con subsidios sociales (situación que afecta a cerca del 40% de la población). Aunque ello se denunció inmediatamente como fake news, Orrego siguió apareciendo habitualmente como un experto en tertulias políticas en las que podía difundir tales mentiras a audiencias más amplias.

Por otro lado, las iglesias evangélicas, que recientemente se han aliado con el Partido Republicano de Chile, afiliado a la extrema derecha, tienen una fuerte presencia en la Araucanía, constituyendo sus miembros alrededor del 27% de la población. A finales de febrero, antes de que el artículo sobre los derechos de género fuera aprobado por la Convención, representantes de más de dos mil setecientas iglesias de la región pidieron a sus comunidades que rechazaran el proyecto, citando el aborto como su principal preocupación. Aunque el proyecto de Constitución codificaba el derecho al aborto en términos generales al ordenar al Estado que garantizara la “interrupción voluntaria del embarazo”, la opinión pública tenía una percepción deformada de esta disposición. Felipe Kast, el senador derechista por la Araucanía, utilizó las emisoras de radio conservadoras para emitir un anuncio en el que afirmaba que el proyecto de Constitución “permitía el aborto hasta el noveno mes de embarazo”, denunciando esto como una “violación de los derechos humanos de los niños no nacidos”. Aunque los defensores de la nueva Constitución intentaron rebatir estas falsedades, resultó imposible desalojarlas del imaginario popular.

Felipe Kast, el senador derechista por la Araucanía, utilizó las emisoras de radio conservadoras para emitir un anuncio en el que afirmaba que el proyecto de Constitución “permitía el aborto hasta el noveno mes de embarazo”

Sin embargo, quizá el tema más controvertido y utilizado más agresivamente fue el de los derechos de los indígenas. Aunque el texto se limitaba a seguir los compromisos establecidos en el Convenio 169 de la OIT sobre Pueblos Indígenas y Tribales, que Chile había ratificado en 2008 pero que nunca llegó a aplicar, los políticos y expertos de la derecha tejieron una narrativa en la que los pueblos indígenas obtendrían la capacidad de desmembrar el país. Ximena Rincón, senadora de la Democracia Cristiana, afirmó a principios de julio que apoyaba el rechazo al nuevo texto constitucional, porque daría a los pueblos indígenas (que constituyen menos del 10% de la población nacional) el poder de veto sobre las reformas constitucionales. A pesar de que se le dijo en directo que ello no era cierto, se negó a reconocer que su opinión era una falsedad. Todas estas distorsiones siguieron influyendo en el discurso nacional.

Al mismo tiempo, los resultados de las votaciones procedentes del sistema penitenciario, donde la única información de los reclusos procedía de las emisiones de televisión, revelaron los poderosos efectos de los medios de comunicación conservadores en la formación de la opinión pública. Por primera vez en la historia se permitió a los reclusos votar, confiando en que se inclinarían por conceder su apoyo al nuevo texto, ya que el proyecto de Constitución otorgaba nuevos derechos a las personas presas, como, por ejemplo, la defensa jurídica gratuita, la prohibición de la doble incriminación y un comisionado oficial para prevenir los abusos. Sin embargo, al final, solo uno de los catorce complejos penitenciarios del país votó para aprobar la nueva Constitución. Este centro penitenciario fue, no por casualidad, el único en el que realmente se distribuyeron entre los presos copias físicas del proyecto de Constitución y se celebraron sesiones informativas con expertos jurídicos voluntarios. Los que conocieron realmente el texto aprobaron sus reformas; los que basaron su opinión únicamente en la cobertura mediática fueron implacablemente hostiles al mismo.

Según un informe reciente, al menos treinta y seis organizaciones no sujetas a controles electorales y, por lo tanto, no obligadas a revelar sus fuentes de financiación, gastaron 130.000 dólares en concepto de publicidad en Facebook e Instagram durante los meses previos al plebiscito; el 97,4% de estos anuncios presionaron para rechazar el proyecto de Constitución. En definitiva, parece que la parcialidad de los medios de comunicación tradicionales más los millones gastados para influir en la opinión pública a través de las redes sociales ayudaron a consolidar la narrativa de que la Convención era un circo político, que había redactado un documento chapucero y poco profesional.

Además de esta campaña de desinformación, los militantes de la izquierda extraparlamentaria se mostraron escépticos ante una Convención que había traicionado las movilizaciones masivas de 2019. Muchos de ellos optaron por rechazar en lugar de legitimar el proceso. Señalaron, con razón, que el Pacto del 15 de noviembre de 2019, acordado en una negociación entre bambalinas entre Boric y un senador de la derecha dura, mediante el que estableció el marco de funcionamiento de la Convención Constitucional, pretendía constreñir las energías populares en lugar de canalizarlas. El Pacto estableció la regla antidemocrática de la supermayoría de dos tercios para la aprobación de los nuevos artículos constitucionales y otorgó a los partidos del establishment una enorme influencia en el proceso de redacción. Desde el principio, el proceso constituyente fue capturado por las élites, que intensificaron sus intentos de preservar el statu quo a medida que se acercaba el plebiscito.

