Archives des articles tagués Tecnologías

Tradition millénaire dans le monde arabe et islamique, la calligraphie arabe est entrée, le 14 décembre, dans la liste du patrimoine culturel immatériel établi par l’UNESCO. Pour ce faire, 16 pays du monde arabo-musulman se sont réunis afin de porter cette candidature. Pour l’organisme, le patrimoine culturel immatériel demeure, plus que jamais, « un facteur important de maintien de la diversité culturelle face à une mondialisation croissante. »

ActuaLitté

(Crédits : Land Rover Mena – CC BY 2.0)

Publié par Hocine Bouhadjera

Afin de soutenir l’entrée au patrimoine culturel immatériel de l’UNESCO, l’Arabie saoudite, l’Algérie, le Bahreïn, l’Égypte, l’Irak, la Jordanie, le Koweït, le Liban, la Mauritanie, le Maroc, Oman, la Palestine, le Soudan, la Tunisie, les Émirats arabes unis et le Yémen, n’ont pas hésité à se fédérer. Une illustration du dépassement des conflits à travers une culture en partage – même dans le cas de sérieux différends, comme entre l’Arabie saoudite et le Yémen, ou l’Algérie et le Maroc.

“Symbole du monde arabo-musulman”

« La calligraphie arabe est la pratique artistique de l’écriture manuscrite en arabe de manière fluide pour transmettre l’harmonie, la grâce et la beauté », explique l’UNESCO pour définir cette pratique, entre culture, artisanat et religion. « La fluidité de l’écriture arabe offre des possibilités infinies, même au sein d’un seul mot, car les lettres peuvent être étirées et transformées de nombreuses façons pour créer différents motifs », ajoute encore l’institution internationale.

Caligraphie sur pierre. Grande Mosquée, Xi’an. dans la province de Shaanxi, Chine. (Crédits : Kandukuru Nagarjun (CC BY 2.0))

Le Ministre de la Culture saoudien, le prince Badr bin Abdullah bin Farhan Al-Saud, a salué la décision et a déclaré, dans un communiqué publié par l’agence de presse officielle saoudienne, qu’elle « contribuerait au développement de ce patrimoine culturel ».

Abdelmajid Mahboub de la Saudi Heritage Preservation Society, qui a participé à la proposition, a souligné que la calligraphie « a toujours servi de symbole du monde arabo-musulman ». Il a tout de même déploré que « beaucoup de personnes n’écrivent plus à la main en raison des avancées technologiques », et pointé que le nombre d’artistes calligraphes arabes spécialisés avait fortement chuté ces dernières décennies. L’inscription à l’UNESCO « aura certainement un impact positif » sur la préservation de la tradition, conclut-il néanmoins.

Un art né au VIIIe siècle

Il faut tout de même rappelé que si la plupart des calligraphies sont islamiques et en arabe, les manuscrits coptes ou chrétiens en arabe ont également fait usage, par exemple, de la calligraphie, comme il existe une calligraphie islamique en langue perse ou ottomane pour ne citer qu’eux.

Dans la culture islamique, la calligraphie est perçue comme un art de la plume et comme une expression du sacré. Motivée historiquement par la contemplation et le respect religieux, elle est une expression alternative devant l’interdiction, dans l’islam, de la représentation figurative des formes. L’expréssion artistique en terre d’islam s’est ainsi fixée sur la langue écrite devenue ornement. Décorer la parole sacrée du Coran sera d’ailleurs cette fois-ci soutenu par les traditions religieuses de l’Islam.

Historiquement, l’écriture arabe a également subi différentes réformes, ainsi que des influences de styles d’écriture régionaux et d’époque – principalement à la suite de conquêtes et de conversions à l’islam. Aujourd’hui, les principaux styles ont été classés en six types.

Parmi ses types de calligraphies, la plus ancienne semble avoir été l’écriture coufique, du nom d’une ville en Irak, Kufa, apparue à la fin du VIIIe siècle, avant l’apparition du Naskhi développé au IXe siècle. Ce dernier style, connu comme l’écriture utilisée pour le Coran, est le plus célèbre. Par conséquent, il est parfois considéré à tort comme l’écriture arabe type.

On peut également citer le Thuluth, développé au Xe siècle comme une écriture d’affichage pour décorer des objets scripturaires, le riq’ah, mélange de Thuluth et Naskhi, le divanî, développé au Xe siècle et qui atteint son apogée au XVIIe siècle grâce aux ottomans, ou encore le Tal’iq, issu de la culture persane préislamique.

Lampe de mosquée avec inscriptions en écriture thuluth, début XIVè siècle, époque mamelouke, Égypte ou Syrie, verre avec décor émaillé et peinture d’or 34 cm de haut, Musée d’art islamique de Berlin. (Crédits : Jean-Pierre Dalbéra (CC BY 2.0))

Parmi les grandes figures de cet art de la ligne et de la conception, on peut citer l’un des premiers, Ibn Muqla, calligraphe du début du Xe siècle de l’époque abbasside, ou plus récemment, l’irakien Hassan Massoudy, né en 1944, et considéré par l’écrivain français Michel Tournier comme le « plus grand calligraphe vivant ». Il vit actuellement à Paris.

Calligraphie de Hassan Massoudy (compte Facebook)

Pour l’UNESCO, l’importance de la calligraphie arabe « n’est pas dans la manifestation culturelle elle-même, mais plutôt la richesse des connaissances et des compétences qui sont transmises à travers elle d’une génération à l’autre ».

 

[Via : UnescoI Love Typography – source : actualitte.com]

O filósofo Ignacio Castro pon «en orde» experiencias que o perturbaron

Javier Turnes (a la izquierda) charla sobre el ensayo «Sexo y silencio» con su autor, Ignacio Castro

Javier Turnes (á esquerda) charla sobre o ensaio «Sexo e silencio» co seu autor, Ignacio Castro

Por H. J. P.

No seu último libro, Sexo e silencio (Pre-Textos), o escritor, profesor e filósofo Ignacio Castro (Santiago, 1952) trata de «pór en orde unha infinidade de experiencias» que viviu e perturbárono. «Non quere dicir isto que sexa precisamente un texto autobiográfico, pero si que hai unha carga de confesión persoal un pouco impúdica», admite en conversación co seu colega e músico Javier Turnes (Portomouro, Val do Dubra, 1976), que se interesa polas razóns que o empuxaron a publicar un libro sobre sexo, «un tema que está en todas partes», e sobre que tipo de coñecemento o sexo permite. «Un tipo que non se adquire de modo intelectual ou categorial…», responde rápido a propósito de que «isto fará sorrir aínda a algúns intelectuais». Pero Castro ten unha gran fe no instintivo, no inchíoivo, unha potencia cognitiva que se perde no considerado estritamente racional: «A música, a danza, a pintura e os afectos subsisten grazas a un tipo de coñecemento distinto á venerada Razón». Nietzsche —insiste— non chanceaba cando dixo aquilo de «no teu corpo hai máis razón que na túa mellor sabedoría».

As tecnoloxías corporais e sensitivas, que subsisten baixo o ruído mediático, permiten que sobre cuestións cruciais para a humanidade —incluída a antiga pregunta sobre que ou quen son— «a última palabra non a teña a metalinguaxe do experto, senón o sentido común de calquera que se atreveu a vivir, sexa ama de casa ou fontaneiro. Non me parece mal, se dicimos crer minimamente na democracia, que a xente atope nos seus desexos e afectos, sexan ou non sexuais, un modo de coñecemento inchíoivo máis potente que a aburrida cháchara dos doutores da ciencia, que hoxe demostran isto e mañá o contrario. Hai nos afectos, no amor e a sexualidade, unha intelixencia da intuición que Kant nunca admitiu e tampouco puido imaxinar. Ten graza que poidamos achar na Idade Media unha sabedoría sobre o corporal que a orgullosa Modernidade con demasiada frecuencia nega».

A ciencia dixo mil cosas —aduce Castro a Turnes—. E é que xa moito antes dos gregos é inxente a literatura sobre o sexual. Foucault repasa un amplísimo catálogo da literatura científica sobre a sexualidade. «Sexo e silencio tamén reordena esas mil investigacións, antigas e modernas, de Reich a Ivan Illich, de Limónov a Camille Paglia, ou o traballo do magnífico psicanalista Marcelo Barros. Agora ben, creo que a ciencia contemporánea —Lacan e Freud, entre outros, son unha excepción—, en xeral, detense á porta de certas prohibicións que incumben ao espírito que latexa en cada corpo, un absoluto local que roza os nosos prexuízos racionalistas». Castro asegura que se esforzou en lograr «unha mestura de ponderación e crueza» que interese a lectores moi distintos co único requisito de que «teñan vivido intensamente as paixóns do corpo».

Sobre o silencio, aclara que apunta a «algo sacro e inviolable que alenta nos corpos, no seu desexo, o seu sexo e as súas paixóns», algo do cal saben máis os poetas que os científicos. Non se refire ao silencio como signo de opresión, «dunha censura que habería que rebentar», senón como índice da potencia do segredo, de «unha insurrección que latexa en cada corpo, incluso ante a policía que é a conciencia».

«¿Pode haber sexo sen ilusión, sen desexo, sen ficción?», inquere Turnes. Incluso na animalidade, sinala Castro, hai unha ilusión, ficción imaxinaria, e sen ela son imposibles a sedución, o encontro, o apareamento e a cópula. «O pracer sexual e a reprodución —lamenta— están moi lonxe da simplificación biologista coa que os occidentais encerramos aos corpos».

Non garda demasiado respecto á idea de ter unha identidade sexual. E insta: «Habería que atreverse a vivir. E ler máis a Lispector, Lacan, Weil e Quignard». E insiste: «Lonxe desta mentalidade contable que penetrou nas mentes, o meu sexo di de min que o meu corpo non é meu, pois se debe a unha otredade anterior a calquera das miñas veneradas eleccións. Constitúe unha auténtica desgraza para a nosa saúde sensorial esta histeria da identidade (sexa hetero ou trans) que nos fai tan envarados, previsibles e infelices. O sexo, o desexo e o amor indican que calquera identidade está en tránsito, sometida a unha metamorfose que vira ao redor dun eixo inaccesible para a vontade policial de fixar o Eu».

«É un escándalo que eu teña que dicir no alto cousas que as nosas avoas sabían mellor que nós»

Ignacio Castro desconfía da chamada sociedade do coñecemento, que, di, co seu parloteo incesante e a súa histeria deconstructiva, logrou que a xente non saiba nada de cousas fundamentais. «É un escándalo que eu, que Sexo e silencio, teña que dicir no alto cousas que posiblemente as nosas avoas sabían mellor que nós. Os corpos, os sentidos e os afectos son vítimas dunha represión por sobreexposición, por iluminación intensa. Pasolini xa dixo fai corenta anos que o capitalismo conseguira un tipo de nivelación que a Igrexa nunca logrou, se é que algunha vez o intentou».

O filósofo santiagués entende que o sexo é o tema transversal por excelencia, indiferente a culturas e épocas. «Modulado e afinado en escalas distintas, a sexualidade percorre de cabo a cabo a nosa memoria, occidental e oriental, desde moito antes de Cristo». A diferenza do Foucault «adorado polo progresismo alter-capitalista», en Sexo e silencio afírmase unha natureza ahistórica do sexo, allea ás configuracións do poder occidental.

E dispara contra os especialistas e o seu discurso. «Existen especialistas para todo campo posible de experiencia, supoño que para que non fagamos a experiencia. Pero os especialistas en sexualidade son case sempre tan ridículos como os especialistas en Deus ou a orixe do universo. Para manter ao seu público cativo, demostran cada día algo sensacional distinto. Fronte a esta verborrea neo-sacerdotal, os sentidos, o sexo e o amor existen para que calquera poida ser libre de facer e vivir o que lle toque en sorte, sen pedir permiso a ningún experto. A fe actual nos especialistas —denuncia— deixa en cueiros ao escurantismo que onte rodeaba o poder das castes».

Como último consello, sostén ante Turnes, é necesario calar e escoitar, destituír ao suxeito, suxeitado ao seu medroso narcisismo, para que poida ocorrer algo real, «o acontecemento dun encontro que nos permita fuxirnos, polo menos parcialmente, deste cárcere flexible da comunicación, incesante e interactiva».

 

[Imaxe: PACO RODRÍGUEZ – fonte: http://www.lavozdegalicia.es]

La muestra del Faro de Mar del Plata recorre el megaproyecto minero que cierra el año siendo noticia por superar récords de extracción de gas y petróleo, pero pone el foco en las consecuencias socioambientales.

Fracking en Vaca Muerta Foto Gentileza Pablo Piovano

« Fracking en Vaca Muerta »

Escrito por DOLORES PRUNEDA PAZ

« Fracking en Vaca Muerta » es el primer capítulo de un ensayo sobre la resistencia del pueblo mapuche y el impacto de las grandes corporaciones en esa comunidad, que en los últimos cuatro años llevó al fotógrafo Pablo Piovano por Chile y Argentina y que cuenta con una primera exhibición en Mar del Plata de carácter fraccionado e itinerante, un extracto de 40 fotos que formará parte de una muestra totalizadora en la ex Esma a fines de 2022.

La muestra del Faro de Mar del Plata -y desde mediados de enero en el céntrico teatro Auditorium- recorre el megaproyecto minero que cierra el año siendo noticia por superar récords de extracción de gas y petróleo, pero pone el foco en las consecuencias socioambientales: « contaminación del suelo, sequías, efecto invernadero, sismos, basureros ilegales, desechos radioactivos, avance sobre comunidades originarias y afectación de economías regionales », enumera Piovano.

Fracking en Vaca Muerta Foto Gentileza Pablo Piovano

« Tiene sentido comenzar este itinerario expositivo acá, porque justamente en Mar del Plata hay empresas off shore que buscan hacer fracking en el mar », señala el fotógrafo. El fracking es una técnica de estimulación de pozos en yacimientos de hidrocarburos para extraer gas y petróleo, expandida a partir del aumento del precio de los combustibles fósiles. Sus partidarios argumentan que no tiene mayores riesgos que cualquier otra tecnología utilizada por la industria y que los beneficios económicos son mayores. Sus detractores, que el impacto ambiental es altamente nocivo.

El proyecto, que lleva por título tentativo « Zonas de sacrificios », incluye un libro y un largometraje junto a Maxi Goldschmidt

El proyecto, que lleva por título tentativo « Zonas de sacrificios », incluye un libro y un largometraje junto a Maxi Goldschmidt, y tiene su origen en una beca otorgada en 2018 por Greenpeace y la revista alemana Geo, a la que se postularon 20 fotógrafos de todo el mundo.

« La desaparición y muerte de Santiago Maldonado fue el punto de conexión con el mundo mapuche -dice a Télam Piovano-. Me interesaba saber por quién o por qué había arriesgado su vida, y era muy poco lo que se sabía de ese pueblo ».

Fracking en Vaca Muerta Foto Gentileza Pablo Piovano

« Empecé el trabajo y coincidió con el asesinato de Camilo Catrillanca, un joven líder mapuche, en Temucuicui, Chile, de un disparo por la espalda. Manejé 24 horas desde mi casa en Buenos Aires y llegué al tercer día del eluwun, un velorio mapuche que dura tres días. Me encontré con cuatro mil/cinco mil personas que estaban despidiendo a Camilo como weichafe, guerrero, caminando hacia el cementerio con todas las autoridades espirituales y políticas y el pueblo enorme reunido. En un día de viaje parecía haber recorrido 400 años hacia atrás. Así comenzó ».

El punto de partida geográfico, entonces, fue Chile. « La novena región de la Araucanía, cerca de Ercilla, en Temukuykuy, donde están las comunidades en resistencia mapuches. « La llamada zona roja, donde estuvieron la Marina, Fuerzas Especiales, el Bope, Carabineros y la PBI bloqueando caminos. Un lugar en estado de sitio que ahora, con la victoria presidencial de Gabriel Boric, de la coalición de izquierda chilena, capaz se revierte », especula Piovano.

Fracking en Vaca Muerta Foto Gentileza Pablo Piovano

« Lo que está sucediendo ahí es relevante -dice el multipremiado fotógrafo nacido en Buenos Aires en 1981-, una gesta latinoamericana que tiene la legitimidad de un pueblo originario recuperando miles de hectáreas que están en manos de dos grandes corporaciones, Arauco y Mininco, subsidiadas por Pinochet, expulsando de ahí a las comunidades mapuches. Y todas esas recuperaciones tienen la lógica de una reforma agraria sin serlo, porque finalmente lo que están haciendo es recuperar territorio ancestral ».

Y lo están haciendo « dando la vida, jugándose muchas cosas, como personas, como familias y como comunidad, en un proceso intenso de estrategia militar y de sabotaje, que tiene a un sector muy grande del pueblo mapuche alineado en una recuperación muy clara, con golpes específicos, sobre todo a las forestales ».

-Télam: ¿Cómo definirías este nuevo ensayo en curso?

-Pablo Piovano: Estoy muy asombrado de lo que vi del lado chileno, creo que merece que muchas disciplinas observen lo que está pasando, porque desde el punto de vista histórico, social y antropológico es una gesta revolucionaria. El weichan, la lucha del pueblo mapuche, popular y de visión antigua, es imparable, allí están dispuestos a dar la vida y están organizados en un sistema social muy interesante, imposible de romper, porque la idea del marichiweu, uno cae y diez se levantan, ahí tiene razón de ser: cada comunidad tiene un lonco (líder) y tiene un werken (vocero), y no hay manera de cortar una sola cabeza porque no hay un liderazgo único, no es vertical la organización política, social y militar del pueblo mapuche chileno.

-T: ¿Cuál es la diferencia entre uno y otro lado?

-P.P: Las llamadas Conquista del Desierto y Ocupación de la Araucanía son paralelas. Pero del lado chileno, por una cuestión territorial y razones que no termino de entender, no sucedió lo mismo que de este lado. Del lado chileno hay un montón de machis, que representan la espiritualidad y son un sostén muy importante para el pueblo, donde levantan sus guillatunes, sus ceremonias y tienen su lehuén, que es su medicina, pero en Argentina no quedó ninguna machi, recién después de 80 años están levantando la primera machi. Al mismo tiempo, ciudades como Lautaro, en Chile, se refundaron cuatro veces. Los españoles iban y los mapuches las volvían a recuperar, cosa que acá nunca pasó, pues el exterminio fue mucho más dramático y contundente.

-T: ¿Cómo se organiza el proyecto?

-P.P: Este trabajo va a ser una película documental, un libro, un ensayo fotográfico entre el año que viene y el otro. Son investigaciones ligadas a la coyuntura y el desarrollo político y social de cada lugar, entonces están ligadas también al tiempo. La última me llevó siete años, esta ya va por el cuarto. No tengo idea cuantas fotos tomé, en la exposición de Mar del Plata hay unas 40 de Vaca Muerta y el trabajo del lado chileno es mucho más amplio. Así que la muestra será de unas 100 fotografías al menos.

-T: ¿Cuál es su estructura narrativa?

-P.P: Son dos capítulos de ambos lados de la cordillera, las dos alas del cóndor, el lado argentino y el lado chileno, esa frontera formal que impusieron los Estados, pero que para el pueblo mapuche no tiene mayor trascendencia. Vaca Muerta es una historia casi de derrota, porque el pueblo mapuche está acorazado por multinacionales que lo van desplazando o negociando, destrozando el territorio y generando problemas muy graves. Ahí donde la cuenca neuquina tiene una crisis hídrica enorme, usan millones de litros de agua dulce para el fracking y químicos que fracturan la piedra para sacar gas y petróleo. Estamos hablando del segundo reservorio más grande del mundo, esa Patagonia árida donde hay minerales, fósiles, vasijas antiguas del pueblo mapuche, un territorio que está siendo explotado de una manera drástica y veloz.

-T: ¿Cómo describirías ese proceso a nivel social?

-P.P: Añelo, el corazón de Vaca Muerta, cambió mucho en apenas 10 años. Este es un trabajo que más que mi esfuerzo necesita del tiempo para ser narrado. Ya hay registrado un riesgo obrero muy alto, ocho muertes en un año, y un cambio sociocultural y económico enorme. Es un pueblo muy pequeño donde desembarcan petroleras con gran concentración de trabajadores. La mano de obra que exige el fracking es en un 90% masculina, recién ahora están apareciendo trabajadoras en la planta. Esa es una de las razones por la cual entró la prostitución en Añelo y, como las leyes son muy punitivas, el trabajo autogestivo de les trabajadores sexuales quedó a merced de la policía y narcos que pasaron a tener el control de la calle.

