Archives des articles tagués Português

La Guerra de Portugal (1640-1668): La guerra ibérica más importante jamás librada, tan crucial y tan olvidada

 

Escrito por MARÍA FIDALGO CASARES

Es muy llamativo que con el auge de los estudios históricos sobre los Austrias y más aún con el boom de los Tercios —cuya espita fueron la saga Alatriste y los cuadros de Ferrer-Dalmau— este apasionante y crucial conflicto hispano-luso haya quedado tan relegado. Nunca como ahora se ha hablado tanto de las proezas y heroicidades de los Tercios, pero muy pocos se han detenido a analizar las acontecidas en la larga Guerra de Portugal (1640-1668).

Sorprende saber que los éxitos superaron a los fracasos, aunque estos últimos fueran los decisivos para el devenir de la contienda, y que destacaron potentes personalidades en ambos bandos, que lucharon con el convencimiento de la victoria. Pero estamos ante un conflicto bélico en el que ni siquiera en su denominación hay unanimidad. ¿Guerra de Portugal? ¿Guerra del Usurpador Braganza? ¿Guerra de Secesión Portuguesa? ¿Guerra de la Restauração?… Nos quedamos con “Guerra de Separación de Portugal”.

¿Por qué tan olvidada pese a lo crucial de su devenir?

Diferentes cuestiones se plantean al respecto. En el caso español… ¿es por la minusvaloración nacional —o más que minusvaloración, el distanciamiento absoluto— hacia lo portugués? ¿Se convirtió en un hecho soterrado porque teniendo las bazas para ganar nunca debimos perder? ¿Se entiende mejor una derrota como Rocroi, frente a una Francia poderosa, que otra como Ameixial contra una Portugal contestataria?

¿Ha sido su funesto resultado el responsable de que se haya convertido en una guerra olvidada, incluso para estudiosos de la Historia de España? No. No puede ser el caso. Y si no, fijémonos en el hoy archiestudiado y casi manido Rocroi.

Sin embargo, si a la bibliografía española puede imputársele la minusvaloración portuguesa, para la lusa su nacionalismo es el que les impediría ver algo obvio.

« Sin discusión algunafue el momento más crítico de la historia peninsular, porque perdimos el primer imperio global de la humanidad« 

Y es que en su bibliografía, la Guerra da “Restauração” versus España, clave y muy investigada, representa la vuelta a un pasado mítico y romántico de independencia del Reino de León. Paradójicamente, tras la guerra de la que hablaremos, su valorada independencia lejos del “cautiverio español” vendría hipotecada económicamente con Francia y las Provincias Unidas, y políticamente con Inglaterra… de por vida. Frente a ello, la unión con una España cuyos reyes tenían tanto de portugueses como de españoles. ¿Están de espaldas a la realidad que conllevó el fin de un imperio “donde no se ponía el sol” y un futuro común de perspectivas hegemónicas?

Sean cuales sean las razones, sobre todas ellas gravita una reflexión más profunda. Y es que, sin discusión alguna, fue el momento más crítico de la historia peninsular, porque perdimos el primer imperio global de la humanidad. Un hecho que trazaría el rumbo de la historia moderna de Europa y el que más ha marcado la trayectoria de los últimos siglos a ambas naciones… para peor. Con toda probabilidad, la cosmovisión política planetaria tendría un mayor peso hispano-luso, y hoy los núcleos de poder no serían los que son.

La evidencia empírica de la unión peninsular

Lo que es una evidencia empírica es que, compartiendo península e islas norteafricanas y con fronteras topográficas tan rotundas, la segmentación política resulta artificial. Hay documentos irrefutables, como los del Concilio de Toledo, en los que la Hispania visigótica ya tenía conciencia de un único reino. Después, en la Reconquista, surgirían los intereses de nobles feudales que nos separarían y, aunque Felipe II, Felipe III y Felipe IV volvieran a ser reyes de ambos reinos, la unión quedaría sepultada para siempre.

Carlos V e Isabel de Portugal, padres de Felipe

Aun así, hubo esperanza. El siglo XIX nos devolvería una coyuntura propicia, desde el posible matrimonio de Isabel II con un Braganza a los principios de la Revolución de 1848 que sustentaba el ideal ibérico basado en el liberalismo democrático o federalista, las unificaciones de Alemania e Italia, o el ejemplo del federalismo de países como Estados Unidos y Suiza. En el 68 se concibió la unión ibérica dentro de la lógica geográfica que llevaba a una economía librecambista y un común sistema de comunicaciones que exigía la unificación política y una nueva realidad nacional: Iberia.

Perdimos el último tren cuando se eligió para la corona de España a Amadeo de Saboya y no al portugués Fernando de Coburgo… Lo cierto es que aunque la Unión Ibérica siempre ha estado latente, en el siglo XXI la idea es cada vez más implanteable en una España desvertebrada y despedazada moralmente por los nacionalismos periféricos.

De los matrimonios de los Reyes Católicos a Felipe II

De los pocos peros que se suelen poner a los Reyes Católicos —hasta sus más furibundos partidarios— es que no hubieran afrontado en su reinado la unificación política peninsular y optaran solo por asegurar su alianza casando a sus hijas con reyes sucesivos.

Pero lo que no lograron los Reyes Católicos lo conseguiría su bisnieto por vía hereditaria… y en condiciones mucho más ventajosas, pues en ese momento Portugal era una nación riquísima. El rey Sebastián I de Portugal había muerto en 1578 en la legendaria derrota de Alcazarquivir en las cruzadas del norte de África, y su sucesor, Enrique I, falleció sin herederos, tras lo que se generaría un vacío de poder en el trono luso.

Felipe II

Muchos candidatos optaban por la Corona portuguesa. De todos ellos, ninguno con tantas razones de sangre como Felipe II de España, que impuso sus derechos legítimos a la sucesión con el nada desdeñable apoyo de gran parte de la nobleza, que veía en la unión ibérica una gran oportunidad.

Hijo de Isabel de Portugal y nieto de Manuel I el Afortunado, era el varón de más edad y su madre estaba muy por delante en cualquier línea sucesoria respecto a sus rivales. La relación Habsburgo-Avís era tan estrecha que casi formaban una única familia con dos ramas y matrimonios en todas las generaciones. De los once enlaces de la desaparecida dinastía de Avís, ocho habían sido con los Austrias españoles. Felipe, educado en portugués, con ayas lusas, tenía tantos o más ancestros portugueses que españoles o austriacos.

Portugal y Felipe II

Aunque la nación vecina entonces, como los demás reinos hispánicos, fuese gobernada por virreyes, Felipe II conservó sus propias leyes e instituciones y Portugal se mantuvo como entidad casi independiente. El Consejo de Portugal, compuesto en exclusiva por portugueses, asesoraba al monarca sobre asuntos concernientes al reino y controlaba su imperio ultramarino, que le otorgaba grandes ventajas económicas. El rey español se comprometió, además, a defender el vasto imperio luso, que se extendía por territorios americanos, africanos y asiáticos, y rescató a los más de ochocientos caballeros portugueses que permanecían presos en Alcazarquivir. Felipe tenía además todo el apoyo de los poderosos jesuitas, con gran influencia en Portugal, y una parte muy significativa de la nobleza y burguesía beneficiada de ser los únicos que podían dedicarse a la trata de esclavos y ejercer sus actividades comerciales en el Atlántico cruzando en grandes galeones desde las costas africanas hacia los virreinatos de Nueva España y Perú.

« El máximo error fue no haber designado a Lisboa, la urbe más cosmopolita y opulenta del planeta, como capital de ambos Estados« 

La unión con Portugal supuso ventajas y desventajas para ambos países. Las ventajas para Felipe II fueron un millón de nuevos súbditos, la ampliación de la costa atlántica y la duplicación de sus flotas oceánicas y, para ambos, una misión conjunta en las empresas de ultramar. Entre las desventajas: la complejidad de administrar dos Estados tan diferentes y el descontento popular por las tropas de ocupación que en su momento saquearon con violencia los pueblos y ciudades portuguesas, fortaleciendo el sentimiento antiespañol. Pero el máximo error, y claro, “a toro pasado”, fue no haber designado a Lisboa, la urbe más cosmopolita y opulenta del planeta, como capital de ambos Estados. Antonio Igual Úbeda, en su libro El Imperio español, opina que Felipe II “supo iniciar la obra trascendental de la unidad ibérica, pero no supo convertirla en empresa nacional”.

Las hostilidades

La unión ibérica se mantendría durante el reinado de Felipe III y IV, pero tocaría a su fin en 1668, con el reconocimiento de la independencia de Portugal tras una larga contienda en torno a la frontera conocida como La Raya.

Como hemos comentado, este momento, el más trascendental de nuestra historia peninsular, comenzaría a ser olvidado durante siglos por los investigadores españoles. Tampoco ahora, con el auge de los estudios autonómicos, ni en Galicia, Castilla, Extremadura o Andalucía, escenarios de excepción en la guerra, se habían acometido aproximaciones de relieve.

La obra de referencia

Fue ese arrinconamiento nacional y la ausencia de análisis especializados lo que condujo al autor, Enrique F. Sicilia Cardona, a realizar un proyecto con la Editorial Actas que acaba de salir al mercado con el título La Guerra de Portugal (1640-1668)Gracias a esta editorial, al autor y a su gusto por los senderos históricos poco trillados, hoy tenemos una obra que desde su aparición ya se ha convertido en la referencia de este crucial conflicto peninsular y que, desde España, se había dejado demasiado tiempo en el olvido.

Enrique F. Sicilia Cardona (Madrid, 1973) es licenciado en Geografía e Historia (UNED) y en Ciencias de la Información-Periodismo (UCM). Vocal de la junta directiva de la Asociación Española de Historia Militar (ASEHISMI), profesor de Humanidades, conferenciante y especialista en temas histórico-militares, ha publicado numerosos artículos en revistas de ámbito nacional, y es autor de los siguientes libros: La batalla de Nieuport 1600, La batalla de Sekigahara 1600Napoleón y Revolución: Las Guerras Revolucionarias, y coautor de La Guerra del Rosellón (1793-1795).

Los conspiradores

El alzamiento separatista por la independencia de Portugal en absoluto fue un “levantamiento popular generalizado” —como se ha vendido en el imaginario luso—. Sicilia Cardona aclara en su libro que fue algo minoritario. De hecho, en la zona norte apenas tuvo seguimiento y Madrid mantuvo durante toda la guerra una corte de portugueses leales a la casa de Austria. Por su parte, los llamados fidalgos, la alta nobleza, principales ostentadores de señoríos en Portugal, permanecieron en conjunto fieles a Felipe IV o terminaron exiliándose.

João de Braganza

Los instigadores de la rebelión fueron un pequeño grupo de conspiradores en torno a don João, el acaudalado VIII duque de Braganza. Era una élite dirigente de portugueses afectada por la pérdida de privilegios que conllevaban las reformas del Conde Duque de Olivares. También, las quejas incidían en la incapacidad de Felipe IV —pese a sus grandes esfuerzos— para defender sus territorios de ultramar de otras potencias como Holanda, Francia e Inglaterra. Por cierto, que João, emparentado con grandes linajes de Castilla y cuya esposa era hermana del duque de Medina Sidonia —y que según la tradición dijo: «Más vale ser reina por un día que duquesa toda la vida»— aceptó ser nombrado rey, pero no ser el líder de la insurrección y, a la espera de que esta triunfase, se quedó entregado a su pasión, la música, en el palacio de Vila Viçosa.

Proclamación de D. João IV como rey de Portugal, pintada por Veloso Salgado

La inteligencia militar y sus aliados

Sicilia Cardona nos acerca los pormenores de los agentes secretos españoles en Portugal: “Desde Carlos V y sobre todo Felipe II la monarquía hispánica tuvo una espectacular y eficaz red de información que mantuvo Felipe IV, incluso con un espía mayor o jefe de espías. Sería fundamental para conocer las debilidades y fortalezas del oponente y a partir de esa información planificar estrategias. Portugal también tenía su servicio de espionaje, pero por experiencia, tradición y recursos, el sistema español estaba más desarrollado”, explica. Otro aspecto de la inteligencia militar fue el uso de sicarios para eliminar a los cabecillas rebeldes. “Felipe IV intentó descabezar el alzamiento tratando de eliminar mediante el asesinato selectivo a don João IV y esa corte postiza o doble que crearon los Braganza en Lisboa, pero los portugueses tuvieron la habilidad suficiente para descubrirlo y evitarlo”.

« El golpe de gracia vendría al final de la guerra con la Inglaterra de Carlos II, que ayudó con tropas poderosas y con la Royal Navy« 

Como pasó en América, el verdadero fin de la hegemonía española sería provocado por una alianza de enemigos de España. En este caso, franceses, ingleses y neerlandeses: “Para que un gigante sea derrotado hacen falta varias fuerzas contrarias trabajando al unísono”, recuerda Sicilia. Lo curioso es que estos aliados harían un doble juego, aliados en esta guerra peninsular, pero atacando sin piedad sus posiciones ultramarinas… ​En relación a la ayuda internacional, el golpe de gracia vendría al final de la guerra con la Inglaterra de Carlos II, que ayudó con tropas poderosas y con la Royal Navy, que ya empezaba a ser una fuerza de primer orden.

Batalla de Las Dunas

Pero junto a esas alianzas, no debemos olvidar el sempiterno problema de Flandes… Flandes fue el teatro principal y la atracción fatal de los Austrias hasta 1667. Siempre su preservación influyó negativamente en la política exterior hispánica. “Nuestras tropas allí eran mucho más numerosas que en Portugal y sobre todo muy superiores en infantería. Echando la vista atrás se debería haber abandonado antes su dominio y centrarse en la recuperación de Portugal, no tengo ninguna duda, para continuar con esa unión hispánica hegemónica”, afirma Sicilia.

El momento crucial: REBELIÓN

Inmersa en la Guerra de los Treinta Años, la crisis económica y política del imperio se había ahondado. En la década de los 20, y, a partir de 1630, aumentó el malestar social y, como en otras zonas de España, se extendieron sucesivas revueltas como las de Oporto y Lisboa en 1629 o Évora en 1637, una tensión que fue utilizada en su beneficio por la nobleza portuguesa.

« En el frente catalán combatían numerosos soldados portugueses a favor de los Austrias y la unidad en su conjunto llegó a estar al mando de un portugués, Francisco Manuel de Melo« 

El quid es que supieron, además, aprovechar el momento propicio para rebelarse: España acababa de perder su flota ante la armada holandesa en la batalla naval de las Dunas (Downs) en 1639 y se enfrentaba a la sublevación catalana. Francia llevaba décadas intentando provocar la división hispano-portuguesa y modernos analistas afirman que incluso la rebelión de Cataluña habría sido instigada por Richelieu. El genial cardenal habría apoyado las reivindicaciones de João con el convencimiento de que una guerra con Portugal agotaría los recursos españoles.

Con la derrota sorpresiva de los hispánicos en Montjuich, los lusos tendrían más tiempo para preparar la posible embestida de Felipe IV, más preocupado por recuperar, de momento, Barcelona que Lisboa. Curiosamente, en el frente catalán combatían numerosos soldados portugueses a favor de los Austrias y la unidad en su conjunto llegó a estar al mando de un portugués, Francisco Manuel de Melo.

