Archives des articles tagués Yidish

La història d’Alsàcia està lligada a la seva ubicació fronterera entre el poder alemany i el francès

Vista aèria d’un poble alsacià

 

Alsàcia

Elsass

DADES GENERALS

Població
1.884.150 h. (2019)
Superfície
8.280 km²
Institucions
Col·lectivitat Europea d’Alsàcia
Ciutats importants
Estrasburg, Hagenau, Wissembourg, Milhüsa/Mülhausen (Mulhouse), Kolmar (Colmar)
Administració estatal
República Francesa
Llengües territorials
alemany (alsacià, fràncic), francès (welche)
Llengües oficials
francès
Cultura religiosa
cristianisme catòlic, cristianisme protestant


Introducció

La història d’Alsàcia està lligada a la seva ubicació fronterera entre dues grans àrees culturals i de poder: l’alemanya, representada pel Sacre Imperi primer i l’Imperi alemany després, la francesa

La seva és una història d’anades i vingudes entre aquestes dues potències europees. La regió actual va ser part del comtat germànic d’Alsàcia a l’edat mitjana, però el 1648 França l’annexiona en virtut de l’acord de Westfàlia. La Guerra francoprussiana de 1870 la retorna a Alemanya després tractat de Frankfurt, però el 1918, amb la fi de la Primera Guerra Mundial, passa a formar part de França. L’expansionisme del III Reich la fa de nou alemanya, però amb la derrota del nazisme l’any 1945, torna a formar par de la República Francesa.

A cavall d’aquests dos mons, Alsàcia ha disposat, en diverses fases de la seva història, d’un autogovern propi, tot i que limitat. Així, juntament amb la Mosel·la, Alsàcia va ser autònoma dins d’Alemanya entre 1911 i 1918. Sense la Mosel·la, Alsàcia ha disposat de la seva pròpia assemblea, amb autonomia executiva, dins de la República Francesa entre 1982 i 2015 i de nou des de 2021.

Llengua

La major part del territori s’inclou dins del domini lingüístic de l’alsacià, un dialecte de l’alt alemany. L’alsacià és parlat pel 30% de la població, tot i que només el 5% l’usa com a llengua principal (enquesta 2020).

La llengua tradicional de l’extrem nord d’Alsàcia és una altra variant alemanya (el fràncic) mentre que alguns municipis de l’extrem occidental (l’anomenat Pays Welche) es troben dins del domini de les llengües d’oïl.

La comunitat jueva ha usat històricament la seva pròpia variant de l’ídix: el judeoalsacià, o yédish-daïtsch.

Política i institucions

El 2016, i en virtut de la reforma territorial aprovada el 2014 per l’Assemblea Nacional francesa, Alsàcia va quedar integrada en la regió administrativa del Gran Est, conjuntament amb les regions històriques de Lorena i Xampanya. La decisió va aixecar una oposició generalitzada a Alsàcia.

El 2019, el Senat i l’Assemblea Nacional francesa van aprovar la creació de la Col·lectivitat Europea d’Alsàcia, que ha donat al país, de nou, un marc institucional propi des de gener de 2021. El nou ens fusiona els departaments de l’Alt Rin i el Baix Rin. Té autonomia executiva dins de la regió del Gran Est, de la qual continua formant part.

El moviment polític alsacianista continua reclamant la sortida d’Alsàcia de la regió del Gran Est i l’assoliment de l’autonomia legislativa i executiva. El 68% de la població dóna suport a abandonar el Gran Est, segons una enquesta de 2020.

El principal partit alsacianista és Unser Land, creat el 2009 a partir de la fusió de formacions preexistents. Unser Land defineix Alsàcia com una nació i estableix com a objectius l’autogovern del país amb un Parlament propi, amb capacitat legislativa, i l’oficialitat de la llengua alsaciana. Es posiciona entre el centre i el centreesquerra. A les eleccions regionals (Gran Est) de 2015 va obtenir l’11% dels vots a Alsàcia.

Amb molt menys suport popular, Alsace d’Abord és un partit autonomista d’extrema dreta que manté un discurs força centrat en l’oposició a la immigració, particularment de països de majoria musulmana.

Finalment, Alternativa Alsaciana és un partit ecologista i federalista de centreesquerra. Reclama un estatut d’autonomia especial per a la Col·lectivitat Europea d’Alsàcia.