-T: ¿Habrá otro capítulo?

-P.P: El otro tema será la historia de una machi del sur de Chile, con la que ya estuvimos varias veces, aunque la última vez no pudimos verla porque tenía a toda la familia con Covid. Es la historia de Millaray Huichalaf, weichafe también, que estuvo presa por defender el río Pilmaiquén de una hidroeléctrica noruega que se llama Statkraft. Finalmente son todas luchas, resistencia contra grandes corporaciones.

-T: Una vez más las corporaciones aparecen retratadas desde la marca mortuoria que deja en el cuerpo y el paisaje. Desde una economía que cuando se revisa da por resultado un costo indeseable. ¿Cómo se vincula este trabajo con otros tuyos, como el premiado « El costo humano de los agrotóxicos »?

-P.P: La lógica es similar, hace una década que mi laburo está atravesado por el impacto de las grandes corporaciones sobre la comunidad y también responde a lo que va pidiendo la tierra; estar en esa escucha es muy importante en este momento. Trato de hacer esa lectura en trabajos que finalmente me llevan muchos años porque tiene que haber verdaderas ganas, una fuerza que me obligue a volver a territorios generalmente distantes de donde yo vivo y que siempre ofrecen bastantes dificultades para trabajar. Me siento bien en esa relación de trabajo.

 

[Fotos: Pablo Piovano – fuente: http://www.telam.com.ar]

Una exposición con 600 piezas reconstruye en Madrid la obra del director a través de sus grandes temas y de sus películas, como ‘2001: una odisea del espacio’, ‘El resplandor’, ‘La naranja mecánica’ o ‘Espartaco’

Una de las salas dedicadas a ‘2001: una odisea del espacio’ de la exposición sobre Kubrick. Foto: VIKTOR KOLEV

Escrito por GREGORIO BELINCHÓN
Stanley Kubrick (Nueva York, 1928-Harpenden, Inglaterra, 1999) recibió en marzo de 1977 el premio D. W. Griffith otorgado por el Sindicato de Directores. En el discurso que envió desde su casa inglesa, alabó a Griffith como innovador, pero recordó que el director de El nacimiento de una nación vivió sus últimos 17 años en la pobreza, rechazado por Hollywood. Y lo comparó con Ícaro, para subrayar que en su ascenso al sol hubiera sido mejor “olvidar la cera y las plumas y trabajar las alas”. Es decir, como el mismo Kubrick, uno de los artistas más minuciosos y apasionados, para desesperación de sus colaboradores, que ha dado el siglo XX. La exposición Stanley Kubrick. The Exhibition, que se puede ver en el madrileño Círculo de Bellas Artes hasta el 8 de mayo, ilustra de manera profusa, con más de 600 piezas, ese proceso creativo, esa inmersión enfermiza en cada proyecto del director de títulos como 2001: una odisea del espacio, El resplandor, La naranja mecánica o Espartaco.

La exposición nace de la colaboración del instituto alemán del cine, la Universidad de las Artes de Londres (donde está depositado su archivo) y su viuda, Christiane Kubrick. Lleva de gira desde 2004 por todo el mundo con más de 1,5 millones de entradas vendidas. En España pudo verse en 2018 en el CCCB de Barcelona, aunque para su exhibición en Madrid se ha reorganizado y priorizado la temática por encima de la cronología en el recorrido expositivo. Es decididamente abrumadora, gracias a que Kubrick lo era.

Juego de espejos para recrear la biblioteca infinita de libros sobre Napoleón de Kubrick. VIKTOR KOLEV

Como cuenta Isabel Sánchez, comisaria de la exposición en Madrid: “Este es un viaje al interior de su mente y de su universo para descubrir una mirada especial. Su cine será siempre actual, moderno, porque toca temas universales y sus protagonistas son seres humanos imperfectos”. Sánchez insiste en la humanidad del cineasta, a la que superponía un profundo pesimismo. “Por eso, junto a esas reflexiones eternas, como el quiénes somos y de dónde venimos de 2001…, se añade un ‘sálvese quien pueda’ constante en su filmografía”. Su ironía, bastante siniestra, llega al extremo de plantearse en qué manos está el mundo, como atestigua su análisis del poder, desde los casos más evidentes, Senderos de gloria o Teléfono rojo, volamos hacia Moscú, a otros más velados, como Eyes Wide Shut o Atraco perfecto. Desde luego, en su cine solo hubo un jefe: el mismo Kubrick, cuyo control enfermizo lo llevaba hasta a analizar las pantallas de las salas donde se estrenaban sus películas por todo el mundo (en alguna ocasión, incluso mandó pintar una para que se viera mejor la proyección de La naranja mecánica).

Stanley Kubrick, en el rodaje en Madrid en verano de 1959 de ‘Espartaco’.

En la planta baja del Círculo de Bellas Artes, el visitante entra en la mente de Kubrick. De ahí que las piezas se agrupen por temas como el deseo (y su constante reflejo del hombre incapaz de descifrar el enigma femenino, por lo que reacciona con violencia o miedo ante las mujeres), la guerra, el poder o el humor. Las piezas audiovisuales proceden del CCCB, y en este recorrido aparecen el traje con túnica de Craso (interpretado por Laurence Olivier) de Espartaco, o la maqueta (a escala 1:20) de la sala de guerra diseñada por Ken Adam para Teléfono rojo…, un escenario majestuoso que Ronald Reagan intentó encontrar infructuosamente en la Casa Blanca cuando se convirtió en presidente de EE UU. Es el momento de ilustrar la precisión de Kubrick, que llega a recrear un atraco al minuto (Atraco perfecto) —”A Kubrick le obsesionaba el tiempo, bien para calcarlo, bien para hacerlo estallar, como en El resplandor”, apunta Sánchez— o a desglosar de tal manera el guion de uno de sus proyectos truncados, Napoleón, que calcula que la película, dividida en 32 secuencias, duraría 236 minutos y 41 segundos. Para ese proyecto reunió la más completa colección de libros sobre el emperador francés, una biblioteca infinita a la que se homenajea con una pieza de espejos y volúmenes.

Maqueta de la sala de guerra de ‘Teléfono rojo, volamos hacia Moscú’. VIKTOR KOLEV

La pasión del director por la geometría se reproduce en esa planta con una vitrina central que la recorre y que provoca una división perfecta de las salas. En ella se pueden ver decenas de dibujos, libros (11 de sus 13 películas se basan en novelas) o el story board de A. I. Inteligencia artificial, producción que abandonó porque la tecnología cinematográfica no había avanzado lo suficiente como para reproducir el mundo del cuento de Brian Aldiss (años después sí lo lograría un fan de Kubrick, Steven Spielberg).

Stanley Kubrick, rodando en Colmenar Viejo, en verano de 1959, ‘Espartaco’.

A un lado aparecen fotografías de la estancia de Kubrick en Madrid para completar el rodaje de Espartaco. Desde que se afincó en Inglaterra, el cineasta viajó lo imprescindible. Sin embargo, a España tuvo que venir para filmar en exteriores las secuencias de la marcha de los esclavos, los entrenamientos (una pieza audiovisual del CCCB certifica el paralelismo entre este momento y las prácticas militares en La chaqueta metálica), la crucifixión y la batalla final. Se ve a Kubrick relajado, con su cámara —su carrera empezó como fotógrafo de revistas, labor a la que la muestra también dedica un espacio― colgando o en mano, en mitad de una dehesa en Colmenar Viejo. En una pared adyacente están las fotografías de posibles localizaciones en Eslovaquia de Los papeles arios, su proyecto sobre el Holocausto en la Segunda Guerra Mundial, y su comparación con retratos realizados en el gueto judío de Varsovia. Los papeles arios tampoco acabó en las salas de cine.

Máquina de escribir Adler que usaba Jack Torrance (Jack Nicholson) en ‘El resplandor’. VIKTOR KOLEV

Para adentrarse en el universo de Kubrick, el visitante tiene que subir a la primera planta del Círculo de Bellas Artes. Allí el recorrido se articula a través de 2001, una odisea del espacio, La chaqueta metálica, Barry Lyndon, El resplandor, La naranja mecánica y Eyes Wide Shut. De todas ellas hay numerosas piezas. Por destacar algunas, la cubertería y los cascos de los astronautas, los trajes de simios, las instrucciones del baño de la nave y el interior de HAL 9.000 de 2001, una odisea del espacio; el casco de Bufón de La chaqueta metálica; los trajes de Lady Lyndon de Barry Lyndon; el vestuario de Alex DeLarge y la mesa del Korova Milk Bar de La naranja mecánica; una maqueta del laberinto del hotel Overlook, los vestidos de las gemelas y la máquina de escribir de Jack Torrance de El resplandor, y media docena de máscaras y la capa del doctor Bill Harford de Eyes Wide Shut. Junto a ellos, guiones, fotografías, claquetas y cualquier elemento que Kubrick considerara necesario para cada película.

Sala dedicada a ‘La naranja mecánica’. VIKTOR KOLE

A la salida, además de los carteles de sus filmes en varios idiomas, como epílogo se proyecta una pieza audiovisual creada por Manuel Huerga, que en 37 minutos repasa la vida del cineasta con un único narrador: el mismo Kubrick, que pone su voz gracias a las entrevistas que dio a lo largo de su carrera. Como recoge la muestra, él pensaba que “si puede escribirse o pensarse, puede filmarse” y que “las partes más importantes de una película son las misteriosas, las que están más allá del alcance de la razón y del lenguaje”.

Una de las salas dedicadas a ‘Eyes Wide Shut’ en el Círculo de Bellas Artes. VIKTOR KOLEV

Stanley Kubrik. The Exhibition

Círculo de Bellas Artes. Calle de Alcalá, 42. Madrid

Hasta el 8 de mayo de 2022

Horario: de martes a domingo, de 10.00 a 21.00. Lunes cerrado, excepto festivos

Precio: entrada general, 14 euros; niños de 4 a 12 años, 6 euros

http://www.kubrickexhibition.com

[Fuente: http://www.elpais.com]

Graffiti d’une caméra de surveillance. Publié et étiqueté pour réutilisation sur Pixabay.

 

Écrit par Syeda Iqraa Bukhari  – traduit par Tommy MOUR

[Sauf mention contraire, tous les liens renvoient vers des supports en anglais, ndt]

Cet article fait partie d’UPROAR [1], une initiative de Small Media qui exhorte les gouvernements à relever les défis des droits numériques lors de l’Examen périodique universel (EPU) [2] [fr].

Si le Printemps Arabe a mis en évidence un phénomène à propos de l’émergence du numérique, du cyberactivisme et de la démocratisation, c’est que la vague de soulèvement qui a ébranlé le Moyen-Orient début 2011 a fini victime du même facteur qui lui avait initialement servi de catalyseur : la technologie [3].

Ce phénomène est apparu au Liban, où pèsent aujourd’hui d’importantes menaces technologiques sur les libertés des citoyens et citoyennes. De plus, les atteintes à la vie privée sont omniprésentes et souvent menées sans contrôle judiciaire adéquat.

Les tensions entre les citoyens et le gouvernement se sont intensifiées pendant les manifestations libanaises de 2019-2021 [4] [fr], quand des manifestants qui avaient été arrêtés ont mis en évidence [4] [fr] le problème des agences de sécurité qui saisissent les téléphones des manifestants en exigeant les mots de passe pour les déverrouiller. Bien que certains perçoivent le mouvement de protestation comme s’opposant à l’austérité, le large éventail de réclamations tend vers un objectif révolutionnaire consistant à redéfinir le système politique sectaire libanais rongé par le clientélisme, la partialité, la duplicité, l’incompétence, etc. Les revendications portent non seulement sur les droits des femmes, la stabilité économique, la création d’emplois et de services publics, mais aussi sur les libertés numériques, à l’instar de « Je veux tweeter sans être arrêté [5] ».

Les agences de sécurité libanaises sont aussi connues pour leur utilisation d’espiogiciels invasifs. En 2018, Lookout et Electronic Frontier Foundation (EFF) ont publié un rapport [6] commun révélant l’existence de « centaines de gigabits de données exfiltrées », violant ainsi le plus élémentaire droit à la vie privée des citoyens libanais. L’allégation la plus choquante était sans doute l’affirmation selon laquelle la campagne globale de cyberespionnage appelée « Dark Caracal [7] », une menace persistante avancé (APT [8]) déployée à l’échelle mondiale ayant ciblé vingt-et-un pays depuis 2012 [8], aurait été « administrée depuis un immeuble de Beyrouth appartenant à la Sûreté générale libanaise ». Les groupes APT [9] sont des organisations qui mènent, « par cyberespionnage ou cybersabotage, des attaques contre les actifs informationnels relatifs à la sécurité nationale ou envers l’importance stratégique et économique », s’en prenant également aux grosses entreprises. Elles ont généralement recours à de nombreux mécanismes pour extraire d’importantes données ou informations sur des crimes en col blanc, comme l’acquisition de rançon ou le cybervandalisme.

De par sa nature de proxy [10] consumériste, le logiciel espion, qui a infecté plus de vingt états [11] et catalyseurs externes (non gouvernementaux), a été qualifié de « surveillance gouvernementale en tant que service payant [11] ». Il a été avancé que Dark Caracal, en usant de simples programmes de hacking et de vieilles méthodes de phishing [12], a pu accéder à des échanges entièrement cryptés sur des réseaux sociaux, dont WhatsApp.

Certains affirment que les technologies de surveillance empêchent les crimes et aident à maintenir l’ordre et la discipline de base, y compris dans des domaines comme l’éducation [13]. Des militants des droits humains prétendent [14] cependant que le programme de surveillance a été utilisé pour cibler des milliers de personnes, y compris des activistes et des journalistes.

Le directeur général de la Sûreté générale libanaise (GDGS), Abbas Ibrahim, réputé être « les yeux et les oreilles de l’État libanais [15] » a émis un communiqué [16] réfutant le rapport de l’EFF, déclarant [17] que « la Sûreté générale n’a pas ces capacités. Nous aurions bien aimé les avoir ».

Les groupes de défense des droits ont également documenté [10] l’utilisation du logiciel espion FinFisher [18] par la Sûreté générale. Il permet de mettre sur écoute divers réseaux sociaux, comme WhatsApp, Viber ou Skype, et d’accéder à des informations privées : localisation, mots de passe, historique des appels, messages, fichiers, photos, vidéos, agenda, et.

Que dit la loi libanaise ?

Les aspects légaux de régulation de la surveillance sont en soi un casse-tête et ont été interprétées de différentes manières. La Loi relative à l’interception des télécommunications du 27 décembre 1999, connue généralement comme la Loi 140/1999 [19], défend la vie privée des citoyens libanais, excepté en situations d’urgence, comme lors d’activités criminelles. L’article 14 [20] de la Constitution libanaise [21] déclare que « le domicile est inviolable. Nul ne peut y pénétrer hors circonstances et manières prévues par la loi ».

Quand bien même, il ne doit pas être pris pour acquis que « le domicile » soit une entité séparée de la présence intangible et privée d’un citoyen sur ses appareils électroniques. Ces deux domaines n’ont pas encore été liés, ou distingués l’un de l’autre, aux yeux de la législation libanaise. Pour de nombreuses personnes dépendant de leur téléphone dans un pays où la majorité de la population utilise [22] internet, le monde numérique est, de fait, une sorte de domicile. La protection légale de la vie privée devrait être étendue pour inclure plus que le simple « domicile », englobant les appareils électroniques et les communications en ligne.

Selon l’article 14, une « ordonnance judiciaire ou administrative [23] » doit être décrétée pour autoriser la surveillance de communications. Cette règle est inefficace pour surveiller et rendre responsable les agences de renseignement, car elles sont directement sous l’autorité du ministère de l’Intérieur, qui possède également l’habilitation pour autoriser les interceptions.

L’article 9 de la Loi 140/1999 décrète que le feu vert administratif peut être donné par les ministres de l’Intérieur ou de la Défense, après que le Premier ministre a ratifié l’acte et la forme de l’interception. Ce genre d’enquête, qui ne doit pas excéder une période de deux mois, ne peut être autorisée qu’en cas de circonstances exceptionnelles, comme la lutte le terrorisme, le crime organisé ou les menaces contre la sécurité de l’État [23]. Cependant, il existe un vide juridique selon lequel chacun de ces crimes peut facilement être associé aux activistes ou aux dissidents.

Pendant ce temps, militants et citoyens ordinaires peuvent essayer de protéger leur vie privée en ligne en téléchargeant des programmes de sécurité numérique, comme Detekt [24] [fr], et en reportant les anomalies aux autorités. Bien évidemment, cette dénonciation est inutile si les autorités elles-mêmes sont impliquées dans la surveillance extrajudiciaire et la violation de vie privée.

Historiquement, le Liban a maintenu sa réputation de pays plus libéral [25] que d’autres nations arabes. Dans ce qui semble être une vague d’efforts fournies par les agences gouvernementales aux prises avec (ou refusant) la vie privée numérique, l’ingérence dans les droits humains en ligne est une préoccupation.

Les lois dépassées devront être amendées, ou de nouvelles lois créées, afin de sécuriser pleinement les droits numériques en limitant les violations de la vie privée des citoyens et en autorisant une supervision solide et indépendante des pratiques de surveillance. C’est seulement à ces conditions que l’intimité, la liberté et la sécurité numériques authentiques des citoyens seront assurées.

Article publié sur Global Voices en Français: https://fr.globalvoices.org

URL de l’article : https://fr.globalvoices.org/2021/12/23/269116/

URLs dans ce post :

[1] UPROAR: https://uproar.fyi/

[2] Examen périodique universel (EPU): https://www.ohchr.org/FR/hrbodies/upr/pages/uprmain.aspx

[3] la technologie: https://www.wired.com/2016/01/social-media-made-the-arab-spring-but-couldnt-save-it/

[4] manifestations libanaises de 2019-2021: https://fr.globalvoices.org/2020/05/04/248561/

[5] Je veux tweeter sans être arrêté: https://www.opendemocracy.net/en/north-africa-west-asia/lebanons-october-revolution-end-civil-war/

[6] rapport: https://info.lookout.com/rs/051-ESQ-475/images/Lookout_Dark-Caracal_srr_20180118_us_v.1.0.pdf

[7] Dark Caracal: https://www.bbc.com/news/technology-42746772

[8] APT: https://www.techrepublic.com/article/dark-caracal-hacking-group-has-stolen-hundreds-of-gigabytes-of-data-from-21-countries/

[9] Les groupes APT: https://www.varonis.com/blog/apt-groups/

[10] proxy: https://citizenlab.ca/2015/10/mapping-finfishers-continuing-proliferation/

[11] vingt états: https://www.theatlantic.com/technology/archive/2018/01/lebanon-hacking-subscription/551009/

[12] phishing: https://www.the-parallax.com/dark-caracal-android-spyware-apps/

[13] éducation: https://www.the961.com/surveillance-cameras-will-now-monitor-the-official-exams-in-lebanon/

[14] militants des droits humains prétendent: https://www.hrw.org/news/2018/01/24/lebanon-investigate-large-scale-surveillance-reports

[15] les yeux et les oreilles de l’État libanais: https://english.aawsat.com/home/article/1019646/abbas-ibrahim-%E2%80%A6-eyes-and-ears-lebanese-state

[16] communiqué: https://www.nytimes.com/2018/01/18/technology/lebanese-intelligence-spy-android-phones.html

[17] déclarant: https://www.nytimes.com/2018/01/18/technology/lebanese-intelligence-spy-android-phones.html?searchResultPosition=3

[18] FinFisher: https://www.kaspersky.com/blog/finspy-commercial-spyware/27606/

[19] Loi 140/1999: https://privacyinternational.org/state-privacy/1081/state-privacy-lebanon#commssurveillance

[20] L’article 14: https://privacyinternational.org/sites/default/files/2018-02/Lebanon_UPR_23rd_session_Joint_Stakeholder_submission_0.pdf

[21] Constitution libanaise: https://www.wipo.int/edocs/lexdocs/laws/en/lb/lb018en.pdf

[22] utilise: https://data.worldbank.org/indicator/IT.NET.USER.ZS?locations=LB

[23] ordonnance judiciaire ou administrative: https://smex.org/wp-content/uploads/2018/02/State_of_Privacy_01_18.pdf?utm_source=Social+Media+Exchange+%28SMEX%29+Newsletter&utm_campaign=8e716d5397-EMAIL_CAMPAIGN_2018_02_22&utm_medium=email&utm_term=0_de3253d538-8e716d5397-77182847

[24] Detekt: https://www.amnesty.org/fr/latest/news/2014/11/new-tool-spy-victims-detect-government-surveillance/

[25] plus libéral: https://www.bbc.com/news/av/world-middle-east-49294065

 

Escrito por  Manuel Esmoris

«La revolución industrial fue probablemente el acontecimiento más importante de la historia del mundo desde la invención de la agricultura y las ciudades hace siete mil años»

Eric Hobsbawm

La fundación del Peñarol urbano integra el largo período de expansión del mundo moderno iniciado por la Revolución Industrial, con su vastísima lista de inventos e innovaciones (la industria textil, la máquina de vapor, el ferrocarril, el barco de vapor, el telégrafo), la libre circulación de personas y capitales europeos hacia el resto del planeta y las influyentes revoluciones políticas en Francia y Estados Unidos. Dentro de ese mundo –el de la primera globalización, el del imperio informal británico y el del Uruguay de la modernización– el ferrocarril de propiedad inglesa constituyó un emblema de la joven nación, y el Peñarol urbano, una de sus creaciones.