Así pues, el 1 de diciembre de 1640 comenzaba el alzamiento en Portugal: la gobernadora, Margarita de Saboya, fue arrestada, y el secretario de Estado, Miguel de Vasconcelos, asesinado. El día 15 de diciembre del mismo año, João era entronizado como Juan IV de Portugal, y reconocido también en Brasil y Asia.

TEATROS Y MODELOS

La Guerra de Portugal, de Sicilia Cardona, se presenta como una obra perfectamente estructurada. Una vez concretada la ruptura política peninsular, se ocupa de las zonas de disputa de ambos contendientes con los diferentes teatros de operaciones y sus variables… El estudio va analizando la importancia de las decisiones en los hechos bélicos, la propia topografía, las vitales líneas de comunicaciones y sus vituallas para los ejércitos, los informantes o las plazas abaluartadas, verdaderos escollos y puntos estratégicos o hasta el mismísimo clima que paralizaba la acción durante meses.

Doble enfoque español y portugués y la caballería

Es, asimismo, muy reseñable en la obra el acercamiento al contrincante: “Si queremos analizar convenientemente esta guerra, debemos estudiar y poner en su justo contexto al enemigo portugués, verdadero ausente en los estudios anteriores”, afirma el autor. Y es que esta obra no desdeña los estudios de los especialistas portugueses y da voz —como nunca antes— a sus personajes principales para aportar así una decisiva mirada a las fuentes lusas y dar más amplitud a los hechos narrados. Quizás sea este doble enfoque, español y portugués. una de las características más notorias de esta obra.

Richelieu y el Conde Duque

El autor, especialista en historia militar, compara atinadamente los modelos marciales de ambos reinos y considera que eran muy similares al haber coexistido durante décadas, si bien se decanta con razones de peso por atribuirle a la monarquía hispánica la primacía teórica y práctica.

Es destacable, también, dentro de las tres armas, el grado de decisión e importancia que, según el autor, adoptará la caballería, para él verdadera protagonista en esta larga contienda.

El estudio bélico

La obra, con espléndida portada de Jordi Bru, referencia de la fotografía histórica, consta de 535 páginas, más otras 24 de un cuadernillo central a color, repleto de fotografías del propio autor. Asimismo, podemos encontrar grabados que ayudan a comprender mejor las décadas de lucha y tres mapas que sitúan los principales hechos de armas.

El estudio bélico se enfoca en las fases de la guerra, que el autor divide en tres periodos principales:

I: 1640 a 1648

El reino de Portugal se lanza a una guerra abierta.

El principal factor que beneficiaría a los rebeldes lusos es que en esta época España estaba inmersa en múltiples teatros de operaciones que condicionaban su esfuerzo e impedían su focalización en solo uno.

Mapa de operaciones

A la espera de una inminente invasión desde Castilla —que tardaría en producirse— asistimos a los saqueos e incendios en los pueblos fronterizos, con una gran violencia tanto en la defensa como en el ataque. Unas auténticas luchas urbanas que no desmerecen a otras más conocidas como las de San Martín de Trevejo o Valverde.

Valverde

Desde el principio de la guerra, la intención de los portugueses fue obvia: no solo recobrar su independencia, sino también apoderarse de Extremadura. En diciembre de 1640, un ejército portugués, mandado por el general Rabello, con 5.000 infantes y 900 caballos, intentó tomar por sorpresa la villa de Valverde de Leganés, próxima a Olivenza.

« En la plaza de la villa, el enfrentamiento fue brutal. Finalmente, al mando del capitán don Diego de Lara acometieron a los enemigos por la espalda y se decidió la batalla« 

El capitán vizcaíno Juan de Garay, jefe del ejército de Extremadura, había recibido una confidencia sobre los planes lusos, por lo que se anticipó enviando a los tercios del marqués de Rivas y del marqués de Falces y a 3.000 soldados de caballería al mando de don Antonio Pacheco. Tras ligeros combates, los portugueses avanzaron en masa hacia la villa, abrieron brecha en la muralla y penetraron en Valverde.

Soldados españoles y vecinos lucharon al unísono. En la plaza de la villa, el enfrentamiento fue brutal. Finalmente, al mando del capitán don Diego de Lara acometieron a los enemigos por la espalda y se decidió la batalla.

El general portugués Rabello cayó muerto de un impacto de lanza, y los portugueses, viéndose descabezados, se desbandaron y fueron pasados a cuchillo: 800 bajas españoles y 2.000 enemigas. La larga guerra acababa de empezar.

Azulejo de la Batalla de Montijo

Junto a esas luchas fronterizas, el primer órdago de consideración fue una operación portuguesa en la provincia de Badajoz que penetró hasta Montijo. Sería la primera gran batalla de esta guerra con un resultado controvertido, pues ambos se vieron vencedores —lo que corrobora Sicilia escarbando en multitud de fuentes—. En relación a ello, el autor presenta dos novedades: ubica la batalla en una situación diferente a la habitual —con pruebas convincentes de esa posibilidad— y narra otra operación portuguesa poco reseñada que acechaba Badajoz y la batalla del fuerte de Telena en 1646, nunca referenciada en obras anteriores.

Plano de Badajoz

Así, el libro va siguiendo el conteo de los años y los diversos combates. Los portugueses van adquiriendo mayor experiencia, particularmente en su fuerza montada. Aunque en varios encuentros serían batidos por el marqués de Molinghen, el mando hispánico en el sector principal del Alentejo-Extremadura, poco a poco se irán colocando en una situación de paridad con los hispánicos.

II: 1648 a 1659: PRUEBA DE FUERZA

Una vez firmada la paz de Münster con los neerlandeses, solo Francia, que lleva desde 1635 disputando la preponderancia en Europa a las tropas del Rey Planeta, parece ayudar a los lusos.

« La verdadera prueba de fuerza lusa se iba a materializar en su ataque a la plaza más relevante del primer escudo portugués en el Alentejo, Elvas« 

En esta segunda fase, habrá una relativa calma en torno a La Raya. Sin embargo, habrá operaciones de calado como la conquista de Olivenza por los hispánicos, o el posterior asedio de Badajoz por los portugueses. Pero la verdadera prueba de fuerza lusa se iba a materializar en su ataque a la plaza más relevante del primer escudo portugués en el Alentejo, Elvas, sitiada por los hispánicos. Ese ataque del ejército de socorro, entre la niebla, supondría la primera gran victoria campal de los bragancistas, un punto de inflexión que precipitaría la tercera y postrera fase de la guerra.

Elvas

III: CAÍDA DEL TELÓN de 1659 a 1668

La monarquía hispánica, desembarazada ya del enemigo francés por el Tratado de los Pirineos pudo, por fin, concentrar toda su atención en el teatro portugués. Al frente de un ejército de unos 18.000 infantes y 8.000 caballeros, D. Juan José de Austria, bastardo real, hábil comandante, héroe de la pacificación de Nápoles y el que arrebató Barcelona a los galos, penetra a través de Extremadura. Los españoles fueron rindiendo las distintas plazas fronterizas hasta tomar, el 22 de mayo, la ciudad de Évora, la segunda más importante del reino, que se situaba en una posición estratégica en la ruta hacia Lisboa en 1663.

Parecía acercarse la victoria final para la monarquía hispánica, pero en este tiempo Portugal ya no estaba tan indefensa como al principio de la guerra. Había construido tres escudos abaluartados en el Alentejo, y sus tropas estaban actuando desde hacía años a un gran nivel táctico. Por si fuera poco, Francia seguía apoyándola y habían firmado una nueva alianza con Inglaterra. Contaban con las mejores bazas para, desde su propio territorio, golpear en el momento preciso a los hispánicos, tal y como sucedió.

A los españoles les faltó el apoyo de una armada fuerte y contundente. La conjunción naval y terrestre para ayudar en el bloqueo de Lisboa era vital y hubiese sido decisiva sobre todo en esta tercera fase de la guerra con la amenazante presencia de la armada inglesa en favor de Portugal.

Ferrer-Dalmau pintando a Juan José de Austria

Ameixial

Ahora se producirá la batalla más decisiva de esta guerra, Ameixial, donde las otrora invencibles tropas españolas serían batidas por la excelente visión táctica de Schomberg, un mercenario francés al servicio luso.

Esto no desanimó a Felipe IV, que rebuscó entre sus tropas europeas para devolver el orgullo a sus armas y confió sus tropas al III marqués de Caracena, veterano de mil batallas. Para Sicilia Cardona, “fue el mando hispánico que mejor entendió la naturaleza de esta guerra, porque deseaba atraer a los enemigos a otra gran batalla para batirlos. Habían perdido hombres y tiempo asediando plazas fuertes”. Sin embargo, los españoles volverían a ser derrotados en Montes Claros, el enfrentamiento más sangriento de la guerra, en Vila Viçosa, providencialmente en la cuna simbólica de los Braganza.

Palacio de Vila Viçosa

Esta batalla final decanta la balanza del destino. La corte madrileña se sumió en la desesperación viendo cómo sus anhelos de recuperar aquel reino quedaban definitivamente rotos el 13 de febrero de 1668, fecha del Tratado de Lisboa. Ni João (muerto en 1656) ni Felipe IV (en 1665) lo firmaron. Serían sus herederos, los jóvenes Carlos II de España y Alfonso VI de Portugal, ambos discapacitados y sometidos a regencias, los encargados de firmar la separación definitiva de los reinos españoles y Portugal.

El balance bélico. ¿Un conjunto de factores nos hicieron perder?

¿Antepuso Felipe IV sus intereses en Flandes, sumidero de hombres y dinero para la monarquía, a la recuperación de Portugal? ¿Se equivocó al dividir las fuerzas en varios ejes —sin superioridad numérica y a mucha distancia de Lisboa— en lugar de concentrarlas en un único ejército? ¿Se entretuvieron en tomar plazas fuertes y descuidaron otras zonas? ¿Fue equivocada la estrategia hispánica de invadir Portugal demasiado tarde, cuando ya tenían escudos abaluartados defensivos en el Alentejo, teatro principal junto a Extremadura?

Carlos II de España y Alfonso VI de Portugal

La conclusión del investigador Sicilia es rotunda: “La monarquía se había desgastado en proyectos costosos, perdiendo recursos financieros, hombres y la logística necesaria. Se enfrentó a un ejército muy entrenado y disciplinado que luchó con determinación”. Para el historiador, fue crucial la ayuda exterior, y la calidad de los mandos enemigos entre los que destaca al mariscal Schomberg, enviado por el rey Luis XIV, como la mejor mente militar de la contienda.

El libro termina con unos interesantes anexos donde encontramos biografías de los mandos protagonistas de ambos rivales, listados de capitanes generales y gobernadores militares, más una tabla con la comparativa de los tamaños, en diferentes años, de los ejércitos contendientes.

La pregunta del millón: ¿Fue el final de los gloriosos Tercios españoles?

De las tres armas, en esta guerra la que más ha sorprendido al autor es la caballería, y considera que fue la fuerza predominante y clave por su mayor movilidad. “Gracias a ella, España pudo dominar las dos primeras fases con determinación y potencia de choque, lo que le daría triunfos rotundos”. Pero sobre todo, lo que deja claro, es que en esa tercera y decisiva fase final hay una pérdida de nivel de la infantería de los famosos tercios españoles.

Rocroi por Augusto Ferrer-Dalmau

Por ello, para Sicilia Cardona, la época gloriosa de los Tercios, se acaba aquí. “Se habla mucho de Rocroi, pero Montes Claros es la última ofensiva de esa gallarda infantería mítica y legendaria, imbatible en mil lides, pero que llegó a su límite y al final tuvo que enfrentarse a un ejército con un nivel táctico similar, e incluso, moralmente, superior”, sentencia.

Una obra bien pensada, estructurada y escrita

El epitafio a aquel largo combate lo podemos encontrar en el escritor Arturo Pérez Reverte, cuando dijo aquello de que “al final, a uno lo derrotan siempre”.

Eso fue lo que ocurrió con la monarquía hispánica, esa entidad supranacional que intentó recuperar Portugal, y tendrían que pasar 28 años para percatarse de que lo había perdido, y con él su vinculación peninsular, por lo que ahora sabemos, sin posible vuelta atrás.

¿Es un libro solo para amantes de la historia militar?

Aunque Enrique Sicilia afirma que “todavía queda por investigar sobre algunas de las batallas más relevantes de esta guerra”, lo cierto es que La Guerra de Portugal, de la Editorial Actas, no solo viene a llenar un inexplicable vacío bibliográfico, sino que trasciende el ser la obra primigenia para convertirse en la obra definitiva, la referencia imprescindible y de lectura obligada para el conocimiento de este período histórico.

¿Es un libro solo para amantes de la historia militar? En absoluto. Lógicamente, sus páginas aportan un gran caudal de datos bélicos, pero también disfrutaremos de personajes fascinantes, portugueses y españoles, convencidos de que estaban destinados a la gloria e imbuidos de una sensación de victoria final o incluso de una cuasicontrarrevolución, organizada por la mismísima Inquisición. Apasionantes son también las traiciones y alianzas de ingleses y franceses que se coaligaron para ayudar a Portugal y cuyo único interés sería derribar al todavía gigante de la monarquía hispánica que, por mucho que se empeñen los leyendanegristas, atesoraba un ingente poder planetario.

Tras la lectura de la obra, los amantes de la Historia constatarán la realidad de que sin conocer la Historia de Portugal de este siglo es imposible afrontar la de España. Deslumbra entre sus páginas este importante escenario, casi absolutamente ignoto, que trascendía la política de la península y que se convertía en una guerra de escala internacional en aquel siglo de pugna por la hegemonía de occidente.

Pero sobre todo, fue mucho más que eso. El autor concluye: “Fue la guerra que España nunca debió perder”. Nos atrevemos a más y matizamos: “Fue la guerra que jamás debimos librar”, pues perdimos ambos países el primer imperio global de la Humanidad.

La Guerra de Portugal, de Sicilia Cardona, nos acerca a la guerra ibérica más importante de nuestra historia. Un episodio demasiado olvidado, pero tan crucial que cambiaría sin vuelta atrás los futuros designios de una península, una Europa y hasta una cosmovisión geopolítica que hubiera tenido sin duda el contundente sello Marca Hispania.

—————————————

Autor: Enrique F. Sicilia Cardona

Título: La Guerra de Portugal (1640-1668)

Editorial: Actas

Venta: Todos tus librosAmazonFnac y Casa del Libro.

 

 

[Fuente: http://www.zendalibros.com]

Els mitjans de comunicació catalans, sovint, fan d’altaveus d’innovacions del castellà, sense tenir en compte ni les altres llengües ni els recursos propis · Podem capgirar la tendència?

VilaWeb

Escrit per Jordi Badia i Pujol

És habitual de sentir, sobretot als mitjans de comunicació, frases com “Escoltem ara un tema dels Pets”, “Tot seguit sonarà un tema que Raimon va compondre als anys setanta”, etc. És a dir, tema com a sinònim de cançó. Els diccionaris no el recullen pas, aquest significat, però sí un de relacionat. El DIEC, per exemple, diu que un tema és el “motiu melòdic d’una composició musical”, una definició que ja havia registrat Pompeu Fabra i que també ens serveix, si fa no fa, l’Alcover-Moll (“tros de melodia que conté o expressa la idea dominant d’una composició musical”). Més endavant, en les llengües influïdes per l’anglès tema va passar a anomenar la música identificativa d’un film (banda sonora) i al final, sobretot –hi insistim– als mitjans de comunicació, va acabar designant qualsevol cançó.