 

[Foto: Experience Alsace – font: http://www.racocatala.cat]

La prestigieuse collection de Gallimard publie ce jeudi 12 mai les tomes III et IV des œuvres de l’écrivain juif praguois. Entièrement retraduits sous la direction du germaniste Jean-Pierre Lefebvre, ses textes non romanesques montrent la défiance du romancier, pourtant bilingue, vis-à-vis de la langue de Goethe.

S’il écrivait en allemand, Franz Kafka, né à Prague dans une famille juive, parlait également le tchèque et le yiddish.

La nouvelle traduction française des journaux et lettres de Franz Kafka dans la Bibliothèque de la Pléiade est l’occasion de rétablir la langue d’un auteur pas toujours sûr de son allemand, mais qui vise juste. La collection de prestige des éditions Gallimard publie jeudi 12 mai les tomes III et IV des œuvres de l’écrivain juif praguois (1883-1924), ses textes non romanesques.

Tout a été retraduit de A à Z, réparti entre sept collaborateurs. L’histoire de la réception de Kafka en français, c’est celle d’un précurseur, l’écrivain Alexandre Vialatte, qui le découvre en 1924 avec Die Verwandlung (La Métamorphose).

Vialatte sera le traducteur attitré de Kafka pour Gallimard, longtemps intouchable. Ses traductions furent reprises dans les premières versions des Pléiade, entre 1976 et 1989, de ce romancier qui a marqué la littérature du XXe siècle par ses ambiances, ses intrigues, son style étrange, angoissant. Ces traductions, parfois fautives, étaient corrigées dans des notes de fin de volume.

«Tout refaire»

«Le bilan de Vialatte est simple : c’était un écrivain doué, parfaitement lisible, mais qui s’affranchissait un peu du texte original, voire beaucoup. Donc il fallait tout refaire», explique à l’AFP le germaniste Jean-Pierre Lefebvre, qui a coordonné ces nouvelles Pléiade.

Ce travail titanesque avait donné deux premiers tomes en 2018 (Nouvelles et récits et Romans). Il livre aujourd’hui des œuvres aussi essentielles de Kafka que la Lettre au père ou les correspondances avec les deux femmes qui l’ont marqué, Felice Bauer et Milena Pollak. 

Jean-Pierre Lefebvre, agrégé d’allemand et normalien qui a aussi beaucoup traduit Stefan Zweig ou Sigmund Freud, prévient en préface : « Nous, lecteurs francophones, nous faisons une idée pas toujours exacte de la langue kafkaïenne. Elle est en effet beaucoup plus directe que celle de Vialatte.»

«Cette sobriété lexicale s’observe surtout chez les locuteurs d’une langue apprise et moins instinctive, soucieux de ne pas risquer les erreurs de conjugaison ou les défauts de pertinence», écrit-il.

Kafka était bilingue. Dans sa jeunesse, on parlait beaucoup tchèque à la maison. Il avait étudié et travaillait (chez un assureur) en allemand. Par ailleurs, il apprit le yiddish – et certains passages de la Pléiade maintiennent l’alphabet hébreu. Efficace dans des contextes professionnels, son allemand, dans la littérature, se méfie du risque.

«Un allemand beaucoup plus simple»

«On a fait des recherches pointues, et constaté qu’il avait un allemand beaucoup plus simple, avec moins de vocabulaire, de variations que chez d’autres écrivains qui ne reculaient pas devant la répétition, alors que les éditeurs peuvent recommander des variations, au contraire», explique Jean-Pierre Lefebvre à l’AFP. Exemple : une traductrice avait écrit initialement «J’étais mal fagoté». La Pléiade retient : «J’étais mal habillé.»

«Mal fagoté, c’est parlant, mais ça ne correspond pas à Kafka. Il garde toujours cette prudence. En allemand, il y a des tournures un peu périlleuses, les régimes d’un certain nombre de prépositions qui sont complexes, une syntaxe qui permet de construire des phrases comme de vraies énigmes, résolues tout à la fin par un verbe… Lui, il évite», détaille le traducteur.

Autre exemple : la fréquence étonnante d’un adverbe peu élégant, «allerdings», littéralement «en tout état de cause»«Ce terme a un spectre assez large qui justifie des traductions différentes en français, selon le contexte. Mais il vaut mieux en limiter le nombre, selon Jean-Pierre Lefebvre. C’est une langue prodigieuse, avec des moyens simples».

