Archives des articles tagués Castellano

Escrito por EVARISTO AGUADO

Como colofón al año en el que se conmemora el V centenario de la muerte de Antonio de Nebrija, la Biblioteca Nacional de España, la Fundación Antonio de Nebrija, con el patrocinio de la Universidad Nebrija y Acción Cultural Española, han organizado la exposición Nebrija (1444-1522), el orgullo de ser gramático. Es una muestra que descubre el perfil intelectual del primer humanista español, sin dejar de lado al hombre, al carismático investigador y profesor que se deja ver tras su ingente obra. La exposición, comisariada por la catedrática de Filología Latina de la Universidad de Alcalá Teresa Jiménez Calvente, permanecerá abierta desde el 25 de noviembre de 2022 hasta el 26 de febrero de 2023.

Nebrija (c. 1444-1522), el orgullo de ser gramático. «Grammaticus nomen est professionis» permite al público contemplar más de un centenar de obras procedentes de las colecciones de la Biblioteca Nacional, que se muestran junto a otras prestadas por una decena de instituciones españolas especialmente para esta conmemoración. El catálogo estará disponible en formato digital y podrá descargarse gratuitamente desde la página web de Acción Cultural Española.

Entre las muchas y muy valiosas piezas que se exhiben en esta muestra destacan especialmente algunas como el bello Breviario de Isabel la Católica, ricamente decorado; el magnífico desplegable sobre Jerusalén incluido en el incunable Viaje a Tierra Santa de Bernhard von Breydenbach; los manuscritos caligrafiados por el propio Nebrija en sus tiempos de estudiante; la primera edición de las famosas Introductiones Latinae y su copia manuscrita para el maestre de Alcántara con bellas miniaturas; o la mismísima Gramática sobre la lengua castellana de 1492.

Obras pictóricas de gran valor contribuyen también a que el espectador pueda trasladarse a los siglos XV y XVI. Instituciones como la Fundación Lázaro Galdiano, la Real Academia Española, la Universidad Complutense de Madrid, la Universidad de Salamanca, la Biblioteca Capitular de Toledo, el Archivo Histórico Nacional, la AECID, el Museo de Ciencias Naturales, el Museo de América y el Museo de El Prado han contribuido con sus préstamos a la mayor exposición sobre Nebrija que se haya celebrado hasta el momento.

Estas obras invitan a recorrer la España de la época y los centros del saber en los que vivió y trabajó el gramático. Desde Lebrija, su lugar de nacimiento; pasando por Salamanca, donde cursó su Bachillerato en Artes y en cuya universidad desarrolló, con el tiempo, la mayor parte de su carrera docente; Bolonia, ciudad que propició su encuentro con Italia y su humanismo; Coca (Segovia) o Villanueva de la Serena y Brozas en Extremadura, enclaves en los que realizó su labor bajo el amparo de generosos mecenas; para terminar en Alcalá de Henares, su último destino, en el que contó siempre con el apoyo del cardenal Cisneros y su universidad.

Nebrija (c. 1444-1522), el orgullo de ser gramático se divide en cuatro áreas:

  1. Humanismo y Renacimiento, la gran revolución cultural
  2. España en los tiempos de Nebrija. Historia y cultura de una época
  3. La cuenta de mi vida
  4. El legado de Nebrija: las Introducciones Latinae, los diccionarios y obras póstumas.

Las cuatro giran en torno a la figura del gramático y permiten, no solo conocer a fondo la obra del creador de la primera gramática española, sino también descubrir a un investigador cuya sombra se proyectó sobre Europa, América y Asia y cuya biografía se entrecruza con la de grandes personajes del momento, que lo son también de la historia de España y Occidente.

Un hombre que quiso transformar el mundo

La exposición de la Biblioteca Nacional presenta a un erudito moderno que, confiado en su saber y en el alcance de su cultura, desafió a sus compañeros universitarios y sacó a la luz sus carencias. “La teología, el derecho, la botánica, la medicina o la cosmografía fueron objeto de sus pesquisas. Compuso versos latinos, actuó como editor de textos para la imprenta e incluso disfrutó del cargo de cronista regio. Consciente de su valía, habló de tú a tú a los grandes personajes que lo rodearon, desde los Reyes Católicos al gran Cisneros. Por supuesto, también tuvo enemigos poderosos, como el inquisidor Deza”, subraya Jiménez Calvente.

Nebrija imaginó su paso por la vida como un caminante que, al llegar a una encrucijada, ha de elegir entre dos posibles sendas. “Él se decantó por la senda no muy transitada del estudio y la erudición, no la de las riquezas o los honores. Su pretensión fue lograr la fama que otorgan las letras y trabajar en favor de quienes le rodeaban. Su meta no era menor, pues aspiraba a devolver el conocimiento de las letras latinas a España: el mismo ideal que los humanistas italianos habían abrazado tiempo atrás respecto de su propia patria. En los textos clásicos (latinos y griegos) se escondían enseñanzas útiles para el tiempo presente y solo había que desenterrarlas. Para alcanzar ese objetivo, ideó un método gramatical novedoso, que recogía el espíritu de las nuevas gramáticas escritas en Italia. Creó otras herramientas indispensables: un par de diccionarios bilingües, breves y concisos, para que los jóvenes estudiantes tuvieran a mano el léxico necesario para la vida común y la lectura de los textos antiguos”, explica Jiménez Calvente.

Viajó como también lo hicieron sus libros. Llegó a la conclusión de que, desde las aulas y a través de sus obras confiadas a la imprenta, podría transformar el mundo que le había tocado vivir. “Fue un humanista comprometido con una profesión aparentemente modesta y en realidad importantísima: la del gramático que conoce las reglas por las que se rigen la lengua y las palabras, sin las cuales es imposible construir las nuevas realidades”, matiza la comisaria.

“La figura de Antonio de Nebrija”, recuerda Ana Santos Aramburo, directora de la BNE, “representa la esencia del humanismo, la trascendencia de la palabra y el valor de la educación para avanzar hacia sociedades mejores. Su vida estuvo marcada por el convencimiento de que el saber clásico debía ser conocido y comprendido, y para ello renovó las bases del conocimiento y del aprendizaje del momento. Fue un visionario y un adelantado a su tiempo que creía, desde la formación de un gramático humanista, en el valor del lenguaje, y en la necesidad de usarlo adecuadamente. Creo que recordar hoy su vida y su legado no puede ser más oportuno”.

Isabel Izquierdo, la directora de programación de AC/E, comentó: “En tiempos de incertidumbre como los actuales y en el contexto de una sociedad digital en proceso de recuperación, conviene fijar la mirada en trayectorias tan sólidas y brillantes como la de Antonio de Nebrija, que tanto aportó a la cultura universal desde su monumental obra. Siempre con la mirada puesta en el futuro, Nebrija contribuyó a cambiar la forma de aprender, aportando extraordinariamente a la educación en España. Como sociedad estatal que apoya relevantes conmemoraciones de nuestra historia cultural, desde Acción Cultural Española (AC/E) nos sumamos a este merecidísimo homenaje a Antonio de Nebrija, cuyo legado pervive hasta nuestros días.”

El rector de la Universidad Nebrija y presidente de la Comisión Interadministrativa del V Centenario de Antonio de Nebrija, José Muñiz, invitó a todos los universitarios y curiosos a sumergirse en este “recorrido por la vida y la obra de una de las personalidades más fascinantes de nuestra historia, un universitario auténtico que no solo sentó las bases que harían de nuestra lengua un vehículo próspero y universal de conocimiento, sino que se ocupó de múltiples saberes con un espíritu crítico y una pasión por la ciencia que tienen mucho que enseñarnos hoy”.

Experiencia virtual

La exposición culmina con Nebrija: Estela de las letras una experiencia virtual que permitirá a los visitantes vivir en primera persona y de manera inmersiva dos momentos históricos. Por una parte, se recrea el encuentro de la reina Isabel I con el propio Nebrija, que explica a la soberana la razón de ser de su innovadora Gramática sobre la lengua castellana. También podremos asomarnos al crucial encuentro de los Reyes Católicos con Colón, que marcaría de forma determinante el futuro de su reino. Con esta apuesta por el universo virtual y las nuevas tecnologías, la Universidad Nebrija pretende acercar la figura del humanista a una audiencia más joven, además de presentar los primeros pasos de su proyecto para el Metaverso.

Pasar a la posteridad como gramático

A través de su legado, sabemos que quiso pasar a la posteridad con el sobrenombre de gramático. Así se lo hace saber a la reina Isabel la Católica en la carta en que le dedica la tercera edición de sus Introductiones Latinae (Salamanca, 1495): “Vt Aelius sit praenomen; Antonius nomen, Nebrissesis cognomen, grammaticus uero agnomen ex professione sumptum”. Precisamente, fueron estas Introductiones, novedoso manual para la enseñanza del latín, las que le hicieron famoso dentro y fuera de España.

Su muerte no menguó su fama ni evitó el enriquecimiento de su legado. De ello se encargaron, en parte, sus hijos Sancho y Sebastián, que abrieron una imprenta en Granada, trasladada un tiempo a Antequera (1534-1597). A ellos se sumaron otros impresores fuera de España, pues las gramáticas y léxicos de Nebrija se imprimieron en Francia, Italia, Alemania y Países Bajos. Aquel manual de latín que había escrito pensando en sus alumnos en Salamanca se convirtió en el único autorizado para enseñar esa disciplina desde que así lo decidió el rey Felipe III (1598). En la larga travesía que llega hasta el siglo XIX, el manual de gramática latina de Nebrija fue respetado, glosado, reformado e incluso acortado, según el lugar y las circunstancias.

Esa pervivencia se siente, por ejemplo, en las primeras gramáticas de las lenguas de América compuestas por los predicadores españoles. Estos, que habían aprendido latín gracias al Antonio, aplicaron el modelo, con sus consideraciones teóricas y sus traducciones bilingües, en su descripción de esas lenguas que, como dijo uno de ellos, eran tan “extrañas, nuevas, incógnitas y peregrinas”.

Orgulloso, inteligente, audaz, a Nebrija nunca le faltaron las ganas de aprender ni la fuerza para el estudio. Tampoco le faltaron detractores, pues jamás se mordió la lengua. Cuando le presentó a la reina Isabel un adelanto de la que luego sería su Gramática de la lengua castellana (Salamanca, 1492), la soberana se sorprendió y no entendió la utilidad de un tratado que enseña las reglas de una lengua que se aprende de manera natural. Pero el docto profesor supo defender la novedad y oportunidad de su ocurrencia, pues las lenguas, incluso las naturales, necesitan gramáticas descriptivas y normativas para que no anden desbocadas. A esta ventaja se añade que la comprensión de los principios gramaticales del castellano puede ayudar a entender los de otras lenguas, el latín (al que dirigía sus esfuerzos) entre ellas. Las paradojas del destino han hecho que esa gramática del castellano sea hoy su obra más conocida. Nebrija, no obstante, merece ser recordado por otras muchas razones.

Nebrija se revela como un humanista en toda regla. Hablar de Nebrija es hablar de un humanismo español pleno gracias a él, también es hablar de la historia y de las figuras que le dan sentido.

El catálogo

El catálogo editado junto a la exposición ofrece un acercamiento a la figura de Nebrija y un recorrido por su extensa y dilatada obra. El volumen se articula en tres grandes secciones: 1. Marco cultural y político, 2. Vida y obra y, por último, 3. El legado.

La publicación comienza con la brillante introducción de la directora de la edición, Teresa Jiménez Calvente, y se desarrolla a través de doce artículos de los siguientes autores: Antonio Alvar Ezquerra, Guillermo Alvar Nuño, Carmen Codoñer Merino, María Lourdes García-Macho, Ángel Gómez Moreno, Fernando Gómez Redondo, Miguel Ángel Ladero Quesada, Carmen Lozano Guillén, Julián Martín Abad, Pedro Martín Baños, Dionisio Á. Martín Nieto, Francisco Javier Pérez. Se complementa con una cuidada cronología nebrisense, con la lista de obra y documentos expuestos en la exposición y con más de 80 ilustraciones, seleccionadas por Teresa Jiménez Calvente y Pedro Martín Baños (coordinador científico de la edición), con obras que forman parte de la exposición y piezas complementarias de instituciones nacionales e internacionales de Reino Unido, Alemania e Italia.

 

[Fuente: http://www.todoliteratura.es]

Organizadores: Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)
Tipo de actividad: Curso
Fecha límite de solicitud: Miércoles, 30 de noviembre de 2022
Descripción: 

La Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) organiza este curso del 1 de diciembre de 2022 al 31 de mayo de 2023. El plazo de inscripción finaliza el 30 de noviembre de 2022.

Este curso tiene como objetivo fundamental introducir a los alumnos en los rasgos y peculiaridades del inglés y del español jurídicos, así como a la traducción jurídica y jurada inglés-español.