Tanmateix, de fa uns quants anys en espanyol s’ha escampat un terme nou, derivat d’aquest: temazo. Amb el sufix augmentatiu –azo, tan corrent i productiu en la llengua veïna, es vol designar una cançó de molt de renom, molt coneguda, que té molta requesta; o que és molt bona en opinió de qui parla. El terme, no cal dubtar-ne, ja s’ha escampat de mala manera entre el jovent –i no tan jovent– dels Països Catalans, com deveu haver pogut comprovar si heu vist Eufòria.

I com n’hem de dir en català? 

Com que no sóc gens partidari de copiar de l’espanyol gratuïtament, sobretot quan pren solucions individuals, no compartides amb la resta de llengües, primer de tot he volgut mirar com ho diuen, per exemple, l’anglès, el francès, l’italià i el portuguès. Són llengües fortes, que creen, que sovint s’empesquen solucions més o menys “independents”. Si la recerca no ha fallat (i si ha fallat demano comprensió a l’amable lector), l’anglès en diu banger, que significa ‘automòbil vell i atrotinat’ i també ‘embotit’, tot i que probablement prové del verb to bang, ‘colpejar’; l’italià en diu pezzo forte (‘fragment fort’, ‘peça forta’) o pezzone; el francès, tuerie (‘matança’) o tube (‘tub’), tot i que són molt habituals, simplement, super chanson o chanson géniale; i el portuguès, segons les meves fonts, petardo i pedrada.

De tota manera, em fa l’efecte que la necessitat que ha tingut l’espanyol d’inventar un terme col·loquial per a aquest concepte no l’han tinguda les altres llengües. De fet, l’anglès fa anys i panys que ens va encomanar hit (‘cop’), que es va escampar per totes les llengües amb un significat semblant (‘peça musical molt escoltada, de molt de succés’).

Ara com ara, veig que les propostes que s’han fet circular als mitjans catalans són simples adaptacions de temazo. A TV3 i Catalunya Ràdio proposen temarro i, prioritàriament, temacle (!). Informalment, també s’han suggerit supertematemarraclecançonottemarracu o senyor tema. Sembla, doncs, que l’únic dubte que tinguem és si hem d’admetre temazo (amb aquest so de la zeta espanyola, aliè al català) o l’hem d’adaptar mínimament. Amb moral de perdedor, actuem sempre pensant que tot allò que ens allunyi de l’espanyol fracassarà de totes passades.

M’agradaria que encaréssim les innovacions amb moral de guanyador. Per començar, potser podríem eixamplar una mica el ventall. No cal que sempre diguem un sol mot, no cal que repetim sempre la mateixa denominació. Per exemple, podem dir que és una cançó collonuda, molt ben parida, espaterrant, de conya… I si el registre no és vulgar, podem qualificar-la de magnífica, fascinant, genial, boníssima, d’allò que no hi ha, de categoria, de primera, que fa goig… I si tant ens cal trobar una manera de dir-ho en un sol mot, nosaltres, com el portuguès petardo, també tenim un terme pirotècnic per a dir que una cosa és molt bona. Hi ha l’expressió de traca i mocador, amb un significat molt ampli. Doncs per què no en podem dir una traca, d’una supercançó? La traca no tan sols és nostra, molt nostra, sinó que, a més, ens deixa garratibats, sense alè. És so i és vibració. I festa i emoció.

No dic que aquesta hagi d’ésser la solució definitiva. Però demano que a l’hora de fer propostes siguem imaginatius i audaços, creatius i atrevits. Que no siguem submisos. Que bastim una llengua lliure, independent, sense renúncies. Que superem el mesellisme lingüístic. I que, sense apocament, fem circular aquestes propostes genuïnes pels nostres mitjans de comunicació.

Als joves, potser els hauríem de deixar alguna opció més que la còpia i la submissió.

Què hi dieu? Teniu més propostes? Podeu deixar-ne –i explicar-les– en un comentari (si sou subscriptors) o bé a Twitter (@jbadia16).

 

[Font: http://www.vilaweb.cat]

Nesta sucessão de evocações e descrições de teatros atuais e teatros históricos de tradição cultural e arquitetónica, recorremos em primeiro lugar a um livro de Luis Norton, editado em 1936, sobre “A Corte de Portugal no Brasil”, assim mesmo denominado.

Trata-se efetivamente de um denso e vasto estudo histórico, amplamente fundamentado em numerosos documentos inéditos, designadamente do Arquivo Histórico do Ministério das Relações Exteriores brasileiro, aí incluindo ou complementando-o com vasta correspondência diplomática relativa às negociações do casamento da arquiduquesa Dona Leopoldina com D. Pedro de Bragança, como bem sabemos futuro imperador do Brasil e rei de Portugal.

Para além do interesse histórico-diplomático em si, o estudo evoca e descreve a realidade cultural do Rio de Janeiro na época, vista tanto no ponto de vista de criatividade, como de atividades diversas e ainda pelo património subjacente. E é extremamente interessante, na perspetiva cultural e de infraestrutura, a referência vasta e devidamente documentada aos teatros e espetáculos, bem como da vida da corte e da cidade.

E mais: quando a Família Real ainda se encontrava no palácio denominado Real Quinta da Boa Vista, o próprio D. Pedro cantou uma área de ópera, dirigido por Marcos Portugal, a quem se deveu a revisão de musica original ali executada para a corte. Sobre Marcos Portugal esclarece Luis Norton que “o rei e toda a família real apadrinharam o novo maestro que passara a ser um elemento indispensável na orquestração musical da nova corte brasileira” (pág. 93).

E mais acrescenta que D. Pedro foi ele próprio compositor de mérito, com obras que se destacaram na época e ainda hoje se destacam: cita designadamente “o te deum que foi composto para as suas segundas núpcias, uma ópera em português executada em 1832 no Teatro Italiano de Paris, uma sinfonia para grande orquestra, as músicas para o hino constitucional português e para o hino da independência brasileira” (pág. 95).

No que respeita a teatros-espaços/edifícios, temos no livro de Luís Norton a descrição detalhada dos festejos da aclamação de D. João VI como rei de Portugal, ocorridos na corte então sediada no palácio do Rio de Janeiro, em fevereiro de 1819. E nesse contexto, o autor refere o Real Teatro do Rio de Janeiro, citando e descrevendo um “painel monumental”, em que figurava a rainha D. Carlota Joaquina.

E transcreve um curioso documento da época, que se refere a D. Carlota Joaquina “com dois génios coroando-a de louro e sustentando outras tantas coroas de louro, quantas são as augustas princesas com que sua majestade tem esmaltado o trono português e que fazem hoje as delícias de duas nações poderosas”, assim mesmo! (pág. 79).

A bibliografia sobre este tema é vastíssima.

Acrescente-se ainda que J. Galante de Sousa refere a existência de mais seis teatros no Rio de Janeiro e mais 11 espalhados pelo imenso território brasileiro, isto ao longo da primeira metade do século XIX. (cfr. “O Teatro no Brasil” ed. Ministério da Educação e Cultura” Rio de Janeiro 1960).

E finalmente, remete-se para o vasto estudo sobre a “História do Teatro Brasileiro”, dirigido por João Roberto Faria, e que precisamente assinala e descreve uma vasta atividade de teatro e de teatros, nesta época, e ao longo da vastíssima extensão do Brasil! (ed. SESCSP e Perspetiva – São Paulo 2012).

E muito mais haveria a dizer sobre este tema!

DUARTE IVO CRUZ

[Fonte: e-cultura.blogs.sapo.pt]

Basilio Losada Castro CC-BY-SA Distrito Xermar / AELG

Basilio Losada Castro morreu este sábado en Barcelona aos 92 anos de idade. Nacido en Láncara en 1930, pasou fóra de Galicia a maior parte da súa vida e da súa intensa traxectoria profesional, pero mantivo moi presentes as orixes. En 1968 incorporouse como profesor á Universitat de Barcelona para impartir materias de lingua e literaturas galega e portuguesa e acabou por converterse en catedrático de Literatura Galego-Portuguesa. Instalado en Barcelona dende entón, converteuse nun dos grandes referentes da cultura galega en Catalunya.

Ademais do seu labor académico, que tamén o levou a universidades estadounidenses, Losada destacou como crítico literario e tradutor, realizando a tradución ao galego e ao castelán duns 150 libros en sete linguas distintas, de autores como Jorge Amado, Saramago, Rosalía de Castro, Pere Gimferrer ou Rubém Fonseca. En 1991 recibiu o Premio Nacional de Tradución por Memorial do convento, de Saramago. Así mesmo, contribuíu á proxección das letras galegas fóra de Galicia vertendo ao castelán a autores como Xohana Torres, Celso Emilio Ferreiro, Álvaro Cunqueiro ou Uxío Novoneyra.

Basilio Losada Castro durante o acto de ingreso como académico de honra na RAG © RAG

Ademais, realizou numerosos estudos críticos sobre a literatura galega, portuguesa e brasileira. Xubilouse como catedrático no 2000 e ese ano publicou o seu primeiro traballo de ficción, a novela A peregrina, ambientada na Idade Media, período no que é un grande experto.

No ano 2015 ingresou na Real Academia Galega como académico de honra, cun discurso (‘Reflexións sobre as primeiras novelas de Rosalía de Castro’) respondido por Xesús Alonso Montero. Nese texto Losada destaca que « non hai unha Rosalía que algúns adxectivaron de ‘folclórica’, no seu primeiro libro maior, Cantares gallegos. O adxectivo non se sostén. Non hai nese libro folclore. O folclore mostra o pobo como espectáculo, pero, nese libro, Rosalía é a voz do pobo, dun pobo que non ten voz, e Rosalía descóbrella ».

Recibiu outros importantes recoñecementos, tanto en Galicia, como a Medalla Castelao ou o Premio Ramón Piñeiro, como en Catalunya (a Creu de Sant Jordi), en Portugal (a Comenda da Ordem do Infante Dom Henrique) ou en Brasil (a Ordem do Cruzeiro do Sul).

Neste obituario, a profesora María Xesús Lama subliña que « a súa dilatada traxectoria docente deixou unha lembranza imborrable en moitos alumnos e discípulos que recordarían sempre o impacto das súas clases sobre lírica medieval ou sobre a literatura contemporánea de Galicia, Portugal e Brasil ». Con todo, Lama escribe que « por enriba de todos os seus méritos académicos » amigos e colegas « lembrarémolo sempre como un contador de historias ». 

Basilio Losada Castro, con Olegario Sotelo Blanco © http://www.manuelrodriguezlopez.org

« A súa voz profunda internábase na alma de quen o escoitaba cun dominio da fabulación e da dimensión sonora do verbo que anulaba mesmo o imperativo de verosimilitude cun humor sutil que podía conducir da ironía á autoparodia ou o escepticismo. O enxeño retranqueiro dos seus centos de anécdotas, a súa expresiva gratitude por calquera pequena vivencia pracenteira e o seu amor pola arte que perseguiu en múltiples viaxes, convertíano nun conversador tan ameno como inesquecible », destaca.

O seu pasamento foi xa lamentado por un gran número de institucións, entidades culturais e amizades. A Real Academia Galega destaca que dende a Universitat de Barcelona « realizou un destacado labor de animador cultural, tanto dentro como fóra das aulas, e exerceu de auténtico embaixador da lingua e a cultura galegas en Cataluña e, por extensión, en gran parte de España e Latinoamérica ». 

Pola súa banda, Miguel Anxo Fernán Vello escribe: « Cando nos deixa un mestre sabio como Basilio Losada, taumaturgo da Palabra e da Amizade, o mellor é manter un ‘silencio mudo’, como diría Rosalía de Castro, no seu honor. Calquera palabra de máis sobexa sobre tanta desolación e abatemento ». Tamén o conselleiro de Cultura e Educación, Roman Rodríguez, sinalou este domingo: « Lamentamos o pasamento do profesor Basilio Losada, divulgador da nosa cultura e da nosa lingua en Cataluña e en moitas partes do mundo ».

Basilio Losada Castro CC-BY-SA Distrito Xermar / AELG

 

 

[Fonte: http://www.praza.gal]

O profesor de portugués da Escola Oficial de Idiomas de Santiago publica un libro a partir da súa experiencia docente e das respostas do alumnado

Valentim Fagim, profesor de Portugués na Escola Oficial de idiomas de Santiago, co seu recente libro.

Escrito por JOEL GÓMEZ

Valentim Fagim, profesor de portugués da Escola Oficial de Idiomas de Santiago desde o 2012, e con experiencia como docente no ensino deste idioma desde o 2001, publica agora Estou a estudar português. É un novo título, que acrecenta a outros publicados antes, como Do Ñ para o NHO galego (im)possível, ou O galego é uma oportunidade, entre outros traballos, alén de cursos en liña e actividades de portugués para o ensino secundario galego. «Con este novo libro quero axudar a falantes de galego ou de castelán a aprender ben o portugués. A idea foi reunir nun único volume todos os elementos de interese para as persoas que se aproximan ao portugués de Portugal ou do Brasil, como son a fonética, a ortografía, a gramática ou o léxico, e cunha serie de exercicios breves, para os que hai solución no propio libro, que axudan para apañar o esencial. Hai libros moi bos onde esa información está tratada de forma moi concreta; porén, neste a vantaxe é que reúno todos eses materiais».

Tivo en conta a súa experiencia nas aulas e as respostas do alumnado nestes anoso feito de que «a maioría conseguen un bo dominio do portugués. Unha das maiores dificultades é a fonética do portugués; hai persoas que conseguen un bo dominio no resto e teñen problemas para pronunciar ben. Felizmente non hai ningunha doenza que imposibilite a unha persoa falante de galego ou de castelán pronunciar ben os fonemas portugueses, ese é un dos temas principais. Tamén na ortografía hai áreas que provocan confusión, como o uso do ç, ou diferenciar entre s simple e ss, e indico como se pode conseguir, é cuestión de hábito. A gramática non costuma ser moi complicada; e no léxico insisto en certas complicacións, como os falsos amigos, onde se debe prestar máis atención para evitar confusións; por exemplo, o significado de exquisito é ben diferente en Portugal e en España», esclarece.

Por iso, Valentim insiste en que este é «un libro de consulta para calquera dúbida que poda haber. En definitiva, todo o que a persoa que aprende portugués precisa saber, reunín todo o que pode ser útil para aprender ben portugués desde o galego ou desde o castelán».

En Galicia os últimos anos aumentaron as persoas interesadas en estudar portugués: «Mellorou a situación coa Lei Paz Andrade, aprobada por unanimidade no Parlamento galego, agora estamos mellor que antes». Porén, afirma, «a presenza do portugués é máis destacada na comunidade autónoma da Estremadura. De feito, un 75 % das persoas que aprenden portugués no Estado español no ensino obrigatorio, ou nas escolas oficiais de idiomas, estudan en Estremadura, a pesar de ter unha menor poboación que Galicia. É así porque o Goberno estremeño apostou con decisión polo ensino do portugués, e hai un recoñecemento de Portugal e do portugués no seu Estatuto de Autonomía, o que non acontece aquí. Así, un 80 % dos centros de ensino de Estremadura ofrecen portugués, e é a segunda lingua en moitos; e na nosa comunidade só un 12-13 %; a diferenza é enorme».