Peñarol, cuyas bases como pueblo ferroviario se construyeron entre 1890 y 1907, es uno más de los miles de factory towns que generó la expansión planetaria de la Revolución Industrial, similar a Bournville-Cadbury o New Lanark en Inglaterra, Remedios de Escalada en la provincia de Buenos Aires, El Anglo o Conchillas en el litoral uruguayo. Pero cada una de estas ciudades factoría cuenta con evidentes e insoslayables notas propias arquitectónicas y urbanísticas, cada una con una historia original y un particular transcurrir de la explotación industrial y su equipamiento. Además, llegan a nuestros días en diferentes estados de conservación y uso.

Las edificaciones o principales bienes materiales del histórico pueblo ferroviario que se describen a continuación –y que conforman el eje central de esta nota– cuentan con afectación de Monumento Nacional desde el año 1975, y fueron declaradas Bienes de Interés Municipal por la Junta Departamental de Montevideo en 2011, lo que compromete al gobierno municipal capitalino a su preservación y mantenimiento.

La estación de trenes

Con una superficie de 240 metros cuadrados, la estación de trenes constituye el centro del barrio, al estar implantada en una plaza pública, delimitada por la calle Shakespeare, el bulevar Aparicio Saravia, el camino Coronel Raíz y la vía férrea. Simultáneamente con el originario taller general, la estación (que aún se mantiene en funcionamiento para servicios de carga y pasajeros) fue la primera construcción del conjunto ferroviario, y se la concibió como parada de la línea que conectaba hacia el Este. Su arquitectura es austera, ordenada y escasamente ornamentada, con reminiscencias rurales. Se destaca el techo a dos aguas de tejas Sacomán, con alero orientado hacia los andenes. En el comienzo, los muros exteriores no estaban revocados y exhibían el ladrillo de la construcción.

En el año 2009, a partir de un acuerdo entre la Administración de Ferrocarriles del Estado (AFE) y la Intendencia de Montevideo (IM), se recuperaron los seis mil metros de plaza pública y el edificio de la estación. En las habitaciones que durante casi un siglo fueron sala de espera y oficinas de operaciones se realizó un museo con equipamiento original, como telégrafo, taquilla, fechador, reloj, teléfono a magneto y otros bienes del universo ferroviario.

Los talleres

Los talleres de Peñarol están implantados en Aparicio Saravia entre la vía férrea, las calles Watt y Casavalle y el camino Coronel Raíz. Fueron los más grandes, complejos y diversos del país. Su establecimiento obedeció a la necesidad de ampliar los talleres originales del primer ferrocarril uruguayo, situados en Bella Vista, contiguos a la estación Carnelli. La arquitectura combina la funcionalidad industrial con una estética sobria pero muy agradable, en la que resalta la presencia del ladrillo y el metal. Los perfiles de los galpones delatan los dientes de sierra de sus techos, que utilizan los planos inclinados de chapa como cobertura y los verticales de vidrios para el ingreso de luz natural. Su construcción se realizó en etapas: cada una correspondió a secciones especializadas, empezando por la de mecánica, que tiene la particularidad de que su piso es de adoquines de madera dura.

Además del taller mecánico se establecieron herrería, fundición, aserradero, carpintería, pinturería, imprenta, almacenes y velería (lugar de acopio y reparación de lonas llamadas encerados). También se erigieron un edificio de oficinas y una remesa circular compuesta por treinta boxes para el alistamiento de locomotoras y un plato giratorio central, donde aún se las coloca para cambiarlas de dirección. Tanto el predio como los cobertizos poseen varias líneas de vías para circulación, maniobras y estacionamiento de locomotoras y vagones, así como kilómetros de vías de cincuenta centímetros de ancho, conocidas como decauville. Se empleaban para desplazar carros de carga empujados a mano.

Según los planos, todos los talleres contaban en 1910 con 154 máquinas instaladas, movidas en su mayoría a vapor, y estuvieron equipados con calderas, máquinas de vapor fijas, tornos, laminadoras, bombas, barrenos, cizallas, escoplos, fresadoras, plegadoras, hornos de fundición, pescantes, martinetes, fraguas, mármoles, trasbordadores aéreos (pescantes) de locomotoras y vagones, sierras para hacer madera a partir de troncos, todo el equipamiento de una carpintería y una completa imprenta.

Adosados a la estructura interior de la sección mecánica del taller general, a unos cuatro metros de altura, se encuentran los ejes de transmisión, que tomando movimiento de motores eléctricos (originariamente de una máquina de vapor fija) lo transfieren, a través de poleas, a las máquinas que se encuentran implantadas en el suelo, en sucesión, formando líneas de producción. En el aserradero y la carpintería las transmisiones estaban instaladas bajo el piso de madera, protegidas del aserrín y la viruta. En los galpones de las secciones mecánicas, aserradero y carpintería, el ruido de toda la maquinaria en funcionamiento no permitía que los trabajadores pudieran comunicarse hablando y los obligaba a gritar o a hacerse entender por señas.

Para indicar la entrada y la salida de los obreros se hacía sonar un silbato: a las 6 (marcando el inicio de la jornada laboral) y a las 14 (anunciando su fin). Su sonido se oía en un radio mayor de un kilómetro y todavía hoy está presente en la memoria de los vecinos que tienen 35 años o más. Puede decirse que ese sonido forma parte de la identidad del barrio.

En 1920 ya trabajaban unas dos mil personas dentro del extenso territorio de catorce hectáreas y veintisiete mil metros cuadrados construidos. Desde su fundación hasta la actualidad, se estima que desempeñaron funciones alrededor de doce mil operarios, en su mayor parte residentes del barrio.

Entre las décadas del setenta y del ochenta, el Estado construyó 6.500 metros cuadrados que constituyen el llamado ‘‘taller diésel’’. Los talleres ‘‘de los ingleses’’ funcionaron a pleno hasta comienzos de la década del ochenta, cuando se detuvo la actividad en los rubros fundición, imprenta, carpintería, aserradero, pinturería y velería. Paulatinamente el personal se redujo hasta llegar a las 150 personas que actualmente se ocupan en tareas de mecánica, remesa, oficina y almacenamiento. El resto está deteriorado, semivacío, muy desmantelado, con algunas máquinas y materiales abandonados como huellas fantasmales del trabajo y la producción del pasado. A cielo abierto, arrumbado en vías, descansa material rodante estropeado de distintas épocas, aguardando que se lo sindique como chatarra y entonces se venda para su fundición.

Ya entrados en el siglo XXI, es de enorme valor histórico lo que queda del taller mecánico, por la conjunción de la arquitectura con el equipamiento de los ejes de transmisión, máquinas y herramientas originales que aún permanecen, pues permiten explicar y vivenciar lo que fue un taller de la Revolución Industrial madura, con la máquina de vapor como centro generador de movimiento y energía. Es la mejor oportunidad que tiene Uruguay de explicar el trabajo y el universo obrero que inició el capitalismo industrial en Inglaterra a fines del siglo XVIII.

Desde el año 2005, en el Día del Patrimonio y en algunas otras ocasiones especiales, se abre a las visitas del público la sección mecánica y la remesa, exhibiéndose también material rodante histórico.

Casas para obreros

Como una especie de síntesis o esencia del casco histórico del barrio Peñarol se encuentra la calle Rivarola, de una cuadra de largo, que transcurre entre Carlyle y Aparicio Saravia y desemboca en la entrada del taller. Muchos residentes la llaman ‘‘la calle del medio’’, porque separa las dos manzanas de ‘‘las casas de la Compañía para obreros’’. Totalizan 44 viviendas, 20 de tres dormitorios en la manzana hacia Estrella del Sur y 24 de dos en la de Lincoln. El conjunto lo componen 5.700 metros cuadrados construidos.

El ritmo de las aberturas, la simpleza ornamental, la ausencia de árboles, así como que a más de un siglo de implantación sus fachadas no han visto otro color que el gris, les da un temperamento singular, único en Uruguay y bastante exclusivo en el mundo, que recrea una atmósfera casi metafísica y escenográfica, propia de los cuadros de Giorgio de Chirico. Al percibir en perspectiva sus fachadas se cumple el dicho de John Ruskin: ‘‘Cualquier sucesión de cosas iguales resulta hermosa’’.

Las casas son muy confortables aun hoy, pero más lo eran cuando se erigieron, si se comparan con el estándar dominante en la época para la vivienda obrera. Así lo demuestran su amplitud, calidad constructiva, iluminación y ventilación. Los techos de las habitaciones principales son de bovedilla y los pisos de madera; la cocina original era de material liviano, chapa y madera, con una pequeña claraboya o tragaluz, así como la chimenea para conectar la cocina económica, alimentada a leña. El baño era pequeño y para acceder a él se debía transitar por el patio-fondo. La mayoría ha sido objeto de modificaciones internas, aunque las habitaciones principales perduran tal cual su primer diseño.

La ocupación de las viviendas era asignada por la empresa de acuerdo a una actividad vinculada al taller o a la estación de trenes. Los empleados pagaban un alquiler bajo. Si cesaban en la empresa o se les asignaba una nueva función desligada de Peñarol, debían abandonar la vivienda. En las primeras épocas también residieron ingleses que trabajaban y enseñaban los oficios propios del mundo de los trenes.

Los habitantes actuales en su mayor parte son ferroviarios en actividad o retirados, y jurídicamente las propiedades se dividen entre promitentes compradores y AFE. Unas pocas mantienen la característica de vivienda transitoria. Vale destacar que en este momento se prepara la musealización de una de estas viviendas (la unidad Rivarola 1560), tal como fue en arquitectura y en equipamiento al comienzo del siglo XX.

Residencias para el personal de jerarquía e intermedio

Son ocho las casas de la Compañía para personal de jerarquía e intermedio, ubicadas en avenida Sayago entre Aparicio Saravia y Schiller. Las dos del lado noroeste –las del personal de jerarquía– tienen implantación y forma de barrio residencial, tipo villa, cottage, rodeadas de jardines.

Están construidas con ladrillo a la vista y su ornamentación es escasa. En ellas habitaban ingleses: en la más grande, la de Sayago y Schiller, el ingeniero mecánico, y en la de la esquina de Saravia y Sayago, el jefe de almacenes (una especie de administrador del taller).

En la vereda opuesta, al sureste, hay seis viviendas adosadas conformando una tira, con regulares jardines al frente. Eran ocupadas por ingleses de rango intermedio dentro del taller, con desempeños como dibujantes técnicos. Tienen menos superficie que las de jerarquía, pero su construcción es igual de robusta, con paredes anchas, pisos de madera, estufas a leña, aberturas y contramarcos de lapacho, cocina y despensa. Los fondos miran a la vía férrea.

En el estilo convive una combinación de elementos industriales, el ladrillo y el perfil de algunas aberturas, con rasgos de historicismo mesurado, victoriano, propios de las casas inglesas de la época. El conjunto tiene un total de 2.850 metros cuadrados construidos.

Puente peatonal y ‘‘la Trading’’

El único puente peatonal del complejo fue realizado e implantado en 1925. Antes existieron ‘‘las escaleritas’’, que permitían que desde los terraplenes de las calles Morse y Carlyle los peatones descendieran hacia la vía para atravesarla. Tras algunos accidentes mortales de escolares, la compañía ferroviaria construyó el puente. En todo Uruguay solo existe otro puente similar: el del barrio Colón.

Ubicada en la calle Monterroso, inmediatamente después del puente, funcionó un almacén de venta de ramos generales para empleados del ferrocarril que los criollos lo llamaban ‘‘la Trading’’, como forma abreviada del nombre The Montevideo Trading & Co., que en realidad conformaba una cadena con sucursales en todo el país. Era una empresa colateral del Central Uruguay Railway. Con la estatización del ferrocarril se convirtió en una cooperativa de consumo para trabajadores de AFE que dejó de funcionar en los años ochenta. La superficie del inmueble es de 230 metros cuadrados.

Centro Artesano

Junto con los talleres que vinieron de Bella Vista, también llegó el lugar donde se desarrollaba la actividad social: el Centro Artesano, ubicado frente al predio de los talleres, en Aparicio Saravia entre Monterroso y la vía férrea, que abarca 894 metros cuadrados construidos Su arquitectura es claramente industrial, aunque en los años treinta la parte superior de su fachada recibió ornamentaciones art déco.

Tuvo una intensa actividad: fue lugar de prácticas recreativas, sociales y deportivas. También albergó la primera escuela pública de la zona, entre 1894 y 1903, hasta que en 1904 se inauguró enfrente un nuevo edificio de propiedad del Estado. Devenido luego en un club de barrio, en los últimos años el Centro Artesano terminó sucumbiendo como buena parte de las instalaciones ferroviarias de Uruguay.

Ahora en manos de la Intendencia de Montevideo, la propiedad aguarda financiamiento para transformarse en un centro cívico que albergue actividad deportiva, social y cultural para los habitantes del novel Municipio G.

Sala de teatro y cine

Se encuentra contigua al edificio del Centro Artesano y posee una superficie de 580 metros cuadrados. Es el escenario más antiguo que se mantiene en pie en Montevideo después del Teatro Solís, y el tercero en Uruguay, después del Teatro Larrañaga de Salto. Tiene una capacidad de 450 butacas. En un comienzo, por 1900, fue una sala destinada para teatro, música y zarzuela. A partir de la década del treinta también brindó funciones de cine, para lo que se agregó la cabina de proyecciones, que es el volumen que sobresale hacia delante de la línea de edificación. Un proyecto de la Intendencia de Montevideo en convenio con AFE la está recuperando para reabrirla, a fin de recibir a los habitantes del barrio y a los paseantes que se acercan a Peñarol.


Proyecto de musealización

La comuna capitalina viene trabajando con el objetivo de transformar al barrio Peñarol en centro del patrimonio nacional ferroviario, para lo cual lo está concibiendo y plasmando como un ‘‘ecomuseo’’ dentro del casco histórico, siguiendo la definición propuesta en los años setenta por Henri Rivière y Hugues de Varine. Estos autores definieron los rasgos propios de un ‘‘ecomuseo’’ en contraste con las principales características de un museo común: frente al criterio de colección proponen el de patrimonio (material e inmaterial) y paisaje cultural; frente a la idea de edificio, la de territorio; mientras que al concepto de visitantes le suman el de vecinos. Dos son las líneas de acción: por un lado la creación de un circuito señalizado que indica y guía el recorrido patrimonial, y por otro la transformación de inmuebles representativos en museos. Respecto a lo primero, la tarea ya fue realizada en buena parte con la colocación de leyendas construidas en hierro y empotradas en el pavimento, que señalan y explican los lugares e hitos históricos. Resta completar una nítida orientación a los caminantes, para superar la falta de continuidad o los vacíos de indicación. En lo referente a la musealización de los inmuebles, pasamos a enumerar las acciones de acuerdo a cada ‘‘edificio-territorio’’.

Estación de trenes

En una parte del inmueble ya recuperado por completo –habitaciones históricas como la sala de espera de pasajeros y las oficinas–, se incorporaron objetos originales tales como telégrafo, block staff (máquina de vía libre), teléfono a magneto, fechador, taquilla y otros elementos propios de la escena ferroviaria y de gran interés y representatividad. Este lugar ya se abre al público y desde él se realizan visitas guiadas por el casco histórico. El resto del edificio sigue atendiendo la operativa de los trenes de carga y pasajeros.

Casa del personal de jerarquía e intermedio

En una de las ocho residencias ubicadas en la avenida Sayago entre Saravia y Schiller, a decidir cuál, se considera recrear la habitación que los ingleses llamaban drawing room, una especie de estar o living del siglo XIX, con estufa a leña o a carbón mineral. Además se recuperarán las dos casas cottage (la del ingeniero y la del jefe de almacenes) para servicios públicos del barrio y los visitantes con fondos del programa Uruguay Integra de la Oficina de Presupuesto y Planeamiento. Esto significará una inversión de cuarenta millones de pesos y la obra estará finalizada en diciembre de este año.

Vivienda obrera

De las 44 viviendas emplazadas en dos manzanas y enfrentadas entre sí en la calle Rivarola, una unidad de esta cuadra será restaurada en su arquitectura y equipamiento según como era a principios del siglo pasado. Este emprendimiento está materializándose y se estima que estará pronto el próximo noviembre.

Taller general de la sección Mecánica

Constituye el legado más representativo que subsiste en Uruguay de la tecnología fabril de la Revolución Industrial, con el vapor como fuente de energía. En él pervive buena parte de las instalaciones y maquinarias originales y de los primeros tiempos del ferrocarril en Peñarol.

Viaje en tren a vapor

Por último, a Peñarol se accede a través de tren tirado en locomotora a vapor. De esta manera el visitante se introduce en el ecomuseo a través del símbolo de la Revolución Industrial: la locomotora a vapor. Este viaje con visita guiada a pie por el barrio se realiza todos los sábados entre abril y noviembre, partiendo de la nueva Estación Central a las 15 horas.

 

[Fuente: http://www.revistadossier.com.uy]

Abdel Fattah al-Sissi à la conférence de Paris de 2015 sur les changements climatiques.

Le président égyptien Abdel Fattah al-Sisi, dont le règne est considéré comme le pire de l’histoire égyptienne en termes de violation des droits humains et de censure, a trouvé un puissant allié auprès de la France qui s’est avérée lui fournir la technologie, les renseignements et les effectifs pour espionner et tuer des civils. Image publiée sous licence CC BY-NC-SA 2.0.

 

Écrit par Global Voices MENA – traduit par Amaryllis Prémillieu

La France a fourni à l’Égypte les renseignements et les technologies qui ont permis au pays, sous couvert de lutte contre le terrorisme, de commettre des crimes et de graves violations des droits humains, comme le révèle le site d’investigation Disclose.

Après avoir obtenu des centaines de documents secrets qui circulaient au sein des plus hautes sphères de l’État français, le site a publié, pendant une semaine à partir du dimanche 21 novembre, une enquête en plusieurs volets démontrant « la responsabilité de la France dans les crimes commis par le régime dictatorial d’Abdel Fattah al-Sisi en Égypte », dont des attaques aériennes contre des civils.

Suite au coup d’État militaire de juillet 2013 en Égypte et au renversement du premier président élu démocratiquement dans le pays, le Conseil de l’Union européenne a déclaré le 21 août que les États membres « avaient décidé de suspendre les permis d’exportation vers l’Égypte pour tout matériel qui pourrait être utilisé à des fins de répression interne ». Cependant, un rapport [1] [fr] de 2018 publié par la Fédération internationale pour les droits humains relate « qu’au moins huit entreprises françaises – encouragées par les gouvernements successifs – ont pourtant profité de la répression en vigueur pour réaliser des bénéfices records. Entre 2010 et 2016, la vente d’armes françaises à l’Égypte est passée de 39,6 millions d’euros à 1,3 milliard. »

D’après Disclose, que ce soit sous François Hollande ou Emmanuel Macron, l’Élysée avait parfaitement connaissance du rôle joué par la France dans ces violations, mais n’a pris aucune mesure pour y mettre fin.