Dada la particular dificultad de los textos jurídicos, es necesario un conocimiento avanzado de la lengua inglesa (aproximadamente B2/B2+), así como un conocimiento muy avanzado del castellano.

Los alumnos potenciales son tanto traductores como filólogos (o graduados en Estudios Ingleses) o profesionales de la abogacía, la judicatura, la fiscalía, letrados de la administración de justicia, criminólogos o cualquier otra profesión relacionada con el mundo del derecho, así como personas procedentes de cualquier otro ámbito que estén interesadas en la traducción jurídica y jurada inglés-español.

Los contenidos del curso son:

1. LOS LENGUAJES DE ESPECIALIDAD Y EL ESP (English for Specific Purposes) o IPA (Inglés Profesional y Académico)

2. EL LENGUAJE JURÍDICO

2.1.Características del lenguaje jurídico en inglés (Legal English, English for Law)

2.2. Características del lenguaje jurídico en español

2.3. Breve introducción al vocabulario jurídico en inglés

2.4. Práctica: ejercicios de inglés y/o español jurídico

 

3. LA TRADUCCIÓN

3.1.Conceptos teóricos básicos de traducción

3.2. Introducción a la traducción jurídica y jurada

3.3. Iniciación a la práctica de la traducción jurídica

Más información en la página web.

Ciudad:  En línea
País:  España
Fecha de inicio: Jueves, 1 de diciembre de 2022
Dirección postal completa: C/ Juan del Rosal, 14 – 1ª planta – 28040 – Madrid (España)
Correo electrónico:  ea@adm.uned.es
Página de Internet:  https://formacionpermanente.uned.es/tp_actividad/actividad/introduccion-a-la-traduccion-juridica-y-jurada-inglesespanol
Materias de especialidad: 

Enseñanza de la lengua, Enseñanza y tecnología, Lingüística, Traducción Traducción

 

[Fuente: hispanismo.cervantes.es]

A fama no noso país chegoulle superados os 80 anos; Kallifatides regresa á súa mocidade nunha novela con inspiración galega para o seu título, Amor e morriña: «Non tiña a palabra, ata que a descubrín, morriña pareceume perfecta».

Kallifatides, retratado na Coruña durante a súa participación nunhas charlas literarias

Escrito por MILA MÉNDEZ

Roldaba os 80 anos cando Theodor Kallifatides (Molaoi, Grecia, 1938) tivo unha catarse similar á do protagonista do seu último libro, Amor e morriña (Galaxia Gutenberg, 2022), o seu regreso á novela testemuñal. Despois de decenios escribindo en sueco, nunha viaxe ao seu país de orixe decidiu recuperar a súa lingua natal como idioma literario. O resultado foi Outra vida por vivir, editada en España no 2019 tamén co selo catalán.

Desde entón, e por sorpresa, o autor acadou unha popularidade que se ha ir afianzando con títulos como O asedio de TroiaO pasado non é un soño, Nais e fillos e, o último, e favorito de Kallifatides, Timandra. Aquel mozo que emigrou a Suecia con 25 anos en 1964 en busca de traballo e futuro e que acabou estudando e dando clases na universidade chámase Christo nesta novela autobiográfica sobre o amor e a nostalxia polo seu país. A súa condición de estranxeiro é o gran tema das súas obras, onde nunca faltan nin os refráns que escoitaba aos seus avós nin os ensinos dos clásicos. Chegados a este punto, Kallifatides, que este ano estivo por primeira vez en Galicia, na Coruña, fai dúas confesións. Está a aprender castelán e, como lle sucedeu a Temístocles, lanzou unha pedra negra detrás del cando partiu de Atenas. Theodor superou a morriña, o que non significa que a dor desapareza.

—¿Por que Suecia?

—Suecia era o único país nese momento que aceptaba traballadores inmigrantes. Así que non foi unha elección, todos os condados mediterráneos tiñan unha gran emigración. Italianos, españois, gregos partiron buscando unha vida alí.

—¿Un emigrante está condenado a sentirse sempre en terra de ninguén?

—Non, por suposto que non tes sempre esa sensación, pero é moi habitual. Vina por todas partes en Europa, en diferentes países e contextos, por iso moitos escritores escribiron sobre iso.

­—¿Pódese superar a morriña, deixar atrás o sentimento de culpa?

—Claro que aínda teño o corazón partido. Pero tamén son moi vello e as cousas ven diferentes de cando cheguei a agora, que construíches a túa familia e estás rodeado de netos, como é o meu caso. A xente ten que superar a morriña, é dicir, ten que vivir con ela. Iso é o que fago. Esa ferida está aí, é parte da miña vida.

—Despois de tantos anos no país escandinavo, ¿como se sente?

—Agora soño principalmente en sueco. E a maior parte do tempo actúo como sueco, pero, no fondo, son grego e seguireino sendo.

—En Galicia, como en Grecia, a emigración é un fenómeno constante desde hai dous séculos.

—Por iso síntome tan a gusto en Galicia. E, aínda que creo non ter coñecido a ningún galego en Suecia, si coñezo un pouco a historia e a enorme emigración que tivo e ten o seu país.

­—O título do seu libro en castelán ten unha palabra galega: «morriña».

—Escribín un artigo sobre ese tema: Á caza da palabra adecuada. Como conto nel, necesitaba unha palabra «que concentrase a dor de estar lonxe do teu chan, do teu lugar de nacemento, onde experimentaches a terra e a choiva, o sol e a sombra, a luz e a escuridade deste mundo, o sorriso da túa nai e os momentos de silencio do teu pai inmigrante cando lembraba o seu pequeno pobo preto do mar Negro». Non había unha palabra en sueco nin en grego. A nostalxia é demasiado xeneral. Un día, mentres lía a tradución de Neila García do asedio de Troia, atopeime coa palabra morriña. Busqueina. Era o que buscaba. A dor de estar lonxe do teu país. Vin que era de orixe galega. Pareceume perfecta.

­—Christo namórase irremediablemente dunha moza sueca, Rania, que está casada. ¿Ata para namorarse é unha complicación ser emigrante?

—Si pode selo, pero non necesariamente. Coñecín persoas que tiñan medo de namorarse, simplemente, porque sentían que non tiñan nada que dar.

—¿Atopou a unha Rania en Estocolmo?

—Rania, Carolina von H, Thanasis. Si, por suposto que coñecín ás persoas sobre as que escribo.

—¿Por que quixo volver á súa mocidade?

—É unha boa pregunta: ¿por que se escribe un libro? Non sei. Supoño que todo ten o seu tempo. Escribo os libros da forma en que veñen a min e cando veñen a min.

—Desde Troia a Auschwitz. ¿Que leva a un ser humano a ver ao seu próximo como gañado?

—Esa é unha das preguntas máis difíciles. Non sei. Simplemente non sabemos por que Caín matou a Abel. Pero, por suposto, ao longo da historia existen circunstancias que se repiten, como a guerra ou o fanatismo dos nazis. Fan que as persoas cometan crimes atroces porque pensan que é o correcto.

—«Se tes paciencia hoxe, todo irá mellor». É unha cita de Teócrito que lembra na novela. ¿Aplicouna vostede?

—Bo, trato de afundir a miña lingua na miña mente antes de falar. Foi o que me ensinou a miña sabia avoa cando era pequeno en Grecia. Estiven en moitas circunstancias difíciles, pero non me rendín. Sempre souben que mañá sería outro día.

—¿Os gregos nunca se dan por vencidos, como lle dixo a avoa a Thanasis?

—Non, os gregos non nos sentamos e agardamos a morrer.

[Imaxe: Marcos Míguez – fonte: http://www.lavozdegalicia.es]

El poeta, ganador del mayor reconocimiento de las letras hispánicas, afirma que viajará a España para recoger el galardón si la salud se lo permite

Rafael Cadenas en una imagen de archivo de 2017.

Escrito por Fernando Díaz de Quijano

Al otro lado del teléfono y del Atlántico, la gratitud y el cansancio se intuyen en la voz de Rafael Cadenas (Barquisimeto, 1930) a partes iguales. Recibió una primera llamada este jueves en la que le comunicaron que era el nuevo galardonado con el Premio Cervantes. « Estoy muy contento, claro. Yo era un candidato desde hace unos años, pero fue una sorpresa cuando me llamó alguien ayer para darme la noticia », dice. Sería desde el Ministerio de Cultura de España, apuntamos. « Me imagino, yo no pregunté », confiesa el poeta, y echa a reír. « Quedé atónito, casi no podía hablar, aún estoy tratando de recuperarme », se excusa acto seguido.

Desde entonces su teléfono no ha parado de sonar para felicitarle. « He recibido muchísimas llamadas, de todas partes, porque ya sabe que los venezolanos estamos regados por muchos países », dice.

Pero él no. Cadenas permanece en Venezuela a pesar de todo, viviendo desde hace años un exilio interior, que se suma al que le llevó a vivir cuatro años en Trinidad en los años 50, en tiempos del dictador Marcos Pérez, por participar en una huelga estudiantil. Aunque él prefiere definirse como « retirado », y recalca varias veces que él ya no participa en la política. « Me limito a informarme a través de los medios de comunicación ».

Comunista en su juventud y desencantado tras conocer los crímenes soviéticos, Cadenas viró en los años 60 hacia la socialdemocracia. Hoy es un símbolo de resistencia, humilde y sin aspavientos, contra el régimen bolivariano, de Chávez primero y hoy de Maduro.

El Gobierno venezolano no ha felicitado a Cadenas por haber ganado el premio más importante de la literatura en español. Solo el ministro de Exteriores, Carlos Faria, lanzó un mensaje de enhorabuena, reproduciendo algunas palabras del jurado, a través de Twitter, donde el poeta no tiene cuenta. « No he recibido felicitación, ni la espero. Yo tengo un desacuerdo con el régimen, pero tampoco estoy participando en política. Y respeto a las personas, yo no insulto a nadie », afirma.

Su reclusión de los últimos tiempos tiene más que ver con la pandemia y con su avanzada edad. « Salgo muy poco, estoy muy limitado en ese sentido. Suele acompañarme mi hijo o algún amigo o amiga, porque no quiero usar bastón. Ellos me sirven de apoyo », y se nota en su tono que no se refiere solo a una cuestión física o de logística. La alegría del premio la ha compartido con ellos y con una nieta que le acompaña.

No obstante, y aunque su voz fatigada y con amplios silencios le contradice, el poeta dice sentirse « bien en general, aunque con los achaques propios de la edad ». De modo que no descarta venir en abril del año que viene a España para recoger el Premio Cervantes. « Eso depende de cómo esté entonces. Si me siento bien, voy, claro ».

Pregunta. El fallo del jurado alaba que su poesía « es a la vez mística y terrenal ». O sea, sencilla y a la vez trascendente. ¿Se reconoce en esa definición?

Respuesta. No he leído el texto del veredicto, entonces no puedo opinar mucho, pero algo central en mí es que no veo diferencia entre lo ordinario y lo extraordinario. Desdeñamos lo ordinario por buscar lo extraordinario, eso lo he dicho varias veces a lo largo de mi trayectoria. Y eso está presente en lo que yo escribo.

P. Los ganadores del Premio Cervantes suelen hacer alusión al autor del Quijote en sus discursos. ¿Cuál es su relación con él? ¿La lectura de sus obras ha sido importante para usted?

R. Claro. Yo lo leí cuando tenía unos 14 años. Y después volví a leer no solo el Quijote, sino casi toda su obra. Hay un libro de María Teresa León con un título muy interesante: Cervantes, el solado que nos enseñó a hablar. Me sorprende que un soldado tuviera esa asombrosa capacidad para escribir todo lo que escribió.

P. ¿Qué supone recibir un premio de semejante cuantía, 125.000 euros, en un país tan empobrecido como Venezuela?

RNosotros somos, digamos, de clase media pobre. Estamos muy limitados económicamente, de manera que este premio nos va a servir para seguir sobreviviendo. Lo mismo ha pasado con los otros premios que he recibido.

P. ¿Sigue escribiendo?

R. Sobre todo estoy revisando muchos textos, charlas, aforismos, que no se publicaron, un poco por descuido. Son materiales viejos. Estoy tratando de revisarlos, ordenarlos y publicarlos. Y a veces escribo, no solo poesía, sino otras formas como contestaciones y dichos, que son aforismos.

P. ¿Cómo ve el presente y el futuro de Venezuela?

R. Un enigma, realmente. Lo que sí observo es que en el mundo la democracia está muy amenazada por los totalitarismos. Uno creía que se habían superado, pero han resurgido.

P. ¿Cómo puede contribuir la poesía a mejorar la vida de un país o, al menos, de los individuos?

R. Yo creo que esa es una función que le toca más bien a la prosa. Yo soy un gustador de la prosa, me parece que es tan importante como la poesía. Me refiero a la buena o a la gran prosa.