L’un des textes les plus aboutis de Kafka, qui l’illustre le mieux, est la Lettre au père, jamais lue par le père en question, et sauvée miraculeusement par l’exécuteur testamentaire Max Brod, qui envisagea de la faire disparaître tant elle était virulente.

À cet homme autoritaire, Kafka lance: «Ce sentiment souvent prédominant chez moi de n’être rien (un sentiment qui peut aussi être par ailleurs noble et fructueux) est dû pour beaucoup à ton influence. J’aurais eu besoin d’un peu de stimulation, d’un peu d’amabilité, qu’on me fraie un peu mon chemin au lieu de me le barrer comme tu l’as fait.»

 

[Photo : PVDE / Bridgeman Images – source : http://www.lefigaro.fr]

Solomon Mikhoels

Escrito por Ron Capshaw

Acaso el momento más descorazonador de la sátira de George Orwell sobre la Unión Soviética, Animal Farm [Rebelión en la granja] sea cuando Boxer, el caballo de carga, que ha trabajado más que nadie por la “revolución animal” es asesinado por el cerdo a lo Stalin de nombre Napoleón.

El Comité Antifascista Judío (CAJ), formado por Josef Stalin durante la II Guerra Mundial con el fin de recaudar fondos para el esfuerzo bélico soviético, fue el equivalente humano de Boxer. Stalin “premió” sus incansables esfuerzos en favor del antifascismo asesinándolos con acusaciones inventadas a partir de 1948, solo tres años después del Holocausto.

El CAJ pagó con la fatalidad su creencia de que Stalin era antinazi; ciertamente se darían cuenta demasiado tarde de que Stalin era tan antisemita como Hitler.Mientras los soviéticos se enzarzaban en una lucha a vida o muerte contra los invasores nazis durante la II Guerra Mundial, Stalin formó cínicamente el Comité Antifascista Judío por razones de seguridad soviética. Compuesto por destacados judíos rusos (entre ellos funcionarios del gobierno, como Solomon Lozosky y Solomon Bregman, junto a los escritores Shakne Epstein e Ilya Ehrenberg), al CAJ le encargó el líder soviético la misión de realizar una gira por occidente para captar fondos destinados al esfuerzo bélico ruso.

Sorprendentemente, buena parte de esta dura tarea la realizaron dos judíos soviéticos, Solomon Mikhoels e Itzik Feffer, que hicieron de emisarios de Stalin ante los países occidentales.

Durante una gira de siete meses por occidente en 1943, que incluyó un acto en los Estados Unidos al que asistieron 50.000 personas —el mayor acto prosoviético celebrado en los Estados Unidos — el CAJ recaudó 16 millones de dólares en los EE.UU., 15 millones en Inglaterra y 1 millón en México.

Las exitosas labores de recaudación de fondos por parte de Mikhoels y Feffer les ganaron las alabanzas del órgano oficial de prensa soviético, Pravda:

“Mikhoels y Feffer recibieron un mensaje de Chicago según el cual un congreso especial del Comité Conjunto [Antifascista para los Refugiados] inició una campaña para financiar un millar de ambulancias para el Ejército Rojo”.

Realizaron por añadidura una labor de propaganda en favor de Stalin, asegurando al público extranjero que no había antisemitismo en la Unión Soviética.

En el periodo de postguerra, tras la derrota de los ejércitos de Hitler, el Comité Antifascista Judío prosiguió su apasionado antinazismo. Recogió material sobre la Solución Final. El resultado de su esfuerzo de documentación fue “El libro negro de la judería soviética”, recopilación de pruebas y testimonios de la persecución nazi de los judíos soviéticos reunida por el escritor judío soviético Ilya Ehrenburg y su compatriota Vassily Grossman, un escritor cuya obra ha visto crecer su estima en los años posteriores a su muerte. Ambos hombres fueron miembros del CAJ y en el libro, además de registrar las pruebas de crímenes nazis, destacaban elogiosamente a aquellos judíos que habían resistido a Hitler.

Este sería el primer clavo en el ataúd del Comité. Pues a Stalin le enojó que el libro se centrara de modo concreto en los resistentes judíos contrarios a Hitler. Por el contrario, quería que se alabara a los ciudadanos soviéticos en conjunto. Como augurio de lo que estaba por llegar, nunca se permitió la publicación completa del libro y en 1948 se destruyó el manuscrito.