El 14 de mayo la Convención presentó un extenso primer borrador, que incorporaba innovaciones constitucionales progresistas como la plurinacionalidad y los derechos ecológicos. Se formaron dos comités especiales para “armonizar” y editar el documento final, que incluía un total de 388 artículos, y para decidir las disposiciones transitorias. Sin embargo, la autonomía de la Convención no tardó en ser vulnerada por las negociaciones sobre cómo realizar la transición de un orden constitucional a otro. El 16 de mayo el gobierno envió un documento a la Convención en el que recomendaba que se mantuviera la actual normativa sobre recursos naturales, agua y tierras indígenas hasta que se aprobara la nueva legislación con el fin de asegurar una “transición ordenada y gradual”, lo cual significaba, por ejemplo, que el agua seguiría siendo privada hasta que los senadores de derecha que controlan la mitad del Senado —y que votaron en 2020 en contra de que el agua se convirtiera en un derecho humano— aceptaran nacionalizarla. El gobierno también recomendó que Boric, cuyo índice de aprobación se situaba justo por encima del 30%, así como los miembros del Congreso, cumplieran sus mandatos originales y permanecieran en sus puestos durante tres años y medio más. La Convención se plegó a estas exigencias egoístas. Muchos activistas consideraron este comportamiento una colusión inaceptable entre el órgano constituyente y el poder ejecutivo, lo cual contribuyó a desacreditar el proceso de redacción en su conjunto.

Quizá el tema más controvertido y utilizado más agresivamente fue el de los derechos de los indígenas. La derecha tejió una narrativa en la que los pueblos indígenas obtendrían la capacidad de desmembrar el país

Tres semanas antes del plebiscito los partidos de la coalición gobernante comenzaron a exponer los cambios que pretendían llevar a cabo, si se aprobaba el proyecto de nueva Constitución. En un intento de aplacar a los partidos de la derecha, así como a los partidos de la antigua Concertación, que ahora controlan el 38% de los ministerios del gobierno, Boric se comprometió a delimitar estrictamente los derechos de los indígenas, subrayando que su aportación en cuestiones de política nacional no sería vinculante. También aseguró al establishment que el actual marco neoliberal —en el que servicios básicos como la sanidad, la educación y las pensiones son proporcionados en gran medida por empresas privadas— seguiría vigente. De hecho, aunque el proyecto de Constitución ordenaba la creación de un sistema de educación pública, de un sistema nacional de salud y de un sistema público de seguridad social, no desmantelaba explícitamente el actual modelo del cheque escolar vigente en el sistema educativo, ni el modelo de seguros privados imperantes en el sistema sanitario, ni el plan de ahorro individual que obliga a la clase trabajadora chilena a subsistir con pensiones de miseria. En lugar de impulsar la reforma de estos sistemas procedentes de la época de la dictadura, como los manifestantes venían exigiendo desde 2009, Boric aceptó preservarlos.

Estas reformas previstas no solo demostraron la intención del gobierno de preservar los rasgos centrales del neoliberalismo chileno, sino que también señalaron el desprecio que la coalición de Boric sentía por el proyecto de Constitución y por la voluntad popular. Su anuncio de que trataría de reformar la Constitución —incluso antes de que esta se sometiera a votación popular— agravó la impresión de que no era adecuada para su propósito. Todo ello jugó a favor de la campaña del bloque contrario al nuevo texto constitucional. También transmitió al electorado la percepción de que se limitaría a votar un texto provisional en lugar de expresar una opinión seria sobre el futuro del país.

Chile se encuentra ahora en una posición incómoda privado de un camino claro para resolver su inminente crisis sociopolítica. Al votar a favor de iniciar un proceso constituyente, los chilenos y las chilenas rechazaron indirectamente la actual Constitución de 1980. Sin embargo, al rechazar el nuevo texto constitucional propuesto, el proceso puesto en marcha por el Pacto de Noviembre ha quedado oficialmente terminado sin dejar ninguna disposición en vigor para relanzar un nuevo proceso de redacción. La reforma constitucional resultante del Pacto se limitaba a estipular que si el proyecto de Constitución era rechazado, el antiguo seguiría en vigor. Entonces, ¿qué pasará ahora?