Un des articles révèle qu’une mission de renseignement lancée en février 2016, sous le nom d’Opération Sirli [2] et visant à lutter contre le terrorisme, s’est changée en campagne d’exécutions arbitraires. Selon Disclose, les deux pays en ont discuté par l’entremise de hauts fonctionnaires de l’armée et des renseignements en 2015 ; elle portait sur la protection des frontières égyptiennes avec la Libye, un pays déchiré par la guerre civile. Les autorités égyptiennes exprimaient leur inquiétude quant aux activités terroristes dans le désert occidental, et la France était ravie de leur venir en aide, étant donné qu’elle venait de conclure la vente de vingt-quatre avions de combat Rafale et de deux frégates multimissions (FREMM) pour un montant total de 5,6 milliards d’euros.

Un équipe française constituée de dix personnes équipée d’un Merlin III, jet dédié aux missions de surveillance et de reconnaissance, en quelque sorte les yeux et les oreilles de l’équipe, fut ensuite déployée en Égypte pour mener cette mission. Cependant, en l’absence d’un accord de coopération définissant clairement l’objectif et le cadre de la mission, les autorités égyptiennes se sont rapidement détournées de son but théorique, à savoir identifier des menaces terroristes.

Disclose précise :

Mais très vite, les membres de l’équipe comprennent que les renseignements fournis aux Égyptiens sont utilisés pour tuer des civils soupçonnés de contrebande. Une dérive dont ils vont alerter leur hiérarchie à intervalles réguliers. Pendant un an, puis deux, puis trois… en vain.

Pour la population du désert occidental égyptien, dont la majorité vit sous le seuil de pauvreté, le trafic de cigarettes, de drogues, d’armes, de céréales ou de produits cosmétiques, est une source de revenus indispensable difficile à délaisser, malgré les risques qu’elle comporte.

Pendant la durée de la mission, l’État français a accepté une demande de l’Égypte de créer « un circuit d’information » entre l’avion et la base, le but étant de permettre aux forces aériennes égyptiennes de rejoindre la zone pour « traiter » la cible le plus vite possible.

Suite à cet arrangement, les forces françaises auraient été impliquées dans au moins 19 bombardements de civils entre 2016 et 2018, selon un document confidentiel obtenu par Disclose :

Les attaques détruisaient régulièrement plusieurs véhicules et le nombre de victimes s’élevait parfois à plusieurs centaines. D’après la résolution de l’Assemblée générale des Nations unies 56/83, la complicité de la France dans ces exécutions illégales pourrait être établie.

Disclose révèle que parmi les civils innocents tués lors de ces raids aériens se trouvait l’ingénieur Ahmed El-Fiky, accompagné de deux collègues, dont le pick-up avait été pris pour cible alors qu’ils travaillaient au pavage d’une route près de l’oasis Al-Bahariya, qui compte près de 32 000 habitants. La famille de ce père de trois enfants, abattu lors de l’attaque, a subi des pressions pour reconnaître que la cause de sa mort était inconnue.

De nombreux rapports secrets étaient remis à l’Élysée par les membres de la mission, insistant sur l’importance d’établir un accord de coopération pour rétablir la priorité de la lutte contre le terrorisme, montrant bien que celle-ci ne venait qu’en troisième position des objectifs de l’Égypte, après la lutte contre le trafic et la lutte contre l’immigration clandestine. Un de ces rapports, remis le 23 novembre 2017, précisait les craintes soulevées :

Par manque de moyens de surveillance, l’identification des pick-up ne peut être effectuée sans autre élément d’appréciation que le survol initial dont ils ont fait l’objet. L’identification de certains véhicules et les frappes d’interdiction qui en découlent pourraient également être sujettes à caution.

Cependant, le président français Emmanuel Macron continue de soutenir la mission, qui reste déployée en Égypte.

La France encore impliquée

Les révélations [3] [fr] de Disclose portent, entre autres, sur la peu connue compagnie aérienne CAE Aviation, basée au Luxembourg, qui a fourni des employés (pilotes, analystes et techniciens) pour intégrer l’équipe française chargée de l’opération Sirli. L’entreprise était autorisée par son contrat avec les renseignements français à fournir un avion léger de surveillance et de reconnaissance (ALSR) ainsi qu’une équipe opérationnelle composée de deux pilotes et quatre techniciens. Ce contrat est en France classé secret défense.

Le site révèle que les deux pilotes et les experts de l’entreprise CAE Aviation accompagnaient régulièrement les militaires pendant des missions qui pouvaient durer jusqu’à cinq ou six heures. Les deux autres techniciens de CAE restaient à la base pour centraliser les informations recueillies depuis l’avion avant de les transmettre aux autorités égyptiennes. Disclose ajoute :

Leur aide précieuse dans le contrôle du désert en ferait les témoins directs des frappes répétés de l’armée égyptienne contre des civils.

En outre, le site d’investigation révèle également que trois sociétés françaises – Nexa Technologies, Ercom-Suneris, Dassault Systèmes – ont fourni à l’Égypte un système de cybersurveillance de masse, utilisé contre ONG, journalistes, militants et bien d’autres civils dont les téléphones et ordinateurs portables étaient mis sur écoute par l’État.

Réactions sur Internet suite à l’enquête

Après la publication de l’enquête de Disclose, le site internet a été ajouté à la longue liste des sites bloqués par l’Égypte.

#EgyptPapers [4] Notre site @Disclose_ngo [5] a été bloqué en Égypte suite à nos révélations sur l’opération française de soutien aux bombardements égyptiens.

Ce n’est pas surprenant, le régime d’al-Sisi est coutumier de telles censures de la presse au nom d’une soi-disant lutte contre le terrorisme.

Vous pouvez utiliser Tor ou un VPN.

— Ariane Lavrilleux (@AriaLavrilleux) 23 novembre 2021 [6]

Les enquêtes ont déclenché beaucoup de réactions en ligne de la part de commentateurs, apportant des analyses sur la situation en Égypte en matière de sécurité, de politique et de droits humains et critiquant le soutien de la France aux violations commises envers des civils.

– Un tel niveau d’implication opérationnel avec une nation étrangère n’était pas arrivé depuis l’expulsion des Soviets en Égypte.

Tolérant non seulement une présence étrangère (comme cela a toujours été le cas, dans une certaine mesure) mais accueillant aussi des opérations militaires étrangères sur son territoire. Dans quel autre pays c’est possible ? pic.twitter.com/KWadj4pVVZ [7]

— Egypt Defence Review (@EgyptDefReview) 23 novembre 2021 [8]

D’autres observateurs ont aussi souligné l’importance des informations révélées pour la première fois sur le site d’investigation :

Il est impossible que la France n’ait pas été au courant. Le fait que les deux parties entretiennent une telle confiance et une telle détermination à mener ces opérations de surveillance est en effet une révélation. De plus, c’est la première fois que des documents révèlent aussi clairement les priorités de l’Égypte vis-à-vis de sa frontière.

— Allison L McManus (@AllisonLMcManus) 22 novembre 2021 [9]

Article publié sur Global Voices en Français: https://fr.globalvoices.org

URL de l’article : https://fr.globalvoices.org/2021/12/11/270108/

URLs dans ce post :

[1] rapport: https://www.fidh.org/fr/regions/maghreb-moyen-orient/egypte/egypte-une-repression-made-in-france

[2] Opération Sirli: https://egypt-papers.disclose.ngo/en/chapter/operation-sirli

[3] révélations: https://egypt-papers.disclose.ngo/fr/chapter/cae-aviation

[4] #EgyptPapers: https://twitter.com/hashtag/EgyptPapers?src=hash&ref_src=twsrc%5Etfw

[5] @Disclose_ngo: https://twitter.com/Disclose_ngo?ref_src=twsrc%5Etfw

[6] November 23, 2021: https://twitter.com/AriaLavrilleux/status/1463041119630077958?ref_src=twsrc%5Etfw

[7] pic.twitter.com/KWadj4pVVZ: https://t.co/KWadj4pVVZ

[8] November 23, 2021: https://twitter.com/EgyptDefReview/status/1463048883865542656?ref_src=twsrc%5Etfw

[9] November 22, 2021: https://twitter.com/AllisonLMcManus/status/1462767670709956611?ref_src=twsrc%5Etfw

Escrito por Alexander Laluz *

Imaginemos, para empezar, dos puntos extremos. Uno, representado con el tenor italiano Tito Schipa. Otro, con Los Beatles. La aplicación esquemática de la geometría –y sin prestar demasiada atención a las representaciones– permitiría reconocer fácilmente un segmento de recta. Los problemas, sin embargo, comienzan cuando les asignamos un valor, un sentido, a los nombres que identifican los puntos. Así, el segmento comienza a perderse en una intrincada red formada por otros puntos, otras líneas, otras representaciones. Una suerte de caos que oculta las conexiones lineales.
Una vía para despejar ese caos es buscar otro punto, un nombre, una historia vital, que recorte los sentidos anudados a una red cuya extensión es imposible de especificar.

Y ese nombre, para este caso particular, es Hugo Fattoruso: músico polifacético, inquieto explorador de lenguajes, pianista virtuoso, que ha sido protagonista clave de varios procesos que han urdido la historia de la música popular uruguaya, desde los años sesenta del siglo pasado hasta el presente.
Lo que sigue es apenas una porción de una extensa entrevista en la que Fattoruso hilvanó memorias afectivas y musicales a través de relatos fragmentados, a partir de un tópico disparador: los discos y los músicos que considera como sus principales referencias. Y estos relatos comenzaron con su infancia, en la casa familiar, en el barrio La Comercial, casi en el límite con Cordón Norte.

Uno imagina que la música estaba muy presente en su infancia…
Sí, mis padres, Josefina y Antonio, eran amantes de la música, de diferentes estilos de música. Y en casa había un montón de victrolas y radios, en las que se escuchaba de todo. Bueno, ellos escuchaban de todo, y nosotros, Osvaldo [notable baterista, hermano menor de Hugo] y yo, estábamos por ahí, y, por suerte, todo eso se nos metió en el corazón, en el alma.

¿Ellos tenían cierta afinidad en las preferencias musicales?
A mi madre –obrera tejedora, sombrerera, que, desde chica, quería estudiar canto lírico– le fascinaba la ópera, la zarzuela, la opereta, además de las canzonetas napolitanas, la música folclórica rioplatense, el tango. Por ella en casa se escuchaba a Enrico Caruso, Tito Schipa, Beniamino Gigli… toda esa escena lírica, y, claro, los clásicos de Dvorak, Stravinsky, Beethoven, Chopin. Esos discos me hipnotizaban, y en casa se escuchaban. Como años después nosotros escuchábamos a Elvis Presley, a Los Beatles.

¿Cuáles eran los gustos de Antonio?
Él se orientaba más hacia el jazz. En su colección tenía discos de Louis Armstrong, Duke Ellington, y hasta de bandas que tocaban marchas militares. Mi padre trabajó en muchas cosas, pero había estudiado desde muy joven cómo arreglar radios, porque en ese entonces era la tecnología que se estaba imponiendo. Después consiguió un trabajo donde estaba mi abuelo, que era carpintero de la RCA Víctor, adonde llegaban las máquinas de las victrolas, que usaban discos de 78 revoluciones. Él se encargaba de hacerle los muebles. La mayoría de los discos los traían de ahí, de la RCA Víctor. Pero había de otros sellos, de Decca, por ejemplo, que yo no sé quién lo distribuía en esa época; estaban los discos de Sondor, que era la compañía uruguaya, la primera, y la única en aquella época. También había discos de lo que hoy se conoce como world music, pero no sé cómo los conseguía.

Unas rarezas para la época.
Sí, unas rarezas. Fijate que tenía discos con música de Tahití, de México, de Perú, de Brasil; me acuerdo que había un 78 con música de Bali. ¿Cómo llegó eso a Montevideo, quién lo trajo? No sé. Bueno, cuando no tocaban  los discos en la victrola, ellos ponían la radio, la radio oficial, y se escuchaba mucha música clásica.

Cuando su padre trabajaba en RCA Víctor, también llegaron a tener una disquería.
No sé cómo tuvieron esa idea. Quizás porque estaban en el negocio de arreglar victrolas… Igual, mi padre seguía cumpliendo con su horario de empleado en la RCA Víctor, y acá, con mi madre y mi hermano llevábamos “el negocio”, como le llamábamos. Lo abrimos en esta misma casa, cuando tenía los balcones. La gente entraba por el zaguán y pasaba al cuarto que está a la derecha, y allí estaba el negocio. En ese entonces mi padre también alquilaba equipos para fiestas de cumpleaños. Él mismo iba con los equipos y unos cuantos discos de pasodobles, tangos, foxtrot, y animaba las fiestas. A veces hasta yo hice ese trabajo.

¿Cuál fue la experiencia concreta que lo motivó a iniciar la práctica musical?
Mirá, a la vuelta de mi casa vivía un muchacho al que le decían Juan Tormenta, que tocaba el acordeón y tenía una orquesta. Yo era muy chiquito y, mientras jugaba en la vereda con un aro, me paré en la ventana del lugar donde ensayaba Juan Tormenta. Qué te puedo decir: me quedé hipnotizado. No me acuerdo bien qué tocaba…creo que era una música brasilera… el sonido me fascinó.

Ya tenía una mínima experiencia con el piano que había en casa; con mi padre tocábamos de oído algunas melodías, usando solo un dedo cada uno. Pero escuchar ese acordeón fue como una revelación. Entonces le dije a mi padre que quería tocar ese instrumento. Él me compró uno y me mandó a estudiar con una profesora que vivía cerca de casa, en Galicia y Defensa, que se llamaba Polola… no me acuerdo de su nombre, pero todos le decíamos Polola. Después de cierto tiempo, y viendo que yo tenía facilidad para tocar y memorizar música, ella sugirió que lo mejor era que estudiara piano, que es un instrumento más completo. Y así fue que comencé a estudiar con una profesora que se llamaba Iris Segundo, y que también vivía cerca, por la calle Justicia. Al mismo tiempo, mi hermano estudiaba inglés con ella. Fueron seis años de estudio de piano, que me dieron una buena base.

¿A qué edad comenzó estos estudios?
Tenía nueve años. Después, a los catorce o quince años, dejé de estudiar… un desastre. Ahora, de grande, volví al estudio más riguroso de la técnica.

¿De qué forma estudia ahora?
Bueno, este estudio va por dos o tres caminos. Uno, tocando composiciones de otra gente, algunas partituras de música clásica, pero suave, sin mucha exigencia. El problema es que yo deletreo la música: la mente lo va aprendiendo y, después de mucho ejercicio, el ojo y las manos se agilizan. Cuando era jovencito leía las partituras; era como leer el diario. Ahora no puedo, perdí esa habilidad. Para las manos, lo que yo llamo la parte técnica, sigo estudiando con los mismos dos libros que utiliza un estudiante en los primeros niveles: el de Charles-Louis Hanon, un clásico, que se llama El pianista virtuoso, y el de Johann Pischna. Los ejercicios de estos libros son fantásticos para mis manos, porque me permiten mantenerme en estado, sobre todo para tocar algunas músicas instrumentales que son muy exigentes. Pero los hago con algunas variantes, especialmente por lo que me enseñó el maestro brasileño Moacir Santos, que es un notable pianista, arreglador.

¿Dónde conoció a Moacir Santos?
Fue en Los Ángeles, California. Allí vivía, o sobrevivía, con mi familia; recién había nacido Francisco; Alex, el Ciruela, mi hijo mayor, también vivía con nosotros, y yo no tenía laburo, ni un mango para la comida. Un día golpean la puerta, abro y me topo con Moacir Santos: me quedé helado. Entonces le dije: ‘‘¿Maestro, qué hace acá?’’. Y él me contestó directamente: que me había escuchado, que sabía con quiénes había tocado, y que se había dado cuenta de que tenía que estudiar: “Te escuché”, me dijo, “y yo te voy a dar clases, y no te voy a cobrar”. ‘‘Pero, maestro –le dije, sin disimular la sorpresa–, el problema es que no tengo piano, no tengo plata, pero le voy a contar esto: el otro día pasé por un garage sale donde vendían un piano por 150 dólares, y lo compré, pese a que no tenía plata para traerlo a casa’’. Su respuesta fue una muestra de generosidad infinita: “Bueno, yo te doy la plata, te alquilás el camión, y traés el piano para acá”. Nunca me voy a olvidar de esto.

¿Qué recuerda de esas clases?
Muchas cosas. Una de ellas, que la sigo aplicando, tenía que ver con algunos cambios en los ejercicios de Hanon y Pischna. Como todo lo que plantea Hanon está en una tonalidad, do mayor, y la mano derecha va en unísonos con la izquierda. Él me propuso hacer estos ejercicios en intervalos de décima: la mano izquierda a partir de la nota do, y la mano derecha a partir de mí, y en progresión cromática. Así tenés que estudiar como loco. Y ahora sigo haciendo ese mismo trabajo con los veinte ejercicios de Hanon. Y con el de Pischna, va todo cromático y en espejo: lo que hace primero la mano derecha después se invierte y lo hace la mano izquierda.

¿Cómo fue el proceso de adaptación de esta técnica académica a la interpretación de otras músicas?
Lo básico de la técnica en realidad sirve para todo. Después viene el ajuste a los estilos particulares, para lo que es importante conocer bien, desde adentro, ese otro lenguaje. Así es que te podés soltar. Con el jazz, por ejemplo, fue así. Primero, mi padre nos llevó, cuando mi hermano y yo éramos muy jóvenes, al Círculo Jazzístico; él quería que nos vinculáramos con músicos con experiencia, ya mayores, para que nos dieran consejos. Después de esa experiencia, pasé por la Peña del Jazz, para ver qué tocaban ahí. La Peña estaba en una casa de altos, espectacular, en Rondeau y Mercedes. Y allí, hablando con otros músicos, como Federico García [Vigil], me conecté con otras formas de hacer jazz, y descubrí lo que hacían en el Hot Club, que estaba en la calle Guayabos y Jackson. Ahí conocí a Paco Mañosa; en ese encuentro él me preguntó qué música tocaba, y yo le mostré algunas cosas. Y enseguida volvió a preguntarme: “¿Vos sacás de oído?”, a lo que le respondí: “Bueno, sí… no sé, depende”. Entonces me dio un disco de Horace Silver y me dijo que sacara uno de los temas. Eso me abrió millones de puertas; fue el descubrimiento de una infinidad de movimientos armónicos que no conocía. A eso hay que sumarle todos los encuentros que teníamos en ese local. Fijate que nos juntábamos los lunes, miércoles y viernes, y a veces también los domingos de tarde. Era meta y meta. Así te armás flor de repertorio. Además, lo que tocábamos seguía estructuras formales más o menos similares: se tocaba el material o tema principal, y después cada instrumentista improvisaba un solo.

¿Fue en esas sesiones del Hot Club que incursionó en la ejecución del contrabajo?
Sí, fue en esas horas vagas, como le decíamos. Me llamaba mucho la atención la función de ese instrumento, algo que podía seguir bastante bien. Ahí fue que Federico García me explicó: “¿Ves?, esto va en cuartas, esto en quintas, y se afina así…”. Así me hice contrabajista, pero amateur, claro. Después grabé con ese instrumento, toqué mucho en vivo, con los Hot Blowers; años más tarde me compré un bajo eléctrico.

¿Qué músicos y qué discos de jazz lo marcaron más en su juventud?
Dos de los recuerdos musicales más fuertes de esa época, de cuando era chico, fueron Louis Armstrong y Duke Ellington. Cuando esas músicas llegaron a casa me pegaron muy fuerte. A Louis Armstrong lo había escuchado mucho en discos de 78, con todo aquel ruido que hacían, y después en un vinilo que firmaba con sus All Stars, que a mi padre le encantaba. De Ellington había un disco que tenía el famoso ‘Caravana’, con unos arreglos espectaculares, pero esto era otra cosa.