E como é a resposta en Portugal perante o visitante do Estado español que tenta falar portugués?: «En xeral, as persoas portuguesas son moi amábeis, e tentan falar o idioma das persoas de fóra, sexa español, inglés ou francés. No ensino obrigatorio portugués non se estuda a realidade lingüística de España; son un pouco máis coñecidos os idiomas do País Vasco e Cataluña pola maior forza dos seus nacionalismos; co galego non acontece o mesmo, e tamén non coñecen a relación do galego e do portugués. Por iso acontece que moitas veces queren axudar a falantes de galego, cando non é necesario», afirma.

 

[Foto: PACO RODRÍGUEZ – fonte: http://www.lavozdegalicia.es]

Escrito por Marcos Pérez Pena

O 3 de xullo de 1982, a Real Academia Galega e o Instituto da Lingua Galega aprobaron en sesión conxunta as Normas Ortográficas e Morfolóxicas do Idioma Galego, unha normativa que -sen grandes cambios- funcionou nas últimas catro décadas e ficou establecida como a de uso oficial. 

As Normas aprobadas hai agora 40 anos, complementadas en 1990 coa publicación do Diccionario da Lingua Galega de RAG e ILG que fixou a normativa sobre o léxico, buscaban asentar definitivamente a maneira en que o idioma galego era escrito e falado no seu rexistro formal, despois dunha década de propostas sucesivas. Porén, non significaron a chegada da pax normativa, senón que nos anos máis tarde abriuse unha fenda máis clara coas posicións reintegracionistas, que defenden un maior achegamento ao portugués e á súa grafía, que concretaron tamén as súas propostas normativas.

Entrega da bandeira galega á RAG en 1977. Dominio público – Praza Pública

As Normas foron aprobadas pola Xunta de Galicia a través do Decreto 173/1982, de 17 de novembro, publicado no DOG o 20 de abril de 1983, consagrando estas normas como modelo para a escrita da lingua. Pouco despois, o 15 de xuño dese ano, o Parlamento galego aprobou por unanimidade a Lei de Normalización Lingüística que non establece directamente unha normativa « oficial » pero si indica que « nas cuestións relativas á normativa, actualización e uso correcto da lingua galega estimarase como criterio de autoridade o establecido pola Real Academia Galega », engadindo que « esta normativa será revisada en función do proceso de normalización do uso do galego ».

Na introdución destacábase que « a lingua normativa ten que estar ó servicio da cultura dun pobo real e concreto, e por tanto ha de ser necesariamente continuadora da lingua falada pola comunidade e ha de achegarse canto sexa posible a ela, a fin de enraizar sobre bases seguras e vivas », mais engadía que « para que estas bases sexan efectivamente sólidas, a normativa debe acoller un galego fiel a si mesmo e limpo de canto de espurio hai incrustado na fala viva pola presión do castelán ».

Manifestábase, así mesmo, que nas súas escollas debías « excluí-lo diferencialismo radical porque, aínda querendo ser unha postura de defensa frente ó castelán, manifesta de feito unha posición dependente e dominada con respecto a esta lingua ». E, finalmente, apostábase por « valora-lo aporte do portugués peninsular e brasileiro, pero excluir solucións que, aínda sendo apropiadas para esa lingua, sexan contrarias á estructura lingüística do galego ». « O punto de partida e de chegada en calquera escolla normativa ha de ser sempre o galego, que non debe sacrifica-las súas características propias e relevantes en beneficio das dunha lingua irmá, pero diferente », concluía.

Pleno do Parlamento no Pazo de Fonseca, que acolleu as sesións da cámara galega entre 1982 e 1989. Fonte: Parlamento de Galicia

O debate normativo anterior

A de 1982, con todo, non foi por suposto a primeira normativa que tivo a lingua galega. Ao longo do século XIX houbo distintas achegas, máis estruturadas a partir da creación da Real Academia, en 1906. En 1970 a RAG publicou as Normas Ortográficas do Idioma Galego, elaboradas principalmente por Carvalho Calero e Ramón Piñeiro, que recollía as solucións que xa viña empregando a editorial Galaxia nas dúas décadas anteriores, un volume que tería continuidade nas Normas ortográficas e morfolóxicas do idioma galego publicadas en 1971. Ademais, en 1971 o ILG presenta o primeiro número do seu manual de lingua (Galego 1, 2, 3), que detalla a publicación da RAG.

Nese momento concrétase por primeira vez a proposta reintegracionista, da man de Manuel Rodrigues Lapa (« A recuperação literária do galego », 1973) e José Martinho Montero Santalha, coa publicación do Manifesto para a supervivência da cultura galega (1974), posicións ás que pouco a pouco se vai achegando Carvalho Calero.

Nos anos seguintes houbo distintas achegas, pero a máis importante foron sen dúbida as Bases prá unificación das normas lingüísticas do galego, publicadas pola Universidade de Santiago en 1977 e redactadas de forma plural e buscando un consenso finalmente non conseguido. En 1979 tamén se publican as Orientacións para a escrita do noso idioma, da Asociación Sócio-Pedagóxica Galega (AS-PG), base da posterior normativa de mínimos.

En 1980 a Xunta publica unha normativa que tamén buscaba o consenso: as ‘Normas ortográficas do idioma galego’, que non callan en parte pola súa redacción ambigua. Foron redactadas pola Comisión de Lingüística da Xunta, presidida por Ricardo Carvalho Calero. Porén, dous anos máis tarde ILG e RAG presentaron a súa normativa, que pouco máis tarde foi ‘oficializada’ polo Decreto de Normativización do Goberno galego, alcumado dende algúns ámbitos como Decreto Filgueira.

Filgueira Valverde en Pontevedra. Fonte: http://cataboisbiblio.blogspot.com

Recentemente, o documental ‘Decreto Filgueira’, dirixido por Ozo Perozo, afondou no debate normativo que tivo lugar entre 1971 e 1982, destacando o papel desenvolvido por Xosé Fernando Filgueira Valverde, conselleiro de Cultura entre 1981 e 1983 para o establecemento oficial desta normativa, no canto das aprobadas en 1980, máis achegadas ás formulacións reintegracionistas. Nese mesmo 1983 a Asociaçom Galega da Língua (AGAL) publica o Estudo crítico das Normas ortográficas e morfolóxicas do idioma galego, representativo do reintegracionismo « de máximos ».

A pesar da habitual ladaíña (« es que el gallego lo andan cambiando seguido ») dende aquela publicación de 1982 non houbo grandes cambios na normativa oficial (nunca publicada, iso si, no DOG, malia a proposta presentada polo BNG no Parlamento en 2007). Tan só na reforma de 2003 leváronse a cabo algunhas modificacións de maior importancia.

En 1995 modificáronse as Normas Ortográficas e Morfolóxicas do Idioma Galego, introducindo cambios menores. « Considerámo-la conveniencia de realizar pequenas modificacións puntuáis, de reforzar algúns dos argumentos e, sobre todo, de cubrir algunhas lagoas que presentaba a versión do ano 1982 », dicíanse na introdución. De igual xeito, en 1997 presentouse unha edición actualizada do dicionario da RAG, que incluía xa 25.000 entradas.

Fachada da sede da Real Academia Galega. Fonte: CCG

Máis importante foi a reforma iniciada en 2001 e aprobada finalmente en 2003. Levouse a cabo un proceso de negociación entre os departamentos de galego das tres universidades galegas, o Instituto da Lingua Galega e diferentes asociacións. O obxectivo era atopar un punto de unión entre as diferentes normativas do galego que eran empregadas: a ILG-RAG, a reintegracionista e a de mínimos. A RAG debateu unha primeira proposta, que supuña un achegamento algo maior ás formulacións reintegracionistas e de mínimos, e que non foi aprobada (sete votos a favor, 11 votos en contra e dúas abstencións).

Finalmente, o 12 de xullo de 2003 a RAG -xa presidida por Xosé Ramón Barreiro- aprobou as novas normas, con mudanzas significativas (nos grupos cultos, nas terminacións -cio/zo e -cia/za, ble/bel, ou eria/aria), pero menores que a que contiña a proposta rexeitada en 2001. A publicación do Vocabulario ortográfico da lingua galega en 2004 completou tamén a normativización léxica.

 

[Fonte: http://www.praza.gal]

une situation où les donneurs d’ordres sont plus nombreux que les exécutants ; une organisation complètement désorganisée

Origine et définition

Exemples

« Les effectifs de l’armée turque sont au total de 720.000 soit 4 fois l’armée britannique. C’est la deuxième armée de l’Otan, en nombre. Une véritable armée mexicaine avec 365 généraux (contre 41 aux États-Unis par exemple), même si une partie (10%) d’entre eux est aujourd’hui derrière les barreaux pour des tentatives présumées de complots (Ergenekon, Balyoz). »
Le Monde – Article du 11 décembre 2011

Comment dit-on ailleurs ?

Langue Expression équivalente Traduction littérale
Allemand Viele Köche verderben den Brei. Trop de cuisiniers gâtent la sauce.
Anglais (Australie)

too many chiefs and not enough indians

trop de chefs et pas assez d’indiens
Anglais

too many chiefs and not enough Indians

trop de chefs et pas assez d’indiens
Arabe noukhedaween ei daboon markab

deux capitaines peuvent faire couler le navire

Espagnol (Espagne) el ejército de Pancho Villa l’armée de Pancho Villa
Français (Canada) plus de chefs que d’Indiens
Italien l’Armata Brancaleone

une organisation complètement désorganisée

Néerlandais een kruiwagen met kikkers une brouette plein de grenouilles
Néerlandais een zootje ongeregeld un mélange des irréguliers
Néerlandais mexicaans leger une armée mexicaine
Néerlandais een heksenketel chaudron des sorcières
Néerlandais ongeregelde troep une situation chaotique
Néerlandais een puinhoop un tas de gravats, un gâchis
Ourdou een ongeorganiseerde bende un gang désorganisé
Polonais gdzie kucharek szesc tam nie ma con jesc

là où il y a six cuisinières il n’y a rien à manger

Portugais (Brésil) muito cacique para pouco índio! trop de chefs pour peu d’indiens
Roumain copilul cu mai multe moaşe rămâne cu buricul netăiat

le nouveau-néavec plusieures sage-femmes reste avec le nombril non-coupé

Ajouter une traduction

Si vous souhaitez savoir comment on dit « une armée mexicaine » en anglais, en espagnol, en portugais, en italien ou en allemandcliquez ici.

Ci-dessus vous trouverez des propositions de traduction soumises par notre communauté d’utilisateurs et non vérifiées par notre équipe. En étant enregistré, vous pourrez également en ajouter vous-même. En cas d’erreur, signalez-les nous dans le formulaire de contact.

 

[Source : www.expressio.fr]

La minceur de ce recueil de poèmes de João Cabral de Melo Neto, le fait que sa publication soit soutenue par le ministère des Affaires étrangères de Bolsonaro, ne font pas croire en son importance. En commençant au hasard la lecture par les « Études pour une danseuse andalouse », on change immédiatement d’avis.

Poèmes choisis de João Cabral de Melo Neto : un grand poète révélé

João Cabral de Melo Neto (1970) © Domaine public/Archives nationales du Brésil


João Cabral de Melo Neto, Poèmes choisis. Trad. du portugais (Brésil) par Mathieu Dosse. Gallimard, 112 p., 12,50 €


Propos recueillis par Gérard Noiret

« On dirait, lorsqu’elle surgit, / dansant des siguiriyas, / qu’elle s’identifie entièrement / à l’image du feu. » Les quarante-huit quatrains répartis en six séquences, dont la première sert de fil rouge à cet article, manifestent une telle singularité qu’on retourne à la préface pour en savoir un peu plus… Vingt-huit poèmes plus loin, la conclusion est de taille ! Si les dix-neuf livres qu’il a publiés entre 1947 et 1999 sont de ce niveau, leur auteur, João Cabral de Melo Neto (1920-1999), est l’égal d’un Carlos Drummond de Andrade et de ceux qui, en Amérique du Sud, ont marqué la littérature de la fin du XXe siècle.

Tous les gestes du feu,

elle les possède alors, dirait-on :

les gestes des feuilles du feu,

de ses cheveux, de sa langue ;

les gestes du corpàs du feu,

de sa chair au supplice,

chair de feu, qui n’est que nerfs,

chair tout entière chair à vif.

Né dans une famille riche, attentif à la condition des habitants pauvres du Brésil, diplomate longtemps en poste en Espagne (d’où la danseuse andalouse), cet ami de Miró a su utiliser ses contradictions, son sens de l’observation, ses connaissances en matière d’architecture et son goût du baroque pour élaborer une poétique qui s’est démarquée des courants dominants de son pays (le sentimentalisme, le confessionnalisme et la « poésie dite profonde »).

Populaire mais savante, critique de la réalité sociale mais sans recouvrement de la parole par le politique, mise en chanson mais sans rien céder de ses exigences, elle a vite rayonné dans le monde lusophone où elle a été couronnée par le prix Camões.

Alors, le caractère du feu

se devine aussi en elle :

le même goût pour les extrêmes,

d’une nature affamée,

le goût de voir finir

tout ce qui s’approche de lui,

le goût de se voir finir,

de parvenir à sa propre cendre.

Poèmes choisis de João Cabral de Melo Neto : un grand poète révélé

Pour le lecteur de poésie français, il y a un véritable intérêt à voir comment Cabral apporte une autre idée de la composition des images. Là où, depuis le surréalisme, régnait le comme du « stupéfiant image » qui rapproche à la vitesse de l’éclair deux réalités éloignées, il les éloigne et les relie. À grand renfort de répétitions servies par les sonorités du portugais, mais aussi en ciselant son texte, en utilisant le blanc des coupes et les signes de ponctuation, il déplie les possibles de chacun des deux pôles. Il n’est dès lors pas étonnant qu’on ait pu le qualifier de poète architecte.

Pourtant, l’image du feu

est en un point démentie :

car le feu n’est pas capable

comme elle l’est, dans les siguiriyas,

de s’arracher de soi-même

dans une première étincelle,

celle qui, lorsqu’elle le veut,

vient l’allumer fibre après fibre,

car elle seule est capable

de s’allumer en étant froide,

de s’incendier à partir de rien,

de s’incendier toute seule.

Si les livres encore à traduire sont du niveau de ce choix qui, par définition, fait l’impasse sur leurs architectures, il y a de fortes chances pour que cette œuvre parle avec force à ceux qu’indiffèrent la religiosité sans foi, le retour à une nature inexistante, les redites dadaïstes et les rimes d’une restauration dissimulant son nom. On espère donc la prochaine publication d’un volume réunissant plusieurs titres et, quitte à émettre des souhaits, en bilingue.

Trois questions à Mathieu Dosse

Poèmes choisis de João Cabral de Melo Neto : un grand poète révélé

Mathieu Dosse © D.R.

Mathieu Dosse (né en 1978) est traducteur littéraire depuis 2013. Grand Prix de la traduction d’Arles et prix Gulbekian-Books pour sa traduction de Mon oncle le jaguar & autres histoires de João Guimarães Rosa, il a également traduit Graciliano Ramos (Vies arides, Chandeigne, 2013), Geovani Martins (Le soleil sur ma tête, Gallimard, 2019) et Augusto Boal (Miracle au Brésil, Chandeigne, 2020).