Es probable que Boric intente establecer otra Convención basada en reglas negociadas desde una posición de debilidad, la cual será aún más complaciente con las demandas de la clase política. Será un proceso dirigido por los partidos, dominado por “expertos”

Antes del plebiscito, el presidente Boric se comprometió a convocar un nuevo proceso constituyente si el proyecto propuesto era rechazado. Sin embargo, la única manera de iniciar dicho proceso es a través de un nuevo proceso constitucional, que requiere una supermayoría en el Congreso, la cual será realmente difícil de conseguir debido a la oposición de la derecha y dado que las fuerzas conservadoras controlan el Senado: convocar, pues, una asamblea constituyente dotada de mecanismos adecuados de participación popular parece algo imposible. Así pues, es probable que Boric intente establecer otra Convención basada en reglas negociadas desde una posición de debilidad, la cual será aún más complaciente con las demandas de la clase política. Será un proceso dirigido por los partidos, dominado por “expertos” y aislado de las presiones populares. Los expertos ya han comenzado a culpar a los pocos miembros independientes de la Convención de la derrota del proyecto constitucional, preparando el escenario para eliminar todo potencial radical que el proceso tuviera previamente. Al mismo tiempo, sin embargo, los chilenos y chilenas ya están saliendo a la calle para exigir su propio proceso constituyente en el que no haya negociaciones en la trastienda y en el que el propio pueblo tenga el poder de tomar decisiones vinculantes.

Sidecar – artículo publicado originalmente por Sidecar, el blog de la New Left Review“Chile’s Rejection”, traducido con permiso expreso por El Salto. Véase también “La batalla por la Constitución de Chile”, NLR 135.

Entitats i activistes denuncien el tractament de la informació que s’ha donat sobre aquest virus, travessat per la LGTBIfobia i els tabús sexuals.

Escrit per Judit Vela

Segons Canal Salut, la verola del mico és una zoonosi causada per un virus anomenat MPXV (segles en anglès de ‘monkeypox virus’). Els seus símptomes són similars als de la verola erradicada l’any 1980, tot i que menys greus: febre, maldecap, dolors musculars i erupció a la pell. La majoria de les persones afectades es recuperen en un període d’entre dues i quatre setmanes.

Després d’avaluar la progressió del virus a diferents territoris, l’Organització Mundial de la Salut (OMS) va decidir declarar la verola del mico com a emergència sanitària internacional al juliol, tot i no comptar amb el suport del comitè científic. En aquell moment, l’organisme va recomanar que “els homes que tenen sexe amb homes” reduïssin el número de parelles sexuals.

Lluitant contra l’alarmisme

“Crec que aquestes declaracions van contra el seu propi interès, que en teoria és el de tenir cura de la salut de tothom”, comenta Sebastian Meyer, president de l’Associació STOP. Des del maig, aquesta entitat es dedica a difondre informació sobre la verola del mico per contrarestar la desinformació i l’alarmisme creat pels mitjans generalistes i les administracions. “Tot i que és molt desagradable, sabem que acostuma a no ser greu i que la mortalitat és baixíssima”, assegura.

No és l’única organització que ha assenyalat el risc d’emetre aquest tipus de discurs. La Federació Estatal de Lesbianes, Gais, Trans, Bisexuals, Intersexuals i més (FELGTBI+) va publicar un comunicat destacant les repercussions que pot tenir el fet de vincular una malaltia amb un col·lectiu: d’una banda, l’estigmatització del col·lectiu en qüestió i, de l’altra, la falsa sensació de seguretat per a la resta de la població.

L’il·lustrador i divulgador a les xarxes socials Rubén Evangelista (@motherofqueer) també considera que aquest tipus de declaracions que assenyalen directament un culpable acaben calant en la població: “Conec gent que ha hagut de mentir a la feina per agafar la baixa per la verola del mico”, explica. Així, l’interrogant és evident: s’hauria destacat l’orientació sexual del grup de població més afectat per un virus en cas que aquest hagués estat heterosexual?

Una qüestió moral

La verola del mico, segons Canal Salut, es pot contagiar a través de lesions de la pell produïdes pel mateix virus (com ara vesícules, pústules, crostes, etc.); fluids corporals (com ara saliva, pus, semen, etc.); objectes contaminats (com ara roba, tovalloles, roba de llit o estris per menjar) i gotetes respiratòries.

A dia d’avui, l’últim comunicat del Govern sobre el tema notifica que hi ha un total de 2.984 casos sospitosos o probables de verola del mico i 1.995 confirmats. La majoria d’aquests confirmats, apunten, “són homes d’entre 20 i 60 anys”, i la via de transmissió més freqüent ha estat possiblement “el contacte durant les relacions sexuals (…) en el context d’esdeveniments festius multitudinaris”.

En relació amb això, el president d’STOP opina que no cal amagar la vulnerabilitat del col·lectiu, ja que és necessari saber quin és el focus poblacional del virus per poder adreçar-se a ell en les campanyes de prevenció. No obstant això, també considera que s’hauria de fer un ús més curós de les paraules per evitar la criminalització, i que tot plegat es tracta d’una qüestió moral: “Pots tenir una relació sexual amb una sola persona i contagiar-te. El més important és que les pràctiques siguin segures”.