P. ¿Y qué función otorga a la poesía?

R. La poesía es más indirecta. En cambio, con la prosa puede decirse todo.

 

[Foto: EFE/Cabalar – fuente: http://www.elespanol.com]

Feia un quart de segle que les enquestes situaven el castellà en primera posició

Llengua materna per any d’enquesta. Autor: Govern d’Andorra

El català és la llengua materna del 44,1% de la població andorrana major de 14 anys, cosa que el converteix en la primera llengua materna del país pirinenc, per davant del castellà, amb un 40,3%. Des del final del segle passat fins ara, el castellà havia ostentat la primera posició: el 2018, per exemple, el 43,2% dels andorrans el tenien com a idioma matern, xifra que baixava al 35,7% en el cas del català.

Són dades de l’enquesta “Coneixements i usos lingüístics de la població d’Andorra”, que el govern del principat va presentar la setmana passada. El treball de camp es va fer entre maig i juny de 2022 i la mostra és de 747 enquestes telefòniques.

Per darrere del català i el castellà se situen el portuguès (13,5%), el francès (10%) i l’anglès (3%).

El català és llengua d’ús habitual per al 63,7% de persones enquestades, mentre que el castellà ho és per al 48,6%. El portuguès i el francès se situen al voltant del 6% cadascun.

L’enquesta recull percentatges de l’ús de les llengües en diversos contextos. Segons l’estudi, el 39,4% dels andorrans que tenen fills usen només el català amb ells, i el 9,9%, el català i el castellà. Per contra, d’aquestes mateixes persones, només el 30% usen exclusivament el català amb els pares i el 4%, català i castellà. Aquestes dades suggereixen que que en el grup de persones amb fills es dóna un increment de la transmissió generacional del català.

Totes les dades es poden consultar en aquest enllaç.

Con motivo del mundial de fútbol que se celebra en Catar, entre el 20 de noviembre y el 18 de diciembre, se ofrece a continuación una serie de claves de escritura.

1. Catar es el nombre del país y Qatar 2022 el de la competición

La Ortografía de la lengua española recomienda emplear la grafía Catar, con ce, para referirse al país cuya capital es Doha. Asimismo, señala que esta forma permite crear el gentilicio regular catarí (mejor que qatarí). 

Qatar 2022, con q, como marca registrada, es la denominación internacional de la competición de fútbol y es adecuado respetar la grafía original del nombre propio.

2. Fútbol y futbol, acentuaciones válidas

Las formas futbol, usada en México y Centroamérica, y fútbol, extendida en el resto de América y en España, son adaptaciones válidas del anglicismo football. El calco balompié se usa menos para hacer referencia al deporte, pero se encuentra en las denominaciones de algunos equipos.

3. Nombres alternativos de las selecciones

Las denominaciones alternativas estilísticas de las selecciones nacionales se escriben sin comillas y con mayúscula, no así el artículola Albicelestela Blanquirroja (con r doble, mejor que la Blanquiroja)la Cafeterala Celestela Rojael Trila Tricolor

4. Apelativos de jugadores, equipos y aficionados

Los sustantivos y adjetivos apelativos que se emplean para referirse a los jugadores de una selección o combinado nacional y, por extensión, a sus socios y seguidores se escriben con minúscula y sin comillaslos albicelesteslos blanquirrojoslos cafeteroslos charrúas, los fanáticos

5. VAR y videoarbitraje

Para referirse a la tecnología que permite revisar en vídeo determinadas acciones, es posible emplear el acortamiento VAR, que puede interpretarse como sigla inglesa de video assistant referee o como acrónimo español de videoarbitraje, en una sola palabra y sin tilde (no vídeoarbitrajevideo-arbitraje ni vídeo arbitraje o video arbitraje).

6. Córneres, plural de córner

La palabra córner (plural córneres) necesita tilde por ser llana acabada en consonante distinta de s. Convive con las expresiones saque de esquina o tiro de esquina.

7. Penalti, mejor que penalty

La grafía adecuada es penalti, mejor que la forma original inglesa penalty. El plural correspondiente es penaltis, no penalties ni penaltys. Además, se recuerda que la variante penal es la forma más extendida en América.

8. Los fuera de juego y los fueras de juego, plurales válidos

Los fuera de juego y los fueras de juego son plurales adecuados de la expresión el fuera de juego.

El sustantivo órsay, adaptación creada a partir de la voz inglesa offside, se escribe con tilde por ser una palabra llana que no termina en vocal, n o s.

9. Las faltas se señalan, no se señalizan

Señalizar significa ‘colocar señales en un lugar, especialmente señales de tráfico para regular la circulación’, y señalar, entre otras acepciones, ‘hacer señal para dar noticia de algo’, de modo que, en fútbol, las faltas se señalan, no se señalizan. Tampoco es adecuada la expresión marcar una falta (o un penalti) para indicar que se ha señalado.

10. La pierna derecha, no su pierna derecha

El empleo del adjetivo posesivo en lugar del determinante es un uso del francés y del inglés que conviene evitar. Por tanto, lo adecuado sería decir «Se lesionó la pierna derecha», en lugar de «… su pierna derecha».

11. Tiempo de descuento tiempo añadido, alternativas correctas

Tanto tiempo de descuento como tiempo añadido son expresiones válidas, ya que se añaden unos minutos que antes se habían descontado.

[Foto: archivo EFE / David Fernández – fuente: http://www.fundeu.es]

Escrito por Claudio Ferrufino-Coqueugniot

Diría « la bella lengua », pero ello puede dar lugar a interpretaciones equívocas y no quiero correr el riesgo de los políticos cuando sueltan, eso sí, la lengua y no el idioma en sus soporíferas y malhadadas reuniones.

Elisabeth Malkin, escribiendo para el New York Times (Rebelling Against Spain, This Time With Words), anota con certeza que sería muy difícil que los Estados Unidos aceptaran imposiciones de Inglaterra en el uso del inglés. ¿Por qué tendríamos nosotros que hacerlo, siendo que supuestamente nos desembarazamos de España hace 200 años? Además, si existe una irrefrenable dinámica en el español la damos los latinoamericanos, en la diáspora económica de la emigración, fenómeno que no únicamente se refiere a la península versus las excolonias sino también a distancias mucho menores como la existente entre México y Los Ángeles, entre los « manos » de abajo del río Bravo y los « carnales » o « batos » de arriba del Grande, entre los mexicanos huidos del temporal de la revolución y sus hijos nacidos « al otro lado » y que terminan rechazando su origen, haciéndose híbridos, formando un nuevo grupo humano que no pertenece ni a sus ancestros ni a la sociedad extraña en la que nacen y crecen. Octavio Paz categorizó a estos « pachucos » como parias (no sólo del lenguaje).

En una vieja (quizá años 40) y linda canción, « El bracero y la pachuco », el Dueto Taxco ponía en escena esta llamemos confrontación entre lo antiguo (México) y lo nuevo (Estados Unidos), entre lo obsoleto y lo moderno, rivalidad que se expresaba sobre todo en el lenguaje. El bracero: romántico, formal, varonil, tradicional quiere conquistar a la pachuca: desenfadada, informal, liberal, irreverente, y su duelo verbal, divertido por cierto, apunta a las diferencias entre unos y otros, en un español alejado de las normas de la academia y sin embargo todavía español, plagado de anglicismos; jerga, caló cuyos orígenes tal vez se expandan hasta los judíos conversos, o escondidos, que llegaron con la conquista. El bracero le dice « Oh, mujer del alma mía, o ámame porque te quiero, o quiéreme porque te adoro, porque mi aliento perfumas, linda princesa encantada, como si trajeras rosas, de esas rosas encarnadas que con sus lindas aromas a mi pecho cautivaran (…) ». « La pachuca no entendía lo que le quiso decir » y le responde: « Nel esé, ya párele con sus palabras de l’alta, que por derecho me agüitan, esé. Mejor póngase muy al alba con un pistazo de aquella, y un frasquito del fuerte p’a después poder borlar ». Resulta que a pesar de una temprana incomprensión terminan casándose, ampliando el espectro de su idioma de admirable manera.

Ya lo entendió un visionario Valle-Inclán en su « Tirano Banderas », que es un viaje por un mapa fructífero, encantador y encantado del idioma, una exploración y un descubrimiento, la muestra palpable que lo mayor que dejó España fue la lengua, y lo mejor que ganó del opuesto fue su multiplicación en matices, tonos, formas, que siguen creciendo a medida que los otrora pueblos del sur van de a poco apoderándose de espacios vitales que « correspondían » a otros, tanto que entre los mexicanos se habla de « reconquista », siendo a su vez también revancha de España por todo lo perdido ante ingleses y norteamericanos.

Que existan normativas de lenguaje, sin duda sirve, tal vez al menos para mantener apariencias de orden en un caos no destructivo. El detalle nuevo de la Academia (que disgustó a Juan Villoro) de anular el acento de « sólo » (solamente) y diferenciarlo de « solo » (de soledad) por el contexto, es más bien un detalle estético; las transformaciones del español y la aceptación de ellas como parte real y concreta del idioma hablado -y después escrito- van más profundo, y merecen no únicamente estudio sino respeto. Para mí, por dar un ejemplo, me es más fácil hablar con mis colegas de los ranchos de Guerrero o los pequeños zapotecos de la frontera entre Oaxaca y Veracruz en su estilo y no en el mío de « l’alta ». Si quiero decir « ese tipo se cree divertido », me entenderán mejor si les digo que « ese gacho se cree chido ».

Pienso que Octavio Paz se equivocó. Aquellos pachucos que fueron parias en su laberinto de soledad, extendieron la jerga de sus tradiciones noveles y contradictorias no sólo a México, también a todo el sur. Café Tacuba canta:

Mejor yo me echo una chela

y chance enchufo una chava

chambeando de chafirete

me sobra chupe y pachanga

¿Y la Academia? Chinga su madre…

_____

[Publicado en Ideas (Página Siete/La Paz) – imagen: Lucas van Valckenborch/La Tour de Babel, Musée du Louvre, Paris, 1594 – reproducido en lecoqenfer.blogspot.com]

Avec 321 millions de locuteurs dans le monde, le français est aujourd’hui la cinquième langue la plus parlée après le chinois, l’espagnol, l’anglais et l’hindi. Entretien avec Alexandre Wolff, chef de l’Observatoire de la langue française, qui publie tous les quatre ans, en amont du sommet de la Francophonie, un rapport sur la « galaxie francophone ».

C’est en Afrique subsaharienne que se trouvent le plus grand nombre de locuteurs de français. © RFI Studio

Écrit par Aurore Lartigue

RFI : On a souvent tendance à penser que l’usage de la langue française est en perte de vitesse. Le dernier rapport La langue française dans le monde semble le démentir ?

Alexandre Wolf : Ce qui apparaît clairement, c’est que le nombre de locuteurs de français progresse. Il progresse même à un bon rythme – 7% soit 21 millions de locuteurs de plus qu’il y a quatre ans –, avec une particularité, c’est que la progression est beaucoup plus rapide sur le continent africain et en particulier en Afrique subsaharienne, où là la progression est plus proche de 15%. L’augmentation s’explique donc assez facilement. Il s’agit de pays dans lesquels le français est langue officielle mais surtout langue d’enseignement. Et donc, compte tenu de la démographie de ces pays et du nombre d’enfants croissant qui va à l’école, le nombre de francophones augmente.

C’est pour ça que vous dites dans le rapport qu’on naît de moins en moins francophone, mais qu’on le devient de plus en plus ?

Il est clair que la progression de la langue française et du nombre de locuteurs de français est due et sera due de plus en plus à l’avenir aux pays dans lesquels elle n’est pas la première langue, la langue maternelle.

Dans beaucoup de ces pays d’Afrique subsaharienne, le français est la langue de communication entre des locuteurs qui ont des langues premières différentes. Elle leur permet de communiquer entre eux, d’avoir des activités économiques… Il est beaucoup plus présent au travail que dans les foyers, mais il est aussi présent dans les médias, la culture, l’administration. Il y a donc un environnement francophone qui fait que la langue française, même si elle n’est pas la première langue, est une langue d’usage quotidien. C’est aussi ça qu’on met aussi en lumière : sur les 321 millions de francophones, un peu plus de la moitié sont sur le continent africain. Mais si on observe ceux qui utilisent le français tous les jours, on dépasse les 60% de francophones sur le continent africain.

Ce n’est donc pas une langue des élites, comme on l’entend souvent ?

Elle est de fait mieux maîtrisée par ceux qui ont fait de plus longues études ou qui ont fait tout simplement des études. Cest incontestable. Mais dans les sondages faits par l’institut Kantar tous les ans, c’est l’utilité du français qui est mise en avant : « le français, j’en ai besoin pour travailler, j’en ai besoin pour faire des études, pour aller sur Internet, pour accéder à l’information nationale et internationale. »

Dans le rapport, vous soulignez que « la période coloniale a très peu contribué à la diffusion de la langue française », une façon de battre en brèche l’image du français « langue coloniale »…

Il est un fait que le français ne serait pas sur ces territoires sans la colonisation. Mais ce qui est vrai, c’est qu’au moment des indépendances, tous ces pays ont fait librement le choix de leur langue officielle et de leur langue d’enseignement. Si on prend le Mali, la Guinée ou le Sénégal par exemple, il y avait peut-être à la fin des années 1950, 2% ou 3% de la population francophone. On est passé à 25%, 30% voire 35% de francophones. La progression a été spectaculaire et c’est grâce à l’école.