Depuis 2013, on vous doit la traduction d’auteurs tels que João Guimarães Rosa, Graciliano Ramos ou Augusto Boal… Cette fois, vous avez eu une lourde charge : donner envie de lire pour la première fois un poète disparu depuis plus de vingt ans.

Pour le présent volume, afin de respecter le cahier des charges, cent pages maximum, j’ai dû faire des choix terribles qui m’ont causé bien des nuits d’insomnie. L’attention portée aux recueils (et parfois même aux recueils de recueils) fait qu’il est souvent délicat de séparer un poème de l’ensemble dans lequel il se trouve. J’ai malgré tout choisi de présenter un choix de poèmes sans date ni référence aux recueils, afin que le lecteur français puisse, d’une certaine manière, se perdre dans cette poésie si originale et si émouvante. Mais j’ai gardé l’ordre chronologique : le lecteur pourra ainsi suivre le parcours poétique de Cabral, depuis ses premiers vers d’inspiration surréaliste jusqu’aux derniers poèmes d’une grande originalité. Cabral est le poète du dénuement, de la mort, de la dureté (« poème(s) de la chèvre » est évocateur) ; ce n’est pas le poète de la luxure, du faste. Il emploie des mots simples, des mots quotidiens, des mots réputés « non poétiques » ; pour autant, il sait aussi être un poète sensuel, presque érotique. J’ai essayé de montrer ces différents aspects avec ce recueil.

Cabral a été chanté par Chico Buarque et cela explique pour une part sa popularité au Brésil. Mais on ne trouve pas trace dans ses poèmes d’une quelconque attirance pour la chanson.

Bien qu’il ait été mis en chansons, Cabral était connu pour ne pas aimer la musique (à l’exception du flamenco, qui le fascinait). Pourtant, il y a d’évidence, dans sa poésie, une grande attention portée au rythme et aux sonorités. Dans le recueil Duas águas (Deux eaux), il sépare ses poèmes faits pour être dits à voix haute et ceux faits pour être lus en silence. La répétition, surtout, est très présente dans plusieurs vers. Pour un poète qui n’aimait pas la musique, ses vers sont très musicaux.

Peut-on penser qu’une traduction plus complète de l’œuvre accentuera sa dimension sociale ?

Cabral est issu d’un milieu favorisé, il vient d’une famille de sucriers du Nordeste. Lorsqu’il est envoyé en Europe après avoir passé le concours de l’Itamaraty (équivalent du Quai d’Orsay), il s’intéresse au marxisme. Il découvre que la mortalité dans l’État du Pernambouc, où il était né, est plus élevée qu’en Inde. Imprudemment, il écrit des lettres à ses amis où il défend ses nouvelles idées. Accusé de communisme dans les années 1950, il doit revenir à Rio de Janeiro. Après un procès, Cabral et d’autres diplomates sont expulsés de l’Itamaraty. Il devient alors un temps journaliste, traducteur… La dimension sociale est évidemment présente dans plusieurs poèmes de Cabral (par exemple dans « Chien sans plumes », qui évoque la vie misérable des « hommes-crabes » le long du fleuve Capibaribe, mais également dans d’autres poèmes qui évoquent le Sertão). Une anecdote résume bien cela : lorsqu’il était enfant, Cabral rencontrait en secret, le soir, les employés analphabètes de ses parents pour leur lire des histoires. Lorsque son père le découvrit, il lui interdit formellement de continuer.

 

[Source : http://www.en-attendant-nadeau.fr]

Grande admirador de William Faulkner, considerado um dos grandes nomes da literatura do seu país, reflectiu na sua obra sobre os dilemas e as ambiguidades da identidade judaica e foi um empenhado defensor de uma Palestina independente. Morreu aos 85 anos, com cancro.

Abraham B. Yehoshua fotografado em 2019

O escritor Abraham B. Yehoshua, considerado um dos grandes nomes da literatura israelita juntamente com Amoz Oz (1939-2018) e David Grossman (n. 1954), morreu nesta terça-feira aos 85 anos, com um cancro, num hospital de Telavive. A notícia foi divulgada pela sua família, disse a agência Reuters.

A sua obra, que inclui contos, romances, ensaios e peças de teatro, foi um permanente território de reflexão sobre os dilemas e as ambiguidades da identidade judaica, e nomeadamente da complexa coabitação entre Israel e a Palestina. Yehoshua defendia o direito do povo palestiniano a viver nas suas terras ancestrais.

Apesar da sua declarada oposição à abordagem do Estado israelita quanto aos territórios ocupados, o presidente Isaac Herzog lamentou a sua morte, enfatizando a importância do autor na construção de uma literatura nacional. “Deu-nos uma imagem precisa, fidedigna e amorosa, e às vezes também dolorosa, de nós mesmos: um mosaico de sentimentos profundos”, considerou num comunicado. “Foi um dos maiores escritores de Israel, ofereceu-nos obras inesquecíveis, que continuarão a ser lidas por gerações”, acrescentou.

Formado em literatura e filosofia pela Universidade de Jerusalém, Abraham B. Yehoshua deu aulas em Paris e foi professor de literatura comparada e de literatura hebraica na Universidade de Haifa, no Norte de Israel. Para Nitza Ben-Dov, ​que foi sua colega naquela instituição, era sem dúvida “o maior autor” de Israel. “Ele passou de escrever histórias surrealistas e oníricas, desligadas do tempo e do espaço, para escrever obras enraizadas na cultura israelita e no presente”, disse à Agência France-Presse.

Filho de judeus sefarditas de origem grega e marroquina, ex-paraquedista, foi uma figura proeminente da organização de direitos humanos B’Tselem e do partido de esquerda pacifista Meretz, que defende a retirada de Israel para as fronteiras anteriores à guerra de 1967, apoiando a criação de um Estado palestiniano independente.

A sua obra está traduzida do hebraico para mais de 28 línguas, incluindo o português, mas não está editada em Portugal. No Brasil estão publicados ShivaViagem ao Fim do MilênioA Noiva LibertaA Mulher de JerusalémFogo Amigo e O Túnel. O escritor foi um dos convidados da Festa Internacional de Paraty em 2010, onde debateu o processo de paz entre árabes e israelitas com a escritora iraniana Azar Nafisi.

Além do Prémio Israelita para Literatura em 1995, Yehoshua recebeu diversos galardões internacionais importantes, entre eles o prémio francês Médicis (em 2012), o Alterman Prize para Melhor Romance do Ano (em 1992), o Viareggio (em 2005), e pelo conjunto da obra, o Brenner Prize e o National Jewish Book Award.

“O trabalho de Yehoshua era estruturalmente inovador e tradicional quanto à narrativa”, descreve o The Times of Israel no seu obituário, lembrando que Yehoshua referia com frequência William Faulkner, autor que reverenciava.

[Foto: LEONARDO CENDAMO/GETTY IMAGES – fonte: http://www.publico.pt]

Com a guerra na Ucrânia, os países ocidentais estão tentando diversificar sua dependência do gás da Rússia e até recorrendo aos países africanos produtores de gás como uma alternativa viável. Imagem: Giovana Fleck/Global Voices

Escrito por Global Voices Lusofonia

Quando o conflito entre a Rússia e a Ucrânia eclodiu, vários foram os questionamentos feitos sobre os impactos que tal poderia representar em termos económicos, sobretudo no sector energético. Se por um lado temia-se a subida dos preços de alimentos como o trigo, igualmente [1] colocou-se ao debate a possibilidade de escassear gás e seus derivados para vários países da Europa. Por esta razão, países ocidentais tentam diversificar [2] a dependência de gás da Rússia, por meio da perspectiva de que os países africanos produtores de gás possam ser uma alternativa viável.

Sobre este assunto, no dia 12 de maio de 2022, a analista Marisa Lourenço, da entidade Control Risks, que acompanha as economias de língua portuguesa, disse à Lusa [3] que Angola é o país africano com mais potencial para satisfazer as necessidades energéticas da Europa, que procura afastar-se da Rússia:

Angola tem o maior potencial para satisfazer as necessidades energéticas da União Europeia a curto prazo; é um dos poucos países da região que já exporta gás para mercados internacionais, incluindo Brasil, Japão, China e Coreia do Sul.

A capacidade de aumentar a produção de gás, juntamente com a bem estabelecida cadeia de abastecimento, faz deste país [Angola] o vencedor imediato da mudança geopolítica provocada pela guerra na Ucrânia, com a Guiné Equatorial, República Democrática do Congo, Mauritânia e Senegal bem posicionados para beneficiar nos próximos dois a três anos.

Angola não só tem uma infraestrutura de exportação que lhe confere uma vantagem sobre os seus pares regionais, permitindo à União Europeia aceder às cadeias de abastecimento, como as grandes companhias petrolíferas não têm de investir tanto capital para aceder às reservas e são capazes de aumentar a produção.

Um dos destaques é o facto de Angola possuir uma empresa própria que gere os seus recursos, a Sonangol [4], razão pela qual a pesquisadora elogiou [5] tal aspecto, sublinhando que é uma entidade competente que pode atrair trabalhadores estrangeiros altamente qualificados, destacando [6] que os países europeus já estão a olhar para Angola como um parceiro a ter em conta.

Refira-se ainda que as oportunidades para Angola podem surgir a partir dos laços históricos com Portugal, ou ainda do reforço das relações [7] com a Alemanha e França, desde que João Lourenço chegou ao poder em 2017. Sublinhe-se que o presidente angolano visitou [8] vários países europeus nos últimos meses.

Em abril deste ano, foi reportado [9] que a Itália quer mais gás angolano para diminuir dependência da Rússia. Para tal, Itália e Angola assinaram [10] um acordo no domínio da cooperação energética que visa, entre outros objectivos, aumentar [11] as exportações de gás a partir de Angola e diminuir a dependência do país europeu face ao abastecimento russo.

Sabe-se ainda que a 18 de maio deste ano, os principais produtores e exportadores de petróleo de África reuniram-se [12] em Luanda, a capital angolana. Procuravam soluções para aumentar o investimento no sector petrolífero e a transição energética.

Sobre as perspectivas para a Guiné Equatorial e Moçambique, outros dois países africanos de língua portuguesa, foi referido [5] que um deles será um dos maiores produtores de gás do mundo até ao final desta década:

Moçambique, tal como a Nigéria, não poderá agarrar a oportunidade, a primeira devido à situação de segurança volátil e a segunda devido ao desenvolvimento limitado do sector do gás e a um quadro regulamentar confuso.

A insurreição militar na província de Cabo Delgado em Moçambique está a atrasar o progresso do país, de um pequeno produtor que vende a maior parte da sua produção para a África do Sul a um exportador global, com exportações que deverão começar em 2026, mas esta data ainda está sujeita ao ambiente volátil de segurança.

Em março do presente ano, o ministro dos Negócios Estrangeiros da Itália, Luigi Di Maio, visitou [13] Moçambique, tendo garantido ainda que os investimentos levados a cabo pela Eni para a exploração de gás natural em Cabo Delgado prosseguem, acreditando-se que venham a ser uma mais-valia para as economias de Moçambique e da Itália. Segundo se sabe, a Eni prevê iniciar este ano a exploração de gás na Área 4 da bacia do Rovuma, num projecto que consiste em poços submarinos e plataforma flutuante com produção de 3,4 milhões de toneladas por ano.

Já para o caso da Guiné Equatorial, a análise [6] refere que o país deveria beneficiar da sua ligação com Espanha, que é o seu maior parceiro comercial:

O que significa que terá a oportunidade de reanimar campos de gás adormecidos para servir outros mercados na União Europeia nos próximos dois a três anos”.

A Guiné Equatorial, tal como Angola, tem a infraestrutura de exportação pronta, com carregamentos não só para Espanha mas também para o Chile e os Estados Unidos, mas uma burocracia ineficiente dificulta a atractividade do mercado, embora o aumento da procura e a oportunidade para as grandes companhias petrolíferas se afastarem da Rússia possa motivar melhorias no ambiente empresarial.

Sabe-se que para além dos países lusófonos em África, existem outras linhas de busca de gás em acção. Por exemplo, em abril deste ano, a terceira maior economia da UE, a Itália, garantiu [2] um acordo com a Argélia para mais importações de gás natural. O país do norte da África já fornece gás para a Europa por meio de três gasodutos, um dos quais vai para a Itália. Os outros dois oleodutos estão ligados à Espanha.

Artigo publicado em Global Voices em Português: http://pt.globalvoices.org
URL do artigo: https://pt.globalvoices.org/2022/05/23/podem-os-paises-da-africa-lusofona-tornarem-se-solucao-para-a-crise-energetica-na-europa/

URLs nesta postagem:

[1] igualmente: https://oilandgasmagazine.com.mx/2022/05/europa-pone-el-ojo-en-paises-africanos-para-abastecerse-de-gas-natural/

[2] diversificar: https://www.brasil247.com/mundo/europa-busca-fornecedores-de-gas-natural-na-africa

[3] Lusa: https://clubofmozambique.com/news/angola-is-the-african-country-with-the-most-potential-to-meet-europes-gas-needs-analyst-216699/?utm_source=The+Mozambican+Investor_&utm_campaign=48c5ce8884-EMAIL_CAMPAIGN_2017_05_25_COPY_01&utm_medium=email&utm_term=0_d3b369a42d-48c5ce8884-237812334

[4] Sonangol: https://www.sonangol.co.ao/English/Pages/Home.aspx

[5] elogiou: https://correiokianda.info/angola-e-o-pais-com-mais-potencial-para-responder-as-necessidades-energeticas-da-uniao-europeia-a-curto-prazo-diz-analista/

[6] destacando: https://jornalokwanza.com/economia/quem-pode-responder-as-necessidades-energeticas-da-ue-angola/

[7] relações: https://www.rfi.fr/pt/angola/20210518-jo%C3%A3o-louren%C3%A7o-re%C3%BAne-se-com-emmanuel-macron-em-paris

[8] visitou: https://www.dw.com/pt-002/jo%C3%A3o-louren%C3%A7o-em-espanha-em-busca-de-parceria-estrat%C3%A9gica/a-59344760

[9] reportado: https://mercado.co.ao/economia/italia-quer-mais-gas-angolano-para-diminuir-dependencia-da-russia-DE1143764

[10] assinaram: https://www.dnoticias.pt/2022/4/21/307174-italia-quer-mais-gas-angolano-para-diminuir-dependencia-da-russia/

[11] aumentar: https://www.voaportugues.com/a/it%C3%A1lia-assina-acordo-de-g%C3%A1s-com-angola-na-tentativa-de-p%C3%B4r-fim-%C3%A0-depend%C3%AAncia-da-r%C3%BAssia/6538669.html

[12] reuniram-se: https://www.africanews.com/2022/05/18/african-oil-producers-urge-investment-to-boost-production/

[13] visitou: https://www.diarioeconomico.co.mz/2022/03/21/economia/desenvolvimento/mocambique-reforca-parceria-com-italia/

Oubliez galeries, musées et autres centres culturels : José Saramago, écrivain et journaliste portugais, fait l’objet d’une nouvelle exposition dans… un centre commercial. Fruit du partenariat entre le Musée de la langue portugaise et la Fondation José Saramago, elle retracera la biographie littéraire de l’auteur au coeur du Shopping Pátio Paulista, situé à São Paulo.