En aquesta línia, diverses entitats han hagut de recordar que la verola del mico no és una infecció de transmissió sexual (ITS).

Racisme en la gestió sanitària

Madrid i Catalunya són les comunitats on més contagis s’han registrat fins ara. A Catalunya, la campanya de vacunació va iniciar-se just un dia abans que la OMS declarés la verola del mico emergència sanitària internacional, el 21 de juliol.

Rubén Evangelista assenyala les dificultats amb les quals va trobar-se per accedir a la vacuna a la comunitat de Madrid: “És tot un entramat que requereix paciència i constància”. A més a més, té limitacions molt importants, ja que no es pot optar a una cita sense documentació. “No podem deixar una part de la població sense cobertura per tenir una llei d’estrangeria com la que tenim, entintada de racisme i colonialisme”, denuncia.

En aquest sentit, l’il·lustrador recorda també que la verola del mico fa temps que existeix, però que no ha estat fins que ha arribat a Occident que s’ha considerat una crisi sanitària. En això coincideix amb Sebastian Meyer, que assegura que “es podria haver intervingut durant molt de temps per erradicar-la o reduir la seva presència a Àfrica, però no s’ha fet, la qual cosa ens indica altres qüestions”.

Aliances comunitàries contra la desinformació

Les últimes declaracions de l’OMS apunten a un alentiment del brot de verola del mico. Tot i així, l’Estat espanyol continua encapçalant el número de contagis a Europa. “Es pot comparar amb la gestió de la Covid-19 i del VIH perquè no s’ha fet tot el que es podria haver fet, ni s’ha fet de manera correcta”, manifesta Sebastian Meyer.

Una gestió que, com bé han apuntat des de diverses organitzacions, deixa al descobert els tabús i estigmes sexuals que encara regeixen la societat actual. Per sort, això sí, la resistència també és una realitat: “Moltes persones hem parlat de la nostra experiència, hem compartit informació o hem ajudat en el procés de demanar cita. Com sempre: establint xarxes de diàleg i cures”, conclou Rubén Evangelista.

 

[Font: http://www.xarxanet.org]

Entre el 5 y el 20 de marzo de 1866, Charles Baudelaire, acompañado por su amigo inseparable Auguste Poulet-Malassis y por su esposa Félicien Rops, viajó a la ciudad belga de Namur, para visitar iglesias barrocas y compilar más información para el libro que el poeta estaba preparando sobre la historia de Bélgica. En la visita al confesionario de Saint-Loup, Baudelaire perdió el dominio de su cuerpo: se tambaleó y cayó. No fue posible que siguiera disimulando que su malestar no era grave; sus amigos percibieron signos de hemiplejia y afasia. El escritor francés no logró recuperarse y murió el 31 de agosto de 1867 en una clínica de París.

autoretrato_baudelaire

Autorretrato de Baudelaire

Selección: Kathya Millares

La derrota física del poeta maldito fue narrada por uno de los testigos. El 9 de abril de 1866, Poulet-Malassis, a quien Baudelaire en nombre de su amistad le pidió que editara Las flores del mal, envió una carta a Jules Troubat, secretario de Sainte-Beuve, con estos detalles:

Aquí está en pocas palabras la verdad sobre la enfermedad de Baudelaire.
Durante seis meses todo su sistema nervioso estuvo fuertemente comprometido. No tuvo en cuenta síntomas y graves advertencias y a pesar de la indicación de los médicos y la súplica de sus amigos siguió usando y abusando de los excitantes. Su voluntad era tan débil en cuanto a sus hábitos que en mi casa no se ponía aguardiente en la mesa para que él no bebiera. De otro modo su deseo era irresistible.
Desde hace quince días —dieciocho— que debe guardar reposo. Vértigos, parálisis del lado derecho, brazos y piernas. Hubiera querido llevarlo a París, o mejor con su madre. Se rehusó con una especie de cólera.
El viernes hará ocho días que la parálisis del lado derecho se ha manifestado al mismo tiempo que un reblandecimiento del cerebro.
He creído conveniente escribirle al hombre que lleva los asuntos de su madre, el Sr. Ancelle, alcalde de Neuilly, y vino. Se decidió, no sin pena, que Baudelaire cambiara el hotel por una casa de salud atendida por hermanas. De hecho es una especie de hospital, pero es el único lugar donde lo pudimos poner convenientemente.

Fuente: Baudelaire. Correspondencia general. Selección y prólogo de Américo Cristófalo; traducción y notas de Américo Cristófalo y Hugo Savino, Paradiso, Buenos Aires, 2005.

[Reproducido en http://www.nexos.com.mx]