L’éducation, c’est le grand défi à relever, en particulier dans les pays dits du Sud où il n’y a pas forcément encore une scolarisation totale de la population.

Pour développer l’usage du français et sa vitalité, il faut donc mettre l’accent sur l’éducation. Quels sont les freins qui demeurent ?

L’éducation, c’est le grand défi à relever, en particulier dans les pays dits du Sud où il n’y a pas forcément encore une scolarisation totale de la population. La scolarisation des filles et les moyens attribués à l’éducation en général sont une priorité de la Francophonie.

Mais choisir le français comme langue d’enseignement dans des pays qui ont déjà des langues nationales, n’est-ce pas paradoxal ?

Depuis une dizaine d’années, l’Organisation internationale de la Francophonie a pris en compte le fait de favoriser l’accueil de l’enfant dans une de ses langues nationales. Le programme École des langues nationales (ELAN-Afrique) consiste à faire les premières années de scolarisation dans la langue nationale, en passant progressivement au français. L’idée étant qu’avec cet enseignement plurilingue, l’enfant réussisse mieux scolairement et maîtrise mieux à la fois le français et sa langue nationale.

Vous mettez en avant les vertus du plurilinguisme…

Tous les pays qu’on dit francophones sont en fait des pays où les gens sont plurilingues, à l’exception de quelques territoires qui sont très peu nombreux. Sur le continent africain, il y a finalement peu de pays où une langue réunit l’ensemble de la population. Parmi les pays membres de l’Organisation internationale de la Francophonie, on peut citer le Sénégal avec le wolof, le Mali avec le bambara, le Rwanda avec le kinyarwanda, le Burundi avec les kirundi, Madagascar avec le malagasy. Là, il y a depuis longtemps une politique de scolarisation dans la langue nationale, parce que c’est évidemment le plus logique et le plus efficace. Même si dans certains pays, le français (ou l’anglais au Rwanda, par exemple) vient se substituer à la langue nationale comme langue d’enseignement à partir de certains niveaux.

Dans tous les autres, la rationalité, pour les dirigeants qui ont pourtant porté l’indépendance de leur pays, était de choisir une langue qui fasse consensus et qui puisse réunir des locuteurs de diverses langues. Au Cameroun, on parle plus de 200 langues, en Côte d’Ivoire une centaine… Donc il fallait bien trouver un médium d’enseignement. Le choix est tombé sur le français car il y avait une base présente, même si elle était très faible encore.

Le français est la deuxième langue la plus apprise dans le monde

Quelles conséquences a le fait que le centre de gravité du français se soit déplacé vers l’Afrique ?

Le français, comme toutes les langues qui vivent au contact d’autres langues, est influencé, enrichi par les réalités et les langues locales. Des variations voient le jour, se diffusent. Les français qui sont en vigueur en Afrique ou dans d’autres pays, comme le Québec, où se trouve aujourd’hui l’Observatoire de la langue française, s’influencent les uns les autres et viennent exprimer une diversité. On peut considérer qu’il y a une littérature de langue française, mais en réalité, quand on lit un livre d’Alain Mabanckou ou d’un auteur né en France, la langue n’est pas tout à fait la même, et pourtant, on la comprend. Il y a d’ailleurs eu l’émergence d’un dictionnaire des francophones qui est en ligne et qui permet de voir toute la richesse des expressions que l’on soit sur un continent ou sur un autre.

Un autre constat marquant émerge du rapport : le fait que le français recule en Europe. Comment l’expliquez-vous ?

Là on se place sur le terrain du français langue étrangère. D’abord, ce qu’on peut dire, c’est que le français est quand même la deuxième langue la plus apprise dans le monde. Nous estimons qu’il y a un peu plus de 50 millions d’apprenants de français langue étrangère. Dans les pays anglophones, le français est la première langue apprise, à l’exception des États-Unis où l’espagnol arrive devant le français, compte tenu du contexte. Mais depuis quatre ans, on a constaté une baisse de 10% des effectifs en Europe. La principale raison, c’est les politiques linguistiques des pays qui souvent restreignent l’apprentissage des langues étrangères à une seule langue. Dans ce cas, c’est l’anglais qui est en quelque sorte imposé. C’est assez dévastateur et c’est contraire aux engagements des pays européens qui ont déclaré à plusieurs reprises qu’il fallait absolument que les systèmes éducatifs proposent au moins deux langues étrangères, voire trois. Manque de moyens sans doute, manque de volonté…

Il faut que les citoyens puissent prendre connaissance des décisions qui les concernent directement dans leur langue.

La secrétaire générale de l’OIF, Louise Mushikiwabo, a dit qu’elle voulait lancer un appel pour « faire reculer le recul du français dans les institutions internationales ». En quoi c’est important ? 

Le français a une position assez unique puisqu’il est langue officielle de pratiquement toutes les organisations. Mais dans les faits, sa place a régressé considérablement. On a pris l’habitude de s’exprimer directement en anglais, qui est le plus dénominateur commun, même si parfois c’est à des niveaux médiocres.

Le combat de la secrétaire générale Louise Mushikiwabo, c’est de dire le multilatéralisme, c’est une forme de démocratie internationale. Il faut qu’elle repose sur une bonne compréhension et la capacité de chacun à s’exprimer correctement. Ça demande un peu de moyens, c’est vrai. Il faut des traductions, de l’interprétation, de la formation linguistique chez les fonctionnaires et les diplomates.

Mais il faut aussi une prise de conscience : on pense que c’est plus simple et plus économique de parler tous en anglais. Ce n’est pas vrai, parce que finalement il faut faire des révisions linguistiques parce que ceux qui s’expriment en anglais ne s’expriment pas toujours bien, on ne comprend pas toujours ce que l’autre veut dire, ce qui est quand même embêtant quand on est dans un processus de discussions internationales. Et beaucoup de citoyens sont exclus du débat public de ces organisations. La généralisation de l’anglais à l’échelle mondiale est un mythe. Il faut raison garder et s’adresser à ses citoyens dans les langues qu’ils maîtrisent. Que les citoyens puissent prendre connaissance de ce qui les concerne directement dans leur langue.

Sur Internet, le français est la quatrième langue la plus utilisée après l’anglais, le chinois et l’espagnol, même s’il est rattrapé par l’hindi. Que nous enseigne l’étude des langues de la Toile ?

D’abord, grâce au chercheur Daniel Pimienta, qui a travaillé sur cette question, on casse le mythe d’un internet anglophone à 80%. C’est tout à fait faux et absurde puisqu’on voit bien, dans nos usages, que lorsqu’on recherche un contenu, culturel ou autres, on le fait dans sa langue. Aujourd’hui, l’anglais représente autour de 25% de l’internet, ce qui est déjà beaucoup. Mais internet n’est pas aussi unilingue qu’on veut bien le dire. Il y a des langues qui progressent plus que d’autres, comme l’arabe, le mandarin ou l’hindi. La raison est démographique. Le français se maintient. Surtout, il a des réserves de progression puisque la majorité des francophones se trouve aujourd’hui en Afrique, qui est le continent le moins connecté. Donc au fur et à mesure qu’on va résorber cette fracture numérique, le nombre d’internautes francophones va augmenter et donc la présence du français sur cette espace aussi.

 

[Source : http://www.rfi.fr]

La institució promourà el català i l’aragonès, dues llengües “històricament desateses”

L’Acadèmia Aragonesa de la Llengua, que té com a objectiu la promoció de l’“ús, protecció i promoció de les llengües i modalitats lingüístiques pròpies de l’Aragó com a institució científica oficial en l’àmbit de les llengües i modalitats lingüístiques pròpies” va fer dimarts un pas fonamental per donar-se a conèixer als aragonesos en presentar en societat els seus càrrecs electes. Javier Giralt va prendre possessió com a president de l’Acadèmia i director de l’Institut Aragonès del Català, i Ánchel Conte, com a director de l’Institut de l’Aragonès.

La institució ha seguit, fins ara, un llarg i tortuós camí per començar a caminar, que va començar el 2009 amb l’aprovació de la llei de llengües del Parlament aragonès, que li atorgava l’autoritat científica en l’idioma aragonès. El 2011 es van crear els estatuts de la institució, però es va derogar dos anys més tard en aprovar-se una nova llei de llengües. Finalment, el 2021, l’Acadèmia Aragonesa de la Llengua va engegar amb el nomenament de quinze membres i la constitució de dues seccions: l’Institut de l’Aragonès i l’Institut Aragonès del Català.

El director de l’Institut de l’Aragonès, Ánchel Conte, va qualificar la cerimònia de dimarts d’“acte de justícia històrica a una llengua que segles de negació, d’abandonament i de menyspreu no han pogut matar”. Tots els oradors van coincidir a remarcar, en un acte en català, aragonès i castellà, la fita excepcional que suposa la constitució d’aquesta institució que ha de ser referent en la protecció i dignificació de les llengües de l’Aragó.

El president de l’Acadèmia va recordar que el català i l’aragonès han estat “històricament desatesos i mancats del suport, protecció i respecte que les altres llengües hispàniques diferents del castellà tenen en les seves respectives comunitats autònomes”.

Una de les funcions principals de l’Acadèmia serà donar a conèixer la riquesa lingüística de l’Aragó. “És difícil estimar allò que no es coneix”, va dir Giralt, que va convidar els aragonesos a “sentir com a propis l’aragonès i el català”. El president de l’Acadèmia va assenyalar també les autoritats aragoneses i va recordar que, tot i que l’Estatut d’Autonomia diu que “les llengües i modalitats lingüístiques de l’Aragó constitueixen una de les manifestacions més destacades del patrimoni històric i cultural aragonès” “no especifica quines són aquestes llengües, un silenci intencionat al qual s’hauria de posar remei en algun moment”. Giralt va remarcar que la llei també diu que “ningú podrà ser discriminat per raó de llengua”.

El director general de Política Lingüística del govern de l’Aragó, José Ignacio López, va reconèixer que s’han hagut de “deixar la pell” per crear l’acadèmia” i va assegurar que el seu govern està “compromès amb la dignificació de l’aragonès i del català de l’Aragó”, dues llengües “afeblides”, segons havia advertit Giralt.

D’acord amb el Cens de Població i Habitatges de l’INE del 2011, 55.513 persones sabien parlar català a l’Aragó i 25.556 aragonès. D’aquests 81.069 parlants, però, només 44.119 declaraven saber escriure en aquesta llengua.

 

[Font: http://www.diaridelallengua.cat]

Las obras del autor de « El Evangelio según Jesucristo » siguen siendo reeditadas y leídas por un público que aprecia la humanidad de sus personajes contradictorios y la originalidad de sus historias.  

La obra del luso José Saramago (1922-2010), Nobel de Literatura 1998, sigue sumando e interpelando lectores con una prosa que indaga en la responsabilidad moral de la humanidad y a 100 años de su nacimiento, sus libros, plenos de lucidez crítica, siguen siendo reeditados en todo el mundo, especialmente desde que se iniciaron los homenajes, como el de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, donde participó su esposa y albacea, Pilar del Río.

Polémico y provocador, el autor de « El Evangelio según Jesucristo » compuso, con una prosa fluida y personajes contradictorios, historias que tuvieron como protagonista excluyente al ser humano de este tiempo.

Considerado un « comunista recalcitrante » por el Vaticano debido a sus opiniones religiosas, injuriado por los mayores exponentes del capitalismo, Saramago fue al hueso del poder global, dejando al descubierto la brecha entre ricos y pobres.

« Cada mañana, cuando nos despertamos, podemos preguntarnos qué nuevo horror nos habrá deparado, no el mundo, que ese, pobre de él, es solo víctima paciente, sino nuestros semejantes, los hombres. Y cada día nuestro temor se ve cumplido, porque el ser humano, que inventó las leyes para organizarse la vida, inventó también, en el mismo momento o incluso antes, la perversidad para utilizar esas leyes en beneficio propio y sobre todo, en contra del otro », escribió en uno de los pasajes de « El cuaderno », libro que recopila textos escritos para su blog entre septiembre de 2008 y marzo 2009.

« El hombre, mi semejante, nuestro semejante, patentó la crueldad como fórmula de uso exclusivo en el planeta y desde la perversión de la crueldad ha organizado una filosofía, un pensamiento, una ideología, en definitiva, un sistema de dominio y de control que ha abocado al mundo a esta situación enferma en que hoy se encuentra », agrega en el blog, leyendo su presente que como eco continúa replicándose sin pausa.