 

Publié par Clémence Leboucher

Unique auteur lusophone à avoir reçu le prix Nobel de littérature, en 1998, José Saramago est notamment connu pour ses ouvrages L’Aveuglement (Ensaio sobre a cegueira, Seuil) ou Le Dieu manchot (Memorial do convento, Métailié et Albin Michel). Il est traduit en France par Geneviève Leibrich. L’on fête ainsi, cette année, le centenaire de sa naissance, douze ans après sa mort en juin 2010, à Lanzarote.

De nombreux hommages lui seront rendus en 2022, partout dans le monde ; et au Brésil, où l’auteur portugais est très reconnu, c’est dans un centre commercial de São Paulo qu’une exposition mettra en avant des photos, textes et manuscrits de l’écrivain. Intitulée « Voltar aos passos que foram dados » (« Retour aux étapes qui ont été franchies »), elle sera visible du 3 juin au 3 juillet, à l’étage Treze de Maio.

L’exposition présente, pour la première fois au Brésil, des textes, des photos et des documents issus de la collection de la fondation José Saramago. Une frise chronologique fera état de tous les ouvrages de l’auteur portugais, publiés au Brésil par la Companhia das Letras. De plus, les éléments exposés permettront de comprendre le style d’écriture de l’écrivain — une plume presque orale, et des textes faits pour être lus.

« Le Shopping Pátio Paulista est honoré d’accueillir cette exposition sans précédent au Brésil. Des actions comme celle-ci renforcent l’engagement du développement envers la ville de São Paulo. La culture est l’un de nos principaux piliers et nous espérons qu’il s’agit de la première étape d’un partenariat long et fructueux avec le Musée de la langue portugaise et la Fondation José Saramago », s’est réjoui Gabriel Lima, responsable marketing de Shopping Pátio Paulista. La sélection et composition de textes fut effectuée par Carlos Reis et Fernanda Costa ; le design, lui, est signé André Letria.

Comme indiqué sur l’affiche de l’événement, l’exposition est gratuite : il suffit d’échanger un coupon, par téléphone, sur l’application du centre commercial.

Ce n’est pas la première que le lieu, qui abrite des enseignes mondiales telles qu’Adidas ou l’Occitane, met la culture à l’honneur. En 2014, à l’occasion de nouvelles représentations d’« Alice à Pâques, la comédie musicale » — tirée de l’ouvrage Alice aux pays des merveilles de Lewis Carroll —, le centre commercial avait accueilli, trois fois par jour, le lapin blanc, le chapelier fou et Alice, déambulant dans les couloirs pour le plus grand plaisir des petits.

Cette fois-ci, ce ne sont donc plus des lapins en retard qui décoreront les allées menant vers les magasins, mais bien un écrivain phare de la littérature portugaise.

[Crédits : Casa de América (CC BY-NC-ND 2.0) – via GuiaSPPublishNews – source : http://www.actualitte.com]

 

 

 

Entre os motivos polo que se pode producir nunha persoa un corte momentáneo do alento, unha interrupción da respiración, está o dunha repentina e fortísima impresión. Bate nela coma un lóstrego mais decontado se recupera, senón morrería.

                                                                     Non é ben ficar sen alento

Por Henrique Harguindey

Podemos falar dese corte da respiración como algo figurado: simplemente é recibir unha forte impresión. Iso indica unha frase que presenta variantes en distintas linguas: dende o cortar la respiración español ao couper le souffle francés. E de aí que, usada con valor de adxectivo, a frase de cortar a respiración signifique « impresionante ». Normalmente nun sentido positivo: algo impresionantemente fermoso. Naturalmente, podemos construír a frase cunha certa variedade, sinalemos por exemplo o portugués de ficar sem fôlego, que ten como variante tirar o fôlego e é equivalente do español de quitar el hipo. Neste caso en galego poderiamos dicir quedar/ficar sen alentoquedar/ficar sen fala; moito mellor que un suposto quitar/tirar o impo (tradución sen máis do español cortar el hipo).
Hai varias palabras en galego que entran no campo semántico de respiración, forza, ánimo, etc. Sinalaremos  un par de sinónimos dalgunhas destas:
Folgo (ou folgos) ten como sinónimos respiración, ánimo, alento, forzas, azos.
Alento: folgo, respiración, hálito, ánimo, azos, forzas.
Azo (ou azos): alento, ánimo, forzas, folgos.
Con estas palabras fórmanse locucións máis ou menos literais, máis ou menos figuradas:
Dar folgo: dar tregua, dar un prazo. Írselle (ou acabárselle) o folgo: acabárselle a respiración, o ánimo. Tomar (ou pillar) folgos: recuperar os azos.
Nun alento: nun pulo, rapidamente. Cobrar (ou tomar) alento: recuperar ánimo e azos. Deixar sen alento: deixar alguén paralizado, sen reacción.
Non dar azo de si: estar totalmente paralizado, sen coñecemento e sen alento.
Sinalaremos tamén unha expresión cunha palabra próxima, arela ‘ansia, devezo’. Temos así Perder a arela ‘perder o ánimo’, locución sinónima dalgunhas formadas coas palabras anteriores.
E como remate volvemos aos folgos para lembrar que tradicionalmente en Galiza e Portugal dise que os gatos teñen sete folgos (ou, o que é o mesmo, sete vidas).
    
Escrito por Xose Luís Méndez Ferrín 
Os xudeus de Galicia falaban a lingua das cidades e vilas nas que moraban, ou sexa a galega. Os nomes persoais dos varóns eran bíblicos (Isaque, David, Abraham) pro eles tiñan a atención de nomear as súas mulleres de xeito galego e meliorativo: Clara, Rica, Ouro, Alegría. En canto aos nomes de familia e alcumes, parece que na súa maioría eran galegos (Méndez, Pereira, Espiñosa, Sánchez), Certo que Pérez é moi numeroso entre xudeus, tamén pode ter unha procedencia hebrea coincidente co patronímico galego. Podían levar os nosos xudeus apelidos hebreus ou de escura fasquía semítica (escura para min); así: Cohén, Benveniste (coma o lingüista) Mardochai (V. Risco dicía ser este o verdadeiro apelido de Marx), Calvasan. Chaman a atención, polo caracter hebreu deliberado, os nomes de Ioseph Ibn Hayyim e de Moisés Ibn Zabarah, iluminados e calígrafo, respectivamente, da Torah ou Biblia de Kennicott, ambos os dous artistas coruñeses, que fan ostentación da súa veciñanza galega.
Seguiron falando galego os xudeus dispersados e expulsos de fins de século XV? –pregúntame Lucía Pereira Espinosa. Voulle responder cunha hipótese.
Logo do decreto de expulsión lanzado pola intolerancia dos ben chamados Reis Católicos en 1492, é fama que a maioría dos xudeus de Galicia pasaron a Portugal. Gozarían do beneficio dunha rede social de apoio nas xudarías daquel reino. Pro, poucos anos despois (1496-1497), o rei don Manoel ordenou a conversión obrigatoria ou, alternativamente, o exilio de todos os hebreus de Portugal.
Penso eu que os conversos e cristiáns novos que quedaron en Galicia fóronse confundindo co resto da poboación e non parece que existisen verdadeiros núcleos criptoxudaicos. Con todo, sabemos que un acusado de xudaísmo foi queimado en auto de fe que se celebrou na Praza Maior de Madrid a fins do século XVII e presidido por Carlos II. Esta víctima levaba o apelido moi galego de Carballo.
O continxente de xudeus galegos, portugueses e cataláns que se asentou no Mediterráneo oriental foi absorbido lingüísticamente polo continxente maioritario dos xudeus que falaban o castelán. E conformouse de tal modo a lingua e a cultura sefardita: sobre a base dunha preponderancia castelá. Reproduciuse nesta diáspora, pois, o fenómeno da hexemonía e dominación castelá na península ibérica sobre as linguas galega e catalá, e, aínda despois, da portuguesa.
Entendo que houbo unha porción de xudeus galegos e portugueses que arraízaron nos Países Baixos. Nese asentamento, a lingua dos xudeos galegos e portugueses reunificouse. Pasaríase, así, a unha sorte de novo galegoportugués, neste caso sefardita. Tal lingua foi usada polas familias de ascendencia galega e portuguesa nos Países Baixos até a Idade Contemporánea moi avanzada. Documentos en lingua sefardita galegoportuguesa consérvanse en arquivos de Amsterdam, teño entendido. O sefardita galegoportugués utilizouse como lingua oral e escrita nos Países Baixos deica a segunda metade do século XIX ou aínda máis adiante. Supoño que por eses tempos as nosas comunidades xudías dos Países Baixos se achegarían ao asquenazismo e adoptarían como lingua propia o neerlandés. Non coñezo estudos nos que se elucide o elemento galego deste galegoportugués dos Países Baixos nin que falen do elemento galego presente no xudeocastelán sefartita.
E ben, tanto na Europa occidental coma na oriental e no norte de África, perdida a lingua galega ou non, os sefarditas de orixe galega mantiveron moitos dos seus apelidos até os nosos días, aínda que sexa nalgúns casos difícil diferenciar o que é galego de aquilo que é portugués. En Galicia estamos moi orgullosos da posíbel orixe galega de certos sefarditas. Por exemplo: Francisco Sánchez, teorizador extremo do escepticismo no século XVI; Baruch Spinosa (Espiñosa, supoño, na orixe), filósofo revolucionario e único do século XVII; Pierre Mendès-France, o político perfecto do radicalismo pequenoburgués.
Observación
Hoxe os curiosos da historia dos xudeus en Galicia poden aproveitarse da lectura dunha obra moito documentada e compendiosa de Gloria de Antonio Rubio: Los judíos en Galicia (Fundación Barrié, A Coruña 2006). Gustaríanos precisar que os hebreus que aparecen mencionados en dous documentos do ano 1044 que se inclúen no Tombo de Celanova, sendo os primeiros de tal nación que figuran localizados en Galicia, non viviron, segundo a información que chegou a nós, en Celanova. Vagamente aparecen localizados (nin sequera fixados) no val do Arnoia e nas proximidades das aldeas de Fechas e Soutomel, como dependente dun feudal e para nada do abade de Celanova. En 1044 Celanova non era un núcleo urbano, senón só un convento. En todo caso, a vila de Allariz atópase a uns 12 quilómetros do teatro dos acontementos nos que se mencionan estes primeiros xudeus advertidos na documentación galega. E Allariz si que tivo xudaría ben poboada e documentada anos máis tarde.
[Fonte: http://www.blogoteca.com/outravision%5D

A vinda de imigrantes tem sido percebida nos diferentes espaços do município de Araucária [Paraná]. Essas pessoas enfrentam dificuldades diariamente, como a distância de sua família, amigos, cultura e principalmente da língua nativa. Na educação a sua chegada também trouxe desafios. No ano de 2020 havia 62 crianças/estudantes imigrantes na rede pública municipal de ensino; em 2021 esse número chegou a 115.

Buscando mapear e acompanhar a realidade educacional, a Secretaria Municipal de Educação fez um novo levantamento em 2022 junto às unidades educacionais. Como resultado foram identificadas, até a presente data, 137 crianças/estudantes, sendo 42 nos Centros Municipais de Educação Infantil e 95 no Ensino Fundamental, o que demonstra uma ampliação gradativa nas matrículas.

Na maioria das vezes essas famílias não têm condições de oferecer o auxílio adequado na realização das atividades escolares, já que elas ainda não dominam aspectos importantes da língua portuguesa, como a escrita, a leitura e o entendimento, faltam recursos financeiros e tecnológicos, culminando com a incompreensão sobre os conteúdos apresentados.

Dessa forma, a Secretaria de Educação do Município de Araucária, embasada pela Lei de Migração nº 13445/2017 e pela Resolução CNE nº 1/2020 sobre o direito de matrícula de crianças e adolescentes migrantes, tem buscado oferecer subsídios para minimizar as dificuldades. Iniciou, assim, o atendimento caso a caso nas unidades educacionais, priorizando as chegadas recentes de crianças/estudantes ao Brasil. Em um primeiro momento, é realizada a mediação entre professores, equipe pedagógica e família/responsável da criança/estudante imigrante, com possibilidade de tradução nesse diálogo, quando necessário.

A partir dessa conversa inicial, alguns encaminhamentos são apontados, entre eles: realização de dinâmicas em sala de aula para facilitar o acolhimento e inclusão da criança/imigrante com seus colegas de turma e entre estudantes imigrantes de uma mesma escola; elaboração de materiais didáticos bilíngues para estudantes já alfabetizados em sua língua materna; e orientações e encaminhamentos à família sobre seus direitos e deveres. Esse trabalho de integração auxilia na aproximação da escola com a família dos estudantes e faz com que estes se sintam acolhidos, favorecendo o processo de ensino e aprendizagem.

Para informações sobre o atendimento aos imigrantes, entrar em contato com atendimento.imigrantes@ educacao.araucaria.pr.gov.br ou pelo telefone 3614-7406.

Departamento de Ensino Fundamental

opopularpr.com.br

http://www.miguelimigrante.blogspot.com

la calomnie la plus vile ne peut ternir une réputation sans tache

Origine et définition

Ce proverbe s’emploie généralement par ironie pour rejeter une calomnie ou une insulte par le mépris.
À la droite du ring, en le regardant depuis les tribunes sud, nous avons le crapaud (), pataud, pustuleux et laid, dégoulinant de bave, qui ne sait que se traîner à terre.
À la gauche du ring, nous trouvons la colombe, symbole biblique du Saint-Esprit, donc pure et gracieuse, parfaitement capable de s’élancer dans les airs pour passer très loin de la portée du crapaud.
Comment voulez-vous que la bave du crapaud, symbole du vice et de la laideur, puisse atteindre la blanche colombe (même si toutes les colombes ne sont pas blanches), symbole de la pureté et de la beauté puisque, même s’il est capable de sauter, jamais l’horrible animal ne pourra s’approcher suffisamment de l’oiseau pour l’atteindre de ses postillons verts et gluants ?
Depuis 1840, la « bave du crapaud » est une métaphore désignant des propos médisants. Autrement dit, de tels propos ne peuvent atteindre celui qui n’a rien à se reprocher (la colombe).

Exemples

« [La bave du crapaud n’atteint pas la blanche colombe]. » – C’est pas un proverbe chinois.
[La bave du crapaud n’atteint pas la blanche colombe], Vicki !
[La bave du crapaud n’atteint pas la blanche colombe], Ms. Reed.

Comment dit-on ailleurs ?

Langue Expression équivalente Traduction littérale
Allemand

Was kümmert’s die Eiche wenn die Sau dran schabt

Le chêne ne se soucie pas du cochon qui se frotte contre lui
Anglais

sticks and stones may break my bones

les bâtons et les pierres peuvent briser mes os

Anglais

sticks and stones may break my bones, but words will never hurt me

les bâtons et les pierres peuvent casser mes os, mais les mots ne me blesseront jamais

Anglais (USA)

Never wrestle with a pig. You’ll only get dirty and the pig likes it

Ne fais jamais du catch avec un cochon. Tu ne feras que te salir et ça fait plaisir au cochon

Autre els brams de l’ase no arriben al cel Les cris de l’âne n’ arrivent pas au ciel
Espagnol (Espagne)

¡No ofende quien quiere sino quien puede!