En 1948, Stalin recurrió a la naciente Guerra Fría como excusa para desencadenar su antisemitismo y empezó liquidando el Comité Antifascista Judío. Las acusaciones, cogidas por los pelos, se basaban en que al CAJ le habían “dado la vuelta” antisoviéticos occidentales a lo largo de su gira por los Estados Unidos durante la guerra. Se les acusó de tratar de establecer un gobierno antisoviético en Crimea para invadir la Unión Soviética.

Ese mismo año hizo Stalin que la policía secreta asesinara a Mikhoels. La tapadera fue que Mikhoels había muerto en un accidente de coche. La policía secreta arrojó su cuerpo a la nieve para que lo encontraran ciudadanos soviéticos. Después de Mikhoels, muchos otros miembros del CAJ fueron detenidos y asesinados.

Un año después, en una repetición de los juicios de las purgas de los años 30, quince miembros del CAJ fueron juzgados, torturados entre bastidores para que “confesaran” su labor de espías sionistas en favor de los Estados Unidos (lo que selló su asesinato fue el apoyo del CAJ a Israel), y ejecutados.

Consciente de estas ejecuciones, Perets Markish, poeta yiddish y miembro del CAJ, que había alabado antaño a Stalin como primer antinazi del mundo en un poema de 20.000 versos, terminó por considerar las metas del líder soviético iguales a las de Hitler: “Hitler quería destruirnos físicamente; Stalin quiere acabar con nosotros espiritualmente”.

En 1952, Stalin ordenó el asesinato de Markish junto a otros trece poetas yiddish y miembros del CAJ, suceso conocido como la Noche de los Poetas Asesinados.

Afortunadamente, Stalin murió un año después. Pero siguió hasta cerca del final tratando de ejecutar a judíos soviéticos. Treinta y cinco años más tarde, como parte de la perestroika, el gobierno ruso honró a los miembros del CAJ.

Ron Capshaw es escritor e historiador norteamericano radicado en Virginia, es colaborador de la revista electrónica The Tablet, de temas hebreos, y de publicaciones como National Review, The Weekly Standard, The Daily Beast o The Washington Times.
[Traducción: Lucas Antón – fuente: http://www.sinpermiso.info]

La rápida desaparición de la vida judía en Lituania, apenas unos meses tras la ocupación del país por los alemanes en 1941, es una responsabilidad que se reparte casi a partes iguales entre los nazis y sus verdugos voluntarios en ese país.


Numerosos ciudadanos lituanos participaron en la « solución final » voluntariamente y se cuentan por centenares los criminales de guerra procedentes de  como perpetradores y responsables del Holocausto en este país. Por ejemplo, hay que reseñar el caso de una unidad de colaboradores sin escrúpulos dirigida por Algirdas Klimaitis y animada por alemanes de la Policía de Seguridad y del Servicio de Seguridad, que iniciaron de una forma conjunta un pogrom contra los judíos en Kaunas, la noche del 25 al 26 de junio de 1941. Más de 1.500 judíos -otras cifras hablan de hasta 3.000 víctimas- fallecieron en los siguientes días en lo que fue el primer pogromo de la  ocupada por los nazis

El final de la vida judía en Lituania

Vilna, considerada la Jerusalén de Europa del Este, contaba con más de 100.000 judíos, que hablaban ídish, hebreo, ruso, polaco y alemán, indistintamente, y contaba con numerosas organizaciones e instituciones hebreas bien organizadas. La ciudad había sido la capital de la República Socialista Soviética de Lituania entre junio de 1940 y junio de 1941, en que entraron los nazis y los soviéticos huyeron despavoridos ante la desproporción de las fuerzas militares entre ambos.

En esta ciudad, más bien en sus alrededores, se produjo una de las mayores matanzas en la  del Holocausto, la del bosque de Ponary, cuyo máximo responsable fue el comandante de los temidos Einsatzkomando Alfred Filbert. Así cuenta lo acontecido las páginas del Museo Yad Vashem: « Ponary, un bosque situado a unos 10 kilómetros de Vilna fue el sitio del exterminio y la sepultura de decenas de miles de judíos. Las víctimas eran traídas de esta ciudad y de los alrededores, fusiladas por los alemanes y lituanos, y arrojadas a las fosas allí cavadas. Solo algunos lograron escapar, y de ellos apenas unos pocos consiguieron escabullirse de la población local ». Se calcula que algo más de 70.000 judíos fueron asesinados en un breve periodo de tiempo, apenas unos meses del año 1941, en esos campos hoy abandonados y casi bucólicos.