La vida de José Saramago

Ensayista, novelista, poeta, periodista y dramaturgo nacido el 16 de noviembre de 1922 en el pequeño pueblo ribatejano de Azinhaga, Saramago volcó en su obra profundos cuestionamientos sobre el accionar humano.

« La religión nunca ha servido para acercar a las personas, solo ha sido motivo para enfrentarlas unas a otras, para la muerte, la carnicería, la crueldad y las guerras », definió en una de sus primeras visitas a Buenos Aires, en alusión a « El evangelio según Jesucristo », novela que narra a un Cristo repleto de humanidad, publicada en 1991, con la que se ganó los insultos de buena parte de la comunidad católica y múltiples premios literarios en su país y el exterior.

Esa mirada sobre el mundo es la que su esposa y traductora al español, Pilar del Río, destacó del escritor en una entrevista con Télam: « Cada día parece más actual. Creo que de alguna manera la obra de José Saramago en este centenario es como si hubiera florecido, de pronto se abre…Lo teníamos ahí y ahora lo redescubrimos desprendiendo un magnífico idioma y aroma de actualidad ».

« El Evangelio… » significó un punto de inflexión en su obra y también en su vida porque con la reacción generada desde la institución católica y la intolerancia expuesta por funcionarios de su país, Saramago fue puesto en el foco de la opinión pública, una notoriedad que se amplió cuando abandonó Lisboa y se refugió en un pequeña isla de las Canarias, en España.

La vigencia del autor fallecido en 2010 se reactivó en tiempos de aislamiento obligatorio por pandemia. Su « Ensayo sobre la ceguera », donde describe « un mundo de ciegos en el que los seres humanos, aun viendo, no vemos », fue « la obra más leída en ese momento en España », destacó Del Río este año, en el diálogo que mantuvo con Télam con motivo del retorno de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires a la presencialidad.

La secuela que aquel ensayo había sido su « Ensayo sobre la lucidez » y « es posible que seamos lúcidos -dijo en aquel momento su albacea-, pero para eso tenemos que ser valientes ».

El autor de Ensayo sobre la ceguera recibi el Premio Nobel de Literatura en 1998

El autor de « Ensayo sobre la ceguera » recibió el Premio Nobel de Literatura en 1998.

Esa actualidad es lo que llevó a reeditar en vísperas del centenario del nacimiento de Saramago su obra completa, y a publicar por primera vez en español su primera novela, « La viuda », titulada en 1947 « Terra do pecado ».

La obra pasó prácticamente inadvertida en aquellos años, con apenas una breve reseña en un periódico local que le sembró dudas acerca de su decisión de escribir, dudas que se profundizaron con la llegada de su segunda obra, « Claraboya », en 1953, que no pudo lograr que viera la luz en ninguna editorial, recién publicada en 2011.

A esto siguió un largo período de silencio 20 años, hasta que empezó a publicar poemas, crónicas periodísticas y novelas: en la década del 70, con « Los poemas posibles » y « Probablemente alegría », logró renovar el lenguaje poético tradicional de su país.

Hijo de una familia humilde, Saramago abandonó la secundaria para trabajar de cerrajero y se formó con lecturas en las bibliotecas públicas, que le sirvieron para colaborar en la prensa escrita y codirigir el Diario de Noticias en 1975. Militó en el Partido Comunista Portugués y por eso fue censurado y perseguido la dictadura de António de Oliveira Salazar, contra la cual batalló en 1974 durante Revolución de los Claveles.

Su producción literaria marca un hito en 1975 con « El año 1993 », 30 poemas que podrían ser 30 capítulos donde Saramago describe, de manera realista y a su vez metafórica, la ocupación de un país por un invasor despiadado.

Novelas como « Manual de pintura y caligrafía » (1976), « Alzado del suelo » (1980), « El año de la muerte de Ricardo Reis » (1984) y « La balsa de piedra » (1986) o el libro de cuentos « Casi un objeto » (1978) se sumaron a su prolífica producción de ficción.

En su obra de los últimos años se destacan « Historia del cerco de Lisboa » (1989), « Todos los nombres » (1997) e « In nomine Dei » (1993). Fue en 1994, cuando se conoció el primer volumen de « Cuadernos de Lanzarote », que ingresó en la Academia Universal de las Culturas (París), en la Academia Argentina de Letras y al Patronato de Honra de la Fundación César Manrique (Lanzarote).

Saramago fue en 1998 y a los 75 años, el primer y hasta ahora único escritor portugués en recibir el Premio Nobel de Literatura por una obra sostenida « por la imaginación, la compasión y la ironía », según la Academia Sueca.

El escritor portugués tenía un boleto para regresar a Madrid a las 12.55 horas, justo cinco minutos antes de que se anunciase el galardón en la Feria del Libro de Frankfurt, y salió hacia el aeropuerto, pero su editor lo convenció de que regresara al evento.

En 2002, fue considerado « persona non grata » en Israel retirando todos sus libros de las librerías de ese país, por comparar la política de este país en los territorios ocupados con los campos de exterminio nazis de Auschwitz.

Pilar del Ro viuda de Saramago en el homenaje que se realiz al autor en la ltima edicin de la Feria del Libro Foto Maxci Luna

Pilar del Río, viuda de Saramago, en el homenaje que se realizó al autor en la última edición de la Feria del Libro. Foto: Maxci Luna

En sus últimos años produjo « Las pequeñas memorias » (2006), que se sumó a obras como « La caverna » (2000), « El hombre duplicado » (2002), « El viaje del elefante » (2008) o « Caín » (2009). « Alabardas » fue una novela inconclusa publicada post mortem, en 2014.

En 2018 se conoció « El cuaderno del año del Nobel », el último volumen de los diarios del escritor reunía pensamientos y algunas de escenas cotidianas del año 1998, que finaliza con dos entradas en 1999.

En este centenario, publicaron « Saramago. sus nombres », de Alejandro García Schnetzer y Ricardo Viel, un álbum biográfico que reúne material inédito, fotografías y textos suyos e indaga en sus primeros años de vida, las ciudades a las que viajó, y los artistas y escritores que admiró, como García Lorca, Kafka, Pessoa, Almodóvar, Fellini o Chopin.

 

 

 

La editorial Cabaret Voltaire publica la primera novela de la autora marroquí que, en 2018, fue candidata al Premio Goncourt.

Meryem Alaoui

Publicado por Jacinta Cremades

La novela De la boca del caballo sale la verdad grita, huele, suena y se ríe de forma estruendosa como la mismísima ciudad de Casablanca, donde la autora marroquí Meryem Alaoui (Rabat, 1977) creció, trabajó y desarrolló ese mundo literario que ahora la ha lanzado a la fama. Publicada por Cabaret Voltaire en su versión al español, esta primera novela salió en Francia como un bombazo en 2018, captando la atención de la crítica. Fue, a su vez, seleccionada al Premio Goncourt, al premio Flore y se llevó el premio Beur FM-Mediterraneo TV5 Monde.

La novela cuenta en primera persona la vida cotidiana de Yemía, una prostituta de unos treinta años que vive en un cuarto con su hija. De carácter positivo y una encantadora claridad al hablar, escribe en su diario las conversaciones que mantiene con sus compañeras, en la calle o tomando cervezas, los encuentros con clientes, entre seis y ocho al día, hasta que el destino decide brindarle una extraña segunda oportunidad: la llegada al barrio de una joven de aspecto corpulento que se hace llamar Bocacaballo por los rasgos de su cara, una cineasta en busca de una actriz.

Pregunta. Es un poco fuerte describir a alguien por su semblante de animal, ¿no le parece?

Respuesta. Es cierto. Pero esa era la verdad. Este personaje tenía unos dientes enormes y una gran sonrisa de caballo y, como era esquelético, solo se le veían esos rasgos. En Marruecos, como muchos de nosotros venimos del campo, usamos vocabulario proveniente de los animales. Las comparaciones se inspiran del mundo animal: del caballo, pero también de la vaca, de las gacelas, de los insectos. Una persona delgada es un mosquito. Las referencias son infinitas. El título me vino por el proverbio que dice que “la verdad sale de la boca de los niños” y pensé en un caballo y acabé formulando “la verdad sale de la boca del caballo”.

« En Marruecos, como muchos de nosotros venimos del campo, usamos vocabulario proveniente de los animales »

P. ¿Y esa historia de bullicio callejero en la que se escucha el mundo de la prostitución? ¿Cómo entró en contacto con él una socióloga editora, hija de un poeta?

R. La novela nace del barrio en el que viví en Casablanca durante siete años, un lugar en el que trabajaban prostitutas, cerca del mercado. Me fascinaba observar y sentir su actividad, verlas todos los días, siempre quería saber más de ellas, de sus vidas, por pura curiosidad personal para saber dónde iban, cómo conseguían a los clientes y me paseaba a su alrededor para saber cómo se las arreglaban. Nunca pensé en escribir una novela, hasta que me di cuenta, un buen día, de que estaba escribiendo sobre ellas.

P. Me pregunto si la novela es Yemia o Casablanca. Traza usted una pintura absolutamente alucinante, realista y detallista de una ciudad que parece conocer como la palma de su mano. ¿Esa energía que describe en la ciudad, es la que ha trasladado a su protagonista?

R. Yemia es la pura vitalidad de una mujer positiva, igual que Casablanca lo es como ciudad. Es imposible no dejarse llevar por su energía. Casablanca es la ciudad en la que crecí, trabajé, pasé los mejores años de mi vida y a la que ahora regreso después de diez años viviendo en Estados Unidos. Adoro Casablanca por ser caótica, desordenada, una ciudad difícil para vivir pero sorprendente justamente por este fabuloso caos.

« Casablanca es desordenada, una ciudad difícil para vivir pero sorprendente por este fabuloso caos »

P. Un caos en el que, en su novela, parece que viven también los marroquís o, mejor dicho, sus ideas. A pesar de ser una historia que se acerca a la fábula, consigue dar una imagen muy real de sus cambios y sus locuras. De hecho, lo que más sorprende y hasta choca son los enormes contrastes: prostitución con prácticas religiosas, alcohol con prohibiciones, la diferencia entre ser mujer u hombre en un matrimonio. ¡La línea de separación entre los dos mundos parece a veces imperceptible! ¿Todos los marroquís se bañan entre estos dos mundos continuamente?

R. ¡Me imagino que sí! Y la prueba son estos contrastes que usted señala. Existe la presión social, las prohibiciones, pero no por eso se deja de vivir. Todo el mundo se acaba saliendo con la suya. No se puede vender alcohol a los marroquís musulmanes, pero es fácil hacerse con él. Las relaciones sexuales fuera del matrimonio están prohibidas pero la gente tiene relaciones antes del matrimonio. Siendo marroquí, uno integra las prohibiciones, vive como puede pero sin complacerlas.

P. Hasta que el destino o la suerte llama a tu puerta… Yemia se encuentra por casualidad con Bocacaballo, que le cambiará la vida de la noche a la mañana. En una novela en la que oscila entre estos dos mundos tan distintos, ¿es usted más partidaria de la suerte o del destino?

R. Un poco los dos. ¿Existe la suerte? Por supuesto. Pienso que la suerte es uno de los elementos que permite que nuestros proyectos se concreten, que nuestros deseos se hagan realidad. Sin suerte, no se llega a nada. La cuestión del destino es más compleja. Se supone que todo está ya escrito de antemano, en vez de que las vidas se escriban, a medida que una avanza.

P. Y para usted, ¿la literatura era su destino o, más bien, es una forma de denuncia, un grito de libertad? ¿Escribe por placer? ¿Qué representa escribir literatura para usted?

R. Pienso que la palabra placer sería la más acertada. Luego, la escritura es una evasión, una apertura al mundo y en eso también me refiero a la lectura. Para mí, están íntimamente entrelazadas. Me gusta leer y escribir por diversión, por placer como usted dice. Me permite familiarizarme con otras vidas, otras culturas, otros lugares que me hacen soñar, viajar. Cuando escribo, me olvido de quién soy, y es un olvido que me sienta bien. Como si hiciera una pausa en mi vida. Los momentos en los que uno puede experimentar esa pausa son raros en el día a día que nos absorbe.

« Cuando vi publicada la novela en la editorial Gallimard pensé que ya me podía morir tranquila »

P. Tras el éxito fulgurante de esta primera novela, ¿en que ha cambiado su vida?

R. Es verdad que la publicación de esta novela ha sido un momento importante en mi vida. Siempre he llevado la escritura dentro de mí, sabía que acabaría escribiendo, pero no sabía ni cuándo ni cómo. Cuando por fin salió, tuve la sensación de que algo verdaderamente importante acababa de suceder. Al ver De la boca del caballo sale la verdad publicado en la colección Blanche de la editorial Gallimard, pensé: « Ya está. Ya me puedo morir tranquila »

P. En su libro incorpora lenguaje animal, palabras y expresiones de lugares calientes como Casablanca. ¿Piensa que la lengua francesa debe aceptar reformas culturales para expresar la sociedad moderna y multicultural en la que se desarrolla?