N’offense pas celui qui veut, mais celui qui peut !

Espagnol (Espagne) ¡Perro ladrador, poco mordedor! Chien qui aboie ne mord pas !
Espagnol (Espagne)

No ofende quien quiere sino quien puede

N’offense pas celui qui veut, mais celui qui peut

Français (Canada)

La pluie de tes insultes n’atteint pas le parapluie de mon indifférence

Je me fous de tes commentaires arrogants

Gallois gall carreg neu ffon roi briw i’m bron, ond anair ni’m niweidia

une pierre ou un bâton peut me blesser la poitrine, mais il n’en est pas ainsi de la calomnie

Grec

καθαρός ουρανός αστραπές δε φοβάται

le ciel clair ne craint pas les éclairs
Hébreu

klalot mipive chel adam moushhat einan pogot bemi chehamonitine shelo lelo revave

les insultes d’un corrompu ne portent pas atteinte a la personne connue pour son integrite

Hébreu הבאת ביכורים בחג השבועות (habaott bikourim bakhag hachavouott)

apportez la première semaine de vacances de la semaine

Italien i cani abbaiano alla luna les chiens aboient à la lune
Portugais (Brésil) O que vem de baixo não me atinge Ce qui vient de dessous ne m’atteint pas
Roumain câinii latra, caravana trece les chiens aboient, la charrette passe
Wallon (Belgique) liégeois : li ci qu’ disfêt s’ narène gåte si vizèdje médire c’est ce ravaler soi-même
Wallon (Belgique)

wallon liégeois : Quî djåse po-drî mi djåse a m’ cou

qui me décause parle à mon derrière
Ajouter une traduction

Si vous souhaitez savoir comment on dit « la bave du crapaud n’atteint pas la blanche colombe » en anglais, en espagnol, en portugais, en italien ou en allemandcliquez ici.

Ci-dessus vous trouverez des propositions de traduction soumises par notre communauté d’utilisateurs et non vérifiées par notre équipe. En étant enregistré, vous pourrez également en ajouter vous-même. En cas d’erreur, signalez-les nous dans le formulaire de contact.

[Source : www.expressio.fr]

Escrito por CARLOTA ÁLVAREZ

O que hoxe coñecemos como galego-portugués foi a lingua do pobo galego e portugués durante séculos. Porén, tamén foi a lingua utilizada polo primeiro rei de Portugal, Afonso Henriques, e quedou gravada en forma de poesía, a través de autores como Don Dinis ou Alfonso X, o Sabio.

No que se coñecía como Gallaecia falouse durante séculos galego-portugués, aínda que non se coñeceu a esta lingua con este nome ata tempo despois. Cando esta era usada, tanto ao norte como ao sur do Miño, fronteira natural entre Galicia e Portugal, esta lingua era coñecida como “a linguagem”.

Para o galego-portugués non había fronteira, e todo o territorio da antiga Gallaecia compartía esta lingua, que era a fala vulgar das rúas, durante moito tempo desprezada e sen rexistro escrito. Aínda que non tivese distinción como lingua, a súa evolución dende o latín clásico xa era evidente. Como explica o autor Fernando Venâncio no seu libro Assim Naceu Uma Língua, o galego e portugués, polo tanto, non proveñen do latín clásico, se non da lingua que se escoitaba na rúa, e que xa tiña marcas que se conservan a día de hoxe como a perda do e o l en palabras como “lúa”.

O galego-portugués, ou linguagem, foi evolucionando a través dos anos, adoptando diferenzas entre sur e norte, principalmente influenciada polo dominio musulmá do sur. Porén, con Afonso Henriques como primeiro rei e coa expansión do novo Reino de Portugal, a “lingua do norte” comezou a invadir a lingua mozárabe do sur, continuando así as semellanzas entre unha lingua que compartían territorios que agora están divididos.

Foi co establecemento de Lisboa como capital de Portugal e coa influencia do castelán ao norte do Miño cando o galego-portugués comezou a tomar camiños diferentes, ata chegar ás dúas linguas que hoxe coñecemos. Máis información en NCultura.

 

[Fonte: http://www.historiadegalicia.gal]

 

renoncer à trouver ou à deviner une solution ; se reconnaître incapable de trouver la solution à un problème ; s’avouer dans l’impossibilité de trouver la solution ; renoncer à découvrir la clef d’une énigme ; renoncer à découvrir la clef d’une charade ; renoncer à essayer de deviner quelque chose ; avouer son ignorance

Origine et définition

Cette expression n’apparaît qu’au XIXe siècle.
Auparavant, on disait « Jeter sa langue aux chiens » (Mme de Sévigné).
Aux chiens, on jette les restes, ce qui n’a plus de valeur.
Leur jeter sa langue, c’est leur abandonner son organe de la parole qui n’a plus d’utilité puisqu’on ne dira jamais la solution qu’on renonce à chercher.
Mais pourquoi les chiens sont-ils devenus un chat auquel on donne au lieu de jeter ?
« Mettre quelque chose dans l’oreille du chat » (George Sand), c’était lui confier quelque chose qui devait rester secret, oublié. Le ‘chat’ avait donc connaissance de beaucoup de choses sans pour autant être capable de les divulguer, car à part le chat botté, il y a peu de ces animaux qui parlent.
Donner sa langue au chat serait ainsi un mélange de « jeter sa langue devenue inutile » mais « la confier au chat » pour être sûr qu’il la gardera, peut-être pour le cas où on déciderait de la récupérer plus tard.
À moins, tout simplement, qu’on ait voulu adoucir le jeter sa langue au chien, en remplaçant jeter par donner, plus sympathique, et chien par chat, vu comme moins féroce…

Exemples

Ce serait drôle si, au lieu de dire « Donner sa langue au chat« , on disait « Donner sa langue au shérif ».
Il a donné sa langue au chat.
Non… Toujours pas ? Bon, vous donnez votre langue au chat ?
RC: Je crois que j’ai exécuté mon obligation contractuelle en répondant à huit questions, donc je donne ma langue au chat.
Alors, tu donnes ta langue au chat?

Comment dit-on ailleurs ?

Langue

Expression équivalente

Traduction littérale

Allemand das Handtuch werfen jeter la serviette
Allemand die Flinte ins Korn werfen jeter le fusil aux grains
Allemand nicht mehr weiterraten renoncer à deviner
Anglais i quit

j’arrête, je cesse, j’abandonne, je quitte, je renonce, je démissionne

Anglais to give up the ghost renoncer au fantôme
Anglais to throw in the sponge jeter l’éponge
Anglais to throw in the towel jeter la serviette
Anglais (USA) « I got nothin » »

« J’ai rien » [qui me vienne à l’esprit]

Anglais (USA) to give up abandonner
Arabe (Algérie) يروندي (yronder) renoncer
Arabe (Maroc) ba3t hmari j’ai vendu mon âne
Arabe كعيت (k3iit) j’abandonne
Espagnol (Espagne) donar la llengua al gat donner sa langue au chat
Espagnol (Espagne) me rindo je me rends
Espagnol (Espagne) tirar la toalla jeter la serviette
Espagnol (Espagne) Darse por vencido S’avouer vaincu
Espagnol (Argentine) tirar la esponja jeter l’éponge
Espagnol (Espagne) dar la lengua al gato donner sa langue au chat
Français bezañ dal e gazh son chat est aveugle
Grec κατάπιε τη γλώσσα του il a avalé sa langue
Hongrois szabad a gazda le maître est libre
Hébreu

התייאש מלמצוא פתרון לדבר (hityaèch milimtso pitronn ladavar)

le désespoir est venu pour trouver une solution pour parler

Italien arrendersi renoncer
Italien gettare la spugna jeter l’éponge
Italien rinunciare a indovinare renoncer à deviner
Néerlandais ik geef het op j’abandonne
Néerlandais

de handdoek in de ring gooien

jeter la serviette dans le ring
Néerlandais het voor gezien houden le tenir pour vu
Portugais (Brésil) chutar o balde taper dans le seau
Portugais (Portugal) entregar os pontos remettre les points
Portugais (Portugal) jogar a toalha jeter la serviette
Portugais (Portugal) pedir água demander de l’eau
Portugais (Portugal) pedir arrego louer
Roumain a se da bătut se donner battu
Serbe pojela ti je maca jezik le chat t’a mangé la langue
Turc Havlu atmak, pes etmek
Ajouter une traduction

Si vous souhaitez savoir comment on dit « donner sa langue au chat » en anglais, en espagnol, en portugais, en italien ou en allemandcliquez ici.

Ci-dessus vous trouverez des propositions de traduction soumises par notre communauté d’utilisateurs et non vérifiées par notre équipe. En étant enregistré, vous pourrez également en ajouter vous-même. En cas d’erreur, signalez-les nous dans le formulaire de contact.

[Source : www.expressio.fr]

Se um dia viajar pela Catalunha ou arredores, repare bem nas palavras: encontra umas quantas que nos contam um pouco da história da nossa língua.

Escrito por Marco Neves

Para começar, e antes de avançarmos para as palavras prometidas no título, aponto para as placas das estradas catalãs que prometem uma terra chamada «Vielha».

Vielha é a capital da região catalã de Val d’Aran, que fica na vertente norte dos Pireneus. No fundo, tecnicamente, já não faz parte da Península Ibérica. Esta particularidade geográfica nota-se na língua: «Vielha» não é um nome catalão, mas antes aranês, uma variante do occitano, a língua do Sul de França que conhecemos por vários nomes, como langue d’ocprovençal, entre outros. O aranês é, em conjunto com o catalão e o castelhano, língua oficial do Val d’Aran.

Interessa isto a um português? Interessa, se for pessoa curiosa por línguas e afins. Mas, mesmo que não o seja, fique a saber: aquele «lh» em «Vielha» é uma velha tradição occitana de representação de um som que não existia em latim. Quando os portugueses começaram a escrever o mesmo som, imitaram a solução provençal. O nosso dígrafo «lh» terá vindo, portanto, de terras occitanas — e encontramo-lo no nome de Vielha. Nos nomes em catalão, o dígrafo usado é «ll», como em «Andorra-la-Vella».

Não é só neste pormenor ortográfico num recanto montanhoso da Catalunha que encontramos parte da história da nossa língua. Na própria língua catalã, encontramos muitas palavras que vieram a dar origem a palavras portuguesas.

Vou dar dez exemplos (há mais).

1. Bosque

Muitas vezes, quando um português repara no catalão sem conhecer bem a história da língua, diz que é uma mistura de castelhano e francês. Poderá parecer, sim, principalmente quando ouvimos verbos como «parlar» ou «manjar».

A verdadeira língua irmã do catalão é não o francês, mas o occitano. Assim, há palavras de origem catalã que também podem ser de origem occitana. As línguas tinham fronteiras nada fáceis de definir na Idade Média — aliás, ainda hoje não são nada fáceis, apesar da ilusão de fronteiras claras que as línguas nacionais nos transmitem. Ainda por cima, as palavras não eram importadas com etiqueta.

Um exemplo de palavra de que não se sabe muito bem se terá vindo do catalão ou do occitano é «bosque», com origem em «bosc» — que «bosc» e «bosque» se pronunciem da mesma maneira diz bastante da forma, digamos assim, resumida como lemos o «e» em muitas situações.

A palavra foi também oferecida ao castelhano — e tinha vindo do latim tardio («boscus»), que a tinha ido buscar aos germanos (nas línguas germânicas deu origem, entre outras palavras, ao «bush» inglês, com outro significado).

2. Orgulho

A palavra «orgulho» veio do catalão «orgull» e chegou a várias outras línguas latinas. Tal como o bosque, também tinha vindo das línguas germânicas.

Sim, é verdade: falarmos da origem das palavras, seja ela catalã, persa, latina ou outra coisa qualquer, é muitas vezes uma imprecisão. As palavras raramente aparecem do nada numa língua: vêm quase sempre de outro lado qualquer. Portanto, estas dez palavras que aqui estou a enumerar são, na verdade, palavras que passaram pelo catalão e vieram parar ao português, onde também estão de passagem.

Talvez por isso seja muito difícil aceitar algum tipo de orgulho pela invenção das palavras — são sempre nossas e de muitos outros e estão sempre a mudar, na caótica dança das conversas ao longo dos séculos.

3. Capicua

Nos dois primeiros casos, a origem catalã está bem disfarçada. Neste terceiro exemplo, temos claramente a expressão catalã «cap i cua», ou seja, «cabeça e cauda». Uma capicua é um número em que tanto se dá se começamos a ler pela cabeça ou pela cauda…

«Cap» é uma palavra com muitos significados no catalão. Quer dizer «cabeça», «chefe» e ainda «nenhum» (e haverá mais sentidos, estou certo).

«No hi ha cap problema»: não há nenhum problema.

4. Molhe

Barcelona sempre foi um dos grandes portos do Mediterrâneo e os catalães viajaram pelo antigo Mare Nostrum — a própria língua ainda é falada numa terra da Sardenha.

Há, assim, algumas palavras marítimas do catalão que ganharam tanta força que vieram parar a este lado da Península. «Molhe» é uma delas.

Há também muitas palavras catalãs relacionadas com ventos. «Sotavento», por exemplo, vem do «sotavent» catalão. «Sota» quer dizer «sob». «Sotavento»: sob o vento.

5. Ilha

«Ilha» é outra das palavras marítimas que chegaram ao português vindas do catalão. Se lhe juntarmos «bosque» e a última palavra desta lista, vemos que há um certo sabor de aventura nas palavras portuguesas que vieram do catalão.

Como acontece com muitos empréstimos, já cá tínhamos outra palavra que significava a mesma coisa: «ínsua». Essa palavra acabou por se restringir às ilhas fluviais. Também reimportámos a palavra latina («insula») em palavras como «península» ou «insular». As palavras multiplicam-se ao sabor dos caprichos dos falantes e não obedecem a qualquer desejo de arrumar o vocabulário.

6. Molde

Esta palavra não tem nada de marítimo, mas também veio do catalão. Ou melhor, como já vimos acima, passou pelo catalão. Neste caso, veio do latim «modulus», passou ao «motle» catalão, transformou-se no «molde» castelhano e acabou no português.

Algumas das palavras catalãs fazem este caminho: passam pelo castelhano antes de chegar ao português. Não é nada de extraordinário: o castelhano está no meio e teve, durante séculos, muito prestígio no nosso país.

7. Relógio

O nosso relógio vem do «rellotge» catalão, que chegou a ter a forma «orollotge», que mostra bem a origem no latim «horologium», que por sua vez tinha vindo do grego «hōrológion» (contador de horas). Do catalão passou ao «reloj» castelhano e ao «relógio» português — e ainda a outras línguas.

A palavra parece trazer em si um vento do Mediterrâneo: do grego ao latim, passando depois ao catalão, até atrever-se por fim a atravessar a Meseta em direcção à nossa língua.

8. Papel (e pincel)

Parece haver uma tendência para várias palavras terminadas em «-el» terem origem catalã. «Papel», por exemplo, e «pincel».

A estas palavras do lado oriental da península aplicámos uma tendência muito ocidental, comum ao galego e ao português: eliminámos o som /l/ entre as vogais do plural: «papel», «papéis».

9. Perfume

Neste caso, a palavra terá partido do catalão ou do occitano (ou de ambos) e terá sido importada pelo francês na forma «parfum». Há poucas certezas — mas sabemos que, do francês, espalhou-se pelo mundo e chegou ao nosso «perfume».