A partir de 1943 y hasta 1944, los alemanes comienzan a destruir los escasos guetos lituanos y a asesinar a la población judía confinada en los mismos. El trabajo de exterminio de los judíos, con la ayuda de la Policía Auxiliar Lituana, se realizaba a un ritmo frenético y en el mismo participaban numerosos civiles lituanos que señalaban a los judíos escondidos, muchas veces con el fin de participar después en la rapiña de sus propiedades, tierras y bienes. En muy pocos lugares el Holocausto se produjo de una forma tan vertiginosa como en los países bálticos. « A fines de 1941, quedaban con vida en Lituania unos 40.000 judíos, concentrados en cuatro guetos: Vilna, Kovno, Siuauli y Svencionis (Swieciany) y algunos campos de trabajo », señalaban las páginas del Museo Yad Vashem al referirse a estas matanzas.

En el verano y otoño de 1943 fueron liquidados los guetos de Vilna, Svencionis, Kovno y Siauliai ante una inminente llegada de los soviéticos y sus habitantes, en su gran mayoría, fueron asesinados en crueles matanzas, algunas de ellas consistentes en ser quemados vivos en sinagogas y otros recintos judíos. Cuando ya quedaba claro que la suerte estaba cambiando para los alemanes y que la guerra contra la Unión Soviética no iba a ser un paseo militar, los ocupantes nazis comenzaron a deportar a algunos miles de judíos, sobre todo a los que podían ser mano de obra útil, hacia otros lugares, tal como lo señala la ya citada Enciclopedia del Holocausto: « Unos 15.000 judíos de Lituania fueron deportados a campos de trabajo en Letonia y Estonia, y unos 5.000 fueron deportados a centros de exterminio en Polonia, donde los asesinaron. Poco antes de retirarse de Lituania en el otoño de 1944, los alemanes deportaron a cerca de 10.000 judíos de Kovno y Siauliai a campos de concentración de Alemania ».

Ya en 1943, la vida judía había sido aniquilada y « extirpada » de Lituania y apenas unos miles de judíos, escondidos y otros que habían huido o sido deportados por los soviéticos a Siberia, conservaban su vida a finales de ese año. La mayor parte de las matanzas se produjeron en los primeros meses de la ocupación, en 1941, en que fueron asesinados, según cálculos objetivos, seguramente más de 175.000 judíos.

En 1944, cuando los soviéticos « liberan » Lituania y los alemanes huyen ante su previsible derrota, apenas quedaban con vida algo menos del 10% de los judíos lituanos. De los 220.000 judíos que había en 1941, según fuentes históricas, entre 190.000 y 195.000 habían sido asesinados en apenas dos años por los nazis y sus aliados lituanos. También un número indeterminado de judíos, huidos de Polonia y otros países ocupados por los nazis y un sinfín de deportados, habrían encontrado la muerte en territorio lituano.

Las responsabilidades de los lituanos en el Holocausto

Al igual que en otras partes de Europa, pero especialmente en Hungría, Polonia y Rumanía, donde abundaron por doquier los verdugos voluntarios de Hitler, la responsabilidad de miles de lituanos en las matanzas perpetradas contra los judíos y en las deportaciones de otros miles a los campos de la muerte durante el Holocausto -amén de un grado de colaboracionismo que abarcaba a todos los sectores sociales- es un hecho indiscutible y controvertido aun hoy en día en la sociedad lituana.

En una fecha tan reciente como el año 2001, Efraim Zuroff, director de la oficina del Centro Centro Simón Wiesenthal en Jerusalén, presentó al fiscal jefe de investigaciones especiales de Lituania, Rimvydas Valentukevicius, una lista de 97 lituanos sospechosos de haber colaborado con los nazis en la  (1939-1945). Una cifra muy pequeña de los colaboradores lituanos en el Holocausto, ya que la mayoría habían muerto, vivían con otras identidades en otros países o murieron plácidamente en sus camas porque nunca fueron extraditados a pedido de las autoridades soviéticas tras la , fue juzgado por estos hechos deplorables. La mayoría de los responsables nunca tuvieron que responder por sus crímenes y los mismos quedaron impunes para siempre. En 1991, incluso el gobierno lituano reconoció que, en una amnistía a represaliados por el régimen comunista, con su consiguiente rehabilitación pública, podían haber salido beneficiados algunos antiguos colaboradores de los nazis, lo que indignó a la comunidad judía local y a numerosos medios de comunicación de todo el mundo.

