Escrito por Horacio Otheguy Riveira

Mesas separadas es una obra estrenada en Londres en 1954, integrada por dos piezas en un acto, a su vez adaptadas para el cine donde dirigió Delbert Mann, ya ganador de un Oscar por Marty en 1955. Su estreno en España se produjo en 1959; gran éxito de un cine intimista de una calidad tan refinada que su éxito popular fue posible por el impacto del reparto. Personajes muy atractivos, poco transitados en el cine de la época con protagonistas muy fogueados en toda clase de grandes producciones.

Se temen, se atraen, se buscan, se rechazan… O no saben cómo vivir sus deseos más imperiosos. Mesas separadas que ansían unirse.

Todo sucede en un hotel del Sur de Inglaterra. Un clásico que promociona ambiente familiar, cocina casera y comedor con mesas separadas. Época, 1958. Los huéspedes fijos son un comandante (David Niven), militar jubilado con prestigiosa hoja de servicios; una señora estricta, autoritaria (Gladys Cooper); una joven tímida (Deborah Kerr), dominada por la madre, que sufre ataques de histeria; un escritor norteamericano, que ahoga en alcohol los recuerdos de un antiguo amor frustrado (Burt Lancaster); un estudiante de medicina y su pareja de Charles; entre otros. Dirige el hotel una muy amable y eficiente Wendy Hiller.

En el ámbito coral que unos y otras interpretan, aparece un elemento movilizador que quebrará la acción habitual y enriquecerá todo el tramado; consiste en la llegada de una nueva huésped, antigua modelo y exesposa del personaje de Lancaster, a cargo de Rita Hayworth.

Todos son seres solitarios, desilusionados y marginados, que ocultan fracasos, frustraciones y desesperación. Necesitan afecto, comprensión, apoyo, y buscan el amor o huyen de él de maneras evidentes o muy misteriosas. En el camino: prejuicios, conveniencias sociales. obsesiones muy personales.

Deborah Kerr y David Niven en creaciones insólitas dentro de su carrera. Una temblorosa joven reprimida y un caballero con más fantasías que asuntos verdaderos.

La bella madurez de Rita Hayworth en los años de su declive brinda una interpretación inolvidable.

Terence Rattigan (Londres, Reino Unido, 10 de junio de 1911 – Hamilton, Islas Bermudas, territorio británico de Ultramar, 30 de noviembre de 1977) fue un dramaturgo británico hoy olvidado, quizás dado por demasiado tradicional, si como tal se entiende la construcción pausada y profunda de conflictos psicológicos. En su época aportó mucho talento ante colegas afines a un teatro muy discursivo. Rattingan dialoga lo justo, y a través de la apariencia física de sus personajes aporta la dimensión necesaria de la represión sexual, el desamparo de amores no correspondidos o la adicción al alcohol como escapismo de serios conflictos. Empezó a estrenar en 1934 («First Episode»). Entre sus obras más conocidas adaptadas al cine: Winslow Boy, ¿Who is Sylvia?, The Deep Blue Sea (ya comentada en esta sección),…  En 2010, al conmemorar el centenario de su nacimiento, el National Theatre de Londres repuso After the Dance con Faye Castelow y Benedict Cumberbatch.

Mesas separadas recibió los premios internacionales más importantes de la época:

Niven y Hiller en una de las secuencias.

 
1958: 2 Oscars: Mejor actor (David Niven), y actriz secundaria (Wendy Hiller). 7 nominaciones.
1958: Globos de Oro: Mejor actor – Drama (David Niven). 5 nominaciones
1958: Premios David di Donatello: Mejor actriz extranjera (Deborah Kerr)
1958: Círculo de Críticos de Nueva York: Mejor Actor (David Niven)
1958: National Board of Review: Top 10 mejores películas
1958: Sindicato de Guionistas (WGA): nominada a Mejor guion drama
1959: Premios BAFTA: nominada a Mejor actriz (Wendy Hiller)

 

 

[Fuente: http://www.culturamas.es]