Dos lenguajes muy diferentes…
Armstrong era una cosa más simple. De tanto escucharlo me sabía los temas de memoria y podía seguir sin problema sus armonías; podría haber tocado en aquella banda porque me había aprendido todos los detalles de los arreglos. Pero cuando escuchabas a Duke Ellington te dabas cuenta de que era otra cosa; era algo que no comprendía totalmente, no podía seguir sus secuencias armónicas, en ese entonces no tenía ni idea de los acordes que estaba haciendo. Era como la música contemporánea clásica de hoy.

A fines de 1957, Satchmo tocó con su orquesta en Montevideo…
Sí, y estuve en varias de las funciones que dio en el Cine Plaza… Mirá, aquella silla que está ahí era de los camarines que él usó. La historia es preciosa. Cuarenta años después de aquellos conciertos, fuimos a tocar con Jaime Roos a esa sala y me encontré con uno de los propietarios y le digo: “Esa silla es de los camarines, ¿no?… y tal vez algún músico de Armstrong o él mismo se sentó en ella… amén de que por ahí también pasaron Nat King Cole, Sammy Davis Jr…, imaginate, ellos quizás usaron esa misma silla. ¿No me la vendés?”. Y el tipo me la regaló, y aquí está, en mi casa.

¿Cómo fueron esos conciertos?
Una cosa espectacular. Para todos fue algo mágico. Él era muy simpático, bien canchero, como los músicos que lo acompañaban. Tocaron todo aquel disco y otros temas, como ‘Rag de la calle 12’, ‘Saint Louis Blues’.
Mucho después, Art Tatum se convirtió en otro de sus referentes del jazz.
Un superdotado. Parecía que tocaba con cuatro manos… no podía ser lo que tocaba ese hombre, tanto con la mano izquierda como con la derecha. Al tener ese problema en la vista –quedó ciego de un ojo y con la visión muy limitada del otro–, tal vez le dedicaba más tiempo al estudio del instrumento. Había un disco, no me acuerdo cómo se llamaba, que incluía tomas descartadas de otros discos; ahí escuchabas un tema en la toma uno, la dos, la tres, y te preguntabas cómo hacía para hacer cosas tan distintas con un mismo material. No sé cuáles serían las mejores palabras para describirlo; podría decir que era su capacidad creativa, la forma de explotar al máximo su dominio instrumental. Un músico fuera de serie.


¿Cuál fue el primer disco que tuvo?
El primer disco propio fue uno de Ray Charles, que me trajo de regalo una amiga que había venido de París.
Era un disco grabado en vivo, una cosa impresionante. Eso fue… a ver, yo tengo setenta, nací en 1943… No sé, seguramente fue a comienzos de la década del sesenta, cuando tenía unos 17 años, más o menos. Pero creo que antes de escuchar a Ray Charles, había llegado al Cine Plaza una de las películas que hacía la industria para promocionar lo que estaba pasando con el rock and roll de aquella época.
Esa película se llamaba Rock around the clock (rock alrededor del reloj), y una de las estrellas principales era Bill Halley y sus Cometas. Poco tiempo después, cuando estrenaron otra similar en el Cine Radio City, que estaba en la calle Ibicuy, fuimos toda una barra y el impacto fue enorme, por la música y porque la película ya era en colores. Después de esas experiencias me llegó ese disco de Ray Charles.

¿Qué impresión le dejó la música de Charles, y particularmente ese disco?
Bueno, no estoy seguro si todo el disco fue grabado en vivo… creo que tenía algunas grabaciones de estudio. Aquello era como un terciopelo musical. Me acuerdo que tenía una versión de un tema muy famoso, ‘What’d I say’… un blues. Aparte de tener el alma y la lágrima negra, musicalmente era otra cosa. Nosotros veníamos de escuchar a Bill Halley, que era mucho más simple. Cuando Ray Charles tocaba una balada o un simple blues, le ponía otra cosa, tenía otra impronta.

¿Cómo llegó el tango a su historia personal y musical?

Fue a través de mi tío, que vivió un tiempo acá, en mi casa. Él era muy gardeliano, así que aquí escuchábamos mucho al Mago. Me enamoré entonces de sus melodías, de cómo fraseaba, de cómo tocaban sus guitarristas. Después crecí y me enamoré más de esa música. También me fascina mucho el entorno histórico de Gardel, su época, los personajes, el lunfardo.

Entre sus referentes tangueros también están Aníbal Troilo, Roberto Grela, Astor Piazzolla.
Cada uno en su estilo eran cosas pavorosas, tremendas. Me acuerdo de que con mi padre, cuando [Osvaldo y yo] éramos chicos, íbamos a la feria a vender discos. Nos levantábamos a las cinco de la mañana y salíamos con un carrito, que tenía una rueda loca y dos ruedas de carro, con discos de 78. En la feria escuchaba mucho a Troilo, a Grela, y de ellos teníamos dos discos, o sea cuatro canciones: los gastábamos. Además escuchábamos mucho a Carlos di Sarli, después a Horacio Salgán. Y cuando llegó Piazzolla se abrió una avenida hacia los planetas. De él me fascinó el trabajo con la melodía, lo que hacía con las armonías, la fuerza, la cadencia, el virtuosismo, y por supuesto, la apertura: él salió del tango convencional y descubrió una ventana infinita.

En esta revisión de memorias musicales hay otro punto clave: las músicas de Brasil.
Los primero que me impactó de la música brasileña fue Luiz Gonzaga, el rey del baião, y Dorival Caymmi, que los escuchaba en un disco de 78. También estaban Dalva de Oliveira, Tito Madi, Dolores Duran. Esa música me provocó otra fascinación. Con el Trío Fattoruso, que teníamos con mi padre y con Osvaldo, íbamos a tocar una vez por semana al Palacio de Cristal, que estaba en 8 de Octubre, y ahí venían muchos músicos a tocar. Estos músicos a veces me invitaban a tocar con ellos, y ahí le agarré más gusto todavía a esa propuesta musical. Un par de noches, no me olvido más, vino a cantar Dalva de Oliveira, que era un número muy prestigioso entonces.
Los otros brasileños venían, tocaban un par de noches, y se quedaban en una pensión; entre ellos había un personaje, Vadico, si no recuerdo mal, que tocaba una guitarra muy rara –no era una viola caipira porque tenía cuerdas simples, creo que tenía cinco cuerdas–, y era una cosa bárbara: hacía todo tipo de pirueta para tocar, y en uno de sus números sacaba un encendedor Zipo y lo pasaba por las cuerdas para hacer una imitación de la expresión y el sonido característico de un relator de fútbol brasileño… era increíble, el sonido era igualito; la gente deliraba, gritaba.

¿Cómo fue el descubrimiento de la bossa nova?
Fue otro impacto. Con un grupo de amigos fuimos al estreno de la película Orfeo negro, que fue en un cine que estaba en la calle Yi, cerca de 18 de Julio, pero no me acuerdo del nombre. Salí llorando. Era otra armonía, otra expresión; la película en sí era una maravilla. Pero lo que más me pegó fue la música. Al poco tiempo salió el disco Chega de Saudade, de João Gilberto. Compré ese disco y me maté escuchándolo.

¿Qué aspectos le llamaron más la atención del lenguaje de João Gilberto?
Que era una cosa nueva, fresca, muy atractiva para mi alma. Acá, en Uruguay, quien había captado muy bien ese espíritu era Manolo Guardia. Él tocaba con un cuarteto en un club nocturno que se llamaba El Club de París, que estaba por la calle San José, entre Florida y Andes. Allí hacía temas de João Gilberto. Yo me sentaba al lado de Manolo y miraba atentamente para ver si podía aprender algo. Y no aprendí nada.
Entendí bien ese lenguaje cuando empecé a tocarlo. Manolo me contagió esa pasión por la bossa nova; él fue uno de mis maestros por ósmosis: nunca me dijo: « Hacé esto, hacé aquello »; aprendí de verlo y escucharlo, y de tocar composiciones suyas… eso era como tomar veinte clases en una. Las cosas de Manolo tenían ese poder.

En esa época –los años cincuenta, comienzos de los sesenta– las orquestas que interpretaban géneros tropicales tenían una intensa agenda de actuaciones en la noche montevideana. ¿Le atrajo entonces algo de estos lenguajes?
Con lo tropical no me enrosqué mucho. Conocía a la Sonora Latina, me gustaba lo que hacía Pedro Ferreira.
En los bailes tocaba –en una época el piano y también el contrabajo– con los Hot Blowers, junto a Bachicha Lencina, Tito Caballero, Cacho de la Cruz, entre otros capos, y cuando íbamos al Platense alternábamos con las orquestas típicas, las sonoras, y ahí estaba Pedro Ferreira. Me gustaba mucho lo que él hacía, sobre todos sus composiciones, y me imagino que también haría versiones de músicas tropicales conocidas.

Ya en los años sesenta, el rock abrió otros campos para la exploración musical.
Tremendo. El primer golpe al corazón lo dieron Los Beatles. La historia comenzó así: la hija del panadero me trajo de Londres un single de plástico, de 45 rpm, y me dijo: “Mirá, este grupo está haciendo furor en Inglaterra, todo el mundo está como loco con esto”. Pero, te digo la verdad, a mí no me gustó, me parecía ruido.

¿Qué canciones tenía ese single?
Tenía ‘P.S. I love you’ y ‘Love me do’. Está claro que en ese momento tenía un ladrillo en cada oreja. Nada, eso duró apenas unos pocos días. Después llegó una película, que fue como un avance con cortos, que acá la titularon Llegan los Beatles. La vimos en una sala que estaba en el edificio que hoy ocupa un banco, sobre 18 de Julio, entre Yi y Cuareim. Todos nos enamoramos de esta gente, del estilo, de la música. Entonces intentamos imitarlos. Llamé a Caio, a Pelín, a Osvaldo, mi hermano, y dijimos: vamos a hacer un grupo así… y así fue que formamos Los Shakers. Una locura. Era como ver un 747 y asumir que agarrando unas latas íbamos a hacer un avión como ese. Tal era la locura, el metejón, que llegamos a saber cuándo respiraban en cada una de las canciones. Les sacamos todos los piques.
Ese amor me sigue hasta hoy; esa música me sigue asombrando… eran unos capos.

Los Shakers en 1965

¿Con esa misma pasión fueron procesando los cambios que en tan poco tiempo experimentaron Los Beatles?

Sin duda… lo consumíamos como el aire que respiramos. Con el disco Revólver, por ejemplo, fue un impacto tremendo… un disparate. En realidad cada disco era como un salto de siglos. Sin límites para los adjetivos. Otro hito de esta década fue The Beach Boys, una banda que venía del otro lado del mapa, de California, Estados Unidos…
Claro, pero en un principio no me llamaron mucho la atención. La cosa cambió cuando sacaron el disco Pet Sounds, que creo que era de 1966. Ese trabajo fue muy especial por lo que marcó en el proceso creativo del grupo, por el sonido que lograron; el capo de ese proyecto fue Brian Wilson. Ese disco lo escuché por primera vez en Buenos Aires, cuando estábamos tocando con Los Shakers. Lo vi en una disquería, lo compré para ver de qué se trataba, y cuando lo escuché me caí de espaldas.

En varias oportunidades ha dicho que ya no compra discos de jazz, de jazz fusión, ni específicamente de pianistas…
Lo que pasa desde hace varios años es que aprovecho los viajes para buscar discos de músicas regionales, que es algo que me interesa mucho. Y por ejemplo, cuando estás en algún país europeo, es una oportunidad para encontrar músicas no europeas. Me gusta mucho la música árabe, la de Egipto; también las escucho por Youtube… y a veces te encontrás con artistas que hacen músicas occidentalizadas que son espantosas, pero cuando hacen músicas tradicionales generan algo increíble. De Japón, otro ejemplo, me fascina el gagaku tradicional, que es como una música de corte, elegante, notable.

¿Cuándo se produjo ese cambio y ese especial interés por las músicas regionales?
Soy muy hincha de la estética de muchos músicos de jazz, como John Coltrane, que es un haz de luz musical. También seguí los trabajos de Miles Davis y sus cambios de estilo. Y también escuchaba mucho a Hermeto Pascoal, que es tan brasilero como universal; pero lo escuché hasta que salió el disco Cerebro magnético, allá por los años ochenta: en ese momento vivía en Nueva York y cuando descubrí ese disco me voló la cabeza y me dije: « No compro más discos, porque si no voy a hacer un asado con mi tecladito y me voy a trabajar en otra cosa. » Fue entonces que decidí no comprar más este tipo de discos y me concentré en lo que tengo claro que puedo hacer. Es que escuchás a estos tipos y te ganan veinte a cero en cada partido, por lo tanto tengo que jugar en mi liga, en la que yo puedo jugar, no puedo competir con ellos. A raíz de todo esto es que me concentré en buscar músicas que me muevan por la raíz local que transmiten. No puedo describir bien el efecto que tienen… las palabras son esquivas… Me provocan un efecto muy profundo tanto la música japonesa tradicional o una jota. Por eso me enrosco mucho con lo que hacemos con Rey Tambor: esa es música de un punto concreto del planeta. Cuando grabábamos con Opa, la música que resultaba podía confundirse… y alguien, perfectamente, podría preguntarse ‘¿De dónde son estos tipos? Uno vive en Los Ángeles, otro es brasileño… Pero con Rey Tambor no hay dudas: es de Montevideo, es de Uruguay: un punto concreto del planeta.

*Esta nota fue escrita a partir de una extensa entrevista con Hugo Fattoruso en 2014, que se realizó en el marco de las actividades del proyecto
de extensión universitaria ‘Las discotecas de los músicos’, de Uniradio, la radio de la Universidad de la República, y la Escuela Universitaria de Música, y que está coordinado por los docentes Osvaldo Budón, Leonardo Croatto y Alexander Laluz. Nota publicada en la edición impresa de Revista Dossier 2014.

 

[Fuente: http://www.revistadossier.com.uy – hay una nota publicada en este espacio sobre el grupo Los Shakers en este enlace: https://bit.ly/3yeqEL9%5D

Le media israélien en ligne Ynet vient de publier un certain nombre de photos anciennes de Jérusalem que la start up My Heritage a pu coloriser grâce à une technologie de pointe. Les photos avaient été prises par des habitants de la colonie américaine et documentent des événements qui se sont produits pendant la Première Guerre mondiale, ainsi que les émeutes palestiniennes de 1929. Elles montrent également des hommes et des femmes priant ensemble devant le Mur des Lamentations.

Prisonniers de guerre allemands à Jérusalem pendant la Première Guerre mondiale (1917)

 

Soldats britanniques pendant les émeutes palestiniennes de 1929

 

Hommes et femmes priant ensemble devant le Mur des Lamentations dans les années 1920

 

Autres informations :
Extraordinaires photos historiques de Jérusalem (en anglais), Ynet
https://www.ynetnews.com/magazine/article/h1hzq1rtf

[Photos : The American Colony Photo Department, Myheritage – source : http://www.israelentreleslignes.com]

La expresión inglesa dark kitchen, que alude a cocinas industriales que solo sirven a domicilio, puede reemplazarse por cocina fantasma.

En los medios de comunicación es frecuente ver empleado el anglicismo en preferencia al giro español, como en «Las ‘dark kitchen’ desesperan a los vecinos», «Un 10 % de los pedidos a domicilio ya procede de dark kitchens» o «Las nuevas tecnologías impulsan a las dark kitchens».

Este modelo de negocio recibe diferentes nombres en inglés, como dark kitchen, cloud kitchen, shadow kitchen o ghost kitchen, entre otros, y en español se ha optado mayoritariamente por una traducción basada en la última de esas formas, en la que fantasma se emplea figuradamente, porque no funcionan como restaurantes reales, con servicio de mesa.

Su plural puede ser cocinas fantasma o cocinas fantasmas. Tal como se explica en la Nueva gramática de la lengua española, el término fantasma se puede interpretar como un sustantivo en aposición invariable (cocinas fantasma) o como un adjetivo que admite el plural (cocinas fantasmas).

Por ello, en los ejemplos anteriores habría sido más adecuado escribir «Las cocinas fantasma desesperan a los vecinos», «Un 10 % de los pedidos a domicilio ya procede de cocinas fantasma» y «Las nuevas tecnologías impulsan a las cocinas fantasma», aunque también habría sido válido «cocinas fantasmas».

Finalmente, se recuerda que, si se opta por la forma inglesa, lo adecuado es escribirla en cursiva o, cuando no es posible emplear este tipo de letra, entre comillas.

 

[Foto: archivo EFE / Víctor Lerena – fuente: http://www.fundeu.es]

Creada a partir de 200 obras hará escala en febrero, en La Rural, después de exhibirse en las principales capitales del mundo

Para sumergirse en las obras icónicas de Van Gogh

Para sumergirse en las obras icónicas de Van Gogh.

Una caminata entre enormes girasoles amarillos. Un paseo por un cielo azul muy estrellado. Una visita al universo peculiar de un gran artista. Todo eso ofrece Imagine Van Gogh, la primera muestra de arte inmersiva creada a partir de obras icónicas del pintor holandés, que llega en febrero a Buenos Aires.

Imagine Van Gogh presenta una tecnología de avanzada, denominada “imagen total”, un concepto original de las exposiciones inmersivas creada en 1977 por el fotógrafo y cineasta francés Albert Plécy y desarrollado por su nieta Annabelle Mauger para esta exhibición itinerante que ya recorrió varias capitales del mundo desde su lanzamiento en La Cathédrale d’Images (Francia) en 2008.

La muestra invita a los espectadores a sumergirse en unas 200 obras de Vincent Van Gogh, en formato de gran tamaño, proyectadas en el piso de la sala, las paredes y en velas móviles monumentales de más de ocho metros de altura. La tecnología “imagen total” aporta una dimensión totalmente nueva al concepto de exposición de arte y revoluciona el encuentro entre artistas, obras de arte y público.

Una visita que conmueve los sentidos

Una visita que conmueve los sentidos.

 

Con la inmersión, el estado de conciencia del espectador se transforma: al verse rodeado de un entorno audiovisual se produce una percepción de presencia en un mundo no físico. El arte inmersivo explora las emociones, los mecanismos de la percepción y los estados alterados de conciencia.

El público recorre la exhibición en un espacio a oscuras, donde se imponen las proyecciones gigantescas de las pinturas mientras se escucha una selección de música clásica.

La escenografía, realizada por Julien Baron, incluye la proyección simultánea de unas tres mil imágenes a través de 48 proyectores láser de alta definición que transmiten 30 minutos de señales de video y audio sincronizadas en bucle por un software de avanzada tecnología.

Las imágenes se proyectan en toda la sala y se escucha música clásica

Las imágenes se proyectan en toda la sala y se escucha música clásica.

Los 200 cuadros seleccionados para la muestra forman parte de prestigiosas colecciones de museos como el Orsay de París, la Galería Nacional de Arte de Londres, el Museo Van Gogh de Ámsterdam, el Museo de Arte Moderno y el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York. Una verdadera inmersión en un universo onírico, que sorprenderá a los visitantes en el Pabellón Frers de La Rural.

 

 

[Fotos: Laurence Labat – fuente: http://www.lanacion.com.ar]

 

L’artiste britannique a toujours nié avoir peint le portrait Standing Male Nude, mais trois spécialistes ont conclu qu’il s’agissait bel et bien de son œuvre.

Un tableau intitulé Autoportrait à l'œil noir, de l'artiste britannique Lucian Freud, est exposé à la maison de vente aux enchères Sotheby's, dans le centre de Londres, le 27 janvier 2010. | Shaun Curry / AFP

Un tableau intitulé Autoportrait à l’œil noir, de l’artiste britannique Lucian Freud, est exposé à la maison de vente aux enchères Sotheby’s, dans le centre de Londres, le 27 janvier 2010.

Repéré par Léa Polverini

Le tableau de la discorde a ressurgi il y a 24 ans, lors d’une vente aux enchères. Un nu masculin en pied, intitulé Standing Male Nude et attribué au célèbre peintre Lucian Freud, était vendu à un collectionneur d’art suisse, qui devait recevoir quelques temps après un appel de l’artiste, lui demandant de le lui racheter.

Le collectionneur, resté anonyme, avait refusé, préférant garder le tableau. Trois jours plus tard, il recevait un nouvel appel du peintre en colère, qui réitérait sa demande. Le collectionneur affirme que face à son second refus, Lucian Freud est devenu agressif et l’a menacé de désavouer le tableau, l’empêchant de jamais le revendre pour ce qu’il était. De fait, les héritiers de Lucian Freud ont toujours refusé d’authentifier ce nu, depuis son décès survenu en 2011, interdisant de ce fait aux commissaires-priseurs de le revendre.