Há dúvidas, muitas dúvidas — como, aliás, é comum nestas aventuras da etimologia. Neste caso, as dúvidas são tantas que eu nem devia incluir a palavra na lista. Mas, como usei duas palavras no número oito, vou permitir-me este abuso e avançar, então, para a última palavra da selecção.

10. Viagem

A origem exacta não é fácil de confirmar: veio de «viatge», é certo, mas essa é mais uma palavra partilhada pelo catalão e pelo occitano.

Por acaso, foi numa viagem às montanhas que separam a Catalunha das terras occitanas que ganhei a pancada das línguas. Aos 14 anos, fui a Andorra com a minha família, todo contente de mapa na mão (não havia GPS), ansioso por entrar num país tão pequeno que parecia de brincar.

Foi já no quarto de hotel nesse país escondido entre montanhas que se deu o caso: liguei a televisão e pus-me a ver e a ouvir uma senhora a falar. Fiquei especado. Sabia reconhecer bem o castelhano e o francês, mas não fazia ideia de que língua era aquela. Quis saber mais. Até hoje.


Nota: para quem gosta de conhecer a origem das palavras em várias línguas, estou a preparar uma lista de recursos fiáveis, alguns dos quais usei para criar este artigo (como, aliás, já referi no texto sobre as palavras portuguesas de origem persa). Logo que esteja pronta, irei divulgá-la neste sítio.

 

[Fonte: http://www.certaspalavras.pt]

 

Los Iracundos nacieron en 1961 en Paysandú y durante varias décadas han recorrido el mundo con su música. Fueron y son una leyenda musical de América Latina que continúa hasta el día de hoy. Por eso, alguna vez los llamaron los “Beatles latinos”.

Eduardo Franco

Escrito por Mauricio Rodríguez

En 1958 un grupo de muchachos de Paysandú dio vida a una banda que –no lo sabían– sería una de las agrupaciones más exitosas de la música uruguaya. Y, quizás, como ninguna otra logró una proyección internacional. Nacieron, originalmente, como los Blue Kings, dada la fuerte influencia que ejercía por esos tiempos el rocanrol de Chuck Berry, Bill Halley y Elvis Presley, entre otros. Sus seis integrantes originales fueron Eduardo Franco (vocalista, compositor y arreglador), Juan Carlos Velázquez (director, baterista y arreglador), Leonardo Franco (primera guitarra), Juan Bosco Zabalo (segunda guitarra), Hugo Burgueño (bajo electrónico y coros) y Jesús María Febrero (teclados). Con el tiempo llegarían los recambios y el ingreso de músicos de otras latitudes. Cuando aún eran los Blue Kings, se presentaron en un programa dominical de radio El Espectador.

Cuenta la leyenda que un profesor de música del colegio donde eran alumnos, en Paysandú, les sugirió que eligieran un nombre en español. Y así fue como, cuando fueron a firmar con la disquera RCA Victor, el productor Leo Banez les propuso denominarse Los Iracundos. Y la suerte estuvo echada. Cambiaron su estilo más cercano al rock por el llamado “melódico internacional” y, además, adoptaron una estética similar al del Club del Clan, la “ola musical” argentina en la que surfeaban figuras como Palito Ortega, Violeta Rivas, Leo Dan y otros tantos que ejercían una fuerte influencia de este lado del Río de la Plata. Pero en un proceso incluso más acelerado que el de ellos, Los Iracundos lograron transformarse en uno de los grupos más populares no solo de Uruguay, sino de toda América Latina. Pronto saldrían en largas giras, con actuaciones y grabaciones en todo el continente.

Cuando aún eran los Blue Kings, se presentaron en un programa dominical de radio El Espectador.

Debutaron el 10 de octubre de 1961 en el histórico teatro Florencio Sánchez de Paysandú. Antes de cumplir los dos años de actuaciones ya habían grabado su primer simple en Montevideo ‒en el también histórico sello musical Clave‒, que incluyó algunos de sus primeros éxitos: ‘Retén la noche’ y ‘Madison’. Las canciones tenían en la pluma de Eduardo Franco un vuelo especial, que fueron dándole identidad a la banda.

Al comenzar la década de 1960, la proyección del grupo solo fue en aumento. Ya desde los primeros discos, varias de sus canciones lograron un impacto inusual. Desde ‘Felicidad, felicidad’ a ‘Calla’ o ‘Todo terminó’, los hits se fueron sucediendo sin pausa y con prisa. La canción ‘Es la lluvia que cae’, que formaba parte del álbum Iracundos en Roma, fue la más exitoso de la década. La popularidad comenzó a vencer las fronteras y el éxito se derramó también en Argentina. Y comenzaron a incursionar en el cine. Fueron invitados a varias películas e incluso protagonizaron el filme Este loco verano, que naturalmente incluyó varias de sus canciones.

A fines de la década de 1960 serían llamados ‘‘los 6 millonarios sanduceros’’.

En 1965 acompañaron a la gran italiana Rita Pavone en un recital en Buenos Aires. Y ese mismo año –mientras preparaban su cuarto disco‒ fueron la “representación argentina”, junto a Palito Ortega, en el Festival Juvenil de la Canción Latinoamericana, que se celebró en octubre en San Pablo.

En 1967, luego de una larga gira por Europa, fueron los animadores principales de lo que se llamó “El baile del año”, un multitudinario encuentro organizado por el programa radial Impactos de la nueva ola, conducido por Berch Rupenian en Radio Independencia. Tuvo lugar en el Parque Hotel, con entradas agotadas y más de seis mil personas que bailaron hasta la madrugada con la “música iracunda”.

El despegue sin fin

Pero sin dudas, el hit que marcaría a fuego su historia fue ‘Puerto Montt’, la canción de Eduardo Franco y Cacho Valdez. Fue su gran carta de presentación y debieron interpretarla todas las veces que se subieron a un escenario. Fue grabada el 16 de octubre de 1968 en los estudios de la RCA de Argentina y, un mes después, la presentaron en el II Festival Buenos Aires de la Canción. En ese festival, la canción terminó en segundo lugar, pero pasó a ser el “mascarón de proa” de Los Iracundos.

Poco antes, en agosto de 1968, habían recibido un Disco de Oro en Córdoba, por vender un millón de discos en Argentina. En una nota publicada en la revista Cine Radio Actualidad –difundida en estos días por el sitio web Historia de la música popular uruguaya–, el ejecutivo de la RCA Jean Jeannot dijo que ese reconocimiento a Los Iracundos lo había “maravillado”. Y agregó: “Solo Palito Ortega había logrado el millón de discos vendidos para nuestra compañía en el Río de la Plata. Estoy muy contento por el éxito de Los Iracundos, que son uruguayos y han realizado una hazaña difícil de igualar por otros conjuntos compatriotas”.

Luego de varias presentaciones en Argentina, hacia 1969, la agrupación volvió a Uruguay y mostraron su show Golden 70, como un preanuncio de algunas de las propuestas musicales que llevarían adelante en la década que comenzaba. Estuvieron en Artigas, Salto, Melo, Paysandú y Montevideo, donde –al decir de la prensa de la época– desplegaron “un espectáculo audiovisual conformado con luces de todo tipo, traídas especialmente de Estados Unidos a un costo varias veces millonario”. Habían estado filmando en Chile y Argentina, y lo hicieron en Uruguay, para su película El mundo de Los Iracundos. Por eso días anunciaron una gira por el Pacífico, Centroamérica, Los Ángeles y Nashville. Iban camino a grabar su disco decimocuarto.

En una nota de esos días fueron llamados “los seis millonarios sanduceros”, y se anotó que se movilizaron en “una avioneta y tres flamantes automóviles”. Se presentaron en el verano de 1969 en Punta del Este, en un recital que fue emitido por Canal 4. Llegaron, según la crónica de Cine Radio Actualidad, con un staff compuesto por “cuatro técnicos, un piloto, un representante, dos esposas y una novia”. Además, se anunció que el gobierno les entregaría “pasaportes diplomáticos” y una gira por Londres, Roma y Madrid. Entre 1961 y 1969 editaron doce discos.

En 1969 sufrieron dos accidentes de tránsito. En mayo chocaron en una ruta de Córdoba y en junio en la localidad de Laborde. Varios de sus integrantes sufrieron lesiones de importancia.

Durante los años setenta, según cuentan en su página oficial, “reafirman su popularidad con varios Discos de Oro”, por temas como ‘Te lo pido de rodillas’, ‘Y te has quedado sola’, ‘Soy un mamarracho’ y ‘Tú me diste amor’, entre otros tantos. En 1972 lograron ser los primeros artistas uruguayos en participar como invitados en el legendario festival de Viña del Mar. En esa década, además, sacaron en promedio un disco por año, “y en algunos casos dos”. También editaron seis discos con temas instrumentales, entre ellos Tango joven, donde incluyeron canciones del repertorio tanguero clásico, como ‘El último café’. Grabaron un disco llamado Los Iracundos para niños, con cuatro canciones (‘Pedimos pido’, ‘La mala palabra’, ‘Pepito Agustín’ y ‘Pedrito el mentiroso’). En total, editaron doce discos en la década.

Hacia 1980 participaron junto a otros músicos de la película Locos por la música y en 1981 lanzaron su Disco de Oro Tormenta de verano. En el 82 llegaría el súper éxito del disco Cuarenta grados. El tema principal, homónimo, fue grabado en portugués por varios grupos de la época. En esa misma línea, Los Iracundos grabaron algunas canciones en ese idioma para desarrollarse en el mercado brasileño. Entre 1983 y 1984 lanzaron dos nuevos discos. Uno de sus hits fue ‘Tú con él’, de Eduardo Franco, que junto a ‘Las puertas del olvido’, de Juan Carlos Velázquez, Franco y Leoni Franco, alcanzaron un gran éxito en América Latina y Estados Unidos.

A mediados de la década, y luego de veinte años, dejaron de trabajar con RCA Argentina y pasaron a ser artistas del sello Microfón. Realizaron varias giras por América Latina y en 1985 participaron en el festival de la canción en Calama-Chile. Lanzaron Iracundos 1986 y, por “problemas de autoría”, ese año abandonó el grupo el bajista Hugo Burgueño. Un quiebre que comenzó a marcar la historia siguiente de la agrupación e incluso parte de su propia identidad. En 1987 editaron dos nuevos álbumes: Eduardo Franco y sus Iracundos de siempre –con el hit ‘¿Por qué me hiciste trampa?’, de Velázquez, Eduardo y Leoni Franco‒ y el primer volumen de un popurrí de sus temas más populares, llamado ‘La historia de Los Iracundos’.

El 3 de abril de 1988, Eduardo Franco –legendario fundador de la agrupación– realizó su última actuación en su natal Paysandú durante la popular Fiesta de la Cerveza. Unos meses después, el 1 de febrero de 1989, falleció de cáncer. Su muerte, además del enorme impacto popular, fue un gran desafío en el camino musical de la agrupación. Jorge Gatto, quien ya antes cantaba temas del repertorio del grupo, asumió la voz principal y grabaron con él el segundo volumen del popurrí ‘La historia de Los Iracundos’. Al final de la década de los años ochenta serían ocho los discos editados.

Durante los noventa fueron tres. El primero en 1990, con temas de la autoría de Eduardo Franco, llamado Iracundos 1990. Dos años después, el tecladista del grupo, Jesús Febrero, abandonó el grupo; al tiempo, en Entre Ríos, falleció por problemas cardíacos Juan Bosco. Hacia 1994 editaron un nuevo disco, también con temas inéditos de Eduardo Franco. Su canción principal fue ‘Con la misma moneda’ y el álbum se convirtió en Disco de Oro. Participaron, con “popularidad renovada”, en el Festival OTI de la canción, en 1996, con otro tema inédito: ‘Quiero estrenar el amor contigo’.

En 1997 la disquera BMG-Argentina editó todas las producciones musicales del grupo en formato digital. Un trabajo que abarcó los álbumes desde 1964 hasta 1987 con la voz de Eduardo Franco. En 1999 Los Iracundos presentaron su último disco oficial hasta hoy, Los Iracundos de fiesta, que contiene nuevas versiones de temas clásicos como ‘Y me quedé en el bar’, ‘La lluvia terminó’ y ‘Tú con él’. Todos con Jorge Gatto. Desde entonces, “la actividad del grupo no parará, dedicándose enteramente a presentaciones en varios países de América y Europa”.

En 2003 falleció en Argentina el tecladista fundador, Jesús María Febrero, y en 2015 la primera guitarra, Leonardo Franco Leoni, en Guatemala. Desde esos días, los homenajes y reconocimientos a la agrupación no han dejado de crecer.

En 2012 se presentó en Nueva York el libro Pasión y vida de Los Iracundos, del autor ecuatoriano Stalin Govea, una edición de lujo por el quincuagésimo aniversario. Se detalla en el libro lo que bien puede ser un resumen de este largo camino musical llamado Los Iracundos: “Han recorrido el mundo con su música por más de cincuenta años, convirtiéndose así en la Leyenda de América. Esta biografía es el fruto de cuatro años de exhaustivo trabajo, entrevistas a cada uno de sus integrantes, tratando temas de sus vidas personales como también de los innumerables viajes llenos de aventuras. Con este libro, el autor da una visión amplia de la fascinante historia de esta legendaria agrupación. El libro hace un recorrido desde sus inicios hasta nuestros días”. Se describe “quiénes comenzaron la banda, cuál es su país de origen, qué los motivó, bajo qué nombre, cuál fue el país en donde triunfaron por primera vez y así también la razón de tanto éxito mundial. Esta química perfecta formada por la lírica de sus canciones colmadas de experiencias de vida, sencillos mensajes y a la vez llenas de emotividad, en conjunción con grandes músicos colmados de talento, hicieron posible su éxito mundial por más de cincuenta años. Esta impecable trayectoria con más de quinientos éxitos musicales, cosa que ningún grupo latino ha llegado a tener, los hace acreedores del nombre ‘Los Beatles Latinos’, llamados así por multitudes a lo largo y ancho de su carrera”.

En 2021, cuando se cumplieron sesenta años de su primera actuación, la Intendencia de Paysandú les hizo un homenaje por haber “puesto el nombre de Paysandú en el mundo”. Se colocó una placa en el teatro Florencio Sánchez, donde debutaron. Juan Carlos Velázquez, baterista fundador de la banda, dijo, emocionado, durante ese acto: “Uno nunca sabe a veces a dónde puede ir a parar una canción, una pintura o una poesía que tal vez hace debajo de un árbol en Paysandú; el arte no tiene límites. Es un puntapié inicial para que los jóvenes artistas tanto de teatro, como cine y música sigan un camino responsable y perseverante”. Y recordó a sus compañeros que ya no estaban. Ese mismo día se compartió el documental Un tal Eduardo, de Aldo Garay, que es “una evocación de Eduardo Franco a través de las vivencias de un grupo de sus fans. Aparecen, entre otros, su hija Giselle, su esposa Dana, que brinda uno de los testimonios más intensos y esclarecedores, y el escultor Velarde Gil, que ha fabricado una escultura del tamaño real del cantante. Un fragmento de la historia de la música popular uruguaya está ahí.

 

[Fuente: http://www.revistadossier.com.uy]