R. Al ser una lengua viva, lo queramos o no, el francés se transforma y hoy más que nunca también por la revolución numérica. Todo el mundo tiene acceso a nuevos lenguajes, nuevas formas de hablar. El inglés, por ejemplo, ha hecho irrupción en el idioma francés. Su evolución es inevitable. Vemos cómo el árabe entra en el francés. Desde el momento en que hay proximidad de culturas y de formas de expresión, hay incorporación, energía y vitalidad, sin seísmos ni desgarros.

[Foto: Cabaret Voltaire – fuente: http://www.elespanol.com]

Joan Daniel Bezsonoff presenta la seva nova novel·la El diable es va aturar a Orà.

Novetat editorial: El diable es va aturar a Orà, novel·la policíaca ambientada a l’Algèria encara francesa de 1954. Es tracta d’una sèrie d’assassinats, sobretot de noies, amb joc de pistes entre l’assassí i la policia, que es basen en fets reals esdevinguts al nord de França uns vint anys més endavant.

El marc geogràfic, Orà, té la particularitat d’haver estat una ciutat amb població europea majoritària durant l’època colonial, amb tres llengües d’especial rellevància: el francès oficial, però també el castellà i sobretot el català, portat per colons d’origen sobretot valencià que eren majoria en alguns barris com ara Saint-Eugène. El mateix protagonista, el comissari Ferrandis, té arrels valencianes.

Fill de Perpinyà concebut a la ciutat algeriana d’Annaba (aleshores Bône, oficialment) i nascut poc després de l’èxode massiu dels peu-negres, Bezsonoff concep el seu interès com a retorn a la infantesa.

Apassionat per l’Algèria colonial del segle XX, l’autor s’ha recolzat en moltes fonts per descriure el seu Orà de manera realista: guies telefòniques, l’antic diari L’Écho d’Oran, blogs de gent que hi van viure en aquella època, i la fotografia aèria.

 

[Font: http://www.radioarrels.cat]

 

 

Hubo tiempos pasados en que a la palabra “explorar” tenía implicaciones de vida y muerte. Eran tiempos en que la floreciente industria marítima del siglo XVI atraía a las mejores mentes de la época.

Shmuel Pallachi falleció el 4 de febrero de 1616 en La Haya, y fue enterrado en el Beth Haim de Ouderkerk aan de Amstel, cerca de Amsterdam, en un cementerio de la comunidad judía portuguesa. Foto: Wikipedia – dominio público

La “nación start-up” de aquella época en esa industria fue Portugal, que dio al mundo a exploradores famosos como Fernando de Magallanes y Vasco de Gama. Al igual que hoy, muchos inventos y desarrollos marítimos surgieron de las mentes febriles de los judíos, matemáticos, físicos y cartógrafos, como Abraham Zacuto y Pedro Núnez. Ellos desarrollaron instrumentos de navegación basados en el movimiento del sol y los cuerpos espaciales, muchos años antes de la invención del GPS y la aplicación Waze.

Pero los judíos no se limitaron solo a desarrollos técnicos, sino que también experimentaron personalmente los instrumentos de navegación que inventaron. En aquellos tiempos, y especialmente después de la expulsión de España en 1492, una de las ocupaciones más comunes de los judíos marranos, en Holanda y Marruecos, fue el asesoramiento y la guía de los capitanes de las embarcaciones mercantes y de los exploradores durante sus viajes marítimos. Y si nos resulta difícil imaginarnos judíos como gente de mar, mucho menos podríamos pensar en ellos como piratas.

El libro “Los Piratas Judíos”, escrito por Edward Kritzler, describe una escena fascinante y única en los anales de la historia: la historia de un grupo de piratas judíos que operaron después de la expulsión española y que asaltaban principalmente embarcaciones españolas, en represalia por la expulsión. Uno de los piratas más destacados fue Don Shmuel Pallachi, un rabino de la comunidad y capitán, embajador y pirata, espía y agente doble.

Pallachi nació en el año 1550, en Marruecos. Como muchos de las decenas de miles de judíos que vivían en el barrio judío, el “Malaj”, en la ciudad de Fez, su familia también fue expulsada de España. El padre de Shmuel, que oficiaba de rabino y educador, predestinó a su hijo a que se dedicara al estudio de la Torá y al cumplimiento de los mandamientos y así fue como se consagró como Rabino. La leyenda dice que un pariente cercano despertó su imaginación con historias sobre marinos y marineros judíos, como Sinan Reis, un famoso pirata judío conocido como “El Gran Judío” que luchó junto a los hermanos Barbarosa en el marco de la flota otomana.

Volando en las alas de su imaginación, Shmuel deambuló junto a su hermano Yosef, hasta la ciudad de Tetuán, en el norte de Marruecos, donde los dos se convirtieron rápidamente en sofisticados y pícaros marinos y piratas. Los hermanos Pallachi solían atacar barcos mercantes españoles que venían de América del Sur. Luego, se disfrazaban de comerciantes españoles y vendían los bienes que acababan de robar en las ciudades portuarias españolas.

El nombre Pallachi se hizo famoso, y pronto llegó a oídos del sultán de Marruecos, Ahmed El Mansour, apodado “El Rey Dorado”, debido a su enorme riqueza. El sultán, que buscaba fortalecer sus lazos con la Nueva República Holandesa, nombró a Shmuel como el embajador de Marruecos en Holanda. Además de su reputación como hombre de mar, Shmuel dominaba también varios idiomas: español, portugués, árabe y francés, lo que lo convirtió en un valioso recurso diplomático para el sultán.

Y así fue que, en 1596, Shmuel Pallachi convirtió su profesión de pirata en diplomático, instalándose en la ciudad de La Haya, donde funcionaba el parlamento holandés y se radicaron los representantes de países extranjeros. Pallachi estableció uno de los primeros minianim (es un número mínimo de diez varones judíos adultos, entiéndase mayores de 13 años, requerido por el judaísmo ortodoxo para la realización de ciertos rituales, el cumplimiento de ciertos preceptos, o la lectura de ciertas oraciones) en la ciudad, y además de su misión diplomática ejerció también de rabino de la comunidad. La comodidad de la rutina diplomática fue interrumpida por un incidente que tuvo lugar a fines del siglo XVI, cuando el sultán marroquí, un apasionado por reliquias, obligó a Pallachi a navegar a la ciudad de Lisboa y adquirir allí piedras preciosas a cambio de toneladas de cera. Ya por ese entonces, España había conquistado Portugal y, de hecho, dominaba toda la península ibérica. Según una de las hipótesis, Pallachi, que en ese entonces sufría de problemas financieros, les ofreció a los españoles, a cambio de dinero, informaciones confidenciales sobre la corte del sultán. Las autoridades de la Inquisición, sospechando de que el rabino judío estaba tratando de ganar tiempo para reconvertir al judaísmo a conversos y marranos, siguieron los pasos de Pallachi, quien a último momento consiguió salvarse de sus garras y escabullirse de España.

Arruinado financieramente, Pallachi emprendió el viaje de regreso a Holanda e inmediatamente después de su regreso, apeló a las relaciones que tenía con gente en las altas esferas para que le concertaran una entrevista con el príncipe Mauricio de Nassau, hijo de Guillermo “el Taciturno”, fundador de la República Holandesa.

Pallachi le sugirió al príncipe holandés que cooperara con Marruecos contra el enemigo común: España. El príncipe, un talentoso estratega militar, que despreciaba a los españoles tanto como Pallachi, tuvo una idea. Debido a que en ese momento España y Holanda habían firmado un acuerdo de armisticio, le propuso a Pallachi establecer una flota pirata compuesta por marineros aventureros, y ellos estarían bajo la protección de Holanda pero bajo bandera de Marruecos. Pallachi, que odiaba a los españoles que lo expulsaron de España a él y sus ancestros, se entusiasmó con la idea de poder vengarse de sus verdugos. No pasó mucho tiempo, hasta que una gran flota de barcos piratas, equipada con sinagoga y una cocina casher, anclara en el puerto de Ámsterdam.

En el año 1614, en uno de los ataques de los piratas a los barcos españoles en alta mar, se propagó una enfermedad entre la tripulación del barco, y Pallachi se vio obligado a atracar en el puerto de Plymouth, Inglaterra. Cuando el embajador español en Londres se enteró del arribo de Pallachi, exigió que el rey inglés lo arrestara y lo ejecutara por el asalto a los barcos españoles. Pallachi compareció ante el juez inglés, quien quedó profundamente impresionado de él, y decidió dejarlo en libertad. Durante el viaje de regreso desde Inglaterra, Pallachi logró asaltar otro barco español, pero ya había adquirido una grave enfermedad durante su encarcelamiento en Londres.

Shmuel Pallachi falleció dos años después, cuando tenía 66 años de edad. Durante su sepelio, decenas de miles de judíos y no judíos lo escoltaron hasta su entierro en un cementerio en las cercanías de Ámsterdam, con la participación del príncipe Mauricio y su familia. En su lápida, está grabado el versículo del libro de los Proverbios: “El que lleva el bien con Dios y con el hombre”.

Resumen de una nota de Ushi Derman

[Fuente: grupo de Facebook Personalidades judías de todos los tiempos – compilado por Raúl Voskoboinik – reproducido en aurora-israel.co.il]

Le festival francilien Jazz’n’klezmer fête ses 20 ans avec ses 3 mots-clés : yiddish, klezmer et jazz. Les Marx Sisters et Boogie Balagan, à l’affiche 2022, interpréteront 2 titres dans la #SessionLive, et Laurence Haziza, directrice artistique, présentera deux groupes à l’affiche : Jowee Omicil & Randy Kerber et Yemen Blues.

Marx Sisters et Laurence Haziza à RFI. Photo : RFI/Laurence Aloir

Qui sont les Marx Sisters ?

Marx est leur vrai nom. On a beau jeter un œil du côté de Groucho, Chico ou Harpo, rien n’y fait, ce sont bien des sœurs et elles chantent en yiddish. Marx Sisters est un groupe français de musique juive ashkénaze venant du Yiddishland d’Europe Centrale, mais interprète également un répertoire des chansons de comédies musicales de compositeurs juifs des États-Unis. Le groupe a été fondé par Mano Siri en 2012. Le groupe perpétue le répertoire yiddish et klezmer dans ce qu’il a de festif et d’universel.

Marx Sisters à RFI. Photo : RFI/Laurence Aloir

Le groupe débute en duo familial : Mano Siri accompagne sa fille Leah Marx à la guitare avec l’idée de perpétuer un répertoire ashkénaze traditionnel. Le duo devient quatuor lorsque les deux autres filles de Mano Siri, Judith Marx et Milena Marx, décident de s’y joindre. Le groupe s’étend à deux musiciens du cercle des connaissances : Raphaël Setty et Benjamin Chabert. Le groupe forme un quintet, soutenu ponctuellement dans certaines prestations par des musiciens invités. Arum dem Fayer est le 2ème album des Marx Sisters dédié à la maman Mano Siri, aujourd’hui disparue.

– Voir le clip « Oy mame bin ikh farlibt » 

Titres interprétés par les Marx Sisters au grand studio

Hulyet hulyet kinderlekh Live RFI

A glezele yash Live RFI

Line Up : Judith Marx : voix, Leah Marx : voix, Benjamin Chabert : voix contrebasse, Raphael Setty : voix accordéon

Son : Jérémie Besset et Mathias Taylor

► Album Arum dem Fayer (Once Rd 2022)

Concert 21/11 Paris Bellevilloise avec So Called

Playlist Laurence Haziza

La Gonave Jowee Omicil & Randy Kerber

Aane Yemen Blues 

Boogie Balagan. Photo : Jazznklezmer

Puis, nous recevons le duo israélien Boogie Balagan dans une seconde #SessionLive

Après le mythique Lamentation Walloo, les voilà de retour pour le bonheur de tous et notre plus grande joie ! L’ordre, pour quoi faire ?

Le Balagan vaut cent fois mieux. Boogie Balagan c’est « la décontraction obligatoire du delta du Mississipi au mont Sinaï, un cocktail de Julio Iglesias et de tequila boumboum, de Joe Strummer shooté à la harissa »

À Bab’Hell, Azri et Gabri l’ont senti venir et pendant que les autres hurlaient pour des pierres, eux, sont partis accomplir leur mission de troubadour en emportant avec eux une langue polymorphe et évolutive, mélange, jusqu’ici, d’anglais, d’hébreu, d’arabe, d’espagnol, de français et de turc.