Après avoir couru les experts de longues années, le collectionneur a enfin trouvé gain de cause: trois études indépendantes ont enfin conclu qu’il était fort probable que le tableau ait bien été peint par Freud lui-même.

Un autoportrait caché

Inachevée, l’huile sur toile serait vraisemblablement un autoportrait du maître. Elle faisait partie des possessions d’un individu décédé à Genève, ami de Francis Bacon et dont les biens ont été mis aux enchères en 1997.

D’après Thierry Navarro, un enquêteur privé engagé par le collectionneur, Lucian Freud, qui fréquentait à travers Bacon la communauté homosexuelle, aurait probablement été embarrassé par la reconnaissance de ce tableau comme un autoportrait, et le contexte dans lequel celui-ci avait été retrouvé.

«Il y a un témoin vivant à Genève qui fait partie de communauté gay. Lorsque le collectionneur a organisé une exposition privée de ses tableaux à Genève, cette personne a dit: « Je connais ce tableau. » Il a expliqué qu’il se trouvait dans un appartement utilisé par Bacon, et que Genève était une sorte de bulle pour la communauté gay. Ce témoin connaissait la relation entre Freud et Bacon. Il a donné beaucoup de détails. Il a dit que Bacon avait demandé à Freud de peindre ceci pour lui et que Bacon avait ce tableau et un autre dans l’entrée de l’appartement», rapporte Navarro.

La pose du nu masculin aurait également été inspirée par la photographie Athlet. Catching at a Ball d’Eadweard Muybridge, qui avait rassemblé dans son ouvrage The Human Figure in Motion une série de photographies d’athlètes nus, dont le caractère homoérotique a nourri le travail de Francis Bacon.

Trois authentifications

En dépit de tout contexte, les analyses réalisées par les experts tendent à confirmer qu’il s’agit bien d’un authentique Lucian Freud. Nicholas Eastaugh, spécialiste britannique de l’analyse scientifique des peintures, a pu prélever des pigments du tableau et les comparer aux données dont dispose la Tate sur d’autres œuvres déjà authentifiées de Freud, et a utilisé des images infrarouges pour révéler un dessin préliminaire, qui correspond à d’autres esquisses de Freud. Il en a conclu avoir trouvé «à la fois un résultat comparatif positif avec Freud, et une absence d’indicateurs négatifs quant à sa paternité du Standing Male Nude».

De son côté, l’historien de l’art Hector Obalk a affirmé que «la manière dont la chair est représentée est tout à fait typique de l’artiste», et conclut qu’il est «certain que l’auteur des gestes picturaux requis pour l’exécution ne peut être autre que Lucian Freud, dans la mesure où je reconnais sa main».

Enfin, une dernière étude menée par Carina Popovici, cofondatrice d’Art Recognition, une société suisse effectuant des tests scientifiques sur les œuvres d’art à partir de l’intelligence artificielle, rapporte que leur technologie d’IA «a classé certaines parties du tableau comme étant de la main de Freud avec un score élevé –un résultat positif jusqu’à 95%– et cela pourrait impliquer que la surface restante a été peinte par quelqu’un d’autre».

 

[Photo : Shaun Curry / AFP – source : http://www.slate.fr]

Autor:  Humberto Medina
Director: James Cisneros
Editorial/Institución editora:  Universidad de Montreal
Ciudad: Montreal
País: Canadá
Año 2020
Tipo de publicación: Tesis
Tipo de tesis: Tesis doctorales
Materias de especialidad: 

Enseñanza y tecnología, Literatura del siglo XX, Literatura del siglo XXI, Narrativa, Narrativa, Teoría de la literatura

Descripción: 

Esta tesis a cargo de Humberto Medina, defendida en la Universidad de Montreal en 2020, tiene como objetivo explorar la descripción de la experiencia en la novela de vanguardia latinoamericana. Según las ideas de Walter Benjamin, se define `experiencia´ como una forma de dar sentido, tanto en una serie de percepciones y afectos corporales, como en la narrativa histórica de una cultura.

Desde finales del siglo XIX y principios del XX, la experiencia se ha transformado radicalmente con la aparición de nuevos medios y nuevas tecnologías de grabación, como la fotografía, el cine, el fonógrafo, la máquina de escribir y la radio.

Así, en diálogo con la teoría mediática de Friedrich Kittler y Katherine Hayles y, en un contexto latinoamericano, con las obras de Rubén Gallo y Flora Süssekind, se analiza un grupo de novelas de vanguardia para mostrar los efectos de las tecnologías de registro en los métodos de representación.

El corpus incluye las siguientes novelas: Los siete locos` (1929) y `Los lanzallamas´ (1931), de Roberto Arlt; `Cubagua´ (1931), de Enrique Bernardo Núñez; `La casa de cartón´ (1928), de Martín Adán; `Un año´ (1935) y `Ayer´ (1935), de Juan Emar; `Debora´ (1927), de Pablo Palacio; `Museo de la novela de la Eterna´ (1925/1967), de Macedonio Fernández.

Página de Internet:  https://papyrus.bib.umontreal.ca/xmlui/handle/1866/25567
Correo electrónico: Contacto disponible en su página web
Fecha de publicación: Miércoles, 24 de noviembre de 2021

[Fuente: hispanismo.cervantes.es]

El consorcio Al Sur publicó “Reconocimiento facial en América Latina: tendencias en la implementación de una tecnología perversa”, una investigación que identifica 38 sistemas de reconocimiento facial desarrollados en la región.

Escrito por VLADIMIR GARAY

Si has caminado por el centro de Santiago de Chile durante los últimos meses, probablemente los has visto afuera de algún centro comercial, a la entrada de un parque o frente a un semáforo concurrido: dos personas con una esfera metálica, ofreciéndote dinero a cambio de una imagen de tu ojo. O algo así. El dinero no es dinero per se, sino el equivalente a 20 USD en Worldcoin, una criptomoneda. Y la imagen de tu ojo no es una simple imagen de tu ojo, sino un escaneo de tu iris, dato biométrico utilizado para identificarte. Todo con un aire a pacto faustiano muy de película sci-fi de bajo presupuesto. El propio Edward Snowden salió a criticar la iniciativa, que en Chile contabiliza alrededor de 10 mil inscritos. 10 mil iris escaneados.

Una cifra como esa es preocupante y un poco desmoralizante, la verdad. Pero a pesar de ello, comprensible: en un país con una ley de protección de datos personales del siglo pasado, donde el cliché de los-datos-son-el-nuevo-petróleo se repite como mantra, pero donde no se hace nada al respecto (al menos, para proteger mejor esos datos) y donde la información personal parece pasar de un lado a otro con absoluta promiscuidad, no es raro que para algunas personas entregar el iris a cambio de una cantidad potencial de dinero, por poco que sea, no es la gran cosa.

Y, sin embargo, debería ser una gran cosa. Más allá de lo anecdótico del caso, la creciente normalización del uso, recolección y exigencia de datos biométricos es una tendencia preocupante. De muestra un ejemplo: esta semana nos enteramos de que una administradora de fondos de pensión (AFP) está exigiendo validar la identidad de sus clientes a través de biometría facial. La excusa es siempre la misma: seguridad. ¿Pero la seguridad de quién? Saber que mis datos sensibles, relativos a mi cuerpo, están siendo almacenados y procesados quién sabe dónde, bajo quién sabe qué condiciones, por quién sabe quién, no me transmite ninguna seguridad. Al contrario, me da escalofríos.

Si una empresa dedicada a la gestión de dinero no es capaz de encontrar otras maneras de asegurar la recaudación que no impliquen generar y almacenar un modelo algorítmico de mi rostro, quizás a esa empresa no debería confiársele tal tarea. Porque el día de mañana, cuando esa base de datos se filtre, no hay nada que puedan hacer para devolverme el control sobre mi cara. Ese es el gran tema con los datos biométricos: una vez entregados, no hay vuelta atrás.

En la práctica, la identificación biométrica requiere ceder control sobre el propio cuerpo.

Reconocimiento facial

Cualquier discusión sobre identificación biométrica quedaría incompleta sin hablar de reconocimiento facial. Recientemente, las organizaciones reunidas en el consorcio Al Sur publicaron “Reconocimiento facial en América Latina: tendencias en la implementación de una tecnología perversa”, una investigación colectiva que identifica 38 sistemas de reconocimiento facial desarrollados en la región, al alero de distintas políticas públicas.

Alguna de la información recopilada, aunque poco sorprendente, constata sospechas fundadas: el número de sistemas de reconocimiento facial se ha incrementado de manera importante durante los últimos años, su finalidad principal es la vigilancia del espacio público y los procesos de auditorías externas para fiscalizar el funcionamiento de los sistemas casi no está considerando en ninguna parte, ni hablar de estudios de impacto en derechos humanos. Tampoco sorprende la dificultad para acceder a información básica respecto a las tecnologías utilizadas y sus proveedores, que ha sido la tónica en la mayoría de los esfuerzos realizados en la región a la hora de lidiar con este tipo de políticas públicas. Por ello, es destacable el esfuerzo por recopilar información sobre proveedores y los países en los que operan. Una cuestión llamativa es una tendencia a la adopción de  tecnologías por medio de donaciones, característica de algunas empresas chinas.

Pero más allá de la información recogida en el estudio (disponible además en un sitio web especialmente dispuesto para ello, que pueden visitar aquí), llama la atención cómo la región parece ir a contrapelo de la tendencia mundial, donde se parece haber alcanzado algún consenso respecto de la necesidad de tomar medidas contra este tipo de tecnologías, al menos hasta tener mayor certeza de sus efectos negativos y cómo sopesarlos desde una perspectiva de derechos humanos. Pero a pesar de la declaración de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, las distintas localidades que han impuesto moratorias o prohibiciones de utilizar sistemas de reconocimiento facial hasta incluso el anuncio de Facebook de dejar de utilizar el sistema de reconocimiento facial en su plataforma, parece ser que esas noticias no han llegado a los oídos de los tomadores de decisiones en América Latina.

La pregunta es qué es lo que se requiere para poder hacer entender tanto a las autoridades como a la población en general sobre la necesidad de tomarnos este asunto en serio, cuando parece haber conciencia de los riesgos, existe experiencia internacional relevante, declaraciones de organismos internacionales y, sin embargo, la región parece un campo cada vez más fértil para la implementación de este tecnologías de identificación biométrica para cualquier cosa.

 

[Fuente: http://www.derechosdigitales.org]

O ressentimento ao PT abriu espaço para Bolsonaro ganhar a eleição de 2018

 

Escrito por Antonio Prado

Existe uma frase magnífica sobre o ressentimento, de autoria desconhecida, que diz que ele é como beber um copo de veneno e esperar que o outro morra. É o que parece: o ressentido vive em um ritual de autoflagelo e desapreço por si mesmo, que encontra em tudo e em todos a razão de seu descontentamento.

Toma um copo de veneno e espera, passivamente, que o mundo reconheça e desagrave seu sofrimento. Não se trata de personagem de ação, ativo, com as rédeas da vida nas próprias mãos. Assiste à vida com amargor, ciúme, inveja e raiva. Transforma-se em uma fonte reprimida de pulsões de morte, esperando sua catarse. Nietzsche escreve que é um sentimento de cativos escravizados, moralmente inferior, merecedor de desprezo.

Porém, há os que interpretam esta síndrome destrutiva e com potencial explosivo como um ato de resistência, de busca de justiça contra os horrores infligidos a povos escravizados e perseguidos. A luta dos judeus por responsabilizar os criminosos nazistas no pós-guerra entraria nesta categoria. Logo, não seria um valor moral negativo, mas heroico, reparador.

Os judeus e humanistas que lutam contra as atrocidades em nossa civilização estão longe de ser ressentidos. São ativistas, negação da passividade típica do ressentido. Não estão aprisionados no próprio desespero, corroendo-se com a bile do recalcado. Pelo contrário, apoiam-se no sofrimento real de milhões de seres humanos, mortos e mutilados, física e mentalmente, para dizer em alto e bom som: Nunca mais!

Assim que adotamos aqui outra interpretação para o ressentimento – o de considerá-lo como um valor moral negativo, eticamente condenável. Do ponto de vista anímico, o ressentido sofre uma tortura psicológica permanente, alimentada por ele mesmo. Como ser senciente, merece ser tratado pelos especialistas da mente humana, pois sofre de uma patologia. Sabidamente, o ressentido resiste ao tratamento psicanalítico, pois sobrevive ao seu fracasso pessoal culpando o mundo. Ele não quer escapar desta rede.

Mas, aqui, o ressentimento não vem à nossa atenção como fenômeno da alma em sofrimento. Tampouco, o ressentido como célula do organismo social. O que nos interessa é o uso do ressentimento como veículo de manipulação política das massas.

Hannah Arendt em seu “Origens do Totalitarismo” se debruça sobre este tema, como o fizeram Freud e Reich. Porém, devemos estar alertas ao contexto específico de Arendt, ou seja, a ascensão do fascismo na Alemanha após a Primeira Guerra Mundial e o fracasso da República de Weimar, sem abandonar as lições analíticas da autora.

O ressentimento como fenômeno coletivo também repousa sobre a memória dos agravos a um povo ou comunidade. Neste caso, uma memória manipulada pela ação política oportunista. Como os ressentidos não estão dispostos a perdoar, muito pelo contrário, remoem a vingança em fantasias de violência, são o alvo perfeito para a propaganda fascista, de redenção dos prejudicados.

Arendt afirma que a massa ressentida não permite a construção da política, que exige o reconhecimento do outro e não a sua destruição. O fascismo explora essa pulsão de morte dos pretensos prejudicados, que visa aniquilar o diferente, que o faz se sentir ameaçado.

Na Alemanha de Weimar, a classe operária e a classe média vinham de uma derrota na Primeira Guerra Mundial que provocou imensas agruras materiais e morais. O orgulho alemão estava ferido pelas humilhações do Tratado de Paris, que impôs reparações que iam de desmobilização militar, perda de territórios, transferência de fábricas inteiras a reparações monetárias impossíveis de serem sustentadas por uma economia arrasada. Keynes se desligou da delegação que negociava o tratado e profeticamente denunciou que seria causa de outra guerra.

Após a Primeira Guerra, a Alemanha passou por hiperinflações, desemprego altíssimo e fome. Humilhação na derrota, hiperinflações, desemprego e fome são o caldo de cultura do nazifascismo. Weimar olhava Hitler com desdém e o tolerava como um espantalho anticomunista, já que tinha de lidar com a Revolução Russa e o próprio movimento dos comunistas alemães.

O nazismo explorou as brechas da democracia alemã para crescer. Manipulou o ressentimento durante o entre guerras, acusando os judeus e os comunistas de culpados pela miséria alemã. Cultivou o ódio a todos os que considerava indignos da pureza alemã. Criou uma mitologia.

Hitler era um desordeiro tolerado, com suas tropas de choque e milícias civis que hostilizavam os que consideravam impuros: judeus, ciganos, negros, homossexuais, comunistas e esquerdistas e liberais em geral. Espalhava mentiras metodicamente que foram entrando nas mentes dos ressentidos da guerra e pós-guerra. O nazifascismo não foi um fiat lux, pois demorou duas décadas para chegar ao poder e pelo voto. O golpe veio logo depois.

Não precisamos dos detalhes da máquina de comunicação de massa do nazifascismo, basta saber que a mentira era seu método e a mobilização dos ressentidos seu objetivo, para capturar o poder.

As lições da História nos levam a interpretar a ascensão do neofascismo brasileiro ao poder, tomando emprestado os marcos analíticos até aqui apresentados.

Bolsonaro chega ao poder após 28 anos de uma trajetória política obscura e medíocre. Ganhou notoriedade ao ser expulso do exército por grave indisciplina, ao planejar ataques à bomba aos quartéis, como parte de um movimento reivindicatório salarial dos militares. Como tinha base e sua causa era considerada justa entre a soldadela, porém com métodos criminosos, a situação foi acomodada com a aposentadoria do então tenente, promovido a capitão, como de costume nas forças armadas. Nesta saída, candidatou-se a vereador e foi eleito.

Bolsonaro sempre defendeu publicamente causas da extrema-direita brasileira, a ditadura militar, torturadores, Pinochet, Stroessner, Hitler, milícias, matadores profissionais. Seus heróis são a ralé da humanidade. Foi eleito deputado federal e nunca fez nada, além de bravatas e agressões às mulheres e homossexuais parlamentares. Era considerado um ser pitoresco e apesar de defender abertamente o ataque às instituições democráticas, nunca foi condenado na Comissão de Ética da Câmara dos Deputados por esse motivo.

Sua sorte começou a mudar com o golpe parlamentar contra a presidenta Dilma Rousseff, a perseguição judicial e midiática a Lula e ao PT, e a eleição de Trump, nos EUA.

Os conservadores brasileiros, ao perceberem que dificilmente venceriam Lula no voto, começaram a desestabilizar a presidenta Dilma Rousseff no dia seguinte à derrota nas eleições. O derrotado Aécio Neves não reconhece a vitória de Dilma e usa de todos os expedientes jurídicos para impedir sua posse. Uma vez empossada para o segundo governo, Dilma foi sabotada cotidianamente no parlamento e na grande imprensa, sempre pronta a desestabilizar governos petistas. Aécio Neves, por sua vez, declarou que não a deixaria governar – só de farra.

Bolsonaro, claro, não era o candidato da direita tradicional, que o via e o vê como um palhaço – perigoso –, mas palhaço.

A crise internacional foi um dos elementos decisivos que criaram o ambiente para a derrocada do governo Dilma. O segundo foi a operação Lava Jato, o maior escândalo judicial da história contemporânea brasileira. Os promotores da Lava Jato e o juiz Moro foram elevados a heróis nacionais, apesar das denúncias abundantes de vícios processuais, das quais a imprensa passava ao largo.

A estratégia de desenvolvimento de Lula e Dilma tinha a Petrobras e as grandes construtoras do setor pesado como núcleo dinâmico. A exploração do pré-sal foi habilmente usada para ampliar o setor de máquinas e equipamentos pesados para produção e distribuição de petróleo, para a tecnologia de perfuração em águas profundas, para a indústria de helicópteros, navios petroleiros, barcos de suprimentos, refinarias. E para criar fundos de financiamento adicional à educação, saúde e ciência e tecnologia.

A necessária proteção dos campos petrolíferos reativou os programas de submarinos e submarino nuclear e de reequipamento das forças armadas, com fragatas, aviões de interceptação de quarta geração plus, e assim por diante.

A Lava Jato ataca esse núcleo dinâmico, afetando a credibilidade da Petrobras, e destruiu a capacidade de produção das construtoras pesadas. A queda dos investimentos da Petrobras e a paralisação das grandes construtoras geraram um efeito multiplicador tremendo na economia, reduzindo o PIB em vários pontos percentuais e aumentando em quatro milhões o número de trabalhadores desempregados.

O bloqueio político no Congresso, conduzido pelo infame Eduardo Cunha na Câmara e o senador Romero Jucá no Senado, impediu o governo Dilma de administrar a crise econômica, que estava sendo manejada de forma a reduzir seus efeitos sociais.

A Lava Jato e o bloqueio no Congresso, com os bilionários da mídia ansiosos por dar um golpe fatal no PT, criaram na população a ideia de que todas as mazelas do país se deviam aos governos do PT. Apesar de o governo Lula ter terminado com 87% de aprovação popular, esse matraqueio da direita e da grande mídia criou a mentira do populismo de esquerda que destruiu o país. Nada mais longe da verdade, mas a exploração dessas fake news foi bem sucedida, fazendo com que os estados com a maior porcentagem de classe média votassem em Bolsonaro, pois queriam “nosso Brasil de volta” – o deles.

A estratégia da direita tradicional deu em água. Aécio Neves foi incinerado pelas denúncias de corrupção, Eduardo Cunha foi preso, Serra desapareceu. Não havia nome para as eleições de 2018. Temer ficou estigmatizado como traidor e assim voltou às sombras.