Mención aparte merece el caso del héroe lituano Jonas Noreika, adorado, venerado y reconocido como un héroe partisano anticomunista y que fue ejecutado por los soviéticos tras la guerra, en 1947. Su nombre, venerado en las escuelas y que da nombre a numerosas calles y plazas lituanas, pasó de ser un sinónimo de héroe a criminal de guerra colaborador de los nazis, tal como aconteció en la vida real. La , paradójicamente, la descubrió su nieta, Silvia Foti, una ciudadana lituana-estadounidense residente en Chicago que pasó años investigando la vida y obra de su familiar venerado y que reveló, en un artículo en The New York Times, al público su impactante conclusión sobre el personaje: su abuelo era un feroz antisemita y colaborador nazi. El asunto no cayó en saco roto y el nacionalismo lituano, tan complaciente con los crímenes nazis, culpó a la nieta casi de alta traición, socavando la credibilidad de sus acusaciones y hoy en días las placas y esculturas del tal Noreika siguen ahí, entre la vergüenza de algunos -pocos- y la defensa a ultranza, por parte de otros, de un héroe de bastante dudosa trayectoria.



Fuentes utilizadas y consultadas:
Porat, Dina (2002): “The Holocaust in Lithuania: Some Unique Aspects”.

Enciclopedia del Holocausto de US Holocaust Memorial Museum: https://encyclopedia.ushmm.org/content/es/article/lithuania

Inter Press Service:
https://ipsnoticias.net/2001/09/lituania-grupo-judio-acusa-a-97-criminales-de-guerra-nazis/

The New York Times: https://www.nytimes.com/es/2018/09/13/espanol/heroe-lituania-asesino-nazi.html

Base documental del Museo Yad Vashem de Israel: https://www.yadvashem.org/es/holocaust/about/final-solution-beginning/baltic-states.html

[Fotos del autor: imágenes de Vilna – fuente: diariojudio.com]

Escrito por Lucia Rud

Las vinculaciones entre teatro y judeidad fueron de gran productividad en la ciudad de Buenos Aires durante el siglo XX. El objetivo de este trabajo es dar cuenta de diferentes modalidades de lo judío en el teatro de Buenos Aires a lo largo del siglo XX: el teatro de la representación de lo judío, el teatro yiddish y el teatro judío-argentino. En este aspecto, interesa determinar cuáles y cómo son las relaciones entre lo judío y lo argentino manifiestas en las expresiones teatrales, y cuál y cómo son los vínculos de los judíos como grupo minoritario con la historia cultural del Estado nacional.

Descargue este reporte en PDF, oprima aquí.

 

 

[Fuente: http://www.diariojudio.com]

El 30 de octubre de 1902 Theodor Herzl, fundador del sionismo político, publicó una novela romántica utópica, “Altneuland” (Vieja-nueva nación), en la cual expresó su visión sobre el Estado judío y se convirtió en uno de los textos más importantes del movimiento sionista. Fue traducida al ídish por Israel Isidor Elyashev y al hebreo por Nahum Sokolow.

La novela cuanta la historia de Friedrich Löwenberg, un joven judío intelectual de Viena, quien, cansado de la decadencia europea, se une a un aristócrata prusiano americanizado llamado Kingscourt mientras se retira a una isla pacífica remota. Ellos pasan 20 años allí, lejos de la civilización. Cuando vuelven y pasan por Palestina para volver a Europa, descubren a una tierra drásticamente cambiada, con una sociedad cosmopolita moderna y abierta, y con una gran industria cooperativa que se basa en tecnología avanzada.

El escrito de Herlz deja su mara en la realización de la emancipación nacional judía. Este presenta un modelo de sociedad que adoptaría un modelo social liberal e igualitario, parecido al modelo de un Estado de bienestar. Él dijo que su modelo se llamaba “mutualismo” y que se basaba en una economía mixta, con propiedades de tierra y recursos públicos, cooperativas agrícolas e innovación privada.

En su imaginación, los ciudadanos de Altneuland no hablan exclusivamente hebreo, sino que son multilingües. Además, esta muestra a Jerusalén como la capital y a Haifa como el centro industrial del país.

[Fuente: http://www.itongadol.com]