– Voir le clip Ace of Spades feat. Boogie Balagan, rev James Leg, Itamar haparpar

Boogie Balagan à RFI. Photo : RFI/Laurence Aloir

 

Titres interprétés au grand studio par Boogie Balagan

Lonely Donkey H’Mar Live RFI

Jungle Boogie, extrait futur album reprise de Kool And The Gang

Ayooni please come home Live RFI

Line Up : Azri (Shlomo Laurent Stupaj) et Gabri (Arieh Sztantman) guitares-voix

Son : Mathias Taylor Benoît Letirant

Boogie Balagan à RFI. Photo : Boogie Balagan

Par : Laurence Aloir

 

 

[Source : http://www.rfi.fr]

A presenza da lingua galega na tradución e na interpretación preocupa entre grupos de profesionais e tamén no ámbito da formación universitaria.
As interpretacións co galego como lingua de chegada son moito menos comúns que ao español, segundo Jacobo Currais (Foto: Nós Diario).

As interpretacións co galego como lingua de chegada son moito menos comúns que ao español, segundo Jacobo Currais.

Escrito por IAGO SUÁREZ

A presenza da lingua galega na tradución e na interpretación preocupa entre grupos de profesionais e tamén no ámbito da formación universitaria, con cada vez menos alumnado nas combinacións lingüísticas que inclúen o galego.

Esa situación é preocupante porque a actividade tradutiva e interpretativa pode outorgar prestixio a un idioma minorizado como é o caso do galego e axudar a normalizalo, algo que asegura a profesora Claudia Angelelli no seu traballo Revisitando o rol do intérprete, no cal expón que « a presenza dun idioma nunha práctica regulada e ensinada na universidade como a tradución e interpretación mellora o status e prestixio da mesma ».

Algo ao que tamén se referiu Iria Taibo, presidenta da Asociación Galega de Profesionais da Tradución e da Interpretación (AGPTI), que en declaracións a Nós Diario explica que « moitas veces non pensamos no que hai detrás dunha escolla lingüística ou outra, se escollemos un servizo que se oferta en galego estamos contribuíndo a normalizar o idioma e tamén a xerar emprego para as profesionais que traballan coa nosa lingua ».

En canto ao mercado de traballo para a tradución e a interpretación en lingua galega, Taibo indica que « a pesar de que hai motivos para o optimismo como as novidades da nova lei do audiovisual, que melloran as oportunidades de traballo para o galego, o certo é que debería haber máis emprego para as profesionais que usamos o noso idioma ».

O papel que as Administracións desempeñan a este respecto tamén suscita a preocupación de Taibo, ao asegurar que « é preciso que cando unha Administración dea calquera tipo de apoio económico a algunha actividade relacionada co idioma se teña en conta o galego. Somos conscientes de que isto non se cumpre sempre ».

O galego na interpretación

A interpretación de congresos ou calquera outro tipo de interpretación pode ser unha ferramenta importante de prestixio e normalización da lingua galega. Con todo, a presenza do galego neste ámbito é escasa. Se ben non existen datos oficiais do uso do galego en interpretacións, si que contamos cos datos de profesionais como Jacobo Currais, tradutor e intérprete que leva máis de 20 anos exercendo a súa profesión e cuxas experiencias relata a este xornal.

Currais ten como linguas de traballo o galego, o español, o inglés e o portugués. Durante os máis 20 anos que leva traballando como freelance, realizou un gran número de interpretacións para un gran leque de clientes. Dun total de 219 traballos realizados profesionalmente, o galego estivo presente en 30 (13,7%), o inglés en 170 (77,6%), o portugués en 28 (12,8%) e o español en 189 (86,3 %). Estes resultados mostran claramente que o galego ten unha presenza moito menor en comparación co resto de linguas, nomeadamente co inglés, e aínda máis se se compara co español.

Revélase interesante tamén saber quen son os clientes das interpretacións de Currais ao galego. Nas súas palabras « a maior parte dos clientes foron formacións políticas ou sindicais, por tanto de titularidade privada ».

O galego en tradución e interpretación na universidade

A Universidade de Vigo (UVigo) é a única no país que oferta o grao en Tradución en Interpretación con diferentes combinacións lingüísticas que inclúen a lingua galega. Non obstante, a situación do idioma no grao non é alentadora, segundo indica a este xornal un docente da facultade de Filoloxía e Tradución que prefire non desvelar a súa identidade.

Segundo di, « cada vez hai menos alumnado que mostre interese pola lingua galega en xeral e, de feito, de 40 prazas que se ofertaron para a combinación de galego-inglés, só se cubriron menos de 20 ». Unha situación que, para este docente, revélase « verdadeiramente preocupante », xa que « a formación universitaria en tradución e interpretación en galego é vital para poder ofrecer servizos no noso idioma e de calidade ».

[Fonte: http://www.nosdiario.gal]

Au regard du nombre d’hispanophones, les romans en espagnol occupent une piètre place dans les librairies européennes. Le quotidien madrilène “El País” a interrogé traducteurs et éditeurs pour comprendre ce qui coince.

Jorge Díaz, Antonio Mercero et Augustin Martínez, lês trois auteurs derrière Carmen Mola, on dû révéler leurs identités lorsque leurs a été décerné le prix « Premio Planeta », en 2021.

Il y a quelque chose d’artificiel dans le succès international de l’écrivaine espagnole Carmen Mola. Déjà, comme cela avait été révélé l’an dernier, ce sont trois hommes qui se dissimulaient derrière ce pseudonyme. Mais en outre, ce phénomène de librairie – dont se sont emparé les éditions Actes Sud en France – est l’arbre qui cache la forêt. Car, en réalité, les romans écrits au pays de Cervantès occupent “une position médiocre” en Europe, s’inquiète le quotidien madrilène El País.

À l’occasion du premier Colloque européen de traducteurs organisé par la Fondation Formentor, à Las Palmas, sur les îles Canaries, El País a interrogé un aréopage de professionnels. Le bilan qui se dégage de ces entretiens n’est guère réjouissant. Après quelques belles années, “la littérature espagnole a perdu des places en Europe et a été dépassée dans certains pays par la littérature italienne”, constate le journal.

Selon le Vénézuélien Gustavo Guerrero, conseiller pour la langue espagnole chez l’éditeur français Gallimard, 18 % des livres publiés en France sont des traductions. Près de 60 % d’entre eux ont été écrits en anglais, 18,5 % en japonais, 4,3 % en italien, 4 % en allemand et enfin 3 % en espagnol. Dans les années 1980 et 1990, les ouvrages traduits de cette dernière langue ont perdu deux places dans ce classement. Outre-Pyrénées, à l’inverse, 10 % des livres traduits ont leur original dans la langue de Molière.

Il manque un canon

Alors qu’il compte 500 millions de locuteurs dans le monde, contre 60 millions pour l’italien, “l’espagnol n’a pas su profiter de la croissance du volume de la production française”, observe Guerrero dans El País. Et dans un pays comme la Finlande, où c’est une des langues les plus étudiées, il ne représente que 2 % des traductions.

Du côté allemand, le traducteur Christian Hansen regrette qu’il “manque une vision de l’histoire et de la littérature espagnole, il manque un canon”. Autrement dit, certains auteurs sont connus, mais aucun panorama global ne se dégage. Sans compter qu’à en croire sa compatriote l’éditrice Margit Knapp, plus d’auteurs italiens et français ont émergé outre-Rhin ces vingt-cinq dernières années que d’écrivains espagnols.

“Il n’y a pas assez de soutien à la traduction de livres”, déplore dans El País Enrique Redel, le directeur de la maison d’éditions espagnole Impedimenta. “D’autres pays le font beaucoup mieux. D’après ce que nous disent certains éditeurs étrangers, les processus administratifs espagnols sont compliqués et procéduriers, alors que les formalités sont plus simples dans d’autres pays.”

La “modestie des budgets consacrés à la culture” est aussi à blâmer selon Luis García Montero, directeur de l’institut Cervantes, un organe dépendant du ministère des Affaires étrangères qui fait la promotion de l’enseignement de l’espagnol dans le monde.

“Nous avons besoin d’un engagement pour la langue et la culture, avec l’Amérique latine en toile de fond, qui puisse nous donner un rôle dans le monde d’aujourd’hui.”

Ce ne sont pas les auteurs qui manquent. Pour chaque écrivain réputé, il y en a au moins trois, moins connus, qui valent le coup. C’est du moins ce que semble suggérer l’exemple de Carmen Mola.

[Photo : JOSEP LAGO/AFP – source : http://www.courrierinternational.com]

 

 

El procés participatiu que ha obert el Pacte Nacional per la Llengua ha servit per recollir moltes propostes per reforçar l’ús del català i també alguns conceptes nous aptes per redefinir els reptes que tenim al davant

Escrit per Bernat Puigtobella

Aquest dimarts s’ha presentat l’informe del procés participatiu del Pacte Nacional per la Llengua. El procés ha estat obert des de l’1 de març fins al 30 de setembre i ha permès recollir 333 aportacions per millorar la situació del català, de les quals n’han sortit 2.600 propostes. Durant la presentació de l’informe, que el secretari Francesc Xavier Vila ha fet davant les entitats i partits que componen la taula del Pacte Nacional per la Llengua, han sortit alguns termes que em semblen oportuns i útils per entendre el moment que vivim.

El primer és el concepte de llengua completa. El català no és una llengua completa perquè no en podem fer un ús ple en tots els àmbits de la nostra vida. A hores d’ara, gairebé cinquanta anys després de la mort de Franco, encara és molt difícil poder celebrar un judici en català o poder tenir una oferta audiovisual normal en la nostra llengua. Em sembla que el desgast que ha patit el terme normalització demanava un concepte nou, i penso que el de llengua completa dona la talla. Ara que ja sabem que no hi ha llengües normals, hem de poder somniar una llengua completa.

El segon concepte sociolingüístic que he trobat valuós és el de ‘seguretat lingüística de les persones’. No parlem només de seguretat jurídica, que també, sinó sobretot de la confiança en la pròpia vàlua i en la possibilitat de poder anar pel món confiats que ens entendran. Ens manca aquesta seguretat cada vegada que baixem del carro a la més mínima contrarietat. Ens manca seguretat cada vegada que en una reunió de pares a l’escola ens passem al castellà només perquè una persona no entén el català. Ens manca seguretat quan la policia ens atura a la carretera i ens rendim abans que ens ho demanin.

I en tercer lloc, hem de començar a parlar de microdiglòssia de la mateixa manera que parlem de micromasclisme. Ho ha dit molt bé Maria Purificació Pinto, que participava a la taula del Pacte Nacional en representació del Consell Social de la Llengua Catalana. Pinto, que és una persona que ha adoptat la llengua catalana com a pròpia, ha apuntat que hem de saber detectar la diglòssia en les petites renúncies lingüístiques de cada dia, de la mateixa manera que el feminisme ens ha ensinistrat a destapar el masclisme que s’amaga rere actituds aparentment innòcues. No estem disposats a renunciar que el català sigui la llengua vehicular a les escoles, però després ens adrecem en castellà a l’entrenadora de futbol del nostra filla o al cambrer que ens ha de servir un cafè en llet. Els catalanoparlants ens sentim forts quan actuem en grup, però en el cos a cos individual evitem de seguida friccions i conflictes. Ens sentim protegits quan el pacte és col·lectiu i de curs legal, però fem figa quan ens la juguem tots sols de tu a tu.

En definitiva, no tindrem una llengua completa fins que no guanyem una mínima seguretat lingüística i aprenem a detectar les microdiglòssies de la nostra vida.

[Font: http://www.nuvol.com]

Jorge Diz é integrante e membro fundador das Irmandades do Dado, unha comunidade en liña de rol en galego que desenvolve as súas actividades na plataforma Discord. Diz fala do proceso de creación deste servidor que na súa conta de Twitter (@IrmandadesDado) definen así: “para neofalantes e paleofalantes, para novatas e veteranas do rol, pro LGBTQ+”.

As Irmandades do Dado nace da man de Jorge Diz (na imaxe), Lamia Escura, Mariola Juncal e Viriato Valdés.

Por LAURA VEIGA
—Como xurdiu a comunidade Irmandades do Dado?
Antes da pandemia, moitas persoas rexeitaban o rol en liña porque non era igual que xogar nunha mesa. Cando non se puido saír da casa, houbo unha explosión tremenda a nivel global. Comezaron a xurdir moitos servidores, algúns deles na Galiza, pero eran bilingües e non nos convencían moito. Así, en xaneiro de 2021 decidimos abrir as Irmandades, deixando clara a intención de fomentar a nosa lingua.

Nós mesmos nunca xogaramos en galego porque non existían estas oportunidades. Tampouco é que nós falemos en galego e quen veña que fale o que queira, porque a inercia de ter xogado sempre en español e que moitos materiais estean tamén nesa lingua lévache a empregalo. A norma é que hai que falar en galego. Tamén estamos producindo materiais e sacando proveito dos xogos que saen no Brasil.