Bolsonaro tem seu momento. Lula preso, os tucanos depenados e a Lava Jato bombando, seu caminho estava parcialmente desimpedido. Não totalmente, pois Lula, ainda que preso, conseguiu viabilizar um candidato competitivo, Fernando Haddad. Ex-ministro da Educação, ex-prefeito de São Paulo, professor universitário, doutor, com trajetória impecável. A escolha difícil do Estadão, Bolsonaro ou Haddad? Falso dilema, considerando a história do jornal e a diferença abismal de qualidade entre os dois candidatos.

Esse Bolsonaro candidato à presidência é, porém, apoiado pela extrema-direita internacional e se beneficiou da mesma máquina de comunicação que aprovou o Brexit, em prejuízo da Inglaterra, e que elegeu Trump. As fake news na era digital ganham proporções gigantescas e precisão nos diferentes públicos a serem manipulados. Este método foi criado pela Cambridge Analytica e difundido por Steve Bannon e sua ideia básica é explorar os temores mais profundos das pessoas e justificar os alvos dos ressentidos. Não é informar, é provocar emoções de asco e repúdio.

Ora, o Brasil não tem nenhuma semelhança com o contexto do pós-Primeira Guerra na Alemanha de Weimar. Não houve guerra, não houve humilhação da pátria, a dívida externa foi paga, as reservas internacionais foram criadas pelo governo Lula e mantidas com Dilma. O desemprego era baixíssimo até 2015 e a inflação era mais alta, mas estava sob controle, e o Brasil havia saído do mapa da fome produzido pela FAO/ONU.

Que tipos de ressentimentos foram explorados, então? Basicamente três. O de parcela da classe trabalhadora afetada pela crise durante e após o governo Dilma, que comprou o discurso do PT como o partido mais corrupto da história do país. O que seria uma piada se não fosse tão sério. O de parcela da classe média tradicional, que viu seu espaço social ser invadido por segmentos emergentes com as políticas distributivas de Lula e Dilma. E, por último, mas não menos importante, o dos evangélicos neopentecostais, que resistiam ao avanço de uma cultura liberal nos costumes sociais.

O primeiro grupo, dos trabalhadores ressentidos, acomoda-se bem no conceito nietzschiano. A sociedade de consumo mantém uma máxima que é a da insatisfação controlada. É da natureza desta sociedade criar uma corrida permanente por necessidades novas, criadas pela concorrência capitalista. Incluir parcelas da população na lógica do consumo de massas implica criar os meios para que a insatisfação seja aplacada, até que outra (ou outras) criada pelo sistema industrial a substituam. Logo, a distribuição de renda e o crédito ao consumidor são fundamentais para o funcionamento desta máquina de criação de insatisfações.

Um segmento da população, imerso na ideologia do mérito, não percebe, sem se sentir humilhado, que seu acesso recente aos bens e serviços desejados é resultado de uma política pública e não necessariamente de suas capacidades pessoais. E, paradoxalmente, é facilmente convencido de que o fracasso de uma política pública é a causa de seu infortúnio. A mobilidade social ascendente é mérito e a regressão, culpa do Estado ineficiente e corrupto.

O segundo tipo de ressentimento já tem outras características. Identificado por Norberto Elias, é chamado de ressentimento dos estabelecidos. Como esse tipo é muito usado, mas sem explicitação das origens teóricas, a citação de um trecho de Elias pode reforçar a abordagem.

  • “Esse ressentimento surge quando um grupo outsider socialmente inferior, desprezado e estigmatizado, vê-se pronto a exigir a igualdade não apenas legal, mas também social, quando seus membros começam a ocupar na sociedade majoritária as posições que lhes eram antes inacessíveis, ou seja, quando começam a entrar diretamente em competição com os membros da maioria enquanto indivíduos socialmente iguais” (Elias, 2001, p. 136 in: Grin, Monica, 2013, sn)

O conceito de Elias esclarece o mal-estar de segmentos da classe média tradicional brasileira ao ter de receber em seu espaço social trabalhadores afluentes, por aumento de renda e crédito. No caso brasileiro, há um componente adicional, o racismo. A mobilidade social do período Lula e Dilma tem cor. São pretos e pardos consumindo bens e serviços, antes reservados à classe média branca.

Os shoppings centers, cinemas, lojas de eletrodomésticos, aviões, universidades, hospitais passam a ser frequentados por essa nova população. A classe média tem um apreço pela diferenciação e ter pobres, pretos e pardos consumindo seus símbolos de status e prestígio lhe causa um tremendo mal-estar. A cronista socialite Danusa Leão expressa cruamente o ressentimento dos estabelecidos. Disse ela: – Que graça tem ir a Paris se eu posso encontrar meu porteiro lá? Os exemplos são abundantes, mas esse é emblemático.

O terceiro tipo de ressentimento está no âmbito da pauta dos costumes. Os governos do PT sempre tiveram uma pauta liberal neste aspecto. O PT se associa e apoia os movimentos contra a discriminação religiosa, de estado civil, de cor, raça, sexo, opção e condição sexual, apoia as pessoas com necessidades especiais. Defende os direitos humanos no seu sentido mais amplo e civilizatório: todos nascem iguais em direitos e dignidade. Para os evangélicos neopentecostais essa é uma pauta ofensiva.

O ressentimento aqui é dos estabelecidos e dos que se querem estabelecer. Os neopentecostais têm uma doutrina de difusão da fé, segundo seus preceitos. Suas igrejas são formadas por pessoas que superaram histórias de vida complicadas, saindo de vários vícios e problemas pessoais. Numa leitura benigna, a pauta liberal os ofende e desvaloriza seus esforços pessoais. Em outra leitura, não excludente, os pastores dessas igrejas manipulam a boa-fé de seu rebanho, visando fins econômicos e políticos.

A questão é que a máquina digital de comunicação de Bolsonaro, usando a metodologia da Cambridge Analytica, gerou, e ainda gera, mensagens na medida para cada grupo específico e bombardeia os celulares e computadores dessas pessoas. Ao trabalhador convencido pelo matraquear da grande mídia sobre a corrupção do PT envia fotos da casa dos filhos do Lula, que na verdade são sedes de escolas rurais ou museus; falam de heranças milionárias de sua esposa, bilhões escondidos no exterior e assim por diante. O sujeito pelejando para consumir a nova geladeira e televisão de 80 polegadas fica indignado, aquele que não pode mais comer a picanha maturada no fim de semana, também.

Para a classe média tradicional, reeditam todas as bobagens sobre o comunismo, Venezuela e Cuba, e a senhora de Higienópolis já sente que seu bairro virou passagem de gente diferente, por causa do PT. Para os neopentecostais, enviam mensagens falando da mamadeira de piroca, da pedofilia e fetos abortados. A ideia é causar o horror.

Foi explorando esses ressentimentos que a extrema-direita chegou ao poder no Brasil. E com a covardia e corrupção das instituições democráticas, pode permanecer. (Publicado simultaneamente com a ABED – Associação Brasileira de Economistas pela Democracia)

Nota: Esse texto tem como referência, Maria Rita Kehl, Hannah Arendt, Mônica Grin, Baudrillard, Bresciani-Turroni. Agradeço a boa troca de ideias com José Prado, Solange S. do Prado e Ademir Figueiredo.  

 

[Ilustração: Mihai Cauli  – revisão: Celia Bartone – revisão técnica: Vera Gebrim de Oliveira – fonte: http://www.terapiapolitica.com.br]

Um braço do movimento vegano volta esforços para incentivar as corporações a produzirem mais produtos vegetais e políticas de bem-estar animal, enquanto abandonam as verdadeiras bases da luta antiespecista

Escrito por Nathália Iwasawa

Foi numa tarde em meados de maio que a cozinheira, escritora e militante antiespecista Sandra Guimarães falou comigo. O fim do outono no Brasil indicava que os ventos iam esquentar no norte, onde ela vive com a esposa, na periferia de Paris. Foi difícil encontrar um horário para conversar, mas não pelo fuso. Os motivos eram bem mais nobres. Sandra estava mergulhada em uma lista de tarefas que variava entre os compromissos com a Brigada de Solidariedade Popular e as manifestações contra a atuação do Estado de Israel na Cisjordânia.

Quando, enfim, conseguimos conectar-nos para a entrevista ela arrematou a questão desta reportagem numa só frase, logo no início: “A maneira mais fácil de você aniquilar um movimento social, qualquer um, não só a luta antiespecista, é cooptar. Se você não consegue combater, destruir, você coopta, abraça e diz que agora também faz parte das suas demandas”.

Essa afirmação ganha sentido quando olhamos para as empresas que navegam nesse nicho: são granjas, frigoríficos e a indústria de ultraprocessados, todas fabricantes de produtos de origem animal que inserem os de origem vegetal aos portfólios. Além das startups, que têm colocado esforços na expansão desse mercado.

Até aí, sem grandes novidades. A peculiaridade desse movimento de apropriação está nas ONG’s veganas, que defendem os direitos animais. Elas são o motor desse “ativismo corporativo” e influenciam muitas pessoas que procuram referências para uma mudança que deveria ultrapassar escolhas nas prateleiras.

Vivian Mocellin, ativista pelos direitos animais e ex-diretora de uma dessas ONGs que atuam no Brasil, explica o porquê dessa união: “Os caras que doam para organizações veganas também são investidores dessas empresas que lançam produtos. É óbvio que as organizações terão posicionamento favorável a esses produtos. Se você pensar, é uma forma muito interessante de se fazer marketing”, enfatiza.

De acordo com Vivian, as empresas podem até baixar os investimentos no marketing tradicional porque doam dinheiro às organizações que assumem o discurso de que as marcas e produtos são bons. “Tem uma legitimidade muito maior”, destaca.

Respiremos: para entender os motivos e os meios em que ocorre essa cooptação de uma bandeira essencialmente anticapitalista por corporações multinacionais é preciso trazer alguns números e uma porção de contexto.

O mercado vegetal interessa a quem?

Não existem dados públicos sobre a adesão dos brasileiros ao vegetarianismo, tampouco sobre o veganismo. O principal levantamento da população que se declara vegetariana no Brasil foi encomendado pela organização civil mais conhecida no país, a Sociedade Vegetariana Brasileira, a SVB, e realizada pelo Instituto Brasileiro de Opinião Pública e Estatística, o Ibope.

levantamento, de 2018, indicou que 8% da população concordava totalmente com a frase “sou vegetariano” e 6% concordava parcialmente. Os 14% que se identificaram de alguma forma com a afirmação, levou a SVB a comemorar o “crescimento histórico no número de vegetarianos no Brasil”, conforme publicação no site. Em comparação com a mesma pesquisa feita em 2012, esse público aumentou 6%.

Em texto, o entusiasmo da SVB – com a ampliação do “mercado” – é evidente: “as estimativas apresentadas na pesquisa do Ibope revelam que as oportunidades de negócios são também enormes para as empresas e investidores brasileiros atentos a esses dados”.

Em uma pesquisa mais recente, de 2021, a sociedade buscou identificar a parcela da população disposta a deixar de comer carne pelo menos uma vez na semana. Dessa vez, o levantamento foi realizado pelo Ipec (Inteligência em Pesquisa e Consultoria – empresa que vem substituir o Ibope) e identificou 37% da população que concorda totalmente com a frase “por vontade própria, deixo de comer carne pelo menos uma vez por semana”, enquanto 9% concordam parcialmente. A SVB, no entanto, concluiu que 46% dos brasileiros deixam de comer carne, pelo menos uma vez na semana, por vontade própria.

No texto de divulgação dos resultados, afirmam que o Brasil é um grande produtor de grãos e o mercado plant based converte “o grão em produto final a uma alta eficiência, sem a onerosa taxa de conversão alimentar usualmente implicada quando se usam os grãos para alimentar animais de produção. Hoje, algumas das empresas mais atuantes no mercado global de carnes vegetais estão justamente aqui.”

A reportagem entrou em contato com a SVB por e-mail questionando sobre a atuação da ONG no Brasil e as estratégias corporativas, mas, até o fechamento deste texto, não houve retorno.

Em 2020 foi publicada a pesquisa “O consumidor brasileiro e o mercado plant-based”, realizada pelo The Good Food Institute (GFI) e pelo Ibope, que apontou laticínios, ovos e leite, considerados produtos baratos pelo relatório, como os mais presentes no dia a dia da população. “Produtos vegetais que os substituam devem não só se incorporar à rotina como os tradicionais, mas também ser posicionados em uma faixa de preço equivalente”, indica o levantamento.

O GFI é uma instituição fundada em 2016 que gera dados e informações sobre o mercado de “proteínas alternativas” para as corporações em nível mundial, além de atuar como assessora de comunicação e legislação para essas empresas. O instituto se coloca como um acelerador de mudanças nos hábitos alimentares, promovendo investimento e desenvolvimento de produtos vegetais e da polêmica carne de laboratório. Além do Brasil, o GFI atua nos Estados Unidos, país sede, e em Israel, na Índia, na Ásia Pacífico e na Europa.

“Eles [GFI] aparecem muito pouco, mas estão muito envolvidos nisso. Na minha visão, parece o seguinte: é uma organização sem fins lucrativos que presta consultoria de graça para empresas bilionárias para lançar produtos ultraprocessados veganos que não são bons para a população, e que vão encher de dinheiro o bolso desses caras”, diz Vivian Mocellin.

O estudo do GFI contou com o financiamento de multinacionais do setor, como Unilever, JBS, ADM e Grupo GPA, controlado pelo francês Casino, que tem no Brasil as redes de supermercados e atacarejos Pão de Açúcar, Assaí, Extra e Compre Bem.

As startups que se dedicam à fabricação de produtos exclusivamente veganos também investiram na realização da pesquisa. Vida Veg, Not Co e N.ovo têm em comum a proposta de oferecer produtos semelhantes aos de origem animal, como iogurte, leite e hambúrguer. Até o ovo ganhou uma versão ultraprocessada.

Essas startups também encontram correspondência com a atuação no mercado financeiro global. Bilionários como Jeff Bezos – CEO da Amazon – têm investido nessas food techs, que buscam subsídios no Vale do Silício. É uma tentativa de resolver os problemas a partir da tecnologia, como se a tecnologia fosse, por si só, uma forma de resolver algo”, comenta Vivian.

É nesse mesmo lugar do mundo, onde as premissas tecnológicas e desenvolvimentistas impõem o ritmo de produção e consumo, que despontam os investimentos nas ONG’s animalistas e bem-estaristas que atuam internacionalmente. Em muitos países, elas dão aporte às indústrias para o desenvolvimento de novos produtos, ou práticas que diminuam o sofrimento dos animais em confinamento.

Vivian, que tem a experiência singular de quem viveu a elaboração dessas políticas internamente, explica que esse é o foco das ONG’s antes mesmo de chegarem no país-alvo. “Quando essas organizações vêm para o Brasil, o foco delas começa em empresas e campanhas de bem-estar animal. E falo isso porque fui uma das pessoas que abriu um suporte para várias organizações aqui. Eu fiz o engajamento corporativo com as grandes empresas”, conta.

Entre selos e “animais felizes” 

De forma genérica, existem dois tipos de pessoas veganas: as que comemoram o lançamento do KitKat vegano e as que boicotam essas corporações, não importa quantos produtos vegetais lancem. As primeiras podem ser consideradas veganas estratégicas, liberais ou pragmáticas, que veem o mercado como um aliado e acreditam na mudança “por dentro”. As segundas seguem a linha do veganismo abolicionista, que tem como horizonte a emancipação dos humanos e não humanos do sistema que explora todas essas formas de vida, inclusive a própria natureza.

Para Vivian, a tomada da pauta antiespecista pelas corporações constitui um esvaziamento da luta, a apropriação pelos objetivos financeiros do capital e engrossa o caldo do movimento neoliberal.

“O veganismo sempre foi um instrumento político, sempre entendido como instrumento político. Ele começa a ser esvaziado com a chegada dessa influência norte-americana, de ONGs norte-americanas, e pelo entendimento de mundo liberal dessas organizações. Elas têm como principal foco as questões corporativas”, diz a ativista.

Sobre as políticas de bem-estar animal que muitas ONGs encampam como forma de amenizar o sofrimento dos animais enquanto não há uma completa libertação, Vivian enxerga como uma medida paliativa, que significa uma grande oportunidade para as corporações pegarem carona.

Não raro, empresas também se apropriam dessas relaçõesAproveitando o gancho discursivo e a falta de políticas públicas dedicadas ao bem-estar animal, o marketing e a publicidade se encarregam de “lavar” imagens de corporações que exploram os animais de diversas formas, aplicando uma prática conhecida como veganwashing.

“As empresas que estão explorando os animais têm, no mínimo, a obrigação de respeitar os comportamentos naturais e terem métodos de criação, de abate, que reduzam ao máximo o sofrimento. Mas isso não quer dizer que o animal está feliz. Ele está lá, esperando para ser morto”, ressalta Vivian.

A marca Leitíssimo, criada por neozelandeses, anuncia o leite de “vacas livres no pasto”, como se criar vacas soltas fosse uma prática inovadora.

 

No site do Leitíssimo, uma marca de leite de “vacas livres no pasto”, é possível ver uma linha do tempo do crescimento do negócio. A empresa tenta passar uma imagem de pequena produtora, mas, na realidade, o que se vê na estrutura do negócio é uma fazenda do tamanho de duas ilhas de Fernando de Noronha. “Nosso leite é de um único rebanho, sem injeção de hormônios, livre de tuberculose e brucelose. Assim como antibióticos e substâncias carrapaticidas”, anuncia o site.

No Brasil, o decreto nº 9.013/2017 regulamenta duas leis que dispõem sobre a inspeção industrial e sanitária de produtos de origem animal. No texto, aparecem apenas seis menções do termo “bem-estar” para se referir às práticas com os animais vivos; mas, no que diz respeito ao papel da indústria, o artigo 88 é bem direto: “O estabelecimento é obrigado a adotar medidas para evitar maus-tratos aos animais e aplicar ações que visem à proteção e ao bem-estar animal, desde o embarque na origem até o momento do abate”.

Faz sentido, então, que a Leitíssimo tenha optado por beneficiar o leite na fazenda, estratégia que evita problemas, como a contração de doenças, morte de animais no transporte e partos prematuros. O artigo 243 proíbe que produtores enviem à indústria vacas leiteiras que, entre outros pontos, apresentem problemas de saúde infecciosos ao ser humano e “não se apresentem clinicamente sãs e em bom estado de nutrição”.

O texto também menciona as infrações que podem ser identificadas pelos órgãos competentes. Desobedecer ou inobservar os preceitos de bem-estar animal dispostos no documento é uma infração considerada moderada e pode acarretar em multa à empresa.

Mas, no lugar de cumprir a legislação honestamente, as multinacionais vão pelo caminho que o dinheiro abre com mais facilidade: elas batem nas portas das certificadoras. No Brasil, 28 empresas têm o Certified Humane, um dos certificados que garante práticas consideradas humanizadas na indústria de alimentos. Nessa lista, figuram corporações como JBS (com a marca Seara) e Ovos Mantiqueira, a maior granja da América Latina.

Entre 2003 a 2018, de acordo com o último relatório da Humane Farm Animal Care, instituição responsável pela certificação, 54.950 lojas e restaurantes foram certificados no mundo todo. Até 2003, havia somente 50.

Peguemos a Ovos Mantiqueira como exemplo. O relatório de sustentabilidade de 2020 informa que as granjas ativas da indústria somam 11,4 milhões de aves no Brasil. Dessas, somente 500 mil são livres de gaiola, o que significa míseros 4,38% da produção voltada para “o bem-estar animal”.

  • As linhas orgânico, caipira, e “happy eggs” da Ovos Mantiqueira têm o selo de práticas de bem-estar da Humane Farm Animal Care, assim como alguns produtos da empresa Netto Alimentos.

“A boa notícia é que está ficando mais fácil para os consumidores conscientes encontrarem produtos feitos por empresas cujos princípios incluem o carinho com os animais. Uma das razões é que vem crescendo o número de produtos com o selo Certified Humane, um atestado do cumprimento de boas práticas de bem-estar animal”, anuncia o site da certificadora. É um discurso que traduz as novas práticas do paradigma do desenvolvimento: “ações menos nocivas” em face a técnicas violentas viram exceções que as corporações usam como vitrine para seus negócios.