—Como funciona isto de producir os materiais?
É moi sinxelo comezar a falar en galego e aínda así tirar de termos en castelán, que non pasaría nada porque tamén é común empregalos en inglés, mais ao final é outro punto que tira de ti para mudar de lingua, algo que ocorre nas comunidades bilingües. Cando xogamos unha partida e precisamos un material que non está en galego, traducímolo e compartímolo coa comunidade; así, a seguinte persoa pode empregalo tamén.

—Hai interese pola comunidade?
Como case todos os esforzos de facer comunidades en galego hoxe en día é unha carreira de fondo; asumimos que non imos ter ese éxito e que non ten sentido compararse con outras comunidades noutras linguas. Con todo, vemos que hai interese, que a xente vén ao servidor cando sabe da súa existencia. O reto é manter a actividade, porque se unha persoa que non é especialmente militante na cuestión do galego pasa polo servidor e ve que as comunidades en español teñen máis movemento vai acabar xogando alí. Ademais, ao ser en liña é moi sinxelo conectar con outras persoas: cando comezamos eu vivía en Madrid, e se cadra hai persoas vivindo na Galiza que non teñen amizades que falen galego ou que xoguen ao rol.

—“Para neofalantes e paleofalantes, para novatas e veteranas do rol, pro LGBTQ+”. Esta é a definición de Irmandades do Dado en Twitter.
Cando comecei a falar en galego decidín escoller unha área da miña vida para practicar até que me sentín cómodo. Con esta comunidade queremos deixar moi claro que a xente que busque un espazo para comezar a falar en galego pode facelo aquí. Evidentemente, tamén aceptamos calquera normativa.

Con respecto á experiencia no rol, esta é unha afección moi sinxela na que non se gaña nin se perde. Temos xente nova constantemente e pásano moi ben porque non hai que saber nada. O último punto é importante porque queremos crear un espazo seguro. Como en case todas as comunidades, hai unha pequena parte no mundo do rol que é tóxica, e nós quixemos trazar esta liña desde o comezo: non imos tolerar ningún tipo de discriminación.

—Cales son as actividades que realizades?
Durante o ano hai partidas: alguén vai xogar e pregunta quen se apunta. De vez en cando gústanos facer xornadas, onde hai máis afluencia de partidas e de persoas: en xaneiro, as Xornadas do Dado, para celebrar o aniversario do servidor; en maio, as Xornadas das Letras, nas que o ano pasado fomentamos especialmente a tradución de materiais como unha forma de homenaxear a Xela Arias; e agora en setembro, a Volta ás mesas. Tamén impartimos algúns obradoiros e, de forma presencial, participamos e colaboramos nos eventos físicos organizados por outras entidades, como a Asociación Draco da Coruña ou o servidor bilingüe Galicia rolera.

 

[Fonte: http://www.nosdiario.gal]

Escrito por MIGUEL BARRERO

Sobre la hispanidad

¿De qué hablamos cuando hablamos de hispanidad? El término nació en el siglo XVI para designar al conjunto de pueblos que iban quedando bajo el dominio del trono español y se resignificó cuando Unamuno, a principios del XX, comenzó a emplearlo para referirse no a las distintas partes de un mismo todo imperial, sino a aquellas comunidades donde se compartía el uso del idioma español. Es llamativo que esta nueva acepción se acuñara unas décadas después de que, en 1892, se decretara el 12 de octubre como fiesta nacional, señalando esa fecha como Día de la Hispanidad por cuanto se trataba del momento en que Cristóbal Colón había descubierto sin saberlo un nuevo mundo al otro lado del Atlántico. Resulta también curioso —o no tanto, si se piensa— que la ley que daba curso oficial a esa nueva celebración se publicara unos años antes del célebre desastre que echó por tierra, o más bien por mar, los pocos vestigios que quedaban del viejo imperio español. Por mucho que el texto oficial hablara de «proyección lingüística y cultural», también en él se hacía mención a «la integración de los reinos de España en una misma monarquía» y se reverdecían unos laureles que estaban a punto de marchitarse, lo cual a la larga serviría para reavivar nostalgias estériles y abonar el campo a un nacionalismo extemporáneo que pareció ir agonizando pero que vemos resurgir hoy con fuerza cada vez que se aproxima el consabido desfile de las fuerzas armadas y determinados pechos se hinchan con un pintoresco ardor patriótico que eleva el amor a la bandera por encima de cualquier compromiso cívico. No me opongo a la existencia de los cuerpos de seguridad ni de los ejércitos —sería absurdo, tal y como están las cosas en el mundo que nos toca vivir— ni a que en ciertos momentos se les rinda homenaje en atención a su trabajo o sus desvelos. Pero tampoco creo que ese reconocimiento deba servir como coartada, por involuntaria que sea, para resucitar fantasmas que deberían permanecer clausurados bajo siete llaves en el mismo sepulcro en el que yacen los huesos del Cid. No es hoy en día la hispanidad cosa de dominios imperiales. Pocas ganas quedan en España de lanzarse a la reconquista de los territorios que se independizaron, y ninguna en Latinoamérica de volver a someterse a los designios de una corona que les quedaba demasiado lejos y que tampoco creo que esté hoy para esos menesteres. Sí hay, en cambio, una querencia compartida por un idioma y por las culturas que se fueron forjando en sus alrededores, en ambas orillas del charco. Debería ser eso, y no las fortalezas bélicas, lo que celebrara el ya tan fatigado Día de la Hispanidad. Y uno, que pretende conservar un leve poso de romanticismo a pesar del desgaste de los años, querría que tal cosa sucediera no el 12 de octubre, que al fin y al cabo marcó el inicio de un sometimiento a sangre y fuego con episodios que mal pueden defenderse en nuestra época, sino en fechas mucho más hospitalarias como pueden ser el 29 de septiembre o el 16 de enero. En la primera nació Miguel de Cervantes y en la segunda salió de imprenta la primera parte de El Quijote. Un autor y un libro con los que se consolidó una hermandad fundamentada más en la expresión de inquietudes compartidas a través de una lengua común que en el auge y la caída de un imperio.

Postales de Aveiro

« Aveiro se fundó alrededor del siglo X, adquirió rango de villa en el XIII y tuvo que ver dos veces cómo se la tragaba el Atlántico« 

Hay viajes que permiten adentrarse en las esquinas recónditas del lugar al que conducen, estancias que pueden ser más o menos prolongadas, pero que dejan tiempo suficiente para aproximarse al aliento oculto de una tierra que se va haciendo menos extraña a medida que la pisamos, hasta el punto de sentirla un poco nuestra cuando la abandonamos. Otros, en cambio, son tan breves o tan ajetreados —o ambas cosas a la vez— que únicamente dan para acumular en la retina unas pocas pinceladas, impresiones que al cabo de los años dudaremos si fueron vividas o soñadas —o entrevistas, si pensamos en un caso intermedio— y que al tiempo que confieren una pátina de cierta sofisticación al paisaje que tienen como objeto también conllevan la imposibilidad de regresar a él, dado que poco o nada se parecerá el territorio que nos encontraremos a nuestra vuelta con el que nuestra memoria y nuestra imaginación han recreado a medias. Aveiro se fundó alrededor del siglo X, adquirió rango de villa en el XIII y tuvo que ver dos veces cómo se la tragaba el Atlántico, pero apenas alcanzo a encontrar huellas de esas idas y venidas de su historia en mis recorridos apresurados por las callejuelas que se encorvan en torno a los canales que le han dado el sobrenombre de «la Venecia portuguesa» y que diseñaron los mismos ingenieros holandeses que idearon los de Ámsterdam: allí los hicieron para que el agua saliese de la ciudad; aquí, por contra, se abrieron para permitir que entrara. Voy deduciendo que al norte de ese territorio inestable surcado por mercanteis y moliceiros se avecindan los humildes, y que al sur exhibe la ciudad sus mejores galas. En el norte doy con el Mercado del Pescado, tan eiffeleño y tan desierto en las horas del atardecer en las que lo merodeo que su cúpula parece alojar el espectro de una prosperidad extinta, y con plazoletas irregulares cuyas casas lucen ropa tendida en las ventanas y se dejan llevar por la resignación lánguida de unos moradores acostumbrados a convivir con la escasez. En el sur me encuentro con el antiguo esplendor catedralicio de la iglesia de la Misericordia y las suntuosidades barrocas del convento de Jesús, y me dejo sorprender con el ingenio de los arquitectos que, a base de remiendos, levantaron una nueva seo a partir de un templo derruido; allí están también las calles con los mosaicos más solemnes, los edificios que alojan las grandes instituciones y unas penumbras confortables que ahuyentan los desasosiegos de la noche y sumen en una bruma de irrealidad a quien las escruta sin otra brújula que la de su orientación dispersa y, por ello, no siempre fiable. En uno de esos merodeos desnortados, a la vuelta de una curva, emerge un grafiti con un recordatorio necesario, «A vida são só dois dias!!!», y llega desde el cielo el graznido de una gaviota que acaso regrese al nido portando en el pico el alimento que satisfará el hambre de sus crías.

Salvar fronteras

« He defendido siempre que los gentilicios literarios se adjudiquen no en virtud del país donde nacieron o residieron sus autores, sino de la lengua en que pergeñaron sus obras« 

He defendido siempre que los gentilicios literarios se adjudiquen no en virtud del país donde nacieron o residieron sus autores, sino de la lengua en que pergeñaron sus obras. Considero, así, que las novelas de Conrad forman parte de la literatura inglesa, por más que él viniera al mundo en Polonia, y que las de Kafka se inscriben en la alemana, por muy checo que él fuera. No es un criterio irrefutable —yo mismo le encuentro pegas en alguna que otra ocasión—, pero sí el que considero más imparcial si se concibe la literatura como la expresión artística que emplea como herramienta la lengua y, por tanto, se infiere que esta constituye la herramienta con que se cincela lo demás. Dado que es la primera vez que piso Portugal desde que el pasado mes de julio apareció publicado aquí uno de mis libros, sucumbo a la tentación en la que todo escritor ha caído alguna vez, por mucho que lo oculte o lo niegue en público. Cuando la casualidad me lleva a pasar junto a la librería Bertrand, atravieso sus puertas para buscarme a mí mismo en la sección dedicada a las literaturas traducidas, cuatro o cinco estantes bien surtidos en los que busco y rebusco sin dar con esa novela mía que recientemente se ha visto vertida a la lengua de Camões y de Pessoa. El sinsabor es grande, aunque lo oculte, y en un rapto de autoestima aprovecho un tiempo muerto en las ocupaciones que me han traído hasta aquí para acercarme a la Fnac, esta vez con premeditación y alevosía, y tentar allí a la suerte. La multinacional ha instalado su franquicia en un edificio histórico que se ha rehabilitado con usos comerciales y es más arduo el fisgoneo por sus anaqueles, pero tampoco doy con mi novela en la sección dedicada a las narrativas extranjeras. Estoy a punto de abandonar, algo desalentado, cuando me pongo a curiosear en las mesas dedicadas a las novedades autóctonas. Allí, destacado en la parte alta, está mi librito, considerado una más entre las obras que van nutriendo la literatura portuguesa contemporánea. Extrañado por la circunstancia, y preguntándome si no habré pecado de un exceso de literalidad para con mi propio criterio, hago una nueva y veloz incursión en la Bertrand para constatar que también allí mi libro se encuentra en el apartado de la literatura lusófona, razón por la cual no había dado con él cuando me había limitado a buscarlo entre las traducciones. Me veo así provisto, sin haberlo imaginado, de una doble nacionalidad que además de enmendarme la plana —mi libro, que está en español y se interpreta en España como parte de la literatura escrita en mi idioma, se ve considerado aquí como un libro portugués, cuando ni fue esa su lengua original ni soy yo originario del país— me resulta especialmente simpática: si en Portugal, que es una tierra amable y generosa y sosegada, me consideran uno de los suyos, es que algo debo de estar haciendo bien.

[Fuente: http://www.zendalibros.com]

 

A maxistrada do Rexistro Civil de Vigo responde a unha parella que solicita que a súa voda se oficie en galego que “o legalmente admitido en dereito” é que o enlace se celebre en castelán, con interpretación simultánea á nosa lingua.

A Mesa pola Normalización Lingüística denuncia a “estranxeirización” da lingua propia de Galiza por parte das administracións públicas. “Unha vez máis”, recorda a vicepresidenta da Mesa Elsa Quintas, “a cidadanía galega ve vulnerados os seus dereitos lingüísticos por parte das entidades que están chamadas a defendelos, sendo forzada a elixir entre a súa lingua e a celebración dunha voda civil normal, como a de calquera cidadá española castelán falante”.

Liña do galego é un servizo gratuíto ofrecido pola Mesa pola Normalización Lingüística dirixido a toda a poboación que tramita queixas cara ás institucións, empresas, etc, que vulneran os dereitos lingüísticos; así como parabéns para quen dea pasos cara a garantia do dereito a vivir en galego.

 

[Fonte: http://www.amesa.gal]