Apesar de considerar um movimento válido, que pode expressar uma mudança significativa na vida de milhares de galinhas poedeiras, que tendem a passar a vida toda confinadas sob muita crueldade, Vivian ainda vê como problemática a forma com que isso é apropriado pelas empresas para fazer marketing. “É problemática a forma com que isso foi imposto de fora para cá”, diz.

Deixe de comer animais, mas não deixe de consumir

Assim como têm investido em produtos de “bichos felizes”, as corporações também tentam agradar os que já decidiram adotar o veganismo e não consomem animais e derivados. Por isso voltamos à história do KitKat vegano. As velhas fabricantes do mercado global apostam em produtos com roupagens modernas e inovadoras, que prometem a mesma experiência sensorial e gustativa dos convencionais.

Chocolate, sorvete, hambúrguer… a lista é infinita. E como o capital das multinacionais, assim como o das startups, vem do norte global, não há benefício ao mercado interno dos países importadores.

O psicólogo e estrategista de campanhas publicitárias Lucas Napolitano lembra que “grande parte do motor financeiro dessas corporações alimentícias é mais movido por um número menor de marcas que têm um impacto massificado, com uma venda muito grande, do que pelas milhares de marcas do portfólio.”

A ativista Sandra Guimarães, que apareceu no começo da reportagem, avalia que a aparição de produtos vegetais no mercado não conquista quem está fora da luta antiespecista, nem diminui o consumo dos produtos convencionais. Não é uma lógica cartesiana. “O veganismo liberal quer manter as pessoas na condição de consumidoras, só quer dizer o que consumir”.

“Esse é um argumento muito utilizado pelo veganismo liberal: hoje é caro porque ainda são estruturas pequenas. Por isso, preciso comprar mais porque a escala vai aumentar e o preço vai baratear. Então, você pensa: quando o preço de um produto barateia porque a escala está gigante, qual é o sistema por trás que está sustentando isso? É esse sistema que a gente quer? Esse sistema é possível?”, questiona.

A Seara, por exemplo, dona do Incrível Burguer e de outros produtos à base de plantas, comemorou a alta na exportação de produtos de origem animal, que chegou a contar com 85% do faturamento só de carnes de aves. Enquanto a marca da JBS lança uma linha de produtos vegetais, outras duas de frango nascem com ela.

A versão vegetal do famoso KitKat foi lançada este ano no Brasil.

Outro aspecto importante sobre os ultraprocessados vegetais no Brasil é que normalmente são empacotados que não fazem parte da nossa cultura alimentar. Vivian Mocellin traz uma leitura importante a respeito, que ajuda a ligar alguns pontos. “Tem uma sanha de expansionismo imperialista, inclusive houve uma organização dessas que criou um cargo exclusivamente para isso, que era diretor de expansão”, diz. “E para onde eles querem expandir? África, sudeste asiático, América Latina. E, aí, não se pode falar de colonialismo internamente, porque ofende as sensibilidades.”

Sandra lembra que o veganismo não é o movimento em si, ele é um modo de fazer, “um manual de como a gente vai chegar lá, a prática. O antiespecismo seria a luta, o objetivo.” “Para mim, foi só a extensão lógica do meu compromisso de anticapitalista, de anti-imperialista, da minha luta contra a dominação. Mas quando se faz o sentido inverso, é muito muito fácil esvaziar de política o veganismo e transformar num lifestyle, num estilo de vida.”

Ela lembra que os animais estão na base da exploração capitalista. Depois deles, vêm as pessoas racializadas, as mulheres e, assim, a engrenagem vai mantendo-se hierarquicamente. “Sem a exploração animal, o capitalismo iria lucrar muito menos”, diz.

A estratégia das corporações, então, não é diminuir a produção que usa animais e derivados como ingredientes. Mas, sim, incorporar aos portfólios “novos estilos de vida”, que acabam seguindo a mesma lógica de produção e exploração, ainda que a carne não esteja diretamente no prato.

Autonomia e cultura alimentar

Sandra Guimarães é potiguar e, como orienta a tradição nordestina, teve a infância abastecida com macaxeira, cará, farinha de mandioca, cuscuz e tapioca. Uma alimentação afetiva, cultural e vegetal.

Quando conversamos, perguntei a ela o que a sociedade perde quando deixa que a lógica do consumo invada essa luta. “Quando você deixa o mercado pautar o que é vegano, que é o produto industrializado com aquele selo, você perde a sua cultura alimentar e também a sua autonomia de cozinhar coisas ”, ela responde.

Coco, caju, ora-pro-nóbis e tapioca são bons exemplos de comidas vegetais que não demandam um selo para ser consumida por pessoas veganas. Esses ingredientes estão disponíveis regionalmente em abundância e fazem parte da cultura alimentar nordestina. Fotos da autora

Tirar os bichos do prato não quer dizer que a substituição saudável e segura passe pelos produtos que prometem mil e uma proteínas e vitaminas. Entre selos e marcas “verdes”, há o perigo iminente de esquecer que pessoas veganas comem historicamente plantas e grãos in natura, que oferecem a nutrição adequada a todo ser humano saudável.

“A gente precisa de pesquisa antropológica, sociológica, para entender a realidade do Brasil, porque se a gente não entende a realidade do consumo alimentar, do consumo de carne, do que isso significa no Brasil, como é que a gente muda alguma coisa?”, diz Vivian Mocellin, que trabalhava para trazer a discussão para dentro das instituições. “Acreditei que daria para ter autonomia [nas ONG’s] no Brasil, mas não tem autonomia, não”, lamenta a ativista.

É justamente pela falta de entendimento sobre a realidade cultural e histórica que as corporações ganham espaço. Nessa relação comandada pela indústria, não se perde somente a cultura alimentar, o angu com feijão ou o cuscuz. “Você não vai aprender o histórico de luta. Você não vai aprender que a gente sempre fez essas alianças políticas [com o feminismo, com o movimento antirracista e LGBTQIA+]. Você só vai aprender a ler rótulos para identificar o que é de origem animal e o que é de origem vegetal”, afirma Sandra.

O veganismo, como uma escolha individual e um estilo de vida instagramável, produz uma confusão sobre os princípios da luta antiespecista. Sandra considera que o veganismo é uma oportunidade para enfrentar a dependência da sociedade da indústria do “agroalimentar”.

Porém, a pesquisa do Ibope de 2018, que foi mencionada no início da reportagem, revelou que 55% da população concorda totalmente ou parcialmente em consumir mais produtos de origem vegetal se isso estivesse indicado na embalagem. Parece que um selo diz mais do que mil palavras.

E os produtos que mais aparecem selados nas prateleiras são justamente os que tentam se assemelhar aos de origem animal, mas, uma leitura rápida na lista de ingredientes não surpreende: a soja reina na maioria deles.

Textura, sabor e aroma idênticos ao da carne, esses produtos carregam a ideia de que são importantes para a transição do animal ao vegetal, ou para quem não tem tempo para cozinhar. Para Sandra, isso é apenas um esparadrapo usado num corte muito profundo.

“Eu vejo isso como um band-aid, como uma muleta temporária, porque a gente está no sistema capitalista”, pondera. Uma alternativa de luta, segundo Sandra, seria por um mundo onde as mães vão ter toda uma comunidade para cuidar das crianças, vão ter acesso a comida, vão ter tempo para preparar uma refeição nutritiva  – se quiserem – com vegetais frescos. “A gente confunde, muitas vezes, o paliativo com o objetivo”, observa.

Além da apropriação de causas legítimas que enfraquecem os movimentos, as fabricantes de ultraprocessados vegetais continuam a nos enfiar no mesmo problema dos ultraprocessados de origem animal: processamento industrial excessivo com uso de ingredientes químicos, realçadores de sabor, aromatizantes e corantes, mais os altos índices de sal, gordura e açúcar. Isso porque, via de regra, são as mesmas megaempresas as líderes de vendas nos dois segmentos.

A exploração do veganismo pelas corporações tira do eixo o objetivo central da causa. Afinal, não se deveria perder de vista que “o veganismo é uma ferramenta para descolonizar o imaginário, a comida, a vida e a luta”, que é como Sandra Guimarães arremata a sua fala.

É verdade irrefutável que é sempre bom ter mais produtos vegetais? Não se os contextos forem desconsiderados e as ações restringirem-se a ler rótulos nas prateleiras enquanto a causa legítima foi apropriada pelas mesmas empresas que exploram bichos e pessoas todos os dias.

 

[Fonte: http://www.ojoioeotrigo.com.br]

Image by Monika Deupala. Via Nepali Times. Used with permission.

[1] Image de Monika Deupala. Via le Nepali Times

Cet article d’Alisha Sijapati [2] a été initialement publié dans le Nepali Times [1]. Une version éditée est republiée sur Global Voices dans le cadre d’un accord de partage de contenu.

Au dernier décompte de 2019, le Népal possédait 129 langues parlées [3]. Mais, alors même que de nouvelles sont identifiées, d’autres s’éteignent.

Au moins vingt-quatre langues et dialectes népalais sont désormais « menacés », les trois prochains sur le point de disparaître étant le dura [4], le kusunda [5], et le tillung [6], chacun ne comptant plus qu’un·e seul·e locuteur ou locutrice.

« Je ne serai pas surpris si ces trois-là étaient les prochaines à disparaître. Sans personne pour les parler, nous ne pourrons pas les sauver », déclare Lok Bahadur Lopchan, membre de la Commission linguistique du Népal [7], chargée de préserver sa diversité linguistique.

Une langue est considérée « menacée » si elle est parlée par moins de mille locuteurs et locutrices. Lopchan prédit que plus de trente-sept autres langues usitées au Népal appartiennent à cette catégorie et risquent de disparaître au cours de la prochaine décennie.

Selon le rapport annuel [8] de la Commission linguistique du Népal datant de 2019, les langues les plus répandues dans le pays sont le népalais, le maïthili, le bhodjpouri, le tharu, le tamang, le nepalbhasha [9] (ou newar), le bajjika, le magar, le doteli et l’ourdou, dans cet ordre.

Mais, tout comme des langues disparaissent, de nouvelles, auparavant jamais identifiées, sont découvertes dans des régions reculées : le rana tharu, parlé dans le Tarai occidental ; le narphu, dans une vallée reculée de Manang ; le tsum, dans la Vallée Tsum du Haut Gorkha ; et le nubri larke, dans la région du Manaslu, Poike et Syarke.

Child reading Newa folk story, Dhaplaan Khyaa, by Durgalal Shrestha. Photo: Ashish Shakya via Nepali Times. Used with permission.

Enfant lisant l’histoire folklorique newar intitulée Dhaplaan Khyaa, écrite par Durgalal Shrestha. Photo : Ashish Shakya via le Nepali Times.

« C’est une chance que ces langues aient été identifiées, mais quel dommage qu’elles soient parlées par si peu de personnes et qu’elles risquent de s’éteindre bientôt », déclare Lopchan, ajoutant qu’une langue autochtone disparaît tous les quinze jours sur la planète.

Même celles qui figurent parmi les dix plus répandues au Népal sont en train de perdre leur statut de langue maternelle. Les parents insistent sur la maîtrise du népalais ou de l’anglais à l’école afin d’assurer de bonnes perspectives d’emploi à leurs enfants. Et depuis le règne du roi Mahendra [10], l’État érige le népalais comme lingua franca au détriment des autres langues nationales.

Supral Raj Joshi, 29 ans, est un comédien de doublage qui a grandi en parlant le nepalbhasha (une langue newar [9]) à la maison. Mais à partir de l’école primaire, seuls le népalais et l’anglais étaient parlés en classe, et il a vite oublié sa langue maternelle. C’est en conversant en népalais avec sa famille qu’il a violemment réalisé toute la culture qu’il avait perdue avec la langue :

La perte des langues népalaises est le résultat d’une politique délibérée de l’État ; notre héritage linguistique a été balayé afin de promouvoir une identité nationale.

Le roi Mahendra a promulgué des mesures visant à créer une identité népalaise unifiée à travers l’habillement et la langue, démantelant même la démocratie et instituant le système Panchayat [11] sans parti qui, selon lui, « convenait au sol népalais ».

Les experts affirment que la décision d’imposer l’idée du nationalisme à travers une seule langue a empêché les communautés autochtones de parler leur langue ancestrale.

Maithili script. Image via nepali Times.

Écriture maithili. Image via le Nepali Times. [1]

« La classe dominante a fait de sa langue la langue nationale et, ce faisant, les autres langues ont subi des dommages collatéraux », explique Rajendra Dahal, rédacteur en chef du magazine Shikshak [12]. « La disparition d’une langue est une perte non seulement pour une communauté, mais pour le pays et le monde entier. »

À la Commission linguistique du Népal, l’urgence prévaut de sauver les trois langues qui n’ont qu’un·e seul·e locuteur ou locutrice chacune. Elle s’est donc associée à Kamala Kusunda, 45 ans, la seule personne au monde à parler le kusunda. Elle dirige maintenant une petite école privée à Dang qui enseigne la langue à plus d’une vingtaine d’élèves.

« Si je meurs, alors ma langue maternelle mourra avec moi. J’ai dû revivifier cette langue ancestrale en raison de ce qu’elle représente pour notre peuple, en espérant la garder vivante », a déclaré par téléphone Kamal Kusunda au Nepali Times.

À Lamjung, Muktinath Ghimire a une tâche similaire à accomplir. Seul locuteur encore en vie de dura [4], il se prépare à ouvrir une école pour l’enseigner à sa communauté. « On ne peut pas laisser mourir cette langue », assure-t-il.

D’autres langues uniques, comme le tsum [14], étaient déjà en danger lorsqu’elles ont été identifiées comme des dialectes distincts.

« Les personnes âgées de la vallée de Tsum parlent exclusivement le tsum, mais il est en train de disparaître parmi la jeune génération », déclare Wangchuk Rapten Lama, qui le maîtrise parfaitement lui-même et s’efforce d’étendre son usage en le présentant aux enfants par le biais d’activités culturelles.

L’anthropologue linguistique canadien Mark Turin a travaillé avec les Thangmi dans les districts de Dolakha et Sindhupalchok pour documenter leur langue en voie de disparition.

« Dire que les linguistes sauvent des langues est aussi ridicule que de suggérer que les applications et les technologies numériques sauvent le langage », affirme-t-il. « Aucun n’est vrai, et la linguistique de terrain est toujours dominée par des modèles assez coloniaux et extractivistes de production de savoir. »

Il précise que les locuteurs et locutrices de langues autochtones comme le thangmi méritent d’être reconnu·es car iels travaillent sans relâche pour récupérer, rajeunir et faire revivre leurs langues ancestrales, face souvent à une opposition considérable.

Linguistic map of Nepal [1]

Après que le Népal est passé au mode fédéral, on s’attendait à ce que les écoles à travers le pays enseignent les langues régionales. L’article 31 de la Constitution [15] stipule : « Toute communauté népalaise vivant au Népal a le droit de recevoir une éducation dans sa langue maternelle jusqu’au niveau secondaire, et le droit d’ouvrir et de gérer des écoles et des établissements d’enseignement conformément à la loi. »

Le Centre de développement des programmes d’études [16] ainsi que les municipalités rurales ont introduit un « programme d’études local » portant sur cent points. Alors que certaines écoles proposent des langues maternelles en option, une majorité choisit le « curriculum local ».

En octobre 2020, le maire de Katmandou, Bidya Sundar Shakya, a rendu obligatoire dans les écoles l’enseignement du nepalbhasha jusqu’au lycée. Mais les réactions parentales ont été mitigées, beaucoup estimant que cela pèserait sur les élèves et que leur népalais et leur anglais s’en ressentiraient.

Les langues cessent d’évoluer une fois qu’on arrête de les pratiquer. Les langages ancestraux sont également nécessaires pour enraciner les gens dans leur patrimoine et leur donner une identité distincte, ce qui devient de plus en plus difficile avec la mondialisation et Internet partout dans le monde .

« Mes petits enfants ne parlent qu’anglais », explique Saraswati Lama, mariée à un Rai et travaillant à Katmandou pour une organisation à but non lucratif. « Ma fille l’a appris sur YouTube et elle l’a enseigné à son cadet. » Ni Lama, ni son mari ne parlent leur propre langue maternelle : ils ne communiquent qu’en népalais.

Mais, de nos jours, c’est dans la diaspora népalaise que le patrimoine linguistique du pays semble être le plus valorisé. Sujan Shrestha est né à Katmandou mais a déménagé aux États-Unis alors qu’il était au lycée. Désormais professeur à Baltimore au sein de l’Université du Maryland, il témoigne que sa femme et ses enfants ne parlent que l’anglais et le nepalbhasha [9], pas le népalais.

« Le newar donne aux enfants une identité et crée des liens avec la famille élargie, en particulier leurs grands-parents. Il s’agit d’enseigner à nos enfants une sensibilité culturelle et une ouverture d’esprit envers les autres et leurs cultures. »

Article publié sur Global Voices en Français: https://fr.globalvoices.org

URL de l’article : https://fr.globalvoices.org/2021/11/13/268475/

URLs dans ce post :

[1] Image: https://www.nepalitimes.com/here-now/lost-in-translation/

[2] Alisha Sijapati: https://www.nepalitimes.com/author/alisha-sijapati/

[3] 129 langues parlées: https://english.khabarhub.com/2019/05/53137/

[4] dura: https://en.wikipedia.org/wiki/Dura_language

[5] kusunda: https://en.wikipedia.org/wiki/Kusunda_language

[6] tillung: https://en.wikipedia.org/wiki/Thulung_language

[7] Commission linguistique du Népal: https://languagecommission.gov.np/en

[8] rapport annuel: https://languagecommission.gov.np/files/1/%E0%A4%AA%E0%A5%8D%E0%A4%B0%E0%A4%A4%E0%A4%BF%E0%A4%B5%E0%A5%87%E0%A4%A6%E0%A4%A8/%E0%A4%B5%E0%A4%BE%E0%A4%B0%E0%A5%8D%E0%A4%B7%E0%A4%BF%E0%A4%95%20%E0%A4%AA%E0%A5%8D%E0%A4%B0%E0%A4%A4%E0%A4%BF%E0%A4%B5%E0%A5%87%E0%A4%A6%E0%A4%A8/%E0%A4%B5%E0%A4%BE%E0%A4%B0%E0%A5%8D%E0%A4%B7%E0%A4%BF%E0%A4%95%20%E0%A4%AA%E0%A5%8D%E0%A4%B0%E0%A4%A4%E0%A4%BF%E0%A4%B5%E0%A5%87%E0%A4%A6%E0%A4%A8%20(%E0%A4%A4%E0%A5%87%E0%A4%B8%E0%A5%8D%E0%A4%B0%E0%A5%8B)%20%E0%A5%A8%E0%A5%A6%E0%A5%AD%E0%A5%AB%20%E0%A4%B6%E0%A5%8D%E0%A4%B0%E0%A4%BE%E0%A4%B5%E0%A4%A8%20%E0%A4%A6%E0%A5%87%E0%A4%96%E0%A4%BF%20%E0%A5%A8%E0%A5%A6%E0%A5%AD%E0%A5%AC%20%E0%A4%85%E0%A4%B8%E0%A4%BE%E0%A4%B0%20%E0%A4%AE%E0%A4%B8%E0%A4%BE%E0%A4%A8%E0%A5%8D%E0%A4%A4%E0%A4%B8%E0%A4%AE%E0%A5%8D%E0%A4%AE.pdf

[9] nepalbhasha: https://en.wikipedia.org/wiki/Newar_language

[10] roi Mahendra: https://en.wikipedia.org/wiki/Mahendra_of_Nepal

[11] Panchayat: https://en.wikipedia.org/wiki/Panchayati_raj

[12] magazine Shikshakhttp://www.digitalhimalaya.com/collections/journals/shikshak/

[13] Après le décès de l’une des dernières locutrices du kusunda, les espoirs de revitalisation s’évanouissent: https://globalvoices.org/2020/01/31/hope-for-dying-nepali-language-wanes-as-one-of-the-last-fluent-speakers-passes-away-at-85/

[14] tsum: https://en.wikipedia.org/wiki/Tsum_language

[15] Constitution: https://www.mohp.gov.np/downloads/Constitution%20of%20Nepal%202072_full_english.pdf

[16] Centre de développement des programmes d’études: http://nepaknol.org.np/cdc/elibrary/pages/view.php?ref=3603&k=